Menu
Browsing articles in "Vida"
Feb
23

Eres lamentable

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  No Comments

¿Te lamentas de algo? ¿De qué te lamentas? ¿Por qué te lamentas? Nunca (que recuerde) había pensado sobre mis lamentaciones, hasta que el pasado diciembre llegué al Muro de las Lamentaciones en Jerusalén. Entonces pensé y encontré dos de esas lamentaciones.

Y además encontré esto:

Nuestro subcosnsciente siempre anda buscando excusas, lamentaciones, limitaciones, juicios de valor, guerras internas o alguien a quien culpar. Hacerlo nos da confianza y una cierta paz mental (falso).

Cómo vencer y superar las lamentaciones

Increíblemente, muy a menudo, buscamos lamentaciones, juicios, excusas o culpas antes incluso de que ocurran. Suena a algo así como: “no aproveché la oportunidad”, “nadie me ha ayudado, he estado solo” o “si no me hubiera tratado así…”.

Entonces, cuando los eventos ocurren (o no) continuamos añadiendo más lamentaciones, más excusas y más culpa. A veces cuando fallamos, fallamos porque nos hemos entrenado de antemano para ello.

Lamentarse es lamentable

Las personas que vienen con ese equipaje de lamentaciones, excusas y culpas a la espalda (“soy el hermano pequeño”, “si lo hubiera sabido antes”, “es culpa del horóscopo”, “no tuve un mentor”, “mi padre no me quería”…) a menudo fallan porque tienen todos esos venenos ya preparados. Así que es fácil retroceder cuando hay que arriesgar.

Aquí hay una alternativa para esos conducidos por las lamentaciones: ¿qué pasaría si lamentándote una sola vez te exculpara de todo y para siempre por siempre jamás? Otra para los que viven excusándose: ¿qué pasaría si te enfrentaras cada día a lo opuesto de la excusa que planteas? Y otra para los que se culpan en cada momento: ¿qué pasaría si la culpa fuera solo tuya por culparte todo el tiempo por algo que podrías evitar ahora mismo?

En lugar de buscar todos estos “venenos” (y los que me dejo; auto-limitación, quejas, etc), la oportunidad está en obsesionarte con lo contrario. Si trabajas sin descanso para evitar las oportunidades de usar tu habilidad para lamentarte, culpar y excusarte, nunca más necesitarás juzgarte, ni a ti ni a nadie.

Pd. Mis dos lamentaciones: uno, no haber podido evitar la muerte de una de las personas mas importante de mi vida (una estupidez, nadie puede evitar esto, lo sé). Dos, haber sido mi peor enemigo.

Atribución imagen: Bass nroll.

Feb
14

15 aprendizajes vitales que ocurrieron mientras viajaba por Israel, Tailandia, Myanmar y Camboya

By Isra Garcia  //  israporelmundo, Podcast, Vida  //  No Comments

Llegué a España al terminar el periplo por Estados Unidos en el viaje alrededor del mundo. Estuve allí cerca de un mes, luego marché a Colombia, y regresé de nuevo. Desde octubre hasta finales de diciembre la agenda de trabajo en mi país ha estado llena. Sin embargo, tuve un hueco a finales de noviembre para marchar unos días a Israel. Luego, a finales de diciembre, volví a retomar El Viaje, pasando por Tailandia, Myanmar y Camboya. De todo lo vivido, viajado y experimentado, he seleccionado los 15 aprendizajes vitales que más me impactaron, y los he diseccionado en este nuevo podcast.

los 15 aprendizajes vitales que más me impactaron mientras viajaba por diferentes países

Disrupt Everything #68 – 15 aprendizajes vitales impactantes

Este nuevo episodio expande y disecciona cada uno de esos 15 aprendizajes vitales que me impactaron. Son lecciones que surgen cuando bailas con el momento, cuando experimentas con la tensión, cuando navegas en la incertidumbre, cuando flirteas con el riesgo y formas parte de la aventura. Ocurren tanto de vivir, como de trabajar y afectan a ambos planos.

En ocasiones todo ocurre según lo previsto y algo aparece que lo cambia todo. En cambio, en otras ocasiones, todo se tuerce, y de nuevo, creas un movimiento, adoptas una postura, reaccionas o actúas de una manera, que también lo cambia todo. Es en la suma de todo esto, cuando aparecen este tipo de aprendizajes vitales. Este podcast es un ejemplo práctico con 15 de esos aprendizajes vitales.

15 aprendizajes vitales - disrupt everything podcast - isra garcía

Escucha directa

Índice de contenidos

  1. El momento infinito.
  2. El pico del alto rendimiento – cómo oscilar ahí más a menudo.
  3. Cuando suficiente no es suficiente.
  4. La adversidad es mi amiga.
  5. La ética del trabajo.
  6. El mito de las metas realistas y alcanzables.
  7. Los primeros 5 días son la clave.
  8. No desistas, ni te quejes hasta que llegues a los 10.000 intentos.
  9. La oportunidad y la necesidad: bailar con la tensión.
  10. Vivir despiertos – cómo ser buenos en esto.
  11. La ecuanimidad.
  12. Trabajar la insensibilidad hacia lo negativo.
  13. Permanecer en el presente.
  14. Aprende qué expectativas manejar.
  15. Ganar en la vida.

Escucha, descarga, suscripción

Escúchalo y suscríbete via iTunes, Spotify, Google Play, Ivoox, Castbox FM, Player FM o RSS. Incluso puedes acceder al canal de vídeo y visualizar las series web…

disrupt everything podcast RSS
Disrupt everything podcast iTunes
disrupt everything en spotify - Escucha disrupt everything en Spotify
Disrupt everything podcast series by Isra Garcia  en Google play
Escucha Disrupt Everything en Ivoox
pt Everything en CastBox FM

También puedes escucharlo directamente desde la página principal del podcast Disrupt Everything.

Feb
6

14 grandes lecciones que han retumbado en mi vida

By Isra Garcia  //  Aventuras, israporelmundo, Podcast, Vida  //  No Comments

Las lecciones de vida en Estados Unidos son innumerables, desde que marché a estudiar en 2010, hasta mi última etapa dentro de El Viaje. Voy a contarte los mejores chispazos y sacudidas que me llevé en mi última etapa hace unos meses.

En agosto, marché a Estados Unidos, justo después unos días en Ibiza y de terminar la primera edición del Programa de Excelencia para desempelados. Comenzaba una nueva parte del viaje alrededor del mundo. Primero pasé unos días en Los Ángeles, acondicionándome para empezar el desafío social Burning Man Quest, de Hollywood a Burning Man, 1.000 kilómetros en modo autosuficiencia en 8 días. Al terminar viajé a San Francisco y desde allí marché a Santa Mónica, pasando por Morro Bay y Santa Bárbara, al llegar, me instalé por más de un mes en la ciudad, casi frontera con Venice Beach.

Necesitaba crear mi retiro particular después de tanto vivido desde que empezara en enero a viajar por diferentes países, con todo lo sucedido entre medio. Trabajo, deporte, paseos, meditación, yoga, alto rendimiento, comer de la forma más çoptima posible y no meterme en líos. Sin embargo, había algo que no sabía… Que ese espacio que crearía facilitaría las lecciones de vida en Estados Unidos que comparto contigo en este nuevo podcast.

Lecciones de vida en Estados Unidos - Isra García podcast

Disrupt Everything #67 – Lecciones de vida en Estados Unidos

Para este nuevo episodio, he seleccionado los chispazos más relevantes ocurridos en Estados Unidos, aquellos que se convirtieron en aprendizajes esenciales. Esas sacudidas que una vez pasado el tiempo han permanecido y se han transformado en lecciones de vida, las cuales he grabado el capítulo de lo que más me ha impactado.

Deseo que te ayude como me ha ayudado a mí.

Lecciones de vida en Estados Unidos, chispazos y sacudidas que me llevo y que me han hecho aprender...

Escucha directa

Índice de contenidos

  1. Intro.
  2. Cómo mejorar más rápido: restricciones auto-impuestas.
  3. No hay momento exento de incomodidad. No debería.
  4. Un paso detrás del otro, sin parar.
  5. Y siempre al frente.
  6. Gasolina para tus sueños.
  7. Domina tu esfuerzo.
  8. Sobre tirar la toalla y abandonar.
  9. La utilidad de definir la línea base.
  10. Por qué insisto en ser obsesivos.
  11. La era de la pereza.
  12. Y llegamos a los 36.
  13. Cómo hacer que lo que amas sea rentable.
  14. El mejor viaje que existe: el de conocerte a ti mismo.

Recursos


Escucha, descarga, suscripción

Escúchalo y suscríbete via iTunes, Spotify, Google Play, Ivoox, Castbox FM, Player FM o RSS. Incluso puedes acceder al canal de vídeo y visualizar las series web…

disrupt everything podcast RSS
Disrupt everything podcast iTunes
disrupt everything en spotify - Escucha disrupt everything en Spotify
Disrupt everything podcast series by Isra Garcia  en Google play
Escucha Disrupt Everything en Ivoox
pt Everything en CastBox FM

También puedes escucharlo directamente desde la página principal del podcast Disrupt Everything.

Ene
4

Solo ecuanimidad

By Isra Garcia  //  Habilidades, Vida  //  No Comments


La ecuanimidad es una palabra, una forma de vivir, sentir, pensar y actuar demasiado trascendente como para pasarla por alto:

Dar o recibir.

Juzgar o aceptar

Acertar o errar.

Dudar o confiar.

Pensar o sentir.

Odiar o amar.

Insistir o Desistir.

Esperar o desesperar.

Arriesgar o jugar seguro.

Conectar o desconectar.

Enfocado o distraído.

Presente o futuro.

Dentro o fuera.

Decidido o indeciso.

Motivado o desmotivado.

Líder o seguidor.

Trabajador o empresario.

Más rápido o más lento.

Introvertido o extrovertido.

Positivo o negativo.

Extremo o comedido.

Cuerdo o loco.

Importancia o indiferencia.

Entendimiento o desentendimiento.

Inteligente o necio.

Maestro o aprendiz.

Resistir o rendir.

Todo o nada.

Principio o final.

¿Permanente o impermanente?

Todo es bueno, y todo es malo. O nada es bueno, ni nada es malo.

¿Y acaso importa estar un sitio o en otro, o incluso en el medio?

Sobre la neutralidad de la ecuanimidad

¿Qué pasaría si no hubiera nada que buscar?

La ecuanimidad y la neutralidad como estilo de vida...

¿Cómo te sentirías si cuando llegas donde esperabas resulta que no encuentras nada?

¿Cómo reaccionarías si te dieras cuenta que el propósito es no haber un propósito? ¿Y si de repente los objetivos desaparecieran?

¿Y si llegas a un punto donde comprendes que nada tiene sentido pero que nunca nada ha significado tanto como ahora?

Nada puede tener sentido hasta que lo tiene. Y todo puede tener todo el sentido del mundo hasta que nunca más lo tiene.

Buscamos etiquetas, categorías, nombres, sentimientos, emociones, marcas, apellidos para creer que todo tiene un sentido lógico. Creemos que todo es de una forma o de otra.

Pero lo cierto es que no es así. Podría ser ecuánime, neutral.

¿Y si todo no fuera más que una misma cosa? ¿Y si “yo” y “mí” estuviera unido y fuera inseparable?

¿Y si el sentido estuviera en un lugar neutral?

No hay nada más vacío y lleno que la ecuanimidad, en lugar donde todo se detiene, todo se unifica, y todo pierde sentido, por eso tiene tanto sentido.

Busca la ecuanimidad.

Atribución imagen: JetSetMag.

Dic
22

Tercera oportunidad: la historia

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  No Comments

Voy a contarte una historia sobre una tercera oportunidad, atención y presente.

Segunda oportunidad

Cuando tenía 12-13 años me regalaron mi primera bicicleta, el segundo día que salí pedaleando con mis amigos fui atropellado por un camión. Acabé arrollado a causa de una imprudencia que cometí, sorprendentemente salí ileso, debajo del motor. Pasé de primera a segunda oportunidad.

Camino a la tercera oportunidad

Anteayer, en Valencia, salí con la bicicleta a hacer un poco de deporte, eran las 13:30h aproximadamente, tenía tiempo suficiente antes de salir a las 16:49h para Castellón a la presentación del libro Marketing Digital para Dummies. Empecé en la Playa de la Patacona (Alboraya) y acabé en el Perelló (Valencia), una de las rutas más habituales que hago cuando salgo a rodar en bicicleta solo. Todo marchaba como de costumbre hasta que un coche se saltó un ceda el paso en una rotonda. La fortuna (y el retiro Synthesis) hizo que estuviera más atento y presente de lo habitual, disfrutando de cada kilómetro que recorría, es por eso que me percaté de la anomalía con el suficiente tiempo de reacción como para frenar mucho antes. La consecuencia es que solo acabé golpeado lateralmente y saliendo despedido levemente hacia un lado junto a la bicicleta.

Tercera oportunidad

Mi tercera oportunidad de seguir con vida después de un accidente de coche

Mi tercera oportunidad empezaba a contar. Fue solo un buen susto, cero magulladuras, cero heridas, yo intacto, la bici intacta. El coche intacto. Lo más interesante viene ahora… Primero, la conductora ni siquiera sabía que se había saltado un ceda el paso. Segundo, más interesante todavía, ni siquiera me había visto. Tercero, más interesante si cabe, no sabía muy bien donde estaba. Cuando le pregunté porque no había visto el ceda el paso, tampoco a mí y porque no sabía dónde estaba. Esto fue lo que respondió: “estaba pensando en el trabajo, en lo que me queda pendiente, y en lo que tenía que hacer al llegar a casa…” No supo responder más que eso, estaba paralizada, perpleja, casi petrificada. No estaba en condiciones de seguir conduciendo, primero por el susto que se había llevado de sopetón, y segundo, creo adivinar, por el miedo de saber que estabas “fuera de tu control/atención”.

Ella no sabía que decir, que hacer, me dio el teléfono, los papeles del coche, me preguntó si estaba bien, si necesitaba pagarme algo. Respondí que no a todo. Le recomendé que parara, hiciera un ejercicio de respiraciones, se calmara y viera si podrías seguir o necesitaba alguien que viniera a recogerla. Se apartó a un lado, paró el coche y empezó a calmarse. Yo proseguí con mi ruta como si nada hubiera pasado.

Unos kilómetros más adelante paré y grabé este vídeo:

La falta de atención mata

La moraleja de esta historia no es que hay que tener mucho cuidado en la carretera y estar atentos, algo que está fuera de toda duda, considero. Si no darnos cuenta de que el no prestar atención puede llevarnos a un punto en donde acabemos incluso con nuestra propia vida, y todavía peor, acabar también con la vida de otras personas. Esta falta de atención, este movimiento de vivir en piloto automático, es más grave y crítico de lo que imaginamos.

Presta atención.

Vive despierto.

Desconecta el programa de conducción artificial.

Aprovecha la oportunidad que tienes. Podría acabar antes de lo que esperas.

Tercera oportunidad. Vamos allá.

Oct
7

36

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  No Comments

Hoy cumplo treinta y seis años, hace una semana hablaba con mis padres y mis tíos y en un descuido dije algo así: “a mis 38 años me encuentro en la mejor forma de mi vida, nunca imaginé estar haciendo lo que hago y ser quien hoy soy”. Mi madre respondió, “Israel, tienes 35 años…” Hubo un silencio… Estaba convencido de que tenía esa edad. Aunque si me preguntas, te diré que siento haber vivido 85 años. Eso es algo de lo mejor que he hecho en mi vida. Vivir cada año como si fueran 5 o 6 años condensados en un solo.

La segunda mejor cosa que he hecho en toda mi vida es invertir todo (lo que tenía y lo que no) en crearme a mí mismo. Sin dudarlo, sin retroceder, sin dejar de empujar hacia delante. Nunca me detuve, he hecho que las cosas sucedieran, he persistido, incluso cuando no tenía razones para persistir. Incluso sin motivación, hasta haciendo lo que odiaba hacer.

Treinta y seis años sin más opciones que yo mismo

Hoy cumplo treinta y seis años y en este artículo comparto una reflexión sobre las dos mejores cosas que he hecho en toda mi vida y trabajo...

Nunca tuve una pasión cuando era niño (que le jodan a la pasión, nadie nace apasionado). Nunca acabé la universidad. Trabajaba 12 horas en una fábrica. Leí mi primer libro a los 24 años. Nadie me ayudó (con excepción de Oscar y Enrico). No tenía dinero. Creo que mucha gente dudaba de mí, como lo siguen haciendo ahora. – Truco: es algo que me da igual.

Nunca tuve la oportunidad de tener un mentor, jefe o profesor que me pudiera guiar o darme el consejo que necesitaba recibir. Cada vez que he tenido que arriesgar o tomar la iniciativa, he estado solo y he tenido que decidirlo por mí mismo. Nadie me dijo cómo debía hacer las cosas, nadie me mostró el camino. Lee esto, nadie me ofreció una oportunidad. Cuando empecé desde cero, después de dejar mi vida en Alcoy, después de volver de Estados Unidos, nadie me contrataba para dar charlas o trabajar en su empresa, tuve que elegirme a mí mismo y construir todo desde cero. Solo.

¿Sabes qué? Ha merecido la pena. Volvería a hacerlo con los ojos cerrados. Estoy profundamente agradecido de que ocurriera tal y como ocurrió. Me siento bendecido por cada minuto de esfuerzo. Desde el principio, a pesar de no tener ni idea de por qué, creía en ese esfuerzo. Pensaba que era mejor que nada. Ahora sé que tenía que pasar de esa manera. Tenía que vivir todo lo que viví. De lo contrario no hubiera llegado aquí. A pesar de todos los cientos de miles de obstáculos que encontré y he encontrado, puedo decir para mí que “lo he clavado”. He diseñado la vida que nunca hubiera podido imaginar. Y lo mejor, es que soy consciente que durante este camino, he mejorado (o cambiado a mejor) la vida de un puñado de personas. Todas las que he podido.

El fracaso es mi musa

No sé si sabes esto, pero creo que llegados a este punto es bueno que lo sepas, he fracasado más que la mayoría de todos vosotros. Y lo sigo haciendo, cada día, más de lo que piensas. Esta es la razón por la que cada día crezco, aprendo y gano más y más.

La gran lección a mis treinta y seis años

Todo lo que he vivido me ha dejado una lección muy simple, sigue empujando y elígete a ti mismo. Haz lo que sea necesario hacer y no malgastes ni un ápice de energía en quejarte, buscar excusas o echar las culpas a otro. He aprendido (de forma dolorosa, créeme) que cada vez que veo el reloj, la muerte está cada vez más cerca de mí (y tuya insensato). La vida es tan finita y frágil que puedes dejar este mundo hoy. Un día como este.

No hay tiempo.

No hay bueno o malo.

Y no hay una cenicienta.

Nunca pedí permiso, tampoco lo busqué. Lo tomé.

Empezaría de cero y no cambiaría ni una sola cosa de estos 36 años.

He hecho que sucediera y volvería a hacerlo.

Extra: mañana lanzo mi auto-regalo de cumpleaños, un Programa de Excelencia para desempleados (parecido a este) que recorrerá hasta un máximo de 36 ciudades en España, una por cada uno de mis treinta y seis años.

Atribución imagen: Looker Media.

Feb
3

La vida no es una carrera hacia la autorealización

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Vida  //  6 Comments

O al menos no pienso que así sea. El tema es que – ninguno de nosotros sabe en realidad qué es la vida. No sabemos por qué estamos aquí, cuál es el propósito final de nuestra existencia, o qué es lo que de verdad importa. Sin embargo, muchos nos hacen creer (entre ellos yo, en ocasiones) con certeza que la meta final de la vida es encontrar la llamada auténtica, o la pasión, o el talento, y entonces vivir de acorde a esa realidad. No, va sobre ese riesgo exquisito de dejar marchar el control de las cosas.

Hay otras personas (entre ellas yo, en muchas ocasiones) que hacen como si esto pareciera un gran videojuego llamado Vida. Personas que piensan que se puede “hackear” y “mejorar” y en última instancia, ganar siendo héroes auto-realizados e iluminados. “Héroes” que entonces hacen dinero diciéndole a otros los “secretos” para llegar donde ellos han llegado. No sé, pero tengo la sospecha de que en un nivel bastante profundo, lo que hacemos es construir nuestras vidas con tanto cuidado y de acorde a nuestras metas y sueños, que lo hacemos para evitar el sufrimiento. Llámalo frustración, perdida, soledad, aburrimiento, envidia o duda.

Moverte de experiencia vital en experiencia vital, de intensidad a más intensidad. Vivir cada año como si fueran cinco condensados. Meterte en grandes líos, fallar mucho. Ahora el El Viaje, solo, con tiempo para tomar perspectiva. Te esneña mucho, menudas lecciones.

Creo, de forma personal, que una vida con significado se basa en encontrar “algo” tanto en el sufrimiento como en la alegría, en el placer como en la desgracia. Tanto en la incertidumbre y la incomodidad como en la victoria y en la satisfacción. Si no tenemos cuidado, al ir de forma inconsciente a complacer nuestro corazón y convertir cada momento en una oportunidad de materializar nuestros sueños, perderemos el júbilo y las lágrimas. La autenticidad de ser humanos.

riesgo exquisito

El control es una ilusión

El poeta y escritor Mark Nepo lo dice de esta manera:

La verdad es que ser único está sobrevalorado. A menudo limita que podemos aprender del mundo. La vida es circulatoria como las venas que corren hasta nuestro corazón. La intención que importa, es permanecer en conexión con todo lo que llega como llega. Al menos lo suficiente como para degustar que es vivir“.

Algunas de las personas más sabias, amables, interesantes y profundas que conozco son aquellas que no han encontrado el trabajo de sus sueños. Seres humanos que ni siquiera se plantean cuál sería. No caen en la trampa de un título profesional o un proyecto de vida para demostrar que son algo. Ese tipo de personas, para mí, viven una vida más plena y rica que la mayoría. Sin preocuparse demasiado, sin escribir ni una sola palabra, sin subir ni una sola foto a Instagram, sin publican ni un vídeo en Youtube. Sin marca personal.

Son poetas vivientes que se permiten ser moldeados por los regalos de una existencia no planificada. Incluso aunque esos regalos sean involuntarios. Ejemplos como aprender a experimentar la dignidad y el esfuerzo de una madre / padre solteros. O vivir una enfermedad crónica con valentía. O después de un día de enfrentarte al mundo cuando cada una de tus células te empujaban a no salir de la cama.

Lo que vemos como obstáculos en nuestra “verdadera vida” imaginaria, no son una violación de la vida. No, es la vida en su esencia.

Ese riesgo exquisito

Una pequeña historia… Un ciclista paró cuando estaba a punto de ganar una carrera, la razón, una garza que desplegaba el vuelo. Los allí reunidos le preguntaron por qué se detuvo y no cruzó la meta el primero, perdiendo así la carrera. El ciclista respondió que no perdió la carrera, la abandonó. Esto va sobre tomar ese riesgo exquisito de fluir por la vida. Me pregunto, si crear objetivos, visiones y conseguir imposibles, no es más que una zona de confort para muchos de nosotros. Quizá pensemos en planificar nuestro próximo movimiento e ir un paso más allá en nuestras mentes. Bien, hay algo más retador. Prueba a cambiarlo por dejar marchar todo eso por un segundo y permitirte divagar y perderte, vivir la incertidumbre de la vida.

Hablo de vivir despiertos y darnos cuenta de la gracia de esa garza que levanta el vuelo y nos permite tomar ese riesgo exquisito. Dejando la carrera que pensábamos que era importante.

Atribución imagen: Brandon Doran.

Ene
1

Terminar y empezar

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  2 Comments

Terminar y empezar.

Termina un proyecto y empieza otro.

Finaliza una vida e inicia otra, en teoría.

Acaba un día y comienza otro.

Acabas un libro y comienzas otro.

Termina un año y empieza otro.

Terminar y empezar. Si pero… un momento.

No siempre se termina y no siempre se empieza.

terminar y empezar el año - Isra García

Eso es lo que hacemos, nunca llegamos a terminar y nunca paramos de empezar. El día que terminemos ya no leerás nada, porque no serás nada. El día que paremos de empezar estaremos muertos. Ese día podría ser uno cualquiera de estos, seguro que a las 12h de ayer, alguien falleció en el planeta, estoy convencido de que mañana a las 20h fallecerá alguien. Y aún así merodeamos por la vida pensando en llegar a los 65 años, en pasar otro año más trabajando en lo que nos conviene, en aguantar el matrimonio un año o dos a ver si se soluciona. Esperamos a terminar la universidad o el doctorado. Esperamos a acabar de pagar el préstamo de 6 años para el coche o el de 30 años para la casa.

Merodeamos por una vida que cada día se acorta más sin nosotros darnos cuenta. Divagamos por un viaje que podría estar más próximo a su fin de lo que nunca imaginaríamos. Erramos por los días sin saber que estamos malgastando a diario las oportunidades de vivir una vida épica, cada uno a su manera. Recordamos lo que ya no tenemos para regocijarnos en la nostalgia, una máquina de edición mejorada.

Terminar y empezar mejorado

Otro año termina, no importa demasiado, porque seguimos empezando sin acabar y acabando sin empezar, todavía más desastroso. Sin embargo, hay algo que sí importa, en realidad hay dos cosas que importan.

La primera: cuál será tu feedback sobre ti mismo el día de marcharte cuando vengan a buscarte.

La segunda: la sensación con la que te vas a dormir y con la que te despiertas cada día. Piénsalo, medítalo, recapacítalo.

Si supiéramos todo lo que somos capaces de hacer, no nos conformaríamos solo con una pequeña parte de lo que podemos lograr.

Por un año delirante.

Nota paralela: este es un fragmento extendido de la introducción del último chispazo mensual que envío cada mes.

Atribución imagen: Chema Solís.

Dic
17

Un paso más cerca

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  No Comments

La muerte vendrá un día a por mí (y a por ti), este hecho no me quita el sueño, todo lo contrario. Sin embargo, lo que sí me preocupa es que cuando venga, me sorprenda pensando en ella sin cesar.

El resto, es un solo viaje. Perdón, un viaje épico.

la muerte cada vez está más cerca

Hagámoslo legendario maldita sea.

Que la muerte de nuestros seres queridos sirva para algo más que recordarlos, lamentarnos, echarlos de menos o hundirnos en la mierda. Somos unos necios. Dejemos de hacer el idiota preocupándonos por lo infrecuente, sacudiéndonos por el dolor o el placer, por las victorias o por las derrotas, al final nada de eso tiene sentido. Honremos a todos los desaparecidos y respiremos del polvo que dejaron a su rastro. Lo merecen y por si fuera poco tú también lo mereces.

Nov
16

Lecciones de toda una vida

By Isra Garcia  //  Entrevistas, Podcast, Vida  //  5 Comments

Este es quizá el podcast más valioso que he grabado hasta el día de hoy. También uno es los mejores contenidos que jamás podría crear, por valor emocional y sabiduría acumulada. Me refiero a lecciones de toda una vida, de más de 85 años. Antes, un poco de contexto…

He estado en mi ciudad natal, Alcoy, durante unos días. Ayer estuve en casa de mis abuelos comiendo como de costumbre. Sobra decir que me fascina conversar con Juana y Tomás porque los amo en primer lugar, y porque poseen tanta sabiduría, tantos años de aprendizajes, tantas lecciones de toda una vida. Ambos están cercanos a los 90 años. Ambos han soportado el peso de la guerra civil y las pérdidas que eso ha conllevado, la dictadura, analfabetismo por falta de recursos económicos en educación, el hambre, la pobreza y todos los cambios, progreso, alegría y tristeza a la que nos hemos visto expuestos en estos últimos 70 años.

Lecciones de toda una vida por Juana y Tomás

juana y tomás lecciones de toda una vida

Aprendo y maravillo tanto con los momentos que compartimos que ayer mismo, al acabar la comida, cuando empezamos a conversar de nuevo, conecté el equipo de grabación de audio y pulsé el “ON”. Esta es la conversación / entrevista improvisada con mis abuelos Juana y Tomás. Lecciones de toda una vida sobre el mundo en el que vivíamos, en el que ahora tenemos el privilegio de vivir. Lecciones de toda una vida sobre la muerte, el fracaso, el trabajo, el esfuerzo, la escasez, los principios.

Disrupt Everything podcast #15

Este es un episodio especial. Por ser la primera entrevista. Por los invitados de excepción. Y por recoger un testimonio así y tener otro grandísimo recuerdo y más gran experiencia junto a este auténtico, sabio, divertido y emblemático matrimonio de casi 90 años cada uno. Toda una vida juntos. Las personas que me criaron mientras mis padres trabajaban duro. Juana y Tomás, parte importante de la persona que hoy soy.

Juana y Tomás - lecciones de toda una vida[“Clic” en la imagen para ir directamente al podcast]

En esta ocasión no he estimado realizar un índice de contenidos. No es necesario al ser un diálogo improvisado e ir saltando entre periodos de tiempo dentro de la historia.

Escucha, descarga, suscríbete: iTunes, RSS o reproductor

Escuchalo y suscríbete via iTunes, o suscríbete por RSS…

Disrupt everything iTunes disrupt everything RSS

Accede y escúchalo en cualquier reproductor o dispositivo desde aquí: episodio #15 Disrupt Everything Podcast (con posibilidad de descarga).

Nota: si eres oyente habitual, o si lo escuchas por primera vez, te animo a dejar una reseña en iTunes. De esta manera me ayudas a mí y a otros que podrían encontrarlo.

Oct
19

El concepto “éxito” está idealizado

By Isra Garcia  //  Liderazgo, Vida  //  1 Comment

Tu misión, la aceptes o no, es encontrar la forma de hacer un trabajo que lo disfrutes más que te disguste. Es estar ahí para la gente que amas, y encontrar y alcanzar tus propias métricas para felicidad y satisfacción. No es ser Gary Vaynerchuk, Tim Ferriss o Richard Branson. Es ser tu mismo.

ser tu mismo mejor que el éxitoSolo tienes una vida que vivir, además es corta y limitada. Tienes que utilizar esta vida para hacer lo que te apetezca, no para seguir la mierda que otros venden y que normalmente te hace sentir miserable, porque no obtienes los resultados que éstos te explican que deberías obtener.

Intenta recordar esto siempre. Aunque muchas veces lo olvides, recuérdalo a menudo. No hagas las cosas por popularidad, atención o relevancia, hazlas porque encuentras significado en ellas.

Crear tu vida entorno a likes, comentarios y tráfico web (o incluso leads) es la peor definición de éxito que he conocido nunca.

Hazlo a tu manera, con honestidad, dignidad y propósito. Ser tu mismo es el éxito que buscas.

Atribución imagen: Jaywillis1.

Oct
8

35

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  No Comments

isra garcia treinta y cinco cumpleañosTreinta y cinco cumpleaños, sí 35. Ayer. El número es fantástico. Ni viejo ni joven. Por una parte es “antes” y por otra parte es “después”. Siento que tengo 75 años, pero siento que tengo la energía, empuje y ganas de cuando tenía 25 años. Siento que todo está bajo control y que todo lo que no esté bajo control, es que no debo ni puedo controlarlo.

Mi día de ayer fue un poco de mucho, meditación, alto rendimiento, ciclismo, running, circuito de fuerza, power yoga, familia, trabajo, lanzar el Programa de Excelencia para desempleados, comer en casa de mis abuelos. Hacer las compra, viaja de Alcoy a Valencia, paré a visitar mi asesor. Llegué a casa, conecté el tocadiscos, sonando los Tres Tenores, empecé a escribir estas líneas.

¿Cómo me veo con 35 años? No quiero nada, lo tengo todo. Como decía Marcos Aurelio: “dame lo que quieras, toma lo que quieras”. 

Cómo saltar barreras en mi treinta y cinco cumpleaños

Da igual que seas empresaria, que desempleado, gerente, trabajador, estudiante o jubilada. O eres aburrido o interesante. Eres invisible o eres deslumbrante. Durante toda tu vida has sido animado a ser como el resto. Has vivido toda tu niñez y adolescencia con la creencia de que si levantas la cabeza serás castigado. En la universidad te han adoctrinado para hacer lo que te manden hacer. Cualquier persona te dirá que hay que trabajar duro y conformarte con lo que tienes. Qué basura. En estos 35 años he aprendido a saltar barreras, modificar reglas y cambiar las cosas que me importaban. He aprendido a crecer, a invertir en mi mismo, a elegirme y a sobresalir. ¿Cómo lo he hecho? Voy a simplificar:

1. Entiende la urgencia de la situación

Las medias tintas son una pura estupidez para mediocres. La única forma de marcar la diferencia es abandonar la estrategia de hacer lo que todo el mundo está haciendo. Incluso aquello que hiciste ayer.

2. Deslumbrante no es deslumbrante para ti querida/o

Significa deslumbrante para mí. ¿Voy a remarcar lo que sucedió? ¿Voy a destacar tu actuación? ¿Es posible que quede boquiabierto? Si la respuesta es no, entonces no te molestes, no sobresales, estás en la media es estar casi muerto.

3. No es sobre destacar

Correr desnudo por la calle te hará destacar, pero no te ayudará a conseguir las metas. El trabajo que importa es el que hacemos en la sombra. El trabajo invisible. Y el trabajo que ocurre cuando las miradas, altavoces y focos no están puestos en ti.

4. El extremismo y la obsesión que persiguen fines nobles no son pecado

De hecho, es casi un requisito. Esas personas consideradas como las mejores del mundo en lo que hacen, son el tipo de gente que consiguen lo que quieren. Consiguen lo que quieren porque su obsesión y su extremismo superan la frontera del realismo y de la razón.

5. La chispa de la vida está escondida en los bordes

El más grande, más rápido, más lento, más fácil, más asequible, más eficiente, más disruptivo, más trabajador, menos problemático. No importa en qué borde, lo que importa es que estés en el borde, o más allá.

6. No todo el mundo apreciará tus esfuerzos

¿Y eso te importa? De hecho, la mayoría de las personas no valoran tu trabajo ¿Y qué? La mayoría de personas que me cruzo son avestruces, con la cabeza en un agujero, no te van a ayudar igualmente. Tu meta no es ayudar a todo el mundo, sino abrir los brazos y llevarte por delante a las personas que puedas cuando pases barriendo. Tu meta es esa, potencia a las personas que te escuchan, te comparten, te compran, te contratan y te aprecian.

7. Si hay instrucciones no sirve

Claro que no. si hay un manual, si hay una sabiduría aceptada, si puedes encontrarlo en un libro “para dummies”, ¿qué valor tiene entonces? Eres otro más, ánimo disruptivo. Parte de aquello que significa sobresalir es hacer algo que te atemoriza y haces por primera vez.

8. Nada es tan amenazante como parece

Todos nos mantenemos a raya porque estamos amenazados, desde bien pequeños. Casi nunca he dejado que nadie impusiera su voluntad contra mi instinto. Escucha y observa las amenazas en forma de malos resultados, todo a causa de cuestionar y salirte del camino. Salirme del camino fue la clave para vivir como vivo ahora, fuera del camino. ¿Quién pierde su trabajo? ¿Quién tiene problema en encontrar clientes? Yo no, seguro.

9. Una sola persona

Ese es el indicador, si tu trabajo impacta positivamente a una persona al día. Puedes sentirte orgullosa/o, has cumplido tu propósito. Ahora continúa haciéndolo cada día de vida.

10. Estado permanente de disrupción personal

Lo que hoy es disruptivo, mañana no lo será. Hoy puedes ser genial, diferente y novedoso, pero si no reinviertes y te reinventas, no durarás mucho. Descansar y disfrutar, sí, un 50%, el otro 50% a respirar una disrupción perpetua.

Quizá lo mejor de mi treinta y cinco cumpleaños

Nunca pidas permiso.

Obvia la validación.

Si tienes que justificarte, has perdido.

Nadie debe hacerte dudar.

El miedo es un KPI clave.

Piensa ridículo y absurdo.

He aprendido a cuestionarme para desmontar mis esquemas, para luego rediseñarlos y mejorarlos. Voy en sexta, y eso no me priva de disfrutar de cada instante que vivo. Vivo despierto mientras vivo rápido. Bailo con el momento mientras empiezo con el final en mente. Es posible ser contradictorio y ser auténtico. Empiezo pequeño haciendo grandes cosas. Treinta y cinco cumpleaños dan para muchos fracasos y algunos éxitos. Y bastantes errores.

Treinta y cinco cumpleaños

No hay nada que mostrar, no te molestes. No hay gran dosis de talento, tampoco de maestría o grandeza, es solo un puñado de valores que jamás serán quebrantados. Pase lo que pase. Jamás.

Estoy preparado para aquello que tenga que venir, sea lo que sea.

Y más que cualquier otra cosa. Me amo a mí mismo, me cuido mucho y me recompenso a diario. Soy mi propio aliado, no mi enemigo. Estoy de mi parte. Apoyo mi intento de empujar los límites del aprendizaje y la mejora, y el poder hacer cualquier cosa mejor de lo que es. Y creo en mí mismo con una fuerza estremecedora.

Nada mal para estos treinta y cinco cumpleaños, y años.

Atribución imagen: Looker media.

Ago
6

Más autocompasión y compasión por favor

By Isra Garcia  //  Cambio, Vida  //  2 Comments

autocompasión - compasiónHabla con casi cualquier persona. Estoy sorprendido por la cantidad de veces que nos anulamos y sobre-exigimos sin necesidad de hacerlo. Es más, cuanto más trabajo importante estás haciendo, más grande es la tentación de autosabotaje – y sabotaje al otro. No hace falta mejor o más grande, hace falta más autocompasión contigo misma/o y compasión con los demás.

Compasión + autocompasión

No siempre encontramos las mejores palabras para decirlas a otros o a nosotros mismos.

Tampoco siempre estamos en la facultad de pensar de forma positiva sobre lo que vivimos o lo que vemos que otros viven.

Menos aún reflejamos las cosas como son en lo que verdaderamente proyecta nuestra mente hacia el interior.

Las sensaciones, sentimientos, intenciones y valores son el motor. Todo ello se refleja en el lenguaje, los gestos, las mirada, las acciones, que son un conductor. Solo hay que fijarse un poco para darnos cuenta que necesitamos más compasión. Compasión con el resto y sobre todo compasión con nosotros mismos. O lo que es lo mismo; autocompasión.

Intentas explicarte y no lo consigues hacer lo bien que esperabas. Te fustigas.

Un profesional de social media comete un error en público. Le crucificas.

Preparas la presentación de ventas y tu jefe la expone. En mitad de la exposición, te das cuenta de un pequeño error. Algunos otros de tus compañeros también se dan cuenta, os miráis. Te castigas por ello.

Eliges lanzar tu proyecto de una manera, no funciona como esperabas. Te machacas.

Alguien te cuenta que no tiene ni idea de cómo afrontar la nueva tarea que se le ha encargado. Le infravaloras.

Al acabar el día no has sido lo ultraproductivo que podrías haber sido. Te saboteas por ello.

Estás con tu pareja en un acto social y sin querer haces un movimiento que la deja a ella en ridículo. Te insulta por ello.

¿Por qué sigues aguantando?

En la mayoría de las ocasiones no aguantamos cuando alguien nos ataca, nos defendemos. Contraatacamos, mostramos indiferencia, nos hacemos más fuertes o abandonamos el juego. ¿Por qué lo aguantamos cuando el ataque viene de nosotros mismos? Necesitamos más autocompasión:

  • Ya has leído suficientes libros como para estar preparado para hacer lo que quieres hacer.
  • Has asistido a demasiados cursos y seminarios como para no poder ser un especialista en la materia.
  • Sin darte cuenta has cumplido con más tareas que nadie en la oficina.
  • Las personas de tu entorno ya te admiran por lo que eres y por todo lo que ayudas a otras personas.
  • Eres más de lo que las palabras de desgracia de tus padres, pareja o jefe dicen.
  • Cada día avanzas más lejos de lo que avanzaste el día anterior, de forma irremediable.

En un tiempo donde las exigencias, los autocastigos, la indignidad, invulnerabilidad, insatisfacción o frustración en uno mismo es mayor que nunca antes en la historia. Lo que necesitamos es mirar dentro y fuera y darnos cuenta de que ya estamos haciendo lo suficiente. Necesitamos autocompasión y compasión, entre las personas, organizaciones, directores, equipo, parejas e incluso rivales.

No, no somos mediocres (por naturaleza), no tampoco conformistas, malos (ni buenos), inútiles, patosos o inservibles. Somos más colosales de lo que creemos. Deberíamos tener una voz que nos recuerde cada día todo lo positivo que hacemos (mucho) y lo negativo (bastante poco). ¿Dónde compro este dispositivo?

Atribución imagen: Adam Freidin.

Jul
8

La vida es una putada

By Isra Garcia  //  Mapmakers, Vida  //  2 Comments

“Algún día” no viene marcado en el calendario. Esta es una lección muy importante para todos nosotros los mortales.

la vida es una putadaLa sociedad no educa pensando que hay que ahorrar para un plan de pensiones, que hay que vestir de marca, que hay que comprar y comprar. Que hay que encontrar a tu media naranja. O que hay que reservar energías, no hay que vaciarse.

Esta es la realidad, la vida es una putada. Excepto que no lo es.

Las mujeres y los hombres sabios te dirán que la vida es bastante fácil, no es nada jodido, ni mucho menos. Es bastante fácil bailar mientras avanzas por vida.  ¿No?

La mayoría de nosotros nos levantamos a diario con un techo y paredes que llamamos casa. Además de una cama confortable y reparadora, un pijama, un sistema de calefacción o aire acondicionado y quizá con un desayuno orgánico sobre la mesa. La nevera está llena de comida. El coche aparcado en la misma calle. Una familia que habita la casa, vecinos amables, un barrio digno y un trabajo en la media.

En resumen, no tienes nada de lo que preocuparte. No conoces la inanición, desamparo o ser una persona “sin techo”. Tenemos amigos, colegas, familia que nos ayuda cuando una desgracia ocurre. Te quejas de que la vida no es justa, ahora que es una quimera aquello hacía la vida peligrosa hace 100 años. No has soportado una guerra (yo tampoco), una opresión, maltrato, exilio o catástrofe. Aún así, insistes que la vida es una putada.

Esto no es una declaración sobre la sociedad moderna. Es una declaración sobre iniciativa y elección.

La vida es un baile

Bailar es divertido, es pasional, es intenso, es algo corto, natural y consciente. ¿A quién no le gusta bailar?

No importa que no sepas bailar como los profesionales, lo que importa es si decides salir a la pista a bailar y a dejarte llevar. Sin embargo, lo que hacemos es plantear pelitos para no tener que hacerlo. En lugar de eso, lo de siempre, ir desde el punto A al punto B, C, D, E… hasta llegar a la Z y entonces, un día desaparecer y depositar tu cuerpo en el cementerio.

Cuando eso ocurra, encontrarás una fila de personas esperando para decirle que buena vida llevaste a todo el mundo que te conocía. Nada contra eso, pero tampoco algo a favor. Nada genial a favor, o nada inspirador a favor, o nada trascendente a favor. Eso sí que es una putada.

La verdad dolorosa es que la vida es fácil, si bailas.

Ahora, vivir de verdad, perseguir un sueño, crear un pequeño imperio, ser artista, empresaria o bailar de verdad. Eso sí es difícil.

La vida es una putada. Especialmente cuando empiezas a bailar por preguntarte: ¿qué es aquello por lo que moriría?

Recuérdate a diario que cada día estás muriendo un poco. Y que también estás muriendo para hacer algo.

Atribución imagen: zapmole756.

Jun
25

Trucos sobre la felicidad a los 74 años

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Vida  //  2 Comments

Trucos sobre la felicidad, porque son esos pequeños trampolines que he encontrado para vivir cada día más alegre, pleno, despierto e intenso.

La felicidad, algo intangible, ilusorio en ocasiones, bastante etéreo y lo que casi todo el mundo persigue.

Aprendizajes y trucos sobre la felicidad

  1. Erradica cualquier expectativa, o por lo menos sé consciente sobre ellas. Esto no significa que no vayas a sufrir.
  2. Para de ser tan optimista. La mayoría de cosas que ocurren no salen bien: planes, vacaciones, proyectos, productos, media naranja, etc.
  3. Aprecia y agradece. No al mundo, sino empieza por ti mismo, aprecia la vida que llevas, la cama donde duermes, la comida que comes a diario, las personas que te cuidan, el trabajo que tienes. Luego agradece las cosas más ridículas de tu día.
  4. Detén la queja. Sobre otras personas, sobre la situación, los políticos, el país, las crisis, la huelga de camioneros, la plaga contras las naranjas, etc.
  5. Nada (casi) es personal. Las personas no son seres malignos enviados por Lucifer. Lo que ocurre es que la mayoría están frustradas, ansiosas, rotas, crispadas, desconcertadas y/o desesperadas. Entonces vuelvan eso, cargado de ira, angustia y tristeza, contra nosotros.
  6. Acepta la muerte. Reflexiona, conversa, escribe o debate sobre la muerte, a menudo. Es tan o más real que el nacimiento y cualquier día te puede tocar. Coloca una foto / carta de la muerte en tu mesita, será un buen recordatorio.
  7. Compra un reloj de arena y colócalo también en tu mesita de noche. IMagina que el tiempo que queda sería el tiempo que te quedaría en este planeta.
  8. Quiérete más. No eres un idiota, ni un mentecato o un inútil, eres algo bastante más valioso. Créetelo y actúa como tal.
  9. Haz al menos una cosa nueva a la semana con alquien que quieres y hacía más de un año que no tenías contacto.
  10. Invierte al menos dos horas al día con la persona más importante para ti; tú. Pregúntate cosas, mantén conversaciones contigo mismo (en voz alta).
  11. No trates de ser feliz. No lo conseguirás, en lugar de eso elígelo, sigue a tu corazón.
  12. Ayuda a tres personas a la semana. Inspirando, educando, motivando, impulsando, equipando, retando, etc.
  13. Cada día, pausa durante 3 minutos, y observa lo que te rodea como si estuvieras a 1.000 kilómetros a distancia.
  14. Usa el smartphone un 70% menos de lo que actualmente lo usas. Utiliza las redes sociales un 85% menos de lo que en realidad las utilizas.
  15. Date cuenta de las cosas.
  16. Nunca, este sí es un nunca absoluto, nunca esperes a que alguien te elija. Elígete.
  17. Comprométete a acometer una acción al día, el arte de realizar un nuevo movimiento al día.
  18. Abandona las siguientes creencias:
  • Soy como el resto.
  • Nunca cumpliré mi sueño.
  • No tengo personalidad.
  • No soy talentosa/o.

Eso es.

Sobre la felicidad a mis 74 años

trucos sobre la felicidad

Respecto a los 74 años: 34 años los que parece que según los documentos tengo. Los 40 años restantes pertenecen a los últimos 10 años viviendo como si fueran 5 años concentrados en cada uno. 34 + 40 = 74 años es lo que siento que he vivido. Este es mi mayor truco, secreto, regocijo o mayor logro. Ponle el nombre que te apetezca. Yo todavía no lo he hecho. Vale con sentirlo y disfrutarlo.

La felicidad es un instante, una elección. Un despertar, un balie.

Postdata. Felicidades Saray y Adrián.

Atribución fotografía: Félix Pascual.

Abr
2

Cuatro aprendizajes personales decisivos

By Isra Garcia  //  Equipar, Reflexiones, Vida  //  4 Comments

Ayer hice un alto en Stand OUT Program Alicante para cerrar Pro Marketing Day en Madrid, fue ultra-intenso para mí. Llegué a las 17:59h, empezaba a las 18h. Acabé a las 18:53h, el tren de vuelta salía a las 19:20h. A las 19:13h nos detuvimos en un pequeño atasco a 500 metros, salí del Cabify y empecé a correr. Esto puede ser algo normal, lo entiendo. Sin embargo, encontré algo que hizo mi día y quizá mi semana, cuando eché a correr me pillé a mi mismo sonriendo, excitando, alegre. Cero preocupaciones o angustia. Júbilo. Era como si hubiera estado esperando ese momento. Vas a pensar que es un una tontería, pero para mí, eso son los momentos que hacen que ame la vida que he creado para mí. Es un detalle sin importancia, lo sé, justo por eso. Forma parte del resultado de mis aprendizajes personales.

Los aprendizajes personales más críticos

aprendizajes personales isra garcia

Pensando en ello con una sonrisa y de vuelta a Alicante (llegué con 4 minutos de sobra), reflexiono sobre lo más decisivo que he ido aprendiendo en el año anterior, 2016. Aquello que ha supuesto un punto de inflexión en mí.

Adiós, todo

He aprendido a dejar marchar las cosas. A no quedar prendido de un resultado que posiblemente no me pertenezca. Antes, no aceptaba que algo (persona, situación, objeto, oportunidad, negocio…) podría no ser para mí, lo perseguía hasta la extenuación. En algunas ocasiones acababa consiguiéndolo, pero el desgaste era máximo. En otras muchas, quedaba enganchado al sabor amargo de no conseguirlo. Pensaba que no había trabajado lo suficiente, había hecho algo mal o era mi culpa. Un día entendí, que simplemente hay cosas que pasan por tu vida / profesión. Unas se quedan, otras se van. El objetivo entonces sería sacar todo el partido que pudiera y decir adiós con satisfacción. Ahora vivo con la certeza que las cosas tienen más encanto cuando duran poco o incluso cuando no suceden. La no-acción que Lao Tzu defiende. Este ha sido uno de esos aprendizajes personales que no esperarías.

Aceptación radical

Esto no es del todo cierto, no es aceptación radical. Si estoy en el camino de la aceptación (una muestra es el aprendizaje de arriba. pero más externo), ahora quiero andar ese tipo de aceptación, radical. En este 2016 empecé a aprender a aceptarme de una manera que no conocía antes. Destapar en mí todas esas “taras” que me desgarran, comprenderlas y aceptarlas. Empezando por mi familia, amigos y colegas y acabando por mí.

Acepto mis debilidades y defectos, mis sesgos y mis inseguridades o frustraciones. Eso me permite empezar a comprenderlos, para luego ver que puedo trabajar y que debo dejar como está. He entendido que no debo hacer las cosas que me parecen bien, sino las que siento que deben fluir. La aceptación también va hacia el exterior, acepto a la gente como ese y no trato de cambiarla, sino de quererla por lo que es y cómo es. Hacer esto ha hecho que desaparezcan muchas de mis ansiedades y problemas con personas que quiero.

He encontrado mi propulsor

Este es quizás el más importante de todos. En 2016 reencontré mi chispa y con esto, un poco después, cuál es mi propulsor, aquello que más me llena de vida.

El juego, amo el juego. Acción; mancharme las manos, trabajar en lo que podría no funcionar. Esforzarme por profundizar sobre lo que no sé hacer. Intentar diferente. Crear proyectos y negocios. Rediseñar mi vida cada día. Reinventarme sin parar demasiado. Construir cualquier cosa que me haga sentir orgulloso. Fallar útilmente, tanto como sea necesario. Lanzar y materializar ideas con la mayor eficiencia posible. Acometer contra las expectativas. Vivir cambiando todo lo que me importa. Hacer que las cosas sucedan. Ser absurdo. Experimentar con cualquier cosa que me provoque. Incomodarme a mí mismo. Recompensarme el triple de lo que me castigo. Respirar despierto, sentir consciente, vivir con urgencia pero con serenidad. Obsesionarme con las cosas que amo. Buscar nuevas preguntas afiladas que formular.

Ahora, gracias a esto, disfruto y celebro casi todo lo que vivo. Incluso hasta de los carrerones por medio de las estaciones de trenes.

Sé encontrarme y despertarme

Precediendo al aprendizaje anterior, he aprendido a encontrarme si me pierdo. No solo encontrarme, sino además encontrar algo nuevo cada vez y despertar partes de mí que estaban dormidas. Esto, a grandes rasgos. Es más profundo. Me di cuenta que la ultraproductividad me ha dado la oportunidad de replantear mi vida. Ahora estoy obsesionado con el alto rendimiento físico, emocional, espiritual e intelectual. Trabajo en ello cada día, desde hace más de un año. Sé cómo producir la energía que necesito para conseguir cualquier cosa que me proponga. También sé de dónde sacar más cuando no queda nada. Sé qué hacer cuando no sé la respuesta, sé que está dentro de mí.

Fruto de un todo

Estos son los cuatro aprendizajes personales que me llevo del año pasado y más allá. Son cuatro con bastante recorrido, no son fruto de un solo año, creo que vienen de un trabajo consciente y otro inconsciente que se remonta a años atrás. He escrito esto un ahora y no a principios de año, porque estaba seguro que un día fluirá desde el alma, sin la necesidad de forzarlo. Todo acompañaría, ese día fue hoy.

La vida es un extra

El jueves me preguntaban cómo me sentía, mi respuesta fue “bendecido”. Tengo ambiciones, quiero hacer más cosas, tengo más objetivos que cumplir, claro. Sin embargo, no pretendo obtener más de lo que obtengo ahora. Es suficiente, es lo que me llena. Hacer lo que hago desde ya hace unos años, tomándome lo que venga como un extra.

Una última cosa, sigo sintiendo mi ego. Sigo teniendo ataque de irracionalidad. Perdiendo los papeles. Sigo cometiendo estupideces. Haciendo cosas incomprensibles e impropias de mí (eso parece). Incluso sigo fallando como siempre y tropezando con las mismas piedras. Mejor no significa perfecto y nunca lo significará, por lo menos en mi caso.

El viaje continúa. Los aprendizajes personales también.

Photo credit: Looker Media.

Abr
1

Perfecciona el día

By Isra Garcia  //  Cambio, Vida  //  No Comments

perfeccionarHay personas que trabajan en perfeccionar su vida, en diseñarla. Hay otras personas que trabajan en perfeccionar su miseria. Otras en perfeccionar nada. ¿En qué trabajas tú?

Abraza la autodestrucción

Te quedas dormida en cualquier clase.

Cuando te hablan no respondes enseguida, estás distraído con tu smartphone.

Sea cual sea el acontecimiento, siempre tratas de captar la atención de los demás.

Tu objetivo es ganar un gran y abultado salario.

Fuiste tarde a dormir, insomnio. Difícil conciliar el sueño.

No te apetece levantarte. Querrías permanecer en la cama todo el día. Desaparecer del mundo.

Te gustaría que las cosas fueran diferente a cómo las vives y sientes.

Comes comida basura. Te sientes mal, sigues comiendo más comida basura.

Te alejas de tus sueños, quedan a tan larga distancia que estás seguro que son inalcanzables.

Trabajas entre las mismas cuatro paredes que hace 12 años.

La historia que cuentas en tu cabeza es dura, te machaca día a día.

Pague una hipoteca de una casa que no debiste comprar.

No hay nada que te motive.

Hay una voz que te dice que todas esas cosas por las que luchas no importan.

Te atormentas pensando que nunca conseguirás el trabajo que te gustaría.

Tus acciones se quedan sin fuerza.

Cada movimiento es un intento fallido, te desesperas. Te auto-saboteas.

Perfeccionar es la alternativa

Deberías empezar tu negocio, encontrar tu trabajo, escribir tu canción, lanzar tu blog. Deberías sobresalir. Ojalá.

 

Cuando haces algo, Mr. Resistencia te anula. Cuando levantas la cabeza, Mr. Mediocridad te bloquea. Cuando tratas de pedir ayuda, Mr. Pena te retiene. Cada uno te cuenta una historia que penetra con tanta fuerza en tu cabeza, que va carcomiendo toda tu autenticidad.

¿Hay algo o mucho que resuene contigo? Si la respuesta es sí, ¿por qué sigues jugando a este juego de autodestrucción?

No tienes que ser perfecto/a eso es una mentira. Lo que sí que tienes que hacer es perfeccionar cada día. Lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo. Quiero que practiques, perfecciona las 24 horas del día.

Photo credit: Félix Pascual – Stand OUT Program Alicante 2017.

Mar
9

Mis fracasos más pronunciados de 2016

By Isra Garcia  //  Lifestyle, Mapmakers, Vida  //  5 Comments

Este es un ejercicio de honestidad, dignidad, humildad y vulnerabilidad contigo y conmigo mismo, que vengo practicando cada año desde el año 2013. Reviso todos los fracasos, fallos, errores, caídas o equivocaciones de todo año ya terminado y comparto los más sonados. Mis fracasos más pronunciados de todo un año, 2016 en este caso.

Mis fracasos en 2016, los mejores

Isra-Garcia-fracasos

Dichos fracasos pronunciados son los siguientes:

  • Un negocio internacional en que habíamos invertido años salió fallido. Resultado, hemos invertido dos años y medio, más de 20.000 euros y bastante ilusión en este “master”. Fallamos en nuestro negocio.
  • Fallamos en la estrategia de planteamiento de un programa formativo, fallamos en el planteamiento del público objetivo, en el precio y en el marketing. Nuestros (mis) puntos fuertes.
  • Fallamos en mantener el compromiso de cumplir los plazos que establecimos para una macro-auditoría con un gran holding. No logramos mantener un ritmo de trabajo coherente y profesional en la distancia y perdimos el cliente.
  • Fracasamos al no conseguir una comunicación fluida entre un cliente con unas necesidades específicas y nosotros. No hubo una fluidez de trabajo y nosotros no supimos detectarlo a tiempo y atajar el problema. La conclusión fue desarrollar un trabajo (sitio web) que no alcanzó las expectativas del cliente. Podría decir que el cliente no fue específico, que no entregó un briefing, etc. Excusas, la responsabilidad estaba en mis / nuestras manos y no supimos resolverlo ni solucionarlo de forma adecuada.
  • No haber desconectado por completo con más frecuencia me pasó una buena factura. Poco a poco el ritmo de trabajo y de vida fue consumiéndome. Hasta que un día me miré al espejo y no supe quien era esa persona que tenía en frente. Algo que me espantó. En resumen, este fracaso, y quizá uno de los más prominentes, va sobre ignorar a mi intuición.
  • He fracasado al dejar de ser auténtico. Auténtico a mi manera, no a la del resto del mundo, fiel a mí, a mis valores, a lo que soy, fui y seré, yo mismo. Perdí esa esencia que siempre sentí tan adentro y que tanta alegría y satisfacción producía en mí.
  • Engañarme a mí mismo sobre pasadas relaciones. Rechazar el admitir que alguien con quien has compartido tu vida no te ha aportado nada es mentira. Admitir que no has aprendido nada con esa persona en cuestión, es una fantasía que me contaba a mi mismo. No es más que evitar admitir que estás dolido y te han roto el corazón.
  • Hacer que las personas que quiero cambien. No aceptarlas como son, cuando siempre hablo de aceptar a la gente como es. Eso es parlotear y hacer de todo menos liderar con el ejemplo.
  • Fallé al querar estar en el epicentro de todo, llegar a todo, que todo pasara por mí. Peor, ser el centro. El resultado, acabar sin identidad, perdido, sin rumbo y sin saber si lo que habías hecho tenía sentido o no.
  • Quejarme más de lo que esperaba. Cuando alardeaba de ser una persona que no se queja.
  • Tardar en apartar de mi vida a personas que tenía una ligera noción que debía dejar a un lado y proseguir. Algo que mi instinto me decía, pero yo por cobardía, cariño y nostalgia no quería comprender.

Fracasar útilmente

Este año ha sido más difícil reunir estos fracasos. La razón es que este año cada día me he exigido encontrar al menos un fallo al día. Siguiéndole un aprendizaje y una solución para cada uno de esos fracasos. He contado 534 fallos. Esto ha hecho que tuviera que pensar bastante y revisar todos los fallos para encontrar los que más han dolido y más han servido. Con sus aprendizajes y soluciones. Qué gran año, qué profundo y qué completo. Cuanto siento que he crecido, con propósito. No conozco otra vía.

Extra: sí, los llamo fracasos, aunque suene duro y cruel. Nombrarlo por su nombre ayuda a verlos de forma más nítida, al mismo tiempo que los convierten en algo más real.

Photo credit: Looker Media.

Oct
24

Tus objetivos no importan

By Isra Garcia  //  Equipar, Liderazgo, Negocio, Vida  //  No Comments

tus objetivos no importanCuando, desde fuera, te fijas en las personas que han dejado una marca en tu industria, en el mercado o en una gran multitud (o cualquiera que consideres más exitoso que tú), hay un riesgo real de que pienses que “ha sido fácil para ella / el), error. Podrías pensar, por accidente, algo así como “bueno, seguro que ha tenido grandes mentores”. Quizá pienses “tuvo suerte”. Podrías pensar “empezó como yo, pero yo lo he tenido más difícil”. Desmerecemos el trabajo que personas normales hicieron para lograr objetivos extraordinarios parecidos a tus objetivos.

Hay días donde lograr tus metas es algo dantesco, bueno, justo como cualquier persona en este mundo. La diferencia entre tú y una persona que sobresale más, es que este individuo trabajó de forma más inteligente en convertir los objetivos a largo plazo (en ocasiones llamados sueños) en un proceso diario. Es por esa razón, por lo que cada día cuenta para alcanzar cualquier objetivo. Esto no es nada nuevo. Tus objetivos no importan.

Tus objetivos no importan

  • Si no tuvieras objetivos a largo plazo.
  • Si te atiborraras a comida basura.
  • Cuando evitas hacer la llamada comprometida a tu cliente.
  • Si duermes menos de 4 horas al día.
  • En el momento que estableces excusas por no conseguir resultados.
  • Si no haces más que ser la víctima en todo lo que sucede.
  • Cuando trasladas la culpa a otros.
  • Si criticas en público.
  • Si acaba el día y no has hecho el trabajo que importa.
  • Siempre que ves la televisión.
  • Cuando te pasas horas en WhatsApp.
  • Si no alabas el que trabajo de tu equipo.
  • Si no recoges a tus hijos del colegio o no pasas tiempo jugando con ellos.
  • Cuando no entra dinero en tu cuenta bancaria por más de 30 días.

¿Te importa algo de lo que hay escrito arriba?

Tus objetivos no importan porque no te has preocupado lo suficiente por el proceso, por el arte y el permanecer humano. Y por haber descuidado el camino hasta llegar a ellos y el esfuerzo que merecen.

Photo credit: Anjan58.

Oct
16

La cultura del entrenamiento de alto rendimiento

Ha pasado más de un año desde que empecé el experimentoHigh Performance” [el alto rendimiento] junto a Ricardo Soares, quien durante todo este tiempo ha estado ayudándome con su dominio en el arte del alto rendimiento. El experimento consistía en trabajar las cuatro dimensiones del cuerpo: espiritual, emocional, intelectual y física, para alcanzar el alto rendimiento en cada una de ellas.

Como emprendedor, empresario o incluso como trabajador, necesitas entender cómo viajar triunfalmente desde un trabajo (y vida) el cual está liderado por otros, a uno en en el cual tu eliges las capacidades y conexiones necesarias para adueñarte de tus propias elecciones y resultado de tu trabajo. No puedes adueñarte de tu arte, ni de tu mejor actuación, si no te adueñas de tus emociones, de tu espíritu, de tu físico y de tu intelecto. Si no te adueñas de tu estilo de vida y de tu tiempo.

Esto era algo que siempre he tenido claro, sabía que tenía que encontrar la forma de moverme desde ese sentimiento de “no arde en lo más profundo de tu alma” a ese otro que significa “encontrar tu esencia y estar sintonizando con toda ella”. Sentir que aplicas todo tu arte en lo que haces, reconocer que estás dando lo mejor tanto en tus relaciones personales, como en la intensidad de tus prácticas deportivas, la calidad del trabajo que realizas, o el empeño con el que tienes un detalle con un empleado o colega de trabajo.

el alto rendimiento entrenamiento

Hoy, imagina cómo sería esto dentro de una organización, grande, mediana o pequeña. Revolución. Logro. Piensa, hoy, a todos los niveles que menciono ¿Cual es tu rendimiento? ¿El de tu organización? ¿Qué necesitas para construir una cultura de alto rendimiento en individuales y organizaciones?

La cultura del alto rendimiento

Permíteme que acuñe un término anglosajón para referirme a esto – los “high-performers” [algo así como estas personas – y organizaciones – que buscan y practican el alto rendimiento] saben que el entrenamiento y la práctica es tan importante como comer y dormir. No aceptas acabar de aprender algo y llamarlo “buen logro”. Entrenar es más que un proceso continuo, es disciplina, una forma de elevar tus habilidades a habilidades núcleo y hábitos a súper-hábitos. Entrenar es el pilar central del alto rendimiento. Y eso sucede cada día.

La diferenciación entre aprender y entrenar es que el aprendizaje está en cualquier lugar a cualquier momento. El entrenamiento solo sucede cuando el aprendizaje es adquirido y es aplicado para seguir un camino. Puedes aprender a bailar Tango, puedes aprender a hablar Argentino, pero a menos que entrenes para ser un bailarín de Tango, solo estás aprendiendo.

Retén estas dos ideas contigo y practícalas (entrénalas) a diario y serás más poderoso que el día anterior, en lo que sea:

  • Entrenar es un evento diario, como lavarte los dientes y trabajar. Entrena a diario.
  • Entrenar es un aprendizaje aplicado a una necesidad específica. Aplica a diario.

El alto rendimiento es crecer rápido, efectivo y consciente

Hay una gran diferencia entre las personas que van a un gimnasio a hacer una hora de deporte, o a una escuela de negocios durante un mes a realizar un curso avanzado de (coloca el nombre que te apetezca…) versus las personas que están en estos sitios para cumplir un(os) objetivo(s) específico(s). El concepto “alto rendimiento” significa hacer algo con la intención de vaciarte por dentro en todas tus dimensiones a todos los niveles posibles. Alcanzar un mayor estado de consecución y capacidades más allá del previamente adquirido. Es un turbo inconmensurable. Te lo prometo. Requiere estar en búsqueda continua de nuevos métodos de aprendizaje y ejecución, experimentando cada día, con cualquier cosa, y conectando con nuevos entrenadores y desafíos potenciales.

Aplica el alto rendimiento a tu trabajo – o a tu persona

Claro. Imagina aplicar esto a tu trabajo, a tu empresa, a tus amigos, trabajadores o a ti misma/o. ¿Quién no querría hacer su trabajo mucho mejor? ¿Quién no desearía desarrollar sus especializaciones, habilidades, productividad, hábitos y métodos?

Cómo aplicarlo, hemos visto las dos claves más arriba. Otras vías:

Si eres un negocio o parte de él ¿Te fijas en el alto rendimiento y en qué niveles alcanzas actualmente? ¿Entrenas a diario? Como experiencia personal, puedo decir que ha sido duro, pero ha sido de lo mejor que he aprendido. Desde que empezara a trabajar en ello ella por septiembre de 2015.

Si tuvieras que creer algo de lo que digo, cree esto por favor: entrena el alto rendimiento.

Photo credit: LCBROS.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+