Menu

Cualquier respuesta termina aquí: disciplina

By Isra Garcia  //  Habilidades

Las buenas intenciones son inútiles a menos que lleven a buenas acciones. No conozco a nadie que haya cambiado su vida por esperar o desear. Solo conozco a personas que usan la disciplina como el motor propulsor.

Despiértate. Si quieres algo mejor en la vida, no necesitas esperar al 31 de diciembre. Puedes y debes hacerlo hoy mismo. Empieza con esta pequeña sacudida. Porque tan pronto como integres la disciplina en una sola área de tu vida, todo lo demás también empezará a cambiar.

Solo hay dos dolores en la vida: el dolor de la disciplina o el dolor del arrepentimiento. La disciplina pesa kilos, el arrepentimiento toneladas.

Disciplina cuando huyes de la disciplina

Usa la disciplina, el momento de la acción es ahora

El momento de la disciplina es ahora. El secreto del éxito se define por lo que hacemos a diario. Hoy no quería levantarme pronto, así que me levanté pronto. Hoy no quería salir a hacer deporte así que salí a hacer carrera a pie, HIIT y power yoga. Tampoco quería escribir esta sacudida, así que la escribí. Hoy no quería enfrentar alguno de mis miedos, así que los enfrenté tan pronto como terminé mi gran mañana. Hoy no me apetecía instaurar nuevos cambios en mi vida, así que cambié las tres cosas que más pereza me daban. Tampoco quería leer, así que leí. Quería quedar pronto con mis amigos, así que quedé tarde y trabajé mientras tanto.

El mensaje aquí es: haz de cada día tu pieza maestra. ¿Cómo? Enfrentando con disciplina lo que tratas de evitar.

Ahora mismo, ¿qué es lo que quieres cambiar? ¿Cómo lo harías? ¿Qué es lo que realmente quiero? ¿Qué rituales te llevarán a conseguirlo? Una vez respondas a estas preguntas, empieza con las acciones que te lleven a lograrlo.

Si no es acción es palabrería

Piensa en hacerlo hoy, mañana no es relevante, solo hoy. No te preocupes por mañana, o pasado, o ayer, solo piensa en hoy.

Respalda todo con acción. Deja que el movimiento se ocupe de hablar por ti.

El pasado sábado salí por Valencia con amigos, y al menos conté 35 personas que vinieron a decirme algo así como “voy a hacer esto, esto y esto, voy, voy, voy…” Después de escucharlos, le dije a uno de ellos “Tío, ¿y por qué no los has hecho todavía?” No tuvo palabras para responder.

Todo lo que ves, y lo que no, que hago, me digo a mí mismo, “ahora, voy a intentarlo, no me importa si no lo logro, lo que importa es lanzarme y entonces ver qué es lo que sucede”. ¿Por qué? Porque lo único que me preocupa es ir a la cama sabiendo que hice todo lo que estuvo en mi poder.

Así que deja de poner excusas, empieza a tomar ventaja del mundo en el que vives y aprovecha todas las oportunidades que tienes frente a ti. Tienes tiempo, tienes el dinero, tienes la energía. Solo tienes que decidir. Decide que lo quieres tanto como respirar y admite la verdad, nada, nada en este mundo es gratis, el precio será la disciplina.

Auto-disciplina

Admite que puedes conseguir lo que desees, pero pagarás con trabajo implacable. Admite que tú eres la única razón por la cual estás donde estás. Y tú eres esa razón por la cuál no estás donde quieres estar.

Toma responsabilidad y acéptalo. Ahora, ahora es el momento. Es tu momento, no es mañana, ni la semana que viene, ni después de vacaciones, es hoy. Ahora.

Puedes. Podrás. Debes. Lo necesitas. Mañana es una trampa. Lo que decidas hacer ahora dará forma al resto de tu vida. La disciplina es y será tu mejor arma.

Atribución imagen: Madhavi Kuram.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+