Menu
Browsing articles tagged with "NO archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, productividad, innovación, estilo de vida, excelencia, autenticidad, economía disruptiva, cambio, disrupción personal y profesional, incertidumbre, liderazgo y comunicación más allá de social media, human media."
Ago
19

La diferencia entre gustar y ser respetado

By Isra Garcia  //  Equipar, Negocio, Vida  //  No Comments

la diferencia entre gustar y ser respetadoDía quince de viaje. En Nuevo Méjico siguiendo la Ruta 66. Cuantos contrastes, entre personas, ciudades, incluso culturas dentro de un país. Antes de ayer encontré a un tipo de Oklahoma muy interesante, me habló sobre el respeto, sobre la verdad en las pequeñas ciudades de Estados Unidos, me habló de ser uno mismo. De ir a contracorriente, pensé sobre ello. El respeto lo cubre todo, eso no es gustar, ni a la inversa.

Por defecto de fábrica, quieres gustar a las personas: compañeros de trabajo, primos, clientes, circulo de amistades, seguidores, incluso hasta a tus detractores o críticos. En términos de empresariales, tu objetivos es que ellos te den su dinero, para productos, servicios o lo que sea.

Tienes que gustar

Practicas en frente al espejo, repitiendo cuales son tus cualidades, qué es en aquello que destacas, porque tu eres la mejor alternativa de suministro, cual es tu misión y visión y más importante, cual es la cifra que vas a alcanzar. Recuerda, tienes que gustar. Hasta que un día te das cuenta de que puedes destacar (en tu trabajo y por supuesto, en la vida) sin la necesidad de ser lo que a otros les gustaría ver.

El respeto se gana

Llegas a la sala, allí hay inversores potenciales para tu idea, un grupo de empresas que van a comprar tu producto o posiblemente el proveedor más importante para tus servicios. Rechazas sentarte para dejar clara tu posición. Aunque por dentro estés sudando como si estuvieras en el infierno, “aguantas el tipo”.

En ese momento hay un intercambio duro para las dos partes que deja una cosa clara, no has llegado a la sala para hacer amigos, ni rebajarte. No buscas posturas cómodas para convencer a los que se sientan al otro lado de la mesa. Estás ahí para hacer lo que has venido a hacer, negocios. Dirías algo así como: “no me importaría dejar la sala ahora mismo y no cerrar este contrato, perderé una gran oportunidad. Diré un no educado y respetuoso a vuestra propuesta. Si podemos llegar a una situación ‘win-win’ voy a darlo todo, de manera contraria buscaré y encontraré otras opciones”. 

Cuando busques ser respetado, no debes engañarte por dentro. Necesitas paz interior, necesitas verdad, autenticidad y aceptar quien eres, con los temores, defectos y debilidades que van en el paquete. Reafírmate desde dentro hacia más adentro. Ignora la voz interna que dice algo de lo siguiente:

  • Estás siendo demasiado duro.
  • Creo que estás empujando muy fuerte.
  • ¿No estás siendo excesivamente contundente?
  • Vas a tirarlo todo a perder.
  • Van a pensar que eres una “flipada”.

Al final, obtendrás lo que buscas, de una manera u otra. 

Infranqueable

Es fácil actuar como un “cabrón” cuando viene desde dentro, desde el fuego de la pasión y la dignidad. Y cuando quieres dirigirte hacia una acción particular. 

No ceder, permanecer impasible, puede demostrar poder y respeto en una manera que no se puede lograr conociendo todos los hechos, siendo inteligente o encantador. No tienes que gustar necesariamente, tienes que ser respetado, por lo que haces.

Photo credit: Patrick Marioné.

Jul
7

Cuatro formas de dar un NO

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Lifestyle, Negocio, Productividad, Vida  //  No Comments

cuatro formas de dar un no¿Por qué “dar un no“? Hay una razón por la cual aprender a dar un “no” es vital. La vida nunca para de lanzarnos ofertas y oportunidades que necesitamos rechazar.

Dar un no, imprescindible

Cada día hay más de todo, más trabajo, más posibilidades, más herramientas, más ventajas, más, más, más. Ante todo, encontrar maneras de dar un NO educadamente, es esencial.

Aquí hay cuatro formas de dar un NO, son cuatro tipo de “noes”, para cuatro tipos de ocasiones diferentes. Aprende cada uno de ellos y luego elige la ocasión para usarlos dependiendo del contacto y la fuerza – o debilidad – de tu interés.

1. No contundente

En ocasiones te encuentras en situaciones donde está claro, donde tu respuesta es un definitivo “no gracias” o “no, no soy interesado” o “no” (sin nada que añadir), eso es todo. En esos casos, muchos de nosotros tenemos problemas en ser tan categóricos en la forma de rechazo como deberíamos ser, preocupados de que estropeemos la relación, la otra parte se enfade o herir la reputación o credibilidad.

Decir esa clase de no no es algo que sale naturalmente de la mayoría de las personas. Este “no” no es personal, es una exhibición del dominio de tu vida. Además, decir no claramente y rápidamente hace un favor a la parte que ofrece. La libera del compromiso contigo y puede buscar otra alternativa.

Ejemplo:

No quiero estar en un nuevo equipo de trabajo. Estoy feliz haciendo lo que hago ahora, mi papel con el nuevo equipo está repleto de tareas que no son de mi dominio y estarán cargadas de demasiado estrés. No quiero sacrificar mi felicidad, mi confort y tiempo con mi familia por un mayo retorno económico.

“No contundente” sin sonar muy duro.

2. No moderado / suave

Esta es la situación más común. Es cuando finalmente acabas haciendo las cosas que no te gustarían hacer, tristemente.

No quieres mostrar que estás a la defensiva. La clave para entregar el “no moderado / suave” es reunir las razones de tu escepticismo y explicar que información necesitarías para dar una buena respuesta.

Ejemplo:

Si tengo que participar en este proyecto, necesitaría entender más sobre todo lo que representa, equipo, roles, proyección, qué vendemos, objetivos, retribución económica, entonces podré pronunciarme sobre la decisión final que tomaré.

Aquí muestras tus dudas de forma educada, evitando de nuevo cualquier aspecto personal, y dejando claro qué necesitarías saber para tomar una posición final.

3. No, pero…

Este es más condicional y tiene que ver con una serie de requisitos que la otra parte debe cumplir para tú acceder y convertir el “no” en un “sí”.

También sirve como un “no” que tiene probabilidades de convertirse en un “sí” si tu varías el significado de la oferta u oportunidad que te presentan.

4. No, ahora…

A veces dices “sí” a algo que sabes que no va a resultar pero podría funcionar con condiciones o incluso más adelante. Muchas veces las ofertas u oportunidades que se nos plantean vienen con fecha de caducidad. Sin embargo, hay maneras de extenderlas o renovarlas más adelante.

Se trata de explicar que es lo que te previene de aceptar la oportunidad ahora, porque sí te interesaría próximamente. Di no y sugiere términos para revisarla más tarde y encuentra un punto intermedio que funcione para la otra parte y para ti.

Este “no” manejable porque refleja la importancia que el tiempo juega en tu vida. Nuestro trabajo tiende a enviarnos en la dirección opuesta, ver blanco o negro, y no siempre es así.

Pase lo que pase, esto solo son algunas maneras de decir no, la clave está en evitar como sea ese “sí” del cual nunca dejarás de arrepentirte.

Photo credit: Marc Falardeau.

Nov
17

No

By Isra Garcia  //  Equipar, Habilidades, Negocio, Productividad, Vida  //  5 Comments

practica el noTengo una gran debilidad por la gente que dice no a casi todo. Podría decir que admiro a esa clase de personas. Ocasionalmente coincide ser la gente que más éxito tiene en la vida (sea cual sea el significado de éxito para ti). Practica el no.

Es justo

Digamos que por doscientas veces que he recibido un sí, dos mil fueron un no. Invitaciones rechazas, colaboraciones en proyectos rechazadas, candidaturas para grandes eventos rechazadas, propuestas para nuevos negocios rechazadas, proposiciones algo indecentes rechazadas también. Hace dos semanas rechazaron una entrevista conmigo. La semana pasada quise reunirme con alguien y fui rechazado. Es justo.

“No” es oxigeno

Haces lo que te apasiona y con ello te ganas la vida honesta y dignamente, intentas dominar tu tiempo. Buscas días de 48 horas, ligeras un equipo de grandes profesionales, sigues un estilo de vida equilibrado, pasas el tiempo con tu pareja o familia, encantas a tus clientes, practicas deporte cada día, lees, posees unos hábitos que te llenan y profundizas en tus relaciones personales con amigos y familiares. Sin olvidar todo lo que me podría dejar en el camino.

Quieres ser una persona entregada, intensa y útil. Cuando estás en el camino adecuado, inspiras a otras personas y hasta cambias algunas vidas, tienes una tendencia a maravillar a las personas con las que conectas. Sin embargo, posiblemente no has encontrado una manera sana de establecer limites a tu vida, esa es la razón por la cual frecuentemente te encuentras sobre-comprometido con todos.

Por ejemplo, decides trabajar en 33 iniciativas sociales durante un año, pero al mismo tiempo te involucras en cada causa social que llega a ti. No es cuestionable hacerlo, claro que no, que ser tan valioso como puedas para otras personas, aún así, ceder demasiado tiempo a otras personas significa que vas a necesitar tomarlo de otro lugar, esto prologado te llevará a sentirte bastante ansioso, angustiado y succionado porque siempre llevarás contigo la sensación de que comiste más de lo que podías masticar. Practica el no.

Valor tangible de negocio

Henry Ford solía decir que cuando tenía un problema en sus factorías al hombre más ocupado de todos y lo pondría a trabajar en solucionar el problema. Hay sabiduría aquí, esta gente ocupada (realmente) está comprometida porque son buenos en lo que hacen, son innatamente competentes y eficientes. Cuanto más competente te vuelves en la vida más te demandará el mundo.

La capacidad de decir un contundente “no” es la clave. Warren Buffet dice “necesitamos ralentizar el ‘sí’ y acelerar el ‘no’” Seth Godin dice “no trabajes para todo el mundo, hazlo solo para unos pocos” o “esto no es para ti”.

Practica el no

Las personas que dominan la claridad del saludable, rápido y definitivo no, hacen más, llegan a más, lo hace mejor y son más felices. Conoce tus límites. Una vida saludable de negocio demanda un sentimiento constante de márgenes. Para mí mismo, nunca he sido una “persona encantadora” para todo el mundo, solo que al tiempo he sabido canalizarlo todavía mejor.

Quiero estar en muchos los sitios, aprender de todo lo que pueda, hacer de todo lo que me apasiona, colaborar con la gente que me encandila, amar a los que amo, trabajar para unos pocos clientes, contar mi historia solo a quien resuene con ella. Continuar ganándome la vida sin ser esclavo de nadie, aumentar los ingresos en un porcentaje que sé que puedo alcanzar, ser exitoso para mí, no para el mundo. La habilidad de decir un apropiado, agradecido (y a veces crudo) “no” es un valor de negocio (y vida) tangible, y a la misma vez es una habilidad núcleo y un componente esencial de la ultraproductividad. Recuerda, practica el no.

Violencia contra ti mismo

Cada día veo personas que no llegan a nada por querer llegar a todo. Al menos no llegan a casi nada de lo que pretenden. En un sentido extenso, hay una vitalidad agradecida e incluso amor en dominar el apropiado no. El compromiso excesivo es inapropiado y casi siempre lleva a un acto de violencia contra uno mismo. Necesitas decir no al penúltimo para hacer bien aquello que venga en último lugar.

El ritmo frenético, la conectividad online y la presión de la vida moderna es una forma, quizá la forma más común, de su innata violencia. Permitir a uno mismo rendirse a demasiadas peticiones, a responder demasiados emails, atender a demasiados contactos anónimos, a comprometerse uno mismo con demasiados proyectos, querer ayudar a todo el mundo en todo, es sucumbir a la violencia. Más que eso, es cooperación en la violencia.

Hoy la economía, tu negocio, el mundo y tu propia vida, suplican por “no”.

Photo credit: Gran Hutchinson.

Nov
3

11 maneras de rechazar propuestas de trabajo

By Isra Garcia  //  Equipar, Habilidades, Productividad  //  2 Comments

como rechazar propuestas de trabajoFelicitaciones, consigues lo que te propones, cumples tus compromisos. Los proyectos funcionan y el beneficio que viene con ello no para de entrar por la puerta. Tus clientes están contentos. Tu equipo está contento. El único pero es que tu carga de trabajo incrementa justo cuanto más funcionan las cosas. Claro, todo el mundo sabe que eres bueno, es por eso que siempre eres la primera elección a ser escogida. Recibes peticiones para participar en multitud de eventos, emails de extraños que solicitan tu participación en su proyecto, ofertas de inversores. Necesitas rechazar propuestas

Técnica infalible: no

Esto que te cuento a continuación es una estrategia de éxito probada. La próxima vez que alguien contacte contigo para tratar de acaparar algo de tu tiempo que no esté escrito en tu lista de prioridades, estas pequeñas respuestas (o plantillas) te harán sonar lo educado, respetuoso y elegante – y profesional, y a la misma vez mantendrán a raya a quien desees.

1. Me encantaría ayudarte con eso, pero mi concentración necesita estar ahora mismo fijada en [inserta el nombre de la tarea, responsabilidad o proyecto].

2. Mi prioridad es [inserta el nombre de la tarea, responsabilidad o proyecto] hasta [inserta fecha]. Después de esa fecha podríamos sentarnos a hablar sobre ello.

3. Desearía poder ayudar, pero sé que no podría entregarle el tiempo que tu idea / proyecto y tú mismo merecéis.

4. Sé que [inserta el nombre] estaría realmente dispuesto a involucrarse en esta clase de proyecto / negocio. Podría conectar a ambas partes si te interesa ¿Qué te parece la idea? – Nota: usa esta respuesta si conocer a alguien por el / la quien puedas dar tu voto de confianza. Alguien hambriento por la clase de reto que podrías plantearlo sin dejarte mal.

5. Podría valorarlo [inserta una fecha muy realista]. Permíteme conocer si te cuadra. – Nota: únicamente usa esta respuesta si el proyecto te interesa de verdad y ahora no encuentras hueco para empezar a trabajar en ello.

6. Sigo una política estricta de trabajo, en ella delimito los lugares en los cuales deposito mi tiempo, lugares como [inserta proyectos, personas o tareas] en este momento. Lo que propones no estaría en sa lista, de esta manera tengo que rechazarte tu ofrecimiento. – Nota: esta es una respuesta más casual, seguro, ideal para usarla en un entorno más cercano con el cual tengas más confianza.

7. Desafortunadamente no trabajamos para más clientes o en más proyectos de momento, pero gracias por pensar en nosotros. – Nota: esta es una respuesta bonita si eres un freelance con el plato lleno. Si trabajas en una oficina, ignora esta respuesta.

8. Desafortunadamente, hemos cerrado todas nuestras vías de colaboración debido a la vasta carga de trabajo que poseemos. No obstante, podría recomendarte [inserta nombre de persona que recomendar]. Similarmente, esta es una buena respuesta si eres un fotógrafo, fisioterapeuta, planificador de eventos o cualquier otro tipo de consultor. Recomendar a alguien significa dar algo que seguro que pronto recibirás.

9. Vaya, esto suena muy bien, una oportunidad excitante, pero mi calendario está completo, esta vez tendré que dejarlo pasar. – Nota: perfecto cuando alguien quiere que asistas a un evento o conferencia.

10. Sí, interesante. No, no me interesa, no resuena conmigo, no es afín a mi trabajo y a mi visión del mundo. No trabajaré en ello. De ninguna manera. – Nota: esta es muy válida cuando trabajas con personas que saben aceptar “no”, muy pocas.

11. Seguro va a ser un gran proyecto. Sin embargo, no veo el “win-win”, es por eso que tendré que declinar la propuesta.

Rechazar propuestas es necesario

¿Cuál es la tendencia aquí? Empieza con algo positivo. Dejarías ayudar si fuera algo atractivo para ti, luego recházalo sin sentir que debas ofrecer muchos detalles o explicaciones. No lo necesitas ni debes.

Di no rápido, claro y directo a rechazar propuestas, de esta manera ambas partes podrán evolucionar.

Photo credit: Lucas Moratelli.

Abr
29

Stop

By Isra Garcia  //  Cambio, Lifestyle, Mapmakers, Vida  //  7 Comments

Stop.

stop

  • Para de leer libro tras libro buscando respuestas y pensando que las obtienes. Tú sabes bien lo que debes hacer.
  • Para de leer periódicos sensacionalistas y bueno, cualquier tipo de prensa mundial. Las personas están siempre defendiendo que debemos estar informados, sí, eso es verdad, pero lo que estamos es sobre-saturados de información.
  • Para de leer y leer blogs de tu industria y no aplicar lo que encuentras interesantes en ellos. Si lo haces así, me sale que puedes leer-aplicar uno al día como mucho.
  • Para de decir “mañana”. No lo harás mañana. Hazlo o decide no hacerlo, pero no procrastines.
  • Para de conformarte. No tienes porque conformarte con un servicio meramente bueno. Tampoco por tener un buen trabajo, un piso ok y una novia que te entienda, busca lo que deseas (sea lo que sea). Si tu jefe es un cretino, házselo saber.
  • Para de encajar. A pesar de lo que creas, no te han entrenado para que hagas lo que tu jefe, padre o el profesor te digan que hagas.
  • Para de navegar sin mapas. Esta bien vivir sin mapas, pero no navegar sin uno que tu mismo hayas dibujado. El azar funciona durante unos días, luego ya no.
  • Para de decir que sí a la gente. Encuentra maneras elegantes y muy directas (y algunas contundentes)de decir no. Rápido.
  • Para de decirle a la gente que vas liado. Eso es una charlatanería, todos estamos liados ¿Y ahora qué?
  • Para de decirle a las personas que les vas a seguir en Twitter cuando no lo vas a hacer ¿A caso importa? (el seguir o no seguir)
  • Para de decir lo siento cuando llegues tarde. Llega a tiempo o antes.
  • Para de emplear tu tiempo es escribir / comentar de manera irónica, cínica u odiosa. ¿A quién ayuda? ¿Valor?
  • Para de dar tus tarjetas de visita a diestro y siniestro, cuando haces eso te devalúas (a ti o al negocio que representas)
  • Para de hacer la gracia (o la rosca) a quien por detrás pones a parir. Estás haciendo el capullo y además la otra persona lo sabe todo, capullo doble y sin vergüenza.
  • Para de pensar que tienes que responder a todos esos emails antes de que acabe el día. Bórralos y mañana será un día nuevo, brillará el sol.
  • Para de ver la TV, mejor TED.
  • Para de compartir tu email con todo el mundo, luego no te quejes que recibes demasiados emails.
  • Para de usar tanto social media, crea más proyectos. Crea, crea, crea, crea.
  • Para de decir que quieres vivir y vive, la vida es corta.

Ahora continúa.

Photo credit: Tom Kaszuba.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+