Browsing articles tagged with "trabajo importante archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, productividad, innovación, estilo de vida, excelencia, autenticidad, economía disruptiva, cambio, disrupción personal y profesional, incertidumbre, liderazgo y comunicación más allá de social media, human media."
Ago
16

El trabajo satisfactorio

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle  //  No Comments

trabajo satisfactorioLa idea de que el trabajo satisfactorio debería ser más que algo necesariamente doloroso, es una invención bastante reciente.

Si buscas en el diccionario Inglés de Dr. Johnson, publicado en 1755, ni siquiera encontrarás la palabra satisfactorio (“fulfilling“). Sin embargo, hoy en día, en un mundo prospero, no solo esperamos obtener dinero a través de nuestra profesión. Además esperamos obtener satisfacción y significado. Es una de las razones por las cuales muchos sufren la crisis del domingo noche.

En busca del trabajo satisfactorio

Algunas prácticas…

1. Confúndete

Está más que bien confundirse sobre que carrera profesional elegir. Antes disponíamos de 2.500 profesiones. Ahora estamos hablando de más de medio millón de opciones disponibles. El resultado: ansiedad al poder tomar la elección equivocada. Resultado final: no tomar ninguna acción y no movernos del sitio.

La confusión es normal y el miedo es natural, sin embargo ninguno de los dos elegirá por ti.

2. Autoconocimiento

Pura filosofía. Para el 99% de nosotros, enlace saber que queremos en la vida y en el trabajo no aparece de forma fortuita. La mayoría de nosotros no tenemos esa visión, esa llamada, ese sueño. Una musa no aparece y nos dice que debemos convertirnos en profesionales del marketing o panaderos. Esto no quiere decir que no tengamos inclinaciones, sino que no las vemos con la suficiente claridad. Lo cual es peligroso, ya que si no poseemos un mapa, estaremos a merced de aquello que si lo tienen. Así que la alternativa es empezar por aparcar el dinero y empezar a experimentar hasta encontrar preguntas y respuestas. No hay forma de que te entiendas si no chocas contra el mundo real.

3. Vive despierto

Escribe todo aquello que disfrutaste haciendo o aquello que no. Sin ser demasiado lógico o analítico. Esto podría incluir cuidar a tu perro, llevar paquetes de un sitio a otro o arreglar los desperfectos de tu casa, o inventar algo nuevo. Cuando más rara y fuera de tema sea la lista, mejor que mejor.

4. Haz muchas cosas, diferentes e intensas

De esta manera podrás encontrar talentos y pasiones, no por pensarlas, sino por probarlas. Lo cual va a unido al punto dos y al punto tres. Intenta mucho porque vas necesitar muchos datos para tomar decisiones futuras para llegar al trabajo satisfactorio.

5. Detente y analiza

Cuando has probado muchas cosas y has anotado lo que ha ido sucediendo, necesitas tiempo para analizarlas y desgranarlas de forma que puedas saborearlas y disfrutarlas bien. Quizá hacerlo una vez a la semana o cada dos semanas, durante treinta o cuarenta y cinco minutos. Esta práctica le dará sentido a tu trabajo. Además de encontrar lo que más te llena y allanar el camino. También te descubrirá si estás perdiendo el tiempo en algo que no te hace sentir pleno, algo que no es trabajo satisfactorio.

6. Escucha a tu intuición

Si mañana tuvieras que morir, ¿cuál sería el trabajo del que no te arrepentirías? Ahí lo tienes.

Atribución imagen: Seth Drum.

Jul
3

Aprovecha ahora que puedes

By Isra Garcia  //  Equipar, Negocio  //  2 Comments

aprovechar ahora que puedesEn muchas líneas de negocios – y en los logros a largo plazo – detenerte es una estrategia destructiva. No aprovechar la tracción que creas genera un resultado obvio. Si no aprovechas cuando estás martillando el acero al rojo vivo mientras lo forjas, pierdes la oportunidad de convertirlo en la forma que deseas. Si dejas de desarrollar actualizaciones para tu APP, quedará obsoleta por alguna que otro competidor aprovechará. No aprovechar los múltiples beneficios que tu restaurante vegano ofrece a los clientes, es dejar escapar las oportunidades de educar a los mismos. Bajar el ritmo de publicación de contenido valioso es perder la oportunidad de llegar a más clientes potenciales.

Si eres un blogger y tomas un descanso, está bien, pero otro tomará tu posición en poco tiempo.

Quizá eres el dueño de un pequeño negocio del retail que va a tomar un sabático. Cuando vuelvas, mejor vuelve con una idea de negocio nueva.

A lo mejor eres una influencer cansada de Instagram y Facebook que decide parar por un tiempo y dedicarse a otras motivaciones. Espera haber perdido una gran influencia cuando vuelvas.

Puedes ser un artesano reconocido por su trabajo que decide explorar las tecnologías disruptivas. Lo que te trajo aquí perderá fuelle, perderás notoriedad.

Fíjate al final de este 2017, la mayoría de personas, frenan el ritmo para concentrarse en sus familia y en su propio desarrollo. Y reflexionar sobre lo que funcionó y no en el año.

Todos menos tú.

En este 2017, IG ha cerrado 11 nuevos proyectos. Ayer fue domingo y estuvimos preparando 3 nuevas propuestas, preparando los siguientes podcasts y el lanzamiendo de unas series web en Youtube. Ayer sábado estuve trabajando en mi próximo libro (2018) y en el nuevo rediseño de isragarcia.com. En unas semanas lanzamos Guateque Chapter 2. Mientras estaré en Santiago de Chile con Stand OUT Program Chile, seguido Kick OFF Stand OUT Program Colombia, luego en Cala Bandida. De ahí a Teatro Marbella y entonces a Latinoamérica con Cibergestión LATAM. En agosto en Nueva York para Stand OUT Program E.E.U.U. y República Dominicana con la Vicepresidencia de la República. La razón por la cual deberías aprovechar es porque puedes y debes, el acero todavía está caliente y puedes moldear lo que estés dispuesto a crear.

Puedes aprovechar a tu manera

Hay muchas maneras de acabar una carrera. Lo que sí es cierto y único, es que tienes que elegir. Decir algo asi como. “Este es el ritmo que necesito para disfrutar y aprovechar todo lo que puedo para causar impacto y resultados. Sé lo que estoy haciendo y lo que voy a hacer”. Entonces acepta lo que venga, esa es la decisión que tomaste.

La decisión que tomaste es golpear mientras tienes energías y ganas. A pesar de la ultraproductividad (trabajar menos y producir más para vivir mejor), estoy trabajando más todavía, porque todavía veo más resultados. Aprovecha cuando estés en lo alto de tu juego, porque conseguirás más. Emplea tiempo en trabajar porque, el año que viene o al otro, podrás elegir en qué quieres trabajar.

Si quieres aprovechar

Si tu idea es aprovechar mientras el acero está caliente:

  • Muestra los beneficios que has alcanzado. Para de hablar sobre lo que podrías llegar a hacer.
  • Educa sobre cómo ayudar a tus clientes. No sigas hablando de reuniones o cenas de negocios.
  • Comparte tus mejores trucos. No continúes guardando tus grandes hallazgos.

Tú eliges el éxito en tu vida. Tú eliges cada paso. Yo he elegido el mapa en el que ahora dibujo. Menos mal que elegí, un poco tarde pero elegí, de lo mejor que he hecho nunca.

¿Y tú?

Atribución imagen: tinkerbrad.

Jun
30

La preparación que importa ocurre cada día

By Isra Garcia  //  Brillantez  //  No Comments

La preparación es lo primero. Tienes que estar preparado, sí, claro.

Tienes que…

  • Leer todos los libros que puedas.
  • Escuchar todos los podcast que puedas.
  • Ver todas las entrevistas que puedas de los grandes iconos y las mentes brillantes.
  • Leer todos los posts posibles de los mejores bloggers.
  • Ir a todos los eventos que puedas.
  • Asistir a todas las conferencias que puedas.
  • Aprender todas las grandes citas que puedas de los grandes personajes de la historia.
  • Inspirarte cada día con todos los contenidos motivacionales que puedas.

Corre, ve, hazlo.

El mito de la preparación

la preparacion que importaEn la mayoría de entornos, más del 90% del tiempo y esfuerzos invertido no es el trabajo importante actual. Sin embargo, esa energía descomunal queda casi siempre empleada en prepararnos, estar listos, depurar, pulir y entonces pulir lo que parece el trabajo. Podrías leer cinco libros seguidos y eso podría no cambiar nada en tu vida o en tu trabajo. Podrías escuchar tantos podcast al día como pudieses (¿diez?) y al final de esto, no tener ni idea qué hacer con todo lo absorbido. Un poco más allá, un examen universitario podría llevar dos horas, pero el procedimiento y preparación actual podría llevar días, semanas e incluso meses. ¿Y el resultado? Poco relevante. Podrías estar inspirado y motivado todos los días, y podrías seguir desempleado desde hace seis meses.

A menudo quedamos confundidos sobre qué parte es importante, cuál merece nuestro tiempo, cuál el la parte determinante. Sin duda alguna, si tienes que hacer algo que no sobresalga, no te molestes, vas por buen camino. Pero, parece que todo lo que hoy no parece “la clave”, eso que es banal y que podría no marcar la diferencia, son esos activos que más importan.

Cuando tengas dudas, invierte menos de la mitad del tiempo que esperas en lo que la mayoría de personas recomienda y hace. Y mucho más tiempo en experimentar y especular, en practicar lo aprendido, en el control de la excelencia. En el trabajo mundano de mancharte las manos. En tu propia preparación.

Ya estás preparándote, cada día

Dime, para qué quieres leer sobre o prepararte en algo que haces cada día. No tiene sentido, si no lo practicaras necesitarías preparación. Si necesitaras preparación no lo practicarías, y si no lo practicaras es que no lo estás haciendo. Si no lo estás haciendo, no estás dispuesta ni equipada para hablar de ello. El resto no deberías comprarlo.

Atribución imagen: Ed Dunens.

Abr
29

El trabajo digno

By Isra Garcia  //  Brillantez  //  No Comments

Nunca volverás a lo que eras, serás lo que eres. Eso te hará elegible para realizar el trabajo digno.

el trabajo digno

Usarás algo de tiempo cada día tratando de ser más sabio que cuando despertaste.

Llevarás a cabo tus responsabilidades de manera fiel y excelente.

Progresarás paso a paso pero en lapsos rápidos, crearás disciplina al prepararte para esos lapsos.

Te esforzarás pulgada por pulgada cada día.

Un día harás algo que encenderá una luz, abrirá una puerta o creará una conexión.

Nada es tan perfecto como habíamos imaginado. Aunque muchas cosas serán mejor de lo que imaginamos.
Las decisiones serán tomadas. Los riesgos serán corridos. Los fallos serán cometidos. El aprendizaje será latente.

Ese proyecto sin resultados en el que has estado trabajando durante tiempo, empezará a retribuirte de formas que no esperabas. Si estás dispuesto a ver esas oportunidades.

Empezarás algo. Y abandonarás algo.

Ese hábito inútil que ni siquiera disfrutas seguirá siendo inútil.

Seguirás, con mucha posibilidad, sin descubrir el talento que te hace sobresalir.

Esa persona tóxica que crees que tanto te aporta y quieres seguirá restándote.

Las reuniones, el teléfono, las redes sociales y el whatsapp, siguen siendo tu mayor problema.

El email es tu aliado, no tu enemigo, cambia el chip.

Esa costosa mentalidad negativa te está costando años de auto-saboteamiento. Esa es la razón por la cual sientes que no avanzas.

Olvidaremos que todo va sobre la auto-disciplina, auto-consciencia y la iniciativa. No importa, lo aprenderemos a la fuerza.

Ignoraremos los momentos difíciles, pero vendrán más.

El trabajo digno sobresaldrá

Si al final del día si lo has hecho lo suficientemente bien, tú lo sabrás y la gente de tu alrededor también. Ambos recibiréis lo que os merecéis. Es es el trabajo digno, y honesto. El trabajo de los agentes del cambio.

Nota: penúltimo día de desconexión en Afrika Burn – este es un post programado días antes.

Photo credit: txarli san.

Ene
10

Cómo hacer un trabajo que sobresalga

By Isra Garcia  //  Brillantez, Stand OUT Program  //  No Comments

Hay tres componentes para hacer un trabajo que sobresalga del resto:

  1. Ver más allá de nuestra propia visión. Percibir fuera de nuestra caja de percepciones.
  2. Hacer que las cosas sucedan. Fallar o acertar trabajando sobre algo. Estar en movimiento.
  3. Intentar, probar, experimentar allí donde pueda haber riesgo. Crear sin instrucciones.

1. Aprender a ver fuera de nuestro mundo

Necesitamos aprender a ver fuera de nuestra propia visión del mundo. Necesitamos ver el mundo como es, sin etiquetas, sin sesgos, prejuicios o juicios de valor. Al mismo tiempo que necesitamos percibir sin saber el nombre de lo que percibimos. Debemos entender que la realidad es maleable y que hay realidad diferentes y válidas que podrían ser contrapuestas a nuestra realidad.

2. Aprender a cómo hacer que algo suceda

Es imprescindible enseñarnos a cómo usar nuestras destrezas para usar lo que percibimos y sabemos de forma que podamos reflejarlo en un trabajo personal. Ya sea un proyecto, una tarea, una transacción, una interacción o una parte de un trabajo n equipo. Ese intento es algo incierto y desconcertante, podría no funcionar, quizá, pero está basado en un trabajo digno y real que impacta en el mundo. Eso lo cambia casi todo. Si enseñamos a no parar de hacer cosas, enseñaremos a estar en movimiento continuo, eso es progreso, para todos.

3. Aprender a bailar con el riesgo de la creación

Esta es la parte más difícil, sobresalir implica enfrentarse a algo que nos atemoriza, algo que nos cuesta hacer. Significa lanzarse a algo que intentamos por primera vez, algo que no hemos reptido antes. Esa primera acción, esa primera decisión, ese primer intento, esas primeras palabras. Es aprender a cómo hacer un trabajo que será visto y expuesto a la opinión y que inevitablemente llevará nuestra firma.

Nuestra responsabilidad – trabajo que sobresalga

Es aprender hacerlo, pero también necesitamos a la parte que nos empuje a aprenderlo.

trabajo que sobresalga Isra garcía

Eso corre por nuestra cuenta. Cómo hacer un trabajo que sobresalga es parte de nuestra misión en Stand OUT Program. Hacer un trabajo que sobresalga, en esta economía y en tu vida, está a tu alcance. No va sobre estar preparado, sino sobre estar dispuesto. ¿Lo estás? Aquí en Valencia tienes de nuevo otra oportunidad,

Photo credit: Looker Media.

Ene
2

Haz un mejor trabajo

By Isra Garcia  //  Brillantez  //  No Comments

Haz un mejor trabajo. Ese es otro de mis mantras.

Si el mercado no está ahí, haz un mejor trabajo. Si tu jefe no te respeta. O si la gente no te entiende. Haz un mejor trabajo…

haz un mejor trabajo

Si tus clientes no vienen a comprar tus productos o a utilizar tus servicios, haz un mejor trabajo o cambia de producto o servicio, tu decides. Si lo que haces para mejorar tu vida no funciona, quizá deberías cambiar lo que haces o quizá debería hacerlo mejor. Haz un mejor trabajo…

Haz un mejor trabajo

Cuando apenas ninguno de los visitantes que llegan a tu sitio web convierte, es momento de preguntarse si hay que cambiar de estrategia o hay que hacer un mejor trabajo. Allá donde no hay resultados es allá donde un mejor trabajo es necesitado. Siempre que hay demasiadas explicaciones hay carencia de un mejor trabajo. Tan pronto como los objetivos no son alcanzados, está claro el mejor trabajo no fue llevado a cabo.

Si tu trabajo es bueno, pero piensas que no lo suficiente. Entonces necesitas hacer tu mejor trabajo:

  • Hazlo auténtico.
  • Sigue trabajando.
  • Prueba a volar alto.
  • Empieza a soñar en grande.
  • Materializa algo de lo que sueñas.
  • Mantente iniciando cosas que te motiven.
  • Continúa escribiendo en el mapa.
  • Vive sin tener ni idea de que vas a hacer mañana.
  • Invierte tiempo en moverte el punto uno al punto dos, progresar.
  • Produce cosas que te asombren.
  • Encuentra formas de luchar contra ti misma.
  • Permanece en la oscuridad un poco, luego salta a la luz,
  • Crea tu propio combustible.

Si no estás en el camino, no es nada grave, solo necesitas hacer tu mejor trabajo.

Extra: antes de que acabara el año, el pasado 31 de diciembre lancé mi último proyecto. “El chispazo mensual”, un impacto útil y de valor en tu email una vez al mes. si estás suscrito ya sabes lo qué es. Si no lo estás y quieres recibirlo, suscríbete aquí y podrás disfrutar de ello sin coste. A partir del próximo 31 de enero.

Photo credit: JD Hackock.

Nov
2

El trabajo sólido

By Isra Garcia  //  Equipar, Negocio, Productividad  //  No Comments

Es fácil perdernos en muchas cosas que hacer, proyectos, pruebas, viajes, vacaciones, juerga. ¿Cómo ha sido tu año? ¿En que has invertido el tiempo? ¿A qué has prestado tu atención? ¿A qué has dedicado más esfuerzo del habitual? ¿Cuál es tu trabajo sólido hoy?

trabajo sólido

¿Qué hay en tus planes de trabajo sólido solo?

2016, la mayoría de tus negocios pueden estar viniendo de una fuente a la cual no estás prestándole la importancia que se merece. Imagina, centrar tus esfuerzos en cursos y en escribir libros, cuando el núcleo de impacto son las consultorías, tu trabajo de agencia y las conferencias.

Date cuenta de aquello que hay en tus planes y es importante para tu crecimiento profesional, individual o como negocio, podrías estar demasiado enfocado en una cosa que no genera ni generará negocio. Resultado: cerrar la persiana y volver al trabajo de fábrica, o algo así.

Si tuviera que utilizar un ejemplo personal, miraría atrás en 2015 cuando cambié mi estrategia de blogging por una más eficiente y efectiva, que consumiera el tiempo que necesitaba confirme, ni más ni menos. Esto fui extrapolándolo a social media, a llamadas de teléfono, a reuniones, a agenda, a entrevistas, a escribir libros. Centrando tu mejor atención en lo que mejores resultados genera, puedes avanzar más rápido en tu camino empresarial, mientras vives mejor la vida, incluso mejorando tus ingresos. Voilà.

Cuando te dejas envolver

Por este ego-sistema, has perdido. Te observas a ti mismo gastando tu tiempo en el muero de Facebook, leyendo tweets como una adicto. O mirando vídeo tras vídeo en Youtube. Cuidado.

Etiqueta como trabajo sólido

Sí, etiqueta como trabajo sólido todas las tareas que te ayuden llegar a terreno sólido. Con una pequeña etiqueta, rotula todas esas tareas importantes que ayuden a tu trabajo y negocio a marcar la diferencia. Y lee esto, centra tu tiempo en desarrollar esas tareas, en prolongarlas. No permitas que tu futuro sea decidido por hechos que no guardan relevancia con aquello que te gustaría que fuera ese futuro.

Y si el trabajo sólido se marchara…

Pienso (y trabajo) sobre ello cada día, me preparo para que lo que hoy me da ingresos mañana pueda no dármelos, muy probable. Hace un tiempo que me convencí a mi mismo que lo que hago no duraría más de 3 años sin que tenga que cambiar bastante. Entonces empecé a forzarme a estar creando nuevas líneas de negocio que funcionen mañana. En efecto, esas líneas que abrí, hoy empiezan ya a dar frutos, por eso no sigo parando de hacer esto. Diversificar, sí. Algunas funcionan, otras no. Lo que me sorprende es que nunca imaginé que estaría trabajando en cosas como Stand OUT Program, Ultraproductividad, Inconformistas, habilidades núcleo y súper-hábitos, y el negocio que deriva y derivará de esto. Y ahora veo otros horizontes para que ojalá funcionen pasado mañana.

¿Cuál es tu línea primaria de negocio? ¿Y si tu soporte de trabajo sólido desapareciera, qué harías?

Deseo que algo de esto te haga pensar, y más importante, tomar acción. Trabaja de forma inteligente, no más dura.

Photo credit: GPS.

Ago
7

Odio mi trabajo

odio mi trabajoAyer, segundo día de viaje, escribo desde la playa de Daytona, en un Starbucks justo en primera línea. El único lugar que pude encontrar acceso a Internet, conexión para la fuente de energía del portátil y agua caliente para mi desayuno particular (infusión hepática, digestiva y renal, té de kukicha, sopa de miso y un zumo orgánico “super-green”). Son las 14:18h, durante 3:30h he recorrido en fat bike una gran parte de la costa. Cuando estaba en el mostrador, la mujer en la caja me miró y me dijo “odio mi trabajo”.

Llego a la mesa después de tener mi pedido y destino 90 minutos a trabajar, no porque odio mi trabajo. No, sino porque me apasiona, porque me gusta, porque me llena, porque escribir este post me hace crecer, porque amo mi trabajo.

Odio mi trabajo

Muchas personas odian su trabajo, porque:

  • No es realizante.
  • No es motivador.
  • No se aprende nada nuevo.
  • No se sobresale como persona – ni como profesional.
  • No fue deseado, fue impuesto.
  • No hubo otra opción.
  • No ganas lo que mereces.
  • No hay una cultura basada en la meritocracia.
  • No se potencia el talento, sino se manipula.
  • No hay espíritu de equipo, solo competición individual.
  • No hay recompensas emocionales.
  • No se impulsa a emprender aventuras personales.

Las personas odian su trabajo por todo esto y más que me dejo, pero sobre todo porque sus responsabilidades profesionales diarias les hacen sentir como una gallina en un gallinero, como un robot en una máquina de ensamblaje, como un borrego dentro del rebaño, como diría Seth Godin.

Ama tu trabajo

Esto no tiene porque ser malo, hay muchas personas que son perfectamente felices en su trabajo, sea cual sea, en las condiciones que sean. Y ello no son nada de lo de arriba, no son son borregos, robots o gallinas. ¿Cómo puede ser eso? Podrías preguntarte.

¿Por qué? porque este último segmento, de una manera u otra, aprendió a adueñarse de la experiencia de su propio trabajo, empezaron a ser conscientes sobre lo que eran y serían. Entonces empezaron a establecer imágenes.

Mientras otros, se quejan cada día de jefes, politicos, clientes o el hombre / mujer del tiempo. Sienten una miseria ajena o cualquier otra desgracia.

Muchas personas piensan que el éxito y la felicidad son el resultado de factores externos, mientras otros muchos piensan, diría que la mayoría, demuestran que son factores internos; como vencer el trauma interno, potenciar la actitud y la iniciativa y desarrollar la perspectiva. Sobresalir desde dentro.

Simple. Sí. Fácil. No, hay una distinción. Hay una diferencia.

Cambia lo que te apetezca

En acabar este post, mi tiempo de trabajar se extenderá 50 minutos más y finalizaré por hoy. Lo que venga después, será descanso, desconexión, hacer nada, leer, no sé. Oye, incluso podría volver a hacer algo de trabajo. ¿Por qué? De nuevo, porque amo lo que hago y no me lleva todo un día hacerlo, si lo hiciera, ¿crees que me importaría? Tengo márgenes, pero en ocasiones me gusta romperlos y saber porqué lo estoy haciendo.

Recuerda donde estás

Hoy cuando rodaba con la bici por la playa, un hombre mayor se puso a mi lado y estuvimos hablando, yo estaba desbordado por la inmensidad y la belleza de las playas de Daytona, cuando le hablé de esto, el hombre me respondió “¿Sí? Vaya, creo que lo doy por descontado y no lo valoro como debería” Esto nos pasa a todos, por eso es tan fácil que un día pienses “odio mi trabajo” ¿En serio? Entonces me pregunto que haces todavía ahí. No eres un borrego, ni un robot, ni una gallina, ni un número de un CRM (¿Lo eres?). Hoy es un buen día para recordármelo y de paso recordártelo a ti también.

Extra: mientras escribía decidí que no pasaré noche en Daytona, esta tarde-noche marcho a San Agustín.

Photo credit: Churl Han.

Ago
3

Equivocarte hoy para acertar mañana

By Isra Garcia  //  Branding, Cambio, Enterpreneurship, Habilidades  //  No Comments

Estás equivocadoToda esa energía empleada en intentar acertar siempre es un desperdicio. Admítelo, estás equivocado. Genial.

Grandes empresarios, autónomos, freelances y súper-empleados han aprendido que es más fácil equivocarse de vez en cuando. El proceso de equivocarte puede ser un muy buen sistema de Ultraproductividad que agilizará el descubrimiento de aquello que acaba siendo lo correcto. En mi caso, está incrustado en mí, es así cómo hago las cosas, para bien o para mal, de otros y mío propio.

Tienes que equivocarte

Casi tienes que equivocarte primero antes de encontrar qué es lo que funciona. Casi siempre tienes que andar por el camino erróneo, hacer aquello que todo el mundo te dijo que no hicieras, trabajar en aquello que no funcionaría, construir algo que acabaría siendo un desperdicio. Damas y caballeros, os propongo establecer el siguiente sistema: “haz esto, descubre que te equivocaste, y entonces ve y hazlo bien, y luego más que bien”. Este es mi sistema y me gustaría que fuera el tuyo.

Cuando tu exigencia es ardiente como el infierno, solo tu “bien hecho” es algo que pocas personas pueden ver como “bien hecho”, a menos de que sea obvio. Or tu “excelente” podría ser un contraataque al “bien hecho” de otras personas y organizaciones. O estarás equivocado, pero por un set diferente de razones que al final te harán estar en lo cierto. Vaya, guau, esto no tiene mucho sentido todavía.

Equivócate

Aprendemos haciendo, pero además como en Stand OUT Program estamos comprobando, aprendemos arriesgando, fallando y decepcionado. En muchas ocasiones, aprendemos cuando nos desbordan y nos sobrepasan.

Hablar sobre algo o teorizarlo o leer un libro o recitar mejores prácticas en una conferencia, tiene el menor valor posible comparado con hacer algo y producir un resultado. Sin embargo, si haces algo mucho antes de aprender bastante sobre el tema, podrías (podrás) fracasar estrepitosamente.

Llevo en marketing desde 2007, en el mundo digital desde 2008, escribiendo en el blog desde finales de 2008, trabajando en mi propia agencia desde 2010. He estado equivocado por años y años, de hecho si me preguntas, creo que sigo equivocado en la mayoría de cosas que hago, sincero y honesto. Algunas veces acierto y voy en el camino correcto, qué raro me siento cuando esto ocurre.

Hoy, en estos días, siento que estoy equivocándome en algunas cosas sobre mi profesión y otras en mi forma de pensar y en mi vida. Estoy equivocado sobre la innovación disruptiva como los profesionales la conocen. Equivocado sobre la manera de entender y aplicar el marketing que todo el mundo concibe.  También sobre la forma de crear negocios escalables. Estoy equivocado sobre cómo manejo las relaciones personales.

Estoy equivocado sobre muchas cosas.

Hey, pero la esencia de la historia que te cuento (si no me he ido demasiado por las ramas) es por estar equivocado, seguro que pronto estaré en lo cierto.

Estás equivocado

No te pregunto, te lo digo porque sé que lo estás ¿te das cuenta? ¿Sabes en qué? ¿Qué significa para ti estar equivocado? ¿Qué pasas cuando haces algo y no funciona? ¿Cuál es tu predisposición a intentar cosas que no entiendes?

Estás equivocado/a ¿cómo lo interpretas?

Photo credit: Joel Bez.

Abr
15

Magia para trabajar

By Isra Garcia  //  Brillantez, Enterpreneurship, Equipar, Negocio, Táctica  //  No Comments

De manera esencial, hay varias maneras de avanzar en el trabajo, de entre ellas dos muy simples:

  • Una más rápida: no parar de lanzar, fracasar y analizar cómo hacerlo bien la siguiente vez.
  •  Una más lenta: ir poco a poco dando pasos lentos y seguros, sin fallar. Perfeccionar perfecto. Tardar una eternidad y lograrlo al final de los días.

Sea cual sea la manera esto es lo que propongo hacer:

1. Plasma tus ideas / proyectos / acciones / APPs / tácticas de negocios / plan de ventas / estrategia de RRHH / operativa de RRPP… en una hoja

2. Comparte tu visión con personas que admires o respetes, pide feedback sobre lo que cuentas, cómo hacerlo para que funcione mejor, limitaciones, expectaciones, etc.

3. Haz magia – no trucos, me explico – pasa de idea a realidad: trabajar en ello; toma decisiones y actúa sobre ellas, evita reuniones, envía emails con llamadas a la acción, haz llamadas para solventar problemas, fija un timing, fechas límite, responsables, etc. y empieza con el project management tu mismo.

Magia para trabajar

Espero que seas consciente de la realidad del resultado, hay que trabajar duro para que funcione. La fórmula del éxito; determinación, constancia, disciplina y mucho mucho mucho mucho trabajo. Y entre medio de todo esto, estar dispuestos a fallar mucho, rápido, levantar más rápido aún y volver a intentar, pero diferente.

Magia. Resultado. “Tachán”.

Photo credit: Dana.

Mar
27

El spam de distracción

By Isra Garcia  //  Equipar, Productividad  //  2 Comments

el spam de distracción¿Con qué frecuencia desconectas cuando estás enfocado en hacer el trabajo importante? ¿cuantas veces durante e día? ¿cuanto tiempo quedas distraído mientras estáis desconectado?

Esto es lo que llamo el spam de distracción. El tiempo que pasa entre el tiempo que estabas completamente volcado en una tarea, responsabilidad, conversación o actividad, la desconexión de enfoque y concentración que sufres cuando te distraes y el instante en que vuelves a conectar, si es que tienes la suerte de volver a engancharte. Son tres variables interesantes por si solas, pero cuando relacionas las tres, te das cuenta la importancia de la ecuación.

En concreto: ¿Cuanto tiempo pasa desde que estás trabajando en el plan de ventas y entonces salta una notificación de Instagram, la atiendes, la verificas y quizá profundizas, hasta que vuelves a estar otra vez metido de plan de ventas? ¿O en la presentación que realizas a inversores y vibra tu smartphone en el bolsillo y alteras el discurso por la distracción? ¿O lo que tardas en acabar el business plan porque es más sencillo hacer otras tareas aleatorias e ir volviendo poco a poco al plan para así no tener que enfrentarte a ello de manera tan decidida? Piensa en todas las veces que aparece, demasiadas.

El spam de distracción hoy es más decisivo que nunca, decidirá la calidad de tu trabajo, de tus relaciones, de tu vida y por lo tanto el resultado de todo ello. Lo que pretendo aquí no es que lo contabilices y sepas cuanto tiempo quedas perdido en tierra de nadie, no, en absoluto. Mi intención es que lo identifiques y lo neutralices, si el spam de distracción aparece, eso solo significa que no vas a poder entregar lo que tus clientes, proveedores, amigos, familia, pareja o mundo espera de ti. Cambiarás la brillantez por la mediocridad.

Photo credit: Conor.

Ene
10

Ama tu trabajo, porque puedes

By Isra Garcia  //  Brillantez, Cambio, Mapmakers, Marketing  //  4 Comments

ama tu trabajo, porque puedesAmo mi trabajo. La mayoría de mis buenos amigos, colegas de trabajo cercanos, equipo en IG y creo que el 98% de mi círculo de influencia, se sienten parecido a mí.

Sin embargo, no siempre ha sido el caso.

Hace años, cuando muchos de nosotros éramos bastante más jóvenes, lo que amábamos por encima de todo era el dinero, mujeres (u hombres, depende), coches, juerga, ropa, reconocimiento, sentido de pertenencia, lujos y todo esa clase de cosas. Eso y más estaba en el lugar de la balanza que más peso tenía. Más en el otro lado, estaba todo lo aburrido:

No comer chocolate. Colegio, universidad, clases, estudiar para los exámenes, el trabajo de verano, hacer la cama, bajar la basura, pasear el perro, encajar.

Por ejemplo, el amor y el trabajo estaban ambos a un lado diferente de la balanza, en lugares distintos, con un peso cada uno, el primero tenía más importancia que el segundo. Pienso que es bastante normal. Cierto, era algo más normal hace menos de una generación a ahora. Y permaneció normal para todos nosotros, hasta pasados los veinte, donde empezamos a descubrir las cosas por nosotros mismos.

Por “suerte” (no sé si sería la palabra adecuada), el mundo cambió, o al menos, nuestros mundos cambiaron, eventualmente.

Ahora, con todo lo experimentado hasta el día de hoy, pienso que aprender, a través del tiempo, a amar el trabajo de uno mismo, valorarlo, considerarlo, merecerlo y recompensarlo, es una de las tareas más gloriosas y primas que el Universo ha creado para todos nosotros. Por lo tanto, no tratar de completar esta misión es uno de los pecados más grandes en la vida de uno mismo, o al menos, una de las más grandes tragedias de nuestros días personales.

Especialmente hoy, en 2016, cuando tienes cero excusas. Especialmente cuando hay personas a tu alrededor que lo están logrando cada día, esas quiénes empezaron con muchos menos recursos y oportunidades que tú tuviste nunca. Especialmente ahora, que vivimos en la economía creada por personas como tú y como yo.

Si todavía no has dado el salto, te sugiero que empieces ahora, tomando un fuerte impulso. No digas nada a nadie, guarda tus intenciones. Solo. Empieza. Ahora.

Buena “suerte”.

Photo credit: Fabien LE JEUNE.

Nov
16

Dos tipos de trabajo

By Isra Garcia  //  Equipar, Negocio, Productividad  //  No Comments

Hay dos tipos de trabajo, el trabajo por el cual ganarás y el trabajo por el cual no pasará nada.

Tipo 1:

  • Crear una APP y conseguir que sea descargada.
  • Escribir y publicar un libro explicando tu arte o método de…
  • Desarrollar una presentación de ventas para captar inversores.
  • Implementar un set de tácticas que aumenten las ventas de tu tienda online.
  • Lanzar la marca en la que tanto tiempo llevas pensando.
  • Actuar con acciones concretas para ayudar a combatir las injusticias.

Tipo 2:

  • Pasar el tiempo explorando la página de inicio de Facebook.
  • Leer y enviar tweets.
  • Parecer ocupado.
  • Preocuparte por el número de seguidores que te dejan de seguir en Instagram.
  • Seguir con estricta atención el número de visitas que recibe tu sitio web o blog.
  • Publicar mensajes de apoyo o críticas y quejas en las redes sociales.

encuentra tu trabajoEs tu misión identificar cual es “tu trabajo” ese que cambia cosas, puede ser que no sea el trabajo por el cual te pagan y tengas que descubrirlo, o puede que sea una pequeña parte del trabajo que haces actualmente y otro tipo de trabajo esté evitando que hagas ese trabajo decisivo.

Toma un bloc de notas y un bolígrafo y anota cual es “tu trabajo” y cual no lo es, haz solo el primero.

Photo credit: Charlie Wollborg.

Nov
3

11 maneras de rechazar propuestas de trabajo

By Isra Garcia  //  Equipar, Habilidades, Productividad  //  2 Comments

como rechazar propuestas de trabajoFelicitaciones, consigues lo que te propones, cumples tus compromisos. Los proyectos funcionan y el beneficio que viene con ello no para de entrar por la puerta. Tus clientes están contentos. Tu equipo está contento. El único pero es que tu carga de trabajo incrementa justo cuanto más funcionan las cosas. Claro, todo el mundo sabe que eres bueno, es por eso que siempre eres la primera elección a ser escogida. Recibes peticiones para participar en multitud de eventos, emails de extraños que solicitan tu participación en su proyecto, ofertas de inversores. Necesitas rechazar propuestas

Técnica infalible: no

Esto que te cuento a continuación es una estrategia de éxito probada. La próxima vez que alguien contacte contigo para tratar de acaparar algo de tu tiempo que no esté escrito en tu lista de prioridades, estas pequeñas respuestas (o plantillas) te harán sonar lo educado, respetuoso y elegante – y profesional, y a la misma vez mantendrán a raya a quien desees.

1. Me encantaría ayudarte con eso, pero mi concentración necesita estar ahora mismo fijada en [inserta el nombre de la tarea, responsabilidad o proyecto].

2. Mi prioridad es [inserta el nombre de la tarea, responsabilidad o proyecto] hasta [inserta fecha]. Después de esa fecha podríamos sentarnos a hablar sobre ello.

3. Desearía poder ayudar, pero sé que no podría entregarle el tiempo que tu idea / proyecto y tú mismo merecéis.

4. Sé que [inserta el nombre] estaría realmente dispuesto a involucrarse en esta clase de proyecto / negocio. Podría conectar a ambas partes si te interesa ¿Qué te parece la idea? – Nota: usa esta respuesta si conocer a alguien por el / la quien puedas dar tu voto de confianza. Alguien hambriento por la clase de reto que podrías plantearlo sin dejarte mal.

5. Podría valorarlo [inserta una fecha muy realista]. Permíteme conocer si te cuadra. – Nota: únicamente usa esta respuesta si el proyecto te interesa de verdad y ahora no encuentras hueco para empezar a trabajar en ello.

6. Sigo una política estricta de trabajo, en ella delimito los lugares en los cuales deposito mi tiempo, lugares como [inserta proyectos, personas o tareas] en este momento. Lo que propones no estaría en sa lista, de esta manera tengo que rechazarte tu ofrecimiento. – Nota: esta es una respuesta más casual, seguro, ideal para usarla en un entorno más cercano con el cual tengas más confianza.

7. Desafortunadamente no trabajamos para más clientes o en más proyectos de momento, pero gracias por pensar en nosotros. – Nota: esta es una respuesta bonita si eres un freelance con el plato lleno. Si trabajas en una oficina, ignora esta respuesta.

8. Desafortunadamente, hemos cerrado todas nuestras vías de colaboración debido a la vasta carga de trabajo que poseemos. No obstante, podría recomendarte [inserta nombre de persona que recomendar]. Similarmente, esta es una buena respuesta si eres un fotógrafo, fisioterapeuta, planificador de eventos o cualquier otro tipo de consultor. Recomendar a alguien significa dar algo que seguro que pronto recibirás.

9. Vaya, esto suena muy bien, una oportunidad excitante, pero mi calendario está completo, esta vez tendré que dejarlo pasar. – Nota: perfecto cuando alguien quiere que asistas a un evento o conferencia.

10. Sí, interesante. No, no me interesa, no resuena conmigo, no es afín a mi trabajo y a mi visión del mundo. No trabajaré en ello. De ninguna manera. – Nota: esta es muy válida cuando trabajas con personas que saben aceptar “no”, muy pocas.

11. Seguro va a ser un gran proyecto. Sin embargo, no veo el “win-win”, es por eso que tendré que declinar la propuesta.

Rechazar propuestas es necesario

¿Cuál es la tendencia aquí? Empieza con algo positivo. Dejarías ayudar si fuera algo atractivo para ti, luego recházalo sin sentir que debas ofrecer muchos detalles o explicaciones. No lo necesitas ni debes.

Di no rápido, claro y directo a rechazar propuestas, de esta manera ambas partes podrán evolucionar.

Photo credit: Lucas Moratelli.

Nov
2

5 pasos para conseguir el trabajo importante

By Isra Garcia  //  Equipar, Productividad  //  No Comments

sistema para hacer el trabajo importanteEsta es posiblemente una de las técnicas más potentes que he encontrado para lograr ser ultra-productivo. Esto te permitirá hacer lo que más necesita ser hecho por ti, para dejar a un lado todo aquello que no te hace progresar. Estructura para realizar solo y tan solo el trabajo importante, presta atención al sistema:

Sistema de 5 pasos para hacer el trabajo importante

 

1. Lista todas las tareas que hagas al día, profesionales y no profesionales, absolutamente todas: llamadas de teléfono, reuniones, mensajes por whatsapp, comer, cenar, hacer deporte, comprar, leer un libro, mantener una conversación con un amigo, etc. cualquier cosa en la que emplees tu tiempo, sí, lo que sea.

2. Añade al lado de cada tarea el tiempo que has depositado en cada una de ellas. Es decir, cuanto tiempo te ha llevado hacer esa reunión, llamada o edición de vídeo, o preparar esa entrevista, o dar esa charla. Otro paso más allá es anotar las sensaciones al terminar. Cuesta un poco más de tiempo pero es un gran indicador semántico. Luego te servirá para poder evaluar el sentimiento de la tarea realizada.

3. Repite los pasos uno y dos durante 20 o 30 días, mi recomendación es 30. Principalmente porque cubrirás mucho más trabajo y días. Es factible que intervengan nuevas tareas y factores dentro de esa extensión de 10 días de tiempo. 20 o 30 días anotando todo, con tiempo y sensaciones, aunque las tareas se repitan de un día a otro, no importa, lo que pretendemos aquí es monitorizar para luego evaluar.

4. Después de la fase de análisis (punto 4) tendrás una especie de mapa con treinta días dibujados. Allí podrás divisar todo en lo que has invertido tu tiempo. Habrá tareas repetitivas, otras que ocurren ocasionalmente, algunas periódicamente y otras quizá más esporádicas. Al mismo tiempo te darás cuenta de que has estado llevando a cabo responsabilidades que no eran prioritarias, ni si quiera eran importantes, o algunas que si no las hicieras nadie se enteraría. Por otro lado, reconocerás aquellas cosas críticas para que tu negocio, proyecto, idea o vida continúe evolucionando. Esas son las únicas tareas que requieren de tu máxima concentración y determinación. Necesitas identificarlas claramente y colocarlas como prioridad absoluta en cada día. Tu día debe empezar con ese trabajo importante primero.

5. Rehaz tu agenda con el 60% de trabajo que antes, solo incluye aquellos ítems que te permiten hacer el trabajo importante, descarta el resto. Si lo haces, solo tendrás que trabajar y disfrutar con el resultado que lograrás.

Photo credit: Lars Plougmann.

Oct
17

Cual sería mi estrategia en mi primer trabajo

By Isra Garcia  //  Equipar, Nueva economía  //  No Comments

mi estrategia en mi primer trabajoAprendería todo lo que pudiera.

Trabajaría más que nadie. Con propósito, intención y alegría

Ayudaría a mis compañeros a ser mejores que yo.

No faltaría a ni una sola fecha límite, aparecería siempre que lo adelantara por adelantado. Mi compromiso sería inquebrantable. Sería el más puntual de toda la empresa.

Fallaría frecuentemente, delante de mis jefes, me apropiaría del fracaso y lo anunciaría delante de mis compañeros. Fracasaría cada vez más pequeño, evolucionaría gracias a ello.

Cada vez que tuviera éxito en alguna tarea, proyecto o campaña, cedería el crédito a las personas de mi departamento, equipo o sección.

Hablar se reduciría a una acción un tanto escasa en mí, en lugar de eso, centraría todos mis esfuerzos en producir resultados que hablen por mí. No necesitaría dar muchas explicaciones a nadie.

Equilibraría mi vida; trabajaría al mismo nivel que disfrutaría.

Mantendría un idilio con la excelencia; mejoraría cada día en la calidad de mi trabajo.

Me responsabilizaría del trabajo que importa, el que genera cambio positivo en la empresa y en los clientes.

Enfrentaría con contundencia y elegancia cualquier trepa, listillo u oportunista que saliera a mi paso. Sería bastante efectivo aquí.

Mi retorno se basaría en un doble ROI.

Levantaría las barreras que no levanta mi jefe. Si eso no le gusta, seguramente sería despedido.

¿Se parece esto a aquello que persigues cuando encuentras tu primer trabajo?

Photo credit: Katie Weilbacher.

Sep
29

Qué significa realmente hacer el trabajo que importa

By Isra Garcia  //  Brillantez, Liderazgo  //  2 Comments

qué es realmente hacer el trabajo que importaCasi nunca tiene nada que ver con el dinero, si no sobre encontrar el trabajo con significado. El trabajo que importa.

Incluso si no eres un filósofo, probablemente has trabajado en cosas que non tienen significado alguno, a menos que tú se lo atribuyas. El trabajo no es una excepción.

Es fácil convencernos a nosotros mismos de que nuestras carreras profesionales son inherentemente significativas. tanto que el lenguaje ha cambiado desde engagement a implicado, innovación a start-up, propósito a llamada. Todo esto sugiere que nuestro trabajo tiene la capacidad de completar nuestras más profundas necesidades, ¿realmente? ¿Deberías sentirte culpable si tu trabajo no te recompensa? ¿Debería cada trabajo proporcionarte un gran sentido del propósito? Para responder a estas preguntas y otras, considera estos seis hechos:

Requiere auto-consciencia

Como casi todas las cosas que merecen la pena, encontrar esa clase de trabajo requiere auto-consciencia por tu parte. Pide que seas elocuente con el impacto del trabajo en tu persona y en la de todas las personas que tienes la oportunidad de tocar con él. Además de prestar mucha atención a cómo y en qué acciones reside esa esencial que buscas.

El mismo trabajo puede tener significado o no

Un trabajador podría encontrar significado a su trabajo si el mismo les ayuda a conseguir objetivos a largo plazo, si las tareas encajan con su set de habilidades e intereses, y si los objetivos son congruentes con sus objetivos de vida y necesidades y valores núcleo.

Mucho como en una relación romántica, puede que una parte encuentre significado y se sienta plena, la otra parte puede que no. En las profesiones puede pasar igual, ya que están basadas en la creencia fundamental de las aspiraciones. Si tu objetivo es ayudar a otros, las carreras comerciales te harán sentir vacío. Si tu ambición es aprender cosas y potenciar tu curiosidad, trabajo estructurados y repetitivos te frustrarán. Y si tu mayor interés es trabajar con otros odiarás los puestos que son solitarios o independientes.

Apenas es sobre la paga mensual

Esto no es nuevo, los sociólogos ya lo decían en los años 50 hacia delante, el deseo de trabajo y ser productivo no desaparece después de que las necesidades financieras desaparecen. Esto es la razón por la cual la correlación entre satisfacción en el trabajo y paga es casi de cero, y la razón por la cual profesionales no tan bien pagados como artistas son, frecuentemente, más felices con su trabajo que los sobrepasados abogados, banqueros o médicos.

No digo que el dinero no motive, Yo trabajé en un proyecto hace año solamente por una gran cantidad de todo ello. Entonces lo hace, pero solo porque la habilidad de mejorar el status o libertad de una persona. Mucha gente tomaría un extra de 5% si sus colegas obtienen cero, más que un 10% si sus colegas obtienen un 30%. Y los efectos de la felicidad económica tienden a bajar después de que se alcanza un salario moderado. No contribuye a lo que es el trabajo que importa.

El falso engagement es una trampa mortal

En esta pasada década ha habido cambios sin precedentes en las organizaciones, pero esto ha creado una forma de engagement que no es real, los empleados lo saben y huyen de el. Es una especie de estrategia de marketing aplicada a las personas, cuando lo único que se pretende es que los trabajadores sean más productivos.

Solo porque preguntes a alguien cómo está y que le preocupa no significa que te importe verdaderamente, o que tengas la voluntad necesaria para hacerlos sentir mejor.

Significado viene de personas

Nuestras interacciones con colegas son un proveedor clave del significado en el trabajo. Será difícil de encontrar propósito en tu trabajo si vas a la tuya sin interactuar con gente interesante que se preocupa por ti. Esto es el por qué incluso en esta era tecnológica, las relaciones humanas son esenciales. La mayoría de las personas no quieren solo un trabajo, sino también sentir que pertenecen y contribuyen al total. Esto forma parte de lo que significa el trabajo que importa.

El trabajo que importa (significante) empieza haciéndose

Exacto, si no identificas que podría ser aquello que importa en tu vida y en la que de los que te importan, para luego llevarlo a acabo, nunca encontrarás ese significado profesional que tanto completa a las personas.

Esto es tan importante porque cuanto más probable sea que disfrutes tu trabajo (y vida) y pienses que tu profesión (y vida) tiene significado, más probable es que seas feliz. Eso es el trabajo que importa.

Photo credit: Christopher.

Jun
28

Cómo llegar al éxito

By Isra Garcia  //  Brillantez, Cambio, Equipar, Habilidades, Mapmakers  //  No Comments

cómo encontrar el éxitoHaz aquello que sabes hacer durante más de 8 años sin parar de mejorar los propios resultados del trabajo que una y otra vez produces. Rinde cuentas a la excelencia durante todo este tiempo y por el camino cuenta (o comunica) el viaje que estás viviendo. Fracasos, resultados, teorías, prácticas, logros, vulnerabilidad, aprendizajes, reflexiones, impresiones, colisiones, riesgos.

Trabaja de manera implacable, piensa que lo que vas a hacer tendrá efecto dentro de 4 años y vas a tener que trabajar el resto de tu vida en ello, día y noche, 10.000 horas + 500 noches sin dormir. Si todavía quieres continuar, eso es exactamente lo que marcará la diferencia. Dicho de otra manera, haz lo que haces de manera sobrecogedora durante 7-10 años. Sé hacer lo que mejor sé hacer, trabajar por cambiar el resultado.

Este es el proceso que he ido utilizando y perfeccionando hasta conducir la mayor parte de mi vida profesional, lo he aplicado en mi blog, mis conferencias y mi trabajo como consejero, y de momento funciona.

Photo credit: Eva Renaldi.

Abr
25

Aprieta el culo

By Isra Garcia  //  Brillantez, Cambio, Habilidades  //  2 Comments
  • Cuando tengas que lanzar un proyecto.
  • Cuando quieras que algo funcione.
  • Cuando te sientas exitoso.
  • Cuando sientas que vas por detrás de tu competencia.
  • Cuando nadie de un euro por ti.
  • Cuando el resultado no sea sobresaliente.
  • Cuando intentes algo.
  • Cuando alguien confíe en ti.
  • Cuando sientas que estás a la cabeza, liderando.
  • Cuando tus compañeros trabajen incesantemente.
  • Cuando estés bloqueado (o paralizado)
  • Cuando estés a punto de cumplir un “deadline”.
  • Cuando pruebes el sabor del asfalto.
  • Cuando sientas el miedo en la nuca.
  • Cuando trabajes en un ambiente hostil.
  • Cuando tu equipo o departamento no empuje lo suficiente.
  • Cuando no tengas tiempo para hacer las cosas.
  • Cuando la vida te de un bofetada.
  • Cuando la atención y confianza esté depositada en ti.
  • Cuando obtengas la oportunidad que habías demandado con insistencia.
  • Cuando tengas que ayudar a alguien.
  • Cuando la situación te sobrepase.
  • Cuando digas “yo haré esto” o “es cosa mía”.
  • Cuando las expectativas estén por las nubes.

No es posible obtener el mejor resultado posible si solo inviertes una parte de tu atrevimiento, energía y pasión en ello. Las personas que aprietan el culo siempre estarán varios kilómetros por delante de ti.

aprieta el culo

Photo credit: Francisco Medina Matito.

Feb
3

Cómo trabajar inteligentemente

By Isra Garcia  //  Innovación, Productividad, Táctica  //  11 Comments

haz el trabajo inteligenteA pesar de tu profesión, orígenes o ubicación geográfica, hay un lenguaje que es siempre el mismo, y es el lenguaje del progreso. Sí, el progreso llega en la mayoría de ocasiones de el trabajo duro, pero en ocasiones esto mismo no es suficiente. Necesitas hacer lo que se conoce como el trabajo inteligente.

El trabajo inteligente

Para alcanzar el resultado deseado, cada uno de nosotros debemos encontrar maneras de trabajar inteligentemente. Esto mismo requiere una combinación de pensamiento crítico, hábitos, disciplina y técnicas que podemos emplear para lograr un progreso continuo.

Aquí hay algunas técnicas que son útiles para encontrar el trabajo inteligente…

Evalúa todo lo que necesita ser hecho por ti

¿Recuerdas la campana de Gaus? Aquí aplica igual, el 80% de lo que obtienes proviene del 20% de tus esfuerzos. Identifica que 20% es el más valioso, una vez hayas hecho esto, enfoca tu tiempo y energía en esa dirección que crea el progreso.

Esto es posible seleccionando los indicadores de éxito adecuados que manejan tus actividades. Es necesario crear tareas con las que poder lograr gran impacto. Aquí tres fundamentos para evaluar el potencial de impacto:

1. Examina detenidamente tu estrategia y métodos desde la perspectiva de tu situación particular.

2. Articula y analiza el impacto de tu trabajo en ti mismo, tu equipo, socios y clientes.

3. Evalúa tu propia habilidad de ejecutar, centrándote en la estructura de tus activos y capacidades.

Aumenta los objetivos a corto plazo, reduce aquellos a largo

Esto se consigue dividiendo los objetivos a largo plazo en bastantes objetivos a corto plazo. Imagina que quieres dar la vuelta al mundo en tres años, ¿dónde te gustaría estar el año que viene?

Digamos que quieres crear una empresa, con un producto diferenciado. Tu objetivo a un año sería desarrollar, comercializar y analizar las ofertas del mercado. Tus primeros 30 días deberían estar enfocados a definir el propósito, audiencia y uso del producto.

Es posible trabajar en una multitud de proyectos con una gran variedad de objetivos, la clave está en dividirlos en micro-objetivos que puedas cumplir cada día y que no te lleven más de 30 minutos o 1 hora para completarlos. Cuando el micro-objetivo requiere más tiempo, lo divido en bloques de 90 minutos, tiempo máximo de enfoque intenso en algo (ritmos ultraradianos). Limita los proyectos, negocios o tu profesión a objetivos limitados con resultados medibles, eso te permitirá no quedar sobrecogido por el trabajo.

Aprovecha tu ciclo

Conozco a personas como Josef, Juan, Oscar y Aitor que son más productivos por las mañanas que por las tardes o noches. En cambio otros como Enrico, Diego o yo mismo, trabajamos mejor por la tarde – noche. La mejor manera de trabajar inteligentemente es aprender cual es tu ciclo. Examina que horas son aquellas que completas más tareas. De la misma manera que aquellas horas en las que solo piensas en descansar, hacer deporte, leer o escuchar música.

En mi caso, no acepto llamadas de teléfono o reuniones hasta después de las 11:00 a.m., sencillamente porque desde que me levanto – sobre las 8 a.m. o 9 a.m. Hasta esa hora en la que conecto con el mundo. Quiero desconexión, calma, serenidad y paz, pensar en cosas que nada tienen que ver con el trabajo. Meditar, incluso hacer deporte. Esta pequeña desconexión forma parte de mi ciclo y me proporciona el suficiente flow. Suficiente como para dar lo mejor mí durante más de 12 horas seguidas. Sin parar ni siquiera a comer o cenar si fuera necesario. Proyectos, decisiones, tareas, entrenamientos, eventos o cualquier otra cosa. Eso sí, cuando estoy realmente enfocado en algo, tomo un tiempo después para descansar y pasar a la siguiente tarea. 90 minutos de esfuerzo, recuerda.

Mi pico de productividad ocurre entre las 17h y 22:30h. Aquí no suelo prestar atención a la bandeja de entrada del email, tampoco a Twitter u otras plataformas sociales.

Optimiza y automatiza

Crea, modifica, optimiza y automatiza

De los cuatro pasos optimizar es el que potencia el trabajo inteligente. Optimizar implica la creación de una versión sostenible de tus activos. Por ejemplo, cuando pasamos una propuesta para una conferencia, ese esquema completo; título y descripción, programa, objetivos y audiencia y sus contenidos, van a una carpeta en Evernote para volver a utilizarlo ante una situación similar. Lo mismo ocurre con publicaciones en mi blog, eventualmente se convierten en presentación-conferencia o viceversa. Incluso emails internos con reflexiones entre equipo, colaboradores o partners no sólo han producido algunas de esas publicaciones, sino presentaciones e incluso proyectos o sistemas con los que actualmente trabajo.

Sobre la automatización, cuando sea para mejorar tu productividad en tareas repetitivas, como por ejemplo: el envío cada 15 días del boletín semanal a tus clientes, comprobar el estado de tu marca en Internet monitorizando menciones en social media o realizar pagos y cobros a finales de mes. Entonces la automatización puede ser un gran método organizacional y personal para trabajar inteligentemente. Imagina que debes estar creando conversaciones con prescriptores online, repetidamente, diariamente, es más inteligente crear un sistema de calendarización con horas, canales y mensajes que hacerlo cuando te acuerdes.

Disciplina, constancia y curiosidad

Son los últimos elementos que considero para pulir el trabajo y convertirlo en inteligente. Siempre que llega una nueva tarea, un nuevo objetivo o proyecto, lo primero que hago es intentar los sistemas de trabajo inteligente que ya he creado, plantillas, listas de prioridades, disección de objetivos, asignación de recursos y personas, timing, etc.

La disciplina es imprescindible para lograr que estos sistemas inteligentes funcionen, si empiezas con la práctica de no mantener reuniones de más de 25 minutos, adquiere el compromiso sea cual sea la circunstancia. La constancia creará el resultado, cualquiera que sea el sistema inteligente que tratas de implantar, practícalo durante más de 60 días, es la única manera de valorar si merece la pena o no. Y la curiosidad te ayudará a buscar recursos como el que ahora estás leyendo para mejorar tu trabajo inteligente, un método disruptivo a tu alcance.

Bonus: aquí un sistema para crear el trabajo inteligente.

Photo credit: Judit Klein.

EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+