Menu
Browsing articles in "Nueva economía"
Jun
10

Cuando la resonancia y la conexión generan la abundancia que necesitamos

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Nueva economía  //  No Comments

Estos últimos meses nos han enseñado una gran lección sobre escasez y abundancia. Para muchos de nosotros, los privilegiados, la escasez de comida es una memoria ancestral. No tenemos que dejar la mitad de la comida para tener algo para la cena.

La escasez viene de más no de menos

Sin embargo, el COVID-19 ha recordado a millones de personas que se siente cuando se experimenta la escasez. Cuando los bienes de primera necesidad escasean, cuando un pedido que tarda un día se retrasa un mes, cuando no puedes salir de casa o para adquirir un comestible tienes que hacer una cola de 30-40 minutos. Muchos de nosotros nacimos con esa sensación de abundancia y de recursos ilimitados, ve y gasta, hay más esperándote a la vuelta de la esquina.

La economía disruptiva y digital: la era de la resonancia y conexión

Aun así, los bienes físicos siempre logran enfrentar a la escasez. ¿no me crees? ¿Cuántas cosas compraste en el último mes? Más de las que necesitabas, seguro. La cuestión es que siempre hay una nueva cosa brillante que comprar, algo con lo que debes hacerte, algo que alquilar. Esto se ve amplificado por la sociedad en la que vivimos, los círculos sociales y medios de comunicación, si te fijas, de una forma más o menos sutil, todos nos empujan a esa cosa nueva que debes comprar para ser X, y parece que tienes que hacerlo ya.

El mundo digital trunca las leyes económicas

En cambio, hemos visto también en estos días, que el mundo digital no ofrece ese tipo de escasez. Ya hay dos generaciones que han crecido entendiendo que el aprendizaje, la música, el conocimiento y la información, casi toda, es gratuita, casi todo el tiempo. Las conexiones de Internet van a la velocidad de la luz comparado con la conexión que yo tenía en 2005. Los límites se extienden cada vez más rápido. Zoom y plataformas similares se han convertido en lo que para mí fue skype en 2006, lo cual me ayudaba a conectar con mi familia cuando estaba en Manchester. Solo que ahora se han creado tribus, movimientos, lazos irrompibles. En dos meses se pueden crear hasta 44 talleres y una tribu de imparables comprometida.

Pero el mundo real nos recuerda la escasez, porque en eso se basa la economía. No hay mercado para respirar, por ejemplo, porque todo el mundo tiene una respiración ilimitada a su disposición en cualquier momento. Entonces, en esta economía disruptiva y digital, ¿que es escaso? ¿dónde está la economía?

En la resonancia, en la iniciativa, en el tiempo y la atención.

  • ¿Quién confía y cree en ti?
  • ¿Quién apuesta por ti en público?
  • ¿Por qué viene alguien a ti para que le equipes?
  • ¿Quién te apoyará cuando otros se marchen?

Hay cosas que no pueden escalar hasta el infinito. La humanidad, un recurso preciado.

La conexión lo cambia todo

Cuando estábamos recluidos en casa durante el periodo de confinamiento por COVID-19, las personas decidieron (por primera vez en mucho tiempo) invertir sus energías en lo que podrían crear en sus casas, solos, con su familia o en el trabajo. Este es el análisis que informa la economía disruptiva y digital – ¿Merece la pena interrumpir a esa persona? ¿Qué es lo que causará mi próxima acción, conexión o desconexión? ¿Genero confianza o la malgasto?

Hoy más que nunca, en esta economía disruptiva y digital, y humana, recompensamos el impacto positivo, la vulnerabilidad, las agallas y la utilidad. Buscamos transparencia, apreciación y generosidad, a largo plazos. Sí, seguro que habrá personas que sigan aprovechándose de prácticas nada virtuosas, quemando todos los activos que tienen, pero tal y como avanzamos por este camino, esa mediocridad quedará erradicada.

El liderazgo, individual o grupal, la integridad, el carisma y la grandeza de espíritu van a ser activos irremplazables más todavía. Puedo ver como asientes con la cabeza, pero eso no cambiará nada. Lo que sí lo hará será qué es lo que hagas cuando vuelvas al trabajo y tomes tu siguiente acción.

¿Para quién construyes, para ti o para todos?

Atribución imagen: therealbrute.

Abr
4

La incertidumbre está aquí

By Isra Garcia  //  Disrupción, Nueva economía  //  No Comments

Incierto es más cierto que nunca. Incierto es el nuevo estándar. Sí, incierto es el presente y el futuro ¿Cómo te deja este hecho?

No estás listo para esto.

el nuevo e incierto mundo al que nos enfrentamos...

Nadie te avisó.

O te avisaron y decidiste seguir viviendo en tu mundo “feliz”.

Todo es incierto. Va a seguir siéndolo. Será incierto.

Te enfrentas a algo desconcertante y que no sabes cómo parar.

No es necesario que te preocupes por estar en peligro, porque ya lo estás. 

El caos arrasará con aquello que has tardado años (o toda una vida) en construir.

La parálisis del miedo, a no saber que hacer o decidir, consumirá tus energías.

Vas a sufrir, o ya estás sufriendo. Aunque más inquietante todavía es el hecho de que la gente que amas sufrirá.

Tu trabajo se esfumará, si no lo ha hecho ya. Los negocios han dejado de ser negocios, al menos por un tiempo.

Un nuevo set de reglas ha entrado en juego. El problema es que todavía no las conocemos.

El juego cambia, los jugadores cambian, el contexto cambia. El resultado está cambiando.

La reinvención ya no es una opción, sino un imperativo.

La disrupción ha interrumpido aquello que conocías como“habitual” o “usual”, ahora no sabes dónde estás.

Esta revolución destroza todo lo que conoces y habilita lo que antes parecía impensable.

Es y será incierto

¿La solución?

¿A caso alguien dijo que la hubiera?

Ve a por todo y a por todas. Haz lo que esté a tu alcance para no dejar de estar en movimiento.

Haz el bien en todo momento.

Permanece íntegro/a.

Prepárate y endurécete, mental, física, emocional y espiritualmente, para cualquier cosa, sobre todo para lo que ocurra durante y después que se destape esta olla a presión donde estamos todos contenidos.

Da amor y recibe amor, en cualquiera de sus formas.

Haz lo que tengas que hacer, no esperes. Nadie puedes garantizar tu seguridad ni subsistencia.

Nadie puede estar preparado para navegar con éxito entre la incertidumbre del caos, a menos de que esté dispuesto a dejarse la vida en ello, por el/ella mismo/a y por los demás.

Atribución imagen: The Recorder.

Mar
14

Coherencia y ecuanimidad sobre Coronavirus (COVID-19)

By Isra Garcia  //  Equipar, Nueva economía  //  No Comments

Han sido detectadas XXXXX personas con COVID-19

Han muerto __________

Se han detectado 30 casos en ___________

Estamos infectados.

Cerremos los colegios.

Pongamos los servicios mínimos.

Hay que suspender el evento.

Corre, ve a comprar comida y provisiones.

Utiliza más servicios online. 

Nuestra empresa está en cuarentena.

Que nadie salga de casa.

Espacio aéreo cerrado.

Nadie puede entrar o salir del país.

Es altamente contagioso.

No tenemos medios ni soporte para digerir una epidemia de este calibre.

La situación es crítica.

Nada de esto ayuda…

Sobre Coronavirus (COVID-19)

El SARS CoV-2 era un Coronavirus, ¿lo sabías? Así como el Miniopterus Bat coronavirus HKU8, Coronavirus Humano NL63 y otros muchos dentro de su familia.

Llevo años sin ver noticias o leer medios informativos. Cuando quiero informarme sobre algo, espero un tiempo, después que la barbarie informática ha cambiado su foco de infamia y despotismo comunicativo a otro tema que produzca miedo, incertidumbre y complacencia. Es entonces cuando suelo ir a TED, donde Chris Anderson y su equipo, trabajan para poder informar con compromiso, responsabilidad, coherencia y elocuencia, y sobre todo, con ecuanimidad.

Luego hay personas como Tim Ferriss o Joe Rogan que hacen también un gran y fidedigno trabajo cuando una “tendencia destructiva” nos azota. Ellos y alguno más como, suelen tener cosas interesantes sobre este y otros temas, y son fuentes con la suficiente rigurosidad como para hacernos saber lo que necesitamos saber.

Si tuviera que informarme por primera vez sobre el COVID-19, y lo haría con estos tres vídeos:

Si quieres saber más sobre Coronavirus (COVID-19), aquí tienes algo realmente fundamentado:

Dale también un vistazo a este artículo del Dr Bruce Lipton.

Y aquí a un iluminado JP hablando cobre COVID-19 desde una perspectiva, cómica, sátira – para quitarle hierro a todo esto:

Aquí un protocolo de actuación creado por Dr Oz.

Coronavirus (COVID-19)

Un sistema de coherencia – y ultraproductividad

¿Qué puedes hacer tú, para no reaccionar ante situaciones extremas como brotes, estallidos, revueltas, tendencias, miedos infundados o modas?

  1. No leas/accedas/escuches/veas nada en un tiempo prudente – mínimo dos semanas. (Y si algo grave ha pasado en ese tiempo, pues es momento de que pases por  __________, tú, tu negocio y el mundo)
  2. Cuando la oleada de sensacionalismo, pavor, cuchicheo, charlatanería y venta haya pasado, entonces busca una fuente como, TED (que con el tiempo se ha vuelto más – si cabe – ágil, creíble, elocuente y ecuánime)

De esta forma, podrás tomar las decisiones cuando sepas por qué, cómo y en base a qué tomarlas.

Tener un protocolo a la hora de tratar la información, el conocimiento, las noticias o el impacto de cualquier cosa, es vital para no acabar cómo hemos acabado con el COVID-19.

Nota final

Infórmate de la fuente más fiable posible. Sigue el protocolo de WHO, no de tu instagramer favorito.

Mantente sano/a. Sé consciente y estoico/a. Permanece ecuánime, y no cedas ante la ignorancia, confusión y el miedo, o acabarás distraído/a y desviada/o de lo que importa.

El miedo al miedo, esa es la gran pandemia de nuestros tiempos.

Feb
18

Pivotando

By Isra Garcia  //  Habilidades, israporelmundo, Nueva economía  //  No Comments

Hoy doy por finalizada esta parte del viaje alrededor del mundo por Asia. En unas horas marcho destino Nueva York vía Londres. Terminan poco más de dos meses viajando por diferentes países de Asia que no había visitado hasta ahora, Tailandia, Myanmar, Camboya y República de Hong Kong (ya que por el Año Nuevo Chino no pude obtener la visa para China a tiempo cuando llegué a la ciudad). Para mí, actuar como pivote es esencial en este viaje y en todo lo que hago a diario.

Ahora por delante 10 días en Nueva York, estrenando responsabilidad profesional en Techstars – Alchemist Group. Donde ejerceré como mentor en el primer programa de aceleración de startups Blockchain. Una excitante oportunidad, y un desafío interesante donde dar y recibir. Aprovecharé en la misma ciudad para poder entrevistar a Seth Godin para el podcast Disrupt Everything y para las entrevistas a disruptores en Youtube. Seth es la persona de la que más he aprendido, y al mismo tiempo el profesional que más admiro en todo el planeta. Además entrevistaré a otras tres personalidades, Frank Blake, Yossi Hanson y una tercera por confirmar.

Cuando acaben esos 10 primeros días de trabajo presencial en Nueva York, empezará la segunda fase de trabajo. Una parte remoto más codo a codo con cada una de las 10 startups que componen el programa. Lo que me permitirá seguir El Viaje. Siguiente parada, Cuba, a celebrar el cumpleaños de mi mejor amigo Oscar Valdelvira mientras exploramos el país.

La habilidad núcleo de actuar como pivote

La habilidad núcleo de actuar como pivote...

Llevo años practicando y perfeccionando una habilidad núcleo que es esencial, actuar como pivote. En el vocabulario startup, “pivotar”, significa cambiar la dirección de tu negocio en un periodo de tiempo muy corto. Y además significa poseer la habilidad de poder girar sobre tu propio eje.

Actuar como pivote es lo que me permite ser versátil en mi trabajo. Saltar de consultorías de marketing, a consejero en un programa de Blockchain. Moverme de conferencias de liderazgo conectado, a talleres de ultraproductividad. O profundizar en alto rendimiento holístico, y luego hacerlo en transformación de negocios. Incluso virar de dirigir un programa de educación disruptiva para adultos, a liderar un programa de excelencia para desempleados. Navegar por la incertidumbre, y al mismo tiempo poder planificar a medio o largo plazo.

La clave está aquí: no vendo marketing, vendo cambio. No vendo educación, vendo transformación. Tampoco consultorías, sino oportunidades de mejora. No vendo conferencias, vendo impacto, incomodidad, iniciativa.

Deja el ego a un lado y… pivota

Muchas personas no quieren pivotar porque piensan que les hace sentir débiles, fracasados o ser vistos como un fraude. Piensan que hacerlo deja entrever que no tienes ni idea de lo que estás haciendo.

Así que en lugar de actuar como pivote, como un general arcaico, te obstinas a no moverte del sitio donde estás, pasando a una posición peligrosamente estática. En lugar de crear espacio para explorar (y más adelante conquistar) otros horizontes afines.

El asunto es que actuar como pivote y pivotar no es un signo de debilidad, o significa que estás vendiendo humo. Para nada, significa que hoy aprendiste algo que no sabías ayer. Y tal y como las startups, tú, yo, y el resto de empresas, pasamos la mayoría del tiempo en tierra incógnita.

En un mundo imprevisible, frenético, lleno de nuevas y desconocidas posibilidades, lo que te ayudará a ganar el juego es aprender a bailar sobre ti mismo, con el momento, y hacerlo sin resistirte cuanto antes mejor.

Oct
27

Transformando el desempleo

By Isra Garcia  //  Cambio, Nueva economía  //  No Comments

Piensa lo siguiente, hace quince generaciones no había desempleo. Fundamentalmente porque no había trabajos reales. Antes de que las revoluciones empezaran, era impensable que dejaras lo que estabas haciendo para ir a trabajar a una fábrica o una oficina.

¿Qué sucede en la época industrial? Hay trabajo para todo el mundo. Hay miles de factorías que necesitan de seres humanos para ser alimentadas. Sin embargo, algo ocurre, todo da un vuelco cuando las cadenas de ensamblaje, el trabajo barato, reemplazable y repetitivo, y las economías de escala empiezan a colapsar debido a la aparición de una nueva economía. Lo viejo, como en cada revolución deja paso a algo nuevo y revolucionario, algo interesante, más útil y valioso.

Las economías posibilitan el cambio, y el desempleo

Las primeras economías estaban basadas en supervivencia. Las siguientes economías tenían en el desconocimiento y miedo sus principales factores identificativos. Luego siguen economías que se centran en la escasez y lo barato. El desempleo aparece porque insertamos la mediocridad en nuestra cultura, porque basamos el valor en la productividad. Definimos el éxito en perseguir cosas escasas y costosas.

Por otro lado, en 2000 aparece una nueva economía más tecnológica que nunca, eso rompe el mercado y nuestros esquemas mentales. En 2010 la economía tecnológica deja paso a una economía humana pero  digitalmente conectada, desde el punto de vista antropológico lo que ocurre es fascinante. Esta economía hace que podamos crear nuestro propio futuro. Disponemos de una serie de nuevos recursos y activos que nos ayudan a desatar nuestro potencial.

El problema es que seguimos teniendo el mismo tiempo, aunque tenemos una abundancia de elecciones, conexión y acceso al conocimiento. Sin embargo, el desempleo sigue creciendo, porque hay que adaptarse a estos tiempos, surfear esa gran y disruptiva ola.

Internet monta el lío más grande

Cómo solucionar el problema del desempleo en España, el programa de excelencia para personas en desempleo...

Internet ha desmontado el plan del statu quo para ser un trabajador más ahora si quieres trabajar, tienes que entregar algo más. Y no vale con el mínimo viable, ya no vale con ser uno más, ya no vale con trabajar lo justo. Ya no vale con solo escuchar lo que te dicen y hacerlo. No, ya no vale. Ahora necesitas potenciar tus habilidades núcleo, adquirir superhábitos, trabajar en tu alto rendimiento, practicar la ultraproductividad, rendir cuentas a la excelencia y sobre todo, crecer desde adentro.

Puedes ser la persona en desempleo que espera que la próxima revolución le devuelva a 1950, o puedes ser la persona que no encuentra trabajo que entiende que esto va a seguir siendo más inquietante que nunca. Quizá entiendas que no puedes retroceder al pasado y volver a ser la persona reemplazable, o quizá entiendas que tienes una oportunidad única en la historia en ser esa persona desempleada que cambia las cosas. Imagínate dar más por menos, ser generoso, sonreír porque te apetece, impulsar a otros además de a ti mismo.

Utiliza el desempleo como la plataforma de la cual saltar

Imagínate convertirte en esa persona desempleada que rompe todo este estereotipo de personas sin confianza. Una persona con una mentalidad aplastada, demostrada, sin actitud, con capacidades limitadas y poco propensa a conseguir nada que merezca la pena. Imagina poder invertir eso y llevarlo al extremo más sensacional posible.

Creo, y he visto, que ese cambio de postura o transformación es totalmente posible. Esa es la razón por la cuál lanzo el Programa de Excelencia para personas en desempleo en 36 ciudades del país. En este vídeo explico todo desde el principio:

Atribución imagen: Flickr.

Oct
6

Bienvenidos a la era de la pereza

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  No Comments

No necesitas un estudio de una preciosa universidad para saber que vivimos en un mundo superficial, disperso y diluido en millones de razones para distraernos. Solo necesitas un poco de atención para darte cuenta de que apenas profundizamos en las cosas. No hace falta mucho para darte cuenta de que tocamos las cosas muy por encima. Cambiamos de tarea, enfoque, pensamiento, sitio web o APP casi cada 5 segundos y demasiado a menudo. Somos yonkis de lo irrelevante, la cultura perezosa.

Rozando la superficie

Deslizamos en lugar de hacer clic.

Hacemos clic en lugar de absorber.

Escaneamos en lugar de leer. Incluso nuestro email, incluso los mensajes más apreciados.

Saltamos de cosa en cosa sin sacar el jugo a lo que hacemos.

Bienvenidos a la era de la cultura perezosa...

Vemos el brillo de la superficie y vamos a ver que podemos obtener, pero no escarbamos, bienvenidos a la cultura perezosa.

Como resultado, obviamos la letra pequeña. Olvidamos la parte crítica. Pasamos por alto el aprendizaje elocuente. En cambio, vamos a por titulares, sensacionalismo, cuchicheo, falsas promesas y presuntuosidad. Nos alejamos de la experiencia inmersiva de saborear lo que hacemos. Ya sea navegar por un sitio web, escuchar un podcast, diseñar un producto, escribir un mensaje o hablar por teléfono.

Y por supuesto, hay una cantidad inagotable de cosas que brillan en la superficie, nunca acaba. Es un flujo interminable.

La cultura perezosa

¿Crees que la moda “cada vez menos texto y más visual” es un accidente? No recuerdo la persona a la que escuché decir que prefiere los grandes textos, excepto algunos raros.

Algo nos ha desubicado y nos ha hecho perder la atención profunda. Un Tsunami de ruido intentando cazarnos. Un puñado de perezosos corriendo detrás de la mediocridad.

Creo que es posible que encuentres una ventaja competitiva en la superficie. Incluso que hagas negocio y te desenvuelvas bien en ese entorno. Sin embargo, también pienso que es más satisfactorio situarte justo al otro lado, debajo de esa cáscara a veces vacía, y que entres hasta el núcleo de las cosas y las veas, sientas y aproveches por lo que son. Incluso, aunque solo lo hagas una hora al día.

Si estás leyendo esto y de verdad te importa algo tu vida, trabajo y lo que haces, considera tomar un momento para detenerte y entender lo que estás haciendo y cómo te sientes. Y si no te importa, no necesitas preocuparte, puedes seguir en la superficie.

Pd. El Viaje continúa, Los Ángeles – Las Vegas

Atribución imagen: Flickr.

Ago
10

La batalla (y el baile) de la atención

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  No Comments

La mayoría de nosotros seguimos obsesionados (y felices) con la economía del dinero. Ganamos y gastamos, gastamos y ganamos, entonces prestamos atención a qué es lo que cuestan las cosas. La atención está en el valor/coste de lo que compramos. Esto hace que los profesionales del marketing, ventas y comunicación, centren sus esfuerzos en el precio de las cosas… Comisiones, márgenes, precio de venta. Es fácil medir la economía del dinero. En cambio, hay una economía casi igual de importante en funcionamiento, y la cual ignoramos o infravaloramos. Estoy hablando de la economía de la atención. Un modelo económico construído entorno a la atención.

Considera estas preguntas:

  • ¿Cuánto permiso costaría avisar a toda mi base de datos?
  • ¿Cuánto tiempo ahorrarían mis clientes con unas instrucciones más precisas?
  • ¿Malgastamos el permiso cuando hacemos seguimiento a nuestros clientes?
  • ¿Recibirá mi candidatura una empresa que no está interesada en mí?
  • ¿Tendré éxito si destino las acciones de marketing a personas que apenas conozco?
  • ¿Tengo que comprar la atención que no consigo ganar?

La atención es un poco como el sector inmobiliario, una burbuja que explota, arrasa y luego vuelve a empezar. Y que cada vez que lo hace aumenta en valor, pero no en retorno.

La economía de la atención: un baile sin final

la economía de la atención

La atención es escasa porque no es solo un instinto y es increíblemente frágil. Algo que deseparece frente ante la avaricia, la ignorancia o los trucos maliciosos. Es escasa porque no escala. No podemos prestar atención a más de dos cosas a la vez, y no podemos prestar atención máxima algo por más de 90 minutos. Cada día crece más el número de empresas, movimientos y profesionales que tratan de competir por nuestra atención. Esto además se multiplica cuando apenas atendemos el momento en el que vivimos.

El baile empieza porque muy a menudo perdemos atención en cualquier aspecto de nuestras vidas. Tenemos que confiar

El baile empieza porque una vez que adquirimos la atención, pedir la misma atención corta toda la confianza.

Las mejores ideas, las mejores vidas, el mejor trabajo, no necesitan más que la atención del momento.

Atribución imagen: Simon Ingram.

Jun
25

La clave de la tecnología está en el equilibrio

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  No Comments

El uso irresponsable de la tecnología está desconectándonos. Haciéndonos mediocres. Menos productivos. Más lentos. Y menos presentes.

¿Usas tu portátil, tablet o smartphone o te usan ellos a ti?

¿Puedes dejar de usarlos? ¿Puedes estar el 50% de tu día sin usarlos?

Si no lees las noticias estás desinformado, pero si llas ees estás mal informado. Si no consumes contenidos no aprendes o evolucionas, pero si los consumes, quedas saturado.

¿Qué haces entonces?

Es una buena pregunta, ¿no crees? ¿Te has parado a pensar cuáles son los efectos a largo plazo de demasiada información?

Uno de esos efectos es la necesidad de llegar o ser los primeros. Sin importar la verdad. Entonces, ¿cuál es tu responsabilidad? Solo una, la verdad. No ser el primero, no, contar la verdad. Vivimos en una sociedad donde parece que una de las cosas que más importa es “ser el primero”, en comunicar, en llegar, en contar, en publicar, en hacer marketing ¿A quién le importa realmente? Un claro ejemplo es este libro de Ryan Holiday.

Saca la noticia. No importa a quién dañes o perjudiques. Tampoco si destruimos la vida de alguien. No importa ni siquiera si es verdad o no, solo saca la noticia. ¡Véndelo!

Una de mis mayores preocupaciones: uso irresponsable de la tecnología

Es el acceso ilimitado al mundo social media y a los dispositivos móviles. Ambas cosas son tan adictivas como el alcohol, la nicotina o los las apuestas.

uso irresponsable de la tecnología

Ahora mismo, mientras tú y yo leemos estas líneas, hay una familia comiendo, o cenando en un restaurante. Sin disfrutar de la compañía de cada uno, sino absorbidos por lo que hay en sus pantallas. Distantes y fuera de una relación sana, conectada, humana y cálida. Empezando por el padre, y acabando por los hijos. Sacando fotos a los platos, haciendo selfies, enviando mensajes a una amiga, o comprobando las últimas noticias del fin de semana.

Peor todavía, ahora mismo, mientras lees estas líneas, hay un niño pequeño que está recibiendo su primer smartphone. Aprendiendo a deslizar, teclear y babear con el dispositivo. 92% de los niños de 2 años están jugando a vídeojuegos en su smartphone o tablet. Porque eso es lo que los padres ponen delante de sus preciados hijos para que estén entretenidos.

La mayoría de plataformas o empresas que se dedican a las redes sociales ahora contratan a lo que se llaman ingenieros de la atención. Estos profesionales han tomado los principios de apuestas y juegos de Las Vegas y otros lugares, con el fin de hacer sus productos tan adictivos como sean posibles.

El uso irresponsable de la tecnología es una droga. En Corea del Sur la adicción a Internet está clasificada como una adicción reconocida, junto al Alcohol, tabaco y apuestas.

La clave está en el equilibrio

La clave es el equilibro. Nada es malo ni nada es bueno, de forma inherente. No son los WhatsApp, ni deslizar tu timeline en Instagram. El problema es cuando se desequilibra su uso y consumo.

Si llevas tu smartphone allá donde quiera que vayas, sientes como si sintieras ansiedad cuando lo colocas en el bolsillo, y no puedes dejarlo en casa. Estás jodido. O si estás con tus amigos y tienes que estar mirándolo continuamente. Estás jodido. Cuando te levantas por la mañana y compruebas tu teléfono antes de decir “buenos días” y besar a la persona que tienes a tu lado. Estás jodido.

No estoy diciendo que te deshagas de tu smartphone. Lo que sí propongo es que dejes de hacer un uso irresponsable de la tecnología, que te preguntes ¿en qué me está convirtiendo mi smartphone o las redes sociales? ¿me hace mejor o me hace peor de lo que era ayer? (esta es mi respuesta a esas preguntas)

Atribución imagen: Samir Patino.

Feb
20

Cómo trabajar con Millennials: una guía distinta, quizá

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Nueva economía  //  2 Comments

cómo trabajar con los millennialsLos Millennials somos una forma humana de trabajo que está alterando el mundo profesional. Nunca, parece ser, ha habido algo tan incomprensible, perplejo y místico con tanta propensidad a escurecer el management y liderazgo como hasta ahora lo conocíamos.

Rararmente, casi nadie escribe sobre los Millennials. Así que en la ausencia de recursos que discutan estas criaturas y sus rasgos profundamente idiosincráticos. He decidido hacerlo yo mismo, tomarlo con humor y en primera persona.

Convivir con los Millennials…

Aquí hay algunas prácticas sobre cómo trabajar con Millennials como nosotros. Buena suerte y a por ello:

1. Viaja a nuestro hábitat natural

No encontrarás a un Millennial en la calle o con sus amigos en un parque. Tampoco andando de empresa en empresa para dejar sus hojas de vida y proyectos. ¿Cómo encontrarnos y contratarnos? Moviéndote donde estamos: Snapchat, Tinder (no en mi caso), Instagram, LinkedIn o Twitter.

Marca como favorito un tweet sobre Star Wars a uno de esos Millennials, y tendrás una gran oportunidad de contratarle. Discute el Migatte No Gokui en el comentario en Instagram y nos habrás ganado. No intentes entender que significa todo lo que decimos o hacemos. Resumen, los Millenials preferimos trabajar para y con gente que comparte nuestros valores e intereses.

2. Páganos con experiencias

Queremos están involucrados en trabajos que tengan impacto sobre otras personas, empresas y proyectos que marquen la diferencia. Y esas experiencias son más importantes que cualquier cosa material, incluso que el Porsche o la ropa de marca. Pídenos hacer lo más complicado, lo más estresante, lo más disciplinado, lo haremos, si nos pagas con un ticket para asistir Burning Man, un retiro de yoga juntos, realizar un triatlón en equipo, una experiencia Ayahuasca o una mejora en nuestro lifestyle. Las experiencias vitales son oro para nosotros.

3. Usa prueba-error, test A/B

Nadie sabe muy bien como funciona nuestra mente, la de los Millennials, ni siquiera nosotros. Lo peor es que nadie tiene la intención de preguntar. Tu mejor apuesta debería ser intentar un montón de cosas que podrían no funcionar.

Muchos piensan que estamos preocupados por lo que ayer vestía Beyonce en Instagram. Esa es la razón por la cual no conectáis con nosotros. Nos da igual Givenchy, o Gucci, esto es para la generación perdida, no para nosotros. Sin embargo, no puedo evitar admitir, que hay más personas preocupadas por Beyonce, Rihanna y Drake que por hacer que las cosas sucedan. Así nos va.

4. Cuidado con el humor

Lo que está claro es que sí se pretende entrar en la cultura Millennial por la parte del humor, a menos de que no sea con un meme, no va a calar. Misión imposible.

5. Conexión

Empieza todos los fragmentos de tus frases con hashtags: #drama, #STFU. No intentes entender. Hashtags son otro tema, complicado. No lo entiendo ni yo que soy Millennial.

6. Gana nuestra lealtad

En la cultura Millennial esto es fácil, hay regalos sagrados que nos conectaran a ti de por vida.

  • Desayuno macrobiótico.
  • Chocolate orgánico.
  • Experiencias vitales.
  • Feedback real y vulnerable.
  • Efusividad.
  • Ayudar a cumplir “sueños”.

Sin embargo, ante todo esto, comunicación, humanidad e igualdad. Lo cual lleva al siguiente punto.

Respeto máximo

Ten en cuenta que nosotros los Millennials hemos crecido en un mundo donde se intenta que cualquier persona sea respetada y tratada con igualdad. En la religión Millennial, la “microagresión” es la transgresión definitiva. Evita hablar sobre ello cuando alguien saque el tema. Si fuera tú, asentiría con la cabeza y diría “es un tema serio”. No intentes entenderlo, solo entiende que es cómo pensamos.

Para deshacerte de los Millennials

Pídenos que invirtamos el mentoring – a nosotros. Es decir, que nos recuerdes cuál es nuestro sitio y donde debemos estar, de forma emocional y sutil. En otros tiempos, eran los experimentados, los sabios y mayores los que guiaban a los jóvenes. Ahora, incluso aunque nadie quiere escuchar tus trucos irrelevantes sobre cómo operar en un mundo que ya no entiendes, llámalo “reverse mentoring”. Te permitirá mantener la dignidad que mereces con un nombre cool.

Convivir con las criaturas Millennials es un esfuerzo necesario para todos, ya que poseen las llaves a las nuevas disrupciones que ya están aquí, y las que llegarán.

Atribución imagen: Max Gaines.

Dic
24

Los yonkis de la dopamina

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  5 Comments

¿Qué es lo que has hecho hoy? Si realmente somos honestos con nosotros mismos ¿qué has conseguido crear con todos los avances que hoy tienes disponibles? ¿Cuántas vidas has mejorado? ¿Cuántas personas disfrutaron y progresaron gracias a tu producto o servicio? Dejémonos de historias, en esencia, desde la raíz ¿cómo esta economía te ayuda? Solo pensamos en la gratificación instantáea, en la dopamina.

Adictos al chute de adrealina

los yonkis de la dopamina tecnológicaCada minuto, o mejor, cada 30 segundos. Actualización, escándalo político. Últimas noticias, atentado o crimen. Más noticias, cotilleo del corazón. Otra actualización, no te pierdas el Black Friday. Más últimas noticias, la fiesta del año, no puedes faltar. Una nueva noticia, el desempleo sube. Desencadena. Agita. Lanza. Recompensa. Eleva (o droga). Choca. Repite. Lo has sentido y yo lo he sentido, así que no hay necesidad de negarlo. Ese chute de adrenalina que produce el tratar de encontrar la mejor oferta, hora, día, placer. Hemos construido una vida de dopamina. Es adictiva y tóxica, para nosotros como sociedad y como cultura.

Hemos ido más allá de crear “consumidores”, que fue lo que Mad Men hizo. Hoy, hemos creado yonkis del algoritmo y las tendencias. Personas que desesperadamente comprueban sus smartphones quince veces en 5 minutos, cientos de veces al día. Esos ojos saltones y desorbitados que no desean abandonar la pantalla. Profesionales que, de forma compulsiva, emplean más tiempo en Oz o en el país de Nunca Jamás que con sus familias o equipos de trabajo. Nos hemos convertido en una sociedad que busca el chute de adrenalina que produce ver “últimas noticias” o “es tu oportunidad” en la televisión apuntando a ti. Es un modelo mediocre de lo que significa ser un ser humano hoy en día. Una forma institucional, donde las personas buscan “colocones” de dopamina más altos, rápidos y afilados, para así dejar atrás los “bajones” más oscuros y complicados.

La dopamina controla nuestros días

Ahora. Resistes la urgencia de evolucionar hacia algo más orgánico y consciente, porque la verdad es simple: la dopamina hace estallar la adrenalina. Sin embargo, perseguir ambas cosas demasiado agota tanto la dopamina como la adrenalina, y por lo tanto desequilibra el resto de nuestro cerebro, y causa serotonina, lo cual nos desregula y puede acabar en psicosis como resultado. También resistes la urgencia de dar una respuesta fácil como “entonces deberíamos crear una sociedad adicta a la serotonina”. Llena de cosas motivadoras, un entorno digital de plenitud. Tú y yo sabemos que no es tan simple.

Ahora recompensamos a las personas, como si fueran cobayas de laboratorio, con pequeños trocitos de recompensas, ya sean cupones, titulares apetecibles, descuentos, ofertas especiales, premios y más. Lo peor, es que de alguna manera, esas personas siempre vuelven a por más. No sabemos muy bien por qué. Tampoco sabemos sobre el fuego con el que estamos jugando. Estamos incluso manipulando los principios más básicos de la propia neurobiología humana. Cada clic produce el efecto de una inyección de heroína. La dopamina produce una adrenalina que recorre todo nuestro sistema. El dopaminérgico, lo cual es, una visión unidimensional del potencial humano, es una visión comportamental hacia el potencial humano, y además es una perspectiva linear: la presunción de las personas pueden ser entrenadas para ser lo que queramos, a través de recompensas sistemáticas que controlan un tipo de experiencia, una y otra vez. Adrenalina de lucha y vuela.

Tengo el “mono”

Aún así, el resultado para nosotros, los maestros de la dopamina, nos dejan dentro de un círculo vicioso. Tenemos que ofrecer recompensas más intensas que la siguiente persona. Ese es el juego de Amazon, Facebook, Tinder, Instagram, etc. Entra, no permitas que pase de largo. Hay un universo infinito de cosas esperándote. Es mejor que hagas clic ahora, a menos que quieras divagar solo y perdido para siempre. El algoritmo susurra: “Necesitas un chute ahora, ¿verdad? Sé que tienes el mono”. Tú y yo lo sabemos, y ambos hemos respondido de manera desesperada, también.

¿Qué deberíamos hacer al respecto? Ofrecer alternativas para que las personas se expresen a sí mismas. No mostrar a “sus mejores ellos mismos” o sus “verdaderos sí mismos”. Solo ellos mismos. ¿A caso no estamos haciéndolo ahora más que nunca Isra? No. ¿Me estás vacilando? Hemos creado un juego de actuación, un show, en el cual la expresión está truncada, alterada y deformada. Estoy alargando demasiado, así que te dejaré con un tema para el futuro…

Me atrevo a decir que esta adicción algorítmica es uno de los nuevos problemas más grandes que existen hoy.

Atribución imagen: intropin.

Feb
14

Quebrado, roto, no funciona, desmitificado

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  4 Comments

Está quebrado

Obtener las puntuaciones más altas en los exámenes: quebrado.

Enviar CVs: quebrado.

Etiquetar amigos en Facebook para poder promocionar tu negocio: quebrado.

Mostrar la felicidad a través de selfies: quebrado.

Separar tu vida de tu pasión: quebrado.

Está roto

El sistema político: roto.

Los estudiantes que la universidad está intentando equipar: roto.

Regulación de impuestos: roto.

Permanecer hasta tarde en el trabajo: roto.

Ver la serie ____________: roto.

Negocios tradicionales que ignoran la voz de sus clientes: roto.

No funciona

Vallas publicitarias: no funciona.

Leer cada post que publique tu blogger favorito: no funciona.

Culpar al sistema y esperar un resultado diferente: no funciona.

Trabajar en “la siguiente gran cosa”: no funciona.

Predecir la próxima tendencia: no funciona.

Desmitificado

Curso / experto / profesión que deriva de marca personal: desmitificado.

Poseer un master de renombre para triunfar en la vida: desmitificado.

Conectar en LinkedIn sin propósito alguno más que el mero conectar: desmitificado.

Creer que todo va a volver a su sitio, como en los viejos tiempos: desmitificado.

Educar a tus hijos para que sean emprendedores de garaje: desmitificado.

Elige, decide y actúa

está quebradoSea lo que fuese lo que funcionó hace años, hoy ya no funciona. Todo lo que aportó tanta riquieza, alegría y satisfacción, ahora está quebrado. Esos dioses, trabajos, heroes, mitología o esas promesas de algo increíble, todo ha quedado desmitificado. Roto a pedazos por esta revolución. Cada día quedan menos fundamentos antiguos sobre los que aguantar este nuevo mundo.

Toda una vida para inculcarnos algo que ya no se sostiene y se derrumba a segundo a segundo, qué desperdicio.

Tu trabajo es darle una sacudida a la brújula, elegir tu propia dirección y decidir qué es lo quien vas a ser y qué es lo que vas a hacer que todavía no haya sido hecho. Eso te permitirá descubrir qué es lo que va a funcionar hoy y entonces, con suerte, mañana.

La oportunidad de nuestras vidas, dibujar cual va a ser el siguiente movimiento.

Photo credit: Salem Eames.

Feb
13

Dejando atrás lo que ya no sirve

By Isra Garcia  //  Nueva economía, Productividad  //  No Comments

El trabajo como antes era concebido no era más que algo masivo, sistemático y productivo. Eso es porque el objetivo era producir lo más barato, suficientemente bueno y rápido posible. Todo giraba entorno a esta idea. El trabajo administrativo necesitaba estar cerca de la línea de productividad, de esa forma la gerencia podría seguir el proceso.  El trabajo de oficina.

Problemas

157 años más tarde, ¿por qué trabajar en un mismo espacio físico?

1. Es donde está la fuerza de trabajo.

2. Allí están los ítems que necesito para trabajar.

3. Mi jefe necesita seguir mi rendimiento profesional.

4. Hay reuniones que atender, hay llamadas que hacer.

5. Es como ha venido haciéndose hasta ahora ¿quién soy yo para cuestionar lo contrario?

6. Las personas con las cuales formo equipo están allí todo el día.

7. Necesito algún lugar donde ir, mi casa no parece un lugar apropiado.

8. He estado preparándome toda una vida para esto.

Sin embargo…

Soluciones

1. Si tienes un ordenador portátil, ya tienes la fuerza de trabajo contigo, vayas donde vayas.

2. Si haces tu trabajo con un teclado y un ratón, los ítems que necesitas están dentro de tu ordenador portátil, no en la oficina.

3. Tu jefe puede seguir tu rendimiento profesional de forma remota.

4. ¿Cuantas reuniones son importantes? ¿Qué pasaría si no fueras a la mayoría de ellas?

5. En un momento de incertidumbre y posibilidad como este, podría ser el mejor momento para cuestionar y cambiar todo.

6. ¿Con cuanta gente colaboras codo con codo en toda la oficina?

7. Pues ve a otro lugar: cafetería, parque, museo, biblioteca, no es necesario que sea la oficina.

8. Había comprado una ganga de futuro que salió defectuoso.

Fuera trabajo de oficina

Si empezaremos de nuevo con lo que nos ha traído aquí (masificación, intrusismo, industrialización, indoctrinación, productividad y mediocridad), es inconcebible que pagarámos en tiempo / renta / desplazamientos / labor emocional el coste de lo que todo ello nos está costando.

Cuando necesites mantener una reunión, mantén una reunión. cuando necesites colaborar, colabora. El resto del tiempo, haz el trabajo que importa, donde te apetezca.

El aumento en velocidad, productividad y felicidad es superlativo. Los puntos que fallan son el 7 y el 8, algún lugar donde ir y he entrenado mucho para esto. Una vez que solucionemos estos dos puntos, la oficina está muerta. El trabajo de oficina habrá casi desaparecido.

Photo credit: Craige Moore.

Feb
7

Entre dos economías brutalmente contrapuestas

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  No Comments

Hay dos economías contrapuestas en marcha al mismo tiempo. La economía sin alma y la economía disruptiva.

La economía desalmada

la economía disruptivaUna parece que muere, pero nunca llega a morir, lleva años y años en el lecho de muerte. Es la economía desalmada e industrializada, la que vivieron nuestros abuelos y padres, la que ha creado mucho de lo que ahora estamos pagando tan caro. Educación mediocre, sociedad sin valores, trabajo reemplazable, cultura perezosa y sistema automatizado. Nada divertido. Algo que parecía que no duraría para siempre, pero míralo, aquí sigues, quejándote por el cambio al que nadie supo prepararte.

No es de extrañar que esta economía siga viva, todavía más del 80% de las personas seguimos alimentándola. Presiento que nunca la dejaremos atrás, junto a las crisis, dolor, indecisión y obsolescencia que viene con esta economía industrializada. Seguimos premiando precio, masivo, intermediarios, comisionistas, producción y distribución, cuando ninguno de estos son ya activos de esta era.

Algo así como, compramos a las marcas que los anuncios publicidad. Contratamos a gente que no cuestiona. No queremos artistas ni genios. El trabajo de clase media es el rey.

La economía disruptiva

La otra economía es distinta, es la economía disruptiva. Creada por individuales y organizaciones auténticos, atrevidos, apasionados e insolentes. Una economía imperfecta, pero bella. Donde cualquier puede persona tiene el derecho inalienable de elegirse a si mismo. Cualquiera puede educarse, desarrollarse e impulsarse a si mismo. Economía que potencia el liderazgo compartido y el esfuerzo de agentes del cambio que se unen para crear causas, productos, servicios o ideas que causan impactos positivos.

Ahora comprar un producto más barato y mejor diseñado es algo accesible para cualquiera, en cualquier sitio. El mercado de cosas normales es más normal que nunca, no es atractivo. En cambio, hay opciones más allá.

La economía disruptiva no recompensa el trabajo normalizado, esto ya está siendo hecho. La mayoría subcontratado y la otra parte está siendo automatizado o eliminado. Ya nadie paga extra por la productividad, sino por la humanidad. Como los clientes ahora tienen más alternativas que nunca en la historia, es difícil engañarles con el marketing masivo y mentiroso de la economía desalmada.

Ya no hay lugar para empresas que ofrecen trabajo para clase media. Fuera.

Buscamos imperfección

Producir más y mejor no es la solución. Estimular grandes empresas para producir más puestos de trabajo tampoco es el problema. Quejas en la puerta del Ministerio no va arreglar nada. La frustración descontrolada de personas que pierden los papeles ante profesionales que no tienen poder de decisión, no es la solución.

Cada revolución destroza lo viejo antes de que sea convertido en beneficio por ser algo nuevo.

La economía disruptiva está creando inmensos beneficios, oportunidades significantes y mucho cambio. Lo que sí no está propulsando son a esos millones de personas dispuestas a seguir un manual, morir por un contrato fijo. Gente perezosa y resistente al cambio que no quiere pensar.

Rápido, excelente, vulnerable, adaptable, ingenioso y perspicaz es lo que la economía disruptiva defiende e impulsa.

La triste ironía es que todo lo que estamos haciendo va en pro de la primera economía: más obediencia, más conformidad, más barato, más mediocre y más excusado. Este pro es un gran contra a favor de la economía que más necesitamos, la segunda.

Photo credit: Tom Blackwell.

 

Feb
6

Todos somos inconformistas – Non Stop People TV

By Isra Garcia  //  Entrevistas, Nueva economía, Video  //  No Comments

¿Intentando despuntar en el mundo de hoy? Complicado, ya, no tendrás ningún problema para encontrar alguien que te diga que deberías conformarte con lo que tienes. Con tu negocio, tu puesto de trabajo, el porcentaje de ventas, estilo de vida o hábitos actuales.

Estas personas te dirán qué hacer en una determinada situación, cómo hacerlo, cómo actuar como el resto. No es difícil saber cómo encajar, cómo minimizarte, cómo conformarte, como no destacar. Si agachar la cabeza y aceptar, que estás haciendo algo que no te llena pero que es lo suficientemente bueno, es tu meta. Bueno, entonces deberías asegurarte de seguir escuchando esas recomendaciones.

Despuntar y lograr desmarcarte de la multitud, es engañoso, por supuesto. Sobresal demasiado y serás un prepotente o un fraude.

Que hacer, cómo hacerlo y por qué no es la cuestión. Tampoco la ropa que llevas puesta, lo que dices o lo que las críticas dicen. No. La elección de ser un profesional inconformista está en cualquier decisión que tomas, desde tus relaciones hasta las palabras que utilizas en un email de negocio.

La cuestión: elección. Decisión. Tuya.

¿Te conformas con aceptar que no hay más futuro que el que dijeron que sería tu futuro o estas dipuesto/a explorar las áreas desconocidas en busca de algo más?

Cómo despuntar (la entrevista) – Non Stop People TV

En esta entrevista para el programa Xtra! de Non Stop People TV, Josef y yo compartimos con Raquel y Álvaro la esencia de Inconformistas. Todos somos inconformistas, todos podemos y debemos despuntar, lo único que nos separa de ello es elección y decisión.

Inconformistas es habilidades, hábitos, productividad, alto rendimiento, finanzas, nuevos modelos de negocios, marketing, comunicación, negociación, liderazgo y trabajo en equipo. Estilo de vida, filosofía, valores, deporte, especialización, Internet y trabajo implacable. Sin descanso pero sin castigo.

Entrevista original: Non Stop People TV.

Ene
7

¿Quién te salvará de esta revolución?

By Isra Garcia  //  Cambio, Nueva economía  //  No Comments

¿Quién salvará a los managers?

¿Qué salvará a las discográficas?

¿Quién salvara a los medios de comunicación tradicionales?

¿Qué salvará a las agencias de publicidad que subcontratan trabajo a profesionales independientes?

¿Quién salvará a los colegios que no empujan a los estudiantes más allá de los estudios?

¿Quién salvará a los oportunistas?

Qué salvará a la satisfacción inmediata que representa el corto plazo?

¿Qué salvará al trabajo en plantilla?

¿Quién salvará a los intermediarios?

Antes que nada ¿cuál es el significado de “salvar”?

Salvar el statu quo no es una opción

salvar al statu quoSi por “salvar” te refieres a “aquello que mantendrá las cosas como han funcionado hasta ahora”. Entonces, la respuesta es “nada logrará salvarlos”. Se ha acabado. Fin de la historia.

Si con “salvar” quieres decir “quién se asegurará de mantener a flote los trabajos, responsabilidades y privilegios de esos que se han aprovechado del statu quo. Esos que han hecho del sistema industrializado y mediocre, su habitat para vivir mejor que del resto”. Entonces, la respuesta es “nadie lo hará tampoco”. Ni Apple, ni Amazon, Tesla o la legislación lo conseguirá.

Por otro lado, si con “salvar” lo que quieres decir es “quién o qué estará dispuesto a cambiar con el cambio. Adaptarse al nuevo entorno disruptivo. Tomar decisiones a la velocidad de la luz, mientras innova, permanece humano, generoso y creando un arte que genera utilidad a otras personas”. La respuesta sería distinta aquí. La respuesta sería “podrías ser tú quien rete al statu quo. De lo contrario, será otra persona que venga detrás de ti”.

Necesitamos dejar atrás esa idea de salvar el pasado, porque el statu quo ha abandonado el juego, de forma rápida. No solo en algunas industrias, sino en todas.

No es necesario ser salvados

Si quieres saber quien salvará la satisfacción de leer algo interesante. Quien salvará la posibilidad de sacar la mejor versión de los trabajadores. Quien salvará los actos de humildad, autenticidad y honestidad que vienen con hacer las cosas porque te importan otras personas. Qué salvará el error del trabajo para siempre. Quien salvará la posibilidad de convertirte en tu propia agencia o negocio. Entre otras cosas más que salvar. Entonces, no te preocupes, nadie necesita salvar todo esto y más. De hecho, este es el momento exacto para encontrar cómo aumentar esos beneficios multiplicándolos por diez. Precisamente, porque no tenemos que emplear muchos recursos en la parte de salvar algo o alguien.

Cada revolución destroza lo que hay en medio y habilita lo que hay en los extremos. No hay lugar donde esconderse.

Photo credit: Denis De Mesmeaker.

Dic
18

Mundo de propaganda

By Isra Garcia  //  Nueva economía  //  2 Comments

mundo propagandaHay una sed insaciable por likes. Adolescentes y no tan adolescentes están dispuestos a intercambiar su carrera profesional por aparecer en las publicaciones de cualquier celebridad. Los niños y niñas en el colegio ya ni si quiera desean ser deportistas o estrellas del pop, quieren ser Youtubers. Los más adultos se pelean por entrar en el Olimpo de los Instagramers. Mundo de propaganda.

La máxima aspiración de hoy en día es ser conocido y denominado como un influencer. Se paga por impresiones y alcance. No por un trabajo que genera cambio. Se comunica a través de hashtags. Has vendido tus valores a Twitter, a cambio de obtener un gran número de personas hablando y compartiendo una frase oportunista, desafortunada y/o desalmada.

Hola soy un subproducto

Es demasiado fácil encontrar a otro subproducto de esa sociedad digitalmente hiper-desmedida. Subproductos en forma de periodistas, emprendedores, empresarios, estudiantes, profesionales del marketing o desempleados con la misma fijación por una popularidad y “famoseo” ficticio. Todos ellos esperando ser otra celebridad-unicornio digital.

Es lo mismo que sucede cuando conoces a otra personas que intenta entrar en Broadway sin pasar por el Teatro real de Madrid o el Liceo de Barcelona. Lo mismo que sucede cuando alguien intenta hacer un peliculón en Hollywood sin pasar por la academia. Como publicar un bestseller sin ser escrito por ti. Como entrar en Wall Street siendo filósofo.

“Voy a ser gustado/a por millones de personas. Voy a ser uno/a de esos/as que salen en las redes sociales y están en todos los eventos molones”.

Seguro, la estadística está contra todos ellos (¿vosotros?). Seguro, no les importan las estadísticas. Pasan con ignorancia los detalles de desarrollar un talento que cause impacto. Obtener destrezas que te eleven hasta ser más valioso que miles de competidores. O el esfuerzo de ir más allá. Pasan de largo las realidades dolorosas (lograr una especialización singular, pagar los recibos a final de mes).

Vida de propaganda

¿Entonces qué? Propaganda, un set de historias que giran entorno a lo que alguien con influencia y poder querría que fueras.

Sí, un mundo de propaganda. Un entorno falso, una realidad ilusoria. Personas sin principios. Ego dañino. Envidia maligna. Frustraciones. Ansiedad. Desesperación. Este es el legado que vamos dejando a los nuevos nativos digitales. Y algunos se aventuran a llamarnos nómadas digitales, embaucadores. Hemos construido un mundo de propaganda que nos insta a ser alguien que no somos. Un mundo que beneficia a los de arriba, no a los de abajo.

¿Qué vida vives? ¿Qué mensaje transmites? ¿Y qué historia sobre tu mismo cuentas al exterior y qué otra te cuentas en tu interior cada día? ¿Vives para comunicar propaganda?

Buena suerte. La necesitarás.

Photo credit: PropagandaTimes.

Nov
6

Aprovecha las excepciones

By Isra Garcia  //  Disrupción, Nueva economía  //  2 Comments

Casi todo está roto:

Endeudamiento.

Recalentamiento global.

Educación industrializada.

Cultura del pelotazo.

La sociedad del oportunismo (Twitter, entre otros mecanismos…)

Gran hermano.

Las noticias de corazón.

El sensacionalismo periodístico.

Los informativos catastróficos.

La publicidad masiva e impersonal.

El marketing intrusivo y automatizado: spam.

Toda generación (o incluso dos) de estudiantes sin rumbo.

Profesionales sin aspiración más que ser pagados a final de mes.

Sueños formados alrededor de la idea “para toda una vida”.

Manufacturas sin corazón.

Filosofía “compite por precio”.

Política sin escrúpulos.

Religiones intolerantes y fanáticas.

Corrupción, fraude y estafas.

Millones de desempleados.

Suelos que apenas dan para vivir en condiciones decentes.

Contratos profesionales injustos (basura).

Esto está roto querida

está roto

El sistema está roto. Y esto no es algo malo necesariamente. Ha habido una ruptura brusca en ese tipo de economía que Adam Smith defendía, la riqueza de las naciones creadas a partir de economías de escala.

Cualquier esfuerzo organizacional construido alrededor de interacciones repetitivas y masificación, está roto.

Si necesitas un mapa o alguien o algo que te diga qué es lo que hay que hacer, es probablemente porque estás saltando dentro de esa lista de un ítem al otro y así sucesivamente.

Lo de siempre está roto. Lo normal está roto. Cualquier cosa que antes funcionaba, ahora está rota.

Estamos malgastando la mejor oportunidad de nuestras vidas. Dirigir nuestros negocios y vidas hacia el lugar que deseamos. Porque por favor, no olvidemos que por primera ve en la historia, hacerlo está en las manos de al menos un 70% de la población mundial. El otro 30% aprovecharía la excepción, sin duda.

La clave está en las excepciones que siempre hemos visto como una amenaza. El desafío está en desprenderse de todas las partes rotas, y engancharse a las singularidades que esta economía disruptiva habilita para salir a flote.

Photo credit: Michelle Tribe.

Oct
22

Lograr resultados digitales es cuestión de consistencia

By Isra Garcia  //  Marketing, Nueva economía, Productividad  //  No Comments

lograr resultados digitalesAfirmación: “necesito ganar visibilidad, pero no tengo el tiempo para estar un año o dos creando una comunidad comprometida, vibrante y resonante. Necesito lograr resultados ya” – Respuesta: “juego terminado”.

PYMES, empresarios y emprendedores reivindican que obtener resultados en el canal digital casi nunca sucede. “Uso Twitter, Instagram y Facebook, invierto tiempo y mi negocio no crece”. Por supuesto que no, iluso/a. Posees todo el tiempo del mundo para automatizar publicaciones, inflar la base de seguidores o llevar visitas de cero calidad a tu sitio web, esfuerzos que no ayudarán a tu objetivo.

Estrategia “antes de entrar en el mundo digital”

Empieza a trabajar por tu producto o servicio, hazlo brillante. Una vez lo consigas, trabaja en crear servicios periféricos que añadan un valor indiscutible para tus clientes potenciales. Siguiente paso, crea el diagrama de flujos lo más diseccionado posible, con la finalidad de cubrir todos los puntos de contacto de marketing (“marketing touchpoints”). Esto te asegurará poder actuar de forma contundente en los lugares donde podría ocurrir un momento de la verdad. Incluyendo procesos logísticos, ecommerce, personal y sus líneas de acción etc. El próximo paso consistiría en aprender a cómo comunicar correctamente: alinear el storytelling y narrativa de la marca, con el de los productos o servicios y con la utilidad y valor adicional que proporcionarás a tu futura comunidad. Una vez esto ha sido trabajo y re-trabajado y no hay fisuras, es entonces cuando el canal digital cobrará sentido. Empieza a practicarlo 40 minutos al día, como empresa o profesional.

Esto que has leído arriba, sería el proceso más lógico que conozco para lograr resultados digitales.

La fórmula de los 40 minutos

Desarrolla una fórmula (un sistema) y llévalo a cabo. Imagina cómo repartirías esos 40 minutos diarios:

  • Escuchando: siguiendo a tus prospectos potenciales, encontrando personas y negocios que podrían beneficiarte. Twitter, Google+. Pinterest e Instagram son buenos lugares para hacerlo. – Aquí invertiría como 15 minutos diarios.
  • Conectando: creando conexiones y conversaciones con las personas y organizaciones del punto “escuchando”. – Aquí invertiría 10 minutos.
  • Creando / compartiendo: adaptando historias, construyendo utilidad y compartiendo aquello que sirva como una fuente de valor para aquellos que quieres encantar. – Aquí invertiría otros 15 minutos.

Lograr resultados es trabajo

Nadie empieza en lo alto, nada nuevo, pero merece la pena recordar. Paso uno, andar, paso dos, seguir andando.

El resultado llega con el trabajo continuado, perspicaz y coherente. Prueba el sistema de los 40 minutos, si no funciona, prueba con 20 minutos, si no funciona, prueba con 60 minutos. Y si no funciona, crea tu propio sistema. Y si no te funciona, o quieres ir más rápido, contacta con la gente de KnightCube o AC, serán tu propulsor.

¿Te sorprendería que lograr algo significativo no tomara más de 40 minutos al día durante un año?

Extra: ahora aplica esto fuera del canal digital. Rutina deportiva, alimenticia, hábitos de trabajo, adquirir habilidades. Fortalecer relaciones. Desarrollar proyectos. ¿Funciona?

Photo credit: bikeracer.

Oct
20

Hacia la oportunidad que desconoces

By Isra Garcia  //  Cambio, Innovación, Nueva economía  //  No Comments

Hacia la oportunidad desconocidaPuedes aprender algo nuevo, hoy. Aplicar la productividad a tu trabajo en Internet, diseñar campañas publicitarias, programar, realizar vídeo marketing, nuevas técnicas de venta o lanzar proyectos kickstarter. Puedes aprenderlo gratis, sin oportunidad.

Puedes montar un nuevo negocio, ahora mismo. Una tienda online de complementos para mascotas, un servicio de crianza y vent online de Ostras, bebidas funcionales en la puerta de tu casa, servicio online (y offline también) de comida macrobiótica, pilates / yoga / crossfit a tiempo real a través de servicios streaming o VoIP. Todo ello sin necesitar la aprobación de otros.

Puedes trabajar en lo que siempre deseaste, en este preciso instante, sin preguntar a nadie. Músico, creativo, artista, reclutador de talento, analista, escritor, presentador de radio, actriz.

Puedes crear una innovación que cambie lo que te importa, ya, sin realizar un doctorado. Controlar objetos con un movimiento de la mano, patines inteligentes, teléfonos que se cargan en minutos. Infraestructuras 5G o ropa casual con tejidos que ayuden a conseguir un más alto rendimiento.

Sin lugar a dudas, como muchos ya han predicado con el ejemplo, puedes hacer todo esto y una lista infinita de cosas más. O no.

No es sobre la oportunidad

En el mundo en el que vivimos, el número ilimitado de oportunidades que tenemos a nuestro alcance, está fuera de toda duda. Es lanzarse a por las más trepidantes lo que definirá la próxima frontera, el próximo micro-nicho, la próxima innovación, el próximo cataclismo en el mercado, la próxima profesión.

En un sistema fluido y frenético, las oportunidades que poseemos a nuestro alcance ya no importan, ahora importa – y mucho – lo que decides haces con ellas.

La pregunta interesante, entonces, no es ¿cuándo tendré la oportunidad de hacerlo?

Es sobre la insolencia

No, creo que la pregunta es “¿Estaré dispuesto a lanzarme hacia la oportunidad que desconozco sin pensar demasiado?”

Actúa como si fueras a lanzarte. Si no te lanzas, la oportunidad vendrá y te engullirá.

Photo credit: Quinn Drombowski.

Oct
4

Deja de perseguir dinero

By Isra Garcia  //  Equipar, Marketing, Nueva economía  //  2 Comments

Crear valor y dejar de perseguir dinero¿Cómo haces negocios con personas que no te conocen? Creando valor. ¿Cómo haces negocios con personas que sí te conocen? Creando un valor mayormente proporcional al que pagan por tus servicios. Crear valor, eso es.

En este mundo donde el valor puede venir en tantas formas diferentes y desde tantos lugares, el dinero es solo una parte.

Crear valor: estrategia de éxito

Seguro que conoces gente que trabaja en causas sociales sin esperar nada a cambio más que aportar algo a la comunidad, ayudar a los necesitados. Eso es lo opuesto de cualquier cosa que tenga que ver con dinero. Como por ejemplo lo que Lisandro Caravaca o Ana Abellán han hecho para su cumpleaños, donar su tiempo a causas benéficas. O los 33 regalos sociales. Ya tengo en mente cual va a ser el proyecto para mis 34 años. Estas personas no piensan que esto traiga dinero, solo piensan que es la acción adecuada. El valor que hay en esto es que te sientes realmente bien al hacerlo. El valor es que ayudamos a otras personas a canalizar sus intenciones hacia otras personas que pueden usar el apoyo que brindas.

Cuando lanzas un nuevo vídeo, curso, podcast o campaña. ¿Es tu objetivo el dinero o ayudar a que otras personas sean mejores? Aquí está la diferencia entre valor y dinero. Una te llevara a lo otro, si lo haces bien. En cambio, una de las dos necesariamente debe llevarte a la otra. En la mayoría de las ocasiones, en este mundo en el que vives, mucho de lo que sabes hacer puedes enseñarlo a distancia, lo cual es maravilloso porque te permite organizar tu tiempo como desees. Imagina emplear una parte de ese tiempo extra en mejorar el servicio adicional (por el cual no cobras más) que brindas a tu comunidad. Además de sentirte bien, vas a generar mucho más valor.

Deja de perseguir el dinero

Escribo esto dejando la madrugada y viendo el amanecer desde mi terraza en Valencia, escribo esto para ti. Deja atrás la presión que a ti mismo te pones al tratar de ganar dinero a toda costa. De fustigarte por no ganar tanto como tu competencia o colega de al lado. Deja de obligarte a permanecer en el trabajo hasta ser la última persona que abandona el edificio. Deja de emplear tiempo en crear maneras de ganar dinero como sea. Empieza a trabajar en crear valor en tu propia vida, la de tu familia, amigos y tus posibles clientes. Y posiblemente el dinero venga de una forma menos fluida y agresiva, acompañado de bienestar y satisfacción.

Llegarás a la meta creando valor. Más y más. ¿El dinero? Llega, pero solo si te empleas sin descanso en crear valor.

Ve frente al espejo y saca una foto tuya (no para subirla a Instagram por favor). Mírate. ¿Sales contenta/o? ¿Estrenada/o? Eres tú. Observa tu rostro cuando creas valor en lo que haces. Cuando tu trabajo impacta positivamente en otros.

Inténtalo, crear valor. Merece la pena.

Photo credit: Thomas Hawk.

EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+