Browsing articles in "Explorando la curiosidad"
Ago
15

La música está en cualquier cosa

Día número once, recorriendo las mismas entrañas de la Ruta 66, hoy en Springfield (Missouri), no he avanzado tanto como pensaba. El recorrido merece tanto la pena que incluso he retrocedido. Qué maravilla, qué genuino, qué Americano. Los días son inagotables en el sentido positivo de la palabra. Cuanto más nuevo vives más lento pero sabroso pasa el tiempo. Ayer día lluvioso, amanecía en la reserva natural de La Joya, donde se encuentra Meramec Caverns, el refugio del bandido Jesse James. Adicional a esto, tuve la oportunidad de llevarme una buena ducha alternativa. Agradecido. En esos momentos era la música para mis oídos.

Hablando sobre música, estos días están siendo muchas horas de coche y fat bike, hay un ingrediente que une experiencias y te atrapa en lo que estés haciendo. La música. Las emisoras (algunas) de USA son tan buenas, específicas, serias, que apenas necesitas buscar recursos externos como Spotify o iTunes.

La música está dentro de ti

Para de leer, oye, ¿qué es lo que escuchas ahora mismo? Yo “Home” de Dotan. Escucha con más atención, cierra los ojos, sea lo que sea aquello que escuchas, ¿cuál es el mensaje que interpretas?

La música está en todo

La música es marketing, es comunicación, es innovación, es negocio, es arte, es estilo de vida. Es incluso ultraproductividad o educación. Hasta liderazgo. La música es humana también.

Cada vez que escuches música recuerda esto: la música no es solo orquestas filarmónicas, popstars o los mejores álbumes, descargas o conciertos. La música eres tú.

Porque la música está a tu alrededor, cuando estés sola/o, cierra los ojos y la escucharás. Música, dentro de tu cabeza. Cuando estés con otras personas, abre los ojos y disfrútala, baila. Porque todo el mundo tiene música en su corazón y cambia de estado cuando la escucha. Todo el mundo tiene una canción en su alma, un sinfín de instrumentos tocando en su cerebro.

En cada uno de nosotros.

Música.

¿La escuchas?

Extra: estas son las 25 playlists más populares según Gizmodo. Aquí son mis playlists públicas por si te interesa alguna.

Photo credit: Freaktography.

Jul
26

Sapo Bufo Alvarius – la experiencia vital

Hace unas semanas desde que emprendí el experimento / viaje del Sapo Bufo Alvarius, una experiencia vital. Fue en parte gracias a mi amigo Nacho Vidal, probé, el compuesto 5me0-DMT, a través de un latex procedente de la glándula del Sapo Bufo Alvarius – aquí la explicación previa para entrar en contexto.

Hoy publico este vídeo con la vivencia al completo, antes, durante y después. Ahora que siento que he podido entender y procesar lo que ha pasado, cambiado y aportado, desde el día que lo tomé hasta varios días más tarde.

Experiencia vital Sapo Bufo Alvarius

Motivaciones detrás del experimento

Supongo que son muy diferentes y personales y pueden variar de un sujeto a otro. Unos buscan cura a sus adicción o depresión, otros a traumas o enfermedades. Otros buscan preguntas, respuestas, buscan viajar ahí adentro o ahí afuera. Según lo que he observado en la gente que conozco que lo ha probado, sanación, expansión e investigación son las causas más comunes. La mía es seguir experimentando.

El cambio ocurre a cada nivel, físico, mental y emocional. En mi caso sentí algo más físico y emocional, quizá por la fuerte resistencia de mi mente. Es por eso que una de mis motivaciones era ver qué es aquello que podría despertar dentro de mí, otras es saber qué bloqueos podría desbloquear. ¿Aumentarían mis habilidades? ¿Conocería un nuevo don? ¿Despertaría en mí memorias y recuerdos que no recuerdo?

Vi en el 5meO-DMT una maravillosa herramienta para continuar mi viaje, esa búsqueda al encuentro de mí mismo, de aquello que no entiendo, de aquello que me supera, de aquello que podría separarme de ser quien soy, de encontrarme a un nivel espiritual mucho más profundo. El vídeo explica todo esto y más.

Lo que buscas, te busca. Lo que dejas de buscar, acaba encontrándote.

Jul
11

Sapo Bufo Alvarius / 5meO-DMT – el despertar

sapo bufo alvariusAyer, siguiendo mi estrategia de vivir “el último año de mi vida” experimenté una de las vivencias más intensas de lo que llevo de vida. La experiencia de probar el Sapo Bufo Alvarius, conocido como “el sapo del amanecer” o “el Sapo DMT”.

Hasta el momento

En estos momentos, hoy, no me siento en facultades de explicarte desde el principio hasta el final, porque no podría decirte donde estuvo el principio y donde el final. Estoy asimilando y digiriendo todo lo que ayer pasó en 15 escasos pero tan profundos e ilimitados minutos. Algo increíblemente onírico, una conexión con todo como hasta ahora no había sentido, y ya llevo experiencias vitales en mis espaldas, esto ha ido incluso más allá de mi experiencia con ayahuasca, por la intensidad e inmediatez.

Esto es lo que puedo contarte, en unos minutos, se apaga la luz y todo desaparece, luego despiertas. En ese espacio de tiempo permaneces en tu subconsciente, ahí es donde todo ocurre.

Mientras recapacito sobre lo que sucedió y extraigo la esencia, utilizaré este post para colocarte en contexto sobre la experiencia del Sapo Bufo Alvarius y el 5-meO-DMT.

Sapo Bufo Alvarius – Descripción

Como se describe y me explicaron: respirar el 5-meO-DMT – una molécula neurotransmisora procedente de las glándulas del Bufo Alvarius, un sapo que vive en el desierto de Sonara (Méjico) – es una de las experiencia más profundas, que un ser humano puede obtener en este planeta a cualquier nivel: físico, emocional, mental y espiritual.

El proceso y explicación

Las glándulas del Sapo Bufo Alvarius producen un latex llamado Bufoteina. Cabe destacar que el sapo no recibe ningún daño. Ese latex es extraído de sus glándulas y secado. La “medicina” (como le llaman los practicantes y expertos en el tema) es inhalada en una ceremonia sagrada. Una vez dentro, el cuerpo la transforma el “o-methyl-bufoteine” en 5meO-DMT. Consiguiendo que sea fácilmente absorbible y capaz de traspasar la barrera de sangre del cerebro, alcanzando el cerebro de manera instantánea.

Esta molécula tan especial se activa en estados específicos como el nacimiento, la muerte y el sueño. Rompe los filtros químicos que la mente humana usa para prevenir un estado continuo de percepción, despertar y consciencia completa. Esos filtros son necesarios para nuestro día a día, ya que nos ayudan a funcionar en esta realidad de tres dimensiones, limitada por espacio y tiempo.

Tan pronto como abrimos esos filtros parece que por fin somos capaces de poner nuestro ego a dormir y entonces entrar en un estado de meditación profunda, eso quiere decir que seríamos capaces de acceder a la parte súperconsciente de nuestra mente, ¿nuestra verdadera naturaleza? No soy quien para afirmarlo, lo único que puedo hacer es cuestionarlo hasta que un día llegue allí, si llego, obvio.

Fuentes

Hay varias fuentes donde puedes extender la información sobre el Sapo Bufo Alvarius, 5meO-DMT, el ritual y todo lo que ello conlleva. Una es “el sapo del amanecer” de Octavio Retting y otra “The Tryptamine palace” de James Oroc (cofundador de Burning Man y uno de los primeros en realizar este viaje). Puedes extender la información también mediante este vídeo.

Próximos pasos

Entre mañana y pasado profundizaré más en el por qué de este experimento y sus resultados más inmediatos. Grabaré un vídeo y más adelante compartiré los aprendizajes con más perspectiva.

Ahora me siento aire, ligero, como sin 30 kilogramos menos de peso, cada milímetro de mi cuerpo está alineado, como mi mente y espíritu. Emocionalmente, es una explosión de sentimiento que todavía no sé ordenar ni explicar.

Photo credit: Joachim S.Müller.

Jun
12

A tener en cuenta cuando interactuas con desconocidos

aprendizajes cuando interactuas con desconocidosA pesar de que no me gustan demasiado los acontecimientos sociales (excluyendo las juergas serias), hay mucho valor en introducirte en círculos de personas desconocidas – de vez en cuando – e interactuar. Es una práctica que durante estos días he venido llevando, debido a los diferentes eventos sociales en los que he participado.

Estoy creando una guía comprensiva para cada vez que me relaciono con gente que no conozco.

Aquí las reflexiones más destacadas a tener en cuenta, el resultado de todas esas interacciones:

  • No es necesario decir más, es necesario saber qué es lo que necesitas decir. Necesitas decir mejor, no mucho.
  • Las personas no quieren escuchar triunfos, logros, ver resultados, sino quieren ser ellas las que lo cuentan.
  • Debatir con alguien que piensa que intentas convencerle es como intentar atravesar una placa de titanio. Infranqueable.
  • Ignora el 95% de los consejos, recomendaciones o sugerencias de personas desconocidas que opinan antes de conocer el contexto.
  • Cada vez que alguien entra en escena con un comentario afilado sobre ti u otra persona, ese individuo/a manifiesta un afán importante por protagonismo. Además de inseguridad y complejo de inferioridad. Queda dicho.
  • Contradecirse es ok siempre y cuando tu contradicción no afecte la vida de las personas de tu alrededor y las trastorne.
  • Hay un gran miedo en acotar, discriminar, seleccionar, decidir, ya que eso implicar enfocarte y apuntar a una sola cosa. Este miedo viene precedido por la frustración de quedarnos fuera del juego, incluso aunque ni siquiera hayamos jugado ese juego. Paradójico.
  • Nunca puedes convencer a nadie si al final de cuentas tus palabras van en completa disonancia con tus acciones. El resultado es la prueba, las palabras una mera intención.
  • Hay una gran utilidad en saber cuando debes pasar de protagonista a actor secundario, de actor secundario a cámara o técnico o incluso pasar a ser un espectador.
  • Destacar no siempre es necesario, depende de muchos factores como lugar, situación, personas, objetivos o necesidad. Pasar desapercibido está infravalorado. Ser el alma de la fiesta sobrevalorado.
  • Elimina personas desconocidas de manera tan efectiva y fulgurante como las encuentras / conoces.
  • Cuando alguien te pregunte “¿A qué te dedicas?” Lo que desde luego no esperan obtener como respuesta es una carrerilla de trabajos, responsabilidades o logros que dejan por los suelos la moral de la otra personas. Están esperando recibir algún título / puesto profesional mediocre que puedan controlar o etiquetar.
  • Cuando algo te incomode, no está mal hacer cómo si no lo hubieras escuchado, entrar en una batalla con alguien que cree saber más, ser mejor o las dos, es perder, seguro.
  • Es mejor esquivar un tema y sonreír que prestar atención.
  • La mayoría de las personas no quieren pensar en quiénes son, donde van y por qué van. De hecho la mayoría de personas ni piensan.
  • Importa más que sucede en whatsapp que lo que dice la persona de tu lado.
  • La gente no busca conversaciones, busca “yoearte”.
  • Aquí acabo, prueba esto; siempre que estés entre gente mediocre, en entornos donde la mediocridad reina, hazte pasar por uno de ellos, un mediocre. Te llevarás más que si tratas de ser la persona brillante que eres y dar una lección al resto.

Todo esto y más que aprendo, viene por todos los fallos que estas personas me permiten cometer.

Abr
9

Nada claro

  • Imágenes de paisajes en Instagram.
  • Presencia digital de un negocio (o profesional) sin indicadores que medir.
  • Una marca (personal) construida en base un blog sobre pajas mentales, un logo bonito, un eslogan con gancho y un twitter activo que publica enlaces del sector.
  • Una idea que siempre permanece en fase “idea con grandes perspectivas”.
  • Comunicar lo que vas a conseguir sin antes conseguirlo, o en su defecto, sin tener una estimación proceso de si lo podrías conseguir y en ese caso, qué podrías conseguir.
  • Selfies, solo o campado, en cualquier situación, sonriendo o llorando. Da igual. Selfies.
  • Un post en Facebook dejando entrever que estás haciendo / trabajando / disfrutando algo que otros podrían ansiar y no pueden alcanzar, pero tú sí.
  • La petición de tomar un café para hablarnos sobre tu proyecto y convencernos de que deberíamos participar en él o empujarlo de alguna forma.
  • Las invitaciones impersonales que envías a diario a través de LinkedIn.

no está claro

  • Los cursos presenciales que envías a través de email marketing a personas que viven al menos a 800 kilómetros de distancia.
  • La esperanza depositada en el alcance orgánico de Facebook.
  • Hacer propuestas de trabajo por el mero hecho de estar haciendo propuestas de trabajo, por el mero hecho de pensar que esto quizá induzca a una venta.
  • El tiempo que dedicas a complacer a otras personas, fuera de tu pareja (aquí existirían algunas limitaciones), madre o abuelos.
  • Llamar marketing a las promociones intensivas que realiza tu negocio.
  • La recompensa que obtendrás al terminar la carrera universitaria.
  • Tu ambición por lograr llegar al punto 10 sin pasar por el 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7…

Para estos puntos y otros que me dejo, el propósito detrás de todos ellos no está nada claro, por decir algo optimista.

Poto credit: jorge paredes.

Ago
29

Experimento 20 días en silencio – llegando a 15 días

experimento-veinte-dias-en-silencio---quince-dias-15 días en silencio, o por lo menos luchando e intentando llevarlo a cabo, midiendo interacciones, analizando comportamientos, abordando nuevos contextos, estudiando el impacto en las relaciones con otras personas, enfrentando sensaciones y resistiendo las embestidas de mi mente.

Tres cuartas parte del experimento completadas, está resultando más poderoso e interesante de lo que habría imaginado, verdaderamente. Sin embargo, estos días están siendo duros, profundos y reflexivos. Me atrevería a decir que en ocasiones emocionalmente es agotador. A nivel consciente es un vendaval de percepciones y diálogos introspectivos. Físico apenas lo notas, excepto matices externos con las personas que interactuas, y espiritual, logras una mayor conexión con tu “yo”, comprendes la importancia de tú silencio  lo que eso significa para tu paz interior, e irremediablemente exterior.

Si miro hacia atrás en estos 15 días, siento que lo que he ido viviendo y experimentando por ejemplo en estos últimos 5 días, no tiene nada que ver con lo que sentí en los primeros 10 y desde luego tampoco con lo aprendido en los primeros 5 días. Creo que incluso se podría extrapolar a medirlo diariamente. Es una revolución de pequeñas cosas que van formando algo grande. Aquí voy a contarte (además de lo que cuento a diario en Instagram, Twitter o Google+) los descubrimientos que más valor podrían tener y que más me están marcando.

Descubrimientos

Eres mucho más consciente sobre cómo tu expresión dice lo que tú no logras decir. Posiblemente no llegues a ser consciente del todo sobre ello, pero las personas de tu alrededor, las que pasan tiempo contigo, pueden leerte más fácilmente y aunque no llegan a comprenderte del todo, podrían tener una idea bien informada de tu estado o tu intención.

Los efectos colaterales en otras personas son más que evidentes, positivos y negativos. Dependerá de la situación y la persona, también del grado de empatía de la persona. He sido afortunado porque estos cinco días he estado rodeado de personas comprensivas que me han ayudado a manejar bien la situación, esto no quita de haber vivido momentos tensos y algo frustrante, digo la verdad.

Permanecer en silencio no te garantiza escuchar más, la otra parte con la que te retroalimentas (la misma palabra lo indica) necesita un retorno, si este no llega, la conversación no ocurre del todo, no es fluida y por lo tanto el proceso de escucha se debilita y no es lo fuerte que podría ser.

Necesito encontrar una manera para poder sacar el fuego que se crea dentro de mí cada vez que hay una interacción tensa, un momento de choque o enfrentamiento externo, y en mi caso, no expreso verbalmente lo que siento. Lo he vivido dos veces y pensaba que iba a explotar. Por naturaleza, algunos, somos impulsivos, irracionales y decimos lo que pensamos, eso puede ser una ventaja o desventaja, según como se mire. En mi caso siempre lo he visto como lo primero. Aunque quizá, este experimento es una gran herramienta para moldear esta parte y hacerla mejor. A pesar de esto último, necesito encontrar una vía de escape, creo que tengo una pista, escribir, no escribir para hablar, sino escribir para mí, para comprender mejor.

Estoy asombrado cómo la mente cambia mi personalidad y actitud en momentos críticos cuando estoy en silencio. No posees esa convicción que podría caracterizarte, dudas más, vives en un estado permanente de temor, actúas de forma ilógica a la que sueles actuar. Creo que esto sucede porque piensas demasiado en cada suceso, analizas cada detalle, valoras todo con juicio extremo. Es como correr con el freno de mano activado.

El silencio también afecta tu trabajo, en mi caso me ha dado mayor estabilidad a la hora de enfocarme a las tareas que diariamente acometo. Tanto las repetitivas (30%) como las puntuales (70%), las realizo con mayor claridad y rapidez. Esto lo dice mi Rescue Time (programa de monitorización para productividad), estos días estoy empleando 5 horas al día para realizar alrededor de 25 tareas, directas e indirectas, cuando el tiempo medio antes de empezar el experimento eran 6:45 horas. Es como si fuera más fácil visualizar la manera en lo que haces puede ser completado, no es como si fuera, realmente lo es.

Desventajas

  • En los momentos decisivos, en las distancias cortas, la comunicación verbal marca la diferencia. Por supuesto la no verbal ayuda, pero necesitas ambas.
  • Te das cuenta de cómo otras personas discriminan a personas por no poder hablar o escuchar (podría haberlo puesto en la sección descubrimientos, pero me parece más apropiado aquí)
  • Se pierde conexión y química con otras personas, o quizá no sé canalizar adecuadamente mi lenguaje corporal o expresiones.
  • Los gestos y las expresiones no pueden llegar al detalle y connotación de las palabras y el tono que utilices.
  • La convivencia estrecha con otra persona que no respire el mismo silencio que tú, no es recomendable.

Ventajas

  • Emocionalmente creces, entiendes más allá de ti mismo, comprendes impactos externos.
  • Tu asertividad mejora, si posees una pizca de respuesta agresiva, la manera de relacionarte con otras personas mejorará también.
  • Al no hablar eres mucho más consciente de cada gesto o palabra (escrita) que dices, por lo tanto las valoras más, las usas exponencialmente y les das más sentido.
  • A más atención más entendimiento de la realidad de las otras partes. En base a esto, puedes adelantarte a situaciones o movimientos que puedan ocurrir.
  • Te sometes a tantas emociones y situaciones de inseguridad y no-confort que irremediablemente creces. Quieras o no.
  • Tu mente gana más claridad sobre tomar decisiones que necesitan ser tomadas.

Una consideración más

Hay algo que si tengo claro, si realmente quieres vivir de manera intensa, este experimento o práctica o hábito de permanecer en silencio en medio de la civilización, mientras desarrollas tu trabajo con normalidad, convives con otras personas y llevar tu vida como es habitual, es sin duda algo imprescindible. Eso sí, debes estar preparado para una respuesta contundente e inesperada.

 

Ago
24

Experimento 20 días en silencio – Meridiano 10 días

Experimento 20 días en silencio - Meridiano 10 díasAyer llegué al meridiano del experimento 20 días en silencio. Ayer se cumplieron 10 días desde que empecé el experimento.

Los primeros días fueron duros, frustrante, en ocasiones parecía que había pasado el día y te quedabas con las manos vacías, al día siguiente empezabas de cero. Sí, seguramente estés pensando que nunca te vas con las manos vacías, yo soy uno de esos que también lo piensa, pero cuando la mente confabula contra ti, no lo ves, hay poco que hacer, si es cierto que con perspectiva te das cuenta del crecimiento y de lo sucedido, pero en el momento, bueno yo no he llegado ahí. A partir del día ocho, la cosa empezó a mejorar, incluso conviviendo en familia y buscando la interacción en lugar de huir de ella. El día 9 fue muy natural, muy fluido, cómodo, aquí tuve encuentro con mis abuelos, algo que podría haber sido violento o sin sentido, debido a su increíble comprensión y adaptación en su avanzada edad y la manera de llevar la interacción a una frecuencia simple, hizo que fuera todo un éxito el experimento en ese contexto. El día de ayer una maravilla, entendiendo más cada situación en la que el silencio podría ser roto y escuchando más ahí afuera y ahí dentro, con más nitidez, es más que c ahora cuando mi voz, mis pensamientos o mi mente inquieta no puede distraerme a mí ni a otros.

Descubrimientos

Todo este esfuerzo por controlar el silencio ha ayudado a ser lo suficientemente consciente como para saber leer cada situación donde la mente te empuja a hablar y entonces anticiparme a ella.

Las personas de tu alrededor también crecen con tu silencio. Les fuerzas a decir más con menos, a buscar la interacción simple, a valorar qué es imprescindible y qué no. A ser más empáticos.

Ahora escucho sin están ansioso por responder. Escucho para escuchar, aprender, comprender y entender el contexto, la historia o el deseo. Escucho para escuchar, esto es fantástico.

Cuando te habitúas a permanecer en silencio estás más receptivo a lo que hay a tu alrededor, las cosas pasan más lentamente, el tiempo parece ir más despacio también. Las palabras se detienen, lo ves todo con más calma, te da tiempo a valorar, decidir, elegir o actuar con mayor margen de maniobra sobre cada momento, incluso aunque tuvieras el mismo tiempo que antes. Es algo así como si el tiempo estuviera a tu favor.

Es tremendamente más fácil estar en tres o cuatro cosas a la vez con una gran capacidad de atención depositada e cada una, principalmente porque no debes de prepararte qué es lo que vas a responder, una acción en la que empleamos demasiadas energías.

He contabilizado al menos 6 artimañas en las que la mente intenta tomar el control de la situación para romper el silencio. La última es en los sueños, no hay ni un solo día desde el día 6 en el que algo de lo que sueño esté relacionado con que rompía el silencio en público, delante de otras personas, o que simplemente me daba cuenta de que no lo había conseguido llevar a cabo. Todas las noches, hay un espacio para que la mente te asalte con este nuevo truco.

En estos tres últimos días estoy disfrutando del estado de silencio, es como ver el mundo desde un ángulo más lejano, es como ver las cosas pasar desde un plano donde puedes admirarlas, estudiarlas y analizarlas, luego si te apetece emprender una acción o no.

Las interacciones fallidas han caído dramáticamente en estos tres últimos día,s así como las situaciones críticas, complicaciones y momentos de debilidad.

Ventajas

  • Cualquier interacción es más certera, más exacta.
  • Llegas a decir lo mismo de siempre pero con menos palabras.
  • Es más sencillo terminar una interacción.
  • Eres más consciente sobre lo que pasa dentro de tu mente, y lo que sucede fuera.
  • Algunas personas se han sentido atraídas por mi silencio, será porque es algo extraordinario y por primera vez no hablo.

Desventajas

  • Pierdes mucho tiempo explicando cosas técnicas a cualquier persona. Entrar al detalle es exhaustivo.
  • Hay muchas posibilidades de que tu letra no sea entendida por la otra persona cuando escribes.
  • Las interacciones van más despacio y una simple conversación requiere mucho más tiempo.
  • Falta chispa en las interacciones uno a uno. En grupo no se nota tanto.

Para acabar

A más silencio, más confort, más paz, más enfoque, más empatía, más comprensión, más percepción de la “otra realidad” – la tuya, la de los demás, no la que hay en mi cabeza – más aprendizaje (interior y externo). No solo escuchas palabras, escuchas experiencias, historias, sentimientos; esperanzas, frustraciones, alegrías, fracasos o aspiraciones, entre otros. Aun sobre todo escuchas y visualizas consciencias, cómo la gente piensa y actúa sin ser vista (incluido uno mismo). Escuchas y sientes las cosas que a menudos pasamos por alto.

Volveré dentro de 5 días con la tercera parte del experimento, si tienes alguna pregunta, duda o sugerencia, utiliza los comentarios de abajo por favor, me comprometo a responderla con la mayor brevedad posible.

Ago
20

Experimento 20 días en silencio – cinco primeros días

experimento 20 dias en silencioEsto debía haber salido ayer en este mismo blog, claro, sinceramente, me vi incapaz de escribir el resumen de estos primeros cinco días, ante la abrumadora sensación de frustración y perplejidad que ayer, en el quinto día, sentía siguiendo el experimento de permanecer 20 días en silencio.

En profundidad

Hoy es el día siete, pasada una cuarta parte del recorrido, voy a hacer balance sobre lo sucedido hasta el día de ayer, si has estado siguiendo el experimento a través de mis actualizaciones diarias en InstagramGoogle+, Facebook y Twitter, sabrás más en profundidad cómo se ha desarrollado cada día y conocerás más al detalle todas mis apreciaciones y sensaciones, esta es la forma más directa y personal de hacer un seguimiento exhaustivo al experimento. Si por otro lado no lo has hecho, algo totalmente comprensible, este puede ser un bueno momento para acompañarme en este silencioso viaje.

Voy a contarte todo lo que pienso que es valioso y útil de la forma más estructurada posible.

Apreciaciones y descubrimientos

Dignos a destacar:

  • Cuando tratas de silenciar una de las cosas más primitivas que posees, tu mente se revela de maneras inesperadas. En mi caso, esta es la más chocante; pensar que estás rompiendo el silencio solo porque estás pensando. El nivel de conciencia se vuelve tan minucioso que te preguntas si cada vez que piensas no estarás en realidad hablando. Te cuento que solo por sentir esto, ya ha valido la pena todo el experimento.
  •  Las personas con las que interactuo y no saben que estoy realizando el experimento, suelen tratarme como si fuera mudo, lo dan por sentado, no cuestionan, solo asumen. Otras como si tuviera problemas de algún tipo, “madre mía como estamos hoy”, “mucha fiesta el fin de semana”, “¿alguna enfermedad?. Incluso he visto a personas dispuestas a darme una concesión especial por no poder hablar ¿pena? Evidentemente no sacaré partido de esto.
  • El otro grupo de personas, las que saben de mi experimento, hay de todo, unos chillan más, otros gesticulan desmesuradamente.  Creo que se quedan más fuera de juego incluso. Aunque todos acaban cayendo aquí, permanecen en silencio, la mayoría con los que he interactuado, se sienten incómodos, no saben que decir. Mientras por dentro pienso (y a veces, si tengo la suficiente confianza, escribo) “si esta precisamente es vuestra oportunidad para hablar y para mi de escuchar”. Echo de menos a gente que me cuente historias, que me hable sin esperar un retorno, que cuente cosas porque así lo siente, que disfrute hablándome, no porque sienta que yo apareceré con alguna respuesta maravillosa, sino porque le apetece.
  • Es imprescindible estar alerta, es altamente exigente, desde que abres los ojos, desde el minuto uno, en cada momento, todo el rato en atención máximo, estando con gente o sin gente, es agotador y demandante, bajar la guardia no está permitido. En el momento que lo haces, puedes perder y romperlo todo.
  • He aprendido que cada día es como empezar desde cero, esto es frustrante y muy energizante a la vez, no puedes pensar que ya lo tienes dominado, porque en realidad no. A menos de que estés encerrado entre cuatro paredes, la situación cambia, las personas aparece, recibes inputs, creas outputs y esto te lanza a la vulnerabilidad de caer, y cuando pasas por un momento de debilidad o situación crítica, lo notas, tu mente se hace fuerte y te debilita.
  • Desde ayer, el día seis, incluso decidí limitar los sonidos, ruidos, sonrisa o tratar de que me lean los labios, eso es un engañabobos y perjudica mi salud mental de cara a resistir toda la presión, lo cual enlaza con el siguiente descubrimiento.
  • Me estoy dando cuenta de que el esfuerzo psicológico que este experimento me está exigiendo es brutal, demoledor, tanto que ayer durante una o dos horas, me plantee meterme en casa y no salir hasta el día 20. Imagina. Hoy, vuelvo a ganar entereza y te digo que voy a tratar de colocarme en el máximo número de situaciones diferentes para poder calcular todos los prismas de este experimento.
  • Siempre me he considerado un tipo fuerte de mente, determinado, una roca cuando se trata de hacer el trabajo intelectual. Este experimento está destapando en mi fragilidad y sensibilidad mental, toda esa fuerza de la que presumía, se está escapando por la boca.
  • Cuanto más tensión, estrés, concentración, alegría, euforia o sea cual sea la sensación que experimentes y que estimule el cerebro, más fácil será perder el foco sobre anular la capacidad de hablar. A más distracción, más facilidad para que la mente te domine.
  • La mayor conciencia debe venir sobre ti mismo, tú eres tú mayor peligro, hay más posibilidades que rompas el silencio mientras permaneces en silencio tú solo que incluso ante otras personas. Estoy reconociendo que necesito poner todos mis sentidos y concentración en cada micro-instante, en cada interacción con otras personas y conmigo mismo (quizá las más peligrosas).
  • Básicamente, esto es un juego de consciencia, concentración y anticipación donde compites contra tu mente y contra la amígdala, la parte más primitiva de nuestro cerebro.
  • Permanecer inmóvil, impasible y aparentemente frío ahora es más fácil para mí. Sobre todo (esto es de ayer), cuando un niño de tres años te pregunta “¿por qué no me hablas?”, hoy mi mundo se derrumbó, a pesar de eso, seguí adelante.
  • Sin hablar, en directo, pierdes comunicación, de eso no hay duda alguna.
  • Aquí, el más mínimo error, perdón insignificante error, descuido, desliz o como quieras llamarlo, te lleva al infierno más infierno, de la gloria pasas a la nada. Esto irremediablemente mejora tu capacidad para perseguir la excelencia y si no lo sabes manejar, también para hundirte en el lodo.

Cuando esto acabe

Te mostraré los resultados y narraré todo día por día. He creado un cuadro de mando en excel para monitorizar ciertos parámetros como actividades, deportes, interacciones (online, offline, fallidas, exitosas), momentos de debilidad, situaciones críticas, llamadas de teléfono, reuniones de trabajo, viajes, complicaciones. Esto me ayudará a tener un mejor seguimiento – tanto cualitativo como cuantitativo – del experimento, para extraer conclusiones y aprendizajes que luego materializaré de alguna manera.

No me había enfrentado a nada igual hasta el día de hoy, y todavía quedan tres cuartas partes de experimento, prometo llevarlo todo lo allá a lo lejos que pueda.

¿Alguna pregunta? ¿Algo que desearías saber y no he cubierto? ¿Algún contexto o situación que debería experimentar?

Ago
12

Experimento sobreconectados sin capacidad de reacción

Experimento- sobreconectados sin capacidad de reacciónAyer, mientras caminaba por la Gran Vía de Madrid, decidí realizar un pequeño experimento sobre la conectividad y la capacidad de reacción que poseemos mientras permanecemos conectados.

Primero empecé a contar el número de personas con las que me cruzaba que andaban cabizbajos utilizando su smartphone. La distancia que recorrí fue de 1,5 kilómetros, durante ese recorrido me crucé con 594 personas, de todas ellas, 452 caminaban poseídos por un dispositivo móvil, la mayoría smartphone, solo 40 personas llevaban una tablet y 22 una GoPro. Una persona llevaba una GoPro, smartphone y tablet a la vez, sí, esto parece que es posible hacerlo.

Segunda parte del experimento, al mismo tiempo que iba contando las personas que estaban absorbidas con el entorno conectado, pensé en intentar tropezarme con todas las que tenía la ocasión. Utilizo la palabra intentar porque no era fácil llegar a mantener un contacto directo con todas las personas que caminaban de frente tuyo por la Gran Vía madrileña. Así que estas son las estadísticas, logré alcanzar contacto con 362 personas que andaban cabizbajas sumergidas en aquello que su dispositivo móvil les proporcionada, fuera lo que fuere, de ese total (365), sólo 54 lograron esquivarme, lo que quiere decir que tropecé con 311 personas – algunos tropiezos fueron más abruptos que otros, pero bien salvados siempre con un “perdona, fue culpa mía, no te había visto”.

Conclusiones

Las conclusiones de este experimento:

  • La mayoría de personas (452/594) con las que me crucé, estaban conectadas a su dispositivo móvil, en tan solo 1,5 kilómetros recorridos. Esto me lleva a pensar lo siguiente: primera opción; la mayoría de estas personas estaban aprovechando su tiempo y siendo productivas. Segunda opción; estamos bastante absorbidos por el entorno conectado. Tercera opción: hay más conectividad y dispositivos móviles que personas. Cuarta opción: no hay interés más allá de la pantalla, el contacto directo no es sexy.
  • No solo obviamos vivir el momento cuando estamos tan conectados, sino que perdemos falta de atención y con ello, capacidad de reacción, de las 365 personas enganchadas a su dispositivo móvil con las que pretendí chocar, tan solo 54 lograron esquivarme, la mayoría de ellas en el último momento, solo 9 o 10 iban observando a su alrededor mientras usaban smartphone o tablet. Perdemos, perdemos capacidades y características que nos alejan de permanecer humanos.

Desconectar para conectar

Hoy por hoy mi conectividad en dispositivos móviles es nula, ya que sigo sin smartphone desde el experimento que realicé hace ya más de cuatro meses y sin tablet, al dejarla olvidada en el control del aeropuerto de Ibiza (pude traerla por mensajero, pero he decidido dejarla all hasta que Oscar vaya a Ibiza de vacaciones y la pueda recoger por mí), seguro que estas dos semanas proporcionan algo valioso. Esto pese al parecer una desventaja, te permite ver que hay al otro extremo.

Próximamente te hablaré de qué sucede cuando tu conectividad es nula, de momento estoy logrando más y mejor trabajo en más poco tiempo. Aunque por ahora me parecía interesante compartir contigo las apreciaciones del pequeño experimento de ayer.

Estamos tan conectados que quedamos desconectados de lo que verdaderamente importa, desconectamos de un bellísimo mundo para conectar en otro mundo donde la necesidad de estar siempre disponibles, visibles y activos es imperiosa.

Photo credit: Catherine Shyu.

Abr
23

El desafío de los quince días sin smartphone

el desafio del smartphoneDespués de las cuatro semanas de vivir sin smartphone, llegar a España, experimentar la sensación de estar “aislado” del mundo en “tu mundo”, la cosa no fue tan mal como pintaba. Entonces decidí continuar y extender el experimento hasta finales de mayo, momento en el que regreso de nuevo a España y quizá encienda el iPhone que tengo en mi residencia de Valencia.

Sin smartphone mueres

A día de hoy, poseer o no un smartphone, no me llama excesivamente la atención. Me resulta muy curioso cuando expuse el experimento en Disney España o IAB Day Colombia, algunas caras del publico, unos incrédulos, otros parecían echarse las manos a la cabeza horrorizados, otros negaban con la cabeza. Cuando al acabar cada evento tuve la oportunidad de hablar con algunos, preguntaba si realmente era cierto que no tenía smartphone, no se explicaban cómo podía ser. En este tiempo, he hablado con mucha gente sobre el tema, la sensación mayoritaria es esta “yo no podría, me moriría” ¿En serio?

Este no es un post para decirte lo mucho que he aprendido con este experimento, ya hay otros cuatro posts que lo explican profundamente, aunque siento que cada semana que pasa aprendo algo nuevo, también experimento situaciones incómodas derivadas de carecer de un dispositivo móvil inteligente. Este es un post para lanzarte un pequeño pinchazo en el culo, de los que a ti te gustan, creo.

Podría ser un escándalo

Esta es mi pequeña provocación: ¿qué pasaría si decidieras apartar tu smartphone durante quince días? ¿Se redimirían todos tus pecados e irías directamente al cielo? ¿Conectarías más con el mundo que hay a tu alrededor? ¿Disfrutarías de permanecer quieto? ¿Aprovecharías más el momento y las personas con las que decides invertir tu tiempo? ¿Mejorarías en la capacidad para prestar atención? ¿Adquirirías habilidades más humanas y saludables?

Quince días ¿serías capaz? ¿Podrías? ¿Te atreverías a hacerlo? Sí, quince días, no un mes, no un año, únicamente quince días sin contacto alguno con tu smartphone y todo lo que ello significa, todo lo que va dentro y fuera. Me gustaría que sintieras una parte de lo que he sentido en estos ya casi dos meses.

Así que ese el desafío que te traslado, pasar quince días sin smartphone y anotando ventajas y desventajas y aprendizajes, y ahora viene la parte importante, una vez que has conseguido situarte en el “otro extremo” y si, espero, has conseguido ver tu vida sin estar conectado al instante, continuamente y con mayor intensidad. Entonces te darás cuenta de que sucedía en el otro extremo (aquel donde vivías “enganchado”) y no soy yo el que voy a decirte que es lo que sucede ahí, prefiero dejarte a ti que lo descubras por ti misma/o.

El objetivo detrás de todo esto

La idea – o el objetivo – no es que vivas o trabajes sin smartphone, no, ni que seas el tipo “cool” que ahora no usa este tipo de dispositivo o que te aísles de lo reactivo (aunque esto último es poderoso), sino que logres colocarte, aunque sea por un corto espacio de tiempo, en el extremo opuesto. Colocarte en el margen contrario para entonces encontrar una manera más sana, eficiente, óptima y potente de usar lo que la economía pone a tu alcance y no a la inversa. Esto último es algo que la mayoría no estamos dispuestos a aceptar, o simplemente estamos tan seducidos por esta nueva y aparentemente necesaria adicción, que no vemos el universo fuera de esta mini maravilla.

¿Serías capaz de probarlo? Lo único que puedes perder la capacidad de no tener que pensar por ti mismo, no te preocupes, será solo por un tiempo, luego ya puedes volver a no pensar demasiado.

Photo credit: Esther Vargas.

Libros de Isra

Stand OUT Program

Speaking

Entrevistas / TV

Aventuras

Archivos

Google+