Tercera oportunidad: la historia

sábado, Dic 22

Voy a contarte una historia sobre una tercera oportunidad, atención y presente.

Segunda oportunidad

Cuando tenía 12-13 años me regalaron mi primera bicicleta, el segundo día que salí pedaleando con mis amigos fui atropellado por un camión. Acabé arrollado a causa de una imprudencia que cometí, sorprendentemente salí ileso, debajo del motor. Pasé de primera a segunda oportunidad.

Camino a la tercera oportunidad

Anteayer, en Valencia, salí con la bicicleta a hacer un poco de deporte, eran las 13:30h aproximadamente, tenía tiempo suficiente antes de salir a las 16:49h para Castellón a la presentación del libro Marketing Digital para Dummies. Empecé en la Playa de la Patacona (Alboraya) y acabé en el Perelló (Valencia), una de las rutas más habituales que hago cuando salgo a rodar en bicicleta solo. Todo marchaba como de costumbre hasta que un coche se saltó un ceda el paso en una rotonda. La fortuna (y el retiro Synthesis) hizo que estuviera más atento y presente de lo habitual, disfrutando de cada kilómetro que recorría, es por eso que me percaté de la anomalía con el suficiente tiempo de reacción como para frenar mucho antes. La consecuencia es que solo acabé golpeado lateralmente y saliendo despedido levemente hacia un lado junto a la bicicleta.

Tercera oportunidad

Mi tercera oportunidad de seguir con vida después de un accidente de coche

Mi tercera oportunidad empezaba a contar. Fue solo un buen susto, cero magulladuras, cero heridas, yo intacto, la bici intacta. El coche intacto. Lo más interesante viene ahora… Primero, la conductora ni siquiera sabía que se había saltado un ceda el paso. Segundo, más interesante todavía, ni siquiera me había visto. Tercero, más interesante si cabe, no sabía muy bien donde estaba. Cuando le pregunté porque no había visto el ceda el paso, tampoco a mí y porque no sabía dónde estaba. Esto fue lo que respondió: “estaba pensando en el trabajo, en lo que me queda pendiente, y en lo que tenía que hacer al llegar a casa…” No supo responder más que eso, estaba paralizada, perpleja, casi petrificada. No estaba en condiciones de seguir conduciendo, primero por el susto que se había llevado de sopetón, y segundo, creo adivinar, por el miedo de saber que estabas “fuera de tu control/atención”.

Ella no sabía que decir, que hacer, me dio el teléfono, los papeles del coche, me preguntó si estaba bien, si necesitaba pagarme algo. Respondí que no a todo. Le recomendé que parara, hiciera un ejercicio de respiraciones, se calmara y viera si podrías seguir o necesitaba alguien que viniera a recogerla. Se apartó a un lado, paró el coche y empezó a calmarse. Yo proseguí con mi ruta como si nada hubiera pasado.

Unos kilómetros más adelante paré y grabé este vídeo:

La falta de atención mata

La moraleja de esta historia no es que hay que tener mucho cuidado en la carretera y estar atentos, algo que está fuera de toda duda, considero. Si no darnos cuenta de que el no prestar atención puede llevarnos a un punto en donde acabemos incluso con nuestra propia vida, y todavía peor, acabar también con la vida de otras personas. Esta falta de atención, este movimiento de vivir en piloto automático, es más grave y crítico de lo que imaginamos.

Presta atención.

Vive despierto.

Desconecta el programa de conducción artificial.

Aprovecha la oportunidad que tienes. Podría acabar antes de lo que esperas.

Tercera oportunidad. Vamos allá.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Esta es una pequeña historia sobre el inmenso poder de observar lo que ocurre: Ayer caminaba por una calle cualquiera en Barcelona. Solo estaba paseando, iba a casa de mi amigo Víctor, donde estoy pasando unos días. En un momento determinado noté que estaba ahí, solo,...

leer más
¿Qué ves en la otra persona?

¿Qué ves en la otra persona?

¿Ves lo que te causa rechazo? ¿Ves algo que te molesta? ¿Algo que amas? Sea lo que sea lo que ves, recuerda que es un reflejo de ti. Recuerda verte en la otra persona. Recuerda esto: tú eres yo, yo soy tú. Cuando ves algo en mí, estás viendo algo en ti. Cuando veo...

leer más
“Este momento”

“Este momento”

Estamos en el mejor lugar posible que existe, aquí y ahora. Siento que este momento ha cambiado mi vida, es un instante en el que he visto cómo me desapegaba de la propia vida, del sufrimiento, de no tener lo que quiero, de no querer lo que tengo. En este momento,...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto