Menu
Browsing articles tagged with "nueva economía archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, productividad, innovación, estilo de vida, excelencia, autenticidad, economía disruptiva, cambio, disrupción personal y profesional, incertidumbre, liderazgo y comunicación más allá de social media, human media."
Feb
18

Pivotando

By Isra Garcia  //  Habilidades, israporelmundo, Nueva economía  //  No Comments

Hoy doy por finalizada esta parte del viaje alrededor del mundo por Asia. En unas horas marcho destino Nueva York vía Londres. Terminan poco más de dos meses viajando por diferentes países de Asia que no había visitado hasta ahora, Tailandia, Myanmar, Camboya y República de Hong Kong (ya que por el Año Nuevo Chino no pude obtener la visa para China a tiempo cuando llegué a la ciudad). Para mí, actuar como pivote es esencial en este viaje y en todo lo que hago a diario.

Ahora por delante 10 días en Nueva York, estrenando responsabilidad profesional en Techstars – Alchemist Group. Donde ejerceré como mentor en el primer programa de aceleración de startups Blockchain. Una excitante oportunidad, y un desafío interesante donde dar y recibir. Aprovecharé en la misma ciudad para poder entrevistar a Seth Godin para el podcast Disrupt Everything y para las entrevistas a disruptores en Youtube. Seth es la persona de la que más he aprendido, y al mismo tiempo el profesional que más admiro en todo el planeta. Además entrevistaré a otras tres personalidades, Frank Blake, Yossi Hanson y una tercera por confirmar.

Cuando acaben esos 10 primeros días de trabajo presencial en Nueva York, empezará la segunda fase de trabajo. Una parte remoto más codo a codo con cada una de las 10 startups que componen el programa. Lo que me permitirá seguir El Viaje. Siguiente parada, Cuba, a celebrar el cumpleaños de mi mejor amigo Oscar Valdelvira mientras exploramos el país.

La habilidad núcleo de actuar como pivote

La habilidad núcleo de actuar como pivote...

Llevo años practicando y perfeccionando una habilidad núcleo que es esencial, actuar como pivote. En el vocabulario startup, “pivotar”, significa cambiar la dirección de tu negocio en un periodo de tiempo muy corto. Y además significa poseer la habilidad de poder girar sobre tu propio eje.

Actuar como pivote es lo que me permite ser versátil en mi trabajo. Saltar de consultorías de marketing, a consejero en un programa de Blockchain. Moverme de conferencias de liderazgo conectado, a talleres de ultraproductividad. O profundizar en alto rendimiento holístico, y luego hacerlo en transformación de negocios. Incluso virar de dirigir un programa de educación disruptiva para adultos, a liderar un programa de excelencia para desempleados. Navegar por la incertidumbre, y al mismo tiempo poder planificar a medio o largo plazo.

La clave está aquí: no vendo marketing, vendo cambio. No vendo educación, vendo transformación. Tampoco consultorías, sino oportunidades de mejora. No vendo conferencias, vendo impacto, incomodidad, iniciativa.

Deja el ego a un lado y… pivota

Muchas personas no quieren pivotar porque piensan que les hace sentir débiles, fracasados o ser vistos como un fraude. Piensan que hacerlo deja entrever que no tienes ni idea de lo que estás haciendo.

Así que en lugar de actuar como pivote, como un general arcaico, te obstinas a no moverte del sitio donde estás, pasando a una posición peligrosamente estática. En lugar de crear espacio para explorar (y más adelante conquistar) otros horizontes afines.

El asunto es que actuar como pivote y pivotar no es un signo de debilidad, o significa que estás vendiendo humo. Para nada, significa que hoy aprendiste algo que no sabías ayer. Y tal y como las startups, tú, yo, y el resto de empresas, pasamos la mayoría del tiempo en tierra incógnita.

En un mundo imprevisible, frenético, lleno de nuevas y desconocidas posibilidades, lo que te ayudará a ganar el juego es aprender a bailar sobre ti mismo, con el momento, y hacerlo sin resistirte cuanto antes mejor.

Oct
27

Transformando el desempleo

By Isra Garcia  //  Cambio, Nueva economía  //  No Comments

Piensa lo siguiente, hace quince generaciones no había desempleo. Fundamentalmente porque no había trabajos reales. Antes de que las revoluciones empezaran, era impensable que dejaras lo que estabas haciendo para ir a trabajar a una fábrica o una oficina.

¿Qué sucede en la época industrial? Hay trabajo para todo el mundo. Hay miles de factorías que necesitan de seres humanos para ser alimentadas. Sin embargo, algo ocurre, todo da un vuelco cuando las cadenas de ensamblaje, el trabajo barato, reemplazable y repetitivo, y las economías de escala empiezan a colapsar debido a la aparición de una nueva economía. Lo viejo, como en cada revolución deja paso a algo nuevo y revolucionario, algo interesante, más útil y valioso.

Las economías posibilitan el cambio, y el desempleo

Las primeras economías estaban basadas en supervivencia. Las siguientes economías tenían en el desconocimiento y miedo sus principales factores identificativos. Luego siguen economías que se centran en la escasez y lo barato. El desempleo aparece porque insertamos la mediocridad en nuestra cultura, porque basamos el valor en la productividad. Definimos el éxito en perseguir cosas escasas y costosas.

Por otro lado, en 2000 aparece una nueva economía más tecnológica que nunca, eso rompe el mercado y nuestros esquemas mentales. En 2010 la economía tecnológica deja paso a una economía humana pero  digitalmente conectada, desde el punto de vista antropológico lo que ocurre es fascinante. Esta economía hace que podamos crear nuestro propio futuro. Disponemos de una serie de nuevos recursos y activos que nos ayudan a desatar nuestro potencial.

El problema es que seguimos teniendo el mismo tiempo, aunque tenemos una abundancia de elecciones, conexión y acceso al conocimiento. Sin embargo, el desempleo sigue creciendo, porque hay que adaptarse a estos tiempos, surfear esa gran y disruptiva ola.

Internet monta el lío más grande

Cómo solucionar el problema del desempleo en España, el programa de excelencia para personas en desempleo...

Internet ha desmontado el plan del statu quo para ser un trabajador más ahora si quieres trabajar, tienes que entregar algo más. Y no vale con el mínimo viable, ya no vale con ser uno más, ya no vale con trabajar lo justo. Ya no vale con solo escuchar lo que te dicen y hacerlo. No, ya no vale. Ahora necesitas potenciar tus habilidades núcleo, adquirir superhábitos, trabajar en tu alto rendimiento, practicar la ultraproductividad, rendir cuentas a la excelencia y sobre todo, crecer desde adentro.

Puedes ser la persona en desempleo que espera que la próxima revolución le devuelva a 1950, o puedes ser la persona que no encuentra trabajo que entiende que esto va a seguir siendo más inquietante que nunca. Quizá entiendas que no puedes retroceder al pasado y volver a ser la persona reemplazable, o quizá entiendas que tienes una oportunidad única en la historia en ser esa persona desempleada que cambia las cosas. Imagínate dar más por menos, ser generoso, sonreír porque te apetece, impulsar a otros además de a ti mismo.

Utiliza el desempleo como la plataforma de la cual saltar

Imagínate convertirte en esa persona desempleada que rompe todo este estereotipo de personas sin confianza. Una persona con una mentalidad aplastada, demostrada, sin actitud, con capacidades limitadas y poco propensa a conseguir nada que merezca la pena. Imagina poder invertir eso y llevarlo al extremo más sensacional posible.

Creo, y he visto, que ese cambio de postura o transformación es totalmente posible. Esa es la razón por la cuál lanzo el Programa de Excelencia para personas en desempleo en 36 ciudades del país. En este vídeo explico todo desde el principio:

Atribución imagen: Flickr.

Feb
20

Cómo trabajar con Millennials: una guía distinta, quizá

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Nueva economía  //  2 Comments

cómo trabajar con los millennialsLos Millennials somos una forma humana de trabajo que está alterando el mundo profesional. Nunca, parece ser, ha habido algo tan incomprensible, perplejo y místico con tanta propensidad a escurecer el management y liderazgo como hasta ahora lo conocíamos.

Rararmente, casi nadie escribe sobre los Millennials. Así que en la ausencia de recursos que discutan estas criaturas y sus rasgos profundamente idiosincráticos. He decidido hacerlo yo mismo, tomarlo con humor y en primera persona.

Convivir con los Millennials…

Aquí hay algunas prácticas sobre cómo trabajar con Millennials como nosotros. Buena suerte y a por ello:

1. Viaja a nuestro hábitat natural

No encontrarás a un Millennial en la calle o con sus amigos en un parque. Tampoco andando de empresa en empresa para dejar sus hojas de vida y proyectos. ¿Cómo encontrarnos y contratarnos? Moviéndote donde estamos: Snapchat, Tinder (no en mi caso), Instagram, LinkedIn o Twitter.

Marca como favorito un tweet sobre Star Wars a uno de esos Millennials, y tendrás una gran oportunidad de contratarle. Discute el Migatte No Gokui en el comentario en Instagram y nos habrás ganado. No intentes entender que significa todo lo que decimos o hacemos. Resumen, los Millenials preferimos trabajar para y con gente que comparte nuestros valores e intereses.

2. Páganos con experiencias

Queremos están involucrados en trabajos que tengan impacto sobre otras personas, empresas y proyectos que marquen la diferencia. Y esas experiencias son más importantes que cualquier cosa material, incluso que el Porsche o la ropa de marca. Pídenos hacer lo más complicado, lo más estresante, lo más disciplinado, lo haremos, si nos pagas con un ticket para asistir Burning Man, un retiro de yoga juntos, realizar un triatlón en equipo, una experiencia Ayahuasca o una mejora en nuestro lifestyle. Las experiencias vitales son oro para nosotros.

3. Usa prueba-error, test A/B

Nadie sabe muy bien como funciona nuestra mente, la de los Millennials, ni siquiera nosotros. Lo peor es que nadie tiene la intención de preguntar. Tu mejor apuesta debería ser intentar un montón de cosas que podrían no funcionar.

Muchos piensan que estamos preocupados por lo que ayer vestía Beyonce en Instagram. Esa es la razón por la cual no conectáis con nosotros. Nos da igual Givenchy, o Gucci, esto es para la generación perdida, no para nosotros. Sin embargo, no puedo evitar admitir, que hay más personas preocupadas por Beyonce, Rihanna y Drake que por hacer que las cosas sucedan. Así nos va.

4. Cuidado con el humor

Lo que está claro es que sí se pretende entrar en la cultura Millennial por la parte del humor, a menos de que no sea con un meme, no va a calar. Misión imposible.

5. Conexión

Empieza todos los fragmentos de tus frases con hashtags: #drama, #STFU. No intentes entender. Hashtags son otro tema, complicado. No lo entiendo ni yo que soy Millennial.

6. Gana nuestra lealtad

En la cultura Millennial esto es fácil, hay regalos sagrados que nos conectaran a ti de por vida.

  • Desayuno macrobiótico.
  • Chocolate orgánico.
  • Experiencias vitales.
  • Feedback real y vulnerable.
  • Efusividad.
  • Ayudar a cumplir “sueños”.

Sin embargo, ante todo esto, comunicación, humanidad e igualdad. Lo cual lleva al siguiente punto.

Respeto máximo

Ten en cuenta que nosotros los Millennials hemos crecido en un mundo donde se intenta que cualquier persona sea respetada y tratada con igualdad. En la religión Millennial, la “microagresión” es la transgresión definitiva. Evita hablar sobre ello cuando alguien saque el tema. Si fuera tú, asentiría con la cabeza y diría “es un tema serio”. No intentes entenderlo, solo entiende que es cómo pensamos.

Para deshacerte de los Millennials

Pídenos que invirtamos el mentoring – a nosotros. Es decir, que nos recuerdes cuál es nuestro sitio y donde debemos estar, de forma emocional y sutil. En otros tiempos, eran los experimentados, los sabios y mayores los que guiaban a los jóvenes. Ahora, incluso aunque nadie quiere escuchar tus trucos irrelevantes sobre cómo operar en un mundo que ya no entiendes, llámalo “reverse mentoring”. Te permitirá mantener la dignidad que mereces con un nombre cool.

Convivir con las criaturas Millennials es un esfuerzo necesario para todos, ya que poseen las llaves a las nuevas disrupciones que ya están aquí, y las que llegarán.

Atribución imagen: Max Gaines.

Dic
24

Los yonkis de la dopamina

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  5 Comments

¿Qué es lo que has hecho hoy? Si realmente somos honestos con nosotros mismos ¿qué has conseguido crear con todos los avances que hoy tienes disponibles? ¿Cuántas vidas has mejorado? ¿Cuántas personas disfrutaron y progresaron gracias a tu producto o servicio? Dejémonos de historias, en esencia, desde la raíz ¿cómo esta economía te ayuda? Solo pensamos en la gratificación instantáea, en la dopamina.

Adictos al chute de adrealina

los yonkis de la dopamina tecnológicaCada minuto, o mejor, cada 30 segundos. Actualización, escándalo político. Últimas noticias, atentado o crimen. Más noticias, cotilleo del corazón. Otra actualización, no te pierdas el Black Friday. Más últimas noticias, la fiesta del año, no puedes faltar. Una nueva noticia, el desempleo sube. Desencadena. Agita. Lanza. Recompensa. Eleva (o droga). Choca. Repite. Lo has sentido y yo lo he sentido, así que no hay necesidad de negarlo. Ese chute de adrenalina que produce el tratar de encontrar la mejor oferta, hora, día, placer. Hemos construido una vida de dopamina. Es adictiva y tóxica, para nosotros como sociedad y como cultura.

Hemos ido más allá de crear “consumidores”, que fue lo que Mad Men hizo. Hoy, hemos creado yonkis del algoritmo y las tendencias. Personas que desesperadamente comprueban sus smartphones quince veces en 5 minutos, cientos de veces al día. Esos ojos saltones y desorbitados que no desean abandonar la pantalla. Profesionales que, de forma compulsiva, emplean más tiempo en Oz o en el país de Nunca Jamás que con sus familias o equipos de trabajo. Nos hemos convertido en una sociedad que busca el chute de adrenalina que produce ver “últimas noticias” o “es tu oportunidad” en la televisión apuntando a ti. Es un modelo mediocre de lo que significa ser un ser humano hoy en día. Una forma institucional, donde las personas buscan “colocones” de dopamina más altos, rápidos y afilados, para así dejar atrás los “bajones” más oscuros y complicados.

La dopamina controla nuestros días

Ahora. Resistes la urgencia de evolucionar hacia algo más orgánico y consciente, porque la verdad es simple: la dopamina hace estallar la adrenalina. Sin embargo, perseguir ambas cosas demasiado agota tanto la dopamina como la adrenalina, y por lo tanto desequilibra el resto de nuestro cerebro, y causa serotonina, lo cual nos desregula y puede acabar en psicosis como resultado. También resistes la urgencia de dar una respuesta fácil como “entonces deberíamos crear una sociedad adicta a la serotonina”. Llena de cosas motivadoras, un entorno digital de plenitud. Tú y yo sabemos que no es tan simple.

Ahora recompensamos a las personas, como si fueran cobayas de laboratorio, con pequeños trocitos de recompensas, ya sean cupones, titulares apetecibles, descuentos, ofertas especiales, premios y más. Lo peor, es que de alguna manera, esas personas siempre vuelven a por más. No sabemos muy bien por qué. Tampoco sabemos sobre el fuego con el que estamos jugando. Estamos incluso manipulando los principios más básicos de la propia neurobiología humana. Cada clic produce el efecto de una inyección de heroína. La dopamina produce una adrenalina que recorre todo nuestro sistema. El dopaminérgico, lo cual es, una visión unidimensional del potencial humano, es una visión comportamental hacia el potencial humano, y además es una perspectiva linear: la presunción de las personas pueden ser entrenadas para ser lo que queramos, a través de recompensas sistemáticas que controlan un tipo de experiencia, una y otra vez. Adrenalina de lucha y vuela.

Tengo el “mono”

Aún así, el resultado para nosotros, los maestros de la dopamina, nos dejan dentro de un círculo vicioso. Tenemos que ofrecer recompensas más intensas que la siguiente persona. Ese es el juego de Amazon, Facebook, Tinder, Instagram, etc. Entra, no permitas que pase de largo. Hay un universo infinito de cosas esperándote. Es mejor que hagas clic ahora, a menos que quieras divagar solo y perdido para siempre. El algoritmo susurra: “Necesitas un chute ahora, ¿verdad? Sé que tienes el mono”. Tú y yo lo sabemos, y ambos hemos respondido de manera desesperada, también.

¿Qué deberíamos hacer al respecto? Ofrecer alternativas para que las personas se expresen a sí mismas. No mostrar a “sus mejores ellos mismos” o sus “verdaderos sí mismos”. Solo ellos mismos. ¿A caso no estamos haciéndolo ahora más que nunca Isra? No. ¿Me estás vacilando? Hemos creado un juego de actuación, un show, en el cual la expresión está truncada, alterada y deformada. Estoy alargando demasiado, así que te dejaré con un tema para el futuro…

Me atrevo a decir que esta adicción algorítmica es uno de los nuevos problemas más grandes que existen hoy.

Atribución imagen: intropin.

Feb
14

Quebrado, roto, no funciona, desmitificado

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  4 Comments

Está quebrado

Obtener las puntuaciones más altas en los exámenes: quebrado.

Enviar CVs: quebrado.

Etiquetar amigos en Facebook para poder promocionar tu negocio: quebrado.

Mostrar la felicidad a través de selfies: quebrado.

Separar tu vida de tu pasión: quebrado.

Está roto

El sistema político: roto.

Los estudiantes que la universidad está intentando equipar: roto.

Regulación de impuestos: roto.

Permanecer hasta tarde en el trabajo: roto.

Ver la serie ____________: roto.

Negocios tradicionales que ignoran la voz de sus clientes: roto.

No funciona

Vallas publicitarias: no funciona.

Leer cada post que publique tu blogger favorito: no funciona.

Culpar al sistema y esperar un resultado diferente: no funciona.

Trabajar en “la siguiente gran cosa”: no funciona.

Predecir la próxima tendencia: no funciona.

Desmitificado

Curso / experto / profesión que deriva de marca personal: desmitificado.

Poseer un master de renombre para triunfar en la vida: desmitificado.

Conectar en LinkedIn sin propósito alguno más que el mero conectar: desmitificado.

Creer que todo va a volver a su sitio, como en los viejos tiempos: desmitificado.

Educar a tus hijos para que sean emprendedores de garaje: desmitificado.

Elige, decide y actúa

está quebradoSea lo que fuese lo que funcionó hace años, hoy ya no funciona. Todo lo que aportó tanta riquieza, alegría y satisfacción, ahora está quebrado. Esos dioses, trabajos, heroes, mitología o esas promesas de algo increíble, todo ha quedado desmitificado. Roto a pedazos por esta revolución. Cada día quedan menos fundamentos antiguos sobre los que aguantar este nuevo mundo.

Toda una vida para inculcarnos algo que ya no se sostiene y se derrumba a segundo a segundo, qué desperdicio.

Tu trabajo es darle una sacudida a la brújula, elegir tu propia dirección y decidir qué es lo quien vas a ser y qué es lo que vas a hacer que todavía no haya sido hecho. Eso te permitirá descubrir qué es lo que va a funcionar hoy y entonces, con suerte, mañana.

La oportunidad de nuestras vidas, dibujar cual va a ser el siguiente movimiento.

Photo credit: Salem Eames.

Feb
13

Dejando atrás lo que ya no sirve

By Isra Garcia  //  Nueva economía, Productividad  //  No Comments

El trabajo como antes era concebido no era más que algo masivo, sistemático y productivo. Eso es porque el objetivo era producir lo más barato, suficientemente bueno y rápido posible. Todo giraba entorno a esta idea. El trabajo administrativo necesitaba estar cerca de la línea de productividad, de esa forma la gerencia podría seguir el proceso.  El trabajo de oficina.

Problemas

157 años más tarde, ¿por qué trabajar en un mismo espacio físico?

1. Es donde está la fuerza de trabajo.

2. Allí están los ítems que necesito para trabajar.

3. Mi jefe necesita seguir mi rendimiento profesional.

4. Hay reuniones que atender, hay llamadas que hacer.

5. Es como ha venido haciéndose hasta ahora ¿quién soy yo para cuestionar lo contrario?

6. Las personas con las cuales formo equipo están allí todo el día.

7. Necesito algún lugar donde ir, mi casa no parece un lugar apropiado.

8. He estado preparándome toda una vida para esto.

Sin embargo…

Soluciones

1. Si tienes un ordenador portátil, ya tienes la fuerza de trabajo contigo, vayas donde vayas.

2. Si haces tu trabajo con un teclado y un ratón, los ítems que necesitas están dentro de tu ordenador portátil, no en la oficina.

3. Tu jefe puede seguir tu rendimiento profesional de forma remota.

4. ¿Cuantas reuniones son importantes? ¿Qué pasaría si no fueras a la mayoría de ellas?

5. En un momento de incertidumbre y posibilidad como este, podría ser el mejor momento para cuestionar y cambiar todo.

6. ¿Con cuanta gente colaboras codo con codo en toda la oficina?

7. Pues ve a otro lugar: cafetería, parque, museo, biblioteca, no es necesario que sea la oficina.

8. Había comprado una ganga de futuro que salió defectuoso.

Fuera trabajo de oficina

Si empezaremos de nuevo con lo que nos ha traído aquí (masificación, intrusismo, industrialización, indoctrinación, productividad y mediocridad), es inconcebible que pagarámos en tiempo / renta / desplazamientos / labor emocional el coste de lo que todo ello nos está costando.

Cuando necesites mantener una reunión, mantén una reunión. cuando necesites colaborar, colabora. El resto del tiempo, haz el trabajo que importa, donde te apetezca.

El aumento en velocidad, productividad y felicidad es superlativo. Los puntos que fallan son el 7 y el 8, algún lugar donde ir y he entrenado mucho para esto. Una vez que solucionemos estos dos puntos, la oficina está muerta. El trabajo de oficina habrá casi desaparecido.

Photo credit: Craige Moore.

Feb
7

Entre dos economías brutalmente contrapuestas

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  No Comments

Hay dos economías contrapuestas en marcha al mismo tiempo. La economía sin alma y la economía disruptiva.

La economía desalmada

la economía disruptivaUna parece que muere, pero nunca llega a morir, lleva años y años en el lecho de muerte. Es la economía desalmada e industrializada, la que vivieron nuestros abuelos y padres, la que ha creado mucho de lo que ahora estamos pagando tan caro. Educación mediocre, sociedad sin valores, trabajo reemplazable, cultura perezosa y sistema automatizado. Nada divertido. Algo que parecía que no duraría para siempre, pero míralo, aquí sigues, quejándote por el cambio al que nadie supo prepararte.

No es de extrañar que esta economía siga viva, todavía más del 80% de las personas seguimos alimentándola. Presiento que nunca la dejaremos atrás, junto a las crisis, dolor, indecisión y obsolescencia que viene con esta economía industrializada. Seguimos premiando precio, masivo, intermediarios, comisionistas, producción y distribución, cuando ninguno de estos son ya activos de esta era.

Algo así como, compramos a las marcas que los anuncios publicidad. Contratamos a gente que no cuestiona. No queremos artistas ni genios. El trabajo de clase media es el rey.

La economía disruptiva

La otra economía es distinta, es la economía disruptiva. Creada por individuales y organizaciones auténticos, atrevidos, apasionados e insolentes. Una economía imperfecta, pero bella. Donde cualquier puede persona tiene el derecho inalienable de elegirse a si mismo. Cualquiera puede educarse, desarrollarse e impulsarse a si mismo. Economía que potencia el liderazgo compartido y el esfuerzo de agentes del cambio que se unen para crear causas, productos, servicios o ideas que causan impactos positivos.

Ahora comprar un producto más barato y mejor diseñado es algo accesible para cualquiera, en cualquier sitio. El mercado de cosas normales es más normal que nunca, no es atractivo. En cambio, hay opciones más allá.

La economía disruptiva no recompensa el trabajo normalizado, esto ya está siendo hecho. La mayoría subcontratado y la otra parte está siendo automatizado o eliminado. Ya nadie paga extra por la productividad, sino por la humanidad. Como los clientes ahora tienen más alternativas que nunca en la historia, es difícil engañarles con el marketing masivo y mentiroso de la economía desalmada.

Ya no hay lugar para empresas que ofrecen trabajo para clase media. Fuera.

Buscamos imperfección

Producir más y mejor no es la solución. Estimular grandes empresas para producir más puestos de trabajo tampoco es el problema. Quejas en la puerta del Ministerio no va arreglar nada. La frustración descontrolada de personas que pierden los papeles ante profesionales que no tienen poder de decisión, no es la solución.

Cada revolución destroza lo viejo antes de que sea convertido en beneficio por ser algo nuevo.

La economía disruptiva está creando inmensos beneficios, oportunidades significantes y mucho cambio. Lo que sí no está propulsando son a esos millones de personas dispuestas a seguir un manual, morir por un contrato fijo. Gente perezosa y resistente al cambio que no quiere pensar.

Rápido, excelente, vulnerable, adaptable, ingenioso y perspicaz es lo que la economía disruptiva defiende e impulsa.

La triste ironía es que todo lo que estamos haciendo va en pro de la primera economía: más obediencia, más conformidad, más barato, más mediocre y más excusado. Este pro es un gran contra a favor de la economía que más necesitamos, la segunda.

Photo credit: Tom Blackwell.

 

Dic
18

Mundo de propaganda

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  2 Comments

mundo propagandaHay una sed insaciable por likes. Adolescentes y no tan adolescentes están dispuestos a intercambiar su carrera profesional por aparecer en las publicaciones de cualquier celebridad. Los niños y niñas en el colegio ya ni si quiera desean ser deportistas o estrellas del pop, quieren ser Youtubers. Los más adultos se pelean por entrar en el Olimpo de los Instagramers. Mundo de propaganda.

La máxima aspiración de hoy en día es ser conocido y denominado como un influencer. Se paga por impresiones y alcance. No por un trabajo que genera cambio. Se comunica a través de hashtags. Has vendido tus valores a Twitter, a cambio de obtener un gran número de personas hablando y compartiendo una frase oportunista, desafortunada y/o desalmada.

Hola soy un subproducto

Es demasiado fácil encontrar a otro subproducto de esa sociedad digitalmente hiper-desmedida. Subproductos en forma de periodistas, emprendedores, empresarios, estudiantes, profesionales del marketing o desempleados con la misma fijación por una popularidad y “famoseo” ficticio. Todos ellos esperando ser otra celebridad-unicornio digital.

Es lo mismo que sucede cuando conoces a otra personas que intenta entrar en Broadway sin pasar por el Teatro real de Madrid o el Liceo de Barcelona. Lo mismo que sucede cuando alguien intenta hacer un peliculón en Hollywood sin pasar por la academia. Como publicar un bestseller sin ser escrito por ti. Como entrar en Wall Street siendo filósofo.

“Voy a ser gustado/a por millones de personas. Voy a ser uno/a de esos/as que salen en las redes sociales y están en todos los eventos molones”.

Seguro, la estadística está contra todos ellos (¿vosotros?). Seguro, no les importan las estadísticas. Pasan con ignorancia los detalles de desarrollar un talento que cause impacto. Obtener destrezas que te eleven hasta ser más valioso que miles de competidores. O el esfuerzo de ir más allá. Pasan de largo las realidades dolorosas (lograr una especialización singular, pagar los recibos a final de mes).

Vida de propaganda

¿Entonces qué? Propaganda, un set de historias que giran entorno a lo que alguien con influencia y poder querría que fueras.

Sí, un mundo de propaganda. Un entorno falso, una realidad ilusoria. Personas sin principios. Ego dañino. Envidia maligna. Frustraciones. Ansiedad. Desesperación. Este es el legado que vamos dejando a los nuevos nativos digitales. Y algunos se aventuran a llamarnos nómadas digitales, embaucadores. Hemos construido un mundo de propaganda que nos insta a ser alguien que no somos. Un mundo que beneficia a los de arriba, no a los de abajo.

¿Qué vida vives? ¿Qué mensaje transmites? ¿Y qué historia sobre tu mismo cuentas al exterior y qué otra te cuentas en tu interior cada día? ¿Vives para comunicar propaganda?

Buena suerte. La necesitarás.

Photo credit: PropagandaTimes.

Oct
20

Hacia la oportunidad que desconoces

By Isra Garcia  //  Cambio, Innovación, Nueva economía  //  No Comments

Hacia la oportunidad desconocidaPuedes aprender algo nuevo, hoy. Aplicar la productividad a tu trabajo en Internet, diseñar campañas publicitarias, programar, realizar vídeo marketing, nuevas técnicas de venta o lanzar proyectos kickstarter. Puedes aprenderlo gratis, sin oportunidad.

Puedes montar un nuevo negocio, ahora mismo. Una tienda online de complementos para mascotas, un servicio de crianza y vent online de Ostras, bebidas funcionales en la puerta de tu casa, servicio online (y offline también) de comida macrobiótica, pilates / yoga / crossfit a tiempo real a través de servicios streaming o VoIP. Todo ello sin necesitar la aprobación de otros.

Puedes trabajar en lo que siempre deseaste, en este preciso instante, sin preguntar a nadie. Músico, creativo, artista, reclutador de talento, analista, escritor, presentador de radio, actriz.

Puedes crear una innovación que cambie lo que te importa, ya, sin realizar un doctorado. Controlar objetos con un movimiento de la mano, patines inteligentes, teléfonos que se cargan en minutos. Infraestructuras 5G o ropa casual con tejidos que ayuden a conseguir un más alto rendimiento.

Sin lugar a dudas, como muchos ya han predicado con el ejemplo, puedes hacer todo esto y una lista infinita de cosas más. O no.

No es sobre la oportunidad

En el mundo en el que vivimos, el número ilimitado de oportunidades que tenemos a nuestro alcance, está fuera de toda duda. Es lanzarse a por las más trepidantes lo que definirá la próxima frontera, el próximo micro-nicho, la próxima innovación, el próximo cataclismo en el mercado, la próxima profesión.

En un sistema fluido y frenético, las oportunidades que poseemos a nuestro alcance ya no importan, ahora importa – y mucho – lo que decides haces con ellas.

La pregunta interesante, entonces, no es ¿cuándo tendré la oportunidad de hacerlo?

Es sobre la insolencia

No, creo que la pregunta es “¿Estaré dispuesto a lanzarme hacia la oportunidad que desconozco sin pensar demasiado?”

Actúa como si fueras a lanzarte. Si no te lanzas, la oportunidad vendrá y te engullirá.

Photo credit: Quinn Drombowski.

Sep
18

Hoy y mañana en la Web y el contenido

By Isra Garcia  //  Disrupción, Nueva economía  //  No Comments

Cuando piensas la Web, en la forma que consumimos contenidos y en su evolución, cuando observas hacia donde nos dirigimos. Podría parecer algo como esto:

hoy y mañana la web

La Web tiempos de AOL

  • Navegación vía URL.
  • Acceso a Internet sin restricciones previamente distribución limitada.
  • Ya no necesitábamos que las cosas llegaran a nosotros vía TV, Radio o prensa.
  • Un chaval en un pequeño pueblo de Cáceres poseía el mismo acceso a cultura, oportunidades y elecciones que uno en Nueva York si él o ella conocían la URL.

La Web en tiempos de Yahoo

  • Navegación vía menús jerárquicos.
  • “Vaya, este tipo de Internet ha desatado demasiadas cosas”
  • ¿Cómo encuentro lo que busco?
  • Yahoo no estaba solo, Exite, Lycos y otros aparecieron.
  • Nueva oportunidad: “organicemos la Web”.

La Web en tiempos de Google

  • Navegación vía búsqueda.
  • Encontrar lo mejor de la web vía palabras claves: cambiar el juego. – Es fácil dar por supuesto Google a día de hoy. Antes significó una revolución.
  • Google no estuvo solo (Hotbot, AltaVista, etc.), aunque fue el primer motor de búsqueda accesible a cualquier usuario.
  • El PageRank lo cambio todo para todos.

La Web en tiempos de Facebook

  • Parece que la magia social no era el perfil personal (Adiós Friendster y MySpace, sino el feed.
  • Lo mejor de la web filtrado por una potente señal.
  • Pioneros en el “seguir a alguien con cuidado”.
  • No necesitas ver todo lo que tus amigos publican, solo lo “más interesante”.
  • Hay un algoritmo que define que es lo que quieres ver. Basado en comportamientos.

En retrospectiva parece que es lo correcto. Valoramos la contribución de un facilitador de información. Sin embargo, el valor del filtrado con la personalización y la humanización son las claves. Llenar un barril con lo mejor de lo mejor. Entonces, basándonos en los “inisghts” que hemos seleccionado, podemos elegir “para nosotros” de ese mismo barril.

Social media fue ayer. La curación (filtrado) + personalización (intereses y gustos) + humanización (conexión) es el hoy y el mañana.

Photo credit: seaternity.

Jul
16

Perdido

By Isra Garcia  //  Negocio, Nueva economía  //  1 Comment

Perdido - útil adecuado - PerdidoNo he leído un post en varios meses, no he visto las noticias desde hace semanas, no leo el periódico desde hace más de cuatro o cinco meses, no leo tweets desde hace por lo menos veinte días, no he leído los emails de los blogs a los que estoy suscrito desde hace diez días. ¿Sabes lo que podría haberme perdido en todo ese tiempo? Nada. En parte, porque tú – y la gente que me rodea – me dices qué es lo que necesito saber. La otra parte, es porque no necesito casi nada de “nuevo” para hacer lo que necesito hacer con el fin de vivir la vida que quiero vivir; tomar decisiones y ayudar a tomarlas para impulsar a organizaciones y profesionales.

Perdido en lo nuevo

Nos diluimos en las cosas todo el tiempo, quedamos perdidos en algún lugar. Nos apasionamos por algo nuevo y decidimos que tenemos que actualizar nuestro equipo. Decidí que necesitaba un nuevo teclado inalámbrico para mi equipo portátil. ¿Qué pasó? Compré uno. En diciembre del año pasado decidí que era momento de dejar el teléfono para obtener un smartphone, obtuve uno. ¿Fue la última tecnología del mercado? No. Solo algo que ya conocía, necesitaba rapidez para seguir tomando decisiones.

¿Qué significa cada vez que trabajas con “nuevo”? Cámaras, smartphones, ordenadores, electrodomésticos, habilidades, plataformas sociales, áreas profesionales, etc. Bueno, significa que estás añadiendo capas de complejidad a aquello que era tan fácil de hacer con cámara de toda la vida. ¿Mejor resultado? ¿Más calidad? Posiblemente ¿el precio a pagar? ¿El coste en tiempo y recurso de más nuevo y más complejidad a lo largo de tu día?

Me pierdo en el ámbito de los negocios cuando empiezo a añadir todas las complejidades que me gustarían añadir a IG o Stand OUT Program. En lugar de construir algo simple, con una mentalidad “paso a paso”, hice lo que puede pasarte a ti: quedé perdido porque quería añadir muchos nuevos a la vez.

Perderte no es útil

Tienes objetivos, objetivos que tratas de cumplir, cosas que necesitas para lograr lo que buscas. Es tan fácil perderte, y pensar que todavía estás haciendo algo útil. Quizá es útil, pero ¿es el “útil adecuado”?

El otro día pregunté a unos clientes si pensaban que sus newsletters eran útiles para su audiencia. La verdad, como la puede interpretar, era que sí era útil. Solo, que ninguna había causado ningún retorno todavía. Piensa sobre ello: horas al mes empleadas en una newsletter por la que nadie se interesa, casi ninguna apertura, no fue el “útil adecuado” para su negocio. Perdido, seguro.

Encuéntrate

No esperes a ser encontrado. Ve y encuéntrate (una forma de elegirte a ti mismo). Pregúntate cuales son tus tres mayores prioridades: para el día, la semana, el mes, para tu rol, para tu negocio, para tu vida en familia, para tu salid y estilo de vida. Mira con detalle esas listas. ¿Tienen sentido? ¿Es el “útil adecuado” en el que empleas tu tiempo? Si la respuesta es no, todavía estás perdido.

Encuéntrate. Rápido.

Photo credit: medicoapps.

Jul
10

Mitos de la nueva economía

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  2 Comments

Estos son algunos mitos de la nueva economía que hoy vivimos y que debemos tomar en cuenta para escapar de los paradigmas que generan y nos alejan de la verdad:

  • Lee todos los artículos que puedas sobre lo que buscas aprender.
  • Mantente actualizado cada hora, cada día, cada minuto.
  • Sigue a los grandes profesionales. Te ayudarán a tener éxito y a ser igual que ellos.
  • Imita a personas a las que te quieras parecer. Conseguirás sus mismos resultados sin excepción.
  • Abandona tu trabajo ahora y monta una start-up.
  • El email está muerto.
  • Facebook es sólo una red social a la que no se le puede sacar demasiado provecho.
  • Social media no funciona, no genera resultados tangibles para tu negocio y deberías olvidarlo.
  • Todo el mundo es un emprendedor.
  • Todavía queda tiempo, puedes esperar a más adelante… Cuando estés listo.
  • Los clientes duran más de tres años.

mitos de la nueva economía

  • Tu industria va a permanecer tal y como está por los próximos 5 años, así que no innoves. Quédate como estás.
  • Trabajar y creer en ti mismo es la única manera de lograr el triunfo. Desecha la acción.
  • Puedes hacerlo, si posees la fórmula adecuada. Al final.. Todo se trata de fórmulas ¿cierto?
  • Lee este libro y poseerás todas las claves. Leerlo te hará mejor persona y profesional.
  • Haz este curso y tendrás todo lo que necesitas en tus manos.
  • Un caso práctico te da el dominio que necesitas para todo lo que quieras emprender.
  • Dormir no importa mucho. Trabajar es más importante.
  • No somos productivos.
  • Es imposible llegar a todo lo que desees llegar.
  • Interioriza este sistema y obtendrás los resultados que buscas.
  • Los blogs no funcionan, ya no se leen, no dan retorno… También puedes olvidarte de ellos.

Hay miles de mitos más ¿no crees?. Puedes añadir los que desees en los comentarios. O podrías trabajar en decidir qué es lo que importa. Y entonces, podrías hacer. Algo.

Photo credit: sammydavisdog.

Jun
19

Decide importar

By Isra Garcia  //  Mapmakers, Nueva economía, Reflexiones  //  No Comments

decide importar - Isra garcia samyroad coincEsta es la razón por la cual las redes sociales no funcionan. Por qué no sabes utilizarlas para mantener a tus clientes contentos, a tus clientes, no a quien todavía no te conoce, no ha comprado tu producto y nunca usará tu servicio, ni descargará tu APP. No ven valor porque ven que no estás ahí para ellos, sino para ti.

Están saliendo de tu comunidad en lugar de entrar en ella.

Un pequeño manifiesto

Cuando empecé a escribir este artículo, no quería escribir un manifiesto, pero creo que es en lo que se va a convertir, porque esto sobre lo que escribo es lo que me preocupa. Voy a adivinar que sientes como yo.

No importa donde vaya, en cualquier sitio donde las cosas merecen la pena, o las cosas que hacen a alguien feliz, es porque esa persona decidió importar, decidió preocuparse. Es porque realmente decidieron que querían marcar la diferencia, y un día u otro lo conseguirían.

Juntos. Siento

Esta es la razón por la que aquí, en esta economía conectada, siento que estamos todos juntos. Siento que se pueden cambiar las cosas. Siento que se puede maravillar a clientes. Siento que se puede atraer a miles de personas hacia tus destrezas. Siento que un producto brillante puede impactar y estremecer. Siento que las personas pueden sobresalir.

Empuja. Inicia. Propulsa. Fuerte

Sin embargo actualmente, no todo el mundo siente igual. Para sentirlo, y hacerlo, necesitas inclinarte con fuerza hacia delante y tomar la iniciativa de aquello que quieras alterar. Necesitas tener la intención de hacerlo.

La economía está estancada, no avanza, sino que retrocede, el sistema está roto, las empresas caen, cualquiera está perdido. Muchos caminan cabizbajos y están fuera del juego que importa, quizá podrías ser uno de ellos.

Si lo eres, necesitas encontrar más gente como tú para ayudaros los unos a los otros.

Si fueras justo lo opuesto – estuvieras haciendo el trabajo que importa. Si lo eres, necesitas ayudar a aquellos que están todavía encallados en esta magnífica oportunidad, la cual te han hecho creer que es el peor tiempo de la historia.

El mensaje

Este es un mensaje para ti en 2016. Y pienso que es uno de los mensajes que este país necesita escuchar.

Stop a tus lamentaciones, pleitos, excusas, gimoteos, desgracias auto-atribuidas. Empieza a empujar hacia delante, con fuerza, con decisión y con consciencia. No porque debas, si no porque puedes, tienes todo lo necesario para montar tu propia revolución, a tu manera. El mundo, tus clientes, tu familia, tú equipo, yo y el resto, lo estamos esperando tu contribución.

Vamos.

Photo credit: SamyRoad.

May
22

La economía de las habilidades

la economía de las habilidadesGraduado, obtienes tu diploma. Profesional, obtienes tu MBA. Entonces ambos os sentís preparados para marcar la diferencia. Sin embargo por el camino algo ocurre, los graduados acaban estudiando otra carrera diferente para optar a nuevas oportunidad o en el peor de los casos, desisten en sus esfuerzos profesionales y acaban trabajando en lo que primero encuentran, abrazando la mediocridad en lugar de perseguir sus esperanzas. Los profesionales del MBA también sufren un brusco contragolpe, ven minimizadas sus oportunidades de crecimiento cuando su compañía globaliza los departamentos y los puestos de trabajo a los que aspirabas se vuelven más competitivos. O cuando la empresa para la que trabajas realiza un ERE, o cuando todo lo aprendido en ese flamante programa no te da la solución maestra a los problemas que a diario encuentras. Problemas tales como navegar en la incertidumbre, actuar cuando la respuesta no es obvia o entregar encantamiento en lugar de ofrecer reclamo.

La realidad es distinta a la tuya, creo

La realidad es que empresarios de esta economía no ven a ninguno de los dos perfiles como un serio activo para su negocio, tampoco presentan mucha atención en community managers, expertos en social media o alumnos modelos. La desconexión está en que si hoy preguntas a cualquier joven sobre su futuro profesional, son realmente optimistas pensando que obtienen lo que necesitan dentro de una universidad. La realidad duce que más de la mitad (51%) quedarán desempleados en los próximos dos años.

Habilidades, baby

No es sobre el diploma, el título, el doctorado, es sobre las habilidades, sobre los hábitos, sobre los métodos, sobre relucir esa parte de la que estás hecho, y podría diferenciarte de manera bestial frente a empresas y compañeros. Sobre todo, son habilidades, pensamiento crítico, disciplina. iniciativa, auto-consciencia, solución de problemas, atención al detalle (excelencia), comunicación impecable, empatía o capacidad de socializar en contextos poco comunes. No es sobre SEO, programación, idiomas o coaching, es sobre ser un agente del cambio.

Necesitamos empezar por lo simple, lo bello. Comunicación, liderazgo, introspección y trabajo en equipo. No hay día que pase si haber puesto en práctica las habilidades mencionadas aquí y más arriba, piénsalo. Cuanto más las desarrolles, más poderoso te vuelves.

La parte negativa está en la tecnología, cuanto más dependientes de ella nos volvemos más aumenta el gap en su dependencia. Imagina que quieres educar a otros en nuevas tecnologías, si cada día cambian tan rápido ¿cómo mantienes el ritmo? Es por eso que la habilidad de ser auto-consciente es crucial, al mismo tiempo que la habilidad de tomar decisiones a la velocidad de la luz y la investí,hable habilidad de tomar acción, la cual parece fácil, pero no lo es.

¿Qué buscaría en ti?

Si tuviera que buscar algo en ti para trabajar juntos,  lo que resultaría sería algo como esto:

  • Iniciativa.
  • Disciplina.
  • Auto-consciencia.
  • Capacidad de decidir y ejecutar en negocios.
  • Liderazgo.
  • Relaciones humanas.

¿Cómo adquirirlas?

Aquí podría residir una respuesta interesante a la pregunta:

¿Quieres sobresalir en Alicante, Londres o Barcelona?

Esta economía pide habilidades, destrezas, hechos, proyectos e impacto. Colisión.

Vídeo: Félix Pascual. – Photo credit: Luigi Mengato.

Abr
16

Los 10 nuevos mandamientos de esta economía

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  No Comments

los 10 nuevos mandamientosLa primera guía que se creó para vivir la vida fueron los 10 Mandamientos. Hoy, en medio de una economía disruptiva, con nuevas reglas de trabajo, nuevas formas de comunicar o nuevas maneras de crear negocios, pienso que deberíamos tomar estos 10 Mandamientos y hacer una pequeña actualización para encajarlos en la sociedad que vivimos ahora.

1. Amarás a Dios sobre todas las cosas.

Propuesta: trabaja por y para ti mismo. Construye la mejor versión de ti mismo para luego ofrecer los resultados al mercado y al mundo.

2. No tomarás el nombre de Dios en vano.

Propuesta: el mercado no entiende de dioses ni de héroes con súper-poderes. El mercado entiende de personas ordinarias que generan tracción cada día, personas comunes que deciden sobresalir. Sé honesto/a sobre la diferencia entre hacer dinero y crear cambio.

3. Santificarás las fiestas.

Propuesta: vivirás tan intensa, seria y alocadamente como trabajes. La excelencia no se encuentra relacionada son con el trabajo, la excelencia tiene que ver con todo aquello que hace que un único minuto cuente. Trabajarás cuando lo sientas y te irás de juerga cuando te apetezca. Vive más, utiliza el smartphone menos.

4. Honrarás a tu padre y a tu madre.

Propuesta: trabajarás para los que amas, ignorarás (desde el respeto) al resto.

5. No matarás.

Propuesta: practica el mindfulness, vive con tu interior, emprende el viaje hacia tu alma, descubre qué profesional y persona hay ahí adentro. Y por supuesto, no mates a nadie.

6. No cometerás actos impuros.

Propuesta: la lealtad y el compromiso son los pilares de tu arte. La impureza parte de la falta de valores y dirección.

7. No robarás.

Propuesta: pagarás adecuadamente a las personas que lo merecen. No pedirás propuestas para quedarte con las ideas de las personas que acuden a tu ilusionadas.

8. No darás falso testimonio ni mentiras.

Propuesta: necesitamos ser honestos e íntegros sobre los problemas y desafíos que el nuevo modelo de mundo coloca ante nosotros antes de que podamos arreglarlos.

9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

Propuesta: dejarás de soñar y actuarás sin vacilar. No te compararás y empezarás a andar sobre las palabras que dices. Empujarás hacia delante sin fijarte que es lo que otros tienen y tú no, obtendrás.

10. No codiciarás los bienes ajenos.

Propuesta: sé agradecido por lo que tienes (sin conformarte demasiado) y vive una vida digna.

Amén.

Photo credit: Olivier Mordefroid.

Abr
9

Nada claro

  • Imágenes de paisajes en Instagram.
  • Presencia digital de un negocio (o profesional) sin indicadores que medir.
  • Una marca (personal) construida en base un blog sobre pajas mentales, un logo bonito, un eslogan con gancho y un twitter activo que publica enlaces del sector.
  • Una idea que siempre permanece en fase “idea con grandes perspectivas”.
  • Comunicar lo que vas a conseguir sin antes conseguirlo, o en su defecto, sin tener una estimación proceso de si lo podrías conseguir y en ese caso, qué podrías conseguir.
  • Selfies, solo o campado, en cualquier situación, sonriendo o llorando. Da igual. Selfies.
  • Un post en Facebook dejando entrever que estás haciendo / trabajando / disfrutando algo que otros podrían ansiar y no pueden alcanzar, pero tú sí.
  • La petición de tomar un café para hablarnos sobre tu proyecto y convencernos de que deberíamos participar en él o empujarlo de alguna forma.
  • Las invitaciones impersonales que envías a diario a través de LinkedIn.

no está claro

  • Los cursos presenciales que envías a través de email marketing a personas que viven al menos a 800 kilómetros de distancia.
  • La esperanza depositada en el alcance orgánico de Facebook.
  • Hacer propuestas de trabajo por el mero hecho de estar haciendo propuestas de trabajo, por el mero hecho de pensar que esto quizá induzca a una venta.
  • El tiempo que dedicas a complacer a otras personas, fuera de tu pareja (aquí existirían algunas limitaciones), madre o abuelos.
  • Llamar marketing a las promociones intensivas que realiza tu negocio.
  • La recompensa que obtendrás al terminar la carrera universitaria.
  • Tu ambición por lograr llegar al punto 10 sin pasar por el 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7…

Para estos puntos y otros que me dejo, el propósito detrás de todos ellos no está nada claro, por decir algo optimista.

Poto credit: jorge paredes.

Feb
18

El cuento de la visibilidad

By Isra Garcia  //  Marketing, Nueva economía, Social Media  //  2 Comments

el cuento de la visibilidadAmigos y amigas responsables, directores, gerentes o managers de marcas, agencias, organizaciones, eventos, la visibilidad ya no es un activo revalorizable en estos días, dejar de utilizar esta técnica obsoleta como cuento de hadas para enganchar a individuales o colectivos con los que deseáis trabajar, pero sin invertir un esfuerzo económico como intercambio por su trabajo.

La exposición ya no es un argumento de venta válido para que un profesional trabaje gratis para ti. Ser reconocido no es algo que tienes la propiedad de otorgar, eso ocurre cuando la propia persona o negocio que tratas de embaucar decide hacerlo, es personal, es íntimo, es la elección de crear arte que viene de cada individual, tú no tienes nada que ver, y desde luego tu visibilidad no puede comprar eso.

Hacer a alguien visible ya no es un intercambio justo, dudo que lo fuera en un pasado, pero desde luego no lo es hoy, ni lo será mañana. Más concretamente:

  • Contactar a un blogger para que escriba en tu plataforma y gane visibilidad se llama perder antes de empezar el partido. El lado oscuro aquí es que tú obtienes ingresos por publicidad o venta de seminarios o consultorías, por ejemplo.
  • Invitar a un especialista – en cualquiera que sea su campo – a participar en un evento de la industria, dando una ponencia sin coste, pero con el argumento de que seguro captará futuros clientes y/o nuevas oportunidades de negocio, bueno, esto es como prometer que transformarás el agua en vino (o champagne).
  • Llegar a una agencia para pedir una propuesta de trabajo para tu próxima campaña digital y exprimirle en cuanto a proposición de ideas, estrategias y tácticas, con la promesa de que si sale trabajará para una gran marca como la tuya con todo lo grandioso que eso significa, vaya, eso es como decir que si haces tu trabajo todos los días podrás hacer lo que Ronaldinho hacía con el balón en los pies.

¿Trabajas por visibilidad? ¿Te da de comer? ¿Respiras por ser reconocido? ¿La exposición te vuelve excepcional? tú y yo sabemos la respuesta a todas estas preguntas.

Internet hace posible volverte visible por tu propia cuenta si necesitar la tiranía ni hipocresía de los que tratan de aprovecharse de ello.

Extra: no, no digo esto ahora porque soy Isra García. Cuando en 2010 ni mis amigos sabían a que me dedicaba y nadie contaba con mis servicios (es decir, nadie daba un duro por mí), no me contrataban para conferencias o consultorías, decidí hacerme visible por mí mismo, a través de mi trabajo y de lo que era capaz de crear con mis manos (Adictos Social Media por instancia).

Photo credit: Jonathan Morris.

Feb
17

Menos mal

By Isra Garcia  //  Cambio, Educación, Nueva economía  //  5 Comments

menos malMenos mal que hiciste la selectividad, accediste a la universidad y terminaste la carrera. Menos mal que completaste todas las tareas de manera obediente, con rapidez y sin cuestionar. Menos mal que pasaste con éxito todos los tests de múltiple respuesta. Menos mal que decidiste hacer un MBA, menos mal que invertiste más tiempo en amasar conocimientos y abrillantar tu teoría sobre el trabajo y el mundo de ahí afuera. Menos mal que optaste por aprender a organizar, controlar y dirigir.

Menos mal que utilizaste el marketing para promocionar masivamente tu producto. Menos mal que Internet ha sido una herramienta para hacerte oír de forma más barata. Menos mal que que lo importante no es encantar a tu cliente, sino atontarlo con comunicación intensiva. Menos mal que los fundamentos de los negocios están basados en que el cliente dependa de tu servicio y esté atado a ti.

Menos mal que seguiste en la línea de ensamblaje obedeciendo al management. Menos mal que contrataste a todos esos becarios para hacer el trabajo que importa por ti. Menos mal que confiaste todo al ladrillo. Menos mal que la mejor alternativa era realizar un curso de community management. Menos mal que comprar una casa era lo mejor que podría hacer en la vida. Menos mal que que vivir pensando en predecir que pasara mañana era la forma más elocuente de invertir tus esfuerzos. Menos mal que ahorrar en bonos bancarios para tu pensión era lo acertado.

Menos mal que trabajaste por el corto plazo. Menos mal que solo te preocupaste por crear negocio que dieran la máxima rentabilidad al instante. Menos mal que lo importante era ganar más, fuera como fuera. Menos mal que los valores no importaban. Menos mal que seguiste el guión que el sistema tenía preparado para ti. Menos mal que llegaste y encajaste como el resto.

A estas alturas, haz lo que quieras excepto preguntarte qué hubiera pasado si hubieras decidido quemar el libro de instrucciones y bailar con el momento. ¿Tiene alguien alguna otra pregunta más?

Menos mal.

Photo credit: Amanda Tipton.

Ene
21

Necesitas valores más humanos

By Isra Garcia  //  Human Media, Nueva economía  //  No Comments

Cuando te levantas por la mañana y piensas sobre qué es aquello por lo que lucharás como si te fuera la vida en ello, es muy probable que no sea algo que suene como la misión corporativa de Disney, Google, Amazon, Uber o Apple. Valores más humanos, eso es.

Eso no debería importante mucho, no olvides que eres humano, necesitas sentir inspirado. Cada. Maldito. Día.

necesitas valores más humanos

Las empresas que entienden el human business – son esas por las que lucharás como si no hubiera un mañana. Puede ser tu propio negocio, el de un amigo o el de un tipo que hace unos años apenas conocías.

Es bastante simple. Si quieres un equipo dedicado a lograr cosas increíbles, dales una razón, una causa por la que darlo todo, incluso morir (siendo más romántico), el mundo les seguirá.

Un mensaje para gerentes, ejecutivos y directores: si es solo dinero, el negocio no será sostenible en tiempo y no cumplirás objetivos durante mucho más, dejarás de ser atractivo y bello, por que no eres humano, no eres imperfecto, no posees credenciales.

La solución aquí, es frecuentemente malentendida y malcriada, hacia dos tendencias llamadas emprendedurismo social e innovación disruptiva.

Valores más humanos en el marketing

Sea lo que sea que hagas como actividad profesional, necesita obtener un resultado que sea “hacer el bien”. La verdad es, sí, los negocios necesitan ganar dinero para sobrevivir. Todos sabemos eso. No vayamos a negarlo ahora, pero ¿Y para destacar?

Podemos ser mucho más.

La esencia es, los valores más humanos y comunes que la mayoría de empresas y profesionales – y personas – adaptan como valores núcleo: integridad, pasión, determinación, ilusión, comunidad, empatía, etc. tienen sentido cero para la mayoría de empleados, clientes, familiares y demás. Vale, si además tu misión es algo abstracto, bien queda y corporativo, nos has perdido. Y tú nos necesitas. Tus alumnos, hijos, empleados, clientes, proveedores, amigos y fans. Vuelve a ganarnos por favor.

Déjate llevar por tu auténtico “tú”, y por una conexión verídica y profunda con tu gente. Eso es lo que unos valores deberían representar: los valores humanos, en esencia, que conducen todo.

El papel de los negocios en la nueva economía ha cambiado, requiere una reflexión más humana.

¿Cómo se sienten tus valores y misión después de esta sacudida?

Photo credit: Simon Crubellier.

Dic
17

Cambiemos lo que importa

By Isra Garcia  //  Cambio, Educación, Mapmakers  //  1 Comment

Acambiemos lo que importayer participé en Madrid El País con tu Futuro, un encuentro organizado por el Diario el País dirigido a que jóvenes (y estudiantes) dibujen su mapa, encuentren su pasión y tomen la iniciativa de liderar su vida. Una espléndida iniciativa que activó a más de 1.200 de estos jóvenes.

Todo esto me hizo pensar en lo mediocres que estamos siendo trabajando para que aquellas generaciones más jóvenes obtengan lo que merecen, todo.

Detén un movimiento, empieza otro

Empecemos por aquello que necesariamente hay que dejar de hacer y cómo hacerlo mejor.

Stop a enseñar el fundamento de soñar pequeño, todos podemos conseguir más de lo que creemos o esperamos, mostremos que se debe soñar alto, que se puede alcanzar cualquier cosa que se piense. El trabajo verdadero viene al ayudar a nuestros jóvenes a conseguir eso que ansíen, cómo andar ese camino, actuar de guía y acompañante y estar en los momentos críticos de ese viaje.

Stop a distorsionar las ilusiones de los más pequeños, da igual si astronauta o bailarín o batería de Nirvana. En lugar de eso invirtamos esos esfuerzos en potenciarlas, en animarles a que sigan aquello que les emociona y les hace vibrar.

Stop a minimizar a compañeros que sobresalen más que nosotros, es el momento de encontrar la manera de impulsarlos todavía más, esto a su misma vez nos impulsará a nosotros, seguramente.

Stop a recitar de memoria aquel cuento de que debes haber nacido artista para ser artista, Pablo Picasso no nació con un pincel bajo del brazo, Bruce Springsteen no nació con una guitarra al lado de la cuna, David Beckham no salió de útero de su madre con una pelota de fútbol. Cualquiera que realmente lo desee – y sea consciente de la disciplina que necesitará y esfuerzo que conllevará – puede ser artista, líder, empresario, músico, futbolista o esquiador profesional, o un profesor que cambia vidas.

Stop a repetir a alumnos que no tienen talento solo porque tú no sabes verlo. Sé consciente de que tus propias limitaciones podrían ser obstáculos para tus alumnos o tu audiencia. Empieza por trabajar en ti, luego vendrán los demás, de lo contrario, podría ser que les hicieras más daño que bien, he visto esto en algunas ocasiones.

Stop a juzgar el esfuerzo de las personas que mañana cambiarán el mundo, sobre todo cuando permaneces quieto en tu sofá, o cuando te quejas en el bar tomando unas cañas con tus amigos, o cuando una y otra vez agachas la cabeza, o cuando sientes envidia por los logros que otros consiguen. Empieza por crear tus propios movimientos, por responsabilizarte por algo que importe, porque tus actos dejen huella en ti o en otros.

Elige tu futuro, está ahí

De nada sirve ser la generación con más posibilidades de la historia si no ponemos las cosas fáciles para transformar esas posibilidades en hechos. De nada sirve si no materializamos al menos un 25% de todas ellas, de nada sirve si no educamos que es nuestra obligación hacer algo digno con todo ello.

Si tu profesor, colegio, madre, tío, mejor amigo, novia, marido, jefe, no te empujan, empújale tú a ellos. No necesitas nada más que tus manos para crear tu futuro.

Y si nada de esto funciona, eso significa que es el momento de pasar por encima de todo aquello que se interponga entre tú y aquello que quieres. Es el momento de elegir que destino quieres y entonces hacerlo suceder.

No necesitas decir lo siento. Adelante.

Photo credit: Kevin Dooley.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+