Browsing articles tagged with "lifestyle hacking archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, innovación, estilo de vida, la nueva economía conectada, cambio, disrupción, incertidumbre, liderazgo y nuevas formas de comunicación más allá de social media, human media."
Sep
7

Nuevo experimento: alimentación óptima

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  2 Comments

Empiezo un nuevo experimento, uno que tiene que ver con la alimentación y con el estilo de vida. Lo he llamado Experimento Alimentación Óptima…

alimentación óptima experimento

Cero…

Me gustaría probar cómo se siente un cuerpo y mente que toma cero azúcar. También cero alimentos agresivos, sin sal, sin trigo, sin lácteos, sin productos refinados, cero alcohol (esto incluye mi amado champagne), cero carne. Cero todo lo que pueda considerarse mínimamente agresivo durante un periodo prolongado de tiempo. Cuál es ese cambio que experimenta, si lo experimenta en realidad. Y si eso impacta también en las emociones y en el espíritu. Comprobar si el rendimiento deportivo, aumenta o disminuye. Igual que la práctica de mindfulness, la calidad y enfoque del trabajo diario y la relación con otras personas.

La lista de “cero” sigue:

  • No conservantes, no colorantes.
  • Cero fritos, rebozados, etc.

Cabe destacar, que la mayoría de las restricciones no son restricciones para mí, ya que no me afectan. En cambio de vez en cuando me gusta romper mi alimentación con estos “placeres”. Aunque en estos tres meses no daré ni un solo capricho o descanso, porque lo que busco es la alimentación óptima.

Adiós a los restaurantes

Por otro lado, Me encuentro en un estado global óptimo, fruto de de llevar una alimentación a medida, con los alimentos y superalimentos que mi cuerpo necesita para mis objetivos de vida diarios*. A pesar de eso, no estoy satisfecho con los resultados que obtengo cada vez que tengo que comer o cenar fuera. Incluso aunque mi elección alimenticia sea “equilibrada”. La mayoría de los casos no es así, cuando salimos a comer fuera, por lo menos en mi caso, es un desorden y una compulsión considerable. Claro, es una especie de “tiempo libre”, sí, pero un descanso que sé que no beneficia a mi organismo. Sé y estoy seguro de que puedo, a través de la alimentación, encontrar unos resultados mucho mayores a mi rendimiento actual, que no es nada malo. Sin embargo, sé que el techo está mucho más lejos, quiero tocarlo, cueste lo que cueste.

Alimentación óptima

En resumen, sumando estas dos inquietudes, voy a realizar un nuevo experimento, 90 días de cero azúcar, cero alcohol, cero comidas copiosas, e inapropiadas, además de cero carne y cero comidas o cenas en restaurantes. En adición a esto, retomaré el plan de alimentación macrobiótico más extremo desde 2012 a día de hoy, que mi biomédico Juan Rubio ha confeccionado para  mí. A todo esto, seguiré con el día de ayuno semanal y todos los superhábitos que llevo a cabo a lo largo del día. Intensificaré el deporte y quizá un poco el trabajo.

Empezaré este próximo viernes que aterrizo en España. Ahora estoy en Santo Domingo y a las puertas del huracán Irma no puedo exigir demasiado. Por delante, viajes a Bogotá, Nueva York, una nueva edición de Guateque, los cierres de Ibiza y mi cumpleaños, el retiro Vipassana y Ecuador. Por supuesto, cuando viva en hoteles, los consideraré casa, no habrá excepciones. en AirBnB no habrá problemas.

Monitorizaré toda mi actividad a través de un cuadro de mando que compartiré en la próxima actualización. Mi intención es comprobar qué puede ser capaz de lograr una alimentación óptima al máximo cuidado.

* Plan diseñado a medida por Juan Rubio.

* La imagen corresponde a uno de mis más grandes vicios, los nachos, de esta manera me recuerdo que no voy a probar en tres meses.

Atribución imagen: Javi Macías.

Sep
2

Sapo Bufo Alvarius 5MeO-DMT – segunda experiencia

By Isra Garcia  //  Aventuras, Experimentos  //  2 Comments

Hace varios días realicé por fin la segunda toma del 5MeO-DMT Bufo Alvarius, conocido como el Sapo del Despertar. Fue en Nueva Andalucía – Marbella, junto a Aitor Contreras, recién llegados de Ibiza, bien entrada la noche. Fue el momento idóneo, aunque hubieron complicaciones previas que hicieron pensar que quizá volvía a no ser la ocasión.

Realicé mi primera toma en julio de 2016, la cual no llegó a ser una experiencia completa debido a la resistencia (ego) que opuse mientras tomé el compuesto molecular 5MeO-DMT. A todo eso Kike, el chamán, no pudo ofrecerme una segunda toma porque fui el último de los participantes del último día que realizaba ceremonias en Ibiza. Aquí explico la experiencia vital de la primera toma. Entonces sentí que probaría una segunda vez para ver si podía experimentar los efectos al completo de esta experiencia transformacional. Habría una segunda vez, seguro. Esperé sin prisa y con paciencia a que llegara el momento, cuando tuviera que llegar. Entonces llegó.

5MeO-DMT Bufo Alvarius

En esta ocasión fue bastante diferente, tan pronto como tomé el 5MeO-DMT Bufo Alvarius me dejé llevar. Me entregué a la experiencia, fuera cual fuera. Abrí los brazos a la rendición y dejé que entrara en mí e hiciera lo que tuviera que hacer. En total fueron 18 minutos los que estuve navegando en mi subconsciente y otros 16 los que estuve en trance.

Por otro lado, para Aitor fue la primera experiencia, quise que pudiera vivirlo y probarlo en primera persona. Estos son la clase de incentivos que promovemos desde IG. La reacción de Aitor fue diferente a la mía, normal, puesto que no hay dos personas idénticamente iguales.

5MeO-DMT Bufo Alvarius 2ª toma – la experiencia

Tal y como hice en la primera ocasión, explico en un vídeo las impresiones antes, durante y después de esta experiencia ultra-vital. La única distinción es que en este caso el vídeo está grabado dos días después de la ceremonia. Y además cuenta con la participación y testimonio de Aitor Contreras.

Este tipo de experiencias vitales son, para mí, experimentos que me ayudan a mejorar el alto rendimiento y a rediseñar mi estilo de vida. Amo explorar lo más inexplorado y viajar hacia lo más profundo.

Atribución imagen: Aitor Contreras.

Sep
1

Qué aprendes cuando vives 4 meses sin redes sociales

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle, Social Media  //  No Comments

Después de los resultados, conclusiones y descubrimientos al finalizar Social Media OFF, estas últimas semanas he trabajado en los aprendizajes finales que me llevo del experimento de desconectar de social media durante cuatro meses.

Cuando decidí dejar las redes sociales, fue solo para un mes, al principio. Parecía algo excitante después de tantos años conectado. ¿Por qué dejar social media? ¿Perderás oportunidades? ¿Cambiará algo? ¿Estás seguro sobre la decisión?

A día de hoy sigo sin estar seguro de si haber vuelto a las redes sociales ha sido una acción acertada. Sigo teniendo bastantes dudas. Desconectar de social media ha sido un gran acierto para mí.

Desconectar de social media – el experimento

Hay muchas preguntas que a día de hoy todavía sigo formulándome. Sin embargo, después del experimento, estoy 100% convencido de que se puede vivir sin usar ni estar en social media. Esto de forma individual es poderoso, porque apartarte de la corriente te ayuda a estar dispuesto a aceptar cualquier cosa que venga. Después de todo, no necesitamos ni la mitad de lo que este mundo conectado nos da y hace creer que es imprescindible. Después de todo, no sabemos quiénes somos, no sabemos dónde vamos, ni siquiera cómo vamos. ¿Cómo entonces vamos a saber extraer el valor del ruido para utilizarlo como impulso en nuestra profesión o empresa?

La cuestión es que la mayoría piensan que están haciéndolo bien.

Falso.

Después del experimento y al descponectar de social media por completo, estoy repensando algunas áreas.

  • Comunicación: no veo sentido a comunicar por comunicar. El mero hecho de tener que aparecer siempre para que no te olviden. No lo creo. Si cuando apareces generas impacto positivo, será difícil que te olviden.
  • Marketing: la mejor forma de hacerlo es mostrar el resultado del trabajo que a diario hacemos. Sin ser pesados, sin ser pedantes. Cuando dejas de pensar en hacer marketing y te centras en encantar a tu cliente, la magia sucede. No hace falta tanta promoción.
  • Mensajes: no necesitas decir más de lo que es. La cuestión no es atraer, la cuestión es solo mostrar el resultado del trabajo.
  • Contenidos: crear contenido no para agradar,, no para captar, no para convencer. No, contenido para inquietar, impulsar, educar e incomodar.
  • Plataformas: mismos contenidos en mismas plataformas te aburre a ti e incluso a mí mismo. Frescura de recursos distribuidos según la naturaleza de la plataforma.
  • Seguidores: la mayoría de usuarios hoy en día apenas leen Tweets, apenas se detienen en los posts de Facebook, no se fijan en cada foto o video en Instagram. Cuando prestas atención, en la mayoría de los casos, no es a quién desearías… ¿Qué sentido tiene seguir a personas que podrían estar “apropiándose” de tu tiempo?
  • Atención: cada día queda menos atención, todos somos más selectos, pero – conectando con el punto de arriba – seguimos sin valorar. Estamos conectados a demasiadas fuentes, a demasiados contactos profesionales, a demasiadas suscripciones, páginas o a influencers.

Aislado y con redes sociales

Es posible y no muy difícil. La ventaja de aislarte de toda esta historia es que podrás centrarte en vivir tu vida (y no la de alguien a quién te gustaría parecerte). Desarrollar tu trabajo con una gran destreza. Dedicar más tiempo a tus hijos. Emplear recursos en crecer.

Nada de esto está reñido con permanecer humano. Puedes no seguir a nadie, no leer ningún tweet, no entrar a las redes sociales a cada hora y no tener Whatsapp y todavía puedes ser una persona que se esfuerza por ayudar a los demás.

La llave para conseguir desconectar de social media y seguir trabajándolas, es dedicar un tiempo cada semana o cada dos semanas. En ese tiempo interactúas con clientes, comunidad o amigos, respondes preguntas y facilitas las cosas. El tiempo restante, entra y haz el trabajo (profesional) que tengas que hacer, cuando acabes sal de las redes sociales sin distraerte ni lo más mínimo.

Que te diría en base a lo que yo mismo estoy haciendo:

  • No leas ningún tweet.
  • No te fijes en ningún post de Facebook.
  • Pasa de la línea del tiempo de Instagram.
  • No te detengas en la actividad de inicio en LinkedIn.
  • Ignora los vídeos graciosos de Snapchat.
  • Entra una vez por semana a las redes sociales.
  • Cuando por motivos profesionales tu trabajo esté ligado muy de cerca al mundo digital. Utiliza un flujo de trabajo como este.
  • Interactúa solo en el tiempo habilitado para ello.

Social media no es “tiempo libre” es “tiempo perdido”. Desconectar de social media es algo que podrías consdierar.

No estás para la gente invisible

Otra de las claves del experimento de vivir sin redes sociales es que te enseña a que podrías no estar y las cosas no cambian. La mayor parte de la población no te echará de menos. Sin embargo, aquí viene el factor decisivo. una pequeña cantidad de personas si te echarán de menos. Esas son las personas para las cuales tienes que trabajar, ignora al resto.

¿Qué me ha enseñado desconectar de social media?

desconectar de social media

6 aprendizajes principales al desconectar de social media:

1. Nadie mejor que yo mismo

“El deseo de ganar, el deseo de ser exitoso, la urgencia de alcanzar tu potencial absoluto… estas son las llaves que abrirá la puerta de la excelencia personal” – Confucio.

Cuando no hay nadie a quien compararte, cuando nadie te da aprobación a través de un comentario. Entonces puedes hacerlo tu misma/o. Me he dado cuenta de que no hay que hacer caso a nadie más que tu intuición y las 5 personas más importantes de tu vida.

Sin redes sociales, de forma inconsciente, vives sin aprobación, ni reafirmación, porque no tienes nadie que va a decir si lo que has dicho / hecho es bueno o no. ¿A quién le importa?

2. Encontrarme mejor a mí mismo

En las redes sociales todo el mundo tiene una opinión. Todos son expertos en varios campos. de una manera u otra acabas siendo infectado por esas “opiniones”.  Cuando vives sin redes sociales, la única ayuda que puedes recibir es la que tú busques. Si decides no buscarla, no tendrás recursos, ni ruidos que dictarán qué puedes hacer y que no puedes hacer. Tendrás la oportunidad de dejar de compartir con otras personas y conocerte mejor a ti misma/o.

3. Crecer en silencio

Si no tienes que estar continuamente comunicando que estás haciendo, que vas a hacer y qué hiciste, nadie lo sabrá. Sí, a lo mejor no es un gran beneficio. A menos de que sí lo sea, porque aunque tú no lo comuniques, no vas a parar de seguir haciéndolo. Por lo tanto, no dejarás de crecer, solo que el resto no lo sabrá. No es necesario, el resultado hablará (hoy o mañana) por ti.

Leer libros, experiencias vitales, experimentos, negocios, proyectos, educación, logros, fallos, etc. Aprenderás, crecerás, ganarás, sabiendo que lo haces por ti y no por mostrarlo al mundo.

4. Amigos de verdad

Eso es lo que tendrás cuando dejes de relacionarte por Facebook Messenger, Whatsapp o derivados. Empezarás a tener más contacto personal con las personas y apreciarás más los momentos juntos. Harás más con ellos, incluyendo familia. Compartirás más experiencias.

No es necesario que hable de la tranquilidad que significa ir a un sitio y no tener que hacer 10 fotos de cada ángulo del restaurante. ¿Cierto?

5. Estarás más presente que nunca

Porque no vivirás más en el país de “qué está pasando en el día de ________ en Facebook o Instagram”. Tampoco vivirás anclado a “qué ha dicho _____ en Twitter” o “¿Cuál será el vídeo de ________ hoy en Youtube”.

Esto significa que estarás pendiente de disfrutar de cada instante de las 24 horas de cada unos de tus días. Buen intercambio ¿no?

6. Desarrollarás una relació más sana conmigo mismo

Tener cero compromisos digitales te ayudará a estar más cerca de ti mismo/a. Te darás cuenta de que estás tú Vs. tú y que si quieres que algo suceda, tendrás que hacerlo suceder tu mismo. La compasión, empatía y trato será más sano porque no tendrás que estar machacando por conseguir más que _______ o ________.

7. No perdí mi trabajo

Incluso aunque te dediques a marketing y la economía digital como lo hago yo. Porque si profesionalmente tienes que usar las redes sociales, adelante, vé, hazlo, genera resultados. El desencantamiento no está en usarlas profesionalmente, está en usarlas personalmente. Si fueras honesto contigo mismo, la bofetada de realidad de este punto sería fuerte.

Conclusión

Desconectarte del mundo digital y desconectar de social media es enriquecedor. Justamente porque al desconectar de un mundo conectas con otro, que dependerá del estilo de vida que lleves.

Ojalá pudiera aconsejarte (de forma no solicitada) que dedicaras dos o tres semanas a un experimento de este tipo. Esa sería la prueba de si algo así funciona o no.

Atribución imagen: Lennert Luypaert.

Ago
24

Hackeando mi estilo de vida – Disrupt Everything podcast #9

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Podcast  //  No Comments

Me considero una persona ultraproductiva (a veces). Es decir, vivo para trabajar menos, producir más y vivir mejor. Soy un tipo que trabaja, mucho y tratando de mejorar cada día, las cuatro dimensiones del ser humano: física, emocional, intelectual y espiritual. Estoy obsesionado con mejorar en cualquier cosa y con vivir despierto cada segundo que sea posible. Trabajo a diario por adquirir nuevas habilidades y potenciar mis habilidades núcleo, todo a través de nuevos súperhabitos.

Cuando no llego a éstos últimos, entonces me quedo con los microhábitos. Llevo tres años construyendo sistemas para rendir más y mejor sin consumir demasiado energía. Escribo bastante. Vivo de forma decente. Estoy en tanto líos como puedo, tantos proyectos como soy capaz de manejar. Cada día de más calidad. No tengo que emplearme muy a fondo, aún así consigo hacer bastante en un día. Cada mañana me levanto para conquistar el día, y son pocos los días que marcho a la cama insatisfecho. Me repito “no quiero nada, lo tengo todo”.

Lifestyle hacking

Esto que cuento más arriba es lo que ahora forma mi estilo de vida, antes no era así, hasta que un día hace años decidí empezar “hackearlo”. Milímetro a milímetro empecé a repensar, reinventar y rediseñar. Interrumpí mi estilo de vida pasado y empecé a practicar lo que algunos llaman lifestyle hacking (disculpas por el anglicismo). En este nuevo podcast explico cómo podrías empezar hackear tu estilo de vida – lifestyle hacking.

Episodio #9 Disrupt Everything Podcast

Este noveno episodio va sobre estrategias, técnicas, recomendaciones no solicitadas y micro-hábitos destinados a modificar tu estilo de vida para rediseñarlo a tu manera.

lifestyle hacking disrupt everything podcast isra garcia

El episodio de 37 minutos sobre lifestyle hacking, se divide en cuatro grandes bloques:

  1. Propuesta funcional para hackear tu estilo de vida.
  2. Sistema rediseño del estilo de vida.
  3. Siete recomendaciones no-solicitadas para potenciar el estilo de vida.
  4. 12 pequeños “hacks” que mejorarán el estilo de vida en 12 minutos.

Vamos a ello.

Escucha, descarga, suscribe: iTunes, RSS o reproductor

Escuchalo y suscríbete via iTunes, o suscríbete por RSS…

Disrupt everything iTunes disrupt everything RSS

Accede y escúchalo en cualquier reproductor o dispositivo desde aquí: episodio #9 Disrupt Everything Podcast (con posibilidad de descarga).

Artwork: Charlie Abad Estudio.

Ago
17

¿Merece la pena volver a las redes sociales?

By Isra Garcia  //  Experimentos, Social Media  //  6 Comments

volver a las redes sociales¿Qué ha pasado cuando he vuelto a social media? ¿Crees que merece la pena volver a las redes sociales después de dejarlo?

Cuando acabaron los 113 días de experimento Social Media OFF, el día que volvía, sentí pena. Incluso a las horas ya estaba sintiendo que no merecía la pena volver a “estar conectado”. No he abierto mi cuenta con ansiedad para comprobar lo que había sucedido en todo este tiempo. Adivina qué, el mundo sigue siendo el mismo, las personas siguen con las mismas motivaciones y problemas mundanos. Ni si quiera he entrado a ver el perfil de mis mejores amigos. No he leído ni una sola actualización.

Volver a las redes sociales

En estos últimos días he tomado algo de tiempo para responder tweets, mensajes privados en Facebook, Instagram, LinkedIn y Twitter. Sigo teniendo una tonelada de notificaciones en cada plataforma social. Lo que sí he notado al pasar los días, porque mi Rescue Time me avisa, es que ahora dedico casi 60 minutos al día. Entre publicar y compartir, sin leer, sin entretenerme en nada más.

Me he perdido mucho contenido. He perdido muchas noticias de última hora. He dejado escapar conexiones y seguro que alguna posibilidad de flirteo. Y he pagado un precio caro, se supone, o no. Seguro, he dejado escapar la oportunidad de sumarme a movimientos. A causas sociales, a desaires, atentados, injusticias. Respeto las opiniones de otros, especialmente cuando me hacen pensar, me pregunto si recibirlas de forma digital importa. Me pregunto si estar en las redes sociales causa valor y utilidad para ti y para otros. Quizá simplemente nos permite poder juzgar u opinar sin hacer nada para cambiar las cosas. Ahora que he vuelto, veo y siento social media como algo diferente a lo de antes.

Como decía en este otro post, salirte de social media permite que tu cerebro cree nuevos caminos neuronales, lo cual significa nuevos comportamientos y rutinas. Si antes lo primero que hacías cuando te descuidaste era comprobar tu Facebook o Instagram, después de 30 o 113 días, habrás adoptado un nuevo sistema, el cual será catalogado como normal.

Mi nuevo normal pinta distinto

Mi nuevo normal se llama alto rendimiento, se llama prácticas físicas, emocionales, espirituales e intelectuales. Ese nuevo normal me permite hacer más cosas que antes, es más inspirador, educacional, divertido y ajustado con el estilo de vida que practico. He ganado en encuentros con otras personas, en tiempo para creatividad, en tiempo para ocio y crear nuevos proyectos. He conocido a gente nueva y he pasado más tiempo con la que quiero.

Me ha llevado 113 días apreciar los resultados de la otra vida que no consideraba. Y darme cuenta que mientras todos están “socializando” en la “fiesta”, yo estoy haciendo que las cosas sucedan, despierto y sin dejar de bailar. Además,ás de no haberme perdido tanto como pensaba.

¿Merece la pena estar de vuelta? Dos tipos de respuestas:

  1. La egoista: no. Vives más tranquilo, enfocado, alineaado y auténtico sin ellas.
  2. La empática: merece la pena volver a las redes sociales, sí. Por la gente como tú.

Atribución imagen: Hierbas de las Dunas.

Ago
9

La libertad de aceptar quién eres, sin disculpas ni excusas

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle, Reflexiones  //  2 Comments

Vivimos en una cultura que ser enorgullece a si misma en su lucha por la libertad. Alardeamos de que es uno de nuestros más altos valores. Tanto que entramos en otros países para que también valoren la libertad. Damos lecciones sobre cómo encontrar la libertad.

Nuestras acciones y actitudes como sociedad cuentan una historia bastante distante a lo que predicamos. Hay muchos indicadores, obvios y sustanciales, que demuestran que no andamos sobre el mismo discurso que promulgamos. Sobre todo en cuanto a la libertad se refiere. Todo esto sin entrar en guerras, derechos, políticas, despatarrados, que baño utilizar, derechos igualitarios para cualquier género, raza y ciudadanos, etc. No son temas en los que se necesite elaborar mucho más de lo que ya hay expuesto.

Lo que sí es menos obvio, es la forma sutil en la que esta sociedad minimiza la libertad en el campo emocional. Estamos rodeados en una cultura incómoda con las emociones: con sentirlas, con expresarlas, con reconocerlas. De forma más precisa, nuestra cultura no logra aceptar (porque no comprende) las emociones “menos atractivas”: miedo, tristeza, ansiedad, resentimiento, lástima, ira o imperfección, entre otras.

La persecución de la felicidad es un principio elemental de nuestra sociedad. Si no vas detrás de la felicidad, debes tener problemas.

Vivir el momento es la tendencia de la publicidad. Si no estás en una terraza viviendo el presente. Algo estás haciendo mal.

Mostrar alegría es lo que se espera de ti. De lo contrario, si muestras vulnerabilidad, te rechazaremos.

Sanción cultural: ser brutalmente honesto

Para promover la búsqueda de la felicidad, la libertad, vivir el presente y hacerlo alegre, nuestra cultura sanciona cualquier forma de escape emocional.

Otras formas de escapar:

  • Refugiarte en el trabajo.
  • Aislarte en una montaña.
  • Volverte un adicto a la gratificación instantánea de las redes sociales.
  • Auto-proclamarte una persona ocupada.
  • Sobre-entrenar.
  • Leer 1 libro al día.
  • Escuchar 5 podcasts y/o leer 30 artículos al día.
  • Invertir más tiempo en Internet.
  • Ir de compras.
  • Comprobar tu bandeja de correo electrónico más de 15 veces al día.

Para ser un poco más claro, ninguna de las cosas que hay en la lista son buenas o malas. Depende el uso que le des.

Crear momentos de entretenimiento y distracción es saludable. Hasta cierto punto. El problema aparece cuando pasamos a preocuparnos de que podríamos utilizar un smartphone o Facebook / Instagram para escapar de la realidad.

He vivido esto de cerca en uno de mis últimos experimentos, acabo de estar 113 días aislado de las redes sociales. Hoy en el segundo día de estar “conectado”, me pregunto a mí mismo si merece la pena volver. Al segundo día. Aún cuando estoy al 20% del rendimiento y dedicación al que solía estar antes del experimento. Fue el mismo motivo que me llevó al experimento de vivir sin smartphone por ocho meses.

Escapar no significa libertad

Cuando escapamos de algo, tampoco somos libres. Nos engañamos pensando que somos libres. Un prisionero que escapa de una cárcel acaba durmiendo con un ojo abierto, siempre alerta. Preguntándose cuándo será capturado de nuevo.

Escapar de la realidad a través de las redes sociales o derivados, solo nos evade de las paredes que podemos ver; no nos hace libres. Sabemos, dentro de nosotros, en algún sitio, que llegará el momento en el que nuevas emociones emerjan.

Social media o el email no son los enemigos, el enemigo está dentro de nosotros.

Aprende a bailar con el instante

Enseñarte a bailar con lo que llegue a ti puede ser incómodo, al principio. Rechaza ser la persona que comparte sus más grandes miedos, pero rechaza también ser la que comparte sus más grandes éxitos. O por otro lado, comparte tus más grandes alegrías y también tus más grandes tristezas. Ser coherente con quien eres y lo que eres te hará libre. Ver las cosas como son te ayudará a ser libre.

Durante el experimento he aprendido a no ser más, pero tampoco a ser menos. He aprendido a ser lo que soy. He aprendido a ver las cosas como son. También he descubierto que las cosas no son ni buenas ni malas, solo son. Para bien y para mal, en perspectiva.

He aprendido cómo sentarme con mis sentimientos y frustraciones y conversar juntos. Aburrimiento, ansiedad, exuberancia, disfrute, plenitud, ira, resentimiento, indignación. Amor, soledad, duda, miedo, confianza, elación, insatisfacción. Esto ya valió los 113 días de experimento. Cuánto valor y realización y cuanto dolor al mismo tiempo.

Presumía de estar a gusto conmigo mismo, qué equivocado estaba. Ahora estoy empezando a saber qué es lo que estar conmigo mismo. Destapando, desatando y aceptando todas las partes de mi ser.

Encontrar la libertad

Tan pronto como aprendes a aceptar, estar y ser, empiezas a sentir ligereza. Entonces empiezas a desenmascarar la libertad. Encontrar la libertad de aceptar y expresar quién eres. Encontrar la libertad de fluir y dejar marchar expectativas, deseos y exigencias.

encontrar la libertad

Entonces, solo entonces, las piezas del autodominio empiezan a encajar. En ese instante comprendes que:

  • Solo puedes encontrar la libertad si intentas dejar de escapar.
  • Libre es ser tu mismo/a.

No el tú hijo, amigo, pareja, profesional del marketing, consultor o nieto o cualquiera que sea la etiqueta que el mundo quiere que lleves. No tú como una marca, avatar o arquetipo. Y no unas iniciales que intentan categorizar.

El tú que está debajo de todas esas capas tan superficiales. El tú auténtico, el tú real. El humano de verdad. Amable, cariñoso. Impetuoso. Salvaje. Cabezón. Ultradisciplinado. Sobrepensador. Instintivo. Indocumentado. Ignorante. Simple. Sencillo. Implacable. Incansable. Obsesionado. Emocional. Arriesgado. Inconscientemente consciente. Preguntador. Incómodo. Vulnerable. Abierto de mente. Disruptivo. Incrédulo. Estridente. Quieto. Analista. Sobreexigente. Apartado. Solitario. Dudoso. Inseguro. Autocínico. Deliberado. Soy todas estas cosas y más.

Cuando dejas de escapar aprendes a crear espacio para todo esto. Incluso para partes de ti mismo que están en conflicto con otras partes. Sin embargo, cuando aceptas que eres en tu totalidad, deja de haber cualquier conflicto interno.

Para mí, esta la libertad definitiva: aceptar quien eres, sin disculpas o excusas.

Lucha primero por esta libertad.

Atribución imagen: María Eugenia.

Ago
8

Social Media OFF – fin de experimento a los 113 días

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle, Social Media  //  11 Comments

Hoy pongo fin al experimento Social Media OFF, tras 113 días de abandono completo en las redes sociales. Han sido casi cuatro meses de desconexión, una especie de experimento Social Media Detox. Viviendo fuera del ruido y de la señal. Ignorante a Facebook, Instagram, Twitter, Pinterest, Google+ o LinkedIn. Sin preocuparme por lo que podría pasar o lo que no podría pasar en social media. He vivido aislado a ese mundo que había estado conectado desde 2008.

experimento abandonar las redes sociales - experimento social media detox

El hábito de romper radicalmente con tus propios esquemas

Salir de las redes sociales no era por abandonar social media. Era por continuar rompiendo, de forma radical a poder ser, con mis estructuras mentales, hábitos, comportamientos y creencias.

¿Por qué romper mis propios esquemas? Porque es la mejor forma que conozco de aprender y crecer de una forma distinta a lo habitual. Porque esto obsesionado con experimentar y por lo tanto con mejorar. Ambos son sinónimos, el uno del otro. Un experimento Social Media Detox podría ser una nueva forma de volver a intentarlo.

¿Escapas de algo Isra?

Estaba decidido a cambiar la respuesta de esta pregunta: ¿Haces las cosas para vivirlas / sentirlas o por comunicarlas? respuesta cambiada. Misión cumplida.

Escapaba de la respuesta obvia. Buscaba escapar del aburrimiento. Escapaba de la mediocridad, negatividad, hipocresía, invulnerabilidad, falsedad y crueldad que hay en las redes sociales. Decidí escapar siguiendo mi instinto, y tomar una pausa, que al mismo tiempo serviría como un experimento para medir qué impacto tiene social media en nuestras vidas personales y profesionales. Tanto positivo, como negativo, no creo que sea neutral. El mes de experimento se alargó a más de 110 días, para mi sorpresa, deleite y gracia.

Date una vuelta por social media

Dime si algo de esto te suena:

El sentimiento de no saber cómo usarlas eficientemente.

La sensación de no poder medir qué es lo que otros pueden esperar de ti o de tu empresa.

Aburrimiento. Lo de siempre con la misma historia.

Un volumen de información, actividades, personas y contenidos imposibles de digerir.

Emociones incómodas y contrarias.

Duda. Miedo. Dolor.

Soledad. Ansiedad. Ira. Ultrajes.

Insatisfacción.

A veces ni siquiera te das cuenta. Tienes unos minutos y ya estás en Instagram. ¿Por qué no comprobar qué le ha sucedido a tu instagramer favorita?

En esos momentos donde no estás conforme con tu vida, no hay problema. Puedes evadirte y vivir feliz a través de las vidas de otras personas a las que te gustaría parecerte. Cuando te sientes vacía, puedes sentirte realizada ayudando a alguien ahí fuera.

Cuanto te sientes solo, podrías conectarte a Tinder y sentirte menos solo.

Por una persona que reta tu punto de vista, puedes encontrar diez o veinte papagayos que lo refuerzan como si una cámara de eco se tratase.

Si lo haces bien, puedes compartir tu éxito y entonces recibir validación externa sobre cómo de grandioso eres.

Realizar un experimento Social Media Detox porque está de moda. Aunque no sepas el propósito.

Espera, el problema no es de usar o estar en las redes sociales. Éstas juegan un papel natural como una vía de escape. Es como comprobar el email sin cesar. El problema es que podríamos estar utilizando social media para escapar. Del presente, de nosotros mismos, de enfrentar el trabajo que necesita ser hecho, de responsabilizarse por liderar o de mirar de frente al fracaso. Entre otras razones.

Que podrías descubrir

Voy a hablar de los descubrimientos antes de volver al mundo conectado del experimento Social Media Detox – Social media OFF. En unos días haré una valoración después de ver qué es lo que ha sucedido y qué no en todo este tiempo.

  • No utilizar las redes sociales me ha ayudado a tener un enfoque máximo en casi todo lo que hago al día. Ya sea trabajo o no. Al estar más concentrado saboreas, aprovechas y produces más, en menos tiempo.
  • Cuando no utilizas las redes sociales no sucede nada mágico. Solo te quedas sin excusas. Sin escapatoria. Ahora estás en un cara a cara más directo con tus emociones. No escondites. No filtros, no reparos. La única cosa que puedes hacer es ser real contigo misma, no importa qué.
  • Si no tienes nada que contar o compartir vía Internet, puedes dedicarte a bailar con el instante. Vivir despierto. No persigues objetivos de publicación. No tienes un plan, porque no funciona. Da igual que pretendas ser de una manera que no eres, no tienes espectadores que se están fijando en ti. Tu vida es tuya, no de tu comunidad. Tu y la gente que esté a tu lado. Entonces aprecias la falta de transparencia y honestidad que ocurre cuando equiparamos nuestras vidas reales y digitales / ficticias. Ayer, estaba en la playa con una amiga, ella defendía no enseñar lo malo en las redes sociales para no mostrarte débil y no cargar el entorno con negatividad o pesimismo. Necesitamos un replanteamiento de debilidad o pesimismo.
  • Quizá podrías descubrir que no eres la misma persona en tu casa en pijama, que la persona que lanza tweets oportunistas.
  • Cuando abandonas las cosas a las que has estado atado (aunque sea mínimamente) rompes hábitos y con ello te sientes más ligero. Empiezas a darte cuenta a qué sabe hacer las cosas sin tener que pensar en cómo lo vas a mostrar al mundo para quedar en buen lugar.
  • Sin redes sociales dejas estar ocupado. Pasas a ser más ultraproductivo que nunca. Porque apartas la principal distracción que hoy, junto al smartphone, posee el ser humano.
  • Imagina no invertir tanto tiempo en: qué fotos vas a realizar y qué va a acompañarlas, qué vas a decir en el vídeo, cómo de ingenioso va a ser tu tweet, cuantas publicaciones realizarás. Cómo vas a decir algo de manera sutil y que tu comunidad se lleve el mensaje que quieres que retenga. ¿Es necesario? No sabría responder a esta pregunta, pero sí podría decirte que cuando no utilizas las redes sociales por un tiempo, te das cuenta de todo lo que consumen estas “pequeñeces”.
  • No es necesario eliminar las APPs de tu smartphone o accesos desde PC, solo se trata de ser autodisciplinado y entrenarte a ti mismo/a para no caer en la tentación.

Resultados cualitativos

En mi caso particular:

  • Desarrollo personal y profesional, si quieres. A ver, después de todo, abandonar las redes sociales no es un hallazgo, pero su efecto es sorprendente. Principalmente porque dejas de estar “con todo el mundo” y pasas a permanecer contigo mismo/a. Es la pieza del puzzle que falta para empezar a andar el camino del autodominio.
  • Muchas menos personas y marcas requiriendo tu atención, significa mucho más tiempo para dedicar a aquello que tu elijas / decidas.
  • Sin tantas distracciones como suponen las redes sociales – sí además de oportunidades profesionales, lo sé. Tienes más tiempo para permanecer presente. Si a esto sumas no tener WhatsApp, dominar el email, no prestar mucha atención al smartphone y otros mecanismos. El resultado es incluso alarmante. Preocupante incluso, y alarmante porque te das cuenta todo lo que estaba escapando cuando permaneces aunque fuera un poco vinculado al mundo “social”. Menciono que aplicaba un sistema que me había ayudado a reducir de forma drástica el tiempo dedicado a las redes sociales.
  • Mucha más claridad al discernir qué es lo importante en el trabajo (y en la vida) y qué no.
  • Oportunidades de negocio perdidas. Seguro que alguna, pero otras más bien aprovechadas que estar seducido esperando que algo grande venga a ti a través de Instagram.

El experimento Social Media Detox no es un desintoxicante, sino una forma de salir de esta burbuja.

Resultados cuantitativos

Esto es lo que sé hasta el momento: mi mundo no ha explotado. Me explico:

  • No he comprobado las redes sociales todavía, pero adivino que o he ganado algunos pocos de seguidores o he perdido un fragmento importante de comunidad, engagement, alcance y viralidad. En todas las plataformas.
  • El tráfico de mi blog ha descendido en un 35%. Las suscripciones subieron en el primer mes, incrementaron en el segundo y empezaron a descender en el tercer y cuarto mes. Las fuentes de tráfico apenas dirigían visitantes hacia isragarcia.es. Esto quiere decir que he perdido fuerza e impacto.
  • En los últimos dos meses he recibido menos propuestas de negocio: consultorías, conferencias, talleres, servicios de agencia, marcas. Podría pensar que es por el verano, o no. No me excuso, ni me defiendo. Neutral. Los resultados son los resultados.
  • Sin embargo, el indicador clave, la cuenta bancaria, está en el punto más álgido que ha estado desde que empecé mi carrera profesional. Lo cual me da un poco de ánimos a pensar que no ha estado tan mal.

La parte que más me provoca: ¿cuanto te importan los núneros? Un día ganas y otro pierdes. ¿Qué puedes controlar y qué no? Ahí está el factor crítico.

Próximos pasos

Vuelvo a social media, hoy, a experimentar de nuevo y utilizarlas de la forma más profesional que pueda. Muy muy poco o nada personal. Sí con objetivos de negocios. La segunda parte del experimento Social Media OFF empieza ahora, lo que podría ser el experimento Social Media ON. Ver después de haber estado fuera del juego, cuanto partido soy capaz de sacarle a estos artilugios de comunicación, marketing y negocios. Usándolos solo como herramienta de trabajo importante. ¿Será viable? Tomaré un periodo de entre cuatro y seis meses para ver cuánto rendimiento puedo sacar cuando voy con la intención expresa de rentabilizar las redes sociales.

Minimiza la intrusión de las redes sociales en tu vida, vivirás y trabajarás más tranquilo/a. Encontrarás más paz, menos distracciones, menos daños colaterales y con todo ello, más libertad y ligereza. Que al final es el objetivo último (al menos el mío).

Seamos honestos con quiénes somos y qué somos, ahora, todavía que estamos a tiempo de no seguir engañándonos.

Experimento Social Media Detox / OFF

No es el fin del mundo, de hecho te voy a decir que he encontrado pocas cosas tan reconfortantes como vivir aislado de todo. Primero porque nada te alcanza, ni lo malo, ni lo bueno, obvio. Segundo porque pasas más tiempo contigo, y si quieres crecer y conseguir algo digno, vas a tener que trabajar contigo. Creo que durante estos cuatro meses he obtenido de las mejores derrotas y las mejores victorias de los últimos años. Sin redes sociales, sin poder alardear de ellas. Vaya.

Voy a realizar una afirmación que es atrevida incluso para mí, siento que he avanzado más en 110 días que en estos dos últimos años. Y si vienes leyendo este blog, sabrás que han habido avances significativos en todo este tiempo. Pues bien, sí ha sido. He encontrado tranquilidad, pausa, paz y ligereza. Hay otros precedentes de otras personas.

¿Qué podrías encontrar tú con un experimento Social Media Detox de este tipo? Quien sabe.

Creo que solo con eso ya merece la pena hacer la prueba, ¿no crees?

Atribución imagen: Tomorrowland.

Ago
4

“Hackea” tus entornos

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Productividad  //  No Comments

hackear tu entornoSi estás obsesionado con mejorar en lo que sea, hackear tu entorno físico y social es una estrategia efectiva. Al mismo tiempo potenciarás tu autodisciplina y mejorarás tu concentración.

Esta estrategia consiste en cambiar tus entornos sociales y físicos a propósito. Esto ayudará a reducir las probabilidades de ser distraído o pillado por sorpresa. También es efectivo contra los ladrones de tiempo.

Cómo hackear tu entorno físico y social

Hay cuatro técnicas que puedes implementar de forma bastante fácil:

1. Usa aplicaciones diseñadas a eliminar distracciones:

  • Focus Booster.
  • Focus Writer.
  • Fores: Stay Focused.
  • Life Cycle.
  • K9 Security.
  • Self Control.

Cada una de estas aplicaciones o programas están destinados a ayudarte a controlar esas distracciones.

2. Consigue ayuda de otros para potenciar tus esfuerzos de autodisciplina:

Esta técnica consiste en involucrar a otros de forma explícita en tus planes de desarrollar nuevos superhábitos. La estadística demuestra que la presión social te ayudará a ser más propenso a la hora de implementar nuevos comportamientos o actuaciones. Comparte tus objetivos con amigos, colegas de trabajo o familia y pídeles que te ayuden a conseguirlos y sobre todo te impulse cuando empieces a flojear. Ejemplos:

  • Forzarte a hacer algo vergonzoso como cantar en medio de un centro comercial disfrazados de …
  • Comprometerte a hacer algo que te gusta todavía menos frente a las personas que te respetan.
  • Donar 200€ cada vez a una causa social.

Si no tienes muchos amigos o familiares que deseen involucrarse contigo, no importa. Puedes encontrar ese impulso online en lugares como Productive Pen Pals y Get Motivated  Buddies, también hay aplicaciones como Lift, Unstuck o Sociidot.

3. Reduce los encuentro sociales a encuentros sociales con valor y utilidad para ambas partes:

Huye de los encuentros sociales donde la gente se reúne en pequeños círculos a cuchichear o cotorrear sobre la vida de otras personas. Ignora a toda cosas los entornos sociales donde se debaten temas como el corazón, la programación de TV o temas superfluos / superficiales relacionados con tendencias pasajeras. Encuentra a la gente que te aporta lo que buscas y trata de aportar en medida de lo posible, genera más encuentros como estos. Sin que sean demasiados, los justos.

4. Introduce cambios pequeños pero significativos en tu entorno de trabajo:

Ayer lo explicaba en el poder de los rituales. Deposita tus dispositivos a un lado, fuera de tu espacio de trabajo. Realiza micromeditaciones de 20 segundos cada hora y media de trabajo. En esos 90 minutos, trabaja enfocado en una sola tarea, una detrás de otra, no todas a la vez. Habilita un lugar con luz natural. Prepara buena música. Decora el entorno con aquello que te gustaría estar viendo en todo momento (fotos de juergas, familiares, posters, mantras, etc.). Cuida la altura de la mesa, la calidad de la silla, el reposapiés.

Cuanto más entres en el súperhábito de hackear tu entorno y todo lo otro que puedas o se te ocurra, más rápido subirás de nivel.

Atribución imagen: This Ain’t no Disco.

Ago
3

Cómo hacer más, más y más en 10 días: rituales

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  No Comments

Esto podría ser una posible receta sobre cómo hacer más, más y más y obtener resultados en 10 días. Salvo que no lo es…

Consideraciones primero:

  • Son 10 días ininterrumpidos, sin descanso.
  • Todo lo que viene aquí abajo son recomendaciones no solicitadas. Siéntete libre de ignorarlas.
  • La idea no es que copies al pie de la letra, sino que diseñes tu propia receta, tus propios rituales. Los que te sientan genial.
  • Sé severa/o en la ejecución, antepón tus rituales sobre todo lo demás. Al menos durante estos 10 días de experimento.

Vamos a ello…

La clave sobre cómo hacer más – los rituales

cómo hacer más - los rituales

Establece 10 días y sé consistente.

Ingredientes ritual

Imprescindible:

  • Cero trabajo, emails, WhatsApp o redes sociales después de las 21h.
  • El smartphone o teléfono o email no puede ser lo primero que hagas en el día.
  • En lugar de ver las noticias o la radio al comenzar el día, escucha música, lee o mira contenidos inspiradores.
  • Al lado de tu mesita de noche (o en la cama) una libreta para añadir reflexiones, pensamientos y aprendizajes.

Preparación ritual

Cómo hacer más:

  1. 90 minutos antes de ir a dormir toma algo beneficioso (y caliente) para tu cuerpo. Sopa de miso por ejemplo
  2. Duerme las horas que necesite tu cuerpo (estudia tu sueño / descanso). Ve a la cama tan pronto como puedas.
  3. Despierta pronto sin despertador.
  4. No toques tu smartphone, PC, portátil, tablet, Televisión o radio. Mantén alejados todos estos dispositivos.
  5. Justo al despertar: practica el ejercicio de respiración de Iceman. Te llevará sobre unos 13 minutos.
  6. Realiza 10 minutos de meditación guiada con Headspace – para empezar.
  7. Haz estiramientos suaves durante 5 minutos.
  8.  Realiza práctica deportiva durante 20 – 30 minutos. Bicicleta (estática), natación, carrera, power yoga, crossfit, etc.  Eso si tienes tiempo, siempre que la familia, compromisos y otros quehaceres te lo permitan,
  9. Prepárate el desayuno que más te apetezca y más energía te pueda dar. Sin olvidar que sea lo más sano posible.
  10. Escribe en la libreta (o Evernote) las tres o cuatro tareas más decisivas del día. No es una gran lista, son aquellas que necesitan estar hechas al final del día.
  11. Empieza el trabajo abordando esas tres so cuatro responsabilidades. Todo los demás será procrastinar.
  12. El resto del día es cosa tuya…

(Añade los siguientes pasos…)

Sugerencias ritual

Los ingredientes y preparación de los rituales deben ir con algunas instrucciones:

  • Descansar te dará energía, potencia y fuerza de voluntad.
  • Dedica al menos 30 minutos al día para pensar y ver las cosas como son (con claridad).
  • Observa cómo respondes a lo que entra en tu vida, controla tus reacciones.
  • Aparta de tu día todas las cosas y personas no deseadas.
  • Comprende lo que importa para tu gente (incluido clientes o jefes) y para ti mismo cada día y empieza por ahí.
  • Necesitas técnicas de respiración y deportivas para mantenerte en movimiento y en el presente.
  • Recompénsate a diario bastante (micromomentos)

Entonces, con todo esto puesto en práctica, sabrás cómo hacer más, más, más y más que la antigua versión de ti misma/o.

¿Cómo hacer más? Crea tu receta y rediseña tu estilo de vida.

Atribución imagen: JD Hanckock.

Jul
18

Tres meses sin utilizar las redes sociales

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle, Social Media  //  No Comments

Hace tres meses comencé un experimento profesional, relacionado con el rediseño del estilo de vida, que tenía que ver con las redes sociales. De forma más concreta, vivir y trabajar sin redes sociales durante un mes, en principio. Realizar mis actividades profesionales y seguir con el viaje de mi vida personal aislado de todo lo que tuviera que ver con social media. El experimento Social Media OFF. El experimento funcionó genial y resultó ser un descubrimiento más positivo de lo que esperaba. Esa fue la razón por la cual a día de hoy sigo desconectado de todo el mundo de las redes sociales.

Contexto

En los dos anteriores meses expliqué los avances y progreso del experimento – aquí el primer mes, y aquí el segundo. Antes de empezar con el experimento diseñé un cuadro de mando que contuviera todos los indicadores clave que cuando acabara el Social Media OFF pudiera comparar y contrastar. A día de hoy, no he entrado ni una sola vez en ninguna red social, no he comprobado mensajes, comentarios, no he publicado, ni he compartido un solo contenido en las redes sociales. Tampoco he participado, no he obtenido información o recursos, ni he aprovechado las ventajas que estos medios ofrecen. Por otro lado tampoco he sufrido la distracción, desenfoque, angustia, frustración, comparación o infelicidad que el lado más oscuro de social media proporciona.

Las estadísticas

En tres meses he seguido trabajando, esta vez de manera más “silenciosa”, que de costumbre en estos últimos años. En tres meses he creado más trabajo que casi en un año. He aumentado mis ingresos en un 60%, he vivido tres experiencias vitales, he lanzado y desarrollado seis proyectos. He publicado 130 artículos. Estoy llevando dos experimentos a la vez, este y Mindfulness de Alto Impacto, el cual ocupa una media de 22 horas semanales. He aumentado de 45 a 58, mis sistemas diarios de alto rendimiento. He pasado de dormir 7:45 horas de media a 8:20 horas. Por lo cual he ganado al menos 1,5 horas de tiempo libre extra.

trabajar sin redes sociales

Esta es la parte crítica, he logrado estos resultados cuando apenas dedicaba tiempo a las redes sociales. Debido al sistema de ultraproductividad Social Media 7 x 1 que inventé e implementé el pasado agosto de 2016. Imagina cuánto podría hacer cualquier usuario o profesional que dedica una media de 2 a 3 horas al día.

También hay un lado negativo, por supuesto. Habré perdido conversaciones, oportunidades de conectar contigo y con el resto de la comunidad. Estoy desactualizado de lo que hace y vive mi gente. No estoy informado sobre lo que sucede. Negocios desperdiciados, propuestas de proyectos que no llegaron y más, seguro. Lo bueno o lo malo, es que no sé lo que me estoy perdiendo.

Vivir y trabajar sin redes sociales – la razón

Algo que aprendí con otros experimentos como el de Vivir sin Smartphone, es que cuando aparecen las redes sociales nuestra vida cambia. Obvio. A mejor en la mayoría de los casos. Con el paso del tiempo, su uso se empieza a distorsionar y a corromper. Y no lo vemos realmente porque estamos absorbidos por su brillo. Eas nuestra gran responsabilidad. Salir de lo nuevo (redes sociales en este caso), para poder nuestra vida (y trabajo) fuera de la propia burbuja. Salir de las redes sociales cuando ya están implantadas en la sociedad, te da otro prisma con el que observar y potenciar lo que realmente importa cuando vuelvas a entrar.

Esta es la razón por la cual colocarte en los márgenes una y otra vez te da una ventaja que pocos tienen. Por eso experimentar funciona. Trabajar sin redes sociales es solo una alternativa. El horizonte está todavía por definir.

EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Buscar

Google+