Honra el valor único de la amistad

martes, May 18

Esta es una historia sobre el valor de la amistad y la gran virtud (estoica) que representa…

El mes pasado estuve en Alcoy visitando a mi familia durante unos pocos días. Uno de esos días bajé al polideportivo de Caramanchel de mi barrio, la Zona Norte, a ver un partido de futbol Sala donde mi primo Unai jugaba como portero. En la misma pista donde durante años he compartido horas y horas con un montón de grandes amigos con los que he crecido.

Allí me encontré con Navarro, uno de los más grandes amigos que jamás he tenido, desde la adolescencia y juventud hasta mucho más allá. Hacia al menos dos o casi tres años que nos nos veíamos, fue emocionante. Conversamos, bromeamos, reímos y nos tratamos como lo mejores amigos que siempre hemos sido, y seremos.

el valor de la amistad y la virtud de reconocer a otras personas

Toda una vida, desde esconder su primera borrachera en mi casa hasta tener el privilegio de conducir el coche el día de su boda. Y bueno, otras aventuras y peripecias que nos llevamos en el bolsillo izquierdo del pantalón.

Él, junto a personas como Alfredo, Montava, Pablo, Toni, Iñaki, Antonio, Rafa, Jose y otros gigantes que me dejo, han sido de lo mejor que he vivido durante muchos años. Hemos hecho de todo, en el sentido literal de la palabra. Y no nos ha salido tan mal la cosa.

La escalera de la vida y el valor de la amistad

La escalera de la vida nos junta o nos separa al antojo del propio ciclo de nuestras vidas. Unos siempre permanecen juntos, otros se separan y nunca se vuelven a ver, otros se reencuentran casualmente, otros se ven a menudo… Es posible que muchos de nosotros estemos separados o revueltos, eso es irrelevante, lo innegable son todas esas experiencias vitales que hemos compartido juntos, todas las juergas, historias para no dormir y otros cuentos de fábula. Eso es lo que siempre quedará y hay que respetar, honrar, agradecer y apreciar, porque los momentos que creamos son las experiencias que nos definen. Y las amistades que hemos tenido nos han convertido en quiénes somos, me parece más que justo dedicar estas palabras a todos ellos y a otros muchos que hace millones de minutos que no veo.

Y cito a Séneca para acabar, quien decía: “nada, sin embargo, deleita más la mente tanto como una amistad de lealtad y amor.”

Gracias a Navarro y al resto por tanto.

El viaje continúa.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Cómo obtenerlo todo

Cómo obtenerlo todo

Empieza por abrazar el vacío. Intenta llegar vacío. Empléate a fondo para no poseer nada. Haz lo que sea para andar ligero. Menos ropa podría ser una opción. Quita esa losa de tu espalda llamada expectativas. Deja las suposiciones en la mesita de noche justo al...

leer más
Lo “único” que me queda

Lo “único” que me queda

He empujado mi vida tanto, he vivido tanto, he caído tanto, he intentado tanto, he experimentado tanto, he dado tanto, he recibido tanto, he descubierto tanto, que esto es lo único que me queda: virtud y todo el tiempo del mundo, aquí y ahora. "Primero estudiemos en...

leer más
Cómo calibrar, optimizar y equilibrar tu potencial

Cómo calibrar, optimizar y equilibrar tu potencial

Calibrar y optimizar tu potencial humano es más cuestión de una sucesión de pequeños cambios finamente orquestados, que de grandes cambios.  Equilibrar ese potencial viene de poder repartir tu atención, perspicacia y cariño entre las áreas que componen lo que...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto