Los 5 hábitos de las personas disruptivas

By Isra Garcia  //  Disrupción, Equipar, Habilidades, Innovación  //  3 Comments

5-habitos-diruptivosYa sea buscar soluciones cuando no hay respuesta o saber cuando cambiar las cosas, aquí están los hábitos que las personas disruptivas han cultivado.

Primero, no hay secreto para ser una persona más disruptiva, eres disruptivo o no lo eres, las buenas noticias es que es un habilidad que puedes adquirir.

Esto significa que puedes ser la persona que sacude las cosas, monta alborotos y crea líos importantes allá donde va, esto es posible dedicando el tiempo y esfuerzo adecuado y canalizándolo hacia el lugar imaginado. Lo mejor para conseguirlo, como en casi cualquier cosa, es encontrar roles en los que fijarte.

Durante tres años he escrito sobre innovación disruptiva y la forma más esencial de disrupción. En ese camino, he dado alrededor de 50 conferencias sobre el tema. He introducido asignaturas y he hablando sobre el tema en Human Media y en Mapmakers. Actualmente, en mis ratos libres, estoy preparando un nuevo libro (muy a largo plazo) sobre precisamente este tema. En todo ese tiempo he encontrado las historias de un número determinado de personas que me han inspirado a pensar en cómo mejorar estas habilidades disruptivas. Estos individuales de los que hablo, son ese tipo de personas que encajan las piezas inconexas del puzzle de maneras que nunca antes he visto.

Hábitos disruptivos

Estos son los 5 hábitos que emergen de sus esfuerzos.

1. Son maniáticos de los detalles insignificantes:

Las personas disruptivas se entretienen en los detalles que la mayoría pasarían por alto.

2. Han creado una rutina que únicamente ellos mismos conocen y pueden seguir de manera lógica dentro de un caos evidente cuando los ves de manera externa:

La imagen estándar de este tipo de personas es la de esas almas torturadas y solitarias que deambulan por el mundo incomprendidas. Trabajan entre la inspiración y un compartimento auto-destructivo y huyen de la gente. Esto es en la teoría, en la práctica las personas disruptivas son más organizadas, sociales, productivas, disciplinadas y llenas de empatía y comprensión que la mayoría de las personas. Ellos tratan la creatividad, la improvisación y la rareza, como un trabajo y trabajan en ello consistentemente.

Usualmente son personas que necesitan un tiempo a solas y otro rodeado de personas para poder conectar sus conclusiones.

3. Aceptan que cualquier cosa puede ser posible y que todo es importante

Uno de mis vicios – o deformaciones – es tratar de llevar a personas a escenarios completamente opuestos a su escenario ideal y entonces ver cómo actúan. Me gusta preguntar “¿Y qué pasaría si todo lo que crees que es como tu piensas fuera exactamente lo contrario?”, la respuesta a esta pregunta es casi siempre “sí, pero no es así como realmente es” o “no puede ser”. Esto sucede porque nunca admites que algo contrario a tus creencias o como dice Seth Godin “worldviews”, es inconcebible, cuando esto sucede, matamos la oportunidad de alterar el rimo de lo normal. Mira, nunca sabes de donde va a venir algo grandioso. Las historias más disruptivas son fascinantes de leer, pero sólo son claras en retrospectiva.

La clave de la disrupción es perseguir lo extraño, lo curioso, lo improbable, sin un sentido de si podría ser posible o no, o incluso si sería relevante en un futuro o no. Demasiado a menudo, las personas asumen que pueden juzgar lo que necesitan entender y lo que no, qué gran fallo. En lugar de eso, las personas disruptivas, crean su conocimiento en la creencia (más que suposición) que cualquier cosa es posible y que eso producirá unas oportunidades que vendrán después. Sensacional.

4. Consideran el tiempo como la medida única:

Los esfuerzos más disruptivos son productos que encajan en el tiempo. Significando esto que las personas disruptivas necesitan entender tanto los aspectos técnicos de su arte, como el contexto en el cual trabajo se realiza.

Considera como Miles Davis reaccionó en contra de su propio estilo de música Bebop al final de 1940. Aunque no fue hasta 1950 cuando el mundo estaba preparado para el sonido que caracterizó a álbumes como “Birth of the Cool”, el cual tuvo un gran impacto en los oyentes. En 1960, Davis reaccionó de nuevo contra su propia música, con un álbum fusión “Bitches Brew”. El secreto de esta disrupción fue entender el sistema en el que los trabajos eran grabados y escuchados.

Jobs hizo algo parecido con el MP3 y el iPod. La atención estaba en el contexto.

5. Crean sus propios sistemas:

Ser una persona disruptiva singnifica que no hay patrones exactos, estos que te explico aquí podrían no servirte, o quizá sí.

Los que tienen éxitos siendo disruptivos son aquellos dispuestos a crear su propia manera de vivir la vida, su propia profesión y estructura eficiente de trabajo o sistema de productividad. Son aquellos capaces de alejarse del esquema comúnmente aceptado y entonces, crear un nuevo.

Disrupción significa aprender el juego tan bien que has sido capaz de cambiarlo.

Photo credit: Affendaddy.

  • Francesc Segarra Boza

    Me gusta pensar que me siento identificado con las características que propones. ¡Buen fin de semana!

  • Como comenta Francesc, sentirse identificado en estas “casillas” llena de orgullo. Al menos, a mí. Siempre he dicho que hay que juntarse con este tipo de personas, son aquellas que suelen hacer que los cambios sucedan.

  • Marina Miller

    Totalmente inspirador una vez más Isra, gracias por el empujón! 🙂

EL PODCAST

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Buscar

Google+