Menu

Gana tu voto

By Isra Garcia  //  Cambio, Equipar, Marketing, Reflexiones  //  21 Comments

el voto no se pide, se ganaSobre ganar un voto… Estas últimas semanas vuelvo a percibir esa sensación algo extraña, surrealista y algo incongruente que produce pedir permiso, conseguir aprobación o creer en la validación externa, digo vuelvo porque no es la primera vez que me ocurre. Esto principalmente tiene que ver – en esta ocasión – con los premios Bitácoras, los cuales me parecen una iniciativa fantástica, elegir los mejores blogs hispanos por categorías y premiarlos. Creo que es algo bellísimo ser reconocido por haber creado, trabajado y depositado todo tu intento, pasión, ilusión y propósito en uno de estos blogs. Es totalmente digno de reconocimiento, es un derecho.

Algo no va bien

Sin embargo, algo no me cuadra. Algo no va bien en un mundo donde las personas pretendemos ganar un reconocimiento a cambio de reclamar la confianza que supone un voto, tanto para nosotros mismos, nuestro proyecto, idea o blog. Parece como si un voto fuera algo que nos pertenece, no, todo lo contrario, un voto es una señal honesta de confianza que alguien deposita en nosotros porque lo merecemos, porque lo hemos ganado a base de brillantez, genialidad, cambio, humildad, sinceridad y vulnerabilidad.

Lo siento pero me cuesta mucho verlo, quizás sea corto y no lo acabé de entender, o quizás me haya perdido algún capítulo de esta nueva economía, pero el reconocimiento de cualquier trabajo, la recompensa por una idea magnífica o el aplauso por un blog que cambia vidas y provoca reacciones, no es el resultado de un voto forzado de un amigo, familiar, colega de trabajo, fan o follower que dice, “te elijo. Te votaré. Me gusta tu blog. Me caes bien. Después de todo te lo mereces. Si este influenciador ha dicho que le vote, mejor le voto.”

Maquinaria puesta al límite

La cosa se vuelve más compleja cuando los lectores, amigos o colegas a los que pedimos su voto, por la razón que sea acceden a darlo, los votos llegan, pasan los días y alcanzamos más votos y eso – tristemente – nos hace comprender que tenemos opciones de ser los ganadores – cuando tu trabajo es bueno tienes siempre opciones desde el primer momento. Entonces volvemos a conectar la maquinaria de la influencia y comunicamos que necesitamos más votos para poder ganar. Bien, estás a punto de entrar en la fase final, tan sólo hay 5 por delante de ti y no te sacan muchos votos, es factible, es posible, es real. Solamente necesitas más votos. Vamos, más apoyo, más ayuda, más impulso, más tweets, más recomendaciones, más emails, más posts, más solidaridad, más benevolencia, más permiso, más aprobación, más validación, más compromiso, más ego y más votos por favor.

Tu deuda es el trabajo importante

Después de todo, nos lo debes. Te aporto valor, escribo todos los días, comparto mucho, respondo a tus correos y a tus comentarios. Incluso alguna vez, a alguno de vosotros (el que más followers tiene, shhhh, no se lo digas a nadie) le respondo a algún tweet o si me pilla en un día espléndido, cito un tweet suyo. Como dicen por ahí, conectamos contigo. merezco ser el ganador, vótame. ¿En serio?

Entonces, cuando analizas “the big picture” te das cuenta de que el trabajo que conecta, crea movimientos, provoca reacciones positivas, hace levantar a las personas de su ordenador y aporta valor en cantidades industriales, ese trabajo es justamente como la buena mierda, siempre sale a flote, pase lo que pase, con voto o sin voto, siempre sobresale del resto.

Cómo ganar el voto

Busca el trabajo sincero, conecta a través del resultado de lo qué haces. Pienso que cualquier premio, reconocimiento, mención, honor o recompensa que obtengas nunca debe estar influenciada, forzada o manipulada, porque de lo contrario, no es real, el mérito no es de tu contribución al mundo, el mérito es de tu esfuerzo para obtener el mérito. Haz lo que mejor sepas hacer de la manera más sobre-cogedora jamás imaginada, crea el mejor blog del mundo, la idea más interesante de estos últimos años, el proyecto más esperanzador o el post con más valor del mercado. Entonces deja que la colisión de ese dantesco esfuerzo con el mundo haga el resto. Si lo has hecho bien, la gente que cambies te buscará por Internet, te señalará por la calle tu trabajo y serás recompensado.

Tu blog, tu idea, tu proyecto o tu vida no se mide por los votos que pidas, sino por los que ganes cuando impactes a las personas con ese trabajo personal, digno, humilde, generoso y cargado de significado y propósito. Gana el premio Bitácoras, sí, o a la Startup más disruptiva del mundo, también, o a la idea emprendedora más original, sí, pero no pidas un voto. Gana el voto por el cambio que has creado.

¿Tiene sentido?

Disclaimer: todos los blogs que entran en los premios Bitácoras, al igual que todos sus creadores. Así como todos los que entran a participar en cualquier tipo de premios o reconocimiento tienen todo mi absoluto respeto y credibilidad. No pongo en entredicho a la persona, origen o fin. Sino al medio y herramienta.

Photo credit: Daniel Lobo.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+