Menu
Browsing articles tagged with "lifestyle hacking archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, productividad, innovación, estilo de vida, excelencia, autenticidad, economía disruptiva, cambio, disrupción personal y profesional, incertidumbre, liderazgo y comunicación más allá de social media, human media."
May
7

12 técnicas para entrenar y potenciar nuestra dimensión intelectual

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento  //  No Comments

Poco a poco he ido compartiendo algunas técnicas de alto rendimiento holístico, empezamos por las espirituales y luego pasamos a las emocionales. Hoy es el turno de compartir algunas de las técnicas para entrenar y potenciar la dimensión intelectual del Alto Rendimiento Holístico:

cómo potenciar la dimensión intelectual del alto rendimiento holístico
  1. Diseña un pequeño diario que te ayude a mantener el foco en lo que importa: lo llamo el diario del alto rendimiento, y aquí tienes un ejemplo para empezar.
  2. Prepara una serie de preguntas que puedas formularte por la mañana, al mediodía y en la noche. Preguntas que sirvan como pequeñas comprobaciones para medir los indicadores que te importen. Por ejemplo: tiempo de descanso, qué he aprendido, qué regalo no he visto, qué oportunidad he aprovechado, que pensamiento me ha dominado.
  3. Practica el “volcado de pensamientos” (thought dumping): es una técnica útil tanto en la mañana recién al despertar como en la noche antes de ir a dormir.
  4. Proteína como turbo para funciones cerebrales: se ha demostrado que 30gr de proteína a los 30 minutos de despertar mejora las funciones cognitivas.
  5. Potenciadores cognitivos (y nootrópicos): hay mucho dicho sobre esto, hay mucho marketing también, por eso lo mejor es experimentar hasta encontrar algo que te funcione. Puedes probar con nootrópicos, puedes probar con PQQ, con la Melena de León y Niacina. Lo mejor es investigar y no tener grandes expectativas con nada hasta que no pruebes y registres los efectos.
  6. Determina la noche anterior, qué es lo más importante que necesita ser hecho al día siguiente. De esta forma cuando despiertes y te pongas manos a la obra, solo tendrás que dar un pequeño vistazo, porque ya habrás planificado y eso no consumirá recursos innecesarios.
  7. Anota/escribe en lugar de memorizar: cuanto menos memorizo cosas irrelevantes y más las anoto, más espacio creativo y disruptivo tengo para operar con claridad.
  8. Crea un sistema de métricas que midas en forma de comprobaciones al despertar, a la mitad del día y al ir a dormir. Pueden ser las preguntas vistas más arriba, pueden ser los factores que determinen si vas por buen camino o no, y poder corregir en caso negativo.
  9. La música adecuada siempre es un buen aliado, aquí hay dos listas que he ido desarrollando y podrían ayudarte, una es para enfoque, y la otra para desconexión.
  10. Practica el desapego psicológico del trabajo. Es decir, cuando no estés en el trabajo, no hagas nada relacionado con él. Lo mismo aplicaría respecto al ocio cuando estés trabajando.
  11. Determina tus zonas de enfoque y tu lapso de atención (a través de experimentar y monitorizar tiempos y capacidad de concentración). Esto te permitirá conocer tus limitaciones para poder hacer el mejor trabajo en el mejor momento sabiendo por cuánto tiempo hacerlo.
  12. Regula, o mejor, pon a dieta la información que consumes a diario. Sé drásticamente restrictivo con todo lo que entra y lo que consumes, porque a menos consumo, más fácil es digerirlo y más puedes aprovechar eso con lo que te “alimentes”.

Entrenar y potenciar la dimensión intelectual del Alto Rendimiento Holístico es igual de importante que las otras tres (física, espiritual y emocional). La clave está en equilibrarlas diariamente, y dar la misma importancia a todas, aunque creas que una es más crítica que otra, no es así, sobre todo si quieres moverte en un nivel increíblemente diferente.

Pd. ¿Resuena contigo? ¿Interesado/a en el Alto Rendimiento Holístico? Si es así, y quieres saber (e incluso participar) antes que nadie cuando el proyecto y los programas salgan a la luz, solo contacta conmigo aquí con el asunto “quiero formar parte del programa de ARH”.

Atribución ilustración: Sara Acratart para Chispazos.

Abr
18

¿Escribes?

By Isra Garcia  //  Equipar, Lifestyle  //  No Comments

¿Por qué escribir?

Primero, porque no vas a poder almacenar todo en tu cabeza.

Segundo, porque es la mejor roma de entenderte y conocerte.

Tercero, porque crecerás más rápido que no haciéndolo.

Por qué escribir - porque escribir emociona, inspira y te ensalza.

Podrías pensar que no tienes el don de escribir. Salvo que escribir no es un don, es una habilidad.

Tienes que practicar, como en cualquier cosa que quieras hacer bien. No puedes evitar escribir solo porque ahora puedes subir fotos bonitas a Instagram, o puedas subir vídeos ingeniosos a YouTube.

Aprender a escribir continuará siendo el secreto para aportar valor. Los vídeos y el audio son difíciles de escanear y rastrear (aunque estoy seguro de que la inteligencia artificial se encargará de mejorar eso en un futuro). Piénsalo, cuando lees a alguien, ya sean 150 o 4.000 palabras, puedes leer entre líneas para decidir si quieres invertir más tiempo en ello o no. Sin embargo, ¿que me dices de un vídeo de 9 minutos o un audio de 45? Además de que el spam de atención no necesita ser tan prolongado como en un audio o vídeo.

Somos nuestra escritura

Escribir emociona, es un regalo, ayuda a destapar el calor que tienes que ofrecer. Es ahora cuando el copywriting sigue estando más al alza que nunca. Por otro lado, para la mayoría de gente, cuando haces un vídeo o te retratas en un selfie, pasa algo muy distinto a cuando escribes. Lo que sucede es que no activas la misma parte del cerebro, que cuando escribes algo que alguien leerá dentro de un año.

Puedes hacer vídeo, audio y fotos de gran calidad, pero no obtienes esos beneficios internos que obtienes escribiendo. Además de que seguro no le cambiarás la vida a un lector tanto como con la escritura.

Escribir es terapia para ti y para la persona que te lee, aunque esa persona seas tú, doble tratamiento. Es la única forma que existe de encontrarte con tu genio oculto, de conectarte contigo mismo y con otros.

¿Por qué escribir? Porque es la magia sin trucos que un ser humano es capaz de realizar.

Escribir forma parte de la Ultraproductividad, y es parte de lo que significa practicar el alto rendimiento holístico.

Así que, escribe.

Atribución imagen: Myoungsun Suh.

Mar
4

Qué pasa cuando haces lo que odias, no te apetece y no te gusta, durante 20 días – experimento

By Isra Garcia  //  Experimentos, Habilidades  //  No Comments

Hace ya más de 20 días que decidí empezar un nuevo experimento. En esa ocasión, de estilo de vida y desarrollo personal. Uno que no estaba seguro si hacer, por eso mismo no dudé un instante en ponerlo en marcha… Lo titulé Haz lo que Odias en versión corta, y Haz lo que Odias como si lo Amases durante 20 días en versión más larga y descriptiva.

Haz lo que Odias – el experimento

Pues aquí estoy, 30 días después, con un informe sobre lo que he pasado durante y después una veintena de días intentando que todo lo que no me gustaba hacer fuese mi nuevo normal. Mentalizándome de que lo que no me apeteciera hacer fuese lo que obligatoriamente más debía hacer. Asegurándome que encontraba todo lo que no quería hacer para entonces, adivina, hacerlo. Siendo concienzudo y disciplinado en identificar eso por lo que odiaba pasar para entonces ir, vivirlo y en medida de lo posible, amarlo. No pensaba que esto me iba a llevar tan lejos.

haz lo que odias - Isra Garcia - experimento estilo de vida y desarrollo personal

En esta ocasión he creado un informe más directo y menos estructurado que de costumbre. A pesar de que he seguido el método científico, lo he dividido en tres partes: antes, durante y después.

Antes “voy a hacerlo” – parte 1

Aquí está explicado el punto de partida de Haz lo que Odias; el por qué empezar este experimento, por qué hacer lo que odias, por qué ir en contra de mí mismo, por qué ir al polo opuesto de donde debería ir. Bueno, en realidad ese y otros “debería” son bastante relativos y subjetivos. Por qué… ¿Cómo sabes si es lo que tienes que hacer o no? ¿Qué guía la decisión de lo que te apetece o no? ¿Cuál es el motivo real de gustarte o disgustarte algo? No están nada claras las líneas que delimitan una realidad u otra en nuestras vidas, aunque parezca lo contrario.

La idea de llevarlo a cabo apareció en navidades, mientras estaba en mi tercer retiro de meditación Vipassana.

Antes no tenía una consciencia tan profunda sobre por qué hacía algo que no me gustaba o por qué lo hacía.

Durante “lo estoy haciendo” – parte 2

En esta sección de Haz lo que Odias primero, encontrarás lo que he hecho día a día durante todo el periodo. Son las acciones que he llevado a cabo, podría decirse que en contra de mi voluntad. Lo que en situaciones normales no hubiera hecho, lo que hubiera evitado, aquello que lo que seguro no hablaría, tocaría o enfrentaría. Cosas que me horripilan, rechazo, odio (palabra demasiado fuerte) o cualquier ítem que no resuena conmigo, por la razón que sea.

Lo cierto, y adelanto aquí una conclusión, es que todo es un espejismo, una gran mentira en nuestra mente. Un prisma que hace que consideremos todo en forma dualista, una dualidad inexistente. Me he dado cuenta de que no hay nada que no me guste, no me apetezca, no quiera hacer, odie o incluso no sepa hacer. Lo único que sucede es que no nos enfrentamos a ello.

20 días haciendo lo que nunca haría

Haz lo que Odias explicado por cada acción que lleve a cabo:

Día 1:

  • Salir por Albacete a hacer deporte con pantalones super cortos y sin camiseta, 6º de temperatura.
  • Llegar a la habitación y tomar una ducha bien fría.
  • Llegar 20 minutos tarde al curso que imparto.
  • Llegar después de estar trabajando en el Programa de Excelencia para personas en desempleo de 9am a 00 h y trabajar hasta las 1:38am, precisamente porque quería ir a dormir.
  • Dar besos sentidos y abrazos profundos a todos los participantes del PEIG Albacete.

Día 2:

  • Despertar una hora más temprano de lo que debía.
  • Parar por 25 minutos cuando más enfocado y con energía me sentía.
  • Leer en una conferencia.
  • Hacer algo que sabía que no tenía que hacer al presentar en una conferencia.
  • Quedarme dos horas y media más cuando no quería trabajar.
  • Quedarme activo cuando tenía ganas de echar una siesta.

Día 3:

  • Quería despertar a las 8am  y desperté a las 11am.
  • Quería beber agua en la mañana al despertar, así que no he tomado agua hasta las 15h.
  • Iba a hacer ayuno de todo el día y decidí romperlo en el momento que entendí que no quería romperlo.
  • No quería dejarme influenciar por nadie antes de la charla que he dado en Tarragona y he pedido a una persona que me dijese de qué le gustaría que fuera la charla, entonces la he montado a raíz de esa opinión.
  • Quería prestar atención mientras otro ponente presentaba, y lo que he hecho ha sido ponerme a trabajar.
  • Cuando he llegado no quería comer antes de ir a la cama, así que he comido y bastante, hasta el punto de no sentarme bien.

Día 4:

  • Querer levantarme a las 7am y acabar levantándome a las 11am, estando (despierto) dos horas en la cama sin hacer nada ni moverme.
  • Romper mi Gran Mañana y no hacer nada, solo porque tenía muchas ganas de hacerla, sí como meditar (hacía años que no dejaba de meditar así por que así – de hecho desde que empecé en 2013)
  • Cambiar radicalmente mi charla en Zaragoza en cuestión de minutos, después de llevar en la mente una dinámica y tema sobre el que iba a girar – improvisar en cuestión de minutos.
  • Tener hambre y querer romper el ayuno y no hacerlo.
  • Ser invitado a un restaurante con todo el equipo de WITL y tener ganar de ir para pasar un rato con amigos, y decir “no” y venir a la habitación.
  • Llevar un baño de agua caliente con sales para relajarme y postergarlo 2 horas para trabajar mientras tanto de 22h a 00:14h.

Día 5:

  • No comer ni beber nada desde el despertar hasta el siguiente despertar. Viniendo de un ayuno el día anterior, sobre todo cuando detecté que tenía sed y apetito.
  • Querer hacer deporte durante el día y no hacer nada de deporte, en lugar de eso, trabajar más.
  • Querer descansar y trabajar.
  • Justo cuando más enfocado estaba profesionalmente hablando, parar todo y meditar por 30 min.
  • Volver a dar una charla completamente diferente (en San Sebastián) de lo que llevaba en mente.

Día 6:

  • Tener frío al llegar a casa, querer encender la calefacción y no encenderla.
  • Tomar decisiones que sabía que me perjudicarían.
  • Invertir el tiempo en distracciones interrupciones para así no tener tiempo a hacer las cosas que quería hacer.
  • Alargar una 1:20h más la 3ª jornada online de seguimiento del Método Ultraproductividad.

Día 7:

  • Durante la noche de ayer, necesitaba dormir cómodo, así que me lancé a dormir en el suelo.
  • Hoy tenía frío y no me apetecía salir a hacer nada, así que lo que hice fue salir a correr sin camiseta y pantalones – lo más cortos posible. Finalizando con un baño en el mar durante 4:50 min.
  • No me apetecía correr por la arena mojada, así que corrí descalzo y además me revolqué por ella.
  • Al acabar, durante el día 4 de ayuno, me apetecía romper el ayuno así que he continuado y continuaré hasta que mañana despierte.
  • He hecho una hora y media de bicicleta que no tenía prevista, solo porque estaba cansado.
  • He incrementado a dos minutos de plancha, abdominal concéntrica y la postura perro boca abajo (yoga) porque quería acabar rápido.

Día 8:

  • No me apetecía ducharme antes de hacer deporte en la mañana con agua congelada, pro eso lo hice antes y después.
  • No quería ir por las escaleras cuando vine cargado con la compra, por eso subí las escaleras cargado.
  • No quería ir en moto (no tengo apenas experiencia) a la sesión de shiatsu, por eso descargué una APP, y alquilé una moto y fui en moto.
  • No quería hacer una reunión a las 1:30am, así que la programe para esa hora.
  • No quería mantener una reunión e más de 15 min, así que mantuve una de 44min.

Día 9:

  • Despertarme a las 7 am y obligarme a estar dos horas en la cama despierto sin hacer nada.
  • Dejar de trabajar cuando más lanzado y entusiasmado estaba, y no hacer nada por una hora entera.
  • Hacer un baño frío en la noche antes de dormir, en lugar del baño relajante de agua caliente.
  • Querer afeitarme la cabeza antes de salir de casa porque ya tenía el pelo largo de unos días atrás, no me gustaba, y entonces lo he dejado sin afeitar y he salido con la disconformidad.
  • No querer salir de casa en pijama y acabar saliendo en pijama.
  • El compartir esto no me agradaba, así que lo publiqué en las redes sociales

Día 10:

  • Despertar a las 6am, meditar, hacer la Gran Mañana, activarme y cuando iba a trabajar, ir a dormir 2 horas más (aunque para algunos esto es un placer, o puede apetecer, a mí no me apetecía en absoluto)
  • Buscar las tareas más insignificantes y poco prioritarias del día y depositar el triple de tiempo del que depositaría normalmente, lo cual me ha llevado a una improductividad que hacía años que no experimentaba, hasta tal punto que ha llegado a desestabilizar mucho.
  • Estar agotado, emocional y mentalmente por el gran esfuerzo de perder tanto el tiempo y luego recuperarlo, y seguir hasta el final del día (1am) cuando he querido dejar y cerrar el día en cuatro ocasiones.
  • He ido a hacer tareas que no tenía para hoy para así desenfocarme.
  • He movido las cuatro reuniones de hora casi con no tiempo para reaccionar ni yo ni las otras personas.
  • He hecho todo lo posible por desquiciarme.

Día 11:

  • Publicar cuatro vídeos seguidos en un día en Instagram era algo que no quería hacer.
  • Querer levantarme a las 9am-10am y acabar haciéndolo a las 5:55am.
  • No apetecerme cenar y cenar a propósito un gran plato de arroz con verduras, quinoa, huevo y humus con tartas de arroz.
  • Tener sueño y querer ir a dormir y quedarme 90 minutos con los ojos cerrando hasta que literalmente no he podido más.
  • No querer entretenerme y ver por primera vez cuatro series desde tarde a la noche.
  • Quitar el despertador y la alarma y despertar cuando despierte, lo cual me genera una gran incomodidad, por la posibilidad de no madrugar.

Día 12:

  • Despertar a las 11am.
  • Salir a correr y pasar frío, no estar a gusto, por eso me quité la sudadera y la camiseta para ir con la parte del torso desnuda sobre las 18h.
  • Querer sentarme un rato en el sofá sobre las 22h y quedarme trabajando hasta las 1am.
  • No querer invertir tiempo en personas que no me aportan y llamar a todas ellas entre 10 y 15 minutos.
  • Recibir llamada de operador telefónica y conversar por 20 minutos sin apetecerme.
  • No querer responder los mensajes de Instagram hoy viernes y hacerlo durante 1:10h.
  • Dejar todo lo que tenía que escribir, proyecto personal, redacciones para textos de varios proyectos, contenidos web y proyecto editorial (1h) para mañana porque me veía mejor para hacerlo, y acabar haciéndolo todo hasta finalizarlo.

Día 13:

  • Hacer un segundo día de ayuno cuando me apetecía solo hacer uno.
  • Madrugar, hacer mi gran mañana, y estar alineado con la hora, el trabajo y el enfoque, y acostarme de nuevo durante 90 minutos más para levantarme tarde y no estar a gusto con la sensación.
  • Cambiar mi rutina efectiva de trabajo y empezar por lo más inefectivo e improductivo.
  • Justo cuando más en “flow” estaba, desconectar todo a las 19h y no hacer nada hasta las 01 am, meditar, escuchar música, contemplar y estar tumbado.
  • Dejar todo desordenado antes acostarme, a pesar de que me apetecía y quería recogerlo antes.
  • Dejar marchar mi propio control sobre la música que iba a escuchar y lo que iba a hacer en ese periodo de “no hacer nada”.

Día 14:

  • Vestir de rojo, ir a H&M, comprar suéter rojo, pantalones rojos y pedir unas zapatillas rojas en Amazon.
  • Ir a pasear con mi madre y mi abuela en pijama.
  • Desmontar todos los muebles que no he querido desmontar en un año, de 16h a 21h.
  • Comer fideuá, la comida que he evitado comer durante toda mi vida.
  • Ver Sálvame, como, desafortunadamente, me han recomendado en Instagram.

Día 15:

  • Había decidido no entretenerme por eso vi Sálvame por 30 minutos.
  • Quería ser productivo, por eso fui a comprar un codificador y un cable para ver la TV por 2 horas.
  • Quería ir en taxi de vuelta a casa cuando llegue de Alzira a la estación, por eso fui andando hasta, aunque tardé 1:20h andando.
  • No fui a tres citas que tenía para por la tarde, por eso no fui.
  • Quería tomar un baño relajante, por eso no la tomé.

Día 16:

  • No querer responder entre semana a las personas que me preguntan en las plataformas social media, y acabar respondiendo durante dos horas en Twitter durante un día como este.
  • No querer responder a 25 preguntas a las 22:05h de la noche, y acabar respondiéndolas todas, de forma meticulosa.
  • Querer comer a las 14h y aguantar sin comer hasta las 23h.
  • Querer ir al grano en una reunión e instar al cliente que se enrollara todo lo que pudiese y diese todo tipo de detalles.
  • Decirme a mí mismo “haz lo que odias” y seguidamente, hacer cinco cosas que amaba.

Día 17:

  • Vestir la ropa que más incómoda me parecía y la ropa que menos me apetecía ponerme, y el color de todos que más incómodo me apetecía.
  • No hacer el 60% de todas las tareas que quería hacer y tenía programadas.
  • No acostarme pronto a pesar de querer acostarme pronto, a las 2am.
  • No querer comprobar redes sociales, email y social messaging a partir de las 21h como de costumbre y hacerlo hasta ya en la cama antes de ir a dormir.
  • Querer decir “sí” a una propuesta de negocio y acabar diciendo no.
  • No apetecerme dar una conferencia gratuita de alguien que probaba suerte, y acabar dando un “sí”.
  • No querer iniciar una colaboración con alguien que sabía que no me va a beneficiar y acabar haciéndolo.

Día 18:

  • Meditar tumbado cuando me apetecía meditar sentado como de costumbre.
  • Despertar a las 7am y volver a dormir hasta las 11am, después de activarme en la mañana.
  • Entrar a una reunión de trabajo sin apenas haberme aclimatado en la mañana, nunca hago reuniones hasta que no he trabajado, he hecho la gran mañana, estoy adaptado y puedo dejar que lo externo entre, esta vez lo he hecho a la inversa y estaba muy incómodo, ha habido un momento que he querido hasta salirme de la reunión. Lo he identificado y lo he amado, y he continuado.
  • Explicar a los participantes e la reunión la gran incomodidad que estaba sintiendo, algo que no me apetecía en absoluto.
  • Querer explotar emocionalmente debido a tres sucesos importantes que sentía que impactaron en mí negativamente, respirar, y no hacerlo, dejándolo marchar todo.
  • Cambiar toda la rutina de mi día y mezclarla al máximo posible para poder “desbaratarme” lo máximo posible, porque pienso que no hay nada que pueda apetecer menos.
  • Me apetecía seguir trabajando por la noche, por eso a las 22h, a pesar de saber que no había hecho todo lo que debía, desconecté todo.

Día 19:

  • Mi preferencia era madrugar, me levanté a las 6am, hice la Mañana Épica, exposición al agua fría, todo mi trabajo cognitivo, y justo cuando estaba listo para trabajar, he parado durante 100 minutos, dejando que toda la agenda se corriera y sintiera la sensación de que llegaba tarde.
  • Hacer llamadas y envío de emails de seguimiento y ventas a personas interesadas para Inconformistas microMBA y Modo Extremo, algo que identifiqué que nadie había hecho, no me gusta hacer, no quiero hacer y se tiene que hacer.
  • Quería desconectar a las 21h y aquí estoy a las 1am sin parar.
  • Quería disfrutar de estar en casa, y me forcé a salir cada dos horas desde las 14h en adelante hasta las 22h.
  • Quería trabajar en el regalo de mis amigos para su cumpleaños y no he hecho nada.
  • No quería poner en marcha una idea que había tenido esta mañana meditando y me he obligado a depositar tanto tiempo como fuese necesario para llevarla a cabo.
  • No quería recibir llamadas telefónicas y me obligado a llamar cada 15 minutos a personas con las que no hablaría.
  • No tenía nada de ganas de grabar el podcast hoy y lo que he hecho ha sido grabarlo.
  • No quería hacer una clase de Taichi de 5 minutos a las 00:45h y entonces he hecho una de 20 minutos.

Día 20:

  • Dar consejos solicitados como si fuera un médico, empezar a dar rectas de qué debes hacer otros.
  • Quedarme hasta las 1:30am trabajando en unos proyectos para amigos cuando quería estar en la cama pronto.
  • Grabar unos vídeos de trabajo hoy sábado por la tarde cuando me apetecía grabarlos el martes.
  • Cenar pizza cuando no me apetecía cenar nada.
  • Hablar por hablar durante 30 minutos cuando me apetecía estar en silencio.
  • No dormir siesta cuando me moría de sueño y me apetecía.
  • Gastarme dinero en comprar cosas que no me apetecía y no necesitaba.

Claro, antes de empezar este experimento te hubiese dicho que son cosas no haría en una situación normal, pero lo mejor es que ya nada es normal. Ahora considero cualquier cosa, que tenga una mínima lógica, y que no pongan en peligro inminente mi vida ni la de otras personas.

En este post, escrito a los 13 días de experimento, me sinceraba sobre lo que estaba viviendo, cómo me sentía y qué estaba cambiando en mí. Básicamente y en resumen, más ecuanimidad, más neutralidad, más autoconsciencia, determinación y una gran eliminación de juicio (interno y externo), dudas y limitaciones.

Haz lo que odias, claramente.

Después “lo he hecho” – parte 3

Primero, y empezando siempre con el fin en mente, al terminar cada día, grababa las impresiones de lo que había hecho, qué había sucedido y cómo estaba actuando y reaccionando. Todo ello lo he unido día por día, más el vídeo final, y he publicado una especie de informe/documental que narra el transcurso del experimento Haz lo que Odias. Aquí va:

¿Cómo lo ves?

Conclusiones sobre el experimento Haz lo que Odias

Todo lo que parece que odias es una película que te cuentas a ti mismo para no enfrentarte a la realidad. Ejemplo: ver Sálvame (durante 30 minutos) puede llegar a gustarte, sobre todo porque te ayuda a darte cuenta de lo que una cultura mediocre y vulgar representa.

Hacer lo que no te gusta es igual que hacer lo que te gusta, la diferencia no es solo la preferencia por hacer algo más o menos alineado tu sistema de gustos. No, la diferencia está solo en una etiqueta llamada “me gusta” y en otra que dice “no me gusta”. No te gusta levantarte a las 3am pero sí a las 12h, o al revés, pero la estadística dice que vas a pasar por los dos extremos, y cuando lo hagas vas a sufrir. En cambio, si no diferencias entre un extremo y otro, ¿cómo puedes perder? No puedes.

Tus preferencias, favoritismos o gustos son lo que puede estar impidiendo que estés destacando en un trabajo o excediendo expectativas con familiares o clientes. Principalmente porque te ciegan, te ponen una venda sobre tu capacidad de considerar como válida cualquier perspectiva. Aquí tienes una buena puerta hacia la sabiduría práctica.

Querer o no querer es irrelevante si es necesario para tu alma. Y tú sabes cuando lo es, si lo ignoras, padecerás.

No hay límites para aquel que no sabe cómo parar. No hay barreras para la persona que no las tiene. Tampoco obstáculos cuando no sabes que se llaman de esa forma.

Haz lo que odias y nunca más volverás a tener que preocuparte por un problema. Haz lo que no te gusta y dejarás de estar angustiado por obtener lo que te gusta. Haz lo que no quieres hacer y nada podrá impedir que consigas lo que quieres. Empléate, por puro deleite, en lo que no te apetece y perderás la noción de la preocupación.

Amigo, amiga, lector, lectora, haz lo que odias. Repito, haz lo que odias, y hazlo a diario, a varias veces, al principio cuesta. No es nada apetecible, pero te vas dando cuenta que puedes hacerlo, entonces, te empieza a gustar, y es ahí cuando harás que suceda todo lo que necesitas hacer y no haces por que no te gusta, no te apetece o no quieres hacerlo.

Haz lo que odias como si lo amases, porque no tienes otra si quieres sobresalir.

Haz lo que odias durante 10 días y verás lo que sucede.

Atribución imagen: Looker Media.

Mar
3

El arte de cultivarte y ensalzarte a ti mismo/a

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento  //  No Comments

Vivimos en un mundo con un problema epidémico que se desarrolla entorno a la carencia de autocontrol y la gestión del Ser. Además de ser conducido ansiedad, el agotamiento mental, el rechazo a la espiritualidad, la invulnerabilidad emocional y la falta de amor propio.

El esfuerzo sin autocontrol nos llevará a la perdición

A la cabeza de este frente, encontramos sufriendo una gran falta de identidad e inestabilidad interna, a líderes, gerentes, ejecutivos, creativos, influencers e incluso disruptores. Todos ellos tratando de salir de un círculo vicioso del cual parece no haber escapatoria.

Sí, el esfuerzo es grandioso, pero sin dirección, sentido y alma, sus efectos secundarios son capaces de acabar con nosotros. Sí, es también una fuerza creativa y disruptiva, pero ese tipo de ciclos no son una forma sostenible de maximizar una carrera profesional, empresa o experiencia de vida.

La salida: la gestión del Ser y el autodominio

la gestión del ser y el autocontrol

Esto es algo que Javier Pérez Viu sabe muy bien. Su profesión: Trendsetter, Coolhunter, Marketer y Brand Strategist que ha trabajado para marcas como Red Bull o Adidas. Así como Natasja Pelgrom por su experiencia pasada como empresaria de éxito en Amsterdam, y ahora como Mentora Holística Transformacional. Ambos coincidimos en que es el dominio de uno mismo, el autocontrol (o incluso autodominio) lo que se convierte en la escuadra y cartabón de las personas que marcan la diferencia.

Nuestra inquietud, interés, curiosidad y misión, nos ha llevado a, por primera vez, crear algo juntos. Una especie de programa especial (en forma de retiros) dedicado por completo a cultivar la personalidad, fortalecer el carácter y ensalzar el “yo” positivo que todos tenemos dentro. Esa es la fórmula que entendemos para redefinir el éxito, el amor y la excelencia. Ese es el único camino existente para desbloquear y vivir tu máximo potencial.

Si doy una vista 360º a mi vida, todo, y cuando digo todo, se resume a una sola palabra Self-Mastery. Sobrepasar la barrera del autocontrol. Eso es.

Profundizando en el rendimiento holístico

Llevamos meses trabajando en esto. Hay un nombre, una filosofía, un desarrollo, una misión, un aporte diferencial, y toda una estructura detrás, así como los maestros y facilitadores que más me han impactado de toda Europa.

No encontrarás nada online. Cero promoción o exposición en redes sociales, tampoco hay una página web. No queremos darle visibilidad. Los retiros son cerrados y funcionan únicamente bajo una invitación, que solo nosotros tres concedemos. Es algo que hemos diseñado para las personas con las que resonamos y las que resuenan con este trabajo ajo y viaje. Impartido 100% en habla inglesa, pensado para todos nuestros amigos y allegados de diferentes países. Además, como queremos que nuestros invitados asistan, hemos bajado el precio en un 50%.

Hemos programado tres encuentros, el primero será en marzo, el segundo en junio y el tercero en septiembre. La respuesta ha sido fantástica, no quedan plazas.

No hay nada más importante que lo que empieza dentro, por eso la gestión, corrección y cuidado de ese “yo interior” es crítica, porque eso es lo único capaz de hacer aparecer la grandeza y con ello la abundancia a todos los niveles posibles.

Te cuento todo esto, porque tú me importas, tu compromiso diario es muy valioso para mí. Así que si esto resuena contigo, contacta conmigo aquí, con el asunto “Mastery retreat on the Self“, hemos decidido sacar tres plazas para tres personas diferentes entre todos los que recibís estas sacudidas. Cuando contactes verificaremos que cumples con los requisitos (disponibilidad del 19-21 marzo, alinear lo que esperas con ello que podemos ofrecerte, desembolso económico, etc), luego te contaremos el resto.

Recuerda, Self-Mastery (la gestión del Ser). Ahí está todo.

Atribución imagen: ArTeTeTra.

Mar
1

Identificar y eliminar quejas, excusas, culpas, victimismo, fustigaciones y autolimitaciones por 30 días…

By Isra Garcia  //  Experimentos, Podcast  //  No Comments

Hace un tiempo me sometí a un experimento que pensé sería fácil. Vivir durante 30 días alejado de las 6 grandes trampas de nuestra sociedad: las quejas, las excusas, las lamentaciones, autolimitaciones, la culpa y el victimismo. Lo llamé el experimento cero venenos del nuevo mundo, porque durante este tiempo, estaba teniendo una batalla muy interesante con las quejas. Principalmente con mi ex-pareja, a la quien yo, muy equivocadamente acusaba de estar todo el día quejándose.

experimento cero venenos del nuevo mundo

Lo cierto es que ella andaba todo el día quejándose, cargada de negatividad sobre esto y lo otro. Cada día era una historia nueva, o repetitiva, de quejas sobre personas. Mi acusación era equivocada principalmente porque no era ni soy nadie para juzgar a nadie por lo que hacía y decía, ni siquiera a alguien que te daba todos los motivos para hacerlo.

Entonces decidí hacer algo al respecto, primordialmente al ver y darme cuenta de que estaba cayendo en esa misma negatividad solo por participar como juez, consejos o incluso ser parte del público.

Cuando dudes, experimenta

¿Qué es lo que hice?

  1. Dar un paso hacia atrás para dejar de reaccionar.
  2. No tomar parte en ese juego tan venenoso, pasar a ser un mero y curioso observador.
  3. Más importante todavía, mirar hacia dentro y trabajar lo que salga de ahí. Porque si algo suena, la señal siempre está en el interior.
  4. Contabilizar, analizar y medir, durante 30 días, cuántas veces me quejaba al día y sobre qué. Porque quejarte de la queja sigue siendo una queja.
  5. Añadir los otros cinco venenos: plantear excusas, hacer el papel de víctima, echar o recibir culpas, autolimitarme y lamentarme.

Así empezó un experimento de estilo de vida y desarrollo personal que me enseñó mucho, que me hizo crecer interiormente mucho más y que me ayudó a ganar todavía más autoconsciencia.

Disrupt Everything #116 – Combatir los venenos del nuevo mundo (experimento)

Un nuevo podcast que disecciona un experimento que llevé a cabo hace algunos años. El experimento Cero Venenos del Nuevo Mundo. Un intento de identificar, reducir e incluso acabar con esas trampas saboteadoras en forma de quejas, excusas, culpas, victimismo, fustigaciones y autolimitaciones. Lo aprendido antes, durante y después, ha sido tan valioso y transformador que he decidido desgranarlo y explicártelo paso por paso en este nuevo episodio de disrupción personal.

Las claves: autoconsciencia, autodisciplina, autocontrol, coherencia, consistencia, atención plena y autodominio.

Escucha directa

Índice de contenidos

  1. Eres lamentable.
  2. Experimento cero venenos del nuevo mundo.
  3. Objetivos.
  4. Mecánica.
  5. Primera fase.
  6. Segunda fase.
  7. Tercera fase.
  8. Estás en problemas serios.
  9. Es tu culpa.
  10. Equivócate.
  11. No aceptes la queja.

Recursos:


Escucha, descarga, suscripción

Escúchalo y suscríbete via iTunes, Spotify, Google Play, Ivoox, Castbox FM, Player FM o RSS. Incluso puedes acceder al canal de vídeo y visualizar las series web… También puedes escuchar el podcast aquí.

disrupt everything podcast RSS
Disrupt everything podcast iTunes
disrupt everything en spotify - Escucha disrupt everything en Spotify
Disrupt everything podcast series by Isra Garcia  en Google play
Escucha Disrupt Everything en Ivoox
pt Everything en CastBox FM

Atribución imagen: Jaula de Ardilla.

Dic
18

3 hacks ultraproductivos para mejorar tus finanzas personales

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

Ayer compartía contigo 4 superhábitos ultraproductivos que en 45 segundos mejorarían tu trabajo. Bien, hoy seguiremos la tendencia, pero en esta ocasión trataremos con hacks ultraproductivos para mejorar tus finanzas en 45 segundos. La diferencia entre lo primero y lo segundo es muy sutil… Unos son más para utilizar a diario, dentro de una rutina, y los segundos para sacarlos solo cuando sea necesario.

hacks ultraproductivos para mejorar tus finanzas

1. Utiliza el test “acelerar o frenar” para las decisiones económicas

Esto es lo que he aprendido a la fuerza en estos últimos años… En finanzas, las pequeñas decisiones que tomas a diario marcan la diferencia – como lo que compras o gastas por un producto premium/orgánico, etc.

Sin embargo, más allá del impacto inicial en tu bolsillo, este tipo de decisiones pronto afectarán tus metas financieras a largo plazo, ya sea comprar una casa, jubilación o inversiones.

Hay un test llamado “acelera o frena” inventado por Jacob Lund Fisker, en el cual te imaginas que estás conduciendo un coche, y que las decisiones diarias o te acercan a tu objetivo ahorrando dinero (acelerador). O bien te retrasan gastando dinero (pisando el freno).

Así que antes de comprar cualquier cosa, pregúntate si lo que comprarás va a acelerar o frenarte financieramente. Si es lo segundo, pregúntate si puedes hacerlo sin comprarlo (ya sabes cual es la pregunta).

2. Simplifica tus gastos monitoreando tus recibos

(Pista – foto al recibo y a la categoría pertinente)

¿Estás cansado de lidiar con una montaña de recibos que o luego pierdas o que luego no sirven?

Estas Apps hace un gran papel: OneRecepit, Expensify o Receipts by Wave, las cuales te ayudarán mediante fotos a poder monitorear tus gastos, clasificarlos y poder tenerlos disponibles para consulta.

Algunas de estas APPs también te pueden ayudar a organizar los recibos en categorías, como “viaje de negocios a Barcelona”, de esta forma lo tienes todo en el mismo sitio cuando toca contabilizar para el trimestre.

3. Lleva contigo un “amuleto” que te recuerde una meta financiera importante

El otro día, cuando preparaba las sesiones de trabajo con los alumnos del programa online Método Ultraproductividad, buscando unos recursos, encontré un estudio donde se explicaba que es posible gastar mucho menos dinero u optimizarlos, si llevas encima un “recordatorio” visual de una gran meta económica. Como por ejemplo una foto de tus hijos cuando tratas de ahorrar para pagar sus estudios universitarios.

Una imagen o elemento de ahorro tiene la habilidad de evocar conexiones emocionales, lo cual nos llevar a recordar el resultado de la meta financiera.

para un impacto añadido siempre puedes llevar ese “aviso” en tu monedero o cartera. Cerca de tus tarjetas. Así cada vez que vayas a comprar o pagar algo, algo te diría que seas más consciente.

Cuando uses estos hacks ultraproductivos para mejorar tus finanzas, solo necesitarás 45 segundos, y además, crearás superhábitos por el camino.

Extra: hoy, a las 23:59h, se cierra el registro al curso online Método Ultraproductividad. Así que si crees que es el momento de subir todo tu juego al nivel que se merece tu existencia en este planeta, entonces es el momento de que saltes con nosotros. Ahora mismo hay 62 personas respirando lo que significa ser ultraproductivos, ¿Go?

Atribución imagen: Pictures of Money.

Dic
4

La experimentación es el método definitivo

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Experimentos  //  No Comments

“Experimentar es el método más importante de conocimiento”William Blake.

Experimentar con la vida, el trabajo, las relaciones, uno mismo o con lo que sea, es quizá la mejor forma de crecer y aprender. Principalmente porque lo que hacemos cuando experimentamos es jugar, y solo ese acto por sí mismo, lleva una mayor plasticidad del cerebro, adaptabilidad, creatividad y autoconsciencia… Nada puede “enchufar” más a la mente que experimentar. 

experimentar como estilo de vida - isra garcia

Los efectos cognitivos y sociales de experimentar son inmensos.

Cognitivos:

  • Mejora la memoria y el enfoque.
  • Ayuda a mejorar el aprendizaje de idiomas.
  • Resolución de problemas de forma creativa.
  • Habilidades mejoradas para resolver fórmulas matemáticas.
  • Aumento de la habilidad para auto-regularse a uno mismo.
  • Fomenta la automotivación.
  • Marca una consecución de metas.

Sociales:

  • Cooperación.
  • Espíritu de equipo.
  • Resolución de conflictos.
  • Habilidades de liderazgo.
  • Control de impulsos.
  • Inteligencia emocional.

Además de otros mucho beneficios como la sensación de realización que da el probar las cosas por ti mismo.

Experimentar es abrir la Caja de Pandora

Incluir la experimentación en lo que haces es un turbo diferente para llevarte a nuevos y diferentes lugares. Así descubrí la Ultraproductividad (durante la preparación del Ultraman UK en 2013), así desarrollé el Alto Rendimiento Holístico, Human Media, Mapmakers, incluso SOP y el Programa de Excelencia. Experimentar me sirvió hasta para empezar con muy buen pie (y resultados) mi carrera profesional en el mundo del marketing de impacto y digital.

A día de hoy, son esos experimentos que realizo a diario lo que me ayuda a estar en estado permanente de reinvención y ser hoy más disruptivo que ayer. Es entrar en un camino donde ya nunca más sabrás qué acabarás haciendo ni dónde llegarás.

No hay equilibrio (todavía)

Es una clave para vivir una vida épica. Si no experimentas no progresas, y si no progresas no hay felicidad interna. Si lees el Tao Teh Ching, descubrirás que tienes que vivir siempre con un equilibrio entre el ying y el yang, y que para hacerlo, primero debes ir a los extremos. Y la única forma de llegar es… Adivina… Experimentar.

Ve, experimenta con lo que te remueve por dentro, y empieza a hacer pruebas. El resto, tendrás que descubrirlo tú solo/a.

Pd. Hoy es el día, a las 20h (GMT+1) mi primera y única masterclass online, sobre Ultraproductividad, Por esa razón no tendrá coste alguno, todavía puedes registrarte aquí.

Atribución imagen: Frank Busch.

Nov
30

8 Biohacks de alto rendimiento holístico

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento  //  No Comments

Llevo 4 años practicando el biohacking, es decir, experimentando, analizando y estudiando mi alimentación, descanso, estilo de vida, deporte y niveles energéticos. El objetivo siempre ha sido crear biohacks (y hacks) que me permitan estar en el umbral máximo de rendimiento, lo cual te lleva a vivir más plenamente, consciente, ultraproductivo y en modo Alto Rendimiento Holístico

Aquí hay algunos biochaks que te darán la suficiente energía, así como habilidades cognitivas, para potenciarte en lo que sea. A mí me funcionan, pero no vengo a darte ninguna receta, sería interesante que primero consultaras con algún especialista. Otra cosa, tampoco tienes que probarlos todos, empieza poco a poco con uno, luego dos, y evalúa qué sucede al probar.

Biohacks de alto rendimiento: cómo practicar el biohacking

1. Ayuno

en 2019 empecé a ayunar, muy poco a poco, ese mismo año hice un ayuno de 100 horas, luego un experimento de 20 días de ayuno. Al acabar implanté un día completo a la semana. En 2018 subí a dos días seguidos, pasando a 3 días durante algunos periodos del año. Y así he ido manteniendo el ayuno total. Hoy por ejemplo me encuentro en el día 4/7 de la “hambruna planificada” a la que me he sometido dentro del experimento Vida Estoica. El ayuno para mí ha supuesto uno de los biohacks más importante de todos, junto al tipo de alimentación y la prueba de ADN.

2. Optimización de comidas

He llevado a cabo varios experimentos de alimentación, uno el experimento Macrobiótica Extrema y otro Alimentación Óptima, he aprendido mucho con ambos, de donde han surgido una multitud de biohacks.

Unos hacen cinco o seis comidas al día, otros tres, todo porque así lo recomiendan. Mi biomédico, Dr. Juan Rubio (uno de los principales expertos Europeos en macrobiótica) dice “como solo cuando tengas hambre energética, cuando sientas que tu cuerpo lo necesita”, y yo añadiría “no comas cuando tu mente lo necesita”. En mi caso realizo dos o a veces una comida al día, a veces hago tres, e incluso he llegado a hacer cuatro. Todo eso además de hacerlas pequeñas, de esa forma no tienes que consumir tanta energía para digerirlas.

3. Zumos

Haz zumo con frutas (orgánicas si es posible) cada mañana, según el Dr. Rubio, el zumo más apropiado es el de manzana, zanahoria y pera, es el que mejor se digiere y más completo es sin la necesidad de usar muchas más frutas. Además. le añado: plátano y arándanos, con agua.

4. HUEL

Esto es lo que tomo cuando viajo y estoy fuera de casa, y sé que no voy a comer bien, o estoy en casa y necesito un “extra”. También después de hacer deporte, junto a proteína vegana alcalina y glutamina natural. Hablamos de un complemento con todos los nutrientes y complementos necesarios para convertirse en una comida diaria. Entre otras cosas.

5. Cubrir los huecos vitamínicos y minerales

Todos somos deficientes en ciertas vitaminas – gracias al test de ADN sé exactamente cuáles necesito: Vitaminas B2, B3, B12, C, D3 por un lado. Y por otro, Zinc, Selenio, Manganeso y Magnesio en Minerales. Además ahora tomo Spectro, que sustituye al Olivimin.

6. Antioxidantes

Realmente importante para proteger tus células contra el impacto que producen los radicales libres. Es aquí donde he puesto más consciencia y enfoque, probando todo tipo de antioxidantes, hasta encontrar lo que mejor funciona conmigo.

7. Hidratación

Bebo tanta agua alcalina como puedo al día, en todo momento. Entre todos los biohacks es el más simple y efectivo.

8. Limitar el consumo de carbohidratos complejos

Con esto quiero decir evitar el consumo de productos como el trigo y refinados como el arroz o maíz, por energía y por el tipo de grasa que se crea. Un truco que hago conmigo mismo: si reduces la fibra de los carbohidratos que tomas, tu sistema digestivo pensará que los carbohidratos que consumes son menos de lo que actualmente son. Por ejemplo, si tomamos 21 gramos de carbos menos 17 de fibras, tendremos 4 gr de “carbohidratos limpios”.

Estos biohacks te ayudarán a vivir la vida en tus propios términos con más energía y otros beneficios que irás descubriendo por ti mismo/a.

Atribución imagen: The Daily Beast.

Nov
21

Reglas para crear un estilo de trabajo (y vida) ganador

By Isra Garcia  //  Lifestyle  //  No Comments

Te aviso, sin un estilo de trabajo ultraproductivo, autodisciplinado y de impacto, no esperes llegar demasiado lejos. Aquí las reglas a seguir:

No escondas tu trabajo – exponte cada día a un pequeño obstáculo profesional.

Ofrece ayuda voluntaria al menos dos veces al día – cuando veas a alguien que podría necesitarte, no dudes.

Pide ayuda, al menos dos veces al día – hay momentos al día donde estamos atascados, tenemos miedo o estamos perdidos, busca a alguien que te ayude.

Di la verdad – actúa como si cualquiera pudiera leer tus pensamientos. Más vale que tengas problemas fuera que no en tú interior.

Añade energía, no la sustraigas – aparece con una solución, un premio, una idea o un momento de valor, no seas la persona aguafiestas.

Comparte – elige lo más valioso que te llevaste del día anterior, y compártelo (vía online o en persona) con al menos tres personas.

Si no estás orgulloso de ello, no lo hagas. – Haz algo con valores, pequeño por fuera, quizá, pero grande por dentro.

Actualiza tus herramientas. – Usa “funciona“, no “nuevo”.

No escondas tus errores. – Haz un sumario mensual con los dos errores más importantes (y aprendizajes/solución) y compártelo con tus colegas, familiares y amigos.

Entiende la artesanía detrás del trabajo que haces. – Pasa un 40% del tiempo aprendiendo sobre cómo mejorar el trabajo que haces.

Conoce las reglas de tu cuerpo y mente. – Experimenta con ambos, casi a diario, para conocer donde pueden estar los límites.

Rompe las reglas de tu potencial humano. – Una vez experimentes cada día y aprendas donde están tus límites, es el momento de ignorárlos y continuar más allá.

Haz y mantén grandes promesas. – Comprométete a hacer algo difícil y de cumplir (pero no imposible) al día, y llévalo a cabo.

Aporta positividad. – Sé esa persona a la que acudir cuando necesitamos un chute de energía.

Permite que otros corran, incluso más rápido. – Averigua la mejor forma de propulsar a la semana los objetivos y sueños de alguien cercano.

Toma responsabilidad. – Di “yo lo hice”, actúa como si toda la culpa fuese tuya, así como el mérito.

Aprende algo nuevo. – Programa una acción diaria hacia un interés profesional – y también personal.

Busca y ofrece feedback. – Pide un feedback contundente a la semana, y ofrécelo también.

La autoconsciencia importa más que la productividad. – Aprender a ver un poco más cada día.

Honra tu agenda. – Si tienes prioridades, ponlas antes que nadie, pero después de ti y tu Gran Mañana.

No eres lo que piensas, aunque no lo creas. – Actúa como si nada fuera personal, porque en realidad no debería serlo.

Ve más rápido. – No importa cuanto pienses, importa cuánto acciones.

Camina ligero. – Deshazte de todo lo que te pesa.

Cambia algo. – Cada día pregúntate ¿qué voy a cambiar hoy?

Obsesiónate por invertir en ti. – Dedícate una hora de “cariño” al día.

Tu estilo de trabajo lo define todo, porque con ello crearás un estilo de vida, y a la inversa. Esto va más allá del trabajo, va más allá de la vida de otros, es lo que tu puedes diseñar si te comprometes a ello.

estilo de trabajo ganador

Pd. ¿Quieres aprender a construir un estilo de trabajo y de vida ganador? El próximo 4 de diciembre (miércoles), voy a estar en directo dando una masterclass sobre Ultraproductividad. Es algo que llevaba mucho tiempo en mi mente y que ahora, por fin, me veo preparado para hacer. Después de todo, si has llegado hasta aquí y estás leyendo esta sacudida, tienes que hacerlo, sí o sí. Apúntate aquí.

Oct
19

Cómo construir una mejor rutina de alto rendimiento holístico – experimento rutina avanzada de rendimiento máximo

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

Este es el informe final de un experimento que trata de demostrar que sucede cuando creas y sigues una rutina avanzada de rendimiento máximo creada a raíz de los mejores hacks de otras pruebas exitosas. El fin es crear una más simple, directa y efectiva rutina de Alto Rendimiento Holístico.

Aquí podrás encontrar el prólogo para mayor comprensión.

Rutina de alto rendimiento holístico: rutina de rendimiento máximo

A continuación se detalla, primero el guión del informe y luego cada una de las áreas analizadas en profundidad una vez ha terminado el experimento

Índice de secciones

  1. Formulación y contexto.
  2. Cuadro de mando.
  3. Detalle día a día.
  4. Impresiones.
  5. Hipótesis.
  6. Aprendizaje validado.
  7. Consideraciones y limitaciones.
  8. Conclusión.

Contexto del experimento

Este test nace como posibilidad de crear una selección de las técnicas más efectivas que han nacido de otros experimentos, pruebas y desafíos que he realizado en estos últimos años, con el fin de crear una rutina avanzada de rendimiento máximo.

Se observan una serie de “mejoras” que poder aplicar a una rutina diaria para poder dotarla de más eficacia y eficiencia en el resultado de la parte personal (ocio, alimentación, descanso, deporte, autoconsciencia, objetivos, etc.) y la parte profesional (productividad, claridad, enfoque, organización, metas, proyectos, trabajo en equipo, etc.). Es por eso que se inicia una formulación que mediante este experimento de estilo de vida de como resultado una serie de hábitos diarios que mejoren exponencialmente el día intelectual, espiritual, física y emocionalmente.

Cuadro de mando

He creado un dashboard para poder hacer un mejor seguimiento del experimento e identificar cómo respondo a las prácticas que componen la rutina avanzada de rendimiento máximo:

He tomado como parámetros todas mejoras que he incluido como parte de la rutina:

  • Hora de despertar.
  • Meditación.
  • Tomar pan.
  • Composición del desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Nota: no consideré relevante la hora a la que paraba a alimentarme.
  • Momento de quietud: cuantas veces y tiempo.
  • Power-siesta.
  • Práctica deportiva, yoga y HIIT: tiempo y tipo.
  • Descansos de tres días seguidos.
  • Interacciones social media: cuántas conversaciones o respuestas daba.
  • Social messaging: las veces que me comunicaba vía mensajes.
  • Cuantas veces comprobaba el correo electrónico.
  • Porcentaje en el cual era capaz de recortar el trabajo diario.
  • Consumo de alcohol.
  • Peso.
  • Hora al acostarme.
  • Sensaciones diarias.
  • Conclusión diaria.
  • Observaciones adicionales.

* Hay un periodo de carencia de 7 días, correspondiente a una fiesta bastante seria. Lo cual hizo que tanto los resultados del experimento como yo sufriéramos un gran desajuste.

Seguimiento y rutina del experimento día a día

Estas son las anotaciones que fui tomando cada día de acorde a las sensaciones que iba experimentando y lo más relevante que iba viviendo.

Día 1 – 31/07/19

Al principio del día he tenido sueño, ya que he dormido 4:35h, pero se ha pasado con una power-siesta a las 9:45am, a partir de ahí he remontado el día, reduciendo la jornada de trabajo, pero alargándola al mismo tiempo. Lo que veo que no he dominado es acostarme pronto, son 23:51h y aquí sigo, mañana a madrugar de nuevo. Me siento fenomenalmente sin caer pan. El dolor de la espalda empieza a desaparecer y eso me permite volver a hacer deporte.

Día 2 – 01/08/19

Ayer dormí demasiado poco, por hacer toda la rutina, pero lo sorprendente es que he respetado la hora de levantarme y todo lo que ha venido después. Eso sí, he necesitado ginseng coreano y nootrópicos, porque encima era el primer día de ayuno, y por la mañana estaba bastante cansado. Día recuperado y ganado sin dudas antes de ir a dormir.

Día 3 – 02/08/19

Hoy me he saltado la siesta, la quietud total y he entrenado menos de dos horas en total, y poco más. He mantenido madrugar, reducir el trabajo, meditar una hora en la mañana y en la noche. Comprobar menos el messaging y el correo, y respondiendo Facebook por la unificación de resolver todas las redes. Hoy he dormido 5:45h y he notado más energía.

Día 4 – 03/08/19

Día de ceremonia, donde he meditado alrededor de 4 horas, ha habido quietud, aunque con cansancio, me he levantado a las 4:20am, mo pan, no alcohol, y siguiendo la rutina, sigo en el tercer día de ayuno. Las sensaciones son buenas porque encuentro mucha conexión y “flow”. Esto me ha ayudado en la ceremonia poder profundizar mucho más que en otras ocasiones. 2h de deporte justas.

Día 5 – 04/08/19

Al acostarme a las 4:30am por la ceremonia he calculado como sería levantarme a las 4:30am y me he levantado a las 9:45h… He cumplido con todo excepto, he bebido dos cervezas. He evitado en todas las comidas el pan que se me ha ofrecido. He extendido la siesta a 56 minutos. Hoy he descanso, tercer día, aunque no seguido. Me noto bien, muy bien.

Día 6 – 05/08/19

La parte que más cuesta es la de las distracciones, sobre todo el email, social messaging, redes sociales y demás. El levantarme pronto hace que pueda dedicarme mucho más a mí, además de tener mejor calidad de trabajo, productividad y dedicación deportiva.

Día 7 – 06/08/19

Día sin siesta, pero con descanso de tres horas en la playa, día donde dormí como cuatro horas, y estuve desde las 4:35am en pie, sin parar. Uno de los primero días donde sí he ido a dormir pronto, no antes de las 22h, sino a las 22:35h, pero corté con todo para disponerme a descansar lo más y mejor que he podido.Un día donde dejé a un lado toda interacción en redes sociales y donde la comprobación del email y social messaging fue menos del mínimo. Continué con día de ayuno, aunque a pesar de una jaqueca, tomé un batido de proteínas vagan y un zumo, por que sentía que podía ser bajón de energía importante. Al tomarlo me recuperé enseguida.

Día 8 – 07/08/19

Día súper completo, con descanso, segundo día de ayuno, viajando, utilizando 19 minutos para quietud total, meditando 21 minutos en el avión hacia Bogotá. Con una hora de meditación al despertar, en esta ocasión tumbado. Lo tente de la rutina es que cubre las cuatro dimensiones del potencial humano. 

Día 9 – 08/08/19

Vuelvo a acostarme tarde. He comido algo de pan orgánico al cenar, el resto he mantenido la rutina. El resto lo llevo adelante excepto que llegué a 2:15h de deporte.

Día 10 – 09/08/19

Día con alcohol (una copa de vino blanco), trigo, acostarme muy tarde, mucho trabajo y compromisos.

Día 11 – 10/08/19

Día más calmado, con todos los parámetros optimizados y respetados, todos excepto el de acostarme pronto, algo que no consigo dominar.

Día 11 – 11/08/19

Día más o menos regulado. Me levanté a las 6am pero porque me acosté a las 2:45am. La proporción cuadraría, aunque no serviría como validación, ya que el acostarme pronto me está costando mucho, casi no lo he logrado un solo día. Tome algo de carbohidratos innecesarios, dije mucho no. Llegue a las 2h de deporte, medité 1h en total, por la noche al estar acompañado no lo hice, reduje mi trabajo en un 90%, el día anterior en un 70%. Me encuentro genial al no comer pan, hice apenas dos comidas, más una sopa de miso. No he llegado a meditar la hora necesaria, ni en la noche, es más difícil cuando estás acompañado y acabas de cenar y estás cansado.

Día 12 – 12/08/19

Día completo, deporte, entrevistas, conferencias, trabajo, compartirlo con otra persona, además de con el equipo de trabajo. Dormí 4 horas, esta vez sí hice la siesta, sigo respetando los carbohidratos, el pan, sigo con las dos horas (mínimo) de deporte, sigo reduciendo el % del trabajo que hago. Sigo con los días de ayuno, sigo sin poder acostarme pronto, y menos cuando duermes acompañado. Sigo optimizando algunos parámetros y descuidando otros. Y sigo amoldándome a un nuevo componente dentro de mi estilo de vida, uno importante y transformador y que es bastante radical, el incluir en la ecuación a una persona con la que pasas tus días. Cero alcohol, cero carne, etc.

Tampoco he meditado el tiempo establecido, por la agenda del día, no es excusa, pero sí lo es. Ni siquiera he pensado en permanecer quieto.

Día 13 – 13/08/19

He despertado a las 4:20am, ha sido uno de los días que más incómodo he estado meditando. He descansado un poco más después de hacer una gran parte de la gran mañana, he decidido darme recompensas en forma de descanso. También he dormido una hora de siesta, compensando el trabajo hecho, Más meditación, la meditación de la mañana costó mucho, no sentía buenas sensaciones al despertar. Las recuperé en el día con el trabajo. Gran flow en la conferencia, muy alineado.

Día 14 – 14/08/19

Dormí alrededor de 2:45h, todo por despertar a las 4:20h y aguantar todo el ritmo de trabajo del día. Descansé de deporte e hice mi primer día de ayuno, no pude meditar más que 50 minutos, luego hice una quietud en el aeropuerto, tuve que aguantar despierto hasta las 3:30h por un retraso del avión hacia Madrid. Entonces aproveché el tiempo para trabajar, meditar, estar quiero, en silencio. Fui al quiropráctico quien me dijo que estaba superbloqueado y la espalda muy inflamada, así como curvada y descompasada, quién aplicó ventosas que funcionaron genial, pero sigo notándome bloqueado, nunca había sentido así, creo que son los excesos de dormir tan poco durante tantos días seguidos, sumando aporte, la agenda de cada día, y la presión y autodisciplina que me autoimpongo.

Día 15 – 15/08/19

Poco que decir en este día que lo pasé durmiendo, aterrizando a las 19:30h, perdiendo el vuelo por el retraso, quedándome en Madrid y solo queriendo desconectar pronto para dormir pronto y levantarme pronto y descansado para retomar la rutina. Este día ha sido nulo, no aplicado mucho, solo el ayuno, el descanso, la alimentación, reducción de trabajo y poco más.

Día 16 – 16/08/19

Día intenso pero más pausado, con más energía, con casi todo completo, incluyendo la siesta, la quietud, la meditación (no toda), estiramientos incluso, ayuno, descanso, levantare cuando toca, dormir ayer casi cuando toca, hoy me pasaré una hora. Sin embargo, dolido de la espalda, y el cuello, mala postura, siento mucha incomodidad. Probaré con otro baño relajante, y a ver mañana con el deporte. Creo que he pagado caro el dormir tan poco y forzar la máquina tanto en bastantes días seguidos, cosa que no había hecho hasta ahora.

Día 17 – 17/08/19

El día de hoy ha sido más completo a no poder, viajando a Barcelona, madrugando, lo malo es que vuelvo a acostarme relativamente muy tarde y eso acaba de una forma u otra suponiendo un estigma para mí. El resto es como una bendición, cada vez mejor adaptado.

Día 18 – 18/08/19

Ocasión para un día de juerga donde he roto algunos hábitos como el de no beber alcohol, comer pan, comer carne, sigo durmiendo todavía menos, pero me noto en flow, con energía, pudiendo entrenar, estando de mejor humor, más centrado y con mejor memoria.

Día 19 – 26/08/19

Literalmente, la fiesta me dejó completamente bloqueado, sin poder ir ni para adelante ni para atrás, la combinación entre descansar poco e ir tanto de juerga ha hecho que tuvieron que desconectar de todo desde el lunes al viernes tarde, pudiendo retomar para trabajar y activar algo mi cuerpo. He necesitado tratamiento para tanta presión en el cuello, hombros y espalda, algo que no había sentido así, tanto tiempo nunca, puede que sean el ajuste de los dientes y mandíbula, aunque no es a ciencia cierta. Sigo investigando para entender esta correlación, si la hay. Mientras tanto sacrifico dormir pronto porque sigo sin dominarlo. Ahora más estricto, cero alcohol, cero carne hasta que acabe el experimento, sin excepciones.

Día 20 – 27/08/19

Hacía tiempo que no me encontraba tan motivado, energizado y con buen humor, la conjunción de los hacks siento que me coleta más que en otros experimentos.

Día 21 – 28/08/19

Aunque llego al final del día un poco cansado, normal duermo casi 3 horas y media, el día lo domino con una facilidad asombrosa, y eso contando que los dos días anteriores hice ayuno completo.

Día 22 – 29/08/19

Hoy ha sido un día para enmarcar, he despertado a las 4:35am, habiéndome acostado a las 23:35, he hecho mi gran mañana, excepto meditar 1h, han sido 30 min, la ducha, priming, agradecimientos y espejo, y entonces he vuelto a dormir unas horas, cuando he despertado era otra persona diferente a los 20 días pasados, la energía, enfoque, claridad, sensación, humor, conexión conmigo mismo y con el entorno, se ha multiplicado por tres, he hecho todo más rápido, he llegado a más, he conectado mejor y he sentido un estado de bienestar diferente a todo el experimento. La clave: obtener más descanso, creo que con esta rutina, si logro dominar el acostarme tarde, puedo estar hablando de un estado de alto rendimiento holístico al que nunca había llegado.

Día 23 – 30/08/19

Hoy he dormido menos, como siempre, pero me he sentido igual, con menos empuje y chispazo que ayer, pero mismo flow, perspectiva y sensaciones. Puede que la limpieza energética tenga que ver más de lo que me pensaba. Me he encontrado a gusto con todo, creo que esta rutina junto a la experiencia que ya llevo recogida, están creando nuevos resultados para mi alto rendimiento holístico. He seguido casi todos los parámetros, no me dejo ninguno. Encuentro que me sobra tiempo para hacer trabajo extra y tener más ocio.

Día 24 – 31/09/19

Día sin siesta, son mucho deporte solo con HIIT y morning yoga. Y día de caer con amigos y vincular con ellos. Un día olvidado de la parte negativa, notando la potencia de seguir a rajatabla un sistema de rendimiento avanzado como Me noto estable, sereno y muy en paz. Noto los días sin siesta, y sin ese descanso extra, creo que es la gasolina extra que necesito. El enfoque empieza a bajar a partir de las 18h.

Día 25 – 01/09/19

Hoy he llevado genialmente el día, eso sí, un poco tocado del humor con otras personas no admitidas. El enfoque flow, y concentración de hoy, han sido de los mayores que he experimentado en toda mi vida, eso creo que ha sido además por desconectar unas horas cuidarme, relanzarme y descargarme.

Día 26 – 02/09/19

Día exigente pero llevable, potente pero resistido. y día en el que he tenido mucha energía hasta última hora de la noche. Mi participación y mi flow es más alto de lo normal. Tengo mejore condiciones a pesar de no descansar tanto. Más centrado, más determinado y más alerta.

Llegados a este punto puedo decir que todos los hacks están dominados excepto ir a dormir pronto, el cual me gana la partida de paliza.

Día 27 – 03/09/19

He encontrado el hueco de hacer dos micro-testas, 11 min y 21 min, de tener más micro-momentos, de hacer deporte de dormir 4:43h, de meterme 15 horas de curso. De estar en modo conexión, y a pesar de varios descansos he estado activo y eh sido más yo que otra vez que recuerde. No sé si tendrá que ver algo esto último.

La clave de no comer mucho pan y mucho carbohidrato es que me siento más ligero, menos hinchado (aunque nunca lo he estado mucho) y más claro en mente y toma de decisiones. Así como noto una energía más limpia, más mía.

También, después del día de Asia Gardens, en meditación, noto sensaciones diferentes, a la cuales no quiero crear aversión, pero noto que conecto mejor conmigo mismo.

Día 28 – 04/09/19

Hoy he sentido mucho cansancio y sueño hasta que he tomado un NOCCO, que me ha ayudado a recuperar, mis trabajo sale casi impecable, mejor que nunca, más enfocado, desarrollado y conciencia. Mientras que está conectado con la mente y el cuerpo, no lo siento, en cambio sí el bajón de energías.

La verdad que todo encaja bien, pero veo que el no dormir lo suficiente no me deja aprovechar todos los grandes beneficios que esta rutina me da, es como el que los anula todos.

Día 29 – 05/09/19

Entro en conexión y paz conmigo mismo, pero el cansancio se empieza acumular, aun así llevo todo por delante, el Programa de excelencia para desempleados, los proyectos, deporte, rutinas, contactos, negocios, etc. No sé si podría aguantar con tan poco descanso y las bondades que me proporciona esta rutina de rendimiento avanzado.

Día 30 – 06/09/19

Día de ayuno, entrenamiento, una nueva edición de PEIG, en Madrid esta vez. También día de madrugar, dormir poco, no parar, ni siquiera poder escribir el post. He tenido que tumbarme al sol a la hora de la comer porque estaba KO, el dormir tarde es el enemigo que sigue ganando la batalla, aunque no me perturbo si esto sucede, así debía ser. El resto, las cualidades que tengo se ven multiplicadas por dos o tres con este sistema aunque es una pena que se vea mermado, y mucho por dormir poco.

Día 31 – 07/09/19

Otro día de ayuno, de madrugar, de cumplir con el sistema, de darme más de 12h a un programa de excelencia para desempleados, de deporte, HIIT, power yoga, y de carrera. De iterar, de trabajar en los huecos, de presentar casi cero atención a redes sociales y mensajes e emails. De entrar en estado de flow. Además de hacer microsiesta de 10 minutos. Y con todo eso trabajar durante más de 12h en completo flow sin utilizar ni una sola vez nada de apoyo, ni siquiera una presentación, son los 28 participantes y yo mismo. Eso es lo que estoy consiguiendo con este experimento. Aunque no logre descansar lo suficiente, y creo que ya va a ser así porque el experimento acaba mañana.

Día 31 – 08/09/19

Es el día que más he descansado de estos últimos días porque me he levantado más tarde. Al despertar he estado mucho más enfocado, más enérgico, con más claridad, y con menos resistencia que los días anteriores a comenzar el día. A pesar de eso, en los demás días siempre fui autodisciplina y cumplí con el compromiso de madrugar, no el de no trasnochar. Durante el día he insistido más, he estado más enfocado, y he entrado en flow desde las 18h hasta casi las 22:30h, esta rutina ha hecho que pueda hacer más y mejor, incluso con menos recursos y con la desventaja de dormir tan poco, creo que periodo récord de dormir tan poco. No de dormir poco porque no duremos, algo que está optimizado, sino el de mi falta de autodisciplina para dormir antes.

Como hoy decía mi amigo Antonio San José cuando conversamos sobre esto, lo que debería hacer es ser más indulgente conmigo en la extremidad de determinados parámetros en rutinas y experimentos. Algo que seguro aplicaré a partir de ahora.

Reflexiones e impresiones

Al finalizar los 30/40 días de rutina avanzada de rendimiento máximo, habiendo pasado un tiempo prudente, he confeccionado un vídeo que explica que es todo lo que esta rutina de alto rendimiento holístico en esteroides me ha dado, pero también me ha quitado.

En este vídeo explico todo lo que he sido capaz de hacer y lo que no, cómo he ido reaccionando a las ventajas y a las inclemencias, cuento algunos de los resultados, como los recortes de trabajo por ultraproductividad, así como las reflexiones más notorias y las impresiones más elocuentes para poder contrastar el antes y el después del experimento.

Hipótesis sobre el rendimiento máximo

Es entonces cuando durante la fase de inducción surge la pregunta de si es posible aplicar ciertos “hacks” que potencien mucho más lo que se puede conseguir, sentir y estar de forma habitual y cotidiana. Es decir, ¿se puede conseguir permanecer en un estado de rendimiento máximo durante al menos 12 horas al día durante 7 días a la semana? Para poder validar la hipótesis se toma como muestra un periodo de 30 días, con una carencia de 10 días extra.

¿Es posible alcanzar un estado de flow a través de una serie de superhábitos óptimos?

¿Se puede llegar a recortar el trabajo y conciliar con la vida personal, mediante una serie de mejoras que van desde lo físico, a lo alimenticio, cognitivo e incluso onírico?

¿Por qué y en qué se diferencian determinadas prácticas diarias que nos ayudan a entrar dentro de una rutina de Alto Rendimiento Holístico, de otras que nos alejan de lo que más necesitamos tener bajo control?

¿Cómo influye un método holístico en un estilo de vida ganador?

¿Qué conexión se puede encontrar entre no comer pan, practicar la quietud, meditar y levantarse a las cuatro de la mañana? ¿Hay otras resonancias interesantes? ¿Por qué?

Aprendizaje validado

Son los resultados obtenidos a partir de la propia experimentación, lo que nos dice si funciona una rutina de alto rendimiento holístico como esta que se ha intentado desarrollar.

Es evidente que todos ganamos cuando unificamos criterios (o hábitos) saludables para la autodisciplina y autoconsciencia. Y lo hacemos a corto, medio y largo plazo. A más días levantándome pronto, meditando, practicando quietud, evitando comida trampa, practicando más deporte, teniendo más descanso, haciendo más ayuno y cayendo en menos distracciones, mayor sensación de bienestar, plenitud y flow, lo cual acaba en mejores resultados en menor tiempo.

La relación descanso y súper.siestas me generaba controversia antes de empezar a testar. Hasta que con la propia experimentación en primera persona, y outputs en mano como se puede observar en el cuadro de mando, me he dado cuenta de que aunque duermas pronto, una “power-siesta” de entre 19 y 45 minutos, rellena el vacío de energía y enfoque que deja una carencia de sueño de entre dos y cuatro horas.

Algo inesperado, fue el efecto contrario (negativo) creado por haber salido de juerga, justo cuando no lo esperaba, y más trabajo concienzudo y óptimo estaba realizando en el experimento. El gran bajón sufrido posteriormente de energía, enfoque, ánimos y rendimiento, me hizo constatar que a mayor cuidado, más daño al no hacerlo.

El acostarme pronto fue el factor más polémico de todo el experimento. Creando incluso, en ciertos momentos, una sensación frustrante que alteró la marcha del experimento. Lo cual se ha convertido en una de las claves más destacadas en cuanto a crecimiento personal se refiere. Primordialmente, porque la inhabilidad de “dominar” este parámetro ha conseguido que lo aceptara como tal y lo hiciera aliado en lugar de enemigo. Cambiando la mentalidad “otra vez es tarde y yo sigo aquí”, por la de “aquí estoy, bien, es como debía ser, por eso sigo despierto, es una oportunidad que antes no estaba viendo”.

cómo crear una rutina de alto rendimiento

Consideraciones y limitaciones

Han habido ciertas “zonas ciegas” al tratar de confeccionar un rutina avanzada de rendimiento máximo a través de una rutina de Alta Rendimiento Holístico:

  • El descuido o poca importancia dada a lo que supondría interrumpir la rutina, justo en el momento crítico, por una gran juerga. Por muy buena que fuese.
  • El trastoque de los días posteriores a la carencia producida por los días de fiesta y posterior resaca.
  • La creencia limitante de que el experimento no estaba funcionando porque no estaba cumpliendo con el compromiso de ir a dormir pronto.

No he identificado limitaciones al concluir el experimento.

Conclusión final sobre crear una rutina avanzada de rendimiento máximo

Si sacas punta a sacar punta obtendrás un trazo fino, firme y sólido. Eso es lo que sucede cuando extraes las mejores prácticas de los mejores rituales que puedas crear en la cuatro dimensiones del potencial humano: física, intelectual, emocional y espiritual. Si además, las colocas de forma ordenada y priorizada en una rutina de Alto Rendimiento Holístico diario y la ejecutas cada día sin excepción, lo que consigues es entrenar todo tu ser para afilar cada posible acción que pueda emanar de ti. Resultando esto en movimientos concisos, medidos, intencionados y sanos, para ti, y por lo tanto, para los demás.

No todo debe funcionar para que todo funcione, solo hay que fijarse en los datos y no en lo que la mente te hace creer.

¿Alguna pregunta, consideración, duda o petición sobre esta rutina de Alto Rendimiento Holístico o cómo crear la tuya de rendimiento máximo?

Atribución imagenes: Tomasz Baranowski // laurabl.

Mar
7

Por qué deberías experimentar con tu estilo de vida

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

¿Te sientes atascado? ¿Sientes que estás haciendo siempre lo mismo y la monotonía ocupa tus días? ¿Sientes poca excitación en tu trabajo o actividades de tiempo libre? ¿Necesitas un buen empujón en tu vida? ¿Buscas una nueva forma de reinventarte y descubrir nuevos caminos? Si la respuesta a algunas de estas preguntas – o a todas – es sí, la solución se llama experimentos de estilo de vida.

Sin embargo, podrías sentirte satisfecho con tu vida, y pensar que entonces los experimentos de estilo de vida no son para ti. ¿En serio? ¿Y si te dijera que es la llave que abre la puerta hacia un estado personal y profesional más pleno?

Hay millones de soluciones ahí fuera, dietas, atajos, soluciones cambia-vidas, “los trucos de los millonarios”, las estrategias de los influencers, los secretos definitivos, workshops de éxito. Y todas esas artimañas, que raramente funcionan.

¿Sabes lo más revelador que he descubierto en estos 36 años de vida? Que, en la mayoría de ocasiones, la respuesta o solución requiere tres cosas:

  • Un poco de ciencia.
  • Intento diferente e iniciativa desmedida.
  • Tú y tu audacia.

Experimentos de estilo de vida, para ser más exactos.

Los experimentos de estilo de vida equivalen a mejora exponencial

experimentos de estilo de vida - por qué

En estos últimos cuatro años, he llevado a cabo alrededor de 30 experimentos para probar como nuevos inputs impactarían e influenciarían mi vida y la de la gente de mi alrededor. De hecho, he convertido mi vida en un experimento total. Desde lo más profesional hasta lo personal, más radicales o menos (desde hacer ayuno por 20 días o 20 días en silencio, hasta exponerme a 200 días de fracasos, entre otros muchos más). Estos experimentos de estilo de vida me han llevado a vivir mejor, escribir libros, lograr imposibles, hacer virar mi profesión hacia el Alto Rendimiento Holístico o la educación disruptiva para adultos. Ha pasado mucho positivo en mi vida gracias a experimentar.

Ahora estoy acabando el último, Quietud Total. Y estoy descubriendo cómo reiniciar mi mente y hasta incluso entrar estados de trance, todo por no hacer nada ¿puedes creértelo?

¿Te parece interesante? Pues lánzate hacia ello. Un experimento de estilo de vida es como un experimento científico, pero en lugar de ciencia, experimentos con tu estilo de vida para comprobar cómo tus circunstancias podrían mejorar (o empeorar). Una vez que llegar a una conclusión, puedes elegir o continuar e integrar es impacto.

Deconstruyamos para una mejor comprensión:

Estilo de vida: la forma en la que un individuo o grupo viven.

Experimento: un proceso científico llevado a cabo para hacer descubrimiento, testar hipótesis o demostrar un hecho.

Podría explicarte cómo lo hago, pero es sencillo, solo tienes que seguir el método científico. Podría compartir todos los que he hecho, pero solo estaría hablando de mí mismo, qué aburrido. Así que lo mejor que podemos hacer a partir de aquí, es que fijes un listado de 12 pequeños experimentos, y pruebes uno por mes. Juega con lo que te apetezca: alimentación, deporte, sueño, sexo, etc.

A día de hoy no conozco “hack” más definitivo. No he probado una forma de avanzar más rápido, desarrollar tu potencial, crecer profesionalmente y desarrollarte como persona. y sobre todo de aprender y equiparme con habilidades, conocimiento o “trucos” que no consigue de otra forma.

O si lo quieres ver de otra forma, o experimentas o te experimentan.

Atribución imagen: Phoneia.

Mar
3

Hacks para mejorar sin parar cada día

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Podcast  //  No Comments

Estoy en Varadero, acabo de llegar desde La Habana. Sigo con el viaje alrededor del mundo, esta vez acompañado de uno de mis más grandes amigos, Oscar Valdelvira. Hoy, mientras viajábamos, Oscar me preguntaba cómo es posible que una persona crezca en un año tanto. La respuesta ha sido inmediata y clara, creciendo cada día del año. ¿Cómo? Con una serie de sistemas diseñados para aprender cada día, hacks para mejorar cada día. Sin prisa y sin pausa.

hacks para mejorar sin parar cada día

El comentario con Oscar ha desembocado en una posterior conversación entorno a cómo aprender más rápido, más eficiente y mejor cada día. A ser posible más y mejor que la inmensa mayoría. Eso no es complejo en realidad, ya que la inmensa mayoría es:

  • Mediocre.
  • Perezosa.
  • Ineficiente e ineficaz.
  • Improductiva.
  • Poco o nada disciplinada.
  • Interesada por el exterior, por la belleza y esas cosas.

Piénsalo, claro, en cuanto te equipes con hacks para mejorar cada día y apliques autodisciplina, consistencia y persistencia, a medio plazo destacarás más que la mayoría. No falla. Prometido.

Ahora viene la pregunta interesante ¿estás verdaderamente dispuesto a ello? ¿A no dejar pasar ni un solo día sin dejar de mejorar, crecer y aprender? No hay más secreto que es, si se puede llamar “secreto”.

Disrupt Everything #70 – Hacks para mejorar a diario

El tema me ha parecido lo suficientemente provocador y profundo como para grabar un podcast sobre los hacks para mejorar sin parar cada día que yo utilizo y sé que funcionan. Funcionan porque los llevo practicando desde 2015 algunos, porque otros en SOP, Inconformistas o PEIG los han probado y están viviendo los resultados. Y además porque son treméndamente absurdos, mi parte favorita. Así que lo que he hecho es esperar a que cayera la noche para salir a la terraza y grabar este nuevo episodio de reinvención personal y profesional a plena luz de la luna, a cielo abierto.

hacks para mejorar sin parar cada día - Isra García

Aquí encontrarás varios hacks para mejorar cada día, si los llevas a cabo religiosamente, tomas notas, sigues, comparas y contrastas tus propios avances y resultados.

Escucha directa

Indice de contenidos

  1. Diario del alto rendimiento.
  2. Diario de la sabiduría matutino.
  3. Inteligencia cristalizada.
  4. El aprendizaje del día.
  5. Las derrotas diarias.
  6. Las victorias diarias.
  7. Momento consciente – qué he aprendido a ver.
  8. La pregunta más importante.
  9. Petición subsconsciente.
  10. Diario de la sabiduría nocturno.

Escucha, descarga, suscripción

Escúchalo y suscríbete via iTunes, Spotify, Google Play, Ivoox, Castbox FM, Player FM o RSS. Incluso puedes acceder al canal de vídeo y visualizar las series web…

disrupt everything podcast RSS
Disrupt everything podcast iTunes
disrupt everything en spotify - Escucha disrupt everything en Spotify
Disrupt everything podcast series by Isra Garcia  en Google play
Escucha Disrupt Everything en Ivoox
pt Everything en CastBox FM

También puedes escucharlo directamente desde la página principal del podcast Disrupt Everything.

Atribución imagen: Ronald Saunders.

Ene
25

Qué ha sucedido cuando he intentado despertar a las 3 am durante 32 días seguidos (informe final experimento)

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

Hace cuatro semanas terminaba el último experimento del año. Uno que tenía que ver con el elemento clave para mejorar el estilo de vida. Hablo de la ultraproductividad y despuntar en nuestro rendimiento óptimo… Madrugar. En este caso el experimento ha consistido en despertar y madrugar a las 3 am durante 31 días seguidos. Todo un desafío teniendo en cuenta que para mí madrugar era despertar entre las 7 am y 8:30 am.

He dividido el informe del experimento Madrugar a las 3 am en diferentes secciones:

  1. Contexto del experimento.
  2. Cuadro de mando.
  3. Experimento detallado día a día.
  4. Reflexiones y conclusiones.
  5. Hipótesis.
  6. Aprendizaje validadodescubrimientos.
  7. Limitaciones y consideraciones.
  8. Conclusión final.

1. Contexto del experimento Madrugar a las 3 am

Esta sección explica las bases del experimento de Madrugar a las 3 am durante 31 días:

Por qué madrugar a las 3 am y cómo madrugar te hace más productivo

¿Qué se intenta probar y aprender en el experimento? Los beneficios de levantarse más pronto que el 98% de la población, para obtener resultados positivos que afecten al estilo de vida y a la productividad profesional.

¿Qué se intenta alcanzar? Una mayor ultraproductividad y Alto Rendimiento Holísitco.

¿Cuál es el valor que se esperaba extraer? Mejora significativa en estilo de vida y realizar un cambio fundamental en el reloj biológico.

¿Cuál es la motivación detrás del experimento? Ver dónde puede llevarme a mí que lo realizo y a otras personas que lo seguirán y lo revisarán.

El experimento trataba de responder a la preguntas que encontrarás aquí.

2. Cuadro de mando

Como en cada experimento he desarrollado un cuadro de mando con el que he medido los parámetros clave al Madrugar a las 3 am durante estos 31 días consecutivos. Los parámetros a analizados han sido:

  • Día.
  • Hora de despertar.
  • Hora de acostar.
  • Sensaciones al acostar.
  • Horas de sueño.
  • Calidad del sueño (medida con la APP Sleep Cycle.
  • Problemas ocasionados durante el día.
  • Porcentaje de productividad.
  • Apetito.
  • Momento fatiga.
  • Enfoque.
  • Siestas.
  • Observaciones al madrugar.
  • La fórmula para medir la productividad: número de tareas que realizas, por (multiplicar) tiempo que tardas en completarlas entre (dividir) impacto generado – el impacto generado sería que le des una puntuación del 1 al 10 al resultado que consigues cuando terminas cada tarea.

Puedes consultar aquí el cuadro de mando final.

3. Detalle del experimento paso a paso al madrugar durante los 31 días

por qué madrugar a las 3 am te hace más productivo y cambia tu estado de ánimo - experimento isra garcía...

Este es un análisis diario que he ido realizando al finalizar cada uno de los días:

Día 1 – 21/11/18

Problema para dormirme a las 21h de la noche anterior. Levantándome a las 3:08 am. Volando a Sevilla a las 5:54 am llegando al aeropuerto con tiempo de sobra. Igualmente con muchas complicaciones para de verdad decidirme y perdiendo el tiempo por la mañana. Muchas complicaciones para mantener la atención en las presentaciones y reuniones de trabajo, incluso tomando MindLabPro. Tener que dormir en el avión de ida a Sevilla y en el avión de vuelta. Acostarme a las 21:35h y dormir de golpe. Día de adaptación muy duro. He tenido que dejar trabajo por hacer, El % de productividad ha sido de un 55%.

Día 2 – 22/11/18

Levantándome a las 3:22 am, con cansancio, costándome mucho el madrugar y estar listo para tomar el día. Procrastinando muchísimo en la mañana, pasando al sofá luego después de meditar a la cama 30 minutos, muy perezoso. Mi mente me decía que no necesito hacer esto, que por qué lo hago. Eeso me auto-saboteaba y me convenció de que no había ninguna necesidad de hacerlo. Los niveles de energía, al estar en casa y de primer día de ayuno intermitente semanal, han sido mucho mejor y he aguantado el día mejor. He realizado incluso deporte, 47 min de power yoga y en la mañana 10 min de HIIT. He completado mucho del trabajo, el % de productividad ha sido de un 78%. Voy a las 20:47h a hacer un baño relajante y luego a dormir sobre las 21:30h.

Día 3 – 23/11/18

He despertado a las 3:21 am, con mucha más energía y sin haber costado tanto empezar el día. Si bien es cierto que me acosté sobre las 21:38h y a las 1:15 am me he desvelado y no he dormido. He aguantado el día sin ninguna siesta. He tenido un día muy movido, donde he hecho HIIT (10 min), power yoga (45 min). Y he hecho una sesión de shiatsu, he trabajado y he completado casi todo mi trabajo. El problema es que me he dado cuenta de que la carga para hoy era demasiado grande y no la iba a acabar por muy ultraproductivo que fuera. El índice de productividad de hoy ha rondado el 88%. He estado activo, enfocado, no he procrastinado. He ido de compras, al dentista, a la notaría. Y he tenido tres reuniones de proyectos y he hecho más tareas de las que debería. Además, ahora a las 21:20h me voy a cenar, lo que indica que voy a dormir muy poco hoy. Veremos a qué hora voy a dormir y cómo me levanto mañana a las 3am.

Día 4 – 24/11/18

He despertado a las 3:33 am, con lo que he dormido como unas 2 horas y 10 minutos. Al levantarme no sabía ni donde estaba, literalmente. He realizado mi gran mañana y cuando he acabado, he decidido hacer una macro-siesta de 2:20h, lo necesitaba. Al despertar he continuado el día con trabajo, deporte, relajación, algo de ocio y hacer nada. Luego otra macro-siesta de 2:15h después de desayunar y es ahí cuando me he sentido con plenas energías y enfoque. He continuado trabajando, he realizado ciclismo, power yoga y he continuado hasta las 21:26h donde he parado para cenar, hacer un baño relajante e ir a dormir. He pagado el exceso de la noche anterior. Sin duda.

Dí 5 – 25/11/18

Acostándome a las 23:24h del día anterior y levantándome a las 3:49 am. El día se presentaba complicado, pero no ha sido así. Y eso a pesar de que he hecho casi 2h de ciclismo, power yoga y HIIT. Alcanzando un 85% de productividad, con enfoque, sin síntomas de cansancio. Si comiendo un poco más que el resto de día. Aunque bueno, eso creo que es porque mañana empiezo 7 días de ayuno para hacer una limpieza anual más intensa que este año no he hecho. En fin, nada que objetar en este día que me voy a dormir a las 21:45h. Sin embargo y aún teniendo una optimización de sueño de 33%, bastante mala, de lo peor que he conseguido, mi cuerpo está mejor que el primer y segundo día.

Día 6 – 26/11/18

Gran día hoy. Ayer iba a dormir a las 22:05h y hoy levantaba a las 3:22 am. Finalmente me he levantado descansado y con facilidad. La productividad del sueño ha sido de un 59%, no está mal pero nada del otro mundo. He tenido tres momentos de sueño REM, sobre todo a última hora, de 2 a 3, durante casi una hora. El índice de productividad de hoy ha sido de un 92%, imbatible respecto a los demás días. Luego he tenido más apetito que normal, solo porque hoy llevo todo el día a zumos, nada más. He hecho ciclismo, power yoga, HIIT, he trabajado muchísimo. He estado muy consciente y a pesar de los ataques de mi mente. Y he estado muy alerta y racional para no machacarme, sino entenderme mejor. Voy a tomar otro baño relajante y hoy parece que será uno de esos días que dormiré bastante más. De momento, el levantarme a primera hora y tener el día controlado a las 10 am es una sensación fantástica que te impulsa mucho más.

Día 7 – 27/11/18

Día muy largo y completo desde madrugar a las 3:31 am y acostarme a las 21:20h el día anterior. He acusado cero cansancio. Aunque he decidido dormir una microsiesta en el tren de 20 minutos que me ha venido genial para mantenerme con energía y despierto hasta las 00:54h, que es cuando ahora me acuesto. Lo que significa que dormiré entre 3 y 4 horas hoy. He cubierto mucho trabajo: presentación de libro en Barcelona, varias llamadas y reuniones y todo el trabajo que tenía que hacer, así como cenar con mis amigos (saltándome los dos días de ayuno).

Día 8 – 28/11/18

Ha sucedido, no he podido madrugar a las 3 am o a las 3:30h incluso, me acostaba casi a las 1am y al sonar el despertador no me he levantado, me he quedado durmiendo hasta las 5:10 am. Seguidamente he despertado y he empezado el día, aún así, el día ha sido de lo más productivo. Aunque es cierto que he saltado un 20% de la gran mañana, y pensaba no hacer deporte, pero al volver a Valencia, con tres días de ayuno, incluso lo he hecho, 37 min de carrera y 25 min de power yoga. He cumplido con todas mis responsabilidades, excepto grabar el podcast que he decidido dejarlo para mañana en la madrugada. De esta forma no se hace tarde hoy al dormir, que espero que sea a las 21h después del baño relajante. Nada mal, a pesar de levantarme “tarde”.

Día 9 – 29/11/18

Ayer me acosté a las 22:08h y me he despertado a las 3:33 am, he empezado el día bien y luego he continuado trabajando y fluyendo. He avanzado durante el día, a las 18:20h he empezado a notar algo de bajón mientras estaba en el curso online que estoy realizando, se me cerraban asciende los ojos y perdía todo el foco por completo. Es el día cuatro de ayuno. He estado alerta, con energía, he hecho hasta deporte y voy a cerrar el día con yoga. Desde que madrugo me doy cuenta de que tengo más energía que de habitual, además de estar más centrado, más calmado y todo durmiendo al menos 2h menos cada día.

Día 10 – 30/11/18

Ayer me acostaba a las 21:42h, hoy me he levantado a las 3:06 am, a las 9 am ya había completado el 70% de mis responsabilidades personales y profesionales fuera de lo que ya tenía programado en Alicante, que es donde viaja en unas horas. Al llegar han llegado dos reuniones de proyectos, una jornada de charla con los alumnos de un instituto, visita a al psicoterapeuta, y luego una micro-reunión y la presentación del libro en Alicante. Me he sentido con la energía de costumbre, con empuje, con ganas e iniciativa. Todo ha fluido todo lo que debía fluir. Sin embargo se ha hecho más tarde de lo que pensaba, ahora son las 00:06h marcho a dormir con muy pocas horas de descanso hasta que vuelva a madrugar. Sigo con el 5º día de ayuno. La motivación de hacer lo importante por la mañana cuando todos duermen elimina la procrastinación.

Día 11 – 01/12/18

Ayer me acostaba a las 0:45h, y hoy me levantaba a las 4:45am, era imposible levantarme antes, aun así, me ha costado bastante levantarme de la cama. Ayer estaba enfoscado cuando iba a dormir porque sabía que dormiría poco, hoy voy por el mismo camino, porque entre la mañana intensa, llena de deporte (carrera, power yoga, HIIT) y trabajo, y súper productiva además, luego he disfrutado de una sesión de spa en Alicante y he marchado para Alcoy a ver a mi familia, y entre el viaje luego a Valencia, llegar, tener una reunión donde tenía que estar enfocado, y no l he estado mucho y luego dos llamadas de última hora y críticas, se ha echado la tarde-noche encima y escribo esto a las 22:09h, y todavía queda el baño relajante, calculo que iré a dormir a las 23h. Se presenta otra noche corta. La productividad de hoy ha sido de un 75%, bastante energía y no siestas.

Día 12 – 02/12/18

Fui a dormir a las 23:08h, desperté a las 3:35 am, con lo que dormí 4:26 am y tuve una calidad de sueño de 54%, dicho esto, el día ha ido bastante bien. Es el primer domingo aprovechado al completo desde primera hora de la mañana, desde que me he levantado hasta que he marchado por el aeropuerto me ha dado a dejar todo listo, algo que usualmente no me pasaba cuando viajaba por las mañanas. Eso me ha dado una tranquilidad tremenda, iba ganando 10-0, estaba fenomenal, luego he volado de Valencia a Madrid, donde he trabajado algo, y he hecho una microsiesta de 10 min, ya en Madrid he estado tomando líquidos, porque este era el día 7 de ayunos y recargando. Luego he volado de Madrid a Tel Aviv, donde he hecho una siesta de 45 min porque estaba viendo una película y no podía más. Me ha sentado excepcional, de hecho he despertado tan enfocado que he empezado a completar tareas hasta acabarlas todas antes de aterrizar.

Día 13 – 03/12/18

Ayer llegaba a Tel Aviv a las 23h, iba a descansar a las 0:28h, venía agotado, hoy no me he levantado hasta las 5:33 am, no he podido y he querido hacerlo antes. Así ha sido. Madrugar y despertar a esa hora me ha dado recuperación y tranquilidad, a pesar de que he despertado tarde, he ganado la batalla y he tenido el mejor día posible, con deporte, con trabajo, con turismo, entretenimiento y con descanso sin hacer nada, con buena energía y buen ánimo y buenas muy buenas vibraciones, me encuentro genial. Cada día con energía, a pesar de no dormir mucho, con enfoque, con un estado de ánimo excepcional, y llegando a todo no, un poco más incluso. Acabo el día estudiando estoicismo y con ganas de descansar y levantarme mañana a las 3am para continuar haciendo lo que hago.

Día 14 04/12/18

Estaba en pie a las 3:53am, fui a descansar a las 23:13h, con una pobre calidad de sueño, 38%, pero con un 92% de productividad, asociada también al variado número de cosas entre lo personal y lo profesional, con apenas una microsiesta de 15 minutos. He alargado ye tirado el día en todos los sentidos. No he notado una carencia de energía, enfoque, concentración o empuje, el humor genial, los sentidos despiertos, el ánimo excelente. No veo desventajas. Bueno sí, el no conseguir dominar el acostarme temprano, no lo consigo, me lleva loco, pero sigo intentando. Ahora voy a dormir a las 21:30h, por fin.

Día 15 – 05/12/18

Me acosté finalmente a las 21:58h, el despertador sonó a las 3:33 am, pero apenas podía levantarme me ha costado horrores. Una vez levantado he tenido ser problemas en todo el día, pero cada vez me cuesta más levantarme de la cama, que no despertarme. He tomado buenas decisiones, estado de ánimo inmejorable, tour, paseos, viaje a Jerusalem, me estoy acostando a las 23h, he hecho una microsiesta en el autobús de 10 min, 85% de productividad, estoy ya adaptado.

Día 16 – 06/12/18

Me acosté a las 23:24h para madrugar a las 3:45 am, he tenido menos problemas para despertar, he trabajado más que el día anterior, he hecho más, me he sentido mejor, he estado conectado. He notado algo de cansancio a principio de la mañana y luego a mediodía, lo he paliado con una siesta y ya hasta el final del día. Buen humor, más agilidad en la toma de decisiones, algo de enfoque, buena respuesta. Muy buen sentimiento, nada de negatividad, si ser contundente en dos o tres reuniones. Optimización de sueño 44%. Sigo sin acostarme pronto, no obstante.

Día 17 – 07/12/18

Me acosté a las 23:10h, desperté a las 3:22 am, hice el remolón hasta las 3:52 am, luego después de meditar hice una micro-siesta que se alargó, el día fue genial desde entonces. En el autobús realicé una micro-siesta de 8 min, hasta llegar a Tel Aviv, luego anduve por toda la ciudad, hice un buen masaje y decidí venir a pasar la noche al aeropuerto para no estar padeciendo por la hora de despertar, qué hacer, taxi, etc y no poder ser productivo en otras cosas. Muy buena elección, % de productividad del sueño, 48%, y productividad 95%, me encuentro genial y ahora a dormir a las 23:38h. Lo de ir una hora por delante es una ventaja, la verdad, te ayuda psicológicamente.

Día 18 – 08/12/18

Dormí en los bancos del aeropuerto de Tel Aviv, desesperante, apenas dormí, un 26% de optimización del sueño, una cifra sin precedentes. Luego viajé a Madrid, el vuelo fue complicado, intentaba dormir, pero entre la incomodidad de los asientos y los dolores de espalda y cuello originados por dormir en el aeropuerto, apenas descansé. Aunque esos 90 minutos me sirvieron para aguantar el día. Llegado a Madrid trabajaré, estuve reunido con mis amigos Josef y Sulaika y después marchamos a encontrarnos con un grupo de amigos, comer, dar una vuelta ay cenar, son pude darme una ducha y acostarme a las 00:09h, había sido un día largo y la noche de descanso iba a ser corta. Poquísima productividad, solo lo justo para cubrir lo necesario, casi nada de enfoque, pero no arrastré cansancio después de bajar del avión, siempre estuve despierto y participativo. Mis amigos sorprendidos de la energía y vitalidad para dormir tan poco.

Día 19 – 09/12/18

El madrugar hoy fue duro muy duro, a las 4:18 am, me excedí de las 3 am, no podía, al despertar empecé y estuve aguantando el día hasta las 10 am que decidió dormir una súper-siesta de 3h que ya me dejó en el sitio y recuperé los que arrastraba de los días anteriores. La calidad del sueño fue de un 47% y la productividad de un 80%, hice casi 2h de deporte y aproveché para estar en ayunas. El conducido el día bien, hasta ir a dormir, que de nuevo se me ha ido de las manos, son ahora las 23:34h. En fin, vamos a por otro día más.

Día 20 – 10/12/18

Madrugar y despertar fácil, eso sí, me he quedado 10 minutos en la cama, y se han alargado a 50 minutos. He dormido 3:16 am y 33% de calidad del sueño, la verdad que las cifras son poco esperanzadoras. No sigo en la cima de nada y sigo bajando horas de sueño y calidad de sueño. Esa la parte negativa, la parte positiva es aprovechar un día como el que he tenido hoy con Inconformistas, cumpliendo de principio a fin, con enfoque, enchufado, sin descanso, sin siesta, de 4 am levantado, y curso de 8am a 20:30h, al máximo. He notado que mi conexión en el trabajo ha sido fuerte y sin fisuras, con el humor sigo bien y controlando y sobre todo dando lo mejor de mí. Hoy parece que duermo antes. 21:25h a dormir y mañana a descansar un poco más.

Día 21 – 11/12/18

Desperté a las 4:17 am y me acosté a las 0:51h, un día súper exigente, donde no acusé el cansancio hasta última hora del día. No siestas pero sí bajo enfoque. El despertar muy complicado, madrugar ha sido casi misión imposible. Mucha gente está sorprendida con el experimento, mucha gente pregunta y está interesada sobre cómo medir la productividad. La calidad de sueño de hoy. Calidad de sueño de ayer fue de un 59%, de lo más alto en estos últimos días. Hoy me da que dormiré poco, empiezo a acusar el cansancio, ahora sí, eso repercute en el enfoque, no en el humor o ánimo, es sorprendente. 90% d productividad.

Día 22 – 12/12/18

Calidad de sueño de un 30%, el día que menos dormí, 2:56 am, tuve que hacer una siesta a las 7:50h de 36 min. Día movido en Madrid y también al llegar a Valencia. Desperté a las 3:48 am, tuve tres recaídas durante el día, no me he visto en mis mejores condiciones, distraído y poco atento, a pesar de esto, 85 de productividad. No tenía ganas de hablar con nadie y no hacer mucho por la tarde a última hora (sobre 19h – 20h).

Día 23 – 13/12/18

Un buen día sin duda, a pesar de haberme levantado a las 3:35 am, pero no haber podido estar muy centrado mientras respiraba y meditaba. Y luego haberme quedado 30 minutos más en la cama. He descansado todo el día después del masaje descarga de ayer. Mi calidad del sueño ha sido 49% y he dormido casi 5 horas, nada mal para lo que estaba acostumbrado. Sin embargo cansado a media mañana, no he podido dormir siesta, porque las responsabilidades lo han impedido. He viajado a Alicante y he estado reunido durante 2:30 am, luego he marchado a cenar, y ahora acabando de trabajar a punto de dormir, Enfoque muy bueno y productividad de un 88%.

Día 24 – 14/12/18

De Alicante a Amsterdam, fui a dormir el día de antes a las 23:34h, desperté a las 3:43 am y tuve una calidad del sueño de un 55%. Cuando iba al aeropuerto notaba somnolencia, cuando estaba en el avión también, tuve una micro siesta de 20 min y ya aguanté hasta ahora que son las 22:44h. He sido bastante poco productivo porque entre otras cosas me encuentro empezando el retiro. Hoy no mediré la productividad, pero si tuviera que hacerlo sería baja, no llegado ni a las tareas mínimas. Aunque hoy y mañana y domingo hasta por la tarde desconectaré de lo que esté relacionado con trabajo. El enfoque ha sido bueno, mucho apetito, pocos problemas para madrugar y con ganas de ir a dormir.

Día 25 – 15/12/18

Fui a dormir a las 23:04h, desperté a las 3:09 am, mi calidad en sueño fue de un 44%, dormí 4:04 am. El día no tuvo % de productividad porque estuve en el retiro Synthesis, estuve conectado a mí y desconectado del resto. No sentí cansancio. Corrí 10k, hice power yoga, HIIT, medité, luego en la ceremonia medité de nuevo por casi 2h seguidas sin moverme, no tuve somnolencia en ningún momento, me encontré bien y muy activo.

Día 26 – 16/12/18

Segundo y último día de retiro, he dormido mucho más, me he levantado a las 3:42 am, he dormido 4:40 am, potencia del sueño un 49%, al madrugar no sabía que hacer ya que estaba de retiro y he pegado una cabezada de 1:10 am, he empezado el día y he estado bien hasta ahora, que son las 22:20h y voy a descansar, siento un poco de cansancio y sobre todo no quiero acostarme tarde y tener que volver a pagar el pato. He tenido que quedarme en Amsterdam porque el vuelo se ha cancelado por la nieve, no había vuelos y he tenido que rehacer ruta, haciendo noche aquí y saliendo mañana las 8 am para Madrid. Objetivo, madrugar.

Día 27 – 17/12/18

Acostándome ayer a las 22:33h, levantándome a las 3:18h am, teniendo un 52% de optimización del sueño, buen enfoque, de vuelta a la normalidad, 88% productividad, volando en tres ciudades, dando tres cabezas en los aviones. Aguantando hasta final de la noche otra vez de vuelta en casa. Eso sí, acabando el día con un baño relajante. Un día más. Sigo sin acostarme pronto, creo que ya lo doy por sentado. He estado muy calmado, reflexivo, pero tratado de sentir y no dejarme llevar por las circunstancias, controlando lo que puedo controlar.

Día 28 – 18/12/18

Hoy he dormido poco, a las 23:32h iba a dormir y me he levantado a las 3:43 am, he dormido 4:11 am y he tenido una calidad sueño del 46%, ahora son las 23:46h y todavía sigo despierto. No pinta bien hoy, todavía con algo que terminar, pero no sé si llegaré a terminarlo la verdad. Creo que iré a dormir y mañana más, porque de lo contrario no llegaré a levantarme mañana recuperado. Hoy he hecho lo que he podido, después de presentaciones, recados, trabajo, no he llegado a lo que tenía que llegar, pero he estado enfocado.

Día 29 – 19/12/18

He dormido 4:03 am porque me he levantado a las 4:04 am, he tenido un 42% en productividad del sueño, ayer me acosté tarde. Hoy ha sido un día redondo, quizá el mejor de todos desde que comencé el experimento, he descansado, he tomado el día con calma, he paseado, escrito, disfrutado de mí, de mis ratos, de mi trabajo, he llegado a hacer de todo, tres lecciones del curso que estoy haciendo, grabar el podcast, cuatro regiones, tres propuestas de negocios. Conceptualizar dos nuevos proyectos, el día con más productividad, 98%, y sin duda con más enfoque de todos. Y encima un baño relajante y a acostarme antes de las 22h, me ha tocado la lotería.

Día 30 – 20/12/18

52% de optimización del sueño, fui a dormir a las 22:26h el día de antes, dormí 4:42 am, me sentí muy bien durante el día. Tuve 80% de productividad porque al final del día ante los cursos de The Marketing Seminar que hago me quedé sin enfoque y energía, no pudiendo hacerlo con la calidad que necesitaba hacerlos. Así que voy a dormir y lección aprendida para hacer todo esto en la mañana cuando estoy más fresco, enfocado y “en flow”. Mucha acción, deporte, presentación en Castellón, bastante trabajo, contento por el día, ya solo queda un día de experimento.

Día 31 – 21/12/18

Día con un difícil despertar, sueño muy profundo. Me acosté a las 23:07h el día de antes, el despertador sonó a las 3:37 am, el momento de despertar me costó mucho. Luego al trabajar, como no había hecho activación, a las 8am debía darme una siesta de 20 min. El resto del día ha ido fluyendo bastante, entre trabajo, deporte, reuniones, masaje, encontrarme con Víctor, hacer la compra, cenar juntos, lo que me acuesto, para ser el último día a una hora a la altura, a las 0:30h. Además de haber decidido alargar un día más para fortalecer la autodisciplina.

Día 32 – 22/12/18

Día de buen despertar y buen gancho con el trabajo, aprovechando por la mañana. Luego retiro de dos días con meditación con sonido. Nada de fatiga durante todo el día, ninguna siesta, buena productividad. Dormí 4:10 am, tuve calidad de sueño de 44%, aun así me sentí bien durante el día, eso sí muy relajado, calmado, tranquilo, tomando las cosas con relajación. Fue el día extra y acaba aquí el experimento.

4. Reflexiones y conclusiones en formato vídeo

Este vídeo de una hora y 27 minutos contiene la impresiones recogidas cada día después de madrugar. Además de las reflexiones y conclusiones finales pasadas dos semanas. Decidí unir todo el contenido de forma audiovisual para darle a este experimento sobre madrugar más coherencia y expansión:

5. Hipótesis

Aquí comparto las hipótesis resultantes de las pruebas hechas durante los 31 días de madrugar.

¿Cuál es la importancia relativa de este experimento? Aquí hay cuatro factores relevantes:

Se puede ser más productivo dentro y fuera del trabajo durmiendo menos y sin que esto aboque en consecuencias negativas a corto o medio plazo.

Despertar a las 3am ayuda a estar por delante de responsabilidades personales y profesionales.

Levantarte tan temprano supone una ventaja competitiva respecto a la capacidad de reacción versus proactiva que tenemos frente a las cosas.

El cambio de estado de ánimo y humor es más que notable debido a ligereza mental y claridad que se alcanza.

6. Aprendizaje validadodescubrimientos

Experimento sobre madrugar y levantarse a las 3am durante 31 días seguidos - Isra García

Los descubrimientos primarios tienen que ver con responder a las preguntas planteadas para iniciar el experimento

  1. Pregunta: ¿Es tan decisivo levantarse pronto para hacer el trabajo que importa y sobresalir? Respuesta: después del experimento y el estudio, sin duda alguna es un turbo para ambas cosas. Principalmente porque tomas la delantera no solo al resto, sino a ti mismo, a los inconvenientes que puedan ocurrir y los imprevistos que puedan surgir.
  2. Pregunta: ¿Cuál es la razón de madrugar a las 3 de la mañana durante 31 días seguidos? Respuesta: comprobar qué sucedía cuando despiertas antes que el resto. Lo que sucede es que vas por delante, tienes más tiempo para ti y más tiempo para los demás.
  3. Pregunta: ¿Cuál es el motivo para despertar más pronto que nadie? Respuesta: observar cómo es mi vida en un extremo que no había estado nunca. ¿Cómo es? Mucho más eficiente, más ultraproductiva y con mejor estado de ánimo y humor.
  4. Pregunta: ¿Qué es lo que sucede cuando madrugas y te despiertas a las 3am durante 31 días? Respuesta: primero, no he despertado a las 3 am en punto todos los días, porque no he podido ir a dormir lo pronto que desearía. Segundo, lo que sucede, es que tienes menos razones para procrastinar y entretenerte en cosas que no aportan, además de que lo ves con muchas más claridad. El resultado final es poder liberar espacio mental ocupado inútilmente, lo cual te da una sensación de tranquilidad, libertad y bienestar que no había sentido antes.
  5. Pregunta: ¿Cómo cambia el madrugar a las 3 am tu estilo de vida y tu parte profesional? Respuesta: al tener más tiempo y más libertad mental y física, puedes decidir hacer más cosas. Por ejemplo, he acabado un máster online que no hubiera acabado sin el experimento, donde he tenido que dedicar entre 2 y 3 horas por día durante 37 días. He practicado más deporte, he tenido más tiempo para hacer cosas con amigos, familiares, viajar, desconectar. Respecto a mi trabajo, a las 11am había terminado el 85% de mi jornada, y afrontaba cualquier interacción o problemática, con una actitud mucho más optimista, decidida, empática y relajada.
  6. Pregunta: ¿Qué pasa con la ultraproductividad, se puede mejorar? Respuesta: absolutamente, por todo lo mencionado arriba, en el análisis diario y en los porcentajes de productividad diaria. Al madrugar tienes más tiempo libre de interrupciones y distracciones, solo las tuyas propias, las cuales eres más sensible todavía. Tienes más tiempo de calidad, en trabajo y vida.
  7. Pregunta: ¿Cómo afecta al Alto Rendimiento? Respuesta: si tienes más tiempo de calidad y lo utilizas sabiamente, puedes distribuir más calidad a cada una de las dimensiones del ser humano. He alargado tiempos en meditación por ejemplo. He podido hacer un journaling más detallado y extenso, he tenido mejor tiempo para respirar y hacer las cosas a un ritmo más pausado. Al final es tiempo, que si sabes cómo utilizarlo, su poder se multiplica.
  8. Pregunta: ¿Cómo ayuda este superhábito de madrugar a las 3am? Definitivamente ayuda a ganar el pulso al día, a tu tiempo, a tu trabajo y a todo lo que tú elijas, pareja, familia, hijos, emprender, hobbys, etc.
  9. Pregunta: ¿Cuánto trabajo importante he sido capaz de crear durante el experimento? Respuesta: los índices de productividad en el cuadro de mando lo dicen todo, más del que hubiera imaginado.
  10. Pregunta: ¿Qué son las cosas más positivas que he encontrado en el experimento? Respuesta: el tiempo de calidad para dedicar a lo que más necesites o te apetezca. El poder ganar el día al principio del día, la sensación de haber hecho lo más pesado y arduo al principio de la mañana, y la sensación de libertad que eso te da. Otra cosa que me ha sorprendido gratamente es lo bien que he estado durmiendo tan poco, alrededor de unas 4:45 am de media, cuando dormía antes sobre unas 7:50h de media, me he dado cuenta de que no necesito dormir tanto.
  11. Pregunta: ¿Qué cosas negativas he encontrado? Respuesta: el gran problema de no conseguir acostarme pronto más que unos pocos días. El cansancio que algunas veces, no muchas, experimentaba. El periodo de adaptación de los primeros días. El tener poca vida social nocturna, aunque más de la que esperaba, pero eso mermó mis horas de sueño. El sacrificio de hacerlo y mantenerlo.
  12. Pregunta: ¿He desarrollado alguna habilidad núcleo a raíz del experimento? Respuesta: sí, la de optimizar mi sueño.
  13. Pregunta: ¿Cuál ha sido el impacto de esta prueba sobre mi salud y rendimiento? Respuesta: análisis con mejoras en la analítica, pero no sustanciales. Sueño perfecto, estado mental en el sitio, pero por ejemplo emocional me siento más tranquilo y suelo. En espiritual más

7. Limitaciones y consideraciones al madrugar a las 3 am

Esta última sección se refiere a todos los contratiempos encontrados durante la realización del experimento:

  • Ha sido prácticamente imposible para mí madrugar a las 3am en punto todos los días.
  • Mi mayor problema ha venido a la hora de acostarme, solo he conseguido acostarme pronto en un 20% del experimento.
  • He pasado de descansar muchas menos horas como indicaba en la sección de aprendizaje validado.
  • No he restringido mi actividad social para realizar este test, aunque ello significara dormir mucho menos o apenas nada.
  • La calidad de sueño ha bajado considerablemente al madrugar, eso es un hecho. Sin embargo, eso no ha supuesto un declive notable en mis niveles de energía, si bien algo más de cansancio acumulado.
  • He tomado melatonina para dormir como usualmente, misma dosis, mismo efecto.

8. Conclusión final

Madrugar es definitivamente un “hack” decisivo para ganar el día, tener mejor buen humor, gozar de un estado de ánimo más positivo. Ganar más enfoque y aliviar la carga mental de la procrastinación. Conseguir mucho más, tener más tiempo para uno mismo y exprimir el día en todos los sentidos. Incluso, como has podido observar, tener más energía descansando menos.

Dic
21

13 ideas (rápidas pero efectivas) para hackearte

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Disrupción  //  No Comments

Hackear tu vida no es ni tan complejo ni tan sencillo, es tan solo entrar en la dinámica de aprender a hacerlo. Luego, cuando aprendes, tendrás que mejorar cómo hacerlo mediante un proceso casi interminable de ensayo–resultado-análisis. Sin abandonar esta fase mejorarás en hackearte a ti mismo, luego, sin apenas darte cuenta, empezarás a hackear tu alrededor: espacio de trabajo, estilo de vida, trabajo y más. Esto es algo que llevo haciendo desde cerca el año 2008.

Cómo empezar a hackear tu vida

Cómo el proceso es algo tedioso, comparto algunas ideas para hackear tu vida, son rápidas, algunas “baratas”, pero son efectivas:

1.Ceba tu cerebro con aquello que más te potencie. Es decir, háblate a ti mismo (a caballo entre la programación neurolingüística y la autoafirmación).

2. Usa tus emociones a tu favor, no a tu contra. Disecciona tu estado emocional y úsalo para tu ventaja, fabrica emociones que cambien cómo puedas sentirte.

3. Toma clases de interpretación. No puedes controlar tus emociones si no las entiendes. ¿Cómo entenderlas? Con clases de actuación (tengo un futuro experimento aquí), la técnica Meisner es una de las efectivas.

4. Desarrolla una secuencia de gratitud diaria. Practicar la gratitud es mucho más que solo un superhábito para sentirte bien. Cultivar un espíritu agradecido es una de las cosas más simple que puedes hacer para hackear tu vida.

Cómo hackear tu vida - 13 ideas rápidas y efectivas para hackearte

5. Inhalar y exhalar, lo que se conoce como el Breathwork (lee el artículo). No hay nada más simple y poderoso para hackear tu vida que la respiración bien ejecutada claro. Hablo de una serie de respiraciones conscientes y muy profundas. Estoy aprendiendo un nuevo método, que descubrí la semana pasada en el retiro Synthesis, las cuales aumentan el foco, la concentración, el estado meditativo, calman tus pensamientos, la desconexión y fortalecen el sistema inmunitario.

6. Glutamato para mejorar un proceso cognitivo llamado “potenciación a largo plazo”. Un proceso que fortalece las conexiones entre neuronas existentes. La ingesta adecuada de esta sustancia puede ayudar a un mejor estado cognitivo, emocional, sensitivo, así como mejorar la coordinación motriz.

7. Acetilcolina para mejorar la transmisión de los impulsos nerviosos. Esto mejorará tu estado de alerta, capacidad de reacción, la retención de la atención y mejorará tu capacidad para aprender.

8. Exponte a la luz temprana del sol. Esto afectará positivamente a los ritmos Circadianos.

9. Meditación diaria entre 20 y 30 minutos. Creo que esta es de las técnicas más poderosas para hackear tu vida. No es rápida y no es fácil, pero necesitaba incluirla.

10. Recarga tu cuerpo y mente. Investiga o busca ayuda profesional para saber cuál es la mejor “gasolina” para estas dos partes.

11. Vive en la incomodidad. Nunca hackeé tanto mi vida como cuando me expuse al rechazo por 200 días seguidos o haciendo una cosas nueva por primera vez durante 520 días.

12. Analiza los cambios y los resultados. Cuando más analices lo que testeas, más resultados tendrás para trabajar, además de crecer involuntariamente incluso.

13. Exponte a riesgos, pruebas y experimentos de todo tipo. Bueno, en realidad que tenga que ver con tu inteligencia, con tu espíritu, tus emociones, tu físico y tu trabajo.

¿Quieres más? (Sin coste y con coste)

Si quieres todavía más hacks, puedes suscribirte – sin coste – a mis sacudidas diarias y/o mi chispazo mensual (si no estás suscrito ya). Además, estoy diseñando un programa de alto rendimiento – servicio de pago – donde ayudaré a los participantes a hackear su vida para que ganen el juego que quieran ganar. Si estás interesado/a, escríbeme aquí.

Atribución imagen: first ffcu.

Sep
21

Qué necesitas saber sobre las microdosis de LSD

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

No voy a ser desde luego la persona que descubra el LSD. Ni tampoco la persona experta o profesional que de una clase magistral sobre el tema. Sin embargo, puedo hablarte desde la experiencia, aprendizajes y conocimientos adquiridos en el experimento microdosis LSD durante 40 días

Esto es lo que, meses después he aprendido y concluido, no solo en el experimento (aquí el documental completo) microdosis LSD. No, sino contrastando los resultados con estudios, fuentes y algunos expertos como Martijn Schirp, cofundador del colectivo High Existence y Synthesis Retreats. (Nota: próximamente estaré en uno de esos retiros y entrevistaré a Martijn, un personaje fascinante)

Qué debes saber sobre la microdosis LSD

cosas que debes saber sobre la microdosis LSD

  • Si tomas la microdosis adecuada no te encontrarás en estados de consciencia alterados (o “alucinando”) en ningún momento.
  • La microdosis adecuada, según los expertos y mi experiencia, es entre un 5% y un 10% de una gota disuelta en agua o en un cartón.
  • El efecto placebo puede jugarte una mala pasada, solo el pensamiento de saber que estás tomando LSD puede generar una reacción de estimulación en tu cerebro y sentidos. Revisa bien los efectos monitorizando, analizando y siguiendo de forma exhaustiva indicadores clave.
  • Algunos indicadores clave que yo he seguido son: capacidad de atención en minutos, ya sea en tareas, en actividades, con personas. El número de colores y sonidos que soy capaz de distinguir. La apreciación del gusto, tacto y sentimientos que experimento al día en situaciones normales donde no los sentía con igual intensidad. Mi relación con las personas con las que interactúo a diario. La calidad del trabajo diario que produzco. Los momentos de “flow” que ocurren en el día y la longitud de los mismos.
  • El consumo de microdosis LSD se puede hacer de forma diaria. No sabría decir si de forma prolongada por más de 40 días. Sin embargo, también se puede hacer cada dos días, una vez cada tres. Descansando dos veces a la semana, una vez a la semana, y descansando tres días a la semana. En los días “duros” o de más acción”. Estos son los casos que he conocido de personas experimentadas con las que he conversado.
  • Hay muchas diferencias entre hacer la toma diaria, u ocasional, en ayunas y en la mañana, o después de haber comido y más a mediodía. En ayunas puedes diferenciar mucho mejor los efectos además de ser más efectivo. En la noche sirve para tener sueños mucho más vívidos, aunque cuesta algo más dormir.
  • El LSD al final puede ser visto como un poderoso nootrópico, esto quiere decir que utilizado correctamente es un gran potenciador cognitivo. Ahora mismo estoy con un nuevo experimento, Neurohacking. En el cual estoy utilizando otros nootrópicos como forma de mejorar el rendimiento, salud y funcionamiento de mi cerebro. Puedo adelantar que las sensaciones y resultados están siendo diferentes; la microdosis LSD es más sensitivo, mientras los potenciadores cognitivos son más “mentales”.

Después de tomar una microdosis LSD durante 40 días

Lo más interesante de este “hack“, es que sus efectos perduran una vez terminado en consumo de la microdosis de LSD. En mi caso llevo más dos meses desde que terminé y mi estado de percepción, enfoque y flow ha aumentado y mejorado. En cantidad y calidad. Esto para mí es lo mejor de todo el experimento.

Este no es un experimento que podría recomendar a todo el mundo. Es más, no recomendaría este tipo de experimentos a nadie. No soy nadie para hacerlo, ni un experto, o profesional de la ciencia, psicología o nada parecido. Este es mi experimento, en cual he contrastado con al menos 20 personas, 15 de ellas muy experimentadas, y 5 de ellas profesionales en el “sector”.

¿Tienes alguna pregunta con respecto a la microdosis de LSD que pueda responder? Haz tu pregunta en los comentarios y responderé.

Jul
25

Cómo reinventar tu vida: mis mejores estrategias

By Isra Garcia  //  Lifestyle  //  No Comments

Reinventar tu vida suena abstracto ¿cierto? Hasta que lo consigues.

Muchos de vosotros tenéis los mismos desafíos que yo he enfrentado, así que voy a utilizar un poco de storytelling y unas cuantas estrategias para ayudarte.

En parte, así es como he reinventado mi vida y así es como si yo fuera tú, haría para reinventar tu vida.

cómo reinventar tu vida

Enfoque en la salud mental

Estrategias que he ido siguiendo:

  • Admite que tienes un problema (uno grande).
  • Busca ayuda profesional para empezar.
  • Reúne una lista de miedos y vé venciéndolos uno a uno (esto te hará, con el tiempo, imparable)
  • Ve a un evento de Tony Robbins, Seth Godin o Gary Vaynerchuck.
  • Practica la meditación antes de situaciones de gran estrés.

Superar la ansiedad, el estrés, la angustia, el dolor no es fácil. Requerirá que rompas tu zona de confort y que busques cosas prácticas que te hagan sentir bien.

Reinventar tu vida empieza antes que nada por trabajar tu mente.

Persistencia: cree en ti mismo

Escribe todo lo que te dices a ti mismo. Seguro que hay bastantes insultos. Además, cada vez que surja un reto, tu mente te dirá que no puedes hacerlo.

Eres tu peor enemigo, no crees en ti mismo. Reconocer esto cambiará todo.

Cambia el “no puedo hacerlo” por “no hay nada de malo en intentarlo”.

Elimina el “no puedo”, y en su lugar deposita optimismo ciego como modo por defecto. Seguro que habrá fallos. He intentado miles de veces y he fallado miles de veces.

  • He ido a entrevistas de trabajo y me han dado con la puerta en las narices. O dijeron que no estaba capacitado.
  • He llorado en varias ocasiones cuando varias chicas me dejaron.
  • Cada año sigo creando y lanzando proyectos y negocios que fracasan.

cómo reinventar tu vidaCada situación que vivas, es una oportunidad para crear esa creencia ciega en ti mismo. Esa voz que cada vez retumba con más fuerza dentro de ti.

Cuántos más desafíos he confrontado, más he aprendido. Esas lecciones se han convertido en metas que he podido alcanzar.

Parece típico y quizá lo es, pero creer en ti mismo es el centro de cualquier transformación. No puedes reinventar tu vida a menos de que creas en ti mismo.

Ve a por ese optimismo ciego. Te ayudará a fallar más y ganar mucho más. Tú eliges.

Suelta toda la ira que hay contenida en ti

Todos nosotros tenemos algún tipo de ira dentro.

Un día me di cuenta de que toda esa ira no contenida no me dejaba progresar. Todo lo contrario. Así que poco a poco fui soltándola hasta que hace un año me despojé de las más grande de todas.

Muchos de nosotros vivimos en negación. Pensamos que no acumulamos ira, pero estamos equivocados.

¿Cómo lo hice? ¿Qué es lo que tú puedes hacer?

Empieza a “perdonar” (o dejar marchar) a la gente con la que te sientes enfurecido, o dolido. No es su cumpla, ni la tuya. Ah, no lo hagas para ayudarles a ellos; hazlo para ayudarte a ti.

Libérate de la negatividad dejando de jugar a los “juegos de la ira”.

Estrategias:

  • Tiende la mano a colaboraciones con gente que te ha criticado de forma destructiva.
  • Entiende la raíz de los comportamientos familiares descargados contra ti. La razón es que ellos lo pasaron peor que tú.
  • Olvídate de las cosas que no son trascendentales.
  • Muestra compasión por cualquiera que te haya hecho daño. Imagina lo mal que tendría que estar para hacerlo.

Reinventar tu vida va sobre perdonar, rendirse y soltar amarras. Esto te permitirá aclarar tu mente y dejar espacio para la magia.

Quita todo poder que puedas al dinero

La cultura en la que vivimos es muy peligrosa. La búsqueda por la felicidad del dinero puede (muy seguro) que mate al genio que llevas dentro.

Vivimos obsesionados con el dinero y con ganar más y con la posibilidad de hacerlo fácil. Un día empezarás a darte cuenta de que nunca ganarás el suficiente. He estado ahí.

Primero el sueño de tener una casa en posesión, luego un gran coche, permitirte viajar, ropa cara, excentricidades. Basura.

Estrategias para cambiar el enfoque a lo que importa:

  • Pasar tiempo con personas “sin techo”.
  • Darte cuenta de los arrepentimientos de las personas que están a punto de morir.
  • Ver lo rápido, repentino e inoportunamente que la mayoría de las personas mueren.
  • Girar la vista atrás y recordar los momentos que más pleno te han hecho sentir.
  • Trabajar con gente que tiene muchas menos oportunidades que tú.

Es increíble como las situaciones más crudas te devuelven a más pura realidad.

No creas el 96% de lo que ves en Instagram. No necesitas esas distracciones. Ese tipo de “belleza” es el enemigo.

Practicar el alto rendimiento

Nuestros hábitos alimenticios deja muchísimo que desear. Estamos entrenados para consumir comida basura. Gas, azúcar, refinados, industriales. Eso, a medio y largo plazo es una trampa mortal, si no lo crees, espera a llegar a los 36 años.

Para mí han habido algunos cambios decisivos en este campo:

No recuerdo, desde hace años el empezar un día cansado.

No puedes vivir tu vida atado a medicinas. Va a acabar mal. Reconócelo. Por cada compuesto químico hay alguna terapia natural mucho más beneficiosa. Encuéntrala.

Imagina que cada día te sintieras al máximo de tus energías. Y que cada día ese máximo aumentara. ¿Cómo te sentirías?

Es una pregunta que muchos de vosotros no podéis responder porque nunca lo habéis sentido. Una vez que lo sientas, nunca volverás a ser el de antes.

Reinventar tu vida va sobre sentirte en tu mejor forma, teniendo una energía ilimitada para hacer lo que amas, y cuidar a quien amas.

Persigue tu obsesión

Muchos van al trabajo sabiendo que odian lo que hacen. Y siguen haciéndolo por esa adicción (y necesidad) que paga la hipoteca de la casa que ansiábamos.

El dinero nunca reemplazará un trabajo que te fascina. Nunca me he quejado de lo que he hecho. Ni siquiera cuando trabajaba de aprendiz de fontanero, camarero en un hotel o en una fábrica 12 horas al día. Sin embargo, he dejado todo eso atrás, y sigo dejando, cuando es necesario, lo que no me estimula atrás. El marketing es una de mis especialidades por ejemplo, pero sé que mi vida y mi obsesión va por otro lado. Adivina por qué camino optaré.

Estrategia:

  • Prueba cientos, o miles de cosas, hasta que des con aquello que te obsesiona.
  • Encuentra mucho rechazo.
  • Persiste en experimentar.
  • Cambia cada mes, o dos o tres meses de estrategia y de pasión. Hasta que llegue donde quieras.
  • Da micro-pasos diarios hasta aquello que te hace moverte.

Probar y dedicarse a muchas cosas no es tan malo como parece, un día encuentras más de una obsesión. Lo importante es no parar.

Reinventar tu vida requiere hacer algo que te fascine. No por el dinero, sino por la obsesión y amor que sientes por ello. Despertarte cada mañana nunca será lo mismo.

May
2

Experimento 20 días ignorando cualquier recomendación: listado, aprendizajes, resultados y conclusión

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

El experimento sobre ignorar consejos durante 20 días ha terminado. Han sido una veintena de días rechazando y huyendo de cualquier recomendación o consejo que ha aparecido en mi camino. Han sido algunos obstáculos. He concluido las dos partes del experimento. La primera: seguir y aceptar cualquier consejo durante 20 días. Y esta ha sido la segunda: ignorar cualquier consejo por el mismo periodo de días.

Índice de contenidos para el experimento de ignorar consejos durante 20 días:

  • Parte 1: listado con recomendaciones ignoradas durante todo el periodo.
  • Parte 2: cosas que destacar.
  • Parte 3: aprendizajes.
  • Parte 4: resultados derivados.
  • Parte 5: conclusión.

PARTE 2 – ignorar consejos, el listado completo

ignorar recomendaciones experimento

Estos son todos los consejos y recomendaciones que ignoré de forma intencionada…

Día 1 – 20/03

  • Dormir 8 horas, y decido no dormir en dos días.
  • No cargarme con tareas, y establecer el récord con un día de 108 tareas.

Día 2 – 21/03

  • No pasear por la ciudad en pijama.
  • Acostarme pronto y levantarme tarde.
  • Editar los podcasts.
  • Publicar el enlace en Facebook para que lean los posts en mi blog.
  • Responder al timbre cuando llaman.

Día 3 – 22/03

  • Escuchar a quien me hable (durante un día)
  • Ser más comprensivo con la gente de mi alrededor.
  • No meterme donde no me llaman.

Día 4 – 23/03

  • No aparcar en los baños durante todo el día.
  • No ser real hablado.
  • No precipitarme.

Día 5 – 24/03

  • Dejar terminar hablar a alguien.
  • Ignorar consejos de no salir en manga corta a las 22h.
  • Llegar tarde a un compromiso.
  • No trabajar el fin de semana.
  • No ser impaciente.

Día 6 – 25/03

  • Recomendación de mi otorrino de no utilizar la máquina de inversión.
  • No ser brutalmente honesto con la gente.
  • Callar cuando veo algo que no me gusta.

Día 7 – 26/03

  • No ser maniático.
  • No usar la máquina de inversión.
  • Saludar a la gente que saluda.

Día 8 – 27/03

  • No sacar unos billetes de avión antes de hora.
  • No decirle a otra persona lo que realmente pienso.
  • Callarme antes de manifestarme sobre un hecho.

Día 9 – 28/03

  • No decir la verdad aunque duela.
  • No comer Cucarachas.
  • Mirar el email varias veces al día.

Día 10 – 29/03

  • No embarcarme en un rato deportivo tan pronto después de una operación.
  • Prepararme con un guión una entrevista importante.
  • No dar una reprimenda a alguien que me inquieta.

Día 11 – 30/03

  • No hacer una prueba de esfuerzo todavía.
  • No embarcarme en un desafío sin la preparación necesaria.
  • Respirar antes de explotar emocionalmente.

Día 12 – 31/04

  • Escuchar a alguien cuando está hablando.
  • Dar feedback a mi equipo y a compañeros.
  • Comentar a la gente que me responde.
  • Hablar con una persona.
  • Pillar el coche para volver a casa.

Día 13 – 01/04

  • Llegar 30 minutos antes a la estación.
  • No dejar la mochila en el pasillo del vagón del tren.
  • Comer antes de salir del viaje.
  • Dar feedback.
  • Coger la comida en un buffet que sé que me voy a comer.

Día 14 – 02/04

  • No pedir mucha comida.
  • No ser tan contundente.
  • Ser menos directo.
  • No tomar las cosas como algo personal.

Día 15 – 03/04

  • No confiar en la gente a la primera de cambio.
  • Desconectar tan pronto como llegue al hotel.
  • Sacar el dinero para pagar un recibo.

Día 16 – 04/04

  • Atender a los asistentes a un evento.
  • No comer en un taxi.
  • Comer algo en tres días.

Día 17 05/04

  • Escuchar a alguien.
  • Desistir.

Día 18 – 06/04

  • Comer despacio.
  • Cambiar una cita para no llegar tarde.
  • No presionar a la gente.
  • Llamar a mis amigos.

Día 19 – 07/04

  • No hacer llamadas de trabajo el sábado.
  • No decir las cosas que duelen a la cara.
  • Comer más despacio.
  • Pedir permiso.

Día 20 – 08/04

  • Abrocharme el cinturón mientras vuelo.
  • Hacer 5 kilómetros de carrera el primer día que hago deporte después de cuarenta y dos días.
  • Irme pronto a dormir.
  • Decir las cosas de una forma más sosegada.
  • Recomendación de crear alianzas.

He ignorado todas las recomendaciones que he encontrado durante los 20 días de experimento.

PARTE 2 – Cosas que destacar

Aquí algunas cosas que merecen ser mencionadas:

  • No se trata de practicar cómo ignorar a alguien y que duela.
  • Ignorar a alguien funciona, solo muy pocas veces.
  • Es más fácil ignorar consejos que seguirlos.
  • Las personas damos consejos, aunque sepamos que no servirán.

ignorar consejos no solicitados

PARTE 3 – Aprendizajes

Estas son algunas de las lecciones aprendidas:

  • No es necesario esperar a que la gente cuente contigo, o que sigas sus consejos, puedes hacer lo que te apetezca cuando te apetezca.
  • Ignorar consejos me ha llevado a perder clientes, pero me ha llevado a ganar otros. Debido a que he seguido a mi instinto más que a la lógica.
  • Las personas se molestan cuando no haces lo que te aconsejan.
  • Las recomendaciones que estableces para ti mismo suelen ser las más sanas de todas.
  • Estaba en lo equivocado con el aprendizaje que contrastaba en los 20 días siguiendo cualquier consejo. Ignorar consejos te lleva a más problemas que no hacerlo.
  • Ignorar las recomendaciones que surgen de situaciones fortuitas es mucho más complejo, porque no tienes un punto de referencia.
  • Los consejos que damos, son casi los mismos siempre, porque estamos seguro de que las cosas son como las vemos.

PARTE 4 – Resultados derivados

Qué ha pasado cuando he ignorado muchas de las recomendaciones que puedes ver más arriba:

  • Ignorar el dormir pasa factura, sobre todo después de dos días. Igual que dormir entre cuatro y cinco horas durante unos días.
  • Dejar de seguir un plan me llevó a hacer el mismo número de tareas que en dos semanas, en un día. En 17 horas.
  • Pasear en pijama resulta algo que pasa completamente desapercibido. Tanto tiempo queriendo hacerlo y resulta que todo eran miedos.
  • Comer cucarachas no es muy sabroso. Curioso que alguien recomendara no hacerlo.
  • Comer todavía más deprisa de lo que en la actualidad como, produjo alguna indigestión que otra. Recomendación día 19 de comer más despacio.
  • Estuve a punto de ser bajado de un avión al no querer abrocharme el cinturón de seguridad, tal y como los asistentes de vuelo recomendaban.
  • Un taxista me echó de su taxi por comer en el taxi cuando me aconsejó que no lo hiciera.
  • He pasado a hacer tres días de ayuno a la semana durante 20 días. Un naturópata me recomendó comer algo cada tres días cuando hacía ayuno.
  • Por el feedback recibido, la gente valora la naturalidad de los podcasts no editados, aunque cometas fallos, se agradece más y resuena más.
  • He tenido buenos enfados por meterme todo el tiempo donde no me llaman, tal y como hice ignorando el consejo que me dieron en el día tres.
  • Cinco personas con las que interactué me tacharon de intolerante, ya que no fui comprensivo con ellas debido al consejo que ignoré también en el día tres.
  • En el día cuatro ignoré el consejo de no precipitarme, lo cual me llevó a estar fuera de lugar en cada conversación que participé.
  • No dar feedback a compañeros y equipos, o aislarme de amigos y familiares, me ha desconectado un poco de trabajo y familia. Pero al mismo tiempo me ha permitido entrar más en profundidad en mi mismo y en hacer un trabajo importante más elaborado.

Me he fallado a mí mismo. He caído, he hecho el ridículo, me he hecho daño, he dejado de hacer cosas que me hacían bien, he creado microhábitos perjudiciales. Inevitablemente. Son cosas que suceden cuando decides ignorar consejos como práctica cotidiana.

PARTE 5 – Conclusión: ignorar consejos

La conclusión es que deberíamos ignorar más consejos, aunque pueda parecer muy antisistema. La razón es que la mayoría de consejos o recomendaciones que realizamos no están fundamentados ni son solidarios. La mayoría de veces se dan sin tener en cuenta el estado de la persona que se tiene en frente, cómo se siente al recibirlo y cómo se sentirá después de recibirlo. Damos consejos por vicio, otorgamos recomendaciones como si de juicios se trataran, y lo peor no sabemos reaccionar de forma adecuada cuando otros no los siguen, o simplemente los ignoran.

Necesitamos ser más cuidadosos con los consejos externos, y aprender a ser nosotros quien nos recomendemos a nosotros mismos.

Otra parte es saber apreciar qué consejos son obvios y qué consejos no debes prestar atención en absoluto. La diferencia es, en esencia, descartar todo lo que tenga que ver con una opinión no probada o demostrable y que obviamente no tenga un impacto positivo en tu vida.

Atribución imagen: Jim Whimpey.

Mar
21

Experimento 20 días siguiendo cualquier recomendación: listado, aprendizajes, resultados y conclusión

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

Hace 20 días empecé el experimento “recomendaciones no solicitadas”. Un experimento que se dividía en 2 fases. Primera fase: 20 días de seguir cualquier recomendación que se cruce en mi camino. Y segunda fase: otros 20 días ignorando cualquier recomendación que llegue a mí. Pues bien, a día de hoy, he concluido con la primera fase. Han sido 20 días aceptando recomendaciones como si de dogmas se tratasen, para bien y para no tan bien.

A continuación comparto listado, aprendizajes, resultados y conclusiones de 20 días diciendo sí y siguiendo cualquier recomendación / consejo. Primero encontrarás un listado de 20 días con todas las recomendaciones que he seguido. Es posible que alguna se haya quedado en el camino, pero el 95% están incluidas.

seguir cualquier recomendación durante 20 dias - experimento isra garcia

Antes un pequeño índice sobre cómo esá estructurado este experimento:

  • Parte 1: listado con todas las recomendaciones que he seguido en estos 20 días.
  • Parte 2: aprendizajes obtenidos.
  • Parte 3: resultados derivados.
  • Parte 4: conclusión.

Ahora sí, vamos a ello.

PARTE 1 – Listado de recomendaciones seguidas en 20 días

Día 1 – 28/02

(No hubo recomendaciones o consejos que seguir)

Día 2 – 01/03

  • Visitar el castillo de Nagoya y el Oso, el mercadillo.
  • Cargar con una guía de Lonely Planet, recomendación del hostel Wasabi en Nagoya.
  • Ponerme las zapatillas para entrar al baño
  • Aceptar realizar lista de tareas de trabajo de febrero y preparar trabajos para marzo para un cliente en IG.
  • Realizar vídeos-entrevistas a los cuatro socios de SOP.
  • Recomendaciones de que Shinkansen tomar para llegar a Yokohama
  • Recomendaciones sobre cómo ir de Shin-Yokohama a Kannai.

Día 3 – 02/03

  • Comprar una tarjeta de transporte Japonesa para alquilar una bicicleta. – Que luego no funcionó al no estar dado de alta primero.

Día 4 – 03/03

  • Recomendación por parte del personal de British Airways de dejar mi equipaje en Londres y facturar para Madrid para no perder el vuelo.
  • Recomendación de no cambiar el billete de avión y dejarlo como está porque al volar como staff no era necesario cambiarlo.
  • Recomendación de comprobar a qué terminal llego para saber si llego al siguiente vuelo.
  • Recomendación de preguntar al personal del mostrador para sacar el pase de abordar sin hacer una cola masiva.

Día 5 – 04/04

  • Recomendación de Jaime Chicheri de conocer a Cipri Quintas.
  • Recomendación de seguidor en Instagram de subir más Stories.
  • Recomendación de esperar pacientemente a la cena.
  • Recomendación de no hacer día de ayuno.

Día 6 – 05/04

  • Recomendación de bajar la tapa del WC.
  • Recomendación para no comer mucho en la cena.
  • Recomendación a no consumir más de 3.000 calorías, visto en un artículo.

Día 7 – 06/04

  • Recomendación para incluir un texto en el párrafo de introducción del nuevo libro.
  • Recomendación para aplazar la cita de la reunión.
  • Consejo para respirar antes de poder perder los nervios.
  • Consejo para tomar jarabe para la tos (aunque no la tenga) – en un anuncio.
  • Consejo para comprar bizcar criptomoneda (anuncio de youtube)
  • Recomendación por el portero de mi finca para llamar a que arreglen el teléfono de casa.

Día 8 – 07/04

  • Recomendación a montar un curso online.
  • Consejo a montar un proyecto sobre mentoring.
  • Consejo a trabajar con peso muerto para los dolores de espalda.
  • Recomendación de ver a un profesional del hipnotismo.
  • Consejo de no hablar en medio día.

Día 9 – 08/03

  • Recomendación de comer ensaladas.
  • Recomendación de cambiar la introducción del libro.
  • Consejo de reservar cita para el médico mañana.
  • Recomendación de ir al banco y pedir la tarjeta y si no me la dan darme de baja.
  • Recomendación operadora cambiarme de plan de Movistar al más alto.
  • Seguir recomendación de contratar una línea y contrato de permanencia. A pesar de que ya tenía una.
  • Recomendación de seguro de coche a todo riesgo.

Día 10 – 09/03

  • Contratar un seguro online de coche (el de todo riesgo).
  • Probar el pan de cristal – en un mercadillo.
  • Cambiar la intro de un libro.
  • Tomar todo el feedback de mis cuatro compañeros de proyecto.
  • Llevar una pulsera durante siete años.

Día 11 – 10/03

  • Recorrer Okinawa en un mes aprendiendo Kárate a través de los diferentes Dojos que encontremos (comprometido para 2019 – sin haber practicado Kárate en mi vida)
  • Esperar a mañana para hacer algo que quería hacer hoy.
  • Hacer un pago de empresa en metálico.
  • Prescindir de un socio empresarial.
  • Prescindir del chocolate y de cualquier comida mínimamente agresiva.
  • Enrolarme en una ONG como voluntario (2018-2019).

Día 12 – 11/03

  • Consejo de viajar a lo largo de Sudamérica –  a raíz comentario en youtube.
  • Consejo de romper el día de ayuno.
  • Recomendación de acostarme pronto.
  • Recomendación de dar más conferencias.

Día 13 – 12/03

  • Recomendación de ir a Chile a finales de mayo.
  • Recomendación de guardar todas las cosas en un armario y poner un pestillo.
  • Recomendación de poner mi casa en alquiler en AirBnB
  • Recomendación de no comer nada, ni beber nada a partir de las 9am del día siguiente.
  • Consejo de dar más conferencias (se repite).

Día 14 – 13/03

  • Parar toda mi actividad profesional durante un día.
  • Tomar calmantes cada 8 horas
  • Tomar antibiótico cada 6 horas.
  • No someterme a excitaciones durante 5 días.

Día 15 – 14/03

  • Tomar relajantes musculares / sedantes antes de dormir durante cuatro días.
  • Estar con la cabeza en alto durante dos días.
  • Dejar de hacer deporte por 20 días.
  • Dormir 12h al día durante tres días de recuperación.

Día 16 – 15/03

  • Tomar antinflamatorios naturales.
  • Usar hielo en el cuello.
  • Reposo absoluto sin trabajar.
  • No comer entre horas.
  • Tumbarme durante 2 horas sin moverme.
  • Practicar la técnica de productividad Pomodoro.

Día 17 – 16/03

  • Hacer un listado de todo lo que no me gusta – visto en un blog.
  • Llamar a todos mis viejos amigos – consejo visto en un libro.
  • Hacer dos comidas más al día – visto en una película.
  • Consejo de meditar 25 minutos durante dos veces al día – leído en un libro.

Día 18 – 17/03

  • Anotar en una lista todo lo bueno que tengo – visto en un vídeo en Youtube.
  • No utilizar la máquina de inversión en 10 días.
  • No coger a nadie el teléfono hasta estar recuperado.
  • Consejo de meditar 15 minutos – leído en otro libro.

Día 19 – 18/03

  • Recomendación de evitar el ruido.
  • Recomendación de suscribirme a un programa de Testigos de Jehová – consejo de dos señores Testigos.
  • Consejo de escribir con letra más clara mis notas en Instagram.
  • Consejo de repasar dos veces los textos antes de publicarlos.
  • Recomendación de levantarme y hacer 50 abdominales.

Día 20 – 19/03

  • Comer dieta mediterránea durante 10 días.
  • Hacer caso a todo lo que diga mi madre durante 10 días.
  • No sonarme la nariz.
  • No cuestionar a nadie.
  • Viajar sin maletas – leído en un libro.

Hasta aquí las recomendaciones que seguí. Como decía al principio, es posible que alguna se me escapara, pero las principales están todas reflejadas en el listado. Seguir cualquier recomendación es seguir cualquier recomendación, no he descaartado ni una, todas las he seguido estrictamente.

PARTE 2 – Aprendizajes

Estos son los aprendizajes derivados de seguir cualquier recomendación que he encontrado:

  • Aceptar feedback que me doy cuenta que no hubiera aceptado en otras circunstancias.
  • Controlar mis pocas pero potentes “explosiones emocionales”, gracias a la recomendación de “respirar” antes de explotar.
  • Aparcar el ansia por hacer hoy algo que quiero hacer hoy, y dejarlo para mañana.
  • Seguir recomendaciones cuesta más que ignorarlas.
  • Puedes verte en más problemas siguiendo recomendaciones que no siguiéndolas. – Esto no es cierto del todo hasta que no pruebe los otros 20 días.
  • Te vuelves más consciente, porque prestas más atención en darte cuenta cuando pueda salir una recomendación.

PARTE 3 – Resultados

El fruto de seguir cualquier recomendación que he encontrado. Todas las que ves más arriba:

  • Contradicción en muchas recomendaciones. Como en el caso de la meditación, unos te dicen 20 minutos, otros 25 minutos, en Vipassana una hora. Llegas y topas con otro libro que te dice 15 minutos. ¿A quién haces caso?
  • He acabado mareado de tanto seguir recomendaciones y consejos.
  • La mayor parte de consejos que he seguido no los hubiera seguido ni por casualidad. Como el caso de no cuestionar, de los medicamentos.
  • Hay otras recomendaciones que van a tener un peso significativo en mi vida, como la de aprender Kárate para viajar a Okinawa o la de enrolarme en una ONG y viajar a participar con ellos.
  • He acabado cargando con más trabajo, más responsabilidades y más esfuerzo de lo habitual. Bastante más.
  • Las recomendaciones han eliminado cualquier posibilidad de asistir a las Fallas de Valencia. Alguien me recomendó “evitar el ruido”.
  • He tenido discusiones con clientes por el día que decidí seguir la recomendación de “parar toda mi actividad profesional durante un día”.
  • El hielo en el cuello me ha dado dolores de cabeza.
  • “Dejar de hacer deporte durante 20 días” me está ayudando subirme por las paredes, a nada más que eso.
  • Desde la semana pasada a día de hoy, ya he aceptado más conferencias que lo que acepté en todo 2017.
  • He conseguido llegar a un vuelo de una forma que no hubiera conseguido de no haber seguido esa recomendación.
  • He saltado un día a la semana de ayuno por primera vez en 18 meses.
  • El aumento de publicar más en mis historias en Instagram me ha llevado unas cuantas visitas más extras en mí blog.
  • Me he comprometido a llevar en mi muñeca, una pulsera que ni siquiera me gusta durante 7 años. ¿Cómo lo ves?
  • He invertido en criptomonedas que no hubiera invertido nunca. Y donde de momento no voy ganando.
  • Impartiré mi primer webinar online en Skillshare, próximamente. A pesar de que siempre he dicho “no” a la formación online.
  • He abierto líneas de teléfono que no necesito.
  • He sacado todas las cuentas del banco de toda mi vida.
  • Como ensaladas casi todo el día.
  • He contratado un seguro de coche a todo riesgo cuando a pensar uso el coche (4.000 kilómetros al año). Algo estúpido.

Podría seguir, pero solo tienes que seguir uno a uno los ítems de la lista de arriba. Algunas veces fue y será divertido, interesante y beneficios. En otras no lo será tanto

En fin, puedes imaginarte el caos que ha habido en mi vida durante estos 20 días. Y las consecuencias a corto, medio y largo plazo que acarrearán seguir cualquier recomendación

seguir cualquier recomendación durante 20 dias - experimento isra garcia

PARTE 4 – Conclusión – seguir cualquier recomendación

Como conclusión de seguir cualquier recomendación, señalaría que recomendamos o aconsejamos sin tener en cuenta quién es la persona al otro lado. Somos buenos haciendo recomendaciones fáciles, rápidas y sexys pensando en que son buenas. Sin embargo, son buenas para nosotros, y a veces ni eso. Hay muchas recomendaciones y consejos válidos y excepcionales, claro. ¿Sabes cuáles son y cómo llegan? Son dados por especialistas y profesionales en la materia, y llegan cuando los solicitas. El resto, es un puñado de afirmaciones que entran en conflicto con otras muchas realizadas por personas diferentes.

Seguir cualquier recomendación te llevará a un lugar donde no quieres ir.

Segunda fase

Ahora empiezo la segunda parte, el lado totalmente contrario a aceptar un consejo o seguir cualquier recomendación. Ignorar, rechaza y pasar de largo, durante otros 20 días.

Atribución imagen: Miguel GP.

Mar
3

100 días de rechazos y fracasos: resultados – experimento

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

Hace 103 días empezaba el experimento 200 días buscando rechazos y fracasos, un experimento sobre minimizar el riesgo a ser rechazado, y ridiculizar el miedo a fracasar. Hace 52 días publicaba los resultados de los primeros 50 días. A continuación, los siguientes 50 días hasta hace tres días.

50 nuevos días de rechazos y fracasos

Día 51 – 10/01

  • Fracaso al intentar intercambiar un cuadro en una exposición por una conferencia.
  • Rechazo al intentar dar un discurso sobre ultraproductividad en una oficina de un banco.

Día 52 – 11/01

  • Rechazado al intentar que un taxista y un conductor de Cabify hablaran entre ellos.
  • Rechazado al pedir viajar en clase ejecutiva sin pagar coste extra alguno en Quatar Airlines.

Día 53 – 12/01

  • Rechazo al intentar meterme por la máquina de rayos X para equipajes internacionales en Melbourne.

Día 54 – 13/01

  • Rechazado al intentar ser contratado como vendedor de telefonía móvil en el aeropuerto de Melbourne.
  • Fracaso al querer comprarle la maleta a la señora que estaba sentada a mi lado en el avión.
  • Rechazo al intercambiar mi sitio en un avión (en medio) por el de otra personas que estaba en el pasillo.

Día 55 – 14/01

  • Rechazo al intentar introducirme en la cabina del conductor del tranvía de Melbourne.

Día 56 – 15/01

  • Rechazo al pedir ser entrevistado por una televisión Australiana al acabar el partido de David Ferrer en Australia Open.
  • Rechazo al entrar en una cocina de restaurante para ayudar a cocinar Ramen.

Día 57 – 16/01

  • Rechazo al intentar subirme de “paquete” a una mujer que iba en su moto por el centro de Melbourne.

Día 58 – 17/01

  • Rechazo al pedir trabajo por un día en el H&M del centro de Melbourne.
  • Fracaso al colarme en una fiesta privada de Louis Vuitton.

Día 59 – 18/01

  • Rechazo al querer entrevista a una empresaria de Melbourne.
  • Rechazo al pedir trabajo como camarero para cinco horas en un restaurante.

Día 60 – 19/01

  • Rechazo al colarme como invitado en una inauguración de una galería de arte en Hobart (Tazmania)

Día 61 – 20/01

  • Fracaso al intentar hacer noche en el parking de un hotel.
  • Rechazo al intentar que tres personas diferentes (2 mujeres y un hombre) fueran conmigo al cine de Devonport
  • Fracaso al convencer a que me dejen una bici a mí antes que a un cliente habitual, en una tienda de Devonport.

Día 62 – 21/01

  • Rechazo al pedirle a un pescador la caña para pescar yo.
  • Rechazo al hacer autoestop a cinco vehículos en Hawley Beach.
  • Fracaso al conseguir uno de los proyectos más importantes del año.

Día 63 – 22/01

  • Rechazo al intentar que me hicieran una sopa de miso en un café en Orford (Tazmania)
  • Rechazo a la petición de unirme al viaje de unos japoneses que iban en familia.

Día 64 – 23/01

  • Rechazo al intentar entrar a un hotel boutique para trabajar con mi ordenador.
  • Rechazo por una familia de Tazmania al proponerles quedarme a dormir en su jardín.

Día 65 – 24/01

  • Rechazo al pedir trabajo como becario en un despacho de abogados de Melbourne.
  • Rechazo al intercambiarme por el conserje de la casa donde me alojaba.

Día 66 – 25/01

  • Rechazo al pedir opción vegana en un McDonalds.
  • Rechazo a aceptar las condiciones de uno de los proyectos uñas importantes del año.
  • Fracaso al no saber manejar bien las negociaciones de uno de los proyectos más importantes del año, perdiéndolo así.

Día 67 – 26/01

  • Fracaso al no saber gestionar bien un trayecto.
  • Rechazo al intentar poder quedarnos más en un festival y que cambiaran el transfer.

Día 68 – 27/01

  • Rechazo a cambiar mi billete de staff para volar una hora antes a Sydney.

Día 69 – 29/01

  • Rechazo al pedir una entrevista en Bondi Beach Radio.

Día 70 – 30/01

  • Fracaso en una prueba para trabajar durante un día en una agencia de marketing de Sydney.
  • Rechazo al intercambiar una hora de trabajo del revisor de tickets de parking, por una noche pudiendo dormir en el parking.

Día 71 – 31/01

  • Rechazo al intentar dormir en el parking del McDonalds de Newcastle (Australia)

Día 72 – 01/02

  • Rechazo al pedir trabajo en McDonalds de Newcastle durante el día.

Día 73 – 02/02

  • Rechazo al abandonar SOP.
  • Rechazo al aplicar a trabajar para Seth Godin

Día 74 – 03/02

  • Rechazo al pedir prestada una máquina de cortar el pelo en una peluquería para raparme.
  • Rechazo al sentarme en un picnic con una familia Australiana.

rechazos y fracasos - experimento

Día 75 – 04/02

  • Rechazo al pedir comida a personas que encontraba en la calle (pero éxito al mismo tiempo por que algunos me dieron comida)

Día 76 – 05/02

  • Rechazo al cantar en la calle, junto a un tipo que tocaba una guitarra en Byron Bay, y ser abucheado por la gente (rechazo y fracaso a la vez).

Día 77 – 06/02

  • Poner Gasolina a todos los coches que paran allí durante 1 hora. Rechazo cuando llegó el coche número nueve.

Día 78 – 07/02

  • Pedir quedarme de asistente del bibliotecario de Burleigh Heads (Gold Coast, Austrlia)

Día 79 – 08/02

  • Pedir puesto de trabajo a los de mantenimiento de autopistas en Australia.

Día 80 – 09/02

  • Rechazo al pedir entrar en un despacho de abogados en MacLean para trabajar con WIFI.
  • Fracaso (como agencia) al ejecutar coordinación con otra agencia que hacía la parte táctica de un proyecto.

Día 81 – 10/02

  • Rechazo al coordinar a unos chicos jóvenes que estaban limpiando coches en Kempsey (Australia)

Día 82 – 11/02

  • Rechazo al pedir subir a un barco de una familia en Bulahdelah (Australia)
  • Fracaso al intentar entrar en el monasterio Ki Gompa (India) – petición denegada.

Día 83 – 12/02

  • Fracaso a presentar una web en producto mínimo viable cuando la idea era presentarla acabada.
  • Rechazo al exponer en TEDx Presario (San Francisco)

Día 84 – 13/02

  • Fracaso al sobornar a un asistente del checkin para el vuelo: Sydney – Tokyo
  • Rechazo al pedirle a una mujer que cambiara su asiento de business por el mío en económica e salida de emergencia.

Día 85 – 14/02

  • Rechazo al aparecer en Radio Shibuya cross e intentar hablar en directo.

Día 86 – 15/02

  • Rechazo al pedir disfrazarme de Anime en una representación en Tokio SkyTree.
  • Fracaso al pedir trabajo en Ogilvy Tokio.

Día 87 – 16/02

  • Rechazo al pedirle a una actora el traje de Sailor Moon en Akibara (Tokio) para vestirme yo mismo.

Día 89 – 17/02

  • Rechazo al entrar en la zona de pescadores en la lonja de pescado de Tokio.
  • Fracaso al intentar sacar el último día del alquiler de la bicicleta de forma gratuita.

Día 90 – 18/02

  • Rechazo al querer entrar en un templo cuando estaba cerrado, en Kyoto.
  • Rechazo al querer servir un café a un cliente en un Starbucks en Kyoto.

Día 91 – 19/02

  • Rechazo al intentar cocinar en la cocina del Ryokan donde me alojo en Kyoto.
  • Fracaso al solicitar acceso en un concurso de televisión – España.

Día 92 – 20/02

  • Rechazo al intentar alquilar un quimono de mujer para ponérmelo.

Día 93 – 21/02

  • Rechazo al intentar entrar en u baño público de mujeres en Osaka.
  • Fracaso al pedir trabajo e el hotel que me hospedaba.

Día 94 – 22/02

  • Rechazo a ofrecerme para hacer un Okonomiyaki en un brasero japonés.
  • Fracaso al hacer el Okonomiyaki.

Día 95 – 23/02

  • Rechazo al subirme en una mesa en el Starbucks de Dontubori (Osaka), e intentar dar un discurso en Castellano.

Día 96 – 24/02

  • Rechazo al tomar de la mano a una mujer Japonesa que había esperando en la calle.
  • Fracaso al intentar cantar en un karaoke en Japonés con japoneses.

Día 97 – 25/02

  • Rechazo al intentar entrar a un templo privado a meditar.
  • Fracaso al intentar cocinar un té Mancha

Día 98 – 26/02

  • Rechazo al entrar en un hotel que no permite tatuajes.
  • Fracaso al intentar en un baño que no permite tatuajes.

Día 99 – 27/02

  • Rechazo al pedir a un conductor que me acercara a Kagoshima.

Día 100 – 28/02

  • Rechazo al preguntar al recepcionista del hotel donde me hospedaba en Kagoshima si podría quedarme a dormir en su casa a la noche siguiente.
  • Rechazo en la aplicación que envié para entrar en la orden de los monjes franciscanos.
  • Fracaso al encontrar una bici para rodar por Kagoshima.

Rechazos y fracasos, más o menos esperados, pero rechazos y fracasos

En ocasiones el rechazo es inminente – soy consciente de ello – creo que eso lo hace todavía más potente. Lanzarte a rechazos y fracasos evidentes que implican dar un paso al frente y exponerte es el núcleo de este experimento. El estar todos los días dentro de “la zona” es otro de los puntos clave para mí. Ser rechazado y fracasar todos los días, contar, retener y escribir esos rechazos y fracasos, ayuda a ganar resiliencia y determinación. Además, hacerlo en otros países como Australia y Japón me ha llevado a vivir experiencias que no hubiera vivido de otra manera.

Estoy abierto a nuevos rechazos y fracasos, si tienes alguna idea, por favor, compártela en los comentarios. Estudiaré todas ellas y si son coherentes, trataré de llevarlas a cabo. Prometido, quedan todavía 97 días más.

Feb
28

Experimento sobre seguir/descartar cualquier recomendación

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

experimento sobre recomendaciones no solicitadasHoy empiezo un nuevo experimento de estilo de vida en esta ocasión. En esta ocasión, porque estoy casi llegando al día 100 de los 200 días de rechazos y fracasos, y a unas semanas para concluir otro experimento, sobre marketing de contenidos y social media. Este nuevo experimento viene dado por lo propensos que somos recomendar y aconsejar, incluso aunque no nos lo pidan. Nace de la curiosidad por seguir todos los consejos que recibo, pedidos y no pedidos y después por ignorarlos todos. El Experimento sobre Recomendaciones No Solicitadas se divide en 40 días y consta de dos partes:

Parte 1 – 20 días siguiendo cualquier recomendación

Como el título indica, durante 20 días, voy a seguir cualquier recomendación que llegue a mí. Da igual la naturaleza de la misma, la voy a seguir hasta el final, y así durante todos esos días. A ver hasta donde llego y cómo llego y qué pasa entre medio.

Seguiré todos los signos que encuentre en el camino, señales en la calle, recomendaciones en la radio, consejos en la televisión (o en su defecto Internet), avisos de personas, precauciones, etc. Lo seguiré religiosamente, por 20 días, sin importar si podría ser perjudicial o no. Con la excepción de aquellos que pueda poner en peligro mi vida, o atentar contra otras personas, pero entiendo que al ser consejos no me veré en esa situación.

Parte 2 – 20 días ignorando cualquier recomendación

La parte contraria, hacer justo lo inverso a la primera parte del experimento. Colocarme en el polo opuesto de aceptar y seguir recomendaciones. Ignorar absolutamente cualquier recomendación, de forma indiscriminada.

Aquí evitaré, esquivaré e ignoraré todo tipo de consejos y recomendaciones, cualquiera. Haré justamente lo contrario.

Objetivos del Experimento sobre Recomendaciones No Solicitadas

En realidad lo que persigo con este experimento es:

  • Comprobar donde me lleva hacer caso a todas las recomendaciones y consejos que reciba y que encuentre por el camino.
  • Comprobar donde me lleva hacer lo opuesto a lo de arriba. Es decir, ignorar todo consejo o recomendación.
  • Analizar y evaluar qué es lo que sucede entre las dos partes.
  • Extraer los aprendizajes que pueda absorber y reflejarlos tanto en mí como en mis equipos, clientes y proyectos en los que trabajo.
  • Analizar todos y cada uno de los consejos que siga e ignore, y hacer un seguimiento de los 40 días en total. Y de las recomendaciones en cuestión.

Estoy seguro, como ya he vivido en otras ocasiones, que saldrán nuevos parámetros, aprendizajes y obstáculos. Eso es lo mejor de los experimentos.

Desde hoy empiezo con la primera parte del experimento. En este blog encontrarás dentro de 20 días los resultados finales de la primera parte. Luego, dentro de otros 20 días, los de la segunda parte. Y al final, conclusiones de ambos.

¿Alguna recomendación o consejo?

EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+