Menu
Browsing articles in "Estoicismo"
Ago
25

“Me da igual” – una filosofía de vida

By Isra Garcia  //  Actitud imparable, Estoicismo  //  No Comments

Me da igual son las tres palabras más importantes y decisivas que he aprendido en mis 36 años de vida.

¿No sé, no llego, no puedo, no tengo o no estoy preparado? Me da igual.

¿Puedo quedar en ridículo o hacer el hazmerreír? Me da igual.

¿Nadie confía en mis posibilidades? Me da igual.

¿He fracasado de nuevo? Me da igual.

¿He hecho algo que no debía op se suponía que no debía hacer? Me da igual.

Un concepto que lo traspasa todo

¿Es mi competencia mejor que yo, o soy yo mejor que ellos? Me da igual.

Me da igual - Isra García

Me da igual no es pasotismo, no es optar por ignorar a los demás o hacer como si los problemas no fueran contigo. Esas palabras bien utilizadas significan que has superado la barrera de los críticos. Significa que vas galopando en un pura sangre por el camino de tu verdad. Es adquirir, por fin, un compromiso a muerte contigo mismo, practicar la única autenticidad que te importa, la de hacer lo que dijiste que harías, y la de decir lo que hiciste. Y hacerlo no por decirlo, sino porque es lo que retumba desde tu alma hacia el exterior.

¿No te gusto, te incomodo o te parezco demasiado ______________? Me da igual.

¿Te parece que soy extremo, intenso o _________________? Me da igual.

¿Crees que debería hacer menos esto y más lo otro? Me da igual.

¿Piensas que podría ganarme la vida mejor haciendo las cosas de otra manera? Me da igual.

¿Me quedan pocos o muchos días de vida? Me da igual.

¿Sigo cometiendo los mismos errores? Me da igual.

¿No estoy tan alienado como parecía antes de que me conocieras en persona? Me da igual.

¿Podría parecer que no practico lo que predico? Me da igual.

¿Estoy haciendo un experimento que no tiene sentido o no estoy encontrando resultados interesantes? Me da igual.

¿Pierdo más que gano? Me da igual.

¿Me distraigo enseguida cada vez que medito cada día? Me da igual.

¿No encuentro una solución? Me da igual.

¿Estoy frustrado, anulado o bloqueado? Me da igual.

¿No soy creativo? Me da igual.

¿No consigo aplicar las enseñanzas estoicas que adquiero? Me da igual.

¿Mi mente me sabotea? Me da igual.

¿Me siento menos que el resto o no me siento digno de ______________? Me da igual.

Me da igual tampoco positivo

Ahora, esto no solo aplica cuando pasas por momentos negativos…

¿Conseguí hacer algo que me hizo avanzar más rápido que habitualmente? Me da igual.

¿He tenido éxito? Me da igual.

¿Mi empresa ha facturado un 60% más que el año anterior? Me da igual.

¿Aparezco en una lista que dice que son un referente en ______________? Me da igual.

¿Recibo halagos y alabanzas? Me da igual.

¿Conozco a una persona con la que conecto como nunca antes había conectado? Me da igual.

¿Encuentro un enfoque absoluto que me ayuda a entrar en estado de flow? Me da igual.

¿Me creo mejor porque he aprendido a dominar el Alto Rendimiento Holístico? Me da igual.

¿Fui más ultraproductivo hoy que ayer? Me da igual.

¿Soy reconocido y buscado por _______________________? Me da igual.

¿Pude cobrar por mi trabajo 10 veces lo que cobraba hace 5 años? Me da igual.

¿Morir? Me da igual.

El día que aprendes a ser quien eres, y sientes que lo único que te importa es ser fiel a tus principios y a ti mismo, ese día entiendes el verdadero propósito de me da igual.

Me da igual como mentalidad y estilo de vida neutraliza todo aquello que puede herirte y hacerte daño, lo externo y lo interno.

Me da igual es imparable como ninguna otra cosa en el mundo, y no distingue entre bien y mal, porque entiende que tales extremos no existen.

Me da igual es ecuánime, porque entiende que nada es permanente, todo cambia, sobre todo la perspectiva, la interpretación y el sentimiento.

Solo hay tres cosas que no dan igual, tú, lo que te mueve por dentro y lo que eres capaz de cambiar ahí afuera.

El resto, te tiene que dar igual.

Atribución imagen: Sebas Romero.

Ago
23

Tic, toc, tic, toc

By Isra Garcia  //  Estoicismo  //  No Comments

Se acaba el tiempo.

Esto es lo que tienes entre tus manos, un disparo, una bala, y ya está. Porque al final acabarás como el resto, incinerado y esparcido en algún lugar, o enterrado en el cementerio.

No hay forma alguna de que hagas que el tic-toc del reloj pare de contar.

Tic, toc.

Se acaba el tiempo

La cuenta atrás no se va a detener por nada en el mundo. Los días son finitos, como los años, como la vida misma.

Hay personas que llegarán a los 32.850 días (90 años), algunas a los 36.500 días (100 años), otros vivirán 21.900 (60 años), incluso otros pocos llegarán a mucho menos: 7.665, 12.755 o 17.155. En mi caso, voy por 13.432 días y sigo contando, pero no sé hasta cuando. ¿Y tú, sabes cuándo acabará tu vida?

Muy seguramente, la respuesta es no.

Se acaba el tiempo

Lo que sí sabemos, es que un día todo acabará.

Para ti, que estás aquí y estás leyendo esto… Vuelve al camino que debes andar, vuelve a vivir, vuelve a sentirte vivo, vuelve a empujar, vuelve a lanzarte, vuelve a arriesgar, vuelve a perseguir el miedo, vuelve a intentar, vuelve a fracasar, vuelve a hacer lo que no se espera de ti. Y vuelve a maravillarte, vuelve a sonreír, vuelve a amar-te, vuelve a descubrirte.

Vuelve ahora.

Y si no has vuelto porque no has llegado todavía, entonces es el momento de empezar y no detenerte ni un segundo más. El tiempo de perder el tiempo se acaba aquí, ahora mismo. Empieza una nueva etapa, la de hacer que cada segundo cuente.

No luches contra el tiempo, fluye con él. Acompaña cada minuto que pasa con lo mejor de ti, hazlo con todo lo que tienes, porque es todo lo que tienes.

Cuánto más pronto entres al juego, y vuelvas a él cuando te quedes fuera (porque te saldrás), mejor vida podrás llevar.

Más sana y rica.

Más fuerte e inteligente.

Mejor.

Corre, porque se acaba el tiempo.

Atribución imagen: Holguer Prothmann.

Ago
11

En armonía

By Isra Garcia  //  Estoicismo  //  No Comments

Todo es como debe ser. Todo está bien. En perfecta harmonía con el orden de las cosas.

todo está bien, todo está en armonía

Estás en el lugar que debes estar.

Estás haciendo lo que debes estar haciendo.

Eres exacta y perfectamente lo que debes ser.

Estás sintiendo las sensaciones que debes sentir.

Estás pasando por la situación económica que necesitar estar pasando.

Experimentando la incomodidad que necesitar experimentar.

Estás viviendo la vida que te toca vivir.

Todo lo que sucede es justo como debía suceder.

Los bienes que posees son los que debes poseer.

Los activos de los que dispone tu negocio ahora mismo, son los activos que tiene ahora mismo disponibles.

Sea lo que sea lo que estés practicando es precisamente lo que deberías practicar.

Piensa en la mañana que acabas de tener, era justo y como debía suceder. Con las cosas que más te gustaron y con las que menos.

Ahora piensa en la reunión que vas a mantener en unas horas, esa reunión sucederá de la manera que tenga que ser. Tú solo podrás influenciar una pequeña parte de ella (a no ser que todo gire a tu alrededor).

Piensa sobre tu pareja, se comporta como se debe comportar según cree ella. Ni mejor ni peor.

Tu negocio funciona como debe funcionar.

Todo está bien, todo está en armonía

¿Quiere decir esto que debo conformarme con las cosas tal y como son? No. ¿Que debo resignarme? No. ¿O que debo acatar lo que la fortuna me lance como si no pudiese hacer otra cosa? Sí, lo que quiero decir es que no hay otra cosa distinta a lo que tienes entre tus manos, no puedes cambiar lo que sucedió, cómo, por qué y el resto que me dejo, ni siquiera puedes cambiar el segundo que pasó o el que está pasando ahora mismo mientras lees esta línea. Sin embargo, sí puedes cambiar el próximo, el que está por venir. Solo si centras tus energías en poder influenciar lo que puedes influenciar, y no en lamentarte por el paso y el presente.

Recapacita, si fuese diferente, sería diferente, pero es como es. Si fuese otra historia, sería otra, tú no serías el mismo, no vivirías como vives, sentirías lo que sientes, no pensarías lo que piensas o estarías cómo estás. Es así porque es así, sino sería de otra forma. Es cómo la naturaleza ha querido que pase, está influenciada por nuestras acciones, eso nos hace estar aquí de la manera que estamos, aceptando y continuando.

No es de otra manera, es así. Como debe ser.

Entonces, si es así, todo está bien.

Mantente estoico.

Atribución imagen: Gabriel Caparó.

Ago
9

Qué he aprendido sobre el estoicismo (moderno) y cómo me ha ayudado a no sufrir ni sentir dolor o preocuparme

By Isra Garcia  //  Estoicismo, Podcast  //  No Comments

Lo que nació como un escrito para mí propia meditación, se ha convertido en una prueba personal de lo que significa poseer una mentalidad estoica hoy. No desde las palabras, sino desde los hechos. Filosofía de acción no de palabras, este es el primero de los aprendizajes estoicos he estoy viviendo en mis carnes. Con el paso del tiempo, me he dado cuenta de que no me importa si tengo mucho éxito o fracaso demasiado y pierdo más de lo que debería. Ambos cosas son arbitrarias.

2018 fue el mejor año económico de mi carrera profesional, 2019 ha sido quizá el peor desde que en 2010 tenía un euro en el banco. Nada de eso me sorprende o inquieta, porque 2018 y 2019, o 2010, han sido lo que debían ser. No soy mejor, ni soy peor en ninguno de los casos. Solo puedo ser.

He perdido a dos de las personas más importantes de mi vida, Gilberto y mi abuelo Tomás, pero he ganado gente tan increíble como Josef, Oscar, Valentino, Enrico, Aitor, Roberto, Eric, Natasja, Andreina, mi familia y un sinfín de personas más, además de todo lo que vengo cosechando desde que nací en Alcoy… Lo interesante, es que no considero que he ganado ni he perdido. Es justo lo que ha aparecido en el camino, cada obstáculo, cada persona, cada relación, cada interacción, cada adversidad, se ha convertido en el propio camino.

aprendizajes estoicos en el mundo de hoy

Pasa por encima de “bien” o “mal” – estoicismo moderno

Todos los días, repito, todos los días, ganamos y perdemos, aunque parezca que no dejamos de ser derrotados, o al menos eso es lo que pensamos, pero la realidad es que no ganamos ni perdemos, solo avanzamos en este pasaje finito llamado vida. Aunque, si lo examinamos con detenimiento y nos basamos en vivir, (y siendo algo optimistas), podríamos decir que estamos “partiéndola” cada día, solo con el mero hecho de abrir los ojos. Qué desdicha y qué ironía al mismo tiempo.

Cada vez que la gente me pregunta como estoy, siempre respondo “genial”, algunas veces “bien”. Porque pase lo que pase, siento que todo es de la forma que debe ser, de lo contrario estaría sucediendo de esa forma ¿no crees? Hoy me han preguntado, “¿cómo estás?” Y he respondido “estoicamente bien, en estos días ha muerto mi abuelo, me quedé enganchado de la espalda, he perdido tres grandes clientes, y hace unos días entraron a mi casa a robar” lo provocador (para mí), es que a medida que hablaba solo sentía serenidad y sosiego. No había rabia, ni culpa, ni frustración.

Hacer lo que tienes que hacer: bailar y hacer el bien

Estaba en la playa cuando escribí esto, trabajando, sin ser mejor que estar en una oficina o fábrica (he estado en ambos sitios), solo estoy aquí haciendo lo que he venido a hacer. Mi trabajo. Intentar impactar en las cosas que importan.

Sé que puede y va a pasar de todo, perderemos a nuestros seres queridos, iremos a la bancarrota, nos despedirán, viviremos nuestra mejor juerga, conoceremos a la persona de nuestra vida, nos enamoraremos, nos romperán el corazón, tendremos más, o menos, seremos más populares o menos, la fortuna nos sonreirá más o quizá menos, la vida será más injusta con nosotros o menos. Incluso en un momento dado todo se reducirá a cenizas, quizá dejemos un legado o no. Pasaremos enfermedades u otros las pasarán, soportaremos guerras o paz…

Todo eso y más pasará, sí. Sin embargo, hasta que no nos arrebaten el alma, cada uno de nuestros principios (ojalá los tengas), la autoconsciencia (si te preocupaste por desarrollarla), la autodisciplina (si te comprometiste por trabajarla cada día), la iniciativa (si nadie lo hizo por ti), la rectitud de espíritu y esta mentalidad y actitud imparable que cualquier ser humano puede alcanzar, hasta ese momento nada podrá impedirnos tener el control sobre lo que de verdad importa, uno mismo.

Hasta ese momento todos y cada uno de nosotros deberíamos seguir iterando, luchando y sonriendo como si fuera el mejor momento de nuestras vidas, o el peor, como si la vida nos fuera en ello, porque en realidad así es.

Recuerda esto cada vez que te encuentres en gracia o en desgracia.

Disrupt Everything podcast #92 – aprendizajes estoicos

Este podcast número noventa y dos va sobre una pequeña recolección de los aprendizajes estoicos más relevantes que extraigo de este último tiempo. unos meses un tanto interesantes y provocadores donde ha pasado bastante de todo, el texto de arriba podría ser un buen ejemplo de algo de lo vivido. Hacía tiempo que quería grabar un podcast sobre estoicismo moderno, pero no encontraba ni el momento, ni la inspiración, ni el propósito. Ahora tengo los tres, gracias a que las circunstancia han hecho que pueda poner a prueba mi mentalidad estoica. Si te fijas, esto en sí ya es una de esas enseñanzas.

aprendizajes estoicos - estoicismo moderno

Escucha directa

Índice de contenidos

  1. Fortuna.
  2. Aprendizajes estoicos.
  3. Muerte y vida.
  4. Lecciones cotidianas.
  5. Cosas incontrolables y controlables.
  6. Rectitud.
  7. Inevitable porque ha sucedido.
  8. Si es lo peor, será lo mejor.
  9. Estoicismo y budismo, mano a mano a diario.
  10. Principios.
  11. Estoicismo moderno, estás practicándolo.

Escucha, descarga, suscripción

Escúchalo y suscríbete via iTunes, Spotify, Google Play, Ivoox, Castbox FM, Player FM o RSS. Incluso puedes acceder al canal de vídeo y visualizar las series web…

disrupt everything podcast RSS
Disrupt everything podcast iTunes
disrupt everything en spotify - Escucha disrupt everything en Spotify
Disrupt everything podcast series by Isra Garcia  en Google play
Escucha Disrupt Everything en Ivoox
pt Everything en CastBox FM

También puedes escucharlo directamente desde la página principal del podcast.

Atribución imagen: Joe Penner.

Jul
28

El estoicismo es el camino

By Isra Garcia  //  Estoicismo  //  No Comments

Hace casi cuatro años empecé a diseccionar cada libro sobre estoicismo, y su filosofía, que ha caído en mis manos. Ya van seis hasta la fecha. El proceso que sigo es el siguiente, leo el libro una primera vez, dejo pasar un mes o dos, y vuelvo a retomarlo, pero esta vez estudiándolo y analizándolo muy cuidadosamente. Subrayando, marcando, anotando, añadiendo, expandiendo o resaltando lo que considere.

Hoy, como cada mañana desde enero, mientras leía y diseccionaba el capítulo diario de Daily Stoic de los estoicos Ryan Holiday y Stephen Hanselman. Ahí encontré algo que me pareció tan valioso, importante, útil y crítico para mí, que decidí cogerlo tal cual, traducirlo y compartirlo de manera original aquí:

El obstáculo es el camino

(Remarcando lo que más ha resonado conmigo en este manual sobre estoicismo)

sobre estoicismo: el obstáculo es el camino

“Mientras es cierto que alguien puede impedir tus acciones, es también cierto que no pueden impedir tus intenciones o actitudes, las cuales tienen el poder de ser condicionales y adaptables. Ya que la mente adapta y convierte cualquier obstáculo a sus acciones en un medio para alcanzarlo. Eso que es un impedimento a la acción se convierte en acción avanzadaEl obstáculo se convierte en el caminoMarco Aurelio / Meditaciones.

Hoy, algo sucederá que será contrario a tus planes. Si no es hoy, entonces seguro que sea mañana. Como resultado de esos obstáculos, no podrás llevar a cabo lo que habías planificado. Esto no es tan mal como parece, porque tú mente es infinitamente elástica y adaptable. Tienes el poder de usar el ejercicio Estoico de darle la vuelta a los obstáculos, el cual toma una circunstancia negativa y la usa como una oportunidad para practicar una virtud no buscada o una forma de excelencia.

Si algo te previene de llegar a tu destino a la hora, entonces eso es una oportunidad de practicar la paciencia.

Si un empleado comete un error muy costoso, eso significa que puedes enseñarle una lección muy valiosa.

O si un error de tu ordenador borra todo tu trabajo, entonces es un buen momento para empezar de nuevo y hacerlo mejor.

Si alguien te hiere, es una oportunidad de aplicar el perdón.

Si algo es difícil, eso significa que tienes la posibilidad de volverte más fuerte.

Intenta esta línea de pensamiento y date cuenta si hay una sola situación donde no puedas encontrar alguna virtud o práctica que te lleve a algún beneficio. No encontrarás ni una. Cada impedimento puede avanzar la acción de una manera o de otra.

Y el aprendizaje sobre estoicismo que extraigo

Sea cual sea la adversidad o el problema, es el que debía ser para que tú puedas trascender y aprender y ganar algo que necesitabas aprender o ganar y que no ocurrirá de otra forma, es la forma que debe ocurrir.

Sin duda, es el estoicismo desde donde más estoy aprendiendo en este último tiempo.

Atribución imagen: Jan Jespersen.

Jul
10

El problema es el camino

By Isra Garcia  //  Estoicismo  //  No Comments

En relevos, el equipo que gana no es el que corre, nada o pedalea, más rápido – es el equipo que hace las mejores transferencias.

Lo mismo ocurre en la vida y en tu trabajo. Las responsabilidades que realizas podrían ser llevadas a cabo por muchas personas, pero alguien que es muy bueno haciendo tu trabajo, acepta el esfuerzo mental necesario para hacer el cambio de tareas, leer entre líneas, y hacer que varios temas estén fluyendo al mismo tiempo. Son ambas, estrategias y tácticas, las que cuentan.

No es un obstáculo, es el camino

A veces, pensamos que todo eso es lo que se interpone en nuestro trabajo. Suposición errónea, de hecho, cualquiera de esas cosas que podrían parecer un obstáculo, son en realidad el propio trabajo. Lo que se interpone en tu vida, se convierte en tu vida. O como decía Marco Aurelio, “lo que aparece en el camino, se convierte en el camino

Escribir una frase es fácil, lo que es difícil es decidir qué escribir en la siguiente frase.

Tomar decisiones es agotador. Requiere percepción y análisis, y sobre todo, tomar responsabilidad. Pretender liderar y coordinar es algo trivial, porque no hay un “¿Qué pasaría si?”.

Parece que la carga mental de la gestión o dirección va sobre experimentar el fracaso.

El fracaso de actuar, seguro, pero mayormente el fracaso potencial imaginario. Imaginar fallar antes de que suceda. En esas cosas que suelen ir mal. Y más importante que nada, en las cosas que no estás haciendo lo que sueles ver después. Nuestros cerebros, en ocasiones, suelen trabajar para aprender a ver a la vuelta de la esquina, para tener las agallas de delegar sin que hagamos nosotros el trabajo (incluso aunque eso cree más puntos imaginarios de fracaso). Escanear, tocar, considerar, analizar, repetir.

carga mental, preocupación y estoicismo...

La carga mental de la preocupación

Hay otra cosa que es una carga mental innecesaria: la preocupación. A diferencia de lo mencionado antes, preocuparse no es algo que forma parte de tu trabajo; expresado a través de ciclos no productivos y pesimistas que van sobre cosas que están fuera de tu control. Es ese trabajo antiético que, inconscientemente, hemos acordado hacer.

Si quieres avanzar, necesitarás limpiar tu memoria de preocupación y eliminar cualquier carga mental, ya que solo es eso, una presión poco intelectual. Hacerlo liberará tu procesador, lo que conseguirá que puedas enfocarte mejor en las cosas que sí son esenciales.

La preocupación no es el camino, la carga mental tampoco, pero lo que te hace crearlas, los sucesos cotidianos de una vida incontrolable, sí lo es.

Atribución imagen: Erin Wilson.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+