Menu
Browsing articles tagged with "ultraproductividad archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, productividad, innovación, estilo de vida, excelencia, autenticidad, economía disruptiva, cambio, disrupción personal y profesional, incertidumbre, liderazgo y comunicación más allá de social media, human media."
Nov
14

Conexión crítica: mente, cuerpo y espíritu

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  No Comments

¿Buscas ultraproductividad en su estado más puro? Bien, lo que haces fuera del trabajo debe ser tan significante para la productividad y plenitud de tu trabajo como lo es mientras trabajas. Es decir, debes tan excelente preocupándote cómo vivir tu vida más épicamente, como lo eres en tu trabajo. Debes establecer la conexión mente-cuerpo para operar sin dualidad.

Conexión mente-cuerpo-espíritu-emociones

Hay un estudio de 2016 en la edición online de Neurology que menciona la importancia del ejercicio regular para ralentizar el envejecimiento del cerebro hasta 10 años. Hay un montón de estudios más que hablan sobre la gran productividad laboral de las personas que hacen deporte regularmente, las que duermen bien, se alimentan bien, meditan y las que trabajan su inteligencia emocional. Tu cerebro es, después de todo, parte de tu cuerpo. Si tu cuerpo, emociones y espíritu están sanos, equilibrados y en su estado óptimo, tiene sentido que tu sistema operativo funcione mejor. Por eso la mente-cuerpo deben funcionar juntos.

Mente-cuerpo-espíritu-emociones

Si quieres operar al máximo nivel, es necesario operar de forma holística, por eso nace el método de alto rendimiento holístico. Eres un sistema. Cuando cambias una parte de un sistema, lo que sucede de forma simultánea es que todo cambia. Mejora una área de tu vida, y todas las áreas mejorarán dentro de ciclo virtuoso. Es lo que se llama el efecto mariposa, y también la base del método Ultraproductividad, mostrando que la clave para trabajar menos, producir más y vivir mejor, está más en crear un estilo de vida ganador, que en todo el trabajo y tiempo y buenas costumbres que puedas desarrollar en tu actividad profesional, sea la que sea.

La positividad que trabajar tu mente, cuerpo, alma y emociones da se extiende a todo, cambiándolo todo, eventualmente. 

El tipo de alimentación que sigues es crítico, eso determinará tu habilidad para enfocarte en el trabajo. Tu habilidad para tener un descanso reparador (por cierto, es fácil cuando te levantas pronto y trabajas duro) también es esencial para la Ultraproductividad y el Alto Rendimiento. En lugar de gestionar tu tiempo, deberías centrarte en gestionar tu vida y tu energía. El sistema de trabajo que crees, aunque trabajes para alguien, debería estar creado entorno a tu mejor versión, no entorno a normas sociales y expectativas, y para eso es necesario la conexión mente-cuerpo.

Pd. ¿Te interesa el tema? ¿Quieres profundizar? Permanece atento/a, estoy preparando un webinar gratuito donde explicaré cómo entender la Ultraproductividad. 

Atribución imagen: Pedro Mena.

Nov
7

Tus tres primeras horas de trabajo te potenciarán o te destruirán

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

De acorde a un estudio que estuve leyendo del psicólogo Ron Friedman en Harvard Business Review, las tres primeras horas del día son las más preciadas y decisivas. Algo crítico cuando buscamos saber cómo maximizar la ultraproductividad.

 Si te das cuenta y lo intentas por ti mismo, descubrirás que tienes una ventana de 3 horas donde estamos muy, realmente muy enfocados. En ese tiempo podemos hacer grandes planificaciones, creaciones, desarrollos y aterrizar cosas. Todo ello, en términos de pensar y actuar, y en términos de comunicarnos y relacionarnos mejor.

cómo maximizar la ultraproductividad

Cómo maximizar la ultraproductividad: dormir es crítico

Esto tiene sentido a diferentes niveles. Empecemos con dormir. Hay unos estudios que confirman que el cerebro, específicamente el córtex prefrontal, está en estado más creativo justo después de despertar. ¿Por qué? Porque tu mente subconsciente ha estado vagabundeando libremente mientras tú dormías. Y mientras eso sucedía, estaba (tu mente) generando conexiones contextuales y temporales.

Así que tu mente está mucho más activa y preparada para trabajo perspicaz, profundo y delicado, justo después de dormir.

Es por eso que tu cerebro está mucho más alineado al principio de la mañana, así como tus niveles de energía.

Utiliza las 3-4 primeras horas para entender cómo maximizar la ultraproductividad

Consecuentemente, las tres primeras horas del día son la mejor hora para hacer tu mejor trabajo.

Caso real: yo solía hacer ejercicio intenso y prolongado a primera hora de la mañana. Nunca más. He descubierto que ejercitarse demasiado en la mañana, lo que hace es succionar mi energía, dejándome con menos que cuando empecé. Es por eso que sigo el Priming Explosivo, lo necesario para entrar en flow.

Las tres o cuatro primeras horas te ayudarán a saber cómo maximizar la ultraproductividad

Por otro lado, he realizado varias pruebas, una de levantarme a las 3 de la mañana durante 32 días seguidos, otra de levantarme entre 4am y 4:45am otros 30 días. Ahora estoy despertando a las 5am, incluso aunque me acueste tarde, porque sé que la clave son esas tres o cuatro horas, incluso aunque no haya dormido mucho. Entonces al levantarme, utilizo una hora o como mucho una hora y media para mi Gran Mañana, tomo 30 gramos de proteína alcalina dentro de los 30 primeros minutos al despertar. Y voy como un cohete a por todo.

Donald Layman, recomienda al menos 30gr de proteína para desayunar. Al igual que Tim Ferriss que también lo recomienda. La alimentación rica en proteínas te mantiene lleno durante más tiempo que otros alimentos porque tardan más en abandonar el estómago. Además la proteína regula los niveles de azúcar, lo que hace prevenir los picos de hambre generados por la falta de glucosa.

Cómo maximizar la ultraproductividad: haz trabajo que importa en la mañana

Dentro de mí mañana épica, hay un momento donde llego al trabajo cognitivo, empiezo con el “vomitar pensamientos” y con journaling durante 17 min aproximadamente. El objetivo es ganar claridad, dirección y enfoque para todo el día. Luego durante 10 min practico estoicismo, esto me prepara para cualquier cosa que pueda ocurrir.

Otra cosa interesante es la petición subconsciente antes de dormir, para moldear tus sueños. Y hacer journaling sobre tus sueños. Ambas prácticas te ayudarán a entrar en estado de alto rendimiento.

Entonces, la noche de antes, fijo mis objetivos personales y profesionales, les llamo los cuatro triunfos, los cuales defino en cada plano. La noche de antes también trabajo con el diario nocturno de la sabiduría. Por la mañana, después de la meditación, recito mis mantras, oración estoica, verbalizo el diario matutino de la sabiduría y doy agradecimientos. Entonces, ya en el puesto de trabajo, vuelco pensamientos y completo un diario de visualización.

Enfoque máximo en la parte cognitiva

Luego tengo en realidad entre dos y tres horas – excepto si viajo, estoy en PEIG, en SOP o Inconformistas – donde trabajo en los proyectos que esté desarrollando. Ya sea escribir un libro, la validación científica de Alto rendimiento Holístico, el programa online de Ultraproductividad que lanzo en breve, informes para clientes, auditorías, planes de marketing, trabajo como consultor, proyectos de agencia o planes de entrenamiento personalizados.

Empezar a trabajar pronto muy concentrado parece algo poco lógico, pero no paro de comprobar cómo de fácil es trabajar entre 2 y 4 horas a muerte y sin distracciones. Mi mente se convierte en un misil a esa hora. Y no tomo ningún tipo de estimulantes, excepto mi desayuno de superalimentos.

 Sobre las 12h mi mente está lista para un descanso, ese es el momento donde o bien salgo en bici, o a correr o a nadar, luego hago yoga. Y aunque los estudios dicen que funciona mejor con comida en el estómago, a mí me va mucho mejor el ayuno.

Después de la actividad deportiva, lo cual es una gran descanso mental, físico y emocional, practico un poco de quietud, paseo y listo para volver a la carga.

Importante y digno de mencionar para acabar: si tus 2-4 (incluso 5) horas de trabajo antes de la práctica deportiva fueran de calidad, no necesitarías trabajar mucho más por la tarde.

Atribución imagen: Paul Comstock // mgstanton.

Oct
30

Cómo sacar a la luz el trabajo de calidad

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  No Comments

Si eres como la mayoría, quizá tu día es una mezcla de trabajo a baja velocidad mezclado con distracciones continuas (social media, email, teléfono)

“El tiempo de trabajo” de la mayoría personas no se realiza a un nivel de alto rendimiento. Cuando la mayoría trabaja, es a un ritmo relajado. Tiene sentido, porque hay mucho más tiempo para acabar hecho. 

El trabajo de alto rendimiento

Sin embargo, si eres una persona de acción y resultados, más que “estar ocupado”, solo puedes estar “on” cuando trabajas al 100%, y 100% “off” cuando no lo haces. ¿Por qué entonces hacer las cosas a medias? Si vas a trabajar, vas a trabajar. Por ejemplo, para obtener los mejores resultados posibles en tu condición física, un estudio ha descubierto que es mejor el ejercicio más corto e intenso, que el de larga distancia o duración.

HIIT cerebral

El concepto es simple, actividad intensa seguida de descanso de alta calidad y recuperación.

La mayoría del crecimiento viene del proceso de recuperación. Sin embargo, la única forma de verdad recuperarse es empujándote hasta la extenuación mientras entrenas.

¿Tiene sentido? Bien, aplica el mismo concepto en el trabajo. El mejor trabajo sucede en intervalos muy cortos. Cuando digo corto, hablo sobre 1-3 horas. Pero debe ser Trabajo Profundo sin distracción alguna, sin descanso, tal y como un entrenamiento de este tipo es sin descanso y sin desviaciones. Lo que es interesante es que tu mejor trabajo sucederá mientras no estés trabajando, “recuperación”.

Para obtener mejores resultados: invierte el 20% de tu energía en tu trabajo y el 80% de tu energía en tu recuperación y automejora. Estás en crecimiento verdadero, solo cuando obtienes una recuperación de alta calidad. Cuando estás recargando, recuperando y descansando tu mente, la calidad e impacto de tu trabajo aumenta continuamente. Eso es lo que los psicólogos llaman Práctica Deliberada. No es sobre hacer más, sino sobre un mejor entrenamiento.

Hay un estudio donde puedes encontrar que solo el 16% de los encuestados informó que eran creativos en el trabajo. Las ideas, generalmente, llegaron cuando las personas estaban en casa, viajando, o durante actividades recreaciones. Los descubrimientos más significativos no ocurren cuando estás sentado frente a tu monitor. 

El trabajo de alto rendimiento no es como tú crees

La razón es simple, cuando estás trabajando en una tarea, tu mente está duramente enfocada en el problema que estás tratando de solucionar (reflexión directa por ejemplo). Por otro lado, cuando no estás trabajando, tu mente merodea y flojea (ejemplo, reflexión indirecta)

Cuando conduces o haces alguna forma de recreación, el estímulo externo en tu entorno (como paisajes o montañas de tu alrededor) asocian otros pensamientos y memorias de forma subconsciente. Y porque tu mente está merodeando contextualmente (en diferentes temas) y temporalmente entre pasado, presente y futuro, tu cerebro creará una conexión distante y distinta relacionada con el problema que tratas de solucionar (Eureka)

Después de todo, la creatividad consiste en habilitar diferentes partes del cerebro. Los procesos e ideación e inspiración son algo que puedes perfeccionar.

Acción: cuando estés trabajo, trabaja. Cuando no estés trabajando, para de trabajar. Cuando desconectas tu mente del trabajo y entras en modo recuperación, lo que consigues es generar avances creativos relacionados con tu trabajo.

Estés donde estés, asegúrate que estás ahí.

Esto es Ultraproductividad.

Atribución imagen: Foto Lony.

Oct
27

Prioriza sobre tus prioridades e invierte solo en tareas del alto retorno

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

La jornada tradicional de 8 horas es pobre, por ejemplo de 9-13 y de 15-19, o incluso la de 9-5. Ambas opciones no están diseñadas para la ultraproductividad. Eso era hace años, cuando mucho del trabajo hecho pertenecía a la labor física, pero no ahora, en el mundo de la tecnología, el conocimiento y la disrupción. No al menos para la mayoría, lo que importa son las prioridades y el alto retorno.

Aunque es bastante obvio, si nos basamos en la actitud perezosa y mentalidad mediocre, la adicción a estimulantes (como el café, fumar, bebidas energéticas), la falta de compromiso o el hecho de que la muchas personas o bien odian su trabajo o siguen soñando con el propósito o el trabajo de sus vidas – ahora también hay montones de evidencias científicas que no podemos ignorar.

Los países más productivos del mundo no trabajan 8 horas al día. En realidad, los países más ultraproductivos son los que poseen las jornadas más cortas de trabajo.

Países como Luxemburgo trabajan sobre 30 horas a la semana (entre 6 horas al día, 5 días a la semana) y ganan más dinero que la media de personas que trabajan 40 e incluso 50 horas.

Esto es la media en esos países. ¿Y los top performers?

Hay gente como Tony Robbins que trabaja 16 horas al día, Gary Vaynerchuk 20 horas. Luego hay gente como Tim Ferriss que hizo una experimento de trabajar 4 horas a la semana, pero que no es 100% real, aunque trabajaba poco, ahora trabaja mucho. Richard Branson por ejemplo trabaja entre 5 y 6 horas al día.

Priorizar sobre prioridades

La verdad es que no hay una clave definitiva, ni una regla, o ley universal. Siempre dependerá de lo que trates de conseguir. He trabajado semanas de 18 horas, y otras incluso de 100. Piensa en todo lo que hace Tony, o quiere conseguir Gary, o lo que ya tiene Sir Branson en sus manos. Hay muchos genios que no ven a su familia, otros sí, y mucho.

Priorizar las tareas de alto retorno

Otra verdad es que ninguno está haciéndolo de forma incorrecta. Tienen claras sus prioridades.

Así como tú debes tener las tuyas muy bien definidas. Eso te permitirá tener un trabajo digno, con un buen sueldo, que de mucha flexibilidad y puedas tener las menos barreras posibles. 

Tareas de alto retorno

Si ese es tu objetivo, tienes que diseñar tu mañana, tu día, tu trabajo, tu noche, y todo lo que está bajo tu control. Es decir, crear los sistemas de trabajo que te permitan aprovechar el tiempo de forma que puedas rendir al máximo solo en esas tareas de alto retorno.

Es esa habilidad, la de invertir tu tiempo en tareas de alto retorno, y el superhábito de priorizar sobre tus prioridades la noche de antes, lo que te separará del resto de personas que trabajan muchas o pocas horas y no consiguen ni la mitad de lo que tú conseguirás.

Atribución imagen: Peter Reed.

Oct
22

Ultraproductividad ya: 19 sistemas

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

El otro día hice una revisión sobre ultraproductividad fácil, intentando determinar algunos puntos esenciales que nos permitan movernos de producir trabajo, alcanzar objetivos y trabajar más horas, para seguir trabajando más, a trabajar intensamente, enfocados, con consciencia e intención, para producir un mejor trabajo, en menos tiempo, que nos ayude a recuperar más tiempo que invertir en un estilo de vida ganador.

Como hay una pequeña parte en el Programa de Excelencia donde impulsamos a las personas en desempleo a través de la ultraproductividad, la he optimizado para que en un espacio de tiempo muy corto, puedan obtener un gran impacto. De esa criba, he sacado unos sistemas precisos que generan resultados positivos fácilmente y son muy simples de llevar a cabo. Sistemas los cuales describo a continuación…

Sistemas para una ultraproductividad fácil, rápida y efectiva

Ultraproductividad fácil
  • Planifica tu agenda, la noche de antes.
  • Selecciona la noche de antes cuáles van a ser los cuatro triunfos personales y profesionales que prioritariamente alcanzarás al día siguiente. Cuando empieces a trabajar, no puedes y no debes hacer nada que no sea trabajar para completar esas cuatro metas profesionales, lo mismo aplica en lo personal.
  • Nunca empieces el día (ni lo acabes) reaccionando a estímulos externos: whatsapp, social media, email, teléfono, conversaciones, etc. Haz solo lo proactivo.
  • Desactiva todas las notificaciones visuales y auditivas de tus dispositivos móviles y equipos tecnológicos.
  • Restringe severamente el tiempo dedicado a las redes sociales y al social messaging.
  • Cada quince días no uses nada de tecnología durante todo el día.
  • Lee e interactúa (y cotillea si eres de esos) en el digital una vez a la semana.
  • Dedica cada día 15 minutos a “informarte” sobre contenidos útiles, dónde obligatoriamente saques una idea que puedas accionar.
  • Si linkedIn para ti es importante, oblígate a realizar tres acciones al día, no entrar y fisgonear, sino pasar a la acción.
  • Identifica todos los ladrones de tiempo, lístalos y cuenta cuánto tiempo te consumen, qué y quién, y crea barreras para subsanar ese gran robo.
  • Practica la fórmula del 90/10.
  • Toma decisiones de 3 minutos, cuando llegue el temporizador a cero, tendrás que decidir. Funcionará porque acabarás decidiendo con tu instinto.
  • Aprende a decir “no“. Pero también aprende a encajarlo.
  • Lee libros, sí. Escucha podcasts, sí. Ve vídeos, sí. Solo si te fuerzas a ti mismo a sacar algo accionable cada vez que lo hagas, para eso debes diseccionar ese contenido que crees que te hace mejor por el mero hecho de usarlo.
  • Practica la formación consciente y contundente. Entiende qué es lo que te aporta y edúcate en ello. El resto, entrénate tu mismo, aprender es algo que haces no que te hacen.
  • Anda el camino de la alimentación óptima, para eso solo debes solicitar un test de ADN y seguir los pasos de los especialistas. Aquí si no hay trampa.
  • Busca las preguntas necesarias para hacer ultraproductiva cada área de tu vida: salud y bienestar, relaciones sociales, familia, hogar trabajo, tecnología, ocio, deporte, etc.
  • Crea micromomentos de ocio, de familia, en soledad, de quietud, emocionales, profesionales. Salta de categoría diariamente.
  • Optimiza tu economía semanalmente a través de un excel que muestre gastos fijos, variables e ingresos. Trata pagar con tarjeta para poder hacer un mejor seguimiento.

La ultraproductividad fácil y rápida es posible, pero como todo en esta vida, tiene un precio. Hay que sacrificar algo, seguro ¿estás dispuesto a hacerlo?

Atribución imagen: Aakash Gautam.

Oct
19

Cómo construir una mejor rutina de alto rendimiento holístico – experimento rutina avanzada de rendimiento máximo

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

Este es el informe final de un experimento que trata de demostrar que sucede cuando creas y sigues una rutina avanzada de rendimiento máximo creada a raíz de los mejores hacks de otras pruebas exitosas. El fin es crear una más simple, directa y efectiva rutina de Alto Rendimiento Holístico.

Aquí podrás encontrar el prólogo para mayor comprensión.

Rutina de alto rendimiento holístico: rutina de rendimiento máximo

A continuación se detalla, primero el guión del informe y luego cada una de las áreas analizadas en profundidad una vez ha terminado el experimento

Índice de secciones

  1. Formulación y contexto.
  2. Cuadro de mando.
  3. Detalle día a día.
  4. Impresiones.
  5. Hipótesis.
  6. Aprendizaje validado.
  7. Consideraciones y limitaciones.
  8. Conclusión.

Contexto del experimento

Este test nace como posibilidad de crear una selección de las técnicas más efectivas que han nacido de otros experimentos, pruebas y desafíos que he realizado en estos últimos años, con el fin de crear una rutina avanzada de rendimiento máximo.

Se observan una serie de “mejoras” que poder aplicar a una rutina diaria para poder dotarla de más eficacia y eficiencia en el resultado de la parte personal (ocio, alimentación, descanso, deporte, autoconsciencia, objetivos, etc.) y la parte profesional (productividad, claridad, enfoque, organización, metas, proyectos, trabajo en equipo, etc.). Es por eso que se inicia una formulación que mediante este experimento de estilo de vida de como resultado una serie de hábitos diarios que mejoren exponencialmente el día intelectual, espiritual, física y emocionalmente.

Cuadro de mando

He creado un dashboard para poder hacer un mejor seguimiento del experimento e identificar cómo respondo a las prácticas que componen la rutina avanzada de rendimiento máximo:

He tomado como parámetros todas mejoras que he incluido como parte de la rutina:

  • Hora de despertar.
  • Meditación.
  • Tomar pan.
  • Composición del desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Nota: no consideré relevante la hora a la que paraba a alimentarme.
  • Momento de quietud: cuantas veces y tiempo.
  • Power-siesta.
  • Práctica deportiva, yoga y HIIT: tiempo y tipo.
  • Descansos de tres días seguidos.
  • Interacciones social media: cuántas conversaciones o respuestas daba.
  • Social messaging: las veces que me comunicaba vía mensajes.
  • Cuantas veces comprobaba el correo electrónico.
  • Porcentaje en el cual era capaz de recortar el trabajo diario.
  • Consumo de alcohol.
  • Peso.
  • Hora al acostarme.
  • Sensaciones diarias.
  • Conclusión diaria.
  • Observaciones adicionales.

* Hay un periodo de carencia de 7 días, correspondiente a una fiesta bastante seria. Lo cual hizo que tanto los resultados del experimento como yo sufriéramos un gran desajuste.

Seguimiento y rutina del experimento día a día

Estas son las anotaciones que fui tomando cada día de acorde a las sensaciones que iba experimentando y lo más relevante que iba viviendo.

Día 1 – 31/07/19

Al principio del día he tenido sueño, ya que he dormido 4:35h, pero se ha pasado con una power-siesta a las 9:45am, a partir de ahí he remontado el día, reduciendo la jornada de trabajo, pero alargándola al mismo tiempo. Lo que veo que no he dominado es acostarme pronto, son 23:51h y aquí sigo, mañana a madrugar de nuevo. Me siento fenomenalmente sin caer pan. El dolor de la espalda empieza a desaparecer y eso me permite volver a hacer deporte.

Día 2 – 01/08/19

Ayer dormí demasiado poco, por hacer toda la rutina, pero lo sorprendente es que he respetado la hora de levantarme y todo lo que ha venido después. Eso sí, he necesitado ginseng coreano y nootrópicos, porque encima era el primer día de ayuno, y por la mañana estaba bastante cansado. Día recuperado y ganado sin dudas antes de ir a dormir.

Día 3 – 02/08/19

Hoy me he saltado la siesta, la quietud total y he entrenado menos de dos horas en total, y poco más. He mantenido madrugar, reducir el trabajo, meditar una hora en la mañana y en la noche. Comprobar menos el messaging y el correo, y respondiendo Facebook por la unificación de resolver todas las redes. Hoy he dormido 5:45h y he notado más energía.

Día 4 – 03/08/19

Día de ceremonia, donde he meditado alrededor de 4 horas, ha habido quietud, aunque con cansancio, me he levantado a las 4:20am, mo pan, no alcohol, y siguiendo la rutina, sigo en el tercer día de ayuno. Las sensaciones son buenas porque encuentro mucha conexión y “flow”. Esto me ha ayudado en la ceremonia poder profundizar mucho más que en otras ocasiones. 2h de deporte justas.

Día 5 – 04/08/19

Al acostarme a las 4:30am por la ceremonia he calculado como sería levantarme a las 4:30am y me he levantado a las 9:45h… He cumplido con todo excepto, he bebido dos cervezas. He evitado en todas las comidas el pan que se me ha ofrecido. He extendido la siesta a 56 minutos. Hoy he descanso, tercer día, aunque no seguido. Me noto bien, muy bien.

Día 6 – 05/08/19

La parte que más cuesta es la de las distracciones, sobre todo el email, social messaging, redes sociales y demás. El levantarme pronto hace que pueda dedicarme mucho más a mí, además de tener mejor calidad de trabajo, productividad y dedicación deportiva.

Día 7 – 06/08/19

Día sin siesta, pero con descanso de tres horas en la playa, día donde dormí como cuatro horas, y estuve desde las 4:35am en pie, sin parar. Uno de los primero días donde sí he ido a dormir pronto, no antes de las 22h, sino a las 22:35h, pero corté con todo para disponerme a descansar lo más y mejor que he podido.Un día donde dejé a un lado toda interacción en redes sociales y donde la comprobación del email y social messaging fue menos del mínimo. Continué con día de ayuno, aunque a pesar de una jaqueca, tomé un batido de proteínas vagan y un zumo, por que sentía que podía ser bajón de energía importante. Al tomarlo me recuperé enseguida.

Día 8 – 07/08/19

Día súper completo, con descanso, segundo día de ayuno, viajando, utilizando 19 minutos para quietud total, meditando 21 minutos en el avión hacia Bogotá. Con una hora de meditación al despertar, en esta ocasión tumbado. Lo tente de la rutina es que cubre las cuatro dimensiones del potencial humano. 

Día 9 – 08/08/19

Vuelvo a acostarme tarde. He comido algo de pan orgánico al cenar, el resto he mantenido la rutina. El resto lo llevo adelante excepto que llegué a 2:15h de deporte.

Día 10 – 09/08/19

Día con alcohol (una copa de vino blanco), trigo, acostarme muy tarde, mucho trabajo y compromisos.

Día 11 – 10/08/19

Día más calmado, con todos los parámetros optimizados y respetados, todos excepto el de acostarme pronto, algo que no consigo dominar.

Día 11 – 11/08/19

Día más o menos regulado. Me levanté a las 6am pero porque me acosté a las 2:45am. La proporción cuadraría, aunque no serviría como validación, ya que el acostarme pronto me está costando mucho, casi no lo he logrado un solo día. Tome algo de carbohidratos innecesarios, dije mucho no. Llegue a las 2h de deporte, medité 1h en total, por la noche al estar acompañado no lo hice, reduje mi trabajo en un 90%, el día anterior en un 70%. Me encuentro genial al no comer pan, hice apenas dos comidas, más una sopa de miso. No he llegado a meditar la hora necesaria, ni en la noche, es más difícil cuando estás acompañado y acabas de cenar y estás cansado.

Día 12 – 12/08/19

Día completo, deporte, entrevistas, conferencias, trabajo, compartirlo con otra persona, además de con el equipo de trabajo. Dormí 4 horas, esta vez sí hice la siesta, sigo respetando los carbohidratos, el pan, sigo con las dos horas (mínimo) de deporte, sigo reduciendo el % del trabajo que hago. Sigo con los días de ayuno, sigo sin poder acostarme pronto, y menos cuando duermes acompañado. Sigo optimizando algunos parámetros y descuidando otros. Y sigo amoldándome a un nuevo componente dentro de mi estilo de vida, uno importante y transformador y que es bastante radical, el incluir en la ecuación a una persona con la que pasas tus días. Cero alcohol, cero carne, etc.

Tampoco he meditado el tiempo establecido, por la agenda del día, no es excusa, pero sí lo es. Ni siquiera he pensado en permanecer quieto.

Día 13 – 13/08/19

He despertado a las 4:20am, ha sido uno de los días que más incómodo he estado meditando. He descansado un poco más después de hacer una gran parte de la gran mañana, he decidido darme recompensas en forma de descanso. También he dormido una hora de siesta, compensando el trabajo hecho, Más meditación, la meditación de la mañana costó mucho, no sentía buenas sensaciones al despertar. Las recuperé en el día con el trabajo. Gran flow en la conferencia, muy alineado.

Día 14 – 14/08/19

Dormí alrededor de 2:45h, todo por despertar a las 4:20h y aguantar todo el ritmo de trabajo del día. Descansé de deporte e hice mi primer día de ayuno, no pude meditar más que 50 minutos, luego hice una quietud en el aeropuerto, tuve que aguantar despierto hasta las 3:30h por un retraso del avión hacia Madrid. Entonces aproveché el tiempo para trabajar, meditar, estar quiero, en silencio. Fui al quiropráctico quien me dijo que estaba superbloqueado y la espalda muy inflamada, así como curvada y descompasada, quién aplicó ventosas que funcionaron genial, pero sigo notándome bloqueado, nunca había sentido así, creo que son los excesos de dormir tan poco durante tantos días seguidos, sumando aporte, la agenda de cada día, y la presión y autodisciplina que me autoimpongo.

Día 15 – 15/08/19

Poco que decir en este día que lo pasé durmiendo, aterrizando a las 19:30h, perdiendo el vuelo por el retraso, quedándome en Madrid y solo queriendo desconectar pronto para dormir pronto y levantarme pronto y descansado para retomar la rutina. Este día ha sido nulo, no aplicado mucho, solo el ayuno, el descanso, la alimentación, reducción de trabajo y poco más.

Día 16 – 16/08/19

Día intenso pero más pausado, con más energía, con casi todo completo, incluyendo la siesta, la quietud, la meditación (no toda), estiramientos incluso, ayuno, descanso, levantare cuando toca, dormir ayer casi cuando toca, hoy me pasaré una hora. Sin embargo, dolido de la espalda, y el cuello, mala postura, siento mucha incomodidad. Probaré con otro baño relajante, y a ver mañana con el deporte. Creo que he pagado caro el dormir tan poco y forzar la máquina tanto en bastantes días seguidos, cosa que no había hecho hasta ahora.

Día 17 – 17/08/19

El día de hoy ha sido más completo a no poder, viajando a Barcelona, madrugando, lo malo es que vuelvo a acostarme relativamente muy tarde y eso acaba de una forma u otra suponiendo un estigma para mí. El resto es como una bendición, cada vez mejor adaptado.

Día 18 – 18/08/19

Ocasión para un día de juerga donde he roto algunos hábitos como el de no beber alcohol, comer pan, comer carne, sigo durmiendo todavía menos, pero me noto en flow, con energía, pudiendo entrenar, estando de mejor humor, más centrado y con mejor memoria.

Día 19 – 26/08/19

Literalmente, la fiesta me dejó completamente bloqueado, sin poder ir ni para adelante ni para atrás, la combinación entre descansar poco e ir tanto de juerga ha hecho que tuvieron que desconectar de todo desde el lunes al viernes tarde, pudiendo retomar para trabajar y activar algo mi cuerpo. He necesitado tratamiento para tanta presión en el cuello, hombros y espalda, algo que no había sentido así, tanto tiempo nunca, puede que sean el ajuste de los dientes y mandíbula, aunque no es a ciencia cierta. Sigo investigando para entender esta correlación, si la hay. Mientras tanto sacrifico dormir pronto porque sigo sin dominarlo. Ahora más estricto, cero alcohol, cero carne hasta que acabe el experimento, sin excepciones.

Día 20 – 27/08/19

Hacía tiempo que no me encontraba tan motivado, energizado y con buen humor, la conjunción de los hacks siento que me coleta más que en otros experimentos.

Día 21 – 28/08/19

Aunque llego al final del día un poco cansado, normal duermo casi 3 horas y media, el día lo domino con una facilidad asombrosa, y eso contando que los dos días anteriores hice ayuno completo.

Día 22 – 29/08/19

Hoy ha sido un día para enmarcar, he despertado a las 4:35am, habiéndome acostado a las 23:35, he hecho mi gran mañana, excepto meditar 1h, han sido 30 min, la ducha, priming, agradecimientos y espejo, y entonces he vuelto a dormir unas horas, cuando he despertado era otra persona diferente a los 20 días pasados, la energía, enfoque, claridad, sensación, humor, conexión conmigo mismo y con el entorno, se ha multiplicado por tres, he hecho todo más rápido, he llegado a más, he conectado mejor y he sentido un estado de bienestar diferente a todo el experimento. La clave: obtener más descanso, creo que con esta rutina, si logro dominar el acostarme tarde, puedo estar hablando de un estado de alto rendimiento holístico al que nunca había llegado.

Día 23 – 30/08/19

Hoy he dormido menos, como siempre, pero me he sentido igual, con menos empuje y chispazo que ayer, pero mismo flow, perspectiva y sensaciones. Puede que la limpieza energética tenga que ver más de lo que me pensaba. Me he encontrado a gusto con todo, creo que esta rutina junto a la experiencia que ya llevo recogida, están creando nuevos resultados para mi alto rendimiento holístico. He seguido casi todos los parámetros, no me dejo ninguno. Encuentro que me sobra tiempo para hacer trabajo extra y tener más ocio.

Día 24 – 31/09/19

Día sin siesta, son mucho deporte solo con HIIT y morning yoga. Y día de caer con amigos y vincular con ellos. Un día olvidado de la parte negativa, notando la potencia de seguir a rajatabla un sistema de rendimiento avanzado como Me noto estable, sereno y muy en paz. Noto los días sin siesta, y sin ese descanso extra, creo que es la gasolina extra que necesito. El enfoque empieza a bajar a partir de las 18h.

Día 25 – 01/09/19

Hoy he llevado genialmente el día, eso sí, un poco tocado del humor con otras personas no admitidas. El enfoque flow, y concentración de hoy, han sido de los mayores que he experimentado en toda mi vida, eso creo que ha sido además por desconectar unas horas cuidarme, relanzarme y descargarme.

Día 26 – 02/09/19

Día exigente pero llevable, potente pero resistido. y día en el que he tenido mucha energía hasta última hora de la noche. Mi participación y mi flow es más alto de lo normal. Tengo mejore condiciones a pesar de no descansar tanto. Más centrado, más determinado y más alerta.

Llegados a este punto puedo decir que todos los hacks están dominados excepto ir a dormir pronto, el cual me gana la partida de paliza.

Día 27 – 03/09/19

He encontrado el hueco de hacer dos micro-testas, 11 min y 21 min, de tener más micro-momentos, de hacer deporte de dormir 4:43h, de meterme 15 horas de curso. De estar en modo conexión, y a pesar de varios descansos he estado activo y eh sido más yo que otra vez que recuerde. No sé si tendrá que ver algo esto último.

La clave de no comer mucho pan y mucho carbohidrato es que me siento más ligero, menos hinchado (aunque nunca lo he estado mucho) y más claro en mente y toma de decisiones. Así como noto una energía más limpia, más mía.

También, después del día de Asia Gardens, en meditación, noto sensaciones diferentes, a la cuales no quiero crear aversión, pero noto que conecto mejor conmigo mismo.

Día 28 – 04/09/19

Hoy he sentido mucho cansancio y sueño hasta que he tomado un NOCCO, que me ha ayudado a recuperar, mis trabajo sale casi impecable, mejor que nunca, más enfocado, desarrollado y conciencia. Mientras que está conectado con la mente y el cuerpo, no lo siento, en cambio sí el bajón de energías.

La verdad que todo encaja bien, pero veo que el no dormir lo suficiente no me deja aprovechar todos los grandes beneficios que esta rutina me da, es como el que los anula todos.

Día 29 – 05/09/19

Entro en conexión y paz conmigo mismo, pero el cansancio se empieza acumular, aun así llevo todo por delante, el Programa de excelencia para desempleados, los proyectos, deporte, rutinas, contactos, negocios, etc. No sé si podría aguantar con tan poco descanso y las bondades que me proporciona esta rutina de rendimiento avanzado.

Día 30 – 06/09/19

Día de ayuno, entrenamiento, una nueva edición de PEIG, en Madrid esta vez. También día de madrugar, dormir poco, no parar, ni siquiera poder escribir el post. He tenido que tumbarme al sol a la hora de la comer porque estaba KO, el dormir tarde es el enemigo que sigue ganando la batalla, aunque no me perturbo si esto sucede, así debía ser. El resto, las cualidades que tengo se ven multiplicadas por dos o tres con este sistema aunque es una pena que se vea mermado, y mucho por dormir poco.

Día 31 – 07/09/19

Otro día de ayuno, de madrugar, de cumplir con el sistema, de darme más de 12h a un programa de excelencia para desempleados, de deporte, HIIT, power yoga, y de carrera. De iterar, de trabajar en los huecos, de presentar casi cero atención a redes sociales y mensajes e emails. De entrar en estado de flow. Además de hacer microsiesta de 10 minutos. Y con todo eso trabajar durante más de 12h en completo flow sin utilizar ni una sola vez nada de apoyo, ni siquiera una presentación, son los 28 participantes y yo mismo. Eso es lo que estoy consiguiendo con este experimento. Aunque no logre descansar lo suficiente, y creo que ya va a ser así porque el experimento acaba mañana.

Día 31 – 08/09/19

Es el día que más he descansado de estos últimos días porque me he levantado más tarde. Al despertar he estado mucho más enfocado, más enérgico, con más claridad, y con menos resistencia que los días anteriores a comenzar el día. A pesar de eso, en los demás días siempre fui autodisciplina y cumplí con el compromiso de madrugar, no el de no trasnochar. Durante el día he insistido más, he estado más enfocado, y he entrado en flow desde las 18h hasta casi las 22:30h, esta rutina ha hecho que pueda hacer más y mejor, incluso con menos recursos y con la desventaja de dormir tan poco, creo que periodo récord de dormir tan poco. No de dormir poco porque no duremos, algo que está optimizado, sino el de mi falta de autodisciplina para dormir antes.

Como hoy decía mi amigo Antonio San José cuando conversamos sobre esto, lo que debería hacer es ser más indulgente conmigo en la extremidad de determinados parámetros en rutinas y experimentos. Algo que seguro aplicaré a partir de ahora.

Reflexiones e impresiones

Al finalizar los 30/40 días de rutina avanzada de rendimiento máximo, habiendo pasado un tiempo prudente, he confeccionado un vídeo que explica que es todo lo que esta rutina de alto rendimiento holístico en esteroides me ha dado, pero también me ha quitado.

En este vídeo explico todo lo que he sido capaz de hacer y lo que no, cómo he ido reaccionando a las ventajas y a las inclemencias, cuento algunos de los resultados, como los recortes de trabajo por ultraproductividad, así como las reflexiones más notorias y las impresiones más elocuentes para poder contrastar el antes y el después del experimento.

Hipótesis sobre el rendimiento máximo

Es entonces cuando durante la fase de inducción surge la pregunta de si es posible aplicar ciertos “hacks” que potencien mucho más lo que se puede conseguir, sentir y estar de forma habitual y cotidiana. Es decir, ¿se puede conseguir permanecer en un estado de rendimiento máximo durante al menos 12 horas al día durante 7 días a la semana? Para poder validar la hipótesis se toma como muestra un periodo de 30 días, con una carencia de 10 días extra.

¿Es posible alcanzar un estado de flow a través de una serie de superhábitos óptimos?

¿Se puede llegar a recortar el trabajo y conciliar con la vida personal, mediante una serie de mejoras que van desde lo físico, a lo alimenticio, cognitivo e incluso onírico?

¿Por qué y en qué se diferencian determinadas prácticas diarias que nos ayudan a entrar dentro de una rutina de Alto Rendimiento Holístico, de otras que nos alejan de lo que más necesitamos tener bajo control?

¿Cómo influye un método holístico en un estilo de vida ganador?

¿Qué conexión se puede encontrar entre no comer pan, practicar la quietud, meditar y levantarse a las cuatro de la mañana? ¿Hay otras resonancias interesantes? ¿Por qué?

Aprendizaje validado

Son los resultados obtenidos a partir de la propia experimentación, lo que nos dice si funciona una rutina de alto rendimiento holístico como esta que se ha intentado desarrollar.

Es evidente que todos ganamos cuando unificamos criterios (o hábitos) saludables para la autodisciplina y autoconsciencia. Y lo hacemos a corto, medio y largo plazo. A más días levantándome pronto, meditando, practicando quietud, evitando comida trampa, practicando más deporte, teniendo más descanso, haciendo más ayuno y cayendo en menos distracciones, mayor sensación de bienestar, plenitud y flow, lo cual acaba en mejores resultados en menor tiempo.

La relación descanso y súper.siestas me generaba controversia antes de empezar a testar. Hasta que con la propia experimentación en primera persona, y outputs en mano como se puede observar en el cuadro de mando, me he dado cuenta de que aunque duermas pronto, una “power-siesta” de entre 19 y 45 minutos, rellena el vacío de energía y enfoque que deja una carencia de sueño de entre dos y cuatro horas.

Algo inesperado, fue el efecto contrario (negativo) creado por haber salido de juerga, justo cuando no lo esperaba, y más trabajo concienzudo y óptimo estaba realizando en el experimento. El gran bajón sufrido posteriormente de energía, enfoque, ánimos y rendimiento, me hizo constatar que a mayor cuidado, más daño al no hacerlo.

El acostarme pronto fue el factor más polémico de todo el experimento. Creando incluso, en ciertos momentos, una sensación frustrante que alteró la marcha del experimento. Lo cual se ha convertido en una de las claves más destacadas en cuanto a crecimiento personal se refiere. Primordialmente, porque la inhabilidad de “dominar” este parámetro ha conseguido que lo aceptara como tal y lo hiciera aliado en lugar de enemigo. Cambiando la mentalidad “otra vez es tarde y yo sigo aquí”, por la de “aquí estoy, bien, es como debía ser, por eso sigo despierto, es una oportunidad que antes no estaba viendo”.

cómo crear una rutina de alto rendimiento

Consideraciones y limitaciones

Han habido ciertas “zonas ciegas” al tratar de confeccionar un rutina avanzada de rendimiento máximo a través de una rutina de Alta Rendimiento Holístico:

  • El descuido o poca importancia dada a lo que supondría interrumpir la rutina, justo en el momento crítico, por una gran juerga. Por muy buena que fuese.
  • El trastoque de los días posteriores a la carencia producida por los días de fiesta y posterior resaca.
  • La creencia limitante de que el experimento no estaba funcionando porque no estaba cumpliendo con el compromiso de ir a dormir pronto.

No he identificado limitaciones al concluir el experimento.

Conclusión final sobre crear una rutina avanzada de rendimiento máximo

Si sacas punta a sacar punta obtendrás un trazo fino, firme y sólido. Eso es lo que sucede cuando extraes las mejores prácticas de los mejores rituales que puedas crear en la cuatro dimensiones del potencial humano: física, intelectual, emocional y espiritual. Si además, las colocas de forma ordenada y priorizada en una rutina de Alto Rendimiento Holístico diario y la ejecutas cada día sin excepción, lo que consigues es entrenar todo tu ser para afilar cada posible acción que pueda emanar de ti. Resultando esto en movimientos concisos, medidos, intencionados y sanos, para ti, y por lo tanto, para los demás.

No todo debe funcionar para que todo funcione, solo hay que fijarse en los datos y no en lo que la mente te hace creer.

¿Alguna pregunta, consideración, duda o petición sobre esta rutina de Alto Rendimiento Holístico o cómo crear la tuya de rendimiento máximo?

Atribución imagenes: Tomasz Baranowski // laurabl.

Oct
3

Cómo crecer exponencialmente

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Podcast  //  No Comments

No siempre las herramientas que buscamos son las que encontramos o nos sirven. Muy a menudo buscamos soluciones para las que no nos hemos planteado las respuestas, y problemas para los cuales no queremos ver la forma de resolverlos. Eso solo nos distrae de crecer exponencialmente.

Es como la Ultraproductividad, pensamos que son herramientas online, y nada más lejos de la realidad, estamos hablando de técnicas que nos ayudarán a trabajar mejor y vivir mejor, más en menos. Y la clave para lograrlo no está fuera, está dentro, muy dentro de todos nosotros. Solo hay que trabajar en desarrollarnos.

Por otro lado están las habilidades y los hábitos versus las habilidades núcleo y los superhábitos, nada que ver. Estamos comparando lo que tenemos y o bien nos deja como está o bien nos deja peores, contra lo que o bien tenemos y no somos consciente de lo que nos podría propulsar, o bien lo que no tenemos y nos ayudaría a trascender.

Además, vamos buscando grandes innovaciones, gurús o prestigiosos profesionales de la motivación o autoayuda, cuando en realidad tenemos entre nuestras manos el poder de lo “micro”… microhábitos, micromomentos, microdescisiones, microobjetivos, micropasiones…

Disrupt Everything #98 – Cómo crecer exponencialmente

Cómo crecer exponencialmente cada día

Este nuevo episodio que he grabado, es un compendio de muchas cosas valiosas que he ido aprendiendo en estos últimos meses. Desde diferentes fuentes, contextos, experiencias, proyectos, vivencias y experimentos. Pasando por supuesto por las más de 200 horas de entrenamiento y formación disruptiva de alto impacto, que PEIG me ha ofrecido. Todo esto y más, me ha llevado, sin duda alguna, a descifrar mejor cómo crecer exponencialmente en cualquier circunstancia, ante cualquier adversidad, en cualquier momento.

Ese es el núcleo de este podcast, avanzar a una velocidad mucho mayor de lo que estamos acostumbrados. Y no perdernos nada mientras lo hacemos.

Escucha directa

Índice de contenidos

  1. Las herramientas que he descubierto en estos meses.
  2. Los superhábitos que más me han sorprendido en estos últimos meses.
  3. Nuevos microhábitos.
  4. Los hacks que más han impactado.
  5. Cómo construir tu estilo de vida.
  6. Nuevas técnicas de ultraproductividad.
  7. Rendimiento holístico, equilibrio y esas cosas.
  8. Romper para construir.

Escucha, descarga, suscripción

Escúchalo y suscríbete via iTunes, Spotify, Google Play, Ivoox, Castbox FM, Player FM o RSS. Incluso puedes acceder al canal de vídeo y visualizar las series web… También puedes escuchar el podcast aquí.

disrupt everything podcast RSS
Disrupt everything podcast iTunes
disrupt everything en spotify - Escucha disrupt everything en Spotify
Disrupt everything podcast series by Isra Garcia  en Google play
Escucha Disrupt Everything en Ivoox
pt Everything en CastBox FM

También puedes escucharlo directamente desde la página principal del podcast.

Atribución imagen: Marco Verch.

Ago
30

Salir de la cama cuanto antes – una habilidad núcleo

By Isra Garcia  //  Habilidades, Productividad  //  No Comments

Hace unos meses realicé un experimento que consistió en levantarme a 3am durante 32 días seguidos. Ahora, llevo 30 días experimentando con la rutina avanzada de rendimiento máximo. Bien, levantarme (pase lo que pase) entre las 4 – 4:30h cada día es uno de los hacks que la componen. Eso es justo lo que he hecho cada día, incluso aunque no esté pudiendo acostarme lo pronto que desearía, incluso aunque esté durmiendo menos que nunca en los últimos 7 años. Hoy puedo decir que no podría haber obrado mejor, porque hay que salir de la cama, cuanto antes.

Es en ese instante cuando tienes entre tus manos la primera y más importante elección del día. Aprietas el botón de “posponer” y volver a dormir o el de “levantarte” y atacar el día. Esa es la decisión que requiere la autodisciplina más determinante.

Por qué necesitas salir de la cama cuanto antes...

Salir de la cama no es tan importante

¿En serio? Bueno, solo estás engañándote a ti mismo, no hay forma alguna de que convenzas a nadie más.

La autodisciplina que importa se mide al salir de la cama, en cuánto rápido, cómo y por qué te levantas. Es eso lo que definirá cómo empiezas tu día, y esa decisión que tomas en ese instante, es la decisión que puede dar forma al resto de tu día, y de tu vida.

No me había dado cuenta hasta ahora – y como yo, seguro que hay muchas personas – que esa cama representa nuestra vida…

Si permaneces en la cama, lo que estás haciendo es quedarte, literalmente, en tu zona de confort. Es decir, tu día estará marcado y será representado por esa zona, lo cual marcará lo que venga después. Entonces, eso influirá en tu semana, en tu mes, en tu año, y en tu vida.

Así que habrás pasado toda tu vida en esa área mediocre que llamas zona de seguridad, ¿Algo peor todavía? Que pasará antes de que puedas reconocerlo. Nunca saltando a nuevas alturas, nunca abriéndote a nuevos desafíos, nunca empujándote a nuevos límites, nunca intentando algo nuevo. Tomar riesgos, lanzarte, tener nuevos miedos.

Esto es serio, tienes que salir de la cama cuanto antes.

Si cuando despiertes sales de esa maldita cama, tendrás la potencia suficiente como para enfrentar cualquier cosa que enfrentes ese día. Aunque lo mejor de todo, es que nunca buscarás la salida fácil.

Y no es fácil, tú y yo lo sabemos, pero es poderosamente necesario.

Atribución imagen: Deann Barrera.

Ago
18

Elixir matutino – superhábito de alto rendimiento

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  No Comments
Elixir matutino de Alto Rendimiento: superhábito de ultraproductividad

La alimentación óptima (así como la suplementación) es una de las áreas más críticas para el Alto Rendimiento Holístico. En mi caso, es aquí dónde más presupuesto invierto, más que en cualquier otra cosa en mi vida. Aunque no solo invierto dinero, sino también, tiempo y esfuerzo en encontrar hacks/superhábitos alimenticios que me ayuden a rendir a mayor nivel.

En esa búsqueda incesante, he encontrado una fórmula que funciona excepcionalmente a muchos niveles, lo he denominado el elixir matutino del alto rendimiento, y forma parte de La Gran Mañana ultraprodutiva. He dado con esta mezcla gracias al consejo, colaboración y recomendación de grandes profesionales y maestros, un poco del Doctor Juan Rubio, un poco de Tim Ferriss, un poco de Lou Mateos y un poco de Seth Roberts. He tomado un poco de cada uno de ellos, he ido experimentando, añadiendo otras sustancias y voilà, llegué a lo que estaba buscando…

Elixir matutino de alto rendimiento

¿Por qué llamarlo elixir? Porque a los 30-45 minutos de tomarlo te sientes revitalizado, enfocado y preparado para el día. El elixir, debido a su composición:

  • Refuerza el rendimiento físico y psíquico.
  • Combate estados de agotamiento y otros estados carenciales.
  • Limpia la sangre.
  • Regula los niveles de PH del cuerpo.
  • Estabiliza los niveles de azúcar en sangre.
  • Mejora la salud intestinal y mejora la sensación de digestión.
  • Estimula el sistema inmunológico.
  • Reduce la sensación de cansancio.
  • Depura el hígado.
  • Cuida mejor las articulaciones.
  • Mantiene la densidad de los huesos.
  • Ayuda a transmitir la fuerza de los músculos.
  • Mejora transito intestinal.
  • Estimula el buen funcionamiento de la vesícula.
  • Sirve como un antinflamatorio natural.
  • Barre del organismo los radicales libres.
  • Reducción de colesterol en la sangre.
  • Neuroprotector frente a defectos cognitivos.
  • Favorece la expulsión de bilis.
  • Reduce el estrés oxidativo.

Composición del elixir

Cómo prepararlo

Justo al despertar, en ayunas, en un vaso de 300 ml, exprimir el limón, añadir 150 ml agua alcalinizada, una cucharada de colágeno, un tapón con 10-20 ml de vinagre, 50 ml de agua marina, añadir 500 mg de cúrcuma, y finalmente verter un sobre de Olivimin. Remover, dejar reposar durante dos minutos y tomar – independientemente del sabor.

A los 10 minutos tomar una cucharada sopera del aceite.

Extra: además, lo que yo hago, es hacer una carga de probióticos/prebióticos antes de tomar el elixir matutino.

¿Conocías este elixir matutino? ¿Lo has probado? ¿Lo probarías? ¿Tienes tu propia receta? Cuéntanos, comparte tus recetas y experiencia.

Atribución imagen: Neil Alexandre McKee.

Jul
25

Ultraproductividad: redefiniendo la productividad que conocemos

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

Parece simple, de acorde a los estándares de la productividad: invertir tiempo en algo crea un resultado. Si usas menos tiempo o tu trabajo productivo (y sus sistemas) producen más resultados, entonces tú (o tu negocio) estás siendo más eficientes.

La tecnología puede ser más productiva que las personas, porque es capaz de crear más resultados por cada euros que invertimos, una vez que están montada y optimizada. Abaratar los costes de la mano de obra es el objetivo de la mayoría de empresas de nuestro país, porque a largo plazo, la productividad aumenta al recortar salarios, ampliar horarios, hacer más horas extras y tener menos días libres.

No es de extrañar porque no somos realmente eficientes, ni competitivos, ni sabemos disfrutar de la vida al mismo tiempo que del trabajo productivo. O se disfruta de la vida, o del trabajo, o de ninguno de las dos cosas, como sucede comúnmente. La meta de recortar costes tanto como sea posible hace que el resto haga lo mismo, el resultado es una masacre.

El trabajo productivo de la ultraproductividad

El trabajo productivo de la ultraproductividad

La nueva calculación de lo que denomino como ultraproductividad es diferente:

  • Decide qué es lo que vas a hacer, y hazlo.
  • Toma decisiones sobre qué va a ser aquello que crees y lances.
  • Haz tanto como puedas, en el menor tiempo posible, con el máximo foco posible.
  • Obsesiónate por hacer solo el trabajo que importa.
  • Diseña el mayor número de espacios donde puedas aprovechar todo aquello que más pleno te hace sentir fuera de tu trabajo.

No es el bajo coste, el precio, o las instrucciones lo que hace que podamos sobresalir en este entorno. Si no la iniciativa, la determinación, la capacidad de ser disruptivos, la autoconsciencia y la autodisciplina. Eso es lo que hace que puedas dominar la ultraproductividad. Y por lo tanto este nuevo mundo al que nos enfrentamos. 

La decisión de qué hacer ahora, y qué vas a hacer después de hacerlo, es más importante que la misma ejecución. Un trabajador ultraproductivo es alguien que sabe muy bien qué es lo más crítico que debe hacer ahora, y después. Tanto personal como profesionalmente.

Atribución imagen: Travis Wise.

Jun
19

Cómo enjaular al Monkey Mind para vivir más enfocado – Experimento 40 días eliminando toda distracción

By Isra Garcia  //  Experimentos, Productividad  //  No Comments

Este es el informe completo después de estar tratando de vivir con cero distracciones durante 40 días. El objetivo era anular el Monkey Mind el máximo posible dentro de unos márgenes lógicos. Cómo enjaular al Monkey Mind mejor reduciendo distracciones, interrupciones, pequeñas trampas y ladrones de tiempo. Y aumentando el enfoque, la ultraproductividad y el estado de flow.

Aquí explico detalladamente los 40 días intentando vivir sin distracciones, intentando enjaular al Monkey Mind a través de unos sistemas de ultraproductividad diseñados especialmente para la misión.

Enjaular al Monkey Mind

Índice de secciones

  1. Formulación y contexto.
  2. Cuadro de mando.
  3. Detalle día a día.
  4. Impresiones.
  5. Hipótesis.
  6. Aprendizaje validado.
  7. Consideraciones y limitaciones.
  8. Conclusión.

1. Contexto del experimento

Este experimento ocurre después de comprobar y reconocer que estaba siendo dominado por el Monkey Mind. Además, tiene la finalidad de probar hasta qué nivel se pueden reducir las distracciones e interrupciones que sufrimos en nuestro día a día. Inicié este test por la curiosidad y necesidad de estar más enfocado, más presente y más consciente en cada día.

El contexto viene dado por la ultraproductividad, pero también por todos esos momentos donde desconectamos del momento, ya sea haciendo otra cosa, procrastinando o distrayéndonos. La clave era crear una serie de prácticas que ayudarán a evitar caer tanto en el mundo ruidoso en el que vivimos, y comprobar qué es lo que sucedía al hacerlo. Va sobre no caer en las distracciones de las distracciones.

2. Cuadro de mandos

De nuevo, como en cada experimento que realizo, he diseñado un cuadro de mando que me ayuda a monitorizar el desarrollo del experimento Monkey Mind. Son parámetros cualitativos por un lado y cuantitativos por otro.

Aquí los indicadores:

  • Distracciones: cantidad, tipo y hora.
  • Interrupciones: cantidad, tipo y hora.
  • Pequeñas trampas: cantidad, tipo y hora.
  • Ladrones de tiempo: cantidad, tipo y hora.
  • Monkey Mind: si apareció o no.
  • % Productividad: número de tareas por el tiempo en completarlas entre las horas trabajadas.
  • Enfoque: tiempo estimado en completar los “cuatro triunfos” entre número de logros realizados al día
  • Ultraproductividad: número de tareas por tiempo consumido entre tiempo libre disponible
  • Respeto del sistema y motivos: cuantas veces no seguí el sistema diseñado y el por qué.
  • Sensaciones: cómo me sentí.
  • Anomalías: cualquier cosa que se salga de lo normal.
  • Excepciones: cada momento que quebranté el sistema a propósito.
  • Observaciones: cualquier cosa a añadir.

* Los días en blanco corresponden a aquellos que no pude registrar con datos.

En el cuadro de mando accederás a toda esta información.

Detalle día a día

Estas son las notas que fui tomando a diario con las sensaciones del día. Son observaciones tomadas siempre al final del día:

Día 1 – 18/04/19

En este primer día he logrado terminar como 4 horas antes de lo habitual. He completado todas y cada una de las tareas del día, algo que no realizaba desde hace tiempo. No he sentido necesidad de conexión. Y he permanecido disciplinado a todos los parámetros.

He caído en responder dos llamadas que sabía que tenían que llegar pero no había programado en el día. Me he pillado a mí mismo respondiendo un comentario en Youtube, cosa que no debía hacer. Y he entrado sin darme cuenta a punto de responder el correo sobre las 10:50am, lo he detectado a tiempo y he salido del correo sin leer ni responder.

He entrado en Facebook cuando iba a publicar y he acabado leyendo un post en el muro de inicio que luego me ha dejado pensando y con cierto malestar por ello y por la comparativa que he sentido. Por otro lado, he respetado el resto de parámetros. Finalmente, he sentido rareza en cuando a la desconexión, era más vacía, más solitaria.

Día 2 – 19/04/19

Segundo día bien llevado por la mañana a pesar de tener imprevistos la noche interior y no poder acceder al lugar donde estaba hospedado. Noto el tener muy presente cada uno de los hacks del sistema para no despistarme e incumplirlos. Por el feedback de Valentino tengo más energía y transmito más intensidad. He caído en una pequeña trampa justo al entrar a publicar en Facebook, ha aparecido en el muro de inicio una publicación que inconscientemente he dado al “like” y entonces me he dado cuenta de ello cuando ya era tarde. He sucumbido y he sido consciente de ello caso simultáneamente.

Luego he caído en una gran distracción que ha evitado que estuviera en el momento, ha sido intentar llevar una llamada de teléfono para una reunión sobre un proyecto con unos amigos, al mismo tiempo que intentaba entrar a un centro comercial y comprar unas entradas para Avengers Endgame, como era de esperar no he estado ni en un sitio ni el otro. Por lo demás, he evitado el resto de cosas en las que solía estar distraído más a menudo, he acabado con tres horas de sobra el trabajo de siempre, he alcanzado un 75% de ultraproductividad, un 80% de enfoque y un 89% de productividad usual. Sigo con sensaciones raras por no estar pendiente de comprobar cosas como el email, hoy lo he comprobado tres veces en lugar de dos.

Día 3 – 20/04/19

Tercer día disfrutando con las personas de mi alrededor estando más presente, aprovechando más le momento y estando mucho meno distraído. Con excepciones mínimas producidas por cosas que necesitaba hacer profesionalmente, una a la vez. Y con dos deslices, uno al dar un “like” en un comentario en LinkedIn al entrar para publicar. Y otro al comprobar el correo una tercera vez desde el smartphone. Así como una segunda y tercera vez en iMessage, la segunda por un buen motivo pero no la tercera. He notado mayor conexión con Carlos y Valentino en este caso que eran las personas con las que estaba.

Día 4 – 21/04/19

Un día mucho más pausado, cero comprobaciones en redes, email, pero sí iMessage, Telegram. Así como darme cuenta de que entraba en conflicto con subir una publicación y prestar atención compañeros que estaban en el coche conmigo. Supongo que he perdido porque lo que importaba eran las personas, no la publicación. El resto he estado bastante concentrado y enfocado, el Monkey Mind no ha aparecido mucho en el día de hoy.

Día 5 – 22/04/19

Día en el que compruebo que la mejor forma para no preocuparte por algo es no prestando atención alguna, ignorándolo por completo. Eso quiere decir no estando encima de ello.

Al empezar el día, no sabía de mi hermano desde hace días, pensé en él y miré los mensajes de FB, vi un mensaje suyo pero no quise entrar, y lo tuve en la mente todo el tiempo hasta que finalmente tuve que entrar y leerlo.

Lo mismo sucedió con mensajes que tenía que entregar para el evento del viernes, que tenía que ser vía Facebook, y otros mensajes que tenía que entregar para las speakers series, unos por telegram, iMessage Facebook, podría haber esperado al día siguiente, pero tenía que entregarlos cuanto antes o al menos, así me hizo sentir mi Monkey Mind. Mismo sucedió con comprobar email e iMessage, más de lo habitual, pero una de ellas lo hice mientras andaba en la bicicleta estática, que a pesar de no se distracción, porque estaba aprovechando, me desviaba des estar enfocado en la bicicleta y el ciclismo.

Día 6 – 23/04/19

Distracciones antes de dormir con tareas que no están programadas para hoy. También he sido ultraproductivo encima de la bicicleta de ciclismo indoor, donde he avanzado emails, tareas críticas e importantes y llamadas de teléfono y reuniones. Eso evita que pueda distraerme, aunque estar montado en ella y pedaleando debería ser en aquello que podría estar centrado, sin embargo no lo podría hacer durante más de dos horas como he estado.

He realizado todas las sesiones de quietud y meditación excepto la última antes de dormir porque llegué cansado y con ganas de acostarme. El uso de las distracciones ha decrecido considerablemente desde que fijo cero atención en redes sociales, social messaging (iMessage/telegram), he reducido las llamadas, y compruebo/respondo dos veces al día el correo electrónico. Eso me permite enfocarme mejor en el trabajo, subiendo los niveles de productividad y enfoque, y mucho más en la vida real, subiendo los niveles de ultraproductividad a porcentajes del 75-85% (obteniendo así mucho más tiempo libre de calidad para mí, amigos, ocio, descanso, meditación)

Día 7 – 24/04/19

Día intenso con cero distracciones, no he sucumbido ni una vez, he adelantado el trabajo de dos días normales. Enfoque máximo, estado de flow latente, al menos durante un buen rato (he estado tan inmerso que he perdido la noción del tiempo). He estado a punto de estar distraído en tres ocasiones pero he reculado a tiempo, una con Facebook y dos veces a punto de responder email que no tocaban. Además, he declinado cuatro llamadas que entraban en un momento de interrupción. He dedicado todo el día a la actividad profesional, coincide de nuevo este estado de enfoque con el primero de los días de ayuno que hago todas las semanas. Y he sentido ligereza y mucha claridad mental.

Día 8 – 25/04/19

Día con distracciones a raya. Me doy cuenta de que utilizar algunos medios para comunicar es casi esencial, ya que no tengo whatsapp, entonces los mensajes de Facebook son esenciales. También me doy cuenta de que no se trata de ni usar las herramientas, sino evitar cualquier distracción en ellas, algo fácil, es decir, uso consciente. Lo complejo es estar despierto, enfocado y concienzudo para no dejarte distraer o acabar en otro sitio por el Monkey Mind. He rechazado todas las llamadas, he respondido una vez a mensajes, aunque he mirado en varias ocasiones.

Día 9 – 26/04/19

Día de programa formativo, con Stand OUT Day en Langa (Sudáfrica), donde como parte del trabajo y del objetivo, he publicado más historias en Instagram de las que tenía planificadas en el sistema de trabajo. Principalmente por la visibilidad que se podría dar al programa, sin prestar atención a nada más, así como en Facebook. He fallado al no estar pendiente de los alumnos, el feedback y la clase en tres ocasiones. Estando adelantando tareas con el portátil y no estando fijado y enfocado en la interacción con los alumnos. He sucumbido al Monkey Mind cuando realizaba el diario nocturno de la sabiduría. Además, he entrado una sola vez a la bandeja de email. He estado hablando con mi amigo Valentino mientras estaba en el teléfono o portátil, por lo que no he cumplido el propósito de dejar una cosa para hacer otra.

Día en el que he empezado chequeando el iMessage, no al principio, obviamente, sino después de la gran mañana, pero antes de hacer deporte, y escribir el artículo. Una sola vez el email, telegram, cero las redes, aunque he estado tentado a comprobar los posts de Facebook. He tomado dos momentos para compartir publicaciones en IG sobre Bridges for Music y el evento de meditación con sonido que hemos realizado, y en Facebook para subir las imágenes.

Por otro lado, he estado presente con mis amigos, no he estado tan atento al teléfono, pero sí he estado encima de poder obtener wifi para subir las fotos, una forma de distracción y pequeña trampa, seguro. He cuestionado, preguntado y fluido en el momento, he sacado partido por dos al día. Hoy he sucumbido a comprobar algunas de mis ubicaciones de Facebook, justo al final del día, antes de ir a la cama, y lo peor es que no sé porqué acabé mirándola. Aunque me he dado cuenta de ello, y sin castigarme voy a prestar una atención especial y gran cuidado para que no vuelva a suceder.

Día 11 – 28/04/19

Día centrado en todo el trabajo que he tenido que hacer, personal y profesional, me doy cuenta de que seguir el sistema es realmente potente, porque te permite estar de forma implacable en el presente, evitando cualquier tipo de distracción, interrupción, ladrones del tiempo o pequeñas trampas, los cuatro grupos identificados como amenazas. Dentro de esto, me he dado cuenta de que cuando estaba centrado en mi trabajo y otros estaban contando historias divertidas e interesantes en el mismo espacio, es complejo no acabar distraído por ello, lo cual también es una distracción pero desde analógico a digital, a la inversa que de costumbre. He estado pendiente del iMessage porque estoy en víspera del Afrika Burn y estoy asistieron bastantes amigos que vienen desde otros países, así que era necesario. La gran conclusiones lo aislado del mundo que vives cuando no das importancia/atención a las redes sociales.

Afrika burn (descanso)

El experimento se detuvo por una desconexión/descanso que duró nueve días.

Día 12 – 09/05/19

Día de conexión después de los diez días desconectado, siete de Afrika Burn y tres de integración. Ha sido un día tranquilo, buscando momentos de paz, silencio, meditación y quietud. Día donde el teléfono no ha reinado, ni el ordenador, he hecho lo que tenía que hacer, podcasts, artículos, publicaciones, aunque te llevan tiempo pero es parte del trabajo. He grabado el vídeo resumen después de los diez primeros días. El Monkey Mind está más calmado que de costumbre, me doy cuenta que al estar solo, viajando por la Garden Route aquí en Sudáfrica, los riesgos a pequeñas trampas, interrupciones o distracciones son menos porque hay menos interacciones de por medio. Si bien, reconozco la necesidad de estar más conectado a mi gente y lo hago consciente, por supuesto vía digital. Lo que en ocasiones he dejado de hacer algo para hacer otra cosa, lo cual supondría una pequeña trampa/Monkey Mind. El experimento me está sirviendo para andar más despierto y enfocado en cuanto a estas desviaciones productivas se refiere.He grabado el vídeo resumen después de los diez primeros días. El Monkey Mind está más calmado que de costumbre, me doy cuenta que al estar solo, viajando por la Garden Route aquí en Sudáfrica, los riesgos a pequeñas trampas, interrupciones o distracciones son menos porque hay menos interacciones de por medio. Si bien, reconozco la necesidad de estar más conectado a mi gente y lo hago consciente, por supuesto vía digital. Lo que en ocasiones he dejado de hacer algo para hacer otra cosa, lo cual supondría una pequeña trampa/Monkey Mind. El experimento me está sirviendo para andar más despierto y enfocado en cuanto a estas desviaciones productivas se refiere.

También he decidido que haré entre cuarenta y cincuenta días en lugar de noventa para poder dar lugar a otros experimentos. Además, debo admitir que no es un experimento nada cómodo de llevar, conlleva, creo, demasiados sacrificios, veremos al final del mismo.

Día 13 – 10/05/19

Un nuevo día en solitario, es mucho más fácil sin duda llevar este experimento. Me he visto a mí mismo cerrando tres veces Facebook sin ver nada, aunque siendo impulsado a ello. Me he pillado a mí mismo al menos todas las veces que he entrado a Instagram, saltando rápidamente a las historias para no ver ni siquiera las notificaciones.

En cuanto al email y plataformas de redes, mensajería social, la he usado con excepciones para tareas que involucran tareas con amigos y tareas con profesionales, no estoy dispuesto a dejarlas pasar sin son importantes y lo son. Así como cualquiera que pueda quitar el foco en lo que estoy haciendo, claro. He estado especialmente atento a no estar saltando de tarea en tarea y en prestar atención y detalle a cada acción que estaba haciendo en el momento para no estar en otro sitio, no permitir que el “money Mind” tomara el control.

Día 14 – 11/05/19

El día ha sido complicado, primero al ser sábado, luego al recibir mucho feedback de la publicación que hice compartiendo el sistema digital de Ultraproductividad para el experimento. Mientras viajaba aproveché para enviar muchos iMessage a mis tíos, mi madre, Oscar, Roberto. Incluso para hacer unas llamadas, por ejemplo  Josef que hacía como un mes que no hablábamos.

Luego en cuanto a redes sociales y otras plataformas no comprobé absolutamente nada hasta la noche, hice mi trabajo de forma impecable, sin distracciones. Y durante el viaje, más del 90% estuve prestando atención a todo lo que iba encontrando en el camino, disfrutando de viajar y de conducir. Con buena música (la misma playlist de esta semana – IG Rock y cantando sin parar), ha sido complicado porque varias ideas han rondado mi mente. La primera la de no usar el smartphone durante todo el día, hasta llegar a las 19h-20h y usarlo una hora. Un consejo de Nelly por Instagram, aunque no creo que sea eficiente.

He estado pensando mucho sobre esto durante el día de hoy, enjaular al Monkey Mind no significa desconectar o aislarse, sino vivir consciente de las elecciones y decisiones que tomas, qué efecto causan, cómo reaccionas y lo despierto/atento y enfocado que puedes permanecer a lo que de verdad importa. Por eso no creo que esta técnica funcione, así como otras, pero el feedback ha ayudado a llegar a esta reflexión.

Al final de la noche acabé haciendo una lectura al feed de Facebook porque quería saber qué había estado haciendo la gente que conozco, pasé como unos 30 minutos. Me di cuenta de que sucumbí, porque sí quiero saber que hace la gente que conozco, confecciono una lista de mis prioridades y les contacto personalmente, no abro Facebook para ver que encuentro, es como la ruleta de la fortuna.

Día 15 – 12/05/19

A pesar de que el día de hoy estaba destinado a las distracciones, ya que el día de hoy era el día donde cada dos semanas, domingo, compruebo las redes sociales, blog, canal de vídeo, etc. para leer y responder comentarios y tomar acciones a partir de ahí. Ha sido un día de lo más completo, ligero y disfrutado, desde el viaje en coche a la reserva de elefantes de Addo, hasta Puerto Elizabeth. Luego aprovechando 1:20h en bicicleta estática para acabar la ronda de comprobaciones. Me he visto a mí mismo disfrutando de los pequeños detalles del paisaje, de conducir, de escuchar música, cantar, estar tranquilo en el Safari, dejarme llevar y cerrar los ojos.

Si es cierto que no es fácil entrar todos los días en estado de flow, como eliminar todas las interrupciones, si sabes verlo y no reaccionar de inmediato. Por otro lado es importante mencionar que hacer algo y acabar haciendo otra cosa es más grave de lo que pensamos. En este caso logro ver mucho cuando sucede, eso, en esta etapa es para mí más que suficiente.

La pequeña trampa de hoy fue verme subiendo una foto al instante de tomarla, algo que en el sistema estaba como no admitido. Incluso llegué a des publicarlas para ser más real y consecuente con mis acciones. En excepciones estuvieron las llamadas y mensajes a gente que me nacía, gente que quiero.

Día 16 – 13/05/19

Anotación importante: los días de viaje es mucho más complicado estar enfocado y mantener a raya el experimento de cero distracciones. Es más fácil que nunca acabar interrumpido, distraído y dominado por el Monkey Mind. Al final, si prestas atención, te darás cuenta, como acabo de hacer yo, que el trabajo crucial es hacer como esta bitácora de momentos de consciencia donde poder evaluar e identificar esas situaciones de flaqueza.

He comprobado el email cuatro veces y no dos. He comprobado iMessage cuatro veces y uno una. Además, he comprobado Telegram dos veces y no una. He comprobado Facebook, e Instagram. Y he saltado de tarea en tarea sin discriminación, Creo que el peor día de experimento.

Día 17 – 14/05/19

Hoy he llegado a Londres, he pasado por Barcelona y he acabado en mi casa en Valencia. Entre tanto he terminado el doble de tareas que un día usual, es cierto que era día de descanso deporte y día de ayuno, pero también es cierto que he estado todo el tiempo en movimiento. He comprobado más veces el correo de lo que debía, como cuatro o cinco, seis veces el social messaging, tres veces el messenger de Facebook para comunicarme con mi hermano y un nuevo proyecto con Valentino.

No he reaccionado a las tres llamadas que han entrado cuando he aterrizado en España. He estado en contacto con los momentos que antes pasaba sin prestar atención alguna, esto me ha ayudado a encontrar en ocasiones en estado de flow.

Hoy, a pesar de que ha sido junto a ayer, uno de los días de más distracciones, he estado más enfocado y mucho más ultraproductivo. He tenido tiempo incluso de llegar a casa, ordenarla, deshacer maletas, poner lavadoras, dejar todo en estado zen y sentarme a escribir antes del baño relajante, a las 21:30h.

El Monkey Mind hoy ha sido duro y me ha dominado hasta que me he dado cuenta (ahora mismo) debido a un problema de desconfianza, juicios de valor y creencias limitantes con otra persona, esto ha hecho que entrara en una espiral sin final. Distrayéndome de lo que estaba haciendo por al menos tres horas. Finalmente he reaccionado, cuando veía que llevaba mucho tiempo e iba en peor en lugar de mejor.

Día 18 – 15/05/19

Confirmado, estar en un lugar, o aunque sea moverse de una ciudad a otra, conduciendo, o algo que tú mismo realizas, no volar. Eso hace que las posibilidades de enjaular al Monkey Mind sean mayores. Hoy como añadidos, día dos y medios de ayuno, estando en mi residencia en Valencia, después de más de un mes, haciendo deporte, trabajando, descansando, premiándome, y sin comer, claro.

Ha habido una pequeña trampa, cuando he empezado a hacer trabajo que no tocaba. He evitado la mayoría de distracciones, en esta ocasión solo comprobé una vez el email al día.

No han habido excepciones, ni otras distracciones, he mantenido la rigidez en social messaging, he seguido el sistema para las redes sociales, incluso en dos ocasiones, cuando entré, vi la posibilidad de quedar distraído y no solucioné.

El problema de las redes es que en el momento que entras, están diseñadas para ganar la atención con el “dulce” más apetecible. Como he hecho tanto hoy, el problema ha estado, en controlarme para no hacer más de la cuenta y no sumar tareas nuevas al día ni ante ponerlas a lo que quería hacer en el día. Aunque eso también lo quisiese hacer, iba a robar espacio mental y foco.

He acabado el día con un descubrimiento, el Inner Dance Breathwork, un método de respiraciones que ayudan a llegar a un trance consciente muy poderoso. El handicap es que son largas, entre una hora y hora y media, y si meditas como yo lo hago, por cuarenta minutos por la mañana, por la noche, haces ejercicios de quietud y demás, ya es demasiado para lo que es digerible. Aún así, he estado alrededor de 45 min que han sabido a gloria por las sensaciones y cómo me encuentro ahora, en estado de flow.

Día 19 – 16/05/19

El día empezó realmente bien, con el Monkey Mind enjaulado desde el primer momento. Sin embargo, todo se torció cuando realizamos un encuentro de trabajo/reunión para cerrar el diseño de lo que será el nuevo isragarcia.es, un encuentro que duró dos horas, dónde no pude evitar distraer con email (aunque fue la primera vez que lo comprobé en todo el día), iMessage (segunda vez), Telegram (segunda vez). Luego en la tarde me pillé in fraganti intentando publicar algo en Facebook, algo que no había planificado. También hice tres llamadas no planificadas. Durante la reunión hubo tres menos donde me preguntaron y no estuve atento y perdí el hilo por estar haciendo otra cosa.

A nivel personal, he tenido que lidiar con emociones que podrían haberme distraído todo el día, son pequeñas trampas que no ves, pero te consumen vivo por dentro. A pesar de ser casi el cuatro día de ayuno, he cumplido con el deporte, así como responsabilidades personales y profesionales. La sesión de feedback personal y profesional que he tenido con Eric me ha ayudado a detectar nuevos puntos de dolor en el experimento. Por lo demás, y sin ser demasiado duro y exigentes conmigo, creo que lo he llevado como debía llevarlo, es casi imposible vivir con cero distracciones, por mucho que lo intentes, sobre todo si estás en la dinámica de trabajo y una vida donde realizas interacciones, tanto dentro como fuera de Internet.

Experimento cero distracciones, cómo enjaular al Monkey Mind y vivir mejor y con más productividad...

Día 20 – 17/05/19

Día de cero distracciones, pequeñas trampas, interrupciones y ladrones de tiempo. Incluso en la entrevista de una hora con Yossi Hasson para el podcast. Enfocado y en el sitio. En estado de flow varia veces, con porcentajes de ultraproductividad bastante altos.

He podido estar más conectado a todos. Si bien sí he hecho tres o cuatro tareas que no me tocaban, así como cinco llamadas no planificadas, pero no sucumbiendo a ninguna reacción externa salvo la de conversar con mi hermano. Día ultraproductivo, hasta he llegado a Alcoy de Valencia al terminar la ópera, más de 3 horas de deporte, reuniones, entrevistas proyectos.

Día 21 – 18/05/19

La primera pequeña trampa la he vivido cuando he empezado a llamar a mis primos sin tenerlo planificado antes. He interrumpido un proceso de trabajo para hacerlo. A nivel personal hoy ha sido impecable, he conectado con mis amigos cuando estuve con ellos, cuando realicé el proyecto de llevar a amigos a comer a casa de mi abuela, durante casi tres horas. Después por la tarde con uno de mis mejores amigos hablando, en el coche conduciendo, luego cenando con mis padres y tíos.

He comprobado cuatro veces más de lo usual el correo electrónico, así como tres veces más Telegram y cuatro más iMessage y tres veces más el Facebook  messenger. He estado atento a cada interacción mantenida vía offline, ya que online hoy apenas han existido fuera de lo que ha sido trabajo.

Es sorprendente todo lo que se puede avanzar cuando apartas interrupciones, distracciones, pequeñas trampas y ladrones de tiempo.

Día 22 – 19/05/19

Primer domingo donde no tengo que comprobar redes, ya que antes era cada domingo. Y como el pasado, que hacía el número dos, dentro del nuevo sistema, no pude contestar a los comentarios de youtube, los he intercambiado por los mensajes de Instagram donde tenía oportunidades de trabajo para el tour que voy a realizar por Argentina y Uruguay en unas semanas.

Por otro lado, he sido mucho menos inflexible en la norma de comprobar el email, iMessage y Telegram. Sin embargo, en las conversaciones, interacciones y momentos en solitario, o haciendo otras cosas, he sido realmente drástico e inamovible. Lo cual me ayuda a ganar foco, desconectar, estar tranquilo y no estar zarandeado (mentalmente) de un lado a otro. Hoy he decidido no realizar gran mañana ni meditación, si deporte y algunas prácticas com “thought dumping”, journaling y el pequeño diario de la sabiduría de ayer. Me apetecía y lo merecía. He llegado a doblar el trabajo de mañana, pero he parado y he decidido disfrutar, me noto más presencial en cuanto a interactuar con otras personas y conmigo mismo.

Los espacios que creas con otras personas son más puros, más presentes, más poderosos y resonantes cuando no hay distracciones por en medio. Solo utilice el teléfono para una playlist, la misma de la semana, obvio. Al igual que por ejemplo la ropa, sigo el sistema de vestir la misma ropa durante toda la semana, algo que te quita otra “preocupación”.

Día 23 – 20/05/19

Día donde a veces conecto más con las distracciones, pero sé que cuando estoy frente a algo que importa gano más enteros que antes de comenzar el experimento. He trabajado durante todo el día desde primera hora, no puedo esconder que evitar no comprobar nada en todo el día me parece muy complejo, es fácil caer en una comprobación del email, iMessage, o Telegram en mi caso. Las redes sociales sí están más apartadas. Me enfoco 100% a las tareas, pero termino antes, y entonces los espacio son más propensos a llevarme hacia distracciones.

Lo que pienso cambiar ahora es los espacio vacíos llenarlos de lectura, escritura, música, baile, meditación o no hacer nada, o rodearme de amigos, familiares, ocio, e incluso entretenimiento cuando es el momento. Me he visto a mí mismo a punto de ir a enviar un email cuando estaba andando hacia el gimnasio. Así como he fallado al estar tentado en escribir el email cuando estaba en una jornada de trabajo.

Día 24 – 21/05/19

Día donde he olvidado más cosas de lo normal, sobre todo referente a llaves, teléfono, etc, cuando salía de casa. Día de descanso, ayuno y dormir mucho. Eso sí, cada tarea ha sido ejecutada con un enfoque que hacía tiempo que no tenía. Luego me he visto muy distraído por hacer llamadas, enviar mensajes o “aprovechar el tiempo” mientras estaba haciendo otras cosas.

En un momento dado he dejado de hacer otras cosas para estar donde era más importante estar, interactuando con otra persona.

Día 25 – 22/05/19

El experimento se vuelve más interesante por momentos, no porque consigues aquietar el Monkey Mind, sino porque al estar muy atento y alerta a todas sus artimañas. Reconoces todos esos momentos en los que acabas distraído, interrumpido, sin tiempo por haberlo perdido o evadido y entrampado en otras cosas que no debías hacer. Esto es algo de lo que vivo cada día, pero hoy especialmente, segundo día de ayuno y descanso deportivo, habiendo maximizado mi tiempo, tareas y responsabilidades profesionales. Habiendo ojeado el email en dos ocasiones, las permitidas solo, igual con las redes sociales y el social messaging, habiendo hecho las llamadas que necesitaba hacer y las que quería.

He terminado como a las 18:30h, y todavía me he pasado como casi una hora saltando de tareas no planificadas (y algunas irrelevantes) a otras de la misma índole. Hasta que me he dado cuenta, y había pasado un buen rato. Es como cuando he ido a publicar en Instagram, pero sabía que no lo quería hacer, y no lo he hecho. O cuando me he dado cuenta también, del tiempo que paso volviendo a la lista de tareas, cuando en realidad sé las que hay y toca hacer, es como una micro-procrastinación. Aún así, he fulminado los registros del experimento y estos últimos meses. Estado de flow, pico máximo de productividad, enfoque total para cada tarea y cuatro horas de ultraproductividad.

Día 26 – 23/05/19

Día fluído como el de actuar, con algunas trampas en las que he caído sin apenas darme cuenta en las redes sociales. Así como algo de procrastinación estructurada. No Monkey Mind y un estado de flow prolongado por dos horas, creo, cuando he conseguido estar sin distracciones e interrupciones. Al final, lo bueno o malo es que acabo haciendo más de lo que debía.

Día 27 – 24/05/19

Día de nuevo fluido, muy centrado en el trabajo, en el ocio, en disfrutar fuera y dentro del trabajo. En conversaciones y solo en conversaciones, he perdido en tres ocasiones el poder trabajar sin molestia porque no veía hacerlo de otra forma, era lo necesario para respetar el espacio, así como respeto el espacio cuando estoy con otras personas.

Como distracciones podría incluir el rato que he estado enviando emails mientras hacíamos una jornada de trabajo, bueno, en realidad es cuando estaban en la explicación que ya conocía yo, a la otra parte del equipo. Por eso, conscientemente, he decidido hacerlo. Como pequeñas trampas, el entretenerme hablando con los amigos de mi hermano y llegar tarde a una cita. El resto, con tiempo de sobra para todo, enfocado, con momentos de “flow” y con un Monkey Mind más calmado y enjaulado, creo.

Día 28 – 25/05/19

Un día súper enfocado, sin distracciones, madrugando a las 5am, aprovechando la mañana antes de viajar a las 10:30h para Ibiza. Luego el día ocupado con amigos, sin distracciones, sin interrupciones, estando presente y dedicando el tiempo a las personas, como ellas lo dedicaban a mí. Si es cierto que estoy subiendo mas historias que de costumbre, y en estos días hago más llamadas, pero lo hago con muchísima más consciencia. Y nunca interrumpiendo un momento humano. No subiendo fotos que justo acabo de hacer, solo haciendo una sola foto o vídeo, y pasando tiempo de más calidad con amigos. El social messaging y email utilizado como se debía.

Día 29 – 26/05/19

Día enfocado al ocio, descanso y fiesta, sin trabajar en absoluto. Sin utilizar el teléfono para llamadas, mensajes, etc. Día de barco, playa, sol, baile, risas, conversaciones con amigos y compartir mucho. Hoy he notado que esto especialmente presente, siendo más consciente y participativo desde el lado de escuchar cuando estoy con mis amigos. No hay mucho más que añadir que noto mejor calidad en las interacciones humanas. Es como un resultado que no esperaba del experimento. He saltado tras las rutinas, no he realizado momentos de desconexión o quietud.

Día 30 – 27/05/19

En este día he sucumbido por completo a todo, sobre todo a las redes sociales, al iMessage y a interactuar cuando no debía, aunque si lo miro por otro lado, ayer domingo era el día de atender las interacciones en social media, pero no lo hice, y no lo puedo tomar como una excusa.

Me doy cuenta del por qué, y es porque estoy agotado, con las defensas intelectuales y emocionales bajas (resaca), tirado en casa sin hacer nada, y no me apetece, leer, trabajar, hablar o hacer nada que no sea entretenido, y entonces lo más adictivo, entretenido y ocioso y sobre todo “social” es utilizar las redes.

No hay duda que este día he batido el récord de distracciones, pequeñas trampas y ladrones de tiempo. Aunque estuve solo haciendo eso. Porque cuando estuve comiendo con los amigos, en la piscina o luego en la noche tirado en el sofá, estuve presente con ellos, enfocado en las conversaciones y en la creación de momentos especiales. No hubo rutinas ni momentos de enfoque.

Día 31 – 28/05/19

Ha seguido la tónica de ayer, se supone que debía haber desconectado, pero no ha sido tan productivo, he quedado muy distraído por los mensajes y actualizaciones en redes sociales, también he estado muy pendiente al email, apenas he producido trabajo, no he estado nada enfocado, muy distraído, diluido y poco atento. Quizá ha sido el día más desastroso del experimento, pero ha servido para comprobar los efectos de la fiesta y alcohol y horas y horas sin dormir en la lucha contra las distracciones y enjaular al Monkey Mind. Algo que ha sido poco viable en esta ocasión. Todo lo contrario, era como no tener energías para poder enjaularlo y entonces dejarlo más suelto que nunca.

Ha sido muy difícil para mí seguir rutinas, hacer el trabajo que se supone que debía hacer y cumplir con los objetivos principales. No obstante en la conferencia que he realizado para AFE Fútbol, me he visto concentrado y atento, no divagando y entrando en estado de flow por más de 15 minutos (cronometrado).

Día 32 – 29/05/19

He empezado a encauzar estos días a medida que me sentía más recuperado. Sin embargo, solo levantarme de la cama ya me ha costado, habiendo dormido casi doce horas. He estado distraído con la más mínima cosa. No he podido trabajar tan bien com querría, pero he mejorado respecto al día anterior, las redes sociales en esta ocasión solo me han pillado comprobándolas, no contestando, es como empezar a ganar enfoque y atención, pero haber perdido mucha de la que ya había cosechado. Los efectos negativos de la juerga (cero remordimientos).

El vuelo de Madrid a Buenos Aires fue aprovechado todo lo que pude. En el aeropuerto estuve en el aeropuerto y no perdido con las redes sociales o social messaging o “tiempo libre” (pequeñas trampas) como solía pasar.

Día 33 – 30/05/19

Ya en Buenos Aires, a pesar de casi no haber descansado en el vuelo, y llegar a las 7:30 am a la ciudad, he seguido el sistema de ultraproductividad para el experimento casi al 90%, excepto comunicarme con personas de Argentina para los eventos y turismo por la ciudad. También he bajado los brazos en cuanto a flirtear se refiere, porque surgió y me apetecía. El trabajo fue hecho y los índices de productividad, enfoque y ultraproductividad empezaron a ser lo que eran antes de desmadrarme.

Siento que es más fácil no distraerme y perder el tiempo, y que, pero todavía más importante, si lo hago, soy muy consciente de ello casi en el momento que lo hago, esta “habilidad” mejor día a día. Creo que sería lo más destacado del experimento de momento.

Admitir que el adelantar una hora el reloj (en el smartphone), trabajar con la hora de España (en el PC) me da bastantes ventajas porque engaña a mi mente.

Día 34 – 31/05/19

Me he pillado en tres ocasiones yendo a hacer algo que no debía hacer para no distraerme, y justo cuando he ido, he dejado de hacerlo. Aunque la pérdida de enfoque ya ha sucedido, es genial darte cuenta y remediarlo de inmediato. He sido interrumpido en dos ocasiones por dos llamadas que yo había hecho previamente. Han aparecido dos pequeñas trampas, y son dos vídeos que he visto cuando iba a poner el vídeo de la sesión de Power Yoga, dos vídeos que no tenían absolutamente nada que ver, más relacionados con películas, trailers, etc. Algo que todavía falta por dominar, pero que cada vez ocurre menos.

Cuando hacía turismo-running por Buenos Aires he parado demasiadas veces a tomar fotos e incluso a subir historias a Instagram. He estado distraído y he caído en estas pequeñas (grandes) trampas.

Día 34 – 01/06/19

Hoy he estado enfocado cada momento en una tarea y no hay nada que haya interrumpido o distraído de este cometido, he puesto toda la atención e intención posible en cada cosa que he hecho, por minúscula que fuese, ir al baño, ducharme con agua fría, meditar, comer una manzana, enviar un email, enviar un tweet, Al finalizar el día me siento mucho más agotado mentalmente que otros días, solo mentalmente. Pero he estado continuamente en estado de flow, hay una gran correlación entre el enfoque, la atención y hacer una cosa a la vez, aunque fueran por menos de tres minutos la “tarea”. No ha tenido ninguna distracción, ninguna interrupción, no pequeñas trampas, ni cuando hacía deporte por la ciudad siquiera.

Cuando he estado acompañando cenando he caído en subir varios contenidos, grabar unos vídeos y hacer unas fotos que me recordaron a alguien, lo último está bien, pero podría haber hecho la foto y haberlo enviado después. Hacía tiempo que no utilizaba el smartphone cuando estaba con alguien dentro del experimento.

Día 35 – 02/06/19

Domingo, lo que quiere decir que es día para responder en redes sociales, he utilizado las dos horas de bicicleta estática para responder los comentarios en posts de Instagram, así como los mensajes personales, y los mensajes en Facebook Messenger. Eso es lo que han dado de sí las dos horas encima de la bicicleta. A pesar de que todavía faltaban más comprobaciones y atenciones que hacer, las he dejado con diligencia para acabar el resto de la práctica deportiva. He seguido todo el sistema de ultraproductividad contra las distracciones de forma religiosa.

En el taxi de camino a Puerto Madero (Buenos Aires), al haber congestión en la ciudad, he atendido las peticiones en Twitter y los posts en Facebook. Todavía quedaban Youtube y los comentarios del post, que los he dejado para la próxima ocasión. He estado consciente sobre lo que debía hacer y no hacer dentro de esta parte de responsabilidades profesionales. Lejos de eso, no he sucumbido a nada más durante el día. Mientras estaba acompañado, he tenido que hacer una llamada previa vía skype y agendada, para la cual he pedido excusarme, así como al comprobar si me habían llamado, he dejado de prestar atención a la otra persona y así se lo he reconocido.

Día productivo y con más tiempo de enfoque lo cual acaba en más efectividad.

Día 36 – 03/06/19

He visto cómo al entrar en las redes sociales para hacer el trabajo programado de publicar, he dejado varias interacciones en posts de personas con las que siento afinidad, que sorprendentemente Facebook o Instagram te muestran al principio. He comprobado cuatro veces el iMessage y otras cuatro el Telegram. Me he visto obligado a entrar en Instagram messenger para enviar varios vídeos-invitaciones para un evento que realizo aquí en Argentina. Y he vuelto a aprovechar la bicicleta estática para rematar todo el trabajo de interacción que ayer dejé suelto. No era lo ideal, pero sentí que era necesario y tenía el hueco, porque había acabado mi jornada de trabajo a las 15h. Aunque perfectamente podría haber estado pedaleando y no haber sucumbido al Monkey Mind – y a esta pequeña-gran trampa.

Día 37 – 04/06/19

Hoy ha sido un día de enfoque total, segundo día de ayuno, día uno de mis descanso deportivo semanal. He hecho excepciones como compartir contenidos, pero lo he hecho cuando no he tenido nada en lo que enfocarme.

También he dado un largo paseo por la ciudad de Buenos Aires que me ha llevado a un estado de flow absoluto, en comunión perfecta conmigo mismo, luego he ido a unos jardines de viveros donde he estado sentado por no sé cuánto tiempo, tan solo mirando el surtido de una fuente, como el agua fluía, bajaba y subía, entonces cómo se desplegaban todas las partículas de agua y chocaban las unas con las otras. Ha sido sencillamente fantástico, sobre todo por la simpleza del momento.

He comprobado las redes y el social messaging las que tenía que comprobar. Además de haber comprobado el email una sola vez en el día, al final. He grabado el vídeo de la segunda fase del experimento con todas las impresiones, algo que estaba procrastinando día tras día desde hace días. No interrupciones. No distracciones, ni siquiera al saltar de tarea, cosa que no he hecho hasta que finalizara la que estaba realizando. Sigo con la misma playlist (por siete días), y con la misma ropa (por siete días también), respeto la conexión con otros y observo más y mejor que antes de empezar el experimento.

Día 38 – 05/06/19

Día de trabajo intenso, al romper ayuno, pero descansar y además madrugar más de lo normal, he podido completar más tareas que tenía atascadas, así como las que he procrastinado. He avanzado más rápido y he estado tranquilo intelectual y emocionalmente. He caído en dos distracciones, he sido interrumpido en una ocasión, he caído en dos pequeñas trampas y ha aparecido un ladrón de tiempo. Todo esto a pesar de que he estado súper presente y he cometido excepciones que me han permitido desarrollar mejor mi trabajo, comunicarme a distancia con los que quiero y seguir disfrutando de mis estilo de vida.

Es casi inviable vivir sin distracciones, pero vivir mejor, más enfocado, presente, atento y en flow prolongado es más posible al intentar evitar toda distracción, siempre teniendo en cuenta el no entrar en una guerra sin fin por estar siempre alerta.

Día 39 – 06/06/19

Día de flow por la charla que he tenido, los paseos y los momentos de conexión con otras personas, aunque cansado por el desgaste que significa. He comprobado las redes más de lo que pensaba. Es realmente complejo no caer en la tentación, al menos sé que cuando lo he hecho era consciente. Nunca dejar de interactuar con una persona para estar distraído o interrumpido.

Cualquier cosa que hago, la hago mejor, con mejores resultados, en menos tiempo, disfrutándola más porque sé que estoy haciéndola y pongo empeño, la clave está en saber que solo vas a hacer eso, aunque dures diez minutos o durar cuarenta y cinco minutos, estar obsesionado con ese momento, sin saltar a otro de forma indiscriminada.

Por trabajo, y en ocasiones, como excusa perfecta, he subido más Instagram Stories y contenidos de lo que el sistema de ultraproductividad inicial marcaba tal y como fijé. No he hecho de esto un drama, porque lo esencial es adaptar este experimento a mi vida, actuando con rectitud pero no siendo rígido ante cualquier circunstancia, eso solo me perjudicaría en lugar de beneficiarme. Eso sí, soy consciente, lo reconozco, lo acepto, lo anoto y trato de extraer lo bueno y el aprendizaje.

Día 40 – 07/06/19

Último día de experimento. Empezando muy bien y torciéndose a medida que avanzaba el día, en parte viéndolo y permitiéndolo. La parte más angustiante ha sido en el taxi del alojamiento en Palermo (Buenos Aires) al aeropuerto para salir hacia Montevideo (Uruguay), ya que estaba totalmente distraído por la actitud y comportamiento del taxista, algo que por mucho que quisiese me daba cuenta de que no podía cambiar. Sin embargo, no hacía más que tomar decisiones de tráfico equivocadas – como ir contra la ruta que marcaba la APP Waze – que hacía que consumieran tiempo que me haría falta para poder tomar el vuelo. He reconocido claramente como esto se convertía en un ladrón del tiempo y además una grandísima interrupción, quitándome la concentración en escribir el post para isragarcia.es que escribía de camino al aeropuerto.

Una vez allí y ya sabiendo que llegaba, he ido retomando el enfoque, la productividad, y la ultraproductividad, estando un poco trastocado y cayendo en las distracciones de siempre más fácilmente que nunca: email, redes sociales, social messaging, audios, etc.

Una vez he llegado a Montevideo, he reservado el lugar donde residir al menos por tres días y he estado enfocado hasta que han cancelado la reserva cuando estábamos a punto de llegar. Supongo que para ser el último día eran como pruebas. Luego, antes de salir a hacer deporte ya en Montevideo, he estado atrapado por varios ladrones del tiempo que eran tareas que no venían a cuento, pero ahí estado. La parte buena de todo es darte cuenta en el momento y despeñes, y no fustigarte o hacer un drama. No obstante, todas las tareas principales acabadas, viajar de un país al otro, con todo lo que conlleva, dos veces deporte en el día, explorar, cenar fuera, ver una película.

Han aparecido estados de flow en determinados momentos.

Vivir sin distracciones, una utopía. Anular al Monkey Mind, a años luz. Sin embargo, hacer una jaula cada vez más pequeña y tenerlo atado para que salte cada vez más cerca, muy posible y viable.

Reflexiones e impresiones

Además de las sensaciones diarias escritas, también hice un seguimiento más resumido y reflexivo en el vídeo que aquí encontrarás:

El diferenciar vídeo de texto, ayuda a profundizar todavía más.

Hipótesis sobre enjaular al Monkey Mind

La importancia relativa del experimento enjaulando al Monkey Mind está en los siguiente elementos:

Encontrar una solución digital de utilidad para poder estar más concentrados y menos distraídos ante cualquier punto de evasión digital.

Diseñar una solución analógica que ayude a poder tener una relación más sana, humana, atenta y valiosa con nosotros mismos y con los que nos rodean: equipo, familiares, amigos, etc.

Comprobar que sucede a medida que las distracciones e interrupciones se van eliminando.

Verificar si se puede llevar una vida con cero distracciones, cuánto cuesta llevarlo a cabo, qué sucede, cómo conseguirlo y cómo se siente el individuo (en este caso yo)

Dónde está el límite de tamaño para la jaula del Monkey Mind.

Definir si hay una correlación entre menos distracciones, interrupciones y otros ladrones de tiempo, la calma mental, el estado de flow y una vida más plena. O si por lo contrario el precio de lograrlo acaba dejándonos exhaustos.

Aprendizaje validado sobre el Monkey Mind

Experimento cero distracciones, cómo obtener más productividad...

Los objetivos primarios que validan o invalidan las hipótesis del experimento. Principalmente basado en los sistemas diseñados para probar la validez y eficacia del experimento y conseguir así vivir sin distracciones (que se pueden consultar aquí), y por consiguiente, enjaular al Monkey Mind:

  • Asistir a reuniones, encuentros con otras personas, con bloc de notas para escuchar y anotar es una buena técnica que logra que no nos distraigamos por muy monótona que sea la reunión o conversación.
  • Al realizar solo llamadas destinadas al día y evitar el resto, las interrupciones disminuyen considerablemente. Esto requiere un gran nivel de alerta para no caer en esta pequeña trampa.
  • Es casi imposible no responder a ninguna llamada que no esté programada, pero sí es posible posponer a luego. Preferiblemente a un momento donde estemos libres para realizarla.
  • No podemos contar como distracciones todo lo que implique un contacto genuino con personas importantes. Siempre que esto no suponga interrumpir procesos en curso y en desarrollo.
  • Los espacios de Quietud Total fueron respetados en su totalidad. Esto posibilita la amplitud entre estímulo y reacción. Necesaria para poder visualizar y captar al Monkey Mind cada vez que salta.
  • Las afirmaciones estoicas funcionaron de una forma inesperada. En lugar de ser sobre situaciones, eran sobre las propias distracciones y Monkey Mind, visualizar cuando saltó, por qué, por qué no lo vi, qué sucedió después, etc. Esto fue una de las claves de la parte exitosa del experimento.
  • Extender los tiempos de meditación e incluir la sesión nocturna ayudó a ver con más perspectiva y ecuanimidad cada ladrón de tiempo o distracción que ocurría. Restando así importancia a un proceso que sucede sí o sí, y que podría haber acabado frustrándome.
  • Las decisiones de 30 segundos fueron retadoras en momentos, pero ayudaron a no caer en vacíos de tiempo donde no fuera operativo.
  • Fueron 40 días sin apenas pedir feedback o segundas opiniones, y debo admitir de que marchó mejor de lo que esperaba. El resultado del trabajo posterior o bien se asemeja al conseguido antes del experimento o mucho después. Esto hizo darme cuenta del tiempo y energía que perdía en reafirmaciones, aprobaciones o validaciones, hasta yo, que considero que no lo hago en el 90% de las ocasiones.
  • Diría que en un 70% de las veces cumplí con el “hack” de comer la misma comida cada día en las diferentes comidas. Cambiando luego cada 7 días. Creo que aquí, por mi parte, faltó una mejor planificación y variedad de alimentos.
  • Al estar viajando entre Ibiza, Madrid, Argentina y Uruguay, fue fácil el no estar cambiando de ropa, ya que solo llevaba la misma. Entonces el peligro era más bajo. No supuso nada diferencial respecto a los resultados que obtenía antes del experimento.
  • Decir más “no” puro entretenimiento televisivo fue fácil, igual a personas y conversaciones no resonantes. Esto me ayudó a estar más conectado conmigo mismo.
  • Adquirí cero bienes materiales no necesarios, casi como es habitual en mí. No diferencia aquí.
  • El atender con total atención a cada persona con la que interactuaba se convirtió, sin duda, en lo más difícil del experimento. Fue lo que más consciencia me dio sobre cuando sucedían esas distracciones o interrupciones.
  • El 90% de los días resultaron con más enfoque y porcentaje de productividad, debido a estar concentrado en acabar las cuatro cosas más esenciales profesionales, y luego los asuntos personales.
  • Este hack fue otro de los más transformadores: comprobar el correo entre una y dos veces al día. Algo que conseguí en la mayoría de las ocasiones, y que ahora, después de acabar el experimento enjaular al Monkey Mind, sigo practicando.
  • En cuanto a interactuar en las plataformas social media cada dos semanas, hubo veces que fue cada dos semanas y otras cada semana. Ya que en muchas ocasiones encontraba oportunidades de trabajo que podrían perderse si respondía cada dos semanas, no siempre era así, pero sí la mayoría de veces. En Instagram stories, cumplí con el sistema de no fijarme en ellas y compartir las que me mencionaban. Esto, indudablemente, hizo subir el porcentaje de enfoque y productividad y lograr estados de flow más continuados.
  • Una publicación al día en social media, seguir esta medida de contención me ayudó a estar más enfocado a mi trabajo, a la vida, y a las propias distracciones, lo que me ayudó a detectar mucho mejor cada vez que el Monkey Mind daba un movimiento.
  • Apenas compartí contenidos puntuales, pero los que compartí, iban relacionados con objetivos profesionales. Ninguna mejoría o anotación extra que hacer aquí.
  • Seguir con mi estrategia de publicaciones de contenidos, que al final es parte de mi labor profesional – y si casi personal – se hizo más simple y llevadera al no caer distraído entre medio en tantas ocasiones.
  • Instagram stories fue un poco dolor de cabeza, no al principio, sino más a la segunda fase del experimento. Era un engaño sutil, claro al estar viajando entre Sudáfrica-Garden Route, España, Argentina, Uruguay, era más fácil caer en la tentación de retratar algo y subirlo. Lo que inevitablemente restaba capacidad de atención y soltaba un poco más al Monkey Mind de la correa. No obstante, no sucumbí, más que en unas tres o cuatro veces, a subir la foto al instante, lo cual todavía me hubiera distraído mucho más. Cuando lo utilicé una vez por día, notaba mi cabeza y mi trabajo y mi comportamiento más centrado.
  • Uno de los grandes “hacks” y grandes logros es haber dejado por completo mi relación con el smartphone cuando estaba con otras personas. Y más importante aún, cuando estaba solo, que es más fácil caer en esa “pasión”. Únicamente lo utilicé para, como decía en la definición del sistema, las APPs que podrían ayudarme, como Google Maps, Skype, Keynote, etc.
  • iMessage y Telegram si fueron más dolores de cabeza. El “hack” aquí era encargarme de ellos una vez al día, no fue así. Hubo días de comprobar tres o cuatro veces, alguno otro cinco o seis, pero ya está. No fue tan mal, y eso hizo que se notara en mi spam de atención y distracción.
  • Escribí posts más cortos, tweets más cortos, historias más cortas. Eso me ayudó a poder tener más ultraproductividad.
  • Uno de esos descubrimientos dignos de resaltar fue el de escuchar la misma playlist durante 7 días. En muchos casos fue música “down-tempo” tibetana, budista, china, japonesa y otras vertientes. Diría que fueron incluso más de una semana lo que pasé escuchando la misma lista de música. Cuando la música es apropiada, se pueden lograr más y mejores cosas.
  • Eliminar el “entretenimiento” de youtube a deshoras para mí fue clave. Esto me dio casi 5 horas a la semana. No es mucho comparado con la media, pero para mí, esas 5 horas eran como 15.
  • El salto de tareas fue crítico, y lo más fascinante para mí ocurrió antes de saltar a otra. El verme a mí mismo a punto de saltar hacia otra tarea, me daba ese espacio de tiempo para parar ese impulso y seguir en la tarea. No digo que no lo hiciera, pero en proporción, como un 90% menos que antes de empezar este experimento.

Consideraciones y limitaciones

Aquí se detallan factores a tener en cuenta y obstáculos que aparecieron, fueron inevitables y marcaron el transcurso del experimento de intentar enjaular al Monkey Mind:

  • Anular por completo al Monkey Mind es algo improbable.
  • Cuanto más es el cansancio, más es la probabilidad que bajes los brazos frente a las distracciones.
  • A más energía, descanso y buen estado de ánimo, más propensos seremos a evitar estar “desconectados”.
  • He llegado a contar más de 322 posibles mecanismos distrayentes en un día.
  • Hay distracciones tan sutiles que pasan por alto cada día.
  • Vivimos tan adictos al mundo en el que estamos sumergidos, y la adicción es tan inteligente, que no nos enteramos de todo lo que nos roba vida (tiempo)
  • Es inviable vivir sin distracciones por más de 2 días, al menos en el caso que he concluido en el experimento.
  • Los aeropuertos eran lugares trampa, porque al estar “on the go”, solía romper las reglas más a menudo. Entre tanto ruído, es más fácil caer en la tentación.
Experimento cero distracciones, cómo vivir mejor y con más productividad...

Conclusiones sobre el Monkey Mind

Se requiere de mucha autodisciplina y robustez para primero seguir cada uno de los parámetros que componen ambos sistemas, el entorno digital y analógico. Y segundo para llevarlo a cabo cada día sin errores, desviaciones o dilaciones. Esto último, en este experimento, fue posible en pocos días, de ahí la conclusión.

Reducir la rigidez de los sistemas, normas o comportamientos es clave para poder realizar pruebas exitosas en este tipo de experimentos.

Lo más importante que extraigo del experimento, no es que eliminara todas las distracciones, interrupciones, ladrones de tiempo o pequeñas trampas. Tampoco que subiera mis niveles de enfoque, productividad, ultraproductividad o hiciera que el estado de flow apareciera más veces por más tiempo. Ni siquiera fue el construir una jaula más pequeña al estimado Monkey Mind. Algo que fue posible, como puedes ver en el cuadro de mando, en el día a día, y en los aprendizajes validados. Lo más prominente fue el incremento de consciencia y atención sobre lo que puede estar distrayéndome o interrumpiéndome. La capacidad de ver y responder (o no) más rápido y eficiente. Eso vale más que intentar acallar a una mente mono a la que llevamos toda la vida dándole miles de cacahuetes cada día.

¿Preguntas? ¿Algo que pueda aportar o haya quedado en el aire sobre mi relación – o la tuya – con el Monkey Mind?

Atribución imágenes: Flickr // Google.

Jun
6

Ser ultraproductivo es más fácil que la productividad que conoces

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

Estoy sorprendido con la cantidad de personas que todavía creen que la ultraproductividad (o incluso la productividad más básica) se consigue con APPs de productividad para tablet, smartphone o PC, leyendo blogs de productividad, escuchando podcasts para ser más productivo, asistiendo a conferencias de productividad eficiente o incluso participando en talleres de mi querida ultraproductividad. Pensamos, “con más estrategias, técnicas y discusiones seré más ultraproductivo”.

¿Eres más ultraproductivo/a? ¿Cuánto más?

La productividad de la ultraproductividad

Debato conmigo mismo cuánta ultraproductividad viene de las nuevas técnicas o herramientas, y cuánta proviene de obsesionarnos con la no-ultraproductividad y decidir hacer algo que impacte, ahora mismo.

Antes de que Internet, social media, smartphones y tecnologías disruptivas aparecieran, ya había personas ultraproductivas, todo ello sin herramientas de productividad. Cuesta imaginar si en realidad les hubieran enseñado a hacer más, mejor, más rápido e impactante.

Seguro, los sistemas, superhábitos y habilidades núcleo importan. Tanto como apartarte de las distracciones y simplemente hacer lo que sabes que necesitas hacer. Sin embargo, siempre que quieras encontrar un lugar para esconderte, lo encontrarás.

La productividad de ser ultraproductivos: más fácil

¿Cómo ser ultraproductivo fácilmente? 7 principios básicos que no he mencionado antes al hablar de este tema:

  1. Prepárate para lanzar, acometer, iniciar, intentar, probar, experimentar y hacer el máximo posible, cada día.
  2. Evita cualquier cosa que pueda suponer una distracción, interrupción, ladrón de tiempo o pequeñas trampas. (Revisa este experimento que estoy a punto de finalizar)
  3. Evita comprobar las redes sociales tanto como puedas. Esto implica leer, responder, etc.
  4. Lánzate antes de saber la respuesta. A veces es doloroso, pero es la forma más eficiente de avanzar que existe.
  5. Crea algo cada día, lo que sea, una partitura, cuadro, escultura, blog-post, podcast, vídeo, reflexión, cita, canción, diseño, etc.
  6. Colabora con las personas que merecen tu energía, atención y compromiso.
  7. Convierte tu día en un ritual de cosas que te hacen bien en lo profesional – y en lo personal.

El instinto de producir un gran trabajo no requiere Evernote, un Moleskine o un iPhone X.

Atribución imagen: Garden State Hiker.

May
17

Cómo crear “La Gran Noche”

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Podcast, Productividad  //  No Comments

Gana la mañana y ganarás el día, fantástico, no podría estar más de acuerdo. Sin embargo, eso no es todo… Gana también la noche, porque, primero cerrarás el día como se merece, de forma triunfal. Segundo, descansarás y recargarás mucho mejor. Y tercero, te habrás posicionado para ganar la mañana antes de ni siquiera empezarla.

Es el equilibrio (después de bailar en los límites) lo que nos da ese rendimiento excepcional que nos hace estar en un nivel diferente. Más energía, más enfoque, más fuerza y paz interior, mejor actitud y buen humor, más capacidad de esfuerzo, asimilación y estado físico, mental, emocional y espiritual. ¿Cómo llegar? Empezando por La Gran Mañana, sí, pero también finalizando por La Gran Noche.

La Gran noche - Isra García

Disrupt Everything #80 – La Gran Noche

El episodio número ochenta va para este sistema de ultraproductividad conocido como La Gran Noche. Una serie de hacks y superhábitos de alto rendimiento orquestados de forma que nos ayuden a crear la noche perfecta. Un espacio para desconectar (y conectar con uno mismo), fluir, relajarse, descargar todo tipo de cargas y sobre todo sentirse bien, estando en el mayor estado de paz posible. Va sobre ser gentil, amable, agradecido y respetuoso con uno mismo en las cuatro dimensiones del ser humano.

La Gran Noche- sistema de ultraproductividad y alto rendimiento holístico

Escucha directa

Índice de contenidos

  1. Intro a la ultraproductividad aplicada.
  2. Desconecta los dispositivos.
  3. Momento conmigo mismo.
  4. Ejercicios de respiraciones de danza interna.
  5. Ducha – o baño – relajante.
  6. Espacio de quietud.
  7. Tónico del sueño.
  8. Estiramientos para descansar.
  9. Inversión.
  10. La escalera de la vida.
  11. Los cinco atajos para el crecimiento exponencial.
  12. El pequeño diario de la sabiduría interna.
  13. Clase con Alan Watts.
  14. Estilo libre.
  15. Equipamiento para el gran momento.
  16. Sobre crear La Gran Noche.

Recursos:

Escucha, descarga, suscripción

Escúchalo y suscríbete víaa iTunes, Spotify, Google Play, Ivoox, Castbox FM, Player FM o RSS. Incluso puedes acceder al canal de vídeo y visualizar las series web…

disrupt everything podcast RSS
Disrupt everything podcast iTunes
disrupt everything en spotify - Escucha disrupt everything en Spotify
Disrupt everything podcast series by Isra Garcia  en Google play
Escucha Disrupt Everything en Ivoox
pt Everything en CastBox FM

También puedes escucharlo directamente desde la página principal del podcast.

Atribución imagen: B.Mayo.
Abr
20

Rendir al máximo

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  No Comments

En la edad de la industrialización, las empresas definían un buen trabajo por aquello que cumplía con las especificaciones dadas. Los profesores medían a un buen alumno por las respuestas acertadas en un examen. Los padres definían a un buen hijo por las calificaciones en el colegio. Si haces lo que se te dice, a tiempo, sin rechistar, sin gastar mucho y cumpliendo los estándares como el resto, es un buen trabajo, serás un buen empleado/alumno/hijo. Rendir al máximo era algo diferente a lo que debía ser. Lo terrible es que esto no ha quedado en esa época, esto sigue ocurriendo hoy en día. En la misma economía disruptiva.

Entonces, un mal trabajo sería lo opuesto. Uno que requiere adaptabilidad, rediseñar, reparar, reprogramar o improvisar. El trabajo mediocre, según el statu quo, será ese que salta por encima de las reglas y llega donde no se atreven a llegar otros. Entonces, un mal alumno sería ese que no se conforma con “lo normal”, el que cuestiona, el que se posiciona, en que pide más porque merece más. Y entonces, un mal hijo serçia el que decide ignorar el libro, los tests y las calificaciones para desarrollar su genialidad. ¿En serio?

Estamos viviendo un momento lleno de éxtasis, en una economía que no deja de evolucionar, así como la forma de aprender, convivir y trabajar. Como explicaba Emilio Ronco, los cambios son tan rápidos y bruscos que han superado la capacidad de adaptación de nosotros, los seres humanos. Si esto es así, y lo es, ¿cómo seguimos todavía anclados a un sistema tan miserable?

Lo que rendir al máximo significa

rendir al máximo - alto rendimiento

Hoy hay dos formas de rendir al máximo entendidas distintamente:

  1. Rendir de forma óptima, impactante, holística, humana y destacable: una forma de actuar, trabajar y vivir que cumple con lo que significa vivir hoy, y que al mismo tiempo excede expectativas tanto, que fija las miradas en nosotros. Óptima, porque no sobra nada ni falta nada, es el punto de equilibrio. Impactante porque tiene como objetivo el cambio positivo. Holística porque alinea las dimensiones física, emocional, intelectual y espiritual. Humana porque es vulnerable. Y destacable porque se merece destacar. Es aplicable a cada faceta, es posible por las herramientas, las facilidades y los recursos de los que hoy disponemos.
  2. Rendir con pasividad, pereza, negatividad, ego y mediocridad: poco que decir al respecto que no se haya dicho ya. Este es el subproducto de la industrialización. Es el legado que pensamos que nos han dejado, pero no, eso es solo una excusa más para no saltar a #1.

Es difícil rendir al máximo cada día en cada forma posible. Lo sé, porque las expectativas continúan subiendo. Lo cual lleva a una nueva categoría: alto rendimiento personal. Un rendimiento normal es anónimo y olvidadizo (aunque podría ser importante). Por otro lado, un rendimiento personal, es algo humanizado y por lo tanto preciado, se convierte en memorable porque la orta parte fue tocada por otra persona. A menudo, muy a menudo, rendir al máximo es algo personal, como el resultado brillante, así que personal sería más que suficiente hoy.

Atribución imagen: jigsawstocker – www.freepik.es.

Abr
18

Experimento cero distracciones: enjaulando al “Monkey Mind”

By Isra Garcia  //  Experimentos, Productividad  //  No Comments

Por alguna buena razón, este año es el que de momento menos experimentos he llevado a cabo, tan solo dos. El primero fue Quietud Total y el segundo Conversaciones Aleatorias con Extraños. Tengo cuatro grandes experimentos preparados, pero no acababa de decidirme para llevar uno a cabo. Entonces mantuve una conversación con Valentino a los días de estar aquí en Ciudad del Cabo. Su feedback me hizo darme cuenta que podría estar más desviado y distraído de lo que pensaba. Así que sentí que debía ir por ese camino, enfrentar aquello que podría estar restándome. Es de ahí donde nace el experimento cero distracciones.

Voy a hacer todo lo que esté en mi poder durante tres meses para vivir sin distracción alguna. Voy a ignorar cualquier interrupción o ladrón de tiempo, así como cualquier herramienta, mecanismo o persona que pueda suponer una amenaza para estar enfocado en lo que estoy haciendo, viviendo o sintiendo, solo o acompañado. Siento que es el experimento más complejo que he realizado hasta ahora.

Finalidad del experimento cero distracciones: enjaular al Monkey Mind

cero distracciones experimento - como enjaular al monkey mind

Este experimento tiene como última finalidad comprobar si es posible enjaular al Monkey Mind, un término budista utilizado para referirse a esa parte de nuestra mente que es caprichosa, incesante, inagotable, confusa, incontrolable e incoherente. Justo la que nos evita de vivir presentes y conscientes de la realidad en la que vivimos. Es el causante de las distracciones, interrupciones, falta de concentración, atención deficiente y evasión de lo que más importa, estar aquí y ahora. Para mejor ilustración, cuando escribía este párrafo, el Monkey Mind me llevó a utilizar el teléfono para responder un mensaje, dejando lo que estaba haciendo, perdiendo atención y enfoque por algo que no era una prioridad en absoluto… ¿Te suena?

Hipótesis

Lo que el experimento cero distracciones trata de demostrar es que se puede vivir en un estado permanente de enfoque, conexión interior, resonancia con otras personas y flow con trabajo y vida. Sin embargo, inicialmente, se cree que solo es posible hacerlo aquietando la mente y evitando/erradicando cualquier tipo de distracción analógica y digital.

Cómo voy a intentar enjaular al Monkey Mind

En este experimento el método es la clave. He diseñado una estrategia inicial que imagino que irá variando y cambiando a medida que voy avanzando y obtener más resultados que poder contrastar.

He confeccionado un sistema de ultraproductividad construído especialmente para este experimento. El sistema (o método) se divide en varias partes:

Cero distracciones – analógico

  • Asistir a reuniones, presentaciones, exposiciones o jornadas de trabajo con bloc de notas para tomar las impresiones, conclusiones, feedback o claves de cada intervención. Actuar sobre ello como paso posterior.
  • Realizar solo las llamadas programadas en el día.
  • No responder a una sola llamada que no esté planificada, sino pasarla al día siguiente. A menos de que sea de mis personas importantes.
  • Crear cuatro espacios de Quietud Total de entre 5-10 minutos al día: mañana, mediodía, tarde y noche.
  • En la mañana realizar afirmaciones estoicas sobre las distracciones que podrían aparecer para desviarme del camino.
  • Meditar como hago cada mañana entre 33-43 minutos, y meditar 10 minutos por la noche. Enfocando esta última meditación a darme cuenta de todo lo que me he dado cuenta durante el día. Dedicar los últimos minutos de la meditación matutina a visualizar mejor el Monkey Mind.
  • Tomar decisiones en 30 segundos.
  • Esquivar los procesos de trabajo que impliquen feedback, opiniones, decisiones o aprobaciones de terceros.
  • Comer la misma comida en las diferentes comidas diarias. Cambiar de alimentación cada siete días.
  • Vestir la misma ropa durante diez días a la semana. Mismo modelo, cambiando las prendas.
  • Eliminar los espacios de tiempo dedicados a series, noticias o conversaciones no conectadas con lo que considere como importante para las personas que me rodean y para mi mismo.
  • No adquirir ningún bien que no sea de mi primera necesidad o que me acerque a mis objetivos.
  • Prestar atención extrema a cada persona con la que converse.
  • Enfoque máximo en los cuatro triunfos (las cuatro trareas clave que necesitas para ganar el día), tan pronto como empiece la jornada de trabajo.

Cero distracciones – digital

  • Redactar, responder y comprobar el correo electrónico dos veces al día, mediodía y tarde.
  • Leer, responder comentarios y mensajes en plataformas sociales cada dos semanas, sábados o domingos. Esto significa que perderé todas las historias de Instagram que sean compartidas conmigo, o aquellas en las que sea mencionado.
  • Realizar una publicación al día en LinkedIn, Facebook (página), Twitter y Pinterest, la cual tendrá que ver con lo que creo a diario aquí, en isragarcia.es. Realizar una publicación en Instagram cada uno-tres días. En el perfil de Facebook solo publicaré de forma puntual y de forma bastante más escueta que de costumbre.
  • Compartir contenidos puntuales que respondan a propósitos y objetivos específicos y relacionados con el trabajo que realizo.
  • Seguir publicando un vídeo cada día en el canal de Youtube. Así como un podcast semanal, artículo semanal en isragarcia.com, en Medium y en mi espacio en Expansión.
  • Publicar una sola historia (en Facebook e Instagram) al día, al comienzo o al final del día. La historia será un chispazo escrito a mano por mí.
  • Usar el smartphone para utilizar Uber/Cabify, mapas, Skype, Evernote, Keynote Remote, Sleep Cycle, Apps de finanzas, Google Drive, Spotify, y otras APPs de productividad. Nunca cuando esté con otras personas, a menos de que sea consciente de que es estrictamente necesario. Tampoco será utilizado cuando esté conmigo mismo.
  • Contactar, responder y enviar mensajes en iMessage y Telegram una vez al día – plataformas de social messaging habilitadas únicamente para equipo, amigos cercanos, familiares, clientes, proyectos.
  • En el caso de tomar fotos, tomar una sola foto, salga como salga. Misma dinámica para grabación de vídeos. No subiré fotos ni vídeos de forma instantánea.
  • Utilizar menos textos y palabras, menos contenido, menos minutos, menos para decir lo mismo.
  • Escuchar la misma playlist durante toda una semana. Luego cambiar al siguiente.
  • Descartar la visualización de cualquier vídeo, audio o contenido visual que se considere “entretenimiento” fuera de los momentos designados para ello. Y estos son: en el desayuno, en la comida y en la cena, en caso de no estar acompañado.
  • Cambiar de tarea solo cuando la he dado por terminada, no saltar de tarea en tarea de forma aleatoria, indiscrimianda y evasiva.

Ya practico muchos de los hacks que forman el sistema cero distracciones. Lo que he hecho es ser más sólido aumentando severidad y tiempo. Otros hacks son nuevos.

Nota: este sistema es complementario a los sistemas de ultraproductividad ya integrados, así como el algoritmo de Alto Rendimiento Holístico.

Próximos pasos

A partir de hoy mismo esto es todo lo que sucederá:

  • Empezar a monitorizar, a diario, una serie de parámetros cuantitativos y cualitativos que estoy desarrollando, los cuales permitirán poder hacer un mejor análisis del experimento.
  • Realizar a diario un proceso de feedback para evaluar el progreso.
  • Cada semana grabaré un vídeo con las conclusiones semanales. Al final del experimento, uniré todo el material y crearé un vídeo-documental completo que será publicado aquí.
  • Consideraré ir incluyendo nuevos parámetros, sistemas, técnicas y estrategias con las que ir ajustando los resultados que se vayan obteniendo.
  • Cada mes publicaré un informe con seguimiento, descubrimientos, avances y conclusiones del experimento cero distracciones.

Debo admitir que entro en un experimento que siento que necesito, porque estoy dispuesto a eliminar las distracciones que más daño hacen sin renunciar a una vida plena. Creo que es posible, de ahí que ya tenga lista la jaula donde pienso aprisionar al Monkey Mind.

Atribución imagen: Collective Evolution.

Feb
28

90 minutos durante 3 meses

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

Creo en trabajar duro, sí, pero al mismo tiempo también en trabajar inteligentemente. ¿Tienes una fórmula?

Imagina qué sucedería si…

  • Trabajaras en el desarrollo del producto que tienes en mente cada día durante 90 minutos. ¿Te imaginas lo que serías capaz de crear en tres meses?
  • Entrenaras en ejercicios de fuerza y carga combinados cada día durante 90 minutos. ¿Te imaginas todo lo que serías capaz de mejorar en tres meses?
  • Escribieras sobre todas las ideas sueltas sobre el libro que tienes en tu mente durante 90 minutos al día. ¿Puedes ver dónde serías capaz de llegar en tres meses?
  • Incluyeras cada día un nuevo punto de contacto de marketing para tu servicio, junto a su diagrama de flujos, y dedicaras 90 minutos para explicarlo, extenderlo y desarrollar sus líneas de interacción y momentos de la verdad. ¿Sabes cómo de valioso, útil e impactante sería tu customer journey en tres meses?
  • Vendieras tu empresa durante 90 minutos a clientes potenciales que podrían ser propensos a ser impactados por el cambio que tu producto/servicio genera. ¿Qué progresión crees que alcanzaría en tres meses haciéndolo cada día?

Sea lo que sea aquello que tengas en mente. Tengo la fórmula, cada día durante 90 minutos, durante tres meses. Imagínate cómo de lejos llegarías.

Trabajar duro y trabajar inteligente - la fórmula de 90 minutos al día durante tres meses

No me digas que no tienes tiempo, tienes tiempo. Lo que necesitas es una fórmula que te haga ir más allá, está podría ser una: “90 minutos al día durante tres mes”.

Trabajar duro no es suficiente…

Las personas piensan que o bien hay que trabajar duro, o bien hay que trabajar de forma inteligente. La respuesta es “ambos”. Es por eso que nació ultraproductividad. Tienes que trabajar duro y con perspicacia basándote en tu ambición y en lo que eres capaz de hacer día a día.

Cuando hablo de trabajar cada día, de no desfallecer, de ser autodisciplinado, de no parar de persistir, de meter más energía, más intención, más inteligencia y más entrenamiento. No lo hago con el ánimo de fatigarte, todo lo contrario, no es sobre el esfuerzo, en realidad, es sobre lo que todo esto hacer por tu mentalidad.

No mejoras estando quieto, no progresas sin esfuerzo, no avanzas sin impulso.

Si estás dispuesto de dedicar 90 minutos al día durante tres meses lograrás cosas que no imaginabas.

Pruébalo.

Atribución imagen: Sean Davis.

Feb
16

Habilidades para dominar la ultraproductividad

By Isra Garcia  //  Habilidades, Productividad  //  No Comments

La productividad como la conocemos no es productiva en absoluto. Es algo que queda latente cuando llega el momento de trabajar el área de ultraproductividad. Flaqueza presente cada vez que interactúo con un participante de Stand OUT Program, Inconformistas o Programa de Excelencia para personas desempleadas, o trabajo codo a codo en un taller o consultoría de ultraproductividad.

Resulta que la productividad como la conocemos hoy, y la venden, es un desperdicio. En la empresa no es útil ni para el empleado, ni para el jefe. Es estresante y no es lo suficientemente consistente como para crear un impacto duradero que tenga efecto. En autónomos, freelancers, empresarios es incluso más deprimente… Todos buscan el oro de ser productivos y la mayoría acaban incluso pero que al principio: frustrados, decepcionados, sobrecogidos y abrumados.

las habilidades ultraproductivas más impactantes

Este problema podría erradicarse si:

  1. Enfocamos las energías en lo que importa, un plan de trabajo simple que nos de más en el trabajo, pero todavía más en la vida. (Ultraproductividad)
  2. Nos enfocamos en mejorar nuestro estilo de vida, habilidades, hábitos y comportamientos, en lugar de enfocarnos en “herramientas para ser más productivos”.
  3. Sabemos que habilidades ultraprodutivas son las que necesitamos integrar en nuestro día a día – y luego adquirimos la autodisciplina para convertirlas en un hábito rutinario.

Las habilidades ultraproductivas: listado comprensible

Llevo un tiempo documentando las habilidades ultraproductivas más eficientes que he detectado en estos años. He confeccionado una pequeña lista de las que han sido más bien acogidas por la gente con la que he trabajado. Aquí van:

  • Actitud estoica, con todo lo que ello conlleva.
  • Afín a la tecnología, pero más todavía a las personas, y a llevar una buena vida.
  • Apreciación del tiempo como el bien supremo. Y gestión del mismo de manera consecuente.
  • Autoconsciencia.
  • Autodisciplina.
  • Capacidad descomunal de auto-mejora.
  • Claridad mental.
  • Conexión del mix entre personas, intereses, habilidades, fortalezas, debilidades y objetivos.
  • Confiar ciegamente – y delegar: en equipo, colaboradores, proveedores, clientes. (Es por eso que es esencial crear y cerrar el círculo de influencia que te rodea)
  • Curiosidad y capacidad de reinvención constante y capacidad de: explorar nuevas formas de prototipar sistemas y proceso
  • Decisiones tomadas con eficiencia (no efectividad)
  • Diligencia férrea en el cumplimiento y respeto tanto del trabajo importante, como el tiempo de descanso, ocio, crecimiento/mejora y “placer”.
  • Empatía (interna y externa)
  • Empoderamiento de personas, liderazgo conectado.
  • Escucha activa.
  • Establecimiento y cumplimiento consciente de mentas.
  • Excelencia en planificación y ejecución de tareas y responsabilidades: incluyendo el compromiso.
  • Gestión de crisis (interna primero, luego externa)
  • Gestión de proyectos empática.
  • Iniciativa.
  • Instinto emprendedor.
  • Mentalidad camaleónica: adaptación a los cambios inesperados de entorno, contexto, objetivos y necesidades.
  • Pensamiento disruptivo.
  • Pensamiento lateral.
  • Planificación de proyectos simplificada.
  • Prestar atención: atención al detalle más minucioso posible.
  • Permanecer alerta a estar despiertos: analizar y autoreflexionar sobre los procesos diarios.
  • Resolución de problemas de forma simple, innovadora y silenciosa.
  • Reuniones ultra-eficientes (higiene en las reuniones).

Haz que funcionen (las que te funcionen)

Primero, es técnicamente imposible que en menos de tres o cuatro años integres todas estas habilidades ultraproductivas. Así que empieza por una, dos o tres y trabajálas poco a poco, día a día.

Segundo, puedes aprender cómo trabajarlas aquí (sin coste y sin suscripción). En el enlace encontrarás más de 300 recursos donde esas habilidades serán puestas a prueba.

Tercero, si por otro lado, quieres que las trabajemos juntos, hay tres opciones: manejar algunas de estas habilidades en el microMBA Inconformistas en las próximas cuatro ciudades Españolas en las que estaremos. Profundizar en el 90% de ellas en SOP 2019. O realizar un taller privado para tu empresa o colectivo (contacta aquí)

Feb
3

Estilo de vida ganador (ante todo)

By Isra Garcia  //  israporelmundo, Lifestyle, Productividad  //  No Comments

Una de las razones por la que trabajamos todo el tiempo es por el hecho de que todo el mundo hace lo mismo. ¿Qué pasaría si el 80% de tus amigos, colegas, socios, colaboradores, cliente so proveedores trabajaran 4-5 horas al día? Simple, tú harías lo mismo. Es difícil empezar a trabajar a las 9h y acabar a las 14h, como lo es empezar a las 19h y acabar a las 23h. Esto último es lo que he estado haciendo estos 7 últimos días mientras estaba en Lonely Beach (Koh Rong, Camboya). Hay que saber adaptarse al entorno más beneficioso para uno mismo, así como para su negocio, sus clientes y tribu. Crear un estilo de vida ganador es la misión.

cómo crear un estilo de vida ganador - Isra García

Claro, pero si todos trabajan desde bien temprano hasta adentrada la noche, tú harás lo mismo. Si preguntas a toda esta gente que trabaja tantas horas sin parar, la respuesta es que hay mucho trabajo que es imposible hacer entre las “horas de oficina”. Especialmente el denominado trabajo importante.

La vida real debe ganar siempre

Obviamente esto no es algo sostenible. El trabajo debe estar al servicio de la vida real, no al revés. Y la vida real siempre debe prevalecer. Soy fiel creyente del esfuerzo, de “hacer lo que sea necesario”, de trabajar un día sin dormir cuando sea necesario, de arrasar con lo que sea. Sin embargo, eso no quiere decir que no priorice el llevar el mejor estilo de vida que pueda crear cada día. Por ejemplo, acabo de llegar a Siem Reap en un autobús-hotel nocturno. Son las 7:15 de la mañana, he llegado a la ciudad, he buscado un parque cercano y he paseado hasta llegar. Una vez en el parque he meditado por 40 minutos, he hecho el ejercicio de priming, he recitado algunos mantras, he dado las gracias por lo que me sentía agradecido y he fijado los tres objetivos no-profesionales del día. Por cierto, hoy no hago deporte, es mi segundo día de descanso

Al terminar, he permanecido quieto durante un buen rato, disfrutando del sol. Pasado un tiempo, he buscado un Starbucks y he vuelto a pasear. Cuando he llegado, como estoy de segundo día de ayuno semanal, he pedido una infusión, he escrito el diario de El Viaje y he escrito. Luego he volcado pensamientos durante unos 12 minutos, he hecho 5 minutos de journaling y he leído The Daily Stoic (un capítulo por día) y he tomado lo más importante para escribirlo en el cuaderno de estoicismo que estoy construyendo. Al terminar, he visto un vídeo que me apetecía ver y he escuchado algo de música jazz de esta playlist. Ahora que escribo estas líneas he empezado a trabajar, son las 9:30h y trabajaré hasta las 14:30h. En acabar iré a cuidarme con un masaje tailandés. Al finalizar iré al aeropuerto y me relajaré hasta que salga el vuelo para Hong Kong, por que el viaje alrededor del mundo continúa.

Crea un estilo de vida ganador

Se puede trabajar de forma implacable al mismo tiempo que se disfruta del día de la misma manera. Puedes llevar una gran vida sin matarte a trabajar horas y horas, créeme, hay tantos ejemplos que solo tienes que mirar a tu alrededor. Tanto a nivel empresarial y directivo, como a nivel trabajador. Puedes encontrar mucho en ReWork y “It doesn’t have to be crazy at work“.

Cuando piensas sobre ello, los últimos 40 años han sido formidables para el desarrollo del trabajo. Sin embargo, nos hemos quedado con los malos hábitos en lugar de con los buenos. La muestra es que Facebook sigue acaparando las noticias mundiales. Sé que un reinicio cultural no va a pasar de la noche a la mañana, pero la necesidad de que suceda aumenta día a día. Se avecinan tiempos interesantes.

Ahora que sabes esto ¿qué es lo que vas a hacer tú para crear un estilo de vida ganador?

El Viaje continúa

Ya quedan atrás Tailandia, Myanmar y Camboya, por delante Hong Kong. Como por el Año Nuevo Chino no podré sacar la visa a tiempo para entrar a China antes de marchar a Nueva York, quizá visite Macao y Taiwán, veamos que sucede. Nada está escrito, lo que seguro que sucederá es que emplearé la ultraproductividad y el alto rendimiento para seguir con un estilo de vida ganador.

Pd. Si quieres profundizar en este asunto, el programa que lidero de educación disruptiva transversal para adultos es mi mejor recomendación. Sucederá en dos lugares de Españ este año, en Colombia una vez y en Ciudad del Cabo otra. Si estás interesado/a, contacta conmigo aquí para poder guiarte.

Ene
2

Sumario anual de lo que he hecho, creado y lanzado en 2018 (listado)

By Isra Garcia  //  Productividad, Proyectos  //  No Comments

Cada año, después de cerrar el año anterior, suelo hacer una revisión de todo lo que he creado y lanzado durante el año. Es una práctica que llevo a cabo desde el año 2010. Aquí hay un sumario de estos últimos siete años. Esto que encontrarás a continuación es le resultado de mi revisión anual de proyectos en 2018.

Revisión anual de proyectos 2018

Revisión anual de proyectos 2018

He dividido la revisión anual de proyectos de este año en bloques como cada año. Con excepción de dos nuevas secciones añadidas: educación y entrevistas. También he suprimido otras dos secciones: conciertos y eventos.

Blogger / columnista / contenidos

Esta sección corresponde a los artículos, posts, publicaciones y contenidos audiovisuales y auditivos que he ideado, creado y lanzado:

  • 358 publicaciones en isragarcia.es
  • 46 publicaciones en isragarcia.com
  • 49 artículos en Expansión
  • 68 historias en Medium
  • 41 posts en LinkedIn Pulse.
  • 15 artículos para The StartUp.
  • 48 podcasts para Disrupt Everything.
  • 18 vídeo-entrevistas.
  • 323 vídeos: vlog/ElViaje, series web y experimentos.

Libros

Sección sobre publicaciones editoriales lanzadas:

Experimentos

Sección destinada a los experimentos llevados a cabo este año:

  • Experimento 99 días de alimentación óptima.
  • Experimento 200 días de rechazos y fracasos.
  • Experimento seguir / ignorar cualquier recomendación durante 20 días.
  • Experimento microdosing LSD.
  • Experimento nootrópicos.
  • Experimento 31 días madrugando a las 3am.
  • Experimento Psilocibina.
  • Experimento 18 meses de ayuno intermitente.

Puedes consultar aquí todos los experimentos en detalle.

Conferencias, talleres y presentaciones

Parte referente a conferencias, talleres y presentaciones impartidas:

  • Blockchain Banking – Málaga, Barcelona, Puebla, Alicante.
  • 6 conferencias de Ultraproductividad.
  • 2 talleres de excelencia, alto rendimiento y ultraproductividad.
  • 2 charlas en institutos y centros de menores de día.
  • 4 talleres de marketing.
  • 2 talleres de marketing digital.
  • 14 conferencias corporativas para empresas.
  • Gira presentación Marketing Digital para Dummies: Valencia, Castellón, Madrid, Barcelona y Alicante.

Consulta más en profundidad aquí las conferencias y talleres.

Agencia / marcas

Esta sección cubre los nuevos clientes con los que hemos trabajado desde el área agencia.

  • Kryptobits.
  • Cryptosolartech.
  • NOX Madrid.
  • Blue Waves Surf School.
  • Dreamers Marbella.
  • Ilusia – Ilai.
  • Cibergestión División América.

Consulta aquí el listado completo de clientes de agencia.

Consejero / consultor

Sección que detalla las empresas que he asesorado este año:

  • Kryptobits.
  • Cryptosolartech.
  • 7 consultorías para PYMES.
  • 4 consultorías para individuales.
  • 35 micro-consultorías de 20 minutos.
  • Panama Jack.
  • Teatro Marbella.

Ver aquí el listado completo de empresas.

Negocios / proyectos

Listado con los proyectos lanzados en este 2018:

  • Stand OUT Program Barcelona.
  • Stand OUT Program Bogotá.
  • Inconformistas microMBA Valencia.
  • Inconformistas microMBA Madrid.
  • Proyecto Programa de Excelencia en 36 ciudades (en curso)

Consulta aquí el listado de proyectos lanzados en los anteriores años.

Iniciativas sociales

Sección dedicada a las iniciativas sociales que he desarrollado y en las que he participado:

  • Afrika Burn Challenge – a favor de Bridges for Music.
  • Programa de excelencia para personas desempleadas – 35 cumpleaños.
  • Ride to Burning Man – a favor de BFM.
  • Taller sobre marketing para el curso de Vigneron del CdT.
  • Charla para los alumnos del IES Lloixa (Alicante).
  • Charla en el centro de Menores Periferia (Valencia).

Educación

Es una nueva sección donde detallo los proyectos educativos en los que he participado como alumno:

Deporte / aventuras

Esta sección va sobre los retos deportivos que he enfrentado en este 2018:

  • Ride to Afrika Burn: 333 kilómetros en ayunas desde Ciudad del Cabo al desierto de Tankwa Karoo.
  • Burning Man Quest – modo autosuficiencia: 1.000 kilómetros de ciclismo en ocho días, desde Hollywood al desierto de Black Rock City.

Aquí un histórico sobre los retos enfrentados desde hace años.

Experiencias vitales

Sección destinada a todas esas experiencias que he realizado y me han transformado de una forma u otra:

  • El Viaje alrededor del mundo:
    • Australia.
    • Japón.
    • Sudáfrica.
    • Tanzania.
    • Namibia.
    • Kenia.
    • Egipto.
    • Italia.
    • Grecia.
    • Estados Unidos.
    • Colombia.
    • Israel.
    • Tailandia
  • Burning Man.
  • Afrika Burn 2018.
  • Rainbow Serpent Festival
  • Castle Burn 2018 (Escocia)
  • Burning Man 2018.
  • La Toscana team building.
  • Meditación con Sonido con Alexandre Tannous.
  • Crucero por el río Nilo.

Juergas

Las fiestas que este año he disfrutado:

  • Solomun @ Pachá.
  • El Row @ Amnesia.
  • El Row @ Cova Santa.
  • El Row @ Las Vegas.
  • FAYER @ Valencia.

Algo así no podía faltar en mi revisión anual de proyectos. Claro.

Medios

Sección donde listo el número de entrevistas y apariciones en medios.

  • 12 entrevistas.
  • 19 apariciones en medios.

Aquí las entrevistas del último año y el pasado.

Entrevistas

Nueva sección creada a partir de las entrevistas que he realizado para mi podcast, las entrevistas a disruptores en vídeo y las conversaciones en mi viaje alrededor del mundo.

  • Chris Brogan.
  • Jeff Bullas.
  • Alex Sicart.
  • Josef Ajram.
  • Vanessa Lengies.
  • Alexandre Tannous.
  • Jens Cromer.
  • Joe Gardner.
  • Nadav Wilf.
  • Valentino Barrioseta.
  • Javier Pérez.
  • Martijn Schirp.
  • Pedro Biurrun.
  • Xiomara Xibillé.
  • Wim Hof.
  • Víctor Ronco.
  • Nacho Ibernón.
  • Julian Davis.
  • Tim West.
  • Charo Val.
  • Alain Aguirre.
  • Pablo Alonso.
  • Juan Antonio Reig.
  • Edward Zaydelman.
  • Edu Imbernón.
  • Álvaro Villa.
  • Lou Mateos.
  • Luisangel Mendaña.
  • Julian Silva.
  • Javi Pacheco.
  • Rubén Fernández.
  • Raúl Font.
  • Lucas del Paso.

Comprueba aquí el podcast. Aquí las entrevistas a disruptores, y aquí los vídeos de El Viaje.

Esto es lo que he podido hacer en este año que acaba de terminar. Esta es mi revisión anual de proyectos para 2018. Ahora por delante un año nuevo para dibujar y con una referencia que poder mejorar.

¿Has pensado en su sumario anual? ¿Cómo es?

Nov
23

Cómo crear una mañana grandiosa y ultraproductiva

By Isra Garcia  //  Podcast, Productividad  //  No Comments

Cuento que por lo menos en un año hay 310 días aprovechables. Eso si quitamos juergas, resacas, días de tanto trabajo que ni duermes (o días de exámenes finales) o los días en que caes enfermo o similares. Imagina que en esos 310 días te comprometes a empezar el día de forma productiva y grandiosa. ¿Cómo? Empezando por recompensarte, empezando dándote todo aquello que podría hacerte sentir grandioso/a. Me refiero a crear la mañana perfecta.

¿Cuál crees que es la diferencia entre alguien que gana el día y tú? No hay mucha más que el hecho de tomar la decisión de apropiarte de tu mañana cada día.

Cómo ganar el día, la mañana perfecta

Es lo que en ultraproductividad se llama La Gran Mañana. Un superhábito de Alto Rendimiento que he desarrollado en varias ocasiones de diferentes maneras.

Imagina:

  • Decir algo que te fascina sobre la persona con la que duermes (si duermes acompañado)
  • Activarte con un ejercicio de respiraciones (por ejemplo este)
  • Meditar durante 10 minutos.
  • Apreciar al menos cinco cosas que disfrutaste ayer.
  • Escribir los pensamientos que tienes al despertar durante 5 minutos.
  • Establecer los tres objetivos personales y profesionales del día.
  • Realizar 10 minutos de ejercicio de alta intensidad como explosión física para empezar el día al 100%.
  • Desayunar la comida más saludable y rica que tu cuerpo pueda ingerir en la mañana.
  • Ver o escuchar una pieza de contenido que te automotive.
  • Leer 10 o 20 páginas de un libro y sacar una o dos ideas que aplicar hoy.
  • Preparar el desayuno para el resto de tu familia.

Disrupt Everything #58 – la mañana perfecta, La Gran Mañana

En este nuevo episodio semanal de Disrupt Everything podcast series explico de principio a fin cómo diseñar la mañana perfecta. El método es sencillo y cualquiera puede llevarlo a cabo, me parecía que era necesario un podcast para poder profundizar en este “hack” tan poderoso y decisivo. No hay duda alguna que si ganas la mañana, ganarás el día. Si construyes una mañana grandiosa, imagina cómo será tu día.

¿Cómo cambiaría tu vida si durante un año te forzaras a diseñar la mañana más grandiosa que puedas vivir?

Cómo crear la mañana perfecta y ganar el día - la técnica de la gran mañana - ultraproductividad

Escucha directa:

Índice de contenidos

  1. Qué es la gran mañana.
  2. Cómo diseñar la mañana perfecta.
  3. Qué puedes utilizar.
  4. Cómo es mi gran mañana.
  5. Consideraciones.

Escucha, descarga, suscríbete: iTunes, RSS o reproductor

Escúchalo y suscríbete via iTunes, Spotify, Google Play, RSS o entra a las web series…

Disrupt everything podcast iTunes
disrupt everything en spotify - Escucha disrupt everything en Spotify
Disrupt everything podcast series by Isra Garcia  en Google play
disrupt everything podcast RSS
disrupt everything web series

También puedes escucharlo directamente desde la página principal del podcast Disrupt Everything.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+