Menu

Cómo acabar lo que empiezas

By Isra Garcia  //  Equipar, Habilidades, Productividad

proyecto o negocioToda aquella persona que alguna vez a empezado un proyecto o negocio, conoce el sabor que deja no acabar algo. La mayoría somos buenos en completar todas casi todas las tareas y responsabilidades, pero pocos las acabamos todas a tiempo, igual que como pocos tienen cero correos en su buzón de email en todas las cuentas (esto último merece una explicación a parte en otro post.)

En el camino hacia la Ultraproductividad, pregunté a personas que es tener éxito, el 75% respondieron que en el año pasado dejaron un buen número de proyectos sin acabar.

 

5 maneras de acabar tu proyecto o negocio

Si eres una de esas personas que ha iniciado algún proyecto o negocio y tu lista de tareas o compromisos incompletos se alarga cada día más, estos cinco tips podrían ayudarte a darle la vuelta a la situación.

1. Stop a comprometerte. Usa el “no”: cuidado con lo que empiezas. Pensamos que todo es importante, que podemos llegar a todo, que o bien es una responsabilidad u oportunidad, no. No te comprometas a nada a menos que sepas que hayas invertido lo suficiente como para verlo revertido al final. De esto se trata tener un proyecto o negocio. Llevo monitorizando mi trabajo desde hace años, en ese tiempo me di cuenta sobre tareas, reuniones, responsabilidades o citas, que 70% de esos compromisos que adquiría no era prioritarios para mí, no eran importantes, en la mayoría de ocasiones eran urgencias o prioridades de otros. Ni eran oportunidades ni responsabilidades. Cuando corté esto, la Ultraproductividad comenzó a nacer, además de estar en el sitio adecuado, siempre.

2. Planifica para trabajar más de lo que hubiera imaginado: hay dos puntos en cada proyecto o negocio, iniciativa, actividad o deporte donde deberías emplear más tiempo del que nunca imaginaste: al principio y al final. En ambos extremos es donde podrás marcar la diferencia, trabajando más, no menos. O trabajando inteligentemente, pero más. ¿Por qué? Porque arrancar es lo que más cuesta y donde la mitad se quedan paralizados. Y la recta final es donde usualmente te relajas y te confías. Planifica esto antes de empezar, dedica un 20% de esfuerzos extras para el principio y final.

3. Considera imprevistos y contingencias, especialmente muchas pequeñas y alguna bastante grande: cuando entras en un camino nuevo (proyecto, negocio, formación, etc.) es fácil pensar que todo va a ir como la seda. Esta es una de las razones por las cuales no acabamos lo que empezamos. Cuando estás cerca del 5% del final, bajas la guardia, es entonces cuando pequeños y medianos problemas pueden fastidiar la fiesta. Puede sonar duro, pero es así, no dejes de empujar ni cuando bajas cuesta abajo.

4. Guarda energías y enfoca: cuando pierdes, pierdes o bien porque había algo mal hecho, porque no sabías lo que debías saber, porque no empujaste lo suficientemente fuerte o porque llegaste al final cansado. El final es importante, para terminar necesitas enfoque, tanto si fracasas como si no, concentra todas tus energías en terminar, luego ya pasarás a lo siguiente. Soy muy multi-tasking y me funciona, excepto cuando llego a la recta final de un proyecto, ahí desayuno, como y ceno ese proyecto. Ejemplo: Stand OUT Program edición Valencia, es el próximo 31 de marzo. Nuestra estrategia es dejar las otras ediciones a un lado y el último mes enfocarnos todo el equipo, todos los recursos a esa edición. Incluso candidaturas para otras ediciones las estamos dejando a un lado, 100% para no hacerlo bien, sino de manera brillante.

5. Empieza con el principio en fin: esto es algo que puedes aplicar a muchas otras cosas, a mi me sirve para objetivos, proyectos, visualizar, negocios. Antes de empezar (lo que sea) analiza:

  • Cuanto tiempo te llevará empezar y acabar.
  • Pros y contras de empezar y acabar.
  • Recursos con los que dispones ahora y cuando acabes.
  • Qué problemas podrías encontrar cuando empieces y cuando acabes.
  • Qué pasara el último día.
  • Cómo cambará esto tu estado actual: vida, finanzas, profesión, etc.

Esto te ayudará a saber si empiezas para acabar o simplemente empiezas.

Nunca olvides; “casi acabado” equivale a “casi nada”.

Photo credit: Hans Engel.

Summary
Cómo acabar lo que empiezas
Article Name
Cómo acabar lo que empiezas
Description
Nunca olvides; "casi acabado" equivale a "casi nada".
Author


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+