Menu
Browsing articles tagged with "ultraproductividad archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, productividad, innovación, estilo de vida, excelencia, autenticidad, economía disruptiva, cambio, disrupción personal y profesional, incertidumbre, liderazgo y comunicación más allá de social media, human media."
Jun
19

Cómo enjaular al Monkey Mind para vivir más enfocado – Experimento 40 días eliminando toda distracción

By Isra Garcia  //  Experimentos, Productividad  //  No Comments

Este es el informe completo después de estar tratando de vivir con cero distracciones durante 40 días. El objetivo era anular el Monkey Mind el máximo posible dentro de unos márgenes lógicos. Cómo enjaular al Monkey Mind mejor reduciendo distracciones, interrupciones, pequeñas trampas y ladrones de tiempo. Y aumentando el enfoque, la ultraproductividad y el estado de flow.

Aquí explico detalladamente los 40 días intentando vivir sin distracciones, intentando enjaular al Monkey Mind a través de unos sistemas de ultraproductividad diseñados especialmente para la misión.

Enjaular al Monkey Mind

Índice de secciones

  1. Formulación y contexto.
  2. Cuadro de mando.
  3. Detalle día a día.
  4. Impresiones.
  5. Hipótesis.
  6. Aprendizaje validado.
  7. Consideraciones y limitaciones.
  8. Conclusión.

1. Contexto del experimento

Este experimento ocurre después de comprobar y reconocer que estaba siendo dominado por el Monkey Mind. Además, tiene la finalidad de probar hasta qué nivel se pueden reducir las distracciones e interrupciones que sufrimos en nuestro día a día. Inicié este test por la curiosidad y necesidad de estar más enfocado, más presente y más consciente en cada día.

El contexto viene dado por la ultraproductividad, pero también por todos esos momentos donde desconectamos del momento, ya sea haciendo otra cosa, procrastinando o distrayéndonos. La clave era crear una serie de prácticas que ayudarán a evitar caer tanto en el mundo ruidoso en el que vivimos, y comprobar qué es lo que sucedía al hacerlo. Va sobre no caer en las distracciones de las distracciones.

2. Cuadro de mandos

De nuevo, como en cada experimento que realizo, he diseñado un cuadro de mando que me ayuda a monitorizar el desarrollo del experimento Monkey Mind. Son parámetros cualitativos por un lado y cuantitativos por otro.

Aquí los indicadores:

  • Distracciones: cantidad, tipo y hora.
  • Interrupciones: cantidad, tipo y hora.
  • Pequeñas trampas: cantidad, tipo y hora.
  • Ladrones de tiempo: cantidad, tipo y hora.
  • Monkey Mind: si apareció o no.
  • % Productividad: número de tareas por el tiempo en completarlas entre las horas trabajadas.
  • Enfoque: tiempo estimado en completar los “cuatro triunfos” entre número de logros realizados al día
  • Ultraproductividad: número de tareas por tiempo consumido entre tiempo libre disponible
  • Respeto del sistema y motivos: cuantas veces no seguí el sistema diseñado y el por qué.
  • Sensaciones: cómo me sentí.
  • Anomalías: cualquier cosa que se salga de lo normal.
  • Excepciones: cada momento que quebranté el sistema a propósito.
  • Observaciones: cualquier cosa a añadir.

* Los días en blanco corresponden a aquellos que no pude registrar con datos.

En el cuadro de mando accederás a toda esta información.

Detalle día a día

Estas son las notas que fui tomando a diario con las sensaciones del día. Son observaciones tomadas siempre al final del día:

Día 1 – 18/04/19

En este primer día he logrado terminar como 4 horas antes de lo habitual. He completado todas y cada una de las tareas del día, algo que no realizaba desde hace tiempo. No he sentido necesidad de conexión. Y he permanecido disciplinado a todos los parámetros.

He caído en responder dos llamadas que sabía que tenían que llegar pero no había programado en el día. Me he pillado a mí mismo respondiendo un comentario en Youtube, cosa que no debía hacer. Y he entrado sin darme cuenta a punto de responder el correo sobre las 10:50am, lo he detectado a tiempo y he salido del correo sin leer ni responder.

He entrado en Facebook cuando iba a publicar y he acabado leyendo un post en el muro de inicio que luego me ha dejado pensando y con cierto malestar por ello y por la comparativa que he sentido. Por otro lado, he respetado el resto de parámetros. Finalmente, he sentido rareza en cuando a la desconexión, era más vacía, más solitaria.

Día 2 – 19/04/19

Segundo día bien llevado por la mañana a pesar de tener imprevistos la noche interior y no poder acceder al lugar donde estaba hospedado. Noto el tener muy presente cada uno de los hacks del sistema para no despistarme e incumplirlos. Por el feedback de Valentino tengo más energía y transmito más intensidad. He caído en una pequeña trampa justo al entrar a publicar en Facebook, ha aparecido en el muro de inicio una publicación que inconscientemente he dado al “like” y entonces me he dado cuenta de ello cuando ya era tarde. He sucumbido y he sido consciente de ello caso simultáneamente.

Luego he caído en una gran distracción que ha evitado que estuviera en el momento, ha sido intentar llevar una llamada de teléfono para una reunión sobre un proyecto con unos amigos, al mismo tiempo que intentaba entrar a un centro comercial y comprar unas entradas para Avengers Endgame, como era de esperar no he estado ni en un sitio ni el otro. Por lo demás, he evitado el resto de cosas en las que solía estar distraído más a menudo, he acabado con tres horas de sobra el trabajo de siempre, he alcanzado un 75% de ultraproductividad, un 80% de enfoque y un 89% de productividad usual. Sigo con sensaciones raras por no estar pendiente de comprobar cosas como el email, hoy lo he comprobado tres veces en lugar de dos.

Día 3 – 20/04/19

Tercer día disfrutando con las personas de mi alrededor estando más presente, aprovechando más le momento y estando mucho meno distraído. Con excepciones mínimas producidas por cosas que necesitaba hacer profesionalmente, una a la vez. Y con dos deslices, uno al dar un “like” en un comentario en LinkedIn al entrar para publicar. Y otro al comprobar el correo una tercera vez desde el smartphone. Así como una segunda y tercera vez en iMessage, la segunda por un buen motivo pero no la tercera. He notado mayor conexión con Carlos y Valentino en este caso que eran las personas con las que estaba.

Día 4 – 21/04/19

Un día mucho más pausado, cero comprobaciones en redes, email, pero sí iMessage, Telegram. Así como darme cuenta de que entraba en conflicto con subir una publicación y prestar atención compañeros que estaban en el coche conmigo. Supongo que he perdido porque lo que importaba eran las personas, no la publicación. El resto he estado bastante concentrado y enfocado, el Monkey Mind no ha aparecido mucho en el día de hoy.

Día 5 – 22/04/19

Día en el que compruebo que la mejor forma para no preocuparte por algo es no prestando atención alguna, ignorándolo por completo. Eso quiere decir no estando encima de ello.

Al empezar el día, no sabía de mi hermano desde hace días, pensé en él y miré los mensajes de FB, vi un mensaje suyo pero no quise entrar, y lo tuve en la mente todo el tiempo hasta que finalmente tuve que entrar y leerlo.

Lo mismo sucedió con mensajes que tenía que entregar para el evento del viernes, que tenía que ser vía Facebook, y otros mensajes que tenía que entregar para las speakers series, unos por telegram, iMessage Facebook, podría haber esperado al día siguiente, pero tenía que entregarlos cuanto antes o al menos, así me hizo sentir mi Monkey Mind. Mismo sucedió con comprobar email e iMessage, más de lo habitual, pero una de ellas lo hice mientras andaba en la bicicleta estática, que a pesar de no se distracción, porque estaba aprovechando, me desviaba des estar enfocado en la bicicleta y el ciclismo.

Día 6 – 23/04/19

Distracciones antes de dormir con tareas que no están programadas para hoy. También he sido ultraproductivo encima de la bicicleta de ciclismo indoor, donde he avanzado emails, tareas críticas e importantes y llamadas de teléfono y reuniones. Eso evita que pueda distraerme, aunque estar montado en ella y pedaleando debería ser en aquello que podría estar centrado, sin embargo no lo podría hacer durante más de dos horas como he estado.

He realizado todas las sesiones de quietud y meditación excepto la última antes de dormir porque llegué cansado y con ganas de acostarme. El uso de las distracciones ha decrecido considerablemente desde que fijo cero atención en redes sociales, social messaging (iMessage/telegram), he reducido las llamadas, y compruebo/respondo dos veces al día el correo electrónico. Eso me permite enfocarme mejor en el trabajo, subiendo los niveles de productividad y enfoque, y mucho más en la vida real, subiendo los niveles de ultraproductividad a porcentajes del 75-85% (obteniendo así mucho más tiempo libre de calidad para mí, amigos, ocio, descanso, meditación)

Día 7 – 24/04/19

Día intenso con cero distracciones, no he sucumbido ni una vez, he adelantado el trabajo de dos días normales. Enfoque máximo, estado de flow latente, al menos durante un buen rato (he estado tan inmerso que he perdido la noción del tiempo). He estado a punto de estar distraído en tres ocasiones pero he reculado a tiempo, una con Facebook y dos veces a punto de responder email que no tocaban. Además, he declinado cuatro llamadas que entraban en un momento de interrupción. He dedicado todo el día a la actividad profesional, coincide de nuevo este estado de enfoque con el primero de los días de ayuno que hago todas las semanas. Y he sentido ligereza y mucha claridad mental.

Día 8 – 25/04/19

Día con distracciones a raya. Me doy cuenta de que utilizar algunos medios para comunicar es casi esencial, ya que no tengo whatsapp, entonces los mensajes de Facebook son esenciales. También me doy cuenta de que no se trata de ni usar las herramientas, sino evitar cualquier distracción en ellas, algo fácil, es decir, uso consciente. Lo complejo es estar despierto, enfocado y concienzudo para no dejarte distraer o acabar en otro sitio por el Monkey Mind. He rechazado todas las llamadas, he respondido una vez a mensajes, aunque he mirado en varias ocasiones.

Día 9 – 26/04/19

Día de programa formativo, con Stand OUT Day en Langa (Sudáfrica), donde como parte del trabajo y del objetivo, he publicado más historias en Instagram de las que tenía planificadas en el sistema de trabajo. Principalmente por la visibilidad que se podría dar al programa, sin prestar atención a nada más, así como en Facebook. He fallado al no estar pendiente de los alumnos, el feedback y la clase en tres ocasiones. Estando adelantando tareas con el portátil y no estando fijado y enfocado en la interacción con los alumnos. He sucumbido al Monkey Mind cuando realizaba el diario nocturno de la sabiduría. Además, he entrado una sola vez a la bandeja de email. He estado hablando con mi amigo Valentino mientras estaba en el teléfono o portátil, por lo que no he cumplido el propósito de dejar una cosa para hacer otra.

Día en el que he empezado chequeando el iMessage, no al principio, obviamente, sino después de la gran mañana, pero antes de hacer deporte, y escribir el artículo. Una sola vez el email, telegram, cero las redes, aunque he estado tentado a comprobar los posts de Facebook. He tomado dos momentos para compartir publicaciones en IG sobre Bridges for Music y el evento de meditación con sonido que hemos realizado, y en Facebook para subir las imágenes.

Por otro lado, he estado presente con mis amigos, no he estado tan atento al teléfono, pero sí he estado encima de poder obtener wifi para subir las fotos, una forma de distracción y pequeña trampa, seguro. He cuestionado, preguntado y fluido en el momento, he sacado partido por dos al día. Hoy he sucumbido a comprobar algunas de mis ubicaciones de Facebook, justo al final del día, antes de ir a la cama, y lo peor es que no sé porqué acabé mirándola. Aunque me he dado cuenta de ello, y sin castigarme voy a prestar una atención especial y gran cuidado para que no vuelva a suceder.

Día 11 – 28/04/19

Día centrado en todo el trabajo que he tenido que hacer, personal y profesional, me doy cuenta de que seguir el sistema es realmente potente, porque te permite estar de forma implacable en el presente, evitando cualquier tipo de distracción, interrupción, ladrones del tiempo o pequeñas trampas, los cuatro grupos identificados como amenazas. Dentro de esto, me he dado cuenta de que cuando estaba centrado en mi trabajo y otros estaban contando historias divertidas e interesantes en el mismo espacio, es complejo no acabar distraído por ello, lo cual también es una distracción pero desde analógico a digital, a la inversa que de costumbre. He estado pendiente del iMessage porque estoy en víspera del Afrika Burn y estoy asistieron bastantes amigos que vienen desde otros países, así que era necesario. La gran conclusiones lo aislado del mundo que vives cuando no das importancia/atención a las redes sociales.

Afrika burn (descanso)

El experimento se detuvo por una desconexión/descanso que duró nueve días.

Día 12 – 09/05/19

Día de conexión después de los diez días desconectado, siete de Afrika Burn y tres de integración. Ha sido un día tranquilo, buscando momentos de paz, silencio, meditación y quietud. Día donde el teléfono no ha reinado, ni el ordenador, he hecho lo que tenía que hacer, podcasts, artículos, publicaciones, aunque te llevan tiempo pero es parte del trabajo. He grabado el vídeo resumen después de los diez primeros días. El Monkey Mind está más calmado que de costumbre, me doy cuenta que al estar solo, viajando por la Garden Route aquí en Sudáfrica, los riesgos a pequeñas trampas, interrupciones o distracciones son menos porque hay menos interacciones de por medio. Si bien, reconozco la necesidad de estar más conectado a mi gente y lo hago consciente, por supuesto vía digital. Lo que en ocasiones he dejado de hacer algo para hacer otra cosa, lo cual supondría una pequeña trampa/Monkey Mind. El experimento me está sirviendo para andar más despierto y enfocado en cuanto a estas desviaciones productivas se refiere.He grabado el vídeo resumen después de los diez primeros días. El Monkey Mind está más calmado que de costumbre, me doy cuenta que al estar solo, viajando por la Garden Route aquí en Sudáfrica, los riesgos a pequeñas trampas, interrupciones o distracciones son menos porque hay menos interacciones de por medio. Si bien, reconozco la necesidad de estar más conectado a mi gente y lo hago consciente, por supuesto vía digital. Lo que en ocasiones he dejado de hacer algo para hacer otra cosa, lo cual supondría una pequeña trampa/Monkey Mind. El experimento me está sirviendo para andar más despierto y enfocado en cuanto a estas desviaciones productivas se refiere.

También he decidido que haré entre cuarenta y cincuenta días en lugar de noventa para poder dar lugar a otros experimentos. Además, debo admitir que no es un experimento nada cómodo de llevar, conlleva, creo, demasiados sacrificios, veremos al final del mismo.

Día 13 – 10/05/19

Un nuevo día en solitario, es mucho más fácil sin duda llevar este experimento. Me he visto a mí mismo cerrando tres veces Facebook sin ver nada, aunque siendo impulsado a ello. Me he pillado a mí mismo al menos todas las veces que he entrado a Instagram, saltando rápidamente a las historias para no ver ni siquiera las notificaciones.

En cuanto al email y plataformas de redes, mensajería social, la he usado con excepciones para tareas que involucran tareas con amigos y tareas con profesionales, no estoy dispuesto a dejarlas pasar sin son importantes y lo son. Así como cualquiera que pueda quitar el foco en lo que estoy haciendo, claro. He estado especialmente atento a no estar saltando de tarea en tarea y en prestar atención y detalle a cada acción que estaba haciendo en el momento para no estar en otro sitio, no permitir que el “money Mind” tomara el control.

Día 14 – 11/05/19

El día ha sido complicado, primero al ser sábado, luego al recibir mucho feedback de la publicación que hice compartiendo el sistema digital de Ultraproductividad para el experimento. Mientras viajaba aproveché para enviar muchos iMessage a mis tíos, mi madre, Oscar, Roberto. Incluso para hacer unas llamadas, por ejemplo  Josef que hacía como un mes que no hablábamos.

Luego en cuanto a redes sociales y otras plataformas no comprobé absolutamente nada hasta la noche, hice mi trabajo de forma impecable, sin distracciones. Y durante el viaje, más del 90% estuve prestando atención a todo lo que iba encontrando en el camino, disfrutando de viajar y de conducir. Con buena música (la misma playlist de esta semana – IG Rock y cantando sin parar), ha sido complicado porque varias ideas han rondado mi mente. La primera la de no usar el smartphone durante todo el día, hasta llegar a las 19h-20h y usarlo una hora. Un consejo de Nelly por Instagram, aunque no creo que sea eficiente.

He estado pensando mucho sobre esto durante el día de hoy, enjaular al Monkey Mind no significa desconectar o aislarse, sino vivir consciente de las elecciones y decisiones que tomas, qué efecto causan, cómo reaccionas y lo despierto/atento y enfocado que puedes permanecer a lo que de verdad importa. Por eso no creo que esta técnica funcione, así como otras, pero el feedback ha ayudado a llegar a esta reflexión.

Al final de la noche acabé haciendo una lectura al feed de Facebook porque quería saber qué había estado haciendo la gente que conozco, pasé como unos 30 minutos. Me di cuenta de que sucumbí, porque sí quiero saber que hace la gente que conozco, confecciono una lista de mis prioridades y les contacto personalmente, no abro Facebook para ver que encuentro, es como la ruleta de la fortuna.

Día 15 – 12/05/19

A pesar de que el día de hoy estaba destinado a las distracciones, ya que el día de hoy era el día donde cada dos semanas, domingo, compruebo las redes sociales, blog, canal de vídeo, etc. para leer y responder comentarios y tomar acciones a partir de ahí. Ha sido un día de lo más completo, ligero y disfrutado, desde el viaje en coche a la reserva de elefantes de Addo, hasta Puerto Elizabeth. Luego aprovechando 1:20h en bicicleta estática para acabar la ronda de comprobaciones. Me he visto a mí mismo disfrutando de los pequeños detalles del paisaje, de conducir, de escuchar música, cantar, estar tranquilo en el Safari, dejarme llevar y cerrar los ojos.

Si es cierto que no es fácil entrar todos los días en estado de flow, como eliminar todas las interrupciones, si sabes verlo y no reaccionar de inmediato. Por otro lado es importante mencionar que hacer algo y acabar haciendo otra cosa es más grave de lo que pensamos. En este caso logro ver mucho cuando sucede, eso, en esta etapa es para mí más que suficiente.

La pequeña trampa de hoy fue verme subiendo una foto al instante de tomarla, algo que en el sistema estaba como no admitido. Incluso llegué a des publicarlas para ser más real y consecuente con mis acciones. En excepciones estuvieron las llamadas y mensajes a gente que me nacía, gente que quiero.

Día 16 – 13/05/19

Anotación importante: los días de viaje es mucho más complicado estar enfocado y mantener a raya el experimento de cero distracciones. Es más fácil que nunca acabar interrumpido, distraído y dominado por el Monkey Mind. Al final, si prestas atención, te darás cuenta, como acabo de hacer yo, que el trabajo crucial es hacer como esta bitácora de momentos de consciencia donde poder evaluar e identificar esas situaciones de flaqueza.

He comprobado el email cuatro veces y no dos. He comprobado iMessage cuatro veces y uno una. Además, he comprobado Telegram dos veces y no una. He comprobado Facebook, e Instagram. Y he saltado de tarea en tarea sin discriminación, Creo que el peor día de experimento.

Día 17 – 14/05/19

Hoy he llegado a Londres, he pasado por Barcelona y he acabado en mi casa en Valencia. Entre tanto he terminado el doble de tareas que un día usual, es cierto que era día de descanso deporte y día de ayuno, pero también es cierto que he estado todo el tiempo en movimiento. He comprobado más veces el correo de lo que debía, como cuatro o cinco, seis veces el social messaging, tres veces el messenger de Facebook para comunicarme con mi hermano y un nuevo proyecto con Valentino.

No he reaccionado a las tres llamadas que han entrado cuando he aterrizado en España. He estado en contacto con los momentos que antes pasaba sin prestar atención alguna, esto me ha ayudado a encontrar en ocasiones en estado de flow.

Hoy, a pesar de que ha sido junto a ayer, uno de los días de más distracciones, he estado más enfocado y mucho más ultraproductivo. He tenido tiempo incluso de llegar a casa, ordenarla, deshacer maletas, poner lavadoras, dejar todo en estado zen y sentarme a escribir antes del baño relajante, a las 21:30h.

El Monkey Mind hoy ha sido duro y me ha dominado hasta que me he dado cuenta (ahora mismo) debido a un problema de desconfianza, juicios de valor y creencias limitantes con otra persona, esto ha hecho que entrara en una espiral sin final. Distrayéndome de lo que estaba haciendo por al menos tres horas. Finalmente he reaccionado, cuando veía que llevaba mucho tiempo e iba en peor en lugar de mejor.

Día 18 – 15/05/19

Confirmado, estar en un lugar, o aunque sea moverse de una ciudad a otra, conduciendo, o algo que tú mismo realizas, no volar. Eso hace que las posibilidades de enjaular al Monkey Mind sean mayores. Hoy como añadidos, día dos y medios de ayuno, estando en mi residencia en Valencia, después de más de un mes, haciendo deporte, trabajando, descansando, premiándome, y sin comer, claro.

Ha habido una pequeña trampa, cuando he empezado a hacer trabajo que no tocaba. He evitado la mayoría de distracciones, en esta ocasión solo comprobé una vez el email al día.

No han habido excepciones, ni otras distracciones, he mantenido la rigidez en social messaging, he seguido el sistema para las redes sociales, incluso en dos ocasiones, cuando entré, vi la posibilidad de quedar distraído y no solucioné.

El problema de las redes es que en el momento que entras, están diseñadas para ganar la atención con el “dulce” más apetecible. Como he hecho tanto hoy, el problema ha estado, en controlarme para no hacer más de la cuenta y no sumar tareas nuevas al día ni ante ponerlas a lo que quería hacer en el día. Aunque eso también lo quisiese hacer, iba a robar espacio mental y foco.

He acabado el día con un descubrimiento, el Inner Dance Breathwork, un método de respiraciones que ayudan a llegar a un trance consciente muy poderoso. El handicap es que son largas, entre una hora y hora y media, y si meditas como yo lo hago, por cuarenta minutos por la mañana, por la noche, haces ejercicios de quietud y demás, ya es demasiado para lo que es digerible. Aún así, he estado alrededor de 45 min que han sabido a gloria por las sensaciones y cómo me encuentro ahora, en estado de flow.

Día 19 – 16/05/19

El día empezó realmente bien, con el Monkey Mind enjaulado desde el primer momento. Sin embargo, todo se torció cuando realizamos un encuentro de trabajo/reunión para cerrar el diseño de lo que será el nuevo isragarcia.es, un encuentro que duró dos horas, dónde no pude evitar distraer con email (aunque fue la primera vez que lo comprobé en todo el día), iMessage (segunda vez), Telegram (segunda vez). Luego en la tarde me pillé in fraganti intentando publicar algo en Facebook, algo que no había planificado. También hice tres llamadas no planificadas. Durante la reunión hubo tres menos donde me preguntaron y no estuve atento y perdí el hilo por estar haciendo otra cosa.

A nivel personal, he tenido que lidiar con emociones que podrían haberme distraído todo el día, son pequeñas trampas que no ves, pero te consumen vivo por dentro. A pesar de ser casi el cuatro día de ayuno, he cumplido con el deporte, así como responsabilidades personales y profesionales. La sesión de feedback personal y profesional que he tenido con Eric me ha ayudado a detectar nuevos puntos de dolor en el experimento. Por lo demás, y sin ser demasiado duro y exigentes conmigo, creo que lo he llevado como debía llevarlo, es casi imposible vivir con cero distracciones, por mucho que lo intentes, sobre todo si estás en la dinámica de trabajo y una vida donde realizas interacciones, tanto dentro como fuera de Internet.

Experimento cero distracciones, cómo enjaular al Monkey Mind y vivir mejor y con más productividad...

Día 20 – 17/05/19

Día de cero distracciones, pequeñas trampas, interrupciones y ladrones de tiempo. Incluso en la entrevista de una hora con Yossi Hasson para el podcast. Enfocado y en el sitio. En estado de flow varia veces, con porcentajes de ultraproductividad bastante altos.

He podido estar más conectado a todos. Si bien sí he hecho tres o cuatro tareas que no me tocaban, así como cinco llamadas no planificadas, pero no sucumbiendo a ninguna reacción externa salvo la de conversar con mi hermano. Día ultraproductivo, hasta he llegado a Alcoy de Valencia al terminar la ópera, más de 3 horas de deporte, reuniones, entrevistas proyectos.

Día 21 – 18/05/19

La primera pequeña trampa la he vivido cuando he empezado a llamar a mis primos sin tenerlo planificado antes. He interrumpido un proceso de trabajo para hacerlo. A nivel personal hoy ha sido impecable, he conectado con mis amigos cuando estuve con ellos, cuando realicé el proyecto de llevar a amigos a comer a casa de mi abuela, durante casi tres horas. Después por la tarde con uno de mis mejores amigos hablando, en el coche conduciendo, luego cenando con mis padres y tíos.

He comprobado cuatro veces más de lo usual el correo electrónico, así como tres veces más Telegram y cuatro más iMessage y tres veces más el Facebook  messenger. He estado atento a cada interacción mantenida vía offline, ya que online hoy apenas han existido fuera de lo que ha sido trabajo.

Es sorprendente todo lo que se puede avanzar cuando apartas interrupciones, distracciones, pequeñas trampas y ladrones de tiempo.

Día 22 – 19/05/19

Primer domingo donde no tengo que comprobar redes, ya que antes era cada domingo. Y como el pasado, que hacía el número dos, dentro del nuevo sistema, no pude contestar a los comentarios de youtube, los he intercambiado por los mensajes de Instagram donde tenía oportunidades de trabajo para el tour que voy a realizar por Argentina y Uruguay en unas semanas.

Por otro lado, he sido mucho menos inflexible en la norma de comprobar el email, iMessage y Telegram. Sin embargo, en las conversaciones, interacciones y momentos en solitario, o haciendo otras cosas, he sido realmente drástico e inamovible. Lo cual me ayuda a ganar foco, desconectar, estar tranquilo y no estar zarandeado (mentalmente) de un lado a otro. Hoy he decidido no realizar gran mañana ni meditación, si deporte y algunas prácticas com “thought dumping”, journaling y el pequeño diario de la sabiduría de ayer. Me apetecía y lo merecía. He llegado a doblar el trabajo de mañana, pero he parado y he decidido disfrutar, me noto más presencial en cuanto a interactuar con otras personas y conmigo mismo.

Los espacios que creas con otras personas son más puros, más presentes, más poderosos y resonantes cuando no hay distracciones por en medio. Solo utilice el teléfono para una playlist, la misma de la semana, obvio. Al igual que por ejemplo la ropa, sigo el sistema de vestir la misma ropa durante toda la semana, algo que te quita otra “preocupación”.

Día 23 – 20/05/19

Día donde a veces conecto más con las distracciones, pero sé que cuando estoy frente a algo que importa gano más enteros que antes de comenzar el experimento. He trabajado durante todo el día desde primera hora, no puedo esconder que evitar no comprobar nada en todo el día me parece muy complejo, es fácil caer en una comprobación del email, iMessage, o Telegram en mi caso. Las redes sociales sí están más apartadas. Me enfoco 100% a las tareas, pero termino antes, y entonces los espacio son más propensos a llevarme hacia distracciones.

Lo que pienso cambiar ahora es los espacio vacíos llenarlos de lectura, escritura, música, baile, meditación o no hacer nada, o rodearme de amigos, familiares, ocio, e incluso entretenimiento cuando es el momento. Me he visto a mí mismo a punto de ir a enviar un email cuando estaba andando hacia el gimnasio. Así como he fallado al estar tentado en escribir el email cuando estaba en una jornada de trabajo.

Día 24 – 21/05/19

Día donde he olvidado más cosas de lo normal, sobre todo referente a llaves, teléfono, etc, cuando salía de casa. Día de descanso, ayuno y dormir mucho. Eso sí, cada tarea ha sido ejecutada con un enfoque que hacía tiempo que no tenía. Luego me he visto muy distraído por hacer llamadas, enviar mensajes o “aprovechar el tiempo” mientras estaba haciendo otras cosas.

En un momento dado he dejado de hacer otras cosas para estar donde era más importante estar, interactuando con otra persona.

Día 25 – 22/05/19

El experimento se vuelve más interesante por momentos, no porque consigues aquietar el Monkey Mind, sino porque al estar muy atento y alerta a todas sus artimañas. Reconoces todos esos momentos en los que acabas distraído, interrumpido, sin tiempo por haberlo perdido o evadido y entrampado en otras cosas que no debías hacer. Esto es algo de lo que vivo cada día, pero hoy especialmente, segundo día de ayuno y descanso deportivo, habiendo maximizado mi tiempo, tareas y responsabilidades profesionales. Habiendo ojeado el email en dos ocasiones, las permitidas solo, igual con las redes sociales y el social messaging, habiendo hecho las llamadas que necesitaba hacer y las que quería.

He terminado como a las 18:30h, y todavía me he pasado como casi una hora saltando de tareas no planificadas (y algunas irrelevantes) a otras de la misma índole. Hasta que me he dado cuenta, y había pasado un buen rato. Es como cuando he ido a publicar en Instagram, pero sabía que no lo quería hacer, y no lo he hecho. O cuando me he dado cuenta también, del tiempo que paso volviendo a la lista de tareas, cuando en realidad sé las que hay y toca hacer, es como una micro-procrastinación. Aún así, he fulminado los registros del experimento y estos últimos meses. Estado de flow, pico máximo de productividad, enfoque total para cada tarea y cuatro horas de ultraproductividad.

Día 26 – 23/05/19

Día fluído como el de actuar, con algunas trampas en las que he caído sin apenas darme cuenta en las redes sociales. Así como algo de procrastinación estructurada. No Monkey Mind y un estado de flow prolongado por dos horas, creo, cuando he conseguido estar sin distracciones e interrupciones. Al final, lo bueno o malo es que acabo haciendo más de lo que debía.

Día 27 – 24/05/19

Día de nuevo fluido, muy centrado en el trabajo, en el ocio, en disfrutar fuera y dentro del trabajo. En conversaciones y solo en conversaciones, he perdido en tres ocasiones el poder trabajar sin molestia porque no veía hacerlo de otra forma, era lo necesario para respetar el espacio, así como respeto el espacio cuando estoy con otras personas.

Como distracciones podría incluir el rato que he estado enviando emails mientras hacíamos una jornada de trabajo, bueno, en realidad es cuando estaban en la explicación que ya conocía yo, a la otra parte del equipo. Por eso, conscientemente, he decidido hacerlo. Como pequeñas trampas, el entretenerme hablando con los amigos de mi hermano y llegar tarde a una cita. El resto, con tiempo de sobra para todo, enfocado, con momentos de “flow” y con un Monkey Mind más calmado y enjaulado, creo.

Día 28 – 25/05/19

Un día súper enfocado, sin distracciones, madrugando a las 5am, aprovechando la mañana antes de viajar a las 10:30h para Ibiza. Luego el día ocupado con amigos, sin distracciones, sin interrupciones, estando presente y dedicando el tiempo a las personas, como ellas lo dedicaban a mí. Si es cierto que estoy subiendo mas historias que de costumbre, y en estos días hago más llamadas, pero lo hago con muchísima más consciencia. Y nunca interrumpiendo un momento humano. No subiendo fotos que justo acabo de hacer, solo haciendo una sola foto o vídeo, y pasando tiempo de más calidad con amigos. El social messaging y email utilizado como se debía.

Día 29 – 26/05/19

Día enfocado al ocio, descanso y fiesta, sin trabajar en absoluto. Sin utilizar el teléfono para llamadas, mensajes, etc. Día de barco, playa, sol, baile, risas, conversaciones con amigos y compartir mucho. Hoy he notado que esto especialmente presente, siendo más consciente y participativo desde el lado de escuchar cuando estoy con mis amigos. No hay mucho más que añadir que noto mejor calidad en las interacciones humanas. Es como un resultado que no esperaba del experimento. He saltado tras las rutinas, no he realizado momentos de desconexión o quietud.

Día 30 – 27/05/19

En este día he sucumbido por completo a todo, sobre todo a las redes sociales, al iMessage y a interactuar cuando no debía, aunque si lo miro por otro lado, ayer domingo era el día de atender las interacciones en social media, pero no lo hice, y no lo puedo tomar como una excusa.

Me doy cuenta del por qué, y es porque estoy agotado, con las defensas intelectuales y emocionales bajas (resaca), tirado en casa sin hacer nada, y no me apetece, leer, trabajar, hablar o hacer nada que no sea entretenido, y entonces lo más adictivo, entretenido y ocioso y sobre todo “social” es utilizar las redes.

No hay duda que este día he batido el récord de distracciones, pequeñas trampas y ladrones de tiempo. Aunque estuve solo haciendo eso. Porque cuando estuve comiendo con los amigos, en la piscina o luego en la noche tirado en el sofá, estuve presente con ellos, enfocado en las conversaciones y en la creación de momentos especiales. No hubo rutinas ni momentos de enfoque.

Día 31 – 28/05/19

Ha seguido la tónica de ayer, se supone que debía haber desconectado, pero no ha sido tan productivo, he quedado muy distraído por los mensajes y actualizaciones en redes sociales, también he estado muy pendiente al email, apenas he producido trabajo, no he estado nada enfocado, muy distraído, diluido y poco atento. Quizá ha sido el día más desastroso del experimento, pero ha servido para comprobar los efectos de la fiesta y alcohol y horas y horas sin dormir en la lucha contra las distracciones y enjaular al Monkey Mind. Algo que ha sido poco viable en esta ocasión. Todo lo contrario, era como no tener energías para poder enjaularlo y entonces dejarlo más suelto que nunca.

Ha sido muy difícil para mí seguir rutinas, hacer el trabajo que se supone que debía hacer y cumplir con los objetivos principales. No obstante en la conferencia que he realizado para AFE Fútbol, me he visto concentrado y atento, no divagando y entrando en estado de flow por más de 15 minutos (cronometrado).

Día 32 – 29/05/19

He empezado a encauzar estos días a medida que me sentía más recuperado. Sin embargo, solo levantarme de la cama ya me ha costado, habiendo dormido casi doce horas. He estado distraído con la más mínima cosa. No he podido trabajar tan bien com querría, pero he mejorado respecto al día anterior, las redes sociales en esta ocasión solo me han pillado comprobándolas, no contestando, es como empezar a ganar enfoque y atención, pero haber perdido mucha de la que ya había cosechado. Los efectos negativos de la juerga (cero remordimientos).

El vuelo de Madrid a Buenos Aires fue aprovechado todo lo que pude. En el aeropuerto estuve en el aeropuerto y no perdido con las redes sociales o social messaging o “tiempo libre” (pequeñas trampas) como solía pasar.

Día 33 – 30/05/19

Ya en Buenos Aires, a pesar de casi no haber descansado en el vuelo, y llegar a las 7:30 am a la ciudad, he seguido el sistema de ultraproductividad para el experimento casi al 90%, excepto comunicarme con personas de Argentina para los eventos y turismo por la ciudad. También he bajado los brazos en cuanto a flirtear se refiere, porque surgió y me apetecía. El trabajo fue hecho y los índices de productividad, enfoque y ultraproductividad empezaron a ser lo que eran antes de desmadrarme.

Siento que es más fácil no distraerme y perder el tiempo, y que, pero todavía más importante, si lo hago, soy muy consciente de ello casi en el momento que lo hago, esta “habilidad” mejor día a día. Creo que sería lo más destacado del experimento de momento.

Admitir que el adelantar una hora el reloj (en el smartphone), trabajar con la hora de España (en el PC) me da bastantes ventajas porque engaña a mi mente.

Día 34 – 31/05/19

Me he pillado en tres ocasiones yendo a hacer algo que no debía hacer para no distraerme, y justo cuando he ido, he dejado de hacerlo. Aunque la pérdida de enfoque ya ha sucedido, es genial darte cuenta y remediarlo de inmediato. He sido interrumpido en dos ocasiones por dos llamadas que yo había hecho previamente. Han aparecido dos pequeñas trampas, y son dos vídeos que he visto cuando iba a poner el vídeo de la sesión de Power Yoga, dos vídeos que no tenían absolutamente nada que ver, más relacionados con películas, trailers, etc. Algo que todavía falta por dominar, pero que cada vez ocurre menos.

Cuando hacía turismo-running por Buenos Aires he parado demasiadas veces a tomar fotos e incluso a subir historias a Instagram. He estado distraído y he caído en estas pequeñas (grandes) trampas.

Día 34 – 01/06/19

Hoy he estado enfocado cada momento en una tarea y no hay nada que haya interrumpido o distraído de este cometido, he puesto toda la atención e intención posible en cada cosa que he hecho, por minúscula que fuese, ir al baño, ducharme con agua fría, meditar, comer una manzana, enviar un email, enviar un tweet, Al finalizar el día me siento mucho más agotado mentalmente que otros días, solo mentalmente. Pero he estado continuamente en estado de flow, hay una gran correlación entre el enfoque, la atención y hacer una cosa a la vez, aunque fueran por menos de tres minutos la “tarea”. No ha tenido ninguna distracción, ninguna interrupción, no pequeñas trampas, ni cuando hacía deporte por la ciudad siquiera.

Cuando he estado acompañando cenando he caído en subir varios contenidos, grabar unos vídeos y hacer unas fotos que me recordaron a alguien, lo último está bien, pero podría haber hecho la foto y haberlo enviado después. Hacía tiempo que no utilizaba el smartphone cuando estaba con alguien dentro del experimento.

Día 35 – 02/06/19

Domingo, lo que quiere decir que es día para responder en redes sociales, he utilizado las dos horas de bicicleta estática para responder los comentarios en posts de Instagram, así como los mensajes personales, y los mensajes en Facebook Messenger. Eso es lo que han dado de sí las dos horas encima de la bicicleta. A pesar de que todavía faltaban más comprobaciones y atenciones que hacer, las he dejado con diligencia para acabar el resto de la práctica deportiva. He seguido todo el sistema de ultraproductividad contra las distracciones de forma religiosa.

En el taxi de camino a Puerto Madero (Buenos Aires), al haber congestión en la ciudad, he atendido las peticiones en Twitter y los posts en Facebook. Todavía quedaban Youtube y los comentarios del post, que los he dejado para la próxima ocasión. He estado consciente sobre lo que debía hacer y no hacer dentro de esta parte de responsabilidades profesionales. Lejos de eso, no he sucumbido a nada más durante el día. Mientras estaba acompañado, he tenido que hacer una llamada previa vía skype y agendada, para la cual he pedido excusarme, así como al comprobar si me habían llamado, he dejado de prestar atención a la otra persona y así se lo he reconocido.

Día productivo y con más tiempo de enfoque lo cual acaba en más efectividad.

Día 36 – 03/06/19

He visto cómo al entrar en las redes sociales para hacer el trabajo programado de publicar, he dejado varias interacciones en posts de personas con las que siento afinidad, que sorprendentemente Facebook o Instagram te muestran al principio. He comprobado cuatro veces el iMessage y otras cuatro el Telegram. Me he visto obligado a entrar en Instagram messenger para enviar varios vídeos-invitaciones para un evento que realizo aquí en Argentina. Y he vuelto a aprovechar la bicicleta estática para rematar todo el trabajo de interacción que ayer dejé suelto. No era lo ideal, pero sentí que era necesario y tenía el hueco, porque había acabado mi jornada de trabajo a las 15h. Aunque perfectamente podría haber estado pedaleando y no haber sucumbido al Monkey Mind – y a esta pequeña-gran trampa.

Día 37 – 04/06/19

Hoy ha sido un día de enfoque total, segundo día de ayuno, día uno de mis descanso deportivo semanal. He hecho excepciones como compartir contenidos, pero lo he hecho cuando no he tenido nada en lo que enfocarme.

También he dado un largo paseo por la ciudad de Buenos Aires que me ha llevado a un estado de flow absoluto, en comunión perfecta conmigo mismo, luego he ido a unos jardines de viveros donde he estado sentado por no sé cuánto tiempo, tan solo mirando el surtido de una fuente, como el agua fluía, bajaba y subía, entonces cómo se desplegaban todas las partículas de agua y chocaban las unas con las otras. Ha sido sencillamente fantástico, sobre todo por la simpleza del momento.

He comprobado las redes y el social messaging las que tenía que comprobar. Además de haber comprobado el email una sola vez en el día, al final. He grabado el vídeo de la segunda fase del experimento con todas las impresiones, algo que estaba procrastinando día tras día desde hace días. No interrupciones. No distracciones, ni siquiera al saltar de tarea, cosa que no he hecho hasta que finalizara la que estaba realizando. Sigo con la misma playlist (por siete días), y con la misma ropa (por siete días también), respeto la conexión con otros y observo más y mejor que antes de empezar el experimento.

Día 38 – 05/06/19

Día de trabajo intenso, al romper ayuno, pero descansar y además madrugar más de lo normal, he podido completar más tareas que tenía atascadas, así como las que he procrastinado. He avanzado más rápido y he estado tranquilo intelectual y emocionalmente. He caído en dos distracciones, he sido interrumpido en una ocasión, he caído en dos pequeñas trampas y ha aparecido un ladrón de tiempo. Todo esto a pesar de que he estado súper presente y he cometido excepciones que me han permitido desarrollar mejor mi trabajo, comunicarme a distancia con los que quiero y seguir disfrutando de mis estilo de vida.

Es casi inviable vivir sin distracciones, pero vivir mejor, más enfocado, presente, atento y en flow prolongado es más posible al intentar evitar toda distracción, siempre teniendo en cuenta el no entrar en una guerra sin fin por estar siempre alerta.

Día 39 – 06/06/19

Día de flow por la charla que he tenido, los paseos y los momentos de conexión con otras personas, aunque cansado por el desgaste que significa. He comprobado las redes más de lo que pensaba. Es realmente complejo no caer en la tentación, al menos sé que cuando lo he hecho era consciente. Nunca dejar de interactuar con una persona para estar distraído o interrumpido.

Cualquier cosa que hago, la hago mejor, con mejores resultados, en menos tiempo, disfrutándola más porque sé que estoy haciéndola y pongo empeño, la clave está en saber que solo vas a hacer eso, aunque dures diez minutos o durar cuarenta y cinco minutos, estar obsesionado con ese momento, sin saltar a otro de forma indiscriminada.

Por trabajo, y en ocasiones, como excusa perfecta, he subido más Instagram Stories y contenidos de lo que el sistema de ultraproductividad inicial marcaba tal y como fijé. No he hecho de esto un drama, porque lo esencial es adaptar este experimento a mi vida, actuando con rectitud pero no siendo rígido ante cualquier circunstancia, eso solo me perjudicaría en lugar de beneficiarme. Eso sí, soy consciente, lo reconozco, lo acepto, lo anoto y trato de extraer lo bueno y el aprendizaje.

Día 40 – 07/06/19

Último día de experimento. Empezando muy bien y torciéndose a medida que avanzaba el día, en parte viéndolo y permitiéndolo. La parte más angustiante ha sido en el taxi del alojamiento en Palermo (Buenos Aires) al aeropuerto para salir hacia Montevideo (Uruguay), ya que estaba totalmente distraído por la actitud y comportamiento del taxista, algo que por mucho que quisiese me daba cuenta de que no podía cambiar. Sin embargo, no hacía más que tomar decisiones de tráfico equivocadas – como ir contra la ruta que marcaba la APP Waze – que hacía que consumieran tiempo que me haría falta para poder tomar el vuelo. He reconocido claramente como esto se convertía en un ladrón del tiempo y además una grandísima interrupción, quitándome la concentración en escribir el post para isragarcia.es que escribía de camino al aeropuerto.

Una vez allí y ya sabiendo que llegaba, he ido retomando el enfoque, la productividad, y la ultraproductividad, estando un poco trastocado y cayendo en las distracciones de siempre más fácilmente que nunca: email, redes sociales, social messaging, audios, etc.

Una vez he llegado a Montevideo, he reservado el lugar donde residir al menos por tres días y he estado enfocado hasta que han cancelado la reserva cuando estábamos a punto de llegar. Supongo que para ser el último día eran como pruebas. Luego, antes de salir a hacer deporte ya en Montevideo, he estado atrapado por varios ladrones del tiempo que eran tareas que no venían a cuento, pero ahí estado. La parte buena de todo es darte cuenta en el momento y despeñes, y no fustigarte o hacer un drama. No obstante, todas las tareas principales acabadas, viajar de un país al otro, con todo lo que conlleva, dos veces deporte en el día, explorar, cenar fuera, ver una película.

Han aparecido estados de flow en determinados momentos.

Vivir sin distracciones, una utopía. Anular al Monkey Mind, a años luz. Sin embargo, hacer una jaula cada vez más pequeña y tenerlo atado para que salte cada vez más cerca, muy posible y viable.

Reflexiones e impresiones

Además de las sensaciones diarias escritas, también hice un seguimiento más resumido y reflexivo en el vídeo que aquí encontrarás:

El diferenciar vídeo de texto, ayuda a profundizar todavía más.

Hipótesis sobre enjaular al Monkey Mind

La importancia relativa del experimento enjaulando al Monkey Mind está en los siguiente elementos:

Encontrar una solución digital de utilidad para poder estar más concentrados y menos distraídos ante cualquier punto de evasión digital.

Diseñar una solución analógica que ayude a poder tener una relación más sana, humana, atenta y valiosa con nosotros mismos y con los que nos rodean: equipo, familiares, amigos, etc.

Comprobar que sucede a medida que las distracciones e interrupciones se van eliminando.

Verificar si se puede llevar una vida con cero distracciones, cuánto cuesta llevarlo a cabo, qué sucede, cómo conseguirlo y cómo se siente el individuo (en este caso yo)

Dónde está el límite de tamaño para la jaula del Monkey Mind.

Definir si hay una correlación entre menos distracciones, interrupciones y otros ladrones de tiempo, la calma mental, el estado de flow y una vida más plena. O si por lo contrario el precio de lograrlo acaba dejándonos exhaustos.

Aprendizaje validado sobre el Monkey Mind

Experimento cero distracciones, cómo obtener más productividad...

Los objetivos primarios que validan o invalidan las hipótesis del experimento. Principalmente basado en los sistemas diseñados para probar la validez y eficacia del experimento y conseguir así vivir sin distracciones (que se pueden consultar aquí), y por consiguiente, enjaular al Monkey Mind:

  • Asistir a reuniones, encuentros con otras personas, con bloc de notas para escuchar y anotar es una buena técnica que logra que no nos distraigamos por muy monótona que sea la reunión o conversación.
  • Al realizar solo llamadas destinadas al día y evitar el resto, las interrupciones disminuyen considerablemente. Esto requiere un gran nivel de alerta para no caer en esta pequeña trampa.
  • Es casi imposible no responder a ninguna llamada que no esté programada, pero sí es posible posponer a luego. Preferiblemente a un momento donde estemos libres para realizarla.
  • No podemos contar como distracciones todo lo que implique un contacto genuino con personas importantes. Siempre que esto no suponga interrumpir procesos en curso y en desarrollo.
  • Los espacios de Quietud Total fueron respetados en su totalidad. Esto posibilita la amplitud entre estímulo y reacción. Necesaria para poder visualizar y captar al Monkey Mind cada vez que salta.
  • Las afirmaciones estoicas funcionaron de una forma inesperada. En lugar de ser sobre situaciones, eran sobre las propias distracciones y Monkey Mind, visualizar cuando saltó, por qué, por qué no lo vi, qué sucedió después, etc. Esto fue una de las claves de la parte exitosa del experimento.
  • Extender los tiempos de meditación e incluir la sesión nocturna ayudó a ver con más perspectiva y ecuanimidad cada ladrón de tiempo o distracción que ocurría. Restando así importancia a un proceso que sucede sí o sí, y que podría haber acabado frustrándome.
  • Las decisiones de 30 segundos fueron retadoras en momentos, pero ayudaron a no caer en vacíos de tiempo donde no fuera operativo.
  • Fueron 40 días sin apenas pedir feedback o segundas opiniones, y debo admitir de que marchó mejor de lo que esperaba. El resultado del trabajo posterior o bien se asemeja al conseguido antes del experimento o mucho después. Esto hizo darme cuenta del tiempo y energía que perdía en reafirmaciones, aprobaciones o validaciones, hasta yo, que considero que no lo hago en el 90% de las ocasiones.
  • Diría que en un 70% de las veces cumplí con el “hack” de comer la misma comida cada día en las diferentes comidas. Cambiando luego cada 7 días. Creo que aquí, por mi parte, faltó una mejor planificación y variedad de alimentos.
  • Al estar viajando entre Ibiza, Madrid, Argentina y Uruguay, fue fácil el no estar cambiando de ropa, ya que solo llevaba la misma. Entonces el peligro era más bajo. No supuso nada diferencial respecto a los resultados que obtenía antes del experimento.
  • Decir más “no” puro entretenimiento televisivo fue fácil, igual a personas y conversaciones no resonantes. Esto me ayudó a estar más conectado conmigo mismo.
  • Adquirí cero bienes materiales no necesarios, casi como es habitual en mí. No diferencia aquí.
  • El atender con total atención a cada persona con la que interactuaba se convirtió, sin duda, en lo más difícil del experimento. Fue lo que más consciencia me dio sobre cuando sucedían esas distracciones o interrupciones.
  • El 90% de los días resultaron con más enfoque y porcentaje de productividad, debido a estar concentrado en acabar las cuatro cosas más esenciales profesionales, y luego los asuntos personales.
  • Este hack fue otro de los más transformadores: comprobar el correo entre una y dos veces al día. Algo que conseguí en la mayoría de las ocasiones, y que ahora, después de acabar el experimento enjaular al Monkey Mind, sigo practicando.
  • En cuanto a interactuar en las plataformas social media cada dos semanas, hubo veces que fue cada dos semanas y otras cada semana. Ya que en muchas ocasiones encontraba oportunidades de trabajo que podrían perderse si respondía cada dos semanas, no siempre era así, pero sí la mayoría de veces. En Instagram stories, cumplí con el sistema de no fijarme en ellas y compartir las que me mencionaban. Esto, indudablemente, hizo subir el porcentaje de enfoque y productividad y lograr estados de flow más continuados.
  • Una publicación al día en social media, seguir esta medida de contención me ayudó a estar más enfocado a mi trabajo, a la vida, y a las propias distracciones, lo que me ayudó a detectar mucho mejor cada vez que el Monkey Mind daba un movimiento.
  • Apenas compartí contenidos puntuales, pero los que compartí, iban relacionados con objetivos profesionales. Ninguna mejoría o anotación extra que hacer aquí.
  • Seguir con mi estrategia de publicaciones de contenidos, que al final es parte de mi labor profesional – y si casi personal – se hizo más simple y llevadera al no caer distraído entre medio en tantas ocasiones.
  • Instagram stories fue un poco dolor de cabeza, no al principio, sino más a la segunda fase del experimento. Era un engaño sutil, claro al estar viajando entre Sudáfrica-Garden Route, España, Argentina, Uruguay, era más fácil caer en la tentación de retratar algo y subirlo. Lo que inevitablemente restaba capacidad de atención y soltaba un poco más al Monkey Mind de la correa. No obstante, no sucumbí, más que en unas tres o cuatro veces, a subir la foto al instante, lo cual todavía me hubiera distraído mucho más. Cuando lo utilicé una vez por día, notaba mi cabeza y mi trabajo y mi comportamiento más centrado.
  • Uno de los grandes “hacks” y grandes logros es haber dejado por completo mi relación con el smartphone cuando estaba con otras personas. Y más importante aún, cuando estaba solo, que es más fácil caer en esa “pasión”. Únicamente lo utilicé para, como decía en la definición del sistema, las APPs que podrían ayudarme, como Google Maps, Skype, Keynote, etc.
  • iMessage y Telegram si fueron más dolores de cabeza. El “hack” aquí era encargarme de ellos una vez al día, no fue así. Hubo días de comprobar tres o cuatro veces, alguno otro cinco o seis, pero ya está. No fue tan mal, y eso hizo que se notara en mi spam de atención y distracción.
  • Escribí posts más cortos, tweets más cortos, historias más cortas. Eso me ayudó a poder tener más ultraproductividad.
  • Uno de esos descubrimientos dignos de resaltar fue el de escuchar la misma playlist durante 7 días. En muchos casos fue música “down-tempo” tibetana, budista, china, japonesa y otras vertientes. Diría que fueron incluso más de una semana lo que pasé escuchando la misma lista de música. Cuando la música es apropiada, se pueden lograr más y mejores cosas.
  • Eliminar el “entretenimiento” de youtube a deshoras para mí fue clave. Esto me dio casi 5 horas a la semana. No es mucho comparado con la media, pero para mí, esas 5 horas eran como 15.
  • El salto de tareas fue crítico, y lo más fascinante para mí ocurrió antes de saltar a otra. El verme a mí mismo a punto de saltar hacia otra tarea, me daba ese espacio de tiempo para parar ese impulso y seguir en la tarea. No digo que no lo hiciera, pero en proporción, como un 90% menos que antes de empezar este experimento.

Consideraciones y limitaciones

Aquí se detallan factores a tener en cuenta y obstáculos que aparecieron, fueron inevitables y marcaron el transcurso del experimento de intentar enjaular al Monkey Mind:

  • Anular por completo al Monkey Mind es algo improbable.
  • Cuanto más es el cansancio, más es la probabilidad que bajes los brazos frente a las distracciones.
  • A más energía, descanso y buen estado de ánimo, más propensos seremos a evitar estar “desconectados”.
  • He llegado a contar más de 322 posibles mecanismos distrayentes en un día.
  • Hay distracciones tan sutiles que pasan por alto cada día.
  • Vivimos tan adictos al mundo en el que estamos sumergidos, y la adicción es tan inteligente, que no nos enteramos de todo lo que nos roba vida (tiempo)
  • Es inviable vivir sin distracciones por más de 2 días, al menos en el caso que he concluido en el experimento.
  • Los aeropuertos eran lugares trampa, porque al estar “on the go”, solía romper las reglas más a menudo. Entre tanto ruído, es más fácil caer en la tentación.
Experimento cero distracciones, cómo vivir mejor y con más productividad...

Conclusiones sobre el Monkey Mind

Se requiere de mucha autodisciplina y robustez para primero seguir cada uno de los parámetros que componen ambos sistemas, el entorno digital y analógico. Y segundo para llevarlo a cabo cada día sin errores, desviaciones o dilaciones. Esto último, en este experimento, fue posible en pocos días, de ahí la conclusión.

Reducir la rigidez de los sistemas, normas o comportamientos es clave para poder realizar pruebas exitosas en este tipo de experimentos.

Lo más importante que extraigo del experimento, no es que eliminara todas las distracciones, interrupciones, ladrones de tiempo o pequeñas trampas. Tampoco que subiera mis niveles de enfoque, productividad, ultraproductividad o hiciera que el estado de flow apareciera más veces por más tiempo. Ni siquiera fue el construir una jaula más pequeña al estimado Monkey Mind. Algo que fue posible, como puedes ver en el cuadro de mando, en el día a día, y en los aprendizajes validados. Lo más prominente fue el incremento de consciencia y atención sobre lo que puede estar distrayéndome o interrumpiéndome. La capacidad de ver y responder (o no) más rápido y eficiente. Eso vale más que intentar acallar a una mente mono a la que llevamos toda la vida dándole miles de cacahuetes cada día.

¿Preguntas? ¿Algo que pueda aportar o haya quedado en el aire sobre mi relación – o la tuya – con el Monkey Mind?

Atribución imágenes: Flickr // Google.

Jun
6

Ser ultraproductivo es más fácil que la productividad que conoces

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

Estoy sorprendido con la cantidad de personas que todavía creen que la ultraproductividad (o incluso la productividad más básica) se consigue con APPs de productividad para tablet, smartphone o PC, leyendo blogs de productividad, escuchando podcasts para ser más productivo, asistiendo a conferencias de productividad eficiente o incluso participando en talleres de mi querida ultraproductividad. Pensamos, “con más estrategias, técnicas y discusiones seré más ultraproductivo”.

¿Eres más ultraproductivo/a? ¿Cuánto más?

La productividad de la ultraproductividad

Debato conmigo mismo cuánta ultraproductividad viene de las nuevas técnicas o herramientas, y cuánta proviene de obsesionarnos con la no-ultraproductividad y decidir hacer algo que impacte, ahora mismo.

Antes de que Internet, social media, smartphones y tecnologías disruptivas aparecieran, ya había personas ultraproductivas, todo ello sin herramientas de productividad. Cuesta imaginar si en realidad les hubieran enseñado a hacer más, mejor, más rápido e impactante.

Seguro, los sistemas, superhábitos y habilidades núcleo importan. Tanto como apartarte de las distracciones y simplemente hacer lo que sabes que necesitas hacer. Sin embargo, siempre que quieras encontrar un lugar para esconderte, lo encontrarás.

La productividad de ser ultraproductivos: más fácil

¿Cómo ser ultraproductivo fácilmente? 7 principios básicos que no he mencionado antes al hablar de este tema:

  1. Prepárate para lanzar, acometer, iniciar, intentar, probar, experimentar y hacer el máximo posible, cada día.
  2. Evita cualquier cosa que pueda suponer una distracción, interrupción, ladrón de tiempo o pequeñas trampas. (Revisa este experimento que estoy a punto de finalizar)
  3. Evita comprobar las redes sociales tanto como puedas. Esto implica leer, responder, etc.
  4. Lánzate antes de saber la respuesta. A veces es doloroso, pero es la forma más eficiente de avanzar que existe.
  5. Crea algo cada día, lo que sea, una partitura, cuadro, escultura, blog-post, podcast, vídeo, reflexión, cita, canción, diseño, etc.
  6. Colabora con las personas que merecen tu energía, atención y compromiso.
  7. Convierte tu día en un ritual de cosas que te hacen bien en lo profesional – y en lo personal.

El instinto de producir un gran trabajo no requiere Evernote, un Moleskine o un iPhone X.

Atribución imagen: Garden State Hiker.

May
17

Cómo crear “La Gran Noche”

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Podcast, Productividad  //  No Comments

Gana la mañana y ganarás el día, fantástico, no podría estar más de acuerdo. Sin embargo, eso no es todo… Gana también la noche, porque, primero cerrarás el día como se merece, de forma triunfal. Segundo, descansarás y recargarás mucho mejor. Y tercero, te habrás posicionado para ganar la mañana antes de ni siquiera empezarla.

Es el equilibrio (después de bailar en los límites) lo que nos da ese rendimiento excepcional que nos hace estar en un nivel diferente. Más energía, más enfoque, más fuerza y paz interior, mejor actitud y buen humor, más capacidad de esfuerzo, asimilación y estado físico, mental, emocional y espiritual. ¿Cómo llegar? Empezando por La Gran Mañana, sí, pero también finalizando por La Gran Noche.

La Gran noche - Isra García

Disrupt Everything #80 – La Gran Noche

El episodio número ochenta va para este sistema de ultraproductividad conocido como La Gran Noche. Una serie de hacks y superhábitos de alto rendimiento orquestados de forma que nos ayuden a crear la noche perfecta. Un espacio para desconectar (y conectar con uno mismo), fluir, relajarse, descargar todo tipo de cargas y sobre todo sentirse bien, estando en el mayor estado de paz posible. Va sobre ser gentil, amable, agradecido y respetuoso con uno mismo en las cuatro dimensiones del ser humano.

La Gran Noche- sistema de ultraproductividad y alto rendimiento holístico

Escucha directa

Índice de contenidos

  1. Intro a la ultraproductividad aplicada.
  2. Desconecta los dispositivos.
  3. Momento conmigo mismo.
  4. Ejercicios de respiraciones de danza interna.
  5. Ducha – o baño – relajante.
  6. Espacio de quietud.
  7. Tónico del sueño.
  8. Estiramientos para descansar.
  9. Inversión.
  10. La escalera de la vida.
  11. Los cinco atajos para el crecimiento exponencial.
  12. El pequeño diario de la sabiduría interna.
  13. Clase con Alan Watts.
  14. Estilo libre.
  15. Equipamiento para el gran momento.
  16. Sobre crear La Gran Noche.

Recursos:

Escucha, descarga, suscripción

Escúchalo y suscríbete víaa iTunes, Spotify, Google Play, Ivoox, Castbox FM, Player FM o RSS. Incluso puedes acceder al canal de vídeo y visualizar las series web…

disrupt everything podcast RSS
Disrupt everything podcast iTunes
disrupt everything en spotify - Escucha disrupt everything en Spotify
Disrupt everything podcast series by Isra Garcia  en Google play
Escucha Disrupt Everything en Ivoox
pt Everything en CastBox FM

También puedes escucharlo directamente desde la página principal del podcast.

Atribución imagen: B.Mayo.
Abr
20

Rendir al máximo

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  No Comments

En la edad de la industrialización, las empresas definían un buen trabajo por aquello que cumplía con las especificaciones dadas. Los profesores medían a un buen alumno por las respuestas acertadas en un examen. Los padres definían a un buen hijo por las calificaciones en el colegio. Si haces lo que se te dice, a tiempo, sin rechistar, sin gastar mucho y cumpliendo los estándares como el resto, es un buen trabajo, serás un buen empleado/alumno/hijo. Rendir al máximo era algo diferente a lo que debía ser. Lo terrible es que esto no ha quedado en esa época, esto sigue ocurriendo hoy en día. En la misma economía disruptiva.

Entonces, un mal trabajo sería lo opuesto. Uno que requiere adaptabilidad, rediseñar, reparar, reprogramar o improvisar. El trabajo mediocre, según el statu quo, será ese que salta por encima de las reglas y llega donde no se atreven a llegar otros. Entonces, un mal alumno sería ese que no se conforma con “lo normal”, el que cuestiona, el que se posiciona, en que pide más porque merece más. Y entonces, un mal hijo serçia el que decide ignorar el libro, los tests y las calificaciones para desarrollar su genialidad. ¿En serio?

Estamos viviendo un momento lleno de éxtasis, en una economía que no deja de evolucionar, así como la forma de aprender, convivir y trabajar. Como explicaba Emilio Ronco, los cambios son tan rápidos y bruscos que han superado la capacidad de adaptación de nosotros, los seres humanos. Si esto es así, y lo es, ¿cómo seguimos todavía anclados a un sistema tan miserable?

Lo que rendir al máximo significa

rendir al máximo - alto rendimiento

Hoy hay dos formas de rendir al máximo entendidas distintamente:

  1. Rendir de forma óptima, impactante, holística, humana y destacable: una forma de actuar, trabajar y vivir que cumple con lo que significa vivir hoy, y que al mismo tiempo excede expectativas tanto, que fija las miradas en nosotros. Óptima, porque no sobra nada ni falta nada, es el punto de equilibrio. Impactante porque tiene como objetivo el cambio positivo. Holística porque alinea las dimensiones física, emocional, intelectual y espiritual. Humana porque es vulnerable. Y destacable porque se merece destacar. Es aplicable a cada faceta, es posible por las herramientas, las facilidades y los recursos de los que hoy disponemos.
  2. Rendir con pasividad, pereza, negatividad, ego y mediocridad: poco que decir al respecto que no se haya dicho ya. Este es el subproducto de la industrialización. Es el legado que pensamos que nos han dejado, pero no, eso es solo una excusa más para no saltar a #1.

Es difícil rendir al máximo cada día en cada forma posible. Lo sé, porque las expectativas continúan subiendo. Lo cual lleva a una nueva categoría: alto rendimiento personal. Un rendimiento normal es anónimo y olvidadizo (aunque podría ser importante). Por otro lado, un rendimiento personal, es algo humanizado y por lo tanto preciado, se convierte en memorable porque la orta parte fue tocada por otra persona. A menudo, muy a menudo, rendir al máximo es algo personal, como el resultado brillante, así que personal sería más que suficiente hoy.

Atribución imagen: jigsawstocker – www.freepik.es.

Abr
18

Experimento cero distracciones: enjaulando al “Monkey Mind”

By Isra Garcia  //  Experimentos, Productividad  //  No Comments

Por alguna buena razón, este año es el que de momento menos experimentos he llevado a cabo, tan solo dos. El primero fue Quietud Total y el segundo Conversaciones Aleatorias con Extraños. Tengo cuatro grandes experimentos preparados, pero no acababa de decidirme para llevar uno a cabo. Entonces mantuve una conversación con Valentino a los días de estar aquí en Ciudad del Cabo. Su feedback me hizo darme cuenta que podría estar más desviado y distraído de lo que pensaba. Así que sentí que debía ir por ese camino, enfrentar aquello que podría estar restándome. Es de ahí donde nace el experimento cero distracciones.

Voy a hacer todo lo que esté en mi poder durante tres meses para vivir sin distracción alguna. Voy a ignorar cualquier interrupción o ladrón de tiempo, así como cualquier herramienta, mecanismo o persona que pueda suponer una amenaza para estar enfocado en lo que estoy haciendo, viviendo o sintiendo, solo o acompañado. Siento que es el experimento más complejo que he realizado hasta ahora.

Finalidad del experimento cero distracciones: enjaular al Monkey Mind

cero distracciones experimento - como enjaular al monkey mind

Este experimento tiene como última finalidad comprobar si es posible enjaular al Monkey Mind, un término budista utilizado para referirse a esa parte de nuestra mente que es caprichosa, incesante, inagotable, confusa, incontrolable e incoherente. Justo la que nos evita de vivir presentes y conscientes de la realidad en la que vivimos. Es el causante de las distracciones, interrupciones, falta de concentración, atención deficiente y evasión de lo que más importa, estar aquí y ahora. Para mejor ilustración, cuando escribía este párrafo, el Monkey Mind me llevó a utilizar el teléfono para responder un mensaje, dejando lo que estaba haciendo, perdiendo atención y enfoque por algo que no era una prioridad en absoluto… ¿Te suena?

Hipótesis

Lo que el experimento cero distracciones trata de demostrar es que se puede vivir en un estado permanente de enfoque, conexión interior, resonancia con otras personas y flow con trabajo y vida. Sin embargo, inicialmente, se cree que solo es posible hacerlo aquietando la mente y evitando/erradicando cualquier tipo de distracción analógica y digital.

Cómo voy a intentar enjaular al Monkey Mind

En este experimento el método es la clave. He diseñado una estrategia inicial que imagino que irá variando y cambiando a medida que voy avanzando y obtener más resultados que poder contrastar.

He confeccionado un sistema de ultraproductividad construído especialmente para este experimento. El sistema (o método) se divide en varias partes:

Cero distracciones – analógico

  • Asistir a reuniones, presentaciones, exposiciones o jornadas de trabajo con bloc de notas para tomar las impresiones, conclusiones, feedback o claves de cada intervención. Actuar sobre ello como paso posterior.
  • Realizar solo las llamadas programadas en el día.
  • No responder a una sola llamada que no esté planificada, sino pasarla al día siguiente. A menos de que sea de mis personas importantes.
  • Crear cuatro espacios de Quietud Total de entre 5-10 minutos al día: mañana, mediodía, tarde y noche.
  • En la mañana realizar afirmaciones estoicas sobre las distracciones que podrían aparecer para desviarme del camino.
  • Meditar como hago cada mañana entre 33-43 minutos, y meditar 10 minutos por la noche. Enfocando esta última meditación a darme cuenta de todo lo que me he dado cuenta durante el día. Dedicar los últimos minutos de la meditación matutina a visualizar mejor el Monkey Mind.
  • Tomar decisiones en 30 segundos.
  • Esquivar los procesos de trabajo que impliquen feedback, opiniones, decisiones o aprobaciones de terceros.
  • Comer la misma comida en las diferentes comidas diarias. Cambiar de alimentación cada siete días.
  • Vestir la misma ropa durante diez días a la semana. Mismo modelo, cambiando las prendas.
  • Eliminar los espacios de tiempo dedicados a series, noticias o conversaciones no conectadas con lo que considere como importante para las personas que me rodean y para mi mismo.
  • No adquirir ningún bien que no sea de mi primera necesidad o que me acerque a mis objetivos.
  • Prestar atención extrema a cada persona con la que converse.
  • Enfoque máximo en los cuatro triunfos (las cuatro trareas clave que necesitas para ganar el día), tan pronto como empiece la jornada de trabajo.

Cero distracciones – digital

  • Redactar, responder y comprobar el correo electrónico dos veces al día, mediodía y tarde.
  • Leer, responder comentarios y mensajes en plataformas sociales cada dos semanas, sábados o domingos. Esto significa que perderé todas las historias de Instagram que sean compartidas conmigo, o aquellas en las que sea mencionado.
  • Realizar una publicación al día en LinkedIn, Facebook (página), Twitter y Pinterest, la cual tendrá que ver con lo que creo a diario aquí, en isragarcia.es. Realizar una publicación en Instagram cada uno-tres días. En el perfil de Facebook solo publicaré de forma puntual y de forma bastante más escueta que de costumbre.
  • Compartir contenidos puntuales que respondan a propósitos y objetivos específicos y relacionados con el trabajo que realizo.
  • Seguir publicando un vídeo cada día en el canal de Youtube. Así como un podcast semanal, artículo semanal en isragarcia.com, en Medium y en mi espacio en Expansión.
  • Publicar una sola historia (en Facebook e Instagram) al día, al comienzo o al final del día. La historia será un chispazo escrito a mano por mí.
  • Usar el smartphone para utilizar Uber/Cabify, mapas, Skype, Evernote, Keynote Remote, Sleep Cycle, Apps de finanzas, Google Drive, Spotify, y otras APPs de productividad. Nunca cuando esté con otras personas, a menos de que sea consciente de que es estrictamente necesario. Tampoco será utilizado cuando esté conmigo mismo.
  • Contactar, responder y enviar mensajes en iMessage y Telegram una vez al día – plataformas de social messaging habilitadas únicamente para equipo, amigos cercanos, familiares, clientes, proyectos.
  • En el caso de tomar fotos, tomar una sola foto, salga como salga. Misma dinámica para grabación de vídeos. No subiré fotos ni vídeos de forma instantánea.
  • Utilizar menos textos y palabras, menos contenido, menos minutos, menos para decir lo mismo.
  • Escuchar la misma playlist durante toda una semana. Luego cambiar al siguiente.
  • Descartar la visualización de cualquier vídeo, audio o contenido visual que se considere “entretenimiento” fuera de los momentos designados para ello. Y estos son: en el desayuno, en la comida y en la cena, en caso de no estar acompañado.
  • Cambiar de tarea solo cuando la he dado por terminada, no saltar de tarea en tarea de forma aleatoria, indiscrimianda y evasiva.

Ya practico muchos de los hacks que forman el sistema cero distracciones. Lo que he hecho es ser más sólido aumentando severidad y tiempo. Otros hacks son nuevos.

Nota: este sistema es complementario a los sistemas de ultraproductividad ya integrados, así como el algoritmo de Alto Rendimiento Holístico.

Próximos pasos

A partir de hoy mismo esto es todo lo que sucederá:

  • Empezar a monitorizar, a diario, una serie de parámetros cuantitativos y cualitativos que estoy desarrollando, los cuales permitirán poder hacer un mejor análisis del experimento.
  • Realizar a diario un proceso de feedback para evaluar el progreso.
  • Cada semana grabaré un vídeo con las conclusiones semanales. Al final del experimento, uniré todo el material y crearé un vídeo-documental completo que será publicado aquí.
  • Consideraré ir incluyendo nuevos parámetros, sistemas, técnicas y estrategias con las que ir ajustando los resultados que se vayan obteniendo.
  • Cada mes publicaré un informe con seguimiento, descubrimientos, avances y conclusiones del experimento cero distracciones.

Debo admitir que entro en un experimento que siento que necesito, porque estoy dispuesto a eliminar las distracciones que más daño hacen sin renunciar a una vida plena. Creo que es posible, de ahí que ya tenga lista la jaula donde pienso aprisionar al Monkey Mind.

Atribución imagen: Collective Evolution.

Feb
28

90 minutos durante 3 meses

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

Creo en trabajar duro, sí, pero al mismo tiempo también en trabajar inteligentemente. ¿Tienes una fórmula?

Imagina qué sucedería si…

  • Trabajaras en el desarrollo del producto que tienes en mente cada día durante 90 minutos. ¿Te imaginas lo que serías capaz de crear en tres meses?
  • Entrenaras en ejercicios de fuerza y carga combinados cada día durante 90 minutos. ¿Te imaginas todo lo que serías capaz de mejorar en tres meses?
  • Escribieras sobre todas las ideas sueltas sobre el libro que tienes en tu mente durante 90 minutos al día. ¿Puedes ver dónde serías capaz de llegar en tres meses?
  • Incluyeras cada día un nuevo punto de contacto de marketing para tu servicio, junto a su diagrama de flujos, y dedicaras 90 minutos para explicarlo, extenderlo y desarrollar sus líneas de interacción y momentos de la verdad. ¿Sabes cómo de valioso, útil e impactante sería tu customer journey en tres meses?
  • Vendieras tu empresa durante 90 minutos a clientes potenciales que podrían ser propensos a ser impactados por el cambio que tu producto/servicio genera. ¿Qué progresión crees que alcanzaría en tres meses haciéndolo cada día?

Sea lo que sea aquello que tengas en mente. Tengo la fórmula, cada día durante 90 minutos, durante tres meses. Imagínate cómo de lejos llegarías.

Trabajar duro y trabajar inteligente - la fórmula de 90 minutos al día durante tres meses

No me digas que no tienes tiempo, tienes tiempo. Lo que necesitas es una fórmula que te haga ir más allá, está podría ser una: “90 minutos al día durante tres mes”.

Trabajar duro no es suficiente…

Las personas piensan que o bien hay que trabajar duro, o bien hay que trabajar de forma inteligente. La respuesta es “ambos”. Es por eso que nació ultraproductividad. Tienes que trabajar duro y con perspicacia basándote en tu ambición y en lo que eres capaz de hacer día a día.

Cuando hablo de trabajar cada día, de no desfallecer, de ser autodisciplinado, de no parar de persistir, de meter más energía, más intención, más inteligencia y más entrenamiento. No lo hago con el ánimo de fatigarte, todo lo contrario, no es sobre el esfuerzo, en realidad, es sobre lo que todo esto hacer por tu mentalidad.

No mejoras estando quieto, no progresas sin esfuerzo, no avanzas sin impulso.

Si estás dispuesto de dedicar 90 minutos al día durante tres meses lograrás cosas que no imaginabas.

Pruébalo.

Atribución imagen: Sean Davis.

Feb
16

Habilidades para dominar la ultraproductividad

By Isra Garcia  //  Habilidades, Productividad  //  No Comments

La productividad como la conocemos no es productiva en absoluto. Es algo que queda latente cuando llega el momento de trabajar el área de ultraproductividad. Flaqueza presente cada vez que interactúo con un participante de Stand OUT Program, Inconformistas o Programa de Excelencia para personas desempleadas, o trabajo codo a codo en un taller o consultoría de ultraproductividad.

Resulta que la productividad como la conocemos hoy, y la venden, es un desperdicio. En la empresa no es útil ni para el empleado, ni para el jefe. Es estresante y no es lo suficientemente consistente como para crear un impacto duradero que tenga efecto. En autónomos, freelancers, empresarios es incluso más deprimente… Todos buscan el oro de ser productivos y la mayoría acaban incluso pero que al principio: frustrados, decepcionados, sobrecogidos y abrumados.

las habilidades ultraproductivas más impactantes

Este problema podría erradicarse si:

  1. Enfocamos las energías en lo que importa, un plan de trabajo simple que nos de más en el trabajo, pero todavía más en la vida. (Ultraproductividad)
  2. Nos enfocamos en mejorar nuestro estilo de vida, habilidades, hábitos y comportamientos, en lugar de enfocarnos en “herramientas para ser más productivos”.
  3. Sabemos que habilidades ultraprodutivas son las que necesitamos integrar en nuestro día a día – y luego adquirimos la autodisciplina para convertirlas en un hábito rutinario.

Las habilidades ultraproductivas: listado comprensible

Llevo un tiempo documentando las habilidades ultraproductivas más eficientes que he detectado en estos años. He confeccionado una pequeña lista de las que han sido más bien acogidas por la gente con la que he trabajado. Aquí van:

  • Actitud estoica, con todo lo que ello conlleva.
  • Afín a la tecnología, pero más todavía a las personas, y a llevar una buena vida.
  • Apreciación del tiempo como el bien supremo. Y gestión del mismo de manera consecuente.
  • Autoconsciencia.
  • Autodisciplina.
  • Capacidad descomunal de auto-mejora.
  • Claridad mental.
  • Conexión del mix entre personas, intereses, habilidades, fortalezas, debilidades y objetivos.
  • Confiar ciegamente – y delegar: en equipo, colaboradores, proveedores, clientes. (Es por eso que es esencial crear y cerrar el círculo de influencia que te rodea)
  • Curiosidad y capacidad de reinvención constante y capacidad de: explorar nuevas formas de prototipar sistemas y proceso
  • Decisiones tomadas con eficiencia (no efectividad)
  • Diligencia férrea en el cumplimiento y respeto tanto del trabajo importante, como el tiempo de descanso, ocio, crecimiento/mejora y “placer”.
  • Empatía (interna y externa)
  • Empoderamiento de personas, liderazgo conectado.
  • Escucha activa.
  • Establecimiento y cumplimiento consciente de mentas.
  • Excelencia en planificación y ejecución de tareas y responsabilidades: incluyendo el compromiso.
  • Gestión de crisis (interna primero, luego externa)
  • Gestión de proyectos empática.
  • Iniciativa.
  • Instinto emprendedor.
  • Mentalidad camaleónica: adaptación a los cambios inesperados de entorno, contexto, objetivos y necesidades.
  • Pensamiento disruptivo.
  • Pensamiento lateral.
  • Planificación de proyectos simplificada.
  • Prestar atención: atención al detalle más minucioso posible.
  • Permanecer alerta a estar despiertos: analizar y autoreflexionar sobre los procesos diarios.
  • Resolución de problemas de forma simple, innovadora y silenciosa.
  • Reuniones ultra-eficientes (higiene en las reuniones).

Haz que funcionen (las que te funcionen)

Primero, es técnicamente imposible que en menos de tres o cuatro años integres todas estas habilidades ultraproductivas. Así que empieza por una, dos o tres y trabajálas poco a poco, día a día.

Segundo, puedes aprender cómo trabajarlas aquí (sin coste y sin suscripción). En el enlace encontrarás más de 300 recursos donde esas habilidades serán puestas a prueba.

Tercero, si por otro lado, quieres que las trabajemos juntos, hay tres opciones: manejar algunas de estas habilidades en el microMBA Inconformistas en las próximas cuatro ciudades Españolas en las que estaremos. Profundizar en el 90% de ellas en SOP 2019. O realizar un taller privado para tu empresa o colectivo (contacta aquí)

Feb
3

Estilo de vida ganador (ante todo)

By Isra Garcia  //  israporelmundo, Lifestyle, Productividad  //  No Comments

Una de las razones por la que trabajamos todo el tiempo es por el hecho de que todo el mundo hace lo mismo. ¿Qué pasaría si el 80% de tus amigos, colegas, socios, colaboradores, cliente so proveedores trabajaran 4-5 horas al día? Simple, tú harías lo mismo. Es difícil empezar a trabajar a las 9h y acabar a las 14h, como lo es empezar a las 19h y acabar a las 23h. Esto último es lo que he estado haciendo estos 7 últimos días mientras estaba en Lonely Beach (Koh Rong, Camboya). Hay que saber adaptarse al entorno más beneficioso para uno mismo, así como para su negocio, sus clientes y tribu. Crear un estilo de vida ganador es la misión.

cómo crear un estilo de vida ganador - Isra García

Claro, pero si todos trabajan desde bien temprano hasta adentrada la noche, tú harás lo mismo. Si preguntas a toda esta gente que trabaja tantas horas sin parar, la respuesta es que hay mucho trabajo que es imposible hacer entre las “horas de oficina”. Especialmente el denominado trabajo importante.

La vida real debe ganar siempre

Obviamente esto no es algo sostenible. El trabajo debe estar al servicio de la vida real, no al revés. Y la vida real siempre debe prevalecer. Soy fiel creyente del esfuerzo, de “hacer lo que sea necesario”, de trabajar un día sin dormir cuando sea necesario, de arrasar con lo que sea. Sin embargo, eso no quiere decir que no priorice el llevar el mejor estilo de vida que pueda crear cada día. Por ejemplo, acabo de llegar a Siem Reap en un autobús-hotel nocturno. Son las 7:15 de la mañana, he llegado a la ciudad, he buscado un parque cercano y he paseado hasta llegar. Una vez en el parque he meditado por 40 minutos, he hecho el ejercicio de priming, he recitado algunos mantras, he dado las gracias por lo que me sentía agradecido y he fijado los tres objetivos no-profesionales del día. Por cierto, hoy no hago deporte, es mi segundo día de descanso

Al terminar, he permanecido quieto durante un buen rato, disfrutando del sol. Pasado un tiempo, he buscado un Starbucks y he vuelto a pasear. Cuando he llegado, como estoy de segundo día de ayuno semanal, he pedido una infusión, he escrito el diario de El Viaje y he escrito. Luego he volcado pensamientos durante unos 12 minutos, he hecho 5 minutos de journaling y he leído The Daily Stoic (un capítulo por día) y he tomado lo más importante para escribirlo en el cuaderno de estoicismo que estoy construyendo. Al terminar, he visto un vídeo que me apetecía ver y he escuchado algo de música jazz de esta playlist. Ahora que escribo estas líneas he empezado a trabajar, son las 9:30h y trabajaré hasta las 14:30h. En acabar iré a cuidarme con un masaje tailandés. Al finalizar iré al aeropuerto y me relajaré hasta que salga el vuelo para Hong Kong, por que el viaje alrededor del mundo continúa.

Crea un estilo de vida ganador

Se puede trabajar de forma implacable al mismo tiempo que se disfruta del día de la misma manera. Puedes llevar una gran vida sin matarte a trabajar horas y horas, créeme, hay tantos ejemplos que solo tienes que mirar a tu alrededor. Tanto a nivel empresarial y directivo, como a nivel trabajador. Puedes encontrar mucho en ReWork y “It doesn’t have to be crazy at work“.

Cuando piensas sobre ello, los últimos 40 años han sido formidables para el desarrollo del trabajo. Sin embargo, nos hemos quedado con los malos hábitos en lugar de con los buenos. La muestra es que Facebook sigue acaparando las noticias mundiales. Sé que un reinicio cultural no va a pasar de la noche a la mañana, pero la necesidad de que suceda aumenta día a día. Se avecinan tiempos interesantes.

Ahora que sabes esto ¿qué es lo que vas a hacer tú para crear un estilo de vida ganador?

El Viaje continúa

Ya quedan atrás Tailandia, Myanmar y Camboya, por delante Hong Kong. Como por el Año Nuevo Chino no podré sacar la visa a tiempo para entrar a China antes de marchar a Nueva York, quizá visite Macao y Taiwán, veamos que sucede. Nada está escrito, lo que seguro que sucederá es que emplearé la ultraproductividad y el alto rendimiento para seguir con un estilo de vida ganador.

Pd. Si quieres profundizar en este asunto, el programa que lidero de educación disruptiva transversal para adultos es mi mejor recomendación. Sucederá en dos lugares de Españ este año, en Colombia una vez y en Ciudad del Cabo otra. Si estás interesado/a, contacta conmigo aquí para poder guiarte.

Ene
2

Sumario anual de lo que he hecho, creado y lanzado en 2018 (listado)

By Isra Garcia  //  Productividad, Proyectos  //  No Comments

Cada año, después de cerrar el año anterior, suelo hacer una revisión de todo lo que he creado y lanzado durante el año. Es una práctica que llevo a cabo desde el año 2010. Aquí hay un sumario de estos últimos siete años. Esto que encontrarás a continuación es le resultado de mi revisión anual de proyectos en 2018.

Revisión anual de proyectos 2018

Revisión anual de proyectos 2018

He dividido la revisión anual de proyectos de este año en bloques como cada año. Con excepción de dos nuevas secciones añadidas: educación y entrevistas. También he suprimido otras dos secciones: conciertos y eventos.

Blogger / columnista / contenidos

Esta sección corresponde a los artículos, posts, publicaciones y contenidos audiovisuales y auditivos que he ideado, creado y lanzado:

  • 358 publicaciones en isragarcia.es
  • 46 publicaciones en isragarcia.com
  • 49 artículos en Expansión
  • 68 historias en Medium
  • 41 posts en LinkedIn Pulse.
  • 15 artículos para The StartUp.
  • 48 podcasts para Disrupt Everything.
  • 18 vídeo-entrevistas.
  • 323 vídeos: vlog/ElViaje, series web y experimentos.

Libros

Sección sobre publicaciones editoriales lanzadas:

Experimentos

Sección destinada a los experimentos llevados a cabo este año:

  • Experimento 99 días de alimentación óptima.
  • Experimento 200 días de rechazos y fracasos.
  • Experimento seguir / ignorar cualquier recomendación durante 20 días.
  • Experimento microdosing LSD.
  • Experimento nootrópicos.
  • Experimento 31 días madrugando a las 3am.
  • Experimento Psilocibina.
  • Experimento 18 meses de ayuno intermitente.

Puedes consultar aquí todos los experimentos en detalle.

Conferencias, talleres y presentaciones

Parte referente a conferencias, talleres y presentaciones impartidas:

  • Blockchain Banking – Málaga, Barcelona, Puebla, Alicante.
  • 6 conferencias de Ultraproductividad.
  • 2 talleres de excelencia, alto rendimiento y ultraproductividad.
  • 2 charlas en institutos y centros de menores de día.
  • 4 talleres de marketing.
  • 2 talleres de marketing digital.
  • 14 conferencias corporativas para empresas.
  • Gira presentación Marketing Digital para Dummies: Valencia, Castellón, Madrid, Barcelona y Alicante.

Consulta más en profundidad aquí las conferencias y talleres.

Agencia / marcas

Esta sección cubre los nuevos clientes con los que hemos trabajado desde el área agencia.

  • Kryptobits.
  • Cryptosolartech.
  • NOX Madrid.
  • Blue Waves Surf School.
  • Dreamers Marbella.
  • Ilusia – Ilai.
  • Cibergestión División América.

Consulta aquí el listado completo de clientes de agencia.

Consejero / consultor

Sección que detalla las empresas que he asesorado este año:

  • Kryptobits.
  • Cryptosolartech.
  • 7 consultorías para PYMES.
  • 4 consultorías para individuales.
  • 35 micro-consultorías de 20 minutos.
  • Panama Jack.
  • Teatro Marbella.

Ver aquí el listado completo de empresas.

Negocios / proyectos

Listado con los proyectos lanzados en este 2018:

  • Stand OUT Program Barcelona.
  • Stand OUT Program Bogotá.
  • Inconformistas microMBA Valencia.
  • Inconformistas microMBA Madrid.
  • Proyecto Programa de Excelencia en 36 ciudades (en curso)

Consulta aquí el listado de proyectos lanzados en los anteriores años.

Iniciativas sociales

Sección dedicada a las iniciativas sociales que he desarrollado y en las que he participado:

  • Afrika Burn Challenge – a favor de Bridges for Music.
  • Programa de excelencia para personas desempleadas – 35 cumpleaños.
  • Ride to Burning Man – a favor de BFM.
  • Taller sobre marketing para el curso de Vigneron del CdT.
  • Charla para los alumnos del IES Lloixa (Alicante).
  • Charla en el centro de Menores Periferia (Valencia).

Educación

Es una nueva sección donde detallo los proyectos educativos en los que he participado como alumno:

Deporte / aventuras

Esta sección va sobre los retos deportivos que he enfrentado en este 2018:

  • Ride to Afrika Burn: 333 kilómetros en ayunas desde Ciudad del Cabo al desierto de Tankwa Karoo.
  • Burning Man Quest – modo autosuficiencia: 1.000 kilómetros de ciclismo en ocho días, desde Hollywood al desierto de Black Rock City.

Aquí un histórico sobre los retos enfrentados desde hace años.

Experiencias vitales

Sección destinada a todas esas experiencias que he realizado y me han transformado de una forma u otra:

  • El Viaje alrededor del mundo:
    • Australia.
    • Japón.
    • Sudáfrica.
    • Tanzania.
    • Namibia.
    • Kenia.
    • Egipto.
    • Italia.
    • Grecia.
    • Estados Unidos.
    • Colombia.
    • Israel.
    • Tailandia
  • Burning Man.
  • Afrika Burn 2018.
  • Rainbow Serpent Festival
  • Castle Burn 2018 (Escocia)
  • Burning Man 2018.
  • La Toscana team building.
  • Meditación con Sonido con Alexandre Tannous.
  • Crucero por el río Nilo.

Juergas

Las fiestas que este año he disfrutado:

  • Solomun @ Pachá.
  • El Row @ Amnesia.
  • El Row @ Cova Santa.
  • El Row @ Las Vegas.
  • FAYER @ Valencia.

Algo así no podía faltar en mi revisión anual de proyectos. Claro.

Medios

Sección donde listo el número de entrevistas y apariciones en medios.

  • 12 entrevistas.
  • 19 apariciones en medios.

Aquí las entrevistas del último año y el pasado.

Entrevistas

Nueva sección creada a partir de las entrevistas que he realizado para mi podcast, las entrevistas a disruptores en vídeo y las conversaciones en mi viaje alrededor del mundo.

  • Chris Brogan.
  • Jeff Bullas.
  • Alex Sicart.
  • Josef Ajram.
  • Vanessa Lengies.
  • Alexandre Tannous.
  • Jens Cromer.
  • Joe Gardner.
  • Nadav Wilf.
  • Valentino Barrioseta.
  • Javier Pérez.
  • Martijn Schirp.
  • Pedro Biurrun.
  • Xiomara Xibillé.
  • Wim Hof.
  • Víctor Ronco.
  • Nacho Ibernón.
  • Julian Davis.
  • Tim West.
  • Charo Val.
  • Alain Aguirre.
  • Pablo Alonso.
  • Juan Antonio Reig.
  • Edward Zaydelman.
  • Edu Imbernón.
  • Álvaro Villa.
  • Lou Mateos.
  • Luisangel Mendaña.
  • Julian Silva.
  • Javi Pacheco.
  • Rubén Fernández.
  • Raúl Font.
  • Lucas del Paso.

Comprueba aquí el podcast. Aquí las entrevistas a disruptores, y aquí los vídeos de El Viaje.

Esto es lo que he podido hacer en este año que acaba de terminar. Esta es mi revisión anual de proyectos para 2018. Ahora por delante un año nuevo para dibujar y con una referencia que poder mejorar.

¿Has pensado en su sumario anual? ¿Cómo es?

Nov
23

Cómo crear una mañana grandiosa y ultraproductiva

By Isra Garcia  //  Podcast, Productividad  //  No Comments

Cuento que por lo menos en un año hay 310 días aprovechables. Eso si quitamos juergas, resacas, días de tanto trabajo que ni duermes (o días de exámenes finales) o los días en que caes enfermo o similares. Imagina que en esos 310 días te comprometes a empezar el día de forma productiva y grandiosa. ¿Cómo? Empezando por recompensarte, empezando dándote todo aquello que podría hacerte sentir grandioso/a. Me refiero a crear la mañana perfecta.

¿Cuál crees que es la diferencia entre alguien que gana el día y tú? No hay mucha más que el hecho de tomar la decisión de apropiarte de tu mañana cada día.

Cómo ganar el día, la mañana perfecta

Es lo que en ultraproductividad se llama La Gran Mañana. Un superhábito de Alto Rendimiento que he desarrollado en varias ocasiones de diferentes maneras.

Imagina:

  • Decir algo que te fascina sobre la persona con la que duermes (si duermes acompañado)
  • Activarte con un ejercicio de respiraciones (por ejemplo este)
  • Meditar durante 10 minutos.
  • Apreciar al menos cinco cosas que disfrutaste ayer.
  • Escribir los pensamientos que tienes al despertar durante 5 minutos.
  • Establecer los tres objetivos personales y profesionales del día.
  • Realizar 10 minutos de ejercicio de alta intensidad como explosión física para empezar el día al 100%.
  • Desayunar la comida más saludable y rica que tu cuerpo pueda ingerir en la mañana.
  • Ver o escuchar una pieza de contenido que te automotive.
  • Leer 10 o 20 páginas de un libro y sacar una o dos ideas que aplicar hoy.
  • Preparar el desayuno para el resto de tu familia.

Disrupt Everything #58 – la mañana perfecta, La Gran Mañana

En este nuevo episodio semanal de Disrupt Everything podcast series explico de principio a fin cómo diseñar la mañana perfecta. El método es sencillo y cualquiera puede llevarlo a cabo, me parecía que era necesario un podcast para poder profundizar en este “hack” tan poderoso y decisivo. No hay duda alguna que si ganas la mañana, ganarás el día. Si construyes una mañana grandiosa, imagina cómo será tu día.

¿Cómo cambiaría tu vida si durante un año te forzaras a diseñar la mañana más grandiosa que puedas vivir?

Cómo crear la mañana perfecta y ganar el día - la técnica de la gran mañana - ultraproductividad

Escucha directa:

Índice de contenidos

  1. Qué es la gran mañana.
  2. Cómo diseñar la mañana perfecta.
  3. Qué puedes utilizar.
  4. Cómo es mi gran mañana.
  5. Consideraciones.

Escucha, descarga, suscríbete: iTunes, RSS o reproductor

Escúchalo y suscríbete via iTunes, Spotify, Google Play, RSS o entra a las web series…

Disrupt everything podcast iTunes
disrupt everything en spotify - Escucha disrupt everything en Spotify
Disrupt everything podcast series by Isra Garcia  en Google play
disrupt everything podcast RSS
disrupt everything web series

También puedes escucharlo directamente desde la página principal del podcast Disrupt Everything.

Nov
14

Por qué voy a levantarme a las 3 am durante 31 días seguidos – el experimento

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Experimentos  //  No Comments

Tanto tú como yo hemos leído mucho sobre el poder de madrugar. Es sin duda un superhábito para hacer posible La Gran Mañana. Pero, ¿se podría llevar más allá? ¿Qué sucedería si lleváramos el madrugar hasta el margen/extremo? ¿Es viable despertar a las 3 de la mañana como algo normal después de haber dormido bien?

Marcar la diferencia requiere madrugar

Hace un tiempo descubrí que algunas de las personas que más hacen y consiguen en este mundo se levantan a las 4 de la mañana. Me refiero a personas como Dwayne “the Rock”, Benjamin Franklin, Obama, Charles Darwin, Robin Sharma, Bill Gates, Lexy Funk, Jack Dorsey (Twitter), Richard Branson. Otros como Dave Cush (Virgin), Robert Iger (CEO Disney), Padmasree Warrior, Michelle Gass (Starbucks) o Andrea Jung (Avon) a las 4:30am. Incluso hay algunos como Tim Cook, Dan Lee o Brett Yormark (New York Jets) que se levantan a las 3:30-3:45am. Aunque pocos superan a Margaret Thatcher, quien apenas dormías entre tres y cuatro horas al día.

Aquí El País habla sobre empresarios y emprendedores que se levantan desde las 4:30am hasta las 6am. Hay otros perfiles que oscilan las 4am. La mayoría de personas “exitosas” parece que se levantan entre las 4:45am y las 6:30am. Vaya.

¿Está madrugar y levantarse pronto realmente relacionado con hacer el trabajo que importa y sobresalir? ¿Es tan decisivo?

Por qué voy a despertar a las 3 de la mañana cada día durante 31 días...

Experimento (y reto) despertar a las 3 de la mañana durante 31 días seguidos

Siempre he sido una persona con problemas para madrugar y levantarme más tarde de las 7 am. Así que en esta ocasión no solo voy a experimentar, sino que además voy a retarme a levantarme a las 3 de la mañana cada día durante 31 días seguidos.

¿Por qué el despertar a las 3 de la mañana durante 31 días seguidos? ¿Por qué levantarte más pronto que nadie?

Mi pregunta aquí es ¿Y por qué no?

¿Qué me lo impide? ¿Qué sucede cuando te levantas a las 3am todos los días? ¿Cómo cambia tu trabajo y tu vida? (si cambia). ¿Cómo afrontas las cosas? ¿Cómo de ultraproductivo eres capaz de ser? ¿Ayuda a expandir y optimizar el Alto Rendimiento? ¿Qué cambiará en uno mismo el adquirir el hábito de levantarse a las 3 de la mañana y ganar el día? ¿Cuánto y qué seré capaz de producir en todos esos días? ¿Qué cosas positivas traerá a mi vida adqurir este superhábito? ¿Y qué otras cosas no tan positivas también descubriré llevando dicho experimento a cabo? ¿Conseguiré dominar el madrugar? ¿Desarrollaré alguna habilidad núcleo como consecuencia? ¿Qué impacto tendrá sobre mi salud? ¿Y sobre mi rendimiento mental, físico, emocional y espiritual?

Madrugar más de lo que me gustaría

Solo conozco una forma de saber la respuesta a estas preguntas, probándolo. Así que a partir de esta noche, dormiré más temprano para despertar a las 3 de la mañana cada día y ver que efecto tiene en mi vida y trabajo. Diseñaré un cuadro de mando cualitativo y cuantitativo y seguiré muy atentamente los avances de cada día. Al terminar compartiré los resultados tal y como he hecho con todos los experimentos hasta día de hoy.

El objetivo es levantarme a las 3 de la mañana y seguir el proceso, donde quiera que me lleve. No cabe duda, que ante viajes, compromisos, estilo de vida, eventos, trabajo y más, va a ser un gran desafío. Voy a volver a ponerme a prueba, contra mí mismo.


Oct
10

Cómo hacer que lo que amas sea más lucrativo

By Isra Garcia  //  Entrepreneurship, Productividad  //  No Comments

Hacer algo creativo puede ir mano a mano con ganar el dinero suficiente para vivir bien. Es decir, llevar una vida digna. Esta es la respuesta a cómo perseguir una pasión lucrativa:

1. Maximiza tu industria

La mayoría de las veces asumimos que lo que ganamos en el trabajo es lo que deberíamos estar ganando por seguir haciendo lo que hacemos. No, estamos equivocados. No hay nada que nos detenga para cambiar de trabajo y buscar la oportunidad que merecemos. No todo el mundo tiene la misma definición de salario bajo, si empresas competidoras ofrecen cantidades más sustanciosas, cambia de puesto, o usa la oferta para negociar un mejor acuerdo.

2. Reposicionatus habilidades núcleo

Quizá posees una habilidad que puede ser transferida a una industria diferente. Una que esté dispuesta a pagarte más. La filantropía corporativa pagaría mejor que trabajar para una pequeña ONG. Si te gusta escribir y te pagan por ello, la medicina o negocios dan más que las reseñas de los libros de ficción. Hay que buscar eso que los profesionales del marketing ansiamos, una gran estrategia, porque esos son los micronichos.

3. Intenta un esfuerzo extra

Si piensas en serio sobre lo que amas hacer, seguro que encuentras una pequeña parte que puede ser remunerada. Si eres músico puedes dar clases y tocar en fiestas. Si creas esculturas, también puedes crear pequeñas joyas a escala y venderlas en Etsy. La clave es dominar la única faceta que no forma parte del ruido de moda, para eso necesitarás llegar a clientes potenciales. Empezar por una lista de email de personas interesadas en algo único que haces podría ser una buena idea. Forma una comunidad de personas que compartan tu pasión, las oportunidades aparecerán. Eso estoy aprendiendo en The Marketing Seminar. Dado que ese esfuerzo extra es para darte dinero, asegúrate de que subes los precios de forma regular. Tan pronto como avances, con los años, deberías ir subiendo de categoría de clientes.

Cómo perseguir una pasión lucrativa y crear tus ingresos pasivos haciendo lo que amas...

4. Trabaja una vez, vende mucho (y elegante)

Los esfuerzos extras, y relacionados con tu pasión, requieren mucho esfuerzo. Sobre todo si trabajas a jornada completa en ese trabajo. La clave está en experimentar con diferentes enfoques antes de encontrar el encaje perfecto que te ayude a generar unas ganancias significativas. Esto es algo que estoy viviendo en primera persona con Ultraproductividad, el Alto Rendimiento y los experimentos.

Crear un ingreso pasivo es parte de la estrategia. Por ejemplo, escribir un libro tomas tiempo, pero ganas cada vez que vendes uno. Dar una clase o conferencia es casi parecido, si lo grabas (no es de mi gusto), puedes hacer que otros lo descarguen gratis, o pagando. Cómo perseguir una pasión lucrativa depende también de crear pequeños ingresos pasivos.

5. Ve a la tuya

Si amas lo que haces, cuando obtengas beneficios te lanzarás de cabeza todavía más. Lo cual te llevará a una mejor oportunidad de rentabilidad y disfrute. Cuando el esfuerzo extra por tu pasión te da poco, no puedes hacer mucho si tienes otro trabajo, pero cuando consigues la tracción suficiente como para desligarte y lanzarte a muerte a por la pasión que ya produce algún ingreso. Adivina lo que sucede… Cuando trabajas para ti mismo hay pocos límites de ingreso.

6. Explica para qué necesitas el dinero

Hoy me preguntaban en Instagram cuando dinero tenía. Es evidente que no lo he  dicho. El dinero es solo una herramienta, si quieres llevar una vida apasionada y lucrativa, pregúntate “por qué quieres ese dinero y para qué”. La respuesta es la clave. ¿Quieres el dinero para viajar alrededor del mundo? Hay formas económicas de hacer que suceda. Si quieres vivir en una bonita casa, quizá puedes cuidar de la mansión o chalet de alguien que estás de vuelta en la gran ciudad, mientras pintas cuadros o escribes poemas, o fábricas barajas de cartas.

Cómo perseguir una pasión lucrativa

Algunas cosas requieren dinero, pero no todo, siempre hay una forma de hacer lo que amas mientras vives como te toca. Cómo perseguir una pasión lucrativa es cuestión de hacer lo que amas intentando ser pagado por hacerlo.

Atribución imagen: elrow Las Vegas.

Sep
25

La línea base y cómo medir lo que importa

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  No Comments

¿Qué esperas alcanzar? ¿Qué quieres mejorar? ¿Qué deseas obtener? No que esperas medir, no que quieres medir, no que deseas medir. No, en realidad, necesitas crear, construir, desarrollar o lanzar. Es por eso que medir o monitorizar se convierte en una trampa frustrante. Si tuvieras que medir los tres parámetros más importantes de tu campaña de marketing, tu estilo de vida o rendimiento profesional… ¿Cuáles serían los indicadores que utilizarías para medir solo lo que importa? es decir… ¿Cuál es tu línea base?

La línea base es el indicador más crítico de un negocio, persona, campaña de marketing, producto o servicio, encuéntrala y aprende a medir lo que importa. Mide solo lo esencial, lo que sientes que te hace sentir bien o te hace progresar, ignora el resto...

Esto es algo que aplica al individual que busca el alto rendimiento o a la empresa que busca mejorar sus resultados.

Las métricas fáciles pero inadecuadas te distraerán como pasa al 90% de profesionales. Puede ser fácil de calibrar, arbitrario y tangible, pero ¿es ese el propósito de tu trabajo? Sé que hay ciertas métricas estandarizadas para lograr lo que quieres, pero aun así, quizá, esa métrica podría no servirte. ¿Cómo mides tu línea base personal? Muchos podrían hablar del enfoque, de la energía, del número de tareas completadas, pero todo eso es engañoso. ¿No sería más fácil y efectivo medir cómo te sientes al despertar y al ir a dormir? ¿Y medir cómo dormiste / descansaste? Pienso que son métricas efectivas para determinar tu línea base. ¿Sabrías replicar esto en tu negocio?

Fíjate en tu línea base, ignora el resto

Clics, visitas, tiempo de permanencia, porcentaje de rebote, seguidores, etc. quizá estas métricas han sido establecidas porque son fáciles, no relevantes. Lo que sí podría ayudarte, es si puedes llegar a una conclusión sobre la meta que marca la diferencia, el objetivo que de verdad importa. Los sistemas disruptivos que cambian las cosas, siempre implican rechazar las medidas, objetivos y creencias comunes. Cuando mides lo de siempre, cuando mides lo que mide todo el mundo, crearás y conseguirás lo que todo el mundo consigue. Ni siquiera sabrás si estás seguro de cuál es tu linea base, el pilar maestro que dice si tu negocio funciona, si tu producto es aceptado, si tu servicio sobresale, o si tu vida mejora o empeora. Hay una línea base, pero no hay más de tres métricas para definirla.

Si puedes encontrar las métricas adecuadas para línea base, no necesitarás perderte en las métricas, en analizar y medir, ni en cruzar montañas de datos. Si lo haces, podrás mejorar sea lo que sea.

Mide solo lo esencial. Siente.

Atribución imagen: Amara U – Flickr.

Ago
11

5 mitos de la productividad puestos en entredicho

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

La búsqueda por una mejor productividad se ha vuelto una obsesión para la mayoría de nosotros. La cantidad disponible de consejos, trucos y estrategias que puedes encontrar son sobrecogedoras. Ve a buscar en Google “productividad”, saldrán como unos 68 millones de resultados. Quizá pienses que con tantos resultados los gurús de la productividad estarán en plena forma. Destrozando fechas límite. Ganando más. Haciendo menos. Y entregando trabajo de más calidad en menos tiempo. Ojalá. incluso los mitos de la productividad son mitos.

Después de todo, seguimos tratando de optimizar nuestro tiempo y controlar nuestra concentración, tanto como antes. Hay algo que no está claro. Factores como el estrés, el multitasking, procrastinación y muchas otras cosas pasan a ser los peores enemigos de cualquier persona luchando por ser productiva. La verdad, sin embargo, no es tan simple. Tomar esas preconcepciones y seguir lo que todo el mundo recomienda puede alejarte de la verdadera productividad, la ultraproductividad.

¿Cómo entonces decidir entre el mérito real y la ficción? Bueno, vayamos en contra de todo eso, desmitifiquemos los mitos de la productividad.

Los mitos de la productividad desmitificados

los mitos de la productividad

1. El multitasking no funciona

Es un hecho científico el que demuestra que el cerebro no puede realizar de forma eficiente dos tareas mentales al mismo tiempo. Así que sí, cambiar de una cosa a otra no ayuda a mejorar tu productividad. Pierdes enfoque, no hay fluidez, no estás centrado.

Sin embargo, saltar entre tareas no es lo mismo que multitasking. Lo que multitasking significa es hacer más de una cosa al mismo tiempo.

De hecho, un estudio llevado a cabo en la Universidad China de Hong Kong demuestra que el multitasking, a veces, puede ser beneficioso.

La clave está en encontrar las tareas que se complementan las unas a las otras. Como escuchar un podcast mientras cocinas, o planificar tu semana mientras practicas deporte.

Como ves, uno de los mitos de la productividad, no es tan mito.

2. La procrastinación es el enemigo

La procrastinación es el mayor de la productividad, solo porque es una excusa para la pereza y el comportamiento indisciplinado. Hay mucha verdad en esa afirmación. Sobre todo cuando estás viendo vídeos en Youtube o explorando la página de inicio de Facebook en lugar de hacer el trabajo importante. Ahí es cuando la procrastinación no nos hace ningún bien.

No obstante, hay veces que dejar cosas para luego puedes hacerte igual o más productivo.

John Perry de Stanford, admite que hay una diferencia entre la procrastinación y la “procrastinación estructurada“. La primera es no hacer lo que deberías estar haciendo. Mientras la segunda significa no perder el tiempo. Y hacerlo mientras evitas una tarea particular, haciendo algo de igual importancia mientras tanto.

3. Hacer el trabajo rutinario primero

Es muy común empezar tu día completando las tareas rutinarias antes que nada: responder emails, el buzón de voz, papeleo, trabajo administrativo.

Tiene sentido hacer el trabajo rutinario antes que nada, así puedes dedicar el resto del día a las tareas más arduas. De acorde a la ciencia, es mejor idea empezar el día con el trabajo importante primero.

Nuestros recursos mentales no son ilimitados. Entonces, cuando decidimos utilizar el precioso poder mental que tenemos en cosas triviales al principio del día, que es cuando estamos más enfocados y en alerta, lo que hacemos es tener menos energía para hacer aquello más significativo.

Si haces el trabajo que importa al principio del día, podrás maximizar tu productividad.

4. Madrugar es la clave

Si eres de esas personas que tiene problemas al levantarse con el despertador, creo que es justo decir que quien llega primero gana.

Si tratas de levantarte a las 5 am cada día, seguro que tendrás más tiempo para tener tu mañana épica, con todo lo que ello conlleva. Ahora, a menos que seas una persona madrugadora, lo que sucederá es que acabarás muy cansado. Y como resultado, te volverás muy improductivo antes de que el día llegue a su meridiano.

Una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Liege, añade dudas serias sobre esa idea tan popular de levantarte tan pronto para ser más productivo. Estudiaron la actividad cerebral de dos grupos de personas con diferentes patrones de sueño (los nocturnos y los madrugadores) mientras seguían unas pruebas de reacción una hora y media y luego 10 horas y medias después de levantarse.

Para sorpresa de todos, se descubrió que en la mañana, justo después de tener que despertar, no había diferencia entre el funcionamiento cerebral entre los nocturnos y los madrugadores. Lo que es todavía más fascinante, fue que los nocturnos estaban mucho menos cansados y tenían reacciones mucho más acertadas que los madrugadores. En otras palabras, esos que se levantaban más tarde, podían enfocarse mentalmente con más facilidad y durante más tiempo antes de que mostraran síntomas de cansancio.

No estoy diciendo que deberías empezar a dormir hasta mediodía. Solo que antes de cambiar tu rutina establecida, asegúrate de que será beneficioso para ti. Hay madrugadores y nocturnos, unos son más productivos en la tarde, y otros en la mañana. Otros incluso en el medio del día. Encuentra cuál es esa ventana de eficiencia.

5. Ocupado es sinónimo de productivo

Es casi trágico saber cuánta gente cae en esta trampa. Confundimos estar ocupados con ser productivos. No hay nada de malo si estás ocupado, pero asumir que eres productivo porque vas de un lado a otro o estás liado con mucho trabajo, asumir eso es un gran fallo.

Seguro que tienes mucho que hacer, seguro que has hecho mucho tachando todos los ítems de tu lista de tareas. Sin embargo, si esa lista estuviera llena de tareas de bajo coste, lo que habría sucedido es que habrías malgastado una hora de tu tiempo en cosas poco importantes. Una hora que podría haber sido en un mayor progreso.

Para de buscar cantidad, porque la calidad es lo que importa. Tener un inbox cero es algo que te hará sentir bien, pero acabar tu libro, o informe o diseño, te hará sentir incluso mejor.

Qué haría si fuera tú

Consejo no solicitado: nunca tomes nada como un dogma. Solo recuerda que no una una verdad universal. La efectividad de cualquier método depende del individual en cuestión. Si lo que has hecho te ha funcionado y te funciona, no lo cambies, solo mejóralo, si sientes que necesitas y(o puedes mejorarlo. Los mitos de la productividad son mitos solo si tú quieres que así lo sean.

Atribución imagen: Advice Shinetext.

Jul
30

Cómo distribuir tu tiempo para lograr un trabajo eficiente: 6 fases

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

Ayer dejamos atrás el cuarto día del Programa de Excelencia, dónde acabamos de cubrir el segmento de ultraproductividad. En estos días me había dado cuenta de que lo que muchos necesitaban era estructurar su tiempo para encontrar eficiencias. Son esas horas que no distribuyes a cosas que no son prioridades. A veces podrían llegar incluso a las 7 horas. Es por eso que decidí diseñar un plan para romper las rutinas improductivas, y crear lo que la eficiencia que se necesita:

A. Planificar día a día

Primero, nunca planifiques de forma semanal, las tareas, responsabilidades y objetivos cambian a diario. Es difícil identificar tendencias cuando se mira de forma granular. Así que piensa en planificar de forma diaria.

B. Apagar fuegos y hacer trabajo arduo

Deposita un 20% de tu tiempo a resolver problemas (apagar fuegos). Esto incluye temas familiares que podrían aparecer, asuntos profesionales, o cualquier acto aleatorio que podría tocarnos y no estar identificado. ¿Piensas que un 20% es mucho tiempo? No lo es.

C. Correspondencia en las rutinas improductivas

Aquí me refiero al porcentaje del tiempo que podría estar escapándose. Estaría repartido entre el email, el buzón de voz, los comentarios del blog, Instagram, WhatsApp o software de project management. Piensa que es la conversación que se genera. ¿Qué porcentaje deberías distribuir aquí? ¿Un 10% quizá?

como romper rutinas improductivas

D. El trabajo que importa, en realidad (o contenido)

Esto podría equivaler a contenidos o cualquiera que sea es parte imprescindible que forma tu responsabilidad profesional. Es lo más crítico que haces en el día. ¿Eres médico? Tú eres la tarea número uno. ¿Cantante? Más de lo mismo. Aquí colocaría un 30% (nos queda un 40%)

F. Experimentación / aprendizaje / rendimiento

Leer el material que necesitas, realizar cursos orientados, llevar a cabo “ensayos”, pruebas prácticas. Son ese tipo de cosas que son imprescindibles para crecer hacia quien eres. Es el pasar de acción a práctica nueva de aprendizaje con el fin de crecer hacia nuevas direcciones. Aquí dejaría un 20%.

F. “Gandulear”

El 20% final iría a la diversión, desconexión o entretenimiento. Considera este como el momento “tiempo muerto” de tu plan. Si te sientes satisfecho y no necesitas este 20%, deposita 10% en el trabajo que importa, y otro 10% en experimentación.

El total suma un 100% del tiempo que normalmente dediques a tu trabajo. ¿Cómo sería tu estructura / calendario de trabajo siguiendo este plan? ¿Cuántas horas dejarías a cada actividad? ¿Qué más se te ocurre para romper rutinas improductivas de forma valiosa?

Jul
6

La evolución de la productividad en 309 palabras

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

¿Qué es en realidad la productividad que conocemos? Esta ha sido su evolución:

Paso 1 – medir tiempo y resultados

La productividad es una forma de medir un resultado en el tiempo. La productividad es invertir tiempo en producir resultados. Cuanto más produces por minuto, más productivo eres. Y la economía y el sistema premian ese tipo de productividad. Los economistas entienden que la riqueza (para una empresa, comunidad o individual) se basa en mejorar esa clase de productividad.

Paso 2 – trabajar más

Entonces, la mejor forma de propulsar la productividad se concentra en ser mejor en la responsabilidad que te fue asignada. Trabajar más, de forma más habilidosa e implacable.

Paso 3 – más barato (que tú)

El siguiente paso entonces es encontrar personas que sean más baratas que tú en tu trabajo. La teoría es que más personas baratas trabajando juntas pueden triplicar la productividad.

Paso 4 – tecnología

Lo siguiente es invertir en tecnología para potenciar la productividad conjunta. Comprar un ordenador aumentará el resultado si solías escribir a mano.

Paso 5 – innovación

¿El paso después del anterior? Inventar una nueva tecnología. Esto generará grandes avances en los que encuentren la siguiente innovación.

Paso 6 – liderar

El paso final, el cual eludimos la mayoría de nosotros: encontrar mejores y más grandes cosas en las que trabajar. Crear tu propia lista, no porque estás reaccionando a algo o alguien.  Aquello más productivo que podemos hacer es parar de trabajar en el trabajo de otro y encontrar una aportación personal más preciada.

Esto es lo que separa a los negocios de los realmente buenos negocios. O a las carreras frustradas de las extraordinarias. O a los buenos profesionales de los brillantes.

la productividad

La productividad que importa

El desafío es que el paso final requiere desestabilizar la productividad a corto plazo. Aunque, si al encontrar un nuevo camino fallas al invertir tiempo y esfuerzo, es improbable que lo encuentres.

Jun
27

Cómo ser productivo ya sin tener que preocuparte por la productividad

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

Si tuvieras que empezar a ser productivo hoy, te diría que es una pérdida de tiempo. Incluso si quieres entrar en la ultraproductividad. Por eso traigo tres estrategias que evitaran que tengas que preocuparte por la productividad.

1. Equípate para lanzar

Este mundo nos entrena para ser perfeccionistas, lo cual es un problema.

Piénsalo, ¿a quién le gusta empezar, publicar o lanzar algo con lo que no está 100% satisfecho? Despierta, nunca lograrás estar 100% de acuerdo con lo que hagas. Necesitas entrenar esto.

El problema es que nos centramos en crear algo perfecto en lugar de crear algo que pueda ver la luz, mejor cuanto más rápido posible. Empieza practicando. Escribe un artículo cada día y publícalo. O un podcast, o un vídeo. Ninguno será una pieza maestra, pero cada día estarás dando salida a tus ideas, proyectos y pensamientos.

Cuando haces algo así, no puedes preocuparte por hacerlo perfecto. Solo tienes que pensar en crear y lanzar. Ser una persona perfeccionista va mano a mano con pensar demasiado, con procrastinar.

Si hay algo que quieras hacer, para de darle vueltas y empieza. Ser productivo empieza aquí.

ser productivo

2. Evita los ladrones de tiempo

Esto aplica para personas y cosas.

Enfócate en el “aquí y ahora”. Para hacer eso, evita lo siguiente:

  • Reuniones de más de 15 minutos.
  • Emails de más de dos frases.
  • Ver la televisión.
  • Consumir más de 2 artículos al día.
  • Leer más de un tipo de prensa al día.
  • Escuchar más de un podcast al día.
  • Ver más de 3 vídeos en youtube al día (duración: 5/6 min. por vídeo)
  • Comprobar y responder a las redes sociales un día a la semana.
  • Atender tareas (y personas) que no están en tu agenda del día.

Cuando haces esto, usas el tiempo para realizar las actividades que sientes como productivas. No es sobre intentar hacer el máximo posible, sino intentar permanecer en un estado de mentalidad productiva.

3. Aprieta el botón de la acción

En un concurso, cuando todo el mundo sabe la respuesta ¿quién es el primer que gana? el primero que aprieta el botón de responder.

Esto significa que a veces debes de apretar el botón antes de saber la respuesta. Parece como algo poco recomendable, mucha gente no lo hace por miedo o por vergüenza. Nada más lejos de la realidad. Apretar ese botón antes de hora te dará la motivación necesaria para pensar la respuesta.

Un poco de presión, incluso bastante (a intervalos) puede ser buena para reaccionar. Algo que venimos probando y demostrando en Stand OUT Program (próxima edición Chile). Y próximamente en el Programa de Excelencia para Desempleados (participa aquí). Creo que la presión es un buen mensaje. Si empleas demasiado tiempo esperando hasta que estés preparado, lo que sucederá es que acabarás perdiendo tu oportunidad.

Ser productivo es más fácil de lo que parece, olvida los libros, manuales, y listas interminables de consejos. Estas tres cosas son lo que más necesitas.

Atribución imagen: Joseph Xuereb.

Jun
25

La clave de la tecnología está en el equilibrio

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  No Comments

El uso irresponsable de la tecnología está desconectándonos. Haciéndonos mediocres. Menos productivos. Más lentos. Y menos presentes.

¿Usas tu portátil, tablet o smartphone o te usan ellos a ti?

¿Puedes dejar de usarlos? ¿Puedes estar el 50% de tu día sin usarlos?

Si no lees las noticias estás desinformado, pero si llas ees estás mal informado. Si no consumes contenidos no aprendes o evolucionas, pero si los consumes, quedas saturado.

¿Qué haces entonces?

Es una buena pregunta, ¿no crees? ¿Te has parado a pensar cuáles son los efectos a largo plazo de demasiada información?

Uno de esos efectos es la necesidad de llegar o ser los primeros. Sin importar la verdad. Entonces, ¿cuál es tu responsabilidad? Solo una, la verdad. No ser el primero, no, contar la verdad. Vivimos en una sociedad donde parece que una de las cosas que más importa es “ser el primero”, en comunicar, en llegar, en contar, en publicar, en hacer marketing ¿A quién le importa realmente? Un claro ejemplo es este libro de Ryan Holiday.

Saca la noticia. No importa a quién dañes o perjudiques. Tampoco si destruimos la vida de alguien. No importa ni siquiera si es verdad o no, solo saca la noticia. ¡Véndelo!

Una de mis mayores preocupaciones: uso irresponsable de la tecnología

Es el acceso ilimitado al mundo social media y a los dispositivos móviles. Ambas cosas son tan adictivas como el alcohol, la nicotina o los las apuestas.

uso irresponsable de la tecnología

Ahora mismo, mientras tú y yo leemos estas líneas, hay una familia comiendo, o cenando en un restaurante. Sin disfrutar de la compañía de cada uno, sino absorbidos por lo que hay en sus pantallas. Distantes y fuera de una relación sana, conectada, humana y cálida. Empezando por el padre, y acabando por los hijos. Sacando fotos a los platos, haciendo selfies, enviando mensajes a una amiga, o comprobando las últimas noticias del fin de semana.

Peor todavía, ahora mismo, mientras lees estas líneas, hay un niño pequeño que está recibiendo su primer smartphone. Aprendiendo a deslizar, teclear y babear con el dispositivo. 92% de los niños de 2 años están jugando a vídeojuegos en su smartphone o tablet. Porque eso es lo que los padres ponen delante de sus preciados hijos para que estén entretenidos.

La mayoría de plataformas o empresas que se dedican a las redes sociales ahora contratan a lo que se llaman ingenieros de la atención. Estos profesionales han tomado los principios de apuestas y juegos de Las Vegas y otros lugares, con el fin de hacer sus productos tan adictivos como sean posibles.

El uso irresponsable de la tecnología es una droga. En Corea del Sur la adicción a Internet está clasificada como una adicción reconocida, junto al Alcohol, tabaco y apuestas.

La clave está en el equilibrio

La clave es el equilibro. Nada es malo ni nada es bueno, de forma inherente. No son los WhatsApp, ni deslizar tu timeline en Instagram. El problema es cuando se desequilibra su uso y consumo.

Si llevas tu smartphone allá donde quiera que vayas, sientes como si sintieras ansiedad cuando lo colocas en el bolsillo, y no puedes dejarlo en casa. Estás jodido. O si estás con tus amigos y tienes que estar mirándolo continuamente. Estás jodido. Cuando te levantas por la mañana y compruebas tu teléfono antes de decir “buenos días” y besar a la persona que tienes a tu lado. Estás jodido.

No estoy diciendo que te deshagas de tu smartphone. Lo que sí propongo es que dejes de hacer un uso irresponsable de la tecnología, que te preguntes ¿en qué me está convirtiendo mi smartphone o las redes sociales? ¿me hace mejor o me hace peor de lo que era ayer? (esta es mi respuesta a esas preguntas)

Atribución imagen: Samir Patino.

Jun
1

Minimalismo digital: 6 trucos

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

Estoy convencido de que el saqueamiento digital es más peligroso que el saqueamiento físico. Al menos por todo lo que puedes, o no puedes, hacer con el tiempo. El minimalismo digital requiere equilibrio, como casi todo en la vida. Primero empieza por rechazar el FOMO y centrarse en el uso intencional.

Aquí hay algunos trucos para empezar a andar el camino del minimalismo digital

minimalismo digital: trucos

1. Monitorizar tu ratio C:P (consumo:producción)

Escuché esto en Quora por primera vez. Incluso hasta el contenido educacional puede llegar a no aportar nada. Esto es duro para todos. Hay muchos que usan APPs para hacer seguimiento de sus hábitos y asegurarse si cumplen su “consumo intencional” a diario. Mi método para hacer esto, pero a nivel más transversal, es a través del algoritmo de alto rendimiento que sigo todavía diseñando, desde 2016.

2. Usar una APP que analiza tus hábitos

La APP Coach.me es ideal para este propósito. Soy de los que viven bajo el mantra “no flirtees en absoluto con la complejidad a menos de que sea necesario” y “usa la tecnología para usar menos tecnología”. Pienso que este truco es un intento de usar la tecnología para impulsarte. La mayoría de las actividades de alto retorno en el plan digital son esas en las que puedes tomar ventaja de Internet para mejorar los aspectos importantes de tu vida offline.

3. Practica la dieta de la información

El humano moderno emplea alrededor de 11 horas, de las 24 que posee, en modo consumo incesante de información. Fascinante. No hablamos de comer, dormir, sino consumir contenidos sin cesar. Desde las pantallas a los altavoces o auriculares. Tan preocupante como la obesidad y el azúcar, hemos desarrollado una obsesión compulsiva por textos, mensajes instantáneos, emails, redes sociales, descargas, vídeos, actualizaciones y tweets.

Los consumidores necesitan tomar responsabilidad por la comida con la que se alimentan. Claro, pero también hay que crear un movimiento sostenible de consumo de información, tal y como el que hemos creado en la alimentación.

He crecido pensando que las noticias nos hacen mejores ciudadanos. Ahora me parece una idea absurda. En cambio, consumir un determinado tipo de información en una cantidad delimitada, sí te ayuda a ser más reflexivo, informado y hasta sabio llegados a un punto.

Prueba Raptitude. Mi truco final aquí es que pruebes ser intencional con la información y contenidos que consumes al día.

4. Retiro de meditación

Definitivamente, en mi caso, Vipassana, va a ser algo que practique todos los años. La idea de desconectar 10 días al año y estar aislado de todo, incluso de mantener contacto visual con las personas, Es un fuerte potenciado para el minimalismo digital. Simplificando: ojos cerrados, silencio, sin hablar, meditación, estar contigo y tu mente, darte cuenta de las cosas, hacer las cosas con una lentitud asombrosa.

Las únicas palabras que deberías escuchar una vez al año durante 10 o 20 días, deberían ser las tus guías meditadores.

5. Realizar un sabático en social media

El mío duró 120 días y se llamó experimento Social Media OFF. Tu “experimento” hacia el minimalismo digital puede variar: 30 días, 60 días, 3 meses, medio año. Hay personas como Patrick Rhone o Ed Sheeran han desconectado por 12 meses incluso. Neil Gaiman lo hizo en 2013.

¿Te atreverías a probarlo?

6. Eres una persona, no un producto.

Y al final, pero no menos importante, este es el gran truco PRO que me recuerdo a mi mismo cada día.

Atribución imagen: Freedom Matters.

May
30

Eres una persona no un producto

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

Eres el producto cuando usas Internet. Eres información que se vende a anunciantes. Que luego utilizan para vender más cosas que no necesitas. Piensa esto la próxima vez que abras Facebook (bueno, cada vez que lo abras). Recuerda que estás haciendo lo que quieren que hagas. Y cuánto más tiempo permanezcas en la plataforma, mejor todavía. Más sesiones de usuario, más minutos al día, más información, más publicidad, más ingresos. Eres el producto.

eres el producto

Este “juego” ya ha sido cubierto con mucha sátira por “The Onion“: una nueva y sorprendente APP permite a los usuarios ser peones dentro del juego de un CEO de 26 años”. Tenemos suerte que hay muchas buenas almas luchando en contra de este movimiento tecnológico desalmado…

No eres el producto

Sep Kamvar de MIT Media Lab habla sobre lo que llama la tecnología auto-limitadora. En lugar de que la tencnología sea útil al principio, pero después nos manipule cambiando directamente la forma en la que vivimos, la tecnología debería solo solucionar el problema que necesita solucionar y luego desaparecer. Un buen ejemplo sería los sitios online de citas como Match, Edarling y otros.

Tristan Harris, era un especialista de ética en Google, abandonó su puesto para crear una empresa llamada “Time Well Spent” [tiempo bien invertido]. Un movimiento para alinear la tecnología con la humanidad. Podríamos decir que es una evolución mucho más estructurada e integral que Human Media. Tristan es también conocido como “aquella persona más cercana a una consciencia real dentro de Silicon Valley”. Su empresa, se centra en transformar la carrera y obsesión por la atención, revelando como la tecnología altera nuestras mentes. Y demostrando cómo unos mejor incentivos y prácticas conscientes, pueden crear un mundo que nos ayude a emplear nuestro tiempo de forma más sabia.

Eres la persona

Si esto no es suficiente para provocarte, te recomiendo que escuches este podcast entre Tristan y Sam Harris, donde ambos debaten temas como:

  • La atención humana
  • Las éticas de la persuasión.
  • Las consecuencias de vivir en una economía basada en la publicidad.
  • La mecánica del arrepentimiento.

En 1931, Albert Einstein dijo en el Instituto de Tecnología de California: “¿Por qué esta gran y magnífica ciencia aplicada, la cual potencia el trabajo y ayuda a que la vida se mejor, no nos ayuda a ser felices? La respuesta es simple: porque no hemos aprendido todavía hacer de ella un uso sensible”

Atribución imagen: Golden Frog.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+