El ansia sí es nuestro enemigo

domingo, Nov 19

Si tuviera que elegir una de esas palabras claves que necesitamos para crecer en cualquier ámbito que nos propongamos. Sin duda elegiría el ansia. Una palabra con un significado y contexto todavía más profundo, y oscuro.

  • Quieres más de lo que tienes, a toda costa.
  • Estás dispuesto a pasar por encima de quien sea necesario para alcanzar tu meta.
  • No consideras ir paso a paso, solo llegar del uno al diez en un solo paso, lo más rápido y barato posible.
  • Ves a alguien hacer bien las cosas (date cuenta como no utilizo la palabra éxito) y eso te carcome por dentro.
  • Pretendes estar en muchos sitios y llegar a todo a la vez. Si no lo haces sientes que estás perdiendo tu oportunidad.
  • Cuando alguien hace lo mismo – o parecido – que tú, sientes una amenaza que te estrangula el cuello.
  • En tu búsqueda hacia sea cual sea la respuesta, pierdes modales, formas y valores.
  • Comes / criticas / bebes / fumas de forma desmedida y muy perjudicial.

¿Te suena? Claro, dirás. He visto a mucha gente así. Ahora, si eres lo suficientemente honesta/o, te reconocerás a ti mismo/a en estos comportamientos llenos de ansia y frustración.

No cabe la menor duda de que somos muy buenos dándonos cuenta cuando alguien se consume por el ansia. Es una buena técnica para apartar la vista del ansia que nos consume por dentro a nosotros mismos. Principalmente porque el ansia sí es el verdadero enemigo.

el ansia es el enemigo

Domina (tu) el ansia

Solo puedes crecer cuando centras tus energías en detectar y profundizar en tus ansias, no en las de los demás.

Llevo trabajando un poco de tiempo en las mías:

El ansia por controlar las cosas que hay a mi alrededor. ¿Por qué? Porque quizá no confío en mí mismo tanto como creo, por eso no confío en los demás. Antídoto: vulnerabilidad, imperfección y estoicismo práctico.

El ansia por hacer, hacer y hacer. ¿Por qué? Porque mientras mantengo a mi mente ocupada con lo que le gusta evito tener que enfrentarme a ella y a mi ego, porque es una magnífica distracción. Antídoto: meditación Vipassana, micropausas y desconexión.

Ansia por llegar a más. ¿Por qué? Por mi exigencia estrema, por la indignidad, por no ser lo suficiente, porque no he conseguido nada. Antídoto: micromomentos, aceptación radical y nombrar cosas por su nombre.

Una vez identificas el ansia, el siguiente paso es encontrar la raíz y trabajar en un antídoto. Poco a poco irás mejorando, hasta curarte del todo.

Atribución imagen: Pabak Sarkar.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Cómo crear una autodisciplina liberadora: 6 claves

Cómo crear una autodisciplina liberadora: 6 claves

La autodisciplina es la única habilidad núcleo que conozco que puede hacerte ser libre, y eso es de lo más poderoso que existe. No soy el único que lo cree, pregunta a Jocko Willink. Es en estos días cuando siento el poder de la autodisciplina. Ayer fue el último...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.