Atraviesa el dolor

lunes, Jul 13

O lo que es lo mismo, Adiestra tus emociones.

¿Estás leyendo esto?

¿Puedes ver?

¿Respiras?

Genial.

Todavía hay camino por recorrer, todavía hay esperanza. Todavía debe haber fe.

Estás aquí.

Nunca es demasiado tarde.

Demasiado oscuro o inaguantable.

Si sigues aquí es que todavía puedes darle la vuelta al marcador.

Y adivina, estás aquí, sigues aquí.

Van a pasar una cantidad de cosas que ni tú ni yo podemos predecir, días brillantes y días sombríos. ¿Cómo lidiar con ambos? Aceptándolos, sobre todo esos días en los que “no puedes”, porque el dolor (no el sufrimiento) es lo que te hará fuerte. Ese es el gran coste del crecimiento.

atraviesa el dolor, adiestra tus emociones

Adiestra tus emociones

Todos probamos, al menos un poco (o algunos mucho) de esa mentalidad víctima “¿Por qué yo?”. Entonces puedes decir que toda esa pena te pertenece, o puedes responder “pues porque tenía que ser yo” y entonces salir victorioso/a de esa situación.

Si quieres desarrollarte de forma exponencial y madurar años en muy poco tiempo, experimenta todo el dolor necesario que puedas (sé que suena duro, no me importa, porque no hay otra forma). Me refiero al dolor de lanzarte a sitios donde no deberías ir.

Nadie crece en una recta o en una cuesta hacia abajo, nos desarrollamos ante una montaña casi imposible de escalar.

La misma cosa que te amedrenta es la misma que te potencia.

Nadie vendrá a salvarte, aunque a todos (en secreto) nos gustaría que así fuera.

serás la única persona que conseguirá realizar esos cambios drásticos tan necesarios, ya sean mentales, físicos, emocionales y espirituales.

La clave: adiestra tus emociones, no permitas que te afecten ¿Cómo? Son solo emociones, no tienen enfecto real y físico sobre ti, solo sobre tu mente. Escribe cada emoción que puedas y decide cómo permitirás que te afecte, negativa o positivamente.

Eres tú la pregunta y la respuesta, todo el tiempo.

Tienes que atravesar el dolor que te produzca lo que sea, por ti.

Porque estás aquí, sigues aquí.

De lo contrario no existirías.

Atribución imagen: Lien C. Lau.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

La mentalidad del cinturón blanco

La mentalidad del cinturón blanco

Ayer la vida me brindó un nuevo suceso, la muerte de una de las personas más importantes de mi vida. En ese momento, casi al mismo tiempo que una lágrima se derramaba por mi mejilla, me dije a mí mismo lo siguiente (por orden) Esto es vivir. Algo de lo cual no...

leer más
Mis mayores fallos del año (2020)

Mis mayores fallos del año (2020)

Este uno de los momentos más especiales de acabar un año y empezar otro, compartir los fracasos más pronunciados del año. Este es uno de los posts que más impacta y resuena con lectores y comunidad... Llegamos a los grandes fallos del 2020. He contabilizado 1.467...

leer más
Rompe las reglas cuando sea necesario

Rompe las reglas cuando sea necesario

La cuestión es... ¿Cuándo crees que sería necesario? ¿Cuándo decidiste saltar a la estructura de la disciplina? ¿Has hecho alguna vez algo que comprometa toda tu vida y tengas que aparecer cada día? No puedes estar siempre pendiente de confiar en tu familia, amigos,...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto