Browsing articles in "Liderazgo"
May
14

Sé primero y último

By Isra Garcia  //  Brillantez, Liderazgo  //  6 Comments

¿Sabes por qué no consigues llegar donde quieres? Porque sigues haciendo lo mismo que hacías hace tres años. Tienes que enamorarte con la grandiosidad que hay en ti. Primero y último, primero en moverte y último en descansar.

La razón por la que no trascendemos es porque pesamos por la vida sobreviviendo. En muchos casos en una situación económica, en otra de opresión política y en otros muchos casos es cuestión de la cárcel mental en la que vivimos atrapados. Esto es debido a un trauma, a la familia, el sistema o el trabajo.

primero y último

La historia que creamos a diario

Como tú vives la vida, como la vivo yo, el el resultado de la historia que cada día nos repetimos a nosotros mismos. Llegamos a convertirnos en aquello que nos repetimos a diario. Algunas personas hablan de “selfmade” (hecho a uno mismo), todos estamos hechos a nosotros mismos, esa es la verdad. La diferencia es que la historia que cada uno se cuenta es distinta y poderosa o peligrosa. Solo las personas que creen y admiten que son hechas a sí mismas acaban llegando más allá del resto.

Estas últimas personas estarán dispuestas a empujarse a si mismas para llegar donde el resto no lo intentaría. Nuestras mentes son máquinas, es necesario que restauremos el sistema y reprogramemos el programa operativo. Diseñemos nuestras acción para respirar y practicar la grandeza.

Opta por primero y último

Tienes que ir a por ello. Tienes que hacerlo. Es necesario, de lo contrario no levantaras cabeza. Innovar es un requisito. Ejecutar y accionar es dedicación constante.

Aprende a serlo todo. Sé primero y último.

Sé primero en atacar y el último en contraatacar.

La primera en levantarte y la última en acostarse.

El primero en lanzarte hacia desafíos y el último en esconderte de ellos.

Sé la primera en aprender de tus errores y la última en salir con excusas.

El primero en declarar victoria y el último en rendirse a la derrota.

Sé la primera en sufrir el sacrificio de alcanzar tus metas y serás la última en permanecer a lo alto de la montaña llamada grandiosidad. Primero y último, los dos, no lo olvides.

Photo credit: shang jing.

May
7

Solo unos pocos, ya

By Isra Garcia  //  Enterpreneurship, Liderazgo  //  No Comments

Una periodista me preguntó lo siguiente: ¿Cuáles son los rasgos inherentes que hacen a una persona Inconformista? Todo el mundo no puede ser Inconformista. Solo unos pocos poseen el talento, la destreza y la posición social para hacerlo.

solo unos pocos

Esta pregunta fue como un clavo que atravesaba mi corazón.

Solo unos pocos ¿En serio?

¿De verdad que sólo unos pocos?

¿Cómo nos podemos atrever a decir que algunas personas, de una manera otra, no están reparadas para sobresalir de ellos mismos y redefinir cualquier aspecto de sus vidas? ¿Quiénes nos creemos que somos para apuntar a alguien como no cualificado porque no están genética o culturalmente arraigados a unas raíces de prosperidad? ¿Cómo podemos vivir creyendo que otras personas con menos recursos, capacidades u oportunidades no pueden desear cambiar el mundo, inventar nuevas técnicas o desarrollar ideas propias de Fortune 500? Me resisto a pensar que hay seres humanos que piensan que no cualquier persona puede elegirse a sí misma, conseguir todo lo que se proponga y construir el imperio que sueñe.

Claro que necesitamos personas que trabajen 12 horas en fábricas, limpian calles y respondan al teléfono, pero esas personas han trabajado duro para que tú obtengas el destino que ellos no tuvieron.

Estoy cansado de oír gente que dice que no puede. Peor todavía, personas que dicen que no tuvieron suerte o que no tienen talento. Ojalá hubiera nacido en una familia adinerada, ojalá su pareja no le hubiera abandonado. Creo que todo esto es una bazofia.

La familia de Messi apenas podía permitirse pagarle el autobús para para jugar con su equipo. Sir Richard Branson es disléxico. Usain Bolt corría descalzo. Bruce Springsteen fue aconsejado no seguir con su carrera musical. Gary Vaynerchuck trabajaba más de 15 horas en la tienda de licores de su padre. Esto no va sobre iconos o rockstars. Internet también posibilita que un diseñador en Yugoslavia o un narrador en Nicaragua puedan originar un impacto masivo en un gran número de personas.

Lavado de cerebro y listo

Has sido culturalmente seducido y manipulado para creer que tienes que conformarte con aquello mediocre a lo que puedes aspirar (vivir en tu pueblo / ciudad, trabajo fijo de oficina, consumismo como vía de escape y obediencia y enfoque en que la vida es una m*****) y este es el único camino disponible para ti. Incierto.

Somos inconformistas cuando vamos un paso más allá de lo que se esperaba. Cuando maravillamos con nuestro servicio sin tener la necesidad de hacerlo. Cuando rompemos las normas. En el momento que diseñamos un producto para atender un micro-nicho. O cuando buscamos una alternativa rentable para monetizar nuestras redes sociales. Me cuestas mucho aceptar que solo unos pocos pueden hacerlo. Sí, lo sé, la baraja no ha sido repartida de una manera generosa o justa, a la mayoría nos ha tocado la combinación desafortunada. Sí, hay muchos obstáculos, tu familiar ha muerto de una enfermedad, nadie de tu alrededor lo ha logrado, nunca has recibido apoyo. Y no, tu habilidad para construir la vida que jamás soñaste no está determinada en el nacimiento.

Es una decisión.

Photo credit: Isra García.

Abr
22

No tienes el permiso

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Mapmakers  //  2 Comments

¿Después de todo este tiempo y sigues esperando a tener el permiso que necesitas?

En caso de que todavía no seas consciente:

  • Justin Bieber a salvarte de la muerte.
  • Charlize Theron no se va enamorar de ti.
  • Bruno Mars no va a señalarte con el dedo de entre el público para que subas a cantar.
  • Risto Mejide no te va a entrevistar en su chester.
  • Lopetegui no te va a convocar con la selección. Con mucha probabilidad.
  • Ana Pastor no empleará tiempo en preparar un programa sobre tu vida.
  • Hillary Clinton no te designará como su consejero delegado.
  • Lidia Lozano no se cebará contigo.
  • Editorial Planeta no te convencerá para publicar tu biografía en tres libros.
  • Uri Sabat no te llamará para que participes en su programa. Lorena Castell tampoco.
  • Tarantino no te elegirá como el próximo protagonista de su nueva película.

No tienes el permiso

Si por lo que fuera no captaste la directa:

  • No existe ningún comité especial de validación.
  • El club de los otorgadores de permiso es una pantomima,
  • No hay una asociación internacional de reafirmación.
  • No encontrarás un profesional titulado para conceder poder.
  • La personas que imparte la clase de “obedece o muere” ha sido despedida.

no tienes el permisoNinguno de estos grupos o personas, y los muchos que me dejo, está deliberando cuál podría ser tu destino.

Entonces ¿qué sentido tiene esperar a que tengas la luz verde en todo lo que llevas tanto tiempo esperando a hacer?

Lo siento, has estado malgastando todo este tiempo.

En cambio, hay una estrategia que podrías considerar. Tomar la iniciativa de una manera descomunal (en el enlace una pista sobre cómo hacerlo).

Esto es lo que entiendo como “la verdad”: no hay una luz verde. O luz roja. O luz amarilla. No hay luz, sino sabes apreciar la oscuridad. No hay semáforos. Tampoco imposiciones o restricciones.

Solo estás tú. Y aquello que sea que intentes poner en marcha. Terrorífico.

Quizás ya eras consciente, vale. Solo que cuando visito lugares como Langa (Sudáfrica), conozco a personas que desearían disfrutar de la oportunidad que tu tienes y no aprovechas. Quería recordártelo, una vez más.

Quería recordártelo, una vez más, no tienes el permiso porque no lo necesitas.

Photo credit: Sherwood411.

Abr
15

La respuesta que buscabas…

By Isra Garcia  //  Cambio, Liderazgo, Mapmakers  //  2 Comments

La vida siempre nos plantea preguntas. Los momentos cruciales están marcados por preguntas complejas las cuales no sabemos responder.

Llegarán días, oportunidades, interacciones, responsabilidades o situaciones donde tendremos que:

  • Abandonar y rendirnos.
  • Golpear fuerte y sin descanso.
  • Reaccionar de forma instintiva.
  • Tomar decisiones inverosímiles.
  • Arriesgar todo o nada.
  • Cambiar de dirección.
  • Admitir la derrota y aprender la lección.
  • Desencantar a clientes.
  • Colocar a otras personas por delante de nosotros.
  • Renunciar a nuestros sueños.
  • Buscarnos a nosotros mismos.

Va a suceder. Con todos estos obstáculos y baches en el viaje ¿Qué es lo que se va a necesitar de nuestra parte para hacer que las cosas sucedan? ¿Cuál es el factor determinante final que decidirá si somos merecedores de la victoria o no? Esta es la respuesta:

Eres tú.

Eres tú

El factor determinante definitivo eres tú

No son tus circunstancias. No son tus padres. Sí, tampoco es tu cuenta bancaria. No son tus credenciales universitarias. Eres tú. Tú decidirás qué es lo importante. No, no es los que te sucedió o lo que tuviste que soportar, no. Es tú, eres tú. Solo tú decidirás si cumplirás tu misión o no. A propósito, dudo mucho que esa misión sea hacer un buen trabajo en la oficina cada día y enfrentar solo experiencias frustrantes con tu estilo de vida. Dudo que esa misión esté relacionada con despertar – trabajo – casa – dormir. No me creo que tu propósito tenga que ver con ver tus series favoritas o leer libros. No creo que esa vida sea “la vida” para ti. Creo que estás aquí para hacer eso que te arde por dentro.

Todos nosotros hemos tenido que pasar malos momentos, pero hemos llegado aquí. Tú has llegado aquí, tú has hecho que esto merezca la pena. Si buscas la respuesta a cómo salir de sea cual sea la problemática. Si buscas el camino hacia el mejor lugar donde viajar o si quieres encontrar el significado de sobresalir. La respuesta está clara:

Eres tú.

Aprende, aplica, acciona.

Nada puede arrebatarte tu alma.

No hay mayor agonía que retener dentro de ti una historia no contada – Maya Angelou.

Photo credit: Max Barners.

Abr
3

Si no funciona has fallado

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Marketing  //  No Comments

Da igual que busques el autoliderazgo, si realizas un programa de educación profesional que intenta cambiarte a mejor y falla o no resuena contigo, entonces es un curso de liderazgo malogrado, motivación o autoayuda. (O las lenguas menos informadas lo llaman incluso “coaching”. Créetelo)

Si acabas en un programa de educación profesional que consigue impactarte positivamente y cambiarte a mejor. Entonces la etiqueta cambia de curso de liderazgo a un curso que cambia vidas.

Si no funciona es un fraude

No nos gustan los programas de formación profesional que fallan, malgastan nuestro tiempo y dinero. Nos ofenden, creemos que hemos sido embaucados. Estos “cursos” hablan un idioma diferente o nos confunden. Ese tipo de “educación” en liderazgo es una perdición. Nos convencemos.

autoliderazgo

Por otro lado, un programa de educación profesional que ofrece valor y nos lanza a estar más cerca de nuestras metas, gana un lugar de confianza en nuestro corazón. Entonces lo referenciaremos y lo compartiremos con otros.

Un vendedor que intenta venderte algo y falla, pasa a ser un comercial barato y parlanchín.

En cambio, si lo consigue, si triunfa al venderte, entonces pasa a ser alguien útil.

Un producto que complete tus expectativas y te satisface, resulta que es un producto brillante.

Sin embargo, si el producto falla en su cometido, es un timo. Devuélveme mi dinero.

Autoliderazgo

La diferencia entre las dos categorías no es el intento. Ambas partes están intentando la misma cosa. La diferencia residen en el éxito del resultado. Así que ve, siéntete libre de denigrar los cursos de liderazgo, los comerciales, las teleoperadoras o los taxistas. Solo se honesto contigo mismo, aclara que estás indignado/a con aquellos que no cumplen su objetivo y fallan.

Por cierto,  el único liderazgo real es el autoliderazgo. Cualquier otra cosa, está diseñada para llevarte al sitio donde tu puedes liderarte a ti mismo.

Photo credit: Félix Pascual.

 

 

Mar
31

Vamos a por ello

By Isra Garcia  //  Habilidades, Liderazgo  //  No Comments

Iniciativa. A menudo, parece, que este tipo de habilidad núcleo se echa en falta en parejas, equipos, organizaciones y comunidades.

iniciativa - vamos-a-por-ello

Iniciativa

No aparece porque las personas son muy rápidas en olvidar la parte “os” (de “vamos”). ¿Qué quieres decir con vamos?” se preguntan. Es tan fácil no ser la parte “nosotros”, tan sencillo hacerlo parte del problema de otro. Tan fácil no tomar responsabilidad por llevar la iniciativa y llegar hasta el final.

A veces no hay ese tipo de iniciativa que buscamos aquí, porque estamos en desacuerdo sobre lo que “ello” significa. Si no saber aquello que persigues, es poco probable que lo alcances.

Y si, echamos de menos ese enorme impulso que significa la iniciativa porque confundimos cinismo con realismo. Nos da miedo decir “vamos”. Es mejor decir “quizá”, “podríamos”, “a lo mejor” o incluso “probablemente no”.

Cualquier cosa que merece la pena merece esa pena porque es importante para alguien. O para nosotros. Y porque la quiniela está en tu contra. Si no fuera así entonces cualquiera ganaría la competición, así que no te molestes.

Campañas de marketing, desarrollo de producto, optimización de procesos y otro tipo de iniciativas empresariales, funcionan mejor cuando tienes a personas con iniciativa dentro. Personas que no se preguntan sobre lo que pueden o no pueden hacer, van y lo hacen. Toman el permiso, sin necesitarlo.

¿Poseemos escasez de reafirmación y/o validación? No.

Vamos a ello

Las personas que crean el juego no suelen confundir “mancharse las manos no es algo para alguien de mi posición” con “si siento que hay que hacerlo, he de empujar lo más fuerte que pueda. Lideraré con el ejemplo”.

Sí, hay que empujar.

Tienes que hacer que suceda, tu mismo.

Vas a mancharte las manos.

Dejarás la espera muy atrás.

Crearás ese tipo de tracción tan necesaria.

Cuenta conmigo.

Vamos a por ello.

Photo / video credit: Félix Pascual.

Mar
8

Aprende a ignorar límites

By Isra Garcia  //  Educación, Liderazgo, Stand OUT Program  //  3 Comments

educar jóvenes es ignorar límitesAyer y hoy – proyecto-cumpleaños Impactos Educativos creado para propulsar y educar jóvenes – trabajando con el Instituto de Enseñanza Secundaria Romero Esteo en Málaga. Al finalizar estos dos días de taller, en las impresiones finales, todos los jóvenes sobresalieron. Algunos de ellos dijeron cosas como:

“Hoy ha sido el único día en el que recuerdo haber tenido ganas de venir a clase”, otros dijeron “yo no siento que haya aprendido nada, pero me he reafirmado”, “han sido dos días que se han quedado cortos”. O “he aprendido que hay que combatir nuestros mayores miedos”. Incluso he escuchado algo como esto: “cada día voy a enfrentar algo que consiga hacerme sentir incómodo”, “voy a luchar por mis sueños”, “esto va sobre honrar el tiempo y trabajar y vivir a fondo”. Entre otras cosas que podría destacar.

Bien, en algunas ocasiones he escuchado a padres, profesionales, gerentes o desempleados, incluso hasta profesores decir lo que resumiría en estas frases:“no todo el mundo puede sobresalir”, “los jóvenes de hoy en día no buscan destacar, solo quejarse o perder el tiempo”. “Las malas noticias es que mezclamos grandes estudiantes con estudiantes mediocres”. “La verdad es que hay niños / jóvenes que no pueden ser los líderes o agentes del cambio que tu describes”. “Isra, esto está muy bien, pero en la vida, hay que enseñar a ser conformistas, no todo el mundo puede hacer grandes cosas. Necesitamos personas que hagan el trabajo sucio.” Está claro que todos se refieren a los jóvenes que quedan atrás.

Educar jóvenes a ser más

Hoy quedé maravillado. El contraste es inmenso cuando minimizamos a los jóvenes por no ser lo que esperamos que sean. No puedo creer que nosotros seamos la causa de la mediocridad que se inculca en las jóvenes generaciones. Quedo sin habla cuando veo la poca ayuda que prestamos a quien más la necesita. Mi corazón se rompe cuando veo que esas personas que sepultan a los jóvenes de hoy, son precisamente aquellas que deberían inspirarlos, potenciarlos y educarlos.

En lugar de eso, encontramos indiferencia, sí, estos jóvenes son válidos para trabajar en fábricas, repartir paquetes, podar jardines o imprimir documentos. Será la gente que necesitamos para aumentar la deuda pública. Vivir felices detrás de comprarse una casa, un coche y una vivienda que paguen dentro de 80 años. Las personas que no harán demasiado ruido. Eso si son afortunadas.

No, estos (y esos) jóvenes no son esa clase de borregos. Siempre y cuando no queramos que lo sean. – Menos mal que existe gente como Juan Antonio Aguilar.

Cualquiera es capaz de ser extraordinario, al menos durante 2 minutos al día. Cualquiera puede ser original, perspicaz, conectado y valiente, al menos durante 5 minutos. Y cualquiera es capaz de incrustar la grandeza en su vida, más que unas cuantas veces al día.

Stop a establecer límites

Líderes, políticos, jefes, profesores, madres, tutores, directores, responsables de ______, cuando vosotros (personas que os hemos elegido para liderar y educar). Discrimináis a personas por como son, de que barrio vienen o cual es su situación financiera o por lo que estimáis que pueden o no pueden hacer. Eso es una tragedia al educar jóvenes. Peor, en ocasiones aisláis a personas porque crees que podéis establecer límites para los demás.

Al resto, a los jóvenes, he aprendido algo. He aprendido a enseñar que podéis ignorar esos límites.

Photo credit: Hadock.

Feb
19

Es urgente

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Mapmakers  //  4 Comments

Claro que lo es. Es urgente.

es urgentePasamos el tiempo construyendo un plan B, C, D, E, F, G… y un día cuando estamos probando el plan A. El importante, se acaba el tiempo.

Permanecemos encallados en traumas, disputas, relaciones o trabajos que no nos permiten avanzar. Pensando que un día saldremos de ese atolladero. Un día, se acaba el tiempo antes de que hayas ni siquiera intentado salir.

Estamos enganchados a abogados, socios, agentes, comisionistas, jefes o supervisores porque pensamos que los necesitamos para entonces un día alzar el vuelo y despegar. Un día se acaba el tiempo y nunca llegas a despegar.

Leemos cada reseña en Amazon, vemos cada vídeo recomendación / tutorial en Youtube, leemos cada post sobre el asunto en cuestión. Vemos cada episodio de nuestra serie favorita, cada noticiero, leemos cada periódico. Nos informamos, pensando que un día haremos algo valioso con toda esas horas y horas de información o entretenimiento. Un día, antes de que te levantes del sofá, se acaba el tiempo y tú sigues incrustado en tu sillón.

Acabamos la carrera, iniciamos un master, luego otro, con suerte incluso otro. Asistimos a todas las conferencias posibles del sector que nos interesa y en el cual nos gustaría especializarnos. Vamos a cursos, más potentes y menos potentes. No paramos de supuestamente crecer y/o mejorar. Aprendemos, reflexionamos, absorbemos y volvemos a empezar. Pasamos por la fase del principiante, pensando que un día pondremos todo lo aprendido en acción, ajustaremos, intentaremos diferente y finalmente, llegaremos a la fase del maestro, la del dominio. Un día, el tiempo se acaba y nos encontramos en la fase del principiante.

Es urgente, muy

Por supuesto que lo es.

Estamos acostumbrados a ver grandeza, no a sentirla. A verla en los demás, no en nosotros mismos. Eso sucede porque no tenemos ese sentido de urgencia, el único día que nos damos cuenta la grandeza que hay dentro de nosotros, es cuando vamos a visitar el cementerio. Rechaza esta idea. Es urgente.

Si no posees el sentido de la urgencia que te recuerda que no vas a estar aquí para siempre. Esto es algo que cada mañana cuando me levanto, me repito a mi mismo “es urgente Isra, no vas a vivir para siempre. Y lo seguiré haciendo hasta el día en el que muera.

Toma la venta que reside en la oportunidad de nuestras vidas, la de percibir y vivir este sentido de urgencia. Utiliza tu tiempo para ti, para los tuyos, para materializar sueños, para ser grande.

Despierta tu sentido de urgencia. Es urgente.

Photo credit: Jill.

Feb
12

Requiere coraje

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Mapmakers  //  2 Comments

corajeMaterializar tus sueños requiere coraje.

Manifestar tu verdadero lo requiere también.

Expresar tu grandeza requiere coraje.

Alimentar y cuidar de tu padre o madre y/o hermanos, por supuesto que lo requiere también.

Vivir intensamente requiere coraje.

Igual que decidir trabajar en tus habilidades y sacar a punta a tu talento.

Implantar súperhabitos que te ayuden a mejorar tu capacidad física, emocional, espiritual y emocional, también lo requiere.

Elegir ir más allá de lo que tu padre quería que fueses y tomar la oportunidad de crear tu propio negocio sin apenas recursos, ni experiencia y con muy poco conocimiento. Necesitarás ese tipo de valentía.

Hace falta coraje para ser feliz. Mucho más para ser tu misma/o.

¿Tienes el coraje que necesitas?

Es el momento de plantearse esta pregunta mientras observas las diferentes áreas de tu vida y el viaje que has hecho para llegar aquí… ¿Está aquello que sea lo que estás haciendo dándote lo que quieres o esperabas?

Si la respuesta es no, vas a necesitar coraje para decidir qué, cómo y cuando hacer algo diferente.

Profesionales del marketing, publicistas, empresarios, emprendedores merodean por sus vidas sin vivir con pasión. Sin sueños más allá de un maravilloso salario, reconocimientos, influencia o visitas en su cana de youtube. Pregúntales a todos y cada uno de ellos ¿cuál ha sido tu más grandioso logro personal? y encontrarás un respuesta tardía, vacía o desilusionada. Requiere coraje reconocerlo.

Plantéate esto, ¿qué harías para estar completo con persona (y luego como profesional) si solo tuvieras un año más de vida? Piénsalo, seguro que tienes una idea. Vez y hazlo. Hace falta mucha determinación para hacerlo.

Carencia de valentía

Buscamos aprobación, aceptación, validación o gustar bajo cualquier circunstancia. Toma mucho coraje salir de esa espiral de la muerte y nada a contracorriente. Es un sacrificio de valentía. Es tan difícil porque tenemos una carencia de autoestima y autoconfianza. No creemos en nosotros mismos, no lo suficiente. Cuando lo hagamos empezaremos a descubrir cosas que electrificarán nuestra personalidad, potenciarán nuestros atribudos y magnificarán nuestras capacidades. Hasta entonces, nada especial.

Hace falta coraje, para levantarte una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez. Eso es justamente lo que diferencia a las personas que alcanzan cosas y las que no.

Ve allí donde casi todo el mundo abandona y continúa.

Photo credit: Sam Antonio Photography.

Feb
4

Arriesga, arriesga, arriesga

By Isra Garcia  //  Enterpreneurship, Liderazgo  //  6 Comments

arriesga, arriesga, arriesgaHay un agujero en tu estómago, estas paralizada, te cuesta respirar, no sabes qué hacer y además, te das cuenta de que no hay vuelta atrás. Tines que decidir, tienes que arriesgar. Estás decidida a lanzarte al vacío. Estás enamorada con la idea y el ideal. Arriesga.

Cuando actuamos con la cabeza nos arrepentimos, cuando actuamos con el corazón, tenemos miedo de que no sea la decisión correcta, miedo a ser heridos. Decidimos en base a nuestro pensamiento racional, el que nos dice que hay que jugar seguro, no arriesgar demasiado y cubrirnos con escudos para no ser golpeados. Entonces, algo grandioso no sucede, estamos reteniendo el potencial que poseemos para hacer que cosas impensables sucedan. Cuando tomamos decisiones basándonos en nuestro instinto, cuando seguimos ciegamente a la intuición, algo especial ocurre, un alineamiento entre lo que de verdad persigues y lo que de verdad vas a intentar. El resultado de tu decisión es algo desconocido, aún, pero ya has iniciado una búsqueda.

No puedes perder si no intentas

A veces es amor, otras pasión, miedo, o en mi caso, inconsciencia. A menudo es una oportunidad que viste. Algo que puedes hacer mejor. Algo que puedes diseñar mejor, o algo donde puedes crear una realidad alternativa. En otras ocasiones es una mirada que cruzaste con una persona desconocida. Un gesto, o palabra cómplice con alguien que acabas de descubrir. Otras veces es algo que soñaste o intuiste, algo que imaginaste. Entonces esperas que un día tengas la oportunidad de que suceda, no, arriesga, toma esa decisión, hazlo, puedes fallar, pero no perder algo que todavía no has intentado.

Cada vez que no tomamos una decisión, no sabemos, no podemos o no creemos, estamos tomando una decisión. Estamos arriesgando a la inversa – olvidando, ignorando, obviando. Pensamos que cualquier decisión o riesgo requiere haberlo pensado al menos 20 veces más que algo que no implica ningún peligro. No hay nada más costoso en esta vida que el tiempo que invertimos en tomar una decisión que nunca tomaremos.

Hay un vacío en tu estómago, estás a solas, es difícil respirar, no hay vuelta atrás. Ante ti, el vacío. Estás enamorado con la idea y el ideal. El riesgo.

Arriesga, vamos

Tomamos riesgos porque amamos el sentimiento de la oportunidad, hay pocas formas de excitación más sublimes que el riesgo.

Arriesga, porque la única forma de desatar el potencial que hay dentro de ti, es sintiendo que hay algo que puede hacerte perder mucho.

Arriesga, porque tener algo que perder lo hace más real. Hazlo, arriesga, porque vivimos por el miedo que viene junto a hacer algo grandioso. Arriesga, porque al final serás recompensada/o. Arriesga, porque es el mayor test personal donde demostrare a ti mismo de lo que eres capaz.

Photo credit: Sophia Louise.

IG - LA AGENCIA

Libros de Isra

Speaking

Entrevistas / TV

Archivos

Google+