Menu
Browsing articles in "Reflexiones"
Dic
16

Un momento que nace y muere a la vez

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  No Comments

Toda experiencia es momentánea. Desde un punto de vista, cada momento es tan elusivo y tan breve que ni siquiera podemos pensar en ese mismo antes de que se haya ido. Desde otro punto de vista, ese momento siempre está aquí. Claro, ya que no conocemos otro momento que el presente.

Ese mismo momento presente es un instante que siempre está muriendo y convirtiéndose en pasado, mucho antes de que pueda concebir la imaginación. Aun así, al mismo tiempo, ese instante-momento nunca para de nacer. Siempre nuevo, apareciendo rápidamente desde ese completo desconocido que llamamos futuro. Pensar sobre esto puede casi dejarte sin respiración.

Decir que la experiencia es momentánea, es decir que la experiencia y el momento presente son la misma cosa. Decir que el momento está siempre muriendo o convirtiéndose en pasado, y contrariamente siempre naciendo o apareciendo desde lo desconocido. Decir todo esto es decir lo mismo de la experiencia.

Cómo vivir el momento presente

Cómo mejorar el momento, y darte cuenta del mismo

La experiencia (en parte experimento) en el retiro Synthesis que justo acaba de finalizar, al igual que la experiencia que tú acabas de vivir, ha desaparecido irremediablemente. Todo lo que ha quedado es una especie de despertar, rastro o impacto en el presente, lo cual llamamos memoria. La clave está en cómo utilizamos esa memoria para mejorar el momento presente.

Tratamos de adivinar qué experiencia vamos a vivir ahora, o cual viene dentro de un rato. Aunque lo cierto, y es un hecho, es que no sabemos qué va a pasar. Podría suceder cualquier cosa. Sin embargo, la experiencia que ahora mismo estamos sintiendo tú y yo, cada uno por su parte, o conjunta si nos sumergimos en este escrito, es, como era, un niño recién nacido que desaparecerá mucho antes de que empiece a envejecer.

Entonces y mientras estás viendo esta experiencia presente, la tres preguntas que tengo para ti son:

  1. ¿Te das cuenta de que eres alguien que está viendo/viviendo esa experiencia?
  2. ¿Puedes encontrar además de la experiencia a la persona que la vive?
  3. ¿Puedes además leer esta frase, y pensar que estás leyéndola?

No permitas que la rapidez con la que cambian tus pensamientos, la vida y tus emociones, te engañen con el sentimiento de que estás el momento presente. Porque podría ser todo lo contrario.

Aprende a apreciar el presente por lo que es, una sucesión de instantes cargados de experiencias.

Atribución imagen: Alex Berger.

Dic
15

Solo hay una vida, creo

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  No Comments

No importa desde qué ángulo trates de verlo, solo hay una vida. Hasta el momento no hay una completa certeza que diga que hay algo más después de la muerte. No sabemos si nos mienten o no, no sabemos si la reencarnación es verdadera o no, podemos sentirlo, presentirlo o intuirlo, pero no hay una ciencia o resultados exactos individuales que puedan ser veraces. Queremos creerlo incluso, pero todavía no ha sido demostrado.

Solo hay una vida. Entonces, si eso es cierto, lo que significa es que solo venimos una vez aquí, luego nos vamos y ya no volvemos.

Entonces, si eso es así… ¿por qué esperar? ¿Por qué no empezar ahora? ¿Por qué no materializar tu sueño? ¿Por qué no ejecutar tu idea? ¿Por qué no viajar hoy mismo? ¿Por qué no cambiar ya lo que quieres cambiar? ¿Por qué no vivir una experiencia vital (como yo voy a hacer) hoy mismo?

No importa cuál sea tu situación, ni cómo de frustrante o compleja sea. No importa cuantos recursos te hagan falta, no importa.

Un día, estarás muerto/a.

Porque solo hay una vida

Vive la vida porque solo hay una vida - Isra García

¿Por qué no ir a por ello con todas tus fuerzas? ¿Por qué no ser más consciente, determinado, optimista, cariñoso o brillante? ¿Por qué no hacer que suceda? ¿Por qué no ahora? Porque te garantizo que si no empiezas ahora, las probabilidades dicen que no empezarás mañana tampoco. Y al final, la vida pasará y habrás progresado. Yo no pienso dejar escapar ni u solo minuto sin ser consciente de ese mismo instante, sin exprimirlo, sin absorberlos y sin reflejarlo en mi vida y en la de todos los que me pueda “llevar por delante”. Escribo esto en el avión desde Alicante a Amsterdam, camino del retiro de psicodélicos Synthesis, un lugar seguro, legal y controlado, donde, durante tres días, científicos, expertos y personal cualificado utilizan la psilocibina como herramienta para la auto-mejora, destapar y desarrollar el potencial humano, estirar el alto rendimiento y ayudar a originar avances disruptivos.

¿Yo? Voy a seguir explorando los límites, viviendo en los márgenes, es ahí donde encuentro lo que busco. Mi vida es un experimento y estoy bendecido de que así sea.

Cada vez que decides no hacer algo, ya sea algo que te da miedo o no, estás más cerca de la tumba. O vives en el “filo” o no vives en absoluto. Recuerda, solo hay una vida.

Nov
4

Curiosidad e ignorancia

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  No Comments

Hoy en Stand OUT Program Colombia he aprendido una lección de curiosidad e ignorancia, te cuento:

Una lección y aprendizaje sobre curiosidad e ignorancia

Sobre la ignorancia

Está bien pensar que no saber lo suficiente es la razón por la cual la gente no hace lo que necesitas que hagan, encajen en tus estándares o tomen buenas decisiones.

Después de todo, si ese es el caso, todo lo que necesitas hacer es equiparles mejor. Directrices altas y claras.

Entonces:

  • Si un cliente no paga, solo tienes que hacerle saber que tiene que pagar a tiempo y cumplir sus compromisos.
  • Si un empleado llega tarde, solo tienes que hacerle saber que llegar tarde no está permitido. Puedes amenazarle con despedirle.
  • Si tu socio no trabaja, bueno, solo necesitas avisarle de que tiene que cumplir con sus obligaciones.

El problema es que, la ignorancia no suele ser el problema.

El desafío es que las personas no siempre se preocupan de lo que a ti te importa. Y la razón por la cual no les importa lo que a ti es que no saben lo que tú sabes.

La razón es la que no creen lo que tú crees, no saben lo que tú sabes, no piensan lo que tú piensas.

El desafío, entonces, no es equiparles solo. Es educarles y conectar emocionalmente con ellos, transmitirles tus valores y creencias. Esta es la parte de la ignorancia que funciona, cuando utilizas tu propia ignorancia para asumir que no eres el único que (no) sabe.

Sobre la curiosidad

Piensa lo siguiente, la razón por la cual aprender algo nuevo es difícil, es porque te va a convertir en alguien que está en desacuerdo con la persona que solías ser.

Y no estamos entrenados para eso.

El filtro de crear nuestra propia burbuja y nuestra falta de curiosidad por lo desconocido, son una forma de autodefensa, y lo que nos impide crecer. Defendemos el “yo”, manteniendo todo “ok”, porque eso es seguro, un lugar cubierto donde permanecer.

Si, lo has adivinado; curiosidad e ignorancia

La alternativa es ser una persona como Javi Pacheco, pactar toda una vida de cuestionarse a uno mismo, abrazar la incertidumbre y desafíar lo que el “yo” cree. Un viaje para encontrar efectividad, no más estabilidad, un viaje que requiere curiosidad e ignorancia.

Curiosidad por cualquier cosa, por aprender lo que sea, por explorar lo inhóspito.

Ignorancia al desconocerlo todo o casi todo, rechazar sentirse saciado.

Atribución imagen: Cesar Cesilio.

Oct
26

Una historia (personal) de incoherencia

By Isra Garcia  //  Mapmakers, Reflexiones  //  No Comments

El Viaje alrededor del mundo continúa, empecé a escribir esto en Amsterdam hace unos días. Hoy continúo en el tren rumbo a Madrid. Lo cierto es que me apetece desnudarme de nuevo, creo que es hora. Me apetece contarte una pequeña historia sobre una de mis partes más oscuras. Quiero ser especialmente vulnerable y contarte una historia real que he vivido recientemente donde he caído en mi propia trampa. Un comportamiento que he detectado, y me ha dolido. Una actitud impropia de mí, pero no por eso surrealista o falsa. Esta historia va sobre mi ego. Sobre mi propia incoherencia y sobre mi desconsideración hacia otras personas.

Vígilate a ti mismo

Días después de acabar Stand OUT Program, estuve examinando, meditando, reflexionando, analizando y recogiendo feedback sobre el programa y sobre mí. Soy una persona bastante auto-crítica conmigo mismo, estoy aprendiendo a ver de verdad, sé cómo vigilarme y examinarme, pero eso no significa que todo esté bajo control. Nunca nada está bajo control. He encontrado muchas cosas positivas y de las que estoy contento, pero también he encontrado cosas que debo mejorar y cambiar, entre ellas incoherencia, ego y desconsideración.

La incoherencia, el ego, la desconsideración

Una historia sobre mi propia incoherencia, una historia sobre ego y desconsideración, una historia sobre no liderar con el ejemplo...

Tuve comportamientos que estuvieron fuera de lugar, comportamientos como:

  • Dejarme llevar por la urgencia del momento y no prestar atención a lo que importaba, los participantes.
  • Priorizar el “yo”, mis tareas, mi trabajo, mis deseos, mis compromisos, por encima de lo que importaba, los participantes.
  • No tener la consideración necesaria que debería haber tenido, sobre todo fuera de mis clases.

Básicamente y concluyendo:

  • Pedí “prestar atención” y en ocasiones clave fui yo en que no “prestó atención”, no lideré con el ejemplo.
  • No he sido lo que siempre he sido, coherente, congruente, duele, pero siento y sé, que así ha sido.
  • En al menos un 40% de las veces no prediqué con el ejemplo, una estadística bastante pobre dadas las circunstancias.

Actué de forma egoísta, desconsiderada y poco profesional, y sobre todo, incoherente, algo que choca implacablemente contra mis valores de vida.

Aceptación radical y vigilancia diaria

Acepto lo sucedido, me rindo a ello y muestro mi vulnerabilidad ante todos. Principalmente porque me importáis, tanto mis clientes/participantes, como vosotros mis lectores.

Para mí, esto supone un punto de inflexión importante, en el momento vital que me encuentro. Un claro ejemplo de que nunca debemos confiarnos, somos nuestros mejor aliado, pero también nuestro mejor enemigo. Tenemos que vigilarnos a nosotros mismos, como ese enemigo que siempre está al acecho y puede atacar ferozmente en cualquier momento.

Tomaré acción casi inmediata sobre lo sucedido, tengo varias ideas efectivas sobre cómo trabajar y enfrentarme a esto, una de ellas es un retiro Vipassana de 20 días. Y no, no saltaré por un puente. Esto tampoco va a cambiar mi vida o me va a destruir emocionalmente. No es más que lo que ha sucedido, un hecho que debía suceder tal y como ha sucedido el cual debo llamar por su nombre, aceptar y diseccionar hasta llegar a la raíz. Además de reconocer ante todos vosotros que no actué como de costumbre ni como mis valores dicen que actúe, pero es evidente que así actué. Esta vez me ha tocado a mí, y ha sido con ellos que lo ha tenido que vivir.

Disculpas y gracias

Pido disculpas a todos los participantes y equipo por haberlo tenido que soportar, y al mismo tiempo les doy las gracias. A Víctor por su feedback sincero, directo y transparente que me ayudó a entrar en estado de examinación. Y a ellos, los participantes, por haberme ayudado a vivir este momento, porque a pesar de ser algo de lo cual no me siento nada orgulloso, y menos satisfecho o realizado, pone en evidencia carencias que necesitaba detectar y que necesitaban darme esta bofetada de realidad, el ego (el lado oscuro) es más sabio de lo que parece.

Como siempre digo, el viaje continúa, dentro y fuera. Llevar una vida examinada y vigilante es la clave para darnos cuenta de cómo reaccionamos a este viaje, eso ayudará a entender la incoherencia entre nuestra mente, alma y nuestros propios actos.

Oct
24

Cállate, escóndete, anúlate, sabotéate, confórmate

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  1 Comment

Quizás deberías considerar conformarte. Es posible que necesites no hablar cuando quieras hacerlo. Quizá deberías echarte a un lado, quizá deberías Ser uno más, quizá no deberías ser una persona inconformista.

¿Recuerdas cuando alguien te dio una oportunidad de hacer algo grande y tú te conformaste? ¿Te acuerdas del momento en el que te pidieron que fueras tú la persona que cierre el discurso anual de tu empresa y entonces reculaste? ¿Y la vez en la que tuviste en tus manos la posibilidad de cambiar el rumbo estratégico de tu negocio y decidiste no hacerlo por temor a fracasar? ¿O recuerdas la ocasión en la que pudiste sobresalir de ti mismo y te echaste atrás por inseguridad? ¿Y te acuerdas todas las situaciones en las que sabías que debías enfrentarte a ti mismo y al resto y entonces decidiste sentarte y callar? Quizá, después de todo, tiene sentido que te sientes y te escondas.

Si estás haciendo algo que no te gusta, pero tampoco quieres ser visto como alguien problemático. Bueno, pienso que no deberías ser una persona inconformista. A lo mejor estás nervioso, has trabajado duro, tienes todo planificado e interiorizado, pero tu objetivo es no cuestionar, no arriesgas y no ser polémico. No hacer nada peligrosamente memorable. Nada que pueda exponerte lo más mínimo. Vaya, entonces ¿por qué hacerlo o decirlo?

Ser una persona inconformista

Si tu trabajo es actuar como relleno o muñeco de pruebas. Si lo que haces es conformarte con lo de siempre, no arriesgar a lanzar ese negocio que podría no funcionar. O si tu trabajo es solo aparentar, o quizá que el management sepa que existes. Si eso es lo que ocurre, apuesto a que hay mejor formas de hacer las cosas.

Imagina cuanto tiempo malgastas haciendo las cosas que no te benefician. Multiplica eso por cada día de tu vida. Si estás presentando ante 4.000 personas durante cuatro horas y no consigues removerlos primero su mundo por dentro y luego cómo ellos ven el mundo de fuera, permíteme decirte que has malgastado muchas horas de este tiempo tan caro. Esto no es lo que ha pasado trabajando con 16 personas en Valencia, en el programa microMBA de guerrilla Inconformistas que hoy finaliza. Más de 18 horas en 2 días.

Cómo ser una persona inconformista y hacer mejor las cosas, vivir mejor, trabajar mejor y ser más...

Cuando alguien decide ser una persona inconformista, no hay duda de que algo va a cambiar. Algo va a doler, algo va a retumbar, algo va a ser sacudido. Los cimientos temblarán, pero la persona despegará donde sabe que puede llegar.

La conclusión está clara: si todo lo que quieres es hacer lo de siempre, comer en el mismo sitio, llevar la misma vida y pensar o actuar como el resto, entonces es mejor que te sientes y te escondas.

Atribución imagen: Inconformistas Valencia.

Oct
7

36

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  No Comments

Hoy cumplo treinta y seis años, hace una semana hablaba con mis padres y mis tíos y en un descuido dije algo así: “a mis 38 años me encuentro en la mejor forma de mi vida, nunca imaginé estar haciendo lo que hago y ser quien hoy soy”. Mi madre respondió, “Israel, tienes 35 años…” Hubo un silencio… Estaba convencido de que tenía esa edad. Aunque si me preguntas, te diré que siento haber vivido 85 años. Eso es algo de lo mejor que he hecho en mi vida. Vivir cada año como si fueran 5 o 6 años condensados en un solo.

La segunda mejor cosa que he hecho en toda mi vida es invertir todo (lo que tenía y lo que no) en crearme a mí mismo. Sin dudarlo, sin retroceder, sin dejar de empujar hacia delante. Nunca me detuve, he hecho que las cosas sucedieran, he persistido, incluso cuando no tenía razones para persistir. Incluso sin motivación, hasta haciendo lo que odiaba hacer.

Treinta y seis años sin más opciones que yo mismo

Hoy cumplo treinta y seis años y en este artículo comparto una reflexión sobre las dos mejores cosas que he hecho en toda mi vida y trabajo...

Nunca tuve una pasión cuando era niño (que le jodan a la pasión, nadie nace apasionado). Nunca acabé la universidad. Trabajaba 12 horas en una fábrica. Leí mi primer libro a los 24 años. Nadie me ayudó (con excepción de Oscar y Enrico). No tenía dinero. Creo que mucha gente dudaba de mí, como lo siguen haciendo ahora. – Truco: es algo que me da igual.

Nunca tuve la oportunidad de tener un mentor, jefe o profesor que me pudiera guiar o darme el consejo que necesitaba recibir. Cada vez que he tenido que arriesgar o tomar la iniciativa, he estado solo y he tenido que decidirlo por mí mismo. Nadie me dijo cómo debía hacer las cosas, nadie me mostró el camino. Lee esto, nadie me ofreció una oportunidad. Cuando empecé desde cero, después de dejar mi vida en Alcoy, después de volver de Estados Unidos, nadie me contrataba para dar charlas o trabajar en su empresa, tuve que elegirme a mí mismo y construir todo desde cero. Solo.

¿Sabes qué? Ha merecido la pena. Volvería a hacerlo con los ojos cerrados. Estoy profundamente agradecido de que ocurriera tal y como ocurrió. Me siento bendecido por cada minuto de esfuerzo. Desde el principio, a pesar de no tener ni idea de por qué, creía en ese esfuerzo. Pensaba que era mejor que nada. Ahora sé que tenía que pasar de esa manera. Tenía que vivir todo lo que viví. De lo contrario no hubiera llegado aquí. A pesar de todos los cientos de miles de obstáculos que encontré y he encontrado, puedo decir para mí que “lo he clavado”. He diseñado la vida que nunca hubiera podido imaginar. Y lo mejor, es que soy consciente que durante este camino, he mejorado (o cambiado a mejor) la vida de un puñado de personas. Todas las que he podido.

El fracaso es mi musa

No sé si sabes esto, pero creo que llegados a este punto es bueno que lo sepas, he fracasado más que la mayoría de todos vosotros. Y lo sigo haciendo, cada día, más de lo que piensas. Esta es la razón por la que cada día crezco, aprendo y gano más y más.

La gran lección a mis treinta y seis años

Todo lo que he vivido me ha dejado una lección muy simple, sigue empujando y elígete a ti mismo. Haz lo que sea necesario hacer y no malgastes ni un ápice de energía en quejarte, buscar excusas o echar las culpas a otro. He aprendido (de forma dolorosa, créeme) que cada vez que veo el reloj, la muerte está cada vez más cerca de mí (y tuya insensato). La vida es tan finita y frágil que puedes dejar este mundo hoy. Un día como este.

No hay tiempo.

No hay bueno o malo.

Y no hay una cenicienta.

Nunca pedí permiso, tampoco lo busqué. Lo tomé.

Empezaría de cero y no cambiaría ni una sola cosa de estos 36 años.

He hecho que sucediera y volvería a hacerlo.

Extra: mañana lanzo mi auto-regalo de cumpleaños, un Programa de Excelencia para desempleados (parecido a este) que recorrerá hasta un máximo de 36 ciudades en España, una por cada uno de mis treinta y seis años.

Atribución imagen: Looker Media.

Jun
28

Los 15 males de un cínico

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  No Comments

Después de muchos años en Internet, en social media, negocios y a veces en el mundo público, me he dado cuenta de cuál es el problema de los cínicos.

He desarrollado una teoría para la gente que monta críticas destructivas. Para los cínicos que cargan contra otras personas que tratan de buscarse la vida lo mejor que pueden. Incluso es aplicable a esos escépticos que dudan de todo y de todos los que no estén alineados con su convicción. Sirve hasta para los pobres diablos, o los llamados haters (al final, todo es casi lo mismo, los cínicos lo engloban todo).

Los 15 problemas de un cínico

He detectado los problemas por los cuales los cínicos son cínicos:

1. Le gustaría, en el fondo, hacerlo (o serlo). Sea lo que sea lo que critiquen, sean escépticos, odien o sean cínicos.

2. Es mejor que su idea original.

3. Alguien vino y lo hizo antes que ellos.

4. Piensan que esa persona o empresa no está preparada, ellos sí.

5. No se quieren y valoran lo suficiente. Son inseguros.

6. Poseen mucha ira contenida.

7. Quieren llamar la atención.

8. No tienen el control de su vida.

9. No están contentos con lo que tienen y les ha tocado vivir.

10. Tienen un mal despertar.

11. Nadie les demuestra un amor verdadero que ellos saben responder con más amor verdadero.

12. No les hacen el amor.

13. No practican sexo.

14. No tienen un buen sexo.

15. No han aprendido a que hay más momentos positivos que negativos.

O los 15 problemas a la vez. En ocasiones se repiten algunos, unas pocos, otras casi todos.

los cínicos y sus males

Cómo solucionar el problema de los cínicos

Si eres un cínico/a: Paso uno, admitirlo y aceptarlo, doloroso pero cierto. Paso dos, empieza a trabajar cada uno de estos puntos.

Si eres la otra parte, la que recibe el cinismo: la estrategia; indiferencia absoluta. Al final se cansarán, se darán cuenta o se aburrirán más todavía, O se irán a ser cínicos contra otra persona o cosa.

Atribución imagen: rdwt rdwt.

Feb
14

El amor invisible

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  2 Comments

Es un hecho de que no hay muchas ocasiones en las que nos decantamos por el amor invisible. Nos gusta observar a la persona que amamos, claro. A menudo, frecuentemente. Siempre que tenemos la ocasión.

Va sobre observar

Y observar es también una clase de acción posterior.

Sobre todo nos gusta observarla cuando no ve que estamos prestando atención.

el amor invisibleCuando se descuida.

Cuando lidera.

Cuando disfruta, cuando sonríe.

Cuando anotáis en una hoja los aprendizajes que recogéis juntos o las cosas que os interesan.

Cuando se apasiona por su trabajo.

Cuando baila. Cuando canta.

Cuando habla por teléfono con alguien que echa de menos o con quien tiene una conexión especial.

Cuando se viste y se mira en el espejo. Cuando se pinta los labios sabiendo que no durarán más de 35 minutos pintados.

Cuando te veo por skype, pero la otra persona no puede verte a ti.

Cuando duerme.

Cuando sueña despierta.

Cuando hacéis el amor.

Cuando se enoja.

Cuando hay confianza y pierde la compostura.

Cuando se vuelve vulnerable. Y cuando se siente imparable.

Cuando todo empieza, especialmente, pero también cuando todo acaba.

Cuando sabes que está pensando en ti.

Cuando trabaja.

Justo cuando no nos observáis, estamos ahí, apoyando y disfrutando con el resultado de vuestra alegría y valentía. Amar es trabajar lo suficiente como para colocarte al frente de todo, para después ceder la cabeza a esa persona que llega para completarte. Y viceversa.

El amor invisible es digno

El amor, el cariño y el respeto, ocurre ahí. Dónde las miradas se unen, la atención llega, los momentos son intensos y las memorias duran incluso cuando estáis separados.

Los hechos valen más que las palabras, por supuesto, pero en el amor, no son los hechos sobre nosotros, sino sobre la otra persona los que importan.

Atribución imagen: maca.foto.

Ene
28

El idiota que habita en mí

By Isra Garcia  //  Cambio, Reflexiones  //  4 Comments

El idiota interno. Una parte estúpida, inepta, ridícula y avergonzada dentro de nosotros. Solo tenemos que ser un poco más indulgentes con él.

Creo que el idiota interno es la mejor forma que tenemos de lidiar con esa parte más penosa, imperfecta y vulnerable que todos tenemos.

Todos llevamos esa parte idiota

Un idiota es lo que tememos acabar siendo. Es lo que sospechamos que somos en algunas ocasiones más oscuras. Y es lo que simplemente debemos aceptar que somos con humor y gracia, claro. Una vida decente no es esa en la que absurdamente creemos que podemos evadir o esclavizar el idiota interno. No, es la única donde practicamos el único arte que tenemos a nuestra disposición cohabitación sensitiva. El idiota interno es en ocasiones pequeño y en ocasiones grande. Olvida nombres, pierde compromisos importante, comete errores estúpidos, habla cosas que no tienen sentido o se mancha el pantalón con el aceite. Se presenta cuando no toca, arriesga cuando es un suicidio hacerlo. Hace cosas que son un completo sinsentido.

el idiota interno

El idiota interno es egocéntrico, se enfurece cuando momentáneamente se le ignora, ataca cuando se siente atacado. Cree que todo confabula en su contra, y lo que sucede es un accidente fortuito. Chilla cuando le cambian las cosas de sus sitio y acaba desbordado y defensivo cuando se enfrenta al más mínimo criticismo. Este idiota piensa que la culpa es siempre de otros. En fin, nuestro idiota interno no es más que un niño que ha tenido un mal día. No es más que un incomprendido.

Mi experiencia con el idiota interno

Mi idiota interno me dice que no soy lo suficientemente bueno. Me recuerda que no merezco lo que tengo. Este tipo de idiota molesto pide atención, pide destacar, pide ser visto, es un pobre diablo que se alimenta de ansias e inseguridades. Es un idiota negligente que trata de escapar cada día. Mi idiota interior es justamente como el tuyo, ni mejor ni peor.

Nosotros conocemos desde dentro a ese tipo de idiota, que no es más que lo que se podría denominar como la parte con más baja autoestima y oscura de cualquier ser humano. Lo único que hace que esta figura sea menos obvia son las buenas maneras, comportamientos y la corrección social, por eso unos perfiles son más visibles que los otros. En unos está más contenido y otros andan más a su libre albedrío.

Adivina, eres tú

Exacto, este idiota interno, es eterno, porque eres tú mismo. La clave está en comprender que esa parte habita en ti y nunca se marchará. Así que si quieres progresar, no tienes más alternativa que esforzarte por crear una buena y sana relación con esa parte. Perder el miedo a mostrar y compartir a esa idiota interno que de vez en cuando necesitar salir al exterior. Cada vez que reniegas de ese idiota, acabas carcomido por dentro.

Mi pregunta es ¿conoces a tu idiota interior? ¿Cómo es?

Atribución imagen: Danny Hope.

Ene
1

Terminar y empezar

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  2 Comments

Terminar y empezar.

Termina un proyecto y empieza otro.

Finaliza una vida e inicia otra, en teoría.

Acaba un día y comienza otro.

Acabas un libro y comienzas otro.

Termina un año y empieza otro.

Terminar y empezar. Si pero… un momento.

No siempre se termina y no siempre se empieza.

terminar y empezar el año - Isra García

Eso es lo que hacemos, nunca llegamos a terminar y nunca paramos de empezar. El día que terminemos ya no leerás nada, porque no serás nada. El día que paremos de empezar estaremos muertos. Ese día podría ser uno cualquiera de estos, seguro que a las 12h de ayer, alguien falleció en el planeta, estoy convencido de que mañana a las 20h fallecerá alguien. Y aún así merodeamos por la vida pensando en llegar a los 65 años, en pasar otro año más trabajando en lo que nos conviene, en aguantar el matrimonio un año o dos a ver si se soluciona. Esperamos a terminar la universidad o el doctorado. Esperamos a acabar de pagar el préstamo de 6 años para el coche o el de 30 años para la casa.

Merodeamos por una vida que cada día se acorta más sin nosotros darnos cuenta. Divagamos por un viaje que podría estar más próximo a su fin de lo que nunca imaginaríamos. Erramos por los días sin saber que estamos malgastando a diario las oportunidades de vivir una vida épica, cada uno a su manera. Recordamos lo que ya no tenemos para regocijarnos en la nostalgia, una máquina de edición mejorada.

Terminar y empezar mejorado

Otro año termina, no importa demasiado, porque seguimos empezando sin acabar y acabando sin empezar, todavía más desastroso. Sin embargo, hay algo que sí importa, en realidad hay dos cosas que importan.

La primera: cuál será tu feedback sobre ti mismo el día de marcharte cuando vengan a buscarte.

La segunda: la sensación con la que te vas a dormir y con la que te despiertas cada día. Piénsalo, medítalo, recapacítalo.

Si supiéramos todo lo que somos capaces de hacer, no nos conformaríamos solo con una pequeña parte de lo que podemos lograr.

Por un año delirante.

Nota paralela: este es un fragmento extendido de la introducción del último chispazo mensual que envío cada mes.

Atribución imagen: Chema Solís.

Dic
31

Un día antes de que acabe el año

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  No Comments

Esto es lo que tengo que decirte, no cuentes de año en año, sino día a día:

¿Recuerdas donde estabas tal día como hoy hace un año? ¿Y hace dos años? ¿Tres? ¿Cuatro? ¿Cinco?

día a día isra garcíaEl año pasado por estas fechas, estaba en Ibiza, escribiendo bajo el sol en una playa desierta. Espera, estoy equivocado, no era la pregunta que quería formularte.

Tal día como hoy hace un año ¿recuerdas que es lo que defendías y te impulsaba hacia delante? ¿Podrías recordar que era lo que te motivaba e inspiraba hace dos años? ¿Tres? ¿Cuatro? ¿Cinco?

¿Posees una comunidad más grande y comprometida? ¿Has aumentado el número de clientes? ¿Eres más habilidoso? ¿Más libre? ¿Más amado? ¿Quién eres hoy? ¿Quién quieres ser mañana?

Si mañana no aparecieras, ¿te echaría alguien de menos?

Día a día amigos

Las resoluciones de final/principio de año son una patraña, raramente funcionan, porque las buenas intenciones casi nunca sobreviven a la realidad. Sin embargo, una lista de comprobaciones del alto rendimiento podría ser una buena herramienta, una forma de monitorear que estás haciendo para mejorar tu intelecto, tu espíritu, tu físico y tus emociones. Día a día. Milímetro a milímetro.

No me gusta el cuento del “feliz año nuevo”. Las “felices navidades” hipócritas. Los mensajes sobre-optimistas, el falso “altruismo” de estas fechas. Comer en exceso, comprar regalos hasta endeudarnos, metas ridículas, deseos de paz momentánea y reconciliaciones estacionales. Sin mencionar los sorteos de Lotería.

Sin embargo, hay una gran oportunidad… hoy se abre un nuevo día, sí, no un nuevo año. Un nuevo día con nuevas expectativas que podrían ser cumplidas.

Como una libreta en blanco esperando ser escrita ¿qué escribirías? ¿Por qué no inventar nuestra mejor obra? ¿por qué no dibujar nuestro mejor dibujo? ¿Y por qué no desarrollar nuestro mejor poema? ¿Por qué no diseñar nuestro mejor proyecto? ¿O por qué no escribir nuestra mejor historia?

La oportunidad de este día (y este año) es más grande que nunca: si pensábamos que Internet lo había cambiado todo, no hemos visto nada. Estamos a las puertas de la revolución más grande de toda la historia de la humanidad. La descentralización de todo, absolutamente todo. La oportunidad de crear movimientos en la dirección que te apetezca. Mientras unos se resisten y aguantan, tú deberías lanzarte hacia el ojo del huracán. Hay una posibilidad irrepetible de crear cosas que nunca hemos visto y que cambiarán como vivimos, hacemos negocios, rendimos cuentas o usamos el dinero. ¿La aprovecharás?

Atribución imagen: Looker Media.

Dic
30

Mis tres palabras para 2018

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Reflexiones  //  9 Comments

En 2010 aprendí de la mano de Chris Brogan el superhábito de las tres palabras. Se trata de elegir tres palabras que guiarán tu año, en este caso elegir tres palabras para 2018. Como un año más, después de ocho años, estoy aquí para compartir mis tres palabras y animarte a que pienses en las tuyas y puedas compartirlas conmigo también.

Elige tus tres palabras

Elige esas tres palabras que te impulsarán hacia alcanzar lo que deseas en este próximo año. Escribe esas palabras cada día. Colócalas como fondo de escritorio o salvapantallas en tu smartphone. Incluso en tu agenda al comenzar cada día. Tenlas presentes, practícalas a diario y no las olvides ni por un solo día. Léelas al menos una vez al día.
Veamos el proceso. Luego compartiré contigo mis tres palabras, y entonces te pediré, si esto resuena contigo que compartas las tuyas, en los comentarios, en Twitter, en Instagram. Puedes utilizar el hashtag #3palabras2018.

¿Tres palabras?

Chris Brogan explica que se eligen tres palabras porque así las podemos utilizar como una triangulación. Si elegimos una palabra, se evaporará de nuestra mente demasiado rápido. Dos palabras llevan a la lógica “elige esta o la otra”, por lo que tampoco funcionará. Tres palabras son como elegir tres objetivos, coherente, alcanzable, realista y con perspectiva. Con tres palabras podemos ver las situaciones en nuestras vidas desde diferentes dimensiones.

Cómo elegir tus tres palabras para 2018

Chris sugiere no elegir frases, ya que dentro de las frases hay palabras vacías. Selecciona la palabra que más significado tenga para ti, con profundidad, alcance y recorrido para todo el año. Palabras que se puedan aplicar a tu viaje y a tus objetivos. Palabras que te ayuden a tomar decisiones. Ejemplo, no tiene mucho sentido elegir la palabra “amor” si no es para aprender cómo dar o recibir amor. La palabra “autodisciplina” para recordarte que tienes que hacer cada día un esfuerzo que se te resista, sin que venga impuesto por nadie más que tú. La palabra “aquí” podría ayudarte a ser autoconsciente y vivir despierto.

Cuidado con las palabras vacías que no determinan ninguna acción.

8 años de mis tres palabras

Este es un histórico desde que en 2010 decidí adoptar está práctica, a día de hoy:

Lo mejor todavía es que lo que aprendes perdura y se acumula para el siguiente año, todo suma y se va multiplicando. En experiencias, vivencias, aprendizajes y logros.

Y mis tres palabras para 2018

Aquí estamos, a las puertas de 2018. 2016 fue un año realmente duro, lleno de cambios internos, de perderme y encontrarme. Este pasado año ha sido magnífico, el resultado de todo el esfuerzo de 2014, 2015 y 2016. El año del alto rendimiento, el año donde he vencido todos mis miedos, el año donde he acabado por sentirme imparable como nunca. A día de hoy, lo tengo todo, no quiero nada. En 2018 voy seguir viviendo como si fuera el último año de mi vida. Por encima de todo, seguiré esta línea. Estas son mis tres palabras:

mis tres palabras para 2018

Estoicismo

Tuve mi primer contacto con el estoicismo a finales de 2016 gracias a Tim Ferriss y Ryan Holiday, a partir de entonces me di cuenta de que mi vida tenía muchas similitudes con esta filosofía de acción. He estado aprendiendo y educándose mucho sobre cómo vivir estoico. Ahora, en 2018, es el momento de aplicar todo lo que he ido absorbiendo y que creo que puede mejorar y optimizar mi estilo de vida y trabajo.

Tengo cinco grandes guías para que el estoicismo guíe mi 2018: Meditaciones (Marco Aurelio), Enquiridión y un Manual de Vida (Epicteto), la Vida de Epicuro (Epicuro) y Cartas a Lucilio y Sobre la Brevedad de la Vida (Séneca).

Experimentar

Esta palabra ha sido tan poderosa en 2017, que por primera vez voy a utilizarla por segundo año consecutivo. Voy a seguir experimentando con mi trabajo, con mi estilo de vida, con la ultraproductividad y con el alto rendimiento. Los resultados que he obtenido han sido mejores de los esperados, algunos sorprendentes, todos enriquecedores. A esto debería sumarle que se ha convertido en un hobby para mí. Estoy obsesionado con la mejora que supone experimentar, voy a llevarlo a un siguiente nivel.

Un recordatorio de que tengo que progresar hacia lo desconocido. Lanzarme a la aventura y buscar la incomodidad, el desconcierto, la incertidumbre y con todo ello la plenitud que obtienes cuando vives y superas esas situaciones.

Esto es acción 100% sobre todo loq ue caiga en mis manos y esté a mi alcance.

Fluir

O lo que es lo mismo, bailar. Esta palabra podría ser también aceptación, algo que me ha ayudado enormemente en este 2017. Aceptar las cosas y fluir con ellas, sin oponer demasiada resistencia cuando no dependa de mí. Bailar con el momento de la forma más intuitiva que pueda. Viviendo despierto sin pensar demasiado, sino actuando por instinto. Es el año en el que creo que podré llegar a tomar el 100% de mis decisiones (profesionales / personales) en base a mi instinto y no mi mente. Adaptarme con mayor rapidez y flexibilidad a los cambios que trato de resistir.

Utilizo “fluir” sobre todo como apoyo en el viaje de mi vida, dar la vuelta al mundo. 2018 es el año donde haré realidad el mayor sueño que he tendido durante más de 20 años, el cual empezará en unos días. Fluir será una palabra clave, puesto que no planificaré, no organizaré y no controlaré destinos, resultados o preparativos.

¿Cuáles son tus tres palabras para 2018?

Dic
17

Un paso más cerca

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  No Comments

La muerte vendrá un día a por mí (y a por ti), este hecho no me quita el sueño, todo lo contrario. Sin embargo, lo que sí me preocupa es que cuando venga, me sorprenda pensando en ella sin cesar.

El resto, es un solo viaje. Perdón, un viaje épico.

la muerte cada vez está más cerca

Hagámoslo legendario maldita sea.

Que la muerte de nuestros seres queridos sirva para algo más que recordarlos, lamentarnos, echarlos de menos o hundirnos en la mierda. Somos unos necios. Dejemos de hacer el idiota preocupándonos por lo infrecuente, sacudiéndonos por el dolor o el placer, por las victorias o por las derrotas, al final nada de eso tiene sentido. Honremos a todos los desaparecidos y respiremos del polvo que dejaron a su rastro. Lo merecen y por si fuera poco tú también lo mereces.

Nov
20

La idea del Romanticismo fulminó el amor y más

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  No Comments

El romanticismo es una idea, el amor es un sentimiento.

Enamorarnos de una persona parece como algo personal, serio y espontáneo. Puedes sonar extraño dicho por nosotros. E incluso algo insultante – sugerir que algo más (sociedad o cultura) podría jugar un papel crítico gobernando nuestras relaciones en los momentos más íntimos.

Anunciar así, la historia de la humanidad nos muestra diferentes perspectivas que conducen al amor. Demasiadas suposiciones sobre cómo los hombres y las mujeres debemos comprometernos y muchas maneras de interpretar sentimientos. Quizá deberíamos aceptar con gracia que, la forma en la que afrontamos una relación debería, en práctica, deber bastante mucho al entorno que prevalece más allá de nuestros dormitorios. Nuestro amor se desdobla contra un sesgo cultural que crea un sentido poderoso de lo que es “normal” en el amor; esto nos guía a donde deberíamos dejar nuestro énfasis emocional. Nos enseña qué es lo que amar, cómo abordar conflictos, sobre qué excitarnos, cuando tolerar algo y cuando no, y aquello por lo cual podríamos estar legítimamente indignados. El amor tiene una historia y nosotros conducimos – a menudo de forma bastante inútil – por sus corrientes.

el romanticismo mató el amor

Desde 1750, hemos estado viviendo en una gran era distintiva, en la historia del amor, llamada romanticismo. El romanticismo emergió como una ideología en Europa en siglo XVIII, procedente de poetas, artistas y filósofos. Ahora ha conquistado a masas. Poderosamente determinando como la hija de un zapatero en Yokohama afronta su primera cita. O cómo una guionista de Hollywood dará forma al final de una película. O cuando una mujer de mediana edad en Buenos Aires podría decidir terminar su relación matrimonial después de 20 años.

Por qué el romanticismo lo estropeó todo

No hay una sola relación que siga la plantilla romántica de forma exacta, pero toda la extensión de su concepto está presente frecuentemente. Un pequeño repaso:

  • El romanticismo es profundamente esperanzador sobre el matrimonio. Se piensa que el matrimonio a largo plazo puede poseer todo el entusiasmo de una aventura (o romance). Se espera que, durante toda una vida, prevalezcan los sentimientos de amor que surgen al comienzo de una relación.
  • El romanticismo tomó el matrimonio y lo mezcló con una historia de amor apasionada para crear una única proposición: el amor apasionado de matrimonio durante toda una vida.
    Durante el camino, el Romanticismo unió el amor y el sexo. Previamente, se había imaginado que podríamos mantener sexo con personas que no amábamos, y que podríamos amar a otras personas sin la necesidad de tener un sexo extraordinario con ellas. Algo totalmente contrario hoy en día.
  • El Romanticismo ha elevado el sexo a la expresión suprema del amor. Viviendo con el mantra de que el sexo satisfactorio es, en la mayoría de ocasiones, la cura para cualquier relación. Si la necesidad de decirlo, el Romanticismo ha convertido en catástrofes el sexo infrecuente y el adulterio.
    Es común pensar que el Romanticismo propone que el amor verdadero debe significar el fin de toda soledad. La pareja adecuada, esa que podría entendernos, sin ni siquiera la necesidad de hablar. Intuye nuestra alma.
  • Sentimos que elegir un socio/a debería ser sobre permitir ser guiados por los sentimientos, por la química, más que las consideraciones prácticas. Durante la mayoría de la historia, hemos caído en relaciones y matrimonios por razones lógicas y pragmáticas. Este tipo de amor y matrimonios era defectuoso, solitario e irreal.

Correlación Romanticismo – amor – contexto actual

¿Por qué importa esta problemática? Porque impacta en cómo vendemos, en cómo promocionamos, en cómo publicitamos, hacemos marketing y cómo nos relacionamos los unos con los otros. Piénsalo, el 70% de los productos de consumo tienen un enfoque romance-amor-atracción. Espera, y por encima de todo eso, importa por el hecho de machacamos a nosotros mismos, y a la otra persona, eso cuando el Romanticismo no conecta con el amor y el idealismo se convierte en frustración.

Atribución imagen: Luca Florio.

Nov
11

Socios en la vida y en el trabajo

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  1 Comment

Ser socios es ser socios. Ser socios en el amor como en el desamor. Tanto en la vida como en el trabajo. Al fin y al cabo, eso es lo que buscamos cuando hablamos del amor a largo plazo. Porque esto podría acabar en un proyecto de vida juntos, que comprenda incluso subproyectos, incluso profesionales compartidos.

ser socios en el amor y en el desamorLas necesidades son las mismas: confianza, comunicación, franqueza, vulnerabilidad. Se necesita que haya ese “clic”, esa química. Esa resonancia. Necesitamos confiar el uno en el otro.

El 90% de las personas que he entrevistado para mi próximo proyecto editorial, quieren que su pareja sea su ventaja competitiva diferencial. Que le ayude a crecer. A trascender. A mejorar. También a fallar útilmente. A ser más conscientes. Su voz es la que escuchamos cuando sabemos que podemos pensar un poco más profundamente, o ser más amables con nuestros clientes o hijos, o en última estancia, hacer eso que nos hará mejores personas.

Ya sea un socio (pareja) que nos cuestiona y nos dice lo que nadie quiere decirnos, pero necesitamos oír, o esa tipo de “socia/o” que siempre está apoyando, animando, motivando y empujando a dar un paso más, la cuestión es encontrar a esa persona amada que consigue que lo que haces tenga sentido – y entonces tratar de hacer lo mismo tú por ella.

Socios en el amor y más allá

Algunas ideas:

  • El trabajo tiene que estar siempre repartido a partes iguales, es cosa de dos.
  • Sigue al instinto, porque ella hará lo mismo.
  • Toma juntos las decisiones críticas.
  • Celebra juntos, fracasa juntos.
  • Crea micro-recompensas conjuntas, tangibles e intangibles, para cada vez que alcancéis un hito juntos.
  • Haz partícipe a la otra parte de tu progreso, y viceversa.
  • Establece como norma el crear algo juntos cada X tiempo.

Es como todo, una elección.

Socios significa compartir a partes iguales

Los “socios” más exitosos – y por exitosas me refiero a aquellas que duran más tiempo, sino a aquellas que duran más y el tiempo que duran es de calidad para ambos miembros de la pareja – son aquellos donde los dos son miembros de un mismo equipo. Los dos son socios en el amor, los dos suman y aportan, la suma les hace más felices de lo que ya son cuando están solos. De modo que, la persona con la que decides compartir tu vida (y quizá trabajo) debe sumarte, no restarte. Hablando desde el trabajo, desde las tareas, desde las responsabilidades que os conciernan a ambos.

Si el mundo como pareja es compartido, las tareas también deben serlo. Estar con alguien no debe aumentar tus tareas, no puedo convertirme en una responsabilidad más para ti, al contrario, nos ayudamos, cooperamos. Somos socios, en la vida y en el trabajo, vamos a partes iguales.

Atribución imagen: JD Hancock.

Oct
27

Una ecuación personal

By Isra Garcia  //  Mapmakers, Reflexiones  //  No Comments

Somos la suma de un todo. Somos el resultado de una ecuación personal.

una ecuación personalTodas nuestras experiencias. Nuestras relaciones, nuestras decisiones, nuestra familia, nuestro trabajo, nuestras vivencias, nuestros fallos, nuestros éxitos. Nuestros negocios, amores, decepciones y alegrías.

Estamos hechos de la transferencia emocional y la contratransferencia. Estamos construidos por piezas de nuestro pasado y también presente. Actuamos en base a comportamientos conscientes e inconscientes, en base a deseos evidentes y otros más ocultos. Cada uno de nosotros tenemos ciertas tendencias.

Somos un todo, somos todo en uno.

La ecuación personal cambia el resultado de la ecuación global

Somos las cosas que somos porque somos las cosas que percibimos. Vemos, sentimos e interpretamos. Es nuestra forma de ser porque comprendemos el mundo de una forma singular. Todos somos una suma de unos todos diferentes los unos a los otros, eso es lo que nos hace especiales.

Lograr ver que hay dentro de ese todo y desgranarlo, es el primer paso para ser más, saber más, crecer más, aprender más y vivir más.

Somos una ecuación compuesta por una infinidad de sumarios, restas, multiplicadores y por supuesto incógnitas, miembros, términos y grados. Nuestro trabajo, es descifrar cada uno de los elementos de nuestra ecuación personal, entender cómo resolverla y aprender a cómo cambiar el resultado final, a mejor.

Atribución imagen: Alberts.

Oct
8

35

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  No Comments

isra garcia treinta y cinco cumpleañosTreinta y cinco cumpleaños, sí 35. Ayer. El número es fantástico. Ni viejo ni joven. Por una parte es “antes” y por otra parte es “después”. Siento que tengo 75 años, pero siento que tengo la energía, empuje y ganas de cuando tenía 25 años. Siento que todo está bajo control y que todo lo que no esté bajo control, es que no debo ni puedo controlarlo.

Mi día de ayer fue un poco de mucho, meditación, alto rendimiento, ciclismo, running, circuito de fuerza, power yoga, familia, trabajo, lanzar el Programa de Excelencia para desempleados, comer en casa de mis abuelos. Hacer las compra, viaja de Alcoy a Valencia, paré a visitar mi asesor. Llegué a casa, conecté el tocadiscos, sonando los Tres Tenores, empecé a escribir estas líneas.

¿Cómo me veo con 35 años? No quiero nada, lo tengo todo. Como decía Marcos Aurelio: “dame lo que quieras, toma lo que quieras”. 

Cómo saltar barreras en mi treinta y cinco cumpleaños

Da igual que seas empresaria, que desempleado, gerente, trabajador, estudiante o jubilada. O eres aburrido o interesante. Eres invisible o eres deslumbrante. Durante toda tu vida has sido animado a ser como el resto. Has vivido toda tu niñez y adolescencia con la creencia de que si levantas la cabeza serás castigado. En la universidad te han adoctrinado para hacer lo que te manden hacer. Cualquier persona te dirá que hay que trabajar duro y conformarte con lo que tienes. Qué basura. En estos 35 años he aprendido a saltar barreras, modificar reglas y cambiar las cosas que me importaban. He aprendido a crecer, a invertir en mi mismo, a elegirme y a sobresalir. ¿Cómo lo he hecho? Voy a simplificar:

1. Entiende la urgencia de la situación

Las medias tintas son una pura estupidez para mediocres. La única forma de marcar la diferencia es abandonar la estrategia de hacer lo que todo el mundo está haciendo. Incluso aquello que hiciste ayer.

2. Deslumbrante no es deslumbrante para ti querida/o

Significa deslumbrante para mí. ¿Voy a remarcar lo que sucedió? ¿Voy a destacar tu actuación? ¿Es posible que quede boquiabierto? Si la respuesta es no, entonces no te molestes, no sobresales, estás en la media es estar casi muerto.

3. No es sobre destacar

Correr desnudo por la calle te hará destacar, pero no te ayudará a conseguir las metas. El trabajo que importa es el que hacemos en la sombra. El trabajo invisible. Y el trabajo que ocurre cuando las miradas, altavoces y focos no están puestos en ti.

4. El extremismo y la obsesión que persiguen fines nobles no son pecado

De hecho, es casi un requisito. Esas personas consideradas como las mejores del mundo en lo que hacen, son el tipo de gente que consiguen lo que quieren. Consiguen lo que quieren porque su obsesión y su extremismo superan la frontera del realismo y de la razón.

5. La chispa de la vida está escondida en los bordes

El más grande, más rápido, más lento, más fácil, más asequible, más eficiente, más disruptivo, más trabajador, menos problemático. No importa en qué borde, lo que importa es que estés en el borde, o más allá.

6. No todo el mundo apreciará tus esfuerzos

¿Y eso te importa? De hecho, la mayoría de las personas no valoran tu trabajo ¿Y qué? La mayoría de personas que me cruzo son avestruces, con la cabeza en un agujero, no te van a ayudar igualmente. Tu meta no es ayudar a todo el mundo, sino abrir los brazos y llevarte por delante a las personas que puedas cuando pases barriendo. Tu meta es esa, potencia a las personas que te escuchan, te comparten, te compran, te contratan y te aprecian.

7. Si hay instrucciones no sirve

Claro que no. si hay un manual, si hay una sabiduría aceptada, si puedes encontrarlo en un libro “para dummies”, ¿qué valor tiene entonces? Eres otro más, ánimo disruptivo. Parte de aquello que significa sobresalir es hacer algo que te atemoriza y haces por primera vez.

8. Nada es tan amenazante como parece

Todos nos mantenemos a raya porque estamos amenazados, desde bien pequeños. Casi nunca he dejado que nadie impusiera su voluntad contra mi instinto. Escucha y observa las amenazas en forma de malos resultados, todo a causa de cuestionar y salirte del camino. Salirme del camino fue la clave para vivir como vivo ahora, fuera del camino. ¿Quién pierde su trabajo? ¿Quién tiene problema en encontrar clientes? Yo no, seguro.

9. Una sola persona

Ese es el indicador, si tu trabajo impacta positivamente a una persona al día. Puedes sentirte orgullosa/o, has cumplido tu propósito. Ahora continúa haciéndolo cada día de vida.

10. Estado permanente de disrupción personal

Lo que hoy es disruptivo, mañana no lo será. Hoy puedes ser genial, diferente y novedoso, pero si no reinviertes y te reinventas, no durarás mucho. Descansar y disfrutar, sí, un 50%, el otro 50% a respirar una disrupción perpetua.

Quizá lo mejor de mi treinta y cinco cumpleaños

Nunca pidas permiso.

Obvia la validación.

Si tienes que justificarte, has perdido.

Nadie debe hacerte dudar.

El miedo es un KPI clave.

Piensa ridículo y absurdo.

He aprendido a cuestionarme para desmontar mis esquemas, para luego rediseñarlos y mejorarlos. Voy en sexta, y eso no me priva de disfrutar de cada instante que vivo. Vivo despierto mientras vivo rápido. Bailo con el momento mientras empiezo con el final en mente. Es posible ser contradictorio y ser auténtico. Empiezo pequeño haciendo grandes cosas. Treinta y cinco cumpleaños dan para muchos fracasos y algunos éxitos. Y bastantes errores.

Treinta y cinco cumpleaños

No hay nada que mostrar, no te molestes. No hay gran dosis de talento, tampoco de maestría o grandeza, es solo un puñado de valores que jamás serán quebrantados. Pase lo que pase. Jamás.

Estoy preparado para aquello que tenga que venir, sea lo que sea.

Y más que cualquier otra cosa. Me amo a mí mismo, me cuido mucho y me recompenso a diario. Soy mi propio aliado, no mi enemigo. Estoy de mi parte. Apoyo mi intento de empujar los límites del aprendizaje y la mejora, y el poder hacer cualquier cosa mejor de lo que es. Y creo en mí mismo con una fuerza estremecedora.

Nada mal para estos treinta y cinco cumpleaños, y años.

Atribución imagen: Looker media.

Ago
26

Un experimento social sobre el tabú del amor

By Isra Garcia  //  Experimentos, Reflexiones  //  4 Comments

¿Por qué queremos estar saltando continuamente en la cama (cocina, probadores, lavabos o coche) de otras mujeres / hombres? No por degeneración ni aburrimiento, sino porque en realidad, en lo más profundo de nuestro ser, nos sentimos solos. El sexo es el epítome de la conexión, la aceptación y la confianza en uno mismo. Estas cosas eróticas / sexuales que a menudo catalogamos como “sucias”, “inconcebibles” o “dañinas” que a menudo perseguimos, son tan excitantes porque las leemos como pruebas de una afección abierta, de la cual en nuestras vidas ordinarias no gozamos mucho. Esto en esencia, es el tabú del amor.

De forma ideal, no seríamos menos lujuriosos, seríamos claros sobre lo que genuinamente necesitamos del sexo y de la otra parte: lo cual es la aceptación y compasión de nuestro desorden emocional, complejidad aleatoria y complejos (de inferioridad en muchos casos)

Si cumplimos este pecado capital, la lujuria, por lo menos que sea bien entendido.

Un experimento social sobre el tabú del amor

el tabú del amor¿Amas? ¿Eres amado? ¿Amas y eres amada?

Te planteo una actividad que me gustaría probar. Un pequeño experimento social en el que pienso que sería genial tener tu input, porque sería muy interesante conocer tu experiencia.

El tabú del amor es una actividad colaborativa: que tú, mi lector o lectora, elijas y compartas, tu propia visión de pasión, complicidad, desenfreno, sexo, magia y ‘pérdida de cabeza’ por el otro. ¿Qué opinas de todo este lío del amor que envuelve todos esos temas tabús que muy a menudo guardamos para nosotros mismos? Puedes compartir esa experiencia en los comentarios de este post o vía email a connect(arroba)isragarcia.com.

Es un tema potente y a la vez tabú. Del que no se habla con normalidad y parece que nunca es el momento de hacerlo. Igual que a mí me encantaría dar voz a lo que sentí en el antes, durante y después de una relación maravillosa, hay muchos otros que quizá quieran participar compartiendo su vivencia. El objetivo es conectar con más personas. Conectar más puntos de vista. Entonces más puntos a conectar.

Una vivencia amorosa, corta o larga, maravillosa o dramática, intensa o relajada. Algo personal, impactante y que conecte con personas que, como tú y como yo, pasan por lo mismo cada día.

Es una gran responsabilidad, pero es el momento de hacerlo, de hacerlo realmente bien.

Porque gracias a este tipo de experimentos sociales podremos encontrar hueco donde los sentimientos de relaciones pasadas, encuentran su misión para las futuras. Esto además será útil para uno de mis próximos proyectos. Ayudará a encontrar un mejor enfoque y yo te lo agradeceré.

¿Participas? ¿Cuál es tu testimonio?

Atribución imagen: summer goes on.

Ago
9

La libertad de aceptar quién eres, sin disculpas ni excusas

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle, Reflexiones  //  2 Comments

Vivimos en una cultura que ser enorgullece a si misma en su lucha por la libertad. Alardeamos de que es uno de nuestros más altos valores. Tanto que entramos en otros países para que también valoren la libertad. Damos lecciones sobre cómo encontrar la libertad.

Nuestras acciones y actitudes como sociedad cuentan una historia bastante distante a lo que predicamos. Hay muchos indicadores, obvios y sustanciales, que demuestran que no andamos sobre el mismo discurso que promulgamos. Sobre todo en cuanto a la libertad se refiere. Todo esto sin entrar en guerras, derechos, políticas, despatarrados, que baño utilizar, derechos igualitarios para cualquier género, raza y ciudadanos, etc. No son temas en los que se necesite elaborar mucho más de lo que ya hay expuesto.

Lo que sí es menos obvio, es la forma sutil en la que esta sociedad minimiza la libertad en el campo emocional. Estamos rodeados en una cultura incómoda con las emociones: con sentirlas, con expresarlas, con reconocerlas. De forma más precisa, nuestra cultura no logra aceptar (porque no comprende) las emociones “menos atractivas”: miedo, tristeza, ansiedad, resentimiento, lástima, ira o imperfección, entre otras.

La persecución de la felicidad es un principio elemental de nuestra sociedad. Si no vas detrás de la felicidad, debes tener problemas.

Vivir el momento es la tendencia de la publicidad. Si no estás en una terraza viviendo el presente. Algo estás haciendo mal.

Mostrar alegría es lo que se espera de ti. De lo contrario, si muestras vulnerabilidad, te rechazaremos.

Sanción cultural: ser brutalmente honesto

Para promover la búsqueda de la felicidad, la libertad, vivir el presente y hacerlo alegre, nuestra cultura sanciona cualquier forma de escape emocional.

Otras formas de escapar:

  • Refugiarte en el trabajo.
  • Aislarte en una montaña.
  • Volverte un adicto a la gratificación instantánea de las redes sociales.
  • Auto-proclamarte una persona ocupada.
  • Sobre-entrenar.
  • Leer 1 libro al día.
  • Escuchar 5 podcasts y/o leer 30 artículos al día.
  • Invertir más tiempo en Internet.
  • Ir de compras.
  • Comprobar tu bandeja de correo electrónico más de 15 veces al día.

Para ser un poco más claro, ninguna de las cosas que hay en la lista son buenas o malas. Depende el uso que le des.

Crear momentos de entretenimiento y distracción es saludable. Hasta cierto punto. El problema aparece cuando pasamos a preocuparnos de que podríamos utilizar un smartphone o Facebook / Instagram para escapar de la realidad.

He vivido esto de cerca en uno de mis últimos experimentos, acabo de estar 113 días aislado de las redes sociales. Hoy en el segundo día de estar “conectado”, me pregunto a mí mismo si merece la pena volver. Al segundo día. Aún cuando estoy al 20% del rendimiento y dedicación al que solía estar antes del experimento. Fue el mismo motivo que me llevó al experimento de vivir sin smartphone por ocho meses.

Escapar no significa libertad

Cuando escapamos de algo, tampoco somos libres. Nos engañamos pensando que somos libres. Un prisionero que escapa de una cárcel acaba durmiendo con un ojo abierto, siempre alerta. Preguntándose cuándo será capturado de nuevo.

Escapar de la realidad a través de las redes sociales o derivados, solo nos evade de las paredes que podemos ver; no nos hace libres. Sabemos, dentro de nosotros, en algún sitio, que llegará el momento en el que nuevas emociones emerjan.

Social media o el email no son los enemigos, el enemigo está dentro de nosotros.

Aprende a bailar con el instante

Enseñarte a bailar con lo que llegue a ti puede ser incómodo, al principio. Rechaza ser la persona que comparte sus más grandes miedos, pero rechaza también ser la que comparte sus más grandes éxitos. O por otro lado, comparte tus más grandes alegrías y también tus más grandes tristezas. Ser coherente con quien eres y lo que eres te hará libre. Ver las cosas como son te ayudará a ser libre.

Durante el experimento he aprendido a no ser más, pero tampoco a ser menos. He aprendido a ser lo que soy. He aprendido a ver las cosas como son. También he descubierto que las cosas no son ni buenas ni malas, solo son. Para bien y para mal, en perspectiva.

He aprendido cómo sentarme con mis sentimientos y frustraciones y conversar juntos. Aburrimiento, ansiedad, exuberancia, disfrute, plenitud, ira, resentimiento, indignación. Amor, soledad, duda, miedo, confianza, elación, insatisfacción. Esto ya valió los 113 días de experimento. Cuánto valor y realización y cuanto dolor al mismo tiempo.

Presumía de estar a gusto conmigo mismo, qué equivocado estaba. Ahora estoy empezando a saber qué es lo que estar conmigo mismo. Destapando, desatando y aceptando todas las partes de mi ser.

Encontrar la libertad

Tan pronto como aprendes a aceptar, estar y ser, empiezas a sentir ligereza. Entonces empiezas a desenmascarar la libertad. Encontrar la libertad de aceptar y expresar quién eres. Encontrar la libertad de fluir y dejar marchar expectativas, deseos y exigencias.

encontrar la libertad

Entonces, solo entonces, las piezas del autodominio empiezan a encajar. En ese instante comprendes que:

  • Solo puedes encontrar la libertad si intentas dejar de escapar.
  • Libre es ser tu mismo/a.

No el tú hijo, amigo, pareja, profesional del marketing, consultor o nieto o cualquiera que sea la etiqueta que el mundo quiere que lleves. No tú como una marca, avatar o arquetipo. Y no unas iniciales que intentan categorizar.

El tú que está debajo de todas esas capas tan superficiales. El tú auténtico, el tú real. El humano de verdad. Amable, cariñoso. Impetuoso. Salvaje. Cabezón. Ultradisciplinado. Sobrepensador. Instintivo. Indocumentado. Ignorante. Simple. Sencillo. Implacable. Incansable. Obsesionado. Emocional. Arriesgado. Inconscientemente consciente. Preguntador. Incómodo. Vulnerable. Abierto de mente. Disruptivo. Incrédulo. Estridente. Quieto. Analista. Sobreexigente. Apartado. Solitario. Dudoso. Inseguro. Autocínico. Deliberado. Soy todas estas cosas y más.

Cuando dejas de escapar aprendes a crear espacio para todo esto. Incluso para partes de ti mismo que están en conflicto con otras partes. Sin embargo, cuando aceptas que eres en tu totalidad, deja de haber cualquier conflicto interno.

Para mí, esta es la libertad definitiva: aceptar quien eres, sin disculpas o excusas.

Lucha primero por esta libertad.

Atribución imagen: María Eugenia.

Jun
11

El amor esporádico podría ser la solución

By Isra Garcia  //  Reflexiones  //  4 Comments

el amor esporádicoUna de las de mayores suposiciones de nuestro tiempo es que si el amor es real, por definición debería ser eterno. Sin embargo, no tiene porqué ser así, el amor esporádico (a corto plazo) podría ser la respuesta a un amor auténtico y verdadero.

Equiparamos las relaciones a largo plazo con las relaciones genuinas y exitosas. Y por lo tanto parece casi imposible para nosotros interpretar el final de una relación después de un periodo de tiempo corto y limitado. Unas pocas semanas, tres o seis años o cualquier periodo que no dependa de la fecha de caducidad de nuestra pareja. De lo contrario será percibido como un problema, un fallo o una catástrofe emocional que es culpa de otra persona, probablemente nuestro.

Conozco y tú conoces a muchas personas desesperadas porque piensan que han fallado porque sus relaciones solo han durado 24 años, o 11 años, o 34 años. Parece que no podemos confiar en que una relación esporádica pudiera ser a la vez, sincera, significativa e importante, y aún así, al mismo tiempo, justa, sin culpas y limitado en su duración. El amor esporádico hacer que todo sea más fácil y llevadero.

Las relaciones duraderas

Hay, por supuesto, algunas pocas razones para una valoración colectiva de la historia de amor a largo plazo. Soy consciente de que muchos de los placeres y virtudes de las relaciones solo se revelan con el tiempo, una vez que la confianza ha sido establecida y la lealtad completamente demostrada. Cuando dos personas saben que “esto” es para siempre, te esfuerzas más que por cualquier cosa en tu vida. No hay opción de evitar algunos necesarios pero desagradables asuntos, harás el máximo por entender los misterios de la otra parte. Mostrarás un grado de sensibilidad y vulnerabilidad a las que de otra manera no habrían tenido acceso. Aprenderás a pedir disculpas y a lograr la modestia sobre sus propios defectos. En definiría, crecerás junto a tu pareja. Creceréis los dos.

Mientras tanto, día a día, disfrutaréis juntos de los placeres genuinos de un domingo cálido o de paseos por la orilla de la playa. Algo lo cual los pequeños siempre se beneficiarán.

Las relaciones esporádicas

Sin embargo, como el romanticismo del amor duradero está tan presente en nuestra imaginación colectiva, deberíamos reconocer el peligro de la supresión cruel y normativa que muchos creen que las relaciones esporádicas representan. Un compromiso que debería ser interpretado no meramente como algo patológicamente fallido o como una versión interrumpida de una unión que debería ser duradera. Sino como un estado sentimental con diferentes virtudes, un estado que racionalmente podríamos seleccionar incluso de nuestro armario si así quisiéramos. Sabiendo desde el principio que sería mucho mejor para ambas partes, si hubiera un punto final en vista, o desde el comienzo.

Los beneficios del amor esporádico

Hay mucho que puede ir bien en el amor esporádico:

Cuando dos personas saben que ninguna posee a la otra, son extremadamente cuidadosos con ganar el respeto el uno del otro diariamente.

Saber que alguien nos puede dejar en cualquier momento no es una herramienta para la inseguridad, es un catalizador constante para una apreciación sensible. Cuando algo no es para siempre, podemos permitir que las diferencias se desvanezcan.

Si el viaje va a ser largo, un alineamiento casi perfecto es la clave. Por otro lado, cuando el viaje es corto, estamos listos a abandonar nuestras posturas en favor de lo auténtico. Preferimos ser amenazados por las novedades y disonancias. Por ejemplo, las cosas distintivas que la otra persona tiene en su frigorífico, las películas tan singulares que le gusta ver o la música tan rara que escucha. En el amor esporádico no confronta a nuestros valores. Pasan a ser invitaciones no amenazantes para expandir nuestras personalidades.

No puede sin debes controlarlo

Muy pocos de nosotros salimos bien parados al ser observados de cerca durante 24 horas, en un espacio limitado. Desde luego no serían las condiciones para dar lo mejor de ti mismo. Para que tu lado generoso e interesante emerja necesitarías tu propio baño y dormitorio. Espacio para leer y pensar, algunas horas para dedicarte, y una serie de comidas en solitario para divagar o no hace nada en especial. Es decir, momentos donde no tienes que explicar cómo te sientes. No es una señal de persona egoísta o insociable, es solo aquello que requieres para ser la mejor versión de ti misma/o.

Lo que hace que las relaciones sean difíciles y que la mayoría de veces se vayan al traste, casi nunca tiene que ver con las personas involucradas. Es lo que intentas hacer con la otra persona y con la propia relación. Invitar a alguien a que se case contigo no es la cosa más amable y generosa que puedes hacer por la persona que amas. ¿Por qué? Porque lo que sucederá es que arrastrarás a tu amado/a a una serie de situaciones y cosas desagradables y desafiantes:

  • Unificar cuentas bancarias, compartir todos los bienes.
  • Quedar con tus familiares de forma regular.
  • Visitar a menudo a tu madre. Ir de compras con tu tía.
  • Verte en tus peores momentos.
  • Estar presente cuando llegas malhumorado después del trabajo.
  • Aguantar tus resacas.
  • Organizar la mesita de noche.
  • Criar un bebé.

Amar a alguien, en realidad, es desearle lo mejor a esa persona y entonces, ayudarle a conseguirlo. Esto podría parecerse a aportar tus mejores cualidades durante unos cuantos vibrantes e intensos meses. Sería lo más justo y coherente. Y luego, a partir de ahí, cada uno por su lado, de forma tierna y con un acuerdo mutuo.

El amor a largo plazo, no obstante

Las relaciones a largo plazo, recompensan algunas cualidades como las administrativas, pero castigan otras tantas. Por ejemplo esas relacionadas con las habilidades para mantener conversaciones especulativas sobre la ética o el significado de la vida. No es ningún insulto ni aberración, creo, el constatar que muchas parejas no podrán brillar en las condiciones del amor a largo plazo. Mientras que en las del corto plazo sí. Además es muy amable y sincero aprovechas las fortalezas y oportunidades de las dos partes, mucho antes de que necesites inventar una excusa para romper.

Deberíamos ser conscientes de no sucumbir al siguiente sentimiento: si es corto y amor esporádico, no puede tener un gran significado.

En otras áreas de la vida, sabemos que algo para siempre no es lo ideal (incluso cuando es muy bueno). No piensas que necesariamente debas vivir en la misma casa durante toda tu vida. Aunque pudieras disfrutar en aquella que vives actualmente. No se destruye la casa en la que vives cuando reconoces que por una caridad de razones, sería oportuno irte a otro lugar. Necesitamos comprender ese amor que te permite finalizar una relación con cualquiera, sin que alguien la haya asesinado antes de hora.

Cómo vemos la forma de finalizar con el amor depende críticamente de lo que la sociedad te dice que es “normal”. Si las relaciones existieran para durar de por vida, entonces cada ruptura, divorcio o separación tendría que ser descrita como un fracaso horrible.

Amor a corto plazo, victoria segura

En cambio, si creamos un espacio para que el amor esporádico nazca y se desarrolle, entonces cualquier final podría ser una señal de lealtad profunda. No va sobre establecer rutinas domésticas, sino trabajar desde la profunda admiración y apreciación que sentiste por esa persona durante un tiempo. Eso logrará que nos alejemos de la relación con un sentimiento justo y generoso de que todo ha estado preservado e impulsado por la propia relación, no porque debía ser forzado a durar para siempre.

El amor esporádico, a corto plazo, podría no ser tan malo como parece. Toda una vida practicándolo y podrías no cansarte nunca de vivir experiencias plenas, intensas, enriquecedoras y bellísimas.

Photo credit: Afftab Uzzaman.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+