Menu
Browsing articles tagged with "negocio archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, productividad, innovación, estilo de vida, excelencia, autenticidad, economía disruptiva, cambio, disrupción personal y profesional, incertidumbre, liderazgo y comunicación más allá de social media, human media."
Jun
19

Guía micro-MBA sobre cómo empezar tu negocio aplicando el método científico

By Isra Garcia  //  Entrepreneurship  //  No Comments

Hay millones de personas queriendo empezar un negocio. Ser emprendedor es la moda de estos tiempos.

Cuando íbamos al colegio, los que ya tenemos de treinta años para arriba, soñábamos con ser doctores, ingenieros, abogados, profesores o científicos. Algo que heredamos de nuestros padres o abuelos. No en mi caso, ni quizá tampoco el tuyo. Queríamos ser lo que veiamos en la televisión o leíamos en los libros.

Me dedico al marketing, nadie en mi familia se había dedicado nunca a una actividad parecida. He lanzado más de 25 proyectos. He creado 6 empresas. Escrito 6 libros. Hago un buen puñado de cosas que han ayudado a que esté realizado profesional y personalmente. He fracasado, diversificado, intentado cosas arriesgadas, he jugado seguro. He empezado negocios por diversión y otros por necesidad. Y he aprendido a base de caídas. No he tenido ayuda alguna. No la he pedido, no la he necesitado. Y no la he querido.

Cómo empezar un negocio (o un experimento) y hacerlo más que bien

Por el camino, cree un proyecto junto con mi amigo Josef Ajram, Inconformistas: libro, conferencias, agencia y micro-MBA sobre aquello que no aprendes en un MBA convencional. Ese curso me ha ayudado a aprender todavía más cómo empezar un negocio, tanto cómo realizo experimento de forma eficiente.

Para mí, hacer un experimento es como empezar un negocio. Es como seguir el método científico para experimentos.

Así es cómo podrías aplicar el método científico para empezar un negocio, es como un micro MBA para crear negocios:

cómo empezar un negocio - método científico

1. Objetivos y observaciones

Mira a tu alrededor… ¿Qué recursos tienes disponibles? ¿Posees una habilidad especial sobre la cual puedas crear un producto o servicio?

¿Qué te apasiona? ¿En qué empleas la mayoría de tu tiempo?

Esto es por lo que la autoconsciencia es una habilidad núcleo decisiva. Si trabajas en desarrollar tu consciencia (mediante la meditación), dispondrás de una mente más clara y simple. La mente es errática y va saltando de pensamiento en pensamiento. Lo que llaman el Monkey Mind. Meditar relaja tu cerebro de forma que peuda sestar más despierto.

Intenta meditar en el proceso de crear y empezar un negocio, verás.

Siguientes preguntas importantes:

  • ¿Por qué haces esto?
  • ¿Cuáles son tus objetivos al empezar un negocio? ¿Abandonar tu trabajo? ¿Aprender sobre los negocios?

Sea lo que sea, aclara por qué lo haces.

2. Soluciona el problema

¿Qué problema estás intentando solucionar?

Este es el corazón de la ciencia y la ingeniería (y de mis experimentos). Aplicar principios científicos para solucionar problemas reales. Y ese es el corazón de emprender también – solucionar problemas.

Piensa en el problema que tratas de resolver antes de ofrecer la solución. Pregunta a tus clientes potenciales y escucha. ¿Cuánto le duele a tus clientes potenciales? ¿Cuál es la urgencia requerida para solucionarlo? ¿Cómo surgió este problema?

3. Estimación de la hipótesis

Esto es lo que que conoce como una estimación aproximada. Esto dotará a tu experimento (negocio) con datos, y determinará el éxito o el fracaso. Esta es la fase donde la solución entra en juego. Estás asumiendo que tu producto o servicio solventará los problemas del mercado. La mayoría de veces nos equivocamos en esa suposición.

Aquí definirás, también, limitaciones, restricciones, trucos y recomendaciones para el experimento (negocio).

4. Testeo rápido del experimento (negocio)

Mi parte favorita.

Crear un Producto Mínimo Viable. No necesitas desarrollar una solución súper-completa al problema, no.

Lo que se necesita es crear un producto o servicio tan rápido como se pueda. Nada más que con los requerimientos mínimos que ayuden a resolver el problema que buscamos solucionar. No hace falta que sea perfecto, solo que funcione.

Deberías ser capaz de hacer esto lo más rápido posible. No esperes años, dos o tres meses como mínimo. Si puedes hacerlo en 12 días, mejor que mejor. Pero no apuntes a tres meses y luego esperes un año para que tu mercado responda. La mayoría de experimentos que he lanzado han funcionado porque han sido cortos y rápidos. Como los proyectos que he lanzado y han funcionado. He ido probando con versiones “beta”.

Lo mejor que puedes hacer es crear algo visible y enseñarlo a tu audiencia, Una landing page, un borrador, una infografía. Luego pide email o pago. Si hay gente que lo hace, cancela. Los resultados te están diciendo que la gente necesita tu solución.

Analiza las campañas que más éxito han tenido en Kickstarter. O las ICOs que más fondos están recaudando. Ambas cosas son experimentación pura.

5. Analizar resultados

En la fases de hipótesis, deberías definir qué es el éxito y qué es el fracaso. Cuando la solución llegue a la masa crítica, observa la reacción. ¿Compran? ¿Lo comparten y propagan el valor? ¿Reaccionan de forma negativa?

Se dice que el buen arte divide. Es una buena señal cuando el 50% del mercado ama tu negocio, y el otro 50% lo odia con pasión. La peor cosas que te puede pasar es la indiferencia.

¿Está el éxito relacionado a una métrica monetaria? ¿O es más sobre crecer mes a mes? Solo tú puedes decidir qué métricas serán las importantes a usar. Ojo, lo opuesto debería ser también considerado. ¿Qué es para ti fallar? Si no ganaras nada de dinero ¿cómo sabes si deberías persistir o pivotar? Las métricas son lo primero que deberías establecer antes del experimento o de empezar tu negocio. De esa forma no quedarás sesgado ante los resultados.

6. Conclusiones y aprendizajes

¿Qué has aprendido del experimento? ¿Qué has aprendido de empezar tu negocio así? ¿Y qué hizo que funcionara y qué que fallara?

¿Qué factores deberías considerar la próxima vez? ¿Qué podrías mejorar?

Este es el análisis después de la acción. Aquí diseccionas todo y reúnes oinformación sobre el mercado, solución, problema. Un experimento que funciona debería ser repetible, lo mismo para un negocio. Replicaría el mismo negocio (o experimento) y obtendría los mismos resultados. No siempre funciona así, pero si algo funciona, repítelo.

Los negocios son simples hechos complejos. Sin embargo, todos tienen sus conceptos principales. Tienes miles de ejemplos en empresas y libros.

El concepto clave final para empezar un negocio (o experimento)

cómo empezar un negocio - aplicando el método científico de experimentos de Isra García

Tienes un problema específico, luego sabes que se ha realizado un experimento para resolverlo, habiéndolo conseguido. Es tu trabajo crear nuevos resultados con lo que ya conoces que otros han conseguido. Siempre puedes ir más lejos. Si lo consigues, superarás a cualquiera, en mercado y en resultados.

Dime:

  • ¿Qué negocio tienes en mente y te gustaría crear?
  • ¿Qué experimentos tratas de poner en práctica?
  • ¿Estás teniendo éxito, fallando, o estás en tierra de nadie?

Adelante. Aquí tienes una guía sobre cómo empezar tu negocio – o experimento. Y además, tienes todo el permiso que necesitas. El tuyo propio.

Atribución imagen: Dreams Time / Kryptobits.

Feb
26

Dedica tiempo para propulsar a tu cliente

By Isra Garcia  //  Marketing, Negocio  //  No Comments

¿Cuánto tiempo pasas pensando y diseñando quién será tu cliente cuando lances la campaña, el proyecto o el producto? ¿Piensas en tu comprador ideal? ¿Piensas cómo tu producto o servicio podría satisfacer sus necesidades de formas diferentes al resto? ¿Analizas cuál podría ser una nueva y útil manera de resolver sus problemas? ¿Piensas en potenciar a tu cliente o piensas en poder sacarle el máximo beneficio posible? ¿Estás tan metido en quién es tu cliente y tus prospectos y potenciales que padeces hasta algo de insomnio por las noches?

Piensa en el potenciar a tu cliente

potenciar a tu cliente

Cada vez que viajo, tengo un momento para pensar en negocios y estrategia o cada vez que quiero mejorar en IG, pienso en conversar con alguno de nuestros clientes. Pienso en nuevas formas de ayudarles. Parte de mis esfuerzos van dirigidos a cómo encantar a nuestros clientes, o al menos intentarlo. Pienso en herramientas, en jornadas de trabajo extras, en consultorías adicionales o en talleres exclusivos. Pienso en cómo proveedores de servicio que conozco pueden ayudar la infraestructura de mi cliente. Sobre todo, pienso en cómo poder aportar más valor, uno que genere resultados positivos, en ingresos y ganancias. No perdono, incluso moviéndome desde Australia a Japón en El Viaje. Sé que si dedico algo de tiempo en atender a diario a mis clientes, podré servirles mejor. Dime, ¿compartimos tú y yo la misma bendita manía?

Pienso además sobre ti, el profesional o empresa que hace que las cosas sucedan. Pienso en los negocios que Oscar, Aitor, Álvaro y Álex también atienden.

Dedica tiempo cada día, al menos un 5% – 10% para pensar en tus clientes y contactarles. Al menos uno al día, y con una mejora.

¿Y qué pasa con la competencia?

No me importa en absoluto. Y a ti tampoco debería importarte. Por qué… ¿cómo va a ayudarte? Sí, puedes ver su oferta, puedes ver que quizá son mejores que tú, o peores. Esa misma oferta es para sus compradores, diferentes a los tuyos, ¿Para qué quieres copiar algo que es para tus clientes y no para los suyos?

Busca el “sí” de tu cliente

Dedica ese 5% – 10% a encontrar formas de que el cliente diga sí. Piensa en cómo hacer que sean felices los clientes que dijeron sí.  Incluso pregúntales a ellos cómo podrías satisfacerles mejor. Son tus clientes.

Un poco de tiempo al día dedicado en encontrar acciones que sirvan a potenciar a tu cliente es parte de tu responsabilidad y compromiso. Además de que a medio y largo plazo pagará dividendos.

¿Quién crees que hará mejor marketing y ganará más negocio?

Esa es la cuestión.

Feb
21

Consigna: único, simple, claro, fácil, intuitivo y accionable

By Isra Garcia  //  Marketing, Negocio  //  No Comments

En estos últimos 6 meses hemos rediseñado (en IG) ocho sitios web. Las páginas web siguen siendo el epicentro de cualquier estrategia de negocio. Marketing claro.

marketing claro y honestoCuál es nuestra consigna e insignia:

Tú (negocio). Solo. Simple. Claro. Fácil. Intuitivo. Accionable. Resultados.

Marketing claro, simple y directo

Un sitio web es marketing, debe poseer la personalidad de tu empresa y negocio o de tu persona si es algo más individual. Tan pronto como un visitante entra, debería tener clarísimo que es tu sitio web. Incluso aunque no aparezca tu logo / slogan.

También debería ser funcional. Esto es una gran derrota para muchos negocios, porque no lo son. Isragarcia.es podría mejorar ene este aspecto (y otros muchos), por eso estamos preparando un nuevo diseño para este año. La mayoría de sitios web se han diseñado sin el objetivo de ayudar al usuario a tomar una acción. ¿Qué es lo que las personas a las que te diriges necesitan de ti cuando entran a tu página web? ¿Has desarrollado tu plataforma alrededor de esta meta?

Finalmente, debería atender a las personas que te compran. Necesitas saber qué grupo de personas constituyen el núcleo de tu negocio. Porque si vendes a todo el mundo, no estás vendiendo a nadie.

Apuesto a que tu sitio web no es especialmente genial vendiendo tu negocio / empresa, o a ti mismo/a. Imagino que pasa lo mismo con tu newsletter. Y el blog. La publicidad. Las redes sociales. Todo.

A menos que:

  • Hayas empezado haciendo las cosas de una única forma. A menos de que hayas dejado atrás el miedo a lo que otros podrían pensar si lo hicieras. A menos que hayas empezado a conectar con la gente que sientes que más importa a tu empresa.
  • Estés recorriendo el camino constante y continuado de mejorar tanto como puedas la experiencia de tu cliente.
  • Te esfuerces a diario para desechar todo lo que no funciona. Esta es la parte donde la mayoría estamos.

Alcanza la versión más clara y simple

De tu negocio, de ti. Este es un trabajo sin fin. Este es el trabajo de mis abuelos a sus 90 años. Sí, este es el trabajo del emprendedor de 19 años. El trabajo del gerente de la multinacional a sus 45 años. Del estudiante graduado a sus 27 años. O del pequeño empresario a los 35 años. Es mi trabajo también, y por lo tanto el tuyo, a la edad que tengas.

Todo, por claro y limpio que esté, acaba ensuciándose. Todo. Limpia y haz un mejor marketing claro.

Tan pronto como crees que por fin tu sitio web está preparado, toca reinventarlo. No es el adecuado hasta que no sirva a la gente que lo necesita. Ahora, reemplaza “sitio web” con “negocio”, “marketing” y con “todo”.

Hay trabajo por hacer, todavía.

Atribución imagen: Roberto Nieves.

Feb
13

Es más simple de lo que piensas

By Isra Garcia  //  Marketing, Negocio  //  2 Comments

Si tienes un restaurante, el negocio es este: llenar las mesas con comensales satisfechos y servir comidas por hora lo más rápido posible. Todo debería funcionar alrededor de esta única premisa. Podemos añadir algo así como: “a un margen operativo razonable” a cada negocio, incluyendo otras industrias, la que quieras. Los hoteles: que todas las habitaciones del hotel esté ocupadas por clientes encantados. Blogger / Youtuber: obtener tantas visitas como sea posible, con el mayor número de comentarios, para revertir eso en publicidad, patrocinios u acciones similares. El marketing es simple. Los negocios son simples. Somos nosotros aquellos que lo hacemos difícil por una razón desconocida.

Una pequeña anéctoda sobre “hacerlo simple”

los negocios son simplesAyer, antes de salir para Tokyo, estaba conversando con Joe Gardner, un empresario de Los Ángeles, entrevistándole para uno de los episodios de El Viaje. Después de formularle una pregunta, Joe formuló una pregunta muy inteligente. Preguntaba sobre cómo seguir las ventajas competitivas de otros negocios, en un mundo donde los profesionales del marketing necesitan demostrar su liderazgo con su propia ventaja competitiva. ¿Cómo ir por detrás de alguien si continuamente estamos animándote a sobresalir y marcar la diferencia? Lo sé, pero es simple…

Mi primera respuesta fue: “nunca nadie ha ganado una carrera mirando a ambos lados”. Mi segunda respuesta: “experimenta y muestra nuevos resultados. No puedes seguir y evaluar lo nuevo, porque no ha sido hecho antes. Esa es la clave”.

Los negocios son simples

Sin embargo, en momentos como esos, cuando pienso cómo funcionan las grandes organizaciones. Cuando pienso lo complejo que las personas quieren hacer sus trabajos (o los jefes que parecen quererlo complejo), me pregunto dónde acabaremos.

Mucho del marketing que se hace puede ser hecho simple. Por ende lo mismo sucede con los negocios. Podría o podría no haber complejidad en la ejecución, pero el marketing es simple. Los negocios son simples.

Estoy trabajando en dos proyectos nuevos para finales de año, cuando le expliqué sobre el proyecto a Grytt, un compañero de Burning Man, él dijo “un programa de alto rendimiento”. Fue más fácil decir “sí” que ir a los detalles y complicarlo. Es como cuando tratas de presentarte ante unos clientes o potenciales compradores, dices ese título largo, complicado y enrevesado que acaba confundiendo a tu audiencia en lugar de decir “marketing”. O la presentación de 200 diapositivas y 50 ideas, en lugar de 4 diapositivas y una idea.

¿Cómo de simple es tu negocio? ¿Cómo de simple es tu marketing? ¿Lo ves de forma simple? ¿ves el beneficio?

Atribución imagen: Kevin Dooley.

Oct
12

Disrupción empresarial: ataque y no defensa

By Isra Garcia  //  Disrupción, Negocio  //  No Comments

¿Qué ha hecho daño a los taxis, Uber y Cabify o su falta de adaptación a una economía disruptiva? ¿Qué ha disparado los alquileres el servicio excelente y precio competitivo de AirBnB o el letargo de hoteles y hostales? ¿Por qué las personas confían más en TripAdvisor que el propio restaurante en cuestión? Un negocio disruptivo aparece por necesidad no por un maleficio.

negocio disruptivoEsto no son preguntas semánticas. Hoy, muchas empresas se encuentran compitiendo contra negocios los cuales el propósito primero no es ganar una pequeña porción de cuota de mercado. No, más allá de eso, alterar su industria y obliterar las razones de ser los titulares. Cuando alguien enfrenta una amenaza existencia de este tipo siempre pierde. Pierde porque ya va por detrás y pierde porque invierten una cantidad ridícula de tiempo y presupuesto en tratar de mantener el ritmo de los disruptores, o incluso intentar adelantarlos. Pista: estás perdido si necesitas una alerta de ese tipo para encantar a tus clientes e innovar.

El problema es la complacencia

Cada vez que una empresa disruptiva o un profesional disruptivo aparece, es un síntoma de complacencia en el entorno.

Los indicadores claves de complacencia son intangibles, pero significantes. ¿Está tu talento abandonando tu empresa para ir a la competencia? O peor todavía ¿Se van para crear nuevas empresas? ¿Tus costes de selección de personal suben y las recomendaciones internas decaen? ¿Se respira un ambiente de poca productividad dentro de tu empresa? ¿De lentitud de procesos?

Un negocio disruptivo: 6 activos críticos

La mejor forma de hacerlo y defenderte contra la disrupción es atacar. En lugar de defender, los negocios, pequeños, medianos o grandes, deberían buscar cambiar las reglas del juego. Deben identificar e invertir en esos disruptores que siempre están tratando de hacer progresar a la empresa con sus ideas e intenciones. El siguiente paso sería canalizar su talento, ambición y pasión hacia el servicio de crear disrupción en el propio modelo del negocio. Para hacer eso, se necesitan seis activos críticos:

  1. Alto nivel de urgencia.
  2. Ganar claridad y accesibilidad.
  3. Mostrar una visión compartida coherente e inspiradora.
  4. Entrenar e invertir en iconoclastas.
  5. Potenciar la disrupción personal
  6. Los líderes, gerentes y directores se convierten en los guías y facilitadores de esos disruptores.

Las empresas están dejando escapar la posibilidad de convertir su modelo de negocio en un negocio disruptivo.

Atribución imagen: Alexander Osterwalder.

Jul
5

Negocios con alma

By Isra Garcia  //  Human Media, Negocio  //  No Comments

¿Cuál es el alma del negocio en el que trabajas o diriges? ¿Que reside en el centro de lo que estás haciendo? ¿Cuál es el ecosistema que rodea a tu negocio?

Planificando el resto de 2017 y el 2018 que viene, nos formulamos estas preguntas. En IG hemos ayudado a empresas a usar los métodos que la transformación digital, el marketing y social media marketing conllevan para alcanzar objetivos.

el alma del negocio

El alma del negocio

¿Qué ayuda presta tu empresa? ¿Te levantas pensando “cómo puedo hacer algo que mejore la experiencia de mis clientes”? ¿Qué haces casi a diario para elevar la excelencia de tu trabajo? ¿Cuál es la razón por la que haces lo que haces aparte del dinero? ¿Te echará de menos la gente el día que no estés?

Los negocios no necesitan un alma. Sin embargo, cada empresa, cada profesional cada autónomo, cada trabajador, debería poseer una motivación (fuera de la monetaria) por lo que están haciendo. El propósito de cualquier negocio es ingreso y benéfico. De lo contrario no es un negocio en realidad. Es una búsqueda, un hobby, una pasión, una ONG o algo que no es una empresa. Sin embargo, buscar ingresos monetarios no significa tener un alma.

Si buscas trabajar sin descanso, pero no concibes lo que haces como trabajo por el disfrute y alegría que va con ello. Y además buscas construir un negocio que te sostenga (a ti y a otros), entonces poseer alma es de gran ayuda. El alma es la “vida” y guía moral e intencional de tu trabajo o empresa. Es la autenticidad que viene en ese ADN.

¿Qué necesitas considerar para poseer ese alma?

En Human Media se explica con ejemplos y experiencia que hay una manera poderosa y humana de conducir negocios y personas a través de Internet. Las personas. Al final del libro puedes comprobar que esto no aplica solo a las redes sociales. Esta es la clave: la mejor forma para sobresalir como negocio es evolucionar a algo más humano. Esto se ha ido perdiendo durante los años. Eso mismo ha pasado con estos elementos:

  • Honor.
  • Dignidad.
  • Virtud.
  • Apreciación.
  • Alma.

Todo ello ha contribuido a los problemas económicos que tuvimos en los pasados años. De los cuales todavía nos resentimos. Crisis de valores humanos.

Parte de la cura es poner tus intenciones, morales, ética, valores y autenticidad de vuelta en la forma de negocios. Es por eso la importancia de permanecer humanos. Ser honestos en la estrategia, excelentes en la ejecución y humanos en la conexión.

Tu alma en el trabajo

El alma de tu negocio es un set de preguntas. Pregúntate a ti mismo si:

  • Te gustaría que tu mejor amiga, pareja o madre fuera “marketeada” en la forma que tú haces marketing.
  • Los productos que estás vendiendo se los venderías a tu familia.
  • Hay mejores / más fáciles / más útiles formas de hacer lo que haces.
  • El servicio que prestas realmente ayuda al que lo recibe a ser mejor profesional o persona.
  • Buscas relaciones de negocios “ganar – ganar” o no.
  • El tipo de precio que realmente merece la pena cada uno de tus productos o servicios.
  • Estás vendiendo para subsistir o por entregar valor y cambio real.

Las respuestas a estas preguntas debería guiarte hacia el alma del negocio. Formarán el núcleo de la visión del alma del negocio. ¿Deberías poseer alma? No lo sé, dímelo tú.

La razón por la cual escribí Human Media era porque descubrí que hay más valor aparte del dinero y el tiempo, y permanecer humanos es una de esas grandes filosofías que ha acompañado a mis negocios y a mí mismo.

Resumiendo ¿Tiene alma tu negocio?

Si trabajas en ello de forma constante, te llevará al lugar que deseas, si lo ejecutas con excelencia y humanidad.

Atribución imagen: FBS.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+