Una historia (personal) de incoherencia

viernes, Oct 26

El Viaje alrededor del mundo continúa, empecé a escribir esto en Amsterdam hace unos días. Hoy continúo en el tren rumbo a Madrid. Lo cierto es que me apetece desnudarme de nuevo, creo que es hora. Me apetece contarte una pequeña historia sobre una de mis partes más oscuras. Quiero ser especialmente vulnerable y contarte una historia real que he vivido recientemente donde he caído en mi propia trampa. Un comportamiento que he detectado, y me ha dolido. Una actitud impropia de mí, pero no por eso surrealista o falsa. Esta historia va sobre mi ego. Sobre mi propia incoherencia y sobre mi desconsideración hacia otras personas.

Vígilate a ti mismo

Días después de acabar Stand OUT Program, estuve examinando, meditando, reflexionando, analizando y recogiendo feedback sobre el programa y sobre mí. Soy una persona bastante auto-crítica conmigo mismo, estoy aprendiendo a ver de verdad, sé cómo vigilarme y examinarme, pero eso no significa que todo esté bajo control. Nunca nada está bajo control. He encontrado muchas cosas positivas y de las que estoy contento, pero también he encontrado cosas que debo mejorar y cambiar, entre ellas incoherencia, ego y desconsideración.

La incoherencia, el ego, la desconsideración

Una historia sobre mi propia incoherencia, una historia sobre ego y desconsideración, una historia sobre no liderar con el ejemplo...

Tuve comportamientos que estuvieron fuera de lugar, comportamientos como:

  • Dejarme llevar por la urgencia del momento y no prestar atención a lo que importaba, los participantes.
  • Priorizar el “yo”, mis tareas, mi trabajo, mis deseos, mis compromisos, por encima de lo que importaba, los participantes.
  • No tener la consideración necesaria que debería haber tenido, sobre todo fuera de mis clases.

Básicamente y concluyendo:

  • Pedí “prestar atención” y en ocasiones clave fui yo en que no “prestó atención”, no lideré con el ejemplo.
  • No he sido lo que siempre he sido, coherente, congruente, duele, pero siento y sé, que así ha sido.
  • En al menos un 40% de las veces no prediqué con el ejemplo, una estadística bastante pobre dadas las circunstancias.

Actué de forma egoísta, desconsiderada y poco profesional, y sobre todo, incoherente, algo que choca implacablemente contra mis valores de vida.

Aceptación radical y vigilancia diaria

Acepto lo sucedido, me rindo a ello y muestro mi vulnerabilidad ante todos. Principalmente porque me importáis, tanto mis clientes/participantes, como vosotros mis lectores.

Para mí, esto supone un punto de inflexión importante, en el momento vital que me encuentro. Un claro ejemplo de que nunca debemos confiarnos, somos nuestros mejor aliado, pero también nuestro mejor enemigo. Tenemos que vigilarnos a nosotros mismos, como ese enemigo que siempre está al acecho y puede atacar ferozmente en cualquier momento.

Tomaré acción casi inmediata sobre lo sucedido, tengo varias ideas efectivas sobre cómo trabajar y enfrentarme a esto, una de ellas es un retiro Vipassana de 20 días. Y no, no saltaré por un puente. Esto tampoco va a cambiar mi vida o me va a destruir emocionalmente. No es más que lo que ha sucedido, un hecho que debía suceder tal y como ha sucedido el cual debo llamar por su nombre, aceptar y diseccionar hasta llegar a la raíz. Además de reconocer ante todos vosotros que no actué como de costumbre ni como mis valores dicen que actúe, pero es evidente que así actué. Esta vez me ha tocado a mí, y ha sido con ellos que lo ha tenido que vivir.

Disculpas y gracias

Pido disculpas a todos los participantes y equipo por haberlo tenido que soportar, y al mismo tiempo les doy las gracias. A Víctor por su feedback sincero, directo y transparente que me ayudó a entrar en estado de examinación. Y a ellos, los participantes, por haberme ayudado a vivir este momento, porque a pesar de ser algo de lo cual no me siento nada orgulloso, y menos satisfecho o realizado, pone en evidencia carencias que necesitaba detectar y que necesitaban darme esta bofetada de realidad, el ego (el lado oscuro) es más sabio de lo que parece.

Como siempre digo, el viaje continúa, dentro y fuera. Llevar una vida examinada y vigilante es la clave para darnos cuenta de cómo reaccionamos a este viaje, eso ayudará a entender la incoherencia entre nuestra mente, alma y nuestros propios actos.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

38

38

Ayer llegué a los treinta y ocho años. Interesante e inesperado, o no. Llego a los 38 años de existencia siendo un cinturón blanco absoluto, rendido a lo que venga, sin rumbo, sin propósito, sin pasión, sin aspiraciones, sin objetivos, sin ataduras, llego...

leer más
Cada final supone un principio

Cada final supone un principio

Ayer fue el punto y final de la campaña Objetivo Ultraproductividad. Ayer fue el fin de una interesante acción, el mes de la Ultraproductividad. Fin de un movimiento que ha conectado con miles de personas, que ha aportado valor, utilidad, incomodidad, audacia,...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.