Esa persona obsesiva

jueves, Feb 06

¿Quieres saber la gran diferencia entre pasión y obsesión?

Cuando tienes pasión, todo el mundo te anima. Todo lo haces de forma eufórica.

¿Encontraste tu pasión? Fenomenal.

Hazlo con pasión.

Sigue tu pasión.

Sé tu pasión.

Persigue tu pasión.

¿Todavía buscando tu pasión? Mejor todavía. Ignora la búsqueda, inicia una nueva, una que quizá ya hayas encontrado. La obsesión por descubrir, explorar, experimentar, vivir y llegar cada día un poco (o mucho) más lejos.

Diferencia entre pasión y obsesión

Pero espera, si empiezas en este camino, cuando seas un/a obsesionado/a. Esto es lo que encontrarás:

“¿Por qué actúas de esta forma?”

¿Por qué no puedes conformarte con lo que tienes?”

“¿Por qué tienes que llegar tan lejos?”

“¿Por qué no atiendes a razones?”

“¿Por qué emplear tanto tiempo?”

“¿Por qué trabajar tantas horas?”

Cuando eres esa persona obsesionada, el resto no te entenderá.

la gran diferencia entre pasión y obsesión

Las personas más increíbles que he conocido en mi vida, así como las que admiro (suelen caer todas dentro del mismo grupo) están todas obsesionadas por descubrir, explorar e intensificar su vida y su trabajo hasta límites insospechados. Intentan aprender y ser maestros en lo que hacen, no atienden a razones, no ahorran en esfuerzos.

Cómo operar en los límites de tu potencial

Esto es lo más sorprendente que he descubierto, si no estás obsesionado, si no llegas a la barrera de “enfermizo”, eso es un claro indicador de que no estás operando ni siquiera lejos de los límites de tu máximo potencial. No estás en ese sitio dónde la magia sucede.

Ser obsesivo no es más que cuidar lo que quieres y haces con una atención especial, una atención un tanto loca, podría ser, pero te separa del resto.

Una vez actúas y te comportas de esta forma todo cambia.

No es actuar desde la esperanza, la ilusión, o las ganas. Si no desde la obligación, desde la necesidad, incluso la desesperación. Tanto que se convierte en nuestra identidad, justo lo que se requiere para poder crear algo excepcional. Principalmente porque te conviertes en ello, te mezclas con ello, la obsesión te moldea, te empuja a un lugar desconocido donde crecer casi de forma cuántica.

La obsesión es decir, voy a dominar, entonces, dejas de seguir para convertirte en líder.

Piensa en una sola persona que haya alcanzado la grandeza, ¿la tienes? Dime si no ha requerido un esfuerzo obsesivo por su parte ¿nos equivocamos? Apuesto a que no.

Atribución imagen: appleando.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Hasta la vista y que el viaje continúe

Hasta la vista y que el viaje continúe

Hoy empieza la Gran Victoria, la victoria de ser libre. Decir adiós es tan importante como decir hola. Cerrar es tan esencial como abrir. Acabar es tan crítico como empezar. Irse es tan vital como llegar. El último paso es tan decisivo como el primero. Morir es tan...

leer más
Ve, ve, ve, ve, ve, ve y ve

Ve, ve, ve, ve, ve, ve y ve

El jueves tuvo la conferencia online de despedida sobre La Gran Victoria, 700 personas inscritas y alrededor de 150 personas que participaron durante más de tres horas en una de las exposiciones más especiales de mi vida. Un encuentro que empezó con una pequeña...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto