El problema es el camino

miércoles, Jul 10

En relevos, el equipo que gana no es el que corre, nada o pedalea, más rápido – es el equipo que hace las mejores transferencias.

Lo mismo ocurre en la vida y en tu trabajo. Las responsabilidades que realizas podrían ser llevadas a cabo por muchas personas, pero alguien que es muy bueno haciendo tu trabajo, acepta el esfuerzo mental necesario para hacer el cambio de tareas, leer entre líneas, y hacer que varios temas estén fluyendo al mismo tiempo. Son ambas, estrategias y tácticas, las que cuentan.

No es un obstáculo, es el camino

A veces, pensamos que todo eso es lo que se interpone en nuestro trabajo. Suposición errónea, de hecho, cualquiera de esas cosas que podrían parecer un obstáculo, son en realidad el propio trabajo. Lo que se interpone en tu vida, se convierte en tu vida. O como decía Marco Aurelio, “lo que aparece en el camino, se convierte en el camino

Escribir una frase es fácil, lo que es difícil es decidir qué escribir en la siguiente frase.

Tomar decisiones es agotador. Requiere percepción y análisis, y sobre todo, tomar responsabilidad. Pretender liderar y coordinar es algo trivial, porque no hay un “¿Qué pasaría si?”.

Parece que la carga mental de la gestión o dirección va sobre experimentar el fracaso.

El fracaso de actuar, seguro, pero mayormente el fracaso potencial imaginario. Imaginar fallar antes de que suceda. En esas cosas que suelen ir mal. Y más importante que nada, en las cosas que no estás haciendo lo que sueles ver después. Nuestros cerebros, en ocasiones, suelen trabajar para aprender a ver a la vuelta de la esquina, para tener las agallas de delegar sin que hagamos nosotros el trabajo (incluso aunque eso cree más puntos imaginarios de fracaso). Escanear, tocar, considerar, analizar, repetir.

carga mental, preocupación y estoicismo...

La carga mental de la preocupación

Hay otra cosa que es una carga mental innecesaria: la preocupación. A diferencia de lo mencionado antes, preocuparse no es algo que forma parte de tu trabajo; expresado a través de ciclos no productivos y pesimistas que van sobre cosas que están fuera de tu control. Es ese trabajo antiético que, inconscientemente, hemos acordado hacer.

Si quieres avanzar, necesitarás limpiar tu memoria de preocupación y eliminar cualquier carga mental, ya que solo es eso, una presión poco intelectual. Hacerlo liberará tu procesador, lo que conseguirá que puedas enfocarte mejor en las cosas que sí son esenciales.

La preocupación no es el camino, la carga mental tampoco, pero lo que te hace crearlas, los sucesos cotidianos de una vida incontrolable, sí lo es.

Atribución imagen: Erin Wilson.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

No seas esclavo de tu libertad

No seas esclavo de tu libertad

Esta fue la recomendación que me dio mi amigo y artista Sebas Romero, a quien estuve visitando antes de empezar la fase 1 de la Gran Victoria. Un gran consejo de un gran tipo que me hizo mirar hacia dentro y preguntarme "¿Qué significa ser libre en este momento Isra?"...

leer más
Cuando la enfermedad es tu maestro

Cuando la enfermedad es tu maestro

El sábado empecé a enfermar justo a mi salida del Templo Shaolin Europa, primero mucosidad, luego sudores, fiebre. Estuve despierto toda esa noche. Intentaba respirar en la cama, apenas podía, tenía que utilizar la boca para hacerlo. No dormí en toda la noche. Elegí...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto