Menu
Browsing articles tagged with "experimentos archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, productividad, innovación, estilo de vida, excelencia, autenticidad, economía disruptiva, cambio, disrupción personal y profesional, incertidumbre, liderazgo y comunicación más allá de social media, human media."
Nov
16

520 días haciendo algo nuevo

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  1 Comment

Ayer culminaron 520 días haciendo algo nuevo, cada día por primera vez. Un experimento que decidí emprender el año pasado, sobre y entre ultraproductividad, creatividad y disciplina. Si estamos conectados en Instagram quizá podrás haber seguido el avance a través del hashtag #HazAlgoNuevo. Empecé el 7 de julio de 2015, acabo hoy el 16 de noviembre de 2016.

Haciendo algo nuevo cada día

 

haciendo algo nuevo cada día - isra garcia

Qué aprendes cuando haces una cosa nueva por primera vez durante 520 días. A falta de trabajar toda la lista en profundidad, si tuviera que pensar rápido y enumerar algo de lo que he aprendido durante 520 días haciendo algo nuevo. Probablemente redactaría una lista como esta:

La clave es entrenar

Cualquier cosa que desees alcanzar se puede lograr entrenando, esa es la clave, entrenar cada día. Esto lo he aprendido con la creatividad de hacer cosas diferentes e inesperadas y la disciplina de no fallar ni un solo día.

El movimiento es lo que importa

Exacto, cuando apuntas por hacer algo nuevo cada día, puedes llegar a frustrarte por el resultado. Es posible que lo que hagas hoy no sea tan creativo o sorprendente como lo de ayer o cómo lo que podrías haber creado si estuvieses más inspirado. Obvio. Tan obvio que duele. Sin embargo, llega un momento en el que comprendes que ese no es el epicentro de la cuestión. El corazón de la cuestión, es seguir en movimiento haciendo cosas que no esperabas que fueses capaz de hacer, no sabías hacer o no te verías en la situación de hacerla. No importa mejor o pero, es relativo. Lo que importa es estar siempre en movimiento hacia el objetivo, mientras disfrutas.

La magia está en lo aleatorio

Esto ha sido un buen descubrimiento y aprendizaje para mí. Cuando las ideas no llegaban, cuando los recursos eran escasos y cuando el tiempo apuraba las últimas horas del día. Es entonces cuando rendirte a la aleatoriedad te hacía progresar. Pensar y actuar sobre actos aleatorios te llevan a vivir las mejores experiencias posibles sobre el momento. Es como dicho y hecho sobre algo que probablemente no harías en una situación “normal”. Tirar un cubo de pintura sobre tu cabeza, dormir en la bañera, desnudarte en una parada de autobús o saltar una barra para empezar a servir cervezas. Dejarte llevar por lo que pienses y decidas que ocurrirá aquí y ahora es mágico.

Creatividad contra ego

Todos somos creativos Realmente lo somos, si dejamos de sentir vergüenza propia y ajena por lo que puede causar la fluidez de nuestra propia creatividad. En la mayoría de las ocasiones, durante estos 520 días, he comprobado como mi mente trataba de sabotear, la mayor parte de todas esas cosas nuevas que iba a hacer por primera vez. Ha sido interesante. Por eso decidí compartir en Instagram cada diez o quince días los resultados de lo que iba haciendo, para poder romper esa invulnerabilidad que nuestro ego trata de construir. Impidiendo así la posibilidad de desatar la creatividad y el talento. Es cierto que hay muchas cosas sin sentido aparente en todo lo que he hecho, eso no es del todo cierto. Todo, absolutamente todo, te ha traído hasta aquí. Me ha traído hasta aquí.

Fluir

520 días haciendo algo nuevo ha sucedido mientras vivía y trabajaba. Lo cual ha condicionado en medida lo que cada día creaba. Dependiendo el lugar, el proyecto, la experiencia o la personas con la que me encontraba, todo ha estado impregnado de una capa de barniz distinta. Lo cual te ayuda a ver cómo situaciones y personas moldean tu trabajo y tu persona.

Es un súper-hábito

Hacer algo nuevo cada día es un súper -hábito, es ultraproductividad, es disciplina, es creatividad, es iniciativa, es alto rendimiento y lo mejor todavía. Es entrenar todo eso sin descanso. Forzándote a permanecer en estado permanente de alerta y flow.

Acabar y culimnar estos 520 días no significa dejar de hacer cosas nuevas por primera vez. Quiere decir que el experimento termina, y con él el análáisis, seguimiento, evaluación y trabajo de anotar, medir y contrastar. Seguiré haciendo cosas nuevas que no sepa hacer. Seguramente haré algo con esta lista, la desarrollaré y expandiré y extraeré un proyecto de todo esto. Además de este rico curso intensivo de 520 días.

Photo credit: Looker Photography.

Oct
16

La cultura del entrenamiento de alto rendimiento

Ha pasado más de un año desde que empecé el experimentoHigh Performance” [el alto rendimiento] junto a Ricardo Soares, quien durante todo este tiempo ha estado ayudándome con su dominio en el arte del alto rendimiento. El experimento consistía en trabajar las cuatro dimensiones del cuerpo: espiritual, emocional, intelectual y física, para alcanzar el alto rendimiento en cada una de ellas.

Como emprendedor, empresario o incluso como trabajador, necesitas entender cómo viajar triunfalmente desde un trabajo (y vida) el cual está liderado por otros, a uno en en el cual tu eliges las capacidades y conexiones necesarias para adueñarte de tus propias elecciones y resultado de tu trabajo. No puedes adueñarte de tu arte, ni de tu mejor actuación, si no te adueñas de tus emociones, de tu espíritu, de tu físico y de tu intelecto. Si no te adueñas de tu estilo de vida y de tu tiempo.

Esto era algo que siempre he tenido claro, sabía que tenía que encontrar la forma de moverme desde ese sentimiento de “no arde en lo más profundo de tu alma” a ese otro que significa “encontrar tu esencia y estar sintonizando con toda ella”. Sentir que aplicas todo tu arte en lo que haces, reconocer que estás dando lo mejor tanto en tus relaciones personales, como en la intensidad de tus prácticas deportivas, la calidad del trabajo que realizas, o el empeño con el que tienes un detalle con un empleado o colega de trabajo.

el alto rendimiento entrenamiento

Hoy, imagina cómo sería esto dentro de una organización, grande, mediana o pequeña. Revolución. Logro. Piensa, hoy, a todos los niveles que menciono ¿Cual es tu rendimiento? ¿El de tu organización? ¿Qué necesitas para construir una cultura de alto rendimiento en individuales y organizaciones?

La cultura del alto rendimiento

Permíteme que acuñe un término anglosajón para referirme a esto – los “high-performers” [algo así como estas personas – y organizaciones – que buscan y practican el alto rendimiento] saben que el entrenamiento y la práctica es tan importante como comer y dormir. No aceptas acabar de aprender algo y llamarlo “buen logro”. Entrenar es más que un proceso continuo, es disciplina, una forma de elevar tus habilidades a habilidades núcleo y hábitos a súper-hábitos. Entrenar es el pilar central del alto rendimiento. Y eso sucede cada día.

La diferenciación entre aprender y entrenar es que el aprendizaje está en cualquier lugar a cualquier momento. El entrenamiento solo sucede cuando el aprendizaje es adquirido y es aplicado para seguir un camino. Puedes aprender a bailar Tango, puedes aprender a hablar Argentino, pero a menos que entrenes para ser un bailarín de Tango, solo estás aprendiendo.

Retén estas dos ideas contigo y practícalas (entrénalas) a diario y serás más poderoso que el día anterior, en lo que sea:

  • Entrenar es un evento diario, como lavarte los dientes y trabajar. Entrena a diario.
  • Entrenar es un aprendizaje aplicado a una necesidad específica. Aplica a diario.

El alto rendimiento es crecer rápido, efectivo y consciente

Hay una gran diferencia entre las personas que van a un gimnasio a hacer una hora de deporte, o a una escuela de negocios durante un mes a realizar un curso avanzado de (coloca el nombre que te apetezca…) versus las personas que están en estos sitios para cumplir un(os) objetivo(s) específico(s). El concepto “alto rendimiento” significa hacer algo con la intención de vaciarte por dentro en todas tus dimensiones a todos los niveles posibles. Alcanzar un mayor estado de consecución y capacidades más allá del previamente adquirido. Es un turbo inconmensurable. Te lo prometo. Requiere estar en búsqueda continua de nuevos métodos de aprendizaje y ejecución, experimentando cada día, con cualquier cosa, y conectando con nuevos entrenadores y desafíos potenciales.

Aplica el alto rendimiento a tu trabajo – o a tu persona

Claro. Imagina aplicar esto a tu trabajo, a tu empresa, a tus amigos, trabajadores o a ti misma/o. ¿Quién no querría hacer su trabajo mucho mejor? ¿Quién no desearía desarrollar sus especializaciones, habilidades, productividad, hábitos y métodos?

Cómo aplicarlo, hemos visto las dos claves más arriba. Otras vías:

Si eres un negocio o parte de él ¿Te fijas en el alto rendimiento y en qué niveles alcanzas actualmente? ¿Entrenas a diario? Como experiencia personal, puedo decir que ha sido duro, pero ha sido de lo mejor que he aprendido. Desde que empezara a trabajar en ello ella por septiembre de 2015.

Si tuvieras que creer algo de lo que digo, cree esto por favor: entrena el alto rendimiento.

Photo credit: LCBROS.

May
5

Titan Desert día 1 – 109km: devastado mentalmente

By Isra Garcia  //  Aventuras, Experimentos, Proyectos, Retos, Video  //  No Comments

Tal y como avanzaba aquí hace unos días, empezamos a publicar una serie de 7 vídeos sobre la aventura / experimento Titan Desert – Ajram Bikes. Se publicará un vídeo por cada una de las etapas, incluida la de descanso.

En esta primera publicación encontrarás las sensaciones e impresiones de mi experiencia en el día uno de la prueba.

Todavía sigo asimilando todo lo acontecido. Qué gran oportunidad de volverme a colocar en el filo.

Vídeo: Looker Photography.

May
2

Ocho días sin mapas

By Isra Garcia  //  Aventuras, Experimentos, Proyectos, Retos  //  3 Comments

Escribo estas líneas en el aeropuerto de Fez. Pensando en cómo de inesperado y frenético había sido todo hasta llegar aquí. Recuerdo el día en el que Josef envió un mensaje de audio proponiéndome participar en la Titan Desert, en un principio no lo tomé seriamente, pero detrás de ese mensaje llegó otro y otro y finalmente una llamada, un día después, ya había una nueva aventura por delante, para mí también un nuevo experimento. Despejé la agenda por los días que iba a tomar la prueba (desde el pasado domingo 24 de abril hasta hoy lunes 2 de mayo) y empezamos a darle forma. Eso fue el 12 de marzo.

La aventura

Realizar la prueba Titan Desert de por si ya era una aventura, para mí que tenía cero técnica – ahora después de todo, he mejorado – y que había rodado apenas 4 o 5 veces con una BTT, la mejor opción para afrontar un desafío así fue prepararla y correrla montado en una Ajram Bikes, conocidas como las “Fat Bike”, con la diferencia que este modelo pesa solamente 10,3 kilogramos. A todo esto, tenía sobre 19 días de preparación y como 9 o 10 antes de enviar la bicicleta para Marruecos.

El experimento

Colocarme de nuevo en el filo de las cosas, hacer algo que no sé o nunca he tenido el suficiente valor de hacer, enfrentarme a mis miedos y a cosas que no me gustan hacer.

El sábado 24 de abril, en el último post, explicaba cual iba a ser la estrategia al estar tan absorbido y dedicado a mis compromisos profesionales y personales. Hoy, cuando leas estas líneas ya habré completado 662 kilómetros, seis etapas duras entre montaña y desierto con desniveles acumulados de hasta 2.000 metros. No llevé GPS, no llevé track, decidí vivirlo a mi manera, sin mapas, no tuve el suficiente tiempo ni he querido tenerlo para prestar atención a cómo usar este sistema de navegación. Ha sido algo para lo que no estaba preparado en ese momento, físicamente, no he tenido la más mínima intención de esconder que sí tengo experiencia encima de la bicicleta, fondo como corredor o experiencia en pruebas de ultradistancia – tanto positiva al lograrlo, como negativa al fracasar y no lograrlo. Igualmente me lancé a ello.

Titan desert isra garcia ajram bikes

Me desnudo aquí

Voy a contarte lo importante que ha sido para mí esta aventura. Es la que más presión en menos poco tiempo ha ejercido en mí, porque de todas es ha sido la que más incertidumbre ha cernido sobre el resultado, lo que pasó, lo que encontré, momentos impredecibles, tensión, también diversión. He retomado la ilusión gracias a la prueba Titan Desert y a mi bicicleta, fue fugaz al principio, pero hoy aquí estoy, de nuevo con ese brillo en los ojos, con esa visión, con esa vivencia, con esos momentos de sobresalir y encontrar lo que había perdido, logré imposible, de nuevo. No quería fallarme, esto iba conmigo mismo, quería seguir disfrutando y aprendiendo y no bajar los brazos cuando la adversidad llegara, quería sobresalir desde dentro, por mí. A ti no te fallaré, aunque hubiera fallado, porque siempre te contaré lo no tan bonito desde mi vulnerabilidad.

Hay algo más para ti

Han sido ocho días sin escribir en isragarcia.es, ochos días desconectado de todo lo que no fuera enfoque radical, ocho días que han significado todo un mundo para mí, la estrategia fue acertada. Todo con un objetivo, durante cada uno de los siete días (seis días de prueba y uno de descanso) he grabado un vídeo por día – con la inestimable ayuda de Looker Photography – donde explico lo que he sentido en vivo en cada día de prueba, aprendizajes, errores, compañeros de equipo, supervivencia, trucos y todo lo que impactó contra mí.

A partir de mañana, a diario durante site días, publicaré cada uno de los vídeos por orden cronológico. En acabar concluiré con los resultados y aprendizajes del experimento.

Vivir intenso es vivir, realmente.

Photo credit: LookerPhotography.

Abr
6

Preparación Titan Desert | Fat Bike | 19 días: inconscientemente consciente

By Isra Garcia  //  Aventuras, Experimentos, Proyectos, Retos  //  10 Comments

titan-desert-isra-garciaEsto no es solo un desafío y aventura, es también un pequeño experimento “lifestyle redesign” ultraproductivo.

He decidido participar en la carrera Titan Desert 2016, el 24 de abril. El lunes comenzó la preparación para todo lo que está por acontecer.

Una competición de 6 días con 662 kilómetros por el desierto de Marruecos en bicicleta de montaña. Soy inconscientemente consciente sobre todo lo que esto implica:

  • Nunca me ha gustado este deporte, siempre he rechazado practicar bicicleta de montaña, no me atrae demasiado.
  • A día de hoy he montado 4 veces contadas en una bicicleta de montaña – en el enlace verás el resultado. Como añadido participaré con una Fat Bike de Ajram Bikes.
  • El gran respeto, casi temor, que le tengo a este deporte, debido a las experiencias pasadas.
  • Tengo 19 días para prepararme física, emocional, intelectual y espiritualmente para la carrera. Contando desde antes de ayer al día 22 de abril. En realidad, la división queda así, desde el lunes 5 al miércoles 13 de abril podré entrenar con la Fat Bike, ese mismo día antes de mi conferencia UltraProductividad en Barcelona, tendré que enviar la bicicleta. Los días restantes lo haré con una bicicleta de montaña normal y corriente.
  • Necesitaré combinar la preparación y entrenamientos con la gira “ultraproductividad talks“, otros viajes, conferencias, desarrollo proyectos, consultorías y dos auditorías estratégicas que estamos desarrollando. Esto quiere decir que habrá pocos días de grandes e intensos entrenamientos.
  • Siendo honesto conmigo mismo – y de paso también contigo – poseo cero técnica en esta disciplina, a día de hoy no habré rodado más de 100 kilómetros de montaña y no llevo más de 50 kilómetros con la Fat Bike. En carretera sí tengo kilómetros, muchos, aunque no destaco en este deporte.
  • Voy a pasar 6 días en el infierno (esto es muy posible dada mi condición a esta disciplina) y los 19 previos hasta llegar allí.
  • Mi tren inferior quizá está preparado para todo ello, pero tengo grandes dudas de si lo está el superior. Permíteme que me cuestione.

Aun así, con todas estas razones, voy a hacerlo. ¿Por qué? En este vídeo lo cuento:

Aquí viene la parte que me excita y por lo que esta aventura tiene una parte de experimento:

  • Participaré en la Titan Desert con una Fat Bike porque pienso que es la mejor bicicleta para ir por el desierto, creo que su polivalencia, estabilidad y ligereza (10,3 kilogramos) pueden ser determinantes para que alguien, con cero técnica, totalmente inexperto y principiante en bicicleta de montaña y que no llega a medias de 31 kilómetros por hora en bicicleta de carretera, como yo logre completar la prueba. Esa es una de las cosas que me gustaría probar como experimento. Estoy seguro de que con esta bici lo podría lograr y con una “BTT” ahora mismo no.
  • Probarme a mi mismo que la mejor manera de vencer un temor o algo que te da demasiado respeto es lanzándote hacia ello, pero a lo grande, mejor dicho a lo más grande posible.
  • Intentar nuevos sistemas de trabajo, estilo de vida y entrenamientos para llegar en la condición más óptima posible con la finalidad de terminar la competición, aunque sea llegando el último.
  • Experimentar con un nuevo tipo de rutina que me ayude a alcanzar el objetivo.
  • Encontrar nuevos aprendizajes, diferentes maneras de ver las cosas viviendo situaciones no familiares, darme cuenta de cosas que no sé o que no entiendo realizando cosas que hasta ahora no sé o no entiendo cómo hacer. Comprobar qué sucede cuando te enfrentas a nuevos desafíos. En definitiva, seguir apreciando la vida en los márgenes y reflejar esto en mi trabajo y en mi día a día.

Nunca hubiera imaginado estar en medio de esta aventura, es por eso que amo el que no exista un mapa.

Photo credit: Titan Desert.

Abr
2

La vida en los límites sabe mucho mejor

Entrevista para la publicación online SupeRRHHeroes de SesameTime.

11 preguntas sobre Ultraproductividad, Stand OUT Program, experimentos, estilo de vida, desafíos, Mapmakers, límites, aprendizajes, comunicación y héroes.

Isra Garcia superrhheroes entrevista

Entrevista Isra García superrhheroes desame time

Entrevista Isra García superrhheroes desame time

Entrevista Isra García superrhheroes desame time

Entrevista Isra García superrhheroes desame time

Entrevista Isra García superrhheroes desame time

Entrevista Isra García superrhheroes desame time

Entrevista Isra García superrhheroes desame time

superrheroes sesame time

Entrevista original: SupeRRHHeroes.

Ago
14

Experimento 20 días de silencio

By Isra Garcia  //  Experimentos, Retos  //  7 Comments

Experimento 20 dias de silencioHoy empiezo un nuevo experimento (y desafío al mismo tiempo), algo que llevaba bastante tiempo queriendo emprender. Un experimento que escuchando a mi cuerpo y a mi instinto, necesitaba llevarlo a cabo. Contando desde esta misma mañana, viernes 14 de agosto a las 00:00h, voy a empezar un periodo de 20 días sin hablar ni una sola palabra, 20 días completamente en silencio. Me esforzaré en que, desde hoy hasta 2 de septiembre a las 23:59h, de mi garganta no salga ningún sonido. Será un desafío además de un experimento. Una batalla contra la amígdala y una de las cosas más primitivas que poseemos los humanos, el habla. El experimento 20 días de silencio.

¿Por qué este experimento?

Mayormente por curiosidad (y descubrimiento) y aprendizaje (y crecimiento) personal / profesional. Eso es por lo que me dispongo a emprender el experimento 20 días de silencio.

Curiosidad porque me apetece sentir qué es lo que ocurre cuando no hablas en absoluto, cuando debes hacer tareas cotidianas que implican comunicarte verbalmente frente a una interacción y no puedes, necesitando así buscar otra solución de comunicación personal. Curiosidad por descubrir las formas en las que mi mente se va a revelar contra mí, por ver cómo cambia mi relación frente al mundo y a otras personas que están en contacto directo conmigo (y por supuesto, indirecto) y las que irremediablemente voy a encontrar por el camino en estos 20 días.

Porque adivina algo, voy a realizar este experimento sin alterar mi día a día, trabajando en proyectos personales y de agencia, viviendo, preparando mi próximo desafío, visitando a Enrico y su familia por unos días, estando en Alcoy con mis familiares y amigos, asistiendo a Pilates, Bikram Yoga, reuniéndome con personas que tienen ganada mi atención y atendiendo a mis clientes y a mis equipos. Lo fácil aquí sería hacer un Vipassana (retiro espiritual) que aunque no es exactamente lo mismo (lo haré en 2016 – 2017) te aísla del mundo para meditar en silencio. A diferencia de esto, yo no meditaré pero permaneceré en silencia viviendo mi vida con “normalidad” en la civilización.

Aprendizaje porque esto seguro de que este experimento me va ayudar a crecer personal y profesionalmente como anteriormente mencionaba. Qué resultados espero obtener:

  • Mejorar mi capacidad para escuchar a otras personas, escuchar profundamente.
  • Potenciar la capacidad de hablar únicamente cuando siento que debo hablar, no cuando debo.
  • Impulsar la habilidad de decir considerablemente más con menos.
  • Dominar mejor cuando y qué palabras utilizar las palabras y lenguaje adecuado dependiendo del contexto y persona.

Además

Además, por el camino, estoy seguro de que encontraré otros aprendizajes interesantes que incluir en mi set de habilidades y hábitos. Eso será algo clave en el experimento 20 días de silencio.

Como hice con el experimento de vivir sin smartphone, cada 5 días iré contándote ventajas y desventajas, aprendizajes, anécdotas y curiosidades del día a día de este experimento.

Cómo pienso llevarlo a cabo

Antes, déjame decirte que no sé si estoy preparado para resistir este desafío y continuar hacia delante con el experimento o no, pero voy a intentarlo, como he hecho en todas las ocasiones. Voy armado con disciplina y determinación infranqueable, vamos a ver qué es lo que sucede.

A partir de mañana dispondré de una libreta, un iPad mini sin conexión a Internet y una micro-pizarra (que mañana compraré) para lograr comunicarme. También de post-its que pegaré sobre mi mismo con mensajes como “vivo en silencio”, “no puedo hablar”, “hablaremos dentro de 20 días” o similares. Podría funcionar, creo.

Mira, al escribir estas últimas líneas me doy cuenta de que no tengo la menor idea de lo que se viene encima, lo cual todavía me estimula más a hacerlo.

Experimento 20 días de silencio

Así manejaré algunas de mis interacciones:

  • Mantendré reuniones por skype o Hangouts, sí, pero solo escucharé y escribiré, no hablaré.
  • No responderé a ninguna llamada telefónica. Sí, tengo teléfono, después de 5 meses, un Samsung que solo recibe y realiza llamadas. Lo compré el pasado miércoles en Ibiza, 20 euros.
  • Obviaré la mayoría de interacciones posible, mantendré las imprescindibles.
  • Si me hablas por la calle o en un restaurante, dame tiempo para escribirlo en el iPad o en la pizarra.
  • Escribiré posts en mi blog, por supuesto. Enviaré algunos tweets, claro que sí. Contaré la historia en mi cabeza en Facebook, seguro. Compartiré este experimento y otros en Instagram, obvio. Mantendré conversaciones en Google+, no lo dudes.  Tranquilizaré a mi familia por Facebook Messenger, más me vale. Utilizaré i-Message con determinadas personas, lo haré encantado.
  • Podría parecer menos “nice”, quizá. Más “payaso”, dímelo tú.

Si tienes curiosidad por saber cómo avanza el experimento / desafío, puedes preguntarme lo que desees en Twitter.

Bueno, vamos allá. Algo sucederá.

Photo credit: Philippe Gillotte.

Ago
12

Experimento sobreconectados sin capacidad de reacción

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  3 Comments

Experimento sobreconectados sin capacidad de reacciónAyer, mientras caminaba por la Gran Vía de Madrid, decidí realizar el experimento sobreconectados sin capacidad de reacción. Un pequeño experimento sobre la conectividad y la capacidad de reacción que poseemos mientras permanecemos conectados.

Parte 1 experimento sobreconectados

Primero empecé a contar el número de personas con las que me cruzaba que andaban cabizbajos utilizando su smartphone. La distancia que recorrí fue de 1,5 kilómetros, durante ese recorrido me crucé con 594 personas, de todas ellas, 452 caminaban poseídos por un dispositivo móvil, la mayoría smartphone, solo 40 personas llevaban una tablet y 22 una GoPro. Una persona llevaba una GoPro, smartphone y tablet a la vez, sí, esto parece que es posible hacerlo.

Parte 2 experimento sobreconectados

Segunda parte del experimento, al mismo tiempo que iba contando las personas que estaban absorbidas con el entorno conectado. Pensé en intentar tropezarme con todas las que tenía la ocasión. Utilizo la palabra intentar porque no era fácil llegar a mantener un contacto directo con todas las personas que caminaban de frente tuyo por la Gran Vía madrileña. Así que estas son las estadísticas, logré alcanzar contacto con 362 personas que andaban cabizbajas sumergidas en aquello que su dispositivo móvil les proporcionada, fuera lo que fuere, de ese total (365), sólo 54 lograron esquivarme, lo que quiere decir que tropecé con 311 personas – algunos tropiezos fueron más abruptos que otros, pero bien salvados siempre con un “perdona, fue culpa mía, no te había visto”.

Parte 3 experimento sobreconectados

Conclusiones

Las conclusiones del experimento sobreconectados:

  • La mayoría de personas (452/594) con las que me crucé, estaban conectadas a su dispositivo móvil, en tan solo 1,5 kilómetros recorridos. Esto me lleva a pensar lo siguiente: primera opción; la mayoría de estas personas estaban aprovechando su tiempo y siendo productivas. Segunda opción; estamos bastante absorbidos por el entorno conectado. Tercera opción: hay más conectividad y dispositivos móviles que personas. Cuarta opción: no hay interés más allá de la pantalla, el contacto directo no es sexy.
  • No solo obviamos vivir el momento cuando estamos tan conectados, sino que perdemos falta de atención y con ello, capacidad de reacción, de las 365 personas enganchadas a su dispositivo móvil con las que pretendí chocar, tan solo 54 lograron esquivarme, la mayoría de ellas en el último momento, solo 9 o 10 iban observando a su alrededor mientras usaban smartphone o tablet. Perdemos, perdemos capacidades y características que nos alejan de permanecer humanos.

Desconectar para conectar

Hoy por hoy mi conectividad en dispositivos móviles es nula, ya que sigo sin smartphone desde el experimento que realicé hace ya más de cuatro meses y sin tablet, al dejarla olvidada en el control del aeropuerto de Ibiza (pude traerla por mensajero, pero he decidido dejarla all hasta que Oscar vaya a Ibiza de vacaciones y la pueda recoger por mí), seguro que estas dos semanas proporcionan algo valioso. Esto pese al parecer una desventaja, te permite ver que hay al otro extremo.

Próximamente te hablaré de qué sucede cuando tu conectividad es nula. De momento estoy logrando más y mejor trabajo en más poco tiempo. Aunque por ahora me parecía interesante compartir contigo las apreciaciones del pequeño experimento de ayer.

Estamos tan conectados que quedamos desconectados de lo que verdaderamente importa, desconectamos de un bellísimo mundo para conectar en otro mundo donde la necesidad de estar siempre disponibles, visibles y activos es imperiosa.

Photo credit: Catherine Shyu.

Abr
23

El desafío de los quince días sin smartphone

sin smartphoneDespués de las cuatro semanas de vivir sin smartphone, llegar a España, experimentar la sensación de estar “aislado” del mundo en “tu mundo”, la cosa no fue tan mal como pintaba. Entonces decidí continuar y extender el experimento hasta finales de mayo, momento en el que regreso de nuevo a España y quizá encienda el iPhone que tengo en mi residencia de Valencia.

Sin smartphone mueres

A día de hoy, poseer o no un smartphone, no me llama excesivamente la atención. Me resulta muy curioso cuando expuse el experimento en Disney España o IAB Day Colombia, algunas caras del publico, unos incrédulos, otros parecían echarse las manos a la cabeza horrorizados, otros negaban con la cabeza. Cuando al acabar cada evento tuve la oportunidad de hablar con algunos, preguntaba si realmente era cierto que no tenía smartphone, no se explicaban cómo podía ser. En este tiempo, he hablado con mucha gente sobre el tema, la sensación mayoritaria es esta “yo no podría, me moriría” ¿En serio?

Este no es un post para decirte lo mucho que he aprendido con este experimento, ya hay otros cuatro posts que lo explican profundamente, aunque siento que cada semana que pasa aprendo algo nuevo, también experimento situaciones incómodas derivadas de carecer de un dispositivo móvil inteligente. Este es un post para lanzarte un pequeño pinchazo en el culo, de los que a ti te gustan, creo.

Podría ser un escándalo

Esta es mi pequeña provocación: ¿qué pasaría si decidieras apartar tu smartphone durante quince días? ¿Se redimirían todos tus pecados e irías directamente al cielo? ¿Conectarías más con el mundo que hay a tu alrededor? ¿Disfrutarías de permanecer quieto? ¿Aprovecharías más el momento y las personas con las que decides invertir tu tiempo? ¿Mejorarías en la capacidad para prestar atención? ¿Adquirirías habilidades más humanas y saludables?

Quince días ¿serías capaz? ¿Podrías? ¿Te atreverías a hacerlo? Sí, quince días, no un mes, no un año, únicamente quince días sin contacto alguno con tu smartphone y todo lo que ello significa, todo lo que va dentro y fuera. Me gustaría que sintieras una parte de lo que he sentido en estos ya casi dos meses.

Así que ese el desafío que te traslado, pasar quince días sin smartphone y anotando ventajas y desventajas y aprendizajes, y ahora viene la parte importante, una vez que has conseguido situarte en el “otro extremo” y si, espero, has conseguido ver tu vida sin estar conectado al instante, continuamente y con mayor intensidad. Entonces te darás cuenta de que sucedía en el otro extremo (aquel donde vivías “enganchado”) y no soy yo el que voy a decirte que es lo que sucede ahí, prefiero dejarte a ti que lo descubras por ti misma/o.

El objetivo detrás de todo esto

La idea – o el objetivo – no es que vivas o trabajes sin smartphone, no, ni que seas el tipo “cool” que ahora no usa este tipo de dispositivo o que te aísles de lo reactivo (aunque esto último es poderoso), sino que logres colocarte, aunque sea por un corto espacio de tiempo, en el extremo opuesto. Colocarte en el margen contrario para entonces encontrar una manera más sana, eficiente, óptima y potente de usar lo que la economía pone a tu alcance y no a la inversa. Esto último es algo que la mayoría no estamos dispuestos a aceptar, o simplemente estamos tan seducidos por esta nueva y aparentemente necesaria adicción, que no vemos el universo fuera de esta mini maravilla.

¿Serías capaz de probarlo? Lo único que puedes perder la capacidad de no tener que pensar por ti mismo, no te preocupes, será solo por un tiempo, luego ya puedes volver a no pensar demasiado.

Photo credit: Esther Vargas.

Abr
9

Experimento: vivir sin smartphone – cuarta semana

vivir sin smartphone cuarta semanaHoy alcanzo los 32 días de este experimento que supone vivir sin smartphone. Quería llegar a esta semana, porque sabía que una vez estuviera en mi país, las cosas iban a cambiar bastante, la complejidad iba a ser mayor, las complicaciones más frecuentes y posiblemente la frustración iba a aparecer. En resumen, todo se iba a volver más interesante. Justamente algo de esto es lo que ha tocado vivir desde el pasado domingo que aterricé en España y continuando con este experimento.

Resultados semana 4 sobre vivir sin smartphone

Pasadas las cuatro semanas y cercanos a la semana cinco, estas son los los resultados del experimento vivir sin smartphone:

Complicaciones y desventajas de vivir sin smartphone:

  • Accesibilidad: la escasez de puntos de acceso WIFI en este país, tanto públicos como privados, hace más compleja la tarea de conectarte a Internet con el pc o tablet en caso de que vayas “on the go” y necesites trabajar. Vivir sin smartphone y por lo tanto, carecer de tarifa de datos (3G o 4G) hace que sea más difícil acceder a Internet de manera dinámica y cómoda. Y en caso de tener una urgencia como la que te cuento unos puntos más a abajo, hace que no sea tan fácil resolver favorablemente la situación.
  • Conexión limitada, maniobrabilidad reducida casi a cero: después de un largo viaje llegas a casa, cansado, con ganas de acabar el trabajo que tienes por delante e irte a descansar, cuando llegas, te das cuenta de que tu conexión de datos inalámbrica no funciona. Tratas de solucionarlo, pero no puedes llamar al operador porque no tienes teléfono, tampoco puedes llamar desde skype porque no tienes conexión a Internet. La multi-SIM de tu iPad está desconectada porque bloqueaste tus tarjetas de teléfono cuando te robaron el smartphone hace ya un mes. Entonces, ahí te das cuenta de que desde tu casa, te encuentras con las manos atadas, sin poder hacer nada más que salir a buscar un lugar desde donde poder iniciar una conversación telefónica o conexión a Internet para que a través del operador solucionen el problema. No disponer de un smartphone (o teléfono en su defecto), aquí reduce considerablemente las opciones de comodidad y agilidad en casos de averías e imprevistos.
  • Pagos online con tarjeta: esto ha sido intrépido, los billetes de tren y la mayoría de compras por Internet, en determinados sistemas bancarios de pagos online, requieren una autenticación a través de un código que envían a tu teléfono. Aquí he tenido bastantes inconvenientes estos días, desde la compra de un nuevo discos duro para el ordenador portátil, hasta aumentar el saldo para las llamadas por skype o la reserva de billetes de tren. Afortunadamente no he tenido problemas al comprar Religion Clothing. Estoy resolviendo estas complicaciones a través de pagos con Paypal mayormente, o transferencias bancarias si es posible, no tan cómodo pero accesible. Traté de colocar el número de teléfono de un amigo cercano, pero no fue posible, por estar ya listado en la base de datos del banco, seguiré probando otros números.
  • Passbook: antes era cómodo y bastante sencillo, compraba (o me enviaban) el billete de avión o tren o reserva de hotel en formato passbook, lo descargaba en el “passbook wallet” y listo. Llegabas, mostrabas el archivo con tu smartphone y adelante. Ahora la cosa se complica un poco, o bien lo descargas e imprimes o bien lo envías a tu correo y cambias el formato para que sea leíble desde el tablet, de lo contrario debes volver al método convencional de llegar e imprimir el billete o hacer la colza para llegar al mostrador y hacer “check-in”.
  • Recogidas: quizá se complica un poco, o no, cuando estás llamado a ser recogido al llegar al aeropuerto, en la estación o en el hotel o llevarte desde el punto A al punto B por alguien contratado por tu cliente o la empresa con la que trabajas en ese momento. Pienso que no debe ser tan complicado cuando la persona lleva el cartel con tu nombre o sabe quien eres (fotos y vídeos, Google) o incluso posee tu email. El teléfono no es imprescindible, pero veremos si el smartphone nos ha hecho perezosos o no, este lunes próximo la primera prueba.
  • Resolución de situaciones: estos días he tenido varios problemas con la operadora de telefonía con la que soy cliente, para reparar la avería de Internet en mi residencia de Valencia, el técnico debía estar en contacto continuado conmigo para poder cuadrar la vista y arreglar la avería. Al no tener teléfono ha sido más espeso y se ha demorado más que lo que usualmente hubiera tardado, mi tío aquí ha hecho de “Isra García” mientras él y yo intercambiábamos instrucciones para el técnico. Finalmente ha sido posible, pero admito que para cosas más urgentes y con terceros, puede resultar más rocoso.
  • Trámites y burocracia: aquí hay dos caminos, si estás en medio de trámites burocráticos del tipo que sean, el teléfono (ni email, ni whastapp) puede ayudar a entender la situación antes de llegar al lugar de acción y darte cuenta que debes empezar de nuevo o volver a por otros documentos o autorizaciones que necesitabas. Realmente puede ayudar a aclarar la solución. El email en estos casos es más abstracto.

Facilidades y ventajas:

Desde el miércoles pasado a día de hoy, añadiendo manteniendo las ventas que suman en la semana uno, dos y tres, hay pocas más que contar, salvo estas dos nuevas que detallo a continuación:

  • Encuentros: ¿cómo te encuentras con alguien cuando no tienes su ubicación? ¿cuando no estás cada segundo hablando con ella o él sobre en que parte está, de que color va vestida, vaqueros o chinos, pelo largo o corto (en mi caso, con el pelo no habría problema en absoluto)? Encontrarte con alguien para una reunión o cita es más interesante así, te ayuda a agudizar tus sentidos, tu intuición y tu memoria, algo que deberíamos estimular más a menudo.
  • Desapego y distanciamiento de mi smartphone: es lo que siento por mi teléfono en estos momentos. Al vivir sin smartphone, no tengo la necesidades ni el interés de usarlo, no me siento tentado en absoluto, ayer tuve un iPhone 5G en mis manos y me ha resultó incluso extraño tocarlo y manosearlo, fue una sensación muy curiosa y rara. El desapego es tal que incluso he hecho un duplica o de tarjeta para mi número de toda la vida y lo he asociado a un iPhone 4 que siempre hay en casa por perdidas o extravíos y se lo he entregado a mi madre para que se lo quede en Alcoy y lo use ella hasta que vuelva sobre el 20 de mayo, pienso que mis padres le van a hacer un mejor uso que yo. Hay un plan activado y no consumirlo es perder el dinero, mis padres recibirán y harán llamadas con mi número de teléfono. No hay whatsapp, ni otras aplicaciones instaladas. A mediados de mayo volveremos a vernos de nuevo y entonces veremos que sucede.
  • Mejor conectado: el servicio de multi-SIM que tengo contratado me permitirá poder utilizar la conexión a Internet portátil (3G / 4G) desde la tablet y quizás con suerte y audacia, vincularlo a mi ordenador para tener conexión a Internet “on the go”, por lo menos mientras esté en el país. Creo que podrá ser posible, no lo he intentado, pero lo probaré en estos días. Si no funcionara, bueno, no creo que Godzilla arrase el continente.

De momento, voy a seguir el experimento vivir sin smartphone por un mes más, seguro. Sea como sea, a mediados de mayo daré por zanjado este experimento y sacaré las conclusiones finales de todo ello. Para mí, hasta el momento, están siendo positivas, puesto que he aprendido tanto lo bueno como lo malo, no saberlo, todos en la teoría lo sabemos, sino vivirlo en la práctica, permaneciendo en un lado y en el otro y valorando la repercusión en cada zona. Muy satisfecho de tomar la decisión de vivir sin smartphone un mes más, cuando lo he tenido en la palma de mi mano, conectado y no he sentido la necesidad de conectarme a un mundo ya demasiado conectado, paso una parte de mi conexión al otro, al de más impacto directo, más humano, más sensaciones, más experiencias, más vivo.

Quizá haya algunas complicaciones y desventajas, genial, eso me permitirá buscar nuevos caminos.

Photo credit: Tim Klein.

Abr
1

Experimento: vivir sin Smartphone – tercera semana

no estar conectadoPasando el margen de los 25 días sin estar conectado, sin smartphone, sin whatsapp, sin recibir llamadas entrantes en todo momento, estas son algunas de las conclusiones acerca de la tercera semana de este experimento.

Resultados semana 3

Resolución complicaciones:

  • Viajes y desplazamientos: pensé que no llevar smartphone y no estar conectado al tener que viajar entre países supondría un gran pero, no, estaba equivocado. Es posible que la tablet en ocasiones hiciera de smartphone, lo que era seguro es que durante estos viajes no estuve tan atado al iPad como lo estaba al iPhone. Al tener más tiempo cuando viajas, es más frecuente está todavía más conectado a la unidad inteligente de teléfono. Al no poseerlo, utilicé más el mac, lo cual fue favorable, me permitió ser más productivo en las tareas necesarias para avanzar en mi trabajo. Al mismo tiempo, esto es importante, tuve más y mejor tiempo para apreciar el viaje, conocer a la personas que se sentaba a mi lado y disfrutar de mi pasatiempo favorito en los aeropuertos, observar a la gente observar.
  • Independencia y libertad: con esto quiero decir que cuando decidí empezar con este experimento de no estar conectado, quizás fue más fácil porque estaba con Juan y eso significaba que podría ser menos independiente en caso de energía o necesidad. Sin embargo, en estos días no ha habido mucha diferencia, en cuanto los aspectos técnicos y tecnológicos me refiero, si hay diferencia en el factor humano, obvio. Básicamente, lo que he acabado aprendiendo al final del día, es que un smartphone no es imprescindible. Sin embargo, la idea de vivir sin ello se hace insoportable. Quizás por el miedo a perdernos algo mágico, o no recibir esa llamada que signifique el salto al estrellato o estar desconectado cuando entra el email de ese cliente que demanda una consultoría de cinco cifras. Un secreto: nada de esto suele ocurre cuando estás tan conectado, eso es fruto de estar conectado en el momento estableciendo esas relaciones humanas que determinarán el resultado posterior. Es una consecuencia.

Complicaciones no resueltas al no estar conectado:

  • Deporte: como dije en la primera semana de experimento, soy totalmente adicto a utilizar la APP Nike+ cuando salgo a correr, llevo todo este tiempo sin usarla y vaya, me produce algo de frustración el no poder hacerlo. Supongo entonces que los amigos de Nike han hecho excelentemente bien su trabajo de gamificación, ya que estoy algo enganchado a ello, desde hace años. Esto no está resuelto, todavía.

Complicaciones y desventajas:

  • Urgencias: de la misma manera que ocurrió la semana pasada, ante las urgencias es cuando eres más vulnerable al no usar smartphone, o al menos así me veo. En ese momento es cuando más recurres a tu pequeño dispositivo para hacer una llamada, enviar un mensaje de voz, un email o consultar algo. Sobre todo si esto ocurre fuera de tu casa o puesto de trabajo. Incluso creo que es posible que esto se pueda acrecentar más, una vez esté en mi país donde ya no estoy conectado a puntos WIFI, sino a red 3G/4G. Hoy mismo hemos tenido varias complicaciones debido a trámites burocráticos de empresa y rápidamente he trabajado con skype y sus llamadas internacionales para solucionarlo, desde el mac y desde el iPad.
  • Sensación de vacío: es la que algunos días siento cuando quiero alcanzar a alguien que usualmente alcanzaba por medios de mensajería instantánea como whatsapp o i-message (aunque este último todavía lo pueda utilizar). Si bien es cierto que no soy un usuario muy intenso del teléfono o whatsapp, ambas herramientas me permitían conectarme a personas de las que ahora no se absolutamente nada.

Facilidades y ventajas:

  • Despreocupación: eso es lo que más y más siento, me siento despreocupado al no estar conectado de las cosas que antes parecían muy importantes y ahora visto desde otro ángulo, no lo son tanto. Permíteme explicarte, ya no miro hacia atrás cuando salgo de un taxi, ya no vuelvo a casa cuando me toco en los bolsillos y me falta algo, ya no estoy pendiente de cuantos mensajes tendré a la mañana siguiente. O si alguien habrá llamado con alguna queja o sugerencia por mi trabajo. Ya no vivo pensando en quien sería la persona que me llamó con número desconocido. Nunca había sentido una sensación de desahogo como hasta ahora, principalmente porque la manipulación de los dispositivos móviles es tan sutil, que apenas te das cuenta de que dependes de él y no al revés.
  • Puntería: ahora publico en menos en las plataformas sociales, no hay tanta tentación para mí en estos momentos. Midiendo publicaciones en los diferentes espacios online e pasado a publicar un 50% menos, sin embargo las publicaciones han tenido más calidad, por el indice de conexiones, de contactos por email, comentarios e incluso propuestas de trabajo debido a las publicaciones. Quizá sea solo fortuna. Lo sabremos en un periodo más prolongado de tiempo, cuando pueda medir todo con más exactitud.
  • Dedicación: primero a mis clientes, amigos y familia y luego a mi comunidad, mi capacidad para interactuar con todos ellos ha incrementado casi el doble y esto es paradójico, por que se supone que estoy más desconectado que nunca. No, ahora el pasillo hacia todos ellos está despejado y llegar es más rápido y eficiente.
  • Bienestar general: no sé exactamente como explicártelo, supongo que es la suma de estas tres semanas de experimento, pero me siento realmente mejor que cuando tenía smartphone. Veo las cosas con más claridad, mi concentración en las tareas y responsabilidad que me importan, ha aumentado. La calidad de las relaciones personales y profesionales es más respetuosa y atenta, eso se nota. Mi productividad roza lo absurdo, en Rescue Time estoy alcanzando semanas de 55 horas de trabajo con índices de productividad a los que únicamente me acerqué cuando preparaba Ultraman, hablo de un 83%. Tengo más  – y creo – mejores ideas. Noto que mi capacidad de reacción y atención es inmensamente mayor. Y no tengo la sensación de estar siempre conectado, lo cual es bueno para mi curiosidad y creatividad.

En unos días llego a España y ahí empezará otra fase del experimento, puesto que la exposición a estos inputs es considerablemente más elevada. Debo confesar que estoy impaciente porque suceda, lo que estoy aprendiendo con este experimento está superando mis expectativas Espero y deseo que esté entregándote algo de valor y utilidad a ti también. De momento, al menos al llegar, he decidido que no voy a correr a la primera tienda de Apple a comprarme un iPhone (ni a otra tienda a comprar cualquier otra marca).

Photo credit: krocky meshkin.

Mar
23

Experimento: vivir sin Smartphone – segunda semana

teléfono inteligenteHe llegado a la semana dos viviendo y trabajando sin teléfono inteligente y sigo vivo, no estoy desquiciado, ni frustrado, creo. He resuelto algunas de las complicaciones, han aparecido nuevas y también han surgido otros aspectos positivos.

Resultados semana 2 sin teléfono inteligente

Resolución complicaciones

  • Transporte y movilidad: después de hablar con Uber, he conseguido habilitar la versión escritorio para poder utilizar el servicio. También la he instalado en el iPad para momentos en los que pueda estar conectado por WIFI. Habilité Tapsi (una aplicación de taxis aquí en Colombia), como segunda alternativa.
  • Sueño y descanso: solucionado, descargué Sleep Cycle para tablet y esto ha conseguido suplir la carencia que tenía desde que no utilizaba el smartphone.
  • Social Media: para sacar mejor calidad en las imágenes estoy aprovechando la luz del día, esto consigue mejores resultados por ejemplo en las publicaciones que realizo diariamente en Instagram. Aunque obviamente sigue sin ser la calidad fotográfica de un teléfono inteligente o de la cámara de un iPhone 5.

Nuevas complicaciones y desventajas:

  • Transferencias y transacciones económicas: algunos bancos operan bajo un sistema de verificación de movimientos bancarios a través de un número de teléfono. Por ejemplo, realizas una transferencia de un importe considerable y al momento recibes un “SMS” con una petición de validación mediante una clave que llega a tu teléfono. Esto mismo pasa también cuando haces alguna compra o reservas unos billetes de tren. Al no tener el número de teléfono activo, esto supone un problema a la hora de afrontar estas situaciones. Si es cierto, que de momento no es una complicación porque no se ha dado el caso, pero sin duda alguna, será una complicación muy próxima. Voy a trabajar con mi entidad bancaria la manera de solucionar esta complicación.
  • Urgencia: esta semana pasada descubrí que hubieron varias urgencias, de mi equipo de asesores, nuevas oportunidades de negocios, confirmación de fechas para conferencias y últimas hora para agenda de unos compromisos, que trataron de ser resueltas a través del teléfono sin éxito. En estos casos, cuando no proviene de mi la intención, se pierde la inmediatez que un smartphone / teléfono te facilita.
  • Contacto y conexión: en esta semana algunas personas cercanas han reiterado que no saben nada de mí, estamos perdiendo el contacto y sea lo que sea lo que tenemos entre mano, se enfría. Es cierto que no tener esa posibilidad de contacto te aparta más de la gente que te importa. El resto no importa demasiado.
  • Cambios: al perder el manejo y capacidad de maniobra que te proporciona un teléfono inteligente, estás más indefenso ante cambios de última hora como cancelaciones, retrasos, adelantos, tardanzas, etc. Eres más vulnerable a todo ello. Esta semana vivimos varias situaciones de este tipo que finalmente se saldaron con una reunión perdida, unas tres horas malgastadas y varios emails de disculpas.

Facilidades y ventajas:

  • Desconexión: si por una parte como decía arriba, podría suponer un inconveniente estar fuera de contacto con otras personas, por otra, estar desconectado de aplicaciones, teléfono inteligente y mensajes instantáneos, te permite enfocarte más en ti y en aquello que hagas durante el día, conversar, hacer deporte, leer, escuchar música, ir al teatro o mantener una reunión de trabajo. Esa desconexión, más profunda, genera más tranquilidad y calma y no ese ritmo frenético por lo que podría estar pasando mientras no estás conectado al mundo.
  • Productividad: es probable que la situación que vivo ahora no sea la más normal, al estar fuera de mi hábitat más natural, mi país donde el ritmo de vida, costumbres y hábitos varían considerablemente, pero en este caso concreto estoy llegando a bastante más cosas que antes de hacer el experimento. Esto es debido a las interrupciones que provoca un teléfono inteligente, sí, lo sé, quizás tienes todas las notificaciones desconectadas. Yo las tenía también desde hace más de un año, pero dime que de vez en cuando no compruebas tu teléfono inteligente a ver que ha llegado / sucedido / escrito en whatsapp, email, Facebook, Instagram, Snapchat, Vine, etc. Esta pequeña o leve interrupción, desactiva tu concentración en lo que estás haciendo y eso perjudica el resultado final. Lo que estoy comprobando es que la excelencia del trabajo viene ahora mucho más fácil que antes. Sigo siendo productivo cuando realizo entrenamientos por ejemplo en la bici estática, tengo el iPad, incluso es más productivo que el smartphone, porque es más práctico a la hora de escribir, visualizar información y trabajar con aplicaciones como Keynote, Evernote, Dropbox, Basecamp o WordPress, la productividad sube.
  • Libertad: si algo va mal, seguro que cuando lo sepa trabajaré en arreglarlo. Si alguien está a disgusto conmigo, me disculparé tan pronto como me entere. Si hay alguien que necesita de mi ayuda, le ayudaré en cuanto logre contactar con ella o él. Si hay alguien que me echa de menos, supuestamente lo sabré cuando conectemos de nuevo. Si tengo algo importante que hacer, lo haré cuando lo recuerde. Si he olvidado el compromiso, haré lo necesario para solucionarlo. Si los Transformers llegan a la tierra y los Decepticons invaden mi ciudad, seguramente me enteraré. Hasta entonces el momento es más momento, más intenso y exprimido, sin ataduras, sin restricciones, sin obligaciones, es la libertad que he sentido esta semana sin smartphone. Sigo cumpliendo las responsabilidades que hacen que mis negocios, proyectos, ideas e intenciones funcionen, no he fallado en ninguna. La libertad me ha dado más energía para afrontar cada uno de los retos diarios que planteo.
  • Desplazamientos: he cambiado el smartphone por el mac lo cual supone un turbo en cualquier cosa que antes realizaba con el smartphone.

Mañana empieza una nueva fase, Juan, se marcha de Bogotá, se acaban algunos recursos de los cuales podía echar mano cuando estábamos juntos. Y además el martes parto para Lima y luego al día siguiente a Bolivia, será interesante ver las nuevas desventajas y ventajas que traerán estos nuevos contextos en los que tendré que moverme en esta próxima semana. El lunes próximo te los explicaré.

(Si quieres refrescar que es lo que sucedió en la primera semana, puedes hacerlo aquí.)

Photo credit: drakegoodman.

Mar
16

Experimento: vivir sin Smartphone – primera semana

By Isra Garcia  //  Aventuras, Experimentos, Productividad  //  12 Comments

vivir sin smartphoneEl pasado sábado me quedé sin mi smartphone (iPhone), justo cuando aterrizaba en Colombia y dejaba España por un mes aproximadamente. No fue nada grave, no fue el fin del mundo, a decir verdad me sorprendió lo poco molesto que estaba sobre el asunto. Bien, no estaba conectado todo el tiempo, a todas horas, en cualquier lugar. Después de todo no parecía una situación tan mala. Entonces decidí comprobar que pasaría al vivir sin smartphone.

Pensé que esto podría ser una ventaja en lugar de una desventaja. Mientras buscaba una solución para recuperar el teléfono. Podría vivir cómodamente sin él. Fijé un plazo inicial, un mes. Hasta el día 6 de abril que regresaba a España y entonces, según los resultados de este experimento, decidiría si volver a tener smartphone, o no. Habría que valorar muchas cosas y ver como de independiente o dependiente podría ser del dispositivo móvil.

Objetivo del experimento Vivir sin Smartphone

El fin del experimento vivir sin smartphone es:

  • Analizar semana a semana las ventajas y desventajas de vivir sin smartphone. Y medir el impacto que ello causa en la vida cotidiana y trabajo.
  • Cuantificar el tiempo invertido en un smartphone versus donde va ese tiempo cuando el dispositivo no existe.
  • Qué hay más allá de la vida conectada.
  • Comprobar si estos dispositivos realmente conectan o desconectan.
  • Encontrar maneras de ser más productivo y eficaz. Amo este punto.
  • Desarrollar ideas para dejar la dependencia de estos aparatos a un lado.
  • Y sobre todo, qué sucede cuando vives sin un smartphone. Tu relación con familia, amigos, contactos profesionales. El trabajo, la calidad del mismo, los “spams” de atención. Multi-tasking y concentración.

Resultados semana 1

Complicaciones de vivir sin smartphone:

  • Movilidad y transporte: en Colombia nos movemos básicamente a través de Uber. Al no tener smartphone no he podido solicitar el servicio. Solución momentánea: al estar trabajando la mayoría del tiempo con Juan, él sí ha podido utilizar el servicio para ambos. Incluso cuando hemos tenido que tomar compromisos diferentes. En mí caso, lo he solicitado a través de su smartphone, vía dirección de recogida. El mayor inconveniente vendrá cuando Juan deje el país el próximo 23/03 y ya no tenga medio con el que hacerlo. Trabajaré en una solución para la semana próxima. Nota: supongo que encontraré problemas similares con AirBnB o el navegador GPS.
  • Maniobrabilidad y agilidad: no es lo mismo andar con un smartphone que con una tablet (iPad). Por lo cual en determinados momentos como entrenamiento en el rodillo o la bicicleta estática, el iPad es más aparatoso y no tan manejable. Aunque pueda servir de algún modo.
  • Deporte: suelo usar la aplicación Nike+ para monitorizar los entrenamientos de carrera a pie. Llevo como 7 años utilizándola. Ahora comprensiblemente no puedo llevar un iPad en el bolsillo de la pantaloneta o porta-teléfono. el Watch de Apple podría ser una solución, pero haciendo esto entraría de nuevo en el entorno de los smartphones. Quizás la mejor solución sería utilizar el sensor y la pulsera como cuando utilicé este servicio por primera vez. Investigaré si todavía esto está disponible.
  • Sueño: este último año he estado utilizando sleep cycle para medir la calidad del descanso y las horas depositadas en ello. Ha dado bastantes buenos resultados, he dormido más horas y por lo tanto la calidad de mi sueño y descanso han subido considerablemente. Esto me ha permitido afrontar el día a día con más energía, convicción y optimismo. Ahora llevo 8 días sin usarlo y aunque creo que estoy durmiendo incluso más, siento que me falta algo. Quizás la medición de estos parámetros. Buscaré una APPS para iPad con las mismas funcionalidades que sleep cycle.
  • Social media: las imágenes son de mas baja calidad. Lo que antes podría parecer precioso o “increíble”, ahora es suficientemente bueno o regular. Esto se demuestra en las imágenes que subo en Instagram, Facebook o Twitter por ejemplo. En la primera plataforma obtienen menos alcance. Esto podría ser una clara desventaja, pero ¿sabes? Estoy empezándolo a ver como una ventaja, vulnerabilidad e imperfección de lo que sucede día a día. Nada de lo que hago es tan increíble y esto podría ser una manera de seguir transmitiendo ese mensaje.

Puntos a favor de vivir sin smartphone:

  • Distracciones: no hay llamadas entrantes que continuamente estén distrayéndome. Aunque eso no supone un gran cambio, ya que desde hace como medio año tenía las llamadas en silencio. Respecto a las distracciones de las notificaciones tampoco he notado cambio, cuando preparaba Ultraman las desconecté todas y desde entonces nunca más las volví a activar. Si bien es cierto, que ahora no hay un whatsapp que comprobar por ejemplo, aunque antes no lo utilizará mucho, ahora absolutamente nada. Así ha ido disminuyendo el número de aplicaciones que antes utilizaba y el tiempo destinado a consumirlas (o usarlas).
  • Proactividad: al estar expuesto a cero inputs externos no hay nada a lo que reaccionar y eso amigos, es maravilloso. Si tengo que hacer una llamada la hago a través de mi teléfono en skype (apareciendo en tu pantalla como mi teléfono de toda la vida). Si tengo que enviar un tweet lo envío desde el PC o tablet, igual en cualquier red social o SMS (actualmente i-Message, que puedes enviarlo por mac o iPad). La cuestión es que ahora más que nunca elijo cuando crear un estímulo y no cuando reaccionar a uno.
  • Conexión auténtica: ahora estoy más conectado a lo que ocurre a mi alrededor, ya había limitado el iPhone en desayunos, comidas o cenas, ya sea sólo o acompañado, ahora está totalmente erradicado. Esto está causando en mi una atención mayor en el entorno, lo cual me está llevando a reflexiones, conclusiones, ideas o desarrollo creativo, además de ser consciente de todo lo que ocurre a mi alrededor. Construyendo mejores conversaciones, apreciando cosas insignificantemente encantadoras.
  • Trabajo que importa: esta semana que acaba de pasar, a pesar de tener una media de tres reuniones de trabajo / negocios al día, en diferentes puntos de Bogotá – con el tiempo respectivo de viajes. He producido casi el doble de trabajo importante que una semana normal en la que estoy trabajando sin tantas alteraciones en mi rutina. Significativo.
  • Transporte: en los desplazamientos no suponen un gran problema, incluso suponen una mejora en todos los sentidos a la hora de responder emails, escribir posts para mi blog, preparar conferencias o avanzar proyectos y revisar el desarrollo de nuestros trabajos con clientes.

Siendo consciente de todo lo que arriba he concluido en base al experimento en tan solo una semana, es posible que los resultados finales sean más sorprendentes de lo que esperaba. El primer día sin teléfono y con este experimento en mente, no pensaba pasar mas de un mes sin smartphone, una semana después apartarlo de mi vida por completo es lo que pasa por mi cabeza.

Todavía es demasiado pronto para decidir, continuaré con los experimento de vivir sin smartphone.

Photo credit: Matthew G.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+