Menu
Browsing articles tagged with "estoicismo archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, productividad, innovación, estilo de vida, excelencia, autenticidad, economía disruptiva, cambio, disrupción personal y profesional, incertidumbre, liderazgo y comunicación más allá de social media, human media."
Jul
17

Actúa como piensas

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

Actuar como piensas. A día de hoy no creo que haya nada tan poderoso como esto para alcanzar la plenitud personal.

  • Vives a disgusto con tu pareja, sientes y sabes que no te hace feliz. Aún así, ha pasado otro año y ahí sigues, encallado en tu propia mentira.
  • Estás harto de tu situación laboral, te quejas, sientes que no te beneficia, no te hace crecer y tu jornal no es justo. Sin embargo, escondes toda esa ira contenida porque no quieres quedarte sin trabajo.
  • Tienes dos amigos que sabes que te restan más que te aportan. No te apetece estar con ellos, pero cuando te llaman para quedar, dices que sí, y allí estás.
  • No te parece justo que tu manager se lleve todos los méritos del proyecto Ya, y cuando estás con él, ríes sus gracias y todo es perfecto.
  • Llega el momento de ser contundente y decir lo que sabes que tienes que decir, pero no acabas diciéndolo.

La serenidad interior empieza ahí. En no engañarte a ti mismo, en ser íntegro para ti mismo. En la dignidad más íntima. O en la honestidad brutal contigo mismo. Y en el orgullo de serte fiel a ti mismo. Cueste lo que cueste. Te lleves por delante lo que te tengas que llevar por delante, o a quién te tengas que llevar por delante.

actuar como piensas

Actuar como piensas, y sientes

Ahí reside la verdadera libertad interior.

La exactitud y armonía entre tus pensamientos, palabras y hechos.

La rectitud y firmeza del alma solo se puede alcanzar cuando tus acciones concuerdan con tus pensamientos / sentimientos.

Actuar como piensas (y sientes). En mi caso lo siento como el mayor logro de mi vida. Y creo que no hay una meta más importante que ese. El resto es un extra. Uno, o varios, añadidos más.

Que entre lo que dices, piensas, sientes y haces, no quede diferencia alguna.

Actúa como si cualquiera pudiera leer tus pensamientos y sentir tus sentimientos. Si lo logras, serás imparable, e imperturbable.

Recientemente, me di cuenta de que tanto Marco Aurelio como Séneca coincidían en esto mismo. En palabras de Marco Aurelio: “actúa de acorde a tus pensamientos”. Y en las de Séneca: “actúa como si tus pensamientos fuesen públicos y estuviesen sometidos al escrutinio de la multitud”.

Escucha a a tu genio. Actúa como piensas.

Abr
1

Mantras (como superhábitos) de alto rendimiento

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento  //  No Comments

A medida que pasa el tiempo, desarrollas una serie de creencias que al tiempo se convierten en una filosofía de vida. Esas creencias ejercen un impacto positivo en tu trabajo o vida. En ocasiones pueden surgir fruto de la propia experiencia, en otras ocasiones vendrían de fuentes externas como libros, películas, filósofos, personalidades, citas célebres. Con el tiempo, si son lo suficientemente potentes y consistentes, estas creencias pasan a ser mantras.

mantras superhábitos alto rendimiento

Mantra es definido como una herramienta de pensamiento, oración, ruego o palabra aplastante. Esta palabra, mantra, se origina en el Rig-Veda, uno de los textos más antiguos de la India. En esta ocasión nos quedaremos con palabra aplastante. El objetivo es utilizar un set de mantras como superhábito de alto rendimiento. Es decir, usar un mantra como una herramienta de pensamientos que sirve como palabra aplastante para potenciar la dimensión emocional, intelectual y espiritual. Dejaríamos fuera la dimensión física, por esta vez.

Cómo utilizar los mantras como superhábito

Hace un tiempo que dentro de la Gran Mañana empecé a desarrollar una serie de mantras, a día de hoy son seis los que ocupan mi día.

Este es el proceso:

  1. Identifica aquellos conceptos, frases, palabras o creencias que más alineados estén con tus principios más puros.
  2. No tengas prisa si no encuentras ninguno todavía, es cuestión de tenerlo en la mente, Aparecerán.
  3. Si los visualizas, escríbelos en una hoja o en Evernote o donde sea. Mínimo uno, y máximo, para empezar, dos mantras.
  4. Asegúrate que el mantra que eliges es estimulante para ti. Que tiene un significado profundo y real.
  5. Cuando despiertes, en la cama, o antes de meditar, o en un momento donde estés tranquilo. Repítetelo para ti. Puede ser para dentro, o en voz alta.
  6. Repítelo mucho, al principio. Cuando empecé hace cosa de dos años, los repetía entre 20 y 30 veces cada uno. Elegí tres. Hoy, solo menciono el mantra una sola vez, y poseeo seis mantras.

Recito mis mantras para que me sirvan como guía durante el día, ese es mi propósito.

A parte, he desarrollado una serie de mantras estoicos que aplico como modus operandi. Son aprendizajes extraídos de los grandes estoicos de ayer; Séneca, Marco Aurelio, Epicteto o Diógenes, y los de hoy; Tim Ferriss y Ryan Holiday.

Disrupt Everything web series #18: mis mantras diarios

En este nuevo vídeo-episodio explico cuáles son mis mantras y por qué he elegido cada mantra..

Photo credit: Ali Sabbagh.

Mar
4

Qué puedes controlar

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle  //  No Comments

qué puedes controlarAcaba esta etapa de El Viaje, y la aventura por Japón después de 21 días. Estoy en el aeropuerto de Narita, esperando mi vuelo a Helsinki. Planifiqué para estar cerca del aeropuerto, hice el “check-in”, con casi toda seguridad, antes que nadie. Madrugué, llegué a facturación el primero. Esperé pacientemente a que abrieran los mostradores para la facturación del vuelo, entonces, me hacen saber que el avión está lleno y que no tengo plaza para volar, de momento. Tendré que esperar hasta las 10:45h, y el vuelo sale a las 11:55h. Hay tres personas en “stand by” (por “staff”) y yo soy el tercero en prioridad, Las otras dos personas están aceptadas. Soy el único fuera del vuelo. Quizá no vuelo, o quizá sí. ¿Y si te dijera que o me importaría no volar? Porque no depende de mí. Hay algo más que claro sucediendo aquí, no puedo controlar esta situación, por lo tanto, elimino toda importancia, aversión y apego, a la idea de poder cumplir con lo que mi mente tenía planificado para mí. Qué puedes controlar es la clave.

En Japón he encontrado muchos momentos inesperados, lluvia, no poder alquilar una bicicleta, templos sagrados cerrados, lugares que no he llegado a encontrar. Responsabilidades profesionales que aparecieron sin avisar y que eran mi compromiso solucionar, fuegos que apagar diría. En Australia también encontré muchos de estos imprevistos. Son obstáculos que inevitablemente encontramos todos en nuestro día a día, no es solo cosa mía por estar en este país o en el otro. Sucede a cualquiera, ya estés en tu casa, como comprando el pan. Lo interesante es darte cuenta de qué no puedes controlar para entonces aceptarlo, e inmediatamente trabajar en lo que sí puedes controlar.

Uno de los mayores problemas que sufrimos hoy las personas, es intentar controlar aquello que está fuera de nuestro control. Esto no es nuevo, ya lo decían Seneca, Epicteto, Epicuro o Marco Aurelio, entre otros.

Qué puedes controlar

Esta es la lista que más resulta, una serie de cosas que puedes controlar, principalmente:

  • Tu comportamiento.
  • Tus acciones.
  • Tu actitud.
  • Tus ideas.
  • Tu reacción.
  • Tus emociones.
  • Tus pensamientos.

Es algo complejo al principio. No puedo negarlo, pero con un buen entrenamiento, darte cuenta de que puedes controlar y que no, y trabajar por intentar “dominar” y ejercer control solo y únicamente sobre aquello que sí puedes controlar, es un gran paso para llevar un vida sin miedos, sin frustraciones, sin ansiedad, sin estrés y sin tristeza. Por que lo que importa, no es lo que no puedes controlar, donde casi siempre centramos nuestras energías, esperanzas y deseos. No, lo vital es depositar todo lo que podemos llegar a dar en mejorar cómo percibimos, reaccionamos y solucionamos todo lo que sí podemos controlar.

Qué no puedes controlar

La otra lista interesante son las cosas que no puedes controlar:

  • Cómo la gente piensa, actúa, habla, escribe o se comporta: jefes, pareja, hijos, compañeros, familiares, enemigos, etc.
  • Aquello que no depende de ti.
  • Las emociones externas.
  • El exterior: el clima, el tiempo, las reglas, la sociedad, etc.
  • Todo lo que está fuera de tu alcance.

Esta lista es la lista que debes aprender a dejar marchar, e incluso comprender para luego ignorar. Y entonces centrarte en lo qué puedes controlar.

Mi vida mejoró desde el día que empecé a trabajar esto, gracias a la introducción al estoicismo. Luego con Vipassana y finalmente experimentado y ejercitándolo cada día.

Ene
15

La caída de Ícaro tampoco importó demasiado

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Liderazgo  //  3 Comments

El Paisaje con la Caída de Ícaro es una de las mejores pruebas de la historia para demostrar que no importas demasiado. Ni tú ni yo. Una aparentemente escena campestre: barcos navegando, un pastor que cuida su rebaño, ciudades prósperas y ordenados. Sin embargo, algo sucede en la esquina inferior derecha del cuadro…

no importas demasiado - isra garcía

Una tragedia que pasa desapercibida está ocurriendo en medio de la normalidad… El legendario y mítico Ícaro da sus últimos coletazos, en lo que fue uno de los más famosos desastres aeronáuticos. Además de una de las mayores historias de excelencia versus mediocridad. Junto a su padre Dédalo, el joven construyó un par de alas que pegaron a él con cera. La versión conocida: Dédalo advirtió a Ícaro que no volara muy cerca del sol, porque eso le haría derretir las alas. La otra parte de la versión que la historia se ha olvidado de contar: Dédalo también advirtió a Ícaro que tampoco volara muy bajo porque se golpearía con las piedras y caería al mar igualmente. No muy alto, no muy bajo. Ya sabemos como acabó la aventura…

Un mensaje de realidad

Bien, la pintura, muestra a Ícaro siendo engullido por el mar. Esta es la parte que aquí importa: el fin de Ícaro no es el epicentro del mensaje de la obra artística. En lugar de eso, la atención está depositada en el mar, en las ciudades, en los navíos, en el paisaje, en todo menos en el muchacho ahogándose. Y además, para enfatizar esto último, el arador del centro de la pintura hace referencia al dicho: “la siembra no se detiene por un agonizante”. Esta gran indiferencia tiene un mensaje muy potente para todos nosotros. Es algo triste y horrible, pero al mismo tiempo acertado. A nadie le importa sobre nuestro propio sufrimiento o desgracias, ni siquiera sobre nuestras alegrías y éxitos. Aunque los likes y comentarios de Instagram nos hagan creer lo contrario. El mensaje está claro, no importas demasiado.

Este tipo de indiferencia es profundamente gratificante. Es un hecho redentor, porque una de las principales causas de infelicidad y desgracia es la gran perturbación que causa lo que otras personas podrían pensar de nosotros. Intentar gustar a todo el mercado. Pretender conquistar los corazones de cuatro tipos de clientelas diferentes. Agradar y ser validado por todos los compañeros de clase. Ser la personas más entrañable, amistosa y popular de la empresa. Temer por lo que otros dirán sobre lo que explicamos en un vídeo. Preguntándonos qué pensarán sobre nosotros cuando erramos. Nos obsesiona el más mínimo cambio negativo en los ojos de otros sobre lo que nosotros representamos. Lanzamos productos para gustar a quien no gustamos. Cambiamos nuestro humor para entretener a quien no desea ser entretenido. Hablamos para caer bien a alguien que no necesitamos caer bien.

Historia personal

¿Has pensado alguna vez en cómo evitar la aprobación? ¿En ignorar la validación externa? ¿En dejar de buscar un testigo para todo? Yo sí, porque en cierta manera, hasta hace no mucho, acababa pontificándome sobre lo que hacía y dejaba de hacer. Algo triste, que guarda deseos de ser merecido y querido, la indignidad. Algo que acepté y entonces poco a poco empecé a trabajar. Hoy, todavía me verás buscando testigos y buscando ese pobre placer de quedar satisfecho contando lo que he logrado o qué estoy haciendo, pero definitivamente, hoy menos que ayer, y mañana menos que hoy.

No importas demasiado

Entregamos nuestra libertad al veredicto de extraños. Sí, pero el reconfortante pincel del genio de Pieter Brueghel está ahí para recordarnos, cómo, cuando realmente “la cagamos”, nadie estará prestándole demasiada atención. Cuando tenemos éxito, no será tan trascendente para el mundo. El granjero está muy ocupado arando, el empresario estará demasiado ocupado con su empresa. El pastor está muy abstraído pensando en el clima, tus clientes están demasiado enfrascados en su propio idilio. Alguien estará intentando pescar, alguien estará intentando mejorar tus servicios prestados.

Esta es la moraleja, nuestras tragedias y nuestros éxitos no son de importancia para la sociedad de la forma que pensamos que importarán. Seguro, habrá personas que se darán cuenta, por un instante, luego volverán a sus deberes. Solo los pobres diablos, los escépticos y los aburridos podrían dedicarle un tiempo extra a esto.

Antes de que sea tarde

No somos el centro de nada. Hay millones de personas que no saben quién soy y nunca lo sabrán. Muchas de las personas que hoy me siguen, dentro de un tiempo dejarán de hacerlo. Los que podrían estar en desacuerdo conmigo, pronto me olvidarán. Los hechos, buenos o malos, sufrirán una gran amnesia a menos de un mundo consoladoramente indiferente.

Después de todo, no es solo Ícaro el que será tragado por las olas, sino también todos nosotros, tarde o temprano.

No importas demasiado, así que ve y haz lo que tengas que hacer.

Atribución imagen: Artelista.

Ene
3

Controla tus principios y no necesitarás controlar nada más

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento  //  No Comments

No controlas los resultados de tu vida.

No controlas la reacción de otras personas

No controlas tu salud.

No controlas cuánto dinero eres capaz de hacer.

los principios lo controlan todoSolo tus principios pueden controlar este tipo de cosas.

En palabras de Stephen R. Covey, “somos capaces de controlar nuestras acciones, pero no las consecuencias que surgen a raíz de esas acciones. Eso es algo que solo los principios pueden controlar”.

Si tomas comida basura, tu cuerpo sufrirá daños. El cuerpo es un sistema natural gobernado por una serie de principios.

Si no pagas el precio que toma desarrollar tu mente a través del aprendizaje constante, tu mente se volverá torpe y poco clara. La mente es otro sistema natural gobernado por una serie de principios.

En el libro Los 7 Hábitos de las Personas Altamente Efectivas, Covey define un principio como “una ley natural, idéntica a la gravedad. Es algo diferente a los valores. Los valores son subjetivos; los principios son objetivos. La gravedad… si lanzas algo hacia arriba, la gravedad tomará el control”.

Principios son consistencia

En la universidad muchos empollan en el último momento para aprobar los exámenes. Sin embargo no puedes hacer eso si eres granjero. ¿Podrías olvidar plantar en primavera, desconectar todo el verano, y entonces trabajar duro solo durante el invierno?

Claro que no. Una granja es un sistema natural gobernado por principios.

Igual que tú y que yo.

La ley de la cosecha está siempre en acción. Aquello que plantas, recogerás. Además, lo que plantes de forma consistente, acabará dándote una cosecha exponencial y provechosa.

En muchas ocasiones no experimentamos las consecuencias de nuestras acciones de forma inmediata. Lo cual puede resultar engañoso. Si fumas un cigarro, no te llevará a padecer cáncer. Gastar 10 euros al día en café no te arruinará. Sin embargo, estos hábitos generarán resultados drásticos. Ejemplo: 10 euros al día durante 50 años con un interés del 5%, se convierten en 816.000 euros. Imagina fumando un paquete de cigarros al día durante otros 50 años… Vaya.

Dada la oportunidad de elegir, ¿qué preferirías tener: un millón de euros o un euro que doble su valor en 31 días? La mayoría de nosotros elegimos el millón. Sin embargo, el euro que se dobla acabaría convirtiéndose en un poco más de diez millones de euros. Aún así, no vemos ese hecho porque la mayoría del crecimiento sucede casi al final, y muchos de nosotros no tenemos la suficiente paciencia para esperar el gran retorno. La cultura de vivir al día y en el momento hace que las personas no invirtamos.

Todo lo que importa empieza (siempre) pequeño

Aquí está el origen de la expresión “éxito de la noche a la mañana”. Cualquier cosa que importe, tiene una curva que al principio es muy pequeña y muy poco pronunciada hacia arriba. Cuando empiezas a ensayar una habilidad núcleo, los efectos son casi invisibles. Pero, con el tiempo, agrandan más y más. Es así como alguien que viene de ningún sitio emerge y marca la diferencia. Lo que no viste fueron los años de preparación consistente que llevaron a esa persona donde está ahora. Los principios mandan.

Lo mismo sucede al contrario. Obesidad, ansiedad, estrés, mediocridad, identidad confusa, desamor, rupturas matrimoniales. Son cosas gobernadas por los principios, el efecto compuesto por las decisiones que cada día tomamos y las premisas equivocadas.

Las cosas pequeñas acaban haciéndose grandes.

Atribución imagen: Brian Lamb.

Ene
2

Que los principios controlen todo

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento  //  No Comments

Hay una razón por la cual todo lo que haces importa. Los principios, como la gravedad, lo rigen todo. No puedes escapar a tus principios. Las personas en las que inviertes tu tiempo. La forma en la que distribuyes, ahorras y gastas dinero. Las cosas que le das a tu cuerpo. La información que a diario consumes.

los principios y la consistencia con la que aplicarlosBasura dentro, basura fuera. Calidad si, calidad no. Tú controlas tu comportamiento pero los principios controlan el resultado. Soy consciente de que esto puede ser terrorífico para algunos leyendo estas líneas ahora mismo. Nada más lejos de la realidad, esta misma realidad es completamente liberadora. El desafío en el mundo de hoy: aprender y aplicar los principios correctos.

Como dicen en el estoicismo, no puedes controlar los resultados que generas. Es más, al final acabarás adepto a intentar predecir los resultados de tu comportamiento. De esta forma, serás el diseñador de tu destino. Elegirás el efecto que generan en ti los principios que te gobiernan. Haz lo que sientas que es correcto, luego apártate y permite que la consecuencia aparezca.

Los principios te harán único

Si puedes cultivar superhábitos diarios, puedes estar seguro de que tendrás una abundante recogida.

Si escuchas podcasts con gran utilidad para ti, cada día, con el tiempo experimentarás cambios exponenciales en tu forma de pensar y actuar.

O si te vas a la cama pronto y te levantas pronto, cada día, con el tiempo experimentarás cambios exponenciales en tus niveles de energía.

Si puedes llevar una alimentación óptima, hacer una hora de deporte al día. Y realizar un masaje descarga a la semana, cada día, con el tiempo, experimentarás cambios exponenciales en tu cuerpo.

Si plantas y cosechas grandes sueños, debidamente diseccionados y desfragmentados, y haces el trabajo que importa en la dirección adecuada hacia conseguirlos. Pasará algo, y es que con el tiempo, experimentarás un progreso exponencial hacia tus sueños.

Y si cada día eres consciente, amable y grato con cada una de tus relaciones personales, con el tiempo, gozarás de relaciones excepcionales.

La consistencia es el vehículo

La llave de todo: la consistencia.

De acorde a la Segunda Ley de la Termodinámica, una tendencia natural de cualquier sistema aislado, es la inclinación a degenerar hacia un estado más desordenado. Es decir, si no mantienes el alto rendimiento y el ritmo de aprendizaje diario, en no mucho tiempo te encontrarás en un estado de declive. Un jardín desatendido siempre criará malas hierbas. Entonces, nuestra tendencia natural es atrofiarnos y morirnos – física, emocional, espiritual, intelectual y financieramente.

Aquello que ahora mismo eres en este exacto instante, es el producto de un cierto conjunto de principios puestos en acción.

Atribución imagen: Mathieu Bertrand Struck.

Nov
17

Vigílate

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle  //  No Comments

Vigílate a ti mismo y a nadie más que tú…

vigílate

“Es condición y característica de una persona no instruida no esperar nunca de sí mismo provecho ni daño alguno, sino solo del exterior. Es condición y característica de un filósofo esperar todo provecho y daño de sí mismo.

Los signos de quién está haciendo progreso son estos: no censura a nadie, no alaba a nadie, no critica a nadie, no acusa a nadie, no dice nada acerca de sí mismo como si se considerara alguien o conociera algo; cuando se siente contrariado o en dificultad, se censura a sí mismo; si alguien le alaba, ridiculiza para sí a quien lo hace; si alguien le critica, no se defiende; camina como los enfermos, procurando no mover nada de lo que está colocado antes de que esté firmemente asentado.

Aparta todo deseo de sí mismo, y transfiere su aversión solo a aquellas cosas que, dependiendo de é mismo, son contrarias a la la naturaleza; despliega un movimiento moderado hacia todo.

Si se le considera necio o ignorante, no se preocupa; y, en una palabra, se vigila a sí mismo como si fuera un enemigo perpetuamente al acecho.”

(Epicteto – Libro Enquiridión)

Cuando tengas dudas sobre ti mismo, vuelve a leer este texto.

Vigílate.

Atribución imagen: Jens Schott.

Sep
30

Tocar fondo

By Isra Garcia  //  Equipar  //  5 Comments

tocar fondoHace años una persona me dio un consejo, no recuerdo la frase exacta, pero decía algo así como: “llegará el peor de los dolores, la mayor de las tristezas o la más grande adversidad y no podrás hacer nada más que vivirlo”. En resumen, tocar fondo.

Una de las cosas que aprendes cuando creces es que habrá días malos y oscuros, planea por ello. Acéptalo, porque cuanto más intenso y profundo sea el dolor que produce más fuerte y preparado estarás para el siguiente desafío que seguro encontrarás.

Los hitos que marcan la diferencia para el resto de los días no se miden por los días en los que el sol brilla. Todo lo contrario, se miden por cómo sobreponerte a la adversidad en los días oscuros, tormentosos y complejos. Si no puedes absorber el sabor de las más amarga derrota que puedas sufrir. Si no puedes, nunca serás capaz de encontrar aquello que marque la diferencia en ti y en el resto.

Necesitas tocar fondo

Una de las mejores formas que tengo de prepararme para prosperar entre sucesos tristes, derrotas profesionales / personales y momentos de adversidad extrema. Ese truco, es empujándome a mí mismo a tocar fondo o a pensar que en algún momento podría suceder. Tú puedes hacerlo también, si estás dispuesto/a.

¿Por qué algo tan drástico? Por un tres razones:

  • Nunca verás / conocerás a alguien que haya conseguido cualquier cosa memorable en su vida, que no comparta contigo una historia dura sobre tocar fondo.
  • La razón por la cual tocar fondo es muy importante, es porque te explica que nada que merezca la pena viene sin pagar un alto precio.
  • Cuando tocas fondo aprendes más sobre ti mismo/a de lo que aprenderías en años. Principalmente, porque comprendes de lo que estás hecho y eres capaz de hacer.

Las decisiones más trascendentes se toman cuando tocas fondo. Empiezas a entender que la vida se pasa muy rápido, que tienes que actuar y elegirte. Al tocar fondo descubres muchas cosas que antes no lograbas ver.

Tocar fondo tiene muchas facetas. Facetas como: no tener dinero en tu cuenta bancaria, un divorcio, desempleo. O la muerte repentina de alguien muy querido, depresión, etc. Date cuenta de que puedes pasar por estas fases cuando menos lo esperes. Si estás ahí y no sabes cómo salir: empuja, correr, haz, ve hacia delante, si no te detienes, verás la luz.

Si me preguntas con quien trabajaría, con quién viajaría, de quién aprendería, a quien admiraría y respetaría. Lo tendría muy claro, cualquier persona que haya tocado fondo.

Tocar fondo es la base más sólida que existe para empezar la ascensión.

Atribución imagen: J.K.

Ago
30

Un año practicando el estoicismo: mis mantras estoicos

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle  //  No Comments

Empecé a interesarme por el estoicismo a principios de agosto del año pasado cuando me encontré con este vídeo. A los dos días encontré algunas referencias gracias a Ryan Holiday, y unos días después en los podcasts de Tim Ferris. Entonces, mientras me encontraba en Estados Unidos en medio de Live the Possibility, decidí aprender los principios de este estilo de vida (más que una filosofía), para entrar a practicarlos en profundidad cada día.

Aprendizajes sobre el estoicismo

aprendizajes sobre el estoicismo - mantras estoicos

Resonó tan fuertemente conmigo que tomé los trabajos de algunos de los más grandes estoicos de la historia y empecé a leerlos primero, luego a estudiarlos y finalmente a implementar sus enseñanzas en mi estilo de vida. Hoy, después de un año practicando, recopilo los aprendizajes sobre el estoicismo que a día de hoy forman parte de mis mantas diarios:

  • No soy lo que quiero, soy lo que tengo.
  • No necesito nada, lo tengo todo.
  • Muestro una gran apreciación por lo que poseo y vivo.
  • Todo lo que sucede es neutral, no es bueno, ni es malo, lo único que importa es cómo yo reacciono.
  • Cuando algo me sobrecoge, hago dos divisiones: que puedo controlar y qué no no puedo controlar. Entonces, de forma lo más inmediata posible, trabajo en lo que sí puedo controlar. Lo segundo, lo dejo marchar, no me pertenece.
  • No hay casi emoción para mí, no hay bueno o malo. Entiendo que las cosas tienen el valor y peso que yo mismo les doy.
  • Evito juzgar hechos o sucesos. Únicamente los veo suceder y lo acepto tales y como son. Todo es cuestión de mi percepción.
  • Entreno casi a diario para convertir obstáculos en ventajas y ventajas en premios adicionales.
  • Intento ser inmune a los reveses negativos que surgen casi a diario.
  • Abrazo la disconformidad negativa como activo de crecimiento personal y profesional.
  • Cuanto mejor se vuelven las cosas, más incómodo me siento. Eso no significa que me tenga que privar de disfrutar del momento y/o vivir tranquilo.
  • Trato de experimentar la escasez de vez en cuando. Que pueda comer, gastar, hablar o hacer no significa que deba hacerlo.
  • Enfoco casi todo mi trabajo en los efectos interiores. He entendido que las emociones se crean de forma intensa – lo que sucede fuera es neutral, lo que más importa es lo que pasa dentro de mí mismo. Si lo comprendo y lo practico, estaré en paz conmigo mismo y con el resto.
  • Cuanto más experimento con la incertidumbre, menos incertidumbre siento. Aplica lo mismo con el miedo, dolor, desapego o frustración.
  • Relativizo más las cosas que me importan. Trabajo a diario porque todo – menos las personas que amo – me preocupe menos. Soy consciente de que (casi) nada me tiene que importar. Cuando algo trágico, dañino, perjudicial o negativo sucede, tomo perspectiva y me aparto de ello.
  • Solo valoro un activo por encima de todo, el tiempo.
  • No tengo que llegar a ningún sitio, ya llegué. Ahora solo hay que vivir despierto y tomar lo que venga como un extra.

Profesores: Zenón de citio, Cicerón, Crisipo, Cleantes, Panecio, Marcos Aurelio, Epicteto, Epicuro, Séneca, Lao Tzu (no declarado como estoico).

Atribución imagen: Roger Ibiza Group.

Jul
31

No puedes controlarlo

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento  //  No Comments

No puedes controlar…

Un cliente enfurecido.

Un diluvio en el día de tu boda.

El profesor crispado que decide no darte el punto que te falta para pasar el examen.

La contundencia de ese crítico gastronómico.

El local de copas que decide subir los precios.

Una educación impersonalizada, masiva y bastante mediocre.

Personas codiciosas

Una persona hablando basura sobre una tercera persona.

Un cínico que, por la razón que sea, decide atacarte utilizando las redes sociales.

Un atasco el martes por la mañana de camino al trabajo.

El empresario sabelotodo que pretende pasarte por encima.

Quiénes son tus padres. Dónde y cuándo naciste, ni por qué naciste.

El pasado y el futuro.

Cómo otras personas perciben a tu empresa.

Tu posición en la sociedad.

¿Qué puedes controlar hoy?

no puedes controlarNo puedes controlar casi la mayoría de cosas que tratas de controlar a diario. No puedes, principalmente, porque no dependen de ti. Claramente no están bajo tu jurisdicción, ni nunca lo estarán. No puedes ejercer influencia sobre eventos externos, y si pudieras, sería en una muy baja graduación. No tienes poder sobre cosas que no puedes cambia de forma directa.

Toma un bolígrafo y una libreta (o un Word, Evernote, Drive o similar). En una parte, escribe todo aquello que controlas. En otra parte, todo aquello que te gustaría controlar y no puedes controlar. Y en otra parte, las cosas que te gustaría controlar y sí está a tu alcance controlarlo. De la primera lista, descarta aquello que controlas y no es importante para ti. De la segunda lista, cambia lo que te gustaría controlar por cómo vas a reaccionar a lo que no puedes controlar, pero te gustaría. Y de la tercera lista, elige un plan para empezar a adueñarte de cada cosa que sí está en tu dominio poder controlarlas.

La primera lista corresponde a lo que ya dominas. La segunda a aquello que jamás podrás dominar. Y la tercera a lo que, con trabajo, tiempo, autoconsciencia y autodisciplina, podrás controlar.

Merece la ocasión recordar a Epicteto: “intentar controlar o cambiar lo que no podemos tienes como único resultado el tormento“.

Atribución imagen: Photographer.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+