Menu
Browsing articles in "Productividad"
Ene
21

Sumario anual de todo que he hecho, creado, lanzado y puesto en marcha en 2019

By Isra Garcia  //  Productividad, Proyectos  //  No Comments

Para mí, la vida es un proyecto, y todo lo que ocurre dentro son sus subproductos. Por eso, crear y lanzar proyectos es parte de mí ADN. Así que llevo desde 2010 redactando un sumario con la revisión de mis esfuerzos. Es una herramienta que utilizo para saber cuál es la evolución y trayectoria de todo lo que hago, creo, lanzo y llevo a cabo en un año.

la magia de crear y lanzar proyectos - sumario anual de trabajo

Crear y lanzar proyectos – revisión anual 2019

Como cada año, creo secciones para cada una de las áreas en la que enfoco mis proyectos.

Blogger – columnista – vídeos – podcasts

Área destinada a la creación y publicación de contenidos:

  • 345 artículos en isragarcia.es.
  • 49 artículos en isragarcia.com.
  • 47 artículos en Economía Disruptiva – en Expansión Blogs.
  • 73 historias en Medium.
  • 6 artículos en TheStartUp.
  • 6 vídeo-entrevistas.
  • 290 vídeos para el canal de Youtube.
  • 50 podcasts.

Libros y publicaciones

Sección editorial:

Cómo ser imparable o actuar como si lo fueras (ebook gratuito, autoeditado)

Más sobre mis libros.

Experimentos

  • 32 días despertando a las 3am.
  • El poder de los condicionamientos.
  • Quietud total – 20 días.
  • Enjaular al Monkey Mind.
  • Rutina avanzada de rendimiento máximo.
  • Vida Estoica.

Todos los experimentos.

Conferencias, charlas y talleres

Parte más docente y divulgativa:

  • 4 conferencias y 5 talleres sobre Ultraproductividad.
  • 3 conferencias sobre ACCIÓN.
  • 4 Conferencias sobre actitud imparable.
  • 2 talleres de educación disruptiva.
  • Gira de conferencias Stand OUT Program en Bogotá.
  • Gira de eventos sobre excelencia en Barranquilla.
  • Techstars Talk – Alto Rendimiento Holístico – Nueva York.
  • WITL Talks 2019: Valencia, Madrid y Sevilla.
  • 3 conferencias sobre ARH.
  • 3 conferencias sobre marketing de impacto.
  • 12 conferencias para empresas.
  • 3 sesiones de debate (preguntas y respuestas)
  • Presentación y conducción de 5 eventos.

Aquí puedes encontrar más información detallada sobre conferencias y talleres.

Negocio / servicio Agencias / marcas

Sección referente a clientes de la agencia IG.

  • Hello Demo.
  • Strap.
  • Euromoda.
  • Amnesia Ibiza.
  • Nacho Vidal.
  • Lou Mateos.

Estos son todos los proyectos desarrollados hasta la fecha.

Consultor / asesor

Área con las empresas que he apoyado durante el año:

  • Mentor en Techstars programa de aceleración startups Blockchain (Nueva York)
  • Consejero en marketing para PaperChain (Nueva York)
  • 12 consultorías para gerentes de empresas.
  • 4 jornadas de trabajo con personajes políticos.
  • 2 jornadas de trabajo con varios deportistas.
  • Trabajo continuado de marca persona para personalidad pública.
  • 12 talleres de consultoría para departamentos de marketing y ventas.
  • 8 planes personalizados de entrenamiento en Alto Rendimiento Holístico.

Negocios asesorados aquí.

Proyectos lanzados

Qué y cuántos proyectos ejecutados en este 2019:

  • Programa online Método Ultraproductividad.
  • Stand OUT Program Alicante.
  • Stand OUT Program Madrid.
  • SOP Day Ciudad del Cabo (langa)
  • Stand OUT program Bogotá.
  • SOP para empresas – FC. Barcelona (equipo de marketing y comunicación)
  • Inconformistas para empresas: We-Four.
  • Inconformistas microMBA Valencia.
  • Programa de Excelencia
    • Alicante.
    • Madrid.
    • Alcoy.
    • Petrer.
    • Jumilla.
    • Benicassim.
    • Murcia.
    • Palma de Mallorca.
    • Talavera de la Reina.
    • Valencia.
  • Organizar “speaker series” en The Monastery 2019 (Alemania).
  • Organizar “Ubhulanti speaker series” en Afrika Burn.

Sobre crear y lanzar proyectos en los anteriores años (listado comprensivo)

Experiencias vitales

Viajes, convivencias y momentos transformadores:

Fiesta

Las juergas en las que he participado:

  • Guateque @ La Guarida de Gracia.
  • elrow Barcelona – cumpleaños Juan Arnau.
  • Cierre Heart.
  • Circoloco @ DC10 x 3 (más el cierre)
  • elrow @ Nueva York.
  • FAYER @ Fallas.

Porque no puedes crear y lanzar proyectos si no hay “marcha” por en medio.

Medios de comunicación

Reportajes, entrevistas, apariciones y nombramientos en los medios:

  • 14 nombramientos en medios.
  • 19 reportajes.
  • 29 entrevistas.
  • 35 noticias sobre proyectos que lidero.

Enlace a algunas entrevistas.

Entrevistas

Espacio reservado para las entrevistas que he realizado este año:

  • Seth Godin.
  • Massimo Pigliucci.
  • Yossi Hasson.
  • Nacho Vidal.
  • Sven Kimenai.
  • DJ Fosta.
  • Uri Sabat.
  • Javi García.
  • Juana Romero.
  • Jaime Alguersuari.
  • David Champion.
  • Dr. Daniel Brown.
  • Emilio Ronco.
  • Andrés Campo.
  • Juan Merodio y Jaime Chicheri.
  • Oscar Valdelvira.
  • Salva Fernández.
  • Alexandre Tannous.
  • Javier Pérez Viu.
  • Josef Ajram.
  • David Riudor.
  • Felipe Betancur.
  • Manuel Castro.
  • Roberto G. Moreira.
  • Carlos Gomes.

Comprueba aquí el podcast y aquí las entrevistas a disruptores.

Crear y lanzar proyectos es vida

Los proyectos son obras de arte que nacen desde nuestro interior. Es cómo dar vida a algo inanimado, es darle nuestra vida. Algo que generará un efecto en el mundo. Hacerlo es cambiar las cosas, hacer que todo se mueva, y en parte eres el culpable de que nuevas puertas se abran ¿no es genial?

Esto, más o menos, ha sido mi años de crear y lanzar proyectos. Es todo lo que me ha dado tiempo a hacer, es a todo lo que he podido a llegar, y como siempre, nunca he escatimado en ningún tipo de recurso. Lo he dado todo, me he vaciado, he arriesgado, he ido más allá. Estoy treméndamente satisfecho y tranquilo.

Ahora, hoy, es día uno, es año uno. Así que empiezo desde cero otra vez, pero con lo que ya sé, lo cual es una magnífica noticia.

¿Y tú, qué es todo lo que has hecho en 2018? ¿Tienes el sumario listo?

Ene
12

Mis tres (o cuatro) palabras para 2020

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Productividad  //  No Comments

Hace diez años descubrí una práctica de enfoque y Ultraproductividad llamada “Mis tres palabras”. Fue gracias a Chris Brogan, el artífice de la creación (aquí la entrevista con Chris en Disrupt Everything). Así que es momento de poner a trabajar mis tres palabras para 2020.

Mis tres palabras consiste en elegir tres conceptos en forma de palabra que servirán de guía durante el año. Es un superhábito que te ayuda a enfocar tu año hacia los tres propósitos o pilares maestros sobre los cuales construirás todo lo que seas capaz de hacer en estos nuevos 365 días que ya estamos viviendo.

El historial de mis tres palabras

Aquí van:

¿Quiere decir que todo debe estar relacionado con mis tres palabras? No, ni mucho menos, pero te servirán para despegar y corregir el rumbo cuando te sientas perdido o te hayas desviado. Es una especie de brújula, que sin ninguna duda se expandirá a lo largo del año.

De hecho y por primera vez, voy a variar la fórmula, voy a elegir mis cuatro palabras, una por cada dimensión del potencial humano que confirma el rendimiento holístico, añado el “alto” solo cuando empezamos a desarrollarlas, equilibrarlas, potenciarlas y optimizarlas.

Mis tres palabras para 2020 (bueno, cuatro)

Por eso este año, al menos para mí, son mis cuatro palabras:

mis tres palabras para 2020 - cuatro palabras 2020 Isra García
  • Capitalizar (dimensión intelectual)
  • Ser-alma (dimensión espiritual)
  • Autocompasión (dimensión emocional)
  • Actitud imparable (dimensión física)

Capitalizar

Es la palabra que más clara tengo de todas. Apareció en el retiro de meditación Vipassana que justo acabé hace unos días. Ahora es momento de capitalizar todo lo que he ido construyendo y sacarle un retorno económico y transaccional. Justo cuando se cumplen 12 años después de comenzar mi andadura profesional en el marketing de impacto, marketing digital como agencia, consultor y conferenciante, e ir expandiendo hacia el emprendimiento, mi faceta como autor/escritor, la educación disruptiva, la ultraproductividad, la actitud imparable y ya desde hace un tiempo, como preparador en Alto Rendimiento Holístico

Pienso hacerlo de forma digital/online y de forma presencial. 

En una la parte más importante, desde IG uniendo fuerzas con Why Strategic, una consultora estratégica liderada por mis grandes compañeros Enrico y Aitor, entre otros grandes profesionales en su equipo. Con ello abordaremos nuevos proyectos/clientes nacionales e internacionales. 

En otra parte, la colaboración con la Agencia Trébol Digital para llevar al mundo online, algunos de mis proyectos de educación disruptiva actuales como el Método Ultraproductividad, (y otros que vendrán).

En otro lado, la expansión de Stand OUT Program – junto a Víctor Ronco – a otros países (buscamos partners en cada país) que reúnan los requisitos, y el foco máximo en hacer llegar SOPxBusiness a empresas y marcas, y una versión avanzada de SOP, un segundo nivel, llamado Stand OUT².

Está por supuesto, la parte de Inconformistas microMBA y conferencias para empresas con Josef Ajram. Este año lanzamos un nuevo producto (“el modo extremo”) y nuevas ediciones prototipadas.

Otra parte es nueva, un proyecto que hemos creado y lanzamos Natasja Pelgrom, Javier Pérez Viu y yo. Serán tres pruebas piloto cerradas para personas de nuestro círculo en 2020, y en 2021 saldremos a todo gas.

El resto, y donde tendré todo mi foco profesional, será en diseñar y lanzar el proyecto/plataforma/suite de Alto Rendimiento Holístico para todos y el plan de acción para el negocio que voy a montar en Bali y el plan de acción para empezar a desarrollar mi actividad profesional en EE.UU.-Miami (2021 espero estar viviendo allí).

Ser-alma

Este año es el de ser y el de seguir ensalzando el alma (dos cosas que van unidas). Después de todo el trabajo espiritual y emocional que vengo haciendo desde 2017 (y meditando desde 2013) y mi insistencia con la ecuanimidad en 2018 y 2019, así como con el estoicismo, he encontrado algo que ni siquiera sabía que buscaba, un fuego interior, una energía interior, una fortaleza, paz, serenidad y paciencia interior que ha infectado cada una de mis células. Este 2020 voy a focalizar en seguir enriqueciendo, ensalzando, alimentando y fortaleciendo mi alma, porque solo desde ahí puedo ser y estar de una forma salvajemente verdadera.

Autocompasión

He aprendido que cuanto más soy capaz de amarme a mí mismo, más soy capaz de amar al resto. Cuánta más compasión tengo conmigo mismo, más puedo tener con el resto. Cuanta más empatía hacia mí, más hacia el resto. Si me mimo más, mejor cuido a la gente que hay en mi vida. Si soy generoso conmigo mismo, más puedo serlo con los que me importan, e incluso con los que no. Incluso el propio ego, si siento compasión por mi propio ego, puedo entrenarlo para llegar a lugares antes inalcanzables.

La autocompasión, combinada con la autodisciplina (sin olvidar la autoconsciencia), racionada a partes casi iguales es lo que te lleva a ser una persona emocionalmente y cognitivamente invencible, es el principio de la actitud imparable.

Actitud imparable

Esta es, para mí, la guía más poderosa de todas, y la que va a reinar sobre todo lo demás. Porque será la que precisamente me ayude a conquistar cualquier territorio, conocido o por conocer. 

El resultado de unir lo mejor y único que me hace casi único, la autodisciplina que poseo, la habilidad de hacer lo que odio como si lo amase cada día de mi vida, la capacidad de no dudar, pensar, o sentir, sino hacerlo, sin importarme nada más. La propiedad de crear acción explosiva, imparable, masiva y perspicaz en cada minuto de mi vida. La bendición o maldición de no parar nunca. 

Eso sumado a una iniciativa descomunal construida a base de miles de horas bailando con el riesgo y lanzándome a todo lo que aparece en mi camino. Una autoconsciencia imperfecta, vulnerable, estoica, trabajada y cultivada cada día desde que no sabía que la estaba trabajando (quizá desde 2010). Junto a un gran amor, propio primero y universal después, desde el respeto, desde el haberme creado a mí mismo, y fuera del placer del ego, ni del dolor de la víctima, sino desde la más profunda ecuanimidad.

Todo ello combinado con la vida experimental, continuamente danzando entre los extremos, ha cultivado en mí esa actitud imparable. No porque soy invencible, sino porque actúo como lo si lo fuera desde la más profunda vulnerabilidad.

La magia de las tres palabra (o cuatro) a largo plazo

Es que cada año, sumas tres más, por ejemplo, Estoicismo, es una palabra que fue mi guía en 2018, pero también lo ha sido en 2019 porque ya estaba integrada desde el año anterior. Así como cualquiera de las que puedes leer en la lista de mis tres palabras de 2010 a 2019.

¿Cuáles son tus tres palabras para 2020?

Como caña año, pregunto a ti, lector cuáles son tus tres palabras, también lo hago en Twitter, LinkedIn, Facebook e Instagram, una vez las tenga todas pasados un mes, las publicaré en este post. Aquí ya hay algunas tres palabras de los alumnos del programa online Método Ultraproductividad:

  • David Ariza: escuchar, liderar, rendición.
  • Elsa Debra: coherencia, fe, abundancia.
  • Ana España: amor compasivo, vulnerabilidad, confiar con la vida.
  • Susana Reyes: sé gigante, sé amorosa, ultraproductiva.
  • Oscar lobo: liderazgo, determinación, disciplina.
  • César Ramos: consciencia, coherencia, amor.
  • Ximo Carmela: vulnerabilidad, comprensión, consciencia.
  • Loles BP: autoconocimiento, amor propio, autodisciplina.
  • Alejandro Lázaro: amor, confianza, tenacidad.
  • Walter Pastor: ecuanimidad, conciencia, iniciativa.
  • Julia Ascanio: perdón, amor, templanza.
  • Marta Tamargo: ultraproductividad, autoconocimiento, estar presente.
  • Moisés Sánchez: presencia, congruencia, iniciativa.
  • Jose Alemany: vulnerabilidad, implacable, raices.
  • Javi Flórez: hacks, autodisciplina, acción.
  • Albert Fernández: estrategia, acción masiva, aprender.
  • Karen Navarrete: serenidad, amor propio, acción, autocompasión.

Instagram:

  • Javi Roses: valores, actitud, amor.
  • Aitor Goas: integridad, amor, humildad.
  • María Beatriz: amor, aceptación, disciplina.
  • Germán Stüve: descubrir, disfrutar, sembrar.

LinkedIn:

  • Eduardo López Parra: crecer, independencia, autenticidad.

Facebook:

  • Carlos Gil: ética.
  • Mirka Plasencia: vivir.
  • Carlos Gutiérrez: acción, diversión, evolución.
  • Lina Palacio: paciencia, determinación, autoestima.
  • Nicolás Poveda: proceso, calma, disfruta.
  • Maxi Silvestre: prioridades, excusas, amor.
  • Isabel Ibor: elevar, comaprtir, consciencia.

* Estas son las tres palabras para 2020 de Chris: empuje, “structurequence” y embalaje.

¿Y las tuyas? ¿Cuáles son tus tres palabras para 2020? Compártelas aquí en los comentarios de este post, o puedes compartirlas en Twitter o en IG stories con el hashtag #3palabras2020.

Vamos a ello.

Dic
18

3 hacks ultraproductivos para mejorar tus finanzas personales

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

Ayer compartía contigo 4 superhábitos ultraproductivos que en 45 segundos mejorarían tu trabajo. Bien, hoy seguiremos la tendencia, pero en esta ocasión trataremos con hacks ultraproductivos para mejorar tus finanzas en 45 segundos. La diferencia entre lo primero y lo segundo es muy sutil… Unos son más para utilizar a diario, dentro de una rutina, y los segundos para sacarlos solo cuando sea necesario.

hacks ultraproductivos para mejorar tus finanzas

1. Utiliza el test “acelerar o frenar” para las decisiones económicas

Esto es lo que he aprendido a la fuerza en estos últimos años… En finanzas, las pequeñas decisiones que tomas a diario marcan la diferencia – como lo que compras o gastas por un producto premium/orgánico, etc.

Sin embargo, más allá del impacto inicial en tu bolsillo, este tipo de decisiones pronto afectarán tus metas financieras a largo plazo, ya sea comprar una casa, jubilación o inversiones.

Hay un test llamado “acelera o frena” inventado por Jacob Lund Fisker, en el cual te imaginas que estás conduciendo un coche, y que las decisiones diarias o te acercan a tu objetivo ahorrando dinero (acelerador). O bien te retrasan gastando dinero (pisando el freno).

Así que antes de comprar cualquier cosa, pregúntate si lo que comprarás va a acelerar o frenarte financieramente. Si es lo segundo, pregúntate si puedes hacerlo sin comprarlo (ya sabes cual es la pregunta).

2. Simplifica tus gastos monitoreando tus recibos

(Pista – foto al recibo y a la categoría pertinente)

¿Estás cansado de lidiar con una montaña de recibos que o luego pierdas o que luego no sirven?

Estas Apps hace un gran papel: OneRecepit, Expensify o Receipts by Wave, las cuales te ayudarán mediante fotos a poder monitorear tus gastos, clasificarlos y poder tenerlos disponibles para consulta.

Algunas de estas APPs también te pueden ayudar a organizar los recibos en categorías, como “viaje de negocios a Barcelona”, de esta forma lo tienes todo en el mismo sitio cuando toca contabilizar para el trimestre.

3. Lleva contigo un “amuleto” que te recuerde una meta financiera importante

El otro día, cuando preparaba las sesiones de trabajo con los alumnos del programa online Método Ultraproductividad, buscando unos recursos, encontré un estudio donde se explicaba que es posible gastar mucho menos dinero u optimizarlos, si llevas encima un “recordatorio” visual de una gran meta económica. Como por ejemplo una foto de tus hijos cuando tratas de ahorrar para pagar sus estudios universitarios.

Una imagen o elemento de ahorro tiene la habilidad de evocar conexiones emocionales, lo cual nos llevar a recordar el resultado de la meta financiera.

para un impacto añadido siempre puedes llevar ese “aviso” en tu monedero o cartera. Cerca de tus tarjetas. Así cada vez que vayas a comprar o pagar algo, algo te diría que seas más consciente.

Cuando uses estos hacks ultraproductivos para mejorar tus finanzas, solo necesitarás 45 segundos, y además, crearás superhábitos por el camino.

Extra: hoy, a las 23:59h, se cierra el registro al curso online Método Ultraproductividad. Así que si crees que es el momento de subir todo tu juego al nivel que se merece tu existencia en este planeta, entonces es el momento de que saltes con nosotros. Ahora mismo hay 62 personas respirando lo que significa ser ultraproductivos, ¿Go?

Atribución imagen: Pictures of Money.

Dic
17

4 superhábitos (poco comunes) de 45 segundos que ayudan a ser ultraproductivos en el trabajo

By Isra Garcia  //  Habilidades, Productividad  //  No Comments

Lo sé, estás tremendamente ocupado. Pero, ¿qué sucedería si te dijese que podrías hacer maravillas en tu trabajo en tan solo 45 segundos? Lo sé, dirías, vaya vende-motos.

La verdad es que puedes hacer más de lo que piensas en 45 segundos. Especialmente si sigues estos superhábitos Ultraproductivos.

4 superhábitos ultraproductivos para en 45 segundos potenciar tu trabajo

4 superhábitos ultraproductivos para en 45 segundos potenciar tu trabajo

1. Los cuatro triunfos te harán triunfar

Tan pronto como estés desayunando puntea esos cuatro triunfos profesionales y personales en los que te vas a enfocar desde ya. Me refiero a las cuatro prioridades absolutas.

Una vez que hayas identificado que es lo vital para sentirte ganador, te darás cuenta de que son muy pocas cosas. Centrarte en solo ocho cosas al día, que has definido previamente, y recordarlas en 45 segundos antes de empezar el día, te dará la motivación y dirección que necesitas.

2. Maximiza las reuniones con 45 segundos de recapitulación

Después de cada reunión, presencial, online, llamada, etc, dedica 45 segundos a reunir las cuatro acciones más importantes y quienes son los responsables de llevarlas a cabo.

Incluso aunque tomarás notas en la reunión, esta parte está diseñada para resumir y crear los siguientes pasos.

Es un ejemplo de cómo las acciones hablan más que las palabras, y en menos tiempo. En 2014 se descubrió en un estudio que nos cuesta más recordar lo que escuchamos comparado con lo que vemos, lo cual hace que sea más retador retener todo lo discutido en una reunión o jornada de trabajo.

¿Necesitas ayuda? Prueba la APP 30 Second Habit, la cual te ayudará a resumir en 15 segundos menos segundos de los que yo propongo.

3. Ponle un valor en euros (o dólares) a tu tiempo

Siempre hemos escuchado eso que el tiempo es dinero, es momento de realmente llevarlo a la práctica. Vamos a ver cuánto dinero “pierdes” cuando malgastas el tiempo.

Con esta calculadora, creada por el matemático Spencer Greenberg, podrás determinar cuánto vale una hora de tu tiempo.

Ejemplo: ganas 150€ la hora, por lo cual descubres que las tres horas en las redes sociales te cuestan 450€ al día, que son 3.150€ al mes… ¿Cómo se te queda el cuerpo monada? Esto te ayudará a valorar el tiempo por lo que es, el tesoro más codiciado de nuestra existencia (aunque lo pasemos por alto como si de una peladilla se tratase).

Saber el valor de tu tiempo te permite tomar mejores decisiones, y te ayuda a tomarlas mucho más rápido.

4. Enfoca tu atención al detalle ojeando animales lindos

La próxima vez que tu jefe te pille haciendo dibujitos, dile que lo que en realidad estás haciendo es aumentar tu Ultraproductividad.

Tan increíble como real.

De acorde a un estudio Japonés, visualizar fotografías de animales adorables aumenta tu rendimiento en tareas que requieren una atención especial. ¿Cómo? Sí, eso sucede por que las criaturas “dulces” (ejemplo: gatos) evocan emociones positivas que te incitan a adentrarte en los los detalles más sutiles del sujeto adorable en cuestión, y eso lo que consigue es engrandecer la atención que puedes depositar en tu trabajo. Al menos así lo explica el autor Hiroshi Nittono, PhD, director del laboratorio de psicopsicología cognitiva en la universidad de Hiroshima.

Así que antes de que te sumerjas en uno de esos intensos proyectos en el trabajo, ve y revisa unas cuantas fotos de pequeñas crías de animales. Sin embargo, una advertencia, no llenes tu mesa de trabajo de koalas y pandas pensando que eso te hará ultraproductivo/a. Es improbable de que puedas centrarte en lo que tienes que hacer si te rodeas de imágenes que captarán tu atención y tus emociones.

¿Que te han parecido estos 4 superhábitos ultraproductivos?

Pd. Ayer celebramos la primera y única clase abierta dentro del programa online Método Ultraproductividad. Puedes verla aquí. Y si estás interesada/o en participar, te cuento que, de forma excepcional, hemos vuelto a abrir las inscripciones hasta este miércoles a media noche, entra y participa aquí.

Atribución imagen: Brad Wilmot.

Dic
9

Lanzando el Método Ultraproductividad – mi primer y único programa (de entrenamiento) online

By Isra Garcia  //  Productividad, Proyectos  //  No Comments

Hace unos días que he lanzado el programa Método Ultraproductividad, mi primera y única formación online hasta la fecha. El programa es:

  1. Ligero pero intenso.
  2. De larga duración pero de fácil consumo.
  3. Complicado si no estás comprometido y a la misma vez muy simple si lo estás.
  4. Fácil si trabajamos juntos pero al mismo tiempo difícil si vas a la tuya.
  5. Eficiente si lo aplicas, pero ineficiente si vas de “veo los vídeos con Isra y listo”.
  6. Efectivo si sigues los ejercicios prácticos y los “bonus extras”, pero inefectivo si solo vas a hacer lo “justo” para decir que lo has hecho.
  7. Accionable si tomas acción, dogmático si no te mueves de tu sofá o escritorio.
  8. Va más allá de la productividad, pero para eso debe estar dispuesto a rendir cuentas a la excelencia.
el método ultraproductividad - proyecto formativo online - curso de formación online - Isra García

Es el método al completo, la primer vez que lo plasmo en un programa formativo. Ni siquiera el libro Ultraproductividad es tan completo. De hecho, el libro lo escribí en 2016 y es lo que me sirvió como base para desde entonces hasta día de hoy crear el método al completo, el “curso” no contiene más del 15% máximo de lo que encontrarás en el libro, el resto es nuevo.

Quizá te preguntes que si escuchas Disrupt Everything podcast y lees todos los artículos de este blog, ya sepas de qué va el método. Entonces aquí podría decirte dos cosas… Primero, que eso no haría un total del 20% del método. Y segundo, que si todo eso te ha aportado alguna clase de valor y ha sido de utilidad, imagínate un método con todo lo que he aprendido (personal, empresarial, grupal y de otras experiencias) en UP desde 2016 a casi 2020.

Valor añadido adicional

El programa tiene nueve módulos, y cada módulo contiene, más o menos ocho o nueve bloques (que son vídeos), divididos entre pura acción, chispazos y ejercicios/desafíos para ti. Además, dentro y fuera del programa te encontrarás con más cosas, Algunas sorpresas y otras te las cuento aquí:

  • Acceso personal y directo a mí a través de un email especial habilitado solo para alumnos.
  • Sesiones de seguimiento quincenales, tú, tus compañeros y yo mano a mano.
  • Grupo privado de trabajo en Facebook. Ahí es donde trabajaremos el feedback, correcciones, fallos, triunfos, etc.
  • Canal de respuesta 24/7 en Twitter.
  • Una encuentro/sesión especial presencial de mínimo 8 horas que tendrá lugar en una ciudad de España que decidiremos en breve. Y otra sesión en Latinoamérica para los alumnos de al otro lado del charco. (solo esta sesión ya cubre lo que cuesta el curso).
  • Seré yo 100% el que lidere este programa con cada uno de vosotros.
  • Tienes dos años de acceso a la plataforma, y tres meses de soporte conmigo. Iremos descubriendo un módulo a la semana. E iremos trabajando a un buen ritmo, no muy lento, no muy rápido. Todos podrán engancharse sin problemas, y yo ayudaré (e incluso empujaré) a los rezagados.

Cuando empezamos y cuanto cuesta

El programa empieza este próximo jueves día 12 de diciembre, por lo que las inscripciones cierran este miércoles 11 a las 23:59 (GMT+1). Y además con una oferta especial hasta el día de cierre, como es el primer programa online que lanzo y para animar a todos vosotros lectores, seguidores, amigos y colegas que siempre habéis querido trabajar conmigo, pero nunca habéis podido por distancia, recursos económicos, disponibilidad o tiempo… El precio del curso es de 3.000€ por alumno. Sin embargo, puedes acceder a él por 997€ (IVA incluido), y si lo prefieres o lo necesitas,  puedes fraccionarlo en tres plazos.

Sobre el Método Ultraproductividad

El método ha sido probado, prototipado y mejorado por y en mí, durante todos estos años, en líderes, cargos políticos, estudiantes, desempleados, emprendedores, incluso jubilados, equipos de ventas, ejecutivos y corporativos, banca, incluso deportistas, entrenadores y trabajadores de horarios de oficina. Y solo puedo decir que funciona, solo tienes que verificar con cualquiera de las 1.200 personas que ha pasado por SOP, por las más de 350 personas que han pasado por Inconformistas microMBA, o las más de 420 que llevamos ya en el Programa de Excelencia, eso además de todas las personas que han asistido a mis talleres o conferencias sobre el tema. Estoy tan seguro, que te ofrezco garantía por un mes, entras, pruebas participas, y si no te gusta te sales y te devolvemos el 100% del importe. 

Si lo que digo resuena, quieres dar el paso, y lanzarte aprender y dominar el método Ultraproductividad y crear la tuya propia, para ti personal/profesional, para tu familia, para tu equipo, empresa o causa, entra a la página del método donde encontrarás los contenidos, el programa, objetivos, testimonios, algo de mi historia, y mucho más.

Extra: Masterclass online Ultraproductividad

Esta es la grabación de la “clase maestra” que impartí. Creo que es una buena manera de liderar con el ejemplo, tanto para que puedas probar un poco lo que vas a encontrar si trabajamos juntos en el método Ultraproductividad, como si decides no hacerlo, al menos te habrás llevado algo que puede impactar positivamente en tu vida.

Atribución imagen: PKL Group.

Dic
7

Adictos a las distracciones

By Isra Garcia  //  Actitud imparable, Productividad  //  No Comments

Nunca he conocido a alguien que se levante y diga, hoy es el día en el que voy a destruir mi vida. Sin embargo, actuamos como si la estuviéramos destruyendo, de hecho, en realidad, lo estamos haciendo. ¿Cómo? Con esas minúsculas decisiones negativas que tomamos a diario, durante todo el día, y lo peor es que no nos damos cuenta de ello. 

Esas decisiones negativas tan minúsculas que crees que no importan, ellas son las que están acabando con tu vida. Y entonces un día te levantas en otro mundo y en otro cuerpo como me pasó a mí en 2016. Miras a tu vida, no la reconoces, te miras a ti mismo, no te reconoces, y piensas ¿cómo demonios he llegado aquí? Y no tienes ni idea de cómo responder a esa pregunta.

El gran mal de las pequeñas decisiones negativas

Aunque te voy a ayudar a responder esa pregunta, esas malditas pequeñas decisiones negativas, también llamadas distracciones.

Nunca ha sido tan fácil malgastar las mejores horas de tu día cayendo en distracciones burdas. En un día, o bien puedes acabar distraído, o bien puedes vivir épicamente, pero no puedes hacer las dos a la vez, eso es seguro.

Solo observa esta pirámide de distracciones digitales:

adicción a las distracciones digitales - el mal de las decisiones negativas

El otro día, en la masterclass de Ultraproductividad (puedes verla aquí sin coste alguno), muchas de las mayores frustraciones de los asistentes tenían que ver con las distracciones, pero sobre todo con el no poder enfocarse. Eso sucede porque somos adictos a la distracción. En cambio, el líder, el agente del cambio, el dibujante de mapas y el inconformista, las personas que marcan la diferencia, cambian lo que importa y viven plenos, esas personas están obsesivamente centradas en el trabajo que importa. De esa forma no diluyen la banda de datos de su enfoque, su energía y potencial.

Nunca crearás una vida plena o una carrera profesional próspera si no reduces drásticamente el número de esas tan pequeñas pero mortíferas decisiones negativas que tomas a diario.

Foco en lo que importa por favor

Vas por un carril, y es ok saltar a otros si es necesario, pero no es ok distraerte por el camino. Qué es lo que sabes que debes hacer durante el día (decídelo la noche de antes). Tienes una misión, por favor, deja de disitraerte o lo pagarás caro.

Sabes lo que tienes que hacer, no hagas nada más que eso. Eres pagado, recompensado, respetado, creído y querido por lo que haces y produces y no por aquello con lo que te distraes.

Divórciate del rebaño.

Esta es tu historia.

Tu juego.

Tu vida.

Tú y yo sabemos que antes de que te des cuenta estarás en el final.

Empieza el proceso de romper tu adicción a las distracciones.

Ahora.

Llamada a la acción:

¿Quieres eliminar todas esas distracciones y poderosas decisiones negativas? ¿Quieres sustituirlas por superhábitos que propulsen tu vida personal y profesional y se conviertan en habilidades núcleo que te ensalcen?

Llevo desde 2015 trabajando en un proyecto que vio la luz hace unos días, el programa Método Ultraproductividad, al completo. Mi primera y única formación/entrenamiento online. Y para incitarte, poner de mi parte, y empujarte a ser una persona Ultraproductiva, si entras y te registras, pasarás de pagar 3.000€ a 997€ (IVA incluido), si resuena contigo claro. Tienes hasta el próximo 11 de diciembre a las 23:59h para tomar una pequeña grandísima decisión que te aseguro propulsará tu vida y tu profesión – con garantía incluida.

Atribución imagen: Cambiodia4kids.

Dic
6

Cómo crear tu propia (ultra)productividad

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

La ultraproductividad se puede (y debe) enfocar de diferentes formas, ya que no hay una sola forma de hackear el tiempo. Tampoco hay una sola forma de producir menos, trabajar mejor y/o vivir más. Lo que sí hay es una sola estrategia ganadora, y es la de personalizar nuestras estrategias ultraproductivas con el fin de alinearlas con nuestros estilos cognitivos, así como exprimir cada día.

¿Y por dónde empezamos con esto? Primero identificando tu estilo ultraproductivo y segundo, poniendo en valor tus fortalezas. Algo que inconscientemente hacemos. Es nuestra forma de percibir, procesar y distribuir información, guías y comportamientos.

identifica tu estilo de productividad - ultraproductividad isra garcia

Sin embargo, es fácil acabar perdido lejos de un método de trabajo que esté alineado con nuestros instintos naturales. Sobre todo, cuando cada día estamos inundados de programas, trucos y herramientas “probadas y que funcionan”.

Eso es algo en lo que llevo trabajando desde 2016 cuando publiqué el libro Ultraproductividad, y ahora a finales de 2019 que lanzo por primera vez el método UP al completo. Vamos a ello y por partes:

1. Identifica tu estilo de productividad

El primer paso para personalizar tu kit de herramientas es el estilo productivo. La mayoría de nosotros caemos dentro de cuatro grandes categorías:

  1. Lógico, analítico, lineal y orientado a datos.
  2. Organizado, secuencial, planificador y orientado a los detalles.
  3. Colaborador, expresivo y emocionalmente orientado.
  4. Visionario, integrador y orientado a las ideas.

Piensa cómo prefieres trabajar, comunicarte y organizar tu tiempo. Por ejemplo, ¿acabas tu trabajo antes de hora, antes de la fecha límite o esperas hasta último momento? ¿Envías emails breves o escribes novelas? ¿Usas tus manos mientras hablas? ¿O eres más comedido y estoico en tus movimientos? También puedes realizar este test para saber más.

2. Utiliza tus fortalezas a tu favor

Tu estilo de productividad es tan solo una manera de describir tus fortalezas y habilidades, y en qué punto y cómo se cruzan. Una vez lo hayas identificado el objetivo es encontrar formas de potenciarlo.

Por ejemplo, si tu estilo es más lógico y analítico, estarás en tu estilo de productividad cuando proceses datos y desarmes problemas complejos. Si unificas tu fortaleza y estilo con el trabajo, objetivo y meta que persigues, no tengas dudas de que serás mucho más eficiente que el resto.

Si eres de los organizados y orientado a los pequeños detalles, tus fortalezas están en establecer el orden, estructurar proyectos y completar tareas. Estás conectado con asegurarte de que todo pasa a tiempo y que nada se queda en el aire.

Si caes en el grupo de los colaborativos y expresivos, tu habilidad reside en construir relaciones, facilitar la interacción entre equipos, y vender ideas. Eres de los que pueden mantener a todo el mundo en el hilo y ayudar a que todas las partes comuniquen efectivamente.

Y si eres de los visionario e integradores, tu tarea es el cambio, la resolución de problemas y la cohesión de ideas que al principio parecen disparatadas o dispersas. Eres de los que piensan de forma creativa para encontrar soluciones innovadoras, tanto en pensamientos como en ejecución.

Masterclass Ultraproductividad (online)

Como ves, la ultraproductividad es algo personal. No hay una talla estándar para todos. Por lo tanto, cuando encuentres la tuya, es entonces cuando podrás diseñar el traje a tu medida. Así que puedes empezar por aquí: por tu estilo de productividad, por la potenciación de tus fortalezas, y luego, para rematar, por esta masterclass con cuatro claves maestras para ser esa persona ultraproductiva dueña de su tiempo.

Pd. Y si sientes que estás preparada/o para el siguiente nivel, he desarrollado el Método Ultraproductividad al completo para personas como tú.

Atribución imagen: Ankul Kumar.

Nov
27

Desapégate del trabajo y juega con la vida

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  No Comments

Descansar y recuperar es importante, tanto en el deporte, como en la vida y por supuesto, en el trabajo. Imprescindible si quieres ser ultraproductivo, ya que necesitamos vitalidad, energía, enfoque y salud, sobre todo para poder rendir al máximo.

La “Recuperación” es el proceso de reducir y eliminar el estrés físico y mental que el trabajo causa.

Desapego psicológico del trabajo

Una estrategia ultraproductiva que funciona muy bien se llama “el desapego psicológico del trabajo”. 

ser ultraproductivo es cuestión del desapego psicológico del trabajo

El desapego psicológico real ocurre cuando, en tu entorno fuera de trabajo, te abstienes por completo de cualquier cosa relacionadas con el trabajo, hasta leer un libro, escuchar un podcast o ver una cita motivadora, hasta incluso los pensamientos.

Este tipo de recuperación es esencial para la salud física y mental, además de para poder ser ultraproductivo. Aún así, poca gente lo practica. La mayoría estamos siempre “disponibles” vía email, teléfono, WhatsApp, Telegram, etc. ¿los peores? Los Millennials, quiénes orgullosos alardean de “estar siempre disponibles”. Un fracaso de los que podían haberles educado mejor:

Llevo tiempo siguiendo este fenómeno (he entrevistado a un grandísimo profesional, Dr. Daniel Brown, que toca el tema desde el despego en general, pero es muy significativo lo que dice), he descubierto, a través de mi experiencia, los retiros inmersivos de SOP, el aislamiento del Programa de Excelencia, y otros retiros de alto rendimeinto en los que he participado, lo siguiente:

Cuando estás trabajando estás mentalmente absorbido. Cuando es hora de desconectar, debes desvincularte por completo y enfocarte en otras áreas.

Porque nunca estarás del todo presente en el trabajo (o fuera), si no te desapegas del mismo. Estarás siempre limitado de una forma u otra. Tu descanso y sueño sufrirán. Tus relaciones serán superficiales. No lograrás la plenitud.

Juega con la vida

No solo eso, sino debes ir al lado contrario, “jugar”, extremadamente importante para potenciar la productividad y creatividad. Tal y como tu cuerpo necesita reiniciarse de vez en cuando, lo que puede conseguirse a través del ayuno, también necesitas reiniciarte del trabajo para poder trabajar mejor, en menor tiempo, con mayores resultados.

Cuanto más te alejes del trabajo y profundices en otras áreas de tu vida, más excelencia podrás sacar a la luz cuando hagas tu trabajo.

Para mí, es por ejemplo experimentar, es decir “juego” con la vida, o cosas (ahora con el estoicismo)

Jugar mejora todo, radicalmente. Desde el bienestar hasta las relaciones, o aprender cómo innovar en tu empresa. Aquí la prueba

Cuanto más juegues más creativo serás.

Así que date espacio entre el trabajo y la vida, crea ese espacio, si tu meta es ser ultraproductivo y vivir la vida que te toca. ¿Quieres hacer la prueba? Inscríbete aquí en el primer webinar sobre ultraproductividad que voy a realizar, es gratuito, y podrás participar desde tu propia casa.

Atribución imagen: pedrosimoes7.

Nov
24

Cómo practicar la ultraproductividad (el método)

By Isra Garcia  //  Podcast, Productividad  //  No Comments

Si algo necesitamos hoy es ser los dueños del máximo número de horas del día. No en el sentido de tener más horas sino en el de aprovecharlas mejor, y en el de sentir que trabajan para nosotros y no a la inversa. Por eso necesitamos el método Ultraproductividad.

Necesitamos eliminar el máximo número de distracciones. Darnos cuenta de que las interrupciones ocurren cada minuto y entonces encontrar la forma de esquivarlas.

Es imperativo que diseñemos un estilo de vida que nos ayude a vivir lo mejor posible. Estamos abocados a la ansiedad y frustración, si no entendemos cómo crear mejoras físicas, mentales, emocionales y espirituales, que nos estabilicen primero, y luego nos ayuden a desarrollarnos.

método ultraproductividad y alto rendimiento - isra garcia

El trabajo al que hoy nos enfrentamos requiere que estemos preparados par cualquier cosa, justo al comienzo de cada jornada. De lo contrario, acabaremos naufragando profesionalmente. La conciliación entre lo personal y lo laboral, entre lo íntimo y lo familiar, entre los sueños y lo material, parece una utopía más grande que vivir 365 días al año en Burning Man.

¿Es todo esto posible? Creo que podríamos dudar que lo sea, seguro que en algún momento desconfiamos de que pueda serlo.

Nada más lejos de la realidad, Ultraproductividad es mi solución para combatir esto y cualquier otro subproducto de una sociedad improductiva, mediocre, orientada al “pelotazo”, con perspectiva “yo gano-tú pierdes” y con único deseo de poder jubilarse y vivir de la renta.

Método Ultraproductividad – Disrupt Everything #104

Este podcast (y el propio método Ultraproductividad) está grabado y pensado para personas que como tú y como yo, han decidido tomar las riendas de su vida, de su trabajo, de sus decisiones, de lo que la productividad (y el éxito) significa, e incluso el control de su mente. Y no, como suele suceder allá donde miras, que mil y uno mecanismos externos vayan montados en tu loma martirizándote con sus espuelas.

el método ultraproductividad-  isra garcia

Pues eso es lo que encontrarás en este nuevo episodio una introducción, explicación y disección del método para que logres entender por qué es importante y afecta a todo el mundo. Además de cómo empezar a llevarlo a cabo, y cómo profundizar en una Masterclass gratuita a la que invito a todos los lectores de este blog y oyentes del podcast.

Escucha directa

Índice de contenidos

  1. Por qué y cómo la ultraproductividad cambia el juego.
  2. La necesidad de rediseñar la productividad.
  3. Crear un estilo de trabajo y de vida ganador.
  4. Sobre el método.
  5. Los activos clave para su desarrollo (y el mío)
  6. Explicación y ejemplos sobre estrategias y técnicas.
  7. Las habilidades núcleo más críticas.

Escucha, descarga, suscripción

Escúchalo y suscríbete via iTunes, Spotify, Google Play, Ivoox, Castbox FM, Player FM o RSS. Incluso puedes acceder al canal de vídeo y visualizar las series web… También puedes escuchar el podcast aquí.

disrupt everything podcast RSS
Disrupt everything podcast iTunes
disrupt everything en spotify - Escucha disrupt everything en Spotify
Disrupt everything podcast series by Isra Garcia  en Google play
Escucha Disrupt Everything en Ivoox
pt Everything en CastBox FM

También puedes escucharlo directamente desde la página principal del podcast.

Nov
20

Protege tus mañana o estás muerto

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

No puedo estresar lo suficiente lo importante que es proteger tus mañanas. Entiendo que mi Gran Mañana no es para todo el mundo, familias, parejas, personas con un horario fijo, okey, pero cada uno puede (y debe) construir la suya propia. 

protege tus mañanas - la gran mañana - ultraproductividad

Todos necesitamos trabajar dentro de las restricciones de nuestros contextos particulares. Sin embargo, si trabajas mejor por las mañanas, tienes que encontrar una forma de hacer que suceda. 

Cómo maximizar tus mañanas

Esto podría significar que tendrías que levantarte unas horas más pronto de las que estabas acostumbrado. Luego puedes hacer una siesta después de comer.

O quizá, tu trabajo y estilo de vida requiere simplemente un enfoque radical en el momento que vas a trabajar. 

Hay diferentes estrategias, yo uso dos bloques de 90 minutos del “90 minute plan” de Tony Schwartz. Aunque también está la técnica “90-90-1” de Robin Sharma, donde inviertes los primeros noventa minutos de tu día en la prioridad número. La cual, si estoy en lo cierto, no es comprobar las redes sociales, Whatsapp o responder emails.

Da igual lo que suceda compañero/a, protege tus mañanas como si fuera el Anillo de Poder.

Cada vez que realizo un programa donde trabajo el Método Ultraproductividad (por cierto, he lanzado mi primera masterclass online – y es gratuita – para el 4 de diciembre, puedes registrarte aquí antes de que te quedes sin plazas), quedo anonadado por cómo la gente destroza sus mañanas utilizándose sin sentido.

Nada podría ser peor para el Alto Rendimiento Holístico, progreso profesional y la propia ultraproductividad.

Las reuniones deberían ir a partir de medio día.

No compruebes tus redes sociales o email hasta después de tres horas de haber comenzado a hacer el trabajo que importa.

Tu mañana épica debe ser empleada en el output, no el input. Protege tus mañanas.

Desconecta el smartphone hasta que hayas hecho dos tareas importantes.

Protege tus mañanas

Más de 200 cosas diferentes vendrán y te robarán tiempo, energía y atención, si no proteges tus mañana. La otra gente te respetará tanto como tú te respetas a ti mismo.

El proteger tus mañanas significa que eres inalcanzable, imposible de contactar, literalmente. Eso sí, durante ciertas horas. Por ejemplo, en mi caso, nunca (o casi nunca) enciendo el teléfono hasta las 10h-11h, y no compruebo el email hasta esa hora tampoco. La única forma de invocarte debería ser solo a través de una emergencia seria.

Protege tu mañana o el día acabará contigo.¿Profundizamos? Regístrate en la Masterclass de Ultraproductividad de una hora que impartiré el 04/12, a las 20h, vía online, a través de Webinar. Como es mi primera vez, lo voy a hacer sin coste, gratis, para todos lo que se registren. Vamos a ello.

Atribución imagen: Gilberto Taccari.

Nov
14

Conexión crítica: mente, cuerpo y espíritu

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  No Comments

¿Buscas ultraproductividad en su estado más puro? Bien, lo que haces fuera del trabajo debe ser tan significante para la productividad y plenitud de tu trabajo como lo es mientras trabajas. Es decir, debes tan excelente preocupándote cómo vivir tu vida más épicamente, como lo eres en tu trabajo. Debes establecer la conexión mente-cuerpo para operar sin dualidad.

Conexión mente-cuerpo-espíritu-emociones

Hay un estudio de 2016 en la edición online de Neurology que menciona la importancia del ejercicio regular para ralentizar el envejecimiento del cerebro hasta 10 años. Hay un montón de estudios más que hablan sobre la gran productividad laboral de las personas que hacen deporte regularmente, las que duermen bien, se alimentan bien, meditan y las que trabajan su inteligencia emocional. Tu cerebro es, después de todo, parte de tu cuerpo. Si tu cuerpo, emociones y espíritu están sanos, equilibrados y en su estado óptimo, tiene sentido que tu sistema operativo funcione mejor. Por eso la mente-cuerpo deben funcionar juntos.

Mente-cuerpo-espíritu-emociones

Si quieres operar al máximo nivel, es necesario operar de forma holística, por eso nace el método de alto rendimiento holístico. Eres un sistema. Cuando cambias una parte de un sistema, lo que sucede de forma simultánea es que todo cambia. Mejora una área de tu vida, y todas las áreas mejorarán dentro de ciclo virtuoso. Es lo que se llama el efecto mariposa, y también la base del método Ultraproductividad, mostrando que la clave para trabajar menos, producir más y vivir mejor, está más en crear un estilo de vida ganador, que en todo el trabajo y tiempo y buenas costumbres que puedas desarrollar en tu actividad profesional, sea la que sea.

La positividad que trabajar tu mente, cuerpo, alma y emociones da se extiende a todo, cambiándolo todo, eventualmente. 

El tipo de alimentación que sigues es crítico, eso determinará tu habilidad para enfocarte en el trabajo. Tu habilidad para tener un descanso reparador (por cierto, es fácil cuando te levantas pronto y trabajas duro) también es esencial para la Ultraproductividad y el Alto Rendimiento. En lugar de gestionar tu tiempo, deberías centrarte en gestionar tu vida y tu energía. El sistema de trabajo que crees, aunque trabajes para alguien, debería estar creado entorno a tu mejor versión, no entorno a normas sociales y expectativas, y para eso es necesario la conexión mente-cuerpo.

Pd. ¿Te interesa el tema? ¿Quieres profundizar? Permanece atento/a, he preparado un webinar gratuito donde explicaré cómo entender la Ultraproductividad, regístrate aquí

Atribución imagen: Pedro Mena.

Nov
7

Tus tres primeras horas de trabajo te potenciarán o te destruirán

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

De acorde a un estudio que estuve leyendo del psicólogo Ron Friedman en Harvard Business Review, las tres primeras horas del día son las más preciadas y decisivas. Algo crítico cuando buscamos saber cómo maximizar la ultraproductividad.

 Si te das cuenta y lo intentas por ti mismo, descubrirás que tienes una ventana de 3 horas donde estamos muy, realmente muy enfocados. En ese tiempo podemos hacer grandes planificaciones, creaciones, desarrollos y aterrizar cosas. Todo ello, en términos de pensar y actuar, y en términos de comunicarnos y relacionarnos mejor.

cómo maximizar la ultraproductividad

Cómo maximizar la ultraproductividad: dormir es crítico

Esto tiene sentido a diferentes niveles. Empecemos con dormir. Hay unos estudios que confirman que el cerebro, específicamente el córtex prefrontal, está en estado más creativo justo después de despertar. ¿Por qué? Porque tu mente subconsciente ha estado vagabundeando libremente mientras tú dormías. Y mientras eso sucedía, estaba (tu mente) generando conexiones contextuales y temporales.

Así que tu mente está mucho más activa y preparada para trabajo perspicaz, profundo y delicado, justo después de dormir.

Es por eso que tu cerebro está mucho más alineado al principio de la mañana, así como tus niveles de energía.

Utiliza las 3-4 primeras horas para entender cómo maximizar la ultraproductividad

Consecuentemente, las tres primeras horas del día son la mejor hora para hacer tu mejor trabajo.

Caso real: yo solía hacer ejercicio intenso y prolongado a primera hora de la mañana. Nunca más. He descubierto que ejercitarse demasiado en la mañana, lo que hace es succionar mi energía, dejándome con menos que cuando empecé. Es por eso que sigo el Priming Explosivo, lo necesario para entrar en flow.

Las tres o cuatro primeras horas te ayudarán a saber cómo maximizar la ultraproductividad

Por otro lado, he realizado varias pruebas, una de levantarme a las 3 de la mañana durante 32 días seguidos, otra de levantarme entre 4am y 4:45am otros 30 días. Ahora estoy despertando a las 5am, incluso aunque me acueste tarde, porque sé que la clave son esas tres o cuatro horas, incluso aunque no haya dormido mucho. Entonces al levantarme, utilizo una hora o como mucho una hora y media para mi Gran Mañana, tomo 30 gramos de proteína alcalina dentro de los 30 primeros minutos al despertar. Y voy como un cohete a por todo.

Donald Layman, recomienda al menos 30gr de proteína para desayunar. Al igual que Tim Ferriss que también lo recomienda. La alimentación rica en proteínas te mantiene lleno durante más tiempo que otros alimentos porque tardan más en abandonar el estómago. Además la proteína regula los niveles de azúcar, lo que hace prevenir los picos de hambre generados por la falta de glucosa.

Cómo maximizar la ultraproductividad: haz trabajo que importa en la mañana

Dentro de mí mañana épica, hay un momento donde llego al trabajo cognitivo, empiezo con el “vomitar pensamientos” y con journaling durante 17 min aproximadamente. El objetivo es ganar claridad, dirección y enfoque para todo el día. Luego durante 10 min practico estoicismo, esto me prepara para cualquier cosa que pueda ocurrir.

Otra cosa interesante es la petición subconsciente antes de dormir, para moldear tus sueños. Y hacer journaling sobre tus sueños. Ambas prácticas te ayudarán a entrar en estado de alto rendimiento.

Entonces, la noche de antes, fijo mis objetivos personales y profesionales, les llamo los cuatro triunfos, los cuales defino en cada plano. La noche de antes también trabajo con el diario nocturno de la sabiduría. Por la mañana, después de la meditación, recito mis mantras, oración estoica, verbalizo el diario matutino de la sabiduría y doy agradecimientos. Entonces, ya en el puesto de trabajo, vuelco pensamientos y completo un diario de visualización.

Enfoque máximo en la parte cognitiva

Luego tengo en realidad entre dos y tres horas – excepto si viajo, estoy en PEIG, en SOP o Inconformistas – donde trabajo en los proyectos que esté desarrollando. Ya sea escribir un libro, la validación científica de Alto rendimiento Holístico, el programa online de Ultraproductividad que lanzo en breve, informes para clientes, auditorías, planes de marketing, trabajo como consultor, proyectos de agencia o planes de entrenamiento personalizados.

Empezar a trabajar pronto muy concentrado parece algo poco lógico, pero no paro de comprobar cómo de fácil es trabajar entre 2 y 4 horas a muerte y sin distracciones. Mi mente se convierte en un misil a esa hora. Y no tomo ningún tipo de estimulantes, excepto mi desayuno de superalimentos.

 Sobre las 12h mi mente está lista para un descanso, ese es el momento donde o bien salgo en bici, o a correr o a nadar, luego hago yoga. Y aunque los estudios dicen que funciona mejor con comida en el estómago, a mí me va mucho mejor el ayuno.

Después de la actividad deportiva, lo cual es una gran descanso mental, físico y emocional, practico un poco de quietud, paseo y listo para volver a la carga.

Importante y digno de mencionar para acabar: si tus 2-4 (incluso 5) horas de trabajo antes de la práctica deportiva fueran de calidad, no necesitarías trabajar mucho más por la tarde.

Atribución imagen: Paul Comstock // mgstanton.

Nov
2

(Mi) Ritual matutino estoico

By Isra Garcia  //  Estoicismo, Productividad  //  No Comments

Mi próximo experimento, tiene que ver con el estoicismo, un test que llevo un par de años queriendo realizar, pero para el cual no me sentía preparado para llevar a cabo. Necesitaba estudiar, analizar, investigar, practicar, interioridad e integrar mucho más la filosofía estoica en mi vida y trabajo. El momento ya casi ha llegado. Mientras sigo desarrollando, implantando y absorbiendo enseñanzas, aquí presento el ritual matutino estoico que seguiré cuando lance la prueba…

Ritual matutino estoico

Ritual matutino estoico

Se divide en tres partes:

1. Autoconocimiento

Pregúntate a ti mismo tan pronto como despiertes:

¿Qué es lo que me falta para tener que ir a buscar la libertad en la pasión?

¿Y qué me falta para encontrar la tranquilidad?

¿Qué es lo que soy? ¿Soy acaso un mero cuerpo, poseedor de cosas, o reputación? No soy nada de eso.

¿Qué soy entonces? Un ser racional, un ser único, soy unidad.

¿Qué se requiere de mí? Meditar sobre mis acciones, bailar con el momento, vivir despierto y crear cambio positivo.

¿Qué es lo que me aparta de la serenidad?

¿Qué es aquello anti-social, poco amigable o despreocupado que hice?

¿Qué hice para fallar en todas esas cosas?

¿Qué acción puedo emprender hoy para apartarme del placer y del dolor?

¿Qué es todo lo inesperado que la fortuna me trajo ayer? ¿Y qué podría deparar hoy que pueda desestabilizarme?

¿Qué es todo lo que puedo controlar que no estoy controlando? ¿Y qué es todo aquello que no puedo controlar que estoy intentando controlar?

¿Cómo voy a honrar hoy mi virtud, en qué momentos la practicaré?

¿Qué obstáculos aparecieron ayer y cómo los conquisté haciéndolos parte de mi camino?

2. Autocontrol

1. Oración estoica – dicotomía del control de Epicteto.

2. Meditación: una hora.

3. Priming deportivo: entre 5 y 20 minutos.

4. Journaling – solo unas pocas páginas donde escribas tus pensamientos, miedos y esperanzas. El objetivo aquí es no tanto la actividad de escribir, sino la reflexión ritualizada. Toma un poco de tiempo para mirar dentro de ti mismo y examinar.

3. Autoafirmación

Cada día, empezando hoy, pregúntate a ti mismo esas mismas preguntas tan contundentes, explora tu razón, refuerza tu rectitud y crea en ti, ese refugio sanador para el alma tan importante. Permite que la filosofía y el trabajo consistente te guíen hacia mejores preguntas, mejores acciones y una mejor virtud una mañana detrás de la otra, durante toda tu vida.

Atribución imagen: Tahaiana Máximo.

Oct
30

Cómo sacar a la luz el trabajo de calidad

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  No Comments

Si eres como la mayoría, quizá tu día es una mezcla de trabajo a baja velocidad mezclado con distracciones continuas (social media, email, teléfono)

“El tiempo de trabajo” de la mayoría personas no se realiza a un nivel de alto rendimiento. Cuando la mayoría trabaja, es a un ritmo relajado. Tiene sentido, porque hay mucho más tiempo para acabar hecho. 

El trabajo de alto rendimiento

Sin embargo, si eres una persona de acción y resultados, más que “estar ocupado”, solo puedes estar “on” cuando trabajas al 100%, y 100% “off” cuando no lo haces. ¿Por qué entonces hacer las cosas a medias? Si vas a trabajar, vas a trabajar. Por ejemplo, para obtener los mejores resultados posibles en tu condición física, un estudio ha descubierto que es mejor el ejercicio más corto e intenso, que el de larga distancia o duración.

HIIT cerebral

El concepto es simple, actividad intensa seguida de descanso de alta calidad y recuperación.

La mayoría del crecimiento viene del proceso de recuperación. Sin embargo, la única forma de verdad recuperarse es empujándote hasta la extenuación mientras entrenas.

¿Tiene sentido? Bien, aplica el mismo concepto en el trabajo. El mejor trabajo sucede en intervalos muy cortos. Cuando digo corto, hablo sobre 1-3 horas. Pero debe ser Trabajo Profundo sin distracción alguna, sin descanso, tal y como un entrenamiento de este tipo es sin descanso y sin desviaciones. Lo que es interesante es que tu mejor trabajo sucederá mientras no estés trabajando, “recuperación”.

Para obtener mejores resultados: invierte el 20% de tu energía en tu trabajo y el 80% de tu energía en tu recuperación y automejora. Estás en crecimiento verdadero, solo cuando obtienes una recuperación de alta calidad. Cuando estás recargando, recuperando y descansando tu mente, la calidad e impacto de tu trabajo aumenta continuamente. Eso es lo que los psicólogos llaman Práctica Deliberada. No es sobre hacer más, sino sobre un mejor entrenamiento.

Hay un estudio donde puedes encontrar que solo el 16% de los encuestados informó que eran creativos en el trabajo. Las ideas, generalmente, llegaron cuando las personas estaban en casa, viajando, o durante actividades recreaciones. Los descubrimientos más significativos no ocurren cuando estás sentado frente a tu monitor. 

El trabajo de alto rendimiento no es como tú crees

La razón es simple, cuando estás trabajando en una tarea, tu mente está duramente enfocada en el problema que estás tratando de solucionar (reflexión directa por ejemplo). Por otro lado, cuando no estás trabajando, tu mente merodea y flojea (ejemplo, reflexión indirecta)

Cuando conduces o haces alguna forma de recreación, el estímulo externo en tu entorno (como paisajes o montañas de tu alrededor) asocian otros pensamientos y memorias de forma subconsciente. Y porque tu mente está merodeando contextualmente (en diferentes temas) y temporalmente entre pasado, presente y futuro, tu cerebro creará una conexión distante y distinta relacionada con el problema que tratas de solucionar (Eureka)

Después de todo, la creatividad consiste en habilitar diferentes partes del cerebro. Los procesos e ideación e inspiración son algo que puedes perfeccionar.

Acción: cuando estés trabajo, trabaja. Cuando no estés trabajando, para de trabajar. Cuando desconectas tu mente del trabajo y entras en modo recuperación, lo que consigues es generar avances creativos relacionados con tu trabajo.

Estés donde estés, asegúrate que estás ahí.

Esto es Ultraproductividad.

Atribución imagen: Foto Lony.

Oct
27

Prioriza sobre tus prioridades e invierte solo en tareas del alto retorno

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

La jornada tradicional de 8 horas es pobre, por ejemplo de 9-13 y de 15-19, o incluso la de 9-5. Ambas opciones no están diseñadas para la ultraproductividad. Eso era hace años, cuando mucho del trabajo hecho pertenecía a la labor física, pero no ahora, en el mundo de la tecnología, el conocimiento y la disrupción. No al menos para la mayoría, lo que importa son las prioridades y el alto retorno.

Aunque es bastante obvio, si nos basamos en la actitud perezosa y mentalidad mediocre, la adicción a estimulantes (como el café, fumar, bebidas energéticas), la falta de compromiso o el hecho de que la muchas personas o bien odian su trabajo o siguen soñando con el propósito o el trabajo de sus vidas – ahora también hay montones de evidencias científicas que no podemos ignorar.

Los países más productivos del mundo no trabajan 8 horas al día. En realidad, los países más ultraproductivos son los que poseen las jornadas más cortas de trabajo.

Países como Luxemburgo trabajan sobre 30 horas a la semana (entre 6 horas al día, 5 días a la semana) y ganan más dinero que la media de personas que trabajan 40 e incluso 50 horas.

Esto es la media en esos países. ¿Y los top performers?

Hay gente como Tony Robbins que trabaja 16 horas al día, Gary Vaynerchuk 20 horas. Luego hay gente como Tim Ferriss que hizo una experimento de trabajar 4 horas a la semana, pero que no es 100% real, aunque trabajaba poco, ahora trabaja mucho. Richard Branson por ejemplo trabaja entre 5 y 6 horas al día.

Priorizar sobre prioridades

La verdad es que no hay una clave definitiva, ni una regla, o ley universal. Siempre dependerá de lo que trates de conseguir. He trabajado semanas de 18 horas, y otras incluso de 100. Piensa en todo lo que hace Tony, o quiere conseguir Gary, o lo que ya tiene Sir Branson en sus manos. Hay muchos genios que no ven a su familia, otros sí, y mucho.

Priorizar las tareas de alto retorno

Otra verdad es que ninguno está haciéndolo de forma incorrecta. Tienen claras sus prioridades.

Así como tú debes tener las tuyas muy bien definidas. Eso te permitirá tener un trabajo digno, con un buen sueldo, que de mucha flexibilidad y puedas tener las menos barreras posibles. 

Tareas de alto retorno

Si ese es tu objetivo, tienes que diseñar tu mañana, tu día, tu trabajo, tu noche, y todo lo que está bajo tu control. Es decir, crear los sistemas de trabajo que te permitan aprovechar el tiempo de forma que puedas rendir al máximo solo en esas tareas de alto retorno.

Es esa habilidad, la de invertir tu tiempo en tareas de alto retorno, y el superhábito de priorizar sobre tus prioridades la noche de antes, lo que te separará del resto de personas que trabajan muchas o pocas horas y no consiguen ni la mitad de lo que tú conseguirás.

Atribución imagen: Peter Reed.

Oct
22

Ultraproductividad ya: 19 sistemas

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

El otro día hice una revisión sobre ultraproductividad fácil, intentando determinar algunos puntos esenciales que nos permitan movernos de producir trabajo, alcanzar objetivos y trabajar más horas, para seguir trabajando más, a trabajar intensamente, enfocados, con consciencia e intención, para producir un mejor trabajo, en menos tiempo, que nos ayude a recuperar más tiempo que invertir en un estilo de vida ganador.

Como hay una pequeña parte en el Programa de Excelencia donde impulsamos a las personas en desempleo a través de la ultraproductividad, la he optimizado para que en un espacio de tiempo muy corto, puedan obtener un gran impacto. De esa criba, he sacado unos sistemas precisos que generan resultados positivos fácilmente y son muy simples de llevar a cabo. Sistemas los cuales describo a continuación…

Sistemas para una ultraproductividad fácil, rápida y efectiva

Ultraproductividad fácil
  • Planifica tu agenda, la noche de antes.
  • Selecciona la noche de antes cuáles van a ser los cuatro triunfos personales y profesionales que prioritariamente alcanzarás al día siguiente. Cuando empieces a trabajar, no puedes y no debes hacer nada que no sea trabajar para completar esas cuatro metas profesionales, lo mismo aplica en lo personal.
  • Nunca empieces el día (ni lo acabes) reaccionando a estímulos externos: whatsapp, social media, email, teléfono, conversaciones, etc. Haz solo lo proactivo.
  • Desactiva todas las notificaciones visuales y auditivas de tus dispositivos móviles y equipos tecnológicos.
  • Restringe severamente el tiempo dedicado a las redes sociales y al social messaging.
  • Cada quince días no uses nada de tecnología durante todo el día.
  • Lee e interactúa (y cotillea si eres de esos) en el digital una vez a la semana.
  • Dedica cada día 15 minutos a “informarte” sobre contenidos útiles, dónde obligatoriamente saques una idea que puedas accionar.
  • Si linkedIn para ti es importante, oblígate a realizar tres acciones al día, no entrar y fisgonear, sino pasar a la acción.
  • Identifica todos los ladrones de tiempo, lístalos y cuenta cuánto tiempo te consumen, qué y quién, y crea barreras para subsanar ese gran robo.
  • Practica la fórmula del 90/10.
  • Toma decisiones de 3 minutos, cuando llegue el temporizador a cero, tendrás que decidir. Funcionará porque acabarás decidiendo con tu instinto.
  • Aprende a decir “no“. Pero también aprende a encajarlo.
  • Lee libros, sí. Escucha podcasts, sí. Ve vídeos, sí. Solo si te fuerzas a ti mismo a sacar algo accionable cada vez que lo hagas, para eso debes diseccionar ese contenido que crees que te hace mejor por el mero hecho de usarlo.
  • Practica la formación consciente y contundente. Entiende qué es lo que te aporta y edúcate en ello. El resto, entrénate tu mismo, aprender es algo que haces no que te hacen.
  • Anda el camino de la alimentación óptima, para eso solo debes solicitar un test de ADN y seguir los pasos de los especialistas. Aquí si no hay trampa.
  • Busca las preguntas necesarias para hacer ultraproductiva cada área de tu vida: salud y bienestar, relaciones sociales, familia, hogar trabajo, tecnología, ocio, deporte, etc.
  • Crea micromomentos de ocio, de familia, en soledad, de quietud, emocionales, profesionales. Salta de categoría diariamente.
  • Optimiza tu economía semanalmente a través de un excel que muestre gastos fijos, variables e ingresos. Trata pagar con tarjeta para poder hacer un mejor seguimiento.

La ultraproductividad fácil y rápida es posible, pero como todo en esta vida, tiene un precio. Hay que sacrificar algo, seguro ¿estás dispuesto a hacerlo?

Atribución imagen: Aakash Gautam.

Ago
30

Salir de la cama cuanto antes – una habilidad núcleo

By Isra Garcia  //  Habilidades, Productividad  //  No Comments

Hace unos meses realicé un experimento que consistió en levantarme a 3am durante 32 días seguidos. Ahora, llevo 30 días experimentando con la rutina avanzada de rendimiento máximo. Bien, levantarme (pase lo que pase) entre las 4 – 4:30h cada día es uno de los hacks que la componen. Eso es justo lo que he hecho cada día, incluso aunque no esté pudiendo acostarme lo pronto que desearía, incluso aunque esté durmiendo menos que nunca en los últimos 7 años. Hoy puedo decir que no podría haber obrado mejor, porque hay que salir de la cama, cuanto antes.

Es en ese instante cuando tienes entre tus manos la primera y más importante elección del día. Aprietas el botón de “posponer” y volver a dormir o el de “levantarte” y atacar el día. Esa es la decisión que requiere la autodisciplina más determinante.

Por qué necesitas salir de la cama cuanto antes...

Salir de la cama no es tan importante

¿En serio? Bueno, solo estás engañándote a ti mismo, no hay forma alguna de que convenzas a nadie más.

La autodisciplina que importa se mide al salir de la cama, en cuánto rápido, cómo y por qué te levantas. Es eso lo que definirá cómo empiezas tu día, y esa decisión que tomas en ese instante, es la decisión que puede dar forma al resto de tu día, y de tu vida.

No me había dado cuenta hasta ahora – y como yo, seguro que hay muchas personas – que esa cama representa nuestra vida…

Si permaneces en la cama, lo que estás haciendo es quedarte, literalmente, en tu zona de confort. Es decir, tu día estará marcado y será representado por esa zona, lo cual marcará lo que venga después. Entonces, eso influirá en tu semana, en tu mes, en tu año, y en tu vida.

Así que habrás pasado toda tu vida en esa área mediocre que llamas zona de seguridad, ¿Algo peor todavía? Que pasará antes de que puedas reconocerlo. Nunca saltando a nuevas alturas, nunca abriéndote a nuevos desafíos, nunca empujándote a nuevos límites, nunca intentando algo nuevo. Tomar riesgos, lanzarte, tener nuevos miedos.

Esto es serio, tienes que salir de la cama cuanto antes.

Si cuando despiertes sales de esa maldita cama, tendrás la potencia suficiente como para enfrentar cualquier cosa que enfrentes ese día. Aunque lo mejor de todo, es que nunca buscarás la salida fácil.

Y no es fácil, tú y yo lo sabemos, pero es poderosamente necesario.

Atribución imagen: Deann Barrera.

Ago
18

Elixir matutino – superhábito de alto rendimiento

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  No Comments
Elixir matutino de Alto Rendimiento: superhábito de ultraproductividad

La alimentación óptima (así como la suplementación) es una de las áreas más críticas para el Alto Rendimiento Holístico. En mi caso, es aquí dónde más presupuesto invierto, más que en cualquier otra cosa en mi vida. Aunque no solo invierto dinero, sino también, tiempo y esfuerzo en encontrar hacks/superhábitos alimenticios que me ayuden a rendir a mayor nivel.

En esa búsqueda incesante, he encontrado una fórmula que funciona excepcionalmente a muchos niveles, lo he denominado el elixir matutino del alto rendimiento, y forma parte de La Gran Mañana ultraprodutiva. He dado con esta mezcla gracias al consejo, colaboración y recomendación de grandes profesionales y maestros, un poco del Doctor Juan Rubio, un poco de Tim Ferriss, un poco de Lou Mateos y un poco de Seth Roberts. He tomado un poco de cada uno de ellos, he ido experimentando, añadiendo otras sustancias y voilà, llegué a lo que estaba buscando…

Elixir matutino de alto rendimiento

¿Por qué llamarlo elixir? Porque a los 30-45 minutos de tomarlo te sientes revitalizado, enfocado y preparado para el día. El elixir, debido a su composición:

  • Refuerza el rendimiento físico y psíquico.
  • Combate estados de agotamiento y otros estados carenciales.
  • Limpia la sangre.
  • Regula los niveles de PH del cuerpo.
  • Estabiliza los niveles de azúcar en sangre.
  • Mejora la salud intestinal y mejora la sensación de digestión.
  • Estimula el sistema inmunológico.
  • Reduce la sensación de cansancio.
  • Depura el hígado.
  • Cuida mejor las articulaciones.
  • Mantiene la densidad de los huesos.
  • Ayuda a transmitir la fuerza de los músculos.
  • Mejora transito intestinal.
  • Estimula el buen funcionamiento de la vesícula.
  • Sirve como un antinflamatorio natural.
  • Barre del organismo los radicales libres.
  • Reducción de colesterol en la sangre.
  • Neuroprotector frente a defectos cognitivos.
  • Favorece la expulsión de bilis.
  • Reduce el estrés oxidativo.

Composición del elixir

Cómo prepararlo

Justo al despertar, en ayunas, en un vaso de 300 ml, exprimir el limón, añadir 150 ml agua alcalinizada, una cucharada de colágeno, un tapón con 10-20 ml de vinagre, 50 ml de agua marina, añadir 500 mg de cúrcuma, y finalmente verter un sobre de Olivimin. Remover, dejar reposar durante dos minutos y tomar – independientemente del sabor.

A los 10 minutos tomar una cucharada sopera del aceite.

Extra: además, lo que yo hago, es hacer una carga de probióticos/prebióticos antes de tomar el elixir matutino.

¿Conocías este elixir matutino? ¿Lo has probado? ¿Lo probarías? ¿Tienes tu propia receta? Cuéntanos, comparte tus recetas y experiencia.

Atribución imagen: Neil Alexandre McKee.

Jul
25

Ultraproductividad: redefiniendo la productividad que conocemos

By Isra Garcia  //  Productividad  //  No Comments

Parece simple, de acorde a los estándares de la productividad: invertir tiempo en algo crea un resultado. Si usas menos tiempo o tu trabajo productivo (y sus sistemas) producen más resultados, entonces tú (o tu negocio) estás siendo más eficientes.

La tecnología puede ser más productiva que las personas, porque es capaz de crear más resultados por cada euros que invertimos, una vez que están montada y optimizada. Abaratar los costes de la mano de obra es el objetivo de la mayoría de empresas de nuestro país, porque a largo plazo, la productividad aumenta al recortar salarios, ampliar horarios, hacer más horas extras y tener menos días libres.

No es de extrañar porque no somos realmente eficientes, ni competitivos, ni sabemos disfrutar de la vida al mismo tiempo que del trabajo productivo. O se disfruta de la vida, o del trabajo, o de ninguno de las dos cosas, como sucede comúnmente. La meta de recortar costes tanto como sea posible hace que el resto haga lo mismo, el resultado es una masacre.

El trabajo productivo de la ultraproductividad

El trabajo productivo de la ultraproductividad

La nueva calculación de lo que denomino como ultraproductividad es diferente:

  • Decide qué es lo que vas a hacer, y hazlo.
  • Toma decisiones sobre qué va a ser aquello que crees y lances.
  • Haz tanto como puedas, en el menor tiempo posible, con el máximo foco posible.
  • Obsesiónate por hacer solo el trabajo que importa.
  • Diseña el mayor número de espacios donde puedas aprovechar todo aquello que más pleno te hace sentir fuera de tu trabajo.

No es el bajo coste, el precio, o las instrucciones lo que hace que podamos sobresalir en este entorno. Si no la iniciativa, la determinación, la capacidad de ser disruptivos, la autoconsciencia y la autodisciplina. Eso es lo que hace que puedas dominar la ultraproductividad. Y por lo tanto este nuevo mundo al que nos enfrentamos. 

La decisión de qué hacer ahora, y qué vas a hacer después de hacerlo, es más importante que la misma ejecución. Un trabajador ultraproductivo es alguien que sabe muy bien qué es lo más crítico que debe hacer ahora, y después. Tanto personal como profesionalmente.

Atribución imagen: Travis Wise.

Jun
19

Cómo enjaular al Monkey Mind para vivir más enfocado – Experimento 40 días eliminando toda distracción

By Isra Garcia  //  Experimentos, Productividad  //  No Comments

Este es el informe completo después de estar tratando de vivir con cero distracciones durante 40 días. El objetivo era anular el Monkey Mind el máximo posible dentro de unos márgenes lógicos. Cómo enjaular al Monkey Mind mejor reduciendo distracciones, interrupciones, pequeñas trampas y ladrones de tiempo. Y aumentando el enfoque, la ultraproductividad y el estado de flow.

Aquí explico detalladamente los 40 días intentando vivir sin distracciones, intentando enjaular al Monkey Mind a través de unos sistemas de ultraproductividad diseñados especialmente para la misión.

Enjaular al Monkey Mind

Índice de secciones

  1. Formulación y contexto.
  2. Cuadro de mando.
  3. Detalle día a día.
  4. Impresiones.
  5. Hipótesis.
  6. Aprendizaje validado.
  7. Consideraciones y limitaciones.
  8. Conclusión.

1. Contexto del experimento

Este experimento ocurre después de comprobar y reconocer que estaba siendo dominado por el Monkey Mind. Además, tiene la finalidad de probar hasta qué nivel se pueden reducir las distracciones e interrupciones que sufrimos en nuestro día a día. Inicié este test por la curiosidad y necesidad de estar más enfocado, más presente y más consciente en cada día.

El contexto viene dado por la ultraproductividad, pero también por todos esos momentos donde desconectamos del momento, ya sea haciendo otra cosa, procrastinando o distrayéndonos. La clave era crear una serie de prácticas que ayudarán a evitar caer tanto en el mundo ruidoso en el que vivimos, y comprobar qué es lo que sucedía al hacerlo. Va sobre no caer en las distracciones de las distracciones.

2. Cuadro de mandos

De nuevo, como en cada experimento que realizo, he diseñado un cuadro de mando que me ayuda a monitorizar el desarrollo del experimento Monkey Mind. Son parámetros cualitativos por un lado y cuantitativos por otro.

Aquí los indicadores:

  • Distracciones: cantidad, tipo y hora.
  • Interrupciones: cantidad, tipo y hora.
  • Pequeñas trampas: cantidad, tipo y hora.
  • Ladrones de tiempo: cantidad, tipo y hora.
  • Monkey Mind: si apareció o no.
  • % Productividad: número de tareas por el tiempo en completarlas entre las horas trabajadas.
  • Enfoque: tiempo estimado en completar los “cuatro triunfos” entre número de logros realizados al día
  • Ultraproductividad: número de tareas por tiempo consumido entre tiempo libre disponible
  • Respeto del sistema y motivos: cuantas veces no seguí el sistema diseñado y el por qué.
  • Sensaciones: cómo me sentí.
  • Anomalías: cualquier cosa que se salga de lo normal.
  • Excepciones: cada momento que quebranté el sistema a propósito.
  • Observaciones: cualquier cosa a añadir.

* Los días en blanco corresponden a aquellos que no pude registrar con datos.

En el cuadro de mando accederás a toda esta información.

Detalle día a día

Estas son las notas que fui tomando a diario con las sensaciones del día. Son observaciones tomadas siempre al final del día:

Día 1 – 18/04/19

En este primer día he logrado terminar como 4 horas antes de lo habitual. He completado todas y cada una de las tareas del día, algo que no realizaba desde hace tiempo. No he sentido necesidad de conexión. Y he permanecido disciplinado a todos los parámetros.

He caído en responder dos llamadas que sabía que tenían que llegar pero no había programado en el día. Me he pillado a mí mismo respondiendo un comentario en Youtube, cosa que no debía hacer. Y he entrado sin darme cuenta a punto de responder el correo sobre las 10:50am, lo he detectado a tiempo y he salido del correo sin leer ni responder.

He entrado en Facebook cuando iba a publicar y he acabado leyendo un post en el muro de inicio que luego me ha dejado pensando y con cierto malestar por ello y por la comparativa que he sentido. Por otro lado, he respetado el resto de parámetros. Finalmente, he sentido rareza en cuando a la desconexión, era más vacía, más solitaria.

Día 2 – 19/04/19

Segundo día bien llevado por la mañana a pesar de tener imprevistos la noche interior y no poder acceder al lugar donde estaba hospedado. Noto el tener muy presente cada uno de los hacks del sistema para no despistarme e incumplirlos. Por el feedback de Valentino tengo más energía y transmito más intensidad. He caído en una pequeña trampa justo al entrar a publicar en Facebook, ha aparecido en el muro de inicio una publicación que inconscientemente he dado al “like” y entonces me he dado cuenta de ello cuando ya era tarde. He sucumbido y he sido consciente de ello caso simultáneamente.

Luego he caído en una gran distracción que ha evitado que estuviera en el momento, ha sido intentar llevar una llamada de teléfono para una reunión sobre un proyecto con unos amigos, al mismo tiempo que intentaba entrar a un centro comercial y comprar unas entradas para Avengers Endgame, como era de esperar no he estado ni en un sitio ni el otro. Por lo demás, he evitado el resto de cosas en las que solía estar distraído más a menudo, he acabado con tres horas de sobra el trabajo de siempre, he alcanzado un 75% de ultraproductividad, un 80% de enfoque y un 89% de productividad usual. Sigo con sensaciones raras por no estar pendiente de comprobar cosas como el email, hoy lo he comprobado tres veces en lugar de dos.

Día 3 – 20/04/19

Tercer día disfrutando con las personas de mi alrededor estando más presente, aprovechando más le momento y estando mucho meno distraído. Con excepciones mínimas producidas por cosas que necesitaba hacer profesionalmente, una a la vez. Y con dos deslices, uno al dar un “like” en un comentario en LinkedIn al entrar para publicar. Y otro al comprobar el correo una tercera vez desde el smartphone. Así como una segunda y tercera vez en iMessage, la segunda por un buen motivo pero no la tercera. He notado mayor conexión con Carlos y Valentino en este caso que eran las personas con las que estaba.

Día 4 – 21/04/19

Un día mucho más pausado, cero comprobaciones en redes, email, pero sí iMessage, Telegram. Así como darme cuenta de que entraba en conflicto con subir una publicación y prestar atención compañeros que estaban en el coche conmigo. Supongo que he perdido porque lo que importaba eran las personas, no la publicación. El resto he estado bastante concentrado y enfocado, el Monkey Mind no ha aparecido mucho en el día de hoy.

Día 5 – 22/04/19

Día en el que compruebo que la mejor forma para no preocuparte por algo es no prestando atención alguna, ignorándolo por completo. Eso quiere decir no estando encima de ello.

Al empezar el día, no sabía de mi hermano desde hace días, pensé en él y miré los mensajes de FB, vi un mensaje suyo pero no quise entrar, y lo tuve en la mente todo el tiempo hasta que finalmente tuve que entrar y leerlo.

Lo mismo sucedió con mensajes que tenía que entregar para el evento del viernes, que tenía que ser vía Facebook, y otros mensajes que tenía que entregar para las speakers series, unos por telegram, iMessage Facebook, podría haber esperado al día siguiente, pero tenía que entregarlos cuanto antes o al menos, así me hizo sentir mi Monkey Mind. Mismo sucedió con comprobar email e iMessage, más de lo habitual, pero una de ellas lo hice mientras andaba en la bicicleta estática, que a pesar de no se distracción, porque estaba aprovechando, me desviaba des estar enfocado en la bicicleta y el ciclismo.

Día 6 – 23/04/19

Distracciones antes de dormir con tareas que no están programadas para hoy. También he sido ultraproductivo encima de la bicicleta de ciclismo indoor, donde he avanzado emails, tareas críticas e importantes y llamadas de teléfono y reuniones. Eso evita que pueda distraerme, aunque estar montado en ella y pedaleando debería ser en aquello que podría estar centrado, sin embargo no lo podría hacer durante más de dos horas como he estado.

He realizado todas las sesiones de quietud y meditación excepto la última antes de dormir porque llegué cansado y con ganas de acostarme. El uso de las distracciones ha decrecido considerablemente desde que fijo cero atención en redes sociales, social messaging (iMessage/telegram), he reducido las llamadas, y compruebo/respondo dos veces al día el correo electrónico. Eso me permite enfocarme mejor en el trabajo, subiendo los niveles de productividad y enfoque, y mucho más en la vida real, subiendo los niveles de ultraproductividad a porcentajes del 75-85% (obteniendo así mucho más tiempo libre de calidad para mí, amigos, ocio, descanso, meditación)

Día 7 – 24/04/19

Día intenso con cero distracciones, no he sucumbido ni una vez, he adelantado el trabajo de dos días normales. Enfoque máximo, estado de flow latente, al menos durante un buen rato (he estado tan inmerso que he perdido la noción del tiempo). He estado a punto de estar distraído en tres ocasiones pero he reculado a tiempo, una con Facebook y dos veces a punto de responder email que no tocaban. Además, he declinado cuatro llamadas que entraban en un momento de interrupción. He dedicado todo el día a la actividad profesional, coincide de nuevo este estado de enfoque con el primero de los días de ayuno que hago todas las semanas. Y he sentido ligereza y mucha claridad mental.

Día 8 – 25/04/19

Día con distracciones a raya. Me doy cuenta de que utilizar algunos medios para comunicar es casi esencial, ya que no tengo whatsapp, entonces los mensajes de Facebook son esenciales. También me doy cuenta de que no se trata de ni usar las herramientas, sino evitar cualquier distracción en ellas, algo fácil, es decir, uso consciente. Lo complejo es estar despierto, enfocado y concienzudo para no dejarte distraer o acabar en otro sitio por el Monkey Mind. He rechazado todas las llamadas, he respondido una vez a mensajes, aunque he mirado en varias ocasiones.

Día 9 – 26/04/19

Día de programa formativo, con Stand OUT Day en Langa (Sudáfrica), donde como parte del trabajo y del objetivo, he publicado más historias en Instagram de las que tenía planificadas en el sistema de trabajo. Principalmente por la visibilidad que se podría dar al programa, sin prestar atención a nada más, así como en Facebook. He fallado al no estar pendiente de los alumnos, el feedback y la clase en tres ocasiones. Estando adelantando tareas con el portátil y no estando fijado y enfocado en la interacción con los alumnos. He sucumbido al Monkey Mind cuando realizaba el diario nocturno de la sabiduría. Además, he entrado una sola vez a la bandeja de email. He estado hablando con mi amigo Valentino mientras estaba en el teléfono o portátil, por lo que no he cumplido el propósito de dejar una cosa para hacer otra.

Día en el que he empezado chequeando el iMessage, no al principio, obviamente, sino después de la gran mañana, pero antes de hacer deporte, y escribir el artículo. Una sola vez el email, telegram, cero las redes, aunque he estado tentado a comprobar los posts de Facebook. He tomado dos momentos para compartir publicaciones en IG sobre Bridges for Music y el evento de meditación con sonido que hemos realizado, y en Facebook para subir las imágenes.

Por otro lado, he estado presente con mis amigos, no he estado tan atento al teléfono, pero sí he estado encima de poder obtener wifi para subir las fotos, una forma de distracción y pequeña trampa, seguro. He cuestionado, preguntado y fluido en el momento, he sacado partido por dos al día. Hoy he sucumbido a comprobar algunas de mis ubicaciones de Facebook, justo al final del día, antes de ir a la cama, y lo peor es que no sé porqué acabé mirándola. Aunque me he dado cuenta de ello, y sin castigarme voy a prestar una atención especial y gran cuidado para que no vuelva a suceder.

Día 11 – 28/04/19

Día centrado en todo el trabajo que he tenido que hacer, personal y profesional, me doy cuenta de que seguir el sistema es realmente potente, porque te permite estar de forma implacable en el presente, evitando cualquier tipo de distracción, interrupción, ladrones del tiempo o pequeñas trampas, los cuatro grupos identificados como amenazas. Dentro de esto, me he dado cuenta de que cuando estaba centrado en mi trabajo y otros estaban contando historias divertidas e interesantes en el mismo espacio, es complejo no acabar distraído por ello, lo cual también es una distracción pero desde analógico a digital, a la inversa que de costumbre. He estado pendiente del iMessage porque estoy en víspera del Afrika Burn y estoy asistieron bastantes amigos que vienen desde otros países, así que era necesario. La gran conclusiones lo aislado del mundo que vives cuando no das importancia/atención a las redes sociales.

Afrika burn (descanso)

El experimento se detuvo por una desconexión/descanso que duró nueve días.

Día 12 – 09/05/19

Día de conexión después de los diez días desconectado, siete de Afrika Burn y tres de integración. Ha sido un día tranquilo, buscando momentos de paz, silencio, meditación y quietud. Día donde el teléfono no ha reinado, ni el ordenador, he hecho lo que tenía que hacer, podcasts, artículos, publicaciones, aunque te llevan tiempo pero es parte del trabajo. He grabado el vídeo resumen después de los diez primeros días. El Monkey Mind está más calmado que de costumbre, me doy cuenta que al estar solo, viajando por la Garden Route aquí en Sudáfrica, los riesgos a pequeñas trampas, interrupciones o distracciones son menos porque hay menos interacciones de por medio. Si bien, reconozco la necesidad de estar más conectado a mi gente y lo hago consciente, por supuesto vía digital. Lo que en ocasiones he dejado de hacer algo para hacer otra cosa, lo cual supondría una pequeña trampa/Monkey Mind. El experimento me está sirviendo para andar más despierto y enfocado en cuanto a estas desviaciones productivas se refiere.He grabado el vídeo resumen después de los diez primeros días. El Monkey Mind está más calmado que de costumbre, me doy cuenta que al estar solo, viajando por la Garden Route aquí en Sudáfrica, los riesgos a pequeñas trampas, interrupciones o distracciones son menos porque hay menos interacciones de por medio. Si bien, reconozco la necesidad de estar más conectado a mi gente y lo hago consciente, por supuesto vía digital. Lo que en ocasiones he dejado de hacer algo para hacer otra cosa, lo cual supondría una pequeña trampa/Monkey Mind. El experimento me está sirviendo para andar más despierto y enfocado en cuanto a estas desviaciones productivas se refiere.

También he decidido que haré entre cuarenta y cincuenta días en lugar de noventa para poder dar lugar a otros experimentos. Además, debo admitir que no es un experimento nada cómodo de llevar, conlleva, creo, demasiados sacrificios, veremos al final del mismo.

Día 13 – 10/05/19

Un nuevo día en solitario, es mucho más fácil sin duda llevar este experimento. Me he visto a mí mismo cerrando tres veces Facebook sin ver nada, aunque siendo impulsado a ello. Me he pillado a mí mismo al menos todas las veces que he entrado a Instagram, saltando rápidamente a las historias para no ver ni siquiera las notificaciones.

En cuanto al email y plataformas de redes, mensajería social, la he usado con excepciones para tareas que involucran tareas con amigos y tareas con profesionales, no estoy dispuesto a dejarlas pasar sin son importantes y lo son. Así como cualquiera que pueda quitar el foco en lo que estoy haciendo, claro. He estado especialmente atento a no estar saltando de tarea en tarea y en prestar atención y detalle a cada acción que estaba haciendo en el momento para no estar en otro sitio, no permitir que el “money Mind” tomara el control.

Día 14 – 11/05/19

El día ha sido complicado, primero al ser sábado, luego al recibir mucho feedback de la publicación que hice compartiendo el sistema digital de Ultraproductividad para el experimento. Mientras viajaba aproveché para enviar muchos iMessage a mis tíos, mi madre, Oscar, Roberto. Incluso para hacer unas llamadas, por ejemplo  Josef que hacía como un mes que no hablábamos.

Luego en cuanto a redes sociales y otras plataformas no comprobé absolutamente nada hasta la noche, hice mi trabajo de forma impecable, sin distracciones. Y durante el viaje, más del 90% estuve prestando atención a todo lo que iba encontrando en el camino, disfrutando de viajar y de conducir. Con buena música (la misma playlist de esta semana – IG Rock y cantando sin parar), ha sido complicado porque varias ideas han rondado mi mente. La primera la de no usar el smartphone durante todo el día, hasta llegar a las 19h-20h y usarlo una hora. Un consejo de Nelly por Instagram, aunque no creo que sea eficiente.

He estado pensando mucho sobre esto durante el día de hoy, enjaular al Monkey Mind no significa desconectar o aislarse, sino vivir consciente de las elecciones y decisiones que tomas, qué efecto causan, cómo reaccionas y lo despierto/atento y enfocado que puedes permanecer a lo que de verdad importa. Por eso no creo que esta técnica funcione, así como otras, pero el feedback ha ayudado a llegar a esta reflexión.

Al final de la noche acabé haciendo una lectura al feed de Facebook porque quería saber qué había estado haciendo la gente que conozco, pasé como unos 30 minutos. Me di cuenta de que sucumbí, porque sí quiero saber que hace la gente que conozco, confecciono una lista de mis prioridades y les contacto personalmente, no abro Facebook para ver que encuentro, es como la ruleta de la fortuna.

Día 15 – 12/05/19

A pesar de que el día de hoy estaba destinado a las distracciones, ya que el día de hoy era el día donde cada dos semanas, domingo, compruebo las redes sociales, blog, canal de vídeo, etc. para leer y responder comentarios y tomar acciones a partir de ahí. Ha sido un día de lo más completo, ligero y disfrutado, desde el viaje en coche a la reserva de elefantes de Addo, hasta Puerto Elizabeth. Luego aprovechando 1:20h en bicicleta estática para acabar la ronda de comprobaciones. Me he visto a mí mismo disfrutando de los pequeños detalles del paisaje, de conducir, de escuchar música, cantar, estar tranquilo en el Safari, dejarme llevar y cerrar los ojos.

Si es cierto que no es fácil entrar todos los días en estado de flow, como eliminar todas las interrupciones, si sabes verlo y no reaccionar de inmediato. Por otro lado es importante mencionar que hacer algo y acabar haciendo otra cosa es más grave de lo que pensamos. En este caso logro ver mucho cuando sucede, eso, en esta etapa es para mí más que suficiente.

La pequeña trampa de hoy fue verme subiendo una foto al instante de tomarla, algo que en el sistema estaba como no admitido. Incluso llegué a des publicarlas para ser más real y consecuente con mis acciones. En excepciones estuvieron las llamadas y mensajes a gente que me nacía, gente que quiero.

Día 16 – 13/05/19

Anotación importante: los días de viaje es mucho más complicado estar enfocado y mantener a raya el experimento de cero distracciones. Es más fácil que nunca acabar interrumpido, distraído y dominado por el Monkey Mind. Al final, si prestas atención, te darás cuenta, como acabo de hacer yo, que el trabajo crucial es hacer como esta bitácora de momentos de consciencia donde poder evaluar e identificar esas situaciones de flaqueza.

He comprobado el email cuatro veces y no dos. He comprobado iMessage cuatro veces y uno una. Además, he comprobado Telegram dos veces y no una. He comprobado Facebook, e Instagram. Y he saltado de tarea en tarea sin discriminación, Creo que el peor día de experimento.

Día 17 – 14/05/19

Hoy he llegado a Londres, he pasado por Barcelona y he acabado en mi casa en Valencia. Entre tanto he terminado el doble de tareas que un día usual, es cierto que era día de descanso deporte y día de ayuno, pero también es cierto que he estado todo el tiempo en movimiento. He comprobado más veces el correo de lo que debía, como cuatro o cinco, seis veces el social messaging, tres veces el messenger de Facebook para comunicarme con mi hermano y un nuevo proyecto con Valentino.

No he reaccionado a las tres llamadas que han entrado cuando he aterrizado en España. He estado en contacto con los momentos que antes pasaba sin prestar atención alguna, esto me ha ayudado a encontrar en ocasiones en estado de flow.

Hoy, a pesar de que ha sido junto a ayer, uno de los días de más distracciones, he estado más enfocado y mucho más ultraproductivo. He tenido tiempo incluso de llegar a casa, ordenarla, deshacer maletas, poner lavadoras, dejar todo en estado zen y sentarme a escribir antes del baño relajante, a las 21:30h.

El Monkey Mind hoy ha sido duro y me ha dominado hasta que me he dado cuenta (ahora mismo) debido a un problema de desconfianza, juicios de valor y creencias limitantes con otra persona, esto ha hecho que entrara en una espiral sin final. Distrayéndome de lo que estaba haciendo por al menos tres horas. Finalmente he reaccionado, cuando veía que llevaba mucho tiempo e iba en peor en lugar de mejor.

Día 18 – 15/05/19

Confirmado, estar en un lugar, o aunque sea moverse de una ciudad a otra, conduciendo, o algo que tú mismo realizas, no volar. Eso hace que las posibilidades de enjaular al Monkey Mind sean mayores. Hoy como añadidos, día dos y medios de ayuno, estando en mi residencia en Valencia, después de más de un mes, haciendo deporte, trabajando, descansando, premiándome, y sin comer, claro.

Ha habido una pequeña trampa, cuando he empezado a hacer trabajo que no tocaba. He evitado la mayoría de distracciones, en esta ocasión solo comprobé una vez el email al día.

No han habido excepciones, ni otras distracciones, he mantenido la rigidez en social messaging, he seguido el sistema para las redes sociales, incluso en dos ocasiones, cuando entré, vi la posibilidad de quedar distraído y no solucioné.

El problema de las redes es que en el momento que entras, están diseñadas para ganar la atención con el “dulce” más apetecible. Como he hecho tanto hoy, el problema ha estado, en controlarme para no hacer más de la cuenta y no sumar tareas nuevas al día ni ante ponerlas a lo que quería hacer en el día. Aunque eso también lo quisiese hacer, iba a robar espacio mental y foco.

He acabado el día con un descubrimiento, el Inner Dance Breathwork, un método de respiraciones que ayudan a llegar a un trance consciente muy poderoso. El handicap es que son largas, entre una hora y hora y media, y si meditas como yo lo hago, por cuarenta minutos por la mañana, por la noche, haces ejercicios de quietud y demás, ya es demasiado para lo que es digerible. Aún así, he estado alrededor de 45 min que han sabido a gloria por las sensaciones y cómo me encuentro ahora, en estado de flow.

Día 19 – 16/05/19

El día empezó realmente bien, con el Monkey Mind enjaulado desde el primer momento. Sin embargo, todo se torció cuando realizamos un encuentro de trabajo/reunión para cerrar el diseño de lo que será el nuevo isragarcia.es, un encuentro que duró dos horas, dónde no pude evitar distraer con email (aunque fue la primera vez que lo comprobé en todo el día), iMessage (segunda vez), Telegram (segunda vez). Luego en la tarde me pillé in fraganti intentando publicar algo en Facebook, algo que no había planificado. También hice tres llamadas no planificadas. Durante la reunión hubo tres menos donde me preguntaron y no estuve atento y perdí el hilo por estar haciendo otra cosa.

A nivel personal, he tenido que lidiar con emociones que podrían haberme distraído todo el día, son pequeñas trampas que no ves, pero te consumen vivo por dentro. A pesar de ser casi el cuatro día de ayuno, he cumplido con el deporte, así como responsabilidades personales y profesionales. La sesión de feedback personal y profesional que he tenido con Eric me ha ayudado a detectar nuevos puntos de dolor en el experimento. Por lo demás, y sin ser demasiado duro y exigentes conmigo, creo que lo he llevado como debía llevarlo, es casi imposible vivir con cero distracciones, por mucho que lo intentes, sobre todo si estás en la dinámica de trabajo y una vida donde realizas interacciones, tanto dentro como fuera de Internet.

Experimento cero distracciones, cómo enjaular al Monkey Mind y vivir mejor y con más productividad...

Día 20 – 17/05/19

Día de cero distracciones, pequeñas trampas, interrupciones y ladrones de tiempo. Incluso en la entrevista de una hora con Yossi Hasson para el podcast. Enfocado y en el sitio. En estado de flow varia veces, con porcentajes de ultraproductividad bastante altos.

He podido estar más conectado a todos. Si bien sí he hecho tres o cuatro tareas que no me tocaban, así como cinco llamadas no planificadas, pero no sucumbiendo a ninguna reacción externa salvo la de conversar con mi hermano. Día ultraproductivo, hasta he llegado a Alcoy de Valencia al terminar la ópera, más de 3 horas de deporte, reuniones, entrevistas proyectos.

Día 21 – 18/05/19

La primera pequeña trampa la he vivido cuando he empezado a llamar a mis primos sin tenerlo planificado antes. He interrumpido un proceso de trabajo para hacerlo. A nivel personal hoy ha sido impecable, he conectado con mis amigos cuando estuve con ellos, cuando realicé el proyecto de llevar a amigos a comer a casa de mi abuela, durante casi tres horas. Después por la tarde con uno de mis mejores amigos hablando, en el coche conduciendo, luego cenando con mis padres y tíos.

He comprobado cuatro veces más de lo usual el correo electrónico, así como tres veces más Telegram y cuatro más iMessage y tres veces más el Facebook  messenger. He estado atento a cada interacción mantenida vía offline, ya que online hoy apenas han existido fuera de lo que ha sido trabajo.

Es sorprendente todo lo que se puede avanzar cuando apartas interrupciones, distracciones, pequeñas trampas y ladrones de tiempo.

Día 22 – 19/05/19

Primer domingo donde no tengo que comprobar redes, ya que antes era cada domingo. Y como el pasado, que hacía el número dos, dentro del nuevo sistema, no pude contestar a los comentarios de youtube, los he intercambiado por los mensajes de Instagram donde tenía oportunidades de trabajo para el tour que voy a realizar por Argentina y Uruguay en unas semanas.

Por otro lado, he sido mucho menos inflexible en la norma de comprobar el email, iMessage y Telegram. Sin embargo, en las conversaciones, interacciones y momentos en solitario, o haciendo otras cosas, he sido realmente drástico e inamovible. Lo cual me ayuda a ganar foco, desconectar, estar tranquilo y no estar zarandeado (mentalmente) de un lado a otro. Hoy he decidido no realizar gran mañana ni meditación, si deporte y algunas prácticas com “thought dumping”, journaling y el pequeño diario de la sabiduría de ayer. Me apetecía y lo merecía. He llegado a doblar el trabajo de mañana, pero he parado y he decidido disfrutar, me noto más presencial en cuanto a interactuar con otras personas y conmigo mismo.

Los espacios que creas con otras personas son más puros, más presentes, más poderosos y resonantes cuando no hay distracciones por en medio. Solo utilice el teléfono para una playlist, la misma de la semana, obvio. Al igual que por ejemplo la ropa, sigo el sistema de vestir la misma ropa durante toda la semana, algo que te quita otra “preocupación”.

Día 23 – 20/05/19

Día donde a veces conecto más con las distracciones, pero sé que cuando estoy frente a algo que importa gano más enteros que antes de comenzar el experimento. He trabajado durante todo el día desde primera hora, no puedo esconder que evitar no comprobar nada en todo el día me parece muy complejo, es fácil caer en una comprobación del email, iMessage, o Telegram en mi caso. Las redes sociales sí están más apartadas. Me enfoco 100% a las tareas, pero termino antes, y entonces los espacio son más propensos a llevarme hacia distracciones.

Lo que pienso cambiar ahora es los espacio vacíos llenarlos de lectura, escritura, música, baile, meditación o no hacer nada, o rodearme de amigos, familiares, ocio, e incluso entretenimiento cuando es el momento. Me he visto a mí mismo a punto de ir a enviar un email cuando estaba andando hacia el gimnasio. Así como he fallado al estar tentado en escribir el email cuando estaba en una jornada de trabajo.

Día 24 – 21/05/19

Día donde he olvidado más cosas de lo normal, sobre todo referente a llaves, teléfono, etc, cuando salía de casa. Día de descanso, ayuno y dormir mucho. Eso sí, cada tarea ha sido ejecutada con un enfoque que hacía tiempo que no tenía. Luego me he visto muy distraído por hacer llamadas, enviar mensajes o “aprovechar el tiempo” mientras estaba haciendo otras cosas.

En un momento dado he dejado de hacer otras cosas para estar donde era más importante estar, interactuando con otra persona.

Día 25 – 22/05/19

El experimento se vuelve más interesante por momentos, no porque consigues aquietar el Monkey Mind, sino porque al estar muy atento y alerta a todas sus artimañas. Reconoces todos esos momentos en los que acabas distraído, interrumpido, sin tiempo por haberlo perdido o evadido y entrampado en otras cosas que no debías hacer. Esto es algo de lo que vivo cada día, pero hoy especialmente, segundo día de ayuno y descanso deportivo, habiendo maximizado mi tiempo, tareas y responsabilidades profesionales. Habiendo ojeado el email en dos ocasiones, las permitidas solo, igual con las redes sociales y el social messaging, habiendo hecho las llamadas que necesitaba hacer y las que quería.

He terminado como a las 18:30h, y todavía me he pasado como casi una hora saltando de tareas no planificadas (y algunas irrelevantes) a otras de la misma índole. Hasta que me he dado cuenta, y había pasado un buen rato. Es como cuando he ido a publicar en Instagram, pero sabía que no lo quería hacer, y no lo he hecho. O cuando me he dado cuenta también, del tiempo que paso volviendo a la lista de tareas, cuando en realidad sé las que hay y toca hacer, es como una micro-procrastinación. Aún así, he fulminado los registros del experimento y estos últimos meses. Estado de flow, pico máximo de productividad, enfoque total para cada tarea y cuatro horas de ultraproductividad.

Día 26 – 23/05/19

Día fluído como el de actuar, con algunas trampas en las que he caído sin apenas darme cuenta en las redes sociales. Así como algo de procrastinación estructurada. No Monkey Mind y un estado de flow prolongado por dos horas, creo, cuando he conseguido estar sin distracciones e interrupciones. Al final, lo bueno o malo es que acabo haciendo más de lo que debía.

Día 27 – 24/05/19

Día de nuevo fluido, muy centrado en el trabajo, en el ocio, en disfrutar fuera y dentro del trabajo. En conversaciones y solo en conversaciones, he perdido en tres ocasiones el poder trabajar sin molestia porque no veía hacerlo de otra forma, era lo necesario para respetar el espacio, así como respeto el espacio cuando estoy con otras personas.

Como distracciones podría incluir el rato que he estado enviando emails mientras hacíamos una jornada de trabajo, bueno, en realidad es cuando estaban en la explicación que ya conocía yo, a la otra parte del equipo. Por eso, conscientemente, he decidido hacerlo. Como pequeñas trampas, el entretenerme hablando con los amigos de mi hermano y llegar tarde a una cita. El resto, con tiempo de sobra para todo, enfocado, con momentos de “flow” y con un Monkey Mind más calmado y enjaulado, creo.

Día 28 – 25/05/19

Un día súper enfocado, sin distracciones, madrugando a las 5am, aprovechando la mañana antes de viajar a las 10:30h para Ibiza. Luego el día ocupado con amigos, sin distracciones, sin interrupciones, estando presente y dedicando el tiempo a las personas, como ellas lo dedicaban a mí. Si es cierto que estoy subiendo mas historias que de costumbre, y en estos días hago más llamadas, pero lo hago con muchísima más consciencia. Y nunca interrumpiendo un momento humano. No subiendo fotos que justo acabo de hacer, solo haciendo una sola foto o vídeo, y pasando tiempo de más calidad con amigos. El social messaging y email utilizado como se debía.

Día 29 – 26/05/19

Día enfocado al ocio, descanso y fiesta, sin trabajar en absoluto. Sin utilizar el teléfono para llamadas, mensajes, etc. Día de barco, playa, sol, baile, risas, conversaciones con amigos y compartir mucho. Hoy he notado que esto especialmente presente, siendo más consciente y participativo desde el lado de escuchar cuando estoy con mis amigos. No hay mucho más que añadir que noto mejor calidad en las interacciones humanas. Es como un resultado que no esperaba del experimento. He saltado tras las rutinas, no he realizado momentos de desconexión o quietud.

Día 30 – 27/05/19

En este día he sucumbido por completo a todo, sobre todo a las redes sociales, al iMessage y a interactuar cuando no debía, aunque si lo miro por otro lado, ayer domingo era el día de atender las interacciones en social media, pero no lo hice, y no lo puedo tomar como una excusa.

Me doy cuenta del por qué, y es porque estoy agotado, con las defensas intelectuales y emocionales bajas (resaca), tirado en casa sin hacer nada, y no me apetece, leer, trabajar, hablar o hacer nada que no sea entretenido, y entonces lo más adictivo, entretenido y ocioso y sobre todo “social” es utilizar las redes.

No hay duda que este día he batido el récord de distracciones, pequeñas trampas y ladrones de tiempo. Aunque estuve solo haciendo eso. Porque cuando estuve comiendo con los amigos, en la piscina o luego en la noche tirado en el sofá, estuve presente con ellos, enfocado en las conversaciones y en la creación de momentos especiales. No hubo rutinas ni momentos de enfoque.

Día 31 – 28/05/19

Ha seguido la tónica de ayer, se supone que debía haber desconectado, pero no ha sido tan productivo, he quedado muy distraído por los mensajes y actualizaciones en redes sociales, también he estado muy pendiente al email, apenas he producido trabajo, no he estado nada enfocado, muy distraído, diluido y poco atento. Quizá ha sido el día más desastroso del experimento, pero ha servido para comprobar los efectos de la fiesta y alcohol y horas y horas sin dormir en la lucha contra las distracciones y enjaular al Monkey Mind. Algo que ha sido poco viable en esta ocasión. Todo lo contrario, era como no tener energías para poder enjaularlo y entonces dejarlo más suelto que nunca.

Ha sido muy difícil para mí seguir rutinas, hacer el trabajo que se supone que debía hacer y cumplir con los objetivos principales. No obstante en la conferencia que he realizado para AFE Fútbol, me he visto concentrado y atento, no divagando y entrando en estado de flow por más de 15 minutos (cronometrado).

Día 32 – 29/05/19

He empezado a encauzar estos días a medida que me sentía más recuperado. Sin embargo, solo levantarme de la cama ya me ha costado, habiendo dormido casi doce horas. He estado distraído con la más mínima cosa. No he podido trabajar tan bien com querría, pero he mejorado respecto al día anterior, las redes sociales en esta ocasión solo me han pillado comprobándolas, no contestando, es como empezar a ganar enfoque y atención, pero haber perdido mucha de la que ya había cosechado. Los efectos negativos de la juerga (cero remordimientos).

El vuelo de Madrid a Buenos Aires fue aprovechado todo lo que pude. En el aeropuerto estuve en el aeropuerto y no perdido con las redes sociales o social messaging o “tiempo libre” (pequeñas trampas) como solía pasar.

Día 33 – 30/05/19

Ya en Buenos Aires, a pesar de casi no haber descansado en el vuelo, y llegar a las 7:30 am a la ciudad, he seguido el sistema de ultraproductividad para el experimento casi al 90%, excepto comunicarme con personas de Argentina para los eventos y turismo por la ciudad. También he bajado los brazos en cuanto a flirtear se refiere, porque surgió y me apetecía. El trabajo fue hecho y los índices de productividad, enfoque y ultraproductividad empezaron a ser lo que eran antes de desmadrarme.

Siento que es más fácil no distraerme y perder el tiempo, y que, pero todavía más importante, si lo hago, soy muy consciente de ello casi en el momento que lo hago, esta “habilidad” mejor día a día. Creo que sería lo más destacado del experimento de momento.

Admitir que el adelantar una hora el reloj (en el smartphone), trabajar con la hora de España (en el PC) me da bastantes ventajas porque engaña a mi mente.

Día 34 – 31/05/19

Me he pillado en tres ocasiones yendo a hacer algo que no debía hacer para no distraerme, y justo cuando he ido, he dejado de hacerlo. Aunque la pérdida de enfoque ya ha sucedido, es genial darte cuenta y remediarlo de inmediato. He sido interrumpido en dos ocasiones por dos llamadas que yo había hecho previamente. Han aparecido dos pequeñas trampas, y son dos vídeos que he visto cuando iba a poner el vídeo de la sesión de Power Yoga, dos vídeos que no tenían absolutamente nada que ver, más relacionados con películas, trailers, etc. Algo que todavía falta por dominar, pero que cada vez ocurre menos.

Cuando hacía turismo-running por Buenos Aires he parado demasiadas veces a tomar fotos e incluso a subir historias a Instagram. He estado distraído y he caído en estas pequeñas (grandes) trampas.

Día 34 – 01/06/19

Hoy he estado enfocado cada momento en una tarea y no hay nada que haya interrumpido o distraído de este cometido, he puesto toda la atención e intención posible en cada cosa que he hecho, por minúscula que fuese, ir al baño, ducharme con agua fría, meditar, comer una manzana, enviar un email, enviar un tweet, Al finalizar el día me siento mucho más agotado mentalmente que otros días, solo mentalmente. Pero he estado continuamente en estado de flow, hay una gran correlación entre el enfoque, la atención y hacer una cosa a la vez, aunque fueran por menos de tres minutos la “tarea”. No ha tenido ninguna distracción, ninguna interrupción, no pequeñas trampas, ni cuando hacía deporte por la ciudad siquiera.

Cuando he estado acompañando cenando he caído en subir varios contenidos, grabar unos vídeos y hacer unas fotos que me recordaron a alguien, lo último está bien, pero podría haber hecho la foto y haberlo enviado después. Hacía tiempo que no utilizaba el smartphone cuando estaba con alguien dentro del experimento.

Día 35 – 02/06/19

Domingo, lo que quiere decir que es día para responder en redes sociales, he utilizado las dos horas de bicicleta estática para responder los comentarios en posts de Instagram, así como los mensajes personales, y los mensajes en Facebook Messenger. Eso es lo que han dado de sí las dos horas encima de la bicicleta. A pesar de que todavía faltaban más comprobaciones y atenciones que hacer, las he dejado con diligencia para acabar el resto de la práctica deportiva. He seguido todo el sistema de ultraproductividad contra las distracciones de forma religiosa.

En el taxi de camino a Puerto Madero (Buenos Aires), al haber congestión en la ciudad, he atendido las peticiones en Twitter y los posts en Facebook. Todavía quedaban Youtube y los comentarios del post, que los he dejado para la próxima ocasión. He estado consciente sobre lo que debía hacer y no hacer dentro de esta parte de responsabilidades profesionales. Lejos de eso, no he sucumbido a nada más durante el día. Mientras estaba acompañado, he tenido que hacer una llamada previa vía skype y agendada, para la cual he pedido excusarme, así como al comprobar si me habían llamado, he dejado de prestar atención a la otra persona y así se lo he reconocido.

Día productivo y con más tiempo de enfoque lo cual acaba en más efectividad.

Día 36 – 03/06/19

He visto cómo al entrar en las redes sociales para hacer el trabajo programado de publicar, he dejado varias interacciones en posts de personas con las que siento afinidad, que sorprendentemente Facebook o Instagram te muestran al principio. He comprobado cuatro veces el iMessage y otras cuatro el Telegram. Me he visto obligado a entrar en Instagram messenger para enviar varios vídeos-invitaciones para un evento que realizo aquí en Argentina. Y he vuelto a aprovechar la bicicleta estática para rematar todo el trabajo de interacción que ayer dejé suelto. No era lo ideal, pero sentí que era necesario y tenía el hueco, porque había acabado mi jornada de trabajo a las 15h. Aunque perfectamente podría haber estado pedaleando y no haber sucumbido al Monkey Mind – y a esta pequeña-gran trampa.

Día 37 – 04/06/19

Hoy ha sido un día de enfoque total, segundo día de ayuno, día uno de mis descanso deportivo semanal. He hecho excepciones como compartir contenidos, pero lo he hecho cuando no he tenido nada en lo que enfocarme.

También he dado un largo paseo por la ciudad de Buenos Aires que me ha llevado a un estado de flow absoluto, en comunión perfecta conmigo mismo, luego he ido a unos jardines de viveros donde he estado sentado por no sé cuánto tiempo, tan solo mirando el surtido de una fuente, como el agua fluía, bajaba y subía, entonces cómo se desplegaban todas las partículas de agua y chocaban las unas con las otras. Ha sido sencillamente fantástico, sobre todo por la simpleza del momento.

He comprobado las redes y el social messaging las que tenía que comprobar. Además de haber comprobado el email una sola vez en el día, al final. He grabado el vídeo de la segunda fase del experimento con todas las impresiones, algo que estaba procrastinando día tras día desde hace días. No interrupciones. No distracciones, ni siquiera al saltar de tarea, cosa que no he hecho hasta que finalizara la que estaba realizando. Sigo con la misma playlist (por siete días), y con la misma ropa (por siete días también), respeto la conexión con otros y observo más y mejor que antes de empezar el experimento.

Día 38 – 05/06/19

Día de trabajo intenso, al romper ayuno, pero descansar y además madrugar más de lo normal, he podido completar más tareas que tenía atascadas, así como las que he procrastinado. He avanzado más rápido y he estado tranquilo intelectual y emocionalmente. He caído en dos distracciones, he sido interrumpido en una ocasión, he caído en dos pequeñas trampas y ha aparecido un ladrón de tiempo. Todo esto a pesar de que he estado súper presente y he cometido excepciones que me han permitido desarrollar mejor mi trabajo, comunicarme a distancia con los que quiero y seguir disfrutando de mis estilo de vida.

Es casi inviable vivir sin distracciones, pero vivir mejor, más enfocado, presente, atento y en flow prolongado es más posible al intentar evitar toda distracción, siempre teniendo en cuenta el no entrar en una guerra sin fin por estar siempre alerta.

Día 39 – 06/06/19

Día de flow por la charla que he tenido, los paseos y los momentos de conexión con otras personas, aunque cansado por el desgaste que significa. He comprobado las redes más de lo que pensaba. Es realmente complejo no caer en la tentación, al menos sé que cuando lo he hecho era consciente. Nunca dejar de interactuar con una persona para estar distraído o interrumpido.

Cualquier cosa que hago, la hago mejor, con mejores resultados, en menos tiempo, disfrutándola más porque sé que estoy haciéndola y pongo empeño, la clave está en saber que solo vas a hacer eso, aunque dures diez minutos o durar cuarenta y cinco minutos, estar obsesionado con ese momento, sin saltar a otro de forma indiscriminada.

Por trabajo, y en ocasiones, como excusa perfecta, he subido más Instagram Stories y contenidos de lo que el sistema de ultraproductividad inicial marcaba tal y como fijé. No he hecho de esto un drama, porque lo esencial es adaptar este experimento a mi vida, actuando con rectitud pero no siendo rígido ante cualquier circunstancia, eso solo me perjudicaría en lugar de beneficiarme. Eso sí, soy consciente, lo reconozco, lo acepto, lo anoto y trato de extraer lo bueno y el aprendizaje.

Día 40 – 07/06/19

Último día de experimento. Empezando muy bien y torciéndose a medida que avanzaba el día, en parte viéndolo y permitiéndolo. La parte más angustiante ha sido en el taxi del alojamiento en Palermo (Buenos Aires) al aeropuerto para salir hacia Montevideo (Uruguay), ya que estaba totalmente distraído por la actitud y comportamiento del taxista, algo que por mucho que quisiese me daba cuenta de que no podía cambiar. Sin embargo, no hacía más que tomar decisiones de tráfico equivocadas – como ir contra la ruta que marcaba la APP Waze – que hacía que consumieran tiempo que me haría falta para poder tomar el vuelo. He reconocido claramente como esto se convertía en un ladrón del tiempo y además una grandísima interrupción, quitándome la concentración en escribir el post para isragarcia.es que escribía de camino al aeropuerto.

Una vez allí y ya sabiendo que llegaba, he ido retomando el enfoque, la productividad, y la ultraproductividad, estando un poco trastocado y cayendo en las distracciones de siempre más fácilmente que nunca: email, redes sociales, social messaging, audios, etc.

Una vez he llegado a Montevideo, he reservado el lugar donde residir al menos por tres días y he estado enfocado hasta que han cancelado la reserva cuando estábamos a punto de llegar. Supongo que para ser el último día eran como pruebas. Luego, antes de salir a hacer deporte ya en Montevideo, he estado atrapado por varios ladrones del tiempo que eran tareas que no venían a cuento, pero ahí estado. La parte buena de todo es darte cuenta en el momento y despeñes, y no fustigarte o hacer un drama. No obstante, todas las tareas principales acabadas, viajar de un país al otro, con todo lo que conlleva, dos veces deporte en el día, explorar, cenar fuera, ver una película.

Han aparecido estados de flow en determinados momentos.

Vivir sin distracciones, una utopía. Anular al Monkey Mind, a años luz. Sin embargo, hacer una jaula cada vez más pequeña y tenerlo atado para que salte cada vez más cerca, muy posible y viable.

Reflexiones e impresiones

Además de las sensaciones diarias escritas, también hice un seguimiento más resumido y reflexivo en el vídeo que aquí encontrarás:

El diferenciar vídeo de texto, ayuda a profundizar todavía más.

Hipótesis sobre enjaular al Monkey Mind

La importancia relativa del experimento enjaulando al Monkey Mind está en los siguiente elementos:

Encontrar una solución digital de utilidad para poder estar más concentrados y menos distraídos ante cualquier punto de evasión digital.

Diseñar una solución analógica que ayude a poder tener una relación más sana, humana, atenta y valiosa con nosotros mismos y con los que nos rodean: equipo, familiares, amigos, etc.

Comprobar que sucede a medida que las distracciones e interrupciones se van eliminando.

Verificar si se puede llevar una vida con cero distracciones, cuánto cuesta llevarlo a cabo, qué sucede, cómo conseguirlo y cómo se siente el individuo (en este caso yo)

Dónde está el límite de tamaño para la jaula del Monkey Mind.

Definir si hay una correlación entre menos distracciones, interrupciones y otros ladrones de tiempo, la calma mental, el estado de flow y una vida más plena. O si por lo contrario el precio de lograrlo acaba dejándonos exhaustos.

Aprendizaje validado sobre el Monkey Mind

Experimento cero distracciones, cómo obtener más productividad...

Los objetivos primarios que validan o invalidan las hipótesis del experimento. Principalmente basado en los sistemas diseñados para probar la validez y eficacia del experimento y conseguir así vivir sin distracciones (que se pueden consultar aquí), y por consiguiente, enjaular al Monkey Mind:

  • Asistir a reuniones, encuentros con otras personas, con bloc de notas para escuchar y anotar es una buena técnica que logra que no nos distraigamos por muy monótona que sea la reunión o conversación.
  • Al realizar solo llamadas destinadas al día y evitar el resto, las interrupciones disminuyen considerablemente. Esto requiere un gran nivel de alerta para no caer en esta pequeña trampa.
  • Es casi imposible no responder a ninguna llamada que no esté programada, pero sí es posible posponer a luego. Preferiblemente a un momento donde estemos libres para realizarla.
  • No podemos contar como distracciones todo lo que implique un contacto genuino con personas importantes. Siempre que esto no suponga interrumpir procesos en curso y en desarrollo.
  • Los espacios de Quietud Total fueron respetados en su totalidad. Esto posibilita la amplitud entre estímulo y reacción. Necesaria para poder visualizar y captar al Monkey Mind cada vez que salta.
  • Las afirmaciones estoicas funcionaron de una forma inesperada. En lugar de ser sobre situaciones, eran sobre las propias distracciones y Monkey Mind, visualizar cuando saltó, por qué, por qué no lo vi, qué sucedió después, etc. Esto fue una de las claves de la parte exitosa del experimento.
  • Extender los tiempos de meditación e incluir la sesión nocturna ayudó a ver con más perspectiva y ecuanimidad cada ladrón de tiempo o distracción que ocurría. Restando así importancia a un proceso que sucede sí o sí, y que podría haber acabado frustrándome.
  • Las decisiones de 30 segundos fueron retadoras en momentos, pero ayudaron a no caer en vacíos de tiempo donde no fuera operativo.
  • Fueron 40 días sin apenas pedir feedback o segundas opiniones, y debo admitir de que marchó mejor de lo que esperaba. El resultado del trabajo posterior o bien se asemeja al conseguido antes del experimento o mucho después. Esto hizo darme cuenta del tiempo y energía que perdía en reafirmaciones, aprobaciones o validaciones, hasta yo, que considero que no lo hago en el 90% de las ocasiones.
  • Diría que en un 70% de las veces cumplí con el “hack” de comer la misma comida cada día en las diferentes comidas. Cambiando luego cada 7 días. Creo que aquí, por mi parte, faltó una mejor planificación y variedad de alimentos.
  • Al estar viajando entre Ibiza, Madrid, Argentina y Uruguay, fue fácil el no estar cambiando de ropa, ya que solo llevaba la misma. Entonces el peligro era más bajo. No supuso nada diferencial respecto a los resultados que obtenía antes del experimento.
  • Decir más “no” puro entretenimiento televisivo fue fácil, igual a personas y conversaciones no resonantes. Esto me ayudó a estar más conectado conmigo mismo.
  • Adquirí cero bienes materiales no necesarios, casi como es habitual en mí. No diferencia aquí.
  • El atender con total atención a cada persona con la que interactuaba se convirtió, sin duda, en lo más difícil del experimento. Fue lo que más consciencia me dio sobre cuando sucedían esas distracciones o interrupciones.
  • El 90% de los días resultaron con más enfoque y porcentaje de productividad, debido a estar concentrado en acabar las cuatro cosas más esenciales profesionales, y luego los asuntos personales.
  • Este hack fue otro de los más transformadores: comprobar el correo entre una y dos veces al día. Algo que conseguí en la mayoría de las ocasiones, y que ahora, después de acabar el experimento enjaular al Monkey Mind, sigo practicando.
  • En cuanto a interactuar en las plataformas social media cada dos semanas, hubo veces que fue cada dos semanas y otras cada semana. Ya que en muchas ocasiones encontraba oportunidades de trabajo que podrían perderse si respondía cada dos semanas, no siempre era así, pero sí la mayoría de veces. En Instagram stories, cumplí con el sistema de no fijarme en ellas y compartir las que me mencionaban. Esto, indudablemente, hizo subir el porcentaje de enfoque y productividad y lograr estados de flow más continuados.
  • Una publicación al día en social media, seguir esta medida de contención me ayudó a estar más enfocado a mi trabajo, a la vida, y a las propias distracciones, lo que me ayudó a detectar mucho mejor cada vez que el Monkey Mind daba un movimiento.
  • Apenas compartí contenidos puntuales, pero los que compartí, iban relacionados con objetivos profesionales. Ninguna mejoría o anotación extra que hacer aquí.
  • Seguir con mi estrategia de publicaciones de contenidos, que al final es parte de mi labor profesional – y si casi personal – se hizo más simple y llevadera al no caer distraído entre medio en tantas ocasiones.
  • Instagram stories fue un poco dolor de cabeza, no al principio, sino más a la segunda fase del experimento. Era un engaño sutil, claro al estar viajando entre Sudáfrica-Garden Route, España, Argentina, Uruguay, era más fácil caer en la tentación de retratar algo y subirlo. Lo que inevitablemente restaba capacidad de atención y soltaba un poco más al Monkey Mind de la correa. No obstante, no sucumbí, más que en unas tres o cuatro veces, a subir la foto al instante, lo cual todavía me hubiera distraído mucho más. Cuando lo utilicé una vez por día, notaba mi cabeza y mi trabajo y mi comportamiento más centrado.
  • Uno de los grandes “hacks” y grandes logros es haber dejado por completo mi relación con el smartphone cuando estaba con otras personas. Y más importante aún, cuando estaba solo, que es más fácil caer en esa “pasión”. Únicamente lo utilicé para, como decía en la definición del sistema, las APPs que podrían ayudarme, como Google Maps, Skype, Keynote, etc.
  • iMessage y Telegram si fueron más dolores de cabeza. El “hack” aquí era encargarme de ellos una vez al día, no fue así. Hubo días de comprobar tres o cuatro veces, alguno otro cinco o seis, pero ya está. No fue tan mal, y eso hizo que se notara en mi spam de atención y distracción.
  • Escribí posts más cortos, tweets más cortos, historias más cortas. Eso me ayudó a poder tener más ultraproductividad.
  • Uno de esos descubrimientos dignos de resaltar fue el de escuchar la misma playlist durante 7 días. En muchos casos fue música “down-tempo” tibetana, budista, china, japonesa y otras vertientes. Diría que fueron incluso más de una semana lo que pasé escuchando la misma lista de música. Cuando la música es apropiada, se pueden lograr más y mejores cosas.
  • Eliminar el “entretenimiento” de youtube a deshoras para mí fue clave. Esto me dio casi 5 horas a la semana. No es mucho comparado con la media, pero para mí, esas 5 horas eran como 15.
  • El salto de tareas fue crítico, y lo más fascinante para mí ocurrió antes de saltar a otra. El verme a mí mismo a punto de saltar hacia otra tarea, me daba ese espacio de tiempo para parar ese impulso y seguir en la tarea. No digo que no lo hiciera, pero en proporción, como un 90% menos que antes de empezar este experimento.

Consideraciones y limitaciones

Aquí se detallan factores a tener en cuenta y obstáculos que aparecieron, fueron inevitables y marcaron el transcurso del experimento de intentar enjaular al Monkey Mind:

  • Anular por completo al Monkey Mind es algo improbable.
  • Cuanto más es el cansancio, más es la probabilidad que bajes los brazos frente a las distracciones.
  • A más energía, descanso y buen estado de ánimo, más propensos seremos a evitar estar “desconectados”.
  • He llegado a contar más de 322 posibles mecanismos distrayentes en un día.
  • Hay distracciones tan sutiles que pasan por alto cada día.
  • Vivimos tan adictos al mundo en el que estamos sumergidos, y la adicción es tan inteligente, que no nos enteramos de todo lo que nos roba vida (tiempo)
  • Es inviable vivir sin distracciones por más de 2 días, al menos en el caso que he concluido en el experimento.
  • Los aeropuertos eran lugares trampa, porque al estar “on the go”, solía romper las reglas más a menudo. Entre tanto ruído, es más fácil caer en la tentación.
Experimento cero distracciones, cómo vivir mejor y con más productividad...

Conclusiones sobre el Monkey Mind

Se requiere de mucha autodisciplina y robustez para primero seguir cada uno de los parámetros que componen ambos sistemas, el entorno digital y analógico. Y segundo para llevarlo a cabo cada día sin errores, desviaciones o dilaciones. Esto último, en este experimento, fue posible en pocos días, de ahí la conclusión.

Reducir la rigidez de los sistemas, normas o comportamientos es clave para poder realizar pruebas exitosas en este tipo de experimentos.

Lo más importante que extraigo del experimento, no es que eliminara todas las distracciones, interrupciones, ladrones de tiempo o pequeñas trampas. Tampoco que subiera mis niveles de enfoque, productividad, ultraproductividad o hiciera que el estado de flow apareciera más veces por más tiempo. Ni siquiera fue el construir una jaula más pequeña al estimado Monkey Mind. Algo que fue posible, como puedes ver en el cuadro de mando, en el día a día, y en los aprendizajes validados. Lo más prominente fue el incremento de consciencia y atención sobre lo que puede estar distrayéndome o interrumpiéndome. La capacidad de ver y responder (o no) más rápido y eficiente. Eso vale más que intentar acallar a una mente mono a la que llevamos toda la vida dándole miles de cacahuetes cada día.

¿Preguntas? ¿Algo que pueda aportar o haya quedado en el aire sobre mi relación – o la tuya – con el Monkey Mind?

Atribución imágenes: Flickr // Google.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+