Browsing articles in "Lifestyle"
Mar
16

No a todo durante 10 días

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

no a todo¿Qué sucede cuando vives 10 días diciendo no a todo lo se cruza por delante de ti? Esta era la respuesta que he tratado de responder en los últimos 10 días. La segunda parte del experimento Sí a todo VS No a todo.

De todos esos 10 días y lo que ha sucedido, he concluido una serie de parámetros e indicadores que ya utilicé en los 10 día de sí a todo.

En este informe detallo lo más destacado de esta segunda fase de experimento:

Definición parámetros de seguimiento

Parámetros cuantitativos:

  • “No” en lugar de “sí”: cada vez que decía “no” a algo que en una ocasión normal hubiera dicho “sí”.
  • “No”: un “no” natural decir “no” porque toca.
  • “Sí”: respuestas afirmativas sin ser forzadas.
  • Evitar situación: las ocasiones que he tratado de esquivar un “no”.
  • “Sí” en lugar de “no”: situaciones en las que he dado un “sí” cuando debía ser un “no”.
  • Rectificaciones: corregir y enmendar un “sí” que debía haber sido un “no”.

Parámetros cualitativos:

  • Destacable: sucesos importantes de resaltar referentes al “no”.
  • Anecdótico: anécdotas en las que acaba inmerso por decir “no”.
  • Infraganti: situaciones que me pillaron desprevenido.

Resultados dentro del cuadro de mando

Estos son los resultados de los parámetros cuantitativos:

  • 35 veces “no” en lugar de “sí”.
  • 70 “no” dichos.
  • Un total de 7 “sí”.
  • Una sola vez he he evitado situación.
  • 5 veces “sí” en lugar de “no”.
  • 3 rectificaciones.

Destacable de los 10 días no a todo

  • Di un “sí” a una mujer que tenía problemas en el corazón y necesitaba ayuda para cargar una serie de maletas. Es algo que volvería a hacer, cuando vi la cara de la mujer, estaba en apuros. Rompí el experimento aquí.
  • Dije cuatro veces seguidas “no” a cuatro favores que me pidieron cuatro personas diferentes, durante un mismo día. Uno tenía que ver con recoger a una persona, el otro con enviar una información. Otro con prestar dinero y el último con dar una recomendación.
  • Decir “no” a una propuesta de trabajo que nos interesaba. Además de ver como se escapaba hasta perderla.
  • Rechazar dar feedback y opinión a todos los temas profesionales que surgían en un equipo de trabajo durante dos días.
  • Darle un “no” a la pregunta de un cliente de si íbamos a trabajar más en el proyecto.
  • Ofrecer un “no” a dos posibles propuestas de conferencias que preguntaron si sería posible que diera una conferencia para sus eventos. Sin saber más detalles.
  • Cuando preguntaron si iba a compartir la información de los estudios que estaba realizando, dije “no” sin dar más explicaciones.
  • Dar un “no” en forma de “sí” a una pregunta a la inversa.
  • Ver un “sí” como un “no” cuando la pregunta que te plantean es inversa.

Anecdótico

  • Siete “no” a una misma persona en un mismo día. Resultando en un conflicto con esa persona.
  • Cualquier persona de mi alrededor dejó de pedirme favores a partir del tercer día de experimento.
  • Nadie de mi entorno más cercano se atrevió a preguntarme si quedábamos o compartíamos algún momento juntos.
  • No he llegado tarde a ningún compromiso en ninguno de estos 10 días.
  • Cuatro peticiones denegadas a prestar dinero a cuatro personas diferentes. Resultado: cuatro personas escépticas con “mis experimentos”.
  • Ofrecer una tortilla de patatas en lugar de una pizza a una mujer que pedía comida en la puerta del Open Cor en Valencia.
  • Un “no” (dolido) a emprender un nuevo experimento.

Infraganti

  • Te das cuenta como tienes el “no” más controlado y asumido y sale solo de forma más rápida.
  • Tener tan incrustado el no al octavo día que dices “no” cuando quieres decir “sí”.
  • Perderte una fiesta y a un viaje  por decir “no” y ni siquiera haberte entera de haberlo dicho.
  • Sorprenderte cuando acabado el experimento dices “sí” como si hubieras hecho algo malo.

Los experimentos son una fuente de aprendizajes. Al mismo tiempo que vives situaciones y momentos que no vives de otra manera.

10 días de No a todo

En este vídeo extiendo los resultados, impresiones y reflexiones sobre el experimento centrado en el “no”…

Es curioso comparar los resultados entre el sí y el no. Ver cuando estás en un lado y cuando estás en otro, lo que sucede en ambos y sus contrastes. Estar antes en el “sí” me ha dado una perspectiva diferente del “no”, me pregunto qué hubiera pasado si hubiera empezado a la inversa.

Photo credit: Duncan C.

Mar
15

La juerga que siempre deseamos vivir

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Proyectos  //  No Comments

Guateque GuatequeGuateque es nuestro nuevo proyecto, el primero con Sulaika y con Aleix Giró, el primero relacionado con el ocio nocturno desde la propia dirección. Una iniciativa sin ánimo de lucro con la que veníamos fantaseando desde hace dos años. Hasta que un día nos cansamos de fantasear y decidimos hacer que sucediera. La juerga que siempre deseamos vivir, sin más añadidos. En todos los sentidos. Música, ambiente, localización, experiencia, intensidad, marketing, servicio y trato y personas.

Nuestra esencia, la de los tres, dentro de un concepto llamado “feel the parranda”. Es una mezcla de cosas que nos apetecen, gustan y nos divierten. Queríamos vivir la juerga que siempre nos hubiera gustado vivir, entonces lo que hicimos fue crearla para nosotros y para ti. Nadie te va elegir, así que por favor, sírvete tu mismo. La juerga (el Guateque) de verdad, la hacemos todos nosotros.

“Feel the Parranda”

Sulaika y Josef explican en este vídeo, lo otra parte de la visión de lo que significa Guateque. Filosofía, valores, equipo, idea, aspiraciones, objetivos. Cómo nació, que nos motivó a hacerlo y porqué. Qué podrías encontrar. Cómo asistir, la mecánica de invitaciones y recomendaciones. Peculiaridades, sorteos, accesos. Dónde será y dónde más podría ser en un no muy largo espacio de tiempo. Cuando será el Opening Jarana de Guateque. Y algo más, seguro.

Guateque “Opening Jarana” 19 de mayo

En Barcelona. En algún lugar de la ciudad de Barcelona.

Guateque-Opening-Jarana

Todo funciona a través del sitio web oficial. Las invitaciones serán repartidas muy pronto. Los lectores suscritos a este blog podrán conseguir algunas.

Queremos darle mimo a todo, a los invitados, a los que no lleguen a venir, a lo que suceda antes, durante y después. Por eso el marketing más importante que ocurra, trataremos de que ocurra dentro de Guateque, no de puertas para fuera. De esa manera podremos gestionar mejor expectativas, narrativa, encantamiento, y la personalización de las interacciones humanas.

Artwork: Charlie Abad Estudio.

Mar
9

Mis fracasos más pronunciados de 2016

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Mapmakers, Vida  //  5 Comments

Este es un ejercicio de honestidad, dignidad, humildad y vulnerabilidad contigo y conmigo mismo, que vengo practicando cada año desde el año 2013. Reviso todos los fracasos, fallos, errores, caídas o equivocaciones de todo año ya terminado y comparto los más sonados. Mis fracasos más pronunciados de todo un año, 2016 en este caso.

Mis fracasos en 2016, los mejores

Isra-Garcia-fracasos

Dichos fracasos pronunciados son los siguientes:

  • Un negocio internacional en que habíamos invertido años salió fallido. Resultado, hemos invertido dos años y medio, más de 20.000 euros y bastante ilusión en este “master”. Fallamos en nuestro negocio.
  • Fallamos en la estrategia de planteamiento de un programa formativo, fallamos en el planteamiento del público objetivo, en el precio y en el marketing. Nuestros (mis) puntos fuertes.
  • Fallamos en mantener el compromiso de cumplir los plazos que establecimos para una macro-auditoría con un gran holding. No logramos mantener un ritmo de trabajo coherente y profesional en la distancia y perdimos el cliente.
  • Fracasamos al no conseguir una comunicación fluida entre un cliente con unas necesidades específicas y nosotros. No hubo una fluidez de trabajo y nosotros no supimos detectarlo a tiempo y atajar el problema. La conclusión fue desarrollar un trabajo (sitio web) que no alcanzó las expectativas del cliente. Podría decir que el cliente no fue específico, que no entregó un briefing, etc. Excusas, la responsabilidad estaba en mis / nuestras manos y no supimos resolverlo ni solucionarlo de forma adecuada.
  • No haber desconectado por completo con más frecuencia me pasó una buena factura. Poco a poco el ritmo de trabajo y de vida fue consumiéndome. Hasta que un día me miré al espejo y no supe quien era esa persona que tenía en frente. Algo que me espantó. En resumen, este fracaso, y quizá uno de los más prominentes, va sobre ignorar a mi intuición.
  • He fracasado al dejar de ser auténtico. Auténtico a mi manera, no a la del resto del mundo, fiel a mí, a mis valores, a lo que soy, fui y seré, yo mismo. Perdí esa esencia que siempre sentí tan adentro y que tanta alegría y satisfacción producía en mí.
  • Engañarme a mí mismo sobre pasadas relaciones. Rechazar el admitir que alguien con quien has compartido tu vida no te ha aportado nada es mentira. Admitir que no has aprendido nada con esa persona en cuestión, es una fantasía que me contaba a mi mismo. No es más que evitar admitir que estás dolido y te han roto el corazón.
  • Hacer que las personas que quiero cambien. No aceptarlas como son, cuando siempre hablo de aceptar a la gente como es. Eso es parlotear y hacer de todo menos liderar con el ejemplo.
  • Fallé al querar estar en el epicentro de todo, llegar a todo, que todo pasara por mí. Peor, ser el centro. El resultado, acabar sin identidad, perdido, sin rumbo y sin saber si lo que habías hecho tenía sentido o no.
  • Quejarme más de lo que esperaba. Cuando alardeaba de ser una persona que no se queja.
  • Tardar en apartar de mi vida a personas que tenía una ligera noción que debía dejar a un lado y proseguir. Algo que mi instinto me decía, pero yo por cobardía, cariño y nostalgia no quería comprender.

Fracasar útilmente

Este año ha sido más difícil reunir estos fracasos. La razón es que este año cada día me he exigido encontrar al menos un fallo al día. Siguiéndole un aprendizaje y una solución para cada uno de esos fracasos. He contado 534 fallos. Esto ha hecho que tuviera que pensar bastante y revisar todos los fallos para encontrar los que más han dolido y más han servido. Con sus aprendizajes y soluciones. Qué gran año, qué profundo y qué completo. Cuanto siento que he crecido, con propósito. No conozco otra vía.

Extra: sí, los llamo fracasos, aunque suene duro y cruel. Nombrarlo por su nombre ayuda a verlos de forma más nítida, al mismo tiempo que los convierten en algo más real.

Photo credit: Looker Media.

Mar
7

Justo 24 horas

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Productividad  //  No Comments

24 horasEl reto de encontrar la ultraproductividad es relativamente nuevo, y es un artefacto de un mundo donde te pagan por estar 8 horas en el trabajo de as 24 horas que dispones. Obtienes un salario por las horas que empleas haciendo algo, ganas dinero por trabajar. En ese mundo ideal, es claramente una ventaja poseer un equipo que trabaje más horas que la competencia. Trabajar más que nadie era una forma de ser mejor mejor freelancer del diseño gráfico, empleado en alguna empresa de transporte o logística o consultor de algún gran grupo como KPMG. Después de todo, eso te hacía más productiva, más tiempo para trabajar más, para producir más resultados. Siempre y cuando definamos productividad como el resultado de euro gastado.

Déficit de horas

Sin embargo, hay un problema, nos estamos quedando sin horas. Vivimos en el momento en la historia que más causas hay para que una persona desaparezca de este planeta. Ah, y hemos descubierto que no hay una hora número 32, ni siquiera 25, solo hay 24 horas. No quedan más que esas. De repente, no puedes ir más allá de esas 24 horas para trabajar más que alguien que trabaja 24 horas. No puedes trabajar más que Gary Vainerchuck porque el tipo trabaja casi 19 o 20 horas. Es decir, si yo trabajo 20 horas y tú trabajas 20 horas, solo nos quedaría empujarnos hacia las 24 horas. Entonces estaríamos en el límite, Newton nos marcaría el tope.

Menos mal, mira a tu alrededor, el mundo en el que vivimos recompensa instinto, consciencia y apreciación. Recompensa aquellos que deciden dar importancia suprema a una parte de su tiempo, para producir el mejor trabajo / resultado posible en el menor tiempo que puedan. Eso les permitirá adueñarse de más tiempo para lo que deseen. Ese tipo de trabajo no se mide por el reloj, sino por el impacto.

24 horas, solo

Josef Ajram no trabaja más que tú. Tampoco Brené Brown o Tara Brach. El equilibrio entre el trabajo y la vida es una pantomima, lo mismo que el equilibro entre comida y deporte o respirar y el estrés. En lugar de olfatear los resquicios, intenta trabajar el 50% menos de lo que trabajas, pero potenciando el trabajo intelectual, emocional y espiritual que eres capaz de hacer. Trabajo inteligente. Justo en 24 horas. Solo o tanto.

Photo credit: Mike Mozart.

Mar
6

No paras

By Isra Garcia  //  Enterpreneurship, Lifestyle  //  2 Comments

no pararNo parar no significa que vayas más rápido que el resto. Tampoco más lento. simplemente no paras. No tiene que ver con velocidad, sino con intensidad. No va sobre frenesí, sino sobre agilidad y una buena dosis de vehemencia. no relacionaría “no parar” con ir de un lugar a otro sin propósito ni rumbo, lo relacionaría con no detenerte ante nada cuando disfrutas con pasión y alegría de aquello que te mantiene así de vivo, fresco y creativo. Va sobre ser intrépido porque no pararás cuando consigas una meta, ya que no es sobre la meta, es sobre la excitación de andar caminos que antes eran inaccesible. Saltar obstáculos que antes eran demasiado altos. Construir cosas que antes no sabías ni siquiera imaginar.

No parar es empujar hacia delante

Ya lo tengo, es estar ocupado. Provocador, pero no. No parar no significa estar ocupado. Lo que sí está claro es no parar es anteponer tus prioridades a lo demás. Las prioridades pueden cambiar, como el mapa, hay que saber cambiar y bailar con ellas. No parar es decir “sí” al terror de intentar cosas nuevas. Es cumplimentar el punto uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis y así hasta el cien. Es hacer tu trabajo, es el compromiso, es el responsabilizarte por el movimiento que necesitas crear.

No parar es una oda incesante y poderosa a realizar el trabajo que importa. Es estar dispuestos a permanecer el mismo tiempo en la etapa del aprendizaje como la de la actuación. Es luchar para ganar más tiempo, más proyectos, más objetivos, más amor, más excesos, más incomprensión, más desconcierto, más insensatez, más talento, más amigos, ¿más?

Cuando no paras te das cuenta de que vas delante del tiempo, no detrás.

No parar es una elección

Cuando no paras por elección propia, estás enviando un mensaje al mundo. Comunicas de forma sutil que posees tiempo para lo que te apetezca, quieras, desees y necesites. Y además puedas no tener tiempo para lo que te apetezca, quiera, desee y/o necesite. Bella contradicción.

Hay otra variable a considerar, cuando en la ecuación entra una o más personas, ya no es una decisión que depende de solo de ti. Sin embargo, el resto, lo puedes alterar a tu antojo.

Cada día paro menos, no paro de vivir, trabajar, sentir, desconectar, relajarme, mejorarme, educarme, elegirme o disciplinarme en todo lo que me apetece. No paro de hacer cosas que me apetece, no paro de poner en marcha cosas que siempre soñé hacer (esta semana lanzo una de ellas). Eso hace que el “no parar” sea más intenso, eficiente, alegre, placentero y realizador cuando es un “no parar”

Me siento afortunado de no parar ¿Y tú?

Photo credit: Lion Towers.

Mar
5

Sí a todo durante 10 días

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  10 Comments

Antes de ayer viernes, terminaba la primera fase del experimento Sí a todo VS No a todo. Han sido 10 días de sí a todo. Todo el “sí” que he sido capaz. He aprendido más de lo que imaginaba, he vivido en polos contrapuestos con contradicciones bastante provocadoras.

10 días de sí a todo - experimento

Parámetros de seguimiento

Estos son los parámetros cuantitativos que seguí:

  • “Sí” en vez de “no”: cuando decía “sí” a algo que usualmente hubiera dicho “no”.
  • Sí: “sí” que no fueron forzados y sí naturales.
  • No: “no” no forzados, simples.
  • Evitar situación: cuando trataba de evitar alguna situación que requería un “sí”.
  • “No” en vez de “sí”: cuando daba un “no” que debía ser un “sí” por la fase del experimento en la que estaba.
  • Rectificaciones: cuando decía “no” primero, me daba cuenta y entonces ofrecía un “sí”.

Parámetros cualitativos:

  • Destacable: hechos destacados dentro del “sí”.
  • Anecdótico: anécdotas y momentos que consideraba como genuinos dentro del “sí”.
  • Infraganti: situaciones en las que era pillado con la guardia baja y entonces cedía sin darme cuenta.

Resultados en el cuadro de mando

Aquí los resultados cuantitativos obtenidos al finalizar los 10 días de sí a todo:

  • 20 “sí” en vez de “no”.
  • 50 sí.
  • 11 no.
  • 2 situaciones evitadas.
  • 7 “no” en vez de “sí”.
  • 4 rectificaciones.

Y aquí los cualitativos…

Destacable de los 10 días:

  • Pagar en metálico un producto que normalmente hubiera pagado con la tarjeta o por empresa.
  • Donar toda la compra de la semana a una persona que pidió comida a la salida del supermercado.
  • Agendar una reunión con una empresa de marketing de multi-nivel.
  • Dejar conducir mi coche a Borja.
  • Ingresar 50€ a Joel Tornero por pedírmelos a través de Instagram.
  • Acceder a organizar una conferencia y evento en Castellón con Eduardo Reyes.
  • Comprar un cupón de la ONCE en la Gasolinera. Y un paquete de chicles, y un salchichón de oferta. Y una barra de pan de trigo. Además de un pack de ambientadores para el coche. (Sin consumir ninguno de estos alimentos)
  • Comprometerme a trabajar en tres nuevos proyectos de los cuales no tengo ni idea y no cuadran con mis objetivos ni pretensiones.
  • Confirmar una conferencia online En World Escape Day.
  • Escuchar las ofertas de la telefonía móvil, cambia de plan, adquirir dos nuevos paquetes y contratar una nueva línea.

Anecdótico de los 10 días:

  • Utilizar de escudo a compañeros míos para no tener que decir “no”.
  • Viajar a la otra punta del país para dar una conferencia gratuita.
  • Ayudar a mi vecino a colgar cuadros cuando no tengo mucha idea de ello.
  • Comprometerme con Borja a ir vestido de mujer al próximo Stand OUT Program, en Alicante.
  • Reconocer un “no” en lugar de un “sí”.
  • Decir un “sí” a mentirme a mí mismo.
  • Reconocer innecesariamente que son “pelota”.
  • Asumir responsabilidades que no me pertenecen por el mero hecho de decir “sí”.
  • Escuchar durante 30 minutos a un comercial que vendía tarjetas de crédito y acabar firmando un plan.

Infraganti sobre los 10 días:

  • Decir “no” a un compromiso que debía haber dicho “sí”.
  • Dar un “sí” a una plaza para Stand OUT program Málaga.
  • Donar 10€ a un indigente.
  • Tener que comer fideuá, aquí sí me la jugaron buena.
  • “Sí” a probar y comprar un producto que nunca utilizaría.
  • Trabajar gratis durante 4 horas.
  • Dar un “no” al picante que Javi Macías me ofreció.
  • Lidiar y acceder a una reunión no planificada.

Como decía, ha sido algo poco común, raro, extraño, bastante incómodo y desconcertante a veces. Nada divertido, creo.

10 días de Sí a todo

He grabado un vídeo para contarte el resto de la experiencia vivida en la primera fase de sí a todo durante 10 días, de primera mano.

Hoy empiezan los 10 días de “No” a todo, vamos a ello.

Photo credit: Hyte.

Feb
22

Romper con todo

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle, Video  //  2 Comments

Es imprescindible romper con todo, aunque sea tan solo por unos días.

Es necesario para:

  • Pensar y actuar con claridad.
  • Diferenciar entre trabajo importante y trabajo prescindible.
  • Poder desarrollar mejor tu arte (especialidad / talento)
  • Desconectar tu racionalidad y conectar con tus emociones.
  • Seguir motivado e inspirado a largo plazo.
  • Lograr la ultraproductividad y sentir que eres dueño de tu tiempo.
  • Darte cuenta de las cosas que no ves cuando no te detienes a apreciar el viaje.
  • Encontrar un equilibrio entre los extremos.

En ocasiones confundimos disciplina, éxito, mérito y felicidad con:

  • Estar siempre disponible.
  • Amasar cosas.
  • Trabajar, trabajar, trabajar y trabajar sin parar.
  • Poner horas y horas y horas, aunque el sentido y/o enfoque se esté perdiendo.
  • La inhabilidad a tomar perspectiva sobre el camino recorrido.
  • Una resistencia a ver el mundo que no estás viendo.
  • La poca (o nada) voluntad a comprometernos con lo simple.
  • El apego a una vida material. A la ciudad.
  • Desviar la mirada cada vez que tenemos que escarbar dentro de nosotros mismos.
  • Poseer la publicación en Facebook que más “compartidos” y “corazones” tenga.
  • Reunir cientos de miles de seguidores e Instagram.
  • Ser un yotuber o un blogger excesivamente popular.
  • Mentir a nuestro “yo” cada noche sobre por qué hacemos lo qué hacemos y quien somos en realidad.
  • Políticas, estructuras, empresas, economías, productos o servicios.
  • Ser un/a estirado/a.
  • Complacer y obedecer.

Bien, una vez lo ves de esta manera, está bastante claro que ninguna de estas cosas son signo de triunfo. De hecho son síntomas de estrés, agobio, ansiedad, descontrol y exigencia radical. No hay descanso, no hay tiempo para lanzarte a un vacío de nada y estar unos días en caída libre dentro de tu propio vacío. Falta esa desconexión pura y total que todos necesitamos cada no mucho tiempo. Fatla romper con todo.

Burning Man 2016 – romper con todo

Esta fue mi desconexión. 9 días sin Internet, sin “mi vida y mi trabajo”. Fue la culminación a la aventura Live the Possibility. Cuando acabó Burning Man y volví a conectarme a la mejor versión de mí mismo, suficiente para lo que tuviera que hacer, soportar, venir, pasar, recibir o luchar.

No fue por Burning Man, claro que no. Sí es cierto que las circunstancias, el contexto y la cultura ayudan mucho. Es más una elección (volvemos a la elección), la de desaparecer y estar contigo mismo. Así es como tomé mi segunda vez en el desierto de Black Rock City. Armado con una GoPro grabé momentos de forma muy amateur. Momentos que Looker ha tratado de montar en forma de una pequeña historia que aquí comparto contigo.

Una vez cada 6 meses desaparece, rompe con todo durante 3, 4, 8 o 10 días, los que puedas. Esfúmate por completo, en Burning Man, en tu casa, en un albergue rural en la montaña, en el desierto, en Japón o en Muro de Alcoy. Haz cosas que no tengan nada que ver con lo que haces a diario. Restrinje cualquier contacto con el trabajo o con Internet. Crea el estilo de vida que más te apetezca para esos dias. Cuando vuelvas, estarás con la carga de poder (mental, físico, espiritual y emocional) al máximo. Esto es alto rendimiento. Esto es Ultraproductividad. Es necesario, por tu bien.

¿Próxima desconexión? A finales de abril, en Afrika Burn.

Vídeo: Looker Media.

Feb
20

10 días todo sí VS 10 días todo no – experimento

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  8 Comments

Antes de empezar a explicar de que trata el nuevo experimento, me gustaría hacer referencia al experimento sobre el miedo que anuncié esta semana anterior. La respuesta ha sido masiva, profunda, vulnerable y muy valiosa. Tanto que he decidido trabajar durante un mes más para prepararlo mejor. Gracias. Mientras tanto, seguiré investigando, observando, reflexionando y ajustando sobre el miedo. Y por supuesto, mientras tanto, realizando un nuevo experimento. Una bonita batallo, sí versus no.

10 días de SÍ a todo – 10 días de NO a todo

sí versus noAsí es. Este es el nuevo experimento. Sí versus no. Durante los 10 primeros días voy a decir “sí” a todo lo que llegue a mí. Luego, en los 10 últimos días de experimento, cambiaré de forma radical a un enfoque “no” a todo lo que venga. Voy a enfrentar el sí más extremo con el no más extremo y ver qué es lo que sucede, durante y después de los 20 días del experimento. Empezando hoy mismo con la primera fase, 10 días de todo SÍ.

Razones del experimento

Vivimos en una sociedad complaciente, donde no sabemos decir no. Donde el sí es en realidad un no cohibido. Donde el sí duele, donde el no es un lujo. Allí donde el “sí” no es “sí”. Donde el “no” no es “no”. La línea que separa el sí del no parece haberse diluido. Hay pocas personas que dominan un sí certero, real y confiado, pero hay menos personas que dominan un no contundente, respetuoso, educado y agradecido. En mi caso, no sufro de carencia de no, diría que a día de hoy me da más alegrías que tristezas, muchas más, no podrías imaginártelo. En estos últimos meses, incluso he llegado a cuestionarme si debería decir más “sí”. No por quedar bien, tampoco por necesidad, sino más por vulnerabilidad, descubrimiento y curiosidad. Así como por lanzarme hacia mi propia incomodidad.

He creado una zona de confort en torno al no, eso creo. Así que voy a salir drásticamente fuera de ella durante 10 días, para luego entrar de forma todavía más drástica al corazón de ese no. En la segunda fase con “no” a todo. Es un sí versus no, claramente.

Objetivos

Objetivos principales que el experimento persigue:

  • Comprobar en cuantos y en qué líos puedes meterte diciendo a todo sí. Versus diciendo a todo no.
  • Cómo te sientes cuando complaces o agradas a todo el mundo. Versus cuando desagradas a todos.
  • Qué impacto genera en uno mismo el “sí” siempre y que otro impacto genera el “no” siempre.
  • Qué sucede en tu exterior cuando todo es “sí” y qué es lo que sucede cuando todo es “no”. Cómo reaccionan las personas que hay en tu entorno, cuando cambias de padecer de forma tan exagerada entre unos días y otros.
  • Comparar y medir los resultados personales y empresariales que lograr con una estrategia u otra.
  • Encontrar aprendizajes, sistemas y formas de actuar que desconozco hasta ahora.
  • Descubrir cómo (y quien) algunas personas tratan de aprovecharse de la situación, en ambos casos.
  • Donde puedes legar diciendo a todo sí y donde puedes llegar diciendo a todo no.
  • Comprobar si podría haber conflicto interno e inconsistencias de comportamiento y/o principios.

Algo que me llama mucho la atención y me intriga, la reacción y el resultado a hacer algo que no esté dispuesto o no quiera hacer. Esto solo, me tiene completamente enganchado.

Sí a todo

Esta es la parte que más me echa para atrás. hablando claro, la parte que más vulnerable me vuelve. Es por eso que la coloqué al principio, será una buena oportunidad para enfrentar demonios. Sí a todo es sí a todo, por alguna razón pienso que va a ser veinte veces más duro que decir a todo que no. Aunque también dependerá de las circunstancias, personas, contexto, momentos. Veremos, la única forma de comprobarlo es lanzándote.

No a todo

Quizá esté demasiado confiado en los siguientes 10 días, quizá sea más duro de lo que espero. Voy a mentalizarme y pensar de forma más realista, de lo contrario mis expectativas podrían jugarme una muy buena mala pasada. Estos diez días serán los últimos. Una de las claves del experimento es el resultado del contraste de un extremo al otro en poco tiempo.

Sí versus no

Desde hoy empiezo con la monitorización, seguimiento, observación y estudio de comportamiento dentro y fuera del trabajo. Reacciones. Soluciones. “No” cuando deben ser “sí”. “Sí” cuando deben ser no. Feedback, resultados y otros parámetros que irán surgiendo.

Que comience el (combate) experimento.

Feb
18

Anticípate al pesimismo

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle  //  2 Comments

pesimismoHay mucha sabiduría en las palabras de Séneca, así como en la forma de vida de los Estoicos. Hay aceptaciones y negaciones, claro, hay controversia y duda, también, pero también hay valor. Cada día ando más inmerso en la filosofía, mi objetivo es extraer cosas que puedan ser valiosas y útiles para sobresalir hoy. El aprendizaje y la técnica de hoy va sobre el gracaso, el pesimismo y la imperfección que inevitablemente forma parte de nosotros.

Medita sobre un posible fracaso

Hace unos días extraje un súperhábito que podría formar parte de lo que denomino alto rendimiento. Meditar cada mañana sobre aquello que podría salir mal y/o estropearnos el día. Pueden ser las reuniones, más trabajo del habitual, un cliente que estalla, un trabajo mal hecho. Un atasco, un problema familiar. Citas que se alargan o noticias / problemas inesperados, un dolor de cabeza o muelas, una lesión practicando deporte. Demasiados emails, una pelea con tu pareja o un colega del trabajo. Cuanto puede ir mal y cuando puede ir bien, si solo nos centramos en lo que puede ir bien, inevitablemente estamos apartando a un lado algo que forma parte del total. La posibilidad de que las cosas no salgan como esperamos. Lo cual significaría que no estamos siendo realistas y que ese mal momento podría pillarnos desprevenidos. Eso sería más grave que planificarlo.

Aceptar la imperfección

El filosófo de origen Español, recomendaba meditar todas las mañanas al despertar. Meditar sobre las cosas que podrían no funcionar, sobre las cosas que podría torcerse y no salir de la forma que esperábamos o sobre aquello que no controlamos o no imaginamos y podría de repente aparecer. No se trata de una meditación pesimista, ni mucho menos. El problema podría residir en el polo opuesto, como somos demasiado optimistas generamos unas expectativas altas en nuestro entorno que raramente se cumplen. Es entonces cuando aparece el enfado, la decepción, el estrés, la ansiedad, crispación o angustia. Algo que Séneca cubre en uno de sus libros, “De Ira“. En este vídeo encontrarás una explicación detallada de este tipo de comportamiento del ser humano. El libro Las Meditaciones de Marco Aurelio también cubre el tema de las meditaciones de este tipo y otras.

Podría no funcionar como esperamos no es pesimismo

La clave no está en ser pesimistas, pero tampoco demasiado optimistas. Sino en ser optimistas teniendo en cuenta que lo que hagamos, digamos o nos pase podría no funcionar. Nuestro entorno ideal podría no ser tan ideal, los días perfectos no serán tan perfectos. El cliente podría no cerrar el contrato que está un 98% cerrado. El concierto podría cancelarse justo un día antes con todas las entradas vendidas. Tu pareja podría marcharse justo en el punto álgido de vuestra relación. O el coche nuevo podría estropearse a los tres días.

No se trata de vivir optimista o pesimista, sino como argumenta Séneca, ser conscientes, prever y reflexionar sobre aquello que podría no funcionar o desmoronarse. Al mismo tiempo, una manera de hacerse fuerte frente al fracaso. Una forma de comprender, abrazar y dar la bievenida no al pesimismo, sino a la realidad de que algo podría torcerse y nosotros podríamos anticiparnos a ello o estar preparados para no reaccionar de forma pesimista.

¿Meditas todas las mañanas? Prueba a destinar 5 minutos a pensar sobre las cosas que podrían salir mal o no cómo piensas que saldrán, el resto a intentar de ser consciente y desconectar la mente, si puedes.

Photo credit: Keilatavares.

Feb
16

Buscando el miedo, de verdad

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle, Mapmakers  //  20 Comments

buscando miedosTodos tenemos miedos. Eso es algo indiscutible. ¿Te has parado a pensar en cuales sonlos tuyos? Yo llevo unos días pensando en los míos, pensaba que tenía pocos, pero voy dándome cuenta de que tengo más de los que pensaba. Vulnerable al mismo tiempo que fantástico.

Para algunos son miedos en forma de frustraciones, para otros son complejos, comportamientos o fobias. Miedos que arrastramos desde la niñez o desde que somos más adultos. Los hay emocionales, más intelectuales, físicos e incluso surrealistas o ficticios. Miedos más grandes o más pequeños. A lo mejor son animales o el hombre del saco. Son enfrentar relaciones personales o laborales. Más creíbles o más increíbles. Sin embargo, son todos miedos. Busco esos miedos.

Estoy preparando mi próximo experimento y me gustaría contar con tu participación. Necesitaría que respondieras a esta pregunta: si tuvieras que enfrentar el miedo que más necesitas vencer; ¿Cuál sería? Es decir, ¿Qué miedo te aparta de hacer algo importante?

Puedes compartir tu miedo de forma pública conmigo en los comentarios de esta publicación. También puedes hacerlo de forma privada a través de email: isragarcia@standout.es.

Cómo encontrar tus miedos más importantes

He desarrollado una serie de preguntas que pueden ayudarnos a encontrar nuestros miedos más importantes. Justo esos que más necesitamos descubrir y combatir.

  • ¿Qué es aquello que nos detiene desde hace tiempo?
  • ¿Qué es aquello que siempre has visto como un obstáculo que nunca te has atrevido a saltar?
  • ¿Cuantos y qué temores nunca tratamos de compartir con otras personas?
  • ¿Qué es lo peor que podría pasarnos si nos lanzáramos hacia eso que hemos estado pensando en hacer durante mucho tiempo pero nunca hemos tenido el valor a hacer?
  • ¿Cuál es el miedo que más nos preocupa de todos?
  • ¿Qué temor tratamos de evitar por todos los medios?
  • ¿Qué fracaso nos aterroriza tanto?
  • ¿Cuáles son los pavores más llamativos, espeluznantes e inquietantes de todos los que hemos obtenido?

El experimento, un desafío al miedo

Busco conocer esos miedos, sé que es algo bastante personal e íntimo, eso es lo que más me excita. Es una tarea para personas atrevidas e intrépidas. Personas que buscan sobresalir de si mismos y convertirse en la mejor versión de ellos mismos. Estoy retándote a que compartas conmigo, y con otros de forma pública, o privada solo conmigo, eso que más te atemoriza. Esto será la base de mi próximo experimento, prometo honrar tus miedos.

Si estás dispuesta/o, espero tu miedo, Quedas desafiado/a.

Photo credit: monfa.

IG - LA AGENCIA

Libros de Isra

Speaking

Entrevistas / TV

Archivos

Google+