Browsing articles in "Equipar"
Sep
17

Cuidado con la crítica constructiva

By Isra Garcia  //  Cambio, Equipar  //  No Comments

crítica constructivaIncluso cuando tus intenciones son buenas, ofrecer una crítica constructiva puede ser algo difícil. Es un momento complicado para el que la ofrece, puede causar una reacción negativa en el que la recibe.

El 34% de los profesionales que son criticados en su trabajo se desmotivan y no trabajan tan duro como antes. Fuente: WorkSmart Systems.

La crítica constructiva causa reacciones adversas

La crítica constructiva, aunque sea positiva, que en sí lo es, casi siempre causa defensividad. Nosotros, los seres humanos, estamos programados para defendernos cuando recibimos un feedback positivo, incluso el más racional de los racionales. La mejor y más preparada directora de RR.HH., el más empático de los empresarios, la más brillante de las psicólogas. Nos defenderemos de ese feedback negativo, aunque sea constructivo.

Eso no es lo que importa realmente, el problema reside en que muy a menudo empleamos la desafortunada técnica, (o poseemos esa creencia) de que nuestro trabajo es ir ofreciendo críticas constructivas a diestro y siniestro. Sin ni siquiera que alguien nos lo haya solicitado. Una muy mala y viciada práctica.

3 formas de ganar el derecho a feedback

Antes de dar un feedback constructivo, el primer paso es asegurarte de que tienes el derecho para ofrecer esa clase de feedback. Aquí hay tres formas de ganar ese derecho:

1. Alguien te lo pide.
2. Tu título te da ese permiso.
3. Se ha creado un espacio formal para ese feedback relacionado con una situación particular.

Si no has ganado el permiso para ofrecer esa crítica constructiva, no la ofrezcas. Necesitas obtener ese permiso primero. Ábrete a la idea de que esa persona podría no querer escuchar tu feedback de buena voluntad.

Una vez que estás en la posición de ofrecerlo, adelante.

No puedes eliminar las reacciones defensivas de las personas al feedback negativo, pero puedes reducir esas reacciones haciendo que la otra persona esté dispuesta a recibirlo y siendo fácil de escuchar.

Disclaimer: sigues sin necesitar permiso siempre y que no implique jugar con las emociones o sentimientos de otras personas.

Photo credit: Jurgen Appelo.

Sep
1

Haz lo que creas

By Isra Garcia  //  Enterpreneurship, Equipar, Liderazgo, Productividad  //  No Comments

Hacer todo ¿Posible o no? Una buena y quizá aconsejable lista de cosas que no puedes, no debes y no tienes que hacer.

No:

  • Cuestiones.
  • Chilles.
  • Llores.
  • Engañes.
  • Alardees.
  • Te creas más que nadie.
  • Sobresalgas.
  • A contracorriente.
  • Suspendas.
  • Seas expulsado.
  • Robes.

hacer todo, claro, haz lo que creasLa mala noticia es, sí, esto es todo lo que es.

La buena noticia es sí, esto es todo lo que es.

¿Sabes? no pasa nada, la vida es corta. eso es lo que lo cambia todo.

¿Empleas tu tiempo en la universidad haciendo lo que tus padres te dicen que hagas, asintiendo con la cabeza todo lo que dicen tus profesores y siendo lo que todo el mundo debe esperar de una persona sensata y cuerda como tú? ¿O eres de esas personas que no llevan una trayectoria estudiantil ejemplar, pero si una muy intensa vida, en el amplio sentido de la palabra? Elecciones.

¿Estás gastando tu tiempo en ser el último que sale de la oficina y el primero que entra para intentar ganar un ascenso? ¿O inviertes tu tiempo trabajando desde una playa en las Islas Mauricio o en Daytona? Elecciones.

Hacer todo es posible

Sí, puedes hacer todo, solo que no todo al mismo tiempo, pero sí puedes hacer de todo, siempre te dará más recorrido.

A veces es muy bueno adentrarse en qué es todo lo que no debes hacer y hacerlo, es una pregunta más importante que qué hacer.

Hay una lista muy larga de cosas que no debes hacer. Si fuera conservador, te diría que no hicieras la mayoría, pero al carajo, haz lo que creas.

Ve, haz esa lista, escribe arriba del todo aquellas cosas que más te mueres por hacer. Sean buenas, regulares o malas. Quien dice qué es cada cosa, tú, solo después de haberlo probado.

Photo credit: Sushicam.

Ago
26

Quietud

By Isra Garcia  //  Equipar, Habilidades, Lifestyle, Productividad, Vida  //  2 Comments

Practica la quietud¿Cuál dirías que es una de las acciones cotidianas más complejas hoy en día? ¿Qué es lo que, con toda probabilidad, más aterra al ser humano? ¿Aquello que menos podemos soportar? ¿Algo increíblemente fácil y al mismo tiempo exageradamente difícil? Todas las preguntas llevan a la misma respuesta. Quietud.

Observar, ser, estar

Hoy es el día veintidós de aventura, camino del Valle de la Muerte (California). Justo acabo de despertar, he permanecido quieto, luego he meditado – una forma de permanecer quieto, o intentarlo – mente y cuerpo. Hace dos días estuve en el Gran Cañón (Arizona), nunca pensé que llegaría allí, fruto de vivir la posibilidad. Salí a rodar con la fat bike unas tres horas. Cuando acabé de comer y antes de salir para Kingman (Arizona), ya estaba atardeciendo. Antes, me apetecía volver a asomarme al cañón y permanecer quieto, nada más. Observar, admirar, contemplar y practicar la quietud.

La idea de mi acto era estar allí, ser en ese momento lo que tuviera que ser. Nada de vídeos con la GoPro, no fotos espectaculares de tan fascinante escenario. Ver sin moverme mucho. Sin hacer demasiado ruido. Incluso sin la necesidad de mencionar una sola palabra. Un momento particular y personal que compartes con nadie más que tu mismo. Quietud de mente y cuerpo.

Mientras, un alboroto, no, mejor una desbandada de personas absorbidas por ver la foto mañana cuando lleguen a casa, ansiosas por el retrato, por la postal. Buscando la postura. Perdiendo el momento. Cosas que descubres, cuando permaneces quieto y tienes tiempo para mirar a tu alrededor.

La quietud cuesta

Mira en Bikram Yoga, la quietud, en la “postura del muerto” es una de las más importantes, ya que es donde recibes todo el beneficio de la postura previa que realizaste. No en vano es la postura que más veces practicas durante una práctica de Bikram. Permanecer quito, inmóvil, sin moverte, es esa la postura que usualmente cuesta. Siempre hay un movimiento que hacer, secarte el sudor de la frente, ajustar la toalla, subir el Mat, rascarte. todo menos practicar la quietud. Eso es un gran indicador.

Hace un tiempo, vi en TED esta charla y me marcó bastante. De ella saqué el sistema de Ultraproductividad “stand still” que practico todas las mañanas.

Permanece quieto (‘Stand still’)

Esta es mi píldora de valor para ti, espero:

Elige dos momentos al día, si puedes aquellos que más actividad mental tengas. Enciérrate en alguna habitación donde no haya televisión, teléfono, música, dispositivos móviles, internet, objetos que se muevan y puedan distraerte, o cualquier otra cosa que no seas tú como el epicentro. Entonces, o bien de pie, o bien sentado, permanece quieto e inmóvil durante cinco minutos. No es mucho, prueba con esos cinco y luego cada mes ve aumentando cinco más, Veinte minutos es algo bastante atrevido. No voy a hablarte sobre el resultado, prefiero que lo descubras tú misma/o.

Permanecer quieto/a – y despierto/a – funciona para entender cómo funciona tu trabajo, tu vida, el impacto en otras personas y sobre todo, cómo funciona lo que hay dentro de ti. Básico para sobresalir.

Photo credit: Looker Photography.

Ago
20

Cómo podrías ayudar

By Isra Garcia  //  Cambio, Equipar, Nueva economía  //  No Comments

cómo podrías ayudarDía dieciseis de viaje. En pleno corazón de Nuevo Méjico, en Santa Fe. Ayer fue el primer día de aventura que dormí en una cama, no podía ser si no en un motel de carretera en la Ruta 66 en Tucumacari. Justo antes de llegar, cuando pasé por San Juan, en la carretera principal que la ruta atraviesa, detuve el Toyota RAV4. La razón es que estuve ayudando a una señora mayor a descargar unos muebles de su pick up, no me preguntó si podía ayudarla, vi que necesitaba ayuda. Identifiqué el momento, no llegue a pensar “cómo podrías ayudar”.

Es la acción

Hace unos días, envié un correo al equipo que forma el área académica y logística de Stand OUT Program, preguntando “¿Cómo puedo ayudar?” “¿Hay algo en lo que necesitéis que trabaje?” quería que supiesen que podían contar conmigo, pienso que podría haber hecho algo no obstante. Este año estaré de nuevo en Burning Man, en el camp de siempre IDEATE. Me gusta porque es una comunidad de personas inquietas que trabajan durante todo el año en Burning Man. Cuando retomé el contacto con ellos, pregunté a Ilana, Evan y Amanda “¿Cómo puedo ayudar?” No tenía ni idea en lo que estaban trabajando, ni por donde empezar.

Las personas preguntamos muy a menudo “¿Cómo puedo ayudarte?” ¿Qué pasa después? ¿Cómo respondes? Cuando me preguntan a mí, pocas veces sé qué es aquello en lo que necesito que me ayuden. Soy horrible en esto. No soy bueno primero, respondiendo la pregunta, segundo formulándola más a menudo y tercero, no soy bueno pensando en lo que necesito.

¿Sabes una cosa que ayuda? Ayudar (o hacer algo con impacto positivo) antes de que tengas que preguntar si alguien necesita ayuda y como podrías ayudar. A veces es una pregunta demasiado vaga, tú ya sabes que es lo que necesitas hacer, solo que a veces no quieres oírlo. La mayoría de las veces.

Cómo podrías ayudar

Es fácil, si me preguntas a mí cómo podrías ayudar, esto es lo que diría:

1. Dona unos cuantos euros o dólares a Bridgesformusic.org, y entonces pide a tus amigos que hagan lo mismo.

2. Referencia a otros trabajos, ofertas u oportunidades que tú no puedas tomar.

3. Léeles a tus pequeños o a tus abuelos.

4. Hazle saber a la gente que es amada, especialmente a las personas que no son muy amadas.

5. Conversa justamente con la persona que más aislada se encuentra.

6. Envía películas, listas de playlists o juegos de vídeo-consola a los niños (o mayores) que se recuperan o siguen en quimioterapia.

7. Compra libros para dos grupos. Uno para donarlos al centro cultural de tu barrio y otro para regalarlos a desconocidos.

8. Comparte tu talento formando a desempleados de tu ciudad, barrio o área.

9. Comparte y comenta en artículos o posts de personas que empiezan, tanto como lo haces en esos blogs de los que eres fan.

10. Durante un día, dedicate a escuchar a la gente de tu alrededor, no a hablar, solo a escucharles.

11. Haz algo. Cualquier cosa. Usa tu perspicacia, instinto, ideas o habilidades y haz algo que sea opuesto a comentar, leer o reflexionar. Haz algo.

12. Comprométete con una causa social al año, aunque sea un solo día.

13. Organiza un evento benéfico.

14. Enseña a los pequeños algo que no deberían saber.

¿Quieres ayudar-me?

Estas son maneras de ayudar-me.

Cualquiera de ellas me hace más feliz todavía.

Gracias.

Photo credit: cceffecft.org.

Ago
19

La diferencia entre gustar y ser respetado

By Isra Garcia  //  Equipar, Negocio, Vida  //  No Comments

la diferencia entre gustar y ser respetadoDía quince de viaje. En Nuevo Méjico siguiendo la Ruta 66. Cuantos contrastes, entre personas, ciudades, incluso culturas dentro de un país. Antes de ayer encontré a un tipo de Oklahoma muy interesante, me habló sobre el respeto, sobre la verdad en las pequeñas ciudades de Estados Unidos, me habló de ser uno mismo. De ir a contracorriente, pensé sobre ello. El respeto lo cubre todo, eso no es gustar, ni a la inversa.

Por defecto de fábrica, quieres gustar a las personas: compañeros de trabajo, primos, clientes, circulo de amistades, seguidores, incluso hasta a tus detractores o críticos. En términos de empresariales, tu objetivos es que ellos te den su dinero, para productos, servicios o lo que sea.

Tienes que gustar

Practicas en frente al espejo, repitiendo cuales son tus cualidades, qué es en aquello que destacas, porque tu eres la mejor alternativa de suministro, cual es tu misión y visión y más importante, cual es la cifra que vas a alcanzar. Recuerda, tienes que gustar. Hasta que un día te das cuenta de que puedes destacar (en tu trabajo y por supuesto, en la vida) sin la necesidad de ser lo que a otros les gustaría ver.

El respeto se gana

Llegas a la sala, allí hay inversores potenciales para tu idea, un grupo de empresas que van a comprar tu producto o posiblemente el proveedor más importante para tus servicios. Rechazas sentarte para dejar clara tu posición. Aunque por dentro estés sudando como si estuvieras en el infierno, “aguantas el tipo”.

En ese momento hay un intercambio duro para las dos partes que deja una cosa clara, no has llegado a la sala para hacer amigos, ni rebajarte. No buscas posturas cómodas para convencer a los que se sientan al otro lado de la mesa. Estás ahí para hacer lo que has venido a hacer, negocios. Dirías algo así como: “no me importaría dejar la sala ahora mismo y no cerrar este contrato, perderé una gran oportunidad. Diré un no educado y respetuoso a vuestra propuesta. Si podemos llegar a una situación ‘win-win’ voy a darlo todo, de manera contraria buscaré y encontraré otras opciones”. 

Cuando busques ser respetado, no debes engañarte por dentro. Necesitas paz interior, necesitas verdad, autenticidad y aceptar quien eres, con los temores, defectos y debilidades que van en el paquete. Reafírmate desde dentro hacia más adentro. Ignora la voz interna que dice algo de lo siguiente:

  • Estás siendo demasiado duro.
  • Creo que estás empujando muy fuerte.
  • ¿No estás siendo excesivamente contundente?
  • Vas a tirarlo todo a perder.
  • Van a pensar que eres una “flipada”.

Al final, obtendrás lo que buscas, de una manera u otra. 

Infranqueable

Es fácil actuar como un “cabrón” cuando viene desde dentro, desde el fuego de la pasión y la dignidad. Y cuando quieres dirigirte hacia una acción particular. 

No ceder, permanecer impasible, puede demostrar poder y respeto en una manera que no se puede lograr conociendo todos los hechos, siendo inteligente o encantador. No tienes que gustar necesariamente, tienes que ser respetado, por lo que haces.

Photo credit: Patrick Marioné.

Ago
17

¿Qué necesitas para sobresalir?

que necesitas para sobresalirOklahoma City (Oklahoma), día trece de aventura. Estoy dedicando 90 minutos a trabajar (esto tiene matices, he realizado recortes severos), porque mañana no sé dónde estaré ni qué es lo que haré. Bien, desde unos días atrás a día de hoy, empecé a preguntar a personas anónimas que iba encontrando en el viaje lo siguiente: “¿Qué necesitas para sobresalir como persona y como profesional?” Entre lo que he recogido de sus, todo el registro que supone Stand OUT Program y mis experiencias hasta ahora, si me formularas esta pregunta, respondería lo que encontrarás a continuación.

Necesitas para sobresalir

  • Sueños: sin sueños ¿cómo vas a sobresalir?
  • Tomar decisiones donde otros dan un paso atrás. Coraje.
  • Arriesgar  a hacer cosas que en teoría parecen imposibles. Valentía.
  • La habilidad de hacer algo, aunque no te guste demasiado, y repetirlo cada día que sea necesario. Determinación y disciplina.
  • Encontrar algo por lo que darlo todo. Pasión.
  • Ser flexible y adaptable a lo que suceda dentro de un rato o mañana. Cambio.
  • Ver el camino que otros no ven y estar dispuesto a ir incluso más allá.
  • Crear una serie de súper-hábitos (tus súper-hábitos) que potencien tu estilo de vida.
  • Dominar “tu” tiempo, ser dueño de todo el que puedas y lograr tu propia ultraproductividad.
  • Identificar cuales son tus habilidades núcleo para luego trabajar en potenciarlas.
  • Cuidar y fortalecer tu mente, cuerpo, espíritu y emociones.
  • Lograr la libertad que produce no estar atado al hambre, al miedo, a las limitaciones externas y a lo material.
  • Ser especialmente bueno en algo concreto, desarrollar un arte profesional, en cualquiera que sea el área.
  • El propósito y significado que proporciona hacer las cosas para impactar positivamente a otras personas.
  • Personas que te ayuden a hacerlo.
  • Estar dispuesto a ir contra un mar de críticas, escepticismo y cinismo.
  • Seres queridos que sirvan como razón para hacerlo.
  • Fracasar bastante y aprender de todo ello.
  • Desbubicar a las personas.
  • Confrontar tus demonios.
  • Pasar un tiempo importante en el infierno.
  • Empujar. Siempre hacia delante. Empujar. Fuerte. Empujar. Iniciativa.

¿Y tú? ¿Qué necesitas para poder sobresalir?

Photo credit: Freaktography.

 

Ago
12

Firma tu voz

By Isra Garcia  //  Comunicación, Equipar, Reflexiones  //  4 Comments

Firma tu vozMás y más, ves evidencia de que las personas no forman su propia opinión. Es fácil de determinar, si sabes lo que buscas. Repites algo que has leído en Twitter, el País o Mashable, recitas de memoria las frases que escuchaste en TED. Hablas sobre algo que no has probado y entonces dices lo que piensas o algún otro “experto” ha dicho sobre el tema. Juzgas sobre hechos o actuaciones en base a lo que piensa la sociedad o la extensa mayoría. En lugar de ni siquiera forman una opinión o incluso sin darle a algo el beneficio de obtener tu propia reseña en base a experimentarlo. Es fácil observar a la gente cotorrear sobre política, deporte, religión, tecnología, sociedad, prensa rosa. Incluso aunque ninguno de ellos provengan de esos campos ni tengan experiencia sobre el tema. Solo cotorrear. El mensaje: firma tu voz.

Hola, soy un loro

Hacer de loro de un post, un libro, una conferencia, una noticia, una publicación en Facebook o un Tweet, no te hace más interesante o creíble, tampoco auténtico.

Estaba leyendo reseñas de varios libros que tengo en mente (los puedes ver aquí en mi lista de deseos en Amazon), leí las reseñas de dos libros de dos amigos míos. En seis libros, leí al menos dos o tres reseñas de personas que ni siquiera habían abierto el libro, en lugar de eso estaban informando sobre las palabras de otros. ¿Cómo? ¿Así que entonces está bien expresar una opinión sin haber visto o tocado un producto? Vaya, bien. (En mi caso ninguna de esas reseñas cambió la opinión que tenía sobre esos libros)

Usa la palabra “cabeza”

Hoy estoy moviéndome de un lugar a otro en esta aventura llamada Live the Possibility. Ahora en Clarksville (Tennessee), ayer estuve en El Rocket Space Center en Huntsville (Alabama), decían que el centro /museo espacial más grande del mundo, tenía que ver si era cierto. Pregunté, superficies, extensión, número de “cosas” expuestas, luego contraste con otros centros y museos de este tipo, era cierto.

Explicaban que la macrobiótica era un cuento, cuando comparto con otras personas sobre ello, hay demasiada incredulidad, igual que con los experimentos que realizo, entonces dejé de hablar sobre ello y guardarme los resultados para mí. Lo cierto es que ambas cosas funcionan, no solo en mi. He contrastado con deportistas de élite, amigos como Lucas y profesionales sobre el caso de la alimentación macrobiótica, y todos tienen una opinión basada en lo que han probado. En el caso de experimentos, contrasto con personas que los realizan, Gabriela, una mujer que conocí en Miami. Veo lo que hace Tim Ferris y Gary Vainerchuck.

La prueba

Realiza un experimento sobre algo, lo que desees y te apetezca, infórmate con fuentes fiables, compra un libro relevante y de una autoridad del campo en el que desees experimentar. Busca recomendaciones de personas que hayan probado lo que tú estás haciendo, o similar. Prueba y entonces con todo ello, forma una opinión y decide.

Por ejemplo, creo que Pep Sánchez está realizando (o realizó) uno con la alimentación Paleo recientemente (pregúntale).

Sea lo que sea lo que pruebes hacer encontrarás a gente que dice que es una mala idea. Estas personas tienden a citar los mismos argumentos, que aparecen en las noticias, en Twitter o en blogs o diarios. Utilizan las defensas que son a menudo comentadas en foros o en círculos de personas. Casi siempre son las mismas palabras.

Firma tu voz

Es desalentador cuando ves toda esa sabiduría “convencional” que hay ahí afuera. Es increíble ver cómo las personas lanzan su opinión sin respeto y en muchos caso sin estar documentados. Con todo el acceso a información que poseemos ¿No piensas que nos debemos a nosotros mismos aprender un poco para formar una opinión? Firma tu voz.

Quizá podemos usar algunos atajos en algunas ocasiones, pero no por defecto. Para de hacerlo. Eso significa detener el pensamientos “yo también”. Significa estar dispuesto a encontrar tu propia voz, encontrar tu camino a la información y a tu propia opinión, personal e intransferible. Detén las respuestas tipo: “ya, yo también”, “sí, he escuchado eso mismo y estoy de acuerdo”, “cierto, dicen que no vale nada”. Firma tu voz.

No tomes mi palabra como la definitiva. Obvio.

Photo credit: David, Bergin, Emmett and Elliott.

Ago
6

Decidir sin planificar

By Isra Garcia  //  Aventuras, Equipar, Habilidades, Lifestyle, Reflexiones  //  2 Comments

decidir y no planificarAyer empezó el viaje. Salí desde Miami sin rumbo, meses atrás decidí fluir todo lo que pudiera, asumiendo los efectos colaterales. Pienso sobre lo desconcertante y excitante que es no planificar ciertas cosas en la vida. Cómo te abre, de forma descarada, a nuevas experiencias.

No planificar, intuir

Cuando decides no planificar, lo que te rodea se vuelve incierto, las decisiones son más complejas y dar un paso hacia la acción es más crítico que nunca. Cuando no tienes el control, tu mente pierde los nervios y te amenaza. Los últimos tres días antes de partir, he vivido todo esto, era un temor a dar el primer paso, a lanzarte a lo desconocido, pero sobre todo a empezar, a comenzar desde un punto, la cuestión es cuál de todos. Qué difícil, qué angustioso, pero a la vez que atractivo. Era extraño.

Realizar una elección mientras te encuentras en movimiento requiere instinto, valentía y vulnerabilidad. Fíjate en el pequeño empresario que trabaja con presupuestos ajustados y márgenes todavía más ajustados, o en el trapecista que sabe saltar de una cuerda a otra antes que sea demasiado tarde. O en el malabarista que elige que malabar lanzar mientras está pendiente de coordinar los otros, o la startup que prototipea su producto a medida que recibe feedback del mercado.

La habilidad de no planificar

No hablo de no planificar, por supuesto que no, no hacerlo, es planificar para fallar. Hablo de la habilidad de decidir y elegir sin planificar. La habilidad de empujarte a la aventura.

Hoy amanece en Daytona Beach, despierto durmiendo en el maletero del Toyota RAV4 Urban Edition (Cortesía de South Dade Toyota – Miami) y me preparo para recorrer la ciudad y alrededores con una fat bike. El primer punto ya está trazado, ahora a por el siguiente, hoy, uno a la vez. Qué fluya.

Ahora hablemos de ti. ¿Cuanto de todo lo que podrías no planificar estás planificando?

Photo credit: mattw1lson.

Ago
1

Nada es construido hasta que algo es destruido

By Isra Garcia  //  Disrupción, Equipar, Innovación, Negocio  //  No Comments

quema tu negocio¿Qué pasaría si tu negocio se fuese al garete? ¿Si tu fábrica ardiera en llamas? ¿Qué pasaría si el proyecto en el que trabajas desapareciera? ¿Qué vendría luego si perdieras a tus mejores clientes? ¿Como reaccionarías si tu empresa fuera a la bancarrota o tuvieras que realizar un ERE? Aquí digo, quema tu negocio primero.

Hace un tiempo, perdí bastante dinero en dos negocios fallidos, he invertido en al menos tres o cuatros proyectos que no han obtenido el retorno que esperaba y debía haber conseguido. He trabajado en proyectos que han consumido mi energía, ilusión y dinero para llegar a ningún sitio. No he tenido más opción que deshacerme de personas con las que trabajaba o colaboraba. He pasado meses en blanco, menuda desesperación.

Hay negocios y proyectos, más del 60% en los que he perdido contablemente, la suerte de esto es que de manera operativa, a largo plazo he ganado, mucho, pero empecé perdiendo, de goleada. La mayoría de errores y fracasos ocurren por una suma de “pequeños y singulares fallos” que se van acumulando, hasta que un día, todo junto, arrasa con lo que pille por delante. No es tan divertido cuando ocurre, no es un Armageddon o un ataque Zombie, pero igual que si eso pasa, desearías despertar de la pesadilla.

El aprendizaje de todo ello ha sido valioso para que lo que viniera después tuviera algo de éxito, aquí algunas claves:

  • Las cosas simples son las complicadas de solucionar. Esto lleva al ocaso.
  • Si no hay un equipo igual de comprometido – o más – que tú, perderás.
  • Si algo no funciona, no sigas intentando sin antes encontrar una solución.
  • Cuando tu negocio desaparece, siempre sale algo positivo de ello, si lo quieres encontrar.

Quema tu negocio

Si hoy perdieras todo (sobre tu trabajo), ¿qué es lo siguiente que harías? ¿cómo volverías del punto de no retorno? ¿Desde donde empezarías de nuevo? ¿Cómo empezarías?

Estas preguntas son de las más reales que puedes encontrar hoy en día.

Cuando todo derrumba es el mejor momento para construir una nueva versión mejorada de lo que había antes.  Nada nuevo es capaz de ser creado, si algo antes no se destruye. Tu idea no funcionará sin antes haber experimentado. Quema tu negocio y encontrarás nuevos negocios.

Photo credit: Glenn Karlsen.

Jul
30

Permite

By Isra Garcia  //  Cambio, Equipar, Liderazgo, Mapmakers  //  No Comments

¿Te encuentras con situaciones como estas?

  • Fallas y alguien vendrá a decirte cómo deberías haberlo hecho.
  • Aciertas y seguro que alguien te aconsejará cómo podrías haberlo hecho mejor.
  • Empiezas algo por primera vez, un hobbie, experimento, actividad deportiva o nuevos estudios, y alguien te hablará de su experiencia con el tema.
  • Compartes una conversación sobre algo que te preocupa y no tardarás en recibir una recomendación de alguien que se cree capacitado para guiarte.
  • Hablas sobre cualquier tema y no te preocupes, siempre habrá alguien que quiera darte una lección.

Permite

Lo bonito, creo, es permitir que la gente descubra las cosas por sí misma. Permitir que otros crezcan, por si mismos.

permite

Es permitir que alguien intente y fracase o tenga éxito.

Permite que otra persona sueñe y materialice.

Es permitir – sin sabotear – a otra persona que persiga sus sueños y trabaje en lo que, en principio, parece imposible.

Permite que las personas experimenten sin tener una voz que guía, aconseja, sugiere, recomienda o guía. (en los mejores casos)

Deja hacer

No, no queremos líderes, no queremos salvadores, no queremos expertos o coaches que nos descubran, ya tenemos muchas personas en nuestras vidas tratando de hacer justo eso. Queremos personas que inciten y propulsen. Necesitamos turbos y no palancas. Morimos por aquello que nos permite descubrir a nuestro aire, en la mayoría de los casos.

Somos buenos saboteando, digiriendo, coordinando o dictando sobre cómo otros deben / pueden hacerlo, porque creemos que tenemos el derecho, eso es algo de lo que no funciona, ni funcionará.

Estamos aquí para dar ese “go”, lanzar, arrojar y pinchar en el culo a otros, eso es lo que sí funciona y funcionará.

Es precioso ver inamovible – y en ocasiones impasible – a la persona que está a tu lado (pareja, colega, familiar), solo acompañando, observando y sonriendo. Sabes que si la necesitas, te tenderá la mano, en el mejor de los casos sabrá esperar a que tú salgas por ti mismo/a. Está ahí para ayudarte, no juzgarte. Ya nos tocará ocuparnos de juzgar en el juicio final. Solo tú te podrías juzgar.

Postdata: gracias por la conversación Leyre.

Photo credit: olle svensson.

Libros de Isra

Stand OUT Program

Speaking

Entrevistas / TV

Aventuras

Archivos

Google+