sábado, Nov 02

ambición y locuraCada vez que hago algo, lanzo un proyecto, comparto una idea, levanto el teléfono y hago una llamada, envío un email para avanzar en la campaña, empujo a otras personas para dar el máximo y obtener resultados más brillantes, meterme en nuevos líos, aventuras o retos y estar siempre alerta por algo más que pudiera ocurrir. En todas esas ocasiones, siempre me pregunto a mi mismo si el tipo de ambición que me empuja a hacer lo que hago es buena o mala, la respuesta – por parte de mi mismo también – suele ser, “depende de cuan ambicioso seas y qué estés dispuesto a hacer, sacrificar – o a llevarte por delante – para conseguir lo que te propones.”

Durante mi vida, he conocido mucha gente ambiciosa, sí, muchos de ellos son raros, diferentes, extravagantes, peculiares, incluso excéntricos, pero mayormente insanos. En ocasiones ocupo un lugar entre ellos, este es un ejemplo muy reciente.

¿Estás loco?

¿Son estas personas todo esto por que son ambiciosas, o son ambiciosas porque son diferentes? ¿codo o culo?

Pienso que cada día más personas están locas y son ambiciosas, a su propia manera. Todos estamos locos. Estás loco. Así que si vas a volverte una persona loca de remate, ser normal sería un buen ejemplo de volverte loco. Pienso que podrías canalizar toda esa energía que implica volverse loco en algo útil y de provecho, algo que genere inputs, valor, que cambie el resultado. Ejemplo: la ambición.

Utiliza la ambición

Algo indudable, cualquier cantidad de ambición te va a hacer sentir secretamente culpable, así que hazte la pregunta “¿estoy loco?”

Eres ambicioso y estás loco, sí, porque lo que haces requiere tomar riesgos, adentrarte en la incertidumbre, obviar las directrices de tu jefe, empujar a tu equipo, desacreditar al crítico, levantar tu cabeza más allá de la muchedumbre y caminar entre piedras al rojo vivo. Todo esto secretamente no aterroriza.

Cosas que precisamente propulsan a nuestras especies hacia delante.

Photo credit: gabee5.

1 Comentario

  1. Javy

    La ambición es un arma de doble filo si pones tus referencias fuera de ti mismo…

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Esta es una pequeña historia sobre el inmenso poder de observar lo que ocurre: Ayer caminaba por una calle cualquiera en Barcelona. Solo estaba paseando, iba a casa de mi amigo Víctor, donde estoy pasando unos días. En un momento determinado noté que estaba ahí, solo,...

leer más
¿Qué ves en la otra persona?

¿Qué ves en la otra persona?

¿Ves lo que te causa rechazo? ¿Ves algo que te molesta? ¿Algo que amas? Sea lo que sea lo que ves, recuerda que es un reflejo de ti. Recuerda verte en la otra persona. Recuerda esto: tú eres yo, yo soy tú. Cuando ves algo en mí, estás viendo algo en ti. Cuando veo...

leer más
“Este momento”

“Este momento”

Estamos en el mejor lugar posible que existe, aquí y ahora. Siento que este momento ha cambiado mi vida, es un instante en el que he visto cómo me desapegaba de la propia vida, del sufrimiento, de no tener lo que quiero, de no querer lo que tengo. En este momento,...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto