Browsing articles in "Cambio"
Abr
11

6 cosas que haría si quisiera cambiar radicalmente

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Cambio  //  4 Comments

Si tuviera que reaccionar a la urgencia: “Isra, cómo cambiar radicalmente ya”, posiblemente empezaría por aquí:

cómo cambiar radicalmente

1. Miedo

Me sentaría delante de una hoja en blanco y haría dos columnas, “miedos profesionales” y “miedos personales”, entonces escribiría las tres cosas que más me atemorizan en estos momentos en cada una de esas dos columnas. Seguidamente, desarrollaría un plan para lanzarme a por todos esos miedos a la vez desde desde hoy mismo. ¿Estresante? Claro, pero esto va sobre cómo cambiar radicalmente, no “cómo cambiar comodamente”.

2. Ligereza

Anotaría en algún lugar lo siguiente:

  • Todas las experiencias amargas que siento como muy profundas.
  • Cualquier experiencia frustrante que haya permanecido en mi mente.
  • Las personas que me han causado alguna clase de daño, hasta el más pequeño, si lo recuerdo es porque ha sido importante.
  • Aquello que solo de recordarlo me duele el corazón.
  • Humillaciones, decepciones, insultos, motes, denigraciones, etc.

La mayor parte del peso que llevamos cargado a nuestras espaldas, proviene de esta lista y de estos elementos.

Volvemos, una vez plasmadas en algún lugar. Primero, reconocería o me diría a mí mismo, que soy quien soy es porque este tipo de infortunios sucedieron. Segundo, aceptaría lo que sucedió como sucedió. Tercero, al lado añadiría la persona responsable de que eso sucediera como sucedió. Cuarto, buscaría a esas personas para contarles la historia que hay en mi mente, no para descargar mi ira, sino para compartir cómo me he sentido hasta el día de hoy, no y saber qué piensan o conocer la historia en su cabeza sobre cómo interpretan los hechos, si los recuerdan. Quinto, miraría a esa persona y con dignidad y honestidad le daría las gracias por brindarme esa experiencia que tanto me ha marcado.

Seguiría buscando todas las cosas que siento que me pesan, entonces iría de frente, contra todas ellas.

3. Vulnerabilidad

Antes de explotar por ataques de ego, impotencia, prepotencia o inseguridad (al final todos acaban en ego). Antes de construir una historia en mi cabeza sin conocer la mitad de hechos. Muy seguramente, antes de todo eso, explicaría a la(s) otra(s) parte(s) que estoy desarrollando una historia en mi cabeza que posiblemente no coincide ni con la historia en la mente de la otra parte y por supuesto tampoco con la que tiene lugar en realidad.

4. Incomodidad

Marcharía un año (uno, tres o seis o nueve meses) fuera del país a buscarme la vida a otro país donde todavía sea más difícil hacerlo que aquí. Otro idioma, otra cultura, otro trabajo, otra visión del mundo.

5. Súperhábitos

Haría una lista con todos los malos hábitos que poseo y los reemplazaría por súperhabitos.

6. Impulso externo

Haría una lista con las 6 personas que conozco, más respeto, admiro y aprecio. Les pediría por favor que me ayudaran con feedback y permitiéndome estar más cerca de ellas. Durante un buen tiempo ignoraría al 98% restante de los humanos.

Estos seis pasos serían un buen principio sobre cómo cambiar radicalmente.

Photo credit: Medialab Katowice.

Abr
7

Es absurdo creer que no podrás

By Isra Garcia  //  Cambio, Educación  //  3 Comments

es absurdoEs absurdo mirar a un joven de 20 años y decir “no sirves para nada”. Es un crimen llamar a los padres de un niño de 7 años para decirles: “vuestra hija no puede leer de forma apropiada, tendrá dificultades serias en un futuro para destacar como el resto. Ridículo sentar a tu hijo de 16 años para explicarle: “tus notas en el colegio son pésimas, nunca serás una persona de provecho, acabarás marginado y sin futuro”.

Es abominable cuando criticamos a nuestro becario: “eres mediocre, has fallado y seguirás fallando, no sabes ni siquiera hacer la ‘O’ con un canuto. Eres lo peor”. Triste cuando machacas a tu pareja: “has sido tú la culpable, siempre serás una infeliz y no encontrarás a nadie que te aguante”. No, no decimos estas cosas porque sabemos que podemos enseñar, motivar y encuadrar al típico niño / adolescente / empleado / pareja para que pueda hacer todas esas cosas.

No aceptaré ninguna limitación

¿Por qué entonces damos como válido aceptar que cualquier persona no pueden sobresalir de sí misma? ¿Por qué señalamos a las personas y decimos cosas como…?

  • Este niño nunca será escritor.
  • Aquella mujer nunca lanzará un negocio.
  • Ese emprendedor nunca logrará algo significante.
  • Ese participante nunca cambiará las cosas.
  • El estudiante nunca aprenderá la lección.
  • Tú nunca crearás.
  • Tú nunca aspirarás a la grandeza.

Solo porque sea difícil o muy difícil de graduar no significa que algo no deba ser enseñado.

No solo a jóvenes, no solo a adolescentes o emprendedores. Tampoco a mayores o jubilados. Es un error.

Es absurdo pensar que no puedes

¿No te parece absurdo enfocar tanta energía en habilidades prácticas que te preparan para toda una vida siguiendo instrucciones? ¿No es ridículo enseñar hábitos que te minimizan y te hacen ir más despacio? ¿Y no encuentras una estupidez educar en el fundamento de la teoría en lugar de una práctica que te supere? ¿No piensas que es una pérdida de tiempo trabajar en conceptos que pueden ser buscados y aprendidos en Internet? ¿O no crees que es cómico venir a una clase para vender tu consultoría en lugar de poner tu pericia a la disposición de la gente que tienes en frente? ¿No te parece una pena que profesionales de la educación y la formación profesional nos inciten sin parar a evitar el trabajo necesario para empujar a alguien hacia reinventarse a sí mismo para ser esa persona que cambia las cosas que importan?

¿Y no es incluso peor denigrar a una persona o negocio solo por lo que son en lugar de lo que podrían llegar a ser?

Si piensas que “sí” es absurdo, ridículo, horrible, estúpido o intolerable entre otras cosas… ¿Por qué no haces algo al respecto?

Photo credit: brunoat.

Abr
1

Perfecciona el día

By Isra Garcia  //  Cambio, Vida  //  No Comments

perfeccionarHay personas que trabajan en perfeccionar su vida, en diseñarla. Hay otras personas que trabajan en perfeccionar su miseria. Otras en perfeccionar nada. ¿En qué trabajas tú?

Abraza la autodestrucción

Te quedas dormida en cualquier clase.

Cuando te hablan no respondes enseguida, estás distraído con tu smartphone.

Sea cual sea el acontecimiento, siempre tratas de captar la atención de los demás.

Tu objetivo es ganar un gran y abultado salario.

Fuiste tarde a dormir, insomnio. Difícil conciliar el sueño.

No te apetece levantarte. Querrías permanecer en la cama todo el día. Desaparecer del mundo.

Te gustaría que las cosas fueran diferente a cómo las vives y sientes.

Comes comida basura. Te sientes mal, sigues comiendo más comida basura.

Te alejas de tus sueños, quedan a tan larga distancia que estás seguro que son inalcanzables.

Trabajas entre las mismas cuatro paredes que hace 12 años.

La historia que cuentas en tu cabeza es dura, te machaca día a día.

Pague una hipoteca de una casa que no debiste comprar.

No hay nada que te motive.

Hay una voz que te dice que todas esas cosas por las que luchas no importan.

Te atormentas pensando que nunca conseguirás el trabajo que te gustaría.

Tus acciones se quedan sin fuerza.

Cada movimiento es un intento fallido, te desesperas. Te auto-saboteas.

Perfeccionar es la alternativa

Deberías empezar tu negocio, encontrar tu trabajo, escribir tu canción, lanzar tu blog. Deberías sobresalir. Ojalá.

 

Cuando haces algo, Mr. Resistencia te anula. Cuando levantas la cabeza, Mr. Mediocridad te bloquea. Cuando tratas de pedir ayuda, Mr. Pena te retiene. Cada uno te cuenta una historia que penetra con tanta fuerza en tu cabeza, que va carcomiendo toda tu autenticidad.

¿Hay algo o mucho que resuene contigo? Si la respuesta es sí, ¿por qué sigues jugando a este juego de autodestrucción?

No tienes que ser perfecto/a eso es una mentira. Lo que sí que tienes que hacer es perfeccionar cada día. Lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo. Quiero que practiques, perfecciona las 24 horas del día.

Photo credit: Félix Pascual – Stand OUT Program Alicante 2017.

Mar
30

Reglas aleatorias para cambiar lo que te propongas

By Isra Garcia  //  Cambio  //  6 Comments

cambiar lo que importaSi deseas cambiar lo que importa y eso a su misma vez encaja con cambiar lo que te propongas, espero que puedas considerar esta agrupación aleatoria de ideas. Como todas las reglas, algunas están creadas para ser quebrantadas, pero aún así…

Sobre cambiar lo que importa

  • Ponle un nombre a aquello que quieres cambiar.
  • Sea lo que sea, cambio primero dentro de ti.
  • No planifiques el aparecer en la televisión para crear cambio que buscas crear.
  • Esperar a la inspiración, es como esperar el impulso, dos maneras de decir que estás procrastinando. No esperas, haces que algo aparezca.
  • No merodees de amigo en amigo para saber qué opinan. Es tu responsabilidad, no es un concurso para elegir a la reina del baile.
  • El cambio que quieres producir no se patenta ni se protege. Por eso es cambio, es impredecible e incontrolable.
  • Evita a la gente popular, con poder o de altos vuelos. El cambio que importa se genera, en gran parte, por el movimiento unido de personas anónimas.
  • Atosigar a personas con la palabra cambio, no va a funcionar. Contar la historia una y otra vez, tampoco. Dar toda una declaración de intenciones, menos.
  • La parte difícil es acabar, así que disfruta empezando.
  • Las grandes marcas y organizaciones adoran el statu quo, así que espera cero apoyo, más bien lo contrario. El cambio que te importa tiene mucho que ver con desafiar aquellos que más veneran.
  • Estudia cuanto tiempo, esfuerzo y recursos te llevará cambiar lo que te propongas, y multiplícalo por 6.
  • Prepárate para enfrentarte a tu más profundo Dark Side.
  • Busca apóstoles, no socios. Personas que se beneficien del cambio que tratas de causar. Personas que lo necesiten.
  • Intercambia la buena energía que se te escapa en cada palabra, por esa otra que las acciones desprenden.
  • Genera un pequeño cambio, luego otro más grande, luego otro más grande todavía. Ve incrementando el volumen del impacto causado por el cambio a cada hito que completas.
  • No eres una persona “voy a hacerlo”, eres una persona: “mira, esto es lo que sucedió cuando lo hice”.
  • Intenta no confundir bondad por humildad.
  • Necesitarás presupuesto. Fecha de ejecución. Equipo. No ignores nada de esto.
  • Va a salir diferente a lo que tus expectativas predecían. Te llevarás muchos golpes, prepárate para resistir.
  • Rodéate de críticos constructivos y personase admires, pero lo justo. Podrían no ser las mismas personas. Ignóralas de vez en cuando.

Aprovecha la oportunidad, y crea el cambio que te propones. Cambiar lo que importa no es una fábula, es un derecho para cualquier ciudadanos.

Photo credit: Visual Omelette.

Mar
28

Glosario de términos a reconsiderar

By Isra Garcia  //  Cambio  //  No Comments

Nota: glosario de términos no alfabetizado.

Siempre: nunca es siempre. Casi nada es perpetuo. Cada vez que utilizamos la palabra siempre perdemos credibilidad, o parece que estemos haciendo algo más soberano de lo que en realidad es. Siempre es exagerado.

Nunca: nunca es nunca. Siempre hay una excepción que quebranta el significado de esta palabra. Se parece más a una queja que a cualquier otra cosa. Nunca es exagerado.

Admiración: la mayoría de veces que admiras a alguien, con el tiempo, y cuando conoces más de cerca, mejor y de forma más profunda, acabas decepcionándote con el ideal de la “admiración”.

Decepción: has incumplido el esquema que yo había construido para ti en mi propia mente. Has roto la promesa que yo hice para ti dentro de mi mundo interior.

glosario de términos

Ideal: en tu mente, no en el mundo que conoces. Tu percepción de algo ideal está distorsionada por las expectativas y sesgos que llevas en la mochila.

Falsa modestia: no es falsa. Si conoces mejor y más en profundidad a una persona, te darás cuenta de lo que para ti era falsa modestia, era en realidad una reacción de tu soberbia. Emitir juicios de valor sobre modestia (o ego) sin al menos cinco hechos específicos y prominentes, es algo precipitado. Creo.

Demasiado: la palabra “demasiado” es peligrosa, sobre todo cuando no conoces la profundidad de “demasiado” ni a la persona que tienes de frente.

Ego: no hay duda alguna de que todos poseemos, unos más en gran medida, otros en menor porción. La cuestión no es esa, la cuestión es reconocer, comprender y trabajar con el propio ego y no con el de otros.

Juicios de valor: privilegio reservado solo para dioses de la mitología Griega o pensadores como Confucio, Sen No Rikyu, Aristóteles o Nietzsche.

Verdades absolutas: nadie dijo que existieran o que no existieran. Somos lo que hacemos y ese resultado es la verdad y la realidad que entramos al mundo. No hay (casi) nada más absoluto que eso.

Cuando escuches de forma repetida algunos de los ejemplos de este glosario de términos. Reconsidera su significado y la confianza / credibilidad / atención que depositas en la persona que los utiliza.

Parafraseando a Lao Tzu: “Aquellos que saben no hablan, aquellos que hablan no saben“.

Photo credit: Andrew Miller.

Mar
25

Contigo o sin ti

By Isra Garcia  //  Cambio  //  2 Comments

Las cosas suceden, contigo o sin ti.

contigo o sin tiLos atletas seguirán seguirán batiendo récords, con tu escepticismo o sin él.

Tus clientes consumirán un producto u otro, con tu ayuda o sin ella.

El sistema siempre encontrará borregos que hagan cola sin rechistar, montes o no montes revoluciones.

Tus hijos crecerán y encontrarán un camino, con tu liderazgo, apoyo y guía o sin nada de eso.

El jefe encontrará un recambio para la vacante que dejó tu brillante novia, marque o no marque la diferencia.

Tu empresa tendrá que pagar más impuestos de lo esperado, con tu gestión o sin ella.

Un día, alguien te ignorará, lo quieras asumir o no. Con tu comprensión o sin ella.

La competencia te sobrepasará hoy o mañana, seas o no seas mediocre.

Tu profesor te puntuará dependiendo las respuestas acertadas en el examen, con tu beneplácito o sin él.

Un día fallarás de forma estruendosa, lo quieras creer o no.

Tu madre será la persona que más te quiera en el mundo, te guste o no te guste.

La muerte llegará, quieras o no quieras.

El mensaje está bastante claro, creo.

¿Qué hacer entonces?

Primera opción: empujas y contribuyes hasta que te quedes sin aliento. Aportas hasta que pase el minuto 91 de partido y acabe toda la prórroga. Si no resultara, bueno, creíste en ello, lo intentaste, te vaciaste. En cambio, si lo consigues, si has cambiado algo significante. Si has logrado tu objetivo o ayudaste a otros a hacerlo. Disfrútalo. Es el fruto de sumarte a algo que es más importante que la suma de un solo individuo / organización.

Segunda opción: si decides no intervenir. Apártate de forma gentil. Nosotros echaremos el resto. Cuando lleguemos a meta, nos apresuraremos en ir a buscarte para celebrarlo juntos. Si por alguna razón no lo consiguiéramos, habremos aprendido juntos. Notaremos en los labios el sabor agradable de haberlo intentando. Esto nos inspirará a reestructurar nuestro trabajo y volver a la carga de nuevo.

Contigo o sin ti

El programa será desarrollado, contigo o sin ti.

Facebook seguirá su estrategia, contigo o sin ti

El marketing evoluciona contigo o sin ti.

Encontraremos nuevas oportunidades, contigo o sin ti.

El cambio sucede, contigo o sin ti.

Sobresaldremos, contigo o sin ti.

El tiempo pasará, contigo o sin ti.

Sea lo que sea, lo haremos, contigo o sin ti. Puedes unirte a la pandilla de intrépidos, o echarte a un lado y ver cómo tomamos carrerilla hacia donde quiera que nos lleve ese agujero negro y profundo. Extra: aplaudir cuando saltemos es opcional.

Photo credit: serzhile.

Mar
18

Castígate

By Isra Garcia  //  Cambio  //  No Comments

Culparte, insultarte, infravalorarte, auto-sabotearte, mentirte o derribarte. Eso es. todavía no te has machacado lo suficiente. ¿No te das cuenta? Protégete. Poténciate. Recompense. Más.

Perdónate por darte cuenta de que no eres tan bueno como pareces.

Indúltate por no haber hecho lo que sabías que debías hacer.

Despreocúpate por haber causado una impresión diferente a la que los demás invitados esperaban de ti.

Exímete de las brutal responsabilidad que “yo nunca fallo” lleva de la mano.

protégete y no te castigues

Desmárcate de ser el profesional influyente que es admirado por el número de ceros que posee en sus plataformas sociales.

Discúlpate a ti mismo por no estar siempre a la cabeza, incluso no estar ni algunas veces. O muy pocas. Discúlpate y protégete de fallar en exámenes, decepcionar a tu madre. O no ser la pareja que la otra parte esperaba.

Huye de las comparaciones.

Excúlpate cuando tu ego te gane la batalla y tú seas consciente.

Aléjate del resultado del trabajo que no te pertenece.

Protégete por favor

Casi en la mayoría de las ocasiones somos demasiado duros con nosotros mismos. Nuestro peor enemigo no vive ahí fuera, sino en nuestro interior. Somos la razón de lo mejor y de lo peor. Aquello que no ves es aquello que más daño causa, nosotros a nosotros mismos.

El cambio empieza por permitirte ser cada día un poco más simple e ignorante. Cada vez que te veas a ti mismo castigándote por cualquier cosa (usualmente entre 2 y 7 cosas al día), recompensare inmediatamente por otras (oscilando entre 25 y 37 cosas)

Ese es el factor que destroza la balanza. Somos mejores de lo que pensamos que somos, por estadística y logros. Solo que una parte de la mente nos engaña para que no lo veamos. ¿Hasta cuando seguirás castigándote?

Protégete de ti mismo.

Poto credit: Juan Ramón Martos.

Mar
12

Descúbrete

By Isra Garcia  //  Cambio, Mapmakers  //  4 Comments

Descúbrete, quiero preguntarte algo…

¿Cómo te sientes?

¿Qué peso llevas cargado a la espalda?

¿Cuál es la responsabilidad que no pudiste llevar a cabo?

¿Qué lágrimas todavía no has dejado escapar?

¿Cuánto tiempo va a seguir ese genio encerrado en lo más profundo de ti?

¿Qué dolor, indecisión o frustración te guardas para ti sola/o?

¿En qué momentos vas a sobresalir finalmente?

¿Cuál es esa idea que llevas años maquinando y no te atreves a lanzar?

¿Qué es eso que te gustaría hacer en tu trabajo y todavía no has hecho?

¿Cuál es tu sueño en voz alta?

Una vez que (te) has respondido a estas preguntas no es necesario seguir reteniendo su resultado. Solo debes empezar, milímetro a milímetro.

descúbrete

Hay cosas que se escapan a mi control cada día. Igual que te pasa a ti. Hay dos opciones, entenderlo y continuar o ignorarlo, pensar que puedes controlarlo y entonces abandonar cuando el asunto / negocio / problema / miedo te supere.

Estoy muy bien

Cuenta cuantas personas que te dicen cosas como “me gustas”, “me importas”, “te quiero” o “te necesito”, te miran a los ojos cuando te hablan. Y viceversa.

Cuando te preguntan “¿cómo te sientes?” ¿qué respondes? “Genial”, “muy bien” o “bien”. ¿En serio?

Ahora te preguntaré otra cosa; ¿qué buscas?

Si te diera 500.000 euros ¿serías feliz? ¿Posiblemente? ¿Y si algún ser querido tuyo muriera esta noche? ¿Serías feliz? No. Todo el dinero del mundo no te haría feliz, el dinero no cura, no restaura el tiempo.

Descúbrete

Piensa en tus amigos, familiares, clientes o equipo, empieza a mirar a la gente en los ojos. Te darás cuenta de que no son tan felices como se proclaman. En el cine, en fiestas, en actos sociales, en la televisión o en los centros comerciales, descubre lo que la mirada de cada persona dice sobre ella misma. Te darás cuenta de que se están haciendo daño, de que tratan de cubrirse y protegerse bajo una falsa apariencia que irradia alegría. Eso es algo contra lo que no debes luchar.

Sin embargo, hay algo que sí puedes hacer ¿puedes animar a tus amigos? ¿Puedes incentivar emocionalmente a tu equipo? ¿Puedes empujar a tu padre a hacer algo que le haga sonreír de verdad? ¿O puedes impulsar a tu hermana a conseguir su sueño? ¿Puedes apoyar el negocio de tu pareja? ¿Puedes ayudar a tus clientes fuera del trabajo?

Toma la decisión hoy de hacer algo por ese tipo de personas, descúbrelas.

Descúbrete y descubrirás.

Descúbrelo

Imagina que alguien 15 años más joven que tú se acerca a ti y te dice, “sé cómo te sientes, he pasado por ahí. He pasado por todo eso que estás pasando ahora mismo. Y todavía sigo aquí”. ¿Ayudaría? Claro que sí, pero primero tendrías que descubrirte. Así que descúbrete.

Una última pregunta, si descubrieras que tu trabajo cada día puedes ayudar / cambia a una persona ¿pensarías que esto merece la pena?

Descúbrete.

Photo credit: ArTeTeTra.

Feb
5

Corre

By Isra Garcia  //  Brillantez, Cambio  //  4 Comments

Merodear es un hábito dañino que pasamos por alto. Muy a menudo pasamos por las cosas sin intención, sin grandeza. Apresúrate a dejarlo atrás, intercámbialo por la excelencia. Corre.

corre

Pregúntate:

¿Estoy trabajando de la forma más óptima posible de manera que pueda hacer más con menos?

¿He diseñado rituales que me ayuden a sacar la mejor versión del profesional y persona que puedo llegar a ser?

¿Estoy haciendo marketing de manera que pueda impactar positivamente en mis clientes y aportar valor a su vida cotidiana?

¿Está mi empresa contando la historia que mis clientes quieren oír o la historia que nos interesa escuchar a nosotros mismos?

¿Estoy dispuesto a buscar mi pasión y hacerla mi especialidad profesional?

¿Está mi negocio enfocado a micro-segmento que demanda la rareza que estamos dispuestos a entregar?

¿Es mi profesión lo realizadora que necesito que sea?

¿Estoy viviendo como realmente querría vivir?

Selecciona “iniciativa”

Prefiero quedarme a medio camino a ni siquiera empezar.

Opto por fallar delante de una audiencia multitudinaria a si quiera subir al escenario.

Elijo perder los ahorros que tengo a no perseguir aquello que sacude mi estómago.

Decido ser criticado por atreverme que a ser barrido por la mediocridad de no hacer nada.

Pienso diez veces más grande y a lo lejos de donde estoy y quien soy, que a conformame con lo que un puñado de aristócratas y diplomáticos argumentan que debería ser la mentalidad del éxito.

Prefiero dibujar mi mapa y acabar perdido que a seguir el mapa de otro y quedar a salvo, protegido y resguardado.

Corre

La ética del trabajo y la vida elimina el miedo a ir más allá de nosotros mismos, a maravillar, a sorprender, a sobresalir, a ganar. Corre delante del destino, no detrás. Corre por delante del fracaso, no por detrás.

Exprimirme lo que sea que tienes entre manos hasta no poder más. No hay otro camino posible.

Corre. Date prisa.

Photo credit: Mycatkins.

Ene
28

La generación suave

By Isra Garcia  //  Brillantez, Cambio  //  4 Comments

Formamos parte de la generación suave. Considera lo siguiente:

  • Dejar de lamentarte.
  • Parar de abandonar aquello en lo que eres rechazado/a por primera vez.
  • Dejar de llegar tarde.
  • Para de divagar.
  • Deja de fustigarte por no pasar el examen de ___________.
  • Para de ser una víctima porque tu padre o tu madre no pudieron ir a la universidad.
  • Deja de contarte la historia en la que siempre fracasas.

Nunca he sido bueno

No soy bueno en matemáticas, cierto. Nunca me preparé para ello. No era nada bueno escribiendo, ahora, cada día, soy un poco mejor en ello. Porque entreno cada día. Mi oratoria era bastante mediocre, ahora ya no lo es, me gano una buena parte de mi profesión con ello. En 2011 – 2012 trabajé con profesionales logopedas en mejorar mi expresión oral. Además de entrenar hasta día de hoy, cada día. En 2005 no tenía ni idea de lo que era el marketing. Hoy es mi actividad profesional principal y es mi especialidad. Los resultados y mi instinto así me lo de muestran.

Cuando tú sabes que no eres bueno en algo, estás en lo cierto. Eso, en la mayoría de las ocasiones, significa que no has entrenado para ser bueno en cualquiera que sea la habilidad, especialidad profesional, hábito, deporte o hobby. Quizá no seas bueno sobresaliendo, claro, porque no estás acostumbrado a sobresalir.

Toda una generación suave

generación suave

Sentimos dolor, incomodidad, injusticia, frustración o incertidumbre y abandonamos. Somos demasiado suaves. Somos la generación suave. Abandonamos casi enseguida. The Dip explica que hay un vacío entre conseguirlo y no, es vacío está en el punto álgido cuando el fracaso se hace más pronunciado. En ese punto casi el 90% abandona, los que siguen, lo consiguen.

Entiende que tienes que dar todo lo que tienes. No hay otro camino, el 120%. No un 70%, no un 50%, no, un 120% 365 días al año. Esta mentalidad, esta forma de concebir las cosas, tu trabajo, tus estudios, tu familia, hará que despegues desde un escenario mediocre hasta llegar a la grandeza.

Yo, ya firmé este compromiso. Trabajaré las horas que sea necesarias. Fallaré en todas las cosas que sean necesarias. Haré tantas horas de ciclismo en rodillo como sean necesarias. Diré “no” tantas veces como sean necesarias. Viviré tan intensamente como sea necesario. Volveré a empezar desde cero tantas veces como sean requeridas.

Estás aquí o allá. Mediocre o grande. 30% o 120%. No hay término intermedio. Abandona está generación suave y mediocre y súmate a la cultura del entrenamiento al 120%. diario. Te esperamos.

Photo credit: Pedro Simoes 7.

EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Buscar

Google+