Ultraman UK Día 3 – 84,3 km run (doble maratón)

By Isra Garcia  //  Aventuras, israporelmundo, Mapmakers, Retos  //  12 Comments

Este es el resumen con lo más destacado del día tres perteneciente a la 3ª etapa de Ultraman UK, 84,3k de carrera, es decir una doble maratón.

84,3 km carrera

  • Hay gente que se pasa la vida entrenando para un maratón y en esos momentos me disponía a hacer un doble maratón después de 10 km nado y más de 420 km de bicicleta, afortunadamente no era todo en el mismo día. Afortunadamente.
  • Al levantarme noté muy cargado los cuádriceps, no era una buena señal pensando en lo que venía en un rato. ¿Pensar? para que pensar.
  • En esta ocasión pude ver miradas más confiadas y no tanta preocupación entre el equipo, los peores días habían pasado, se suponía que estaba hecho, pero tanto Octavio como servidor no pensábamos así. Teníamos mucho respeto. Creo que esa es la clave, salir con respeto y listo para todo lo que pueda pasar y no al revés, confiado y sobrado, ahí estás cometiendo un gran error.
  • El máximo que había entrenado en carrera habían sido 45 km. Poco más de la mitad.
  • Octavio entró minutos antes a la habitación y me dijo “voy a correr contigo desde el primer hasta el último de estos 84 kilómetros.” Sin palabras.

Octavio Pérez Ultraman uk

  • No comí mucho antes de salir, ya que no me sienta muy bien comer antes de salir a correr. La noche de antes había tenido una excelente alimentación con dos trozos de carnes, arroz, verduras, chocolate y un bocadillo.
  • Mentalmente me perjudico un poco el saber que no me encontraba al 100% por los cuádriceps y más cuando en las últimas distancias largas de carrera que había entrenado habñia acabado dolorido. Sin embargo, cuando empezamos y calenté las piernas, no tenía dolores y gané mucha confianza de nuevo. Como puedes comprobar esto es una continua lucha con tu mismo, tu intelecto y tu parte más oscura.
  • Mi elección al salir fueron las nuevas Saucony Triumph de larga distancia para correr, pero cuando llevábamos 10k tanto Octavio como servidor nos dimos cuenta de que podían ser demasiado pesadas y aparatosas. También arrastraba mucho el pie. Así que decidimos cambiarlas por unas mixtas, Adidas Adizero Adios con suela Continental. La ligereza, comodidad y soltura fueron una ventaja realmente considerable.
  • Salí abrigado porque por la mañana hacía frío, pero poco a poco fui quitando ropa a medida que avanzaba el día hasta terminar en camiseta de tirantes justo antes de entrar a meta.
  • En un principio nuestra estrategia se había basado en correr 5 km y andar 1 km, así hasta completar los 84,3 km del recorrido. Pero precisamente antes de empezar recibí una llamada de Josef para desearme suerte y darme los últimos consejos para afrontar esta última etapa. Lo más destacado fue que corriera por lo menos la primera maratón, no andar nada hasta el kilómetro 42 por lo menos. Luego que tomara Ibuprofenos para el dolor, eso me hacía pensar que no iba a ser tan fácil como creíamos. Josef se preocupó en todo momento tanto por Valentí como por mi, estuvo ahí siempre desde un primer momento, a mi me ha demostrado una calidad humana impecable y como amigo ni te cuento.
  • Así que variamos la estrategia, ya que también creíamos mucho en lo que decía Josef y lo suscribíamos. Decidimos correr los primeros 42 kms y luego ver que pasaba a partir de ahí, para hacerlo más llevadero Octavio sugirió dividir el corrido en ocho etapas de 10 kms, aquí estuvo la clave, esto fue para mi lo más determinante. Pensar en micro-objetivos alcanzables te ayudaba entretenerte con ellos y alcanzarlos con más rapidez y certeza y a medida que lo ibas haciendo ganar más momentum. Como decía, fue la clave.
  • Los primeros 10 kms pasaron rápidos, del 10 al 20 se hizo un poco más lento y con viento en contra en rectas interminables.
  • En el km 20 nos encontramos el primer puerto que supuestamente íbamos a hacer andando pero hicimos corriendo. Corríamos a una media entre 6:30 – 7:10 km/h, ese fue el ritmo de toda la eta, marcado excelentemente pro Octavio, un genio, un deslumbrante profesional. De ahí llegamos a l 30 donde paramos para comer algo, beber agua y Energy 226ERS  y tomar algunas SALTS 226ERS.
  • En el puerto tuvimos un momentos que no olvidaré jamás, rompí a llorar mientras corría abrazado de Octavio agradeciendo su esfuerzo.
  • Desde el 30 al 40 fue quizás más duro porque decidimos alargar hasta el km 42,5 para cerrar la primera maratón. Aquí es cuando te das cuenta de que esto es una batalla psicológica, porque estábamos igual de frescos, pero nos estaba costando llegar a este objetivo porque lo alargamos más y ya teníamos unas expectativas creadas, pero por otro lado fortalecía más la mente saber que iba a ir más allá del objetivo que tenías marcado. Llegamos y paramos.
  •  Aquí tome mi primer ibuprofeno, pues empezaban a aparecer dolores en las piernas, pero la buena noticia es que Oscar se unía a la carrera. Verdaderamente no podía imaginar llegar tan bien a este punto, Octavio y servidor hablamos de muchas cosas, imagina lo que se puede hablar en 04:40h. Desde cuando empezamos con nuestro primer triatlón de media distancia, hasta amigos nuestros, próximos proyectos y momentos especial de Ultraman o sus dos logros este año, subcampeón del Europeo de duatlón GE y bronce en el campeonato del mundo en Ottawa en la misma modalidad.
  • Con Oscar en el equipo de carrera aun pasaron más increíblemente rápido los kilómetros, no podrías imaginar lo que disfruté desde el primer maratón hasta el km 70. Hablamos de las juergas que nos habíamos pegado – que no son pocas – de las que nos íbamos a pegar cuando termináramos – que tampoco iban a ser pocas. Momentos vividos en este último año, hablamos de todos y cada uno de los miembros del equipo y también de los que no estaban, recuerdo hablar de cosas que nos preocupaban y de lo que había costado llegar aquí, de cómo nos ha cambiado – perdón, cómo hemos cambiado nosotros mismos – nuestras vidas, incluso me hice con el control de mi iPhone y pude enviar un vídeo personal por Instagram. A todo esto el ritmo de carrera iba subiendo y corríamos sobre 5:50-6:30 km/h.

Oscar, Isra, Octavio - Ultraman UK

  • Si ayudó – bastante – que me prepara en Ibiza y con altas temperaturas, pues esto me hizo resistir mucho mejor e ir más cómodo durante la etapa.
  • Ibamos tan bien que sobre el kilómetro 50 llegamos a la altura del 6º participante, el Inglés de adelantamos casi en meta en el día 2. Permíteme que me detenga aquí para reconocer el trabajo de esta persona. Siempre sonriente y con un equipo de nada más dos personas, su novia y la madre de su novia, dime si esto no es equipo Mapmaker.
  • Al pasar por su lado estuve hablando un buen rato con él y le dije que para mi ya era un Ultraman y tenía un grandísimo equipo, el tipo no había más que sonreír, incluso en esa situación. Imaginaba hacer los 84 km sólo y nada más de pensarlo me derrumbaba y este tipo lo estaba haciendo. Aquí en mi perfil de Instagram puedes encontrar el vídeo de mi charla con él y otros muchos más durante la prueba.
  • Del km 50 al 60, como decía todo marchaba tan bien que decidimos no parar hasta el 64, así sólo nos faltarían 20 para la meta. Cuando paramos, Stephan se unió al grupo de carrera, íbamos a un muy buen ritmo, empezábamos a afrontar el primer puerto, habían muy buenas sensaciones, Arturo llegó con unos altavoces por Bluetooth, los conectamos con mi iPhone y pusimos música mientras íbamos a la carrera. Fueron momentos tan divertidos que incluso grabamos vídeos haciendo el “moonwalker”  de Michael Jackson o cantando todos juntos estilo karaoke.
  • A pesar de todo esto, sentía que tenía un poco de molestias en el tensor de la fascia lata, uno de mis puntos débiles al tener un movimiento rotatorio de cadera externo. Este presentimiento era lo que pondría fin a la diversión, tocaba sufrir.
  • En el kilómetro 70 Lucas también entró en el grupo de carrera. Cuando nos encontrábamos por la mitad del puerto, sentí un fuerte latigazo en la rodilla derecha. Apenas pude seguir, cada vez que intentaba correr una especie de calambre intenso me dejaba sin ganas de hacerlo. Como decía Lucas, no todo iban a ser risas, cierto. Andábamos un poco y empezábamos a correr de nuevo, parecía que no dolía, pero en cuanto paraba no dejaba arrancar de nuevo. El dolor cada vez era más fuerte y agudo.

Corriendo con increíbles en Ultraman UK

  • A pesar del dolor me sentía respaldado, Octavio que llevaba desde el km 1 a mi lado, Oscar, desde el 42, Stephan, Lucas y bueno Nando, Arturo y Mariadel y los mismos del grupo que no habían bajado los brazos desde el día cero. Eso me hizo fuerte y con ganas de querer correr a pesar de que no podía. Este vídeo creo que expresa muy bien la situación que estábamos atravesando.
  • Fueron momentos duros, casi no podía correr, pero trataba de hacerlo, Octavio se puso al frente y empezó a marcar el ritmo de nuevo y me dijo “no pares de correr”. Si paraba me dolía y ya no podía continuar corriendo, así que una vez comenzábamos a andar deprisa y se calentaba podía correr.
  • Me gustaría resaltar el esfuerzo de Octavio. Imagina que acabas una competición sprint (corta distancia) y no entrenas en 4 semanas y en tu primer entreno te pegas un doble maratón. ¿cómo te debes sentir por el km 75? y más cuando tampoco has corrido más de un maratón. Cuando le pregunté porque lo hacía me dijo estas palabras: “quiero sufrir contigo socio”. ¿Qué más puedo decir?
  • Ahora más que nunca tiramos de cabeza, el cuerpo no podía más así que había que empujar con todo. Los comentarios de ánimo y apoyo por las redes sociales no paraban de llegar, las palabras de Nando calaban en lo hondo de mi alma de una manera deliberada. La sonrisa de confianza Stephan, el aliento de Lucas, el ritmo de Octavio, la presencia de Oscar. Arturo dándonos información sobre meta y distancias y como siempre todo al detalle. Mariadel capturando cada momento y apoyando también. No podía fallar, estaba escoltado por personas increíbles.
  • Hubo un momento en el km 83 donde el mundo se detuvo y todos los que íbamos en la carrera nos fundimos en un gran abrazo después de que emocionado lanzara unas palabras.
  • Estábamos tan sólo a 1 km de la meta, pero eso no me preocupaba, lo que me preocupaba era disfrutar este momento con la gente que me había llevado en volandas hasta aquí, todos a mi lado, mirada firme, felices y disfrutando, fue para mi el mejor momento de todo Ultraman, más que cruzar la línea, ya nos sentíamos ganadores por la experiencia.
  • En los metros finales estaba Nando y Arturo, que había dejado el coche, esperándonos para sumarse a nosotros y entrar los 7 al mismo tiempo por línea de meta. Este es el vídeo.
  • Después de ese momento no hice más que abrazar a todos y cada uno de los miembros de mi equipo. Aún no tenía ni idea de que había ni siquiera cruzado la línea de meta de Ultraman, no sabia ni donde estaba.

Ultrman UK Finishers

Lo que pienso después de lo vivido – y vendrá próximamente un post con una experiencia más personal – es que uno es tan “Ultraman” como la gente que te rodea.

Ayer leí una frase que creo que expresa a la perfección como nos sentíamos todos y cada uno de nosotros en ese momento: “Sé que no hay hecho más alentador que la incuestionable habilidad de un hombre llevando su vida a través de un esfuerzo consciente.” -Henry David Thoreau.

Cuando empujas tu trabajo intelectual más allá de tu zona de confort eres consciente de que cualquier cosa es posible, sólo quería comprobar que era así y parece que no me equivocaba.

EL PODCAST

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Google+