Menu
Browsing articles tagged with "amor archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, productividad, innovación, estilo de vida, excelencia, autenticidad, economía disruptiva, cambio, disrupción personal y profesional, incertidumbre, liderazgo y comunicación más allá de social media, human media."
Jun
23

Toma amor, sin permiso, te pertenece

By Isra Garcia  //  Amor  //  No Comments

He aprendido algo muy potente estos días sobre el amor, en realidad son tres aprendizajes vitales que van estrechamente ligados.

  1. La diferencia entre ser amado y sentirte amado.
  2. La diferencia entre dar amor y recibir o pedirlo. 
  3. El inmenso poder (y liberación) de tomar el amor sin permiso o alguno.

Son lecciones que vienen de diferentes lugares, así como de distintos momentos en el tiempo

dar amor, recibir amor, tomar amor

Al poder verlo mejor, he podido entender más sobre el amor. Eso ha facilitado el resto, es decir, estos tres aprendizajes que explico a continuación:

1. Ser amado vs sentirse amado

Este aprendizaje ocurre de una forma bastante curiosa. En marzo de 2018 decidí no mantener ninguna relación sexual con ninguna mujer hasta que de verdad, en lo más profundo de mí, sintiese que fuese el momento. Una decisión tomada siguiendo un modo de vida más estoico, y en sintonía con los principios que rigen mi vida,

Bueno, lo cierto es que sigo sin mantener relaciones sexuales, y eso me ha permitido ver con más claridad mi relación con el amor – en su versión más universal. Ser amado es algo externo, mientras sentirte amado es algo que tú decides, ya sea sentirte amor por ti mismo u otros, es una postura proactiva que devuelve el poder de sentir el amor a quien lo debe tener, el individuo, es decir cada uno de nosotros.

Que te amen no es algo que tú haces, es más algo que sientes, porque puedes ser amado pero no sentirte amado. Incluso, puedes considerar que no eres amado pero si podrías sentir ese amor. Es fascinante que un cambio tan sutil marque tanto la diferencia.

2. Dar amor y recibir o pedir amor

Dar es relativamente fácil, solo tienes que tomar acción, ser generoso y pensar en cómo hacer sentir bien a otra persona. En cambio, recibir o pedir requiere un grado de madurez elevado. Tal y como sucede con los monjes budistas que van de casa en casa pidiendo comida como limosna – lo que les ofrezcan deben aceptarlo y tomarlo, eso hace que el ego no intervenga, todo lo contrario.

Una metáfora que aplica genialmente al amor. Saber cómo recibir amor requiere humildad, requiere aceptación, y rendición, porque tendrás que vencer todas tus creencias limitantes, sesgos y miedos si quieres recibir el amor que cualquier puede darte. Es como pedirlo, casi todavía más extremo, ya que significa que tendrás que desnudarte al hacerlo, es vulnerabilidad en uno de sus estados más puros.

3. Tomar amor, sin licencia más que la tuya propia

Esto es algo que aprendí justo al terminar Inconformistas Valencia hace unos días. El aprendizaje vino de la mano de Salva Fernández. Realicé el cierre del programa sobre las 21:45h, justo después de la intervención de Salva (coach de alto impacto), que estuvo toda la tarde trabajando con los participantes.

Al acabar estuvimos compartiendo impresiones de la sesión, del programa y de estos últimos 3 meses sin vernos. En una de esas interacciones, le di gracias a Salva por “darme amor” y por “quererme” algo, que desde Afrika Burn, estoy haciendo con la gente que me da ese cariño especial, en cualquiera de sus formas. Al hacerlo, Salva exclamó “ahora sí”. Y entonces pasó a explicarme que en mi discurso de cierre el “pedir amor” que había utilizado, no le resonó. Porque según él, se veía como una postura de demasiada sumisión e indignidad. Sin embargo, seguía explicando salva, en mi gesto, pasé de pedir a tomar. Y eso es potente, porque te hace pasar de víctima a héroe que no pierde porque coge amor allá donde va y de quien sea.

Eso es, aquí estoy, amor, sentirlo, recibirlo y tomarlo.

¿Y tú? ¿Dónde estás?

Atribución imagen: Robert McGoldrick.

May
27

12 lecciones de amor transformadoras que me llevo de las mujeres que han pasado por mi vida

By Isra Garcia  //  Lifestyle  //  No Comments

Escribo esto desde El Viaje parte IV, África, hoy en Luxor, Egipto.La noche ha caído, me encuentro en un crucero de cuatro días por el Nilo. Pienso sobre todo lo que he aprendido gracias a las mujeres con las que he compartido partes de este viaje llamado existencia. Es algo más personal, algo que he aprendido de unas cuantas mujeres que han pasado por mi vida. En realidad de todas, porque cualquiera de ellas me ha aportado algo importante. Son lecciones de amor que han cambiado mucho en mí

En la última década, he tenido cuatro o cinco relaciones esenciales, no excesivamente largas, luego unas cuantas relaciones a corto plazo, muchos encuentros esporádicos, desde enero de 2017 a diciembre de 2017, cero contacto, en ese momento conocí a una mujer fantástica.  He pasado por relaciones plenas, no tan plenas, otras donde he estado absolutamente colgado. Algunas he sido rechazado (bastantes). En otras he sido sorprendido. He pasado por todos los estados, presente, en mi cabeza, abierto, cerrado y en conflicto.

Sin embargo, a través de este viaje, he tenido algunas revelaciones. Estas son las que comparto contigo. En parte porque podrían ayudarte, otra parte porque es mi compromiso de vulnerabilidad con cada persona que lee lo que escribo, pero mayormente, porque es bueno que le dé el aire.

12 lecciones de amor que me han impactado

lecciones de amor que cambiarán tu vida

1. El amor no es una batalla, pero tu cabeza si lo es

Lecciones de amor parte 1. Sí, el amor con una mujer puede ser como colocar tu pie en un campo lleno de explosivos, y eso es lo que muchos pueden sentir. Pero, al final todo está entre nuestras orejas, eso es lo que nos da esa experiencia y sensación. Nuestro pensamiento, controladores, nuestro cableado, definiciones, inseguridades, o creencias sobre nosotros mismos. Todo ello formado desde una historia que incluye experiencias pasadas con otras mujeres.

La destrucción es real, pero desde donde viene no es desde el propio amor. Viene desde nosotros mismos. La toxicidad no viene del amor por una mujer. Viene desde una falta de auto-consciencia, herramientas y la dinámica de estar en una relación. Los celos no vienen del amor. Vienen de nuestras propias inseguridades. Crear suposiciones y llegar a nuestras propias conclusiones basados en nuestros sentimientos en lugar de hechos, tampoco viene del amor. Eso proviene de una distorsión cognitiva.

Tal amor no es un campo de batalla, aunque lo parezca. El campo de batalla está dentro de nuestra cabeza, en la mente. Y si no es en tu mente, está en la de ella. O en la de ambos. Lo que está pasando en tu cabeza crea el sentido de que estás en zona de guerra. He aprendido a tener mucho cuidado con mis patrones de pensamiento, también a cuestionar lo que es verdad, lo que es distorsión y aquello que es un residuo del pasado.

2. Desenamorado de perfecto

Lecciones de amor parte 2. Ya, todos queremos la pareja perfecta. Si esa es tu jugada final, vas a estar en la jugada final para toda tu vida. Ninguna mujer es perfecta, como tampoco lo es ningún hombre. Sin embargo, nuestra búsqueda por perfecto continúa, y lo que es peor, nos hace juzgar y e ignorar personas y evitar un montón de situaciones “qué hubiera pasado si…”. He aprendido a desechar todas mis definiciones, etiquetas, y lo que creo que es “ideal”. Encuentra tu océano o estarás pescando en una piscina de plástico barato del tamaño de una bañera.

Sí, hay ciertos tipos de mujer por los cuales me siento más inclinado, pero es importante que permanezca abierto. Perseguir “perfecto” solo me devolverá la misma experiencia amarga de otras veces. Porque nuestra definición de perfecto no ha cambiado, el mundo y las mujeres sí. Esa definición es la misma desde el colegio. Es el tiempo de tirar de la cadena. No hay crecimiento o evolución en las experiencias que se repiten. He aprendido a eliminar “ideal”, “perfecto” o “lo que tenía en mente”. Estás buscando algo por lo que no te has sentido atraído/a nunca antes. Buscas nuevo, fresco, diferente. Porque en esa nueva ventana está el aprendizaje, las revelaciones y el descubrimiento. Eso es el amor. Nuevo, no repetido.

3.Las citas son divertidas y estimulantes

Lecciones de amor parte 3. No lances tomates todavía. En general, las citas son un desastre. Sí, estoy de acuerdo, pero pueden ser divertidas. Realmente. Es posible, yo he estado ahí, tú también. Con la correcta actitud, una cita, incluso aunque salga fallida, puede ser estimulante. El gran error que todos cometemos con el proceso de conocer a alguien por primera vez, son las temibles expectativas. Hacemos Tinder / DM / Instagram / Skype / FaceTime y de repente estamos completando todos los espacios en blanco con la información que nos gustaría a nosotros, no con la que en realidad es. Imagino cómo será la otra mujer, cómo será estar en una relación con ella, qué tal actuará en la cama, cómo eran sus amigos. Y lo que hago es prepararme para la decepción.

Las expectativas crean montañas gigantes de las cuales caerás cuando no se cumplan. Y con casi toda probabilidad, las expectativas no se cumplirán. Así que en lugar de esperar e imaginar, me enfoco solamente en la excitación de encontrarme con una nueva persona por la que siento algo de afinidad. Por conocer su historia, qué puedo aprender y hacer algo nuevo junto. Y si por el camino hay química y atracción, es un extra, eso que me llevo. Pero si no, ojalá nos riamos y sea un buen momento, y aprendamos algo los dos. Cada día soy más agradecido cuando una mujer quiere conocerme, de forma genuina, e invertir tiempo conmigo (el tiempo, el mayor activo del mundo). Conocer a una mujer no va sobre encontrar tu alma gemela. Es sobre intercambiar historias y vivir nuevas experiencias. Desapégate del resto.

4. No invertir tiempo en la más mínima duda

Lecciones de amor parte 4. No invierto ni un ápice de tiempo en una mujer que duda sobre mí o sobre vernos. Si duda, al palco.

Creo que las relaciones ya son lo suficientemente duras. Si tengo que convencerte de que nos veamos o hagamos algo juntos o tengamos sexo, joder, esto se convierte en una pesadilla. ¿Cómo crees que será el resto? Al palco. Cuando alguien está inseguro sobre nosotros, la inclinación natural es hacia convencerles de que nos quieran porque eso significa que merecemos la pena y somos una buena elección. Al carajo con esta m*****.

Somos queridos. Somos valiosos. Geniales. Somos deseados. Pero no estamos pensando sobre cómo nos gustaría que fuera la relación. Te lo digo. Va a acabar pronto y no muy bien. He aprendido – todavía más desde que abracé el estoicismo como filosofía de vida – a parar de “perseguir” (ir detrás) mujeres. Nunca funcionó, ni funcionará. Desgasta y te consume. Nos conocemos, cuando construyamos algo que merece la pena, iré al polo norte con pantalones de deporte por ti si hace falta. Pero, la ambivalencia no tiene cabida, ni tu tampoco.

5. Las relaciones son como pelar una cebolla, no como masticar una manzana

Lecciones de amor parte 5. La primera capa no es amor. Es infatuación. Piel. Lujuria. Desenfreno. Conexión. Química. Mariposas. Todas las posibilidades de algo que podría ser. El amor no sucede hasta que no profundizamos unas cuantas capas más abajo. Hasta que no vemos lo más profundo y lo aceptamos, lo abrazamos y elegimos amarlo conforme es.

Pienso, con mi experiencia, aprendizajes, que todos estamos buscando ese sentimiento “acabo de enterarme” o “esto no lo sabía”. Al mismo tiempo que buscamos el sentimiento “me iría contigo al fin del mundo”, sentimiento contrapuestos. Sin embargo, los sentimientos solos no construyen relaciones significativas y duraderas. Hay conexiones químicas con personas, y eso es genial. Significa algo, pero necesita que descubramos más y más, descubrir mejor que encontrar. Significa que se necesita más que un cruce de miradas y la complicidad.

Este lío tan grande llamado amor, es ir a través de todas las capas experimentando y viviendo la persona en su totalidad, no solo una parte. Adentrarte en la parte oscura y caótica. Entrar en la mierda juntos, de la mando, aprender, crecer, luchar, resistir y moldearse el uno al otro durante ese viaje.

6. Si alguien quiere estar contigo, lo sabrás simple

Lecciones de amor parte 6. He escuchado (y he puesto) demasiadas excusas en por qué no pueden ser más cariñosa, no puedes venir conmigo, no puedes estar más alegre, y algunas de ellas serán ciertas. Pero he aprendido que si alguien quiere realmente estar contigo, todo se irá por la ventana. No habrá excusas, impedimentos, bajones o malas rachas. No me refiero a personas que toman decisiones sanamente fuertes de no perseguir una relación tóxica. Eso es algo bueno que sucede a menudo. Hablo de personas que dicen que quieren estar contigo pero no lo demuestran (no porque creen que es tóxica la relación) porque no pueden. Algo así como “no estoy lista para una relación”, “no sé cómo reaccionar”, “no estoy en mi mejor momento” o “en la última me hicieron mucho daño”. Bazofia.

Está bien, incluso aunque no estés lista para una relación, todavía no dejarás a alguien si realmente sientes algo. Porque todos queremos amor y sabemos cómo somos de raros. Así que nos lanzamos a la piscina, de cabeza, incluso aunque no “estemos listos” porque la lógica en estas situaciones toma un segundo, tercer o cuarta plaza. Y sí, el miedo a intimar es algo real y las personas saboteamos las relaciones, muy a menudo. Tenemos miedos, estamos preocupados, atemorizados. Suponemos, asumimos. Dudamos, pero si alguien te ama, lo sabrás. Harán ese tipo de esfuerzo (muy sutil a veces). Intentarán. Se comunicarán. Se abrirán. No se esconderán . Así que la próxima vez que una mujer (o esto para mujeres, un hombre) diga: “no estoy lista”, “poco a poco”, “no sé qué me pasa”, etc. lo que en realidad están diciendo es “no estoy enamorada/o de ti”.

Solución: al palco, rápido.

7.Nadie está jodidamente preparado para una relación

Lecciones de amor parte 7. Pienso que mis relaciones con una mujer de hoy es como tener hijos. Nunca estaré listo. Lo que sucede es que te lanzas y haces que las cosas funcionen cuando lo sientes. ¿Cómo es eso de estar “listo” para una relación? Que alguien me lo explique. Estoy listo para amar y ser amado, sí, pero eso es otra cosa. No me hables de libros de autoayuda, artículos de coaches expertos o los seminarios de Tony Robbins, por favor. Todo ello ha creado una imagen falsa de cómo deberías ser antes que decidas a amar a alguien. La verdad, mi verdad, es que nunca sabré cuándo encontraré a una mujer que desmonte toda mi lógica como una bola de papel y la arroje a la papelera. O quizá es alguien que ya conozco que de repente empiezo a ver de forma distinta y empezamos a tener pensamientos románticos (y ardientes).

Mira – o lee – desde de lo que sé sobre la vida (de esto sí sé bastante más y no sobre las mujeres), viene cuando menos lo esperas o cuando “no estás listo”. Así que ¿qué es lo que haces? descartas una oportunidad de iniciar algo nuevo porque leíste en el horóscopo que los libra no se llevan bien con los Leo. La madre que nos parió. Somos dinámicos, siempre cambiantes, evolucionando, aprendiendo, bailando en la porquería, viviendo despiertos, fracasando, levantándonos, hiriéndonos, curándonos, dejando marchar, perdonando.

No hay nada que se parezca a “estar listo para amar a una mujer”. Porque nunca seré más perfecto, sí menos, seguro. Porque no hay “perfecto” Así que lo que queda es amar de forma tan auténtica como podamos con lo que tenemos. Como tus padres y tus abuelos – y los míos – hicieron.

Las buenas noticias, cuanto más inviertas en ti mismo, más podrás aportar. Este es un proceso que nunca termina. Así que “estoy listo” no existe. “Estoy abierto a la posibilidad de que algo ocurra” es más mundano y real.

8. Sostener y no tomar

Lecciones de amor parte 8. Una mujer increíble me dijo una vez que el amor se sostiene como sostendrías un puñado de arena, con las dos manos abiertas. Amo esta metáfora, me recuerda a mí mismo cuando entro en una relación.

Muchas personas toman el amor y entretanto se resbala de entre sus manos. Porque tomar es sinónimo de control, planes, definiciones, etiquetas y juicios de valor. Las personas pensamos que tomar el amor es lo que significa amar de verdad. No, es lo contrario. Piensa sobre el amor, como un pajarito que tratas de alimentar. Persigue el pajarito y este siempre escapará. Cuanto más intentes agarrarlo, más rápido volará de tu lado. Pero si sostienes su alimento, el pajarillo vendrá a ti y será hará un amigo inseparable. Cuanto más confíe en ti, más frecuentemente vendrá a tu encuentro. Pienso que el amor con hoy es igual. No es algo que puedo tomar, es un espacio para sostener. Y en ese espacio, el amor florece.

Tomar el amor siempre prevendrá el crecimiento. O luchas o vuelas, que desgaste. Rompe la confianza, hace que las personas vuelen.

Sostenlo.

No lo tomes.

9. Puedes amar de verdad, si quieres

Lecciones de amor parte 9. Primero, hay que definir que es amar de verdad. Amar de verdad no necesariamente significa preocuparme más por la mujer que amo. Amar de verdad podría significar darle más espacio o anteponerla a muchas de mis prioridades. Mira, amar de verdad podría significar examinarte a ti mismo y ver esos comportamientos poco sanos que la dañan. Amar de verdad podría significar aceptación. Podría significar trabajar más y mejor en ti. Amar de verdad podría significar dejar marcha – situaciones – e incluso a ella misma. Amar de verdad podría significa no abandonar.

Pregúntate como yo lo hice conmigo mismo, qué es amar de verdad para ti. Un buen sitio donde empezar es ¿das o tomas? Muchos hombres creen que están dando cuando lo que están haciendo es pidiendo y tomando. Solo. Si usas el amor para hacerte mejor, estás tomando. Si usas el amor para controlar a alguien, estás recibiendo y tomando. O para llenar los vacíos que hay en ti, adivina. Dar es compartirte a ti mismo a la otra persona. Es entre los dos ser uno. Dar es siempre y primero mirarte a ti mismo. Dar es aceptarla por quién es.

10. No hay que desistir

Lecciones de amor parte 10. Todos hemos sido rechazados. En mi caso muchas más de las que he “triunfado”. Todos hemos sido heridos, aunque cada vez duele menos. A todos nos han sacudido el corazón y nos lo han roto, yo recuerdo dos en los últimos tres años. Todos hemos hecho algo que causó que todo terminará más rápido de lo normal. Vaya que sí. Todos hemos hecho algo que no tuvo sentido, no podría enumerar las veces que a mí me ha pasado. Todos hemos sido engañados. Nadie se salva. Manipulados. Abandonados o plantados. Y después de un tiempo, muchas de esas experiencias juntas, toman el control y hace que paremos de creer. Nos apartamos de las relaciones y el amor, nos han hecho daño ¿en serio?

Hay una cosa aquí. Lo que creemos será la dirección donde vayamos. No solo con el amor. Es con todo en la vida. Nuestras creencias determinan nuestra experiencia. Así que, si paramos de creer en la persona de nuestros sueños, nunca la encontraremos. La relación con esa persona, será una idea. Un libro. Un anuncio. Un post en Facebook.

Queridos lectores, damas y caballeros, debemos seguir creyendo. Tenemos que creer, si no es por ti, entonces por nosotros. Porque si paramos de creer, esta chispa tan increíble se extinguirá y entonces, seremos latas de refrescos vacías sacando fotos para colgarlas en Instagram.

Pienso que hay dos sensaciones y estados que están por encima de todo lo demás, la libertad y el amor por la persona que amas. Eso es la vida.
Y en este caso, los hombres y mujeres, nos enseñamos a vivir los unos a los otros.

11. “Pensador” con “pensadora” es demasiado peligroso

Lecciones de amor parte 11. Generalmente hablando, hay dos tipos de personas, “pensadores” [Thinkers] o “sentidores” [Feelers]. Juntar a un “pensador” (yo mismo) con una “pensadora” no va a funcionar, comprobado. No una vez, no dos, no tres, unas cuantas más. Esto no significa que mezclarte con una “sentidora” [feeler] sea acierto asegurado, claro que no. No obstante, hace las cosas un poco más fáciles. Imagina dos personas analíticas a la hora de decidir, a la hora de un problema, a la hora de darle vueltas a las cosas. Cualquier cosa se vuelve más racional, y eso no siempre es lo apropiado. Es como dos “sentidores” juntos, una bomba de relojería. En la mezcla está el equilibrio casi perfecto. Eso es lo que he aprendido, a raíz de experiencia y resultados.

12. Que fluya – estoicismo y ecuanimidad

Lecciones de amor parte 12. Si no aparece, no ha aparecido. Si cancela una cita, cancela la cita. O si no quiere verme, no quiere verme. Si es solo sexo, es solo sexo. No le demos más vueltas. No es más, ni tampoco es menos, es lo que hay. Claro, no va a cambiar y si tratas de forzarlo, tanto tú como la otra persona, acabaréis mal parados, quizá el que fuerza es el que peor parado sale.

Si el amor surge es por qué tenía que surgir, no recuerdo una sola relación, larga o esporádica que sucediera porque se insistió demasiado. Si te rechazan, te han rechazado. Y si te es infiel, te ha sido infiel. No busques los tres pies al gato, porque lo único que harás será martirizarte, malgastar tiempo y energías. +

Cuánto he sufrido – inútilmente – hasta aprender esto. A día de hoy mantengo ecuanimidad en cuanto a mis relaciones. Si me enamoro genial, mejorará mi vida, si no me enamoro, genial, mi vida ya está lo suficientemente mejorada. ¿Por qué estoicismo? Porque parto del fundamento principal de la filosofía estoica, no puedes controlar lo que no puedes controlar, pero sí puedes controlar tus pensamientos, tus reacciones, tus acciones y tu comportamiento.

Si algo ha pasado, es porque tenía que pasar, no te apegues a ello. (Sirve para cualquier aspecto de la vida)

¿Cuáles son tus lecciones de amor a día de hoy?

Hasta día de hoy, desde hace mucho mucho tiempo, es uno de los posts más largos que he escrito jamás. Será por algo.

¿Y las tuyas, qué te ha cambiado y te ha hecho aprender lo que has vivido con los hombres o mujeres que han pasado por tu vida?

Atribución imagen: Google.

Feb
14

El amor invisible

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  2 Comments

Es un hecho de que no hay muchas ocasiones en las que nos decantamos por el amor invisible. Nos gusta observar a la persona que amamos, claro. A menudo, frecuentemente. Siempre que tenemos la ocasión.

Va sobre observar

Y observar es también una clase de acción posterior.

Sobre todo nos gusta observarla cuando no ve que estamos prestando atención.

el amor invisibleCuando se descuida.

Cuando lidera.

Cuando disfruta, cuando sonríe.

Cuando anotáis en una hoja los aprendizajes que recogéis juntos o las cosas que os interesan.

Cuando se apasiona por su trabajo.

Cuando baila. Cuando canta.

Cuando habla por teléfono con alguien que echa de menos o con quien tiene una conexión especial.

Cuando se viste y se mira en el espejo. Cuando se pinta los labios sabiendo que no durarán más de 35 minutos pintados.

Cuando te veo por skype, pero la otra persona no puede verte a ti.

Cuando duerme.

Cuando sueña despierta.

Cuando hacéis el amor.

Cuando se enoja.

Cuando hay confianza y pierde la compostura.

Cuando se vuelve vulnerable. Y cuando se siente imparable.

Cuando todo empieza, especialmente, pero también cuando todo acaba.

Cuando sabes que está pensando en ti.

Cuando trabaja.

Justo cuando no nos observáis, estamos ahí, apoyando y disfrutando con el resultado de vuestra alegría y valentía. Amar es trabajar lo suficiente como para colocarte al frente de todo, para después ceder la cabeza a esa persona que llega para completarte. Y viceversa.

El amor invisible es digno

El amor, el cariño y el respeto, ocurre ahí. Dónde las miradas se unen, la atención llega, los momentos son intensos y las memorias duran incluso cuando estáis separados.

Los hechos valen más que las palabras, por supuesto, pero en el amor, no son los hechos sobre nosotros, sino sobre la otra persona los que importan.

Atribución imagen: maca.foto.

Nov
20

La idea del Romanticismo fulminó el amor y más

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  No Comments

El romanticismo es una idea, el amor es un sentimiento.

Enamorarnos de una persona parece como algo personal, serio y espontáneo. Puedes sonar extraño dicho por nosotros. E incluso algo insultante – sugerir que algo más (sociedad o cultura) podría jugar un papel crítico gobernando nuestras relaciones en los momentos más íntimos.

Anunciar así, la historia de la humanidad nos muestra diferentes perspectivas que conducen al amor. Demasiadas suposiciones sobre cómo los hombres y las mujeres debemos comprometernos y muchas maneras de interpretar sentimientos. Quizá deberíamos aceptar con gracia que, la forma en la que afrontamos una relación debería, en práctica, deber bastante mucho al entorno que prevalece más allá de nuestros dormitorios. Nuestro amor se desdobla contra un sesgo cultural que crea un sentido poderoso de lo que es “normal” en el amor; esto nos guía a donde deberíamos dejar nuestro énfasis emocional. Nos enseña qué es lo que amar, cómo abordar conflictos, sobre qué excitarnos, cuando tolerar algo y cuando no, y aquello por lo cual podríamos estar legítimamente indignados. El amor tiene una historia y nosotros conducimos – a menudo de forma bastante inútil – por sus corrientes.

el romanticismo mató el amor

Desde 1750, hemos estado viviendo en una gran era distintiva, en la historia del amor, llamada romanticismo. El romanticismo emergió como una ideología en Europa en siglo XVIII, procedente de poetas, artistas y filósofos. Ahora ha conquistado a masas. Poderosamente determinando como la hija de un zapatero en Yokohama afronta su primera cita. O cómo una guionista de Hollywood dará forma al final de una película. O cuando una mujer de mediana edad en Buenos Aires podría decidir terminar su relación matrimonial después de 20 años.

Por qué el romanticismo lo estropeó todo

No hay una sola relación que siga la plantilla romántica de forma exacta, pero toda la extensión de su concepto está presente frecuentemente. Un pequeño repaso:

  • El romanticismo es profundamente esperanzador sobre el matrimonio. Se piensa que el matrimonio a largo plazo puede poseer todo el entusiasmo de una aventura (o romance). Se espera que, durante toda una vida, prevalezcan los sentimientos de amor que surgen al comienzo de una relación.
  • El romanticismo tomó el matrimonio y lo mezcló con una historia de amor apasionada para crear una única proposición: el amor apasionado de matrimonio durante toda una vida.
    Durante el camino, el Romanticismo unió el amor y el sexo. Previamente, se había imaginado que podríamos mantener sexo con personas que no amábamos, y que podríamos amar a otras personas sin la necesidad de tener un sexo extraordinario con ellas. Algo totalmente contrario hoy en día.
  • El Romanticismo ha elevado el sexo a la expresión suprema del amor. Viviendo con el mantra de que el sexo satisfactorio es, en la mayoría de ocasiones, la cura para cualquier relación. Si la necesidad de decirlo, el Romanticismo ha convertido en catástrofes el sexo infrecuente y el adulterio.
    Es común pensar que el Romanticismo propone que el amor verdadero debe significar el fin de toda soledad. La pareja adecuada, esa que podría entendernos, sin ni siquiera la necesidad de hablar. Intuye nuestra alma.
  • Sentimos que elegir un socio/a debería ser sobre permitir ser guiados por los sentimientos, por la química, más que las consideraciones prácticas. Durante la mayoría de la historia, hemos caído en relaciones y matrimonios por razones lógicas y pragmáticas. Este tipo de amor y matrimonios era defectuoso, solitario e irreal.

Correlación Romanticismo – amor – contexto actual

¿Por qué importa esta problemática? Porque impacta en cómo vendemos, en cómo promocionamos, en cómo publicitamos, hacemos marketing y cómo nos relacionamos los unos con los otros. Piénsalo, el 70% de los productos de consumo tienen un enfoque romance-amor-atracción. Espera, y por encima de todo eso, importa por el hecho de machacamos a nosotros mismos, y a la otra persona, eso cuando el Romanticismo no conecta con el amor y el idealismo se convierte en frustración.

Atribución imagen: Luca Florio.

Nov
11

Socios en la vida y en el trabajo

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  1 Comment

Ser socios es ser socios. Ser socios en el amor como en el desamor. Tanto en la vida como en el trabajo. Al fin y al cabo, eso es lo que buscamos cuando hablamos del amor a largo plazo. Porque esto podría acabar en un proyecto de vida juntos, que comprenda incluso subproyectos, incluso profesionales compartidos.

ser socios en el amor y en el desamorLas necesidades son las mismas: confianza, comunicación, franqueza, vulnerabilidad. Se necesita que haya ese “clic”, esa química. Esa resonancia. Necesitamos confiar el uno en el otro.

El 90% de las personas que he entrevistado para mi próximo proyecto editorial, quieren que su pareja sea su ventaja competitiva diferencial. Que le ayude a crecer. A trascender. A mejorar. También a fallar útilmente. A ser más conscientes. Su voz es la que escuchamos cuando sabemos que podemos pensar un poco más profundamente, o ser más amables con nuestros clientes o hijos, o en última estancia, hacer eso que nos hará mejores personas.

Ya sea un socio (pareja) que nos cuestiona y nos dice lo que nadie quiere decirnos, pero necesitamos oír, o esa tipo de “socia/o” que siempre está apoyando, animando, motivando y empujando a dar un paso más, la cuestión es encontrar a esa persona amada que consigue que lo que haces tenga sentido – y entonces tratar de hacer lo mismo tú por ella.

Socios en el amor y más allá

Algunas ideas:

  • El trabajo tiene que estar siempre repartido a partes iguales, es cosa de dos.
  • Sigue al instinto, porque ella hará lo mismo.
  • Toma juntos las decisiones críticas.
  • Celebra juntos, fracasa juntos.
  • Crea micro-recompensas conjuntas, tangibles e intangibles, para cada vez que alcancéis un hito juntos.
  • Haz partícipe a la otra parte de tu progreso, y viceversa.
  • Establece como norma el crear algo juntos cada X tiempo.

Es como todo, una elección.

Socios significa compartir a partes iguales

Los “socios” más exitosos – y por exitosas me refiero a aquellas que duran más tiempo, sino a aquellas que duran más y el tiempo que duran es de calidad para ambos miembros de la pareja – son aquellos donde los dos son miembros de un mismo equipo. Los dos son socios en el amor, los dos suman y aportan, la suma les hace más felices de lo que ya son cuando están solos. De modo que, la persona con la que decides compartir tu vida (y quizá trabajo) debe sumarte, no restarte. Hablando desde el trabajo, desde las tareas, desde las responsabilidades que os conciernan a ambos.

Si el mundo como pareja es compartido, las tareas también deben serlo. Estar con alguien no debe aumentar tus tareas, no puedo convertirme en una responsabilidad más para ti, al contrario, nos ayudamos, cooperamos. Somos socios, en la vida y en el trabajo, vamos a partes iguales.

Atribución imagen: JD Hancock.

Ago
26

Un experimento social sobre el tabú del amor

By Isra Garcia  //  Experimentos, Reflexiones  //  4 Comments

¿Por qué queremos estar saltando continuamente en la cama (cocina, probadores, lavabos o coche) de otras mujeres / hombres? No por degeneración ni aburrimiento, sino porque en realidad, en lo más profundo de nuestro ser, nos sentimos solos. El sexo es el epítome de la conexión, la aceptación y la confianza en uno mismo. Estas cosas eróticas / sexuales que a menudo catalogamos como “sucias”, “inconcebibles” o “dañinas” que a menudo perseguimos, son tan excitantes porque las leemos como pruebas de una afección abierta, de la cual en nuestras vidas ordinarias no gozamos mucho. Esto en esencia, es el tabú del amor.

De forma ideal, no seríamos menos lujuriosos, seríamos claros sobre lo que genuinamente necesitamos del sexo y de la otra parte: lo cual es la aceptación y compasión de nuestro desorden emocional, complejidad aleatoria y complejos (de inferioridad en muchos casos)

Si cumplimos este pecado capital, la lujuria, por lo menos que sea bien entendido.

Un experimento social sobre el tabú del amor

el tabú del amor¿Amas? ¿Eres amado? ¿Amas y eres amada?

Te planteo una actividad que me gustaría probar. Un pequeño experimento social en el que pienso que sería genial tener tu input, porque sería muy interesante conocer tu experiencia.

El tabú del amor es una actividad colaborativa: que tú, mi lector o lectora, elijas y compartas, tu propia visión de pasión, complicidad, desenfreno, sexo, magia y ‘pérdida de cabeza’ por el otro. ¿Qué opinas de todo este lío del amor que envuelve todos esos temas tabús que muy a menudo guardamos para nosotros mismos? Puedes compartir esa experiencia en los comentarios de este post o vía email a connect(arroba)isragarcia.com.

Es un tema potente y a la vez tabú. Del que no se habla con normalidad y parece que nunca es el momento de hacerlo. Igual que a mí me encantaría dar voz a lo que sentí en el antes, durante y después de una relación maravillosa, hay muchos otros que quizá quieran participar compartiendo su vivencia. El objetivo es conectar con más personas. Conectar más puntos de vista. Entonces más puntos a conectar.

Una vivencia amorosa, corta o larga, maravillosa o dramática, intensa o relajada. Algo personal, impactante y que conecte con personas que, como tú y como yo, pasan por lo mismo cada día.

Es una gran responsabilidad, pero es el momento de hacerlo, de hacerlo realmente bien.

Porque gracias a este tipo de experimentos sociales podremos encontrar hueco donde los sentimientos de relaciones pasadas, encuentran su misión para las futuras. Esto además será útil para uno de mis próximos proyectos. Ayudará a encontrar un mejor enfoque y yo te lo agradeceré.

¿Participas? ¿Cuál es tu testimonio?

Atribución imagen: summer goes on.

Jun
18

9 estrategias para superar cualquier rechazo

By Isra Garcia  //  Lifestyle  //  No Comments

Rechazo.

superar el rechazoSi no te ha sucedido, no tardará en llegar, en algún momento sufrirás el rechazo. Equilibrar las emociones con el razonamiento es parte del arte de vivir. El rechazo ocurre, en el trabajo, con los amigos, en actos sociales, en fiestas, en relaciones o cuando podrías necesitar algo de alguien. ¿Cómo superar el rechazo entonces? No hay una fórmula definitiva, pero con el paso de tiempo he desarrollado algunas estrategias.

1. Siéntete libre de exagerar

Primero, no intentes minimizar lo que sucedió. Ser valiente no tiene ningún peso aquí. Permite que tu tristeza fluya, el tiempo que necesites, llora todo lo que sientas. Tanta melancolía, soledad y pequeñas trampas como desees. Un día te aburrirás de todo esto y tu apetito por volver a la carga llegará, antes o después.

2. Huye de la película

Haz caso omiso, te han rechazado, no hay otra lectura posible. Déjate de películas. No imagines que las palabras bonitas, el abrazo, el beso y el “te quiero”, “nos importas”, “te echaremos de menos” son indicadores de un futuro de nuevo juntos. Elimina cualquier esperanza de retomar la relación, el trabajo, el proyecto o la amistad. Tal vez no tengan el coraje de ser contundentes contigo, entonces necesitas serlo tú contigo mismo.

3. Entiende que está fuera de tu alcance

Nunca creas que cualquiera puede amar solo proponiéndoselo. La capacidad de sentirse atraído, resonante o conectado está casi siempre fuera de nuestra voluntad. No es cuestión de no intentarlo con decisión.

4. La moralidad al palco

Restringe la moralidad del asunto. No fue mala persona por no amarte, seleccionarte, contratarte o motivarte, tampoco fuiste tú bueno por sí hacerlo. Ambas partes estabais en busca de placer, plenitud, “magia” y estándares que no estaban asociados e iban por caminos diferentes y en ocasiones conflictivos el uno con el otro. No conviertas el rechazo en un cuento de moralidad a estas alturas.

5. No, no importas, demasiado

Si tu pareja, socio, amigo o familiar, antes de acabar con la historia, actuó de una forma que nunca antes habías visto, no es porque fueron malas personas. Se sienten culpables porque ellos te rechazan (piénsalo a la inversa), porque son buena gente, la mayoría de veces. Lo cual significa que les importas demasiado.

6. Evita el masoquismo

La mayoría de nosotros estamos predispuestos a “idolatrar” a personas que nos rechazaron. Eso va directamente al cajón de “odiarse a uno/a mismo/a”. No es romántico, es enfermizo. El desafío que importa reside en parar de ignorar a la gente que nos quiere y dejar de admirar a aquellos que no.

Piensa cuando rechazaste a alguien: tu no odiabas o les culpabas, las emociones predominantes eran vergüenza y pena.

7. Desde luego que no es personal

Evita por todos los medios conectar el rechazo con todo aquello que temes y odias de ti misma/o.

8. Mejor no ataques

No cargues contra ella / él / ellos. No les acuses de cobardes. Si no es sobre ti, tampoco es sobre ellos. Es que simplemente no debía ser como imaginabas que sería.

9. Idealizar es muy peligroso

No exageres sus habilidades. No insistas en su personalidad o su autenticidad. Tampoco ofrezcas sexo o dinero con la esperanza de que cambie de opinión. Imaginar que alguien puede aceptarte porque tenga pena de ti o se sienta culpable, es peor que ser rechazado/a.

Si sufres rechazo

Primero sé consciente, luego acéptalo completa y absolutamente. Ríe de lo que te pasó. Recompénsate. Sé más indulgente contigo mismo/a y si es necesario, mantén sexo esporádico, desencadena otros excesos y esas cosas. Durante un periodo corto de tiempo.

Lo más importante, no pienses que el rechazo es algo decepcionante. La primera mejor relación, es contigo mismo, la más sana y aquella que te llevará a la segunda. La relación con otra(s) persona(s), una relación donde ambas partes quieren conectar y pertenecer. El resto, es desecho orgánico.

Atribución: Nick Vidal-Hall.

Jun
11

El amor esporádico podría ser la solución

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  4 Comments

el amor esporádicoUna de las de mayores suposiciones de nuestro tiempo es que si el amor es real, por definición debería ser eterno. Sin embargo, no tiene porqué ser así, el amor esporádico (a corto plazo) podría ser la respuesta a un amor auténtico y verdadero.

Equiparamos las relaciones a largo plazo con las relaciones genuinas y exitosas. Y por lo tanto parece casi imposible para nosotros interpretar el final de una relación después de un periodo de tiempo corto y limitado. Unas pocas semanas, tres o seis años o cualquier periodo que no dependa de la fecha de caducidad de nuestra pareja. De lo contrario será percibido como un problema, un fallo o una catástrofe emocional que es culpa de otra persona, probablemente nuestro.

Conozco y tú conoces a muchas personas desesperadas porque piensan que han fallado porque sus relaciones solo han durado 24 años, o 11 años, o 34 años. Parece que no podemos confiar en que una relación esporádica pudiera ser a la vez, sincera, significativa e importante, y aún así, al mismo tiempo, justa, sin culpas y limitado en su duración. El amor esporádico hacer que todo sea más fácil y llevadero.

Las relaciones duraderas

Hay, por supuesto, algunas pocas razones para una valoración colectiva de la historia de amor a largo plazo. Soy consciente de que muchos de los placeres y virtudes de las relaciones solo se revelan con el tiempo, una vez que la confianza ha sido establecida y la lealtad completamente demostrada. Cuando dos personas saben que “esto” es para siempre, te esfuerzas más que por cualquier cosa en tu vida. No hay opción de evitar algunos necesarios pero desagradables asuntos, harás el máximo por entender los misterios de la otra parte. Mostrarás un grado de sensibilidad y vulnerabilidad a las que de otra manera no habrían tenido acceso. Aprenderás a pedir disculpas y a lograr la modestia sobre sus propios defectos. En definiría, crecerás junto a tu pareja. Creceréis los dos.

Mientras tanto, día a día, disfrutaréis juntos de los placeres genuinos de un domingo cálido o de paseos por la orilla de la playa. Algo lo cual los pequeños siempre se beneficiarán.

Las relaciones esporádicas

Sin embargo, como el romanticismo del amor duradero está tan presente en nuestra imaginación colectiva, deberíamos reconocer el peligro de la supresión cruel y normativa que muchos creen que las relaciones esporádicas representan. Un compromiso que debería ser interpretado no meramente como algo patológicamente fallido o como una versión interrumpida de una unión que debería ser duradera. Sino como un estado sentimental con diferentes virtudes, un estado que racionalmente podríamos seleccionar incluso de nuestro armario si así quisiéramos. Sabiendo desde el principio que sería mucho mejor para ambas partes, si hubiera un punto final en vista, o desde el comienzo.

Los beneficios del amor esporádico

Hay mucho que puede ir bien en el amor esporádico:

Cuando dos personas saben que ninguna posee a la otra, son extremadamente cuidadosos con ganar el respeto el uno del otro diariamente.

Saber que alguien nos puede dejar en cualquier momento no es una herramienta para la inseguridad, es un catalizador constante para una apreciación sensible. Cuando algo no es para siempre, podemos permitir que las diferencias se desvanezcan.

Si el viaje va a ser largo, un alineamiento casi perfecto es la clave. Por otro lado, cuando el viaje es corto, estamos listos a abandonar nuestras posturas en favor de lo auténtico. Preferimos ser amenazados por las novedades y disonancias. Por ejemplo, las cosas distintivas que la otra persona tiene en su frigorífico, las películas tan singulares que le gusta ver o la música tan rara que escucha. En el amor esporádico no confronta a nuestros valores. Pasan a ser invitaciones no amenazantes para expandir nuestras personalidades.

No puede sin debes controlarlo

Muy pocos de nosotros salimos bien parados al ser observados de cerca durante 24 horas, en un espacio limitado. Desde luego no serían las condiciones para dar lo mejor de ti mismo. Para que tu lado generoso e interesante emerja necesitarías tu propio baño y dormitorio. Espacio para leer y pensar, algunas horas para dedicarte, y una serie de comidas en solitario para divagar o no hace nada en especial. Es decir, momentos donde no tienes que explicar cómo te sientes. No es una señal de persona egoísta o insociable, es solo aquello que requieres para ser la mejor versión de ti misma/o.

Lo que hace que las relaciones sean difíciles y que la mayoría de veces se vayan al traste, casi nunca tiene que ver con las personas involucradas. Es lo que intentas hacer con la otra persona y con la propia relación. Invitar a alguien a que se case contigo no es la cosa más amable y generosa que puedes hacer por la persona que amas. ¿Por qué? Porque lo que sucederá es que arrastrarás a tu amado/a a una serie de situaciones y cosas desagradables y desafiantes:

  • Unificar cuentas bancarias, compartir todos los bienes.
  • Quedar con tus familiares de forma regular.
  • Visitar a menudo a tu madre. Ir de compras con tu tía.
  • Verte en tus peores momentos.
  • Estar presente cuando llegas malhumorado después del trabajo.
  • Aguantar tus resacas.
  • Organizar la mesita de noche.
  • Criar un bebé.

Amar a alguien, en realidad, es desearle lo mejor a esa persona y entonces, ayudarle a conseguirlo. Esto podría parecerse a aportar tus mejores cualidades durante unos cuantos vibrantes e intensos meses. Sería lo más justo y coherente. Y luego, a partir de ahí, cada uno por su lado, de forma tierna y con un acuerdo mutuo.

El amor a largo plazo, no obstante

Las relaciones a largo plazo, recompensan algunas cualidades como las administrativas, pero castigan otras tantas. Por ejemplo esas relacionadas con las habilidades para mantener conversaciones especulativas sobre la ética o el significado de la vida. No es ningún insulto ni aberración, creo, el constatar que muchas parejas no podrán brillar en las condiciones del amor a largo plazo. Mientras que en las del corto plazo sí. Además es muy amable y sincero aprovechas las fortalezas y oportunidades de las dos partes, mucho antes de que necesites inventar una excusa para romper.

Deberíamos ser conscientes de no sucumbir al siguiente sentimiento: si es corto y amor esporádico, no puede tener un gran significado.

En otras áreas de la vida, sabemos que algo para siempre no es lo ideal (incluso cuando es muy bueno). No piensas que necesariamente debas vivir en la misma casa durante toda tu vida. Aunque pudieras disfrutar en aquella que vives actualmente. No se destruye la casa en la que vives cuando reconoces que por una caridad de razones, sería oportuno irte a otro lugar. Necesitamos comprender ese amor que te permite finalizar una relación con cualquiera, sin que alguien la haya asesinado antes de hora.

Cómo vemos la forma de finalizar con el amor depende críticamente de lo que la sociedad te dice que es “normal”. Si las relaciones existieran para durar de por vida, entonces cada ruptura, divorcio o separación tendría que ser descrita como un fracaso horrible.

Amor a corto plazo, victoria segura

En cambio, si creamos un espacio para que el amor esporádico nazca y se desarrolle, entonces cualquier final podría ser una señal de lealtad profunda. No va sobre establecer rutinas domésticas, sino trabajar desde la profunda admiración y apreciación que sentiste por esa persona durante un tiempo. Eso logrará que nos alejemos de la relación con un sentimiento justo y generoso de que todo ha estado preservado e impulsado por la propia relación, no porque debía ser forzado a durar para siempre.

El amor esporádico, a corto plazo, podría no ser tan malo como parece. Toda una vida practicándolo y podrías no cansarte nunca de vivir experiencias plenas, intensas, enriquecedoras y bellísimas.

Photo credit: Afftab Uzzaman.

May
28

El amor reevaluado

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  2 Comments

Venga, reevaluemos el amor… El amor es esa cosa impredecible que nos empuja a hacer que la otra parte tenga éxito.

el amor esEl amor es esa cosa que necesitamos sentir por nosotros mismos para lograr algo impensable. Esa cosa que debemos sentir por nuestras familias, después de haberlo sentido por nosotros mismos, para que nuestra vida cobre más sentido. Esa cosa que podríamos sentir por nuestros amigos para ser más grandes. El amor es esa cosa que tendríamos que sentir por nuestra pareja para completarla a ella y a nosotros mismos.

El amor es esa cosa que esperamos recibir cuando llegamos a casa, cuando aterrizamos en el aeropuerto, cuando fracasamos y quedamos en la bancarrota. También cuando logramos un triunfo y queremos compartirlo. El amor es también eso que nos gusta recibir por la mañana, pero también por la noche.

Amor es

El amor son esos actos de amor que desde hace 34 años cometes por tu abuela cada vez que puedes. El amor, eso que sucede cuando estás solo y te sientes maravillosamente. Amor, eso que sucede de forma esporádica o de forma duradera.

Necesitamos amor en todas las cosas, en todos los sitios, todo el tiempo que podamos. Es esa cosa que nunca debería abandonarse. Y este es el punto al que quería llegar.

Hay personas que han construido un sistema con el amor como núcleo. Hay otras personas que piensan que pueden vivir sin amor. Ilusos.

Photo credit: Juan Ignacio Olivares Soto.

Abr
9

El amor es la gasolina

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  6 Comments

Amarte. No hay más, luego amar al resto.

amarteLas personas que hacen cosas arriesgadas.

Las personas que hacen historia.

Esas que cambian el curso de la historia.

Los agentes del cambio que están marcando una diferencia dramática en el planeta.

Inconformistas que inventan cosas increíbles.

Si preguntas a todos ellos qué es aquello que les hace enfrentarse a semejante reto, qué es lo que hace que no tengan miedo al rechazo o a perderlo todo por el camino. Si les preguntas, te dirán que “ese aquello” es el amor.

El amor hace que todo merezca la pena, hace que sientas que has encontrado tu lugar, que es tu camino. Ese sentido te ayuda a encontrar un significado interior todavía más profundo, el cual da la fuerza para enfrentar acontecimientos que convierten a otros en cobardes.

Me refiero al amor dado y el amor recibido. El amor incondicional a ti mismo y a otra persona. Ya sea tu hermano, abuela, mejor amiga o pareja. El sentimiento de saber amar de forma pura. Primero a ti mismo, luego a algunas personas de tu alrededor. El interno lo eliges tú, si lo decides. El externo es cosa de la química producida por el alineamiento y la resonancia de un sinfín de micro-partículas.

Cuando encuentras ese amor, dirás cosas como “yo me haré responsable”, “déjamelo a mí”, he sido yo el culpable” o “solucionaré esto”. No es una característica de algunos pocos, está dentro de todos nosotros, tienes la capacidad de amar-te.

Amarte cambiará el juego

Amarte es dejar de leer ese libro llamado “mediocridad: el enemigo que hay dentro de mí”.

Sí, amarte es encontrar esa chispa que te hace único e inimitable. Encontrar tu carisma.

Es encontrar esa tenacidad que te dará el coraje para aprender o mejorar en cualquier campo: medicina, ciencia, filosofía, ingeniería.

Amarte es obtener la fuerza necesaria para romper los malos hábitos.

Amarte te dará la dedicación y determinación para reaparecer una y otra vez, una y otra vez.

¿Quién hará algo semejante?

Cuando (te) amas te vuelves inquebrantable. Construyes un puente que te ayuda a cruzar enemistades, complejos, dolor, fracasos o rechazos. Ese tipo de amor que tienes dentro de ti, no el que crees que das, sino ese que tienes por dar, te cambiará a ti y las personas que convivan contigo.

Photo credit: Visual Omelette.

Dic
19

Amor y miedo

By Isra Garcia  //  Habilidades, Mapmakers  //  No Comments

La habilidad núcleo de prestar la máxima atención posible a cualquier cosa que sucede, me ha permitido descubrir algo esclarecedor para mí. Estoy siendo muy consciente de que la mayoría de problemas que enfrentamos, se resumen a cómo actuamos frente al amor y miedo.

Por amor y miedo

Evitamos crear nuestra mejor obra:

  • Eliges no hacer algo porque tienes miedo a ser juzgado.
  • Decides retrasar la decisión porque puedes herir a otra persona, o a ti mismo.
  • Haces lo que te dicen porque así estarás a salvo si el resultado no es positivo.
  • Esperas que la persona que amas actué como a ti te gustaría que actuara.
  • Vas cada día al mismo trabajo incluso aunque esté arruinando tu vida. Todo porque no te amas lo suficiente como para salir de ahí.
  • El miedo te aleja de hacer lo que ms necesitas hacer para destacar.
  • La dependencia de otras personas evita que logres amarte a ti mismo.
  • El miedo te impide tomar acción sobre lo que importa.
  • Las personas no hablan como tú. No ven las cosas como tú las ves. Inventamos todo esto para exculparnos y absolvernos de la responsabilidad que recae en nuestros hombros de hacer un trabajo digno, noble y excelente.
  • No arde por dentro. No supone un riesgo. Es seguro y cómodo, Puedes hacerlo fácilmente. Genial.
  • Hablar sobre amor nos hace vulnerables y eso no está bien visto.

Los más grandes problemas, errores y maquinaciones vienen cuando tenemos que lidiar con el amor y miedo. En negocios, relaciones o incluso en nuestros sueños.

Combate y acepta

Quiero darte algunos pasos accionable para combatir el miedo y aceptar el amor:

  • La mejor forma de combatir el miedo es ir a por el miedo.
  • “¿Qué es lo peor que podría suceder?” Es la mejor pregunta que podrías llevar contigo, porque la respuesta siempre es algo estúpida y simple.
  • Es súper útil prepararte para usar el miedo como una guía y no como un enemigo.
  • Ámate tanto (o más) como amas a las personas que más aprecias en este mundo.
  • Cada vez que haces algo que es opuesto a quererte a ti mismo, estás causándote un daño irreparable que podría ser fácilmente evitado.

En la vida profesional

amor y miedo¿Cómo esto aplica al trabajo?

Cuando aceptas y abrazas el miedo y el amor a partes iguales, todo es mejor. La clave está en ver el miedo como un aliado y el amor como una meta casi definitiva.

Ejemplo: cuando hice ayahuasca descubrí que uno de mis miedos profesionales era no hacer nada, estar quieto. Entonces, una vez al mes, hay tres días que no hago absolutamente nada. Detengo todo. Desde que hago esto he ganado perspectiva y profundidad en mi trabajo. Esto me ha conducido a mejores resultados. Mis ingresos han ido aumentando paulatinamente. Por esta acción y por combatir mi otro miedo. Dejar de comunicar y estar siempre conectado. Desde que dejé de hacerlo, he podido invertir más tiempo a producir el trabajo que importa.

Ejemplo: en 2010 – 2012 a pesar de que vivía contento, admito que mi vida era insostenible. Apenas dormía, mi estilo de vida era caótico, eventos, viajes, proyectos y más proyectos, trabajo, trabajo y trabajo. Mi disciplina masacraba todo lo que pillaba por delante. Desde el momento que puse el amor por todo mi ser por delante de mí, todo mejoró. Entonces nació la Ultraproductividad. Ahora, trabajo menos, participo en menos eventos, todo tiene una harmonía, gano más que antes y vivo mejor que nunca. Además de tener tiempo de sobra para hacer más proyectos que antes y dedicar tiempo a lo que me apetece.

En el momento que tomas la decisión de aprovechar el miedo y el amor. Es entonces cuando puedes magnificar tu trabajo.

Photo credit: Zephyrance Lou.

Oct
2

Razones para amar

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  No Comments

Para ser exactos, 12 razones para amar:

0. Para no estar (o sentirnos) solos.

1. Para no perdernos.

2. Para sentir.

3. Para hacer sentir.

4. Por el pacer de compartir momentos que no eres capaz de describir.

5. Por el impacto que causa a todo lo que se cruza por tu paso.

6. Para obtener la mejor versión de ti y de la persona que amas.

7. Para crecer, incluso trascender. Ser parte de un todo.

8. Por la inspiración que produce.

9. Para vivir completa/o.

10. Para luchar como el demonio y vaciarte en ello.

11. Para dejar un legado y con suerte, verlo crecer.

¿Y por qué casi siempre nos centramos en las dos primeras? ¿Por qué pasamos desde el ítem número 2 al ocho solo para legar al número 0 o el número 1?

De hecho, a menos de que estés solo/a en este mundo, cualquiera de los otros factores están en juego cada vez que amas a alguien.

Postdata. Feliz cumpleaños Mamá. Feliz cumpleaños tete.

Feb
1

El amor nunca falla

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  No Comments

el amor nunca fallaEl amor es mucho más que vivir en pareja bajo un mismo piso. Mucho más que decir “te quiero” un montón de veces. Va más allá de los corazones en whatsapp y las llamadas de buenos días / buenas noches. Es más incluso que pensar en la otra parte y echarle de menos cuando no está.

Yo lo veo como algo más auténtico, más inteligente. Sí, irracional e ilógico también, no lo llamaría maduro, sí leal. No acordado ni organizado, sino desmesurado, incierto. Pero sobre todo, son hechos que lo dicen todo, no a la inversa.

Cósmico

El amor se construye en equipo y eso es algo maravilloso. Es una mezcla de conexiones compartidas que hacen que estemos dispuestos a tomar más riesgos. Ser más cariñosos, bajar la guardia, rendirnos a la vulnerabilidad de anteponer a la otra persona antes que a nosotros. No porque no te valoras lo suficiente o te sientes inferior o inseguro. Sino todo lo contrario, te sientes tan maravillosamente cuando sientes a esa persona, que lo mejor que puedes hacerla es subirla a lo alto de todas tus prioridades. Cósmico.

Si falla no sirve

Si en el amor no hay una frecuencia sintonizada en el mismo canal, olvídalo, nunca funcionará. O si en el amor tu instinto “arácnido” te avisa que algo no está en el sitio. No se equivoca, créeme, escarba y presta más atención a esos pequeños detalles que no tienen importancia. El amor nunca falla, por lo tanto, si algo falla, mínimamente, no hay amor por el cual merezca la pena luchar.

Sucede y ya

El amor no es un tarea que puedes tachar en una “checklist”. Esto es algo que he aprendido recientemente. Da igual que todas las casillas de tu vida estén completas. La casilla del amor no se completa intencionadamente, más bien sucede de manera imprudente.

Estos tres últimos años han sido muy ricos en materia de amor, sexo y rock n’roll para mí. Nunca lo busqué, siempre me dejo llevar, sin miedo. Sin pensar demasiado, más bien sintiendo todo lo que pueda. La mayoría han sido bonitos deslices, encuentros fugaces. Han habido algunos que han sido romances dignos de ser experimentados y recordados. Han habido aventuras bellas e insensatas. También desilusiones y relaciones sin salida. Nunca decepciones. Con cada una de estas experiencias, siempre he ganado en el amor y en la vida. No importa si ha sido un día o un año, si ha acabado bien o mal. Me siento ganador en todas, porque siempre he intentado que la otra parte creciera conmigo y se sintiera también ganadora. He amado y he dejado que mi corazón y el respeto, me llevaran al lugar que desearan.

Preparado, no ansioso

Paso mucho tiempo regocijándome con lo mucho que he disfrutado con todas las mujeres que han pasado por mi vida, creo que eso es bonito, le da más significado al amor. Todas esas mujeres han influido de una manera u otra en mi y han moldeado algo.

Intento amar mejor, también permitir ser amado – algo que necesito hacer todavía más. Soy más consciente sobre el amor y el enamoramiento, al final, aunque sea aleatorio, incomprensible y desbordante, no deja de ser una elección.

Lo creas o no, estoy convirtiéndome en un adicto a amar a las mujeres (y por contrapartida ser amado, aunque realmente estoy preparado a dar más de lo que recibo, estoy completo adentro, así que no vengo a por el intercambio), porque forma parte de mi estilo de vida, de lo que me completa. Me encanta sentir la sensación que todo eso produce en mí, creo que principalmente se debe a que me saca de mi zona de seguridad y me hace sentir más frágil, humano y digno.

Estoy listo para amar, porque el amor nunca falla.

Photo credit: BetIWontFail.

Dic
27

Amor por enamoramiento

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  No Comments

Estar enamorado de amor - ENAMORAMIENTOEl amor. El enamoramiento.

El amor hacia otra persona del sexo opuesto (o del mismo sexo si es el caso).

Esa emoción inexplicable, que todo lo consume al mismo tiempo que te llena de alegría.

Aunque pienso que San Pablo lo dijo mejor: “sin amor, no soy nadie”

La habilidad para amar fue entregada a todo nosotros como un regalo celestial que no muy a menudo regalamos. En la mayoría de ocasiones por miedo, en otras ocasiones por confusión, en otras por desconfianza o incluso por falta de práctica, o bueno, simplemente porque a veces no sabemos cómo amar, si realmente estamos amando o es otra cosa parecida.

Para amar es imprescindible estar enamorado, para estar enamorado es necesario sentirlo, para sentirlo hay que vivirlo, para vivirlo debe quemar ahí dentro. Es un proceso, inexplicable, incomprensible, ilógico, pero es un proceso que casi nunca coincide como único patrón. Es inconexo, pero es un proceso. Inevitablemente necesita ser sembrado, cultivado, regado y cuidado con especial cariño.

Esa clase de amor, ese que te golpea y te hace hablar de forma estúpida. Te lleva a cometer actos aleatorios de heroísmo. Te convierte en algo tan irregular como una gelatina. T hace vulnerable y frágil y te lleva a una clase de locura absolutamente irracional y fascinante. Incluso aunque no sea la mejor y más sana opción. Ese tipo de amor de enamoramiento, cambia todo. Esa explosión de controlada de algo fantástico. Te proporciona un sentido de propósito, modifica por completo tu realidad, re-define tu comportamiento y hace que la vida merezca la pena.

El enamoramiento sin amor

Solo una cosa, no confundas generosidad con amor. Cariño con estar enamorado. Entrega con recibir. Estar bien con pillado hasta los huesos. Querer no es permanecer enamorado, comprobado. Me he dado cuenta de todo esto, lo he vivido en mis carnes. No sé cuánto tiempo he estado enamorado, no sé ni siquiera si verdaderamente lo estuve, porque no sabría medirlo, no sabría describirlo, vaya. Si ese es el estado, entonces no sé si en mis treinta y tres años he sentido esa sensación que estruja tu corazón de manera tan pura e intensa. Es decir, si el KPI para medirlo fueran las veces que tus piernas tiemblan cuando la otra persona te mira.

Cuando tienes la capacidad de volcarte en algo como si te fuera la vida en ello, en lo que sea, puedes confundir amar con esta enamorado, como puedes confundir excelencia con exigencia o falta de tiempo con procrastinación.

Si tu corazón no palpita mucho más rápido de lo normal cuando la persona que amas te toca, no estás enamorado. Estremecedor al mismo tiempo que revelador.

Extra: aunque esa clase de amor sí existe.

Photo credit: Isra García.

Nov
8

Amar a una mujer

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Vida  //  2 Comments

amar a una mujerNo es fácil para un hombre hacerlo, pero tampoco demasiado difícil. Creo que, en este caso, no es sobre ella (la culpa, la responsabilidad o el resultado), va más sobre nosotros. Amar no es algo que quieres, únicamente, es algo que eliges y haces.

Cómo amar a una mujer

Vamos a colocarlo en contexto:

Tomar responsabilidad – no protagonismo

Amar a una mujer no es solo amarla en el sentido literal de la palabra. Es comprender lo que le preocupa y hacer esas preocupaciones tuyas, no visiblemente, no, esa es la parte fácil. Cuando tomas responsabilidad por sus preocupaciones profesionales por ejemplo, y las haces visibles para que pueda ver que estás ahí apoyándola, eso es una forma de aparentar (o postureo). Cuando mueves las cuerdas para ayudar que su proyecto funcione, sin estar presente o tomar crédito por ello, cuando ensalzas sus virtudes y la haces destacar en público sin que ella lo sepa, o cuando trabajas por las noches en “mágicamente impulsar su sueño”, en estas y otras muchas más ocasiones, estás amándola.

Creatividad y sorpresa, más que cartera

Amarla no tiene nada que ver con el fondo de tu cartera. Algunos hombre (e incluso mujeres) podrían debatir lo contrario. Esto es como la creatividad o la innovación, si existe el fuego de la pasión, la chispa prenderá inevitablemente, no importa en qué cifras se mueva tu situación financiera. De hecho, al igual que como contaba sobre la innovación, el mejor encantamiento, sorpresa o creatividad, nacen en los momentos de desesperación y escasez. Aquí sería algo similar, si existe ese fuego, ocurrirá la sorpresa, ocurrirá el amor.

Encontrar la balanza

Amar a una mujer en la mayoría de ocasiones requiere un tipo de esfuerzo que no estamos acostumbrado ni usualmente dispuestos a hacer, por eso es tan perecedero, tan volátil, tan poco probable que se sostenga a largo plazo, creo. Claro, esto al principio es asumible, eres capaz de dejar de hacer lo que haces tan intencionada, apasionada y determinadamente y adaptarte a ello pero ¿qué pasa cuando la relación se consolida, la confianza se afianza y penetra y los vínculos suplican por más atención? Dímelo tú. Si me preguntas a mí, diría que la búsqueda de un equilibro comprometido y acordado por ambas partes es la clave. Las reglas del juego nunca acaban de estar claras, el filo entre cumplirlas y violarlas es demasiado difuso, por lo tanto, se necesita trabajo, claridad, honestidad y consciencia para saber donde empieza un esfuerzo / responsabilidad y donde termina un sacrificio / obligación. Sea lo que sea, si tienes que pensar más de una vez por qué deberías dejar de hacer lo que haces para amar a una mujer, es que o bien no es la mujer que deberías amar o bien, si merece la pena, trabaja en explicar por qué es necesario establecer una intersección entre las dos partes.

Vulnerabilidad

Amarla es ser humilde y asertivo cuando es momento de encajar errores y estupideces cometidas por parte de un hombre. Siguiente paso, reconocerlas y admitirlas, para entonces trabajar en ellas con expectación. Esta es quizá una de las partes donde más fatalmente fracasamos. Aquí es donde se enturbia la mitad de la historia. Nuestro ego y vanidad, usualmente, es tan poderoso que nos ciega, prohibiéndonos así avanzar hacia amar todavía mejor a una mujer. He visto tantas veces como desperdiciamos esta oportunidad que no admitir esto sería algo ridículo. Ni mejor, ni peor que una mujer, estar en la misma línea de vulnerabilidad (en todos los casos) es lo que se requiere aquí.

Excelencia

Amar a una mujer es seguir siendo la misma persona romántica, detallista, preocupada, cariñosa y atenta que eras mientras tratabas de que ella se enamorara de ti. Si piensas que está hecho, que ya lo has logrado, ya has perdido. Es parecido a la excelencia, no a ser el mejor, el más perfecto, más guapo y que menos falla, es empujar a la otra persona hacia la grandeza.

Amor, sexo, fuego

No podría dejarme que amar a una mujer es amarla completamente. Buscar la más mínima oportunidad para que tus labios acaricien leve pero intensamente todo los rincones de su cuerpo. Buscar su boca, besarla con intención y con ganas, con fuerza pero con cariño. Hacer el amor, no el de 5 minutos y ya, ese que dura más tiempo, con más calma, ternura y comprensión. Amarla es hartarla de placer, como a ella le gusta (deberías saberlo), no hay nada de malo, dale más de eso, sin parar, siempre que puedas.

Como decía en este post, aquí habría una contrapartida, pero lo que sucedería es que el post se llamaría “amar a un hombre” y sobre eso no tengo interés alguno en escribir, sin sentirlo en absoluto.

Photo credit: Katelyn.

Oct
22

Hombres, qué está pasando con las mujeres

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Relaciones humanas, Vida  //  10 Comments

hombres que esta pasando con las mujeresDebido a un proyecto en el que trabajó para 2017, estos últimos meses estoy depositando un interés especial a las conversaciones sobre hombres que mantengo con mujeres, y sobre todo en aquellas interacciones en las que permanezco como espectador entre dos o tres mujeres, o entre una pareja o matrimonio, o entre un grupo de amigos por ejemplo. De todo lo que he observado y aprendido, lo que más me ha llamado la atención ha sido el comportamiento y trato de nosotros, – los hombres – con y hacia las mujeres. En la mayoría de las ocasiones hemos obtenido una nota bastante pobre, no sólo pobre, diría que nefasta y lamentable. Y no me refiero al cuchicheo o crítica por diversión, hablo de actitudes impropias de una persona que ama, respeta y siente una maravillosa debilidad por la otra, en el caso que aquí abordó, de hombre a mujer.

Hombres, ¿qué es lo que estamos haciendo?

¿En qué pensamos cuando infravaloramos a una mujer? No voy a hacer referencia al machismo, esto es fácil. Infravaloras a una mujer cuando no cuentas con ella como contarías con tu mejor amigo. Cuando crees que el único que puede ayudarte es tu mentor. Cuando el problema que tienes solo puede solucionarlo el blog de Tim Ferris, tratar de explicárselo a ella sería una perdida de tiempo. Creo, firmemente, que dejamos escapar el potencial de una mujer cuando no hacemos equipo con ella.

Propósito ante prejuicios

Cuando te encuentras con una mujer que se asombra porque pasas antes que ella y abres la puerta, no es que sea una clase de machismo, parece más respeto y apreciación. Muchos pueden llamar esto una actitud clasista, poco apropiada para los tiempos que vivimos. No hablo de estar haciéndote cargo de sus compras, caprichos o cualquier viaje o comida que hagáis juntos. Hablo de elegancia, de presencia, de encontrar la mejor situación para tener un detalle de importancia y de cariño. No va sobre el dinero, o sobre quien lo hace, va sobre el propósito (como casi cualquier cosa en la vida)

Entrega y disfruta

¿Está tan mal tratar a una mujer como te gustaría que te trataran a ti como hombre? Eso que justamente quieres recibir – lo que sea – es precisamente lo que tu podrías entregar primero. Sería interesante y apropiado que no generaras la misma expectativa de retorno, porque muy a menudo no viene en la forma que esperas, sino en otra muestra de afecto, admiración o generosidad. Y si no funciona, sigue dando, un día se da cuenta de lo que mereces la pena.

Golfo o calzonazos

La técnica de ser un golfo (cómo la contraria, ser lo que denominan un “calzonazos”) tampoco sirve – ninguna de las dos. La primera porque esto no es más que una forma encubierta de mostrar tus inseguridades, complejos y frustraciones, fantasmas del pasado proyectados en el presente, algo bastante triste y poco admirable. Excepto por tus colegas en el grupo de whatsapp, seguro que aplauden, bravo. La segunda, porque dar tanto a otra persona significa quitarte mucho a ti mismo, y eso amigos, no es recomendable. Estar ahí siempre, sí, estar de cualquier manera sin ser valorado ni recompensado, ni en sueños. Es bueno vivir en paz con tu pareja, sí, claro, si esto significa ceder por ambas partes, si finalmente siempre acabas tú soltando la cuerda para que la otra persona venza, el interés acabará pronto. Y con él todo lo demás.

Deja de machacar

Me martiriza la cantidad de cretinos que machacan psicológicamente (no quiero entra en físicamente, esto ya sería mucho más crítico) a sus parejas porque en realidad son mejores, más valientes, más fuertes, más inteligentes y más audaces que ellos. La peor parte es que ellos se dan cuenta y ellas probablemente no, esa es la razón por la cual sigue dejándose arrollar. Qué gran sensación cuando encuentras a alguien mejor que tú, alguien de la que aprender y con la que crecer. Qué bueno admirar (no “endiosar”) a la persona con la que duermes cada día. Qué fantástico impulsar los sueños de la persona con la que sueles desayunar o compartir intimidades. Qué placer saborear el éxito de la mujer con la que estás casado. Dicen que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer, pero ¿y detrás de una grandísima mujer? ¿Qué hay detrás? Dímelo tú.

¿Aplica a la inversa?

Lo sé, esto podría perfectamente tener una réplica a las mujeres, pero eso sería otra historia y otro post. No, no te voy a quitar el gusto de pensarlo

Limitaciones

Es posible que el retorno en forma de comportamiento, actitud o acciones de esos hombres hacia esas mujeres sea fruto del retorno de esa mujer hacia el hombre. Es posible. Es posible que esté sesgado por mi forma de entender y vivir una relación. Es posible. Es posible que no estés del todo de acuerdo conmigo (¿quién lo iba a estar?) es posible. Aquí cuento la parte de la historia que veo y casi siempre coincide con la realidad. Aunque es posible que no acierte el cien por cien de las veces.

¿Es este un post sobre marketing, liderazgo, innovación disruptiva, nueva economía, productividad, transformación digital o lifestyle? ¿A quién le importa? Escribo sobre el conflicto entre mi mente y el mundo de ahí afuera.

Photo credit: Jason Devaun.

Oct
4

He presenciado el amor verdadero

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Vida, Video  //  3 Comments

He tenido la oportunidad de percibir a mi alrededor lo que es el amor verdadero por primera vez en muchos años, fue en Burning Man, en 2014 y ocurrió entre dos amigos que allí contraían matrimonio, en el templo que se construye para los 7 días que Black Rock City se alza en medio del desierto de Nevada.

Fue un momento cósmico, un instante interminable que seguramente cegó de luz y cargó de energía a todos los que presenciamos esa vivencia. Edward y Brooke permanecían uno frente al otro, sin parpadear, sus rostros mostraban una mezcla entre sosiego, felicidad y éxtasis. No creo que fuera amor únicamente, era magia, simbiosis. La resonancia que ambos creaban era tan fuerte que las casi 80 personas que allí estábamos quedamos mudos durante más de 40 minutos, fue maravilloso presenciarlo, no quiero pensar sentirlo dentro de ti mismo.

Ahora, cuando alguien me pregunta si creo en el amor, con más decisión que nunca digo sí. Cuando buscas, puedes encontrar estas pequeñas actos aleatorios de belleza humana. Juzga por ti mismo/a:

Gracias Brooke y Edward por aparecer y ser tan generoso al compartir lo que vuestro amor significa.

Vídeo: Chema Solís.

May
17

Amar es

Amar es.

  • Echar de menos.
  • Sentir que cuando ese amor no esta presente, no estás completo, falta la pieza más significativa de tu puzzle.
  • Colocar aquello que amas por delante incluso de ti mismo, convertirlo en la prioridad suprema.
  • Involucrarte en los imposibles de la persona que amas como si fueran tus deseos mas feroces.
  • Disfrutar de los éxitos de la persona que amas como si de tus mayores éxitos se tratasen.

amar es echar de menosSi sientes que haces cualquiera de estas cosas por compromiso o por empatía, aunque de verdad seas consciente de ello y trabajes en dirección contrapuesta a tus sentimientos, entonces no es amor, es cariño, respeto o apego.

Nada de esto último está del todo mal, pero no confundir una cosa por la otra, por favor. Amar es.

Photo credit: Gabriel Manfredi.

Feb
22

En búsqueda del amor perecedero

By Isra Garcia  //  Cambio, Mapmakers, Reflexiones, Relaciones humanas, Vida  //  2 Comments

el amor es perecederoEl amor es temporal. El amor es para siempre. El amor no existe. El amor es perecedero o quizás no.

No importa cuanto dure el amor entre tú y otra persona – si mucho o poco – ni que va a pasar mañana ¿quién lo sabe? ¿tú? Lo que importa es el momento, los minutos, horas y días y años compartidos, la calidad de las conversaciones, el aprendizaje mutuo, la electricidad del roce de dos cuerpos, la intensidad de las miradas, el respeto, admiración y compromiso del uno por el otro. La pasión de los besos dados, el sexo enloquecedor, esa química que solamente ocurre con esa persona, el resultado de todo eso es lo que cuenta; hacer que el amor perecedero merezca la pena.

Es entonces cuando pueda que perdure para siempre. Qué ironía, hacer que lo perecedero cuente podría ser justamente la clave para ese amor longevo y chispeante.

El amor es aquello que puedes depositar en las personas, mucho después de que físicamente te hayas marchado. Es ser lo suficientemente consciente de preocuparte por la persona que te importa.

Si el amor que perece, renace o perdura importa, es fundamentalmente por cómo hiciste sentir a la persona que amaste. Si el amor tiene la posibilidad de perecer, probablemente tenga la opción de marcarte para siempre, corriendo el riesgo de marcharse o la magia de permanecer contigo.

Photo credit: Francesco.

Feb
14

El barniz que nos cubre como personas

By Isra Garcia  //  Cambio, Lifestyle, Reflexiones, Vida  //  1 Comment

el amor con significadoEl amor es una de esas palabras que las personas tratan de evitar, entre amigos, en la oficina, con la familia, especialmente cuando hablamos de nosotros mismos. Sin embargo, sin ese “amor” (amor divino, admiración, idealismo, fanatismo, amor no-romántico, cariño, síntoma de proteccionismo) amar y respetar a alguien, crear una familia, construir un negocio, mantener una relación en el tiempo o hacer cualquier cosa que merezca la pena en esta vida, es prácticamente improbable.

Frecuentemente vacilas al hablar del amor en su más pura definición por vergüenza o posible incomprensión, por la historia en tu cabeza, pero trata de hacer algo fascinante sin ello, no lo conseguirás.

El día de San Valentín es la excusa perfecta para redimirte de todo el amor que llevas dentro por un día, o bien reprimirte todavía más por no soltarlo y entonces culpar al sistema o al consumismo de que hoy no es un buen día. Verdaderamente no es ni el día especial para hacerlo, ni tampoco no es el día especial para no hacerlo. Cualquier día es el indicado para compartir tus sentimientos y amar libremente (en el extenso sentido y diferentes significados de la palabra).

Piensa esto, nada, absolutamente nada significante y bello se llega a completar sin amor. Es el barniz que nos cubre como seres humanos.

Elijas lo lo que elijas hacer hoy en San Valentín, o mañana o pasado, o en el Apocalipsis, defiende algo; ama a las personas que amas y que ellas lo sepan, no necesariamente hoy (aunque podría funcionar). Que ese halo de amor impregne todo lo que hagas, emprender, vender recambios de automóvil, hablar en público, transportar mercancías, educar a pequeños o cuidar a personas mayores, aporta más propósito al mundo a través del amor.

Si no lo estás haciendo, puedes empezar hoy, en San Valentín

Feliz cumpleaños Saray, te quiero.

Photo credit: Bekah Diaz.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+