Ene
12

El trabajo crucial de confiar

By Isra Garcia  //  Enterpreneurship, Equipar, Negocio, Productividad  //  12 Comments

El trabajo crucial de confiar¿Qué sucede cuando trabajas con alguien que no cree o desconfía de tu trabajo? (Usualmente esto es el resultado de: la amenaza que representas para ese director, responsable o manager, resistencia a lo nuevo o ansiedad por la incertidumbre.)

Cuando el trabajo crucial de confiar falla

Esto es lo que sucede cuando no hay confianza:

  • Tiempo: va a ralentizar el proyecto y tu trabajo y eso (si tu valoras tu trabajo y quien eres) habría que re-valorarlo económicamente. Además de considerar si merece la pena seguir.
  • Facilidad: trabajas dependiendo de otra parte y eso siempre acaba volviendose complejo y crispante.
  • Confianza: no trabajas igual cuando sabes que no se fían de ti. Para qué otros confíen en ti,  primero debes empezar por confiar tu primero.
  • Comunicación: tus sesgos cambian la interpretación de cualquier llamada, email o comentario. Entonces se pierde el contexto y la información no llega de igual manera.
  • Brillantez: estás acostumbrado a trabajar con tu método, parámetros de trabajo y calidad y a tu manera. Es tu trabajo, no el de otros, por eso precisamente eres tan genial haciendo lo que haces. Es cómo si ahora viene alguien de fuera y te dice: “no, ahora debes cambiar el orden de los campos y áreas que utilizas en los informes de auditoría de negocio online. Hay que hacerlos como te voy a decir”. Eso acabará muy mal.

Es surrealista, si cierras un proyecto o una colaboración, debería ser porque ambas partes se gustan y cada uno confía en el otro, el objetivo es que todas las partes ganen. No una, no, las dos.

Lo que cada día veo a mi alrededor es precisamente lo contrario a esto. Dificultades, complejidad, crispación, desconfianza, inseguridad, doble trasfondo y secretismo. Lo más terrorífico de toda la historia, que la amenaza es representada por parte de nuestros “socios” de trabajo.

Photo credit: yourclimbing.com

  • Pingback: Confiar para continuar | endefensadelostes()

  • Pingback: Confiar para continuar | Soledad reflexiva()

  • Javier Lopez Lorenzo

    El problema de estas amenazas representadas en su mayoría por algunos de nuestros socios, es que la parte afectada en tiempo y brillantez se ve de alguna manera acorralada por estas influencias tan negativas que no te dejan a veces escapar. Seria tan sencillo como dejar de colaborar pero de manera curiosa y a veces casi siniestra, estas partes no buscan la ruptura. Son para decirlo de una manera más claro como el perro del hortelano que ni come ni deja comer.

  • Eso es Javier. No lo hacemos porque pensamos que vamos a perder un cliente y lo que en realidad estamos haciendo si lo dejamos es ganando nuestra propia elección a cambiar las cosas y a elegir a nuestros clientes, ellos no te elige, no. Tu los eliges, con cada acción, gesto o intención.

  • Mop

    En todos los sentidos estoy deacuerdo contigo. Esto pasa incluso trabajando por cuenta ajena cuando ya tienes una experiencia y un bagaje. Tu jefe actual quiere que hagas las cosas a su manera cuando tu sabes que esa no es la manera correcta. Crispación es poco….. llevo 7 meses en una nueva empresa y estoy por cambiar de aires.

  • Si tu jefe no levanta las barreras, levántalas tu por él.

  • La confianza se basa en las promesas cumplidas… Si la gente sabe que vas a hacer lo que dices, la actitud que puedan tener hacia ti no tiene tanta importancia…

    Es más importante que seas coherente contigo mismo que las ‘medallas’ que te puedan dar por ello…

  • Pingback: El coste de la ilusión: se cancela el reto CMH Heli-Ski | Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, la nueva economía conectada, cambio, disrupción, incertidumbre, liderazgo y nuevas formas de comunicación más allá de social medi()

  • El mejor marketing del mundo, mantén tus promesas y cúmplelas.

  • Javi Belda

    Cuando tienes un equipo incluyendo tus jefes e inferiores que confían en ti y en el proyecto, entonces el éxito está garantizado en un 80%, el rendimiento pasa al 120%, la actitud es positiva y el ambiente que se respira es OK.

    El problema es que hay pocas empresas del siglo XXI, con orientación a objetivos y a crear equipos de alto rendimiento (motivados y enganchados), estamos rodeados de empresarios/jefes obsoletos donde las horas de presencia son más importantes que el rendimiento de estas horas y los objetivos suele ser única y exclusivamente vender, vender y vender.

    Hoy las nuevas empresas no necesitan trabajadores, más bien colaboradores que en un momento dado se junten para cumplir con un proyecto, con ideas y objetivos claros. Una vez logrado el objetivo y acabado el proyecto, cada uno a su casa y hasta la siguiente.

    Esta es la nueva economía, gente comprometida y que basa este compromiso en la confianza.

    Un saludo

  • Gran aportación Javi.
    La estructuras de los negocios han cambiado, al mismo tiempo la manera de trabajar y colaborar también lo ha hecho. El problema es que el entorno, los mecanismos organizacionales y en cierta parte la mentalidad ha permanecido igual. Es decir, pensamos que estamos en el mismo sitio cuando realmente nos hemos movido bruscamente.

  • Pingback: Acoso a la brillantez | Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, la nueva economía conectada, cambio, disrupción, incertidumbre, liderazgo y nuevas formas de comunicación más allá de social media, human media.()

Libros de Isra

Stand OUT Program

Speaking

Entrevistas / TV

Aventuras

Archivos

Google+