Browsing articles in "Reflexiones"
Ene
28

El idiota que habita en mí

By Isra Garcia  //  Cambio, Reflexiones  //  4 Comments

El idiota interno. Una parte estúpida, inepta, ridícula y avergonzada dentro de nosotros. Solo tenemos que ser un poco más indulgentes con él.

Creo que el idiota interno es la mejor forma que tenemos de lidiar con esa parte más penosa, imperfecta y vulnerable que todos tenemos.

Todos llevamos esa parte idiota

Un idiota es lo que tememos acabar siendo. Es lo que sospechamos que somos en algunas ocasiones más oscuras. Y es lo que simplemente debemos aceptar que somos con humor y gracia, claro. Una vida decente no es esa en la que absurdamente creemos que podemos evadir o esclavizar el idiota interno. No, es la única donde practicamos el único arte que tenemos a nuestra disposición cohabitación sensitiva. El idiota interno es en ocasiones pequeño y en ocasiones grande. Olvida nombres, pierde compromisos importante, comete errores estúpidos, habla cosas que no tienen sentido o se mancha el pantalón con el aceite. Se presenta cuando no toca, arriesga cuando es un suicidio hacerlo. Hace cosas que son un completo sinsentido.

el idiota interno

El idiota interno es egocéntrico, se enfurece cuando momentáneamente se le ignora, ataca cuando se siente atacado. Cree que todo confabula en su contra, y lo que sucede es un accidente fortuito. Chilla cuando le cambian las cosas de sus sitio y acaba desbordado y defensivo cuando se enfrenta al más mínimo criticismo. Este idiota piensa que la culpa es siempre de otros. En fin, nuestro idiota interno no es más que un niño que ha tenido un mal día. No es más que un incomprendido.

Mi experiencia con el idiota interno

Mi idiota interno me dice que no soy lo suficientemente bueno. Me recuerda que no merezco lo que tengo. Este tipo de idiota molesto pide atención, pide destacar, pide ser visto, es un pobre diablo que se alimenta de ansias e inseguridades. Es un idiota negligente que trata de escapar cada día. Mi idiota interior es justamente como el tuyo, ni mejor ni peor.

Nosotros conocemos desde dentro a ese tipo de idiota, que no es más que lo que se podría denominar como la parte con más baja autoestima y oscura de cualquier ser humano. Lo único que hace que esta figura sea menos obvia son las buenas maneras, comportamientos y la corrección social, por eso unos perfiles son más visibles que los otros. En unos está más contenido y otros andan más a su libre albedrío.

Adivina, eres tú

Exacto, este idiota interno, es eterno, porque eres tú mismo. La clave está en comprender que esa parte habita en ti y nunca se marchará. Así que si quieres progresar, no tienes más alternativa que esforzarte por crear una buena y sana relación con esa parte. Perder el miedo a mostrar y compartir a esa idiota interno que de vez en cuando necesitar salir al exterior. Cada vez que reniegas de ese idiota, acabas carcomido por dentro.

Mi pregunta es ¿conoces a tu idiota interior? ¿Cómo es?

Atribución imagen: Danny Hope.

Ene
1

Terminar y empezar

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  2 Comments

Terminar y empezar.

Termina un proyecto y empieza otro.

Finaliza una vida e inicia otra, en teoría.

Acaba un día y comienza otro.

Acabas un libro y comienzas otro.

Termina un año y empieza otro.

Terminar y empezar. Si pero… un momento.

No siempre se termina y no siempre se empieza.

terminar y empezar el año - Isra García

Eso es lo que hacemos, nunca llegamos a terminar y nunca paramos de empezar. El día que terminemos ya no leerás nada, porque no serás nada. El día que paremos de empezar estaremos muertos. Ese día podría ser uno cualquiera de estos, seguro que a las 12h de ayer, alguien falleció en el planeta, estoy convencido de que mañana a las 20h fallecerá alguien. Y aún así merodeamos por la vida pensando en llegar a los 65 años, en pasar otro año más trabajando en lo que nos conviene, en aguantar el matrimonio un año o dos a ver si se soluciona. Esperamos a terminar la universidad o el doctorado. Esperamos a acabar de pagar el préstamo de 6 años para el coche o el de 30 años para la casa.

Merodeamos por una vida que cada día se acorta más sin nosotros darnos cuenta. Divagamos por un viaje que podría estar más próximo a su fin de lo que nunca imaginaríamos. Erramos por los días sin saber que estamos malgastando a diario las oportunidades de vivir una vida épica, cada uno a su manera. Recordamos lo que ya no tenemos para regocijarnos en la nostalgia, una máquina de edición mejorada.

Terminar y empezar mejorado

Otro año termina, no importa demasiado, porque seguimos empezando sin acabar y acabando sin empezar, todavía más desastroso. Sin embargo, hay algo que sí importa, en realidad hay dos cosas que importan.

La primera: cuál será tu feedback sobre ti mismo el día de marcharte cuando vengan a buscarte.

La segunda: la sensación con la que te vas a dormir y con la que te despiertas cada día. Piénsalo, medítalo, recapacítalo.

Si supiéramos todo lo que somos capaces de hacer, no nos conformaríamos solo con una pequeña parte de lo que podemos lograr.

Por un año delirante.

Nota paralela: este es un fragmento extendido de la introducción del último chispazo mensual que envío cada mes.

Atribución imagen: Chema Solís.

Dic
31

Un día antes de que acabe el año

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  No Comments

Esto es lo que tengo que decirte, no cuentes de año en año, sino día a día:

¿Recuerdas donde estabas tal día como hoy hace un año? ¿Y hace dos años? ¿Tres? ¿Cuatro? ¿Cinco?

día a día isra garcíaEl año pasado por estas fechas, estaba en Ibiza, escribiendo bajo el sol en una playa desierta. Espera, estoy equivocado, no era la pregunta que quería formularte.

Tal día como hoy hace un año ¿recuerdas que es lo que defendías y te impulsaba hacia delante? ¿Podrías recordar que era lo que te motivaba e inspiraba hace dos años? ¿Tres? ¿Cuatro? ¿Cinco?

¿Posees una comunidad más grande y comprometida? ¿Has aumentado el número de clientes? ¿Eres más habilidoso? ¿Más libre? ¿Más amado? ¿Quién eres hoy? ¿Quién quieres ser mañana?

Si mañana no aparecieras, ¿te echaría alguien de menos?

Día a día amigos

Las resoluciones de final/principio de año son una patraña, raramente funcionan, porque las buenas intenciones casi nunca sobreviven a la realidad. Sin embargo, una lista de comprobaciones del alto rendimiento podría ser una buena herramienta, una forma de monitorear que estás haciendo para mejorar tu intelecto, tu espíritu, tu físico y tus emociones. Día a día. Milímetro a milímetro.

No me gusta el cuento del “feliz año nuevo”. Las “felices navidades” hipócritas. Los mensajes sobre-optimistas, el falso “altruismo” de estas fechas. Comer en exceso, comprar regalos hasta endeudarnos, metas ridículas, deseos de paz momentánea y reconciliaciones estacionales. Sin mencionar los sorteos de Lotería.

Sin embargo, hay una gran oportunidad… hoy se abre un nuevo día, sí, no un nuevo año. Un nuevo día con nuevas expectativas que podrían ser cumplidas.

Como una libreta en blanco esperando ser escrita ¿qué escribirías? ¿Por qué no inventar nuestra mejor obra? ¿por qué no dibujar nuestro mejor dibujo? ¿Y por qué no desarrollar nuestro mejor poema? ¿Por qué no diseñar nuestro mejor proyecto? ¿O por qué no escribir nuestra mejor historia?

La oportunidad de este día (y este año) es más grande que nunca: si pensábamos que Internet lo había cambiado todo, no hemos visto nada. Estamos a las puertas de la revolución más grande de toda la historia de la humanidad. La descentralización de todo, absolutamente todo. La oportunidad de crear movimientos en la dirección que te apetezca. Mientras unos se resisten y aguantan, tú deberías lanzarte hacia el ojo del huracán. Hay una posibilidad irrepetible de crear cosas que nunca hemos visto y que cambiarán como vivimos, hacemos negocios, rendimos cuentas o usamos el dinero. ¿La aprovecharás?

Atribución imagen: Looker Media.

Dic
30

Mis tres palabras para 2018

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Reflexiones  //  9 Comments

En 2010 aprendí de la mano de Chris Brogan el superhábito de las tres palabras. Se trata de elegir tres palabras que guiarán tu año, en este caso elegir tres palabras para 2018. Como un año más, después de ocho años, estoy aquí para compartir mis tres palabras y animarte a que pienses en las tuyas y puedas compartirlas conmigo también.

Elige tus tres palabras

Elige esas tres palabras que te impulsarán hacia alcanzar lo que deseas en este próximo año. Escribe esas palabras cada día. Colócalas como fondo de escritorio o salvapantallas en tu smartphone. Incluso en tu agenda al comenzar cada día. Tenlas presentes, practícalas a diario y no las olvides ni por un solo día. Léelas al menos una vez al día.
Veamos el proceso. Luego compartiré contigo mis tres palabras, y entonces te pediré, si esto resuena contigo que compartas las tuyas, en los comentarios, en Twitter, en Instagram. Puedes utilizar el hashtag #3palabras2018.

¿Tres palabras?

Chris Brogan explica que se eligen tres palabras porque así las podemos utilizar como una triangulación. Si elegimos una palabra, se evaporará de nuestra mente demasiado rápido. Dos palabras llevan a la lógica “elige esta o la otra”, por lo que tampoco funcionará. Tres palabras son como elegir tres objetivos, coherente, alcanzable, realista y con perspectiva. Con tres palabras podemos ver las situaciones en nuestras vidas desde diferentes dimensiones.

Cómo elegir tus tres palabras para 2018

Chris sugiere no elegir frases, ya que dentro de las frases hay palabras vacías. Selecciona la palabra que más significado tenga para ti, con profundidad, alcance y recorrido para todo el año. Palabras que se puedan aplicar a tu viaje y a tus objetivos. Palabras que te ayuden a tomar decisiones. Ejemplo, no tiene mucho sentido elegir la palabra “amor” si no es para aprender cómo dar o recibir amor. La palabra “autodisciplina” para recordarte que tienes que hacer cada día un esfuerzo que se te resista, sin que venga impuesto por nadie más que tú. La palabra “aquí” podría ayudarte a ser autoconsciente y vivir despierto.

Cuidado con las palabras vacías que no determinan ninguna acción.

8 años de mis tres palabras

Este es un histórico desde que en 2010 decidí adoptar está práctica, a día de hoy:

Lo mejor todavía es que lo que aprendes perdura y se acumula para el siguiente año, todo suma y se va multiplicando. En experiencias, vivencias, aprendizajes y logros.

Y mis tres palabras para 2018

Aquí estamos, a las puertas de 2018. 2016 fue un año realmente duro, lleno de cambios internos, de perderme y encontrarme. Este pasado año ha sido magnífico, el resultado de todo el esfuerzo de 2014, 2015 y 2016. El año del alto rendimiento, el año donde he vencido todos mis miedos, el año donde he acabado por sentirme imparable como nunca. A día de hoy, lo tengo todo, no quiero nada. En 2018 voy seguir viviendo como si fuera el último año de mi vida. Por encima de todo, seguiré esta línea. Estas son mis tres palabras:

mis tres palabras para 2018

Estoicismo

Tuve mi primer contacto con el estoicismo a finales de 2016 gracias a Tim Ferriss y Ryan Holiday, a partir de entonces me di cuenta de que mi vida tenía muchas similitudes con esta filosofía de acción. He estado aprendiendo y educándose mucho sobre cómo vivir estoico. Ahora, en 2018, es el momento de aplicar todo lo que he ido absorbiendo y que creo que puede mejorar y optimizar mi estilo de vida y trabajo.

Tengo cinco grandes guías para que el estoicismo guíe mi 2018: Meditaciones (Marco Aurelio), Enquiridión y un Manual de Vida (Epicteto), la Vida de Epicuro (Epicuro) y Cartas a Lucilio y Sobre la Brevedad de la Vida (Séneca).

Experimentar

Esta palabra ha sido tan poderosa en 2017, que por primera vez voy a utilizarla por segundo año consecutivo. Voy a seguir experimentando con mi trabajo, con mi estilo de vida, con la ultraproductividad y con el alto rendimiento. Los resultados que he obtenido han sido mejores de los esperados, algunos sorprendentes, todos enriquecedores. A esto debería sumarle que se ha convertido en un hobby para mí. Estoy obsesionado con la mejora que supone experimentar, voy a llevarlo a un siguiente nivel.

Un recordatorio de que tengo que progresar hacia lo desconocido. Lanzarme a la aventura y buscar la incomodidad, el desconcierto, la incertidumbre y con todo ello la plenitud que obtienes cuando vives y superas esas situaciones.

Esto es acción 100% sobre todo loq ue caiga en mis manos y esté a mi alcance.

Fluir

O lo que es lo mismo, bailar. Esta palabra podría ser también aceptación, algo que me ha ayudado enormemente en este 2017. Aceptar las cosas y fluir con ellas, sin oponer demasiada resistencia cuando no dependa de mí. Bailar con el momento de la forma más intuitiva que pueda. Viviendo despierto sin pensar demasiado, sino actuando por instinto. Es el año en el que creo que podré llegar a tomar el 100% de mis decisiones (profesionales / personales) en base a mi instinto y no mi mente. Adaptarme con mayor rapidez y flexibilidad a los cambios que trato de resistir.

Utilizo “fluir” sobre todo como apoyo en el viaje de mi vida, dar la vuelta al mundo. 2018 es el año donde haré realidad el mayor sueño que he tendido durante más de 20 años, el cual empezará en unos días. Fluir será una palabra clave, puesto que no planificaré, no organizaré y no controlaré destinos, resultados o preparativos.

¿Cuáles son tus tres palabras para 2018?

Dic
17

Un paso más cerca

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  No Comments

La muerte vendrá un día a por mí (y a por ti), este hecho no me quita el sueño, todo lo contrario. Sin embargo, lo que sí me preocupa es que cuando venga, me sorprenda pensando en ella sin cesar.

El resto, es un solo viaje. Perdón, un viaje épico.

la muerte cada vez está más cerca

Hagámoslo legendario maldita sea.

Que la muerte de nuestros seres queridos sirva para algo más que recordarlos, lamentarnos, echarlos de menos o hundirnos en la mierda. Somos unos necios. Dejemos de hacer el idiota preocupándonos por lo infrecuente, sacudiéndonos por el dolor o el placer, por las victorias o por las derrotas, al final nada de eso tiene sentido. Honremos a todos los desaparecidos y respiremos del polvo que dejaron a su rastro. Lo merecen y por si fuera poco tú también lo mereces.

Oct
27

Una ecuación personal

By Isra Garcia  //  Mapmakers, Reflexiones  //  No Comments

Somos la suma de un todo. Somos el resultado de una ecuación personal.

una ecuación personalTodas nuestras experiencias. Nuestras relaciones, nuestras decisiones, nuestra familia, nuestro trabajo, nuestras vivencias, nuestros fallos, nuestros éxitos. Nuestros negocios, amores, decepciones y alegrías.

Estamos hechos de la transferencia emocional y la contratransferencia. Estamos construidos por piezas de nuestro pasado y también presente. Actuamos en base a comportamientos conscientes e inconscientes, en base a deseos evidentes y otros más ocultos. Cada uno de nosotros tenemos ciertas tendencias.

Somos un todo, somos todo en uno.

La ecuación personal cambia el resultado de la ecuación global

Somos las cosas que somos porque somos las cosas que percibimos. Vemos, sentimos e interpretamos. Es nuestra forma de ser porque comprendemos el mundo de una forma singular. Todos somos una suma de unos todos diferentes los unos a los otros, eso es lo que nos hace especiales.

Lograr ver que hay dentro de ese todo y desgranarlo, es el primer paso para ser más, saber más, crecer más, aprender más y vivir más.

Somos una ecuación compuesta por una infinidad de sumarios, restas, multiplicadores y por supuesto incógnitas, miembros, términos y grados. Nuestro trabajo, es descifrar cada uno de los elementos de nuestra ecuación personal, entender cómo resolverla y aprender a cómo cambiar el resultado final, a mejor.

Atribución imagen: Alberts.

Oct
8

35

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  No Comments

isra garcia treinta y cinco cumpleañosTreinta y cinco cumpleaños, sí 35. Ayer. El número es fantástico. Ni viejo ni joven. Por una parte es “antes” y por otra parte es “después”. Siento que tengo 75 años, pero siento que tengo la energía, empuje y ganas de cuando tenía 25 años. Siento que todo está bajo control y que todo lo que no esté bajo control, es que no debo ni puedo controlarlo.

Mi día de ayer fue un poco de mucho, meditación, alto rendimiento, ciclismo, running, circuito de fuerza, power yoga, familia, trabajo, lanzar el Programa de Excelencia para desempleados, comer en casa de mis abuelos. Hacer las compra, viaja de Alcoy a Valencia, paré a visitar mi asesor. Llegué a casa, conecté el tocadiscos, sonando los Tres Tenores, empecé a escribir estas líneas.

¿Cómo me veo con 35 años? No quiero nada, lo tengo todo. Como decía Marcos Aurelio: “dame lo que quieras, toma lo que quieras”. 

Cómo saltar barreras

Da igual que seas empresaria, que desempleado, gerente, trabajador, estudiante o jubilada. O eres aburrido o interesante. Eres invisible o eres deslumbrante. Durante toda tu vida has sido animado a ser como el resto. Has vivido toda tu niñez y adolescencia con la creencia de que si levantas la cabeza serás castigado. En la universidad te han adoctrinado para hacer lo que te manden hacer. Cualquier persona te dirá que hay que trabajar duro y conformarte con lo que tienes. Qué basura. En estos 35 años he aprendido a saltar barreras, modificar reglas y cambiar las cosas que me importaban. He aprendido a crecer, a invertir en mi mismo, a elegirme y a sobresalir. ¿Cómo lo he hecho? Voy a simplificar:

1. Entiende la urgencia de la situación

Las medias tintas son una pura estupidez para mediocres. La única forma de marcar la diferencia es abandonar la estrategia de hacer lo que todo el mundo está haciendo. Incluso aquello que hiciste ayer.

2. Deslumbrante no es deslumbrante para ti querida/o

Significa deslumbrante para mí. ¿Voy a remarcar lo que sucedió? ¿Voy a destacar tu actuación? ¿Es posible que quede boquiabierto? Si la respuesta es no, entonces no te molestes, no sobresales, estás en la media es estar casi muerto.

3. No es sobre destacar

Correr desnudo por la calle te hará destacar, pero no te ayudará a conseguir las metas. El trabajo que importa es el que hacemos en la sombra. El trabajo invisible. Y el trabajo que ocurre cuando las miradas, altavoces y focos no están puestos en ti.

4. El extremismo y la obsesión que persiguen fines nobles no son pecado

De hecho, es casi un requisito. Esas personas consideradas como las mejores del mundo en lo que hacen, son el tipo de gente que consiguen lo que quieren. Consiguen lo que quieren porque su obsesión y su extremismo superan la frontera del realismo y de la razón.

5. La chispa de la vida está escondida en los bordes

El más grande, más rápido, más lento, más fácil, más asequible, más eficiente, más disruptivo, más trabajador, menos problemático. No importa en qué borde, lo que importa es que estés en el borde, o más allá.

6. No todo el mundo apreciará tus esfuerzos

¿Y eso te importa? De hecho, la mayoría de las personas no valoran tu trabajo ¿Y qué? La mayoría de personas que me cruzo son avestruces, con la cabeza en un agujero, no te van a ayudar igualmente. Tu meta no es ayudar a todo el mundo, sino abrir los brazos y llevarte por delante a las personas que puedas cuando pases barriendo. Tu meta es esa, potencia a las personas que te escuchan, te comparten, te compran, te contratan y te aprecian.

7. Si hay instrucciones no sirve

Claro que no. si hay un manual, si hay una sabiduría aceptada, si puedes encontrarlo en un libro “para dummies”, ¿qué valor tiene entonces? Eres otro más, ánimo disruptivo. Parte de aquello que significa sobresalir es hacer algo que te atemoriza y haces por primera vez.

8. Nada es tan amenazante como parece

Todos nos mantenemos a raya porque estamos amenazados, desde bien pequeños. Casi nunca he dejado que nadie impusiera su voluntad contra mi instinto. Escucha y observa las amenazas en forma de malos resultados, todo a causa de cuestionar y salirte del camino. Salirme del camino fue la clave para vivir como vivo ahora, fuera del camino. ¿Quién pierde su trabajo? ¿Quién tiene problema en encontrar clientes? Yo no, seguro.

9. Una sola persona

Ese es el indicador, si tu trabajo impacta positivamente a una persona al día. Puedes sentirte orgullosa/o, has cumplido tu propósito. Ahora continúa haciéndolo cada día de vida.

10. Estado permanente de disrupción personal

Lo que hoy es disruptivo, mañana no lo será. Hoy puedes ser genial, diferente y novedoso, pero si no reinviertes y te reinventas, no durarás mucho. Descansar y disfrutar, sí, un 50%, el otro 50% a respirar una disrupción perpetua.

Quizá lo mejor de mi treinta y cinco cumpleaños

Nunca pidas permiso.

Obvia la validación.

Si tienes que justificarte, has perdido.

Nadie debe hacerte dudar.

El miedo es un KPI clave.

Piensa ridículo y absurdo.

He aprendido a cuestionarme para desmontar mis esquemas, para luego rediseñarlos y mejorarlos. Voy en sexta, y eso no me priva de disfrutar de cada instante que vivo. Vivo despierto mientras vivo rápido. Bailo con el momento mientras empiezo con el final en mente. Es posible ser contradictorio y ser auténtico. Empiezo pequeño haciendo grandes cosas. Treinta y cinco cumpleaños dan para muchos fracasos y algunos éxitos. Y bastantes errores.

No hay nada que mostrar, no te molestes. No hay gran dosis de talento, tampoco de maestría o grandeza, es solo un puñado de valores que jamás serán quebrantados. Pase lo que pase. Jamás.

Estoy preparado para aquello que tenga que venir, sea lo que sea.

Y más que cualquier otra cosa. Me amo a mí mismo, me cuido mucho y me recompenso a diario. Soy mi propio aliado, no mi enemigo. Estoy de mi parte. Apoyo mi intento de empujar los límites del aprendizaje y la mejora, y el poder hacer cualquier cosa mejor de lo que es. Y creo en mí mismo con una fuerza estremecedora.

Nada mal para estos 35 años.

Atribución imagen: Looker media.

Ago
9

La libertad de aceptar quién eres, sin disculpas ni excusas

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle, Reflexiones  //  2 Comments

Vivimos en una cultura que ser enorgullece a si misma en su lucha por la libertad. Alardeamos de que es uno de nuestros más altos valores. Tanto que entramos en otros países para que también valoren la libertad. Damos lecciones sobre cómo encontrar la libertad.

Nuestras acciones y actitudes como sociedad cuentan una historia bastante distante a lo que predicamos. Hay muchos indicadores, obvios y sustanciales, que demuestran que no andamos sobre el mismo discurso que promulgamos. Sobre todo en cuanto a la libertad se refiere. Todo esto sin entrar en guerras, derechos, políticas, despatarrados, que baño utilizar, derechos igualitarios para cualquier género, raza y ciudadanos, etc. No son temas en los que se necesite elaborar mucho más de lo que ya hay expuesto.

Lo que sí es menos obvio, es la forma sutil en la que esta sociedad minimiza la libertad en el campo emocional. Estamos rodeados en una cultura incómoda con las emociones: con sentirlas, con expresarlas, con reconocerlas. De forma más precisa, nuestra cultura no logra aceptar (porque no comprende) las emociones “menos atractivas”: miedo, tristeza, ansiedad, resentimiento, lástima, ira o imperfección, entre otras.

La persecución de la felicidad es un principio elemental de nuestra sociedad. Si no vas detrás de la felicidad, debes tener problemas.

Vivir el momento es la tendencia de la publicidad. Si no estás en una terraza viviendo el presente. Algo estás haciendo mal.

Mostrar alegría es lo que se espera de ti. De lo contrario, si muestras vulnerabilidad, te rechazaremos.

Sanción cultural: ser brutalmente honesto

Para promover la búsqueda de la felicidad, la libertad, vivir el presente y hacerlo alegre, nuestra cultura sanciona cualquier forma de escape emocional.

Otras formas de escapar:

  • Refugiarte en el trabajo.
  • Aislarte en una montaña.
  • Volverte un adicto a la gratificación instantánea de las redes sociales.
  • Auto-proclamarte una persona ocupada.
  • Sobre-entrenar.
  • Leer 1 libro al día.
  • Escuchar 5 podcasts y/o leer 30 artículos al día.
  • Invertir más tiempo en Internet.
  • Ir de compras.
  • Comprobar tu bandeja de correo electrónico más de 15 veces al día.

Para ser un poco más claro, ninguna de las cosas que hay en la lista son buenas o malas. Depende el uso que le des.

Crear momentos de entretenimiento y distracción es saludable. Hasta cierto punto. El problema aparece cuando pasamos a preocuparnos de que podríamos utilizar un smartphone o Facebook / Instagram para escapar de la realidad.

He vivido esto de cerca en uno de mis últimos experimentos, acabo de estar 113 días aislado de las redes sociales. Hoy en el segundo día de estar “conectado”, me pregunto a mí mismo si merece la pena volver. Al segundo día. Aún cuando estoy al 20% del rendimiento y dedicación al que solía estar antes del experimento. Fue el mismo motivo que me llevó al experimento de vivir sin smartphone por ocho meses.

Escapar no significa libertad

Cuando escapamos de algo, tampoco somos libres. Nos engañamos pensando que somos libres. Un prisionero que escapa de una cárcel acaba durmiendo con un ojo abierto, siempre alerta. Preguntándose cuándo será capturado de nuevo.

Escapar de la realidad a través de las redes sociales o derivados, solo nos evade de las paredes que podemos ver; no nos hace libres. Sabemos, dentro de nosotros, en algún sitio, que llegará el momento en el que nuevas emociones emerjan.

Social media o el email no son los enemigos, el enemigo está dentro de nosotros.

Aprende a bailar con el instante

Enseñarte a bailar con lo que llegue a ti puede ser incómodo, al principio. Rechaza ser la persona que comparte sus más grandes miedos, pero rechaza también ser la que comparte sus más grandes éxitos. O por otro lado, comparte tus más grandes alegrías y también tus más grandes tristezas. Ser coherente con quien eres y lo que eres te hará libre. Ver las cosas como son te ayudará a ser libre.

Durante el experimento he aprendido a no ser más, pero tampoco a ser menos. He aprendido a ser lo que soy. He aprendido a ver las cosas como son. También he descubierto que las cosas no son ni buenas ni malas, solo son. Para bien y para mal, en perspectiva.

He aprendido cómo sentarme con mis sentimientos y frustraciones y conversar juntos. Aburrimiento, ansiedad, exuberancia, disfrute, plenitud, ira, resentimiento, indignación. Amor, soledad, duda, miedo, confianza, elación, insatisfacción. Esto ya valió los 113 días de experimento. Cuánto valor y realización y cuanto dolor al mismo tiempo.

Presumía de estar a gusto conmigo mismo, qué equivocado estaba. Ahora estoy empezando a saber qué es lo que estar conmigo mismo. Destapando, desatando y aceptando todas las partes de mi ser.

Encontrar la libertad

Tan pronto como aprendes a aceptar, estar y ser, empiezas a sentir ligereza. Entonces empiezas a desenmascarar la libertad. Encontrar la libertad de aceptar y expresar quién eres. Encontrar la libertad de fluir y dejar marchar expectativas, deseos y exigencias.

encontrar la libertad

Entonces, solo entonces, las piezas del autodominio empiezan a encajar. En ese instante comprendes que:

  • Solo puedes encontrar la libertad si intentas dejar de escapar.
  • Libre es ser tu mismo/a.

No el tú hijo, amigo, pareja, profesional del marketing, consultor o nieto o cualquiera que sea la etiqueta que el mundo quiere que lleves. No tú como una marca, avatar o arquetipo. Y no unas iniciales que intentan categorizar.

El tú que está debajo de todas esas capas tan superficiales. El tú auténtico, el tú real. El humano de verdad. Amable, cariñoso. Impetuoso. Salvaje. Cabezón. Ultradisciplinado. Sobrepensador. Instintivo. Indocumentado. Ignorante. Simple. Sencillo. Implacable. Incansable. Obsesionado. Emocional. Arriesgado. Inconscientemente consciente. Preguntador. Incómodo. Vulnerable. Abierto de mente. Disruptivo. Incrédulo. Estridente. Quieto. Analista. Sobreexigente. Apartado. Solitario. Dudoso. Inseguro. Autocínico. Deliberado. Soy todas estas cosas y más.

Cuando dejas de escapar aprendes a crear espacio para todo esto. Incluso para partes de ti mismo que están en conflicto con otras partes. Sin embargo, cuando aceptas que eres en tu totalidad, deja de haber cualquier conflicto interno.

Para mí, esta es la libertad definitiva: aceptar quien eres, sin disculpas o excusas.

Lucha primero por esta libertad.

Atribución imagen: María Eugenia.

May
6

Un análisis bastante personal

By Isra Garcia  //  Análisis, Reflexiones  //  6 Comments

Hola, soy Isra García. Escribo esto desde el aeropuerto de Ciudad del Cabo, finalizando esta experiencia vital, rumbo a Bogotá. (III Customer Experience Summit). Voy a compartir los resultados de un análisis que he realizado sobre mí mismo…

Trabajo a diario por seguir rediseñando mi estilo de vida. Me gusta jugar a juegos que no entiendo. Me gusta esforzarme y entrar en batallas en las que tengo las de perder. Vibro con la idea de experimentar. Trabajo en marketing, es decir crear cambio positivo. Invierto cantidades de horas en mi actividad favorita número uno, el alto rendimiento.

soy isra garcía

No juzgo, no me meto en las cosas de otros, no opino cuando mi opinión no es requerida, no realizo comentarios afilados cuando todas las miradas están puestas en mí. Acepto que no puedo cambiar todo lo que desearía, no tan rápido como me gustaría, voy paso a paso, pero acelerando el ritmo todo lo que puedo. No destaco para llamar la atención, no hago las cosas por hacerlas, no sobresalgo si no tengo que hacerlo. No sobresalgo del resto, sino de mí.

Quiero estar rodeado de pocas personas, huyo de las multitudes. No corro más que otros si no tengo que esforzarme y hacerlo. No vivo en los límites si no siento que me apetece hacerlo. Tengo miedos, frustraciones y defectos, converso con ellos, casi todos los días. No quiero hacer cosas que no me llenan si no me veo obligado a hacerlas. No pienso si no tengo que hacerlo, no siento si no me conviene, no me dejo controlar por las emociones si no llega el momento en el que debo fluir.

Soy radical, a veces me sorprendo y actúo moderadamente. No hago cosas si no tengo que hacerlas, no escribo si no tengo algo que creo que puede ser importante decir. No inicio si no acabo, no preparo si no entreno, no entreno si no compito, no compito si no es conmigo mismo.

Amo la soledad. Busco magia, también trato de proyectarla, aunque sean 5 minutos al día. No me dejo llevar si no es hasta el final, no creo si no creo, no confio si no consigo una demostración. No presumo bajo ninguna condición, no intento cosas que no me apasionan. Ya no hablo demasiado, no hablo en absoluto si no siento que puedo añadir algo realmente valioso. No hago cosas a menos que sean esas cosas que me mueven. No amo si no es incondicionalmente. Ignoro los términos medios, navego en los márgenes. Exprimo y siento a partes iguales.

Soy Isra García, para bien o para mal

No comprendo para qué sirve el cinismo, la negatividad y la queja.

Salto, lo más lejos que puedo, siento que salto cada día un poco más allá, lo hago al mismo tiempo disfruto del recorrido.

La música, la escritura y la soledad forman parte de mi alma, mueven mis emociones y estados mentales.

Todo, el apetito, la rabia, el egoísmo, la insatisfacción, proviene de la mente. Cuando controlo mis emociones, controlo mi mente.

Siento más, a pesar de que pienso más, voy veloz y al mismo tiempo voy lento. Hago cosas y al mismo tiempo dejo de hacer cosas. Hablo y callo, casi a la vez.

Estoy preparado para morir cuando sea necesario. Estoy preparado para vivir hasta el último día de los tiempos.

Soy imperfecto como el que más. Estoy hecho en base al fallo, el fracaso ha moldeado la persona que hoy soy. Cero es el precio que pago por hacer algo que no funcione. Consigo lo que me propongo, hoy o dentro de 10 años.

Invirtiendo a Descartes: existo, luego pienso.

Soy Isra García. Sin duda alguna.

Nota paralela: h

Photo credit: Looker Media.

Abr
2

Cuatro aprendizajes personales decisivos

By Isra Garcia  //  Equipar, Reflexiones, Vida  //  4 Comments

Ayer hice un alto en Stand OUT Program Alicante para cerrar Pro Marketing Day en Madrid, fue ultra-intenso para mí. Llegué a las 17:59h, empezaba a las 18h. Acabé a las 18:53h, el tren de vuelta salía a las 19:20h. A las 19:13h nos detuvimos en un pequeño atasco a 500 metros, salí del Cabify y empecé a correr. Esto puede ser algo normal, lo entiendo. Sin embargo, encontré algo que hizo mi día y quizá mi semana, cuando eché a correr me pillé a mi mismo sonriendo, excitando, alegre. Cero preocupaciones o angustia. Júbilo. Era como si hubiera estado esperando ese momento. Vas a pensar que es un una tontería, pero para mí, eso son los momentos que hacen que ame la vida que he creado para mí. Es un detalle sin importancia, lo sé, justo por eso. Forma parte del resultado de mis aprendizajes personales.

Los aprendizajes personales más críticos

aprendizajes personales isra garcia

Pensando en ello con una sonrisa y de vuelta a Alicante (llegué con 4 minutos de sobra), reflexiono sobre lo más decisivo que he ido aprendiendo en el año anterior, 2016. Aquello que ha supuesto un punto de inflexión en mí.

Adiós, todo

He aprendido a dejar marchar las cosas. A no quedar prendido de un resultado que posiblemente no me pertenezca. Antes, no aceptaba que algo (persona, situación, objeto, oportunidad, negocio…) podría no ser para mí, lo perseguía hasta la extenuación. En algunas ocasiones acababa consiguiéndolo, pero el desgaste era máximo. En otras muchas, quedaba enganchado al sabor amargo de no conseguirlo. Pensaba que no había trabajado lo suficiente, había hecho algo mal o era mi culpa. Un día entendí, que simplemente hay cosas que pasan por tu vida / profesión. Unas se quedan, otras se van. El objetivo entonces sería sacar todo el partido que pudiera y decir adiós con satisfacción. Ahora vivo con la certeza que las cosas tienen más encanto cuando duran poco o incluso cuando no suceden. La no-acción que Lao Tzu defiende. Este ha sido uno de esos aprendizajes personales que no esperarías.

Aceptación radical

Esto no es del todo cierto, no es aceptación radical. Si estoy en el camino de la aceptación (una muestra es el aprendizaje de arriba. pero más externo), ahora quiero andar ese tipo de aceptación, radical. En este 2016 empecé a aprender a aceptarme de una manera que no conocía antes. Destapar en mí todas esas “taras” que me desgarran, comprenderlas y aceptarlas. Empezando por mi familia, amigos y colegas y acabando por mí.

Acepto mis debilidades y defectos, mis sesgos y mis inseguridades o frustraciones. Eso me permite empezar a comprenderlos, para luego ver que puedo trabajar y que debo dejar como está. He entendido que no debo hacer las cosas que me parecen bien, sino las que siento que deben fluir. La aceptación también va hacia el exterior, acepto a la gente como ese y no trato de cambiarla, sino de quererla por lo que es y cómo es. Hacer esto ha hecho que desaparezcan muchas de mis ansiedades y problemas con personas que quiero.

He encontrado mi propulsor

Este es quizás el más importante de todos. En 2016 reencontré mi chispa y con esto, un poco después, cuál es mi propulsor, aquello que más me llena de vida.

El juego, amo el juego. Acción; mancharme las manos, trabajar en lo que podría no funcionar. Esforzarme por profundizar sobre lo que no sé hacer. Intentar diferente. Crear proyectos y negocios. Rediseñar mi vida cada día. Reinventarme sin parar demasiado. Construir cualquier cosa que me haga sentir orgulloso. Fallar útilmente, tanto como sea necesario. Lanzar y materializar ideas con la mayor eficiencia posible. Acometer contra las expectativas. Vivir cambiando todo lo que me importa. Hacer que las cosas sucedan. Ser absurdo. Experimentar con cualquier cosa que me provoque. Incomodarme a mí mismo. Recompensarme el triple de lo que me castigo. Respirar despierto, sentir consciente, vivir con urgencia pero con serenidad. Obsesionarme con las cosas que amo. Buscar nuevas preguntas afiladas que formular.

Ahora, gracias a esto, disfruto y celebro casi todo lo que vivo. Incluso hasta de los carrerones por medio de las estaciones de trenes.

Sé encontrarme y despertarme

Precediendo al aprendizaje anterior, he aprendido a encontrarme si me pierdo. No solo encontrarme, sino además encontrar algo nuevo cada vez y despertar partes de mí que estaban dormidas. Esto, a grandes rasgos. Es más profundo. Me di cuenta que la ultraproductividad me ha dado la oportunidad de replantear mi vida. Ahora estoy obsesionado con el alto rendimiento físico, emocional, espiritual e intelectual. Trabajo en ello cada día, desde hace más de un año. Sé cómo producir la energía que necesito para conseguir cualquier cosa que me proponga. También sé de dónde sacar más cuando no queda nada. Sé qué hacer cuando no sé la respuesta, sé que está dentro de mí.

Fruto de un todo

Estos son los cuatro aprendizajes personales que me llevo del año pasado y más allá. Son cuatro con bastante recorrido, no son fruto de un solo año, creo que vienen de un trabajo consciente y otro inconsciente que se remonta a años atrás. He escrito esto un ahora y no a principios de año, porque estaba seguro que un día fluirá desde el alma, sin la necesidad de forzarlo. Todo acompañaría, ese día fue hoy.

La vida es un extra

El jueves me preguntaban cómo me sentía, mi respuesta fue “bendecido”. Tengo ambiciones, quiero hacer más cosas, tengo más objetivos que cumplir, claro. Sin embargo, no pretendo obtener más de lo que obtengo ahora. Es suficiente, es lo que me llena. Hacer lo que hago desde ya hace unos años, tomándome lo que venga como un extra.

Una última cosa, sigo sintiendo mi ego. Sigo teniendo ataque de irracionalidad. Perdiendo los papeles. Sigo cometiendo estupideces. Haciendo cosas incomprensibles e impropias de mí (eso parece). Incluso sigo fallando como siempre y tropezando con las mismas piedras. Mejor no significa perfecto y nunca lo significará, por lo menos en mi caso.

El viaje continúa. Los aprendizajes personales también.

Photo credit: Looker Media.

Dic
29

Mis tres palabras para 2017

By Isra Garcia  //  Equipar, Liderazgo, Reflexiones  //  24 Comments

El año esta a punto de terminar y como vengo haciendo desde 2011, ya he pensado en mis tres palabras para el próximo 2017.

Son tres palabras que servirán como guía de mis esfuerzos y propósitos en todo un año. Es un súperhábito que aprendí de Chris Brogan allá por el año 2010 y que desde entonces vengo trabajando de forma férrea año tras año.

7 años de Mis Tres Palabras

Este es el oro verdadero de esta técnica, la evolución y desarrollo con el paso del tiempo. Ver la progresión en una línea del tiempo, primero anual y luego entre todos los años que lleves aplicando tus tres palabras.

Mi línea del tiempo personal:

  • 2010 – tiempo, aprender, aplicar.
  • 2011 – humildad, soñar, personas.
  • 2012 – equipar, enfoque, dibujar.
  • 2013 – lanzar, vivir, cambio.
  • 2014 – transformación, escalabilidad, apalancamiento.
  • 2015 – lifestyle, disrupción, imperfección.
  • 2016 – generosidad, consciencia, presente.

Puedes entrar en profundidad en cada uno de los siete años, a través de este enlace.

Mis tres palabras para 2017

Estas son las tres palabras que ayudarán a guir mis acciones en este año que entra…

tres palabras 2017

Educación

Este año voy a convertir la educación en mi elección personal y profesional número uno. Esto tiene que ver a su vez con la tercera palabra, porque lo convertiré en experimento. Voy a colocar la educación (a todos los niveles que me atraigan) en lo alto de mi lista de prioridades. Invertiré más en educación, tanto tiempo como en esfuerzo y dinero. Tanto como pueda.

Me emplearé a fondo en aprender más y mejor. En obtener nuevas habilidades, en lograr una especialización más pronunciada. Por supuesto, en saber cosas que no sé. En hacer cosas que no entiendo. Leeré más. Volveré a tomar cursos con mayor regulidad, presenciales y online. Entraré en un periodo de reciclaje formativo bastante intenso. Quiero que la educación, formación y el aprendizaje subsecuente, sean las principales guías para mí este año. Retomaré el contacto con profesores, mentores y profesionales que puedan educarme. Quiero ver cuanto puede darme la educación y la formación si lo apuesto casi todo ahi.

Con la misma fijación, voluntad y determinación, proyectaré la educación hacia el exterior. Utilizaré como vehículo la expansión nacional e internacional de Stand OUT Program. El micro-MBA no convencional Inconformistas. Un nuevo proyecto que lanzaremos esde IG. Y a título personal, con el proyecto “impactos educativos“. Además de talleres y jornadas formativas. Mi idea es colocar mi formación y educación en lo alto de mis necesidades para este año. El fin es ser mejor personal y profesional y con esto poder ser más útil a otras personas y organizaciones.

Entrenamiento

La mejor forma de mejorar y crecer es entrenar para ello. La disciplina del entrenamiento diario, continuado, congruente y progresivo. Voy a entrenar ferozmente, habilidades núcleo, súperhabitos, Ultraproductividad, marketing, alto rendimiento, Human Media. Entrenar el trabajar en equipo, arriesgar. Entrenar la consciencia. El SABI (la apreciación de lo imperfecto). Entrenamiento del silencio. Entrenar el WU WEI (no actuar). Entrenar mi lado oscuro. Humillación, rechazo, ataques. Entrenamiento del ego.

El entrenamiento me llevará como poco al entendimiento y como mucho al dominio. El entrenamiento me ayudará solidificar sistemas, habilidades, habitos, productividad. También el rendimiento, mi trabajo como consultor, como profesional del marketing y economía digital, como empresario, emprendedor, disruptor y mi afición a experimentar. Entrenar mejorará mi vida y mi profesión.

Experimentar

Esta es mi tercera palabra. Me he dado cuenta que estoy enamorado de experimentar. Realizar experimentos inconexos, aleatorios, extraños. Algunos sorprendentes y otros no. Unos complejos y otros más simples. Habrán experimentos potentes y otros que pasen sin pena ni gloria. Sea como sea no pararé de experimentar en todo este año. Estoy creando una buena lista de experimentos, la cual intentaré llevar a cabo durante este año. Los experimentos serán una parte de mi vida – serán mi vida, me apetece que así sea – me ayudarán a descubrir y a aprender. Podré pensar de formas diferentes, a ver las cosas de manera distinta. Lograré entender lo incomprensible. A razonar lo irrazonable.

Voy a experimentar con cosas que me parecen intrigantes. El WABI (la satisfacción a través de la simplicidad y austeridad). MUGA (la perdida de conocimiento de uno mismo). Ketogenética. Eliminar elecciones, tocar instrumentos musicales, vivir sin mentiras. Adquirir nuevas especializades, nuevos súperhabitos, desafíos y aventuras. Cambiar esquemas mentales. Interrumpirse a uno mismo. He ido recogiendo muchas ideas entre este año y el anterior. El 3 de enero empiezo con el primero.

Tus tres palabras

Ya hay muchas personas que han ido uniéndose cada año. Unos han seguido por su propia cuenta, otros desistieron. Esto podría resonar contigo. O no. A lo mejor para ti son cuatro palabras que te ayudarán a motivarte cada día. O cuanto hábitos que mejorarán tu vida. Quizá dos habilidades que te convertirán en mejor profesional. Podrían ser cuatro principios que te ayuden a ser tu mejor tú. Tres estrategias para superar tus miedos o frustraciones. La lista de posibilidades es interminable. Estoy seguro de que has pillado la idea, no importa si son tres palabras o no, lo que importa es que encuentres algo que te sirva.

Te animo a que compartas tus 3 palabras en los comentarios de este post. En Instagram o Twitter bajo el hashtag #3palabras2017, incluso en tu propio blog.

Para mí, educación, entrenamiento y experiementar. ¿Y tú?

Nov
4

20 días en silencio: el ebook

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle, Reflexiones, Retos  //  5 Comments

El 14 de agosto de 2015 empecé con uno de los experimentos de estilo de vida que más han marcado mi vida hasta la fecha. El experimento 20 días en silencio. Hoy, más de un año después, publico un ebook – sin coste – a modo de breve ensayo, que recoge todo lo acontecido durante el periodo que comprende el experimento.

experimento 20 días en silencio ebook

20 días en silencio

Qué encontrarás dentro del ebook 20 días en silencio:

  • Reflexiones y conclusiones.
  • Aprendizajes.
  • Experiencias personales y compartidas.

Índice:

  • Capítulo 1. Introducción.
  • Capítulo 2. Días 1 – 5.
  • Capítulo 3. Días 6 – 10.
  • Capítulo 4. Días 11 – 15.
  • Capítulo 5. Días 16 – 20.
  • Capítulo 6. Apreciaciones tres días tras romper el silencio.
  • Capítulo 7.  20 días en silencio en convivencia.
  • Capítulo 8. Conclusiones finales.
  • Anexo. Analítica.

Es un pequeño libro de 32 páginas en formato electrónico (ebook) a modo de breve ensayo.

Cómo descargarlo gratuitamente

Este ebook tiene coste cero y está accesible de forma única, solo para las personas que leen a diario este blog. Si estás suscrito a isragarcia.es puedes descargarlo en este enlace, al comprobar tu email siguiendo los pasos indicados, se iniciará la descarga.

Si no estás suscrito y quieres hacerte con el ebook de 20 días en silencio, necesitas realizar el mismo proceso, cambiando verificación por suscripción. Entra aquí y sigue los pasos que se indican para poder descargarlo, no te llevará más de 90 segundos.

El silencio

Es el punto de partida en el camino hacia la consciencia, hacia lo más profundo de uno mismo, y por consecuente, el inicio de un viaje que empieza en el interior y acaba tocando todo lo que hay en el exterior.

Empieza por un pequeño silencio, luego extiéndelo a la meditación.

Aprende a decir más con menos.

Enséñate a que no es necesario hablar para llenar huecos.

Comprende que cuando estás en silencio también transmites, también comunicas.

Entiende que el silencio es vital no solo para llevar una mejor vida, sino para crecer y progresar. Escuchando, contrastando, practicando y volviendo a escuchar.

El silencio te ayuda a entender que no eres imprescindible. Si tu no hablas, alguien lo hará en tu lugar, no hay problema. Si no estás, alguien más estará.

Cuando te das cuenta de todo aquello que el silencio te ha consciente y capaz de entender. Cuando logras ver la lección que el silencio te enseña. Es difícil querer salir del silencio. Solo romperlo cuando sientes que es necesario.

Extra: este libro, la Biografía del Silencio (Pablo D’Ors), es una maravilla.

Artwork, diseño y encuadernación: Charlie Abad Estudio.

Oct
8

34

By Isra Garcia  //  Mapmakers, Reflexiones, Vida  //  2 Comments

treinta y cuatro cumpleaños isra-garciaCon motivo de mi treinta y cuatro cumpleaños.

Ayer, de repente, pasé a trener 34 años solo. Primero, no me parece que haya pasado un año desde el pasado siete de octubre de 2015, siento que han sido como ocho años en uno. Debo admitir que la estrategia “el último año de mi vida” es más poderosa de lo que imaginaba. No me siento viejo, a pesar de sentir que tengo como 74 años. De hecho, estoy en la mejor forma mental, física y espiritual de mi historia (gracias ultraproductividad, gracias alto rendimiento, gracias estilo de vida). ¿Te vuelves más sabio? No iría tan lejos. Aprendes fallando. La sabiduría llega con ese precio aprendizaje.

34 años. Tengo amor, tengo familia, tengo amigos, te tengo a ti.

A razón de mi treinta y cuatro cumpleaños

Cuando cumplí 31 años escribí sobre algo delo más importante que había aprendido durante toda mi vida. Ayer lancé mi auto-regalo de cumpleaños, 34 impactos educativos. Hoy comparto algo de lo que he aprendido en estos últimos años, esperando que un (este) cumpleaños sea de utilidad para ti.

1. Cree en ti mismo

Y nunca dudes de ello, incluso aunque tengas razones para hacerlo. Nunca he dudado de mí en estos últimos ocho años, nunca he dejado de creer en lo que soy en todo ese tiempo, con una certeza asombrosa. Hasta que un día sucedió. Mi mundo se vino abajo. Fue una señal de que necesitaba cambiar algunas cosas y revisar mi auto-estima, confianza y principios. Desde que decidí empezar a fallar más de lo normal, tengo más conocimiento sobre cómo hacer funcionar las cosas.

2. La verdad de otros no es tu verdad

La única verdad que importa es la verdad (o mentira) que tú te cuentas a ti mismo. No hay nada más importante para tu éxito que aquello que te repites a diario a lo largo del día. Tú sabes la verdad, si no coincide con la verdad que cuentas, estarás en problemas serios.

3. Si no puedes ganar por genialidad

Gana por disciplina (lo cual lleva, con el tiempo a lo primero). No soy tan exitoso como otras personas que conozco, honestamente. Sin embargo, trabajo de forma más efectiva (y eficiente) que más de la mayoría de personas que me encuentro cada día. Esto te permite ganar el juego, bastantes veces.

4. Entender y respetar

Que el mundo no es cómo tú podrías verlo y que otras personas podrían tener una visión totalmente diferente a la tuya. E interesarte por aprender el máximo número de formas de verlo, es sin duda un camino que merece la pena recorrer. Aprender a ver.

5. Si escuchas a tu intuición

Y haces caso a tu instinto, nunca te equivocarás, solo tu mente se equivocará. Serás feliz.

6. Cualquier adversidad

Desventaja o debilidad puede transformarse en una ventaja descomunal.

7. El ego es tu enemigo

Tú eres tu enemigo.

8. Vivir seguro es una mentira

La crisis y la culpa son otras dos buenas mentiras también.

9. Encanta a las personas que deseas maravillar

Para de vender a todo el mundo. Deja de ser tan “social”. No eres tan “guay”. Sé más tú. Dirígete a personas como tú.

10. Cuanto más te entiendas

Cuanto más te respetes, cuanto más te ames, más alta será la calidad de tu relación con otros.

11. La clave de una vida llena

Está en el estilo de vida que diseñes.

12. Intenta cualquier cosa que desees intentar

Prueba con tus manos. Experimenta. ¿Por qué no?

13. Trabaja en tu propia psicología

Tu consciencia. En tu propio estado zen, en tu paz interior. En tu entereza mental. Cuanto más trabajes en todo ello, mejor será la interfaz que poseas con el mundo.

14. Trátate bien

Desde tu cuerpo hasta tu mente. Invierte tiempo y dinero en una mejor salud, alimentación, más descanso, relajación calidad de carga deportiva o aprendizaje. Esto es la mejor inversión que puedes hacer.

15. Haz preguntas

Preguntas afiladas. Todo el tiempo.

16. Trabaja lo suficiente

Como para llevar un día a día digno y merecido por ti mismo/a. Una vez lo consigas- no está tan lejos – invierte tus energías en aprovechar este espacio tan corto de tiempo llamado vida.

17. Especialízate de manera obsesiva

En ser bueno en algo especialmente concreto.

Elige el/la protagonista

Sí, lo sé. Ignora consejos no solicitados. La mejor cosa que los aprendizajes te enseñan es que tus ideas son válidas, falsa confianza. Falsa porque tus ideas siempre son válidas. Sé quien quiera que seas, pero sé. Sé sin ser un mero espectador.

Ah, si eres una de esas personas que podría hacer un regalo, aquí algunas ideas:

  • Bridges for Music – ayúdales a acabar de construir la primera escuela en los barrios marginales de Langa.
  • La Vuelta a Ellos – por un orfanato en Kenia.
  • Juegaterapia – el juego como terapia para niños hospitalizados.

Photo credit: Odosdesign.

Sep
11

Devolviendo el alma a la fiesta: elrow

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Opiniones, Reflexiones  //  No Comments

elrowHace tiempo, cuando di un paso decisivo para dejar de manera casi definitiva la industria de la música electrónica y el ocio nocturno, escribía esta reflexión / experiencia. Hoy, después de vivirlo incluso en mi carnes durante ya dos años, soy un poco más optimista con mi veredicto a ambas industrias. Alguien ha sentado un buen precedente y está desde luego habiendo historia, elrow.

Devolviendo el alma a la fiesta

Cómo devolverle a la noche el alma que había perdido. El arte de crear “algo” que sobresaliera del resto. Cómo ser brillantes frente a la mediocridad y emerger en la crisis. Cómo construir una marca (y un negocio) que gire entorno a la experiencia de los clientes y no entorno a los artistas. La habilidades de hacer que las personas bailen y se diviertan, sin estar en el backstage. Cómo hacer las cosas más que bien. Conseguir formar una familia de auténticos profesionales y buena gente. Cómo se respetados por todos. Cómo…

En definitiva, cómo devolver la fiesta a la fiesta – elrow y la familia Arnau.

elrow

Hay muchos argumentos y componentes causantes de volver a hacer de la fiesta una fiesta. Tengo una buena lista que he ido recogiendo del trabajo de El Row Family. Sin embargo, mejor que contártela yo, Juan Arnau Jr. en este vídeo cita, una a una, todas las razones por las cuales se han convertido en un fenómeno mundial en el panorama de la música electrónica, el ocio nocturno y la juerga.

Algunos puristas podrán criticar la calidad de la música, que si no es undeground, que si no es electrónica buena y otros comentarios derivados. No es Cocoon, no es MusicOn, como habrás podido observar en el vídeo, elrow tiene claro su posicionamiento, qué venden y a quien van dirigidos sin perder su esencia. Esto sentencia cualquier otra cosa.

Gracias elrow Family por hacernos disfrutar, bailar, reír y pasar noches (y días) inolvidables.

Photo credit: EnterGroup.

Ago
28

Encuentra la chispa

By Isra Garcia  //  israporelmundo, Lifestyle, Mapmakers, Reflexiones, Retos  //  No Comments

Lo admito. Estoy obsesionado con la chispa. Por ejemplo, alucino cuando veo este vídeo. Estoy obsesionado por una razón. Estoy viviendo como si este año fuera el último de mi vida. Ayer finalicé Live the Possibility [vive la posibilidad] y hoy estoy cruzando Nevada con mi amigo Jaime, en caravana, camino a Burning Man.

La gran distancia entre hacer y la chispa

He estado trabajando durante muchos años, haciendo muchas cosas, algunas han salido bien, otras muchas salieron mal, en ocasiones empaté. Estos tres últimos años, fuera de mi profesión, empecé con la Ultraproductividad. Empecé a darle más importancia a mi estilo de vida y con ello (gracias en parte a Ric) descubrí eso del alto rendimiento [High Performance]. Fui más consciente con mis aventuras, experiencias vitales y experimentos. Aquellos de vosotros que veis lo que hago en Instagram, sabéis de lo que hablo.

Hoy, después de terminar un viaje / aventura que empezó en Miami y ha terminado en Las Vegas. Con más de 3.700 millas de viaje en coche, recorrer 9 estados, 35 ciudades, seguir la Ruta 66 desde Missouri hasta el límite de Arizona con California. Sumar más de 980 kilómetros con una Ajram Bikes (fat bike) en más de 60 horas. Una bonita soledad, paz, instinto, disfrute y momentos imborrables que guardo para mí. Después de todo eso, esto es algo de lo que me llevo y he aprendido y sí compartiré (un 5% de lo vivido).

encuentra la chispa

No sigas un plan, no existe un mapa

Obvio ¿cierto? Esto es algo que ha ido fallando poco a poco en este último año. Cuando pienso en ello, me doy cuenta de que no me di cuenta de que eso estaba sucediendo y se supone que soy un Mapmaker y vivo sin mapas, paradójico.

En el momento que te enamoras de un plan (incluso aunque sea uno perfecto) fallas, el plan cambia y en la mayoría de ocasiones, no quieres cambiar con el plan, quieres seguir con la idea inicial. No hay idea inicial que no sea modificada durante el viaje. Cuando eres admirador de la planificación flexible, cuando persigues una misión, una visión y un objetivo, las mejoras son inminentes. Cuando creas un plan (trabajo, clientes o estilo de vida) en el cual los indicadores son la misión y el objetivo, progresas.

Hazlo (trabajo, respirar, amar, etc.) con la chispa

Hay una enorme diferencia entre hacer las cosas y hacer las cosas con pasión. Entre amar y amar con intensidad. Entre vivir y vivir con la chispa. Magnificando el nivel de esfuerzo, intensidad y fluidez que depositas en las cosas, empujas tus barreras mentales – las situaciones no convencionales, el cambio brusco y los desafíos o aventuras ayudan. Eso consigue que tus habilidades emocionales e intelectuales puedan ser amplificadas para obtener resultados más profundos. Eso es la chispa.

Busca la chispa

Hasta que lo hagas. Mejor, hasta que estés ahí, en un lugar donde no hay un plan, un mapa o alguien que te diga lo que hacer, hasta que no te digas a ti mismo “es lo que siento y voy a hacerlo, no importa lo que suceda luego”. Hasta que te dejes llevar a hacer cosas, quizá estúpidas, sin sentido, o llenas de significado, actos aleatorios irracionales. Mira, hasta que no hagas caso a tu intuición. Hasta que no sigas tu instinto. Nunca lo sabrás. No encontrarás la chispa.

No lo habrás sentido. Una vez que lo hagas, aunque sea una vez, sabrás que se siente, lo harás de nuevo. Y repetirás. Habrás encontrado la chispa.

Ni lo sueñes

Alguien te dirá que no lo puedes hacer, alguien más perspicaz te dirá porqué no lo puedes hacer. Alguna persona me dirá que no puedo hacer lo que hago, que el exceso no es bueno, que no puedo hacer tantas cosas. Alguien te dirá que lo que haces te pasará factura o no es bueno para tu salud.

Te dirán que trabajas demasiado, que mereces un descanso. O dirán que no trabajas demasiado, trabaja más. La palabra “mereces” viniendo de otros significa algo así como “no estoy haciendo tanto como tu lo estás haciendo”. Es tu mapa. Dibújalo de la manera que lo desees mientras puedas permanecer en pie y respirando.

Salta de cuerda en cuerda

Si me preguntaras la semana pasada sobre Live the Possibility, te hubiera dicho que solo estaba preocupado por el mismo momento, por eso desconecté de todo y todos durante esos 23 días. Si hoy me preguntas, te diré que estoy disfrutando lo que he vivido y me lo voy a guardar y llevar conmigo para que florezca.

No pares. No pienses “ok, lo hice, bien, ya está”. Disfrútalo y utilízalo, descansa y ve a por algo que te emocione. Ve a por ello. Ahora.

Encuentra la chispa, y no la sueltes.

Ago
15

La música está en cualquier cosa

Día número once, recorriendo las mismas entrañas de la Ruta 66, hoy en Springfield (Missouri), no he avanzado tanto como pensaba. El recorrido merece tanto la pena que incluso he retrocedido. Qué maravilla, qué genuino, qué Americano. Los días son inagotables en el sentido positivo de la palabra. Cuanto más nuevo vives más lento pero sabroso pasa el tiempo. Ayer día lluvioso, amanecía en la reserva natural de La Joya, donde se encuentra Meramec Caverns, el refugio del bandido Jesse James. Adicional a esto, tuve la oportunidad de llevarme una buena ducha alternativa. Agradecido. En esos momentos era la música para mis oídos.

Hablando sobre música, estos días están siendo muchas horas de coche y fat bike, hay un ingrediente que une experiencias y te atrapa en lo que estés haciendo. La música. Las emisoras (algunas) de USA son tan buenas, específicas, serias, que apenas necesitas buscar recursos externos como Spotify o iTunes.

La música está dentro de ti

Para de leer, oye, ¿qué es lo que escuchas ahora mismo? Yo “Home” de Dotan. Escucha con más atención, cierra los ojos, sea lo que sea aquello que escuchas, ¿cuál es el mensaje que interpretas?

La música está en todo

La música es marketing, es comunicación, es innovación, es negocio, es arte, es estilo de vida. Es incluso ultraproductividad o educación. Hasta liderazgo. La música es humana también.

Cada vez que escuches música recuerda esto: la música no es solo orquestas filarmónicas, popstars o los mejores álbumes, descargas o conciertos. La música eres tú.

Porque la música está a tu alrededor, cuando estés sola/o, cierra los ojos y la escucharás. Música, dentro de tu cabeza. Cuando estés con otras personas, abre los ojos y disfrútala, baila. Porque todo el mundo tiene música en su corazón y cambia de estado cuando la escucha. Todo el mundo tiene una canción en su alma, un sinfín de instrumentos tocando en su cerebro.

En cada uno de nosotros.

Música.

¿La escuchas?

Extra: estas son las 25 playlists más populares según Gizmodo. Aquí son mis playlists públicas por si te interesa alguna.

Photo credit: Freaktography.

Ago
12

Firma tu voz

By Isra Garcia  //  Comunicación, Equipar, Reflexiones  //  4 Comments

Firma tu vozMás y más, ves evidencia de que las personas no forman su propia opinión. Es fácil de determinar, si sabes lo que buscas. Repites algo que has leído en Twitter, el País o Mashable, recitas de memoria las frases que escuchaste en TED. Hablas sobre algo que no has probado y entonces dices lo que piensas o algún otro “experto” ha dicho sobre el tema. Juzgas sobre hechos o actuaciones en base a lo que piensa la sociedad o la extensa mayoría. En lugar de ni siquiera forman una opinión o incluso sin darle a algo el beneficio de obtener tu propia reseña en base a experimentarlo. Es fácil observar a la gente cotorrear sobre política, deporte, religión, tecnología, sociedad, prensa rosa. Incluso aunque ninguno de ellos provengan de esos campos ni tengan experiencia sobre el tema. Solo cotorrear. El mensaje: firma tu voz.

Hola, soy un loro

Hacer de loro de un post, un libro, una conferencia, una noticia, una publicación en Facebook o un Tweet, no te hace más interesante o creíble, tampoco auténtico.

Estaba leyendo reseñas de varios libros que tengo en mente (los puedes ver aquí en mi lista de deseos en Amazon), leí las reseñas de dos libros de dos amigos míos. En seis libros, leí al menos dos o tres reseñas de personas que ni siquiera habían abierto el libro, en lugar de eso estaban informando sobre las palabras de otros. ¿Cómo? ¿Así que entonces está bien expresar una opinión sin haber visto o tocado un producto? Vaya, bien. (En mi caso ninguna de esas reseñas cambió la opinión que tenía sobre esos libros)

Usa la palabra “cabeza”

Hoy estoy moviéndome de un lugar a otro en esta aventura llamada Live the Possibility. Ahora en Clarksville (Tennessee), ayer estuve en El Rocket Space Center en Huntsville (Alabama), decían que el centro /museo espacial más grande del mundo, tenía que ver si era cierto. Pregunté, superficies, extensión, número de “cosas” expuestas, luego contraste con otros centros y museos de este tipo, era cierto.

Explicaban que la macrobiótica era un cuento, cuando comparto con otras personas sobre ello, hay demasiada incredulidad, igual que con los experimentos que realizo, entonces dejé de hablar sobre ello y guardarme los resultados para mí. Lo cierto es que ambas cosas funcionan, no solo en mi. He contrastado con deportistas de élite, amigos como Lucas y profesionales sobre el caso de la alimentación macrobiótica, y todos tienen una opinión basada en lo que han probado. En el caso de experimentos, contrasto con personas que los realizan, Gabriela, una mujer que conocí en Miami. Veo lo que hace Tim Ferris y Gary Vainerchuck.

La prueba

Realiza un experimento sobre algo, lo que desees y te apetezca, infórmate con fuentes fiables, compra un libro relevante y de una autoridad del campo en el que desees experimentar. Busca recomendaciones de personas que hayan probado lo que tú estás haciendo, o similar. Prueba y entonces con todo ello, forma una opinión y decide.

Por ejemplo, creo que Pep Sánchez está realizando (o realizó) uno con la alimentación Paleo recientemente (pregúntale).

Sea lo que sea lo que pruebes hacer encontrarás a gente que dice que es una mala idea. Estas personas tienden a citar los mismos argumentos, que aparecen en las noticias, en Twitter o en blogs o diarios. Utilizan las defensas que son a menudo comentadas en foros o en círculos de personas. Casi siempre son las mismas palabras.

Firma tu voz

Es desalentador cuando ves toda esa sabiduría “convencional” que hay ahí afuera. Es increíble ver cómo las personas lanzan su opinión sin respeto y en muchos caso sin estar documentados. Con todo el acceso a información que poseemos ¿No piensas que nos debemos a nosotros mismos aprender un poco para formar una opinión? Firma tu voz.

Quizá podemos usar algunos atajos en algunas ocasiones, pero no por defecto. Para de hacerlo. Eso significa detener el pensamientos “yo también”. Significa estar dispuesto a encontrar tu propia voz, encontrar tu camino a la información y a tu propia opinión, personal e intransferible. Detén las respuestas tipo: “ya, yo también”, “sí, he escuchado eso mismo y estoy de acuerdo”, “cierto, dicen que no vale nada”. Firma tu voz.

No tomes mi palabra como la definitiva. Obvio.

Photo credit: David, Bergin, Emmett and Elliott.

Ago
7

Odio mi trabajo

odio mi trabajoAyer, segundo día de viaje, escribo desde la playa de Daytona, en un Starbucks justo en primera línea. El único lugar que pude encontrar acceso a Internet, conexión para la fuente de energía del portátil y agua caliente para mi desayuno particular (infusión hepática, digestiva y renal, té de kukicha, sopa de miso y un zumo orgánico “super-green”). Son las 14:18h, durante 3:30h he recorrido en fat bike una gran parte de la costa. Cuando estaba en el mostrador, la mujer en la caja me miró y me dijo “odio mi trabajo”.

Llego a la mesa después de tener mi pedido y destino 90 minutos a trabajar, no porque odio mi trabajo. No, sino porque me apasiona, porque me gusta, porque me llena, porque escribir este post me hace crecer, porque amo mi trabajo.

Odio mi trabajo

Muchas personas odian su trabajo, porque:

  • No es realizante.
  • No es motivador.
  • No se aprende nada nuevo.
  • No se sobresale como persona – ni como profesional.
  • No fue deseado, fue impuesto.
  • No hubo otra opción.
  • No ganas lo que mereces.
  • No hay una cultura basada en la meritocracia.
  • No se potencia el talento, sino se manipula.
  • No hay espíritu de equipo, solo competición individual.
  • No hay recompensas emocionales.
  • No se impulsa a emprender aventuras personales.

Las personas odian su trabajo por todo esto y más que me dejo, pero sobre todo porque sus responsabilidades profesionales diarias les hacen sentir como una gallina en un gallinero, como un robot en una máquina de ensamblaje, como un borrego dentro del rebaño, como diría Seth Godin.

Ama tu trabajo

Esto no tiene porque ser malo, hay muchas personas que son perfectamente felices en su trabajo, sea cual sea, en las condiciones que sean. Y ello no son nada de lo de arriba, no son son borregos, robots o gallinas. ¿Cómo puede ser eso? Podrías preguntarte.

¿Por qué? porque este último segmento, de una manera u otra, aprendió a adueñarse de la experiencia de su propio trabajo, empezaron a ser conscientes sobre lo que eran y serían. Entonces empezaron a establecer imágenes.

Mientras otros, se quejan cada día de jefes, politicos, clientes o el hombre / mujer del tiempo. Sienten una miseria ajena o cualquier otra desgracia.

Muchas personas piensan que el éxito y la felicidad son el resultado de factores externos, mientras otros muchos piensan, diría que la mayoría, demuestran que son factores internos; como vencer el trauma interno, potenciar la actitud y la iniciativa y desarrollar la perspectiva. Sobresalir desde dentro.

Simple. Sí. Fácil. No, hay una distinción. Hay una diferencia.

Cambia lo que te apetezca

En acabar este post, mi tiempo de trabajar se extenderá 50 minutos más y finalizaré por hoy. Lo que venga después, será descanso, desconexión, hacer nada, leer, no sé. Oye, incluso podría volver a hacer algo de trabajo. ¿Por qué? De nuevo, porque amo lo que hago y no me lleva todo un día hacerlo, si lo hiciera, ¿crees que me importaría? Tengo márgenes, pero en ocasiones me gusta romperlos y saber porqué lo estoy haciendo.

Recuerda donde estás

Hoy cuando rodaba con la bici por la playa, un hombre mayor se puso a mi lado y estuvimos hablando, yo estaba desbordado por la inmensidad y la belleza de las playas de Daytona, cuando le hablé de esto, el hombre me respondió “¿Sí? Vaya, creo que lo doy por descontado y no lo valoro como debería” Esto nos pasa a todos, por eso es tan fácil que un día pienses “odio mi trabajo” ¿En serio? Entonces me pregunto que haces todavía ahí. No eres un borrego, ni un robot, ni una gallina, ni un número de un CRM (¿Lo eres?). Hoy es un buen día para recordármelo y de paso recordártelo a ti también.

Extra: mientras escribía decidí que no pasaré noche en Daytona, esta tarde-noche marcho a San Agustín.

Photo credit: Churl Han.

Ago
6

Decidir sin planificar

By Isra Garcia  //  Aventuras, Equipar, Habilidades, Lifestyle, Reflexiones  //  2 Comments

decidir y no planificarAyer empezó el viaje. Salí desde Miami sin rumbo, meses atrás decidí fluir todo lo que pudiera, asumiendo los efectos colaterales. Pienso sobre lo desconcertante y excitante que es no planificar ciertas cosas en la vida. Cómo te abre, de forma descarada, a nuevas experiencias.

No planificar, intuir

Cuando decides no planificar, lo que te rodea se vuelve incierto, las decisiones son más complejas y dar un paso hacia la acción es más crítico que nunca. Cuando no tienes el control, tu mente pierde los nervios y te amenaza. Los últimos tres días antes de partir, he vivido todo esto, era un temor a dar el primer paso, a lanzarte a lo desconocido, pero sobre todo a empezar, a comenzar desde un punto, la cuestión es cuál de todos. Qué difícil, qué angustioso, pero a la vez que atractivo. Era extraño.

Realizar una elección mientras te encuentras en movimiento requiere instinto, valentía y vulnerabilidad. Fíjate en el pequeño empresario que trabaja con presupuestos ajustados y márgenes todavía más ajustados, o en el trapecista que sabe saltar de una cuerda a otra antes que sea demasiado tarde. O en el malabarista que elige que malabar lanzar mientras está pendiente de coordinar los otros, o la startup que prototipea su producto a medida que recibe feedback del mercado.

La habilidad de no planificar

No hablo de no planificar, por supuesto que no, no hacerlo, es planificar para fallar. Hablo de la habilidad de decidir y elegir sin planificar. La habilidad de empujarte a la aventura.

Hoy amanece en Daytona Beach, despierto durmiendo en el maletero del Toyota RAV4 Urban Edition (Cortesía de South Dade Toyota – Miami) y me preparo para recorrer la ciudad y alrededores con una fat bike. El primer punto ya está trazado, ahora a por el siguiente, hoy, uno a la vez. Qué fluya.

Ahora hablemos de ti. ¿Cuanto de todo lo que podrías no planificar estás planificando?

Photo credit: mattw1lson.

Jul
2

El Apocalipsis es para todos

By Isra Garcia  //  Equipar, Lifestyle, Mapmakers, Reflexiones, Vida  //  No Comments

cuando el Apocalipsis llegueEntiende que va a llegar tu Apocalipsis personal.

Seguro.

Ese día de m*****

Ese j***** momento

Ya sea que tu novia te puso los cuernos, tu marido se ha divorciado de ti, has perdido tu trabajo, sufriste una sobredosis por tomar demasiado éxtasis, pensaste en echar la “marcha atrás” y te salió mal y ahora vas en camino de tener un bebé no deseado, perdiste a una de las personas más importantes de tu vida, has perdido 30.000€ en el casino, lo que sea… estas cosas suceden, y suceden a los mejores de nosotros. Puede haber sido tu culpa, podría no haber sido. Podría haber sido algo que habido cociéndose durante años o algo que pasó ayer. No importa como pasó, cuando pasó, o por qué pasó, pasó, simple.

Lo que está hecho está hecho

En este punto en tu plan “estamos j*******”, es posible que pienses que eres la única persona en el mundo que estás en medio del huracán. No estás solo. Todos tenemos un equipaje que arrastrar – la clave está en cómo manejamos ese equipaje que nos hacer ser quiénes somos. Todos vivimos el Apocalipsis, un día u otro nos llega.

Respira.

Sácalo de tu sistema

Llama a tu ex-novio (o ex-novia) y dile todo lo que tengas que decirle, a la cara. Entra por la puerta del despacho de tu jefe, tírale el café en la cara y lárgate. Ve a tu amigo y dile que es un ___________. Ve a ver a tus mejores amigos y desahógate, emborráchate, vete de fiesta y no vuelvas en dos semanas. Llora, chilla, maldice, suelta todos los tacos que necesites, rompe lo que desees, desaparece cuantos días hagan falta. Explota. Déjalo marchar, no lo guardes dentro. Ve y escala una montaña solo para sacar todo lo profano que hay en tus pulmones. No te lleves la basura a tu almohada. Haz sprints hasta que tu cara se vuelva de color azul. Haz aquello que necesites para sacarlo desde dentro, siempre y cuando no te ponga en peligro ni a ti ni a las personas de tu alrededor.

Siempre que entro en cólera, estoy rabioso, me vuelvo furioso o me frustro, para mí, el deporte es la mejor medicina. Sobre todo el deporte en intensidad, en ráfagas cortas pero de alto voltage, series, de carrera, de bicicleta, de natación. Dos clases seguidas de Bikram Yoga. Aunque, de hecho, desearía encontrar una manera de perder los estribos más a menudo porque puedo llegar a más metas, lograr mejores marcas, crear cosas nuevas, correr más rápido, entrenar más horas y alcanzar objetivos inalcanzables.

Si eso pudiera meterlo en una botella y beberlo, oh vaya, creo que a eso le llaman asteroides.

En fin, todos permanecemos a las sombras de nuestro propio Apocalipsis, todo depende cómo actúes cuando llegue.

Photo credit: Silvia Covizt.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+