Menu
Browsing articles tagged with "dark side archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, productividad, innovación, estilo de vida, excelencia, autenticidad, economía disruptiva, cambio, disrupción personal y profesional, incertidumbre, liderazgo y comunicación más allá de social media, human media."
Oct
26

Una historia (personal) de incoherencia

By Isra Garcia  //  Mapmakers, Reflexiones  //  No Comments

El Viaje alrededor del mundo continúa, empecé a escribir esto en Amsterdam hace unos días. Hoy continúo en el tren rumbo a Madrid. Lo cierto es que me apetece desnudarme de nuevo, creo que es hora. Me apetece contarte una pequeña historia sobre una de mis partes más oscuras. Quiero ser especialmente vulnerable y contarte una historia real que he vivido recientemente donde he caído en mi propia trampa. Un comportamiento que he detectado, y me ha dolido. Una actitud impropia de mí, pero no por eso surrealista o falsa. Esta historia va sobre mi ego. Sobre mi propia incoherencia y sobre mi desconsideración hacia otras personas.

Vígilate a ti mismo

Días después de acabar Stand OUT Program, estuve examinando, meditando, reflexionando, analizando y recogiendo feedback sobre el programa y sobre mí. Soy una persona bastante auto-crítica conmigo mismo, estoy aprendiendo a ver de verdad, sé cómo vigilarme y examinarme, pero eso no significa que todo esté bajo control. Nunca nada está bajo control. He encontrado muchas cosas positivas y de las que estoy contento, pero también he encontrado cosas que debo mejorar y cambiar, entre ellas incoherencia, ego y desconsideración.

La incoherencia, el ego, la desconsideración

Una historia sobre mi propia incoherencia, una historia sobre ego y desconsideración, una historia sobre no liderar con el ejemplo...

Tuve comportamientos que estuvieron fuera de lugar, comportamientos como:

  • Dejarme llevar por la urgencia del momento y no prestar atención a lo que importaba, los participantes.
  • Priorizar el “yo”, mis tareas, mi trabajo, mis deseos, mis compromisos, por encima de lo que importaba, los participantes.
  • No tener la consideración necesaria que debería haber tenido, sobre todo fuera de mis clases.

Básicamente y concluyendo:

  • Pedí “prestar atención” y en ocasiones clave fui yo en que no “prestó atención”, no lideré con el ejemplo.
  • No he sido lo que siempre he sido, coherente, congruente, duele, pero siento y sé, que así ha sido.
  • En al menos un 40% de las veces no prediqué con el ejemplo, una estadística bastante pobre dadas las circunstancias.

Actué de forma egoísta, desconsiderada y poco profesional, y sobre todo, incoherente, algo que choca implacablemente contra mis valores de vida.

Aceptación radical y vigilancia diaria

Acepto lo sucedido, me rindo a ello y muestro mi vulnerabilidad ante todos. Principalmente porque me importáis, tanto mis clientes/participantes, como vosotros mis lectores.

Para mí, esto supone un punto de inflexión importante, en el momento vital que me encuentro. Un claro ejemplo de que nunca debemos confiarnos, somos nuestros mejor aliado, pero también nuestro mejor enemigo. Tenemos que vigilarnos a nosotros mismos, como ese enemigo que siempre está al acecho y puede atacar ferozmente en cualquier momento.

Tomaré acción casi inmediata sobre lo sucedido, tengo varias ideas efectivas sobre cómo trabajar y enfrentarme a esto, una de ellas es un retiro Vipassana de 20 días. Y no, no saltaré por un puente. Esto tampoco va a cambiar mi vida o me va a destruir emocionalmente. No es más que lo que ha sucedido, un hecho que debía suceder tal y como ha sucedido el cual debo llamar por su nombre, aceptar y diseccionar hasta llegar a la raíz. Además de reconocer ante todos vosotros que no actué como de costumbre ni como mis valores dicen que actúe, pero es evidente que así actué. Esta vez me ha tocado a mí, y ha sido con ellos que lo ha tenido que vivir.

Disculpas y gracias

Pido disculpas a todos los participantes y equipo por haberlo tenido que soportar, y al mismo tiempo les doy las gracias. A Víctor por su feedback sincero, directo y transparente que me ayudó a entrar en estado de examinación. Y a ellos, los participantes, por haberme ayudado a vivir este momento, porque a pesar de ser algo de lo cual no me siento nada orgulloso, y menos satisfecho o realizado, pone en evidencia carencias que necesitaba detectar y que necesitaban darme esta bofetada de realidad, el ego (el lado oscuro) es más sabio de lo que parece.

Como siempre digo, el viaje continúa, dentro y fuera. Llevar una vida examinada y vigilante es la clave para darnos cuenta de cómo reaccionamos a este viaje, eso ayudará a entender la incoherencia entre nuestra mente, alma y nuestros propios actos.

Mar
11

No silencies la voz negativa que hay en tu cabeza. Utilízala a tu favor

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Mapmakers  //  No Comments

Todo el mundo, sin excepción, se esfuerza en combatir la voz negativa que hay en nuestra mente.

Yo también tenía, y tengo esa voz negativa y he tratado, trato y trataré de vencerla. Sucede casi siempre en momentos decisivos, antes de que montara mi primer negocio, IG, en 2010, o antes de lanzar Stand OUT Program, o antes de escribir y publicar mi primer libro, incluso antes de lanzar el podcast y las series de vídeos. Incluso hoy mismo, cuando estoy ante varios dilemas personales, me vi a mi mismo luchando contra mi crítico interno, esa voz negativa dentro de mi mente.

La voz negativa que habita en mí

No importa si no tienes recursos o si los tienes. Si eres hombre, o mujer. Emprendedor u operario. Todos tenemos que lidiar con esa voz negativa.

A estas alturas no tengo por qué mentir a nadie, la mayor parte de mi vida, sobre todo la más consciente, la reciente, está controlada por mi mentalidad autoexigente, negativa, indigna y en ocasiones hasta autodestructiva. No recuerdo el número de veces que me he quedado nadando en un mar de inseguridad. Las veces que he sido arrollado por una avalancha de indignidad. Casi nunca es nada suficiente para mí, no me merezco. En ocasiones. Hablo en presente porque todos los motivadores y todas las historias de superación que nos cuentan es algo que has dejado atrás. Nunca se cuentan cuando están en medio de la tormenta. No va a ser mi caso, me he dado cuenta de que, desde hace años, vivo cómodo en medio de la tormenta.

Convivo con mi lado oscuro, que tenga consciencia, por lo menos desde 2008. Somos amigos, no podemos vivir en uno sin el otro, lo tenemos claro. Tantos grandes momentos y tantas catástrofes. Esa voz insistente en mi cabeza diciéndome que no soy lo suficientemente bueno. No sé cómo se las apaña pero siempre trata de sabotear mi mejor trabajo, mis logros personales o profesionales, incluso relaciones con equipo, familiares o amorosas.

la voz negativa y el critico interior

Afortunadamente ya llevamos muchos años coexistiendo, hemos ido creciendo ambos, juntos. De no ser por eso, por la gran y profunda relación que hemos desarrollado y la empatía que sentimos el uno por el otro, creo que habría caído en la butaca de la ansiedad hace tiempo. Si es cierto que mi trabajo pendiente es poder exteriorizarlo más con la gente está a mi alrededor. No lo hago lo suficiente.

Lo que cuento puede parecer triste, pero no lo es.

La voz negativa es una oportunidad

El problema es que en ocasiones no sabemos cómo utilizar a nuestro favor ese lado más oscuro. Solía pensar y esforzarme en silenciar esa voz, pero primero, es imposible, y Segundo, esa voz tiene un propósito

No la silencies. No está para eso.

Necesitas eliminar el impacto negativo que ejerce en tu vida. Y eso lo puedes conseguir de cuatro formas:

  1. Reconociendo que esa voz no es objetiva.
  2. Reenfocando la situación.
  3. Entrenar la mente negativa para que sirva como motivación.
  4. Identificarlo como un momento donde tienes que sobresalir en lugar de huir.

¿Puedes vivir en paz, y pleno, a pesar de tener una voz negativa que nunca calla? ¿A caso piensas que la gente que vive en paz y lleva una vida plena no posee ese lado oscuro? Eso es lo que les diferencia, aceptarlo y utilizarlo a su favor.

Mi parte oscura, la voz negativa y yo mismo te incitamos a que empieces a andar el camino.

Feb
3

La vida no es una carrera hacia la autorealización

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Vida  //  6 Comments

O al menos no pienso que así sea. El tema es que – ninguno de nosotros sabe en realidad qué es la vida. No sabemos por qué estamos aquí, cuál es el propósito final de nuestra existencia, o qué es lo que de verdad importa. Sin embargo, muchos nos hacen creer (entre ellos yo, en ocasiones) con certeza que la meta final de la vida es encontrar la llamada auténtica, o la pasión, o el talento, y entonces vivir de acorde a esa realidad. No, va sobre ese riesgo exquisito de dejar marchar el control de las cosas.

Hay otras personas (entre ellas yo, en muchas ocasiones) que hacen como si esto pareciera un gran videojuego llamado Vida. Personas que piensan que se puede “hackear” y “mejorar” y en última instancia, ganar siendo héroes auto-realizados e iluminados. “Héroes” que entonces hacen dinero diciéndole a otros los “secretos” para llegar donde ellos han llegado. No sé, pero tengo la sospecha de que en un nivel bastante profundo, lo que hacemos es construir nuestras vidas con tanto cuidado y de acorde a nuestras metas y sueños, que lo hacemos para evitar el sufrimiento. Llámalo frustración, perdida, soledad, aburrimiento, envidia o duda.

Moverte de experiencia vital en experiencia vital, de intensidad a más intensidad. Vivir cada año como si fueran cinco condensados. Meterte en grandes líos, fallar mucho. Ahora el El Viaje, solo, con tiempo para tomar perspectiva. Te esneña mucho, menudas lecciones.

Creo, de forma personal, que una vida con significado se basa en encontrar “algo” tanto en el sufrimiento como en la alegría, en el placer como en la desgracia. Tanto en la incertidumbre y la incomodidad como en la victoria y en la satisfacción. Si no tenemos cuidado, al ir de forma inconsciente a complacer nuestro corazón y convertir cada momento en una oportunidad de materializar nuestros sueños, perderemos el júbilo y las lágrimas. La autenticidad de ser humanos.

riesgo exquisito

El control es una ilusión

El poeta y escritor Mark Nepo lo dice de esta manera:

La verdad es que ser único está sobrevalorado. A menudo limita que podemos aprender del mundo. La vida es circulatoria como las venas que corren hasta nuestro corazón. La intención que importa, es permanecer en conexión con todo lo que llega como llega. Al menos lo suficiente como para degustar que es vivir“.

Algunas de las personas más sabias, amables, interesantes y profundas que conozco son aquellas que no han encontrado el trabajo de sus sueños. Seres humanos que ni siquiera se plantean cuál sería. No caen en la trampa de un título profesional o un proyecto de vida para demostrar que son algo. Ese tipo de personas, para mí, viven una vida más plena y rica que la mayoría. Sin preocuparse demasiado, sin escribir ni una sola palabra, sin subir ni una sola foto a Instagram, sin publican ni un vídeo en Youtube. Sin marca personal.

Son poetas vivientes que se permiten ser moldeados por los regalos de una existencia no planificada. Incluso aunque esos regalos sean involuntarios. Ejemplos como aprender a experimentar la dignidad y el esfuerzo de una madre / padre solteros. O vivir una enfermedad crónica con valentía. O después de un día de enfrentarte al mundo cuando cada una de tus células te empujaban a no salir de la cama.

Lo que vemos como obstáculos en nuestra “verdadera vida” imaginaria, no son una violación de la vida. No, es la vida en su esencia.

Ese riesgo exquisito

Una pequeña historia… Un ciclista paró cuando estaba a punto de ganar una carrera, la razón, una garza que desplegaba el vuelo. Los allí reunidos le preguntaron por qué se detuvo y no cruzó la meta el primero, perdiendo así la carrera. El ciclista respondió que no perdió la carrera, la abandonó. Esto va sobre tomar ese riesgo exquisito de fluir por la vida. Me pregunto, si crear objetivos, visiones y conseguir imposibles, no es más que una zona de confort para muchos de nosotros. Quizá pensemos en planificar nuestro próximo movimiento e ir un paso más allá en nuestras mentes. Bien, hay algo más retador. Prueba a cambiarlo por dejar marchar todo eso por un segundo y permitirte divagar y perderte, vivir la incertidumbre de la vida.

Hablo de vivir despiertos y darnos cuenta de la gracia de esa garza que levanta el vuelo y nos permite tomar ese riesgo exquisito. Dejando la carrera que pensábamos que era importante.

Atribución imagen: Brandon Doran.

Jul
15

Persigue a tu sombra

By Isra Garcia  //  Equipar, Mapmakers  //  2 Comments

Aquello que te hace ir más lento se llama tu lado oscuro. Es la sombra, siempre te acompaña, nunca se aparta de ti, porque sois uno, la misma persona. Parte inherente amigos.

la sombra - el lado oscuro

Esta sombra es la responsable de todo el peso que sientes en tus espaldas. La responsable de no tomar la iniciativa en el comité de dirección y acabar vapuleado. De no llevar a cabo ese sueño que lleva en la recámara más de 7 años. El lado oscuro está a cargo de anularte, confundirte y cohibirte, justo en el momento en el que puedes ser más.

Si retrocedes, es debido a tu sombra. Si no obtienes lo que mereces, es tu sombra. Puedes culparla, pero eso no cambiará nada.

El cassette interminable

Esto es lo que sé, si no comprendes tu lado oscura, si no pasas tiempo a solas con tu sombra. Entonces son estás dándote cuenta de la cinta de cassette que de forma subconsciente está siendo proyectada en tu mente. Una cinta repetitiva, que dice que no eres lo bueno que deberías ser. No eres digna. No te mereces. Nunca será suficiente. No eres lo inteligente que tus compañeros son. No eres nada.

Este es el cassette que suena en muchas personas que conozco, incluso en mí mismo.

Si no eres consciente de eso, entonces tú acabarás siendo todo una sombra. Acabarás creyéndote lo que esa cinta no para de repetir. Estarás lejos de lo que en realidad eres.

La sombra eres tú

Eres lo que eres hoy, en parte, por lo que piensa y lo que dice esa sombra. Cuando entiendes que tu campaña de marketing no salió tan mal. Cuando comprendes que tu trabajo cambia a personas. Tienes fortuna en lugar de desgracia. Hay más razones por las que dar las gracias que por las que quejarte. Sabes que cada día es el mejor momento. Y cuando crees que después de todo, tu vida no está tan mal. Cuando eso sucede, empiezas a profetizar la victoria. Nuevos niveles.

En cambio tu sombra estará ahí para profetizar lo contrario. “Nunca tendrás tanta suerte como para que salga así de bien”. “Nunca alcanzarás la forma física que deseas”. “Los ingresos no llegan”. “Te van a despedir”. “Llega el invierno, vas a pillar la gripe”. “No expongas, serás el hazmereír”. Cada vez que crees algo de esto, quedas más engullido por ese lado oscuro.

Mantener una relación estrecha con esa sombra es la mejor forma de apartarla a un lado para entonces continuar el viaje. Enemistarte con tu parte oscura es una perdida de tiempo.

Atribución imagen: Whiskey Monday.

Dic
24

Échale huevos

By Isra Garcia  //  Iniciativa Social, Mapmakers  //  No Comments

échale huevosEs una forma bastante clara de decirte que sea lo que sea, lo hagas. Que te decidas. Échale huevos.

Aquello que nos separa de vivir de forma auténtica es lo mismo que no nos deja dormir tranquilos. Algunas cosas yacen en el subconsciente y salen a la luz con el tiempo y experiencias. No soy ningún profesional en ese tema, así que no puedo ni quiero decir más sobre esto. Por el otro lado, hay otras cosas que sabemos y vemos en nosotros mismos. Que nos horrorizan, nos incomodan o nos frenan de una gran manera. Es el lado oscuro, o mejor, oculto que todos tenemos. Es esa armadura que construimos para ser inexpugnables, porque pensamos que de esa forma nadie nos hará daño. Claro, nadie te hará daño, porque ya lo estás haciendo tu mismo.

Échale huevos

Voy a echarle huevos, como está haciendo mi amigo Nacho Vidal en su campaña “No Hay Huevos”. Voy a contarte siete cosas que me no he contado a casi nadie:

1. A veces tengo la sensación que profesionalmente me quedo atrás, que pierdo el tren. Siento que dejo de ser el profesional realizado que soy, que no valgo lo suficiente. Durante muchos años me he considerado a mi mismo un fraude. Subsconscientemente, esto no me ha permitido darme la licencia de merecerme cualquier cosa que ha pasado por mi vida. Esto ha sido doloroso.

2. Desde diciembre del año pasado a julio de este año perdí la mayor parte de quien era. Si tenía una chispa la había perdido. O si tenía una pasión, la había dejado atrás. Si tenía un propósito ya no lo recordaba. Pensaba que podría estar perdiendo mis valores, mis principios. Eso fue carcomiéndome cada día más y más. Me miraba al espejo y no me reconocía. Me comparaba con otra gente. Pensaba cómo debería actuar y qué decir en lugar de hacerlo como había hecho hasta entonces. No estaba motivado, no tenía ese “algo” que creo que todos tenemos y nos hace genuinos.

3. Le doy demasiadas vueltas a las cosas, demasiadas. Eso en muchas ocasiones, no es bueno.

4. Estoy tan obsesionado con el tiempo que a menudo doy poco o ningún tiempo para que otras personas entren y poder así compartirlo con ellas.

5. Recuerdo humillaciones en público cuando era pequeño, sé quiénes son esas personas. algunas queridas y otras no. Sé que hasta que no mantenga conversaciones con todas ellas, no lo dejaré atrás.

6. No estoy en paz, mi ego es todavía muy poderoso y fuerte. No me gusta decirlo ni admitirlo, pero dolería más no reconocerlo.

7. A menudo me pillo a mi mismo actuando de forma odiosa, irracional, incomprensible y estúpida. Faltando a la consideración de las personas que están a mi lado y despreciando el tiempo, energía o buen voluntad de esta gente.

Hazlo por ti

Tranquila/o no te voy a pedir que me cuentes algunos de tus “secretos”. A lo mejor quieres contármelos, pero a lo mejor quieres contárselo a las personas que te importan, respetas y aprecias. O a lo mejor quieres decirle al mundo entero algo que has estado callando durante años. Con la opresión y angustia que conlleva. Hoy podría ser un buen momento para echarle huevos y sacarlo. Decirlo. Contarlo. Conversarlo. Solucionarlo. Ahora hay tiempo, tu vida lo merece. Deja de castigarte.

Lo que sí te voy a pedir, hoy en un día de nochebuena es:

1. Ayuda al proyecto de Nacho, compra los huevos, por una buena causa. Regálalos a algún familiar o amigo que tenga que echarle huevos al asunto. Los beneficios de la venta irán destinados a Chrysallis (asociación de familias de menores transexuales).

2. Nunca te engañes a ti mismo, hay pocas cosas más espantosas que esto.

3. Merécete.

4. Cuando eres capaz de ser vulnerable te abres de forma veraz a una transformación personal o profesional.

Échale huevos, estás a tiempo. Todavía.

Feliz nochebuena.

Ilustración: Mamen Díaz.

Jul
1

¿Narcisista?

By Isra Garcia  //  Equipar, Habilidades, Lifestyle  //  No Comments

Cómo saber si eres narcisistaSi piensas que tu jefe, compañero, colega o pareja es narcisista, es muy posible que estés en lo cierto.

En uno de los extremos sientes una auto-duda aguda, en el otro te encuentras con ese narcisismo tan ególatra.

Es algo difícil de aguantar.

¿Cómo sabes si alguien es narcisista?

¿Lo eres tú?

1. Proyectas inseguridades sin descanso

Imagínate jugar al juego de la patata caliente con el sentido de la pequeñez. Este tipo de personas dicen las cosas, de manera obvia o u sutil, que te hacen sentir menos inteligente, menos realizado, menos competente, menos preparado y menos respetado. Es como si estuvieran diciendo algo así cómo “no quiero que te sientas inseguro, poco importante o pequeño: aquí tu decides como sentirte”. ¿Te suena?

2. Odias las emociones

Los sentimientos significan que puedes ser conmovido por tus amigos, colegas, pareja. Sin embargo, ser conmovido es ser influenciado (en gran manera) y ser influenciado, es conseguir quebrantar tu perfecta autonomía. Lo cual un narcisista odia.

3. El control, siempre, sea como sea

Los narcisistas odian sentir como las preferencias de otros impactan en ellos, desde que no son “completamente independientes”. Así que en lugar de expresar sus necesidades, maniobran o mejor dicho, manipulan a las personas para que encajen en ellas (sus necesidades y objetivos).

Piensa en la persona que pierde los papeles con su pareja porque la comida no estaba lista cuando debía. Pierde los papeles porque en ese momento, está forzado a reconocer que depende de su pareja, algo que prefiere evitar reconocer.

Es personal

Si por cumplir uno de estos puntos debiera considerarme narcisista, posiblemente lo sería. Mi punto débil es el punto tres. He luchado – y sigo luchando – con la grandeza de perder el control. Innumerables han sido las ocasiones que me he encontrado a mi mismo manipulando a otra gente para siempre tener el control, incluso aunque pareciera que no lo tuviera o incluso aunque nunca dejara de perderlo.

¿Cómo lo trabajo? Cuando veo que trato de dominar algo, aunque sea de manera sutil, y me veo a mí mismo en ese camino, lo que hago es dejar que lo que sea me controle a mí y darme cuenta de que está siendo así. Es incómodo, pero funciona.

¿Qué haces con un narcisista?

Mi recomendación: juega su juego hasta que lo necesites, luego déjalo solo bailando.

Photo credit: snickclunk.

Abr
19

Una historia de miedo

By Isra Garcia  //  Equipar, Liderazgo, Lifestyle, Vida  //  7 Comments

Aquella en la que la gente que amas sufre. Los que más te importan abandonan este mundo. Los pocos que te encantan pierden su batalla. Las personas que adoras y admiras; amigos equipo y familia se desvanecen y desaparecen. Las personas que merecen la pena, dejan de creer en si mismas. La gente por la que has luchado entrega su rendición.

Esta es mi historia de miedo.

¿Cuál es la tuya?

una historia de miedo

Photo credit: Benjamin Rudstrom.

Abr
4

La cultura de la humillación

cultura humillacionAyer, entraba a TED.com para ver alguna charla mientras comía. Tal y como vengo haciendo cada día regularmente desde hace alrededor de 4 años, en lugar de ver la televisión. Sigo, cuando entré, me llamó bastante la atención el siguiente titular “Monica Lewinsky: The price of shame” [el precio de la vergüenza]. Va sobre humillación.

¿Recuerdas a Monica Lewinski? Claro, seguro, una de las personas más humilladas que se recuerda en la historia. La recordarás por las noticias, por las canciones de rap que han hecho sobre ella, foto-montajes. Burlas, desprecios y denigración a la que ha sido sometida esta mujer desde 1998, hasta el día de hoy.

Leí el prólogo de la charla y parecía interesante. En parte porque no hablaba únicamente de su historia, sino de lo que hoy estamos viviendo todos como consecuencia del “lado oscuro” de Internet. La cultura de humillación, denigración y tiranía que se ha creado en el mundo online y la llamada urgente por compasión y humanidad.

La cultura de la humillación

Hace unos meses escribía este artículo sobre el oportunismo en Twitter y este otro sobre la cultura mediocre, nefasta y absurda que estamos creando entorno a Internet. Sin embargo, nada que ver con la brillante explicación de Monica del entorno que hemos creado. Un panorama donde hay adolescentes que se suicidan a causa de la humillación que reciben mediante las redes sociales, personas que quedan acomplejadas por otras que son más prominentes en la red y utilizan su poder negativamente.

¿Qué clase de persona espera el fallo de otra para persona para ridiculizarla y hundirla en el lodo? Seguro que puedes nombrar a por lo menos cinco o seis de carrerilla, ¿Y tú? Dime que no has hecho nunca esto. ¿Qué persona espera el comentario de un amigo para echarle una “puyita” ya sea en Twitter o en Whatsapp o a través de un email donde está parte del equipo y jefes? Esto no ayuda. Esto está haciendo mucho daño.

Esta charla es una llamada a la compasión humana. Si cambiamos cinismo, escepticismo y humillación por humanidad, podemos salvar Internet – y la vida de otras personas.

Imagina lo que es sentirte humillado hasta querer perder la vida. Cierto es que si no has estado ahí no puedes sentirlo. Yo no lo he sentido, espero y deseo no sentirlo nunca, te deseo lo mismo, pero cuidado con lo que tu haces sentir a otras personas. Puede que un día se vuelva contra ti y se convierta en tu peor pesadilla.

Vídeo: TED.com.

Photo credit: Esther Moliné.

Mar
15

Mi propuesta al egocentrismo (o influencia si quieres)

By Isra Garcia  //  Disrupción, Equipar, Liderazgo, Nueva economía  //  No Comments

mi propuesta al egocentrismoEl infortunio de concebir Internet como una herramienta promocional y masiva y por consecuente, utilizarlo como un mecanismo de egocentrismo e intrusismo, está creando un entorno donde profesionales buscan validaciones, recomendación, influencia y protagonismo, como almas desamparadas que andan por el purgatorio en búsqueda de la salvación suprema.

Propuesta 1: común, en la media

Listas basadas en indicadores lamentables, rankings de colegas, recompensas manipuladas para obtener publicidad o ganar un cliente, premios sin argumentos y sin sentido que se le entregan a personas que no saben qué es lo que en realidad han conseguido para llegar ahí, y cuando lo preguntan a la organización no saben responder cual ha sido el motivo. Peticiones de recomendaciones en LinkedIn sin apenas conocer a la otra persona. Reseñas en Amazon sin ni siquiera haber leído el libro, retweets a los cuales ni siquiera prestas atención a lo que contienen. Mensajes desesperados para validaciones de aptitudes. Emails desafortunados con peticiones o requerimientos todavía más desafortunados con modales y formas increíblemente aún más desafortunadas. Encontrar esto está a único click de distancia. Donde quiera que mires verás todo esto. Parece el estándar.

Propuesta 2: escasa, deseada

En cambio, esto es lo que es difícil de encontrar y precisamente lo que más valor, cambio y movimiento generaría:

  • Listas de personas que más fallan.
  • Rankings de personas que más proyectos lanzan, que más clientes encantan o que más comunidades comprometidas poseen.
  • Recompensas a personas que como Valentino Barrioseta donan su energía, tiempo y pasión en impactar positivamente en la vida de personas en situación de desigualdad.
  • Premios a personas intrépidas e ingeniosas – anónimas. Premios a personas que han utilizado Internet para transformar su trabajo o vida – y las de otros.
  • Recomendaciones significativas a personas con las que has conseguido resultados considerables trabajando juntos. Recomendaciones a personas que han dejado una marca en tu carrera ejecutiva o estudiantil. Recomendaciones a profesores que cambian maneras de pensar y actuar, para bien.
  • Reseñas en Amazon a libros que te sacuden desde el espíritu hasta tu mentalidad.
  • Retweets o contenido compartido de recursos que te hacen mover del sitio en el que estás. Historias emotivas de personas o empresas que han creado algo valioso o han logrado hacer algo importante y merecen ser compartidas con el mundo.
  • Validaciones por iniciativa propia debido al manejo de tu talento a favor de comunidades o negocios.
  • Emails con un “win/win” real, marcado y contrastado. Cortos, directos, honestos y transparentes. Esta es difícil, y la más importante.

La propuesta tiene dos lados y uno es bastante diferente al otro. ¿En cuál de los dos caes?

Photo credit: Ismayani Prabu Ali.

Mar
1

El crítico interno

By Isra Garcia  //  Equipar, Human Media, Mapmakers, Reflexiones  //  8 Comments

el critico internoEs sin duda el crítico más exigente, duro, machacador y frustrante. Hablo del destructivo, del cínico, obviamente. Es otra forma en la que el dark side se manifiesta. El crítico interno.

El asunto es, cuando me descuido y bajo la guardia, estoy permitiendo que mi crítico interior comience a lanzarme palabras negativas. Es bastante fácil y probable decirte a ti mismo que eres estúpido o que quizás no eras tan buen como pensabas, o quizás nada bueno en absoluto. ¿Adivina algo? Cuanto más te dices a ti mismo este tipo de cosas, más crees que todo eso es verdad. ¿Qué decir entonces? “Guau, he sido el causante de todo este lío, pero finalmente he conseguido encontrar (o encontraré) la manera de solucionarlo” o “vaya, si no lo hago tan bien como pensaba que lo haría, esto quiere decir que debo trabajar y practicar y pulir mucho más esto para mejorarlo y llegar donde sé que puedo legar” o “a lo mejor es una señal que significa que debería cambiar la manera de hacer lo que estoy haciendo”. Combate tu crítico interno.

Cuenta tus palabras negativas

¿Quieres asustarte? Toma un papel y un bolígrafo o abre una nota en tu Evernote que diga como título “palabras negativas”, llévalo contigo a todas partes. Cada vez que pienses en algo negativo que decirte a ti mismo, apúntalo en la libreta con una marca o si quieres ir un poco más allá, descríbelo. Al final del día, te prometo que tendrás más de 30 marcas o items. Si eres deliberadamente honesto contigo mismo y marcas todas todas, podrías estar cercano a las 100. Ahora, ¿aceptarías eso de una persona externa? ¿Te relacionarías con alguien que te dice alrededor de 100 0 150 cosas negativas en un día? ¿Cada día? Voto por un no.

El golpe más fuerte nunca viene desde una tu crítico exterior, sino del interior. del crítico interno.

Prohibe cualquier palabra negativa desde tu crítico interior hacia ti.

Bloquea tu crítico interno

En ocasiones identifico a mi propio crítico intentando sabotearme, creando ansiedad, inquietándome con el amargo sabor de la derrota. Le escucho decirme cosas como “¿qué sabes tú de eso?”, “eres un fraude”, “serás el hazme reír”, vas a hacer el ridículo” o “un día te quedarás en blanco”. Ciertamente, escucho atentamente y trabajo precisamente en todo lo que podría causar esa gran frustración y temor, hoy lo comparto contigo.

Puedes hacer esto tu mismo. Nadie tiene que saber sobre esto. Si no te lo hubiera contado tú no lo sabrías. Inténtalo. Pruébalo, en el fin de semana o en vacaciones y ve trabajando en ello cada día. Merece la pena.

¿Lo hacemos juntos?

Photo credit: Amanda.

Dic
19

Mejor en ser mejor, ser enorme

gente a mi alrededorEn los viajes que he realizado en estos meses a Santiago de Chile, Bogotá y Miami, me he encontrado observando como la gente a mi alrededor actúa cuando no son vistos, incluso cómo inicia conversaciones o trata de hacer lo adecuado para gustar a la otra persona. Más allá empecé a fijarme como la gente vestía. De repente, en repetidas ocasiones, me dio la sensación de que estaba en medio de una película donde todos jugaban un papel, en ocasiones me preguntaba si lo que estaba viviendo no sería el resultado de una mala jugada de mi Dark Side.

Otra historia

Gente a mi alrededor que muestra amabilidad, entereza y serenidad en la parte pública y rabia, impotencia y escepticismo, cuando están detrás de la puerta que les separa de esa persona. Otras personas complacientes y dóciles con su jefe o chica, pero traicioneros y carroñeros cuando la jornada de trabajo ha acabado, o cuando esa persona decide quedarse en casa un viernes. Conversaciones basadas en hechos falsos sólo por el motivo de gustar y ser aceptados. O la gente a mi alrededor que se arregla como si fuera a salir en una película, con gafas de sol por los aeropuertos o incluso en el gimnasio (no imites esto en tu ciudad). Hasta la falda con una raja más corta de lo normal o la camiseta con dos botones de más sin abrochar, y ese pantalón demasiado estrecho. Es una parte de la historia que a veces no vemos.

Enamorado de la grandiosidad

Sea como sea, no es todo malo, cuando soy tan puntiagudo como me gusta ser, estoy enamorado con la idea de esforzarte por ser algo más grande de lo que eres, ser mejor en ser mejor, en cualquiera que sea la disciplina, área, aspecto, comportamiento o hábito. Creo que hay algo muy sexy sobre eso.

Empujarte a crecer, aunque no siempre sea de la manera más adecuada.

Te digo algo que mantengo guardado para mi, una de las cosas que suelo hacer mucho es tirar por tierra los planes de mi ego cada vez que consigo algo, lanzo un nuevo proyecto, ganamos un cliente potente, mejoro mis tiempos entrenando o me veo más flaco y moreno, esto ocurre menos. Cuando lo hago, no es porque está mal celebrar una victoria, mimarte o dejar escapar un momento jubiloso, es principalmente porque todo eso no significa que esté listo para cualquier cosa, definitivamente no. Posiblemente alguna vez haga algo de esto público (cada vez ocurre menos), pero con eso no espero que otras personas asientan con la cabeza y corroboren mi mensaje. Es algo íntimo, lo digo para empujarme a ser una versión mejor de la que podría ser actualmente ahora mismo.

Gente a mi alrededor: encuentra tu mejor versión… Sé enorme

Cuando lo dices y lo haces, te sientes mejor, en el sitio, te sientes con dirección. Sientes como si tus hombros volvieran al sitio y tu sonrisa brillara.

Creo, que dentro del despropósito hay belleza y valor en encontrar maneras de crecer y ser enormes. El mundo a nuestro alrededor no es lo limpio que desearíamos. Todo lo que lees y ves te dice que la gente glamorosa y fascinante es mejor que tú, eso es falso. Vogue, Esquire, Soho, GQ, Men’s Health, por ejemplo. Y aún así, la sociedad centra sus energías en decirte “fluye dentro de la masa amigo/a” Sé como todo el mundo. Completa tu perfil en Badoo, ficha antes de salir de la oficina y haz el test para saber que te depara tu horóscopo.

Mostrar al mundo que eres enorme está genial, sólo si es a base de esforzarte por ser tu mismo, de esta manera mejorarás tu dignidad y revitalizarás tu alma. Si estuvieras más dispuestos a decir lo que realmente piensas ¿Qué dirías? Si pudieras expresar realmente quien eres ¿Qué harías? Si te atrevieras a ser más descarado ¿Qué es lo que harías? ¿Cómo sería la versión enorme de ti mismo?

Quizás

No sé, quizás es el momento de de firmar tu propia voz, hacer una mueca en el universo y montar un gran alboroto, quizás es el momento de aprovechar el tiempo que te queda en este planeta (y no porque precisamente vayas a viajar a Marte).

Gente a mi alrededor… No quedan muchos huecos vacíos para ser uno de muchos, pero aquí hay uno.

Photo credit: au tum n.

Oct
12

La trampa del ansia

By Isra Garcia  //  Equipar, Reflexiones, Vida  //  3 Comments

la trampa del ansiaEl ansia lo arruina todo.

Usualmente, actuamos por algo que nos mueve, esto puede ser dinero, amor, popularidad, solidaridad o cualquier otro fin que se te ocurra. Hay diferentes maneras de hacerlo, desde la más elegante y sutil, a la más sucia y lamentable.

Llega un cierto punto donde para conseguir lo que pretendes, necesitas a otra persona, quizás tienes relación con ella o quizás ni siquiera habías hablado con ésta hasta el día de hoy. Bueno, todos hemos estado ahí, lo que cambia es cómo dominas ese impulso de ansia por llegar donde pretendes. De lo contrario, considérate muerto. No importa que es lo que hagas, si dejas que el ansia se apodere de tus intenciones, adiós.

Perderás antes de empezar

El ansia:

  • Te hace perder la razón.
  • Cambia las formas correctas por unas indeseables.
  • Elimina toda la elegancia que desprendes.
  • Te identifica y te marca como alguien que mejor no tener cerca.
  • Transforma por completo tu imagen (personal y profesional)
  • Proyecta en ti desesperación y en ocasiones frustración.
  • Crea ansiedad, obviamente.
  • Convierte tu trabajo en algo mediocre.
  • Descubre todas tus cartas de una y te hace fácilmente categorizable (peyorativamente hablando).

Recuerda el ansia cuando…

Todos sabemos esto, pero no está de más recordarlo cuando te aproximes a alguien tratando de ayudarle cuando lo que realmente quieres es ayudarte. Cuando des un consejo esperando vender tu consultoría. Cuando des una conferencia para vender tu libro. O cuando proyectes la imagen de un héroe comprometido, inspirador y noble únicamente para meterte a la audiencia en el bolsillo. O cuando te acerques a personas que podrían impulsarte únicamente para trepar por sus espaldas hasta llegar a lo lato (mete aquí la definición de éxito que se te ocurra).

Recuerda que por muy inteligente, pillo y audaz que seas, el ansia es como un pitbull rabioso contenido por una cadena, que el día menos pensado, cuando te despistes, se soltará y morderá ferozmente a alguien.

Photo credit: Alessandro Farese.

Ago
28

Innovación y miedo, podría funcionar

By Isra Garcia  //  Cambio, Enterpreneurship, Nueva economía  //  2 Comments

innovacion y miedoNunca sé cómo voy a encontrar una solución para las firmas que aconsejo, nunca sé cómo vamos a reaccionar a un nuevo proyecto en IG, nunca sé que nota voy a escribir cada noche y cómo va a reaccionar la gente al leerla, lo mismo me pasa con los posts en mi blog. Nunca sé nada de esto hasta antes de que lo haga. Podría tener una idea, podría tener un plan, o una misión, incluso podría tener una visión, pero entonces, las cosas cambian.

La innovación proviene del miedo y de abalanzarte sobre lo desconocido. Y sentirte confortable cuando lo haces.

El cuento de la “zona de confort” o la historia del “área del miedo”, son irrelevantes. Sobresales no cuando proteges tu trabajo del fallo, sino cuando fallas y eres empujado y animado por hacerlo. Cuando más fallas, arriesgas e intentas, más innovación debería aparecer.

Podría funcionar.

Photo credit: Sebastien Wiertz.

Jul
12

Demasiado por defecto

By Isra Garcia  //  Explorando la curiosidad, Mapmakers  //  No Comments
  • “Eres un crack”
  • “No, tu si que eres un crack”
  • “Insisto, aquí el crack eres tú”.
  • “Los dos somos cracks y arreglado”.

 

  • “Este post es brutal”.
  • “Este también”.
  • “Y este”.
  • “Vaya, este también”.
  • “Anda, y este”.
  • “Creo que todos lo son, para que marearnos más”.

 

  • “El mejor speaker que he visto jamás”.
  • “El vídeo más increíble que he visto jamás”.
  • “El gol más espectacular que nadie ha marcado”.
  • “El libro más impactante que he leído en mi vida”.

 

  • “Eres mi maestro”.
  • “Mi mentor”
  • “Me enseñas tanto y aprendo tanto”.
  • “No, te equivocas, aprendo de ti (aunque ni siquiera sepa como te llamas)”.
  • “Quiero seguir tus pasos”.
  • “Y yo los tuyos”

 

  • “Es imposible que yo aparezca en un tweet al lado tuyo”.
  • “Eso mismo pensé yo, no todo los días se está al lado de gente tan grandiosa”.
  • “¿Bromeas? Para mi es un honor, sólo con estar en este tweet acabo de subir a lo alto de la pirámide de Maslow”.
  • “Que auto-realizador es twitter”.

demasiado es un estándarMagnífico, es posible. Ahora ¿Qué sucede cuando algo de lo dicho arriba es realmente verdad? ¿Cómo expresarlo cuando ya has utilizado todos los adjetivos extremos y las combinaciones de adulaciones que había en tu caudal léxico?

Luego te preguntas por qué nadie te hace caso. Demasiada exaltación y exageración y “buen rollo” cuando incluso es tan sólo una ilusión o una apariencia – no confundir con optimismo y positivismo.

Nada de lo que hacemos es encantador ni es brutal por si sólo.

Photo credit: Abbie Schellberg.

Abr
22

Bloquea la parte inútil de social media

bloquea la parte inútil de social mediaLas personas mostramos en social media la versión más aspiracional de nosotros mismos: coches de lujo, regalos banales, vacaciones exóticas o reconocimientos públicos. Es naturaleza humana compararnos con otros para aprender cómo manejar y cumplir las expectativas sociales, pero – y esto es un gran pero – esto se vuelve problemático cuando lo único que hace es alimentar una baja auto-estima y un gran deseo de ser aceptados y gustados por personas que ni siquiera conocemos, llegando incluso a causar ansiedad.

La parte inútil de esto

“Menuda sorpresa me he llevado cuando he aparecido en la lista de los 100 profesionales más influyentes de [coloca aquí el área, profesión o especialidad que desees]”, “Aquí en la playa, sufriendo [acompañado con un cocktail y una foto donde se ven tus pies en la arena con el mar de fondo] o “Último día en Nueva York, lo echaré de menos”. Social media utilizado a este nivel, se vuelve completamente inútil.

Una cosa es ser humano, otra estúpido

Es muy fácil encontrarse usando social media a este nivel. Las publicaciones, tweets o estados que no vemos son precisamente las mismas cosas que publicamos sobre nosotros mismos: rupturas amorosas, dramas familiares, la perdida de un ser querido, inseguridades, problemas en el trabajo, quejas o “rebotes”con tu compañero de trabajo, rabietas con tu ex, impotencia y prepotencia compartida con el mundo, enfados con el profesor o el jefe y fiestas y cachondeos con nuestros amigos. Cuando alguien hace todo esto mejor que nosotros, directamente o le envidiamos o lo criticamos, paradójico. Sin embargo, si haces un esfuerzo por conocer a esa persona y poco a poco empezar a conectar, lo que sucede es que aprendes más sobre sus fortalezas y habilidades, lo cual hace a esa persona más humana y vulnerable.

Cómo bloquear la parte sin sentido

¿Cómo entonces dejar de mostrar en social media la parte que menos valor aporta y que menos dice sobre el real “nosotros”?

  • Para los que empiezan, limitar la cantidad de tiempo que empleas en social media. Es la mejor manera de no comparar el capítulo 1 de tus historia, con el capítulo 14 de otra persona.
  • Pasa de comparar tu trabajo con aquellos que ya llevan una larga, extensa y exitosa carrera. Date cuenta de que la comparación que haces no es justa y además no es contra una persona, sino contra una herramienta que te dice lo que tu desearías tener en la vida. es decir, lo contrario a elegir ser feliz. Los objetivos que tu fijas son tuyos, lo único que pueden hacer otros es servirte como inspiración.
  • Re-enfoca tu energía en lo que importa, cuanto más atención pongas en otros, más abandonarás la responsabilidad de tu resultado y menos profundizarás en ti mismo y en lo que realmente te preocupa. Esto se ve acrecentado por falta de propósito, dirección o compromiso dentro de nuestras vidas.
  • Las cosas inútiles vienen y van, al igual que los pensamientos negativos, en lugar de eso lo que debemos hacer es crear historias positivas de cambio a su alrededor. Cuando escarbes en quien eres y lo que te importa, las comparaciones, el permiso externo y la aceptación social ya no son tan atractivas porque tienes cosas importantes que hacer.

Photo credit: funkybug.

Abr
9

Tener un mal día es perfectamente ok

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Social Media, Vida  //  34 Comments

un mal díaAyer fue un mal día. No tenía ganas de levantarme, a las 8 am sonó el despertador y me apetecía hacer nada. Quizás tenía sueño o quizás era sólo una excusa para no hacer lo que debía hacer y quedarme así en la cama evitando el mundo que se abría ante un nuevo día. A las 10:30h seguía sin ganas de levantarme, no me apetecía ver el lado optimista de las cosas, pasaba de hacer que las cosas sucedieran y me importaba poco crear cambio. Mejor otro día, no sentí que fuera el momento.

Desconectado

Después de varios intentos traté de convencerme a mi mismo que ya estaba bien. A las 11 am en pie, desganado, sin ritmo, lento, con ganas de volver a acostarme de nuevo, no estaba cansado, me apetecía desconectar del mundo. Estaba seguro que este día no era para mi.

Ignoré lo máximo que pude cualquier conexión con el mundo online y bueno, también offline. A las 13h tenía una reunión, la cancelé. Abrí la bandeja de entrada de mi email y a los 30 minutos la cerré, a pesar de que sentía la obligación moral de contestar todos esos emails, responder a comentarios, hacer esas llamadas y estar disponible, sentía la necesidad de tomar el control del día y rechazar el mínimo input que viniera de ahí fuera.

Hoy es día para el dark side

Las tareas y responsabilidades profesionales – y algunas personales – se agolpaban en mi libreta, al mismo tiempo me daba cuenta de cómo esto podría ejercer una presión psicológica sobre las decisiones que tomara después. Era un factor determinante que podría llevarme a la ansiedad, la de no acabar, la de no hacer el trabajo importante, la de no estar al frente y mancharte las manos. Afortunadamente recordé que la ansiedad no es más que miedo del miedo.

Ni siquiera estaba en la onda de hacer deporte, incluso aunque me empujará a una sesión doble de 30 kilómetros de series en bici y 7.5 kilómetros de series carrera. Aún así me empujé y lo hice. Lo necesitaba.

Igualmente, algo parecía no funcionar, bien, era un día para el dark side.

Objetivo: ninguna parte

En lo profesional, cancelaban dos nuevos proyectos en los que iba a empezar a trabajar, me comunicaban desde FastCompany que no iban a publicar mi primer post (intento número 10), ya confirmado para publicar hoy día 9 de abril, porque finalmente no reunía los estándares necesarios. Veo cómo otros proyectos no acaban de despegar y olvido que hay personas que como cada día siguen esperando tu empujón para dar un paso al frente. Dejo pasar algunas interacciones, envío algunos emails demasiado duros y contundentes y me muestro inquietantemente intratable. Fallo a algunas personas que hay a mi alrededor. Cambian las condiciones y resultados de una muy importante reunión que hoy tengo en Madrid. Aún así, hay que seguir.

El objetivo de hoy estaba claro, viajar a ningún lugar, quedarme en el mismo sitio donde estaba. Ser poco fascinante. Ayudar cero. Trabajar sin mucho sentido.

Es ok abrazar la negatividad

Ahora a las 00:03, estoy escribiendo las líneas de un post que ni siquiera me apetecía empezar. Pienso que debería no haberlo escrito, no por no contarte todo esto, no, contarte la historia en mi cabeza me apasiona. Sino porqué quizás, volver de nuevo a la cama era la mejor manera de deshacerme de un mal día. Sí, es ok no enfrentarme a un mal día, no es un mal ejemplo es algo que le pasa a cualquier persona.

Un mal día, claro. Aunque vivamos en tiempos increíbles, siempre hay sitio para un mal día, o dos. Puedes permitírtelo, quizás disfrutarlo y adueñarte del derecho a vivir un mal día. Afortunadamente la vida es imperfecta.

Tener un día de m***** es perfectamente ok – mientras que encuentres el equivalente a 200 sensacionales.

Photo credit: Jo Gemmell.

Nov
8

La conferencia perfecta

By Isra Garcia  //  Cambio, Equipar, Lifestyle, Reflexiones, Speaking  //  7 Comments

Isra García - EBE DominicanaEn Febrero de 2012 participé en mi primera “TEDx talk” en Alicante, en la I edición de TEDxFundesem. Participaron grandes tipos como Emilio Duró, Juan Carlos Cubeiro, Andrés Pérez Ortega o Enrico, personas de las que absorber conocimiento en importantes cantidades.

Sobresalir de ti mismo cuando no es necesario

Mi participación fue en Inglés, bueno Inglés rústico como lo llamo. Iba sobre Human Media, era un gran reto y a la misma vez una gran oportunidad y responsabilidad, presentar y compartir con el mundo el significado de Human Media para que pudiera ser extendido, utilizado, aplicado y debatido, debían ser mis mejores 18 minutos que nunca antes he tenido en un escenario. Hacerlo en un idioma diferente al mío no me asustaba, pero si me daba respeto. Fue una experiencia excepcional, apenas tenía 29 años. Aprendí muchísimo, no sólo de la síntesis del concepto, plasmarlo y afianzarlo y la propia experiencia TEDx, sino del aprendizaje más importante, lo que sucede durante esos 18 minutos. La capacidad de auto-crítica que poseas, las ganas de crecer desde tus propios fallos y el gran golpe que puedas dar a tu ego – justo en las costillas – ahí donde le dejas sin respiración.

Es maravilloso

Aprendí a contener esa efusividad de manera que no arrollara a la audiencia y no pareciera un speaker / showman americano. Aprendí a que es mejor decir menos de manera pausada y permitiendo al público digerir cada idea, que decir mucho logrando hacer que el público quizás se atragante con las ideas. Estas cosas fueron quizás las más prominentes, pero aprendí muchas más, otras más minuciosas que son igual de importantes para mi. Cuidar el tono de voz, subidas y bajadas y adaptarlo más al momento donde ocurre entre la interacción entre audiencia y tú mismo.

El sacrificio a perfecto

Meses más tarde tenía de nuevo ante mi otra gran oportunidad con una nueva participación en TEDx, en Sevilla, al lado de más grandes tipos como Álvaro González-Alorda, Javier Martínez Barea, Carlos Andreu o Josef. Puede parecer poco tiempo pero tuve tiempo suficiente de practicar, perfilar y fortalecer esas cosas que quería mejorar.

En esta ocasión buscaba la mejor charla que había dado jamás – de nuevo – buscaba la charla “perfecta” – las expectativas, confianza, presión y resultados en mi mismo sobrepasaban desmesuradamente las que tenía en la primera ocasión – eso, buscar la charla perfecta me hizo pagar el precio de sacrificar mi naturalidad, personalidad y esencia, qué gran aprendizaje ese día.

Hacer que suceda es caro

Esta vez era un tema con un contenido más personal, más mío, más esencial. “Haz qué suceda“, sabía exactamente lo que tenía que decir y cómo decirlo, estaba dentro de mi cabeza, quizás demasiado. Me adueñé tanto de lo que tenía que decir, que no dejé marchar el control, no cedí el permiso a la improvisación, naturalidad y belleza del momento. Lo intercambié por la excelencia de la actuación, del sentir todo bajo mi poder y dominar de manera abominable el temo de la charla . ¿Pero sabes qué? nunca me arrepentiré, de hecho, estoy contento de haberlo hecho así. Necesitaba experimentar y hacerlo de la manera en la que lo hice, pues eso me ha permitido progresar, crecer y darme cuenta de otras muchas cosas para seguir haciendo lo que hago.

Hiriendo sensibilidades

La mejor manera de poder saber hasta donde puedes llegar es colocarte al frente en el mayor número de ocasiones posibles y con diferentes situaciones, enfoques y contextos. Enfrentarte a la incertidumbre de lo nuevo, en situaciones donde estás más expuesto a fallar que nunca, donde ese fallo puede ser más pronunciado y doloroso y donde todas las miradas están puestas en ti, qué fantástica sensación herir la sensibilidad de tu dark side.

Desde el 24 septiembre de 2010 hasta hoy, o lo que es lo mismo, 268 conferencias después, sigo buscando lo que no encontraré jamás, la conferencia perfecta.

Photo credit: Fernando Polo.

Sep
14

Estoy perdido

By Isra Garcia  //  Mapmakers, Retos  //  9 Comments

Estoy perdido - Ultraman UKCada vez que abro los ojos y siento que Ultraman ya ha pasado, estoy perdido.

Ahora que ya hacen casi dos semanas desde la aventura, empiezo a darme cuenta de lo que ha supuesto para mi. Desplazar tu trabajo a un segundo plano. Concentrarte en llevar una alimentación minuciosamente estudiada. Mantener el plan justo cuando enntu vidanno existe un plan. Cambiar tu ritmo actual por uno nuevo, aún más frenético y en ocasiones insano, en bastantes ocasiones. No perder ni un minuto de entrenamiento. No dejar ni un sólo kilómetro por recorrer. Una brazada por dar o una gota de sudor por sacar. Estoy perdido.

Seguir, seguir, seguir

Buscar entrenamientos poco apetecibles en pleno Agosto a las 11 am en Ibiza y bajo una temperatura de 35 – 36º. Rozar la “pájara” en numerosas ocasiones. Entrenar más duro cuando todo el mundo disfrutaba en la tumbona, el chiringito o bailaba en club. Estar dispuesto por adelantado a decir adiós a un verano entero, aunque realmente después descubras que puedes seguir manejándote por el margen de ambas cosas. En ningún momento he dejado de disfrutar de vivir la vida por prepararme para Ultraman, creo que en todo lo que haces puede existir un equilibrio sano, pero no es fácil alcanzarlo, pero existe y está ahí, sólo hay que alcanzarlo.

Re-definiendo ego y obsesión

Levantarte cada mañana con una sola cosa en la cabeza, entrenar. Cuando ese pensamiento predomina en tu cabeza por un año entero llega a convertirse en una obsesión. Un día te das cuenta que eres capaz de arrasar con cualquier cosa por llegar a ese objetivo y eso aunque pueda parecer lo contrario, no es bueno si no encuentras un punto de conformidad y un disfrute durante el camino que recorras. Esto es quizás uno de los mejores alimentos para el ego que puedan existir.

No obstante, el ego es como algo que aprendí el otro día en esta charla de TED, te destruye cuando verdaderamente piensas que puede destruirte, pero si sabes utilizarlo puede ayudarte a llegar a sitios donde no llegarías y conseguir imposibles. Eso sí, cuando llegue el momento de declarar victoria y salir en frente de la multitud clamando por el éxito o el mérito, cédelo a los que te han ayudado por el camino.

Asimilando y absorbiendo

Es curioso, pero pensaba que Ultraman acrecentaría mi dark side. Sorprendentemente ha sido todo lo contrario, estar tanto tiempo concentrado y enfocado en horas y horas de preparación, en la mayoría del tiempo a solas, te hace pensar y detenerte en que no puedes permitir que tanto tiempo invertido sea en vano. Hay tanto por extraer de esta experiencia que ha supuesto esta prueba, que siento que podría escribir como 10 posts. Este es uno de ellos.

Todavía estoy perdido

Ultraman ha acabado y me encuentro perdido por el cambio interior tan potente que ha supuesto en mi vida. Desearía no abandonar jamás está sensación de pánico por descubrimiento e incertidumbre por cambio.

Ago
18

La inversión en miedo

cuantificando la inversión en miedoInvertimos en miedo cada vez que pasamos horas y horas memorizando el libro de matemáticas por miedo a que un profesor arruine nuestra carrera de estudiante. Pagamos ese impuesto cada vez que nos enfrentamos a un test de múltiple respuesta con la esperanza de que cambie algo.

Hacemos la inversión cada vez que invertimos nuestro tiempo en buscar re-afirmación. Pagamos el doble cuando el acto de buscar re-afirmación nos hace en realidad más ansiosos, no menos.

Pagamos esa cuota bien cara cada vez que pensamos que no podemos salir ahí fuera sin un MBA. Nos han vendido el miedo muy caro cada vez que nos venden credenciales o títulos.

Invertimos en una especie de terror cuando tratamos de salvar nuestro culo en lugar de hacer lo que sabemos que hay qué hacer, y volvemos a invertir cuando quitamos por miedo la dignidad a otra persona.

Cuantificando la inversión en miedo

Deberíamos cuantificar el total de la inversión que realizamos. El gobierno debería publicar cuanto dinero se gastan en crear temor, catastrofismo, duda, complacencia y obediencia. Y por supuesto también cuanto gastan en – aparentemente – detectar el miedo y eliminarlo. Las empresas deberías añadir a sus informes anuales cuando gastan en “por si acaso”. Una vez que sepamos cuanto cuesta, podremos saber si realmente merece la pena ese coste.

En lugar de buscar el status quo, críticos o “haters” y otros muchos que piden a gritos quemar en la hoguera a la maldita bruja. Quizás deberíamos lanzar nuestro mejor trabajo al mundo. La tasa es demasiado alta, creo.

Photo credit: Ana_Rey.

Ago
3

El vacío social

By Isra Garcia  //  Análisis, Social Media  //  3 Comments

el vacío socialLa idea de que las redes sociales y social media han creado la web social es algo penetrante y perturbante al mismo tiempo. Todo el mundo actúa y se comporta como si el tráfico que recibimos desde las redes sociales (Facebook, Reddit, Twitter, StumbleUpon, Menéame, Pinterest) es el mismo o equivale al tráfico social que obtienes. Empiezo a preguntarme que pasaría si esto no fuera cierto. O al menos eso que había vivido fuera un fenómeno de nicho y que el tiempo de muchas personas en la Web no fuera completado con archivos adjuntos en emails, conversaciones internas con links o los propios links en emails. Empiezo a pensar que quizás Facebook y Twitter han expandido dramáticamente el volumen de intercambio de links que tiene lugar en la Web y eso ha hecho que magnifiquemos todo esto.

Vacío social

Estas son algunas razones que me llevan a pensar que existe un vacío social que no vemos:

1. Todo lo que ves compartido en sitios como Facebook y Twitter es la punta del iceberg “social media”. Nos impresiona tanto por su peso porque es fácil de medir.

2. Pero todo eso que se comparte se hace a través del lado oscuro de social media, esto significa que el email, whatsapp o iMessage son difíciles de medir. Hay un vacío ahí.

3. De acorde a un estudio de eMarketer en lugares online, 69% del tráfico social viene desde el lado oscuro, 20% vino desde Facebook, el resto desde Twitter.

4. Facebook y Twitter han creado el cambio de paradigma desde compartir privadamente a la publicación pública. Estructuran, archivan y monetizan publicaciones.

Esto significa que una gran cantidad de tráfico – links – social es esencialmente invisible a muchas de las analíticas que usamos – y sus programas. Lo llamo el vacío social.

Voy a seguir trabajando en ello. Seguimos.

Photo credit: illun.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+