Menu
Browsing articles tagged with "isragarcia archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, productividad, innovación, estilo de vida, excelencia, autenticidad, economía disruptiva, cambio, disrupción personal y profesional, incertidumbre, liderazgo y comunicación más allá de social media, human media."
Dic
18

Algo aleatorio (sobre mí)

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  No Comments
Esto es algo aleatorio sobre mí, Isra García. Si quieres saber algo más, solo pregunta. No tengo secretos para ti, mi lector o lectora.

He escrito algo aleatorio sobre mí y he decidido compartilo contigo en este post: 

  • Me gusta el champagne raro y barato.
  • No me gusta comprar.
  • Adoro a (y son fan de) Fank Sinatra, Pavarotti, Plácido Domingo, Foo Fighters y Michael Jackson. Luego me gusta Tony Bennet, Soul Clap. También el Universo Marvel, mi favorito es Ironman, Tony Stark es un tipazo.
  • La única serie que he visto y veré hasta que me vaya de este mundo y me reencarne en un atún, dragón o cura, será Dragon Ball. En toda su extensión, “Z”, “GT”, “Súper” y nuevas sagas. Pd. 21/01/2019, nueva película, que se pare el mundo.
  • Evito los actos sociales, en medida de lo posible.
  • Mi día perfecto es no quitarme el pijama. Bueno sí, para hacer deporte, y/o power yoga/bikram.
  • Prefiero quedarme en casa que salir por ahí, la vida social está sobrevalorada. La vida aislada infravalorada.
  • Opto, de vez en cuando, salir de juerga durante dos días seguidos, en realidad salgo pensando que voy a salir uno, pero me desengaño rápido. Donde esté un buen after que se quite el resto.
  • Me encanta bailar, me gusta la música con alma (disco, funky), tengo buen gusto para la música, considero.
  • Vuelvo al bailar, tengo algo pendiente con aprender a bailar, no bailo lo que debería.
  • Disfruto cantando, con una voz de barranco inigualable.
  • Paso del 98.8% de las cosas, me dan igual, hasta que pasan a importarme. Vivo desapegado del 98.8% de las cosas, incluida mi propia vida.
  • No quiero tener que hablar para rellenar huecos.
  • Estoy obsesionado con explorar, descubrir y experimentar. Sin embargo, no me mueve nada, especialmente, es una mezcla de un todo y nada. Creo que me muevo por instinto de supervivencia, por naturaleza, una extraña inercia.
  • No tengo una pasión, no estoy motivado, no estoy inspirado, solo trato de bailar lo mejor que sé.
  • Aspiro a experimentar, probar, sentir, absorber y reflejar todo lo que pueda y sea posible, incluso imposible.
  • Si hay un ordenador, estoy trabajando, creando, intentando, lanzando, probando, aprendiendo, mejorando.
  • Si estoy despierto, estoy intentando mejorar, si estoy durmiendo, creo que también.
  • Soy un “thinker” que intenta ser un poco más “feeler“.

Sí, es algo aleatorio sobre mí, sin orden ni lógica alguna

Esto es algo aleatorio sobre mí. Si quieres saber algo más, solo pregunta. No tengo secretos para ti, mi lector o lectora.

Oct
7

36

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  No Comments

Hoy cumplo treinta y seis años, hace una semana hablaba con mis padres y mis tíos y en un descuido dije algo así: “a mis 38 años me encuentro en la mejor forma de mi vida, nunca imaginé estar haciendo lo que hago y ser quien hoy soy”. Mi madre respondió, “Israel, tienes 35 años…” Hubo un silencio… Estaba convencido de que tenía esa edad. Aunque si me preguntas, te diré que siento haber vivido 85 años. Eso es algo de lo mejor que he hecho en mi vida. Vivir cada año como si fueran 5 o 6 años condensados en un solo.

La segunda mejor cosa que he hecho en toda mi vida es invertir todo (lo que tenía y lo que no) en crearme a mí mismo. Sin dudarlo, sin retroceder, sin dejar de empujar hacia delante. Nunca me detuve, he hecho que las cosas sucedieran, he persistido, incluso cuando no tenía razones para persistir. Incluso sin motivación, hasta haciendo lo que odiaba hacer.

Treinta y seis años sin más opciones que yo mismo

Hoy cumplo treinta y seis años y en este artículo comparto una reflexión sobre las dos mejores cosas que he hecho en toda mi vida y trabajo...

Nunca tuve una pasión cuando era niño (que le jodan a la pasión, nadie nace apasionado). Nunca acabé la universidad. Trabajaba 12 horas en una fábrica. Leí mi primer libro a los 24 años. Nadie me ayudó (con excepción de Oscar y Enrico). No tenía dinero. Creo que mucha gente dudaba de mí, como lo siguen haciendo ahora. – Truco: es algo que me da igual.

Nunca tuve la oportunidad de tener un mentor, jefe o profesor que me pudiera guiar o darme el consejo que necesitaba recibir. Cada vez que he tenido que arriesgar o tomar la iniciativa, he estado solo y he tenido que decidirlo por mí mismo. Nadie me dijo cómo debía hacer las cosas, nadie me mostró el camino. Lee esto, nadie me ofreció una oportunidad. Cuando empecé desde cero, después de dejar mi vida en Alcoy, después de volver de Estados Unidos, nadie me contrataba para dar charlas o trabajar en su empresa, tuve que elegirme a mí mismo y construir todo desde cero. Solo.

¿Sabes qué? Ha merecido la pena. Volvería a hacerlo con los ojos cerrados. Estoy profundamente agradecido de que ocurriera tal y como ocurrió. Me siento bendecido por cada minuto de esfuerzo. Desde el principio, a pesar de no tener ni idea de por qué, creía en ese esfuerzo. Pensaba que era mejor que nada. Ahora sé que tenía que pasar de esa manera. Tenía que vivir todo lo que viví. De lo contrario no hubiera llegado aquí. A pesar de todos los cientos de miles de obstáculos que encontré y he encontrado, puedo decir para mí que “lo he clavado”. He diseñado la vida que nunca hubiera podido imaginar. Y lo mejor, es que soy consciente que durante este camino, he mejorado (o cambiado a mejor) la vida de un puñado de personas. Todas las que he podido.

El fracaso es mi musa

No sé si sabes esto, pero creo que llegados a este punto es bueno que lo sepas, he fracasado más que la mayoría de todos vosotros. Y lo sigo haciendo, cada día, más de lo que piensas. Esta es la razón por la que cada día crezco, aprendo y gano más y más.

La gran lección a mis treinta y seis años

Todo lo que he vivido me ha dejado una lección muy simple, sigue empujando y elígete a ti mismo. Haz lo que sea necesario hacer y no malgastes ni un ápice de energía en quejarte, buscar excusas o echar las culpas a otro. He aprendido (de forma dolorosa, créeme) que cada vez que veo el reloj, la muerte está cada vez más cerca de mí (y tuya insensato). La vida es tan finita y frágil que puedes dejar este mundo hoy. Un día como este.

No hay tiempo.

No hay bueno o malo.

Y no hay una cenicienta.

Nunca pedí permiso, tampoco lo busqué. Lo tomé.

Empezaría de cero y no cambiaría ni una sola cosa de estos 36 años.

He hecho que sucediera y volvería a hacerlo.

Extra: mañana lanzo mi auto-regalo de cumpleaños, un Programa de Excelencia para desempleados (parecido a este) que recorrerá hasta un máximo de 36 ciudades en España, una por cada uno de mis treinta y seis años.

Atribución imagen: Looker Media.

Oct
8

35

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  No Comments

isra garcia treinta y cinco cumpleañosTreinta y cinco cumpleaños, sí 35. Ayer. El número es fantástico. Ni viejo ni joven. Por una parte es “antes” y por otra parte es “después”. Siento que tengo 75 años, pero siento que tengo la energía, empuje y ganas de cuando tenía 25 años. Siento que todo está bajo control y que todo lo que no esté bajo control, es que no debo ni puedo controlarlo.

Mi día de ayer fue un poco de mucho, meditación, alto rendimiento, ciclismo, running, circuito de fuerza, power yoga, familia, trabajo, lanzar el Programa de Excelencia para desempleados, comer en casa de mis abuelos. Hacer las compra, viaja de Alcoy a Valencia, paré a visitar mi asesor. Llegué a casa, conecté el tocadiscos, sonando los Tres Tenores, empecé a escribir estas líneas.

¿Cómo me veo con 35 años? No quiero nada, lo tengo todo. Como decía Marcos Aurelio: “dame lo que quieras, toma lo que quieras”. 

Cómo saltar barreras en mi treinta y cinco cumpleaños

Da igual que seas empresaria, que desempleado, gerente, trabajador, estudiante o jubilada. O eres aburrido o interesante. Eres invisible o eres deslumbrante. Durante toda tu vida has sido animado a ser como el resto. Has vivido toda tu niñez y adolescencia con la creencia de que si levantas la cabeza serás castigado. En la universidad te han adoctrinado para hacer lo que te manden hacer. Cualquier persona te dirá que hay que trabajar duro y conformarte con lo que tienes. Qué basura. En estos 35 años he aprendido a saltar barreras, modificar reglas y cambiar las cosas que me importaban. He aprendido a crecer, a invertir en mi mismo, a elegirme y a sobresalir. ¿Cómo lo he hecho? Voy a simplificar:

1. Entiende la urgencia de la situación

Las medias tintas son una pura estupidez para mediocres. La única forma de marcar la diferencia es abandonar la estrategia de hacer lo que todo el mundo está haciendo. Incluso aquello que hiciste ayer.

2. Deslumbrante no es deslumbrante para ti querida/o

Significa deslumbrante para mí. ¿Voy a remarcar lo que sucedió? ¿Voy a destacar tu actuación? ¿Es posible que quede boquiabierto? Si la respuesta es no, entonces no te molestes, no sobresales, estás en la media es estar casi muerto.

3. No es sobre destacar

Correr desnudo por la calle te hará destacar, pero no te ayudará a conseguir las metas. El trabajo que importa es el que hacemos en la sombra. El trabajo invisible. Y el trabajo que ocurre cuando las miradas, altavoces y focos no están puestos en ti.

4. El extremismo y la obsesión que persiguen fines nobles no son pecado

De hecho, es casi un requisito. Esas personas consideradas como las mejores del mundo en lo que hacen, son el tipo de gente que consiguen lo que quieren. Consiguen lo que quieren porque su obsesión y su extremismo superan la frontera del realismo y de la razón.

5. La chispa de la vida está escondida en los bordes

El más grande, más rápido, más lento, más fácil, más asequible, más eficiente, más disruptivo, más trabajador, menos problemático. No importa en qué borde, lo que importa es que estés en el borde, o más allá.

6. No todo el mundo apreciará tus esfuerzos

¿Y eso te importa? De hecho, la mayoría de las personas no valoran tu trabajo ¿Y qué? La mayoría de personas que me cruzo son avestruces, con la cabeza en un agujero, no te van a ayudar igualmente. Tu meta no es ayudar a todo el mundo, sino abrir los brazos y llevarte por delante a las personas que puedas cuando pases barriendo. Tu meta es esa, potencia a las personas que te escuchan, te comparten, te compran, te contratan y te aprecian.

7. Si hay instrucciones no sirve

Claro que no. si hay un manual, si hay una sabiduría aceptada, si puedes encontrarlo en un libro “para dummies”, ¿qué valor tiene entonces? Eres otro más, ánimo disruptivo. Parte de aquello que significa sobresalir es hacer algo que te atemoriza y haces por primera vez.

8. Nada es tan amenazante como parece

Todos nos mantenemos a raya porque estamos amenazados, desde bien pequeños. Casi nunca he dejado que nadie impusiera su voluntad contra mi instinto. Escucha y observa las amenazas en forma de malos resultados, todo a causa de cuestionar y salirte del camino. Salirme del camino fue la clave para vivir como vivo ahora, fuera del camino. ¿Quién pierde su trabajo? ¿Quién tiene problema en encontrar clientes? Yo no, seguro.

9. Una sola persona

Ese es el indicador, si tu trabajo impacta positivamente a una persona al día. Puedes sentirte orgullosa/o, has cumplido tu propósito. Ahora continúa haciéndolo cada día de vida.

10. Estado permanente de disrupción personal

Lo que hoy es disruptivo, mañana no lo será. Hoy puedes ser genial, diferente y novedoso, pero si no reinviertes y te reinventas, no durarás mucho. Descansar y disfrutar, sí, un 50%, el otro 50% a respirar una disrupción perpetua.

Quizá lo mejor de mi treinta y cinco cumpleaños

Nunca pidas permiso.

Obvia la validación.

Si tienes que justificarte, has perdido.

Nadie debe hacerte dudar.

El miedo es un KPI clave.

Piensa ridículo y absurdo.

He aprendido a cuestionarme para desmontar mis esquemas, para luego rediseñarlos y mejorarlos. Voy en sexta, y eso no me priva de disfrutar de cada instante que vivo. Vivo despierto mientras vivo rápido. Bailo con el momento mientras empiezo con el final en mente. Es posible ser contradictorio y ser auténtico. Empiezo pequeño haciendo grandes cosas. Treinta y cinco cumpleaños dan para muchos fracasos y algunos éxitos. Y bastantes errores.

Treinta y cinco cumpleaños

No hay nada que mostrar, no te molestes. No hay gran dosis de talento, tampoco de maestría o grandeza, es solo un puñado de valores que jamás serán quebrantados. Pase lo que pase. Jamás.

Estoy preparado para aquello que tenga que venir, sea lo que sea.

Y más que cualquier otra cosa. Me amo a mí mismo, me cuido mucho y me recompenso a diario. Soy mi propio aliado, no mi enemigo. Estoy de mi parte. Apoyo mi intento de empujar los límites del aprendizaje y la mejora, y el poder hacer cualquier cosa mejor de lo que es. Y creo en mí mismo con una fuerza estremecedora.

Nada mal para estos treinta y cinco cumpleaños, y años.

Atribución imagen: Looker media.

May
6

Un análisis bastante personal

By Isra Garcia  //  Análisis, Reflexiones  //  6 Comments

Hola, soy Isra García. Escribo esto desde el aeropuerto de Ciudad del Cabo, finalizando esta experiencia vital, rumbo a Bogotá. (III Customer Experience Summit). Voy a compartir los resultados de un análisis que he realizado sobre mí mismo…

Trabajo a diario por seguir rediseñando mi estilo de vida. Me gusta jugar a juegos que no entiendo. Me gusta esforzarme y entrar en batallas en las que tengo las de perder. Vibro con la idea de experimentar. Trabajo en marketing, es decir crear cambio positivo. Invierto cantidades de horas en mi actividad favorita número uno, el alto rendimiento.

soy isra garcía

No juzgo, no me meto en las cosas de otros, no opino cuando mi opinión no es requerida, no realizo comentarios afilados cuando todas las miradas están puestas en mí. Acepto que no puedo cambiar todo lo que desearía, no tan rápido como me gustaría, voy paso a paso, pero acelerando el ritmo todo lo que puedo. No destaco para llamar la atención, no hago las cosas por hacerlas, no sobresalgo si no tengo que hacerlo. No sobresalgo del resto, sino de mí.

Quiero estar rodeado de pocas personas, huyo de las multitudes. No corro más que otros si no tengo que esforzarme y hacerlo. No vivo en los límites si no siento que me apetece hacerlo. Tengo miedos, frustraciones y defectos, converso con ellos, casi todos los días. No quiero hacer cosas que no me llenan si no me veo obligado a hacerlas. No pienso si no tengo que hacerlo, no siento si no me conviene, no me dejo controlar por las emociones si no llega el momento en el que debo fluir.

Soy radical, a veces me sorprendo y actúo moderadamente. No hago cosas si no tengo que hacerlas, no escribo si no tengo algo que creo que puede ser importante decir. No inicio si no acabo, no preparo si no entreno, no entreno si no compito, no compito si no es conmigo mismo.

Amo la soledad. Busco magia, también trato de proyectarla, aunque sean 5 minutos al día. No me dejo llevar si no es hasta el final, no creo si no creo, no confio si no consigo una demostración. No presumo bajo ninguna condición, no intento cosas que no me apasionan. Ya no hablo demasiado, no hablo en absoluto si no siento que puedo añadir algo realmente valioso. No hago cosas a menos que sean esas cosas que me mueven. No amo si no es incondicionalmente. Ignoro los términos medios, navego en los márgenes. Exprimo y siento a partes iguales.

Soy Isra García, para bien o para mal

No comprendo para qué sirve el cinismo, la negatividad y la queja.

Salto, lo más lejos que puedo, siento que salto cada día un poco más allá, lo hago al mismo tiempo disfruto del recorrido.

La música, la escritura y la soledad forman parte de mi alma, mueven mis emociones y estados mentales.

Todo, el apetito, la rabia, el egoísmo, la insatisfacción, proviene de la mente. Cuando controlo mis emociones, controlo mi mente.

Siento más, a pesar de que pienso más, voy veloz y al mismo tiempo voy lento. Hago cosas y al mismo tiempo dejo de hacer cosas. Hablo y callo, casi a la vez.

Estoy preparado para morir cuando sea necesario. Estoy preparado para vivir hasta el último día de los tiempos.

Soy imperfecto como el que más. Estoy hecho en base al fallo, el fracaso ha moldeado la persona que hoy soy. Cero es el precio que pago por hacer algo que no funcione. Consigo lo que me propongo, hoy o dentro de 10 años.

Invirtiendo a Descartes: existo, luego pienso.

Soy Isra García. Sin duda alguna.

Nota paralela: h

Photo credit: Looker Media.

Abr
2

Cuatro aprendizajes personales decisivos

By Isra Garcia  //  Equipar, Reflexiones, Vida  //  4 Comments

Ayer hice un alto en Stand OUT Program Alicante para cerrar Pro Marketing Day en Madrid, fue ultra-intenso para mí. Llegué a las 17:59h, empezaba a las 18h. Acabé a las 18:53h, el tren de vuelta salía a las 19:20h. A las 19:13h nos detuvimos en un pequeño atasco a 500 metros, salí del Cabify y empecé a correr. Esto puede ser algo normal, lo entiendo. Sin embargo, encontré algo que hizo mi día y quizá mi semana, cuando eché a correr me pillé a mi mismo sonriendo, excitando, alegre. Cero preocupaciones o angustia. Júbilo. Era como si hubiera estado esperando ese momento. Vas a pensar que es un una tontería, pero para mí, eso son los momentos que hacen que ame la vida que he creado para mí. Es un detalle sin importancia, lo sé, justo por eso. Forma parte del resultado de mis aprendizajes personales.

Los aprendizajes personales más críticos

aprendizajes personales isra garcia

Pensando en ello con una sonrisa y de vuelta a Alicante (llegué con 4 minutos de sobra), reflexiono sobre lo más decisivo que he ido aprendiendo en el año anterior, 2016. Aquello que ha supuesto un punto de inflexión en mí.

Adiós, todo

He aprendido a dejar marchar las cosas. A no quedar prendido de un resultado que posiblemente no me pertenezca. Antes, no aceptaba que algo (persona, situación, objeto, oportunidad, negocio…) podría no ser para mí, lo perseguía hasta la extenuación. En algunas ocasiones acababa consiguiéndolo, pero el desgaste era máximo. En otras muchas, quedaba enganchado al sabor amargo de no conseguirlo. Pensaba que no había trabajado lo suficiente, había hecho algo mal o era mi culpa. Un día entendí, que simplemente hay cosas que pasan por tu vida / profesión. Unas se quedan, otras se van. El objetivo entonces sería sacar todo el partido que pudiera y decir adiós con satisfacción. Ahora vivo con la certeza que las cosas tienen más encanto cuando duran poco o incluso cuando no suceden. La no-acción que Lao Tzu defiende. Este ha sido uno de esos aprendizajes personales que no esperarías.

Aceptación radical

Esto no es del todo cierto, no es aceptación radical. Si estoy en el camino de la aceptación (una muestra es el aprendizaje de arriba. pero más externo), ahora quiero andar ese tipo de aceptación, radical. En este 2016 empecé a aprender a aceptarme de una manera que no conocía antes. Destapar en mí todas esas “taras” que me desgarran, comprenderlas y aceptarlas. Empezando por mi familia, amigos y colegas y acabando por mí.

Acepto mis debilidades y defectos, mis sesgos y mis inseguridades o frustraciones. Eso me permite empezar a comprenderlos, para luego ver que puedo trabajar y que debo dejar como está. He entendido que no debo hacer las cosas que me parecen bien, sino las que siento que deben fluir. La aceptación también va hacia el exterior, acepto a la gente como ese y no trato de cambiarla, sino de quererla por lo que es y cómo es. Hacer esto ha hecho que desaparezcan muchas de mis ansiedades y problemas con personas que quiero.

He encontrado mi propulsor

Este es quizás el más importante de todos. En 2016 reencontré mi chispa y con esto, un poco después, cuál es mi propulsor, aquello que más me llena de vida.

El juego, amo el juego. Acción; mancharme las manos, trabajar en lo que podría no funcionar. Esforzarme por profundizar sobre lo que no sé hacer. Intentar diferente. Crear proyectos y negocios. Rediseñar mi vida cada día. Reinventarme sin parar demasiado. Construir cualquier cosa que me haga sentir orgulloso. Fallar útilmente, tanto como sea necesario. Lanzar y materializar ideas con la mayor eficiencia posible. Acometer contra las expectativas. Vivir cambiando todo lo que me importa. Hacer que las cosas sucedan. Ser absurdo. Experimentar con cualquier cosa que me provoque. Incomodarme a mí mismo. Recompensarme el triple de lo que me castigo. Respirar despierto, sentir consciente, vivir con urgencia pero con serenidad. Obsesionarme con las cosas que amo. Buscar nuevas preguntas afiladas que formular.

Ahora, gracias a esto, disfruto y celebro casi todo lo que vivo. Incluso hasta de los carrerones por medio de las estaciones de trenes.

Sé encontrarme y despertarme

Precediendo al aprendizaje anterior, he aprendido a encontrarme si me pierdo. No solo encontrarme, sino además encontrar algo nuevo cada vez y despertar partes de mí que estaban dormidas. Esto, a grandes rasgos. Es más profundo. Me di cuenta que la ultraproductividad me ha dado la oportunidad de replantear mi vida. Ahora estoy obsesionado con el alto rendimiento físico, emocional, espiritual e intelectual. Trabajo en ello cada día, desde hace más de un año. Sé cómo producir la energía que necesito para conseguir cualquier cosa que me proponga. También sé de dónde sacar más cuando no queda nada. Sé qué hacer cuando no sé la respuesta, sé que está dentro de mí.

Fruto de un todo

Estos son los cuatro aprendizajes personales que me llevo del año pasado y más allá. Son cuatro con bastante recorrido, no son fruto de un solo año, creo que vienen de un trabajo consciente y otro inconsciente que se remonta a años atrás. He escrito esto un ahora y no a principios de año, porque estaba seguro que un día fluirá desde el alma, sin la necesidad de forzarlo. Todo acompañaría, ese día fue hoy.

La vida es un extra

El jueves me preguntaban cómo me sentía, mi respuesta fue “bendecido”. Tengo ambiciones, quiero hacer más cosas, tengo más objetivos que cumplir, claro. Sin embargo, no pretendo obtener más de lo que obtengo ahora. Es suficiente, es lo que me llena. Hacer lo que hago desde ya hace unos años, tomándome lo que venga como un extra.

Una última cosa, sigo sintiendo mi ego. Sigo teniendo ataque de irracionalidad. Perdiendo los papeles. Sigo cometiendo estupideces. Haciendo cosas incomprensibles e impropias de mí (eso parece). Incluso sigo fallando como siempre y tropezando con las mismas piedras. Mejor no significa perfecto y nunca lo significará, por lo menos en mi caso.

El viaje continúa. Los aprendizajes personales también.

Photo credit: Looker Media.

Dic
4

Preguntas, respuestas y respuestas

By Isra Garcia  //  Equipar, Human Media  //  10 Comments

Juguemos a preguntas y respuestas. Hace unos meses lancé en mi blog dos preguntas. Fue a través de una pequeña ventana en la esquina derecha inferior. Para ellos utilicé  la herramienta Hotjar. Gracias a la recomendación de Bruno Vázquez, entre otras recomendaciones para mejorar y optimizar mi blog. Gracias Bruno.

Las dos preguntas fueron:

A. ¿Cómo puedo servirte mejor a través de este blog? ¿Qué consideras que aportaría más valor para ti?

B. ¿Qué echas de menos en el blog? ¿Qué añadirías, modificarías o eliminarías?

Mi intención era y es claramente, poder ser más útil para mis lectores, para ti.

preguntas y respuestas

Preguntas y respuestas

De entre todas las respuestas permití que parte de mi equipo seleccionara aquellas que les gustaría que yo respondiera. La finalidad, ser respondidas aquí. Hoy. Ahora. Sin yo elegirlas. Aquí están, las respuestas y mi respuestas a las mismas.

  1. Respuesta pregunta A. Estoy en paro, dame trabajo. Respondo: solo colaboro, trabajo o contrato a personas con las que he trabajado codo a codo previamente. Personas en las que puedo confiar. Profesionales que hablan con resultados, logros y fracasos. Personas vunerables, con compromiso, liderazgo e insolencia. No eligiría a nadie que no haya pasado antes por Stand OUT Program.
  2. Respuesta pregunta A. Busco qué es Isra. Respondo: Isra es trabajo, trabajo, trabajo y más trabajo. Mezclado con una disciplina que se ha ido endureciendo y fortaleciendo con el paso de los años. Es iniciativa de una manera desmedida. Es auto-consciencia sobre lo que puede hacer para sobresalir y lo que no. También crecimiento continúo, en cualquier área que alcance a su comprensión, cada día, milímetro a milímetro. Es marketing como profesión. Es transformación de negocios. Y vulnerabilidad y contudencia al mismo tiempo. Es hacerse a sí mismo en case al fracaso, a la desesperación, al rechazo, a la soledad, a la frustración. También es tomar eso y convertirlo en una ventaja suprema. Es intentar vivir siempre en el margen. Experimentar con lo absurdo y lo inesperado y convertirlo e interesante. Creo que ese es Isra. Creo.
  3. Respuesta pregunta A. Habla sobre neuromarketing. Respondo: Me gustaría hacerlo. Si cumpliera estas dos premisas. Primero, si me dedicara al Neuromarketing. Segundo. Si tuviera resultados significativos y útiles para compartir con el mundo. No las cumplo, no hablo sobre Neuromarketing.
  4. Respuesta pregunta A. Realiza eventos por Internet. Respondo: a día de hoy estoy perdiendo un buen negocio en la formación o conferencias online. Sin embargo, soy un romántico y un bohemio de la conexión en directo. Me gusta trabajar con la gente, codo a codo. Trato de intentar tocar a la audiencia a la que me dirijo. Mirarla a los ojos, incomodarla y buscar soluciones juntos. Creo en la interacción mágica que sucede cuando los seres humanos estamos un mismo espacio. Además, si alguien quiere algo de mi, que venga a por ello.
  5. Respuesta pregunta A. Solución express consultoría on line “Just in Time”. Respondo: contacta con hello@thisisig.com. Cuéntame que esperas de mí y qué debería esperar yo de ti. Si encaja, vamos adelante.
  6. Respuesta pregunta A. La fórmula necesaria para tener un éxito masivo en multinivel. ¿Dónde lo consigo?. Respuesta: si lo supiera mi blog y mi trabajo sería el multinivel. Además, no creo que exista ninguna fórmula, pero pregúntale a Kike Sanchís, podrá orientarte.
  7. Respuesta B. El buscador no va bien. Respondo: trabajando en ello, gracias por el feedback.
  8. Preguntas y respuestas A. Me podeís servir, ayudandome con consejos de cómo proyectar mis ideas, usando el marketing. Ustedes son expertos en ello. Quiero llegar a vender mis propias ideas, que muchos dicen son alturistas. Respondo: si las ideas por sí mismas valieran dinero, seríamos todos multimillonarios. Una idea no vale nada si no eres capaz de hacer algo con ella que impacte en un mercado positivamente. ¿Quiéres vender ideas? Vende el hecho de haberla hecho funcionar con éxito.
  9. Preguntas y respuestas A. Junto al contenido teórico sobre como ser, actuar o reflexiones, sería interesante añadir acciones a nivel practico para ir avanzando en el camino para conseguir llegar a la meta. No solo promover la acción o la reflexión, sino incitar la puesta en marcha. Respondo: visita la serie de posts accionables.
  10. Respuesta A. Contenido acerca / relacionado con Ultraproductividad. Respondo: aquí un sinfín de ese contenido.
  11. Respuesta A. Aviso de los nuevos articulos, eventos, etc.. púbicado a inscritos/seguidores. Respondo: sí, buena idea. Aqui está la suscripción.
  12. Preguntas y respuestas A. Colocar tu profesion en tu biografia, asi como tu nacionalidad. Respondo: colocada, “marketing” o “marketer”. Nacionalidad, no me parece relevante.
  13. Preguntas y respuestas A. Explicando en un artículo como se produjo el cambio del isra “normal” al Isra de ahora. Respondo: este podría ser el comienzo de ese cambio.
  14. Respuesta B. Sería interesante más contenido en video. Respondo: mensualmente subo vídeos sobre proyectos, desafíos, conferencias a mi canal de Youtube. Ahora estamos trabajando en un proyecto que será formato vídeo, verá la luz en 2017.
  15. Respuesta A. Muchos estudiantes universitarios perdemos la motivación cuando los resultados no acompañan a nuestro esfuerzo. Esto lo que hace es que nuestra dedicación disminuya y perdamos la concentración ¿cómo evitar el desanimo en esas ocasiones? ¿Y cómo superarlo?. Respondo: Pregunta uno: cambia la frustración o estrés de los exámenes por la calidad y excelencia en proyectos que ocurren en la vida real. Trabaja por aplicar lo que aprendes cada día en algo que pueda producir un impacto verdadero, en tu blog, en el negocio de tus padres, en tu familia, en el equipo de fútbol que entrenas. Ese es el resultado que debes perseguir y el cual merece la pena mejorar. Pregunta 2: pregúntate, ¿qué quieres ser de mayor? Nadie nunca ha respondido, estudiante. Si fracasas es que estás aprendiendo lo equivocado.
  16. Respuesta B. Más motivación y como mantenerla. Respondo: te quedan 232 días para morir. Más motivación sostenida en el tiempo no seria posible conseguir.

¿Cuales son tus respuestas?

¿Qué más?

Prometo que responderé si dejas tus respuestas, a cualquiera de las dos preguntas, en los comentarios de este post. Preguntas y respuestas son la mejor manera de aprender, desde los dos lados.

Extra: a propósito de Bruno, dale un vistazo al gran trabajo que desarrolla, su equipo y él, mediante su proyecto Aula CM.

Photo credit: Looker Photography.

Oct
8

34

By Isra Garcia  //  Mapmakers, Reflexiones, Vida  //  2 Comments

treinta y cuatro cumpleaños isra-garciaCon motivo de mi treinta y cuatro cumpleaños.

Ayer, de repente, pasé a trener 34 años solo. Primero, no me parece que haya pasado un año desde el pasado siete de octubre de 2015, siento que han sido como ocho años en uno. Debo admitir que la estrategia “el último año de mi vida” es más poderosa de lo que imaginaba. No me siento viejo, a pesar de sentir que tengo como 74 años. De hecho, estoy en la mejor forma mental, física y espiritual de mi historia (gracias ultraproductividad, gracias alto rendimiento, gracias estilo de vida). ¿Te vuelves más sabio? No iría tan lejos. Aprendes fallando. La sabiduría llega con ese precio aprendizaje.

34 años. Tengo amor, tengo familia, tengo amigos, te tengo a ti.

A razón de mi treinta y cuatro cumpleaños

Cuando cumplí 31 años escribí sobre algo delo más importante que había aprendido durante toda mi vida. Ayer lancé mi auto-regalo de cumpleaños, 34 impactos educativos. Hoy comparto algo de lo que he aprendido en estos últimos años, esperando que un (este) cumpleaños sea de utilidad para ti.

1. Cree en ti mismo

Y nunca dudes de ello, incluso aunque tengas razones para hacerlo. Nunca he dudado de mí en estos últimos ocho años, nunca he dejado de creer en lo que soy en todo ese tiempo, con una certeza asombrosa. Hasta que un día sucedió. Mi mundo se vino abajo. Fue una señal de que necesitaba cambiar algunas cosas y revisar mi auto-estima, confianza y principios. Desde que decidí empezar a fallar más de lo normal, tengo más conocimiento sobre cómo hacer funcionar las cosas.

2. La verdad de otros no es tu verdad

La única verdad que importa es la verdad (o mentira) que tú te cuentas a ti mismo. No hay nada más importante para tu éxito que aquello que te repites a diario a lo largo del día. Tú sabes la verdad, si no coincide con la verdad que cuentas, estarás en problemas serios.

3. Si no puedes ganar por genialidad

Gana por disciplina (lo cual lleva, con el tiempo a lo primero). No soy tan exitoso como otras personas que conozco, honestamente. Sin embargo, trabajo de forma más efectiva (y eficiente) que más de la mayoría de personas que me encuentro cada día. Esto te permite ganar el juego, bastantes veces.

4. Entender y respetar

Que el mundo no es cómo tú podrías verlo y que otras personas podrían tener una visión totalmente diferente a la tuya. E interesarte por aprender el máximo número de formas de verlo, es sin duda un camino que merece la pena recorrer. Aprender a ver.

5. Si escuchas a tu intuición

Y haces caso a tu instinto, nunca te equivocarás, solo tu mente se equivocará. Serás feliz.

6. Cualquier adversidad

Desventaja o debilidad puede transformarse en una ventaja descomunal.

7. El ego es tu enemigo

Tú eres tu enemigo.

8. Vivir seguro es una mentira

La crisis y la culpa son otras dos buenas mentiras también.

9. Encanta a las personas que deseas maravillar

Para de vender a todo el mundo. Deja de ser tan “social”. No eres tan “guay”. Sé más tú. Dirígete a personas como tú.

10. Cuanto más te entiendas

Cuanto más te respetes, cuanto más te ames, más alta será la calidad de tu relación con otros.

11. La clave de una vida llena

Está en el estilo de vida que diseñes.

12. Intenta cualquier cosa que desees intentar

Prueba con tus manos. Experimenta. ¿Por qué no?

13. Trabaja en tu propia psicología

Tu consciencia. En tu propio estado zen, en tu paz interior. En tu entereza mental. Cuanto más trabajes en todo ello, mejor será la interfaz que poseas con el mundo.

14. Trátate bien

Desde tu cuerpo hasta tu mente. Invierte tiempo y dinero en una mejor salud, alimentación, más descanso, relajación calidad de carga deportiva o aprendizaje. Esto es la mejor inversión que puedes hacer.

15. Haz preguntas

Preguntas afiladas. Todo el tiempo.

16. Trabaja lo suficiente

Como para llevar un día a día digno y merecido por ti mismo/a. Una vez lo consigas- no está tan lejos – invierte tus energías en aprovechar este espacio tan corto de tiempo llamado vida.

17. Especialízate de manera obsesiva

En ser bueno en algo especialmente concreto.

Elige el/la protagonista

Sí, lo sé. Ignora consejos no solicitados. La mejor cosa que los aprendizajes te enseñan es que tus ideas son válidas, falsa confianza. Falsa porque tus ideas siempre son válidas. Sé quien quiera que seas, pero sé. Sé sin ser un mero espectador.

Ah, si eres una de esas personas que podría hacer un regalo, aquí algunas ideas:

  • Bridges for Music – ayúdales a acabar de construir la primera escuela en los barrios marginales de Langa.
  • La Vuelta a Ellos – por un orfanato en Kenia.
  • Juegaterapia – el juego como terapia para niños hospitalizados.

Photo credit: Odosdesign.

Ago
28

Encuentra la chispa

Lo admito. Estoy obsesionado con la chispa. Por ejemplo, alucino cuando veo este vídeo. Estoy obsesionado por una razón. Estoy viviendo como si este año fuera el último de mi vida. Ayer finalicé Live the Possibility [vive la posibilidad] y hoy estoy cruzando Nevada con mi amigo Jaime, en caravana, camino a Burning Man.

La gran distancia entre hacer y la chispa

He estado trabajando durante muchos años, haciendo muchas cosas, algunas han salido bien, otras muchas salieron mal, en ocasiones empaté. Estos tres últimos años, fuera de mi profesión, empecé con la Ultraproductividad. Empecé a darle más importancia a mi estilo de vida y con ello (gracias en parte a Ric) descubrí eso del alto rendimiento [High Performance]. Fui más consciente con mis aventuras, experiencias vitales y experimentos. Aquellos de vosotros que veis lo que hago en Instagram, sabéis de lo que hablo.

Hoy, después de terminar un viaje / aventura que empezó en Miami y ha terminado en Las Vegas. Con más de 3.700 millas de viaje en coche, recorrer 9 estados, 35 ciudades, seguir la Ruta 66 desde Missouri hasta el límite de Arizona con California. Sumar más de 980 kilómetros con una Ajram Bikes (fat bike) en más de 60 horas. Una bonita soledad, paz, instinto, disfrute y momentos imborrables que guardo para mí. Después de todo eso, esto es algo de lo que me llevo y he aprendido y sí compartiré (un 5% de lo vivido).

encuentra la chispa

No sigas un plan, no existe un mapa

Obvio ¿cierto? Esto es algo que ha ido fallando poco a poco en este último año. Cuando pienso en ello, me doy cuenta de que no me di cuenta de que eso estaba sucediendo y se supone que soy un Mapmaker y vivo sin mapas, paradójico.

En el momento que te enamoras de un plan (incluso aunque sea uno perfecto) fallas, el plan cambia y en la mayoría de ocasiones, no quieres cambiar con el plan, quieres seguir con la idea inicial. No hay idea inicial que no sea modificada durante el viaje. Cuando eres admirador de la planificación flexible, cuando persigues una misión, una visión y un objetivo, las mejoras son inminentes. Cuando creas un plan (trabajo, clientes o estilo de vida) en el cual los indicadores son la misión y el objetivo, progresas.

Hazlo (trabajo, respirar, amar, etc.) con la chispa

Hay una enorme diferencia entre hacer las cosas y hacer las cosas con pasión. Entre amar y amar con intensidad. Entre vivir y vivir con la chispa. Magnificando el nivel de esfuerzo, intensidad y fluidez que depositas en las cosas, empujas tus barreras mentales – las situaciones no convencionales, el cambio brusco y los desafíos o aventuras ayudan. Eso consigue que tus habilidades emocionales e intelectuales puedan ser amplificadas para obtener resultados más profundos. Eso es la chispa.

Busca la chispa

Hasta que lo hagas. Mejor, hasta que estés ahí, en un lugar donde no hay un plan, un mapa o alguien que te diga lo que hacer, hasta que no te digas a ti mismo “es lo que siento y voy a hacerlo, no importa lo que suceda luego”. Hasta que te dejes llevar a hacer cosas, quizá estúpidas, sin sentido, o llenas de significado, actos aleatorios irracionales. Mira, hasta que no hagas caso a tu intuición. Hasta que no sigas tu instinto. Nunca lo sabrás. No encontrarás la chispa.

No lo habrás sentido. Una vez que lo hagas, aunque sea una vez, sabrás que se siente, lo harás de nuevo. Y repetirás. Habrás encontrado la chispa.

Ni lo sueñes

Alguien te dirá que no lo puedes hacer, alguien más perspicaz te dirá porqué no lo puedes hacer. Alguna persona me dirá que no puedo hacer lo que hago, que el exceso no es bueno, que no puedo hacer tantas cosas. Alguien te dirá que lo que haces te pasará factura o no es bueno para tu salud.

Te dirán que trabajas demasiado, que mereces un descanso. O dirán que no trabajas demasiado, trabaja más. La palabra “mereces” viniendo de otros significa algo así como “no estoy haciendo tanto como tu lo estás haciendo”. Es tu mapa. Dibújalo de la manera que lo desees mientras puedas permanecer en pie y respirando.

Salta de cuerda en cuerda

Si me preguntaras la semana pasada sobre Live the Possibility, te hubiera dicho que solo estaba preocupado por el mismo momento, por eso desconecté de todo y todos durante esos 23 días. Si hoy me preguntas, te diré que estoy disfrutando lo que he vivido y me lo voy a guardar y llevar conmigo para que florezca.

No pares. No pienses “ok, lo hice, bien, ya está”. Disfrútalo y utilízalo, descansa y ve a por algo que te emocione. Ve a por ello. Ahora.

Encuentra la chispa, y no la sueltes.

Jul
31

Mi discurso

By Isra Garcia  //  Mapmakers  //  6 Comments

Voy a contarte algo, mi única intención es dejarte el mensaje de “compra mi discurso”, pero si tuviera que hacerlo, posiblemente giraría entorno a estos hitos.

mi discurso

Inglaterra – 2006 / 2008

Manchester:

  • Mi compra en el Lidl; pasta, atún, cereales integrales, leche de soja, pechuga de pavo, lechuga y pepinos. De vez en cuando, una vez al mes compraba unas pechugas de pollo.
  • Trabajaba en el Hotel Princess on Portland, cinco días a la semana de 5am a 9:30h sirviendo desayunos antes de entrar al Language School Centre de la Universidad de Manchester para aprender a hablar Inglés y luego poder asistir a las clases de la universidad. Los otros dos días libres – fin de semana – trabajaba en dos hoteles, Grand Hotel y Great John Streel Hotel, en uno para los “brunch” y en otro para las cenas.

Brighton:

  • Bajaba a la Tasca Española a aliñar la ensalada, no teníamos dinero suficiente para comprar aceite de oliva.
  • Hacía desayuno – comida en casa, ensalada con atún y cereales de manera que ahorraba una comida. La merienda y cena la tomaba en English’s, restaurante donde trabaja como camarero. Nota: aquí empezó mi romance con el champagne.
  • Trabajaba siete días a la semana, turnos de noche mayormente, 12 horas al día para ganar propinas suficientes como para pagar la casa y vivi decentemente.

Alicante y Valencia – 2008 / 2009

  • Trabajaba los jueves, viernes y sábados noche de relaciones públicas en Alicante. Lo hacía obtener el ingreso necesario para vivir en la ciudad y pagar el crédito que pedí para costear el post grado en marketing y comunicación al que asistía todos los días por las mañanas.
  • Al año siguiente, en mi primer trabajo, Picnic Group, ganaba 300€ como becario en Valencia, mientras todos los jueves, viernes y sábados marchaba a Alicante donde cursaba un master en dirección de marketing.
  • Volví a pedir un crédito para costear mi formación, esta vez el triple de grande. Además tenía que pagar 250€ de piso compartido en Valencia, gasolina, comida, vida (poca). Eso, sumado al pago mensual por el crédito (a tres años), me dejaba en una situación poco ventajosa. Opciones:
    • 1. Quedarme como estaba y pedir dinero a mis padres.
    • 2. Quedarme como estaba y no hacer nada, esperar a que las deudas me devoraran.
    • 3. Cambiar de trabajo a otro que me ofreciera más dinero.
    • 4. Sobresalir lo que fuese necesario en mi trabajo actual para pasar de becario a responsable de marketing en menos de dos meses.

Te dejo a ti adivinar la opción por la que opté.

Estados Unidos 2010

  • Mi amigo Oscar tuvo que dejarme dinero para poder irme a estudiar a EE.UU. incluso a pesar de ir becado a hacer un MBA, no poseía los fondos suficientes para poder costearme la vida allí.
  • Dormía una media de 3 horas al día. Estudiaba por las mañanas en la universidad. A partir del mediodía trabajaba en dos proyectos desde España y dos en Estados Unidos, uno con Dr. Chrono y otro con Gary R. Cook. El resto de horas las dedicaba a mi crecimiento personal y profesional.

Valencia en 2011

  • Vivía en un piso de 50m2 con mi hermano y un amigo, salía una vez al mes con 10 euros a beber cinco quintos. Las cenas eran de máximo 15€, si algún sábado podía salir.
  • Las noches se convertían en días y los días en noches. No puedo decirte con exactitud la cantidad de días que me despertaba a las 8am y me acostaba a las 7am del día siguiente. Y no de juerga, te lo aseguro.

Compra mi discurso

Mi discurso. Cuando mis amigos salían y yo no tenía ni para hacerme una cerveza, cuando nadie me contrataba por la razón que fuese. Mis clientes caían porque hacía mal las cosas, cuando estaba desesperado porque nada de lo que hacía parecía funcionar, cuando no sabía qué hacer, ni a donde ir, ni qué decir. Cuando estaba solo y sin recursos. Cuando estaba perdido y asqueado – porque te juro que lo he estado. En todos esos momentos y otros que me dejo, nunca eché la culpa a nadie, nunca maldecí la economía, los políticos o mi mala suerte, nunca solté un lamento, ni me creí ser una víctima de esa sociedad.

En lugar de toda esa mierda que muchos se repiten cada día para quedarse tranquilos, yo opté por otra alternativa, no paré de moverme. Salió mal, bien o me quedé como estaba, claro, pero (y esto es un “pero” importante), nunca dejé de hacer algo.

Este es mi discurso. No pido que lo compres, pero espero que sí cambies el tuyo, deja atrás a la mediocridad, empieza a despegar.

Photo credit: Chema Solís.

May
27

Entrevista en el programa Mil Historias con Judith Leclerc

By Isra Garcia  //  Entrevistas, Lifestyle, Mapmakers  //  No Comments

Esta entrevista es el fruto de una conversación profunda que mantuvimos Judith Leclerc y yo en “Mil Historias” el programa que ella presenta. El encuentro tuvo lugar durante la gira de conferencias y proyectos que realicé este año por la República Dominicana.

Sobre Judith, es una agente del cambio, trabaja cada día para ayudar a cambiar vidas, es una Mapmaker.

En el vídeo con la entrevista encontrarás desde lo personal hasta lo profesional. Desde pequeño, pasando por muchos momentos de mi vida, hasta día de hoy.

Vídeo: Mil Historias.

Mar
19

67 cosas que me gusta recomendar

By Isra Garcia  //  Educación  //  No Comments

Sin ningún orden en particular, aviso.

Libros

  • Your Turn.
  • The Icarus Deception.
  • The dipp.
  • Rework.
  • Screw it, let’s do it.
  • Crush it.
  • The 22 inmutable laws of marketing.
  • Linchpin.
  • The 4-hour workweek.
  • End Malaria.
  • The Freaks Shall Inherit the Earth.
  • El poder del ahora.
  • Disruption Revolution.
  • Insubordinate.
  • El libro del ego.

Podcasts

  • Chris Brogan podcast.
  • The Tim Ferris Show
  • James Altucher Show.
  • SSRadio.
  • Dave’s lounge.
  • The Adventures of Soul Clap.

Publicaciones

  • Blog Seth Godin.
  • FastCompany.
  • INC.
  • Business Insider.
  • Social Media today.
  • Social Media Examiner.
  • Gapingvoid – Hugh McLeod.

Champagne

  • Bollinger Especial Cuveé.
  • Perrier Jouet Belle Epoque.

Seguir en Twitter

  • @RichardBranson.
  • @eljovenlekal.
  • @cala.

Estudios

  • MACOM – UPV.
  • ISDI – MIB.
  • Waldorf.
  • Stand OUT Program (sí, es una recomendación propia, pero tampoco colocaré un enlace, como en el resto)

Cosas que me gusta recomendar

Series / TV / Vídeo-blogs

  • TED.
  • The BigBang Theory.
  • Brian Solis Revolution Series.
  • El Show de Jimmy Fallon.
  • Ask Garyvee.
  • WOBI.
  • Casey Neistat.

Música

  • Aretha Franklin – Rare & unreleased.
  • Al Green – Lay it down.
  • Foo Fighters – Echoes, silencia, patience & grace.
  • Ray Hargrove – Ear food.
  • Kirk Whalum – Roundtrip.
  • Diana Krall – Quiet nights.
  • Pancho Sánchez – Psychodelic blues.
  • Frank Sinatra – The very best.
  • Luciano Pavarotti – Pavarotti,s greatest vocal hits.
  • Plácido Domingo – The very best of Plácido Domingo.
  • Ludovico Einaudi – Nightbook.

Restaurantes / cafés

  • Can Pilot.
  • Cala Bandida.
  • Café Bocablo.

Festivales

  • Burning Man.
  • Coachella.
  • Glastonbury.
  • Sónar.

Fiestas

  • Closing Amnesia Ibiza.
  • Circoloco.
  • Zoo Project.
  • Music On.
  • El Row.

Photo credit: jm3.

Mar
5

63 cosas sobre mí que podrías no saber

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Vida  //  4 Comments

Sin ningún orden en particular:

sobre-Isra-garcia

  • Tengo todos los buenos amigos y amigas que necesito. Voy encontrando algunos por el camino, no muchos, entre dos y tres por año. Ocurre de la manera más inesperada posible.
  • Tengo todo el tiempo del mundo disponible, para las personas que tienen ganada mi atención, solo. Para el resto, mi tiempo ya está invertido en otras cosas y personas.
  • En abril dejé de utilizar whatsapp.
  • Uso el iMessage de Facebook de forma regular. Sí, pero no atiendo consultas profesionales ni respondo si no me interesa, no me apetece, no quiero hacerlo o las tres. Incluso aunque el mensaje aparezca leído.
  • Trato de utilizar el teléfono lo menos posible. No me gusta estar al teléfono más de 5 minutos.
  • Mi forma preferida de comunicación es mirando a los ojos. Luego sigue el email.
  • Digo muchas veces “tío”.
  • Llamo “bro” o “socio” a mis mejores y más queridos amigos.
  • Cambié la queja por la acción. El tiempo dedicado a maldecir, buscar culpables o fustigarme, lo invierto en trabajar por alterar el resultado de lo que obtuve.
  • Espero no recibir emails de personas que buscan algo de mí sin un intercambio justo, “ganar – ganar” las dos partes sería algo comprensible.
  • De pequeño pegaba a todos los de mi edad y a pequeños, luego todos los hermanos mayores me pegaban.
  • Anoto un fallo, mínimo, cada día y de ahí saco varios aprendizajes.
  • Bajo ningún concepto como fideua.
  • Tengo ocho tatuajes.
  • El dentista me quita el sueño.
  • Una película favorita: “¿Conoces a Joe Black?”
  • Tres artistas favoritos: FranK Sinatra. Pavarotti. Robbie Williams.
  • No soy efusivamente simpático o tremendista. Soy más bien neutral.
  • Ataco a quien ataca a alguien más débil.
  • Soy contundente, si tengo que decirte algo, buscaré tenerte frente a mí, en persona, uno a uno. Estoy preparado para un retorno similar, de hecho lo agradezco.
  • Las personas más divertidas que conozco: mi abuelo Tomás y mi abuela Juana.
  • Un color, el negro.
  • No tengo numero preferido.
  • Tengo el tabique nasal desviado, más que levemente, hacia un lado.
  • Ignoro a las personas que me dicen qué es lo que debo o no debo hacer. Obvio los comentarios negativos que tratan de minimizarme, paso por encima de todo ello con bastante comodidad y soltura.
  • Una canción: “the best of you” – Foo Fighters.
  • No respondo a feedback genérico.
  • Alucino con las personas que arriesgan y toman la iniciativa, esas personas me enamoran.
  • Me divierto con las personas que solo ven una forma de ver las cosas, la suya propia.
  • En lugar de frustrarme, siempre me pregunto “¿No es interesante?”. Aprendo lo que puedo aprender y sigo hacia delante.
  • Me encantan los nachos. Amo el champagne.
  • Trabajo por impactar a una sola persona, si lo logro, cualquier esfuerzo, pequeño o grande, habrá merecido la pena.
  • Hace años ordenaba la ropa por orden alfabético de marcas.
  • Pierdo los estribos de una manera desmesurada cuando alguien en mi casa cambia las cosas de lugar.
  • Me gusta ir a la ópera solo.
  • No me gusta tener éxito, me gusta el sabor que produce esforzarme por sobresalir y encontrar la salida por mí mismo.
  • Después de todos estos años, puedo decir que soy bastante ingenuo e ignorante
  • Mantengo diálogos conmigo mismo en voz alta cuando esto en solitario en mi casa.
  • Cada vez que compro ropa, adquiero cuatro o cinco prendas iguales en negro.
  • Hago una cosa nueva por primera vez cada día desde julio.
  • Hace 5 años que cambié la televisión por TEDx, básicamente.
  • Disfruto haciéndome el tonto, no siéndolo.
  • Escucho 6 horas de música todos los días. Desde ópera prima a rock. Me dejo llevar por la aleatoriedad.
  • Si entras dentro de mi círculo más cercano daré todo lo que soy y tengo por ti.
  • No doy segundas oportunidades.
  • El 97% de las decisiones empresariales y personales, son tomadas en base a mi instinto e intuición.
  • Sigo una alimentación macrobiótica.
  • Medito todos los días. Trato de meditar, mejor dicho.
  • Hago estiramientos justo al despertarme y antes de entrar en la cama.
  • Empleo una hora en el desayuno mientras escucho mis arias preferidas.
  • Pierdo la cabeza por las fragancias femeninas intensas.
  • Cada día escribo el triple de lo que publico en blogs o plataformas sociales.
  • El deporte es mi válvula de escape.
  • Declarado públicamente admirador de los afters.
  • Soy agradecido, fácil de sorprender e impresionar. La alternativa, solo de pensarla me horroriza.
  • De pequeño tenía muchos complejos: por las chicas, por ser siempre la última opción y alguna cosas más que ahora no recuerdo.
  • Nunca he sido bueno en el colegio. Repetí 1º EGB.
  • Soy imprudente, inconsciente e impulsivo. No pienso, actúo.
  • Solo mis abuelos, mi tía y mi madre me llaman Israel.
  • Mi primer trabajo fue de aprendiz de fontanero en “Fontagua y Andrés”, en Alcoy. Con contrato basura.
  • Mis colegios han sido Las esclavas del Sagrado Corazón y Los Salesianos de Juan XXIII. Ambos en Alcoy.
  • Nací en el barrio Zona Norte de Alcoy. En el mismo sitio donde hoy viven mis padres.
  • Dueño de las 24 horas de mi día. Esta si que es buena.
  • Me chifla hacer listas de cosas inesperadas. Como esta.

Hoy nos conocemos un poco más. Espero.

¿Curiosidad por saber algo más? Pregunta, este es el momento.

Photo credit: Chema Solís.

Feb
22

No doy consejos

By Isra Garcia  //  Equipar, Lifestyle, Negocio  //  No Comments

no doy consejos¿Algo que sí deberías saber de mí? Sí.

Es realmente simple, no doy consejos, no me gusta, no quiero y no me apetece darlos. ¿Quién soy yo para dar un consejo a alguien? ¿Quién eres tú para pedírmelo?

No, no, no

No tengo la solución a tus problemas, porque tus problemas son tus problemas, no los míos. Continuamente, diariamente, siempre, en este blog comparto lo que hago, me ayuda, sirve y proporciona valor y utilidad. Todo ello con la esperanza de que esto pueda impulsarte de alguna manera, sin coste, lo mejor de mí. Aunque esto no significa que de consejos de vida, trabajo, amor, marketing, innovación o negocio. Tampoco leo el Tarot ni la palma de la mano.

Si aconsejo, profesionalmente, a las empresas, organizaciones, instituciones y agencias que contratan mis servicios y pagan una buena cantidad por ello. Profesionalmente, intento solucionar problemas cuando tengo la información, contexto y conocimientos suficientes del individuo o colectivo.

La razón

¿Por qué no doy consejos, no me gusta, no quiero y no me apetece darlos? Podría resumirse en tres aspectos:

1. Vivimos en secciones diferentes, de capítulos diferentes, de historias diferentes, de versiones diferentes. Lo que aplica a ti podría no aplicar para mí. Lo que sirve para mí, podría no servir a otros. Lo que es útil para otros podría no serlo para los demás. Rara vez funciona.

2. Si te doy un consejo, te digo que es lo que tienes que hacer, te doy una clave, te allano el camino, entonces ¿de quien es la responsabilidad del resultado? ¿quién ha triunfado? esto no estaría mal del todo, pero llegamos al lado opuesto ¿y si caes y fallas? ¿a quién le echarás la culpa?

3. Ya tengo bastante con mi vida y trabajo como para decirles a otros los que deberían hacer con los suyos. Si mi vida fuera lineal, aburrida, vacía y de todo menos auténtica, entonces me dedicaría a ir dando consejos.

Cómo lo gestiono

No doy consejos por iMessage, Instagram, LinkedIn o Twitter. Tampoco doy consultorías por email ni por skype. Sí respondo, siempre, trato de aportar algo que funcione, si no puedo añadir algo positivo, lo digo claramente, si no sé la respuesta lo digo sin tapujos. Si pienso que alguien puede darte una mejor respuesta, te envío directamente a esa persona. Si lo que dices no tiene sentido para mí, no respondo. Si es un halago o crítica, digo gracias. Si abusas de la oportunidad de conectar, no responderé. Si intentas aprovecharte de la oportunidad, no responderé. Si buscas un “win-lose”, no responderé. Si envías un mensaje cambia-vidas, no responderé. Si me apetece, no responderé o seguramente sí lo haga. Por otro lado, es posible que pase por algo tu mensaje o ni siquiera lo lea, espero que puedas perdonarme si eso sucede.

No doy consejos, Eso sí, respondo preguntas, siempre, me encanta, puedes formularme las que desees, responderé, creo.

¿Pido consejos? Sí, claro, los solicito a mis diez personas. Y a nadie más. Ellos me conocen, los conozco, conocemos nuestros contextos, historias y personalidades, lo suficiente cómo para atrevernos a pedirnos y dar consejos entre nosotros mismos.

Extra: cuando llegan los consejos no-solicitados, que llegan, los ignoro a toda costa.

Photo credit: Laughlin Elkin.

Feb
5

¿En qué sobresales?

By Isra Garcia  //  Cambio, Liderazgo, Mapmakers  //  5 Comments

en qué sobresalesEs domingo, cancelo entrenamiento por la mañana, sesión de spa por la tarde y cita (posiblemente imprudente) por la noche La razón, trabajar enfocado, de 9h a 23h, solo, desconectado de Internet y de la telefonía móvil, avisando a mi madre primero, claro. Conjurándome para dar lo mejor, porque quiero crear algo que tengo en mi cabeza, porque quiero materializarlo, porque no estoy dispuesto a esperar al hada madrina, porque sé que soy capaz de construirlo, ya está decidido, va a suceder. Al final de la noche, he creado un proyecto en base a una idea, un proyecto que ya tiene fecha de lanzamiento, plan de trabajo, estrategia comercial, magnitudes financieras, núcleo de negocio y credenciales. Voy a la cama, suspiro, no creo en las oportunidades, creo en mí y en mi capacidad de sorprenderme a mi mismo, sin la necesidad de publicar una foto en Instagram diciendo lo que soy capaz de hacer.

Cuando tenía 17 años un profesor me preguntó en qué pensaba que era bueno, no supe decir nada mejor que, en ser bueno recibiendo un “no” y entonces trabajar mucho para obtener un “sí” (esta fue la definición exacta). Era bueno en intentar hacer cosas que no se me daban bien y esforzarme por aprenderlas.

Si me preguntaran hoy, mi respuesta no variaría demasiado. Sobresalgo en trabajar (mucho) de manera inteligente, hacer cosas que no sé (y en ocasiones no debo) hacer, fracasar mucho, rápido y barato e intentar diferente sin parar, y por el camino llevarme conmigo dos cosas; el mayor número de inputs (y por lo tanto outputs) y arrastrar al máximo de personas que pueda llevarme por delante.

Tengo claro en que sobresalgo, por eso sobresalgo ¿Y tú? ¿En qué sobresales?

Photo credit: McBeth.

Ene
29

Qué es lo que hace que no tenga miedo a nada

By Isra Garcia  //  Cambio, Liderazgo, Lifestyle  //  2 Comments

Si de pequeño y luego adolescente, algo he aprendido de “no comerme ni un rosco” ha sido. Primero, nunca vayas a por la tía más buena de la clase, garito, after, biblioteca o empresa, Isra. Segundo, tampoco a por la segunda mejor. Tercero, cualquiera de esas dos conseguirán que hables en monosílabos. Cuarto, nunca nadie dijo que tuvieras que conformarte con lo que no te gusta, en la otra parte está la soledad, puedes abrazarla y vivir un viaje mágico a lo más profundo de tu ser. Y por último, las dos más importantes, quinto “no”, el rechazo es lo mejor que puede pasarte, hoy no lo verás de esa manera, pero mañana sí creeme. Sexta, el coraje no es la ausencia de miedo, sino que hay algo que es más importante que el miedo.

por que no tengo miedo a nada

Seguro, creo que tomar riesgos e intentar cosas nuevas es objetivamente más importante que mis ridículas ansiedades. Ansiedades mayormente propiciadas por estereotipos vacíos, o por una sociedad que se desmorona por momentos. Personalidades a las que te gustaría llegarte a parecer, cuando en el fondo nunca serán lo felices que eres tú. Frustración por alcanzar un éxito profesional que no nunca llega, ni mereces. Claro que esto no significa que deje de existir el tan a veces malinterpretado miedo.

Hacer esta evaluación de valor sobre mí significa nada si no poseo la fuerza de actuar para cambiar ese resultado.

Entonces ¿Cómo puedo (puedes) seguir siendo ese tío inconsciente, intrépido e intenso que parece que no tiene miedo a nada? ¿O ese emprendedor atrevido que no tiene miedo a perderlo todo? ¿O esa persona que a pesar de tener dudas e inseguridades las aplaca con contundencia? ¿Ese mapmaker que toma riesgos importantes a pesar de que podrían llevarle a grandes fracasos o a algunos grandes éxitos? ¿O esa persona – que consideró que soy – que permite experimentar muchas clases de miedos, entonces respirar profundamente para apartarlo a un lado y hacer lo que ha venido a hacer igualmente?

Cómo no tener miedo a nada

Hay 6 cosas que me ayudan a tumbar miedos.

1. Admito mis debilidades, que las tengo, y son muchas. Hablo de ellas, ¿En público u delante de desconocidos? Mejor todavía. Pierdo el miedo cuando estoy dispuesto a sucumbir por la pretensión de la invulnerabilidad, mientras al mismo tiempo, permanezco comprometido, efectivo y alerta.

2. Soy realista con mis objetivos. Como Ícaro, si vuelo demasiado alto, el sol quemará mis alas si vuelo demasiado bajo, chocaré con las rocas. De tanto practicar esto, he encontrado mi velocidad crucero. Además ser realista me ayuda a estar en calma y operativo en situaciones de parálisis y miedo, reforzando la confianza en mí mismo y la voluntad de volver a intentarlo de nuevo.

3. Cultivo equilibrio en todas las las áreas de mi vida. El miedo es una respuesta natural a situaciones de amenaza. Puedo reducir esas reacciones emocionales negativas, solo si he cultivado equilibrio en todas las áreas de mi vida. He trabajado durante años en esto mismo, sin descanso. El equilibrio me hace fuerte, convencido e implacable, principalmente porque no dependo solo de una cosa, sin mencionar que cualquier factor externo dependiente es solo una ilusión. Elimino de mi mente la compulsión de estar ganando siempre. Una vida equilibrada – rápida, intensa y en exceso, como es mi caso – es el contribuyente más grande hacia una personalidad que no conoce el miedo.

4. Re-programo mi discurso interno. La raíz del miedo reside en las conversaciones que tenemos con nosotros mismos. Con el paso de los años, la conversación que ocurre dentro de mi cabeza dice que es comprensible cometer fallos o pedir ayuda. He anulado todo pensamiento o discurso mínimamente saboteador contra mí mismo, en lugar de eso lo he ido cambiando por optimismo, impulso, razones y ejemplos para tomar la iniciativa más todavía.

5. Saco a la luz mi miedo en su estado más puro. Hay miedos que sí son miedos o cosas que realmente te ayudan a mejorar como miedos. De lo mejor que he hecho en este campo es saber muy bien cuáles son mis dos mayores miedos de mi vida. Uno es que la gente que amo sufra y el segundo no hacer nada (descubierto en mi experiencia Ayahuasca). Tenerlos siempre presentes y visibles me ayudan a ignorar todos los demás miedos sin importancia.

6. Comparto miedos. Es como feedback pero sobre lo que más te amedrenta. Compartirlo con la gente que más admiras te ayudará a ver el miedo de otra manera la cual no es miedo.

Esto no me ayuda a ser el más valiente o atrevido de la clase, esto me ayuda a llevar a cabo todo lo que pienso y en lo que creo. Es lo que merece la pena para mí. Deseo que encuentras algo extrapolable en todo esto.

Photo credit: Chema Solís.

Ene
10

Ama tu trabajo, porque puedes

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Cambio, Mapmakers, Marketing  //  4 Comments

ama tu trabajo, porque puedesAma tu trabajo. La mayoría de mis buenos amigos, colegas de trabajo cercanos, equipo en IG y creo que el 98% de mi círculo de influencia, se sienten parecido a mí.

Sin embargo, no siempre ha sido el caso.

Hace años, cuando muchos de nosotros éramos bastante más jóvenes, lo que amábamos por encima de todo era el dinero, mujeres (u hombres, depende), coches, juerga, ropa, reconocimiento, sentido de pertenencia, lujos y todo esa clase de cosas. Eso y más estaba en el lugar de la balanza que más peso tenía. Más en el otro lado, estaba todo lo aburrido:

No comer chocolate. Colegio, universidad, clases, estudiar para los exámenes, el trabajo de verano, hacer la cama, bajar la basura, pasear el perro, encajar.

Por ejemplo, el amor y el trabajo estaban ambos a un lado diferente de la balanza, en lugares distintos, con un peso cada uno, el primero tenía más importancia que el segundo. Pienso que es bastante normal. Cierto, era algo más normal hace menos de una generación a ahora. Y permaneció normal para todos nosotros, hasta pasados los veinte, donde empezamos a descubrir las cosas por nosotros mismos.

Por “suerte” (no sé si sería la palabra adecuada), el mundo cambió, o al menos, nuestros mundos cambiaron, eventualmente.

Ahora, con todo lo experimentado hasta el día de hoy, pienso que aprender, a través del tiempo, a amar el trabajo de uno mismo, valorarlo, considerarlo, merecerlo y recompensarlo, es una de las tareas más gloriosas y primas que el Universo ha creado para todos nosotros. Por lo tanto, no tratar de completar esta misión es uno de los pecados más grandes en la vida de uno mismo, o al menos, una de las más grandes tragedias de nuestros días personales. Ama tu trabajo.

Especialmente hoy, cuando tienes cero excusas. Especialmente cuando hay personas a tu alrededor que lo están logrando cada día, esas quiénes empezaron con muchos menos recursos y oportunidades que tú tuviste nunca. Especialmente ahora, que vivimos en la economía creada por personas como tú y como yo.

Si todavía no has dado el salto, te sugiero que empieces ahora, tomando un fuerte impulso. Te sugiero… Ama tu trabajo. No digas nada a nadie, guarda tus intenciones. Solo. Empieza. Ahora.

Buena “suerte”.

Photo credit: Fabien LE JEUNE.

Ene
1

Los invencibles

By Isra Garcia  //  Cambio, Lifestyle, Mapmakers, Reflexiones, Vida  //  2 Comments

Hoy – minutos antes de empezar una juerga en Valencia y que probablemente pasará por Alicante hasta acabar en Madrid – escribo con magníficas noticias:

365 nuevos días, en forma del péndulo implacable del momento, frente a ti, cara a cara.

2015 ya ha dejado de funcionar, 2014 forma parte de la historia, 2013 es cosa de la prehistoria. Delante de ti, hoy. Sea lo que sea aquello que pasó hace unos días, ¿Ayer? no es relevante para la posición que el mundo espera que tomes, tampoco es relevante para mí, ni para tus lectores o clientes.

Dias pasados, 2015, fin.

Futuro, algo incontrolable, que no te pertenece ni mayormente es de tu incumbencia, tu control sobre el tiempo cercano, los próximos días o meses, es como hacerte escuchar en una sala llena de políticos, cero. 2017 es la mayor incógnita del mundo cuando el día de mañana es desconcertante, 2018 es una utopía, 2019 no sé si existirá ¿Lo sabes tú?. Antes que todo esto, hoy. Sea lo que sea aquello que pase en unos meses o en un año ¿Mañana? no ejerce poder de decisión sobre lo que más necesitas hacer para crear lo que algunos podrían llamar un buen futuro. Nadie que está marcando la diferencia en el mundo está preocupado por cómo va a a ser excepcional en un año, el esfuerzo que están realizando ahora es demasiado hermoso como para no disfrutarlo.

Días futuros, 2017, fin.

Hoy, 2016, vida nueva con la misma camisa de ayer. Milagro, la posibilidad de volver a ser colosal, la oportunidad de cambiar las vidas de personas que lo necesitan, la probabilidad de forjar tu propia leyenda y cavar una buena fosa en la que descansar cuando hayas agotado todo el jugo de la vida. Nosotros los optimistas, vemos un nuevo capítulo para la historia, un nuevo tomo para la leyenda, un nuevo paso para construir tu legado. Nosotros los optimistas, vemos hueco para más magia, desenfreno y encantamiento. Nosotros los optimistas, pensamos que la incertidumbre vendrá precedida del algo bonito. Trabajemos por ello, maldita sea.

Has tenido éxito, has fracasado, has sido reconocido, o todavía no eres nadie, sientes dolor por una perdida o te encuentras lleno porque lo tienes todo en esta vida. Frustrado por tu situación laboral o realizado por escalar peldaño tras peldaño hasta llegar a la fama. Ansiedad por que tu vida te controla como un títere o convicción y seguridad porque eres el dueño de tu tiempo. Sea como sea, estás vivo, brinda por ello, celebra. Alégrate. Sonríe.

Mira ahí dentro, detenidamente, no apartes la vida todavía ¿Lo ves? Exacto, eres más de lo que piensas que eres, eres la personas que sabes que llegarás a ser.

Estos somos nosotros, como dice mi amigo Nacho Ibernón, los invencibles, los que hemos peleado siempre, los que vamos a poder, los que lo éramos todo cuando apenas éramos nada, los que nunca se detuvieron, los que soñaron tanto despiertos que finalmente lo hicieron realidad, los que sobresalieron de si mismos. Los que éramos felices esforzándonos, aquellos que nos alegrábamos de fallar más que de terne éxito. Hablo de nosotros, los invencibles, los dibujantes, los insolentes.

Nosotros, los invencibles

Nota el calor que emana de este 2016, pronto empezará a prender y arderá, será un año intrépido. Que empiece ya, vivamos demasiado rápido, a fuego, sin perder el sabor de disfrutar cada segundo.

2016, un año para los invencibles. Fin.

(Artículo inspirado por un mensaje que recibí de Nacho Ibernón.)

Photo credit: Bratvolk.

Dic
19

Misión cumplida

By Isra Garcia  //  Cambio, Liderazgo, Mapmakers, Vida  //  No Comments

Gilberto GarcíaEl pasado martes reflexionaba en Facebook sobre lo que hoy aquí sigue…

Hace 8 años hice una promesa, celebrar nuestra existencia a más no poder, empacharnos de experiencias vitales, trabajar para disfrutar de cada minuto que pasara, dominar nuestras 24 horas, ser nuestros propios jefes y empleados. Ser tan buenos en nuestra profesión que fuera difícil olvidar nuestros nombres. Lanzar tantos proyectos, negocios, ideas como pudiéramos, colapsar el mundo con todos ellos. Ignorar la trascendencia. Atiborrarnos de momentos inolvidables, conseguir cualquier cosa que pudiéramos imaginarnos, perseguir sueños y alcanzarlos, ayudar a las personas, que nos rodean y encontramos en el camino, a ser un poco más felices, y en medida de lo posible, cambiar algo las cosas, a mejor. Amar sin pensar, solo sintiendo, dejándonos llevar. Pensar y hacerlo, hacerlo y pensar. Fracasar estrepitosamente, mucho y rápido, levantarnos todavía más rápido. Ridiculizar el ridículo. Encontrar una causa y estar dispuestos a morir por ella. Dar parte de lo que nos pertenece a personas que realmente lo necesiten. Todo esto fue por mí y por él, puedo decir que lo estamos consiguiendo. Siéntete feliz Gilberto, lo hemos logrado, hemos hallado el significado de por qué estamos aquí, el tan ansiado éxito, ahora solo nos queda disfrutarlo por el resto de nuestras vidas.

Para mí, no hay mejor manera de honrar y revivir el legado que las personas que amas han dejado, que recordándolas en cada paso que des en cada uno de tus días. No sabemos cuánto tiempo nos quedará aquí, no debería preocuparnos mucho, lo que sí sería de vital importancia sería seguir viviendo en exceso, rápido, demasiado rápido, presente e intenso. La muerte, solo será la culminación de una vida épica, el único punto que nos faltaba por unir.

A día de hoy la misión, la grande, la crucial, está cumplida. Ahora a disfrutar de los extras que vengan.

Photo credit: archivo personal.

Nov
20

Despertar hoy o dormir hasta mañana

By Isra Garcia  //  Cambio, Liderazgo, Lifestyle, Mapmakers, Persona  //  2 Comments

He despertado - isra garciaHoy he despertado y estaba perdido, me estaba engullendo a mi mismo porque parecía como si me quisiese perder dentro de mí y encerrarme en mi propio caos. Esto no es nuevo, no es de hoy, llevo un tiempo así, poco a poco he ido dejándome vencer por mi lado oscuro, por la amígdala, por el cerebro primate. En lugar de utilizar cada adversidad como un trampolín para trascender, como siempre he hecho, he dejado que me fuera carcomiendo, todas las pequeñeces y problemática absurda que han ido ocurriendo durante el camino, me han servido como una herramienta genial para rendirme a algo a lo que nunca había estado acostumbrado a rendirme.

He desayunado mis propios hechos

Es posible que en lugar de admitirlo rechazara la idea de que no era yo y en lugar de actuar auténtico y firme a mis valores, he sucumbido al miedo, a la incertidumbre, a la ansiedad, a la problemática, a desconcierto al sistema, al que dirán, a qué pensarán. He pensando demasiado en lugar de sentir más, no he cuestionado, he asumido, he agachado la cabeza, he caído y no me he levantado. Lo opuesto a lo que defiendo a capa y espada, nadie está a salvo.

He despertado rodeando de tiempo

He descubierto que cuando quiero soy el mejor, pero cuando me descuido soy el peor. Cuando me apetece cambio las cosas, pero cuando no me apetece, las destrozo. Cuando tengo la intención maravillo, pero también desgarro. He sido desagradecido, descuidado, desconsiderado y deshonesto. Conmigo mismo y con otras personas. No he disfrutado de cada día, cada hora, cada minuto y cada segundo como siempre lo he hecho. He estado más preocupado en cosas que pertenecían a la sección de “dentro de un tiempo” cosas que no puedes ni debes controlar, que de cosas que están depositadas en la implacable estantería del “ahora”. He despertado y he me he visto solo rodeado de tiempo extra que he ido aglutinando, quizá demasiado, todo para mí. Ignorando que de nada sirve si no puedes regalarlo a otras personas. Sí, lo he hecho con 33 acciones sociales y dando el triple de lo que recibo, pero eso es parte de mi responsabilidad (y de lo que me apetece) aquí en el mundo, ¿Qué hay de la gente de mi alrededor que lo merece?

He despertado en otro mundo

He sido un Isra poco encantador, gentil, considerado y cariñoso, seguro. Olvidé hacer la parte más importante, sentir más, he calculado y he ganado el juego, he apuntado, he disparado y he dado en el blanco, pero quizá fui perdiendo mi esencia por ganar más, conclusión, he perdido en el juego que importa. He dudado más que nunca, he sentido miedo a hacer aquello que cada día he hecho y – en mi consciencia – me ha hecho sobresalir, las inseguridades, fantasmas y frustraciones creadas por mi amígdala me han ido consumiendo. He despertado y al abrir los ojos me he visto rodeado de un mundo que no tiene nada que ver con el que había ido tomando posesión en estos últimos meses. He despertado y cuando he ido al espejo me ha costado reconocerme a mi mismo.

He despertado sin mí

He cuestionado lo más sagrado que existe en el universo, a mí mismo. He llegado a pensar (y me he dejado engatusar por ello) que todo era cosa del destino, olvidé que yo he sido el que he creado mi propio destino.

Pero desperté

He despertado. A tiempo. Olvidé que mi vida está más completa que nunca, que mientras que la gente que amo y me preocupa no sufra, no hay razón para estar realmente mal. Desperté y me di cuenta que había perdido la conciencia sobre quien era y todo lo que he hecho, trabajado, vivido y conseguido hasta día de hoy. He despertado y el presente me ha abofeteado. He despertado e intuitivamente he llevado mi mano al lado izquierdo y he sonreído quitándome un peso de encima al saber que mi corazón latía tan rápido como de costumbre. He despertado y he mirado mis manos y me he dado cuenta de que ahí empieza y acaba todo, cualquier otra manera de pensar, sería un gran engaño.

Puedes despertar hoy o seguir durmiendo hasta mañana. Las dos acciones vienen con resultados contrapuestos.

Gracias por acompañarme en este viaje tan vulnerable, sensible, frágil hacia mi más profundo yo.

Isra.

Photo credit: Odosdesign.

Oct
7

33

By Isra Garcia  //  IG, Lifestyle, Mapmakers, Vida  //  1 Comment

Razones por los cuales estar un 7 de octubre aquí:

1. Para ser desafiado.
2. Por el placer de hacer el trabajo que importa.
3. Por la llamada al cambio positivo.
4. Para la grandeza creada en los de tu alrededor.
5. Para solucionar problemas interesantes.
7. Para ser parte de un equipo.
8. Para experimentar la incertidumbre.
9. Para sobresalir en la adversidad.
10. Para ser apreciado.
11. Por el dinero, por la paga mensual.
12. Por la aventura.
13. Para amar.
14. Para quemar la vida.
15. Por servir a otros.
16. Para alcanzar lo inalcanzable.
17. Para desatar todo el potencial que llevas dentro.
18. Para dejar un legado por el que otros te recuerden cuando no estés.
19. Para entretener a audiencias.
20. Para mostrar resultados.
21. Para descubrir tu miedo.
22. Para vivir rápido.
23. Para escribir en la historia, más allá de donde escribió tu jefe, icono o padre.
24. Para inventar algo.
25. Para reír cuando andas a solas por la calle.
26. Para decir no.
27. Para ir siempre más allá a lo lejos.
28. Para fracasar rápido y eficientemente.
29. Para buscar el éxito que la felicidad te ofrece.
30. Por la complejidad de la simpleza.
31. Por el exceso de hacer las cosas que realmente merecen la pena.
32. Por hoy. Para el ahora. Para ti.

33 años isra garcia¿Por qué siempre nos enfocamos en la 11? ¿Por qué agachamos la cabeza? ¿Por qué no saltamos al vacío? ¿Por qué no buscamos la incomodidad? ¿Por qué esperamos a ser elegidos? ¿Por qué miramos cada día el reloj pensando que a las 00:00h ocurrirá algo mágico? ¿Por qué depositamos nuestras esperanzas en el futuro? ¿Por qué anunciamos trabajos o promociones pretendiendo alcanzar los puntos del 1 al 10 siendo diferenciados únicamente por el punto número 1? ¿Por qué cada año cuando crecemos, no hay alguien recordando la importancia de los puntos 12 al 33? ¿Por qué nadie te enseña a vivir sin un mapa?

A menos de que seas un capo de un cartel mejicano o un trader en Wall Street, mi apuesta es que hay otros factores – más allá incluso de estos 33 – en el trabajo y en la vida cada vez que piensas sobre el trabajo o la vida. Cada año supone un nuevo factor que añadir ¿Has pensado en cuantos años has cumplido y cuáles son esos factores? Más importante ¿Estás trabajando en ellos?

Ayer a las 00:30h formulé mi deseo. Y añadí una nueva razón.

Mi deseo: vivir un año más. El próximo 7 de octubre de 2016 ya pediré redención.

Extra: la razón 33; para estar completo.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+