Demasiado asustados

jueves, Jul 18

Hace cientos de años estamos corriendo por los campos luchando por nuestra supervivencia más básica. Teníamos que atacar o seríamos atacados. O corríamos detrás de nuestra presa o nuestra presa corría detrás de nosotros. Todo lo que teníamos entonces eran nuestros instintos más básicos, no había lugar para el miedo, era un batalla a todo o nada. Cada uno era responsable de sobrevivir por sí mismo, excepto cuando tenías hijos.

Poco a poco se formaron las tribus, entonces nos reuníamos entorno a manadas. Cuidado, porque si abandonabas el rebaño serías devorado por alguna bestia. El tiempo fue pasando, año 1.010, año 1.535, año 1.958, año 2001, año 2019, y aquí seguimos, todavía demasiado asustados.

todavía demasiado asustados

Todavía demasiado asustados

Todavía demasiado asustados para salirnos fuera de la zona de pensamiento común y actuar de forma insolente.

Estamos todavía demasiado asustados para dejar de citar a “los grandes” y apropiarnos de nuestra propia narrativa, encontrar nuestra propia voz y dar un paso al frente a defender a muerte en aquello que creemos, sea lo que sea.

Demasiado asustados todavía para ir detrás de nuestros sueños, materializar nuestros deseos y hacer posibles esos imposibles.

Seguimos demasiado asustados como para vivir siendo fieles a nuestros valores, no a los que no dijo nuestro padre que tendrían que ser, no a los que nos vendían en la televisión. No, nuestros propios principios, tenga el precio que tenga.

Demasiado asustados como para luchar con todo hasta el fin de tus días, e interiorizar esa idea por muy trágica, dura y agotadora que parezca.

Demasiado asustados para abrir nuestro corazón, dejar ver todos esos moratones emocionales y esas heridas psicológicas que tanto daño nos han hecho y que más necesitamos sanar.

Estamos demasiado asustados como para ser la persona que hay dentro de tu pecho diciendo “déjame salir”.

¿No estás cansado de estar tan asustado? ¿De no tomar la acción que debes? ¿De no decidir? ¿De recular? ¿De hacerte pequeño ante cualquier confrontación?

¿Por qué estamos tan asustados?

Te lo voy a decir, porque estás demasiado preocupado por lo que los demás puedan decir de ti, amigos, familiares o desconocidos en social media.

Ignóralos.

Caza. Ataca. Devora. Brilla. Despunta. Aválanzate.

Muestra al mundo la valentía que hay detrás de ese miedo imaginario.

Atribción imagen: Eyesplash.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Hasta la vista y que el viaje continúe

Hasta la vista y que el viaje continúe

Hoy empieza la Gran Victoria, la victoria de ser libre. Decir adiós es tan importante como decir hola. Cerrar es tan esencial como abrir. Acabar es tan crítico como empezar. Irse es tan vital como llegar. El último paso es tan decisivo como el primero. Morir es tan...

leer más
Ve, ve, ve, ve, ve, ve y ve

Ve, ve, ve, ve, ve, ve y ve

El jueves tuvo la conferencia online de despedida sobre La Gran Victoria, 700 personas inscritas y alrededor de 150 personas que participaron durante más de tres horas en una de las exposiciones más especiales de mi vida. Un encuentro que empezó con una pequeña...

leer más
Nunca dejes de entrenar (ese es el secreto)

Nunca dejes de entrenar (ese es el secreto)

Porque ese es el truco, es solo entrenamiento, nunca dejar de entrenar, ese es el atajo: Mientras otros duermen, nosotros estamos experimentando. Mientras otros comen, nosotros intentamos cosas nuevas. Mientras otros ven series, nosotros probamos cosas improbables....

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto