Menu
Browsing articles in "Liderazgo"
Dic
12

Quiero más, quiero ser inconformista

By Isra Garcia  //  Cambio, Liderazgo  //  No Comments

Ayer acabó el microMBA Inconformistas Madrid, más de 18 horas en dos días con 23 personas que compartían un denominador común, quiero más, soy inconformista…

Soy un inconformista, quiero más, programa inconformistas Madrid

Quiero más, soy inconfomista…

  • En el tiempo libre y actividades de ocio.
  • Persiguiendo la pasión.
  • Creando una marca que llegue a las personas.
  • Diseñando un mejor producto creando para encantar a los clientes que lo buscan.
  • Desarrollando un servicio que maraville a sus usuarios.
  • Mejorando la oferta empresarial de forma que pueda crear un negocio sostenible.
  • Delegando y confiando en personas que puedan mejorar las áreas que uno mismo no puede.
  • Tiempo de calidad con familia, amigos e hijos.
  • Fuera de la vida y tiempo que dedicas a tus hijos.
  • Conceptualizando y lanzando un proyecto que funcione.
  • Siendo más ultraproducitvo, es decir, optimizar mis funciones y trabajo de forma que pueda vivir mejor la vida.
  • Haciendo un marketing más efectivo.
  • Teniendo un mejor control de mis finanzas.
  • Aprendiendo y posteriormente, dominando las habilidades núcleo más determinantes.
  • Experimentando con nuevos métodos de trabajo.
  • Adquiriendo superhábitos que propulsen el estilo de vida.
  • Retándote para llegar a lugares donde nunca antes pensaste que podrías llegar.
  • Encontrando un rendimiento óptimo espiritual, emocional, físico e intelectual.
  • Haciendo el trabajo que importa y descartando el irrelevante.
  • Apartando las distracciones a un lado.
  • Pensando menos, actuando más.
  • Encontrando la esencia de tu ventaja competitiva, tu propuesta única de valor, tu misión, tu visión, tu valores.
  • Desplegando una serie de micro-objetivos y micro-decisiones que te fueran acercando hacia nuevos horizontes.
  • Innovando más para los clientes.
  • Destinando más tiempo, recursos y consciencia hacia la vida fuera del trabajo.
  • Entendiendo el lado oscuro primero para luego ignorarlo y progresar más rápido.

Nunca tendrás problemas para encontrar a personas que te digan cómo conformarte con lo que tienes, cómo encajar y cómo ser como el resto. Quiero más entonces no será la norma…

No quiero más, quiero encajar

Te dirán qué comer en ese restaurante, qué vestir en ese acto, que decir en esa conferencia o qué carrera estudiar. No es nada difícil darte cuenta cómo encajar, cómo hacer lo de siempre, cómo ser inconformistas. Si es tu meta encajar, si es ser un conformista y ser uno más, entonces no deberías leer este blog nunca jamás, ni hacernos caso, ni a Josef ni a mí, y seguro. No deberíais considerar participar en Inconformistas.

Si por otro lado, pretendes, ser esa persona insurgente que instiga, bueno, el proceso es más complicado, no te voy a mentir. Si eres demasiado inconformista será considerado como un “flipado” o un asno.

La ropa no es lo que importa. La etiqueta no es lo que importa. El discurso no es lo que importa. La comida no es lo que importa. Tienes la elección de redefinir cualquier cosa que hagas, desde tu carrera, al sentimiento que pones en lo que haces.

Lo que importa: quiero más y mejor, soy inconformista y yo elijo.

¿Sigues conformándote con ser uno más, o saltas al otro lado?

Nov
24

Sé imparable, o actúa como si lo fueras

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

Hay áreas dentro de ti mismo donde no puedes transigir. Cosas con las que no puedes vacilar ni un segundo. Pensamientos que no debes conceder ni la más mínima oportunidad. Sentimientos que debes erradicar sin miramientos. Entiende que la única forma de ser imparable es trabajando para serlo. Yo solo conozco una forma de hacerlo, actuando como si fuera imparable, aunque no lo sea.

Voy a trabajar más duro cada día.

Voy a entrenar más duro cada día.

No voy a dormirme en los laureles.

No voy a bajar los brazos aunque esté cansado.

Voy a mejorarme a mí mismo cada día.

Voy a adueñarme de mis fracasos y los voy a reconocer en público.

No voy a dejar que mi amígdala me diga que puedo o no puedo hacer.

No voy a pedir permiso a nadie.

Voy a confrontar cada miedo, cada frustración, cada complejo, cada inseguridad.

No voy a abandonar, huir, ceder o arrepentirme, aunque sienta que debo hacerlo.

Voy a enfrentar todos mis demonios, uno por uno, o a la vez.

Voy a permanecer de pie, aunque no pueda mantenerme erguido.

No voy a mirar hacia atrás, ni tampoco hacia demasiado adelante, aunque no tenga otro lugar donde mirar.

Voy a mantener mi autodisciplina, aunque me cueste la vida.

Voy a hacerlo mejor, voy a aprender más, crecer más, ser más. 

Ser imparable es cuestión de actitud y mentalidad

Ser imparable no requiere serlo, solo actuar como si fueras imparable, pensar como si fueras imparable, sentir como si fueras imparable, enfrentar como si fueras imparable, no deternete como si fueras imparable...

Si no sales de la zona de seguridad donde te encuentras y no entras en la zona de combate, nada de lo que hagas contará. Tienes que situarte en un lugar donde tengas que luchar, donde tengas que escarbar profundo, un lugar donde encuentres confianza, determinación y resiliencia.

La vida te golpeará cuando menos te lo esperes, de formas que no puedes anticipar. Es entonces cuando debes estar preparado/a. Es por eso que necesitas desarrollar una actitud y mentalidad imparable.

Repito, no habrá transigencias.

No ahora.

No nunca.

Querrás abandonar, pero no lo harás.

Ser imparable viene después de sentirte imparable y actuar como si lo fueras, aunque posiblemente no lo seas. Todavía.


Oct
18

Es la hora de la acción

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

Aquí hay una pregunta que deberíamos escribir en un papel y pegar en el espejo del baño. Porque creo que podría salvarte de caer en la ansiedad dentro de 10 años. La pregunta es, ¿Qué hiciste cuando había abundancia de trabajo, no había tanto ruido, las oportunidades de crecimiento eran palpables, era fácil aportar valor y ser útil a los que te necesitan, el marketing era asequible y efectivo, y cualquiera podía montar su propio negocio y lanzar su idea al mundo? ¿Hora de tomar acción?

Muchas personas responderán a esta pregunta diciendo, “Vaya, esos 10 años pasaron tan rápido, recuerdo mis preocupaciones, la espera, las quejas contra el sistema, los deseos de una vida mejor”. Sí, porque parece que eso es lo que importa en día como el de hoy. Afortunadamente, no todo el mundo confesará haber tomado una decisión así de desastrosa.

Es hora de tomar acción y aprovechar las oportunidades que están a tu alcance...

¿Esperando?

Mientras tu empresa sigue esperando que la economía reflote, hay empresas que han empezado a ser disruptivas y han empezado a actuar.

¿Quejándote?

Mientras trabajadores, sindicatos, asociaciones y fundaciones están quejándose por las subidas de precios, desempleo, injusticias, dominación y otros temas. Hay otro grupo de personas que están súper ocupadas creando cambio real, sin tiempo para quejas. Son tan populares, que incluso tienen una lista de espera.

¿Preocupándote?

Mientras los políticos se preocupan y hacen preocupar a los países, hay insurgentes e instigadores que actúan sobre la preocupación. El resultado son productos, servicios y acciones que generan retornos para el PIB. Manufacturando, desarrollando, inventando y mejorando la vida de otras personas. Esta tribu de agentes del cambio progresan, tanto personal como profesionalmente.

¿Deseando?

Mientras tú sigues aquí, deseando que la inspiración te lleve a una idea grandiosa, miles de emprendedores han usado el sentido prevalente de la incertidumbre para lanzar empresas que generan un impacto inolvidable. Sitios webs, herramientas potentes, agencias efectivas de marketing. Internet está muerto ¿cierto? Bueno, dile eso a las empresas como Gophr, Vinterior, Zappy Ride, Descomplica o Snappr, que generan unos ingresos millonarios.

¿Qué dice la nota del espejo?

Quizás tengas una nota en el espejo de tu baño que pregunta qué es lo que hiciste en el año 2005. ¿Cuál es e mayor arrepentimiento que recuerdas en esa década? ¿Cómo hubieras deseado haber empezado, invertido o haber creado algo importante? ¿Sigues deseando tener el coraje de al menos haberlo intentado? Bueno, 2000 – 2005 fueron no tan malos, buenos años. Aun así, muchos desperdiciaron las oportunidades que aparecieron. ¿Por qué? Porque siempre encontrarás una razón para esquivar una oportunidad, no tomar una decisión, esconderte y no dar el paso, o declinar una oferta. Incluso así, en retrospectiva, cuesta recordar cuando dijimos no y es fácil desear que hubiéramos dicho sí.

Hora de tomar acción

La clave es, que todavía vivimos en un mundo lleno de oportunidades. De hecho, poseemos más que una oportunidad – tenemos una obligación. Una obligación de invertir nuestro tiempo haciendo que las cosas grandes sucedan. Encontrar personas y movimientos que importan y compartirlos con el mundo. Empujarnos a nosotros mismos y a las personas de nuestro alrededor. Demostrar gratitud, perspicacia y determinación. Tomar riesgos y hacer de este mundo un lugar mejor, siendo nosotros mismos.

Sí. Es hora de tomar acción.

Atribución imagen: JD Hanckock.

Oct
12

Acción masiva

By Isra Garcia  //  Habilidades, Liderazgo  //  No Comments

Empieza el día uno de Stand OUT Program. Empieza el curso de educación disruptiva transversal. Más de 15 horas al día, 13 personas que desean sobresalir. Un grupo de personas comprometidas, un equipo, unos profesores. Hay un denominador común entre todos, un objetivo, el más importante de todos, tomar acción masiva. Practicar y ejecutar al mismo tiempo.

Siempre que intento que alguien sobresalga, tengo clara cuál es la fórmula para empezar:

  • Invertir solo el 10% del tiempo en pensar, reflexionar, dudar, cuestionar, planificar o  calcular.
  • Invertir el resto, el 90%, en tomar acción. Dedicar 9/10 de tiempo y esfuerzo en crear movimiento, en lanzar, poner en marcha, practicar, entrenar o acometer.
  • Comprometerte a cumplir tres objetivos cada día, y para hacerlo, desarrollar tres acciones para cada objetivo. De esa forma garantizarás que lo consigues.
  • Cambiar “tengo una idea” por tengo un “plan de acción”. Tengo un “deseo” por tengo un “plan táctico”. Cambiar “me gustaría” por “voy a…”
  • Concretar cada palabra, cada intención, cada meta. Ser exactos en la definición. Explicar una estrategia, operativa o planteamiento tanto, que hasta una persona ajena a la acción sepa cómo hacerlo sin ayuda

Piensa sobre la acción, piensa sobre lo que esto empujará a otras personas y empresas.

Tomar acción masiva

Tomar acción masiva es lo mas que necesitamos para sobresalir, para lograr metas, para fulminar retos, para vivir más experiencias...

En la mayoría de las ocasiones nos detenemos, no empujamos. No accionamos, no practicamos. Pasamos demasiado tiempo en la zona del pensador, en la zona segura, no nos atrevemos a saltar a la zona de riesgo. Entonces los días pasan, las semanas pasan, los meses pasan, los años pasan. Y nosotros seguimos en el mismo sitio, en la zona de seguridad, sin tomar acción masiva. Sin movernos hacia delante, la única dirección donde merece la pena ir.

Cada vez que miro a los ojos a personas con las que me encuentro dentro y fuera de eventos o talleres, veo a personas ansiosas por emprender, hacer, activar o actuar. Sin embargo, lo que en realidad hacen, es todo lo contrario, esperar, vacilar, dudar, parar.

No hay elección, me gustaría que la hubiera, pero no la hay. La única forma de salir en el agujero en el que te encuentras para seguir subiendo es tomar acción masiva.

Oct
1

Da el paso

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

El Viaje alrededor del mundo continúa, estoy en La Paz, después de haber pasado cuatro días en el Mar de Cortez con doce personas fascinantes. Cada uno a su propia manera. Un joven de 31 años que ha reinventado una industria tan arcaica y rígida como la minería. Álex, con 30 años y desarrollando una línea de hoteles es estilo de vida alrededor del mundo y organizando los camps más lujosos de Burning Man . Ricardo, implantando el mayor invernadero de Marihuana (legal) en California. Roberto, un grandísimo abogado de Latinoamérica. Juan, director mundial de desarrollo de la inteligencia artificial ABE. Y otras tantas personas que a pesar de su corta edad, han dado un paso al frente y están consiguiendo cosas dignas de mencionar. Ha sido enriquecedor convivir con todos ellos durante unos días.

Un paso al frente, solo eso

El arte de dar un paso al frente y toma ala iniciativa

¿Qué es lo que he descubierto que todos ellos tienen en común? Ninguno de ellos ha esperado a la oportunidad perfecta. Ninguno de ellos retrocedió, ninguno se ha conformado con lo que había. Todos dieron un paso al frente. Al conversar con ellos me di cuenta de que todos coincidieron que una de las claves era dejar de poner excusas.

¿Cómo haces entonces para dar un paso al frente y detener las excusas?

Primer y único paso: aceptar que todas tus excusas son mentiras. 

Mentiras, todas las excusas, todas.

Tienes que darte cuenta de que utilizas las excusas como una manera de racionalizar el camino fácil. Porque ese camino hará que dejes la autodisciplina olvidada. No darás ese paso al frente, piénsalo.

¿Por qué no puedes hacerlo? ¿Qué te lo impide?

¿Por qué no puedes ser tú como ellos? 

¿Por qué no puedes dejar atrás toda la basura que tanto te pesa?

¿Por qué no puedes crear la próxima innovación?

¿Por qué no puedes ser lo que soñaste?

¿Por qué no puedes ayudar a millones de personas?

¿Por qué no puedes empezar a manifestar tu grandeza?

¿Por qué no puedes vivir la vida en tus propios términos?

Es mentira

No tienes tiempo. Mentira.

No tienes apoyo. Mentira.

Eres joven. Mentira.

No sabes la mejor forma de hacerlo. Mentira.

Estás demasiado ocupado. Mentira.

No sientes, no tienes, no puedes. Mentira, mentira, mentira.

La lista continuará hasta que tú no la detengas.

Estoy cansado de ver a gente que afortunadamente ha destrozado todo pronóstico, pero también a gente que piensa que no se puede cambiar lo que tienen frente a su nariz. Ojalá pudiéramos ver más allá de lo que estamos dispuestos a ver.

Ojalá des un paso al frente, porque te necesitamos.

Atribución imagen: Aftab.

Sep
30

Por qué ser obsesivo

By Isra Garcia  //  Habilidades, Liderazgo  //  No Comments

Sé obsesivo.

Cada día es algo que tengo más claro. La obsesión es buena. Matizo, la obsesión por crear algo que genere un efecto positivo en personas o empresas es genial, es una gran herramienta. Merece la pena ser obsesivo siempre y cuando lo que te obsesiona pueda producir un beneficio a la sociedad, y a ti mismo.

Sé obsesivo, es la mejor manera de honrar la vida que vives, marcar la diferencia y cumplir tu misión en este mundo... por qué ser obsesivo

obsesivo en casa

En casa nos educan para que seamos comedidos, no puedes ser un descarado, pero tampoco puedes quedarte callado todo el rato. Nos educan en saber cómo estar en la media, no te desmarques mucho hacia delante, ni mucho hacia detrás. No seas el más listo, pero tampoco el más tonto. No des muchos dolores de cabeza, pero tampoco permanezcas en silencio.

La alternativa: hacer todo lo contrario. Sé obsesivo con aquello que te haga feliz, videojuegos, baloncesto, leer, escribir, jugar con figuras de acción, lo que sea. Céntrate solo en esos momentos que te producen satisfacción. Es posible que tu estado de flow más pronunciado haya sido ese, tú de pequeño, haciendo lo que más alegría te producía. Recuérdalo y dime si me equivoco.

Sé obsesivo en el colegio

En el colegio nos entrenan para no ir demasiado lejos, solo un poco está bien. Si hay una marca deportiva en tu colegio, es para que sepas que esa es la marca límite, no puedes pasar de ahí. Empiezas a conocer los límites, muy abajo y muy arriba. La regla de oro es que debes aprobar todo, debes ser más o menos bueno en todo, equilibrar tu conocimiento. Incluso aunque no importe. Necesitas saber practicar bien algún deporte, leer bien, escribir bien, hablar correctamente, presentar de forma adecuada, y tener un comportamiento bueno.

La alternativa: aíslate de cualquier cosa que te genere el mínimo conflicto con lo que te hace olvidarte del mundo. Ignora profesores que te restan, apártate de compañeros escépticos. Elimina cualquier barrera que genere estrés y esté desalineada con la única cosa que te interese (por ejemplo, el Tenis, el ajedrez o las matemáticas) 

Sé obsesivo en la universidad

Llegas a la universidad, y cuando llega el momento de obsesionarte por algo que podría apasionarte, te dicen que antes de centrarte en desarrollo de negocios, hay más cosas que deberías saber y profundizar. Debes especializarte un poco de todo. Empiezas a practicar cosas que son de todo menos críticas para aquello que te gustaría hacer o ser. Te das cuenta de que más del 80% de lo que haces es irrelevante y no mantiene conexión alguna con lo que en realidad arde en tu interior. Si haces un MBA especialidad, te dirán que el mejor profesional es el especialista, incluso aunque después de todo este tiempo, hayas sido disuadido de especializarte en algo. Es bastante paradójico, porque ese fuego que ardía por dentro está medio apagado, confundido. Claro, has sido zarandeado por tantos mecanismos de mediocridad, que ya no sabes en qué dirección ir ni sobre que ser obsesivo.

La alternativa: céntrate en las materias que están conectadas con tu obsesión (o pasión desenfrenada) independientemente de las notas en los exámenes. Si no funciona, deja la universidad y persigue esa obsesión como si tu fuera la vida en ello. Porque en realidad así es.

Sé obsesivo en el trabajo

Cuando por fin encuentras un trabajo, resulta que no tienes ni idea de la especialidad que deberías estar ejercitando. Has hecho tantas cosas inservibles, has pasado por tantas etapas de lavado de cerebro, que estás más confundido que estabas cuando tenías uso de razón. El trabajo es la culminación de la absurdez en creencias con la que has crecido.

La alternativa: obsesiónate solo en ese trabajo que sabes que te fascina y estarías dispuesto a hacer incluso gratis. Hazlo día y noche, sin parar. Prueba-error, una y otra vez, mejora, repite, intenta diferente. Tienes que ser obsesivo en aquello con lo que quieres despuntar en tu profesión, negocio, servicio o emprendimiento. No por el dinero, no por el éxito o la fama, sino porque te lo debes, y nadie más que tú lo hará de esta manera.

Sé obsesivo, todo lo que puedas

Sé obsesivo, es la mejor manera de honrar la vida que vives, marcar la diferencia y cumplir tu misión en este mundo... por qué ser obsesivo

Conozco a muchas personas obsesivas, tienen su lado enfermizo, incomprendido, insensato, solitario y a veces hasta estúpido. Podría ser, pero eso no es tu problema, es el de ellos, porque así lo eligieron. Ninguno de los que conozco está a disgusto con la decisión tomada. Todas estas personas están ayudando a miles de personas, todo porque un día decidieron ser obsesivos por algo. 

Lo bueno de la obsesión es que después, encontrar el equilibrio es un proceso más rico, completo, interesante y pleno. Sí, y más fácil. En cambio, a la inversa va a doler mucho.

Sé obsesivo primero.

Atribución imagen: Benoit Tremblay / Alexis Nyal.

Sep
18

Cómo convertirte en un líder de marketing

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Marketing  //  No Comments

Los profesionales del marketing tienen ahora la habilidad de poder dar a las marcas niveles de humanidad, exposición e influencia que nunca nadie hubiera imaginado hace 10 años. Debemos seguir enfocados en lo que importa: proporcionar experiencias inolvidables a los clientes que conduzcan a resultados positivos para los negocios. Aquí hay algunos atributos que un marketing líder debería cultivar para alcanzar esta meta.

1. Comunicación clara sobre objetivos concretos

Los objetivos no solo son necesarios para asegurar la visión, sino que ayudan a tener un lugar donde acabar celebrando. Es por eso que deben ser concretos, no solo hay que educar, conectar y entretener a los clientes, hay que ir más allá. Hay que cumplir los objetivos de los negocios de una marca.

La clave: mantener un diálogo abierto y continuo sobre qué es lo que el negocio o marca pretende alcanzar, de forma concreta.

2. Marketing de humano a humano – el marketing líder

Cambiar el paradigma “B2B” o “B2C” a “H2H” marketing. Da igual la especialización, al final estamos lidiando con seres humanos que toman decisiones.

Cada vez hay más hostilidad entre marcas que hablan con clientes. Se pide proactividad, participación, no pasividad.

La clave: la co-creación como por ejemplo. Crear ideas consistentes y auténticas que luego puedan extenderse en social media por ejemplo Lego Ideas. Si entiendes cómo crear el camino y andarlo junto a tu cliente, la relación con la marca o empresa con la que trabajas mejorará.

3. Seguimiento riguroso de la estrategia

La aparición de la inteligencia artificial ha facilitado y hecho más eficiente la adquisición, análisis y conclusión de grandes cantidades de datos. Esto permite saber qué elementos funcionan y qué otros no dentro nuestras estrategias de marketing.

La clave: definir las cuatro métricas imprescindibles para lograr el éxito de los objetivos de la marca/empresa y seguir su evolución junto con el equipo. Evaluar, corregir y potenciar esos resultados de forma mensual o cada tres semanas.

Cómo convertirte en un marketing líder - 7 atributos y habilidades imprescindibles

4. Saber manejar la RRPP. con inteligencia y maestría

Un marketing líder sabe cómo trabajar con un equipo de RRPP. para influenciar y multiplicar el poder de una campaña de marketing. El entender las tendencias y modas, interactuar con medios de comunicación, influencers y colegas en el sector y en empresas. Es el mejor set de habilidades para fijar el rumbo de un marketing que funcione.

La clave: crear un equipo de RRPP. coherente y profesional que sirva como oídos y ojos del marketing líder. Abriendo las líneas de comunicación desde el principio y aceptando ideas para mejorar la amplificación del mensaje y campaña de la marca/empresa.

5. Clientes idóneos y satisfechos

Esta es la parte que el marketing líder debe saber manejar mejor.- El trabajo que importa en marketing tiene que ver con crear el producto idóneo para los clientes idóneos. Una vez esto ocurre, el siguiente paso es potenciar esa satisfacción que produce estar encantado con el producto o servicio. Una vez esto sucede, el siguiente paso es convertir ese sentimiento positivo hacia la marca/empresa en una arma de marketing.

La clave: retención y conexión regular con los clientes idóneos y satisfechos. Desarrollo de estrategias de recompensas, oportunidad exclusivas, feedback en próximos lanzamientos, reconocimientos públicos, etc.

6. Realidad y neutralidad

En lugar de estar utilizando palabras vacías como “increíble”, “auténtico”, “asombroso” o “famoso” el marketing líder sabe optar por otro camino. Debe resolver problemas, dudas, quejas y a ser de ayuda a los clientes de la marca/empresa. Implementación en tecnologías, mejores prácticas, conversaciones difíciles.

La clave: auto-promociona una vez por nueve que sirves mejor a los clientes.

7. Recompensar a los clientes que suman

El mejor marketing líder posible entiende que la relación de un cliente con una marca nunca puede ser puramente transacciones.

La clave: cada vez que un cliente diga o haga algo positivo sobre la marca en cualquier lugar (en social media, en un evento, en un libro, podcast, vídeo, etc.) sé inclusivo, comunícate con ellos, y recompenses emocionalmente, y sí, también de forma más “tangible”. El contenido generado por usuarios es una gran arma aquí.

Marketing líder: llamada a la acción

¿Cómo podría ayudarte a andar este camino? ¿Qué preguntas, aspectos o factores te gustaría trabajar conmigo? Te espero en los comentarios.

Atribución imagen: Robin Smith.

Sep
6

Un paso detrás del otro

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

La mayoría de personas no entienden lo que el compromiso de verdad significa. Dar un paso detrás del otro.

Cuando…

  • Estás ante una montaña inmensa que tienes que escalar.
  • Te enfrentas a tu primer maratón.
  • Entras en tu primer trabajo y no sabes de qué va nada de nada.
  • Compites contra gente 10 veces más preparada que tú.
  • Intentas lograr algo que nadie ha conseguido.
  • Trabajas para crear un descubrimiento.
  • Te esfuerzas en salir de un gran fracaso.
  • Tratas de hacer algo que pensaste que nunca podrías hacer.
  • Lanzas tu primer negocio.

Reculas, y te escondes.

Dar un paso detrás del otro, sin parar

Entonces te dices a ti mismo: “guau, no sé si voy a poder hacerlo, no sé si quiero hacerlo“. Esta es la mentalidad habitual, las personas siempre tenemos dudas. Piénsalo, yo las he tenido en muchas ocasiones, las tuve hace unos días cuando recorría las carreteras de Estados Unidos desde Los Ángeles a Burning Man, solo, sin ayuda, sin recursos externos, sin equipo. Sin embargo, la realidad es esta; nunca alcanzarás esa meta a menos de que empieces a dar un paso detrás del otro. Puedes pensar que genial sería montar un negocio, o que bien visto y reconocido sería acabar tu primer desafío extremo, está bien. No obstante, al final del día, es dar un paso detrás del otro lo que importa, día tras días, día tras día, día tras día. De lo contrario, nunca llegarás.

Así que cuando te comprometas – de verdad – a sobresalir en algo, di lo siguiente: “voy a hacerlo, no importa lo que me cueste, no importa el precio. No importa el tiempo que me lleve. No importa cuánto dolor tenga que atravesar, no importa lo que cualquiera diga, mis padres, mi pareja, mis amigos, los críticos. Sí, no importa cuántos obstáculos tenga que superar. Voy a hacerlo“.

cómo dar un paso detrás del otro

Tienes que comprometerte a hacerlo

Visualiza. Planifica. Mapea. Sincroniza. Y muévete. Hazlo.

Llegarán momentos de decepción y desánimo donde te dirás “¿Por qué hago esto?, mis amigos, mi familia, mis compañeros me desaconsejan hacerlo”. Es lógico y comprensible, es normal, ¿por qué? Por que cada nivel tiene un demonio nuevo y diferente, intentando disuadirte, poniéndote a prueba y tratando de aplacarte. La meta, saber cuánto estás dispuesto a trabajar para conseguirlo. Esto te ayudará a crecer.

No planiques y ya.

Tampoco marques en tu calendario y ya.

No hables y ya.

No solo pienses y ya.

Ni sueñes sin más.

No.

Nada de eso importa.

Lo único que importa es que hagas lo que tengas que hacer. Que te levantes, crezcas, mejores y vayas a por ello.

No vaciles

Sé fuerte. Resiste. Sé potente, sé agresivo. En lugar de dejar que se debiliten tus tareas, objetivos y disciplina, utiliza tu fuerza de voluntad para hacer que todo suceda.

No te debilites a causa de ti mismo. Lánzate al juego. Calla esas patéticas excusas que cada día te dices. Da un paso detrás del otro, sin parar, y persigue tu (im)posible.

Recuerda, un paso detrás del otro.

Ago
19

Si decides dar lo mejor de ti al resto, el mundo podría imitarte, y entonces cambiar las cosas de verdad

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Mapmakers  //  No Comments

Escribí estoy ayer, desde el centro de Los Ángeles, estaba en un Whole Foods, miré a mi alrededor… caminamos por la vida tomando, consumiendo, queriendo, deseando. Cuando podríamos caminar por la vida dando, ofreciendo, regalando, compartiendo. Hace unos años que me di cuenta de esto, hace unos años que decidí dar tanto o más como tomara. A día de hoy la balanza sigue sestando desequilibrada, sigo tomando más que dando, porque a más doy más parece que tomo. Estoy viviendo el sueño de mi vida, viajar, trabajar y vivir por el mundo, pero se está viendo superado por la epifanía de alcanzar, cada día, literalmente, cada día, la mejor versión de mí mismo, para darla, compartirla y, en cada vez más ocasiones, hasta regalarla a los demás. Me refiero a practicar la generosidad desmedida.

¿Qué pasaría si cambiáramos las cosas?

Somos infinitos. Con potencial ilimitado. Con una grandeza imparable. No, no estoy motivado, solo estoy llamando las cosas por su nombre. Pero… ¿qué pasaría si cada uno de nosotros estuviéramos motivados por la curiosisad? ¿Por la aventura? ¿Por el riesgo? ¿Por el desconcierto? ¿Por la complejidad? ¿Por los problemas? ¿Por las injusticias? ¿Por la pobreza? ¿Y por practicar la generosidad sin medida? Si fuese así, creo que, quizá, podríamos ver la posibilidad y grandeza en lugar de miedo y mediocridad. ¿Qué pasaría si cada uno de nosotros donara una o dos semanas de su año para crear un proyecto significante con personas que lo necesitan de veras?

practicar la generosidad

Estrategia: practicar la generosidad desmedida

Estoy comprobando esto de primera mano, con las 33 acciones sociales, los 34 imapctos educativos, el Programa de Excelencia para desempleados. Con Burning Man Quest 2014 o Ride to Afrika Burn. Incluso hoy mismo, que empiezo el desafío social más potente al que me he enfrentado jamás, Burning Man Quest (modo autosuficiencia). Cuando la gente hace algo por amor a la causa, primero hay una pausa tímida, luego una reacción en cadena. Cuando un insensato e insolente como tú (o yo) empieza a conseguir cosas impensables, el mundo se detiene y te presta atención. Entonces, la postura cambia, la mentalidad también. Las personas se dan cuenta de que hay otro tipo de motivación, una que genera un resultado que de verdad significa algo. Es practicar la generosidad desmedida.

Estamos ante la elección de nuestras vidas, la de cambiar el transcurso de las cosas. Espero y deseo que ojalá te des cuenta de todo lo que puedes mejorar. Tu elección no solo determinará lo que pase mañana, sino cómo se harán las cosas pasado. Esto cambiará la historia, la de otros y la tuya. La que hay fuera y la que ocurre dentro de tu mente.

Hoy es el día de que algo suceda. La magia de la vida qe nos ha tocado vivir es que la motivación depende de nosotros. Y si queremos, podemos cambiar la historia triste de mucha gente, incluida la nuestra, obvio.

Si decides hacerlo, el resto del mundo podría imitarte.

Obtenemos más de aquello a lo que respondemos.

Extra: Por favor, considera apoyar esta causa, ya sea con una donación pequeña o grande, toda contribución cuenta y será tomada con gratitud.

Atribución imagen: Toni Villen.

Ago
12

Faltan valores

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

No hay valores. La educación nos enseña a responder a una pregunta muy simple: “¿me servirá para aprobar el examen?” Si la respuesta es no, no tendremos tiempo para aprenderlo. La familia, nos incita a responder esta otra: “¿podré llegar a ser lo que quiera?” Si la respuesta es no, acabaremos siendo lo que quieran nuestros padres. El trabajo nos plantea la siguiente pregunta: “¿puedo crear un trabajo que impacte a otros? Si la respuesta es no, acabaremos en cualquier puesto de trabajo de 9h a 18h.

No hay valores, apenas

no hay valoresEl mundo en el que vivimos nos enseña a tener miedo. Al jefe, al profesor, a los padres. La motivación viene con la recompensa de una bicicleta por pasar el examen, el jornal a final de mes o el regalo de cumpleaños. Haz lo menos posible, porque te van a pedir que hagas más. Esa es la motivación que tenemos. No hay valores.

En cambio, creo que podemos buscar otro tipo de motivación, la de evitar la pena. O aprovechar las rebajas que van a acabar. Estamos motivados por fechas límite, crisis o las noticias de última hora.

Hay millones de estudiantes, trabajadores y familias en deuda. Rodeados coches caros, hipotecas estratosfericas, lujos que no se pueden permitir y excesos innecesarios.

Considera esto:

  • Vas a morir.
  • Nada de lo que tienes te servirá cuando te vayas.
  • Todos tenemos miedo.
  • Nadie te va a salvar.

¿Quieres llevar una buena vida? ¿Quieres sobresalir de verdad? ¿En serio? Esto es lo único que debes hacer:

Que tus principios morales tomen control de todo.

Toma acción consecuente

Cada día, hora, minuto y segundo.

Hasta que sueltes tu último aliento. Por el resto de tu vida, corta o larga, eso ya se verá.

Enfrenta con contundencia cada hostia que te lleves, sigue, no importa.

Haz lo que tengas que hacer.

Lánzate a pecho descubierto hacia la incertidumbre.

Acepta y abraza cualquier capricho que la fortuna deje caer sobre ti.

Deja de esperar, de buscar perfecto, de quejarte, de esconderte. Deja de gastar y de hablar. Y sobre todo de ansiar.

Acción orientada a los valores más éticos y dignos.

El resto es una gran mentira, que ya te has creído, pues ahora mismo no hay valores.

Atribución imagen: Fouquier.

Ago
7

No tomes responsabilidad, escóndete

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

Tomar responsabilidad, algo tan fabuloso como aterrador.

“Nadie me contrata”.

“No encuentro trabajo”.

“No encuentro mi oportunidad”.

“Lo hice lo mejor que supe, no fue suficiente”.

“No es el trabajo de mis sueños”.

“No puedo levantarme de la cama”.

“Seguí el consejo y no funcionó”.

¿De verdad?

Creo que hay un error de significado, es mucho más apropiado decir “el beneficio, y satisfacción y/o riesgo a corto plazo es mucho mejor que cualquier otra cosa, es por eso que elegí lo que elegí”.

La excelencia, la genialidad y el resultado extraordinario que proviene del trabajo que importa, muy a menudo, llegan al decidir cuando nadie decide. Elegir cuando todos piensan que no hay elección. Tomar acción cuando el resto queda paralizado. Lanzarse cuando el vacío es profundo y sin fondo. Todo esto equivale a hacer sacrificios dolorosos, planificar por adelantado y ejecutar, fracasar o seguir tu intuición.

Una pequeña historia sobre tomar responsabilidad

Hoy acaba el Programa de Excelencia para desempleados, el día 13. Cuando empezó, muchos participantes pensaban de esta manera. Estaban coaccionados por defecto, antes de empezar ya se sentían perdedores. El autosabotaje se había instalado en sus vidas. Primero por el alto coste de cambiar a una posición de ataque, con todos los “riesgos” que ello conlleva. Segundo, por la historia que llevan meses o años repitiéndose en sus cabezas, tanto, que esa voz ya es más fuerte que ellos mismos. Tercero porque debido al segundo punto, la mayoría se han creído la historia en sus cabezas y empezaron a vivirla, se rindieron, bajaron las manos. Y cuarto porque debido a las otras razones, dejaron de exponerse, empezaron a jugar seguro dentro de los estándares mediocres que rigen la sociedad y mundo en el que vivimos.

Sin embargo, hoy, ya ninguno compra ese cuento. Solo por que decidieron elegir tomar responsabilidad por sus propios actos. Resultado: subir al siguiente nivel.

tomar responsabilidad

Moraleja: cada vez que piensas que no puedes hacerlo, o no tienes otra opción, o no eres capaz, estás eliminando toda posibilidad de conseguirlo. Además de absolverte de toda responsabilidad. Al mismo tiempo que aniquilas tus sueños y aspiraciones.

Jul
26

Podrías ser (y serás) rechazado

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

Podrías ser despedido. Claro que podrías. Podrías ser rechazado. Por supuesto que podrías.

Podrías no encontrar trabajo en mucho tiempo. Ciertamente.

Podrías cumplir tus metas solo si estás dispuesto a alcanzarlas.

Podrías decidir dónde quieres ir, y entonces no llegar.

Podrías caer enamorado con la visión de un futuro y entonces descubrir que no sucede.

Podrías intentar algo y entonces descubrir que has fallado.

Podrías ser la persona más apasionada, motivada e inspirada del lugar y entonces darte cuenta de que eso no te mueve del lugar en el que te encuentras.

¿Cuánto dolería todo eso? Mucho, lo sé.

¿Cómo de doloroso sería tener esos sueños, esperanzas, expectativas, esas decisiones y ese amor, para que un día descubras que todo ese esfuerzo podría haber sido para nada?

Por supuesto, nada es por nada. De hecho, esas metas, esperanzas, esas decisiones, ese amor, ese coraje y determinación, son la base de un camino que merece la pena perseguir hasta caer exhausto. Eso es lo que nos hace sobresalir.

Esto está inspirado en el trabajo que hago a diario. Esta es la base de lo que hoy me encuentro haciendo en Alicante.

Seguro, las probabilidades están contra ti, pero pienso que evitar explorar algo es una reacción perezosa y mediocre. “¿Seré lo suficientemente bueno?” “¿Entraré?” “¿Seré elegido?”, “¿Encontraré trabajo?”, “Haré algo de provecho con mi vida?”, “¿Servirá?”… No son preguntas la mitad de buenas que “¿Merece la pena intentarlo?”

Mi consejo no-solicitado; no intentes hacer algo solo porque puedes hacerlo, pero sí, intenta algo que te importe, algo por lo que merezca el esfuerzo soñar y respirar.

Podrías ser rechazado. ¿Y qué, cuál es el problema?

Ser rechazado desde dentro o desde fuera

Permíteme que haga una distinción esencial aquí:

Hay una gran diferencia entre el coste interno de ser rechazado (te sientes frustrado, poco valorado, sientes que has fallado, o crees que eres un fraude), y el coste externo.

El coste externo podría ser el tiempo que empleaste trabajando en algo que no funcionó. Podría ser que ofendiste a alguien por preguntar de manera equivocada, o por spamear, o por ser egoísta y prepotente. Y eso podría significar que malgastaste una oportunidad por tener una ambición tan grande o por tomar un atajo, cuando lo que en realidad importaba era destacar y tener éxito a largo plazo.

El trabajo que hago – y que mañana empieza en Alicante junto a un puñado de desempleados valientes – va sobre el coste interno, el que lo cambia todo para siempre. Así que es fácil convencernos del fallo antes incluso de que suceda.

Salta al abismo, es la única comprobar su profundidad, y qué es lo que hay en ese vacío.

Escribo esto desde el Programa de Excelencia para Desempleados. Una iniciativa de impacto social que intento por primera vez. Podría no haber funcionado. Podría haber sido rechazo. Es posible que hubiera tenido que abandonar. Podría haber perdido las ganas, o podría haber sido disuadido por el verano y la buena vida. Total, no gano nada con esto.

Los participantes podrían no haber aparecido. Podrían haber desestimado la oportunidad.

¿Pero sabes qué? aparecieron y saltaron lejos, a pesar del rechazo.

ser rechazado

Atribución imagen: Business World Alicante.

Jul
17

Actúa como piensas

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

Actuar como piensas. A día de hoy no creo que haya nada tan poderoso como esto para alcanzar la plenitud personal.

  • Vives a disgusto con tu pareja, sientes y sabes que no te hace feliz. Aún así, ha pasado otro año y ahí sigues, encallado en tu propia mentira.
  • Estás harto de tu situación laboral, te quejas, sientes que no te beneficia, no te hace crecer y tu jornal no es justo. Sin embargo, escondes toda esa ira contenida porque no quieres quedarte sin trabajo.
  • Tienes dos amigos que sabes que te restan más que te aportan. No te apetece estar con ellos, pero cuando te llaman para quedar, dices que sí, y allí estás.
  • No te parece justo que tu manager se lleve todos los méritos del proyecto Ya, y cuando estás con él, ríes sus gracias y todo es perfecto.
  • Llega el momento de ser contundente y decir lo que sabes que tienes que decir, pero no acabas diciéndolo.

La serenidad interior empieza ahí. En no engañarte a ti mismo, en ser íntegro para ti mismo. En la dignidad más íntima. O en la honestidad brutal contigo mismo. Y en el orgullo de serte fiel a ti mismo. Cueste lo que cueste. Te lleves por delante lo que te tengas que llevar por delante, o a quién te tengas que llevar por delante.

actuar como piensas

Actuar como piensas, y sientes

Ahí reside la verdadera libertad interior.

La exactitud y armonía entre tus pensamientos, palabras y hechos.

La rectitud y firmeza del alma solo se puede alcanzar cuando tus acciones concuerdan con tus pensamientos / sentimientos.

Actuar como piensas (y sientes). En mi caso lo siento como el mayor logro de mi vida. Y creo que no hay una meta más importante que ese. El resto es un extra. Uno, o varios, añadidos más.

Que entre lo que dices, piensas, sientes y haces, no quede diferencia alguna.

Actúa como si cualquiera pudiera leer tus pensamientos y sentir tus sentimientos. Si lo logras, serás imparable, e imperturbable.

Recientemente, me di cuenta de que tanto Marco Aurelio como Séneca coincidían en esto mismo. En palabras de Marco Aurelio: “actúa de acorde a tus pensamientos”. Y en las de Séneca: “actúa como si tus pensamientos fuesen públicos y estuviesen sometidos al escrutinio de la multitud”.

Escucha a a tu genio. Actúa como piensas.

Jul
12

No necesitas nada más

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

En la mayoría de cursos, vídeos, charlas motivacionales o podcasts siempre encontrarás a alguien que te diga qué es lo que debes hacer. Siempre hay una nueva técnica que aprender, un nuevo libro que comprar, un nuevo episodio que consumir, un nuevo vídeo que ver, o una nueva frase motivacional que compartir. Todo bajo la falsa promesa de “hazlo y sé exitoso”. Todo cubierto bajo la manipulación consumista de “suscríbete”, “cómprame”, “gústame” o “paga ahora”. Y cuando todo acaba, sientes que no obtuviste lo que necesitabas. Pienso que no necesitas nada de eso.

No necesitas nada

No necesitas una ley de atracción.

No necesitas vivir apasionado.

No necesitas descubrir “el significado”.

No necesitas estar motivado.

No necesitas encontrar tu camino.

No necesitas tener una idea revolucionaria.

No necesitas un coach o un chamán.

No necesitas desatar tu talento.

No necesitas cualquier bazofia que esta sociedad, expertos, coaches y/o gurú te dicen que necesitas.

Ah, y no, no necesitas un “why”. En absoluto.

No necesitas nada, ya lo tienes todo

no necesitas nada

Exacto. No necesitas nada más. Lo que necesitas (si es que necesitas algo) es vivir hoy sin tener que preocuparte por todo lo que necesitas y no tienes.

Puedes tener un paso por este mundo bastante digno e inolvidable sin tener una pasión. Sin encontrar un jodido propósito y sin tener todos los “superpoderes” que a diario te venden.

Sobresal de ti mismo, a tu manera. Quizá eso es lo que necesites (además de que una sola persona que crea en ti), conocerte a ti mismo, saber quién eres, y vivir satisfecho con dar lo mejor de ti en cada hora que permanezcas vivo. Eso te hará imparable, el resto, puedes ignorarlo, porque no necesitas nada más.

Prefiero vivir presente antes que buscar una ruta que quizá nunca encuentre.

Stand OUT Program Chile 2018

Stand OUT Program llega a Chile. Si vives en Santiago, Chile o alrededores, y quieres trabajar durante cuatro días en sobresalir de ti mismo, considera esta opción. No hay nada garantizado si tú no pones tu genio manos a la obra. Solo hay algo más que seguro, nadie te habrá empujado tanto durante 4 días seguidos. 70 horas de tensión absoluta.

stand out program chile 2018 - no necesitas nada más

Nadie te dirá qué es lo que debes hacer, tendrás que averiguarlo tu mismo/a. No necesitas nada más que liderarte.

Si resuena contigo, da el paso. En caso contrario, puedes ignorarlo.

Jun
24

Consume, consume, consume

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

No hay un comportamiento auténtico. Casi todo el mundo viste ropa que no quiere vestir. Haciendo cosas que no quieren hacer y que no tienen nada ver con sus vidas. Este es el problema de esta sociedad.

el problema de esta sociedad¿Y cuál es el precio (o recompensa) por todo esto? Compra una televisión más grande. Compra ese coche de tus sueños. Esos zapatos caros. Viste esas marcas prohibitivas. Obtén el nuevo iPhone. El nuevo Mac. Consume, consume, consume, consume. Persigue objetivos, cada semana, o cada día. Intenta llenar ese vacío que ser un zombie ha dejado en tu interior.

La vida pasa a ser solo una triste sombra. Trabajas diez horas, más ir al trabajo y venir. Y al final del día, el único gesto que sale es la resignación. Esa es tu vida. Lo peor de todo es que estás comprometido a hacerlo durante el resto de los días. Entiendes que es una trampa solo cuando sales de ella, pero hay gente, millones de personas, que todavía no han podido salir. Piensan que es un buen trabajo. Conseguí mi trabajo fijo, mi plaza de garaje, mi casa, mi pareja, mi carnet de asociado al gimnasio, y mis vacaciones. Misión cumplida. Eres una pieza más de esta máquina que hace dinero sin parar.

El problema de esta sociedad: encaja

¿De qué sirve un súper-master si luego no puedes trabajar ni en Zara?

¿Para qué pedir un préstamo para irte de vacaciones si luego vas a estar maldiciéndote durante cuatro años pagándolo?

¿Por qué meterte en una burbuja cuando no sabes cuando va a explotar?

No hay una garantía de que comprar más, usar más, tener más, te haga más pleno. O más feliz, en última istancia.

No te pases el resto de tu vida haciendo lo que el mundo te dijo que no hicieras, porque nunca visite o creaste algo único.

Si todo el mundo va a la derecha, ve a la izquierda. Si todos compran, tu vende, si gastan, invierte, si amasan, da.

Deshazte del 90% de lo que tienes. No sirve para nada.

El problema de esta sociedad es que te persuade para lo contrario.

Atribución imagen: David Blackwell.

May
4

Cómo hacer algo cuando no sabes qué hacer

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

Muchos de los correos y peticiones que he atendido en los últimos años, tienen un denominador común… Cómo hacer algo cuando no sabes qué hacer.

Si tu también estás ante ese dilema, puedo compartir contigo la fórmula que yo mismo aplico cuando han llegado ese tipo de situaciones en las que te preguntas cómo hacer algo cuando no sabes qué hacer…

  1. No pares de hacer cosas cada día.
  2. Experimenta y prueba con todo lo que puedas.
  3. Persiste en la vida, nunca bajes los brazos, aunque tengas todos los motivos del mundo para hacerlo.
  4. Cree en ti y en nadie más. Nunca pares de creer.
  5. Ten claro que nadie te va a regalar nada, todo tiene un precio.
  6. Obsesiónate con algo que te guste y conviértelo en tu trabajo.
  7. Pregúntale a otros qué podrías hacer y quédate con lo que te sirva.
  8. Considera robar ideas que resuenen contigo.
  9. Sigue, sigue, sigue y sigue. Y repite.

cómo hacer algo cuando no sabes qué hacer

Nadie nos garantiza que vayamos a lograrlo. Nadie te asegura que algo de esto te ayude a saber cómo hacer algo cuando no sabes qué hacer, pero hay una cosa clara. Algo, es mejor que nada. Un paso es mejor que un paso no dado.

Hace años que sigo dando pasos, en la mayoría de las ocasiones me equivoco, pero ¿sabes? sigo dando pasos. Muchas veces no sé qué hacer cuando no se qué hacer. Estoy como tú, la diferencia quizá entre tú y yo, es que ni siquiera un viernes a las 21:14 horas, desde McDonalds en Ciudad del Cabo, dejo de hacer algo. No espero nada, es un acto instintivo, cuando sé cómo hacer algo, hago algo, cuando no sé que hacer, hago algo. Resultado, movimiento, a la larga equivalente a progreso.

Seamos honestos, llega un momento donde no sabes qué hacer, está más que claro, esa no es la clave. La clave es cómo de intuitivamente actuarás cuando estés en esa situación.

Atribución imagen: Afrika Burn.

Abr
27

Cómo crear un timeline para liderar y ejecutar cualquier proyecto

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Productividad  //  No Comments

Una de mis principales responsabilidades profesionales en estos últimos meses es liderar proyectos, es ejecutar proyectos.

Una de las técnicas que mejor funciona es crear una línea del tiempo donde podamos visualizar el propio proyecto, y todas las variables que intervienen.

Timeline de ejecución para liderar proyectos

timeline liderar proyectos ejecutar proyectos

Lo que debería incluir el timeline es:

  1. Calendario día por día, desde que empiece hasta que acabe el proyecto.
  2. Contar a través de hitos y sub-hitos qué es lo que está pasando cada día.
  3. En eso que está pasando, explicar qué es y quién se responsabiliza de ello.
  4. Diferencias entre acción puntual y campaña de acciones: adwords, influencer marketing, social media marketing, etc.
  5. Fechas límite de comienzo y finalización de la acción y campaña.
  6. Responsables: sería de quién dependería esa acción. Ejemplo: si es vídeo marketing, primero necesitamos hacer desde dirección de marketing un briefing (5 días antes), lograr aprobación (un día) y que el equipo de vídeo se ponga a trabajar (6 días). Aquí se deben asignar, de cada parte (y decir qué rol cumple cada uno de ellos. Por ejemplo, ___________ se encarga de diseñar la estrategia de influencer marketing (que lleva X días), pero _______ se encarga de la parte operativa que consta de (nombrar las acciones) y debe durar X días, realizando los días, X, X, X y X dichas acciones.
  7. “Condicional”: qué necesita pasar para que la tarea se cumpla con éxito, si cualquier responsable no cumplen en el tiempo y la tarea. Esta acción podría perjudicar al desarrollo de las siguientes.
  8. Limitaciones: las cosas que podrían salir mal (una idea). Por ejemplo temas de no poder implantar algo, o no poder hacer una acción porque podría estar prohibida por las normas de publicación en el medio.

Con esto lo tienes, no es fácil, pero en tenerlo y junto a la coordinación diaria. Llevarías el proyecto y tu trabajo al siguiente nivel.

Atribución imagen: Luigi Mengato.

Abr
22

Me da igual

By Isra Garcia  //  Enterpreneurship, Liderazgo  //  No Comments

Son las 00:13h, en unas horas (a las 6am) estaré recorriendo los 320 kilómetros que separan Ciudad del Cabo del desierto de Tankwa Karoo. Esto quiere decir que me levantaré a las 4:40h para poder realizar mi Gran Mañana. Esto quiere decir que no descansare lo recomendado. Me da igual.

No he entrenado lo que debería haber entrenado. Primero por un asunto personal que lo impidió y segundo porque estas tres últimas semanas he trabajadno más de 16 horas al día. No estoy preparado físicamente para este desafío. Me da igual.

Voy a estar en carretera durante 20 horas, pedaleando, quizá podrían ser 24 horas. Adivina, me da igual.

Tendría que haber desconectado más del trabajo en este último mes. No lo he hecho, he trabajado más todavía si cabe. Puede que no sea sano, me da igual.

Admito que soy obsesivo, que aparto de forma radical todo lo que no me aporta. Que arraso con todo lo que se ponga por delante. Quizá no sea lo mejor. Me da igual.

Tendría que ser más social, salir más, pensar menos, sentir más. Tendría que ser de una forma, pero resulta que soy de otra. En ambos casos, me da igual, vaya.

No tengo mucha base de seguidores. No soy popular, mis artículos, publicaciones en Instagram o vídeos pasan desapercibidos y no son virales. Me da igual.

No me importa nada más que aquello que voy a hacer (ahora) o estoy haciendo. Nada más.

Me da igual, porque hago lo que tengo que hacer

me da igual - soy Isra GarcíaSi tuviera que darte algún consejo (sobre marketing, emprendimiento, estilo de vida, negocios, desafíos, proyectos…), te diría lo siguiente: haz lo que tengas que hacer, sea lo que sea, cueste lo que cueste. Ignora a todo el mundo y haz que suceda, a tu manera.

Ahora.

Hazlo. Hazlo hoy antes de volver a casa, antes del final del día. Lánzate a lo absurdo, piensa absurdo, escribe ese sinsentido, enfréntate a a lo imposible. Ve y descubre si hay un límite. Y hazlo hoy. Sin esperar nada. Solo ve. Da igual lo que piensen, digan o pase.

Lo que importa es aquello que estás haciendo porque te arde por dentro.

Abr
8

18 observaciones sobre la excelencia en el desarrollo de proyectos colaborativos

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Liderazgo  //  No Comments

Llevo un mes trabajando en cinco proyectos a la vez con alrededor de 17 personas entre los cinco. Además acabando de escribir un libro junto a otros cuatro compañeros, y profundizando en dos negocios lo cuales no dominamos con otras cuatro personas. Como consecuencia, esto es lo que he observado sobre la excelencia de hacer el trabajo que marca la diferencia:

Sobre la excelencia del trabajo en equipo…

  1. Necesitas marketing tanto como necesitas humanidad.
  2. Cuando las personas trabajan con personas brillantes, la excelencia se contagia.
  3. No necesitas más tiempo para reuniones, necesitas saber quién hace qué, cuándo, por qué y cómo.
  4. Las nuevas ideas deben caer en un documento que se llame “nuevas” ideas y se revise una vez al mes.
  5. No por ser el gerente de una empresa significa que sepas cómo liderar un proyecto.
  6. Hay algo más necesario que más personas para marketing, más personal para extraer lo mejor de cada persona.
  7. No hay porque seguir a personas que sean cuál es su posición y cuales son las fechas límites de entrega de trabajos.
  8. Es mejor ver un pequeño “entregable” por semana, que un gran “entregable” cada tres meses.
  9. Las personas estamos acostumbradas a que alguien nos diga qué es lo que debemos hacer y cómo. Cuando ese alguien no aparece, nos desatamos y lideramos. Sin remedio.
  10. No importa que pienses que puedes hacer o no, puedes hacer mucho más y mejor.
  11. El primer paso hacia un gran feedback es dejar a un lado tus sesgos y tu ego.
  12. No puedes hacer todo en un día de un solo proyecto, pero si puedes hacer un poco cada día de cada proyecto. Eso te da una sensación de progreso enormemente mayor.
  13. Si bajas los brazos demasiado pronto, estás perdido, si lo haces demasiado tarde, también, encontrar el punto de equilibro en el que decir “basta por hoy” es una habilidad que muy pocos dominan.
  14. Las jornadas de trabajo no son para hablar, son para trabajar.
  15. Cualquier persona que incumpla su compromiso debería ser sacada del proyecto. Incluso sin segundas oportunidades.
  16. Confiar en alguien es darle el timón de la nave sin preocupación alguna.
  17. La gente que no es honesta no se muestra vulnerable por el miedo a ser rechazada.
  18. No se necesita un gran plan para dentro de unos meses, se necesita un plan paso a paso que puedas poner en práctica mañana.

sobre la excelencia de liderar proyectos

El desarrollo de proyectos y el liderazgo del mismo, sea cual sea, tiene que ver más con observar y aprender a ver lo invisible, que con estar dando órdenes. Ahí empieza lo que importa sobre la excelencia, en darte cuenta de lo que otros viven, sienten y necesitan de ti.

Abr
7

86.400

By Isra Garcia  //  Cambio, Liderazgo  //  No Comments

Son los mismos segundos que tú y que yo tenemos a diario para liderar el cambio. A diario.

liderar el cambio diario son 84600 segundosSon los mismos que tienen súper-emprendedores y agentes del cambio como Karlie Kloss, Marie Forleo, Brené Brown, Richard Branson, Tim Ferriss, GaryVaynerchuck o Paulo Coelho.

Los mismos que tienen deportistas de clase mundial como Serena Williams, Messi o Lebron James.

Los mismos que tuvieron Marie Curie, Edison, Einstein, Gertrude B. Ellion o Coco Chanel.

Exactamente los mismos que tiene cualquier persona que admiras, sigues o imitas.

Sí, los mismos segundos que tus máximos y más adelantados competidores poseen, 86.400 segundos. Los mismos.

Hasta tu madre, padre, abuelos, hermanos, colegas, compañeros de clase, jefe y profesores poseen. Adivina, 86.400 segundos.

86.400 segundos son los segundos que tienes a día para poder cambiar las cosas. Pero espera, no voy a poder hacerlo.

Cualquier persona posee los mismos segundos que tú posees, la diferencia está en cómo tú los utilizas y cómo ellos los utilizan.

Liderar el cambio necesita menos tiempo

Sí, no puedes crear algo si tratas de hacerlo todo el tiempo a todas horas. Aunque quisiéramos no podríamos maximizar cada uno de los 86.400 segundos que componen nuestros días. Sin embargo, si podemos aprovechar al menos una tercera parte de todos esos segundos. De todos ellos, al menos la mitad podrían ser decisivos para dar un paso detrás de otro. Una decisión, una elección, una acción y un resultados.

Date cuenta de que es todo lo que necesitas.

Cuando despierto, cada día, sé que tengo 86.400 segundos. Y sé que no tengo más, pero tampoco menos, sé que 86.400 segundos son los que necesito en mi día, porque son los que tengo. Sé que es suficiente para liderar el cambio. Porque sé que otros ya lo han conseguido y porque principalmente, ya lo he hecho antes (y tú también).

Si no pienso en nada más que esos 86.400 segundos, puedo maximizar la mayor parte de todos esos segundos. Descansando, recuperando, meditando, analizando, creando, experimentando, iniciando, accionando, continuando, repitiendo, mejorando, optimizando, disfrutando, sintiendo.

Liderar el cambio a diario es igual para todo el mundo. Así que deja de quejarte porque otros hacen o consiguen más que tú.

Todos tenemos 86.400 segundos. Afróntalo.

Atribución imagen: IG.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+