Menu
Browsing articles in "Liderazgo"
Ago
12

Faltan valores

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

No hay valores. La educación nos enseña a responder a una pregunta muy simple: “¿me servirá para aprobar el examen?” Si la respuesta es no, no tendremos tiempo para aprenderlo. La familia, nos incita a responder esta otra: “¿podré llegar a ser lo que quiera?” Si la respuesta es no, acabaremos siendo lo que quieran nuestros padres. El trabajo nos plantea la siguiente pregunta: “¿puedo crear un trabajo que impacte a otros? Si la respuesta es no, acabaremos en cualquier puesto de trabajo de 9h a 18h.

No hay valores, apenas

no hay valoresEl mundo en el que vivimos nos enseña a tener miedo. Al jefe, al profesor, a los padres. La motivación viene con la recompensa de una bicicleta por pasar el examen, el jornal a final de mes o el regalo de cumpleaños. Haz lo menos posible, porque te van a pedir que hagas más. Esa es la motivación que tenemos. No hay valores.

En cambio, creo que podemos buscar otro tipo de motivación, la de evitar la pena. O aprovechar las rebajas que van a acabar. Estamos motivados por fechas límite, crisis o las noticias de última hora.

Hay millones de estudiantes, trabajadores y familias en deuda. Rodeados coches caros, hipotecas estratosfericas, lujos que no se pueden permitir y excesos innecesarios.

Considera esto:

  • Vas a morir.
  • Nada de lo que tienes te servirá cuando te vayas.
  • Todos tenemos miedo.
  • Nadie te va a salvar.

¿Quieres llevar una buena vida? ¿Quieres sobresalir de verdad? ¿En serio? Esto es lo único que debes hacer:

Que tus principios morales tomen control de todo.

Toma acción consecuente

Cada día, hora, minuto y segundo.

Hasta que sueltes tu último aliento. Por el resto de tu vida, corta o larga, eso ya se verá.

Enfrenta con contundencia cada hostia que te lleves, sigue, no importa.

Haz lo que tengas que hacer.

Lánzate a pecho descubierto hacia la incertidumbre.

Acepta y abraza cualquier capricho que la fortuna deje caer sobre ti.

Deja de esperar, de buscar perfecto, de quejarte, de esconderte. Deja de gastar y de hablar. Y sobre todo de ansiar.

Acción orientada a los valores más éticos y dignos.

El resto es una gran mentira, que ya te has creído, pues ahora mismo no hay valores.

Atribución imagen: Fouquier.

Ago
7

No tomes responsabilidad, escóndete

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

Tomar responsabilidad, algo tan fabuloso como aterrador.

“Nadie me contrata”.

“No encuentro trabajo”.

“No encuentro mi oportunidad”.

“Lo hice lo mejor que supe, no fue suficiente”.

“No es el trabajo de mis sueños”.

“No puedo levantarme de la cama”.

“Seguí el consejo y no funcionó”.

¿De verdad?

Creo que hay un error de significado, es mucho más apropiado decir “el beneficio, y satisfacción y/o riesgo a corto plazo es mucho mejor que cualquier otra cosa, es por eso que elegí lo que elegí”.

La excelencia, la genialidad y el resultado extraordinario que proviene del trabajo que importa, muy a menudo, llegan al decidir cuando nadie decide. Elegir cuando todos piensan que no hay elección. Tomar acción cuando el resto queda paralizado. Lanzarse cuando el vacío es profundo y sin fondo. Todo esto equivale a hacer sacrificios dolorosos, planificar por adelantado y ejecutar, fracasar o seguir tu intuición.

Una pequeña historia sobre tomar responsabilidad

Hoy acaba el Programa de Excelencia para desempleados, el día 13. Cuando empezó, muchos participantes pensaban de esta manera. Estaban coaccionados por defecto, antes de empezar ya se sentían perdedores. El autosabotaje se había instalado en sus vidas. Primero por el alto coste de cambiar a una posición de ataque, con todos los “riesgos” que ello conlleva. Segundo, por la historia que llevan meses o años repitiéndose en sus cabezas, tanto, que esa voz ya es más fuerte que ellos mismos. Tercero porque debido al segundo punto, la mayoría se han creído la historia en sus cabezas y empezaron a vivirla, se rindieron, bajaron las manos. Y cuarto porque debido a las otras razones, dejaron de exponerse, empezaron a jugar seguro dentro de los estándares mediocres que rigen la sociedad y mundo en el que vivimos.

Sin embargo, hoy, ya ninguno compra ese cuento. Solo por que decidieron elegir tomar responsabilidad por sus propios actos. Resultado: subir al siguiente nivel.

tomar responsabilidad

Moraleja: cada vez que piensas que no puedes hacerlo, o no tienes otra opción, o no eres capaz, estás eliminando toda posibilidad de conseguirlo. Además de absolverte de toda responsabilidad. Al mismo tiempo que aniquilas tus sueños y aspiraciones.

Jul
26

Podrías ser (y serás) rechazado

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

Podrías ser despedido. Claro que podrías. Podrías ser rechazado. Por supuesto que podrías.

Podrías no encontrar trabajo en mucho tiempo. Ciertamente.

Podrías cumplir tus metas solo si estás dispuesto a alcanzarlas.

Podrías decidir dónde quieres ir, y entonces no llegar.

Podrías caer enamorado con la visión de un futuro y entonces descubrir que no sucede.

Podrías intentar algo y entonces descubrir que has fallado.

Podrías ser la persona más apasionada, motivada e inspirada del lugar y entonces darte cuenta de que eso no te mueve del lugar en el que te encuentras.

¿Cuánto dolería todo eso? Mucho, lo sé.

¿Cómo de doloroso sería tener esos sueños, esperanzas, expectativas, esas decisiones y ese amor, para que un día descubras que todo ese esfuerzo podría haber sido para nada?

Por supuesto, nada es por nada. De hecho, esas metas, esperanzas, esas decisiones, ese amor, ese coraje y determinación, son la base de un camino que merece la pena perseguir hasta caer exhausto. Eso es lo que nos hace sobresalir.

Esto está inspirado en el trabajo que hago a diario. Esta es la base de lo que hoy me encuentro haciendo en Alicante.

Seguro, las probabilidades están contra ti, pero pienso que evitar explorar algo es una reacción perezosa y mediocre. “¿Seré lo suficientemente bueno?” “¿Entraré?” “¿Seré elegido?”, “¿Encontraré trabajo?”, “Haré algo de provecho con mi vida?”, “¿Servirá?”… No son preguntas la mitad de buenas que “¿Merece la pena intentarlo?”

Mi consejo no-solicitado; no intentes hacer algo solo porque puedes hacerlo, pero sí, intenta algo que te importe, algo por lo que merezca el esfuerzo soñar y respirar.

Podrías ser rechazado. ¿Y qué, cuál es el problema?

Ser rechazado desde dentro o desde fuera

Permíteme que haga una distinción esencial aquí:

Hay una gran diferencia entre el coste interno de ser rechazado (te sientes frustrado, poco valorado, sientes que has fallado, o crees que eres un fraude), y el coste externo.

El coste externo podría ser el tiempo que empleaste trabajando en algo que no funcionó. Podría ser que ofendiste a alguien por preguntar de manera equivocada, o por spamear, o por ser egoísta y prepotente. Y eso podría significar que malgastaste una oportunidad por tener una ambición tan grande o por tomar un atajo, cuando lo que en realidad importaba era destacar y tener éxito a largo plazo.

El trabajo que hago – y que mañana empieza en Alicante junto a un puñado de desempleados valientes – va sobre el coste interno, el que lo cambia todo para siempre. Así que es fácil convencernos del fallo antes incluso de que suceda.

Salta al abismo, es la única comprobar su profundidad, y qué es lo que hay en ese vacío.

Escribo esto desde el Programa de Excelencia para Desempleados. Una iniciativa de impacto social que intento por primera vez. Podría no haber funcionado. Podría haber sido rechazo. Es posible que hubiera tenido que abandonar. Podría haber perdido las ganas, o podría haber sido disuadido por el verano y la buena vida. Total, no gano nada con esto.

Los participantes podrían no haber aparecido. Podrían haber desestimado la oportunidad.

¿Pero sabes qué? aparecieron y saltaron lejos, a pesar del rechazo.

ser rechazado

Atribución imagen: Business World Alicante.

Jul
17

Actúa como piensas

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

Actuar como piensas. A día de hoy no creo que haya nada tan poderoso como esto para alcanzar la plenitud personal.

  • Vives a disgusto con tu pareja, sientes y sabes que no te hace feliz. Aún así, ha pasado otro año y ahí sigues, encallado en tu propia mentira.
  • Estás harto de tu situación laboral, te quejas, sientes que no te beneficia, no te hace crecer y tu jornal no es justo. Sin embargo, escondes toda esa ira contenida porque no quieres quedarte sin trabajo.
  • Tienes dos amigos que sabes que te restan más que te aportan. No te apetece estar con ellos, pero cuando te llaman para quedar, dices que sí, y allí estás.
  • No te parece justo que tu manager se lleve todos los méritos del proyecto Ya, y cuando estás con él, ríes sus gracias y todo es perfecto.
  • Llega el momento de ser contundente y decir lo que sabes que tienes que decir, pero no acabas diciéndolo.

La serenidad interior empieza ahí. En no engañarte a ti mismo, en ser íntegro para ti mismo. En la dignidad más íntima. O en la honestidad brutal contigo mismo. Y en el orgullo de serte fiel a ti mismo. Cueste lo que cueste. Te lleves por delante lo que te tengas que llevar por delante, o a quién te tengas que llevar por delante.

actuar como piensas

Actuar como piensas, y sientes

Ahí reside la verdadera libertad interior.

La exactitud y armonía entre tus pensamientos, palabras y hechos.

La rectitud y firmeza del alma solo se puede alcanzar cuando tus acciones concuerdan con tus pensamientos / sentimientos.

Actuar como piensas (y sientes). En mi caso lo siento como el mayor logro de mi vida. Y creo que no hay una meta más importante que ese. El resto es un extra. Uno, o varios, añadidos más.

Que entre lo que dices, piensas, sientes y haces, no quede diferencia alguna.

Actúa como si cualquiera pudiera leer tus pensamientos y sentir tus sentimientos. Si lo logras, serás imparable, e imperturbable.

Recientemente, me di cuenta de que tanto Marco Aurelio como Séneca coincidían en esto mismo. En palabras de Marco Aurelio: “actúa de acorde a tus pensamientos”. Y en las de Séneca: “actúa como si tus pensamientos fuesen públicos y estuviesen sometidos al escrutinio de la multitud”.

Escucha a a tu genio. Actúa como piensas.

Jul
12

No necesitas nada más

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

En la mayoría de cursos, vídeos, charlas motivacionales o podcasts siempre encontrarás a alguien que te diga qué es lo que debes hacer. Siempre hay una nueva técnica que aprender, un nuevo libro que comprar, un nuevo episodio que consumir, un nuevo vídeo que ver, o una nueva frase motivacional que compartir. Todo bajo la falsa promesa de “hazlo y sé exitoso”. Todo cubierto bajo la manipulación consumista de “suscríbete”, “cómprame”, “gústame” o “paga ahora”. Y cuando todo acaba, sientes que no obtuviste lo que necesitabas. Pienso que no necesitas nada de eso.

No necesitas nada

No necesitas una ley de atracción.

No necesitas vivir apasionado.

No necesitas descubrir “el significado”.

No necesitas estar motivado.

No necesitas encontrar tu camino.

No necesitas tener una idea revolucionaria.

No necesitas un coach o un chamán.

No necesitas desatar tu talento.

No necesitas cualquier bazofia que esta sociedad, expertos, coaches y/o gurú te dicen que necesitas.

Ah, y no, no necesitas un “why”. En absoluto.

No necesitas nada, ya lo tienes todo

no necesitas nada

Exacto. No necesitas nada más. Lo que necesitas (si es que necesitas algo) es vivir hoy sin tener que preocuparte por todo lo que necesitas y no tienes.

Puedes tener un paso por este mundo bastante digno e inolvidable sin tener una pasión. Sin encontrar un jodido propósito y sin tener todos los “superpoderes” que a diario te venden.

Sobresal de ti mismo, a tu manera. Quizá eso es lo que necesites (además de que una sola persona que crea en ti), conocerte a ti mismo, saber quién eres, y vivir satisfecho con dar lo mejor de ti en cada hora que permanezcas vivo. Eso te hará imparable, el resto, puedes ignorarlo, porque no necesitas nada más.

Prefiero vivir presente antes que buscar una ruta que quizá nunca encuentre.

Stand OUT Program Chile 2018

Stand OUT Program llega a Chile. Si vives en Santiago, Chile o alrededores, y quieres trabajar durante cuatro días en sobresalir de ti mismo, considera esta opción. No hay nada garantizado si tú no pones tu genio manos a la obra. Solo hay algo más que seguro, nadie te habrá empujado tanto durante 4 días seguidos. 70 horas de tensión absoluta.

stand out program chile 2018 - no necesitas nada más

Nadie te dirá qué es lo que debes hacer, tendrás que averiguarlo tu mismo/a. No necesitas nada más que liderarte.

Si resuena contigo, da el paso. En caso contrario, puedes ignorarlo.

Jun
24

Consume, consume, consume

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

No hay un comportamiento auténtico. Casi todo el mundo viste ropa que no quiere vestir. Haciendo cosas que no quieren hacer y que no tienen nada ver con sus vidas. Este es el problema de esta sociedad.

el problema de esta sociedad¿Y cuál es el precio (o recompensa) por todo esto? Compra una televisión más grande. Compra ese coche de tus sueños. Esos zapatos caros. Viste esas marcas prohibitivas. Obtén el nuevo iPhone. El nuevo Mac. Consume, consume, consume, consume. Persigue objetivos, cada semana, o cada día. Intenta llenar ese vacío que ser un zombie ha dejado en tu interior.

La vida pasa a ser solo una triste sombra. Trabajas diez horas, más ir al trabajo y venir. Y al final del día, el único gesto que sale es la resignación. Esa es tu vida. Lo peor de todo es que estás comprometido a hacerlo durante el resto de los días. Entiendes que es una trampa solo cuando sales de ella, pero hay gente, millones de personas, que todavía no han podido salir. Piensan que es un buen trabajo. Conseguí mi trabajo fijo, mi plaza de garaje, mi casa, mi pareja, mi carnet de asociado al gimnasio, y mis vacaciones. Misión cumplida. Eres una pieza más de esta máquina que hace dinero sin parar.

El problema de esta sociedad: encaja

¿De qué sirve un súper-master si luego no puedes trabajar ni en Zara?

¿Para qué pedir un préstamo para irte de vacaciones si luego vas a estar maldiciéndote durante cuatro años pagándolo?

¿Por qué meterte en una burbuja cuando no sabes cuando va a explotar?

No hay una garantía de que comprar más, usar más, tener más, te haga más pleno. O más feliz, en última istancia.

No te pases el resto de tu vida haciendo lo que el mundo te dijo que no hicieras, porque nunca visite o creaste algo único.

Si todo el mundo va a la derecha, ve a la izquierda. Si todos compran, tu vende, si gastan, invierte, si amasan, da.

Deshazte del 90% de lo que tienes. No sirve para nada.

El problema de esta sociedad es que te persuade para lo contrario.

Atribución imagen: David Blackwell.

May
4

Cómo hacer algo cuando no sabes qué hacer

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

Muchos de los correos y peticiones que he atendido en los últimos años, tienen un denominador común… Cómo hacer algo cuando no sabes qué hacer.

Si tu también estás ante ese dilema, puedo compartir contigo la fórmula que yo mismo aplico cuando han llegado ese tipo de situaciones en las que te preguntas cómo hacer algo cuando no sabes qué hacer…

  1. No pares de hacer cosas cada día.
  2. Experimenta y prueba con todo lo que puedas.
  3. Persiste en la vida, nunca bajes los brazos, aunque tengas todos los motivos del mundo para hacerlo.
  4. Cree en ti y en nadie más. Nunca pares de creer.
  5. Ten claro que nadie te va a regalar nada, todo tiene un precio.
  6. Obsesiónate con algo que te guste y conviértelo en tu trabajo.
  7. Pregúntale a otros qué podrías hacer y quédate con lo que te sirva.
  8. Considera robar ideas que resuenen contigo.
  9. Sigue, sigue, sigue y sigue. Y repite.

cómo hacer algo cuando no sabes qué hacer

Nadie nos garantiza que vayamos a lograrlo. Nadie te asegura que algo de esto te ayude a saber cómo hacer algo cuando no sabes qué hacer, pero hay una cosa clara. Algo, es mejor que nada. Un paso es mejor que un paso no dado.

Hace años que sigo dando pasos, en la mayoría de las ocasiones me equivoco, pero ¿sabes? sigo dando pasos. Muchas veces no sé qué hacer cuando no se qué hacer. Estoy como tú, la diferencia quizá entre tú y yo, es que ni siquiera un viernes a las 21:14 horas, desde McDonalds en Ciudad del Cabo, dejo de hacer algo. No espero nada, es un acto instintivo, cuando sé cómo hacer algo, hago algo, cuando no sé que hacer, hago algo. Resultado, movimiento, a la larga equivalente a progreso.

Seamos honestos, llega un momento donde no sabes qué hacer, está más que claro, esa no es la clave. La clave es cómo de intuitivamente actuarás cuando estés en esa situación.

Atribución imagen: Afrika Burn.

Abr
27

Cómo crear un timeline para liderar y ejecutar cualquier proyecto

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Productividad  //  No Comments

Una de mis principales responsabilidades profesionales en estos últimos meses es liderar proyectos, es ejecutar proyectos.

Una de las técnicas que mejor funciona es crear una línea del tiempo donde podamos visualizar el propio proyecto, y todas las variables que intervienen.

Timeline de ejecución para liderar proyectos

timeline liderar proyectos ejecutar proyectos

Lo que debería incluir el timeline es:

  1. Calendario día por día, desde que empiece hasta que acabe el proyecto.
  2. Contar a través de hitos y sub-hitos qué es lo que está pasando cada día.
  3. En eso que está pasando, explicar qué es y quién se responsabiliza de ello.
  4. Diferencias entre acción puntual y campaña de acciones: adwords, influencer marketing, social media marketing, etc.
  5. Fechas límite de comienzo y finalización de la acción y campaña.
  6. Responsables: sería de quién dependería esa acción. Ejemplo: si es vídeo marketing, primero necesitamos hacer desde dirección de marketing un briefing (5 días antes), lograr aprobación (un día) y que el equipo de vídeo se ponga a trabajar (6 días). Aquí se deben asignar, de cada parte (y decir qué rol cumple cada uno de ellos. Por ejemplo, ___________ se encarga de diseñar la estrategia de influencer marketing (que lleva X días), pero _______ se encarga de la parte operativa que consta de (nombrar las acciones) y debe durar X días, realizando los días, X, X, X y X dichas acciones.
  7. “Condicional”: qué necesita pasar para que la tarea se cumpla con éxito, si cualquier responsable no cumplen en el tiempo y la tarea. Esta acción podría perjudicar al desarrollo de las siguientes.
  8. Limitaciones: las cosas que podrían salir mal (una idea). Por ejemplo temas de no poder implantar algo, o no poder hacer una acción porque podría estar prohibida por las normas de publicación en el medio.

Con esto lo tienes, no es fácil, pero en tenerlo y junto a la coordinación diaria. Llevarías el proyecto y tu trabajo al siguiente nivel.

Atribución imagen: Luigi Mengato.

Abr
22

Me da igual

By Isra Garcia  //  Enterpreneurship, Liderazgo  //  No Comments

Son las 00:13h, en unas horas (a las 6am) estaré recorriendo los 320 kilómetros que separan Ciudad del Cabo del desierto de Tankwa Karoo. Esto quiere decir que me levantaré a las 4:40h para poder realizar mi Gran Mañana. Esto quiere decir que no descansare lo recomendado. Me da igual.

No he entrenado lo que debería haber entrenado. Primero por un asunto personal que lo impidió y segundo porque estas tres últimas semanas he trabajadno más de 16 horas al día. No estoy preparado físicamente para este desafío. Me da igual.

Voy a estar en carretera durante 20 horas, pedaleando, quizá podrían ser 24 horas. Adivina, me da igual.

Tendría que haber desconectado más del trabajo en este último mes. No lo he hecho, he trabajado más todavía si cabe. Puede que no sea sano, me da igual.

Admito que soy obsesivo, que aparto de forma radical todo lo que no me aporta. Que arraso con todo lo que se ponga por delante. Quizá no sea lo mejor. Me da igual.

Tendría que ser más social, salir más, pensar menos, sentir más. Tendría que ser de una forma, pero resulta que soy de otra. En ambos casos, me da igual, vaya.

No tengo mucha base de seguidores. No soy popular, mis artículos, publicaciones en Instagram o vídeos pasan desapercibidos y no son virales. Me da igual.

No me importa nada más que aquello que voy a hacer (ahora) o estoy haciendo. Nada más.

Me da igual, porque hago lo que tengo que hacer

me da igual - soy Isra GarcíaSi tuviera que darte algún consejo (sobre marketing, emprendimiento, estilo de vida, negocios, desafíos, proyectos…), te diría lo siguiente: haz lo que tengas que hacer, sea lo que sea, cueste lo que cueste. Ignora a todo el mundo y haz que suceda, a tu manera.

Ahora.

Hazlo. Hazlo hoy antes de volver a casa, antes del final del día. Lánzate a lo absurdo, piensa absurdo, escribe ese sinsentido, enfréntate a a lo imposible. Ve y descubre si hay un límite. Y hazlo hoy. Sin esperar nada. Solo ve. Da igual lo que piensen, digan o pase.

Lo que importa es aquello que estás haciendo porque te arde por dentro.

Abr
8

18 observaciones sobre la excelencia en el desarrollo de proyectos colaborativos

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Liderazgo  //  No Comments

Llevo un mes trabajando en cinco proyectos a la vez con alrededor de 17 personas entre los cinco. Además acabando de escribir un libro junto a otros cuatro compañeros, y profundizando en dos negocios lo cuales no dominamos con otras cuatro personas. Como consecuencia, esto es lo que he observado sobre la excelencia de hacer el trabajo que marca la diferencia:

Sobre la excelencia del trabajo en equipo…

  1. Necesitas marketing tanto como necesitas humanidad.
  2. Cuando las personas trabajan con personas brillantes, la excelencia se contagia.
  3. No necesitas más tiempo para reuniones, necesitas saber quién hace qué, cuándo, por qué y cómo.
  4. Las nuevas ideas deben caer en un documento que se llame “nuevas” ideas y se revise una vez al mes.
  5. No por ser el gerente de una empresa significa que sepas cómo liderar un proyecto.
  6. Hay algo más necesario que más personas para marketing, más personal para extraer lo mejor de cada persona.
  7. No hay porque seguir a personas que sean cuál es su posición y cuales son las fechas límites de entrega de trabajos.
  8. Es mejor ver un pequeño “entregable” por semana, que un gran “entregable” cada tres meses.
  9. Las personas estamos acostumbradas a que alguien nos diga qué es lo que debemos hacer y cómo. Cuando ese alguien no aparece, nos desatamos y lideramos. Sin remedio.
  10. No importa que pienses que puedes hacer o no, puedes hacer mucho más y mejor.
  11. El primer paso hacia un gran feedback es dejar a un lado tus sesgos y tu ego.
  12. No puedes hacer todo en un día de un solo proyecto, pero si puedes hacer un poco cada día de cada proyecto. Eso te da una sensación de progreso enormemente mayor.
  13. Si bajas los brazos demasiado pronto, estás perdido, si lo haces demasiado tarde, también, encontrar el punto de equilibro en el que decir “basta por hoy” es una habilidad que muy pocos dominan.
  14. Las jornadas de trabajo no son para hablar, son para trabajar.
  15. Cualquier persona que incumpla su compromiso debería ser sacada del proyecto. Incluso sin segundas oportunidades.
  16. Confiar en alguien es darle el timón de la nave sin preocupación alguna.
  17. La gente que no es honesta no se muestra vulnerable por el miedo a ser rechazada.
  18. No se necesita un gran plan para dentro de unos meses, se necesita un plan paso a paso que puedas poner en práctica mañana.

sobre la excelencia de liderar proyectos

El desarrollo de proyectos y el liderazgo del mismo, sea cual sea, tiene que ver más con observar y aprender a ver lo invisible, que con estar dando órdenes. Ahí empieza lo que importa sobre la excelencia, en darte cuenta de lo que otros viven, sienten y necesitan de ti.

Abr
7

86.400

By Isra Garcia  //  Cambio, Liderazgo  //  No Comments

Son los mismos segundos que tú y que yo tenemos a diario para liderar el cambio. A diario.

liderar el cambio diario son 84600 segundosSon los mismos que tienen súper-emprendedores y agentes del cambio como Karlie Kloss, Marie Forleo, Brené Brown, Richard Branson, Tim Ferriss, GaryVaynerchuck o Paulo Coelho.

Los mismos que tienen deportistas de clase mundial como Serena Williams, Messi o Lebron James.

Los mismos que tuvieron Marie Curie, Edison, Einstein, Gertrude B. Ellion o Coco Chanel.

Exactamente los mismos que tiene cualquier persona que admiras, sigues o imitas.

Sí, los mismos segundos que tus máximos y más adelantados competidores poseen, 86.400 segundos. Los mismos.

Hasta tu madre, padre, abuelos, hermanos, colegas, compañeros de clase, jefe y profesores poseen. Adivina, 86.400 segundos.

86.400 segundos son los segundos que tienes a día para poder cambiar las cosas. Pero espera, no voy a poder hacerlo.

Cualquier persona posee los mismos segundos que tú posees, la diferencia está en cómo tú los utilizas y cómo ellos los utilizan.

Liderar el cambio necesita menos tiempo

Sí, no puedes crear algo si tratas de hacerlo todo el tiempo a todas horas. Aunque quisiéramos no podríamos maximizar cada uno de los 86.400 segundos que componen nuestros días. Sin embargo, si podemos aprovechar al menos una tercera parte de todos esos segundos. De todos ellos, al menos la mitad podrían ser decisivos para dar un paso detrás de otro. Una decisión, una elección, una acción y un resultados.

Date cuenta de que es todo lo que necesitas.

Cuando despierto, cada día, sé que tengo 86.400 segundos. Y sé que no tengo más, pero tampoco menos, sé que 86.400 segundos son los que necesito en mi día, porque son los que tengo. Sé que es suficiente para liderar el cambio. Porque sé que otros ya lo han conseguido y porque principalmente, ya lo he hecho antes (y tú también).

Si no pienso en nada más que esos 86.400 segundos, puedo maximizar la mayor parte de todos esos segundos. Descansando, recuperando, meditando, analizando, creando, experimentando, iniciando, accionando, continuando, repitiendo, mejorando, optimizando, disfrutando, sintiendo.

Liderar el cambio a diario es igual para todo el mundo. Así que deja de quejarte porque otros hacen o consiguen más que tú.

Todos tenemos 86.400 segundos. Afróntalo.

Atribución imagen: IG.

Mar
30

10 básicos para cualquier persona que desee sobresalir

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Liderazgo  //  No Comments

Bajo mi experiencia, estos son los 10 fundamentos básicos para comenzar a sobresalir, sin duda la base para alcanzar el alto rendimiento.

1. “¿Cómo me siento?”

¿Cuándo fue la última vez que paraste en seco y te pregúntate “¿Cómo me siento?”?

Algo que he aprendido en Vipassana es que vivimos en nuestras mentes, no en nuestro cuerpo. No en nuestra alma. Entonces, cuando un problema o dilema aparece, casi a diario, va directamente a nuestra lógica.

Sin embargo, lo cierto es que cuando decidimos con nuestro “daimon” como decía Sócrates, sabes que es la decisión adecuada.

Puedes sentirlo en tu pecho.

Podría no tener sentido, podría ser complejo, pero sabes lo que necesitas hacer. “¿Cómo me siento?” Te ayudará a ver las cosas como realmente son, siguiente paso se llama actuar.

2. Nadie lo puede hacer mejor que tú

Continuamente nos dicen qué es lo que debemos hacer, quién ser, cómo ser, cómo deberíamos pensar. Hasta incluso qué es lo que tienes que hacer.

Nos dicen ser más así, menos de la otra forma, algo como esto, nada de lo otro. Cuanto más nos apegamos a la forma de sobresalir que otras personas diseñan para nosotros, menos seremos capaces de lograrlo.
Esto no significa no contemplar, reflexionar o considerar los pensamientos, recomendaciones y opiniones de otras personas. Claro que sí, así se aprende.

Pero al final del día, nadie sabe mejor cómo sobresalir que tú mismo/a. Nadie puede alcanzar el alto rendimiento excepto tú.

3. Vas a necesitar dejar más cosas atrás

Los placeres de la vida crean demasiadas tensiones con uno mismo:

  • La gente está de fiesta y tú sientes que necesitarías estar de fiesta también.
  • La gente sale de cañas y tú sientes que también necesitas hacerlo.
  • Otra gente bebe alcohol y adivina qué, tú también sientes que deberías.
  • La gente hace cosas alocadas y tú sientes que necesitas hacer lo mismo.

Muchos de esto acaba haciéndote sentir que no eres parte de lo “guay” que “está sucediendo”, te lo estás perdiendo.

Primero, no te lo estás perdiendo. Ir de fiesta mola. Sacrificarte y preparar tu proyecto también mola. Si quieres salir, sales. Si quieres ir a realizar un programa de formación, vas y lo haces.

Ninguna opción es mejor que la otra.

Siempre habrá otro evento al que ir, otra noche en la que perder los papeles. U otra noche en la que quedarte descansando, leyendo y escuchando música clásica.

Toma decisiones que resuenen contigo y mantente alegre con lo que haces. Ignora a todo el mundo. Si quieres sobresalir y alcanzar el alto renddimiento, claro.

sobresalir para alcanzar el alto rendimiento

4. Recuerda el futuro, pero solo como referencia

No nos engañemos, es útil enfocarte hacia el largo plazo, pero si que todo sea largo plazo. Presente va antes que cualquier otra cosa, pero aspirar a un futuro que quieres construir te ayudará a sobresalir. Aquí, en la entrevista a Edu Imbernón, tienes un claro ejemplo.

Si cada decisión que tomas solo vale para el presente (lo cual es fenomenal), puede que corras el riesgo de, dentro de 1, 4, o 6 años, no estar donde desearías estar.

Cada día, en cada momento, sobresal y vive pleno, pero también recuerda porque estás haciendo lo que estás haciendo – y qué esperas conseguir.

Hay una diferencia importante entre “destacar momentáneamente” y “sobresalir desde lo más profundo”.

Por ejemplo, sé lo que me haría feliz ahora, pero casi nunca está relacionado con lo que te hará sobresalir después. Ni tampoco con lo que me ayudará a alcanzar el alto rendimiento.

Es mucho más duro forzarme a trabajar en lo que me hace único, porque tendré que hacer algo más, algo que o sé hacer, aprender algo más difícil de lo que ya sé. Eso, aunque arduo, acaba haciéndote sentir realizado y sobresaliendo.

Presente, sí. Ahora, ok, pero recuerda cuál es la meta. Cuando estás centrado en hacer cosas que sirven para ahora y mañana, sobresaldrás.

5. Ámate a ti mismo antes que a nadie

La primera vez que te enamoras, piensas que es porque llega “esa persona”.

La segunda vez que te enamoras, piensas que es porque encontraste a una persona mejor.

La tercera vez, te das cuenta que es porque has descubierto que el amor va más allá de lo que pensabas.

Y la cuarta vez, si llega, descubres que el amor está dentro de ti mismo.

Son dos las claves del amor: cultivar un amor propio sano, y entrenar el desapego.

Es ese tipo de habilidad especial de observar con entusiasmo y no querer poseer. Tocar con apreciación y no con expectación. Escuchar con curiosidad y no con protección. Dar, no recibir. Jugar, no actuar.

Si logras estar abierto para esta clase de bello abismo. Dar la bienvenida a lo que sea que venga. Sobresalir y alcanzar el alto rendimiento estará un paso más cerca que nunca.

El amor es como sobresalir, empieza dentro. Sentir lo que sea aquello que sientes, darte cuenta de ello y agradecer la experiencia.

6. Necesitas honestidad

Por que la honestidad siempre gana, aunque no sea bien tolerada por algunos.

Hay tres caminos para ti:

El primero lo creas en la mente: te dice que tienes que ver las cosas como te han dicho que las veas. Incita a la manipulación, sobreanálisis, lógica, teoría, reconoce patrones y toma decisiones. Según los estándares de la sociedad es un camino genial, no tan grande cuando te despiertas un día y te das cuenta de que has estado en piloto automático durante años.

El segundo lo creas en tu corazón: es un camino que te dice cómo caminar por la vida. Te cuenta que hay que tomar decisiones con el corazón e ir donde tu instinto te diga. Genial en teoría, pero no tan genial en la práctica (a veces la lógica necesita ser escuchada para evitar aprender las mismas lecciones una y otra vez)

El tercer camino es una alineación equilibrada entre los dos (pero más decantada hacia el corazón): permite a tu corazón liderar, y permite a tu mente absorber e interiorizar. ¿Cómo hacer esto? Siendo honesto. Confía en tus emociones, internas, pero también rumba con tu mente. Permite que tu corazón arriesgue, pero sé claro contigo mismo, ya sea alegría o dolor.

Vives en tu cabeza si piensas que para obtener permiso o aprobación tienes que actuar de una manera u otra. Y vives en tu corazón si sientes que todo es como una montaña rusa y no posees control de lo que haces.

Alinea los dos, con matices, y estarás más cerca de sobresalir en lo que te propongas.

7. Aliméntate de forma consciente

La mayoría de nosotros no sabemos casi nada sobre alimentación consciente. Cuando busques sobresalir, ignora los hábitos y aprendizajes y consejos de la mesa en cuanto a nutrición y vida saludable se refiere. Incluido lo de los influencers.

Aprende por ti mismo y vive ese viaje.

Aliméntate bien y te sentirás imparable. Radiarás atracción porque tienes energía “limpia”.

Trata a tu cuerpo como el bien más valioso que posees, porque así es.

Todo lo que comes tendrá un efecto, antes o después, de una forma u otra.

La alimentación es un buen turbo para sobresalir y alcanzar el alto rendimiento.

8. Requiere crecimiento horizontal y vertical

Muchas personas quiere ser expertos en casi todo. Quieren saber algo y saberlo mejor que cualquiera y ya está.

Otros quieren ser hombres / mujeres del Renacimiento. Quiere saber un poco de todo pero nunca entrar e profundidad en el gran trabajo del crecimiento profundo.

¿Adivinas quién sobresale?

Ninguno de los dos. Necesitas hacer ambas cosas.

Aprende a trabajar en rebasar desafíos y límites para dominar una especialidad singular. Aunque también necesitarás retarte a ver fuera de esa caja y buscas otras habilidades especiales.

La combinación es la llave de la innovación y la creatividad.

Cuánto más conocimiento profundo conectas con conocimiento horizontal, más posibilidades se abrirá ante ti, y más líneas paralelas podrás crear entre incluso lo que encuentres más desconocido o complejo.

9. Eres principios, y nada más

Para mí es el punto más decisivo de todos.

Donde quiera que vayas, cualquier cosa que hagas, nunca corrompas tus valores. Puede que incomode, inquiete y cause descontento, pero nunca fallarás a la persona más importante de tu vida, tú mismo.

Al mismo tiempo trata de conectar con personas afines a tus principios y rodéate de ellas.

Principios no significa ego. Conversa con quien puede aportar y enriquecer más a tus valores, casi todo el mundo. De esta manera no pararás de crecer, ni de sobresalir.

Que tus principios lo guíen todo. Sin principios no sobresaldrás, y alcanzar el alto rendimiento será solo un espejismo.

sobresalir para alcanzar el alto rendimiento

10. Materializa sueños

Este es el último fundamento básico.

Sobresalir es cumplir objetivos y sueños, para eso hay que materializar, ejecutar.

Muchos escuchan eso de “cumplir tus sueños” y piensan o bien que está demasiado lejos, o bien que tienes que dejarlo todo por poder alcanzarlos.

La mentalidad es “o materializo mi sueño o trabajo en una oficina”.

Asociamos “sueños” con aprobación externa, éxito, validación, fama, dinero – todo falso.

La verdad es que materializar sueños, es conseguir pequeñas metas, diarias.

Se puede sobresalir sin tener presupuesto, sin ser reconocido. Lo decía en Instagram, “mejor” rara vez coincide con “popular”. Materializar sueños es sobresalir, porque te garantiza movimiento en la dirección deseada. Igual que se puede alcanzar el alto rendimiento sin ser atleta.

Puedes sobresalir si trabajas de 9 am a 17h, si trabajas por las noches, incluso si tienes familia. Hasta si no tienes ni un euro. Incluso si hay ciertas cosas que no van bien del todo. Siempre se puede sobresalir, si es desde dentro. ¿Cómo? Consiguiendo pequeños logros, a diario.

Pulir tu arte durante 20 minutos antes de ir a dormir, es materializar sueños. Es sobresalir.

Compartir tu mejor habilidad con otros, es materializar sueños.

Ser quién eres de la forma que quieres, es materializar sueños.

Fin, por ahora

Y eso es sobresalir. Y eso es viajar a toda velocidad hacia alcanzar el alto rendimiento.

Extra: si quieres que andemos el camino juntos, considera esta opción.

Atribución imagen: Bienville CapitalLooker Media.

Mar
18

Cómo hacer florecer la autoestima dentro de uno mismo

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Liderazgo  //  No Comments

Para funcionar como personas sanas, necesitamos sentirnos bien con nosotros mismos. Para sentirnos bien con nosotros mismos, necesitamos sentir que invertimos nuestra energía y tiempo de forma significativa. Ese es el significado es la gasolina de nuestras mentes. Cuando se acaba, todo se detiene. Es por eso que necesitamos hacer florecer la autoestima en nuestro interior.

La mayoría de nosotros tenemos problemas con la autoestima. Muchos de nosotros tenemos la fortuna de darnos cuenta de esto, y muchos de nosotros trabajamos en intentar solucionarlo.

El problema, sin embargo, es que los recursos disponibles son muy escasos – especialmente online. Seguro que hay artículos sobre autoestima que están 100% escritos por personas que tienen problemas con la autoestima, eso no cuenta como ayuda. Es por eso que ahora estoy poniendo mucha atención en cómo desarrollar técnicas para potenciar la autoestima para que muchos de vosotros podáis aplicar. Siempre desde mi experiencia personal y profesional, Esto se puede trabajar en mis programas:

Incluso así, no es cómo la autoestima funciona.

sobre la autoestima y sobre potenciarla isra garcia

No es autoestima

Primero no engañarnos, identificar qué es autoestima y qué no.

Veamos qué no es la autoestima.

A. No es egoísmo o narcisismo

Tener que decir esto me hace parecer impaciente, porque si las personas no lo “entienden”, lucharán ciega y emocionalmente. Lo comprendo, porque hay muchas emociones en juego. Así que voy a decir:

El amor propio y la autoestima no tienen nada que ver con ser egoísta.

Todo lo contrario. Las personas egoístas tienen una muy baja autoestima y amor propio, razón por la que compensan, demandan y no tienen nada que dar a otros.

B. No es una serie de “no’s”

Muchos de los aprendizajes que nos transmiten sobre la autoestima sugieren cosas como “no te hables de forma negativa. No te compares con otros. No te minimices. Y no dudes de ti mismo” Eso es coaching barato, si en algún caso yo supiera lo que es en realidad el coaching.

Nada de eso son soluciones.

El cerebro se esfuerza con la palabra “no”, y cuando nos centramos en el negativo, seguimos enfocados en lo mismo. El cerebro interpreta la frase como un imperativo. Ejemplo:“vale, no ser negativo conmigo mismo, lo sé”.

Cosas como “elimina la baja autoestima” y ya está no son soluciones.

La forma en la que hablamos con nosotros mismos es un reflejo de la autoestima, no es la raíz. Es el efecto, no la causa. Ayuda, claro, pero no es el núcleo donde debemos dirigirnos. Si arreglamos ese núcleo, arreglaremos cómo pensamos y hablamos de nosotros

Lo malo es que si no tenemos algo positivo listo, las cosas viejas y saboteadoras aparecerán rápido.

C. No viene de otros

No es el trabajo de otros que alguien se sienta bien sobre sí mismo. Solo puede venir de uno mismo, de ti, de mí.

Algunos profesionales sugieren que leamos libros, y que aprendamos a aceptar cumplidos. Hay otros que incluso van más lejos, sugieren que te acerques a otras personas y preguntes que les gusta sobre ti.

Intentar mejorar tu autoestima a través de los cumplidos de otros es como intentar aprender a ir en bici cuando es otro el que pedalea.

Solo nosotros controlamos nuestra auto-aceptación y nuestro amor propio.

D. No es “autoayuda”

Es una extensión.

La autoayuda refuerza la percepción de la inferioridad y la pena. Va sobre inseguridades y fabrica soluciones que no sirven a necesidades reales. Incita a esquivar lo importante.

Es cómo si una marca farmacéutica n0s convenciera de que estamos muriendo más rápido de lo que en realidad estamos, pero ellos son los que remedian esos problemas. No somos más poderosos de aquello a lo que le damos atención.

La autoayuda reemplaza una influencia externa por otra. Seguimos necesitando otra figura de autoridad, una voz omnipotente, que nos diga qué hacer.

Esto por supuesto incluye este mismo post. Lo cual es irónico, pero al menos honesto y cálido, porque escribo esto después de haber leído mucho y haber escrito mucho. Y sobre todo, haber vivido mucho. Espero que escribir todo esto lo solucione, al menos para mí, y unos pocos.

E. La autoayuda nunca ayuda

Cuando vivía con un euro en el banco (hay capturas de pantalla todavía), cuando no sabía quien era, después de haber sido criticado, de no conseguir nigua trabajo, una persona me preguntó “¿Qué haces para estar motivado?”, “ver vídeos de motivación” respondí.

Joder, esos vídeos no me han servido para nada – bueno, quizá para una motivación momentánea.

¿Quieres saber lo que propulsó mi autoestima? Cuando empecé a trabajar duro y conseguir resultados, con mis propias manos. Nunca he tenido un maestro, mentor, o padrino. He estado solo, y he tenido que construir y destruir infinidad de veces.

Cuando me di cuenta de esto, no hace mucho, dejé de ver vídeos y dejé de lamentarme porque nadie me había ayudado.

F. Autoestima no es recibir “mimos”

Si detuviéramos las indulgencias y los placeres cotidianos. Mejoraríamos nuestras vidas si pudiéramos pensar sobre el “amor propio” como “tratarnos con respeto”.

Los padres que marcan la diferencia no son indulgentes con sus hijos, Les apoyan, les ayudan con técnicas para mejorar sus resultado en el colegio, incluso les ayudan con con copiar en los exámenes. Les lanzan a crecer sin remedio.

Eso es lo que amor propio significa. No es sobre indulgencias diarias. Es sobre identificar y perseguir valores a largo plazo.

G. No son afirmaciones

Que le jodan a las técnicas de motivación, autoestima y autoayuda.

No sé quien llegó con la idea de escribir tus mejores cualidades para darte cuenta de ellas. Qué inútil que es eso. Considera por un momento, piensa en la persona que más confía en sí misma que conozcas ¿crees qie se sienta cada día y escribe sus mejores cualidades? Quizá lo hace, pero lo dudo mucho.

Las personas que sea aman a sí mismas no lo hacen. Y las personas no se convierten por arte de magia en alguien con una confianza aplastante por seguir este tipo de técnicas. Solo las personas con poca confianza en sí mismas se estancan en estos círculos compulsivos.

El amor propio no va sobre afirmaciones.

Puedes llevar a cabo cuántas estrategias quieras, no ganarás ni un 10% de autoestima. Qué digo, ni un 0% a largo plazo.

La solución real: consciencia, autenticidad y acción.

Autoestima, cómo crearla, cómo hacerlo bien

Primero, tres factores que alteran, de forma externa, la autoestima mucho más de lo que nsotros podríamos hacerlo:

  1. El éxito o fracaso de tu padre o madre en la vida. Si tienes que medirte con el gran éxito de tu padre o madre, es probable que la autoestima te golpee más duramente.
  2. Que han hecho y conseguido los amigos y amigas con los que creciste. Si tienes un amigo presidente, o una amiga multimillonaria, tendrás un impacto más negativo en la autoestima.
  3. El amor que recibiste cuando eras pequeño.

No puedes controlar ninguno de estos tres factores, pero sí puedes identificarlos y cambiar tu postura frente a ellos.

Ahora vayamos a por los cuatro activos decisivos para hacer crecer la autoestima dentro:

1. Responsabilidad

Amor propio es tomar responsabilidad.

Muchos profesionales, artículos y libros nos incitan a mantener la autoestima a la merced de fuerzas externas. Aconsejando “piensa sobre qué es lo que está afectando tu autoestima” y sugiriendo, “la confianza en ti mismo podría haber sido dañada por una serie de situaciones negativas, tales como: insultos, abusos, perder tu trabajo, estar sometido a estrés o no encontrar trabajo. Enfermedades mentales, problemas de saludo, separaciones o divorcios

No. A toda esta gran lista: no.

No digo que todas estas adversidades no puedan ocurrir – ocurrirán, con toda probabilidad. Porque este tipo de cosas pueden pasarle a cualquiera. Sin embargo, la vida no va sobre ser la víctima, o comparar a ver quien ha sufrido más. La vida tiene todo tipo de situaciones preparadas para todo el mundo. Incluso a los iconos que más admiras. La diferencia entre aquellos que tienen autoestima y los que no, es que el primer grupo eligió tomar responsabilidad por sus vidas, sus respuestas, y sus acciones.

Entonces, cuando pienses sobre “aquello que está afectando tu autoestima”, la respuesta es siempre “tú”.

Tienes el control de tu autoestima, incluso aunque no lo creas.

Tienes el control.

2. Es consciencia

Esto es importante y no lo tratamos lo suficiente.

Sal de tu cabeza. Sé, permanece presente.

Para de evadirte. Para de bloquearte. Detén ese silencio que viene cuando te sientes incómodo, inseguro o ansioso. Para de volver al pasado, o pensar sobre el futuro, o divagar mentalmente en cualquier sitio que no sea el ahora mismo.

He escrito abiertamente sobre mis mayores dificultades conmigo mismo, sigo trabajando en ello. Así que hablo desde una perspectiva de experiencia, empatía y compasión.

Hemos aprendido que cerrarnos y poner escudos ofrece seguridad. Es fácil si no entramos en profundidad, pensamos que hay menos riesgo.
Sin embargo, eso nos cuesta dejar escapar momentos de nuestras vidas. Lo cual es el por qué, en esos momentos enterramos la cabeza bajo la arena, estamos llenos de pánico y no nos damos cuenta de que estamos viviendo. Pero entonces, muchos, respondemos buscando reafirmación o soluciones que no llegamos a tomar, y al final, retrocedemos.

¿Primer paso? Ser consciente sobre tu respiración. Segundo, consciente de tu cuerpo en el lugar que se encuentra; lo que sientes físicamente. Desde ahí, te darás cuenta de lo que estás sintiendo emocionalmente hablando. Acepta esas emociones cómo llegan y cómo son, la clave de las claves, para mí al menos.

Despierta. Date cuenta de lo que estás haciendo y dónde estás. Y lo más importante: date cuenta de lo que sientes y sobre lo que piensas…

3. Es autenticidad

Es saber lo que quieres.

Esta es probablemente la peor parte, pero la más decisiva. Porque “la naturaleza no admite vacunas”.

Si la autoestima no viene de fuentes externas, sino de nosotros mismos, entonces tenemos que hacer el trabajo de identificar lo que queremos y necesitamos.

Autoestima es responder a la pregunta “¿Qué pienso?” sin pregunta antes “¿Qué es lo que otros piensan?”. Esto es más complejo de lo que podría parecer porque estamos adoctrinados.

Hace unas semanas estaba en Japón, segunda etapa de El Viaje. Estaba pensando qué significado tiene para mí el día de San Valentín. No pude responder a la pregunta. Amo ser amado, amo amar, cuando resueno con una mujer y ella conmigo. Espera, ¿pienso eso en realidad? ¿o me gusta cómo suena cuando lo pienso? ¿quiero amar realmente? ¿Me gusta ser amado? En ocasiones hacemos cosas que no queremos hacer, pero hacerlo “queda bien” y eso nos ahorra el riesgo de arrepentirnos por no haber hecho algo.

Al final, quería descansar y darme cariño, fui a un masaje japonés, hablé con mis abuelos, leí, escribí y fui al Onsen. Eso era lo que quería y me apetecía. No amor del otro.

Hacemos esto con todo. Elegimos donde viajar, qué comprar, y dónde comer, todo basado en otras personas. La mayoría de cosas que hacemos están influenciadas por otras personas. A menudo elegimos ropa, coches, casas, y actividades de ocio pensando “qué pensarán los demás”. Y tristemente, incluso elegimos trabajos y hasta pareja.

En ocasiones nos preguntamos: “¿Qué harías si no pudieras no fallar?

Y ahora viene una mejor, “¿Qué harías si no pudieras decirte a ti mismo – o que otros te dijeran – que has fallado?

¿Te casarías si tuvieras que decir a otras personas que no lo hiciste? ¿Conducirías el mismo coche si nadie pudiera verlo? ¿Harías lo mismo los fines de semana, si no tuvieras que contarle a nadie en el trabajo que hiciste durante el sábado y el domingo? ¿Irías de vacaciones a los mismos sitios si nadie lo supiera?

¿Trabajarías en lo mismo, con tu misma pareja, si tuvieras que decirle a tus amigos que tenías un trabajo y una pareja totalmente diferente – y ambas cosas no impresionaban?

¿Qué quieres? No ahora, sino dentro de unos años. ¿Cuales son tus valores? ¿Cuál es tu versión de plenitud a largo plazo?

Si es muy difícil o no te atreves a especular: empieza con un trozo de tu estilo de vida. No tu tiempo libre, sino tu vida actual. ¿Qué momentos recuerdas en los que eres feliz en el trabajo? Si tu respuesta tiene que ver con otras personas (ejemplos: “cuando reconocen mi trabajo”, “cuando obtengo un extra en el salario”, “cuando ayudo a los demás”) Vaya, tendrás que darle una vuelta al tema para encontrar preguntas que te sirvan a ti. Quizá ni siquiera te gusta tu trabajo. Deberías explorarlo.

Si estás pasando por un momento complejo y quieres más “ayuda” para “saber cómo superar esta situación”: estás en problemas entonces. El trabajo de superar el momento que vives no puede ser hecho por nadie más que tú. El trabajo eres tú. Hazlo.

Si te has perdido tanto que todavía te sientes perdido incluso sabiendo qué es los que quieres: has ignorado la autoconsciencia. No estás prestando atención. Vuelve al paso #2.

Evitar este paso es el por qué de que “hazlo” solo no sirve.

Nuestro esfuerzo (y reluctancia) por encontrar respuestas hace que no funcionen consejos como “hazlo” o “inténtalo y averigua que sucede”. Estos acaban siendo un desaire. Si no estás conectado con lo que quieres y con lo que te hace feliz, no hay, ni habrá manera de saber si lo que intentas te lleva donde quieres ir. Seguirás cayendo en un vacío. A pesar de lo que los expertos e inexpertos te digan.

No puedes saber lo que amas si no sabes lo que es el amor, si no estás conectado con tus sentimientos, nunca lo sabrás. Esto es algo que digo desde la experiencia propia.

Maldita sea, tenemos que saber quien demonios somos, y qué queremos. Experimentar y tomar acción es el paso dos, el paso uno es aprender desde dentro.

4. Es acción, ¿lo dudabas?

Este paso solo funciona una vez que entiendes lo que quieres – lo que realmente te hace sentir pleno/a – a largo plazo.

La acción va sobre tomar decisiones. Va sobre comprometerte. Va sobre elegir. Es asertividad. Pedir y luchar por las cosas que quieres y necesitas. La acción va sobre dar pasos, pequeños pero firmes, y pensar de forma positiva, y concluir también de forma positiva. Es decir, va sobre verbalizar los pensamientos positivos.

Este tipo de acción es también ser consciente. Estar alerta y despierto y activo en nuestras vidas. No va sobre ser pasivos, obedientes y/o sumisos.

Finalmente

Vivir de forma consciente significa ser responsables de los resultados y reacciones de la acción que nos encontramos realizando. Esto, sobre todo lo demás, es la base de la autoconfianza, autorespeto y autoestima.

Y para ser más claro y finalizar:

La diferencia entre baja autoestima y alta autoestima es la diferencia entre pasividad y acción.

Lo que sucede es que saber que acción llevar a cabo requiere saber qué es lo que quieres, fuera de lo que otros quieren (la mierda de la autenticidad impuesta por otros). Lo que a su vez demanda una gran responsabilidad por vivir tu vida. Que a su misma vez requiere que desechemos todas las suposiciones y modelos sobre el amor, sueños y deseos externos, para entonces potenciar el fuego de lo que llevamos dentro.

Atribución imagen: Chema Solís.

Mar
1

Las cuatro mejores formas de invertir tu tiempo y esfuerzo

By Isra Garcia  //  Cambio, Liderazgo  //  No Comments

Estas son las cuatro mejores formas de invertir el tiempo y esfuerzo que conozco, por orden de importancia:

  • Invertir en ti mismo, en tu crecimiento y desarrollo, en amarte, en educarte, en construirte.
  • Invertir en las personas que amas. En empujarles, en escucharles, en compartir momentos juntos. En ayudarles a alcanzar sus sueños.
  • Invertirlo en toda esa gente que no conoces (o sí) y tiene considerablemente muchos menos recursos que tú.
  • Invertir el tiempo y esfuerzo en desarrollar proyectos que transformen personas y profesionales en algo más de lo que creen que son.

Llevo casi toda una vida dedicada al punto #1, al menos 10 años al punto #2, 4 años en el #3 y 5 años trabajando con el #4. Esta es la cuestión, si no hubiera trabajado de manera obsesiva en mí mismo, no me hubiera dado cuenta de que no estaba invirtiendo casi nada en #2. Además, si no hubiera seguido incidiendo en el #1 y enfocándome en el #2, no hubiera estado lo suficientemente preparado para entrar el #4. Sin la suma del #1, #2 y #4, no llegas a la plenitud suficiente como para darte al #3 sin condiciones.

Invertir el tiempo y esfuerzo en lo que importa

Esto es lo que he aprendido en todos estos años. ¿Y lo mejor? Hacerlo porque lo sientes, sin demostrar nada a nadie, sin hacer demasiado ruido. Desde un pequeño piso en La Patacona (Valencia), o desde un hostel en Nagoya (Japón).

Utilizamos nuestro tiempo construyendo cosas, desde cero. Nuevas ideas, nuevas iniciativas, nuevas conexiones. Cosas que no existían antes.

Fallamos, intentamos, rompemos cosas, las arreglamos. Creamos nuestros propios recursos. Descubrimos límites.

El mundo necesita personas como tú y como yo.

Esto es para ti

Cuatro preguntas:

  1. ¿En que invertir el tiempo y esfuerzo que dedicas a cosas que no te aportan?
  2. ¿Dónde podrías crear un impacto significativo?
  3. ¿Dónde te encuentra en cada uno de los cuatro puntos?
  4. ¿Cuanto tiempo y esfuerzo estás dedicando a cada uno de ellos?

Si quieres trabajar en cada uno de estos cuatro puntos, por favor, considera la opción de participar en Stand OUT Program 2018. En el enlace podrás encontrar las convocatorias con las ciudades, fechas y detalles. Este año volvemos a rediseñar la experiencia para seguir mejorando lo que logramos desde hace cinco años. La semana que viene lanzaremos oficialmente el programa, pero ya puedes adelantarte, si estás preparado.

Todavía sigo maravillando viendo lo que personas como los SOPers (ex-participantes de Stand OUT Program) siguen logrando. Juntos y por separado. Muchos de ellos siguen reuniéndose años después para seguir haciendo que las cosas sucedan. Algunos de los participantes de la edición de Valencia 2017 se vuelven a encontrar mañana. Esto me recuerda el esfuerzo de profesores y equipo para crear este movimiento.

invertir el tiempo ---stand-out-program

Feb
20

Cómo trabajar con Millennials: una guía distinta, quizá

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Nueva economía  //  2 Comments

cómo trabajar con los millennialsLos Millennials somos una forma humana de trabajo que está alterando el mundo profesional. Nunca, parece ser, ha habido algo tan incomprensible, perplejo y místico con tanta propensidad a escurecer el management y liderazgo como hasta ahora lo conocíamos.

Rararmente, casi nadie escribe sobre los Millennials. Así que en la ausencia de recursos que discutan estas criaturas y sus rasgos profundamente idiosincráticos. He decidido hacerlo yo mismo, tomarlo con humor y en primera persona.

Convivir con los Millennials…

Aquí hay algunas prácticas sobre cómo trabajar con Millennials como nosotros. Buena suerte y a por ello:

1. Viaja a nuestro hábitat natural

No encontrarás a un Millennial en la calle o con sus amigos en un parque. Tampoco andando de empresa en empresa para dejar sus hojas de vida y proyectos. ¿Cómo encontrarnos y contratarnos? Moviéndote donde estamos: Snapchat, Tinder (no en mi caso), Instagram, LinkedIn o Twitter.

Marca como favorito un tweet sobre Star Wars a uno de esos Millennials, y tendrás una gran oportunidad de contratarle. Discute el Migatte No Gokui en el comentario en Instagram y nos habrás ganado. No intentes entender que significa todo lo que decimos o hacemos. Resumen, los Millenials preferimos trabajar para y con gente que comparte nuestros valores e intereses.

2. Páganos con experiencias

Queremos están involucrados en trabajos que tengan impacto sobre otras personas, empresas y proyectos que marquen la diferencia. Y esas experiencias son más importantes que cualquier cosa material, incluso que el Porsche o la ropa de marca. Pídenos hacer lo más complicado, lo más estresante, lo más disciplinado, lo haremos, si nos pagas con un ticket para asistir Burning Man, un retiro de yoga juntos, realizar un triatlón en equipo, una experiencia Ayahuasca o una mejora en nuestro lifestyle. Las experiencias vitales son oro para nosotros.

3. Usa prueba-error, test A/B

Nadie sabe muy bien como funciona nuestra mente, la de los Millennials, ni siquiera nosotros. Lo peor es que nadie tiene la intención de preguntar. Tu mejor apuesta debería ser intentar un montón de cosas que podrían no funcionar.

Muchos piensan que estamos preocupados por lo que ayer vestía Beyonce en Instagram. Esa es la razón por la cual no conectáis con nosotros. Nos da igual Givenchy, o Gucci, esto es para la generación perdida, no para nosotros. Sin embargo, no puedo evitar admitir, que hay más personas preocupadas por Beyonce, Rihanna y Drake que por hacer que las cosas sucedan. Así nos va.

4. Cuidado con el humor

Lo que está claro es que sí se pretende entrar en la cultura Millennial por la parte del humor, a menos de que no sea con un meme, no va a calar. Misión imposible.

5. Conexión

Empieza todos los fragmentos de tus frases con hashtags: #drama, #STFU. No intentes entender. Hashtags son otro tema, complicado. No lo entiendo ni yo que soy Millennial.

6. Gana nuestra lealtad

En la cultura Millennial esto es fácil, hay regalos sagrados que nos conectaran a ti de por vida.

  • Desayuno macrobiótico.
  • Chocolate orgánico.
  • Experiencias vitales.
  • Feedback real y vulnerable.
  • Efusividad.
  • Ayudar a cumplir “sueños”.

Sin embargo, ante todo esto, comunicación, humanidad e igualdad. Lo cual lleva al siguiente punto.

Respeto máximo

Ten en cuenta que nosotros los Millennials hemos crecido en un mundo donde se intenta que cualquier persona sea respetada y tratada con igualdad. En la religión Millennial, la “microagresión” es la transgresión definitiva. Evita hablar sobre ello cuando alguien saque el tema. Si fuera tú, asentiría con la cabeza y diría “es un tema serio”. No intentes entenderlo, solo entiende que es cómo pensamos.

Para deshacerte de los Millennials

Pídenos que invirtamos el mentoring – a nosotros. Es decir, que nos recuerdes cuál es nuestro sitio y donde debemos estar, de forma emocional y sutil. En otros tiempos, eran los experimentados, los sabios y mayores los que guiaban a los jóvenes. Ahora, incluso aunque nadie quiere escuchar tus trucos irrelevantes sobre cómo operar en un mundo que ya no entiendes, llámalo “reverse mentoring”. Te permitirá mantener la dignidad que mereces con un nombre cool.

Convivir con las criaturas Millennials es un esfuerzo necesario para todos, ya que poseen las llaves a las nuevas disrupciones que ya están aquí, y las que llegarán.

Atribución imagen: Max Gaines.

Feb
18

No como tú

By Isra Garcia  //  Liderazgo  //  No Comments

No soy como tú y no eres como yo. No soy igual que tú, no pudes comparar. ¿En serio?

Cuando no tenemos mucha información o recursos para juzgar, recurrimos a medidas crudas como:

  • “Dónde vives”
  • “Cómo vistes”
  • “Dónde has estudiado
  • “Cómo te llamas”
  • “Para qué marcas has trabajado”
  • “Cuál fue tu puntuación en los exámenes”

Cuando no sabemos, no vemos, no entendemos, no preguntamos, o las cuatro, a menudo recurrimos a suposiciones, afirmaciones o reafirmaciones basadas en nuestra forma de comprender las cosas, trivial en muchos casos.

Sin embargo, la misma transparencia que la red da a cualquier personas, significa que los bancos, universidades, escépticos y managers (y quizás tú), deben ver más allá del sesgo “gente como tú”, e ir al “tú” como individual. Sin prejuicios.

gente como tú

El “tú” está sobrevalorado y pasa desapercibido

Cuando hablamos con alguien y añadimos, “no deberías hacer esto”, “te recomiendo que hagas lo siguiente”, “mira como lo hago yo”. O cuando decimos, “no trabajo con gente como tú”, “no apoyo este tipo de iniciativas”, “no invierto en esta clase de proyectos” o “no contratamos a gente como tú”. Desafortunadamente, hemos eliminado el valor, y hemos malgastado la oportunidad, y ridiculizado la dignidad no del otro, sino la nuestra.

¿Qué has hecho? ¿Cómo piensas? ¿Qué has logrado? ¿Cuáles fueron tus derrotas y aprendizajes? ¿Dónde vas? ¿Cómo vas a llegar? Este tipo de preguntas son un buen lugar desde donde empezar. Elegir gente, ya sea para trabajar o convivir, porque han tomado elecciones, no por dónde empezaron o qué es lo que tienen. No porque esto siempre nos dirá de lo que alguien es capaz (demasiadas personas carecen de los comienzos que desean), si no porque es demostrablemente más útil que los atajos crudos, costos y basados en el miedo por no poder categorizar. Atajos que usamos demasiado a menudo.

Sí, como tú

En una sociedad donde es más fácil que nunca ver “tú”, no podemos ayudar, sino beneficiándonos al ser anti-racistas y/o pro-feministas. Porque de esta manera estaremos a favor de la igualdad, y permaneceremos centrados (incluso obsesionados) en maximizar las oportunidades y trato que cualquier persona recibe, pronto y a menudo.

Gente cómo tú es la que cambia el mundo a diario. No soy como tú es una limitación (física y mental a erradicar)

Atribución imagen: Nicola.

Ene
29

Cómo trabajar con colaboradores: 5 estrategias

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Negocio  //  No Comments

Estoy en Bondi Beach, aquí en Sydney. El Viaje continúa, en estas últimas dos semanas, he mantenido alrededor de 15 interacciones con diferentes colabores desde IG. En la mayoría de ocasiones conversaciones positivas, pero en otras tantas, algo no ha funcionado. Reflexiono sobre cómo trabajar con colaboradores.

Cómo trabajar con colaboradores

trabajar con colaboradoresLa mayoría de nosotros queremos contar con diseñadores, programadores, copys, publicistas, SEOs o cualquier otro tipo de profesionales independientes que sobresalgan. Les pagamos por encima de la media, les cuidamos como pensamos que se merecen y les recompensamos emocionalmente como nos gustaría que hicieran con nosotros. A cambio, el intercambio, es que realicen un trabajo que concuerde con nuestros estándares de calidad, compromiso y timing. Un trabajo por encima de la media, con cariño y en las fechas indicadas.

El problema surge cuando una o las dos partes no entregan lo que prometieron o deberían. Es responsabilidad de las dos partes hacer un trabajo previo que acerque posturas y gestione expectativas. Asegúrate que eres claro, transparente y conciso – contigo mismo primero – sobre lo que quieres de ese profesional colaboradores, hazlo antes de invertir ni un solo euro, reunión o informe. La clave está en mantener esa conversación interna primero. En un segundo plano, te ahorrará dolores de cabeza y frustración.

Aquí hay cinco estrategias a considerar cuando trabajes con colaboradores, ojalá excelentes:

1. Sabes lo que quieres

Comparte tu visión y objetivos. Plasma en un papel lo que necesitas y quieres y no pases a un segundo paso hasta que la otra parte acuerda que lo ha entendido todo. Sé muy, muy específico. Cuando más fácil, comprensible y visual lo hagas, más posible será que obtengas lo que esperabas.

2. Tengo una idea de lo que quiero, el resto es cosa tuya

El briefing tiene que mostrar qué es lo que necesitas y cómo quieres que sea, muestra referencias y ejemplos de cómo debería quedar. No es sobre decir qué hacer, pero sí mostrar una guía realista. No es sobre ser original, sino sobre cumplir objetivos.

3. No eres _________________, pero sabes de lo que hablas

¿Cuáles son los objetivos de contratar a ese colaborador? ¿Qué debe lograr su trabajo? ¿Cómo eso impactará a tu producto o servicio? ¿A quién va dirigido? So no puedes definir estas preguntas o cuando están definidas el colaborador no encaja. Entonces busca a alguien en quien confíes y dale la libertad necesaria para crear lo que necesitas.

4. Vamos dándole forma juntos

No, porque el proceso te llevará a interminables feedbacks. Además de que estarás mal acostumbrando a tu colaborador y tú perdiendo un valioso tiempo que deberías delegar por completo a esa personas.

5. Veamos la propuesta final

Por favor, no vayas por aquí a menos de que tengas mucho presupuesto, tiempo (y un colaborador que trabaje casi 100% para ti). Este es el trabajo de las agencias mediocres, no el tuyo.

Trabajar con colaboradores no es algo que quieres pasar por alto si quieres que tu negocio funcione. Todo empieza por ti mismo, si tú, tu negocio, no lo tiene claro, ¿cómo podrían tenerlo ellos?

Atribución imagen: Ikashul Amal.

Ene
24

Actúa como un director de proyectos

By Isra Garcia  //  IG, Liderazgo  //  No Comments

Porque lo eres. Lo quieras o no, eres un director de proyectos.

Ahora que, muchos profesionales trabajan de forma remota, a la hora que quieren, con unos objetivos bien claros y con equipos multidisciplinares. Es más fácil elevar la calidad de un proyecto, aunque claro, también es más fácil convertirlo en algo desastroso.

Claro, es un asombro ver como casi cualquier colaborador / proveedor externo, al final, casi siempre acaba apuntando por el trabajo mínimo viable. Es decir, trabajar para aprobar por los pelos, lo malo del “por los pelos” es que la barrera del cliente, y lo que todavía es más decisivo la nuestra propia (como agencia y equipo, como consultor y como director de proyectos) es cada vez más alta. Por lo que el “por los pelos” siempre acaba siendo una estrategia desafortunada.

Lo mínimo es una soga alrededor del cuello

eres un director de proyectos

Cualquier profesional independiente (freelance), cualquier proveedor, cualquier prestador de servicios, debe y necesita actuar como un director de proyectos. Primero el suyo propio, y luego el global, del cual ese profesional forma una pequeña parte. Lo que se obvia cuando apuntamos por el mínimo esfuerzo viable, es lo siguiente:

  1. Fallas a lograr el objetivo de tu trabajo en un 95% de las ocasiones.
  2. Eso afecta a la calidad de tú trabajo y al de tu cliente, y peor aún, al cliente final.
  3. Antes avisaban, hasta tres veces. Ahora, a la primera o vuelven a contar contigo.

Basta de echar la vista a un lado, culpar a otros o excusarte en cualquier otro hecho. Tu trabajo debe mejorar.

Director de proyectos es una gran compoetencia

Un director de proyecto está pendiente de todas las partes estratégicas y operativas que intervienen a la hora de construir el susodicho. Es su trabajo coordinar, liderar, resolver y optimizar cada elemento. De forma que el resultado del proyecto sea de la mayor excelencia posible. Ese es el enfoque que debe adoptar cualquier grupo de esos profesionales mencionados con anterioridad. De esa forma, cuando falle un elemento de programación, sean los suficientemente autónomo y determinado como para solucionarlo sin la necesidad de que el contratante tenga que avisar después de verlo. Que cuando un diseño sea pobre, se sepa evaluarlo antes de entregarlo al cliente. O cuando el resultado del proyecto no sea el esperado, se tomen las medidas necesarias, para que a la entrega, supere las expectativas marcadas.

Todo lo otro, todo lo que no responde a un trabajo excelente, bien dirigido y con propósito, tiene los días contados.

Adicional: El Viaje continúa, hoy dejando Tazmania camino a Australia.

Atribución imagen: Angeline Veeneman.

Ene
15

La caída de Ícaro tampoco importó demasiado

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Liderazgo  //  3 Comments

El Paisaje con la Caída de Ícaro es una de las mejores pruebas de la historia para demostrar que no importas demasiado. Ni tú ni yo. Una aparentemente escena campestre: barcos navegando, un pastor que cuida su rebaño, ciudades prósperas y ordenados. Sin embargo, algo sucede en la esquina inferior derecha del cuadro…

no importas demasiado - isra garcía

Una tragedia que pasa desapercibida está ocurriendo en medio de la normalidad… El legendario y mítico Ícaro da sus últimos coletazos, en lo que fue uno de los más famosos desastres aeronáuticos. Además de una de las mayores historias de excelencia versus mediocridad. Junto a su padre Dédalo, el joven construyó un par de alas que pegaron a él con cera. La versión conocida: Dédalo advirtió a Ícaro que no volara muy cerca del sol, porque eso le haría derretir las alas. La otra parte de la versión que la historia se ha olvidado de contar: Dédalo también advirtió a Ícaro que tampoco volara muy bajo porque se golpearía con las piedras y caería al mar igualmente. No muy alto, no muy bajo. Ya sabemos como acabó la aventura…

Un mensaje de realidad

Bien, la pintura, muestra a Ícaro siendo engullido por el mar. Esta es la parte que aquí importa: el fin de Ícaro no es el epicentro del mensaje de la obra artística. En lugar de eso, la atención está depositada en el mar, en las ciudades, en los navíos, en el paisaje, en todo menos en el muchacho ahogándose. Y además, para enfatizar esto último, el arador del centro de la pintura hace referencia al dicho: “la siembra no se detiene por un agonizante”. Esta gran indiferencia tiene un mensaje muy potente para todos nosotros. Es algo triste y horrible, pero al mismo tiempo acertado. A nadie le importa sobre nuestro propio sufrimiento o desgracias, ni siquiera sobre nuestras alegrías y éxitos. Aunque los likes y comentarios de Instagram nos hagan creer lo contrario. El mensaje está claro, no importas demasiado.

Este tipo de indiferencia es profundamente gratificante. Es un hecho redentor, porque una de las principales causas de infelicidad y desgracia es la gran perturbación que causa lo que otras personas podrían pensar de nosotros. Intentar gustar a todo el mercado. Pretender conquistar los corazones de cuatro tipos de clientelas diferentes. Agradar y ser validado por todos los compañeros de clase. Ser la personas más entrañable, amistosa y popular de la empresa. Temer por lo que otros dirán sobre lo que explicamos en un vídeo. Preguntándonos qué pensarán sobre nosotros cuando erramos. Nos obsesiona el más mínimo cambio negativo en los ojos de otros sobre lo que nosotros representamos. Lanzamos productos para gustar a quien no gustamos. Cambiamos nuestro humor para entretener a quien no desea ser entretenido. Hablamos para caer bien a alguien que no necesitamos caer bien.

Historia personal

¿Has pensado alguna vez en cómo evitar la aprobación? ¿En ignorar la validación externa? ¿En dejar de buscar un testigo para todo? Yo sí, porque en cierta manera, hasta hace no mucho, acababa pontificándome sobre lo que hacía y dejaba de hacer. Algo triste, que guarda deseos de ser merecido y querido, la indignidad. Algo que acepté y entonces poco a poco empecé a trabajar. Hoy, todavía me verás buscando testigos y buscando ese pobre placer de quedar satisfecho contando lo que he logrado o qué estoy haciendo, pero definitivamente, hoy menos que ayer, y mañana menos que hoy.

No importas demasiado

Entregamos nuestra libertad al veredicto de extraños. Sí, pero el reconfortante pincel del genio de Pieter Brueghel está ahí para recordarnos, cómo, cuando realmente “la cagamos”, nadie estará prestándole demasiada atención. Cuando tenemos éxito, no será tan trascendente para el mundo. El granjero está muy ocupado arando, el empresario estará demasiado ocupado con su empresa. El pastor está muy abstraído pensando en el clima, tus clientes están demasiado enfrascados en su propio idilio. Alguien estará intentando pescar, alguien estará intentando mejorar tus servicios prestados.

Esta es la moraleja, nuestras tragedias y nuestros éxitos no son de importancia para la sociedad de la forma que pensamos que importarán. Seguro, habrá personas que se darán cuenta, por un instante, luego volverán a sus deberes. Solo los pobres diablos, los escépticos y los aburridos podrían dedicarle un tiempo extra a esto.

Antes de que sea tarde

No somos el centro de nada. Hay millones de personas que no saben quién soy y nunca lo sabrán. Muchas de las personas que hoy me siguen, dentro de un tiempo dejarán de hacerlo. Los que podrían estar en desacuerdo conmigo, pronto me olvidarán. Los hechos, buenos o malos, sufrirán una gran amnesia a menos de un mundo consoladoramente indiferente.

Después de todo, no es solo Ícaro el que será tragado por las olas, sino también todos nosotros, tarde o temprano.

No importas demasiado, así que ve y haz lo que tengas que hacer.

Atribución imagen: Artelista.

Ene
9

Por qué y cómo practicar el egoísmo sano

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Lifestyle, Podcast  //  No Comments

Huímos del egoísmo porque es un pecado, o al menos eso parece. No siempre, hay un ego positivo. Podemos elegir ser ese egoísta sano para ser un agente del cambio externo (e interno, claro). No es fácil, pero para andar el camino se necesita autocosnciencia, autocrítica y personalidad. Podemos ser mejor de lo que somos, eso está fuera de toda duda, mira personas como Magali Dalix, Oscar Valdelvira, Katie Hayley Knight, Álex Rubio, Álvaro Villa, Aitor Contreras o Víctor Ronco. No han parado de mejorar, hasta ser de lo mejor que hay en su profesión. Diría que todas son personas sanamente egoístas. O empezaron siéndolo, o acabaron siéndolo.

Cuando te das cuenta que lo que necesitas es pensar en ti, trabajar en ti, cuidar de ti, hacerte crecer, mimarte, construirte. El día que aprendes que si no lo haces tú, no va a venir nadie y o va a hacer por ti. Ese día dejas de buscar respuestas fuera, paras de mirar a los lados, detienes la energía dedicada a tanto externo y empiezas a canalizarla a todo lo que emane de tu ser.

Soy un gran egoísta sano

A día de hoy, si miro en perspectiva, las mejores cosas que me han ocurrido han llegado por que un día decidí ser egoísta sano. A pesar de las evidentes desventajas, los aspectos negativos y todo lo que iba a perder. Tomé esa decisión porque mi instinto así lo susurraba. Si miro con perspectiva he perdido proyectos, negocios, viajes, oportunidades y fiestas por ser egoísta sano. En cambio, todo lo que he recibido a cambio ha superado con creces todo lo que tuve que sacrificar. Y lo mejor de todo, me ha permitido poder llegar a un punto donde encontrarme pleno y disfrutar de darme a los demás – aquí la clave – sin pedir o esperar nada a cambio.

Me doy tanto a mí mismo a diario, tomo del mundo a diario tanto, que no me quedaré ni siquiera medio-vacío, por mucho que dé.

Disrupt Everything Podcast Series #20

Episodio número veinte, apenas había digerido esto. Ya hemos llegado aquí, y lo que queda. Qué mejor que celebrarlo siendo egoísta sano, siendo egoísta primero. De esta forma podrás cambiar y reinventar lo que hay dentro primero – y con el tiempo – lo que te apetezca fuera. Este es un podcast que he creado con las claves del egoísmo positivo, desde mis mismas entrañas.

egoísta sano - disrupt everything podcast series - by Isra García[“Clic” en la imagen para ir directamente al podcast]

Índice de contenidos:

  1. ¿Por qué lo haces?
  2. Los egoístas son imparables.
  3. Ser egoísta te hace mejor, más valioso y útil.
  4. Ejemplo personal: mis contenidos.
  5. No vas a gustar igual: al infierno con todo.
  6. Invierte en sobresalir de ti mismo.
  7. Egoismo positivo significa márgenes poderosos.
  8. El concepto de éxito está idealizado.
  9. Estamos rotos, bien, ¿siguiente?

Y algo más, siempre encuentras algo más, porque siempre entrego algo más.

 

Escucha, descarga, suscríbete: iTunes, RSS o reproductor

Escúchalo y suscríbete via iTunes, o suscríbete por RSS…

Disrupt everything iTunes disrupt everything RSSdisrupt everything web series

Accede y escúchalo en cualquier reproductor o dispositivo desde aquí: episodio #20 Disrupt Everything Podcast (con posibilidad de descarga).

Atribución imagen: Charlie Abad Estudio.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+